Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Comparte

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Shenin el Vie Mayo 21, 2010 3:50 pm

    Hombre... Que Trotsky atacaba a Stalin apelando a su supuesto origen asiático para descalificarle como bestia es algo de sobra conocido.

    El difunto Leónidas Krasin fue el primero que llamó a Stalin ‘asiático’. Al decir esto no pensaba en atributos raciales problemáticos, sino más bien en esa aleación de entereza, sagacidad, astucia, crueldad, que se ha considerado característica de los hombres de Estado de Asia.

    (...)

    Los emigrados de Georgia en París aseguraron a Suvarin [...] que la madre de José Dzhugashvili no era georgiana sino osetina y que hay mezcla de sangre mongola en sus venas.
    León Trotski: Stalin, Plaza y Janés, Barcelona, 1967.

    Mecagoendios
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4200
    Reputación : 5097
    Fecha de inscripción : 10/01/2010
    Edad : 22
    Localización : En la basura que abonará un gran futuro.

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Mecagoendios el Vie Mayo 21, 2010 4:14 pm

    Ya, pero teniendo en cuenta que Trotsky era judío...

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Shenin el Vie Mayo 21, 2010 4:16 pm

    Sí, eso hace que el asunto se vuelva aun más paradójico.

    RDC
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2541
    Reputación : 3027
    Fecha de inscripción : 19/08/2009
    Edad : 25
    Localización : Galicia

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por RDC el Vie Mayo 21, 2010 7:13 pm

    gazte escribió:jajajajajaaj, espera... jajaja

    Dicen que quien ríe último ríe mejor...

    Aparte de lo puesto por Shenin voy a añadir otras citas de Trotsky sacadas de la "biografía" que hizo del camarada Stalin:

    Naturalmente, en dos siglos la burocracia de San Petersburgo no pudo remplazar el viejo barbarismo asiático por una cultura europea de la que tan necesitada estaba aun en su propio país.

    Aparte de su racismo anti-asiático más que evidente también hace gala de eurocentrismo...

    A pesar de sus riquezas naturales y su magnífico clima, Georgia siguió siendo una comarca pobre y atrasada. Su estructura social semifeudal se basaba en un bajo nivel de desarrollo económico y se distinguía en consecuencia por los rasgos del patriarcado asiático sin excluir la crueldad asiática.

    El señor Trotsky decía que era marxista pero bien que hacía conclusiones metafísicas...

    En las comarcas del mar Mediterráneo, en los Balcanes, en Italia, en España, además del tipo llamado meridional, que se caracteriza por una asociación de perezosa indolencia e irascibilidad explosiva, se encuentran naturalezas frías, en las cuales se combina la flema con cierta terquedad y malicia.

    Anda pero sí también dedica una de sus perlas a los españoles mediterráneos...

    Prosigamos... estas citas que voy a poner a continuación no son de Trotsky pero las cita él mismo en su "biografía" sobre Stalin (buen libro de humor, por cierto):


    El escritor alemán Bodenstedt, que era director de una Escuela Normal de Tiflis en 1844, llegó a la conclusión de que los georgianos eran no sólo desaliñados y gandules, sino menos inteligentes que los demás moradores del Cáucaso; en la escuela no podían competir con los armenios y los tártaros en el estudio de las ciencias, la adquisición de lenguas extranjeras y la capacidad de expresarse.

    Ahora le tocó a los georgianos...

    Pero un tal Iremashvili, a quien tendremos ocasión de volver a encontrar más adelante, asegura que la madre de Stalin era georgiana de pura raza, y osetino su padre, “persona ruda y vulgar, como todos los osetinos, que viven en las altas montañas caucásicas”.

    Y ahora a los osetinos...

    ¿Quien ríe ahora?

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por gazte el Vie Mayo 21, 2010 8:54 pm

    igual es que estamos hipersensibilizados en este tema, yo la verdad es que no veo insultos racistas. lo unico que hay cosas que pueden se politicamente incorrectas. pero alguien duda que en los paises donde por ejemplo se practica la lapidacion o donde el hombre, sea cual sea su edad, puede dar ordenes a la mujer simplemente por su condicion sean un poco "violentos" (no encuentro la palabra adecuada)? a mi mas que un insulto me parece una descripcion de los ambientes en los que se desarrollo como persona.

    en cuanto a lo que dice de los españoles, no se si la españa profunda que yo conozco es distinta al resto, pero se le parece bastante. eso por supuesto como rasgo general, habiendo particularidades que no se aplican al conjunto. a mi no me parece que sea racista ni nada por el estilo.

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Shenin el Vie Mayo 21, 2010 9:00 pm

    Todo sea con tal de defender a Trotsky. Aun cuando con esos criterios etnicistas para juzgar la labor de un dirigente político se aleje del socialismo científico y se acerque al nacionalsocialismo.

    Pero lo más gracioso es que ese tipo de acusaciones de "déspota asiático" es exactamente el mismo que el de las acusaciones que los mencheviques lanzaban contra Lenin.


    Última edición por Shenin el Vie Mayo 21, 2010 9:04 pm, editado 2 veces

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por carlos el Vie Mayo 21, 2010 9:03 pm

    Seguro que si esas frases las dijera stalin , saltarías a su yugular de manera inmediata

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por gazte el Vie Mayo 21, 2010 9:06 pm

    bueno, en el texto que habeis puesto llaman a alan woods judio sionista, y ni he saltado ni nada. de todas formas nos hemos desviado, alguien me puede demostrar que alan woods sean un sionista?

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por gazte el Sáb Mayo 22, 2010 5:43 pm

    por cierto, trotsky era ateo, eso si, de familia y origenes judios.

    Rodimtsev
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 994
    Reputación : 1256
    Fecha de inscripción : 28/01/2010
    Edad : 35

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Rodimtsev el Dom Mayo 23, 2010 1:37 am

    gazte escribió:por cierto, trotsky era ateo, eso si, de familia y origenes judios.

    Lenin era de ascendencia ¿lejana? judía (cómo Marx). Stalin habia tenido como tutor juvenil a un judío. Molotov era de ascendencia judía. Etc...

    Ninguno era SIONISTA.


    Saludos.

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Chapaev el Dom Mayo 23, 2010 9:33 pm

    Voy siguiendo el hilo.
    Israel Shamir gana por goleada, un placer leerle.

    Por cierto leí el articulo de hace un par de dias de Woods sobre los camisas rojas.

    Por si Shamir no tuviera bastantes razones cuando polemizó... el articulo lo clava...

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106309

    VASILI ZAITSEV
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 207
    Reputación : 263
    Fecha de inscripción : 29/09/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:22 am

    Chapaev escribió:Voy siguiendo el hilo.
    Israel Shamir gana por goleada, un placer leerle.

    Por cierto leí el articulo de hace un par de dias de Woods sobre los camisas rojas.

    Por si Shamir no tuviera bastantes razones cuando polemizó... el articulo lo clava...

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106309


    Bueno mi tocayo Chapaev, para ser un poco más ecuánimes habría que colgar la respuesta de Alan Woods al goleador "marxista-leninista" de la escuela de Stalin don Israel Shamir, no?




    Respuesta a Israel Shamir
    En defensa del marxismo

    Alan Woods, 08-11-2004. El Militante


    El 15 de octubre apareció un artículo de Israel Shamir, La saga de Woods, en la página web de habla hispana Rebelión. Shamir lanza todo su veneno estalinista contra el verdadero marxismo, pero también añade algunas de sus propias ideas originales. Alan Woods, basándose en los escritos clásicos de Marx, Engels y, en particular, Lenin, demuestra que el estalinismo y el marxismo son cosas contrarias. En la primera parte trata principalmente de la cuestión del “socialismo en un solo país”, insistiendo en que esta teoría representaba la estrecha visión nacionalista de la burocracia y que estaba en total contradicción con el internacionalismo de Lenin. El Militante.


    * * *



    Debo confesar que nunca antes había oído hablar de Israel Shamir. Me han informado de que es un escritor y periodista que vive en Jaffa, Israel. Aunque no nos conocemos, he llegado a la conclusión de que debe ser un hombre muy listo. Consigue hacer algo que sería imposible para los mortales comunes. Responde a artículos que no ha leído. Esto es un arte que, confieso, nunca he logrado dominar. En algún momento debería decirme cómo lo hace.

    Se imagina que ha aplastado las ideas del trotskismo. Esto me recuerda el cuento del sastrecillo valiente que iba alardeando de que había matado a “siete de un golpe”. La gente pensaba que estaba haciendo referencia a siete hombres y estaban debidamente impresionados. Pero cuando se enteraron de que hablaba de siete moscas, su admiración por el sastrecillo quedó un tanto mermada. En el caso de Israel Shamir, ni siquiera ha matado una sola mosca, sino que simplemente ha dado palos de ciego y hecho el ridículo.

    Shamir es bastante amable al describirme como “el prolífico escritor trotskista Alan Woods” y, hay que reconocérselo, publica un vínculo a los tres artículos que escribí en respuesta a su ataque a Celia Hart. Pero inmediatamente comienza a quejarse de mi “tríptico” como él lo llama. Lamento decir que lo consideraba una “respuesta extremadamente larga para mi breve artículo”.

    También lamento que esta respuesta no pueda ser más corta por la siguiente razón: es fácil escribir en pocas líneas distorsiones y mentiras, pero responderlas requieren mucho más espacio. Como hemos señalado en otras ocasiones como esta, para poner al descubierto una mentira es necesario citar fuentes, hechos y cifras. Nuestro crítico nunca hace esto en sus artículos y, por tanto, el valor que tienen no excede el de las siete moscas muertas del sastrecillo.

    Israel Shamir no puede tomarse la molestia de leer libros y artículos largos, por eso pone objeciones no sólo al “prolífico escritor trotskista Alan Woods”, sino también a escritores aún más prolíficos como son Marx, Engels y Lenin, a los que tampoco se ha molestado en leer. Hay un refrán español que dice: “la ignorancia es atrevida”. Estamos ante un ejemplo clásico de este fenómeno.


    Unas cuantas cuestiones preliminares

    Israel Shamir comienza su última diatriba con un aviso: “No hay que considerar mi polémica con Alan Woods como una discusión erudita de la Revolución Rusa; la riña no trata de León Trotsky y de José Stalin (que sus almas descasen en paz en el regazo de Marx en el paraíso comunista) sino sobre temas extremadamente relevantes de nuestros días, aunque los presento en su perspectiva histórica”.

    En una cosa al menos podemos estar de acuerdo. No hay nada de “erudito” en lo que escribe Shamir. Nos encontramos ante una total ausencia de seriedad y rigor científico. Se hacen las afirmaciones más escandalosas, una detrás de otra, sin el más mínimo intento de demostrarlas. Simplemente debemos aceptar todo lo que dice nuestro amigo y sin hacer preguntas. La impresión general es de una ligereza extrema.

    Cuando Moisés bajó del Monte Sinaí con las tablas de piedra y la cara brillante como el sol, los antiguos israelitas se postraron ante él. No pidieron ninguna prueba. Pero esa era otra época más crédula. Ahora vivimos en el siglo XXI. Stalin está muerto, la Unión Soviética ha colapsado y las tablas sagradas escasean cada vez más.

    Durante mucho tiempo, después de la muerte de Lenin, al movimiento comunista mundial se le pidió que aceptara sin preguntar todo lo que les dijeran los dirigentes estalinistas. Los que hacían preguntas incómodas eran etiquetados de “trotskistas” y eran expulsados, o algo peor. Este monstruoso régimen estalinista no tenía nada en común con el Partido Bolchevique, el partido más democrático de la historia, o con el régimen de democracia obrera soviética establecido por Lenin y Trotsky en 1917.

    Shamir obviamente echa de menos aquellos buenos viejos tiempos en los que no se hacían preguntas. Pero esos días se fueron para siempre. El colapso de la URSS ha suscitado muchas preguntas en las mentes de comunistas honrados por todas partes. Ellos no están dispuestos a aceptar la vieja sofistería y las mentiras. Es en este contexto en el que surge la cuestión de la re-evaluación de las ideas de Trotsky por parte del movimiento comunista. La gente quiere saber la verdad sobre el hombre que, junto a Lenin, dirigió la Revolución de Octubre y quien, junto con aquellos comunistas que defendieron las verdaderas tradiciones de octubre y el bolchevismo-leninismo, se opusieron al estalinismo.

    Hasta el día de hoy los dirigentes de los partidos comunistas internacionalmente no han dado una explicación seria del colapso de la Unión Soviética. Son incapaces de hacerlo. Sólo en las páginas de La revolución traicionada y en las otras numerosas obras y artículos escritos por León Trotsky en los años treinta, se podrá encontrar una verdadera explicación marxista de todo lo ocurrido en la URSS después de la muerte de Lenin.

    Trotsky no sólo pronosticó que la burocracia estalinista terminaría restaurando el capitalismo en la URSS. También dio una descripción precisa de lo que ocurriría más tarde: “La caída de la actual dictadura burocrática, si no es sustituida por un nuevo poder socialista, significará el regreso a las relaciones capitalistas, con un declive catastrófico de la industria y la cultura”. Esto es exactamente lo que ha ocurrido en Rusia durante los últimos diez años.

    Empecemos con algunas preguntas incómodas para nuestros contrincantes estalinistas. La primera es: si aceptamos lo que vosotros decís, que la Unión Soviética era un paraíso socialista, entonces ¿cómo es que colapsó?

    La segunda es esta: Si, como decís, el PCUS era un genuino Partido Comunista dirigido por marxistas leninistas comprometidos, ¿cómo pudo suceder que la mayoría de ellos se pasaran al capitalismo con armas y bagajes, y que ahora sean multimillonarios a través del saqueo de la propiedad estatal?
    Y la tercera sería: si en la URSS había una genuina democracia obrera, ¿por qué los trabajadores soviéticos no lucharon para defender el viejo régimen? ¿Cómo pudo ocurrir que más de medio siglo después de lo que Israel Shamir llama socialismo pudieran restablecer el capitalismo sin una guerra civil?


    Shamir se cubre las espaldas

    Siendo un hombre tan listo, Israel comienza cubriéndose el trasero. Después de haber declarado la naturaleza “no erudita” (es decir, completamente arbitraria, frívola y a-científica) de sus artículos, añade (contrariamente a lo que había dicho antes) ¡que la discusión no trata en absoluto de Trotsky y Stalin! Además, nos invita cordialmente a dejar que sus almas descansen en paz.

    Llamamos la atención del lector ante el patente tono de cinismo burgués de estas líneas, especialmente la frase “en el regazo de Marx en el paraíso comunista”. En los últimos años nos hemos encontrado con este tipo de cosas demasiadas veces. ¿Marx y Lenin? ¡Bah! ¡Eso está pasado de moda! ¿Para qué les necesitamos? ¡Dejemos que los viejos descansen en paz! ¡Ocupémonos de los problemas del mundo moderno!

    Esta es la posición, no de un comunista, sino de un escéptico burgués o más bien un burócrata ex-comunista que ha llegado a la conclusión de que después de la caída de la URSS la idea de luchar por el socialismo (el “paraíso comunista”) es completamente utópico y debe abandonarse, junto con todas las ideas caducas de Marx.

    Aquí inmediatamente llegamos al meollo del problema. La esencia de esta discusión no es que las ideas de Trotsky sean correctas. La esencia es si las ideas de Marx, Engels y Lenin son correctas y todavía son aplicables al mundo moderno.

    En realidad no hay diferencia entre las ideas de Lenin y las de Marx, como tampoco hay diferencia entre las ideas de Lenin y las de Trotsky. Trotsky y sus seguidores se autodenominaban bolcheviques-leninistas. Los estalinistas fueron los que inventaron el “trotskismo”. Pero hay una enorme diferencia entre estalinismo y bolchevismo, una línea de sangre separa a los dos. No tienen nada en común.


    Los “tres monstruos marinos” de Alan Woods

    El verdadero significado de Israel Shamir es que expresa con una claridad admirable el hecho de que el estalinismo es la negación absoluta del marxismo y el leninismo. Ahora pasaremos a lo que Israel Shamir llama mis “tres monstruos marinos”.

    “Woods traza un cuadro completo de la especie de comunismo que apoya, y que desea que todos adopten. Se basa en tres monstruos marinos, como lo hacía el mundo en la cosmografía antigua”.

    En realidad, yo no trazo un “cuadro completo de la especie de comunismo que apoyo”, cualquiera que sea. Yo no traté en absoluto de la sociedad comunista. En mis artículos escribía sobre los problemas a los que se enfrentaron los bolcheviques después de que la clase obrera tomara el poder en Rusia, un país extremadamente atrasado en el cual, como incluso Stalin sabía, estaban ausentes las condiciones materiales para la construcción del socialismo. Lenin nunca afirmó que el socialismo existiera en Rusia (menos aún el comunismo).

    Lo que existía en Rusia después de la Revolución de Octubre no era socialismo ni comunismo, sino un estado obrero o la dictadura del proletariado, como lo denominó Marx. Además, como Lenin dijo a Bujarin en 1920, dado el extremo atraso de Rusia, era un estado obrero “con deformaciones burocráticas”. Esto es conocido por los marxistas como el período transicional, el período entre el capitalismo y el socialismo. Como Shamir considera que se deberían dejar en paz las ideas de Marx, nos disculpamos por mencionarlas, pero de cualquier forma es una realidad.

    Cualquiera que esté mínimamente familiarizado con las “viejas” ideas del marxismo sabe que entre el capitalismo y el socialismo hay un período transicional, en el cual la burguesía es expropiada y se instala una economía nacionalizada planificada. Esto representa una conquista colosal y un gran paso adelante, como demostró la historia de la URSS (y también de Cuba). Pero eso todavía no es socialismo.

    Esto era ABC para todo marxista (incluido Stalin hasta 1924), aunque es algo completamente nuevo para Israel Shamir. Para este gran genio hay capitalismo y hay socialismo, no hay nada más. Por lo tanto, cuando Alan Woods dice que no era posible la construcción del socialismo en Rusia en la medida que permaneciera aislada en unas condiciones de atraso espantoso, se vuelve furioso.
    Utilizando esa marca de peculiar sofistería de los jesuitas y ciertas clases de rabinos escolásticos del tipo talmúdico, Shamir después concluye con que Alan Woods no está a favor de la revolución socialista en Rusia, China, Vietnam, Cuba ¡o en ninguna otra parte! Lo que esto demuestra, como es habitual, es que no tiene la más mínima idea de lo que está hablando.


    ¿Qué es la teoría de la revolución permanente?

    Antes de 1917 todas las tendencias del movimiento marxista ruso estaban de acuerdo en que la revolución venidera sería una revolución democrático burguesa, es decir, una revolución surgida de la contradicción entre una economía capitalista en desarrollo y el estado autocrático semifeudal zarista. Pero la simple admisión general de la naturaleza burguesa de la revolución no respondería a la pregunta concreta de qué clase encabezaría la lucha revolucionaria contra la autocracia.

    Los mencheviques asumieron por analogía con las grandes revoluciones burguesas anteriores, que la revolución estaría dirigida por los demócratas burgueses y pequeño burgueses, a quienes debería apoyar el movimiento obrero. Lenin se opuso enérgicamente a esta idea que constituyó la principal diferencia política entre bolchevismo (revolucionarismo proletario) y menchevismo (reformismo pequeño burgués).

    En todos sus discursos y escritos, Lenin insistía una y otra vez en el papel contrarrevolucionario de los liberales democrático burgueses. Sin embargo, hasta 1917 no creía que los obreros rusos llegaran al poder antes del triunfo de la revolución socialista en occidente. Siguiendo los pasos de Marx, que había descrito el “partido democrático” burgués como “mucho más peligroso para los obreros que los anteriores liberales”, Lenin explicó que la burguesía rusa, lejos de ser una aliada de los obreros inevitablemente se pondría al lado de la contrarrevolución:

    “La burguesía en su mayoría”, escribió en 1905, “se volverá inevitablemente del lado de la contrarrevolución, del lado de la autocracia contra la revolución, contra el pueblo, en cuanto sean satisfechos sus intereses estrechos y egoístas, en cuanto ‘dé la espalda’ a la democracia consecuente (y ahora ya comienza a darle la espalda) ”. (Obras Escogidas, vol. 1, p. 549. Ed. Progreso. Moscú, 1961).

    En opinión de Lenin la única clase que podía dirigir la revolución democrático burguesa era el proletariado, en alianza con el campesinado:

    “Sólo el proletariado es capaz de ir seguro hasta eso, el proletariado lucha en vanguardia por la república, rechazando con desprecio los consejos, necios e indignos de él, de quienes le dicen que tenga cuidado de no asustar a la burguesía” (Ibíd.).

    Sobre la cuestión de la actitud hacia la burguesía liberal, las ideas de Lenin y Trotsky estaban en total solidaridad contra los mencheviques que escondían detrás la naturaleza burguesa de la revolución como una capa para la subordinación a la burguesía del partido obrero. Argumentando contra la colaboración de clases, tanto Lenin como Trotsky explicaron que sólo la clase obrera, en alianza con las masas campesinas, podrían llevar a cabo las tareas de la revolución democrático burguesa.

    La única diferencia entre Lenin y Trotsky en las perspectivas para la revolución rusa era que antes de 1917 Lenin pensaba que la clase obrera no podría llevar a cabo la revolución socialista en la Rusia zarista atrasada antes de que triunfara la revolución socialista en occidente. Aquí está lo que realmente decía Lenin sobre la naturaleza de clase de la “dictadura democrática del proletariado y el campesinado”:

    “Pero no será, naturalmente, una dictadura socialista, sino una dictadura democrática. Esta dictadura no podrá tocar (sin pasar por toda una serie de grados intermedios de desarrollo revolucionario) las bases del capitalismo. Podrá, en el mejor de los casos, llevar a cabo una redistribución radical de la propiedad de la tierra a favor de los campesinos, implantar una democracia consecuente y completa hasta llegar a la república, desarraigar no sólo de la vida del campo sino también del régimen de la fábrica, todos los rasgos asiáticos, de servidumbre, iniciar un mejoramiento serio en la situación de los obreros y elevar su nivel de vida y finalmente, en el último por orden pero no por su importancia, hacer que la hoguera revolucionaria prenda en Europa". (Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática, Obras Escogidas, vol. 1, p. 513. Ed. Progreso. Moscú, 1961. El subrayado es mío).

    La posición de Lenin está absolutamente clara y nada ambigua: la próxima revolución será una revolución burguesa, dirigida por el proletariado en alianza con las masas campesinas. En el mejor de los casos se podía esperar el cumplimiento de las tareas básicas democrático burguesas: distribución de la tierra entre los campesinos, una república democrática, etc. No sólo Lenin no creía en la posibilidad de construir el socialismo en Rusia, sino que antes de febrero de 1917 ni siquiera creía que los obreros rusos pudieran llegar al poder antes que los obreros de Europa.

    Para Lenin no había otro resultado posible en un país atrasado y semifeudal como Rusia. Antes de 1917 el único marxista ruso que defendía la perspectiva de que el proletariado ruso podría llegar al poder antes que el proletariado europeo era Trotsky. Ya en 1904 adelantó la teoría de la revolución permanente, que afirma que en países subdesarrollados como la Rusia zarista (pero también China, Cuba, Vietnam y Venezuela), las tareas de la revolución democrático burguesa sólo podrían ser realizadas por la clase obrera tomando el poder en sus propias manos, poniéndose a la cabeza de la nación y expropiando a los terratenientes y capitalistas:

    “Es posible”, escribió Trotsky en 1905, “que el proletariado de un país económicamente atrasado llegue antes al poder que en un país capitalista evolucionado (...) En nuestra opinión la revolución rusa creará las condiciones bajo las cuales el poder puede pasar a manos del proletariado (y, en el caso de una victoria de la revolución, así tiene que ser) antes de que los políticos del liberalismo burgués tengan la oportunidad de hacer un despliegue completo de su genio político”. (1905. Resultados y perspectivas, vol. 2, pp. 171-72. Ruedo Ibérico. París, 1971. Subrayado en el original)

    La corrección de la teoría de la revolución permanente fue triunfalmente demostrada por la propia Revolución de Octubre. La clase obrera rusa como Trotsky había pronosticado en 1904 llegó al poder antes que los trabajadores de Europa occidental. Cumplieron todas las tareas de la revolución democrático burguesa e inmediatamente emprendieron la nacionalización de la industria, pasando a continuación a las tareas de la revolución socialista. La burguesía jugó un papel abiertamente contrarrevolucionario, pero fue derrotada por la clase obrera que formó una alianza con los campesinos pobres. Los bolcheviques entonces hicieron un llamamiento revolucionario a los trabajadores de todo el mundo para que siguieran su ejemplo.


    ¿Socialismo en un solo país?

    Cuando los mencheviques defendían que las condiciones materiales para el socialismo estaban ausentes en Rusia nadie se lo discutía, tampoco Lenin. Él sabía muy bien que sin la victoria de la revolución en los países capitalistas desarrollados, especialmente Alemania, la revolución no podría sobrevivir aislada, especialmente en un país atrasado como Rusia. ¿Esto significaba por lo tanto que los bolcheviques no debían tomar el poder? En absoluto. Ese era precisamente el argumento de los mencheviques.

    Si la revolución rusa hubiera sido concebida como un hecho aislado y autosuficiente, la forma en la que parece verla el estrecho nacionalista Shamir, entonces los mencheviques habrían tenido razón y la toma del poder por parte de los bolcheviques habría sido una aventura. Pero Lenin nunca vio la Revolución Rusa de la forma en la que la ve Shamir, un acto nacional puramente aislado. Lenin siempre vio la Revolución Rusa como el primer paso en la revolución europea y mundial.

    Este era el caso incluso cuando Lenin todavía pensaba que la Revolución Rusa no podría ir más allá de los límites de una revolución burguesa avanzada (una posición defendida hasta 1917). Siempre insistió en su dimensión internacional y señaló que el destino final de la Revolución Rusa dependería de la extensión de la revolución a Alemania y otros países de Europa.

    Israel Shamir no quiere que citemos a Lenin, pero tenemos que pedirle perdón y seguir haciéndolo. En su libro Dos tácticas de la socialdemocracia, Lenin explica que la Revolución Rusa no será capaz de afectar a los cimientos del capitalismo “sin una serie de etapas intermedias de acontecimientos revolucionarios”. ¿En qué tipo de acontecimientos pensaba Lenin? Él dice que la revolución democrático burguesa en Rusia es:

    “... en el último por orden pero no por su importancia, hacer que la hoguera revolucionaria prenda en Europa. Semejante victoria no convertirá aún, ni mucho menos, nuestra revolución burguesa en socialista; la revolución democrática no se saldrá propiamente del marco de las relaciones económico-sociales burguesas; pero, no obstante, tendrá una importancia gigantesca para el desarrollo futuro de Rusia y del mundo entero. Nada elevará a tal altura la energía revolucionaria del proletariado mundial, nada acortará tan considerablemente el camino que conduce a su victoria total, como esta victoria decisiva de la revolución que se ha iniciado ahora en Rusia”. (Ibíd., p. 513.)

    El internacionalismo de Lenin está en total contradicción con el estrecho nacionalismo de los estalinistas. Ni Lenin, ni ningún otro marxista, albergaba en serio la idea de que sería posible construir el “socialismo en un solo país”, mucho menos en un país atrasado, asiático y campesino como Rusia. En todas partes Lenin explica, algo que sería ABC para cualquier marxista, que las condiciones para la transformación socialista de la sociedad estaban ausentes en Rusia, aunque sí estaban totalmente maduras en Europa Occidental. Polemizando con los mencheviques en el libro antes mencionado, Lenin reitera la posición clásica del marxismo sobre el significado internacional de la Revolución Rusa:

    “La idea básica aquí es formulada repetidamente por Vpériod, que ha declarado que no debemos temer (...) una victoria completa de la socialdemocracia en una revolución democrática, por ejemplo una dictadura democrático-revolucionaria del proletariado y el campesinado, pero tal victoria nos permitiría despertar a Europa; tras desembarazarnos del yugo de la burguesía, el proletariado socialista en Europa nos ayudará a llevar a cabo la revolución socialista". (Ibíd., p. 82. El subrayado es nuestro).

    En abril de 1917 Lenin cambió de idea. Inmediatamente vio que la única salida era que la clase obrera tomara el poder en sus manos (“todo el poder a los soviets”). Esta idea que era la misma que desde 1904 defendía Trotsky se encontró con la oposición de otros dirigentes bolcheviques, Kámenev, Zinoviev y Stalin. Ellos defendían la misma postura que nuestro amigo de Jaffa, que la clase obrera no debe tomar el poder pero debe aliarse con la burguesía nacional progresista. Cuando Lenin presentó sus famosas Tesis de Abril a Pravda (entonces editado por Kámenev y Stalin) fueron publicados con su nombre y como una opinión personal. Pero después de una feroz lucha Lenin consiguió la mayoría y, junto a Trotsky, llevó a la clase obrera hasta la victoria.


    ¿Qué es el socialismo?

    Para los marxistas la Revolución de Octubre fue el acontecimiento más grande en la historia de la humanidad. Por primera vez, si excluimos el glorioso episodio de la Comuna de París, las masas, esos millones de hombres y mujeres trabajadores de a pie, derrocaron el viejo régimen de opresión y comenzaron la tarea de la transformación socialista de la sociedad. Los bolcheviques expropiaron a la burguesía e instituyeron una economía nacionaliza y planificada. Se basaron en la democracia obrera y el dominio de la clase obrera a través de los soviets. Fue una victoria tremenda. ¿Pero eso era socialismo?

    Marx dijo en cierta ocasión que la revolución socialista comenzaría en Francia, continuaría en Alemania y terminaría en Inglaterra. A Rusia ni siquiera la mencionó. La razón era que en aquella época el capitalismo no se había desarrollado todavía en países como Rusia. No había industria ni clase obrera. Pero con el desarrollo del imperialismo y la exportación de capital la situación cambió de forma radical. Asia, África y América Latina comenzaron a entrar en el camino capitalista como resultado del capital extranjero.

    La ley del desarrollo desigual y combinado significó que incluso en países agrícolas subdesarrollados como la semifeudal Rusia, existieran centros industriales con una enorme concentración de obreros. Esto no significaba que los países subdesarrollados experimentaran un desarrollo similar al de los países capitalistas metropolitanos. La burguesía de aquellos países había entrado demasiado tarde en la escena histórica como para jugar un papel progresista. Estaba atada por mil hilos a los terratenientes y al imperialismo. Por otro lado, los obreros de Rusia estaban abiertos a las ideas más revolucionarias.

    Esto creó la posibilidad de que la clase obrera llegara al poder en un país atrasado antes que los trabajadores de Europa estuvieran preparados para tomar el poder. Contrariamente a lo esperado por Marx, el primer estado obrero del mundo llegó al poder, no en un país industrial desarrollado, sino en la Rusia agrícola atrasada. El sistema capitalista, en palabras de Lenin, se “rompió por su eslabón más débil”. Los bolcheviques tenían la perspectiva del desarrollo de la revolución en Europa, especialmente en Alemania. Consideraban la Revolución de Octubre como el principio de un nuevo orden socialista mundial.

    El socialismo, como lo entendían Marx y Lenin, presupone que el desarrollo de las fuerzas productivas ha alcanzado un nivel suficiente que eliminará todas las desigualdades materiales. La abolición de las clases no se puede establecer por decreto. Debe surgir de la superabundancia de cosas que elevarán de forma universal la calidad de vida hasta unos niveles insospechados.

    Todas las necesidades humanas básicas serían satisfechas y por lo tanto la lucha humillante por la existencia dejaría de existir. La reducción general de la jornada laboral crearía las condiciones para un desarrollo sin paralelo de la cultura. Permitiría a los hombres y mujeres participar en la administración de la industria, del estado y la sociedad. Desde el principio el estado obrero estaría caracterizado por un nivel de participación democrática muy superior a la república burguesa más democrática.

    Como consecuencia, las clases se diluirían en la sociedad, junto con los últimos vestigios de la sociedad de clases: el dinero y el estado. Esto haría surgir el verdadero comunismo y la sustitución de la dominación del hombre por el hombre, con la “administración de las cosas”, por utilizar la expresión de Engels. Esto, y nada más, es lo que llaman los marxistas socialismo. En última instancia, el éxito del socialismo sólo puede estar garantizado por un mundo socialista y una economía socialista planificada mundial.

    La nacionalización de las fuerzas productivas fue un gran paso adelante, pero de ninguna manera garantizaba la victoria del socialismo en Rusia. Como señaló Trotsky:

    “El socialismo es la organización de una producción social planificada y armoniosa para la satisfacción de las necesidades humanas. La propiedad colectiva de los medios de producción no es todavía el socialismo, sino sólo su premisa legal. El problema de una sociedad socialista no se puede abstraer del problema de las fuerzas productivas, que en la etapa actual de desarrollo humano son mundiales en su misma esencia”. (Trotsky, Historia de la revolución rusa. P. 1237. En la edición inglesa).

    Más que construir los cimientos del capitalismo más desarrollado, el régimen soviético estaba intentando superar los problemas presocialistas y precomunistas. La tarea se convirtió en alcanzar a Europa y Norteamérica. Esto estaba muy lejos, incluso de la “etapa más inferior de comunismo” concebida por Marx. Los bolcheviques se vieron obligados a enfrentarse a problemas económicos y culturales que hacía mucho se habían solucionado en occidente.

    Lo que teníamos en Rusia no era socialismo sino un estado obrero, y además un estado obrero en unas condiciones de atraso terribles, rodeado por potencias capitalistas hostiles. Este atraso y aislamiento de la revolución, comenzó a presionar a la clase obrera rusa. La guerra civil, el hambre y el agotamiento físico la empujó a la apatía política y permitió el surgimiento de cada vez mayores deformaciones burocráticas en el estado y en el partido.

    La tarea principal era mantener, tanto como fuera posible, el poder. Lenin nunca concibió el aislamiento prolongado del estado soviético. O se rompía el aislamiento o el régimen soviético estaría condenado. Todo dependía de la revolución mundial. Su atraso creó enormes dificultades que tuvieron profundas consecuencias. En lugar de extinguirse el estado, ocurrió el proceso contrario. Debido a la miseria, agravada por la guerra civil y el bloqueo económico, la “lucha por la existencia individual”, utilizando la frase de Marx, no desapareció ni se suavizó, sino que en los años siguientes adquirió una ferocidad inaudita.

    La ayuda internacional era vital para garantizar la supervivencia de la joven república soviética. Los bolcheviques intentaron mantener el poder, contra todas las previsiones, durante el mayor tiempo posible hasta que llegase la ayuda de occidente. Por eso Lenin y los bolcheviques concedieron tanta importancia a la construcción de la Internacional Comunista y la realización de la revolución mundial. Basándose en un plan de producción mundial y una nueva división mundial del trabajo se daría un poderoso impulso a las fuerzas productivas. La ciencia y la técnica modernas serían utilizadas para aprovechar la naturaleza y convertir el desierto en llanuras fértiles. Toda la destrucción del planeta y el espantoso despilfarro del capitalismo llegarían a su final. En una generación aproximadamente estarían sentadas las bases materiales para el socialismo.


    Lenin y el “socialismo en un solo país”

    Monstruo nº 1 dice Israel, “No al socialismo en un solo país”. Aquí, por ejemplo, Shamir consigue citar algo de lo que yo escribí: “En el fondo de la ideología estalinista se encuentra la llamada teoría del socialismo en un solo país. La teoría antimarxista del socialismo en un solo país fue expuesta por primera vez por Stalin en el otoño de 1924; iba en contra de todo lo que habían defendido los bolcheviques y la Internacional Comunista. Esta idea nunca hubiera sido aprobada por Marx o Lenin”.

    Inmediatamente Shamir se lanza a la acción, agitando su espada y blandiendo su escudo: “Liberémonos de la discusión talmúdica sobre lo que dijeron exactamente Marx, Lenin o Stalin”. Aquí el escudo es considerablemente más importante que todo lo demás, ya que es necesario cubrirse el trasero. No nos quiere dar citas de Marx o Lenin, porque sabe muy bien que su posición se opone de plano a todo lo que ellos dijeron o escribieron.

    Dice que citar a Lenin es caer en una “discusión talmúdica”. Como el señor Shamir sabe, los eruditos talmúdicos medievales, al igual que los escolásticos cristianos, eran personas muy inteligentes y capaces de dar argumentos muy hábiles sobre las minucias de la doctrina religiosa. Si tenían un defecto era que, para defender una posición insostenible, recurrían a lo que es conocido en filosofía como sofistería. Este es precisamente el método de Israel Shamir, que ha absorbido a fondo los aspectos más negativos del pensamiento talmúdico. Este es el método “inteligente” que él utiliza en todo momento.

    “¡No importa lo que decían Marx, Lenin o Stalin, dice. Sólo escúchenme a mí!” Pero si la discusión es sobre el marxismo, ¿cómo no vamos a citar lo que dijeron Marx y Lenin? A menos que, por supuesto, aceptemos el argumento de los ex-marxistas de que todo lo que escribieron Marx y Lenin realmente está “pasado de moda” y no vale ni el papel en el que fue escrito.

    Estamos obligados a citar a Lenin para demostrar que estas ideas no fueron inventadas por Alan Woods, sino que en realidad eran las ideas de Lenin y los bolcheviques. Y para ahorrar mucho tiempo y esfuerzos a Israel Shamir le proporcionaremos unas cuantas citas relevantes de las Obras Completas de Lenin. Las siguientes son sólo unos cuantos ejemplos. Se podrían multiplicar a voluntad:


    24 de enero de 1918:

    “Estamos lejos incluso de haber terminado el período de transición del capitalismo al socialismo. Jamás nos hemos dejado engañar por la esperanza de que podríamos terminarlo sin la ayuda del proletariado internacional. Jamás hemos tenido ilusiones acerca de esta cuestión. La victoria final del socialismo en un solo país es, por supuesto, imposible. Nuestro contingente de obreros y campesinos que está defendiendo el poder soviético es uno de los contingente del gran ejército mundial, que actualmente ha quedado escindido por la guerra mundial, pero que está luchando por la unidad. Ahora podemos ver claramente cuán lejos el desarrollo de la revolución irá. Los rusos la empezaron –los alemanes, franceses e ingleses la terminarán y el socialismo será victorioso”. (Lenin. III Congreso de los Soviets de Diputados Obreros, Soldados y Campesinos. Obras Completas. Moscú. Editorial Progreso. 1986. Volumen 26, pp. 465-72. En la edición inglesa.)


    8 de marzo de 1918:

    “El Congreso considera que la garantía más firme de afianzamiento de la revolución socialista victoriosa en Rusia consiste únicamente en su transformación en revolución obrera internacional”. (Lenin. Resolución sobre la guerra y la paz. Ibíd., Vol. 36. p. 40.)


    23 de abril de 1918:

    “Alcanzaremos la victoria definitiva sólo cuando logremos vencer, por fin, definitivamente al imperialismo internacional, que se apoya en la grandiosa fuerza de la técnica y de la disciplina. Pero alcanzaremos la victoria únicamente con todos los obreros de los demás países, del mundo entero”. (Lenin. Discurso pronunciado en el soviet de Moscú de Diputados Obreros, Campesinos y Combatientes del Ejército Rojo. Ibíd., Vol. 36. p. 240.)


    14 de mayo de 1918:

    “Esperar hasta que las clases trabajadoras hagan la revolución a escala internacional, equivale a quedar inmovilizados en la espera. Esto es absurdo. Como se sabe, la revolución es una empresa ardua. Después de comenzar con brillante éxito en un país, es posible que atraviese períodos penosos, pues sólo se puede vencer definitivamente a escala internacional y con los esfuerzos mancomunados de los obreros de todos los países”. (Lenin. Informe sobre la política exterior en la sesión conjunta del Comité Ejecutivo Central de toda Rusia del Soviet de Moscú. Ibíd. Vol. 36. p. 344.)


    29 de julio de 1918:

    “Pero jamás nos hemos hecho la ilusión de que con las fuerzas del proletariado y de las masas revolucionarias de un solo país -por más heroicas que sean, por más grandes que sean su organización y disciplina-, de que con las fuerzas del proletariado de un solo país se pueda derrocar el imperialismo internacional: eso únicamente puede hacerse con el esfuerzo conjunto de los proletarios de todos los países... Sabíamos que nuestros esfuerzos llevan inevitablemente a la revolución mundial y que con los esfuerzos de los gobiernos imperialistas no se puede poner fin a la guerra empezada por ellos. Con la guerra únicamente pueden acabar los esfuerzos de todo el proletariado, y nuestra tarea, al subir al poder como partido comunista proletario, cuando en los otros países ha quedado en pie la dominación burguesa capitalista, nuestra tarea inmediata era, lo repito, mantener ese poder, esa antorcha del socialismo para que continuara echando todas las chispas posibles al creciente incendio de la revolución socialista”. (Lenin. Discurso pronunciado en la reunión conjunta del Comité ejecutivo Central de toda Rusia, del soviet de Moscú, de los comités fabriles y de los sindicatos de Moscú. Ibíd. Vol. 37. pp 8-9.)


    8 de noviembre de 1918:

    “Desde el comienzo mismo de la Revolución de Octubre, el problema de la política exterior y las relaciones internacionales ha sido para nosotros el principal, y no sólo porque el imperialismo constituye desde ahora un engranaje fuerte y sólido, formando un solo sistema, por no decir un inmundo cuajarón de sangre, de todos los Estados del orbe, sino también porque la victoria completa de la revolución socialista es inconcebible en un solo país, pues requiere la colaboración más enérgica, por lo menos, de varios países avanzados, entre los cuales no podemos incluir a Rusia. De ahí que uno de los problemas principales de la revolución sea determinar en qué grado conseguiremos que ésta se extienda también a otros países y en qué medida lograremos hasta entonces hacer frente al imperialismo”. (Lenin. Discurso sobre la situación internacional. Ibíd. Vol. 37. p. 277.)


    20 de noviembre de 1918:

    La transformación de nuestra revolución, rusa, en socialista no era una aventura, sino una necesidad, pues no había otra opción: el imperialismo anglo-francés y norteamericano estrangulará indefectiblemente la independencia y la libertad de Rusia si no triunfa la revolución socialista mundial, el bolchevismo mundial”. (Lenin. Las preciosas confesiones de Pitirim Sorokin. Ibíd. Vol. 37. p. 197.)


    15 de marzo de 1919:

    “Vencer por completo y definitivamente a escala mundial no se puede en Rusia a solas; se podrá únicamente cuando triunfe el proletariado en todos los países, al menos en los adelantados, o, siquiera, en varios de los adelantados más grandes. Sólo entonces podremos afirmar con toda seguridad que la causa del proletariado ha triunfado, que hemos alcanzado nuestro primer objetivo: el derrocamiento del capitalismo.

    Hemos alcanzado ese objetivo con relación a un país, y se nos ha planteado la segunda tarea. Si el Poder de los Soviets es una realidad, si la burguesía ha sido derrocada en un país, la segunda tarea es la lucha a escala internacional, la lucha en otro plano, la lucha del Estado proletario en el medio de los Estados capitalistas”. (Lenin. Éxitos y dificultades del poder soviético. Ibíd. Vol. 38. p. 46.)


    5 de diciembre de 1919:

    “Hemos dicho siempre, antes de Octubre y durante la Revolución de Octubre, que nos consideramos y sólo podemos considerarnos uno de los destacamentos del ejército internacional del proletariado, un destacamento que, si se ha colocado a la vanguardia de los demás no ha sido en virtud de su desarrollo y de su preparación, sino debido a las condiciones excepcionales de Rusia, por lo que sólo se puede considerar definitiva la victoria de la revolución socialista cuando sea una victoria del proletariado de varios países avanzados, por lo menos”. (Lenin. VII Congreso de los soviets de toda Rusia. Ibíd. Vol. 39. pp. 399-400.)


    20 de noviembre de 1920:

    “Los mencheviques afirman que estamos comprometidos nosotros solos con la derrota de la burguesía mundial. Sin embargo, siempre hemos dicho que sólo somos un eslabón de la cadena de la revolución mundial, y nunca nos hemos puesto el objetivo de conseguir la victoria sólo con nuestros propios medios”. (Lenin. Ibíd. Vol. 31. p. 431. En la edición inglesa.)


    Finales de febrero de 1922:

    “No hemos acabado de construir siquiera los cimientos de la economía socialista y las potencias hostiles del capitalismo moribundo todavía son capaces de privarnos de ellos. Debemos apreciar esto claramente y admitirlo con franqueza; no hay nada más peligroso que las ilusiones. Y no hay nada absolutamente terrible en admitir esta amarga verdad; siempre hemos defendido y reiteramos la verdad elemental del marxismo: que para la victoria del socialismo son necesarias las fuerzas conjuntas de los trabajadores de varios países desarrollados”. (Ibíd. Vol. 33. p. 206. En la edición inglesa.)


    Como se puede ver, no es en absoluto difícil establecer más allá de toda duda la posición de Lenin sobre la necesidad de la revolución mundial. A menos que el estado soviético no consiguiera romper su aislamiento, pensaba que la Revolución de Octubre no sobreviviría mucho tiempo. Esta idea se repite una y otra vez en los escritos y discursos de Lenin después de la revolución. Al final, los movimientos revolucionarios en Alemania, Hungría, Italia y otros países, fueron derrotados, pero fueron suficiente para detener los intentos del imperialismo de derrocar a los bolcheviques a través de una intervención armada. El estado obrero ruso sobrevivió, pero el aislamiento prolongado en unas condiciones de atraso extremo provocó un proceso de degeneración burocrática que creó las bases para la contrarrevolución política estalinista.


    Continua...


    Última edición por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:29 am, editado 1 vez (Razón : Enchular ;))

    VASILI ZAITSEV
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 207
    Reputación : 263
    Fecha de inscripción : 29/09/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:25 am

    La escuela estalinista de falsificación

    “Esta tesis de Woods significa que en ningún país los comunistas deberían intentar tomar el poder; porque si lo hacen, será un ‘socialismo en un solo país’. Los comunistas a la Woods esperarían pacíficamente hasta que la burguesía mundial entregue su poder a escala planetaria. Si Woods estuviera en el lugar de José Stalin le devolvería tranquilamente Rusia al Zar o a Kerensky, para evitar esa abominación del ‘socialismo en un solo país’”.

    Este es un ejemplo clásico de la escuela estalinista de falsificación. ¿Cuándo y dónde ha encontrado él un artículo, libro o frase mía que pueda ser interpretada como que los comunistas deban “esperar pacíficamente hasta que la burguesía mundial entregue su poder a escala planetaria”?

    Aquí y ahora desafío a Shamir para que reproduzca una sola frase de mis “prolíficos escritos” que justifiquen esta ridícula afirmación. Si puede hacerlo, públicamente diré que Israel Shamir tiene razón. Pero si no lo puede hacer, debe quedar al descubierto ante el movimiento comunista mundial como un mentiroso y un charlatán.

    ¿Cuál es la verdadera posición del marxismo en esta cuestión? Marx y Engels ya lo explicaron en El Manifiesto Comunista, donde escribieron que la revolución proletaria, aunque nacional en su forma, en su contenido es internacional. Los trabajadores primero deben ajustar las cuentas con su propia burguesía y llevar a cabo la revolución en su propio país. ¿Cómo podría ser de otra forma?

    Pero aquí Shamir comete un desatino teórico importante. Confunde la construcción del socialismo con la revolución socialista. Como hemos visto, las dos cosas en absoluto son iguales. Los trabajadores rusos, dirigidos por el Partido Bolchevique bajo Lenin y Trotsky, tomaron el poder en Rusia, no porque existieran las condiciones objetivas para el socialismo (que no existían) sino porque era posible y necesario para ellos derrocar al zarismo.


    La revolución alemana

    En uno de mis artículos yo escribí: “Lenin sabía muy bien que a menos que la revolución proletaria triunfara en Europa occidental, especialmente en Alemania, la Revolución de Octubre estaría finalmente condenada... ¿Cómo era posible construir un socialismo nacional en un solo país y menos aún en un país extremadamente atrasado como Rusia?”
    Israel Shamir responde que “Woods atribuye esta opinión a Lenin”. Es decir, pretende que yo pongo palabras en boca de Lenin que él nunca dijo. ¿Cuál era la verdadera actitud de Lenin hacia la revolución alemana?

    El internacionalismo de Lenin no era el producto del sentimentalismo o la utopía, todo lo contrario, partía de una aproximación realista a la situación. Lenin era bien consciente de que las condiciones materiales para el socialismo no existían en Rusia, pero sí existían a escala mundial. La revolución socialista mundial evitaría la reaparición de aquellas características bárbaras de la sociedad de clases a las que Marx calificaba como “toda la vieja porquería”, garantizando desde su comienzo un desarrollo más alto que la sociedad capitalista.

    Esta fue la razón por la que Lenin puso un mayor énfasis en la perspectiva de la revolución internacional y por la cual dedicó mucho tiempo y energías a la construcción de la Internacional Comunista. Lenin vio la derrota de la primera oleada de la revolución europea como un golpe terrible que sirvió para aislar la república soviética durante un período. Esta no era una cuestión secundaria, sino una cuestión de vida o muerte para la revolución. Lenin y los bolcheviques habían dejado abundantemente claro que si la revolución no se extendía a occidente ellos estarían condenados.

    Debemos permitir una vez más que sea el propio Lenin quien hable. El 7 de marzo de 1918 Lenin sopesaba la situación:

    “Si examinamos la situación a escala histórica mundial, no cabe la menor duda de que, si nuestra revolución se quedase sola, si no existiese un movimiento revolucionario en otros países, no existiría ninguna esperanza de que llegase a alcanzar el triunfo final. Si el Partido Bolchevique se ha hecho cargo de todo, lo ha hecho convencido de que la revolución madura en todos los países, y que la larga -y no la corta), cualesquiera que fuesen las dificultades que hubiéramos de atravesar, cualesquiera que fuesen las derrotas que tuviésemos deparadas, la revolución socialista internacional tiene que venir, pues ya viene, tiene que madurar, pues ya madura y llegará a madurar del todo. Nuestra salvación de todas estas dificultades, repito, está en la revolución europea”. (Lenin. Informe político del Comité Central. Ibíd. Vol. 36. p. 13).

    Después concluía: “Y es una lección, porque constituye una verdad absoluta el hecho de que sin la revolución alemana estamos perdidos”. (Lenin. Op. cit., Vol. 36. p. 16). Semanas más tarde repitió la misma posición: “Nuestro atraso nos ha puesto en primera línea del frente y pereceremos a menos que seamos capaces de mantenernos hasta que recibamos un apoyo poderoso de los trabajadores que se han rebelado en otros países”. (Ibíd. p. 232. El subrayado es mío. En la edición inglesa).

    ¿No está perfectamente claro? Lenin daba una enorme importancia a la revolución alemana, a la que consideraba fundamental para la supervivencia de la revolución rusa. Su punto de vista estaba muy alejado del estrecho nacionalismo de Israel Shamir como el norte del sur. ¡Pero dejemos que Lenin descanse en paz! Shamir continúa alegremente: “Según Woods, esto significa que después de la derrota de la revolución en Alemania en 1920, los comunistas rusos deberían haber vuelto a sumergirse en la clandestinidad”.

    Israel Shamir ni siquiera es capaz de dar las fechas correctas de la revolución alemana. Hubo una revolución en Alemania, pero no en 1920. Ese fue el año del golpe de estado de Kapp, que en realidad no fue una revolución sino una contrarrevolución, aunque en general Israel Shamir no ve la diferencia entre las dos.

    La revolución alemana tuvo lugar en noviembre de 1918. Hubo una huelga general, los trabajadores crearon soviets, el ejército se amotinó y la flota alemana entró en Hamburgo y Kiel con banderas rojas en el mástil. En realidad, en ese momento el poder estaba en manos de la clase obrera. Pero no había un Partido Bolchevique y la dirección estaba en manos de los socialdemócratas que la traicionaron.

    El fracaso de la revolución alemana dejó aislada a la revolución rusa. Fue un duro golpe, pero ¿qué conclusiones había que sacar de eso? Ciertamente no que los comunistas rusos debían “sumergirse en la clandestinidad”. (¿De dónde saca estas tonterías?). Bajo la dirección de Lenin y Trotsky los bolcheviques mantuvieron el poder e hicieron lo que pudieron para desarrollar la economía, mientras que al mismo tiempo luchaban para desarrollar la Internacional Comunista y promover la revolución socialista mundial. Algo menos similar a la sumersión en la “clandestinidad” es difícil de imaginar.

    En realidad, el movimiento revolucionario en Alemania continuó a través de todo este período, con la insurrección espartaquista de 1919, el golpe de estado de Kapp en 1920, la acción de marzo de 1921 y, por último, pero no menos importante, la situación revolucionaria de 1923, cuando el ejército francés ocupó el Ruhr.

    Esto podría haber llevado a la revolución socialista en Alemania, pero cuando los dirigentes comunistas alemanes fueron a Moscú a pedir consejo, se reunieron con Stalin y Zinoviev, ¡que les aconsejaron no hacer nada y permitir que los fascistas alemanes llegaran primero al poder! La derrota de la revolución alemana en 1923 (me imagino que es a la que quiere hacer referencia Israel Shamir) jugó un papel importante en impulsar el ascenso de la burocracia en Rusia y la tendencia de Stalin que la representaba.


    El papel contrarrevolucionario del estalinismo

    La teoría antimarxista del socialismo en un solo país sólo fue planteada por Stalin y Bujarin después de la muerte de Lenin. Ellos no se habrían atrevido a plantear esta idea en vida de Lenin. Ya en 1928 Trotsky pronosticó que si la Internacional Comunista aceptaba esta línea, sería el principio de un proceso que sólo terminaría con la degeneración nacional-reformista de cada partido comunista del mundo. Demostraremos más tarde cómo sucedió esto realmente. Mientras tanto, regresemos a nuestro amigo de Jaffa, que continúa con su diatriba:

    “Tales posiciones de los trotskistas los convierten en queridos amigos del imperialismo occidental, porque según su opinión, las naciones del mundo debieran esperar bajo sus regímenes hasta el Segundo Advenimiento, es decir la revolución mundial. Los verdaderos comunistas -tachados de ‘estalinistas’ en el vocabulario trotskista- estuvieron y están a favor de la revolución, de la toma del poder y del socialismo en todas partes ¡ahora! Mao y Lenin, Castro y Ho Chi Minh no rehuyeron el poder, no dijeron: ‘¡Oh no!, no vamos a tomar el poder, nuestros países son demasiado atrasados, esperaremos la revolución mundial’; porque sentían responsabilidad y amor hacia sus países -a China y Rusia, a Cuba y Vietnam-”.

    Después de haber descubierto, con cierta sorpresa, que me opongo violentamente a la revolución socialista y por lo tanto soy un contrarrevolucionario, ahora aprendo, con aún mayor sorpresa, que soy un querido amigo del imperialismo. Yo tenía más bien la impresión de que durante los últimos cuarenta y cuatro años he estado luchando tanto contra el capitalismo como contra el imperialismo. Pero el compañero Shamir dice lo contrario, ¿y quién soy yo para discutir? Pero miremos el comportamiento del estalinismo con relación a la revolución en los países coloniales a la que ahora hace referencia Shamir.

    No hay otro lugar donde el estalinismo haya jugado un papel más contrarrevolucionario que en la revolución colonial. Después de la muerte de Lenin, Stalin y sus seguidores recuperaron en la revolución colonial la vieja teoría menchevique de las “dos etapas”. Es decir, los trabajadores deben formar un bloque con la llamada “burguesía progresista no compradora” para llevar a cabo la revolución democrático burguesa. La revolución socialista debe ser pospuesta, relegada a un futuro distante y oscuro.

    Esa fue precisamente la posición adoptada por Stalin, Kámenev y Zinoviev en 1917, que Lenin criticó tan despiadadamente. Es la misma posición que el compañero Shamir ha rescatado del cubo de basura de la historia, la ha desempolvado y ahora nos la presenta como la última palabra en realismo político. ¿Cuáles han sido los resultados de esta política? Allí donde se ha aplicado en el mundo colonial, la teoría estalinista de las “dos etapas” ha llevado a una catástrofe tras otra.

    En China el joven partido comunista, que tenía una base de masas entre la clase obrera, fue echado en brazos del Kuomintang dirigido por el burgués nacional Chiang Kai Chek, quien, utilizando el lenguaje de Shamir, fue aceptado por Stalin como un representante progresista de la burguesía nacional no compradora. El Kuomintang incluso fue aceptado como sección simpatizante de la Internacional Comunista, con sólo un voto en contra en el Comité Ejecutivo de la Internacional, el de Trotsky.

    Tras utilizar a los comunistas para cubrir su flanco izquierdo, Chiang después, durante la revolución china de 1925-27, liquidó físicamente al Partido Comunista, los sindicatos y los soviets campesinos. La razón por la cual la segunda revolución china adoptó la forma de una guerra campesina, en la cual la clase obrera permaneció pasiva, fue en gran medida por el aplastamiento del proletariado chino como resultado de la política de Stalin caracterizada por Trotsky como “una caricatura maliciosa del menchevismo”.

    A propósito, es totalmente falso afirmar que Mao tomara el poder en China sobre la base de una “Alianza Patriótica” con la burguesía nacional. Tomó el poder basándose en una guerra campesina revolucionaria clásica que incluía una guerra de liberación nacional contra el imperialismo japonés. La burguesía nacional encabezada por Chiang Kai Chek teóricamente estaba aliada con Mao en esta lucha, pero en la práctica jugó un papel totalmente contrarrevolucionario. El ejército nacionalista pasó la mayor parte de su tiempo luchando contra el Ejército Rojo y apenas luchó contra los japoneses.

    Lo mismo es aplicable a todos los demás movimientos de liberación nacional, incluidos los movimientos de resistencia contra los nazis en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. En cada caso la lucha real contra los nazis estuvo encabezada por los comunistas. Los llamados aliados burgueses en Yugoslavia, Grecia, Francia, etc., jugaron un papel insignificante en la lucha contra los invasores alemanes y pasaron la mayor parte del tiempo luchando contra los comunistas.


    La teoría de las dos etapas y Oriente Medio

    Los efectos de la teoría de las “dos etapas” han sido particularmente catastróficos en la parte del mundo donde vive el propio compañero Shamir: Oriente Medio. En 1958 en Iraq el Partido Comunista tenía una fuerza de masas, capaz de convocar una manifestación con un millón de personas en Bagdad. Pero en lugar de aplicar una política leninista de independencia de clase y dirigir a los trabajadores y campesinos hacia la toma del poder, buscaron alianzas con la burguesía “progresista no compradora” y los sectores “progresistas” del ejército. Los últimos, después de tomar el poder sobre las espaldas del partido comunista, procedieron a eliminarlo asesinando y encarcelando a sus militantes y dirigentes. El resultado final fue la dictadura de Sadam Hussein y el caos actual.

    En Sudán ha ocurrido el mismo proceso no una vez sino dos veces. En 1967 el PC fue capaz de convocar una manifestación de dos millones de personas en Jartum. En lugar de tomar el poder, apoyaron al burgués “progresista nacional no comprador” de Nimeiri, que les agradeció el favor aplastándoles. Como en Iraq, esta política llevó a la victoria de las fuerzas contrarrevolucionarias y la destrucción del PC. Ahí es donde la política defendida por Israel Shamir ha llevado al movimiento comunista en Oriente Medio, donde ha perdido su poderosa base de apoyo y ha quedado reducido a una sombra de sí mismo.

    Incluso ahora, el Partido Comunista de Sudán defiende una política de “Alianza Patriótica” con las guerrillas del sur (ahora respaldadas por el imperialismo estadounidense) y la burguesía “progresista” del norte contra el régimen fundamentalista. Estos dirigentes “comunistas” son como los Borbones de la antigüedad que “no se olvidaban de nada y no aprendían nada”. Su política es una receta acabada para una derrota sangrienta tras otra.

    El ejemplo más trágico de las consecuencias desastrosas de la teoría de las dos etapas es el caso de Indonesia. En los años sesenta el Partido Comunista de Indonesia era la principal fuerza de masas del país. Era el partido comunista más grande del mundo fuera del bloque soviético, con tres millones de militantes, con diez millones de afiliados en sus organizaciones sindicales y campesinas, e incluso con un apoyo del 40 por ciento del ejército (incluidos sectores de los oficiales). ¡Los bolcheviques rusos no tenían un apoyo tan organizado en el momento de la Revolución de Octubre!

    El PC indonesio podría haber tomado fácilmente el poder e iniciado la transformación socialista de la sociedad que habría tenido un efecto tremendo en todo el mundo colonial, provocando una cadena de revoluciones en Asia. En lugar de eso, los dirigentes del PC (bajo el control de los maoístas chinos) formaron una alianza con Sukarno, un dirigente nacionalista burgués que en aquella época había adoptado una fraseología de “izquierdas”. Aquella política dejó al Partido Comunista totalmente desprevenido cuando la burguesía (siguiendo instrucciones directas de la CIA) organizó una matanza contra los militantes y simpatizantes del Partido Comunista, en la cual fueron masacradas al menos 1,5 millones de personas.

    Ahora llega la más monstruosa de todas las numerosas calumnias de Shamir. Pretende que (“objetivamente”) Alan Woods está al lado de los imperialistas norteamericanos en Iraq:

    “Ahora en Iraq, las fuerzas de ocupación de EEUU, abrieron efectivamente la economía iraquí a la conquista occidental otorgando los mismos derechos de acceso a las compañías extranjeras. Este acto lleva a las fuerzas nacionalistas iraquíes a un conflicto aún mayor con los imperialistas. Objetivamente, Woods está de parte de las multinacionales occidentales, ya que excluye la defensa nacionalista del pueblo. Los comunistas à-la-Woods no cooperarán con los nacionalistas iraquíes contra el imperialismo estadounidense, porque el nacionalismo es su mayor enemigo”.

    ¿Qué tonterías son estas? En primer lugar, todo el mundo sabe que hemos luchado consecuentemente contra la monstruosa agresión imperialista en Iraq y que hemos escrito docenas de artículos, documentos y manifiestos sobre esta cuestión.

    Estamos incondicionalmente a favor del derecho de autodeterminación y la retirada de todas las tropas extranjeras de Iraq, incluidas las tropas británicas. (Imagino que este es otro ejemplo de mi incapacidad de apreciar las buenas obras de mi patria).

    He aquí la verdad acerca de la actuación de los “comunistas à-la-Woods”. Y la actuación de los “comunistas à-la-Shamir”, ¿cuál es? Bien, el Partido Comunista de Iraq está ciertamente colaborando con alguien: ¡Han entrado en el gobierno títere de Allawi! De qué forma puede ser interpretado esto como una cooperación con los nacionalistas iraquíes contra el imperialismo estadounidense no queda muy claro, puesto que EEUU controla este gobierno y todas sus obras. Pero bueno, ¡siempre hay que ser práctico! como nos dice nuestro amigo en Jaffa.


    El estalinismo y la revolución cubana

    Los crímenes históricos del estalinismo son del dominio público. Pero Shamir no sabe nada de ellos. Alaba a los estalinistas con términos entusiastas y resucita la vieja calumnia del “trotskismo contrarrevolucionario”. Hace mucho ruido acerca de Cuba, lo cual es natural porque toda la polémica surge de la decisión de la compañera Celia Hart de defender públicamente las ideas de Trotsky.

    Desgraciadamente, desde su punto de vista no podía haber elegido peor ejemplo. Evidentemente no conoce el papel que jugaron los estalinistas cubanos. ¿Apoyaban los estalinistas cubanos a Fidel Castro? No, no lo hacían. Ellos apoyaban al dictador Batista. ¿Por qué? Por una razón que seguramente nuestro amigo de Jaffa aprobaría: ellos decían que Batista era un nacionalista burgués progresista. Consideraban a Fidel como un ultraizquierdista, en realidad, un trotskista. Sólo después de la revolución cambiaron la melodía.

    La colaboración de los estalinistas cubanos con Batista comenzó incluso antes de la Segunda Guerra Mundial. En noviembre de 1939, en las elecciones a la asamblea constituyente, había coaliciones: Batista y los comunistas por un lado, los Auténticos de Grau y el ABC por el otro. Los últimos ganaron y el PC consiguió aproximadamente el 10 por ciento de los votos.

    En la campaña electoral de 1940 cuando Batista disfrutaba del total apoyo de los estalinistas cubanos que le consideraban un “burgués nacional no comprador”, Batista fue elegido presidente con métodos oscuros y, a cambio, en 1942, dos comunistas, Juan Marinello y Carlos Rafael Rodríguez, entraron al gobierno. ¡Así es como los estalinistas cubanos entendían la política de las “alianzas patrióticas”!

    Los estalinistas abandonaron toda pretensión de una política independiente. Su apoyo a Batista fue totalmente acrítico y servil. Esto es lo que ellos escribían en aquella época:

    “Fulgencio Batista y Zaldívar, cubano ciento por ciento, celoso guardador de la libertad patria, tribuno elocuente y popular... prohombre de nuestra política nacional, ídolo de un pueblo que piensa y vela por su bienestar... hombre que encarna los ideales sagrados de una Cuba nueva y que por su actuación demócrata identificado con las necesidades del pueblo, lleva en sí el sello de su valor...”. (Hoy, órgano del PSO, 13 de julio de 1940).

    El 28 de enero de 1941 Blas Roca (secretario general del PC Cubano) escribía lo siguiente: “Permanecemos fieles a la plataforma de Batista en cada uno de los aspectos”. Juan Marinello declaró unos días después: “Los únicos leales a la plataforma de Batista son aquellos que son miembros de la Unión Revolucionaria Comunista”.

    El dictador reconoció los incalculables servicios de los estalinistas cuando escribió al líder del PC, Blas Roca, en los siguientes términos:

    “Querido Blas,
    Con respecto a tu carta que nuestro amigo mutuo, el Dr. Carlos Rafael Rodríguez, ministro sin cartera, me pasó, estoy feliz una vez más de expresar mi firme e inquebrantable confianza en la cooperación leal del Partido Socialista Popular [el nombre oficial por aquel entonces del Partido Comunista de Cuba], que sus militantes y dirigentes han dado y continúan dándome a mí y a mi gobierno...
    Créame, como siempre, vuestro afectuoso y cordial amigo.
    Fulgencio Batista”.

    Estas líneas fueron citadas por el periódico del PC, Hoy, el 13 de junio de 1944.

    Incluso cambiaron su nombre por el de Partido Socialista Popular y era uno de los partidos más de derechas en la Internacional Comunista. En su segundo congreso el PSP consideró oportuno saludar a Batista con las siguientes palabras: “(...) Deseamos reiterar que puede contar con nuestro respeto, afecto y estima por sus principios de gobernante democrático y progresista”. (S. Tutino. L'Ottobre cubano, p. 171).

    Abandonaron su crítica al imperialismo estadounidense y en lugar de la nacionalización de la propiedad extranjera, defendían “la colaboración en un programa de economía expansiva que aceptaría pagar intereses razonables para las inversiones extranjeras, principalmente inglesas y norteamericanas”. (Ibíd., p. 179).

    Este programa y política no podían resultar atractivos para los jóvenes revolucionarios que odiaban el régimen de Batista y estaban decididos a luchar contra él. Así que cuando Fidel Castro levantó la bandera de la rebelión en Cuba, no sólo lo hizo fuera del Partido “Comunista” sino también contra él.

    ¿Pero quizá los estalinistas cubanos cambiaron de idea más tarde y apoyaron a Fidel Castro? ¡Todo lo contrario! Apoyaron a Batista en todo momento. En la línea de su política de unidad nacional y formación de bloques con la “burguesía progresista no compradora”, se unieron a Batista en la condena del ataque de Fidel Castro contra el Cuartel de la Moncada (julio de 1953):

    “... la vida del Partido Socialista Popular (comunista)... ha sido combatir... y desenmascarar las actividades golpistas y aventureras de la oposición burguesa porque van contra los intereses del pueblo...”. (Información aparecida en Daily Worker, órgano del Partido Comunista de EEUU, 10 de agosto de 1953).

    Debido a la traición de los estalinistas otras fuerzas encabezaron la revolución. Eran revolucionarios valientes, pero al principio no tenían una idea clara de hacia donde iban. La revolución cubana, como la revolución venezolana, comenzó como una revolución democrática nacional. Los dirigentes en un principio no se planteaban la cuestión del socialismo o la revolución socialista. Pero sus acciones eran mil veces más revolucionarias que las de aquellos en la isla que se autodenominaban comunistas.

    Fidel Castro pronunció un discurso en respuesta a las acusaciones de Batista de ser un comunista. En él decía lo siguiente: “¿Qué moral tiene, en cambio, el señor Batista para hablar de comunismo si fue candidato presidencial del Partido Comunista en las elecciones de 1940, si sus pasquines electorales se cobijaron bajo la hoz y el martillo, si por ahí andan sus fotos junto a Blas Roca y Lázaro Peña, si media docena de sus actuales ministros y colaboradores de confianza fueron miembros destacados del Partido Comunista?”. (H.M. Enzenburguer, Raids and Reconstructions, Londres, 1976. p. 200).

    Incluso después de que hubieran derrocado al régimen corrupto y reaccionario del gobierno Batista, el programa de los dirigentes de la revolución no iba más allá de un régimen capitalista democrático. Pero como dice un refrán ruso: “la vida enseña”. El programa de Castro de reformas progresivas se encontró con la oposición de la burguesía cubana y detrás de ella estaba el poderoso imperialismo estadounidense.

    La revolución cubana demuestra muy claramente la corrección de la teoría de la revolución permanente de Trotsky. No era posible llevar a cabo el programa de la revolución democrática burguesa en Cuba dentro de los límites del sistema capitalista. Enfrentado a la implacable oposición y sabotaje del imperialismo norteamericano, Fidel Castro expropió los medios de producción. Sin esto la revolución cubana se hubiera perdido.


    Cuba y Venezuela

    Hay muchos paralelismos entre la revolución cubana y la venezolana. Esta última ha inspirado a los trabajadores, campesinos y jóvenes de toda América Latina y a escala mundial. Las masas revolucionarias han conseguido milagros. Pero la revolución venezolana no está completada. No se puede completar hasta que no se expropie a la oligarquía y se nacionalice la tierra, los bancos y las industrias clave que siguen en manos privadas.

    Como Fidel Castro en los inicios de la revolución cubana, Hugo Chávez se basa en el programa de la revolución democrática nacional. Ha demostrado ser un audaz luchador antiimperialista y un consistente demócrata. Pero esto no es suficiente. La oligarquía venezolana se opone amargamente a sus reformas. Detrás de ella está el poderoso imperialismo estadounidense.

    Tarde o temprano la revolución venezolana se enfrentará a una disyuntiva. Y al igual que la revolución cubana fue capaz de llevar a cabo la expropiación del latifundismo y el capitalismo, la revolución venezolana también encontrará la determinación necesaria para emprender el mismo camino. Esa es realmente la única vía.

    En el momento en que la revolución venezolana cruce el punto de no retorno, eliminando el latifundismo y el capitalismo, rápidamente se podrá extender a otros países de América Latina. Ese es el significado interno de la revolución bolivariana: la necesidad objetiva de unir el continente dividido de América Latina y elevar su desarrollo a un nivel cualitativamente nuevo y superior, de acuerdo con su colosal potencial económico.

    Esta es la única perspectiva posible si deseamos poner fin a la dominación de América Latina por parte del imperialismo estadounidense y mundial. Pero esa es una perspectiva que se opone radicalmente al nacionalismo. Defiende la abolición radical de fronteras que han dividido y balcanizado artificialmente América Latina durante doscientos años. También, por necesidad, es una perspectiva anticapitalista (socialista), ya que sólo puede conseguirse rompiendo con la burguesía. El poder debe pasar a la clase obrera y sus aliados naturales, los campesinos pobres y los pobres y semiproletarios urbanos.

    La idea de los Estados Unidos Socialistas de América Latina es un libro cerrado bajo siete llaves para los nacionalistas y estalinistas. Pero es una idea que puede unir y movilizar a las masas de trabajadores, campesinos y jóvenes revolucionarios de América Latina. Esa es la consigna del presente que es la clave para el futuro.




    Monstruo nº 2. No al patriotismo

    Nuestro amigo Shamir, sin embargo, está ciego ante todo esto. No está interesado en el internacionalismo revolucionario. En su lugar canta himnos extasiados a las virtudes del patriotismo:

    “El patriotismo, el amor a su país, es una gran fuerza; esta fuerza debiera ser plenamente utilizada en nuestra lucha contra el enemigo. El comunismo à-la-Woods se posiciona a favor de la globalización: el amor al propio país, ese orgulloso ‘Patria o Muerte’ es anatema para un trotskista. Un comunista debería – según Woods – sentir aversión hacia o ignorar a su país y a su pueblo, debería desear que el nombre mismo fuera eliminado; y jamás debería tratar de unir a sus compatriotas para combatir una invasión extranjera o la conquista imperialista”.

    Como es habitual, nuestro amigo de Jaffa consigue confundirlo todo. Es una proposición de ABC que el marxismo es internacionalista por su propia naturaleza. Marx, Engels, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht nunca defendieron la creación de un partido puramente alemán, de la misma forma que Lenin no consideraba el Partido Bolchevique como un partido puramente ruso. Todos ellos defendían la creación de una Internacional que luchara por el socialismo mundial. Eso es algo que sabría incluso un niño de seis años. Que no sea conocido por el compañero Shamir es su desgracia, no la nuestra.

    Marx y Engels no eran internacionalistas por razones sentimentales sino científicas. En las páginas de El Manifiesto Comunista explicaban que el capitalismo, que aparece como una serie de mercados y estados nacionales, inevitablemente desarrolla un mercado mundial. El aplastante dominio del mercado mundial es la manifestación más importante de la época en la que nos encontramos. Ningún país, no importa su tamaño, puede separarse del mercado mundial. Rusia y China han descubierto esto. La vieja idea de construir el socialismo en aislamiento nacional ha colapsado ignominiosamente en todas partes.

    ¿Eso significa que “apoyamos la globalización” como afirma Shamir? No significa eso en absoluto.

    Pero la tendencia del capitalismo es la de desarrollar un mercado mundial, algo que fue pronosticado en El Manifiesto Comunista, y es una realidad. ¿Cuál es la alternativa a la globalización capitalista, es decir, al dominio de todo el mundo por un puñado de empresas gigantescas y estados imperialistas? Shamir contrapone el nacionalismo burgués a la globalización. Nosotros contraponemos la lucha de clases y la lucha por el socialismo nacional e internacionalmente.

    La lucha por el socialismo mundial implica la lucha contra el imperialismo. Los marxistas siempre distinguiremos entre las naciones opresoras y las oprimidas. Es evidente que defendemos a las últimas frente a las primeras. ¿Pero esto significa que debemos defender el nacionalismo y abandonar el internacionalismo? Esta afirmación significa el total abandono del marxismo-leninismo. Significa el abandono del punto de vista proletario en favor del filisteísmo nacional burgués y pequeño burgués. Ese es precisamente el punto de vista de Israel Shamir.

    Como ya sabemos, a Israel Shamir no le gusta que citemos a Lenin por la razón obvia de que todo lo escrito por Lenin se opone completamente a su punto de vista. Lenin siempre se opuso al imperialismo y a la opresión nacional de las pequeñas naciones, pero también se opuso implacablemente al filisteísmo nacional de las pequeñas naciones. La cuestión nacional, como todas las demás cuestiones sociales, es en el fondo una cuestión de clase. Ese era el punto de vista de Lenin y el de cualquier genuino marxista. En su obra Notas críticas sobre la cuestión nacional, Lenin explica con una claridad admirable esta proposición elemental del marxismo:

    “En cada cultura nacional existen, aunque no estén desarrollados, elementos de cultura democrática y socialista, pues en cada nación hay una masa trabajadora y explotada, cuyas condiciones de vida engendran inevitablemente una ideología democrática y socialista. Pero en cada nación existe así mismo una cultura burguesa (y, además en la mayoría de los casos, ultrarreaccionaria y clerical), y no simplemente en forma de ‘elementos’, sino como cultura dominante. Por eso, la ‘cultura nacional’ en general es la cultura de los terratenientes, de los curas y de la burguesía". (Lenin, Notas críticas sobre la cuestión nacional. P. 10. El subrayado en el original).

    ¿No está claro? La cuestión nacional es una cuestión de clase. Pero se puede buscar en vano en todos los artículos del compañero Shamir, y no se encontrará, el más mínimo atisbo de una posición de clase. Los marxistas no encubrimos las contradicciones de clase, todo lo contrario, las sacamos a la superficie. Esto no es menos obligatorio en el caso de una nacionalidad oprimida como lo es en una nación opresora. Como explica Lenin en Notas críticas sobre la cuestión nacional: “En las sociedades anónimas tenemos juntos y completamente fundidos a capitalistas de diferentes naciones. En las fábricas trabajan juntos obreros de diferentes naciones. En toda cuestión política realmente seria y realmente profunda los agrupamientos se realizan por clases y no por naciones”. (Ibíd. p. 23).

    En otra obra escribe lo siguiente: “Los intereses de la clase obrera y de su lucha contra el capitalismo exigen una completa solidaridad y la más estrecha unión de los obreros de todas las naciones, exigen que se rechace la política nacionalista de la burguesía de cualquier nación”.

    Lenin siempre escribió de una forma clara y sin ambigüedades. Su significado de ninguna forma da lugar a malentendidos. Y su significado es el siguiente: para los marxistas, en todo momento y en todas las condiciones, la cuestión de clase está en primer lugar. Defendemos la unidad sagrada de la clase obrera, independientemente de nacionalidad, idioma, color o religión. Nos oponemos al veneno nacionalista venga de donde venga.


    ¿Nacionalismo o internacionalismo?

    Shamir continúa:

    “Esta discusión del nacionalismo no es nueva [¡verdad!]. Marx y Lenin declararon que los comunistas debieran apoyar el nacionalismo de las naciones oprimidas y combatir el nacionalismo de los opresores [¡también verdad!]. Sin embargo, el Nuevo Orden Mundial introdujo una nueva nota en el antiguo discurso, porque incluso las naciones del Primer Mundo ?de Norteamérica y Europa Occidental? están siendo minadas por las nuevas políticas de sus amos [¡ajá!].

    Por ejemplo, Suecia, un país europeo occidental extremadamente desarrollado, pierde ahora su industria: las famosas plantas Saab de automóviles, en manos de una multinacional estadounidense, van a ser cerradas y la producción será transferida a áreas más lucrativas. Decenas de miles de trabajadores capacitados perderán sus puestos de trabajo y miles de propietarios locales serán proletarizados. El mismo proceso tiene lugar en EE.UU., donde las industrias migran hacia el sur, mientras sus beneficios migran hacia la Costa Este. Los trabajadores y los pequeños propietarios podrían ahora crear una nueva coalición nacionalista contra sus amos transnacionales”.

    A pesar de todos los giros y cambios talmúdicos, y la inclinación ocasional a la memoria de Marx e incluso Lenin, Shamir siempre regresa a la misma idea: el marxismo está caduco. La lucha de clases está pasada de moda. La clase obrera debe olvidar el socialismo y la revolución socialista durante los próximos cien años (o mejor mil). No debe de tener una política independiente sino que debe atarse firmemente el carro del Capital y apoyar a su “propia” burguesía (buena) frente a los extranjeros (malos).

    Viendo esto, podemos ver lo lejos que ha retrocedido el movimiento comunista. ¡Es como si Lenin nunca hubiera vivido o escrito una sola línea! Lo que nunca dijo Lenin es que los marxistas deban apoyar a la burguesía nacional o a la pequeña burguesía nacionalista. Todo lo contrario, la premisa fundamental de la posición de Lenin sobre la cuestión nacional era la absoluta independencia de clase.

    El primer principio del leninismo fue siempre la necesidad de luchar contra la burguesía, tanto en las naciones opresoras como en las naciones oprimidas. En todos los escritos de Lenin sobre la cuestión nacional hay una crítica implacable no sólo a la burguesía nacional, sino también a la pequeña burguesía nacionalista. Esto no es casualidad. La idea de Lenin era que la clase obrera debe ponerse a la cabeza de la nación para dirigir a las masas hacia la transformación revolucionaria de la sociedad. Así en las Notas críticas sobre la cuestión nacional escribe lo siguiente:

    “Es progresivo el despertar de las masas después del letargo feudal; es progresiva su lucha contra toda opresión nacional, su lucha por la soberanía del pueblo, por la soberanía nacional. De aquí, la obligación incondicional para todo marxista de defender la democracia más resuelta y más consecuente en todos los aspectos de la cuestión nacional. Es ésta una tarea fundamentalmente negativa. Pero más allá de este límite el proletariado no puede apoyar el nacionalismo, pues más allá empieza la actividad ‘positiva’ de la burguesía en su afán de consolidar el nacionalismo”. (Lenin. Notas críticas sobre la cuestión nacional. p. 21. El subrayado en el original).

    Un poco después añade, con la intención de hacer un énfasis mayor: “Sí, indiscutiblemente debemos luchar contra toda opresión nacional. No, indiscutiblemente no debemos luchar por cualquier desarrollo nacional, por la ‘cultura nacional’ en general”. (Ibíd., p 22. El subrayado en el original).

    Para combatir las perniciosas ilusiones divulgadas por los nacionalistas, Lenin hacía la siguiente advertencia: “El proletariado no puede apoyar ningún afianzamiento del nacionalismo; por el contrario, apoya todo lo que contribuye a borrar las diferencias nacionales y a derribar las barreras nacionales, todo lo que sirve para estrechar más y más los vínculos entre las nacionalidades, todo lo que conduce a la fusión de las naciones. Obrar de otro modo equivaldría a pasarse al lado del reaccionario filisteísmo nacionalista”. (Ibíd., p. 22)

    ¿Está claro? Los trabajadores tienen el deber de oponerse a todas las formas de discriminación y opresión nacional. Pero también tienen el deber de rechazar el apoyo al nacionalismo en cualquier forma o modelo. Qué contraste con personas como Shamir que pretenden defender una política comunista mientras defienden el veneno nacionalista del peor tipo. Enturbiar la línea divisoria entre marxismo y nacionalismo es una violación de todo lo que Lenin siempre defendió.


    Monstruo nº 3. Alianza con el nacionalismo judío

    Israel Shamir es un nacionalista y está obsesionado con el nacionalismo. Él mismo, por supuesto, es un nacionalista extremo ?un chovinista gran ruso que ha absorbido todos los peores aspectos de esta clase de chovinismo más reaccionario?. Abraza entusiastamente todas las ideas reaccionarias que han resurgido en Rusia junto con la restauración del capitalismo. Y pretende que esto representa amor por Rusia, cuando en realidad es todo lo contrario.

    La liquidación de la economía nacionalizada planificada y el cambio a la economía de mercado ha significado, como brillantemente pronosticó Trotsky, un profundo declive de la cultura rusa. La contrarrevolución capitalista ha traído consigo la prostitución, la drogadicción, el SIDA, la pornografía, el gran chovinismo ruso, las Centurias Negras, los pogromos, el antisemitismo, la astrología, la superstición y la Iglesia Ortodoxa Rusa. ¡Estas son las bendiciones con que el capitalismo ha castigado al pueblo ruso!

    Lenin y los bolcheviques borraron toda la fétida suciedad reaccionaria acumulada durante mil años de zarismo. Ahora ha regresado y amenaza con inundar la sociedad rusa, atascando y envenenando cada uno de sus poros. ¿Qué dice Israel Shamir sobre todo esto? Él no tiene problemas con el capitalismo, siempre y cuando los capitalistas sean buenos rusos y no judíos o extranjeros. Es un defensor entusiasta del chovinismo gran ruso e incluso ese bastión de la reacción que es la Iglesia Ortodoxa Rusa.

    También es un apologista del antisemitismo.

    Ya se sabe que la mejor defensa es el ataque. Para encubrir sus propias tendencias chovinistas hace una afirmación francamente asombrosa: “A pesar de su anti-nacionalismo, hay un tipo de nacionalismo que es aceptable para Woods: el cuasi nacionalismo judío transnacional. Un comunista como Woods combatiría todo nacionalismo, con la excepción del judío. Para él, Stalin fue malo, porque toleró y utilizó el nacionalismo ruso y luchó contra el nacionalismo judío”.(El subrayado en el original).

    Como es habitual, Shamir hace esta increíble afirmación sin intentar justificarla. Ni una sola cita, no presenta ningún dato que demuestre cómo, cuándo o dónde Alan Woods defiende el nacionalismo judío. Si no fuera algo tan serio resultaría risible. ¡Pero ya está bien de esta payasada! Los lectores de Marxist.com son perfectamente conscientes de cuál es, y siempre ha sido, nuestra actitud hacia el sionismo reaccionario.

    La verdadera razón por la cual Shamir hace esta acusación tan escandalosa es para desviar la atención de mis afirmaciones específicas de Stalin ?el ídolo de Shamir? y su violenta política antisemita. Yo dije que una de las características más repulsivas del estalinismo fue su antisemitismo. Esto es cierto y se puede demostrar fácilmente que es verdad. Shamir intenta salir del apuro embaucándonos con esto:

    “¿Quiere decir Woods que Stalin adhirió a la teoría racial de las razas semíticas y nórdicas? Poco probable: ese hijo de Georgia no era particularmente nórdico”.

    En primer lugar, el antisemitismo no es una prerrogativa exclusiva de las “razas nórdicas” (cualquiera que se supongan que sean). En segundo lugar, el origen georgiano de Stalin de ningún modo significa que estuviera libre de prejuicios nacionales y raciales. Más bien lo contrario, la historia conoce más de un ejemplo de personas procedentes de pequeñas naciones oprimidas que adoptaron la ideología de las naciones opresoras y se convirtieron en los opresores nacionales más violentos.

    El propio Hitler no era alemán sino austriaco, eso no impidió que se convirtiera en un rabioso imperialista y chovinista alemán. Pero hay un ejemplo aún mejor, Napoleón Bonaparte, éste era de origen corso y por lo tanto pertenecía a una pequeña nación oprimida por Francia. En su juventud coqueteó incluso con al nacionalismo corso. Pero cuando llegó al poder en París se convirtió en un exponente extremo del imperialismo, militarismo y centralismo burocrático francés.

    La evolución de Stalin fue similar. Aunque no podía ni siquiera hablar un ruso decente, adoptó la ideología del más crudo chovinismo gran ruso. Lenin comprendió esto y denunció el chovinismo gran ruso de Stalin con los términos más duros e incluso rompió relaciones personales y de camaradería con él.

    Por último, pero no menos importante, tenemos a Israel Shamir, que vive en Jaffa y presumiblemente es judío pero que ha decidido que debería defender la política antisemita de Stalin y denunciar a todos sus críticos como “nacionalistas judíos”. Si sólo fuera una cuestión de Israel Shamir oponiéndose al reaccionario imperialismo israelí, no habría diferencia entre nosotros. Ese es el deber de cualquier persona progresista o de izquierdas, ya sea judío o gentil. Pero ir al otro extremo e intentar excusar el antisemitismo, o al menos encontrar disculpas para él, francamente resulta criminal. Este tipo de cosas realmente ayuda al sionismo y desacredita el comunismo. No es comunismo en absoluto. Sólo es sionismo dado la vuelta al revés.


    El antisemitismo de Stalin

    Contra todas las evidencias, Shamir niega que en la URSS bajo Stalin existiera antisemitismo. Protesta indignado:

    “¿Quiere decir [Alan Woods] que los judíos fueron perseguidos como grupo racial bajo Stalin Obviamente no, porque la hija de Stalin estaba casada con un judío: algunos de sus mejores camaradas y dirigentes del partido tenían mujeres judías (de Molotov a Voroshilov) ?o yernos y nueras judíos (Malenkov, Kruschev). Basta de racismo. ¿Fueron discriminados los judíos bajo Stalin? En 1936, durante el pináculo del poder de Stalin, su gobierno incluía a nueve judíos, entre ellos el Ministro de Relaciones Exteriores Litvinov, del Interior (servicios secretos) Yahoda, el de comercio exterior, etc. ¿Expresó alguna vez Stalin odio o incluso un agudo rechazo de los judíos? No; en realidad declaró que habría que fusilar a todo antisemita”.

    Esto es absolutamente increíble. Hoy es de conocimiento común que Stalin fue un rabioso antisemita. Y de hecho, los ejemplos que Shamir intenta utilizar demuestran lo contrario a lo que pretende. Más que cualquier otra cosa su actitud ante esta cuestión revela un punto de vista completamente reaccionario, algo absolutamente ajeno a las tradiciones de Lenin y el Partido Bolchevique.

    La revolución bolchevique dio libertad a los judíos, como la revolución cubana supuso la libertad para los afrocubanos, sobre la base de la total igualdad social, legal y política. Después de 1917 Lenin y los bolcheviques incluso garantizaron que aquellos judíos que lo desearan pudieran vivir en su propia región autónoma, la zona conocida como Birobidzan. Este fue un gesto de los bolcheviques para demostrar que el nuevo estado obrero estaba poniendo fin a todas las formas de discriminación. La gran mayoría de los judíos no aceptaron esta oferta porque sentían que sus derechos estaban garantizados en la Rusia post-revolucionaria.

    Pero este no fue el caso con el régimen estalinista. Ya en su lucha contra la Oposición de Izquierdas Stalin utilizó el antisemitismo, insistiendo en que Trotsky, Zinoviev y Kámenev eran judíos y que “los judíos estaban causando problemas en el Comité Central”. Los dirigentes de la Oposición de Izquierdas fueron todos expulsados del Partido Comunista y arrestados. Stalin publicó un edicto: “No es casualidad que la oposición esté dirigida por judíos. Esta es una lucha entre el socialismo ruso y elementos ajenos”. Semejantes declaraciones habrían sido motivo de expulsión del partido cuando Lenin vivía. Pero para Shamir no sólo son aceptables sino que son loables, ¡porque había “demasiados” judíos en el Partido Comunista!

    En 1930 Stalin cerró Yevslektsia, una entidad oficial soviética destinada a descubrir los incidentes antisemitas, supuestamente porque el número de incidentes antisemitas había descendido. Esto probablemente era verdad. La clase obrera soviética fue educada por los bolcheviques en un espíritu internacionalista y no toleraría el racismo. Sin embargo, con la afluencia de campesinos atrasados de las aldeas durante la industrialización de los primeros planes quinquenales, el problema resurgió y fue alentado desde arriba, primero de forma tácita, después más abiertamente.

    La revolución bolchevique comenzó, como hemos visto, con una campaña contra el antisemitismo y la promoción del idioma y literatura yiddish. En determinado momento llegó a haber 400 periódicos yiddish. En 1938 no había ninguno. Los estalinistas liquidaron las instituciones judías, las editoriales, asociaciones culturales y arrestaron a sus empleados. La firma del Pacto Hitler­-Stalin dio luz verde para que la oculta burocracia estalinista y antisemita se expresara más abiertamente.

    Shamir cita el caso de Máximo Litvinov, el Comisario Soviético para Asuntos Exteriores de los años treinta como una prueba de que no había antisemitismo en la Rusia de Stalin. Lo que no menciona es que Litvinov fue destituido en el mismo momento en que se firmó el Pacto Hitler-Stalin como una cortesía a Hitler. La Unión Soviética no podía enviar a un judío a hablar con Hitler, no fue esa la única “concesión” de este tipo.

    Durante el pacto nazi-soviético desde agosto de 1939 hasta el 22 de junio de 1941, los medios de comunicación soviéticos utilizaban la frase “racismo reaccionario” en lugar de la palabra “fascismo” que ya no se podía mencionar y, menos aún, criticar. Beria envió una circular a los comandantes de los campos de concentración prohibiendo llamar a los prisioneros “fascistas” a modo de insulto. Fue diez días después de la invasión alemana, el 2 de julio de 1941, cuando Stalin permitió alguna crítica pública de la Alemania nazi.

    Cuando la URSS fue invadida por Hitler, se permitió de nuevo la agitación antifascista. En marzo de 1942 al Comité Judío Antifascista (JAFC) se le asignó la tarea de recoger fondos en EEUU para los costes de la guerra soviética. Solomon Mikhoels, el famoso actor y director del Yiddish Art Theatre, e Itzik Feffer, un poeta yiddish, fueron enviados a EEUU en mayo de 1943 para una gira de seis meses. Fue un gran éxito.

    Sin embargo, el peor período de antisemitismo vendría después de la Segunda Guerra Mundial. Stalin en esta época probablemente estaba loco y ciertamente paranoico. Veía enemigos por todas partes, particularmente judíos. El 20 de noviembre de 1948 el JAFC fue oficialmente disuelto. El 28 de enero de 1949 unos 100 miembros del comité fueron encarcelados acusados de “cosmopolitas desarraigados”. Más tarde los miembros del JAFC fueron acusados de formar parte de una conspiración sionista-estadounidense contra la Unión Soviética.

    Stalin ordenó ejecutar a Solomon Mikhoels y después hizo pasar por encima de él un camión para que pareciera que había muerto a causa de un accidente. La fuente principal de esta revelación es la hija de Stalin, Svetlana, que escuchó a su padre en enero de 1948 ordenar a través del teléfono la liquidación del actor. Después siguió un gran funeral de estado y un obituario colmado en Pravda llorando “la gran pérdida”. Esto es absolutamente típico del cinismo de Stalin.

    Sus siguientes víctimas fueron unos 110 miembros del JAFC, todos acusados de espionaje, propaganda nacionalista y el intento de establecer una república judía en Crimea como “cabeza de puente” para el imperialismo norteamericano. El juicio a los 15 principales miembros del JAFC comenzó el 8 de mayo de 1952. Trece fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento el 12 de agosto de 1952.

    Stalin acusó a los médicos del Kremlin de intentar envenenarle. Todos eran judíos. Fueron brutalmente torturados para sacarles confesiones falsas y algunos de ellos murieron en las torturas, pero Stalin no estaba satisfecho. Su furia aumentó cuando el MGB no consiguió sacar las confesiones que él quería. En diciembre de 1952, unos pocos meses antes de su muerte, desvariaba en el CC:

    “Aquí, ¡mira qué gente¡ sois hombres ciegos, gatitos, no veis el enemigo; qué haríais sin mi, el país perecería porque no sois capaces de reconocer al enemigo [...] Todo judío es un espía potencial de los Estados Unidos”. (Jonathan Brent, Vladimir Naumov, Stalin’s Last Crime. The Plot Against the Jewish Doctors. 1948-1953. p.171. Perennial. Nueva York. 2004).

    Frustrado por su fracaso en la obtención de las confesiones que necesitaba dio instrucciones a Ignatiev y Ryumin:

    “¡Golpeadles! Golpeadles con golpes mortales. ¿Qué sois? Trabajais como camareros de guantes blancos. Si queréis ser chequistas, quitaros los guantes”. (Ibid.)

    En julio de 1952 Stalin ordenó una investigación sobre la corrupción y la mala gestión del MGB, provocando la expulsión de gran parte del personal dirigente, la mayoría eran judíos. Stalin ordenó el arresto de todos los coroneles y generales judíos del MGB, un total de 50 oficiales y generales veteranos fueron puestos bajo arresto (p. 102). En 1952 Stalin dio a Ignatiev de modo terminante su opinión de los oficiales del MGB:

    “Los chequistas no pueden ver nada más allá de sus narices [...] están degenerando en papanatas, y [...] no quieren cumplir las directrices del Comité Central”. (Ibid., p. 134).

    La razón del Complot contra los Médicos era que Stalin estaba preparando una nueva edición de los juicios de Moscú. Planeaba liquidar a todos aquellos que habían sido sus colegas más cercanos, como Vycheslav Molotov. Shamir cita el hecho de que la esposa de Molotov, Polina Molotov (P.S. Zhemchuzhina) fuera judía. Dónde estaba el antisemitismo, pregunta, y no espera una respuesta. Olvida mencionar que Stalin obligó a Molotov a separarse de su esposa judía y que ella fue exiliada en 1949 por un voto directo del Politburó, Molotov se abstuvo.

    La esposa de Molotov fue acusada de traición cuando se desató la campaña contra los “cosmopolitas desarraigados”. Según Roy Medvedev: “El día del funeral de Stalin, 9 de marzo, también era el cumpleaños de Molotov. Cuando abandonaban el mausoleo, Kruschev y Malenkov querían felicitarle, a pesar de la ocasión, y le preguntaron qué quería como regalo. ‘Devolvedme a Polina’, respondió fríamente, y se marchó. Dos años más tarde, Mikunis se topó con Molotov en el privilegiado hospital del Kremlin en Kuntsevo [donde Stalin tenía una de sus dachas]. ‘Me acerqué a él y le pregunté, ‘¿Cómo podía un miembro del Politburó permitir el arresto de su esposa?’ Me miró fríamente y me preguntó quién creía que era yo. Le respondí, ‘Soy el secretario general del Partido Comunista Israelí y por eso le estoy preguntando’”. (Citado por Roy Medvedev. All Stalin’s Men. Nueva York. 1985. pp. 98-99 y 102-3).

    Estos eran los años de la masiva campaña de prensa contra los “cosmopolitas desarraigados” que era una forma que apenas encubría el nombre en clave para los judíos. Entre 1948 y 1952 miles de intelectuales, científicos, dirigentes políticos, personal de seguridad del estado y otros profesionales judíos fueron arrestados, interrogados, encarcelados o despedidos de sus funciones.

    En la noche del 12 de agosto de 1952, veinticuatro figuras destacadas de la cultura de la Unión Soviética fueron rodeadas por el MGB y muertas a tiros en los sótanos de la prisión de Lubyanka. Esa misma noche, 217 escritores y poetas yiddish, 108 actores, 87 pintores y escultores, y 19 músicos, desaparecieron. La mayoría fueron enviados a campos de concentración del Gulag en Siberia como trabajadores esclavos. Era el equivalente a una condena a muerte y muchos no regresaron. Entre los veinticuatro asesinados estaba Peter Markish, considerado el mejor escritor de yiddish.

    También asesinaron al poeta Itzhik Feffer, un amigo de Lazar Kaganovich, y al escritor David Bergelson, que era amigo de Polina Molotov. El 28 de febrero de 1953 hubo deportaciones a Siberia de un gran número de judíos de Moscú. Se hicieron planes para iniciar la deportación en masa de otras zonas de la Unión Soviética. ¡Y todavía Israel Shamir no puede ver evidencias del antisemitismo de Stalin!



    Continúa con la ultima parte....



    Última edición por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:28 am, editado 1 vez

    VASILI ZAITSEV
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 207
    Reputación : 263
    Fecha de inscripción : 29/09/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:27 am

    Stalin e Israel

    Resulta muy sorprendente que Shamir no cite otra prueba contundente que “demuestra” el amor de Stalin por los judíos: su apoyo a la creación del estado de Israel. Presumiblemente no quiere mencionar este pequeño detalle porque alguien podría llegar a la conclusión de que Stalin, y no Alan Woods, era el verdadero nacionalista judío. Pero como nuestro amigo de Jaffa por una vez parece haber perdido la lengua, le refrescaremos la memoria.

    En 1947 Andrei Gromiko [embajador de la URSS a la ONU] apoyó entusiastamente la formación del estado judío en la ONU. Incluso los sionistas estaban asombrados por este apoyo pródigo a su causa. En el debate de la ONU Gromiko declaraba: “El pueblo judío ha estado estrechamente vinculado con Palestina durante un período considerable de la historia... Como resultado de la guerra, los judíos como pueblo han sufrido más que cualquier otro pueblo. El número total de la población judía que ha perecido a manos de los ejecutores nazis se calcula aproximadamente en seis millones. El pueblo judío por lo tanto estaba luchando por crear un estado propio y sería injusto negarle ese derecho”.

    En todo el discurso del diplomático soviético en ningún momento menciona el pequeño detalle de que la tierra de Israel estaba ocupada por millones de árabes. La aprobación de Moscú en el Consejo de Seguridad de la ONU fue crítica para la partición que hizo la ONU de Palestina y que llevó a la fundación de Israel. Esto no tenía nada que ver con la preocupación por los judíos o los árabes, sino que simplemente era una maniobra típica de la política de las grandes potencias. En aquella época los estados árabes estaban bajo el control del imperialismo francés y británico. La Guerra Fría estaba en su punto álgido y Stalin quería poner un pie firme en Oriente Medio a expensas de las potencias occidentales. Israel simplemente era un peón de este juego.

    La política de Stalin fue un desastre para los partidos comunistas de Oriente Medio. En Damasco la multitud saqueó los locales del Partido Comunista después de que Gromiko pronunciara su discurso en las Naciones Unidas a favor de la partición de Palestina. El Partido Comunista de Palestina tenía militantes tanto árabes como judíos y siempre había apoyado la posición de un estado para los dos pueblos. Pero como estaba vinculado a la Unión Soviética también sufrió una gran pérdida de apoyo. Tradicionalmente había tenido estrechos contactos con los partidos y movimientos comunistas de los países árabes vecinos, como Palestina, Egipto y Líbano, pero todos se rompieron.

    La creación de un estado judío en Palestina fue un acto completamente reaccionario, porque el territorio ya estaba ocupado por los árabes palestinos. Trotsky dijo que esto sería una trampa cruel para el pueblo judío. La historia ha demostrado que tenía razón. El hecho de que Stalin apoyase la creación de Israel en 1947 no significa que fuera un pro-judío, sino sólo que había puesto los estrechos intereses nacionales de la burocracia de Moscú por encima de los intereses de los judíos, árabes o la clase obrera mundial.


    Shamir sobre Rusia

    Shamir está en total desacuerdo con mi crítica a Ziugánov por su “caracterización de Rusia hoy como una colonia oprimida por los capitalistas extranjeros” puesto que “este análisis deja la puerta abierta a una política de colaboración con la ‘burguesía nacional progresista’ (rusa) frente a los malos capitalistas extranjeros”. Incluso intenta darme una lección sobre esta cuestión:

    “Compañero Woods: los capitalistas occidentales son ciertamente malos para la salud de los rusos y de otras naciones que no son del Primer Mundo. Y los verdaderos comunistas -los que usted llama estalinistas- estuvieron por la colaboración con la burguesía nacional no-compradora contra el imperialismo occidental”.

    ¡Aquí por lo menos hemos llegado al punto central de la cuestión! Shamir no se opone al capitalismo en Rusia. Sólo se opone a los capitalistas occidentales, no a los rusos. Además, considera que la tarea de los comunistas rusos no es luchar contra el capitalismo, sino apoyar a la “burguesía nacional no-compradora frente al imperialismo occidental.

    El desmantelamiento de la economía nacionalizada planificada en la URSS fue una catástrofe para la clase obrera. Ha llevado a un colapso sin precedentes de las fuerzas productivas y de la cultura, un declive profundo de los niveles de vida, la sanidad y la miseria para millones de personas. Pero para Shamir (y Ziugánov) el problema no es la ausencia de una economía nacionalizada planificada sino sólo el hecho de que estén implicados los capitalistas extranjeros.

    El abandono del marxismo leninismo aquí ha quedado al descubierto con toda su crudeza. Lo que tenemos aquí es precisamente todo aquello contra lo que advertí en mi último artículo. Al presentar a Rusia como un país “semicolonial”, los ex-comunistas encuentran la excusa para entrar en coalición con la burguesía rusa contra los intereses de la clase obrera rusa. Esto es lo que está socavando al PCFR y está desprestigiando la idea del comunismo en Rusia.

    En primer lugar, ¿quiénes son esto llamados “burgueses nacionales no-compradores” de los que Shamir habla con tanto cariño? Todo el mundo en Rusia sabe que son un hatajo de ladrones que están luchando entre sí para ver quién consigue la parte del león de la propiedad que han saqueado a la población en la llamada privatización (es decir, el saqueo de la propiedad estatal). Francamente, es un escándalo que alguien que se llama a sí mismo comunista apoye de alguna forma esta actividad contrarrevolucionaria.

    No se trata en absoluto de elegir entre ninguno de estos gángsteres. No obstante, en las pasadas elecciones ¡el PCFR tenía en sus listas más empresarios que cualquier otro partido! He aquí la razón por la que tuvieron un resultado tan malo. Los trabajadores correctamente se sentían asqueados del espectáculo de un partido que se llama comunista y se comporta de esa manera. A pesar de esto, nuestro amigo en Jaffa defiende a los dirigentes del PCFR frente a las críticas de Alan Woods. Les aconseja que continúen por ese camino que llevará al partido de un desastre a otro. Con amigos como este realmente ¡quién necesita enemigos!

    Los comunistas de Rusia no son niños pequeños que no puedan comprender las cuestiones sencillas. Y la cuestión más simple de todas es esta: que los comunistas deben defender los intereses de los trabajadores contra los capitalistas. ¡La colaboración de clase no es la política de los comunistas! El PCFR, si se quiere recuperar y jugar el papel que debería, tiene que romper decididamente con la burguesía, luchar contra el capitalismo y volver al programa y política revolucionarios de Lenin.


    La revolución cubana y el internacionalismo

    Con el propósito de hacerse popular en Cuba, Shamir también menciona de pasada que en la revolución cubana Castro “unió a los cubanos contra los yanquis”. Pero espere un momento Sr. Shamir, ¡no corra tanto! ¿Ha olvidado el pequeño detalle de que Fidel Castro nacionalizó la economía y expropió no sólo a los capitalistas extranjeros sino también a los cubanos? ¿No comprende que si no hubiera actuado de esta forma la revolución cubana nunca habría tenido éxito?

    Como en cualquier otra cuestión, Shamir distorsiona y falsifica la historia de la revolución cubana para que entre dentro del esquema estalinista. ¡Pero para su desgracia, ésta no encaja! Como hemos visto, quienes estaban a favor de la colaboración de clases (“unidad de todos los cubanos”) no eran Fidel Castro y sus seguidores, sino el estalinista Blas Roca y su pandilla. Castro no “unió a todos los cubanos” sino a las masas revolucionarias ?los trabajadores, campesinos e intelectualidad revolucionaria?, que apoyaban la expropiación revolucionaria de los banqueros, terratenientes y capitalistas cubanos, junto con sus amos imperialistas.

    ¿Qué representa esto de “unir a todos los cubanos”? La revolución cubana no triunfó bajo la bandera reaccionaria y antimarxista de la colaboración de clases y el filisteísmo nacional ?la bandera de Blas Roca y los estalinistas?. La revolución rompió radicalmente con el imperialismo norteamericano y, por lo tanto, también con ese sector de la sociedad cubana que estaba orgánicamente unida al imperialismo estadounidense. Esto no es la llamada “unidad de todos los cubanos”. A eso se le llama lucha de clases revolucionaria. Sobre esta base la revolución triunfó. Pero si Fidel Castro hubiera seguido la política de Blas Roca e Israel Shamir todo se habría destruido.

    Esta política revolucionaria provocó las iras del imperialismo norteamericano en Cuba y llevó a la intervención de Bahía de Cochinos. Los trabajadores, campesinos y sectores progresistas de la intelectualidad unieron fuerzas en la defensa de la revolución. Pero los elementos burgueses y sus parásitos dependientes se unieron contra Castro ?en Miami? donde permanecen hasta el día de hoy.

    El patriotismo de las masas cubanas es inseparable de su devoción a la revolución y orgullo ante sus conquistas. La lucha contra el imperialismo estadounidense ha sido naturalmente una cuestión central para la revolución cubana desde los días del gran revolucionario cubano José Martí e incluso antes. Pero la lucha contra el imperialismo norteamericano no se ganó entregando la dirección de la revolución a la llamada burguesía “nacionalista no-compradora”. Esta fue la bancarrota política de los estalinistas cubanos, como hemos podido ver.


    El internacionalismo de Che Guevara

    La revolución cubana desde el principio estuvo inspirada en el internacionalismo proletario. Este estaba personificado por Che Guevara, ese excepcional líder de la revolución cubana. El Che nació en Argentina y luchó en primera línea de frente de la revolución cubana. Pero en realidad era un verdadero internacionalista y un ciudadano del mundo. Al igual que Bolívar tenía la perspectiva de una revolución latinoamericana.

    Después de su trágica muerte hubo muchos intentos de convertir al Che Guevara en un icono inocuo, una cara para una camiseta. Es presentado por la burguesía como un romántico bienintencionado, un idealista utópico. ¡Esto es indigno para la memoria de un gran revolucionario! Che Guevara no fue un soñador sin esperanza sino un revolucionario realista. No fue casualidad que el Che intentara extender la revolución a otros países, no sólo de América Latina, sino también de África. Entendía muy bien que, en última instancia, el futuro de la revolución cubana estaba determinado por esto.

    Desde el principio, el destino de la revolución cubana ha estado ligado a los acontecimientos a escala mundial. ¿Cómo podría ser de otra forma cuando una revolución está desde su nacimiento amenazada por el estado imperialista más poderoso sobre el planeta? La revolución cubana -como la revolución rusa- tuvo un tremendo impacto internacional, especialmente en América Latina y el Caribe. Eso sigue siendo el caso hoy en día. El Che intentó encender la chispa que prendería fuego a todo el continente. Quizá cometió un error en cómo propagarla, pero nadie puede cuestionar la corrección de sus intenciones y su idea fundamental: que la única forma de salvar a la revolución cubana era extendiéndola por América Latina.

    Desgraciadamente, de la experiencia cubana se sacaron algunas conclusiones equivocadas. El intento de exportar el modelo de guerra de guerrillas y los “focos” llevó a una derrota terrible tras otra. Hubo varias razones para esto. En primer lugar, la insurgencia cubana había cogido por sorpresa al imperialismo estadounidense. Pero pronto aprendieron las lecciones y cada vez que aparecía un “foco”, lo aplastaban inmediatamente antes de que pudiera extenderse.

    Un hecho más importante fue que la mayoría de la población de América Latina ya vivía en las ciudades. La guerra de guerrillas es un método de lucha típico del campesinado. Por lo tanto, aunque puede jugar un papel importante como auxiliar, no puede jugar el papel principal. Ese papel está reservado para la clase obrera en las ciudades. Y las tácticas por consiguiente deben ser las adecuadas.

    Esto se puede ver en la experiencia de Venezuela donde el intento de organizar una guerra de guerrillas fue un completo fracaso. La revolución venezolana se está desarrollando esencialmente como una revolución urbana, basada en las masas de las ciudades y apoyadas por el campesinado. El movimiento bolivariano de Hugo Chávez ha utilizado la lucha parlamentaria de una forma muy efectiva para movilizar a las masas. Pero ha sido el movimiento de las masas lo que ha derrotado en tres ocasiones a la contrarrevolución.

    El destino de la revolución cubana está ahora orgánicamente vinculado a la revolución venezolana. La una depende de la otra. Si la revolución venezolana es derrotada, la revolución cubana estará en un gran peligro. Hay que hacer todo lo posible para impedirlo. Pero debemos aprender de la historia. La revolución venezolana ha conseguido milagros, pero todavía no está terminada.

    Como la revolución cubana, la revolución venezolana ha comenzado como una revolución democrática nacional. El programa defendido por Hugo Chávez es el programa de la democracia burguesa avanzada. Sobra decir que la clase obrera debe luchar enérgicamente por cada reivindicación democrática que retenga su fuerza. Pero la experiencia ha demostrado ya que la oligarquía y el imperialismo son enemigos mortales de la democracia. Ellos harán todo lo posible para destruir la revolución.

    ¿Por qué el imperialismo estadounidense está tan decidido a destruir las revoluciones cubana y venezolana? Es por el efecto que están teniendo en todo el continente. Los imperialistas están aterrorizados porque Cuba y Venezuela se conviertan en un punto de atracción. Por esa razón están decididos a liquidarlas.

    La idea del Che era iniciar veinte Vietnam en América Latina. Esa no era una mala idea, pero no era posible en aquella época, en parte porque las condiciones no estaban lo suficientemente maduras, pero principalmente debido al modelo equivocado de la guerra de guerrillas que se seguía. Pero ahora las cosas son diferentes. La crisis del capitalismo ha tenido unos efectos devastadores en América Latina, y esto ha tenido consecuencias revolucionarias.

    Las condiciones para la revolución están madurando en todas partes. En realidad, en el momento actual, no hay un solo régimen capitalista estable desde Tierra del Fuego hasta Río Grande. Con una dirección correcta no hay razón para que no triunfe una revolución proletaria en uno o varios países latinoamericanos en el próximo período. Lo que hace falta no es el nacionalismo y los bloques con la burguesía reaccionaria, sino un programa socialista revolucionario y el internacionalismo proletario revolucionario.

    A propósito, la consigna “¡Patria o muerte!”, lejos de ser un anatema para mí, en este caso es perfectamente aceptable. Una vez se había llevado a cabo la revolución, una vez que los terratenientes y los capitalistas habían sido expropiados, era necesario (y aún lo es) defender la revolución cubana con todos los medios a su disposición contra la política agresiva del imperialismo norteamericano y los complots de los contrarrevolucionarios internos.

    El contenido objetivo de la consigna “¡patria o muerte!” es por lo tanto la defensa de la revolución. Así es como lo entienden las masas cubanas. Y así es como nosotros lo entendemos. Y como consideramos que el deber de todos los marxistas es la defensa incondicional de la revolución cubana contra la agresión imperialista y la contrarrevolución interna, esta consigna no representa para mí más problema que la consigna: “¡Defensa de la república soviética!”

    Nuestra actitud hacia esta consigna no está determinada por el nacionalismo sino por consideraciones revolucionarias. La defensa de Cuba significa la defensa de las conquistas de la revolución cubana. Pero si el capitalismo fuera restaurado en Cuba ?algo a lo que nos oponemos completamente? ¿acaso sería correcto continuar con la misma consigna y apoyar a un sector particular de los contrarrevolucionarios capitalistas, ayudándoles a saquear la propiedad estatal basándose en que son “buenos capitalistas cubanos?” La pregunta se contesta a sí misma.


    Falsos amigos

    Israel Shamir se presenta como un amigo de Cuba. Antes que él, muchos como él se presentaron como “amigos de la Unión Soviética”. Cantaban alabanzas a la URSS de una manera totalmente acrítica. Negaban que hubiera problemas en el “paraíso socialista”, hasta que colapsó. Por lo tanto en parte deben ser considerados responsables de la catástrofe.

    La “lealtad” de Shamir es completamente inútil. Es como la del marinero “leal” del Titanic que a la gente que decía que había un iceberg le recomendaba que se callara y regresara a sus camarotes. ¡Todo era perfecto! El pueblo de Cuba no se compone de tontos que creen en cuentos de hadas. Y aquellos miembros del Partido Comunista cubano que permanecen leales al comunismo (y hay muchos) no están interesados en ilusiones azucaradas, adulaciones falsas y mentiras. Ellos quieren saber la verdad.

    La verdad es que en Cuba, como en la URSS, hay elementos que quieren regresar al capitalismo. No es necesario decir que un regreso al capitalismo en Cuba sería un desastre terrible, no sólo para el pueblo de Cuba, sino para los trabajadores y los pueblos de todo el mundo. ¡Esto hay que impedirlo a toda costa! Pero no se evitará si negamos que la amenaza existe. Además, los elementos pro-capitalistas más peligrosos están dentro de los estratos superiores de la sociedad cubana, del estado e, incluso, del partido.

    Para su mayor crédito, Fidel Castro se ha opuesto implacablemente a un regreso al capitalismo. Rechaza firmemente la privatización de los medios de producción y el desmantelamiento de la economía planificada. Ha resistido valerosamente la presión y las bravuconerías del imperialismo. Esta posición merece todo el apoyo. Pero en sí misma no es suficiente para salvar a la revolución cubana.

    ¿Qué ocurrirá cuando Fidel finalmente desaparezca de la escena? Sabemos que hay sectores que están esperando en los márgenes, dispuestos a pasarse al programa capitalista y apoderarse de los bienes privatizados como hicieron en Rusia. Y como en Rusia, un gran número de estos elementos se autodenomina “comunista”. Tienen posiciones privilegiadas y las utilizarán cuando llegue el momento para saquear la propiedad del estado y convertirse en capitalistas privados.

    La única esperanza es confiar en los trabajadores y campesinos cubanos y los sectores revolucionarios de la juventud que no tienen interés en regresar al capitalismo. En última instancia, sin embargo, la única garantía real para la revolución cubana es la extensión de la revolución socialista a través de toda América Latina.

    La necesidad más apremiante es fortalecer la vanguardia proletaria y reforzar ese sector que quiere luchar para defender la economía nacionalizada planificada y que permanece leal a las ideas del marxismo leninismo. Es necesario iniciar una discusión seria sobre las perspectivas para las revoluciones cubana y venezolana, y para el movimiento marxista a escala mundial. Esa discusión estaría incompleta sin la participación de los trotskistas, que son los más firmes defensores de las revoluciones cubana y venezolana.


    Una burda caricatura

    Llegado a este punto, nuestro amigo en Jaffa comienza a echar espuma por la boca. Se le han acabado los argumentos y recurre a los rudos improperios. Su obsesión con los trotskistas crea un cuadro oscuro que será suficiente para provocar un hormigueo por las espinas dorsales del puñado de viejas babushki que aún desfilan arriba y abajo de la Plaza Roja llevando retratos de Stalin:

    “La saga de Woods es un recuerdo oportuno del lamentable estado del trotskismo occidental de nuestros días. Los trotskistas occidentales se mantienen a distancia de sus otros compañeros; sabotean la revolución local en nombre de la ‘revolución mundial’; son antipatrióticos, antinacionalistas, incapaces de atraer a las masas, relacionados a menudo con círculos nacionalistas judíos. Sus consignas apuntan exclusivamente a las minorías; piensan en gays e inmigrantes, en judíos y padres únicos; pero la mayoría de la gente no les interesa. Esta atracción explícita y obsesiva hacia las minorías es una tendencia no-comunista, incluso anticomunista. El comunismo está a favor de la mayoría contra la minoría; por el desposeimiento de la minoría en nombre de la mayoría”.

    Supongo, en cierta forma, que esto representa un avance. En el pasado, gente como Shamir describían a los trotskistas como agentes de Hitler y la Gestapo. Hoy en día esto es bastante difícil, especialmente cuando las investigaciones en los Juicios de Nuremberg han permitido acceder a los archivos de la Gestapo, donde no se ha encontrado ningún rastro de contactos con Trotsky y sus seguidores, pero sí muchos contactos con la GPU de Stalin, al menos antes del verano de 1941.

    Así, nuestro amigo tiene que conformarse con calumnias menores. Parece que, aparte de ser todos nacionalistas judíos, nos adaptamos exclusivamente a las minorías, y sólo pensamos en gays e inmigrantes, judíos y padres únicos. Si las implicaciones de todo esto no fueran tan serias resultaría cómico. Si el compañero Shamir echara un vistazo aMarxist.com tendría muchas dificultades para encontrar algo que se parezca remotamente a esta descripción. Naturalmente, no se ha molestado en mirar, así que no tiene la más mínima idea de lo que está hablando.

    En realidad, la tendencia a la que yo tengo el honor de pertenecer está basada en el movimiento obrero. Luchamos por el socialismo nacional e internacionalmente. Como no somos racistas, y sí internacionalistas, no tenemos más conexiones con los judíos que las tenemos con los católicos romanos, protestantes o los defensores de la Tierra plana, y probablemente menos. En cualquier caso, a diferencia de Israel Shamir, no consideramos a las personas desde un punto de vista racial, religioso o lingüístico, sino exclusivamente desde un punto de vista de clase.

    No tenemos la postura de defensa de la política de grupos minoritarios que nos atribuye Shamir, y nunca la hemos tenido. Hemos realizado una lucha implacable contra las tendencias burguesas y pequeño burgueses como el feminismo. Pero cuando Israel Shamir dice: “El comunismo está a favor de la mayoría contra la minoría; por el desposeimiento de la minoría en nombre de la mayoría”, debemos decir que esto es sólo una burda caricatura. Además dice lo siguiente: “La preocupación por las minorías es, por lo tanto, un signo de anticomunismo. Los trotskistas, por cierto, suministran a los imperialistas apoyo desde la izquierda”.

    Los comunistas luchamos por los intereses de la clase obrera, que en la gran parte de los países hoy es la mayoría decisiva de la sociedad. Pero los comunistas también entendemos la necesidad de luchar para defender a todas las minorías oprimidas. Si ese no fuera el caso, los bolcheviques no habrían defendido a los judíos rusos ?como hicieron? con las armas en la mano, contra los pogromos organizados por las Centurias Negras, los chovinistas gran rusos, que pretendían hablar en nombre de la mayoría. Esta distorsión burda (y absolutamente típica) de Shamir es un absoluto escándalo, que no tiene nada que ver con el leninismo.

    Durante la guerra civil rusa, los Blancos acusaron a los bolcheviques de ser “una banda de merodeadores judíos”. La misma acusación la hizo más tarde Hitler y su maquinaria propagandística, y ahora lo repiten a menudo los fascistas en Rusia y otros países. Francamente es un escándalo que alguien que pretende estar cerca del movimiento comunista lo repita. Pero Israel Shamir hace justo eso. ¿No resulta esto sencillamente repugnante?

    Sí, estamos incondicionalmente al lado de cualquier minoría oprimida. La diferencia entre los comunistas y las tendencias liberales pequeño burguesas es que nosotros luchamos con los métodos del proletariado, no mezclamos nuestras banderas con ningún sector de la burguesía o pequeña burguesía, y explicamos a los oprimidos que la única solución real a sus problemas reside en la transformación socialista de la sociedad.

    En uno de los primeros discursos de Lenin después de la revolución celebra la “emancipación de los judíos” del zarismo. Lenin pronunció deliberadamente un discurso contra las “calumnias pogromistas a los judíos” sobre un gramófono después de la Revolución de Octubre. Pero Israel Shamir es precisamente culpable de esto. Su diatriba contra los trotskistas está manchada con una calumnia racista. Es un caso claro de “calumnia pogromista” siguiendo las mejores tradiciones, no de Lenin y los bolcheviques, sino del más repugnante chovinismo de las Centurias Negras rusas.

    Defendemos una política leninista de independencia de clase y revolución. Shamir defiende la unidad nacional, la unidad de la clase obrera y la burguesía, no sólo con la llamada burguesía progresista, a la que Lenin particularmente detestaba, sino con las reaccionarias Centurias Negras contra las que los bolcheviques lucharon hasta la muerte. Esto representa un total abandono de la política de clase revolucionaria y su sustitución por la colaboración de clases, es decir, una renuncia completa del marxismo-leninismo y la liquidación total del movimiento comunista por todas partes.


    El trotskismo y el futuro del movimiento comunista

    Nuestro crítico dice que el movimiento trotskista en occidente está en un “estado lamentable”, aunque claramente tampoco tiene conocimiento sobre esta cuestión. Pero como dice la Biblia: “No miréis la paja en el ojo ajeno, sino mirad primero la viga en vuestro ojo”. Una imagen más lamentable que la que hemos visto en los escritos de Israel Shamir es imposible de imaginar. Es la imagen del estalinismo descarado en las últimas etapas de su decadencia senil. En las palabras de nuestro gran poeta nacional británico, William Shakespeare (del que estoy inmensamente orgulloso), es “sin dientes, sin ojos, sin gusto, sin todo”.

    Shamir dice que no podemos influir en las masas. Pero los estalinistas en Gran Bretaña hace mucho tiempo que perdieron toda la influencia que tuvieron alguna vez y han colapsado. ¡El Partido Comunista decidió disolverse! En todos los demás países hemos visto una serie de crisis, escisiones y declive. En el propio país de Shamir el PC es una sombra de sí mismo y está al borde de la escisión. En Austria ocurre la misma historia. Y en Rusia el PCFR está en una crisis profunda después de su derrota en las urnas.

    “Woods habla con desdeño de un Partido Comunista ruso de quinientos mil miembros; dudo que su organización tenga quinientos”, gruñe Shamir.

    Cuando Trotsky criticaba las abominaciones de Stalin y la burocracia, esto era presentado como un ataque a la Unión Soviética. Eso era una mentira. Trotsky siempre apoyó la defensa incondicional de la URSS frente al imperialismo y el capitalismo. Fue la burocracia y la dirección estalinista del PCUS las que socavaron la economía planificada y destruyeron la Unión Soviética.

    Gente como Shamir siempre defenderá a la burocracia estalinista de la URSS frente a las críticas de los trotskistas. Por lo tanto, debe aceptar la responsabilidad de lo que ha ocurrido en la Unión Soviética.

    Ahora no quiere hablar del pasado (¡que descanse en paz!) pero ha transferido sus afectos al PCFR o, más correctamente, a su dirección. Pero la burocracia estalinista no era lo mismo que la URSS, de la misma forma que el PCFR de ninguna manera es la misma cosa que su actual dirección.

    Voy a dejar clara nuestra posición: nosotros, en absoluto, queremos menospreciar a todos los militantes del PCFR. Estoy convencido de que en las filas de este partido y sus seguidores hay muchos comunistas honrados y dedicados. Pero la dirección de este partido ha abandonado la línea leninista y consiguientemente ha llevado al partido a una derrota tras otra. La forma de rearmar el partido es regresando a las ideas, programa y política de Lenin. El primer requisito previo de esto es una ruptura radical con el estalinismo y con aquellos que lo defendieron.

    Para nosotros no es motivo de satisfacción que las fuerzas de la izquierda se hayan debilitado tan dramáticamente. Pero debemos admitir honestamente que esta situación es el resultado de décadas de políticas incorrectas que han socavado el movimiento comunista. También hay que decir que el origen y la fuente de estas políticas equivocadas no son otra cosa que el estalinismo y la influencia de la burocracia moscovita que desprestigiaron al comunismo ante los ojos de las masas. Para revertir el declive es necesaria una reevaluación fundamental.

    En cuanto a las fuerzas del genuino marxismo (“trotskismo”) tenemos muchas razones para mirar el futuro con confianza. En realidad, incluso nuestro amigo en Jaffa tiene confianza en nosotros, de otra forma sería difícil entender por qué Israel Shamir malgasta su precioso tiempo en atacarnos. ¿No es cierto que un movimiento que está en un estado lamentable debería dejarse marchitar por sí solo?

    No. Parece que estamos teniendo algún éxito y que los estalinistas (los pocos que todavía quedan) están preocupados por nuestro éxito. Con el colapso del estalinismo, las ideas del trotskismo están atrayendo cada vez más interés a escala mundial. El hecho de que la compañera Celia Hart haya defendido abiertamente el trotskismo no es casualidad. No es tampoco un caso aislado. Demuestra la tendencia natural para aquellos que tienen los intereses del comunismo en el corazón y desean descubrir la verdad.

    Acabo de recibir una copia de un artículo muy interesante desde La Habana, escrito por Ariel Dacal Díaz, el editor jefe del periódico La Editorial Ciencias Sociales de Cuba. El tema del artículo es la causa de la degeneración burocrática de la revolución rusa. Entre otras cosas el autor escribe:

    “Stalin fue el rostro visible y representante de la burocracia que gradualmente rompió vínculos con la esencia bolchevique y que deshizo los endebles mecanismos de participación política de las masas”.
    El autor continúa:

    “La burocracia soviética se formó a partir de un proceso complejo, fuera de los modos históricamente conocidos. Luego se hizo del poder, dominó el conocimiento y su divulgación, controló los medios de producción de ideas, garantizando por décadas su reproducción. El proceso de burocratización tuvo sus orígenes desde el inicio mismo de la Revolución, pero su consagración como sector dominante en la sociedad tuvo lugar en la década del 30.

    Lenin explicó el surgimiento de la burocracia como una excrescencia parasitaria y capitalista en el organismo del Estado obrero, nacida del aislamiento de la Revolución en un país campesino, atrasado y analfabeto. Sobre este nuevo grupo de dirigentes, tenía sus propias ideas, sus sentimientos y sus intereses, Trotsky destacó que ‘estos hombres no hubieran sido capaces de hacer la revolución, pero han sido los mejores adaptados para explotarla’”. (El subrayado en el original).

    Estas líneas son absolutamente correctas. Demuestran que los sectores más pensantes de la sociedad cubana están estudiando cuidadosamente las lecciones de la caída de la URSS y están buscando respuestas a sus preguntas. Observo con agrado que entre las fuentes citadas por el autor está el libro que escribí junto a Ted Grant en 1969: Lenin y Trotsky qué defendieron realmente.

    Los días en que los debates eran decididos por la GPU con un piolet, los días de los archivos cerrados y prohibidos hace mucho que se fueron. Sólo los reaccionarios empedernidos como Shamir lo lamentarán. Ahora es el momento de que los verdaderos comunistas en todas partes participen en una discusión honesta y abierta sobre el pasado, el presente y, sobre todo, el futuro del comunismo.

    El debate libre para el movimiento comunista es como el oxígeno para el cuerpo humano. Sin él no hay vida. Durante demasiado tiempo el debate estuvo sofocado y la crítica prohibida. Es la hora de escuchar lo que otra gente tiene que decir. Si tienes opiniones que deseas discutir, por favor discutámoslas. Simplemente, no recurramos a falsificaciones y calumnias. Discutamos juntos como comunistas, ¡siguiendo la escuela de Lenin! ¿Qué tenemos que perder?

    Lo que hace falta es un debate honesto y democrático que implique a todas las partes de la opinión comunista, incluido el trotskismo. La verdadera tradición del Partido Bolchevique era la tradición del debate democrático. Esa es la tradición que debe recuperarse. Esa es la única forma en que el movimiento puede fortalecerse y su futuro estar garantizado.

    Londres, 20 de octubre de 2004


    Saludos Cool


    PS: Por cierto el artículo del "marxista-leninista" de la escuela de Stalin, Israel Shamir, fue en respuesta a este otro artículo del gringo Woods del cual sacó ese simpático rollo de los MONSTRUOS MARINOS:


    La controversia con Celia Hart
    ¿Estalinismo o leninismo?


    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=4740

    VASILI ZAITSEV
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 207
    Reputación : 263
    Fecha de inscripción : 29/09/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por VASILI ZAITSEV el Miér Ene 11, 2012 10:41 am

    Esta polémica sobre el Stalin y Lev Trotski, de la cual los artículos de Shamir y Woods forman parte, es mucho más extensa y se dio en las páginas de www.rebelion.org en el 2004.


    De ella participaron la cubana Celia Hart, Alan Woods y Oscar Égido por el lado trotsko del cuadrilátero, y en el otra esquina, Israel Shamir y Eduardo Nuñez por las posiciones "marxistas-leninistas" de la escuela de Stalin.



    Aquí dejo la polémica completa, la convertí a pdf, quedaron 111 pp.:

    Enjoy: Very Happy


    http://www.mediafire.com/?l5faeiawpukc9bo


    Saludos Cool

    VASILI ZAITSEV
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 207
    Reputación : 263
    Fecha de inscripción : 29/09/2010

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por VASILI ZAITSEV el Vie Ene 13, 2012 8:18 am

    Shenin escribió:Hombre... Que Trotsky atacaba a Stalin apelando a su supuesto origen asiático para descalificarle como bestia es algo de sobra conocido.

    El difunto Leónidas Krasin fue el primero que llamó a Stalin ‘asiático’. Al decir esto no pensaba en atributos raciales problemáticos, sino más bien en esa aleación de entereza, sagacidad, astucia, crueldad, que se ha considerado característica de los hombres de Estado de Asia.

    (...)

    Los emigrados de Georgia en París aseguraron a Suvarin [...] que la madre de José Dzhugashvili no era georgiana sino osetina y que hay mezcla de sangre mongola en sus venas.
    León Trotski: Stalin, Plaza y Janés, Barcelona, 1967.
    Mecagoendios escribió:Ya, pero teniendo en cuenta que Trotsky era judío...
    Shenin escribió:Sí, eso hace que el asunto se vuelva aun más paradójico.
    * * *
    RDC escribió:
    gazte escribió:jajajajajaaj, espera... jajaja

    Dicen que quien ríe último ríe mejor...

    Aparte de lo puesto por Shenin voy a añadir otras citas de Trotsky sacadas de la "biografía" que hizo del camarada Stalin:

    Naturalmente, en dos siglos la burocracia de San Petersburgo no pudo remplazar el viejo barbarismo asiático por una cultura europea de la que tan necesitada estaba aun en su propio país.

    Aparte de su racismo anti-asiático más que evidente también hace gala de eurocentrismo...

    A pesar de sus riquezas naturales y su magnífico clima, Georgia siguió siendo una comarca pobre y atrasada. Su estructura social semifeudal se basaba en un bajo nivel de desarrollo económico y se distinguía en consecuencia por los rasgos del patriarcado asiático sin excluir la crueldad asiática.

    El señor Trotsky decía que era marxista pero bien que hacía conclusiones metafísicas...

    En las comarcas del mar Mediterráneo, en los Balcanes, en Italia, en España, además del tipo llamado meridional, que se caracteriza por una asociación de perezosa indolencia e irascibilidad explosiva, se encuentran naturalezas frías, en las cuales se combina la flema con cierta terquedad y malicia.

    Anda pero sí también dedica una de sus perlas a los españoles mediterráneos...

    Prosigamos... estas citas que voy a poner a continuación no son de Trotsky pero las cita él mismo en su "biografía" sobre Stalin (buen libro de humor, por cierto):


    El escritor alemán Bodenstedt, que era director de una Escuela Normal de Tiflis en 1844, llegó a la conclusión de que los georgianos eran no sólo desaliñados y gandules, sino menos inteligentes que los demás moradores del Cáucaso; en la escuela no podían competir con los armenios y los tártaros en el estudio de las ciencias, la adquisición de lenguas extranjeras y la capacidad de expresarse.

    Ahora le tocó a los georgianos...

    Pero un tal Iremashvili, a quien tendremos ocasión de volver a encontrar más adelante, asegura que la madre de Stalin era georgiana de pura raza, y osetino su padre, “persona ruda y vulgar, como todos los osetinos, que viven en las altas montañas caucásicas”.

    Y ahora a los osetinos...

    ¿Quien ríe ahora?

    Very Happy

    Sos grande RDC!! (como humorísta)

    Realmente me has hecho reír!! (eso contesta tu pregunta).

    En la polémica que acabo de colgar en mi último post (link para descarga) también aparece ese famoso pasaje del libro "Stalin" de Lev Trotski, ese que alude a Krassin. Lo citan los "marxistas leninistas" (escuela de Stalin) para deducir de él, el racismo orgánico del judío Lev Davidovich, y que ustedes dos utilizáis aquí también con el mismo fin.

    Sois diligentes: se ha abultado el almanaque con otras "perlas".

    Ahora resulta que Trotski considera el origen asiático como la simiente de las bestias:

    Shenin escribió:Trotsky atacaba a Stalin apelando a su supuesto origen asiático para descalificarle como bestia
    Si se suman las otras citas, no hay duda, esto es:
    RDC escribió: racismo anti-asiático más que evidente
    RDC escribió: gala de eurocentrismo
    ...y voilà!!


    Podrá resultar paradójico, como a Shenin, el asunto del racismo de Trotski, pero al leer de corrido las primeras cuatro páginas del primer capítulo (del que han sido extraídas la totalidad de las citas) es bien difícil suponer que se está al frente de un discurso “racista”. Más aún cuando eso queda despejado al final del primer párrafo.

    Parece que basta agarrarse de exiguos extractos de este tipo, los cuales son muy fáciles de asir, puesto que resultan lo suficientemente plásticos para "exégesis" muy imaginativas, suficientes para desacreditar “de rebote” a todo el corpus teórico de Lev Trotsky de un solo plumazo, pues este no puede componerse sino sólo de cosas “indecorosas” por el estilo, ¿No?

    En mi opinión basta leer sólo esas 4 páginas para despejar el asunto, pero igual haré una recapitulación sobre el rollo.

    No agregaré mucho sobre los arrebatos “trotsko-racistas-antiasiáticos". Me llamó la atención la superficial caracterización de lo asiático como si se tratara de un asunto relacionado con el contenido del material genético que determinaría tal o cual tipo de carácter distintivo de los individuos y no de considerar los rasgos del carácter exhibido por éstos como el resultado del sustrato constituido por relaciones sociales específicas dictadas por una base económica determinada.

    Reproduzco la respuesta dada en la polémica que colgué, ya que me pareció bien sucinta, clarificadora y oportuna:

    “De aquí [se refiere al famoso pasaje de Krassin] deduce nuestro sagaz lector que Trotsky ¡¡¡era racista!!!... Menos mal que no pensaba en atributos raciales, sino en características de hombres de Estado... El “punto de vista marxista” del señor Núñez [se refiere al polemista de la escuela de Stalin] debería permitirle ver aquí una relación con el modo de producción asiático, estudiado por los clásicos del marxismo, y su correspondiente estructura política, que conduce al tipo de gobierno más adecuado a dicho modo de producción, el despotismo asiático.”
    Acá dirán: “racismo anti-asiático más que evidente”.

    Supongo que ahora se logrará entender un poco mejor este pasaje (y los restantes) ¿No?:

    RDC escribió: A pesar de sus riquezas naturales y su magnífico clima, Georgia siguió siendo una comarca pobre y atrasada. Su estructura social semifeudal se basaba en un bajo nivel de desarrollo económico y se distinguía en consecuencia por los rasgos del patriarcado asiático sin excluir la crueldad asiática.
    O este otro, que aparece un poco antes:

    Trotski escribió:“Durante muchas centurias, el destino de ese pueblo quedó estrechamente soldado al de Persia y Turquía, permaneciendo así retenido en la esfera de la vieja cultura asiática, que ha sabido conservarse estática a pesar de continuos traqueteos de guerras y levantamientos.”
    Acá se dirá: “gala de eurocentrismo”!!


    Al menos con el resto de citas se ha tenido la amabilidad de aclarar de que no son de Trotski, pero ¡¡Éeepa!! Trotski maliciosamente las habría “hecho suyas” al incluirlas en su libro, ¿Para qué? Una vez más: Para denostar a Stalin (Stalin=bestia) pero cubriéndose el trasero con pluma ajena.

    El delito en esencia es: citar las distintas versiones tomadas de las otras biografías de Stalin en lo tocante a su ascendencia familiar, ¿No? Pues esto es lo que Trotski a hecho, y por esto es por lo que debería pagar.

    Shenin advierte en los pasajes una intención oscura de Trotski, ¿Cuál?: Realizar un ataque racista velado hacia Stalin (Stalin=asiático, Stalin= bestia). Es dudosa la efectividad de una campaña semejante para destruir a la URSS (ya que: Stalin=URSS), en fin.

    Shenin mutila la parte de su cita de Suvarin, donde queda claro por qué Trotski está citando a este señor en lo tocante a los padres de Stalin. ¿Quién es este señor? El autor a cargo de la biografía de Stalin en lengua francesa. Aquí la cita completa, donde queda esto claro y se expone la opinión del biógrafo al respecto:

    “Los emigrados de Georgia en París aseguraron a Suvarin, el autor de la biografía de Stalin en francés, que la madre de José Djugashvili no era georgiana, sino osetina, y que hay mezcla de sangre mongola en sus venas"

    La referencia a las “memorias” de Iremashvili la ha sacado al baile el usuario RDC, pero no dice que este Iremashvili es uno de los autores con más antecedentes sobre el nebuloso período previo a que Stalin tuviera una vida pública reconocible (“Stalin y la tragedia de Georgia”, 1932). ¿Qué dice este tipo?:

    “(...) la madre de Stalin era georgiana de pura raza, y osetino su padre, “persona ruda y vulgar, como todos los osetinos, que viven en las altas montañas caucásicas”
    Caben 3 preguntas sobre esto:

    1- ¿El racista es Suvarin por asegurar que la madre del gran Líder no era georgiana sino osetina y con sangre mongola?

    2- ¿O lo es Iremashvili por decir exactamente todo lo contrario: que era georgiana de pura raza y que los osetinos, como el padre, eran rudos y vulgares?

    3- ¿O bien el racista, como se ha dicho antes, es Trotski por aludir a las posturas de los otros biógrafos de Stalin sobre este asunto?

    ¿Dónde está el racismo aquí?

    ¿Desde cuando las biografías se basan en omitir este tipo de información? ¿Ah?

    Un detalle: Si se sigue leyendo, Trotski a continuación, cuando termina de pasar revista a esas distintas posiciones sobre el tema “tabú” de las raíces sanguíneas de Stalin, las conjeturas del escritor Bodenstedt, etc., pasa a desecharlas inmediatamente con la siguiente aclaración:

    Trotski escribió:"Es difícil, si no imposible, comprobar tales asertos. Sin embargo, no son muy necesarios para nuestro propósito de explicar la talla moral de Stalin."
    Eso era todo el asunto.


    Volviendo al primer párrafo de la obra.

    La asociación con lo asiático de Krassin, Bujarin, y la acusación de asiático que Stalin dirige hacia... ¡¡el propio Stalin!! Son rectificadas por el mismo Trotski en el primer párrafo del libro, al sobreponer el sentido histórico aclarado más arriba por sobre las consideraciones “geográficas, etnográficas y antropológicas”, que constituyen precisamente los enfoques bajo los cuales se le pudiera reprochar a cualquiera estar teniendo una actitud anclada en un prejuicio racista superficial, que es justo lo que se venía haciendo aquí. El párrafo acaba así:

    Trotski escribió:(…) Bujarin simplificó seguidamente el apelativo, llamando a Stalin “Gengis Kan”, sin duda con objeto de llamar la atención sobre su crueldad, que se ha trocado en brutalidad. El mismo Stalin, conversando con un periodista japonés, se denominó “asiático”, no sólo en el sentido antiguo del vocablo, sino también en el moderno; con aquella alusión personal se proponía aludir a la existencia de intereses comunes entre la URSS y el Japón frente al Oeste imperialista. Examinando el término “asiático” desde un punto de vista científico, hemos de admitir que en este caso sólo es correcto en parte. Geográficamente, el Cáucaso, especialmente Transcaucasia, es sin duda una continuación de Asia. Los georgianos, sin embargo, a diferencia de los azerbaijanos, pertenecen a la raza llamada mediterráneo-europea. De suerte que Stalin no estaba en lo cierto al calificarse de “asiático”. Pero la geografía, la etnografía y la antropología no son todo lo que cuenta; la historia predomina.

    Pero queda esto:

    RDC escribió:El señor Trotsky decía que era marxista pero bien que hacía conclusiones metafísicas...

    En las comarcas del mar Mediterráneo, en los Balcanes, en Italia, en España, además del tipo llamado meridional, que se caracteriza por una asociación de perezosa indolencia e irascibilidad explosiva, se encuentran naturalezas frías, en las cuales se combina la flema con cierta terquedad y malicia.

    ¿De dónde saca el materialista señor RDC que el falso marxista, en realidad “metafísico” Trotski, estaba haciendo unos de sus “pases mágicos” de metafísica en las "conclusiones" expuestas en este pasaje? ¿Adivinan? Exacto, del propio Trotski!! Así que el mérito es de este último...

    Trotski escribió:En las comarcas del mar Mediterráneo, en los Balcanes, en Italia, en España, además del tipo llamado meridional, que se caracteriza por una asociación de perezosa indolencia e irascibilidad explosiva, se encuentran naturalezas frías, en las cuales se combina la flema con cierta terquedad y malicia. El primer tipo prevalece; pero el segundo lo incrementa como excepción. Parece como si a cada grupo nacional hubiese tocado una parte legítima de elementos básicos de carácter, y que éstos se hayan distribuido con menos acierto bajo el sol de Mediodía que bajo el de Septentrión. Pero nos estamos aventurando demasiado en la región infecunda de la metafísica nacional.

    A continuación el autor pasa a describir datos geográficos:

    Trotski escribió:La ciudad provinciana de Gori está pintorescamente situada en las márgenes del río Kura, a 75 kilómetros de Tiflis, sobre el ferrocarril transcaucásico. Es una de las ciudades más antiguas de Georgía...

    Y etc., etc.,..............

    Fuente: 4 primeras páginas, cap. 1, del libro “Stalin” de Lev Trotski.



    Última edición por VASILI ZAITSEV el Vie Ene 13, 2012 8:39 am, editado 1 vez (Razón : Poner negritas ;))

    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4766
    Reputación : 5461
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por sorge el Sáb Ene 21, 2012 11:52 am

    Yo no se de donde saca Alan Wood que todo el mundo "stalinistas" considerara a la URSS un paraiso socialista y al PCUS un partido genuino socialista,aquellos que se acercado más a dicho planteamiento han hecho autocritica.

    Sobre lo que pronostico Trotsky a cerca de la URSS, en su obra la revolución traicionada capitulo XI ¿a donde va la URSS? escribe lo siguiente
    :La revolución que la burocracia prepara contra sí misma no será social como la de Octubre de 1917; no se tratará cambiar las bases ecónomicas de la sociedad ni de reemplazar una forma de propiedad por otra. La historia ha conocido, aparte de las revoluciones sociales que han sustituido el feudalismo por el regimen burgues, revoluciones políticas que sin llegar a los fundamentos económicos de la sociedad, derriban las antiguas formaciones dirigentes (1830 y 1848, en Francia; febrero de 1917 en Rusia). La caida de la casta bonarpartista tendrá profundas consencuencias sociales, pero se mantendrá dentro de los marcos de una transformación pólitica.
    Me gustaria saber de que obra saca Alan Wood su cita, porque se opone a esta afirmación.

    Respecto a la cita de Lenin sobre su obra las 2 tacticas de la socialdemocracia que saca Alan Wood, vale la pena completar con esta de la consigna de los Estados Unidos de Europa:
    La desigualdad del desarrollo economico y politico es una ley absoluta del capitalismo. De aquí se deduce que es posible que el socialismo triunfe primero en unos cuantos países capitalistas, o incluso en un solo país capitalístas. El proletariado triunfante de este país, después de expropiar a los capitalistas y de organizar la producción socialista dentro de sus fronteras, se enfrentaría con el resto del mundo, con el mundo capitalista, atrayendo a su lado a las clases oprimidas de los demas países, levantando en ellos la insurreción contra los capitalistas, empleando, en caso necesario, incluso la fuerza de las armas contra las clases explotadoras y sus Estados

    Obviamente esa teoria fue rectificada en la realidad, cuando tras el triunfo de Octubre, fracasa la revolución alemana con lo cual conlleva a la paz de Brest Litovsk, de todas maneras no descartaba en esta cita posibilidad de desarrollar el planteamiento del del socialismo en un solo pais, seguire mirando el extenso articulo de Wood.

    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4766
    Reputación : 5461
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por sorge el Lun Ene 23, 2012 11:31 am

    III Congreso de los Soviets de diputados obreros soldados y campesinos de toda Rusia.
    Informe sobre la actividad del consejo de comisarios del pueblo
    pAG 576-577 editorial Progresos,obra escogidas-2º tomo 1981.

    Ahora vemos otra combinación de fuerzas del socialismo internacional. Decimos que el movimiento empieza con menos dificultades en los países que no figuran entre los Estados explotadores, los cuales pueden desvalijar con mayor facilidad y pueden sobornar a las capas superiores de sus obreros. Esos partidos seudosocialistas, casi todos ministrables, esos partidos de lOS Chernov y los Tseterili de Europa Occidental no hacen nada y carecen de bases firmes.Hemos visto el ejemplo de Italia, hemos observado estos días la lucha heroica de los obreros austriacos contra los buitres imperialistas. No importa que los buitres consigan incluso detener el movimiento por algun tiempo: es imposible hacerlo cesar por completo, pues es invencible.

    El ejemplo de la República de los Soviets se alzará ante ellos durante mucho tiempo. Nuestra Republica Socialista de los Soviets se mantendrá firme, como antorcha del socialismo internacional y ejemplo para todas las masas trabajadoras. Allá, pendencias, guerra, derramamiento de sangre, sacrificios de millones de seres, explotación por el capital; aquí, la verdadera política de paz y la República Socialista de los Soviets"

    En esta cita veo que no descarta lenin que pudiera haber procesos revolucionarios en los paises del tercer mundo, si que lo hubiera en Europa Occidenteal

    las tareas inmediatas del poder sovietico.
    publicado el 28 de abril de 1918 pag 706 editorial progreso 3º tomo.obras escogidas:
    Una situación internacional extraordinaramiente dura, dificil y peligrosa; la necesidad de maniobrar y replegarse; un periodo de espera de nuevas explosiones revolucionarias, que maduran con agobiante lentitud en los paises occidentales; dentro del país, un período contructivo lento y de implacable "acicate", de lucha prolongada y tenaz de una severa discíplina proletaria contra los elementos amenazadores de la relajación y de la anarquía pequeñoburguesas: tales son, en pocas palabras, los rasgos distintivos de la etapa peculiar de la revolución socialista que estamos atravesando.
    Tal es el eslabón de la cadena histórica de los acontecimientos al que debemos aferrarnos ahora con todas nuestras fuerzas para estar a la altura de nuestras tareas hasta el momento de pasar al eslabon siguiente, eslabón que nos atrae por su singular esplendor, por el esplendor de las victorias de la revolución proletaria internacional"
    Con la necesidad de maniobrar y replegarse en un pais no desarrollado como aun era Rusia, diriamos que refuta de que Lenin temiese que el aislamiento como unico factor llevase a la degeneración

    pag 739-740 Tesis sobre la situación politica actual
    Mayo de 1918
    Pero mientras existan alguna probabilidades, por poca que sean, de conservar la paz o firmar la paz con Finlandia, Ucrania y Turquía, al precio de nuevas anexiones o nuevas pérdidas, no debemos dar en modo algunos paso que pueda ayudar a los elementos extremistas del partido belicista de las potencias imperialistas.

    Es preciso que asimilemos y hagamos asimilar a todos los obreros la verdad de que sólo una labor firme y paciente para crear y restablecer la férrea disciplina proletaria y aplastar sin piedad a los hampones, los kulaks y desorganizadores puede salvar al poder soviético en el momento actual, en el momento de una de las transiciones más dificiles y peligrosas, inevitables como consecuencias de que la revolución se retrasa en Occidente.


    VII Congreso Extraordinario del PC(b) de Rusia pag 609.
    La revolución no llegará tan pronto como esperábamos. La historia lo ha demostrado y hay que saber aceptarlo como un hecho, hay que aprender a tener en cuenta que la revolución socialista mundial en los países avanzados no pueden comenzar de manera tan facil como en Rusia, País de Nicolás y de Rasputín.
    Pero en un país donde el capitalismo se ha desarrollado y ha dado una cultura democrática y una organización que alcanzan hasta el último hombre comenzar la revolución sin la debida preparación es un desatino, un absurdo.
    En este caso no hacemos más que abordar el penoso período del comienzo de las revoluciones socialistas.Y esto es un hecho. Quizá esta revolución-y esto es plenamente posible- triunfe dentro de pocas semanas, dentro de unos cuantos días.
    Nosotros no lo sabemos ni lo sabe nadie, y no podemos jugarnoslo a una carta. Es preciso estar preparados para dificultades extraordinarias, para derrotas extraordinariamente dura y inevitables, porque la revolución no ha comenzado todavía en Europa, aunque puede comenzar mañana
    Todo lo señalado demuestra que la linea que seguia Stalin no rompia con la leninista, Lenin no descartaba ninguna opción.
    Sacado de este mismo foro, respecto al sionismo
    La entidad sionista o Estado de Israel es una estructura debida al nacionalismo judío, sorprendentemente, al nacionalismo judío DE IZQUIERDAS, los sionistas de entreguerras son socialistas y en algunos casos comunistas soviéticos, (en el primer viaje de Golda Meir a Moscu en 1948 se sorprende de ver la gran cantidad de miembros del Ejercito Rojo de familia judía que vienen a darle su apoyo). La concepción de estos militantes es fundar un estado socialista de corte soviético o similar en Palestina, ¿Por qué Palestina? Por ningún motivo religioso, al contrario que la extrema derecha judía (Jawotinsky, muy minoritaria) se elige Palestina porque ya hay un germen de granjas colectivas creada en la primera inmigracion judia a Palestina. Así pues tenemos un movimiento nacionalista de izquierdas que pretenden formar un estado socialista ligado a la Unión Soviética, al menos de manera formal. ¿Qué tenemos al otro lado?



    Pues nada menos que al Imperio Británico, muy mermado eso si, pero Imperio todavía, pues controla conjuntamente con Francia, todo el norte de África, Arabia Saudita, Siria, Transjordania, Irak y el Líbano, controla a sus gobiernos por medio de reinos títeres y controla sus ejércitos por medio de oficiales incrustados. Al Imperio no le hace mucha gracia la infiltración de elementos bolcheviques en su Mandato en Palestina, (en ese momento la identificación con Palestina de los sionistas socialistas es clara, ellos mismos se autodenominan “palestinos”) La composición social de la Palestina colonial es latifundista con terratenientes que arriendan sus tierras a pobres campesinos sin preocuparse de su misero nivel de vida. La llegada de los socialistas provoca una convulsión y un rechazo entre la población, mayoritariamente musulmana y de costumbres medievales, los socialistas traen nuevos métodos de trabajo, propugnan la abolición de la propiedad privada y la emancipación de la mujer, lo que choque frontalmente con la concepción de la vida de un país musulmán anclado en el medioevo.

    Terminada la II GM, la Agencia judía tiene prisa por enviar a los supervivientes del exterminio nazi a Palestina, naturalmente los británicos, totalmente comprometidos con los gobiernos de las satrapias árabes que ellos mismos sostienen, se niegan. Después de una sorda guerra de guerrillas, los británicos ceden y la ONU acuerda un plan de partición por el cual, los judíos tendrán las tierras sobre las que ostenten títulos de propiedad y los árabes el resto. Es un mal acuerdo pero una acuerdo al fin y al cabo, el problema es que ni el Imperio Británico, ni sus sátrapas quieren tener ni por asomo en su seno a un estado bolchevique, apoyado por la Unión Soviética, todavía no se ha declarado la guerra fría y los yanquis y soviéticos mantienen una “luna de miel” que no tardara en romperse, en este contexto los israelíes proclaman, según lo acordado en la ONU su independencia, que es inmediatamente reconocida por la URSS y los Estados Unidos, como es de esperar, el Imperio Británico y sus auxiliares les declaran la guerra. Inmediatamente la Unión Soviética hace llegar a los sionistas socialistas gran cantidad de material de guerra, mientras los Estados Unidos, que en realidad no se hacen mucha idea de lo que pasa, dudan, pero el Lobby judío en USA, mueve sus hilos y decanta al gobierno Truman hacia el estado hebreo.

    Este detalle será determinante en la evolución de la situación. El gobierno sionista socialista no se conforma con lo establecido en el plan de partición, sobre todo a partir de la segunda tregua cuando comienza a llegar gran cantidad de material de guerra norteamericano, esta claro que quien paga, manda, así pues, se saltan el acuerdo de la ONU y ocupan gran cantidad de terreno correspondiente al Estado árabe de Palestina, al mismo tiempo las presiones de los Estados Unidos sobre su aliado británico hacen que este retire su apoyo a los reinos árabes. El resultado es la derrota de los ejércitos árabes a manos de la bien pertrechada maquinaria israelí, armada “a la americana”, los sátrapas árabes, que siguen siendo títeres del Imperio, ocupan militarmente los despojos del estado árabe palestino, Egipto la franja de Gaza y Transjordania, Cisjordania.

    El triunfo del lobby judeo americano es evidente, gracias a sus aportaciones e influencia política ha conseguido que el gobierno americano apoye sin condiciones al nuevo estado, pero esto no será gratis. En 1949 da comienzo la guerra fría y los sionistas socialistas dejan de tener influencia en el carácter del nuevo estado. Por otra parte la guerra fría hace que vayan cayendo uno a uno los reinos árabes tributarios del Imperio y siendo sustituidos por regimenes nacionalista de corte “socialista árabe” que, naturalmente son recibidos con los brazos abiertos por Moscu. Para 1956 el cambio de alianzas es total, por un lado los estados árabes son todos republicas “socialistas” con partido único, mientras que Israel se va convirtiendo poco a poco en un trozo de Manhattan, los socialista sionistas quedan como piezas de museo, exhibidos como en un Zoo, el estado hebreo se convierte de hecho en una colonia yanqui, o mejor dicho en una sucursal del lobby judío norteamericano.

    Conclusión, la actitud de los comunistas frente a la entidad sionista la dejo clara el camarada Stalin, apoyo mientras llevaban la vía socialista y confrontación como enemigos de clase e instrumentos del imperialismo. Desgraciadamente para ellos y sobre todo para los palestinos, la entidad ha ido degenerando hasta convertirse en una base norteamericana en la practica, no se sabe ya quien domina a quien, si el lobby judío al estado yanqui o viceversa, la prueba palmaria es la incapacidad del gobierno yanqui de hacer la minima critica a las políticas agresivas de sus “socios”.

    Desde el ideario comunista la única solución seria el establecimiento de un estado auténticamente socialista en Palestina, donde las diferencias de etnia, si es que existe alguna, pues ambos son semitas, estuvieran excluidas, el actual estado de Israel es una entidad ultracapitalista, religiosa y agresiva, instrumento o cerebro de la política yanqui.

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por hendrixmar el Mar Ene 24, 2012 5:12 am

    "¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Cita del libro "la perestroika segun ruis"

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por NSV Liit el Mar Ene 24, 2012 2:43 pm

    hendrixmar escribió:"¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Cita del libro "la perestroika segun ruis"

    Algunos parece que sustituyen la reflexión sosegada sobre las cosas con las citas...

    Ah, debe que ser que todo comunista debe luchar para que la gente pueda robar grano y comerciar con él en el mercado negro, por ejemplo. O no robarlo, simplemente traficar con él sin importarle que con ello se ponga en peligro el abastecimiento a las ciudades y se pueda sumir en el hambre regiones enteras... algunos no se acuerdan de que en 1930 todavía había kulaks y de que en la propia URSS había elementos que luchaban contra el régimen soviético y hacían todo lo posible para desestabilizar la economía y provocar descontento.

    Pero claro, para algunos debe ser que los kulak eran "pobres muertos de hambre"...

    Por lo demás, no sé a qué ley se refiere el tal rius....

    La ley sobre la protección de la propiedad socialista, si no me equivoco no es de 1930 y tampoco se condena a muerte a alguien exactamente por robar grano, se condena a muerte por apropiarse de la propiedad de koljoses, cooperativas y otras empresas socialistas), además ante circunstancias atenuantes la ley especifica claramente que en ese caso no se establecerá la pena capital sino privación de libertad al menos por 10 años y confiscación de la propiedad.

    Se calcula que un cuarto de millón de personas fueron juzgadas de acuerdo a esta ley, la gran mayoría fueron condenados entre 5-10 años (11000 condenas a muerte, eso según la wikipedia inglesa, claro habrá que ver si es cierto o no).

    Fuentes: Wikipedia rusa, Wikipedia inglesa, Wikisource (donde está el texto de la ley, enlace siguiente)

    http://ru.wikisource.org/wiki/%D0%9E%D0%B1_%D0%BE%D1%85%D1%80%D0%B0%D0%BD%D0%B5_%D0%B8%D0%BC%D1%83%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B0_%D0%B3%D0%BE%D1%81%D1%83%D0%B4%D0%B0%D1%80%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D1%8B%D1%85_%D0%BF%D1%80%D0%B5%D0%B4%D0%BF%D1%80%D0%B8%D1%8F%D1%82%D0%B8%D0%B9,_%D0%BA%D0%BE%D0%BB%D1%85%D0%BE%D0%B7%D0%BE%D0%B2_%D0%B8_%D0%BA%D0%BE%D0%BE%D0%BF%D0%B5%D1%80%D0%B0%D1%86%D0%B8%D0%B8_%D0%B8_%D1%83%D0%BA%D1%80%D0%B5%D0%BF%D0%BB%D0%B5%D0%BD%D0%B8%D0%B8_%D0%BE%D0%B1%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D0%B9_%28%D1%81%D0%BE%D1%86%D0%B8%D0%B0%D0%BB%D0%B8%D1%81%D1%82%D0%B8%D1%87%D0%B5%D1%81%D0%BA%D0%BE%D0%B9%29_%D1%81%D0%BE%D0%B1%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D1%81%D1%82%D0%B8


    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por hendrixmar el Mar Ene 24, 2012 11:09 pm

    NSV Liit escribió:
    hendrixmar escribió:"¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Cita del libro "la perestroika segun ruis"

    Algunos parece que sustituyen la reflexión sosegada sobre las cosas con las citas...

    Ah, debe que ser que todo comunista debe luchar para que la gente pueda robar grano y comerciar con él en el mercado negro, por ejemplo. O no robarlo, simplemente traficar con él sin importarle que con ello se ponga en peligro el abastecimiento a las ciudades y se pueda sumir en el hambre regiones enteras... algunos no se acuerdan de que en 1930 todavía había kulaks y de que en la propia URSS había elementos que luchaban contra el régimen soviético y hacían todo lo posible para desestabilizar la economía y provocar descontento.

    Pero claro, para algunos debe ser que los kulak eran "pobres muertos de hambre"...

    Por lo demás, no sé a qué ley se refiere el tal rius....

    La ley sobre la protección de la propiedad socialista, si no me equivoco no es de 1930 y tampoco se condena a muerte a alguien exactamente por robar grano, se condena a muerte por apropiarse de la propiedad de koljoses, cooperativas y otras empresas socialistas), además ante circunstancias atenuantes la ley especifica claramente que en ese caso no se establecerá la pena capital sino privación de libertad al menos por 10 años y confiscación de la propiedad.

    Se calcula que un cuarto de millón de personas fueron juzgadas de acuerdo a esta ley, la gran mayoría fueron condenados entre 5-10 años (11000 condenas a muerte, eso según la wikipedia inglesa, claro habrá que ver si es cierto o no).

    Fuentes: Wikipedia rusa, Wikipedia inglesa, Wikisource (donde está el texto de la ley, enlace siguiente)

    http://ru.wikisource.org/wiki/%D0%9E%D0%B1_%D0%BE%D1%85%D1%80%D0%B0%D0%BD%D0%B5_%D0%B8%D0%BC%D1%83%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B0_%D0%B3%D0%BE%D1%81%D1%83%D0%B4%D0%B0%D1%80%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D1%8B%D1%85_%D0%BF%D1%80%D0%B5%D0%B4%D0%BF%D1%80%D0%B8%D1%8F%D1%82%D0%B8%D0%B9,_%D0%BA%D0%BE%D0%BB%D1%85%D0%BE%D0%B7%D0%BE%D0%B2_%D0%B8_%D0%BA%D0%BE%D0%BE%D0%BF%D0%B5%D1%80%D0%B0%D1%86%D0%B8%D0%B8_%D0%B8_%D1%83%D0%BA%D1%80%D0%B5%D0%BF%D0%BB%D0%B5%D0%BD%D0%B8%D0%B8_%D0%BE%D0%B1%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D0%B9_%28%D1%81%D0%BE%D1%86%D0%B8%D0%B0%D0%BB%D0%B8%D1%81%D1%82%D0%B8%D1%87%D0%B5%D1%81%D0%BA%D0%BE%D0%B9%29_%D1%81%D0%BE%D0%B1%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D1%81%D1%82%D0%B8


    No creo que ruis se referia a los kulaks alos muertos de hambre si no alos muertos de hambre que trabajaban en los koljos que tenian que aguantar los planes quinquenales.

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por hendrixmar el Miér Ene 25, 2012 1:21 am

    NSV Liit escribió:
    hendrixmar escribió:"¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Cita del libro "la perestroika segun ruis"

    Algunos parece que sustituyen la reflexión sosegada sobre las cosas con las citas...

    Ah, debe que ser que todo comunista debe luchar para que la gente pueda robar grano y comerciar con él en el mercado negro, por ejemplo. O no robarlo, simplemente traficar con él sin importarle que con ello se ponga en peligro el abastecimiento a las ciudades y se pueda sumir en el hambre regiones enteras... algunos no se acuerdan de que en 1930 todavía había kulaks y de que en la propia URSS había elementos que luchaban contra el régimen soviético y hacían todo lo posible para desestabilizar la economía y provocar descontento.

    Pero claro, para algunos debe ser que los kulak eran "pobres muertos de hambre"...

    Por lo demás, no sé a qué ley se refiere el tal rius....

    La ley sobre la protección de la propiedad socialista, si no me equivoco no es de 1930 y tampoco se condena a muerte a alguien exactamente por robar grano, se condena a muerte por apropiarse de la propiedad de koljoses, cooperativas y otras empresas socialistas), además ante circunstancias atenuantes la ley especifica claramente que en ese caso no se establecerá la pena capital sino privación de libertad al menos por 10 años y confiscación de la propiedad.

    Se calcula que un cuarto de millón de personas fueron juzgadas de acuerdo a esta ley, la gran mayoría fueron condenados entre 5-10 años (11000 condenas a muerte, eso según la wikipedia inglesa, claro habrá que ver si es cierto o no).

    Fuentes: Wikipedia rusa, Wikipedia inglesa, Wikisource (donde está el texto de la ley, enlace siguiente)

    http://ru.wikisource.org/wiki/%D0%9E%D0%B1_%D0%BE%D1%85%D1%80%D0%B0%D0%BD%D0%B5_%D0%B8%D0%BC%D1%83%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B0_%D0%B3%D0%BE%D1%81%D1%83%D0%B4%D0%B0%D1%80%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D1%8B%D1%85_%D0%BF%D1%80%D0%B5%D0%B4%D0%BF%D1%80%D0%B8%D1%8F%D1%82%D0%B8%D0%B9,_%D0%BA%D0%BE%D0%BB%D1%85%D0%BE%D0%B7%D0%BE%D0%B2_%D0%B8_%D0%BA%D0%BE%D0%BE%D0%BF%D0%B5%D1%80%D0%B0%D1%86%D0%B8%D0%B8_%D0%B8_%D1%83%D0%BA%D1%80%D0%B5%D0%BF%D0%BB%D0%B5%D0%BD%D0%B8%D0%B8_%D0%BE%D0%B1%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D0%B9_%28%D1%81%D0%BE%D1%86%D0%B8%D0%B0%D0%BB%D0%B8%D1%81%D1%82%D0%B8%D1%87%D0%B5%D1%81%D0%BA%D0%BE%D0%B9%29_%D1%81%D0%BE%D0%B1%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D1%81%D1%82%D0%B8


    La verdad me equivoque de fecha es de 1932 http://ru.wikisource.org/wiki/%D0%98%D0%BD%D1%81%D1%82%D1%80%D1%83%D0%BA%D1%86%D0%B8%D1%8F_%D0%BF%D0%BE_%D0%BF%D1%80%D0%B8%D0%BC%D0%B5%D0%BD%D0%B5%D0%BD%D0%B8%D1%8E_%D0%BF%D0%BE%D1%81%D1%82%D0%B0%D0%BD%D0%BE%D0%B2%D0%BB%D0%B5%D0%BD%D0%B8%D1%8F_%D0%A6%D0%98%D0%9A_%D0%B8_%D0%A1%D0%9D%D0%9A_%D0%A1%D0%A1%D0%A1%D0%A0_%D0%BE%D1%82_7_%D0%B0%D0%B2%D0%B3%D1%83%D1%81%D1%82%D0%B0_1932_%D0%B3._%D0%BE%D0%B1_%D0%BE%D1%85%D1%80%D0%B0%D0%BD%D0%B5_%D0%B3%D0%BE%D1%81%D1%83%D0%B4%D0%B0%D1%80%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B5%D0%BD%D0%BD%D0%BE%D0%B3%D0%BE_%D0%B8%D0%BC%D1%83%D1%89%D0%B5%D1%81%D1%82%D0%B2%D0%B0 aqui el link

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por NSV Liit el Miér Ene 25, 2012 1:35 am

    hendrixmar escribió:
    No creo que ruis se referia a los kulaks alos muertos de hambre si no alos muertos de hambre que trabajaban en los koljos que tenian que aguantar los planes quinquenales.

    Pues hombre, si Rius (que no Ruis) habla de una ley aprobada para evitar el sabotaje de los kulak (o castigarlo), se estará refiriendo a los kulak, digo yo, a no ser que esté intentando confundir, engañar y manipular al lector (que por lo demás, es precisamente lo que hace el tal Rius, al menos con esta cita tan lamentable). Te repito la cita que has indicado tú mismo:


    "¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Como "defensor de ese socialismo", no me he olvidado de la "ley de protección del a propiedad socialista" en ningún momento, pero me da que él tal Rius sí se ha olvidado de la situación en el campo en la URSS a finales de los veinte y comienzos de los treinta.

    Salud

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por hendrixmar el Miér Ene 25, 2012 3:59 am

    NSV Liit escribió:
    hendrixmar escribió:
    No creo que ruis se referia a los kulaks alos muertos de hambre si no alos muertos de hambre que trabajaban en los koljos que tenian que aguantar los planes quinquenales.

    Pues hombre, si Rius (que no Ruis) habla de una ley aprobada para evitar el sabotaje de los kulak (o castigarlo), se estará refiriendo a los kulak, digo yo, a no ser que esté intentando confundir, engañar y manipular al lector (que por lo demás, es precisamente lo que hace el tal Rius, al menos con esta cita tan lamentable). Te repito la cita que has indicado tú mismo:


    "¿pero han olvidado los defensores de ese socialismo, la <ley de protección de la propiedad socialista> promulgada por stalin en 1930, que estableció la pena de muerte y confiscación de sus bienes a todo muerto de hambre que se apropiase de un puñado de grano?"

    Como "defensor de ese socialismo", no me he olvidado de la "ley de protección del a propiedad socialista" en ningún momento, pero me da que él tal Rius sí se ha olvidado de la situación en el campo en la URSS a finales de los veinte y comienzos de los treinta.

    Salud

    No se le ha olvidado lo hablo mas atras de esa cita, intentare escanear todo el libro para publicarlo en el foro que la verdad es importante que lo lean aparte de que es nula su existencia en pdf en google. Te lo mando y lo lees vale no es mucho y es interesante el libro.

    Saludos desde Oaxaca

    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4766
    Reputación : 5461
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por sorge el Miér Ene 25, 2012 1:13 pm

    Rius que es trotkista? lo digo porque en wikipedia dice que es caricaturista, tiene un libro titulado el diablo se llama Trostky que me imagino sera ironia a favor del aludido.
    http://ciria.udlap.mx/1000libros/index.php/Rius_%281934_-_%29

    Contenido patrocinado

    Re: Respuesta de Israel Shamir a Celia Hart y Alan Wood

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:37 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 5:37 am