La madre no controla el parto

Comparte
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

La madre no controla el parto

Mensaje por nunca el Mar Sep 15, 2015 2:36 pm

https://www.elpartoesnuestro.es/
http://www.elmundo.es/salud/2015/09/14/55f1cd3122601d47428b45a5.html?cid=MOTB23701
La madre no controla el parto


-Mujeres y matronas demandan partos más humanizados y un menor uso de la tecnología
-Las reclamaciones se hacen sobre el parto normal, el que 'a priori' no tiene complicaciones
-La tasa de cesáreas y de instrumentalización es más alta de las que recomienda la OMS'
-Las mujeres están perdiendo su capacidad de dar a luz'

En España, la edad media de las mujeres que dan a luz a su primer hijo es de 30 años. A diferencia de lo que ocurre en países en desarrollo, donde sólo reciben atención prenatal el 35% de las gestantes y asistencia al parto el 50%, en nuestro país el 98% de las españolas es atendida por un profesional durante la gestación y el alumbramiento. Esa atención ha hecho que la mortalidad materna haya disminuido y esté en 2,9 muertes por cada 100.000 nacimientos, al igual que la neonatal, que se sitúa en 4,58 muertes por cada 1.000 nacidos en un año. Pero, las buenas cifras obtenidas en supervivencia no son suficientes para muchas mujeres que reclaman una atención menos medicalizada de su embarazo. El retrato de la atención al parto varía en función de dónde viva la mujer. Según el último informe de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, perteneciente al Ministerio de Sanidad, entre 2001 y 2011 el número de cesáreas ha aumentado un 9,5%, ocurriendo en el 21,9% de los partos de atendidos en 2011 en los hospitales públicos. Sin embargo, esta cifra varía por comunidades, oscilando entre el 15,1% en el País Vasco y el 30,1% en la Comunidad Valenciana. VariabilidadSegún un estudio realizado por Adela Recio Alcaide, anterior presidenta de la asociación El Parto es Nuestro y estadística de profesión, además de la variabilidad entre CCAA también hay disparidad de cifras si se comparan centros privados y públicos. «La sanidad privada se caracteriza por realizar sistemáticamente más partos instrumentales que la pública. Basar su actividad en un negocio regido por horarios muy específicos hace que la instrumentalización de los partos sea mucho mayor. Lo raro es que una mujer salga ilesa de una clínica privada», explica. La tasa de cesáreas en el sector privado supera el 30%, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que debe estar en torno al 10%, y no superar nunca el 15%. Otro ejemplo es la evolución de las episiotomías. En la Comunidad Valenciana, una de las pocas que también publica los resultados de los hospitales privados, el porcentaje de partos en los que se realiza esta técnica quirúrgica en la privada es del 72% y en la pública es del 58%, según los datos del estudio publicado en la revista Dilemata. En cuanto a partos instrumentales (aquellos que utilizan forceps o ventosas), alcanzan el 15% en España, según datos de centros públicos, frente al 5% de los que se realizan en Letonia o Lituania. «Pero en los privados es mucho mayor. En cambio, no existe la sensación generalizada entre las mujeres de que esto sea así», explica Recio. «Este intervencionismo no parece justificarse con unos mejores resultados en aspectos como puede ser la mortalidad perinatal o neonatal», asegura Recio. Algo con lo que no está de acuerdo Ángel Aguarón, jefe de servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Gregorio Marañón. «Hay países que tienen una cifra de mortalidad perinatal menor, pero son aquellos en donde se puede practicar un aborto en cualquier etapa del embarazo y esas muertes no se contabilizan dentro de la tasa de mortalidad perinatal. Las cifras españolas abarcan los fallecimientos fetales que se dan a partir de la semana 37 de gestación, los ocurridos intraparto y las muertes durante el posparto, entre los 10 y 20 días después del alumbramiento». Sin embargo, no son los grandes hospitales públicos los que cuentan con unas cifras mayores de instrumentalización, «y eso que los privados acaparan los partos menos complejos», aclara la anterior presidenta de El Parto es Nuestro, asociación en la que participan unas 800 mujeres y que trabaja «codo con codo» con el Ministerio de Sanidad. También lo ha hecho y lo sigue haciendo la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME). «En 2006, el Observatorio de Salud de la Mujer encargó a FAME la elaboración de la Iniciativa al Parto Normal. Nos reunimos matronas de toda España y elaboramos una definición de lo que es un parto normal, porque por entonces había mucha confusión. Al año siguiente, a través del Consejo Interterritorial, se propuso la elaboración de la Estrategia al Parto Normal, que se publicó en 2007, que incluye una serie de recomendaciones», explica Pepa Santamaría, vicepresidenta de FAME. Incumplimiento de protocolosSin embargo, un informe de 2012 publicado por Sanidad mostraba que tan sólo el 15,5% de los centros seguía los protocolos recomendados por este Ministerio para atender a partos normales, entre los que se incluye que el uso de oxitocina durante la dilatación no supere el 5-10% de los casos, la libertad de movimientos de la mujer durante el parto, que el porcentaje de parturientas que tengan una posición de litotomía (tumbada) durante el expulsivo no supere el 30% o que el contacto de piel con piel en las dos primeras horas se de en el 80% de los partos. «En muchos centros no se cumplen. Es una lucha. Precisamente, ahora se está evaluando cuántos cumplen esas recomendaciones y cuántos no», aclara Santamaría.La edad en la que dan a luz las españolas, cada vez más avanzada, el aumento de las técnicas de reproducción asistida y el gran volumen de partos que ciertos hospitales atienden al año, podrían estar detrás de algunas intervenciones. En el Gregorio Marañón, señala Aguarón, «tenemos unos 6.000 partos al año, una media de 20 diarios en verano. No es posible atender demandas totalmente individuales». Tampoco ve factible el plantear un plan de parto: «Me parece un contrasentido. La mujer quiere imponer un procedimiento en un centro público sometido a una alta carga asistencial. Si lo pide en uno privado, es otra cosa». Para Recio, lo más importante es que la información. «Desde la asociación, lo que defendemos es que la mujer de a luz con asistencia sanitaria y su derecho a decidir». De la misma opinión es Santamaría, que señala que la principal desventaja de los avances en la atención al parto ha sido la pérdida de confianza en el cuerpo de la mujer: «El parto debería ser atendido como un proceso fisiológico. Al atenderlo en los hospitales quizás hemos hecho un abuso de la tecnología, los hemos medicalizado y eso resta poder a la mujer. El principal objetivo es que cada mujer tenga el parto que desee, pero sin riesgos. Para ello la información es el primer paso». Algo fundamental, argumenta esta matrona, es que se lleve a cabo una formación continuada de los profesionales. «Cuando se dan talleres y cursos, y se realiza una actualización de los protocolos, el cambio es progresivo. Quizás nuestros gestores se lo tendrían que creer más y ponerlo como objetivo».
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: La madre no controla el parto

Mensaje por nunca el Mar Sep 15, 2015 2:38 pm

No sé por qué pero los párrafos han salido juntos, es la primera vez que pasa.
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: La madre no controla el parto

Mensaje por nunca el Sáb Sep 19, 2015 12:14 am

¿qué opináis de esto?

Las Parteras

La intervención sobre el parto se ha justificado por el mito de que las mujeres morían masivamente en el pasado al parir. Este es otro tópico que no se sostiene en hechos verificables como apuntamos en “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”. Os dejo un extracto:

“En los datos proporcionados por el Catastro de Ensenada, confeccionado en 1750-1752, siempre aparece la categoría viudas con muchas más personas que la de viudos, lo que indica que ya entonces la vida media de las mujeres era superior a la de los varones, como sucede ahora, por cierto. Ello refuta el mito victimista de que fallecían masivamente en los partos, imponente mentira que tiene un contenido machista, pues equivale a descalificar a las muchas mujeres que hacían de parteras, que poseían una pericia y competencia, sin ser especialistas, excelente, de manera que la gran mayoría de los partos eran perfectamente felices y exitosos, sin daño para la madre y el bebé.

Una descripción lúcida y brillante nos lo proporciona el libro “La razón del campo. Vol. 1”, Universidad Rural Paulo Freire. Serranía de Ronda, 2010. En el apartado “El oficio de partera”, que recoge testimonios sobre María Arroyo Serrano, partera en Benalauría (Málaga). Quienes la conocieron dicen de ella que “realizaba todo tipo de trabajos”, que era “mujer fuerte y enérgica”, en lo espiritual tanto como en lo físico, “mujé maravillosa, y siempre la veías riéndose”. Al referirse al cónyuge de María, del cual no consta el nombre, una de las informantes le califica de “más bueno” y dice que “se llevaban muy bien”, negando el tópico del habitual maltrato que sufrieron las féminas en el pasado. El oficio de partera María “lo aprendió sola” y lo realizaba con tanta competencia y eficacia que “no tuvo que lamentar ninguna muerte”. María “siempre (estaba) dispuesta a ayudar, con muy buen humor”, no se conoce el número de partos que atendió pero con seguridad fueron más de setecientos incluyendo partos múltiples, de nalgas y complicados. Que en esas condiciones no tuviera que lamentar ninguna muerte indica que el parto en el pasado no solo fue más digno, más grande y orgulloso, sino también más seguro, pues hoy más del 20% de los mismos terminan en cesárea, es decir, de forma traumática para la madre y el bebé.
En otra sección del libro figura la trayectoria de una segunda partera, María I. Oliver, que ejerció en la Comarca de los Vélez de Almería. Ésta también era muy sabia y experimentada. El libro sigue tratando sobre maternidad y partos a la manera tradicional. Las conclusiones son que estas mujeres, que no eran profesionales y no actuaban por dinero, sino por espíritu de servicio a sus iguales, atendían los alumbramientos con gran competencia, de modo que la mortalidad era muy baja en las madres y en los recién nacidos, digan lo que digan las estadísticas oficiales, manipuladas para servir a la brutal, ineficiente, peligrosa e inhumana medicina del Estado de bienestar. Por supuesto, nada hay en estos trabajos sobre marginación de las mujeres ni acerca de maltratos y similares. De nuevo constatamos que hombres y mujeres vivían en el amor mutuo y en la mutua asistencia”

http://prdlibre.blogspot.com.es/2015/06/las-parteras-la-intervencion-sobre-el.html

avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: La madre no controla el parto

Mensaje por nunca el Dom Oct 18, 2015 9:08 pm


Parirás con dolor

Hace dos años, una amiga mía tuvo que parir en el Hospital Piñeiro de la Ciudad de Buenos Aires. No tenía obra social y muy escasos recursos.

¿Qué recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un parto humanizado?

Entre otras cosas:
No está indicado el afeitado de la región púbica ni las enemas preparto (contrariamente a lo que nos quieren hacer creer).

Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (acostadas boca arriba). Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiera asumir durante el parto. La posición acostada, al ir en contra de la ley de gravedad, dificulta el parto, favorece los degarros, induce prácticas inútiles como la episiotomía (incisión de la vagina y el periné para ampliar la abertura vaginal), aumenta el riesgo de sufrimiento fetal y de la mujer. La única persona favorecida por esta posición no es la parturienta, que puede más bien sentirse humillada (con los genitales expuestos a la vista de todos), sino el personal médico, que así tiene acceso más fácilmente a la zona. Pero ese acceso se justifica solamente en caso de complicaciones. Si el parto va bien, la mujer perfectamente puede estar en cuclillas o como mejor le parezca.

No se justifica el uso rutinario de la episiotomía. La OMS considera que si se practican más de 20% de episiotomía en una maternidad, se puede hablar de "deriva cultural". En Suecia se registran solamente 6% de episiotomías, y no hay más desgarros que en otros países. Es más, muchos estudios ya prueban que la episiotomía no previene ni los prolapsos, ni la incontinencia urinaria, ni los desgarros graves. Incluso, un desgarro puede ser mejor que una episiotomía porque el corte es menos profundo. Sin hablar del hecho de que la episiotomía puede tener graves consecuencias sobre la vida sexual posterior de la mujer, entre la cicatriz que puede ser dolorosa si fue mal cosida o con aguja e hilo gruesos, y que todavía no se conoce bien la fisiología de la vagina, las terminaciones nerviosas del clítoris que recubre la pared de la vagina y su papel en el placer, etc. etc.

Pequeña precisión: se sangra mucho más con una episiotomía que durante una cesárea.

No deben inducirse (iniciarse por métodos artificiales) los partos por conveniencia. La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.
No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.
En Argentina, la ley de Parto Humanizado nº25.929 garantiza el derecho de la mujer parturienta a "estar acompañada por una persona de su confianza y elección". Es decir, esa persona puede ser su marido o compañero, pero también su madre, otro familiar, su compañera si se trata de una pareja homosexual, un/a amigo/a o cualquier persona que la mujer indique.

¿Cómo fue la cosa para mi amiga en el Hospital Piñeiro?

Primero, no dejaron que su marido entrara, porque había cuatro mujeres más en la sala de parto, sin siquiera un biombo o una simple cortina que las separara. Cero intimidad. Cero acompañamiento. Y cero respeto de la ley de Parto Humanizado.

Luego, la pusieron en una camilla, acostada, con las piernas bien abiertas, y... ¡¡le ataron las piernas para que no se moviera y no golpeara al personal médico cuando se estaba retorciendo de dolor!! Estuvo horas así, acostada, atada, inmovilizada, como en una escena de tortura.

Porque claro, como no tenía dinero ni obra social, no le dieron la epidural, por más que la pidió. El trabajo de parto duró 14 horas. Estuvo 14 horas gritando del dolor, atada y sola. Por supuesto, le hicieron una episiotomía. Sin anestesia, le cortaron la vagina con una tijera.
Solamente a las mujeres se les impone tanto sufrimiento. ¿Se imaginan una extracción de dientes en la que digan: "Ah no, sin obra social, se hace sin anestesia"?

Pero la Biblia no dice: "Te extraerán las muelas con dolor".

Finalmente, lo que mi amiga imaginaba como el momento más feliz de su vida, el nacimiento de su hija, que le había costado tanto tener (tuvo dos abortos espontáneos, uno de los cuales a los cinco meses de embarazo), se convirtió en una tortura de la que se quiere olvidar. Cuando le pregunté cómo había sido, me contó rápidamente esos detalles, y luego me dijo: "Prefiero no acordarme". Un momento de júbilo y amor de la pareja se convirtió en una manifestación del horror y de soledad absoluta a la que fue preferible cubrir con el manto de la amnesia.
¿Fue su caso excepcional?

No. Así paren las mujeres pobres en los hospitales públicos en Argentina (aunque tampoco creo que en las clínicas privadas respeten la ley 25.929). Atadas, solas, y sin anestesia, por más que la pidan a gritos.

Para terminar, quiero poner un toque de humor a una situación horrenda. Se trata de un video para explicar a las mujeres que tienen derecho a reclamar no ser acostadas durante el trabajo de parto y durante el nacimiento de su bebé (y a no ser rasuradas, y a no ser atadas, y a no ser infantilizadas).

Es imprescindible que las mujeres conozcan sus derechos, para poder reclamarlos. ¿Cuántas mujeres saben que tienen derecho a parir de otra manera? Prácticamente ninguna. El cuerpo médico ha logrado hacernos creer que esa forma de parir es una necesidad médica. Y que si no respetamos sus reglas, ponemos en riesgo la salud y la vida de nuestro bebé (y la nuestra también). Nuevamente, lo que hace falta de manera urgente es información, para que las mujeres sepan qué es lo que pueden exigir. Sin información, el derecho, simplemente, no existe.

Creo que las imágenes de este video son elocuentes. Sólo poniendo a los hombres en una posición similar es que muchos de ellos pueden llegar a entender la situación:



PD: Dos notas que salieron hace más de diez años en el diario español El País pero que, lamentablemente, siguen siendo de actualidad, allá y acá: Parir sin contemplaciones y Una mesa para comodidad el tocólogo.
http://elpais.com/diario/1998/11/01/sociedad/909874801_850215.html
http://elpais.com/diario/1998/11/01/sociedad/909874803_850215.html

http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2009/11/pariras-con-dolor.html

Contenido patrocinado

Re: La madre no controla el parto

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 7:35 am