¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Comparte

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 13, 2015 1:28 pm

    2º parte
    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2015/08/29/hacia-una-nueva-historia-de-las-relaciones-de-genero/

    La otra cara de la moneda

    Como ya hemos señalado, el sistema pone a los hombres en el centro, pero no con el fin de “dominar” sino con el de emplearlos en beneficio de la comunidad (o de unas élites, según el caso). De ahí que esta posición central vaya acompañada de los reclutamientos forzados para ir a la guerra, de los trabajos forzados por parte del Estado o los señores, y que se le hiciera responsable de mantener tanto a su esposa como a los miembros de su familia. Por ejemplo en las Partidas de Alfonso X el Sabio y las Leyes de Toro encontramos entre las obligaciones del cabeza de familia:

    -Proveer a la esposa según la riqueza de cada uno (Partida III, título II, ley V)
    -Proveer a los hijos. La mujer es responsable de los hijos hasta los tres años (imaginamos que por la lactancia), después esa responsabilidad pasa a ser exclusivamente del padre (Partida IV, título XIX, ley III).
    -Proveer a los padres y abuelos. Al contrario que el resto, ésta no era específica para el hombre, pero lo fue en la práctica como administrador de los recursos familiares (dote), particularmente después de la licencia marital (Partida III, título II, ley II y Partida IV, título XIX, ley IV).
    -Proveer a los nietos y/o bisnietos si los padres no podían hacerlo (Partida IV, título XIX, ley IV). El texto inicial indica que la responsabilidad es masculina pero el ejemplo posterior es neutro. Sin embargo, queda claro que el responsable es el hombre cuando leemos una disposición similar en la Partida IV, título XI, Ley VIII.
    -Dotar a las hijas. No puede responsabilizarse a la hija de dotarse a sí misma si el padre puede hacerlo. Tampoco puede responsabilizarse a la madre en ningún caso, salvo que la hija sea cristiana y la madre no (Partida IV, título XI, Ley VIII).
    -Dotar a las nietas y bisnietas, si el padre no puede dotarlas ni ellas puede dotarse a sí mismas (íbidem).
    -Proveer a los hijos ilegítimos (Partida IV, título XIX, ley V). Éstos se consideran sólo del padre porque aunque la mujer cometiera adulterio, su hijo era adjudicado al marido y considerado legítimo. Es decir, también está obligado a mantener a los hijos ilegítimos de la esposa. La diferencia es que los hijos ilegítimos del padre no heredan de la madre (Ley de Toro 9).
    -Por otra parte, tanto en el judaísmo (mezonot) como en el Islam existen disposiciones similares para proteger y proveer a la esposa, entre otros miembros de la familia.

    Cuando el Estado tenía poco poder y alcance, algo común en muchos lugares de las sociedades pasadas, la protección tanto de la familia como de la propiedad recaían principalmente en los hombros del varón. Los gobiernos o Estados, a fin de que el hombre pudiera cumplir con su deber como protector o proveedor, también le proporcionaban las herramientas necesarias, como por ejemplo una mayor autoridad sobre el resto de miembros de la familia, o la habilidad de administrar la dote de su esposa, según la sociedad. Claro que había restricciones: en España la mujer podía exigir la restitución de la dote si su marido la despilfarraba o si se separaba de él, por poner un ejemplo (Partida IV, título XI, ley XXIX).

    Los hombres, en resumen, se consideraban activos para mantener y hacer funcionar la sociedad, ya fuera luchando en la guerra, pagando impuestos o trabajando para mantener a las familias y el orden social. Debido a esta visión del hombre como productor y protector, no existían (ni existen) leyes especiales para su protección por razón de sexo, como sí existían (y existen) con la mujer. Esto podemos comprobarlo en la disparidad legal que hay actualmente en torno a las víctimas de la trata, que el hombre deba mantener a su esposa después de terminado el matrimonio, que no existan ayudas para padres solteros en algunos países donde sí las hay para las madres, que sean abandonados para morir en zonas de conflicto mientras se rescata a mujeres y niños, que la ONU no haya reconocido la violencia sexual hacia hombres en conflictos armados hasta el año 2013 y un largo etcétera.

    No todos los hombres, sin embargo, eran capaces de aguantar estas cargas (o no querían aguantarlas), por lo que siempre ha habido quienes abandonaron a sus esposas e hijos, por ejemplo en España al viajar a América sin la intención de volver, tema también tratado en esta bitácora.

    Control de la sexualidad

    Claro que no se podría terminar de explicar la historia de las relaciones de género sin entrar en el control de la sexualidad. En la mayoría de las sociedades, la femenina está más controlada que la masculina, y la razón se suele atribuir de forma simplista al deseo de control masculino, cuando hay explicaciones mucho más plausibles.

    La responsabilidad y el sacrificio masculino por la familia no era una tarea fácil, pero si el hombre se involucra en ella es generalmente porque espera como mínimo trabajar para una descendencia que es suya. Recordemos que la ley otorgaba al marido la paternidad de cualquier hijo nacido en el matrimonio fuera suyo o no (por ejemplo aquí en el artículo 141), con las obligaciones que conlleva, por lo que el adulterio femenino causaba una enorme disrupción en la herencia. Sin embargo, los hijos ilegítimos del hombre podían ser o no reconocidos, ya que la maternidad siempre era segura, pero la paternidad no. De ahí que la infidelidad femenina fuera considerada como una amenaza más grave para la familia que la masculina, y que conllevara mayores penas (aunque como veremos más adelante, esta regla no era uniforme).

    Uno de los indicadores que los hombres utilizaban para determinar la probable infidelidad de la esposa era su promiscuidad antes del matrimonio. Una mujer virgen (o que se la supusiera como tal) no estaría embarazada cuando se realizara el enlace matrimonial, pero con una promiscua o que hubiera tenido relaciones, sería necesario esperar varios meses a que no estuviera con un compañero para asegurarse de que no llegara al enlace embarazada. Y si la cultura en particular censura las relaciones prematrimonales, una ruptura de la conducta sexual apropiada en ese momento (fornicación) haría al marido anticipar una ruptura de la conducta sexual apropiada una vez casados (adulterio). De ahí que una forma de ataque empleada por las mujeres para desprestigiar a sus rivales románticos sea acusarlas de comportamientos promiscuos.

    En un contexto donde no existían pruebas de paternidad ni métodos anticonceptivos tan fiables como los actuales, puede esperarse esta preferencia por las mujeres vírgenes, o al menos castas. Por otra parte, un hijo concebido fuera del matrimonio, que puede no ser reconocido por el padre, haría que fuera mucho más difícil para la mujer encontrar marido y supondría una carga económica para su familia, quien intentará asegurarse de que ello no ocurra.

    No olvidemos, sin embargo, que las mujeres también participaron de este sistema por sus propias razones. Como los académicos Roy F. Baumeister y Jean M. Twenge señalaron, al convertir el sexo un bien escaso, aumentaba el valor de éste, que podía emplearse como herramienta de negociación para obtener favores o bienes de los hombres. En casos extremos, esta supresión femenina de la propia sexualidad podía conllevar a terribles excesos como la ablación, práctica intrafemenina en la que los hombres se encuentran casi siempre excluidos (pueden encontrar más detalles en este artículo sobre el tema).

    La razón de por qué hay hombres que rechazan como pareja a las víctimas de violación es más difícil de incorporar en este esquema, porque quizá no sea un fenómeno específico de género. Como hemos visto en esta bitácora, también hay hombres violados que han sido abandonados por sus parejas femeninas.

    Todo esto no quiere decir, sin embargo, que la sexualidad masculina no tuviera control alguno. En Occidente, la Iglesia consideraba de igual gravedad las infidelidades masculina y femenina. De hecho la investigación de Sara McDougal reveló que en la Francia tardomedieval las autoridades perseguían más el adulterio masculino. En otro artículo también traté las leyes controlaban la sexualidad masculina y cómo en muchos casos sus penas eran incluso mayores. Todo esto sin olvidarnos de la circuncisión, que históricamente se consideró un método para disminuir el deseo masculino y que fue reintroducida en los Estados Unidos a inicios de los años 20 como un remedio para frenar la masturbación.

    Conclusión

    Siempre me ha parecido extraño que se hable de un sistema “para beneficiar al varón” cuando se envía regularmente a los hombres a la muerte o a los trabajos forzados, constituyen la mayoría de las muertes laborales o de los sin techo, por poner algunos ejemplos señalados. Parece bastante más razonable pensar que la principal motivación de este sistema era defender y mantener el grupo (dependiendo de los casos, también enriquecerlo y/o expandirlo). Esto se haría tanto a costa de los hombres como de las mujeres, ya que en el pasado los intereses del grupo se anteponían a los individuales.

    El sacrificio del grupo, sin embargo, muchas veces podía ser secuestrado por una élite que en principio debería dirigirlo, provocando revueltas y revoluciones.

    Pero no todo era sacrificio, también se otorgaban privilegios a cada sexo: al hombre un mayor estatus y poder en el área de lo público, y a la mujer una mayor protección y poder en el área de lo privado. Un ejemplo de esto último lo encontraríamos en la costumbre china y japonesa (también existente en muchos lugares de Occidente hasta hace poco) de que el esposo entregue su salario a la mujer para que lo administre en el hogar, o que ésta deba ser mantenida de por vida en caso de divorcio.

    Anexo. Otros artículos sobre la historia de las relaciones de género

    Hasta aquí el resumen de este modelo alternativo para explicar las relaciones de género. Como señalé al inicio de la entrada es imposible captar todos los matices de esta evolución en un artículo y no es necesariamente aplicable a todas las culturas, sino a las más extendidas. La intención no es otra que demostrar la existencia de explicaciones alternativas al desarrollo de las relaciones de género sin recurrir al simplismo de que todo se debía a un interés de los hombres por explotar a las mujeres.

    En la sección de comentarios iremos añadiendo información relevante para modificar aspectos de esta entrada y añadir otras explicaciones. Mientras tanto, les dejo con otros artículos aquí publicados que desafían la versión imperante sobre las relaciones de género.

    Poder femenino en el pasado (I)

    Autoridad masculina vs poder femenino: el caso de Carrie Nation
    El poder femenino en el matrimonio tradicional: los casos de India, China y Japón
    Doce hombres son circuncidados a la fuerza en Kenia a petición de sus esposas (es actual pero nos ayuda a comprender estas dinámicas)
    Poder femenino en el pasado (II): mujeres empujando a hombres a ir a la guerra

    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (I, sociedades germano-escandinavas)
    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (II, sociedades árabes preislámicas)
    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (III, cultura corsa y otras)
    Las plumas blancas: hombría, guerra y coacción femenina
    Guerra y género: la instigación femenina
    Aprobación y comisión de la violencia: el caso de las mujeres en la Hispania prerromana
    El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente
    Cómo se trataba la violencia doméstica en el pasado

    La violencia doméstica en la época romana
    La violencia doméstica en Castilla durante la Baja Edad Media
    La violencia doméstica en la Edad Media y Moderna
    La violencia doméstica en el pasado
    Control de la sexualidad masculina en el pasado

    Circuncisión y control de la sexualidad masculina
    El control de la sexualidad masculina en la España medieval y la América colonial
    Sufrimiento masculino y violencia contra el varón

    Opresión masculina en la Historia: el trabajo forzado
    Deudas de sangre y la opresión del varón en Oriente Medio
    Ataques con ácido en Colombia: las víctimas olvidadas (incluye algunas notas sobre la historia del fenómeno)
    Los hombres lapidados en Irán (y otros países islámicos)
    Los hombres en la Historia
    Otros artículos de interés

    La doncella en apuros y el hombre desechable: del tradicionalismo al feminismo
    El mito del padre tiránico
    Caza de brujas y denuncias falsas: lecciones para el presente
    Hombres y sentimientos: la verdadera historia
    ¿Por qué existía una licencia marital en la Edad Moderna? La explicación histórica frente a la explicación moral
    Los amantes autorizados de las aristócratas casadas en la España del Siglo XVIII
    ¿Sometida o protegida? La infantilización de la mujer y los roles de género en el pasado

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Lun Sep 14, 2015 5:36 pm

    El feminismo como lobby: soluciones ideológicas vs soluciones pragmáticas para la violencia en la pareja

    Publicado el julio 19, 2014 por Carlos Rodríguez

    En mi última entrada publiqué el correo electrónico que envié a la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid, la Fundación ANAR y al propio programa No te cortes, donde preguntaba por qué esta iniciativa no incluía a varones adolescentes en relaciones heterosexuales o a quienes mantenían relaciones homosexuales. No recibí respuesta de las dos primeras, pero desde el propio programa si tuvieron la amabilidad de darme una contestación. Paso a publicarla aquí para después ofrecer mi propio análisis.

    Estimado Carlos,

    Sin negar que existen otras manifestaciones de violencia en nuestra sociedad, la Dirección General de la Mujer sólo tiene competencias en la atención a las víctimas de una de esas manifestaciones: la violencia de género.

    Como seguro conocerá, la violencia de género es definida en nuestra legislación -de forma coherente con las definiciones que hacen los organismos internacionales- como:

    1. La violencia ejercida sobre las mujeres por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia. Es una manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. (Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género).

    2. Toda agresión física o psíquica a una mujer, que sea susceptible de producir en ella menoscabo de su salud, de su integridad corporal, de su libertad sexual, o cualquier otra situación de angustia o miedo que coarte su libertad. Asimismo, se considera violencia de género la ejercida sobre los menores y las personas dependientes de una mujer cuando se agreda a los mismos con ánimo de causar perjuicio a aquélla. Incluye todas las manifestaciones de violencia ejercidas sobre la mujer, como expresión de la discriminación, la situación histórica de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, y no se limita al ámbito de las relaciones de pareja o ex pareja, sino que da cabida a otros supuestos como las agresiones y abusos sexuales contra la mujer, la mutilación genital femenina, el acoso sexual en el ámbito laboral, la inducción a una mujer a ejercer la prostitución, el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual, etc. (Ley 5/2005, de 20 de diciembre, Integral contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid).

    Esta es la razón por la que el Programa “No te cortes”, impulsado por la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid, atiende a chicas víctimas de violencia de género en sus relaciones de pareja, así como a sus familias. Sin embargo, para atender a las víctimas de otros tipos de violencia, existen servicios y programas impulsados por otras unidades directivas, como por ejemplo, el Programa LGTB, de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid (PIAHT).

    Un cordial saludo,

    Subdirección General de Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género Dirección General de la Mujer

    El hipervínculo no forma parte de la respuesta pero lo he añadido para que puedan comprobar que el programa ofrece ayuda general a este colectivo, pero no existe una iniciativa como No te cortes que trate la violencia en la pareja dentro de las relaciones homosexuales.

    En cualquier caso mi crítica no se concentrará en el programa No te cortes o en la Dirección General de la Mujer, que como ven siguen los principios dictados tanto por el gobierno como por los organismos internacionales, sino que tratará principalmente sobre la utilización de la “violencia de género” como un concepto excluyente para apartar del discurso y la ayuda a víctimas de la violencia en la pareja que no forman parte de dicha definición. De ahí que cuando se utilizó el concepto de “violencia de género” para condenar a una mujer que maltrató a su pareja homosexual cundiera el malestar entre los círculos feministas: la ley estaba pensada para ser excluyente y así reafirmar el discurso feminista, no para proteger a todo el mundo. Ni siquiera a todas las mujeres.


    Revisemos la definición de violencia de género ofrecida en la respuesta del programa:

    La violencia ejercida sobre las mujeres por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

    Como pueden ver, esta definición considera que automáticamente toda violencia ejercida por parte del hombre hacia la mujer en una relación de pareja puede (o debe) ser clasificada como violencia de género. Es decir, se trata de “una manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres.”

    A esto cabe preguntarse, ¿es toda la violencia del varón hacia la mujer en las relaciones de pareja “violencia de género”? Sin excluir la posibilidad de que haya casos en los que efectivamente así sea, ¿no puede haber otros donde este tipo de violencia tenga un origen distinto? Al fin y al cabo también existen mujeres maltratadoras, así como homosexuales que maltratan a sus parejas. ¿No cabe acaso la posibilidad de que existan causas comunes en estos cuatro escenarios?

    D.G. Dutton y T. Nichols, entre otros investigadores, afirman que hay diversas causas de la violencia en la pareja que son comunes a hombres y mujeres, por ejemplo: psicopatologías, dependencia emocional, incapacidad para controlar la agresividad, alcoholismo, déficit de habilidades sociales, lesiones en la cabeza, correlatos bioquímicos, disposición mental, sensación de impotencia, falta de recursos, estrés, historial familiar (violencia experimentada en la infancia, por ejemplo). Y a todas ellas yo añadiría una más: depresión, que puede desembocar en comportamientos abusivos e incluso violencia, y donde el alcoholismo suele ser un síntoma y no una causa.

    Dutton, D.G. & Nicholls, T. (2005) The gender paradigm in domestic violence research and theory: The conflict of theory and data. Aggression and Violent Behavior, 10 , (6), 680 – 714. [Full Text Version]

    Ninguno de estos factores constituyen una excusa para el maltrato físico o psicológico, pero muestran que hay todo un terreno de investigación en cuanto a la violencia en la pareja que va más allá del concepto “violencia de género”. Incluso cuando se utiliza la violencia con objeto de controlar a la pareja, tampoco podemos llegar a la conclusión de que en todos los casos sea causa del machismo, pues esta misma razón también se da con frecuencia entre las mujeres maltratadoras (p. 5). Si el deseo de controlar emana, por ejemplo, de los celos, no podemos atribuirlo en este caso a razones que sean necesariamente de género.

    Con todo esto no pretendo decir que la violencia de género, basada en premisas sexistas, sea inexistente. Lo que quiero decir es que, como veremos más adelante, parece tratarse de una fracción de toda la violencia que se da en las parejas, y que al definir la totalidad de la violencia del hombre hacia la mujer en relaciones íntimas como “violencia de género” se está no sólo excluyendo a otros grupos sino también limitando y obstaculizando investigaciones que podrían ser de ayuda para tratar el problema cuando se realiza por parte del hombre hacia la mujer.

    Un ejemplo de esto podemos encontrarlo en el modelo Duluth, empleado en Estados Unidos para rehabilitar a los maltratadores (entre otros ámbitos de actuación). Dicho modelo se basa en el dogma feminista de que todo maltrato del hombre hacia la mujer es necesariamente violencia de género, y que por tanto la solución pasa por educar al maltratador para que identifique y corrija su programación machista. Pues bien, un estudio del gobierno del estado de Washington investigó su efectividad en la reincidencia de los maltratadores y determinó que por lo general no tenía impacto alguno sobre los mismos (p. 12) y que por tanto no podía considerarse “basado en evidencia [empírica]” (p. 6), un hallazgo consistente con anteriores estudios (p. 12) mientras que otro tipo de terapias consiguieron reducir la reincidencia en un 33% (p. 6).

    Lo interesante es que para tratarse de un modelo de rehabilitación carente de evidencia científica, es requerido por Washington y otros 25 Estados por ley, y ha sido imitado en al menos 17 países, incluyendo España.

    A todo esto cabe preguntarse ¿por qué es requerido por ley un modelo que no se basa en la evidencia? ¿Por qué es imitado en otros países? Y más importante aún, ¿por qué existe toda una legislación como la Ley Integral contra la Violencia de Género (LIVG) que gira en torno estos conceptos, e iniciativas institucionales como el programa No te cortes?

    Como Emilio Prieto y otros han señalado en varias ocasiones, el feminismo actual es un lobby, o actúa como tal: un grupo que presiona al gobierno para avanzar sus intereses y que en este caso tiene tentáculos que se extienden desde la ONU (ONU Mujeres, entre otras organizaciones) hasta los medios de comunicación, pasando por el mundo universitario. Se trata, en realidad, de uno de los lobbies más exitosos, en cuanto a que ni la opinión pública ni la prensa, generalmente, lo reconocen como tal. Veamos un ejemplo para clarificar a lo que me refiero.

    Ante las masacres cometidas con armas de fuego legalmente adquiridas en Estados Unidos, como la de Sandy Hook, la solución propuesta por la Asociación Nacional del Rifle (NRA) ha sido la de extender el uso de armas de fuego a la mayor parte de la población posible. Es decir, más armas. El razonamiento es que como la mayoría de la población son ciudadanos responsables, más personas armadas podrían estar listas para acabar de inmediato con los pistoleros que cometen estas carnicerías, en lugar de hallarse indefensos. Para ello emplean artículos propios y estudios de académicos simpatizantes, además de presionar al gobierno para retirar fondos a investigaciones que puedan mostrar resultados contrarios.

    No voy a entrar en si la NRA tiene o no razón en cuanto a las armas de fuego, tema que no pertenece a este blog, sino que voy a concentrarme en su modus operandi como lobby y en la reacción del público con respecto a éste. Si un estudio financiado por la NRA o la industria armamentística concluyera que la solución al problema de los asesinatos provocados por armas de fuego fuera, como se ha indicado anteriormente, más armas de fuego, incluso un acérrimo partidario de esta medida podría concluir con un “qué otra cosa podrían decir, si son ellos quienes han patrocinado el estudio”. Y a buen seguro si llegara a los medios de comunicación, no sólo sería recibido como un estudio partidista, sino que los propios medios darían cabida a artículos con posiciones contrarias.

    En el caso que nos atañe, sin embargo, cuando la rama feminista de una institución como por ejemplo ONU Mujeres o The White House Council on Women and Girls publica sus propios estudios y anuncia más que cuestionables resultados, proponiendo como solución más feminismo o más medidas feministas para que el dinero del Estado siga fluyendo en la misma dirección, la población por lo general no piensa, como en el caso de la NRA “qué otra cosa podrían decir, si son ellos quienes han realizado el estudio”, sino que asume sus resultados como ciertos e imparciales, probablemente debido a que los medios de comunicación también los asumen sin ningún tipo de crítica y sin exponer puntos de vista o resultados contrarios de otros estudios. Todo esto pese a que académicas como Christina Hoff Sommers han denunciado la falsificación y manipulación de datos en los estudios feministas y que otros investigadores como Murray Strauss hayan denunciado numerosas tácticas para suprimir los estudios de violencia doméstica que mostraban resultados diferentes a los sugeridos por las teorías de la violencia de género, incluyendo la eliminación de fondos para dichas investigaciones (método 6). Aunque no tenemos que irnos a Estados Unidos para encontrar este tipo de problemas, el propio Llorente Acosta, antiguo Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el ya desaparecido Ministerio de Igualdad, llegó a fabricar estadísticas de suicidio para que se ajustaran a sus tesis.


    Última edición por nunca el Lun Sep 14, 2015 5:39 pm, editado 1 vez

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Lun Sep 14, 2015 5:37 pm

    2º parte.
    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/07/19/el-feminismo-como-lobby-soluciones-ideologicas-vs-soluciones-pragmaticas-para-la-violencia-en-la-pareja/
    Con el programa No te cortes volvemos a ver este círculo vicioso que apenas es cuestionado:

    El feminismo realiza un estudio con dinero de los contribuyentes utilizando como guía sus principios ideológicos (por ejemplo preguntar sólo a las mujeres sobre la violencia experimentada, y a los hombres sobre sus agresiones), generalmente con sectores académicos afines.
    Los resultados se publican en los medios de comunicación, también afines, sin que exista ninguna opinión investigadora alternativa o punto de vista crítico.
    Se formulan propuestas al gobierno basadas en los resultados de dichas investigaciones (si esto no se hizo ya en el punto 1) o las propias instituciones feministas adoptan las conclusiones y/o propuestas de dicho estudio.
    Las propuestas o conclusiones del estudio se utilizan para crear programas sociales bajo el auspicio de una institución feminista (como la Dirección General de la Mujer), también a cargo de los contribuyentes, o se transforman en una iniciativa legislativa. En ocasiones los mismos estudios se utilizan para otras propuestas.
    Veamos ahora la teoría aplicada a la práctica.

    Para empezar el programa No te cortes se basa principalmente en el estudioIgualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia, donde se pregunta a las chicas cómo han sido maltratadas (p. 135) y a los chicos cómo han maltratado (p. 139), eliminando así la posibilidad de que se exploren las opciones inversas para que sus resultados se alineen con la línea tradicional de la violencia de género. El estudio, como era de esperar, fue parte de un convenio realizado entre la Universidad Complutense y el Ministerio de Igualdad, esta última una institución feminista, y presentado por el propio Llorente Acosta (p. 11), autor anteriormente mencionado.
    Las conclusiones de dicho estudio fueron publicadas en medios de comunicación afines sin mostrar un ápice de crítica.
    Se formulan propuestas al gobierno basadas en los resultados de dichas investigaciones. En este caso fueron incluidas en el propio estudio (p. 387-412).
    Finalmente el programa No te cortes, utilizando las conclusiones del estudio citado como justificación, ve la luz sin oposición alguna.
    Hablando en términos coloquiales, el feminismo institucional “lo guisa y se lo come”, enviando la factura al contribuyente, aunque no sin la ayuda de los medios de comunicación y sectores académicos afines.

    Con todo esto no vengo a negar los méritos haya tenido el feminismo, ni que algunas de sus propuestas sean más o menos razonables. Ahora bien, cuando se trata de abordar temas como la violencia en la pareja, no es responsable por parte de un gobierno el introducir legislaciones tan controvertidas como la LIVG, que ofrecen soluciones ideológicas basadas en premisas carentes de evidencia, en lugar de soluciones pragmáticas que contemplen teorías alternativas. Especialmente si la solución escogida implica eliminar la presunción de inocencia del varón e imponer distintas penas en función al sexo del agresor, atendiendo nuevamente a criterios puramente ideológicos para violar el principio constitucional de igualdad entre los sexos. Si el origen del maltrato en un hombre se encuentra en la depresión, quizá combinada con alcoholismo, y la terapia que se le ofrece en lugar de atajar estos problemas se limita a una “reprogramación feminista”, es bastante probable que dicho hombre vuelva a maltratar a otra mujer (o como ocurre con frecuencia, a la misma mujer). Por tanto las soluciones ideológicas tampoco servirían a las víctimas, sino a los bolsillos de quienes se lucran esgrimiéndolas como el remedio de todos los males.

    Se pueden mantener las protecciones que la LIVG ofrece a las mujeres, pero también podrían extenderse a los varones y a las parejas homosexuales, algo que considero debería aplicarse a programas como No te cortes. El gran obstáculo para ello es que la línea ideológica de los estudios e instituciones involucradas perciben el problema como algo que los hombres hacen a las mujeres, excluyendo necesariamente a otro tipo de víctimas y victimarios, algo que requeriría de modelos teóricos alternativos.

    En conclusión, las soluciones ideológicas se imponen sobre las pragmáticas porque como se ha demostrado, el feminismo actúa como un lobby. Y cuando los lobbies ganan la partida éste tiende a ser uno de sus resultados: aplicamos una solución a la violencia en la pareja que, además de excluyente por motivos ideológicos, sólo se aplica a una fracción de todos los casos que afectan a este tipo de violencia, criminalizando al varón y estableciendo una desigualdad jurídica. La misma dinámica excluyente y exclusiva, aunque de carácter mucho más limitado, se aplica también a otros programas como el de No te cortes.

    La lección que debemos extraer de todo esto es simple, y muchos de nosotros ya lo hacemos: reconocer que la óptica feminista en cuanto a problemas de género es sólo un ángulo entre los muchos que pueden adoptarse, con sus defectos y sus virtudes (que también las tiene), y advertir cuándo el feminismo actúa como un lobby. Porque el fin no justifica los medios, y porque los derechos de la mitad de los ciudadanos no deberían quedar al capricho de instituciones que descartan soluciones viables para justificar su visión del mundo y servirse a sí mismas.




    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Vie Sep 25, 2015 7:43 pm

    ¿Por qué la violencia de mujeres contra varones no es violencia de género?

    En una entrada anterior sobre la violencia de género y el mito de las falsas denuncias, había dicho que la violencia de mujeres contra varones no es violencia de género, y había prometido dar una explicación al respecto.

    Si no saben precisamente lo que es el género, si creen que "género" es sinónimo de "sexo", les aliento a leer la entrada que escribí al respecto antes de seguir adelante con ésta.

    Si leyeron la entrada en cuestión, o si ya saben lo que es el género, entenderán entonces que el género no hace referencia al varón o a la mujer, al sexo biológico, sino a "lo masculino" y "lo femenino" tal como son definidos socialmente.

    Por ende, cuando se habla de violencia de género, no se habla de la violencia de un sexo contra otro, sino de la violencia perpetrada por una persona que pertenece al género dominante contra una persona que pertenece al género dominado.

    Y resulta que en nuestra sociedad, el género masculino es el dominante, y el género femenino es el dominado.

    Si una mujer es asesinada en un tiroteo en la calle porque justo pasaba por ahí, o si un ladrón mata a una mujer en un intento de robo, no se trata de violencia de género, porque no se la mató por ser mujer.

    Ahora, si un varón pega o mata a su pareja, por celos, o porque ella lo quería dejar, es violencia de género, porque ese varón usa su posición dominante para castigar a una persona que tiene una posición "inferior".

    ¿Inferior por qué? Pues porque a las mujeres se les enseña a ser más sumisas, dulces, comprensivas, no violentas; entienden, por ejemplo a través de la televisión, que su cuerpo está a disposición de los varones, lo cual conlleva una serie de actitudes y reacciones en situaciones de violencia.

    Y a los varones, se les enseña que tienen un poder sobre el cuerpo de las mujeres, que cuando dicen "no", hay que escuchar "sí"; cuando los niños ven mujeres desnudas en gigantografías en la calle, en los programas de televisión, etc., entienden que una mujer es un bello objeto que puede ser usado como mejor les parezca.

    O sea, niños y niñas reciben constantemente mensajes contradictorios: por un lado les hablan de igualdad de género, igualdad en la ley, etc., pero, por el otro, la sociedad les manda imágenes de mujeres sumisas y de varones dominadores, como por ejemplo cuando un niño mira debajo de las faldas de una niña.

    En la palabra "violencia de género", por lo tanto, hay una idea de dominación, de poder. La psicoanalista Eva Giberti lo explica así en el diario Página/12:

    "En la familia, la tradición patriarcal insiste en hacerles creer a los hombres y a las mujeres que el género femenino es una propiedad privada y que, por lo tanto, el varón puede tomar decisiones corporales sobre ella, puede golpearla, puede violarla y, sobre todo, exigirle que lo sirva. En los casos de violencia física, los golpeadores no son hombres con antecedentes policiales porque no se pelean con otros, pegan sólo a su mujer, o a veces a sus hijos, lo que demuestra que no son enfermos, sino que lo que tienen es necesidad de disfrutar del abuso de poder".

    ¿Por qué dije, en otra entrada, que la violencia de una mujer contra un varón no es violencia de género?

    Pues porque detrás del gesto de una mujer violenta, no hay toda una sociedad que haya alentado ese gesto, esa mujer no usó su posición de género dominante en la sociedad para imponer lo suyo a una persona en posición de dominación.

    Un varón que golpea a una mujer, en cambio, hizo caso a un sistema que lo "alienta" a ser violento, y lo hace para marcar su territorio, para demostrar que él es el dueño de la vida de esa mujer, desfigurándola, quemándola, matándola.

    Yo hasta me atrevería a decir que ese varón también es víctima de la sociedad sexista que lo crió, pero es un pensamiento muy criticado, ya que desresponsabiliza de alguna manera a los varones violentos. A ver si después pasa eso:


    Con todo esto, en todo caso, no se niega que la violencia de mujeres contra varones exista. Claro que existe. Claro que hay que castigar a una mujer violenta, claro que hay que tomar en serio a los varones que denuncian a sus parejas mujeres por golpearlos.

    Es más, es absolutamente necesario reconocer que las mujeres también pueden ser violentas, por dos motivos: 1) para proteger correctamente a sus víctimas y 2) para terminar con el estereotipo de la mujer dulce, abnegada e incapaz de hacer el mal porque "da la vida", un estereotipo tan peligroso como cualquier otro.

    Negar que las mujeres también puedan ser violentas parte del mismo razonamiento sexista, el mismo esencialismo, que atribuye cualidades distintas por naturaleza a varones y mujeres.

    En ese sentido, los estudios que empieza a haber a nivel sociológico sobre la violencia de las mujeres son, a mi entender, muy bienvenidos.

    Pero no se puede equiparar la violencia de las mujeres con la violencia de género, simplemente porque no parte del mismo mecanismo, no tiene las mismas causas, ni el mismo origen, ni la misma explicación (ni tampoco, lógicamente, la misma amplitud).

    En el caso de una mujer que es violenta contra su pareja varón, no se trata de violencia de género, porque su género y el género de su pareja no pueden explicar esa violencia. O sea, hay que buscar el origen de esa violencia en otro lugar.

    Por ejemplo, en el caso de una mujer de clase alta violenta contra su jardinero, tampoco se trata de violencia de género, sino de violencia de clase: ahí está el origen de esa violencia, la pertenencia a una clase que se cree con poderes sobre otra, la cual, por su lado, integró la idea de que es inferior y se somete.

    Por eso también es tan difícil que una mujer golpeada deje a su pareja, porque esa mujer integró la idea de que "está bien así", "algo habrá hecho para merecerlo", y de que por ser mujer, tiene que bancarse esas cosas.

    Y por eso es tan difícil luchar contra la violencia de género: no se trata simplemente de poner a los culpables en la cárcel, sino de modificar la mentalidad patriarcal y sexista en la que somos criados desde la panza misma (este blog apunta precisamente a explicar cómo se construye esa mentalidad patriarcal y sexista).

    Para eso, hay que reconocer que el sistema sexista, binario, que opone masculino y femenino, que habla de "sexos complementarios", es el origen de todas las violencias de género. Algo que la inmensa mayoría de la gente no está dispuesta a aceptar, porque haría tambalear el mundo tal y como siempre lo conocieron.

    http://bastadesexismo.blogspot.fr/2012/01/por-que-la-violencia-de-mujeres-contra.html



    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Vie Sep 25, 2015 10:12 pm

    Ahora, si un varón pega o mata a su pareja, por celos, o porque ella lo quería dejar, es violencia de género, porque ese varón usa su posición dominante para castigar a una persona que tiene una posición "inferior".

    En todo esto hay una cosa que no me cuadra, ¿por qué ella está en una posición inferior? Si es por una cuestión de potencia física, ¿quiere decir que cualquier persona con potencia física superior a la media tendrá una presunción de culpabilidad perpetua y las personas más débiles tendrán presunción de veracidad?

    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 6892
    Reputación : 7311
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Razion el Sáb Sep 26, 2015 12:09 am

    nunca escribió:
    Ahora, si un varón pega o mata a su pareja, por celos, o porque ella lo quería dejar, es violencia de género, porque ese varón usa su posición dominante para castigar a una persona que tiene una posición "inferior".

    En todo esto hay una cosa que no me cuadra, ¿por qué ella está en una posición inferior? Si es por una cuestión de potencia física, ¿quiere decir que cualquier persona con potencia física superior a la media tendrá una presunción de culpabilidad perpetua y las personas más débiles tendrán presunción de veracidad?

    No leí el hilo ni la discusión que se viene dando, sólo este comentario. Un abogado lo podría explicar mejor, pero me han comentado -policías-, que una persona que agreda -o que se pelee- a otra en inferioridad de "potencia" física, entrenamiento, etc, tiene las de perder. Viene un gil, te bardea, le rompés la cabeza y pesas 50 kg más de músculos que el tipo, y vas en cana -para hacerla corta y burda-. Lo mismo si tenes experiencia en defensa personal, ponele. Es como pelear con un nene supongo.


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Duende Rojo el Sáb Sep 26, 2015 12:22 am

    Más que presunción de culpabilidad... Digamos que la culpabilidad o la responsabilidad es mayor... Por ejemplo, si a ti te pega un tío cualquiera le cae la multa que sea. Ahora, si el que te pega es un luchador profesional, un militar o alguien con alguna formación reglada de lucha cuerpo a cuerpo, se le cae el pelo, pueden ser penados por asesinato en grado de tentativa, ya que se juzga como si usaras un arma.

    A los hombres sobre la mujer nos lo aplican parecido.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Sáb Sep 26, 2015 2:35 pm


    Más que presunción de culpabilidad... Digamos que la culpabilidad o la responsabilidad es mayor...
    Exacto, no me refiero a la gravedad del delito sino a la presunción de culpabilidad. En ese tipo de casos que mencionáis que yo sepa se sigue manteniendo la presunción de inocencia, no existe nada de "relaciones de poder por potencia física" a nivel legal como si existe en la LOVDG por cuestión de sexo.

    Que lo me molesta de todo esto es que la violencia doméstica contra las mujeres (y la violencia en general), un asunto un poco más complejo a la hora de conocer las causas, se reduzca y simplifique de una manera demagógica con el argumento de " un varón pegó/mató a una mujer, ergo, violencia machista/de género en el 100% de los casos, y hace falta leyes misándricas para proteger a las muejres".

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Duende Rojo el Sáb Sep 26, 2015 3:22 pm

    Pues ahí lo llevas... Si tu novia llama a la policía y dice que la has pegado, solo con su palabra vas preso 24 horas, y en un juicio tienes las de perder. Que la violencia contra las mujeres sea un tema serio desde luego no tiene porqué significar dejar al hombre desprotegido sin garantías de juridicas.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Sáb Sep 26, 2015 4:12 pm

    http://www.forocomunista.com/t29254p110-existe-el-hembrismo#389391
    Razvi escribió:Acabo de encontrar un documento (desconozco si ha sido previamente publicad aquí) que habla de las injusticias de la LVG actual. https://docs.google.com/document/d/1Rjq47nY37plZCIxFq3MEOqWMK9UyC5LN4YWKG3BUwug/edit?hl=en_US

    Os copio lo más importante.

    Vulneración derechos fundamentales de la LVG 2004:
    • Presunción de inocencia.
    • Inviolabilidad del domicilio.
    • Derecho a asistencia jurídica real.
    • Juicio sin dilaciones.
    • Derecho a tutela efectiva.
    • Derecho a asistencia médica.
    • Derecho a ser informado de acusación.
    • Derecho a Habeas Corpus.


    • Denuncias 2007 a 2010 470.706
    • Sentencia condenatorias 5.184 (1,10%)

    "Éxito" actual LVG (4T 2010) según CGPJ:
    • Hombres denunciados. 25.574
    • Hombres condenados con el 100% de las garantías legales. 1.525 (5,96 %)

    Os recomiendo que leáis los datos íntegramente.
    Qué os parece todo esto?

    http://www.forocomunista.com/t29254p110-existe-el-hembrismo#389421
    Likos escribió:Lo interesante de todo esto, es que parece que han creado un negocio a cuenta de mantener la desigualdad entre hombres y mujeres, quedando el primero desamparado en la justicia, siendo denunciado por maltratador o si denuncia por maltratado.

    La verdad es que es preocupante la falta de igualdad ante ley en casos.





    Un saludo.

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Duende Rojo el Sáb Sep 26, 2015 4:25 pm

    Razion escribió:
    nunca escribió:
    Ahora, si un varón pega o mata a su pareja, por celos, o porque ella lo quería dejar, es violencia de género, porque ese varón usa su posición dominante para castigar a una persona que tiene una posición "inferior".

    En todo esto hay una cosa que no me cuadra, ¿por qué ella está en una posición inferior? Si es por una cuestión de potencia física, ¿quiere decir que cualquier persona con potencia física superior a la media tendrá una presunción de culpabilidad perpetua y las personas más débiles tendrán presunción de veracidad?

    No leí el hilo ni la discusión que se viene dando, sólo este comentario. Un abogado lo podría explicar mejor, pero me han comentado -policías-, que una persona que agreda -o que se pelee- a otra en inferioridad de "potencia" física, entrenamiento, etc, tiene las de perder. Viene un gil, te bardea, le rompés la cabeza y pesas 50 kg más de músculos que el tipo, y vas en cana -para hacerla corta y burda-. Lo mismo si tenes experiencia en defensa personal, ponele. Es como pelear con un nene supongo.

    A ver, también depende de la situación... Si tú puedes alegar defensa propia, no tienes las de perder, creo que siempre y cuando avises que tienes una formación en lucha. En España, y supongo que todo el mundo, los que son cinturón negro de artes marciales están obligados por ley a advertirlo ante cualquier posible pelea.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    reodeltiempo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 12
    Reputación : 26
    Fecha de inscripción : 26/11/2014
    Edad : 31
    Localización : Oviedo, Asturias, España

    En España no hay agresiones físicas por violencia de género

    Mensaje por reodeltiempo el Dom Sep 27, 2015 2:18 pm


    En España la llamada violencia de género que se refiere a las agresiones físicas no es violencia de género, es violencia de pareja, pues nadie agrede a otra persona por el hecho de ser hombre o ser mujer, sino que se agrede a la otra persona por ser la propia pareja. La causa raíz de todo esto es la sociedad monógama, sobre la que se sustentan luego otras crueles motivaciones y circunstancias que hacen posibles los malos tratos.


    Esto es fácilmente contrastable cuando nos damos cuenta de que también hay malos tratos entre parejas del mismo sexo sin que sea necesaria una diferenciación de género.

    Violencia machista sería si hubiese hombres que pegasen palizas por la calle a mujeres por el hecho de ser mujeres, al igual que condenamos como violencia racista cuando un grupo de cabezas rapadas agrede a una persona por ser de una raza distinta.

    Si en una pareja un hombre negro pega a una mujer blanca eso no es ni machismo ni racismo, es violencia de pareja.

    Reo del Tiempo
    En España no hay agresiones fisicas por violencia de genero.

    http://reodeltiempo.blogspot.com.es/2014/05/no-existe-la-violencia-de-genero.html?m=1

    Panycirco
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 52
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Panycirco el Dom Sep 27, 2015 5:09 pm

    A ver.... unas cosillas así de memoria sobre la ley de violencia de género.

    La ley está creada para defender a la parte débil, en este caso la mujer maltratada, de la misma forma que el derecho laboral defiende a los trabajadores frente al empresario.
    ¿Alguien puede decirme en que parte de la ley pone que sólo que con la denuncia de la mujer ya te encierran en el calabozo? ¿Algún protocolo social, sanitario o policial que diga que las primeras medidas a tomar son encarcelar al denunciado?

    Por lo que yo tengo entendido(igual me equivoco), las medidas que se toman están siempre orientadas a la protección de la mujer. Existe una valoración del riesgo por parte de un equipo y a partir de ahí se toman las medidas oportunas, que pueden ir desde una llamada de control, a la mujer, el alejamiento del denunciado,con incomunicación hacia la mujer denunciante, y sólo en el caso de detectarse un riesgo extremo la detención preventiva. También se incluyen diferentes tipos de escolta y protección.
    Igual consideramos mejor que el hombre reciba una notificación por correo para que así pueda tener la oportunidad de asesinar a la mujer.
    Si la denuncia conlleva automáticamente detención y con el testimonio de la mujer basta para una condena, ¿por qué hay mujeres que han sido asesinadas con una denuncia de malos tratos interpuesta?

    Los datos sobre denuncias/condenas que exponéis presentan una lógica perversa, esto es, como con el testimonio de la mujer pueden condenarme, si existe un bajo porcentaje de condenas es porque hay un montón de denuncias falsas. Bueno esto es directamente mentira, las denuncias falsas representan un porcentaje ínfimo. Si no se da un alto porcentaje de condenas es porque no sirve únicamente con el testimonio de la mujer, sino que hacen falta más indicios. Por otra parte muchas mujeres no declaran en el juicio por miedo. También se retiran denuncias o no se denuncia directamente porque "mujer, ¿como vas a hacerle eso?".

    Por otra parte, se llama violencia de género porque es violencia de género. Viene de la consideración machista de que el hombre adquiere derechos sobre la mujer, por el hecho de tener o haber tenido una relación afectiva.
    La violencia doméstica es la que se da en el hogar y puede ser tanto de padres a hijos de hijos a padres, entre parejas del mismo sexo y también de una mujer a un hombre.

    Que haya más hombres asesinados por terrorismo patronal responde a la estructura del llamado sistema patriarcal, que asigna unos roles de género, ¿cuántas mujeres son educadas, por ejemplo, para trabajar en la obra o con maquinaria pesada, cuántas para combatir en el ejército? La guerra se ha presentado como patrimonio exclusivo de los hombres, a pesar de que los hechos demuestran que las mujeres están tan preparadas para combatir como los hombres, (las mujeres que combatieron en la Gran Guerra Patria o más recientemente las YPG kurdas).

    El problema viene de considerar que sólo existe una opresión, ya sea de clase o de género, cuando se complementan una a la otra. El patriarcado se ha desarrollado a través de multitud de sistemas productivos, incluidos aquellos con una propiedad comunal, pero con un acceso diferencial a los recursos y el poder. Por lo tanto es evidente que los hombres sufren explotación, como también lo es que existe una dominación de género del hombre hacia la mujer, su acceso al trabajo se ha ido desarrollando o retrocediendo en función de las necesidades económicas, en estos años de crisis capitalista se está dando un proceso de aumento de la pobreza femenina.

    ¿Cuántos de vosotros habéis tenido miedo de volver a casa solos por la noche por lo que pudiera pasar? Que si vas provocando, que si eres una "calientapollas"... Tener que aguantar que echen la culpa a una mujer cuando es asesinada... Son cosas a tener en cuenta.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 27, 2015 5:52 pm

    La ley está creada para defender a la parte débil, en este caso la mujer maltratada, de la misma forma que el derecho laboral defiende a los trabajadores frente al empresario.
    ¿Alguien puede decirme en que parte de la ley pone que sólo que con la denuncia de la mujer ya te encierran en el calabozo? ¿Algún protocolo social, sanitario o policial que diga que las primeras medidas a tomar son encarcelar al denunciado?

    Menudo argumento, hablas como si la chica estuviese a las órdenes del chico solo por ser chica. No hay por donde cogerlo.

    Da igual lo que diga la ley, lo que importa son los hechos.


    Por lo que yo tengo entendido(igual me equivoco), las medidas que se toman están siempre orientadas a la protección de la mujer. Existe una valoración del riesgo por parte de un equipo y a partir de ahí se toman las medidas oportunas, que pueden ir desde una llamada de control, a la mujer, el alejamiento del denunciado,con incomunicación hacia la mujer denunciante, y sólo en el caso de detectarse un riesgo extremo la detención preventiva. También se incluyen diferentes tipos de escolta y protección.
    Todo eso se podría hacer sin utilizar el término misándrico "de género", y ampliándose a todos los casos, como la agresión mujer-hombre y las parejas homosexuales, igualdad ante la ley simplemente.

    Los datos sobre denuncias/condenas que exponéis presentan una lógica perversa, esto es, como con el testimonio de la mujer pueden condenarme, si existe un bajo porcentaje de condenas es porque hay un montón de denuncias falsas. Bueno esto es directamente mentira, las denuncias falsas representan un porcentaje ínfimo.

    ¿Las denuncias falsas o las que se demuestran que son falsas? ¿Entonces por qué en muchos casos los abogados recomendaban alegar VDG para acelerar los trámites de divorcio, y, a ser posible, que ella sea más beneficiada en las custodias y bienes?

    Si no se da un alto porcentaje de condenas es porque no sirve únicamente con el testimonio de la mujer, sino que hacen falta más indicios. Por otra parte muchas mujeres no declaran en el juicio por miedo. También se retiran denuncias o no se denuncia directamente porque "mujer, ¿como vas a hacerle eso?".

    Lo cual demuestra que este tipo de asuntos no se solucionan con leyes discriminatorias.


    Por otra parte, se llama violencia de género porque es violencia de género. Viene de la consideración machista de que el hombre adquiere derechos sobre la mujer, por el hecho de tener o haber tenido una relación afectiva.
    Una consideración profundamente subjetiva.


    Que haya más hombres asesinados por terrorismo patronal responde a la estructura del llamado sistema patriarcal, que asigna unos roles de género, ¿cuántas mujeres son educadas, por ejemplo, para trabajar en la obra o con maquinaria pesada, cuántas para combatir en el ejército? La guerra se ha presentado como patrimonio exclusivo de los hombres, a pesar de que los hechos demuestran que las mujeres están tan preparadas para combatir como los hombres, (las mujeres que combatieron en la Gran Guerra Patria o más recientemente las YPG kurdas).
    En la escuela no se educa a los chicos para eso, otra cosa son los roles culturales.

    Es cierto, pero son excepciones, la realidad histórica demuestra que la carne de cañón en la guerra ha sido casi exclusivamente masculina.


    El problema viene de considerar que sólo existe una opresión, ya sea de clase o de género, cuando se complementan una a la otra. El patriarcado se ha desarrollado a través de multitud de sistemas productivos, incluidos aquellos con una propiedad comunal, pero con un acceso diferencial a los recursos y el poder. Por lo tanto es evidente que los hombres sufren explotación, como también lo es que existe una dominación de género del hombre hacia la mujer, su acceso al trabajo se ha ido desarrollando o retrocediendo en función de las necesidades económicas, en estos años de crisis capitalista se está dando un proceso de aumento de la pobreza femenina.
    Otra vez lo mismo, no es opresión, son roles masculinos y femeninos cada uno con sus ventajas e incovenientes.

    La pobreza femenina es un mito, la mayoría de los sin techo son varones, y esto no quere decir que no exista la pobreza femenina, sino que por una cosa u otra la cosa está igualada.

    ¿Cuántos de vosotros habéis tenido miedo de volver a casa solos por la noche por lo que pudiera pasar? Que si vas provocando, que si eres una "calientapollas"... Tener que aguantar que echen la culpa a una mujer cuando es asesinada... Son cosas a tener en cuenta.

    Es cierto, eso por desgracia ocurre, pero también es cierto que en caso de peleas la carne de cañón será masculina.

    Y ya de paso te aconsejo que leas otros hilos de este subforo que te pueden aportar más información sobre este tema.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 27, 2015 6:54 pm

    Pasó once meses en la cárcel por ocho denuncias falsas de maltrato de su ex pareja

    Llegó a denunciar una agresión cuando el hombre estaba en la cárcel
    Pedía ayuda en televisión para no ser la próxima víctima mortal
    El hombre impondrá ahora una demanda por daños y perjuicios

    Perdió el trabajo y penó once meses en la cárcel en aplicación de la legislación contra violencia de género. Su ex pareja se paseó de plató en plató de televisión rogando para que no lo dejaran salir de prisión porque temía por su vida y la de sus hijos. Ahora, un juez acaba de archivar la causa.

    José Antonio, que reside ahora en Umbrete, no ahorra críticas a un sistema judicial que «ha fallado» estrepitosamente en su caso, al enviarlo a prisión durante casi un año por unos delitos que ahora un juez dice que no ha cometido.

    «Lo he perdido todo y tengo que empezar ahora de nuevo, es muy duro, pero se ha acabado», sostiene José Antonio, que no ve a su hijo desde que comenzó la batería de denuncias en su contra. «Está con su madre y ella le ha influido en mi contra», se lamenta.

    El supuesto maltratador que no lo era trabajaba, antes de que comenzara la batalla con su esposa, en el sector de la construcción. Tenía una empresa de pulimentos que perdió, como buena parte de su vida. Por ello, aseguró que la Ley de Violencia de Género «no me parece bien, los hombres estamos indefensos, yo he sido una víctima».

    El juzgado de Violencia Doméstica de Sevilla ha dado carpetazo al caso contra J. A. S. B., de 39 años. No sólo eso, sino que la maquinaria de la Justicia se ha girado en redondo para deducir testimonio -inicio del proceso legal- contra su compañera R. V. D. por un presunto delito de denuncia o acusación falsa. Pero los once meses de cárcel y el sufrimiento desde diciembre de 2005 nadie se lo va a resarcir.

    El juzgado ha llegado a la conclusión de que las lesiones denunciadas por su compañera en ocho denuncias entre diciembre de 2005 y abril de 2008 se las causó ella misma con un cúter o en cualquier caso no las pudo cometer el acusado.

    Madre de dos hijos pequeños, la denunciante proclamó en televisión que no sabía "cómo pedir protección para no ser la próxima en la lista" de mujeres asesinadas por su pareja.

    Fernando Retamar, abogado defensor del denunciado, ha lamentado en declaraciones a Efe que su cliente haya pasado once meses en prisión preventiva debido a estas falsas denuncias, pese a los numerosos testimonios que tenía a su favor, entre ellos 1.200 firmas de apoyo de sus vecinos en La Rinconada.

    El juzgado de Violencia Doméstica, en un auto al que ha tenido acceso Efe, explica que una parte de las agresiones no pudo cometerlas el denunciado porque, según demostró mediante testigos, esos días estaba fuera de Sevilla y, respecto a la presuntamente cometida el 8 de marzo de 2007, se encontraba en prisión.

    Dice el juez que no sólo hay dudas sobre la forma en que se produjeron los hechos denunciados, sino por la "evidente falta de verosimilitud de la denunciante".

    El auto se basa en el informe forense sobre la agresión supuestamente ocurrida el 21 de enero de 2008, en el que se recoge que las lesiones de la mujer "están todas situadas en la cara anterior del cuerpo, zonas accesibles para la interesada".

    Además, las heridas que presentaba en el cuello "son difícilmente producidas en una situación de forcejeo, las del antebrazo y muslo son paralelas, difícilmente producidas en una situación de forcejeo en que dos personas se están moviendo continuamente y mantienen posiciones diferentes".

    Por ello, el forense concluía que "no se puede descartar la característica autolesiva de las lesiones descritas", según recoge el auto, que además se refiere a que el acusado estuvo ese día localizado en Umbrete, una localidad del Aljarafe sevillano, según certificó la Policía.

    El 12 de junio de 2007, la mujer presentó una nueva denuncia contra la madre de su compañero que también concluyó con una sentencia absolutoria en el juzgado de instrucción 13 de Sevilla, añade el juez.

    Además, un informe de la Unidad de Valoración Integral del Daño (UVIG), especializada en violencia de género, dio cuenta del "escaso grado de verosimilitud de las denuncias presentadas por la perjudicada" pues su testimonio "tiene poca veracidad, destacando su inconsistencia, las contradicciones y la escasa concreción de su relato".

    El afectado ha anunciado a Efe que va a presentar a su vez una demanda por los daños y perjuicios causados para que su ex compañera "pague la parte del daño que ha causado", ya que cuando estuvo en la cárcel perdió su trabajo y le ha costado encontrar otro.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/31/andalucia_sevilla/1243764411.html


    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 27, 2015 6:59 pm


    La polémica de las denuncias falsas en España

    Publicado el marzo 1, 2013 por Carlos Rodríguez

    Las denuncias falsas es un tema que despierta pasiones en España, país que ha experimentado una acelerada influencia del feminismo institucional en la última década. Unos dicen que no se denuncia lo suficiente. Otros, que buena parte de esas denuncias son falsas. La Fiscalía General del Estado declaró que las denuncias falsas son un 0,01% del total (unas 19 por año). Y por supuesto hay quienes recelan de esta estadística. ¿Dónde se encuentra la verdad? Veamos el siguiente gráfico:



    Fuente: El País

    De las 328.045 denuncias que terminaron en sentencia, 120.048 fueron absolutorias. Es decir, el acusado fue declarado  inocente. Esto pudo pasar por dos razones:

    1.La denuncia fue auténtica pero no hubo pruebas suficientes para demostrar que el acusado era culpable
    2.La denuncia era falsa y fue desestimada por falta de pruebas

    A estas denuncias hay que añadir las que fueron retiradas y que por tanto no terminaron en sentencia: 84.935. La retirada de estas denuncias también pudo ocurrir por dos motivos:

    1.La denuncia era auténtica pero la víctima terminó retirándola porque temía repercusiones por parte del maltratador o por otros motivos.
    2.La denuncia era falsa y fue retirada para evitar repercusiones legales

    En resumen, tenemos un total de 204.983 denuncias que podrían ser auténticas o falsas, un número muy cercano al de las 207.997 que han sido probadas como auténticas (aunque recordemos que en estas últimas también se incluyen condenas por agresiones psicológicas menores, como por ejemplo  insultos). Si sumáramos ambas cifras (sentencias retiradas y que terminaron en sentencia), la combinación de denuncias retiradas y absolutorias representaría un 49,6% del total, con las denuncias condenatorias (probadas) siendo el 50,4%. Si se incluyeran las denuncias retiradas de los años 2005 y 2006, sobre las que no tenemos datos -como puede apreciarse en el gráfico-, supondrían más de 50% del total.

    Ahora imaginemos que de esas 204.983 denuncias retiradas y absolutorias, la mitad fueran denuncias falsas. Porque al fin y al cabo el hombre y la mujer tienen la misma disposición para hacer el mal. Nos encontraríamos con 102.491 denuncias falsas de un total de 412.980. Eso supondría un 24,8% del total. Es decir. Una de cada cuatro.

    En cualquier caso, se aproxime o no este número a la verdad, parece claro que la cifra de denuncias falsas tiene el potencial de ser bastante superior al 0,01%, que son las denuncias falsas condenadas como tales en un tribunal.

    Me pregunto por qué no es posible modificar la ley de forma que todavía ofrezca justicia y seguridad para las mujeres maltratadas sin destruir la vida de hombres inocentes en el proceso y frenando los abusos potenciales de la legislación actual. Pregunto a los lectores: ¿es un problema de recursos del Estado?, ¿de voluntad política?

    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/03/01/la-polemica-de-las-denuncias-falsas-en-espana/

    Panycirco
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 52
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Panycirco el Dom Sep 27, 2015 9:13 pm

    Menudo argumento, hablas como si la chica estuviese a las órdenes del chico solo por ser chica. No hay por donde cogerlo.
    Da igual lo que diga la ley, lo que importa son los hechos.

    Igual deberías pensar lo que conlleva una situación de maltrato, la mujer maltratada no está en una situación de igualdad, esto debería tener ni que recordarse.
    Revisa tu mensaje nº29 que te das la respuesta tu sólo
    "¿Inferior por qué? Pues porque a las mujeres se les enseña a ser más sumisas, dulces, comprensivas, no violentas; entienden, por ejemplo a través de la televisión, que su cuerpo está a disposición de los varones, lo cual conlleva una serie de actitudes y reacciones en situaciones de violencia.

    Y a los varones, se les enseña que tienen un poder sobre el cuerpo de las mujeres, que cuando dicen "no", hay que escuchar "sí"; cuando los niños ven mujeres desnudas en gigantografías en la calle, en los programas de televisión, etc., entienden que una mujer es un bello objeto que puede ser usado como mejor les parezca.

    O sea, niños y niñas reciben constantemente mensajes contradictorios: por un lado les hablan de igualdad de género, igualdad en la ley, etc., pero, por el otro, la sociedad les manda imágenes de mujeres sumisas y de varones dominadores, como por ejemplo cuando un niño mira debajo de las faldas de una niña.

    En la palabra "violencia de género", por lo tanto, hay una idea de dominación, de poder. La psicoanalista Eva Giberti lo explica así en el diario Página/12:

    "En la familia, la tradición patriarcal insiste en hacerles creer a los hombres y a las mujeres que el género femenino es una propiedad privada y que, por lo tanto, el varón puede tomar decisiones corporales sobre ella, puede golpearla, puede violarla y, sobre todo, exigirle que lo sirva. En los casos de violencia física, los golpeadores no son hombres con antecedentes policiales porque no se pelean con otros, pegan sólo a su mujer, o a veces a sus hijos, lo que demuestra que no son enfermos, sino que lo que tienen es necesidad de disfrutar del abuso de poder".


    Todo eso se podría hacer sin utilizar el término misándrico "de género", y ampliándose a todos los casos, como la agresión mujer-hombre y las parejas homosexuales, igualdad ante la ley simplemente.

    Todo eso que dices está recogido en la ley de violencia doméstica, se ha redactado una ley para este colectivo específico porque presenta más casos y hacen falta medidas específicas.



    ¿Las denuncias falsas o las que se demuestran que son falsas? ¿Entonces por qué en muchos casos los abogados recomendaban alegar VDG para acelerar los trámites de divorcio, y, a ser posible, que ella sea más beneficiada en las custodias y bienes?

    ¿Qué abogados hacen eso? ¿dónde dice que el proceso es más rápido? siguen teniendo que demostrarse los malos tratos.

    Lo cual demuestra que este tipo de asuntos no se solucionan con leyes discriminatorias.
    Es lo que estamos tratando de debatir si la ley es injusta o no.


    Una consideración profundamente subjetiva.
    El racismo es la consideración subjetiva de que una raza es superior a otra y no por ello es menos racismo


    En la escuela no se educa a los chicos para eso, otra cosa son los roles culturales.
    Es cierto, pero son excepciones, la realidad histórica demuestra que la carne de cañón en la guerra ha sido casi exclusivamente masculina.
    La superestructura no solo se basa en la educación formativa (escolar, universitaria), la educación se produce en el proceso de socialización.
    Esos ejemplos servían para demostrar que la mujer tiene la misma capacidad para combatir que un hombre.

    Otra vez lo mismo, no es opresión, son roles masculinos y femeninos cada uno con sus ventajas e incovenientes.
    La pobreza femenina es un mito, la mayoría de los sin techo son varones, y esto no quere decir que no exista la pobreza femenina, sino que por una cosa u otra la cosa está igualada.

    http://www.forocomunista.com/t20651-hacia-un-entendimiento-del-patriarcado-como-sistema-de-opresion-texto-de-v-i-r-u-t-a-publicado-en-2012-en-la-web-genero-con-clase?highlight=patriarcado



    Es cierto, eso por desgracia ocurre, pero también es cierto que en caso de peleas la carne de cañón será masculina.

    Y ya de paso te aconsejo que leas otros hilos de este subforo que te pueden aportar más información sobre este tema.

    Era solo un ejemplo para que intentarais poneros en algunas de las situaciones que viven las mujeres.
    Ya los estuve leyendo.

    Panycirco
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 52
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Panycirco el Dom Sep 27, 2015 9:23 pm

    El machismo impune

    El machismo es desigualdad; la desigualdad, abuso; el abuso llega a la discriminación conforme se mantiene en el tiempo; y la discriminación así instaurada recurre a la violencia para conseguir la sumisión a un modelo abusivo y violento. Y todo ello es injusticia, injusticia social que nace de las referencias culturales que nos hemos dado para convivir.

    Por todo ello, el machismo y los machistas se benefician de la impunidad que nace de las dudas que interesadamente se generan sobre la realidad de la violencia de género. Un ejemplo lo tenemos en el reciente informe del Observatorio del CGPJ sobre las denuncias y las principales actuaciones judiciales en materia de violencia de género a lo largo de 2014. Si tomamos alguno de sus datos para hacer un boceto de la realidad, nos encontramos con la siguiente imagen:

    126.742 denuncias a lo largo del año, es decir, 347 al día.
    18.775 órdenes de protección, a pesar de que sólo se conceden un 57.2% de las solicitadas, lo cual supone que cada día 51.4 mujeres tienen que ser protegidas de manera directa ante la amenaza de sus parejas.
    59.041 medidas de protección; o sea, 161 diarias, contemplando, fundamentalmente, el alejamiento del hombre con el que convivían estas mujeres, porque si se mantienen cerca, lo más probable es que vuelva a agredirlas.
    28.365 condenas al año, indicando que cada día, 77 de los hombres denunciados son condenados.
    Todo ello refleja sólo una parte del problema, puesto que la Macroencuesta de 2011 recogió que la verdadera dimensión de la violencia de género no son las 126.742 denuncias, sino las 593.038 mujeres que la sufren. Es decir, las 1624 mujeres que cada día son agredidas por los hombres con los que comparten o han compartido una relación, un número muy superior al de las denuncias, como también evidenciaron las macroencuestas anteriores.

    Tomando como referencia esa realidad social -no sólo la judicial-, el número de condenas representa un 4.8% de todos los casos. O lo que es lo mismo, que de todos los maltratadores reconocidos por sus víctimas sólo el 4.8% es condenado por la violencia ejercida. El 95.2% restante no son condenados.

    Sólo desde la impunidad se puede entender que la violencia de género no disminuya y que, tal y como reflejan las macroencuestas de 2006 y 2011, haya aumentado como consecuencia de la transformación que están protagonizando las mujeres y de la resistencia que muchos hombres están oponiendo, incluso por medio de la violencia, para que todo siga bajo la idea del siempre. Cada uno de esos casi 600.000 maltratadores se atreve a utilizar la violencia contra la mujer con la que comparten la relación, porque perciben esa impunidad y porque se sienten apoyados por las justificaciones que al mismo tiempo culpabilizan a las mujeres y las acusan de denunciar falsamente. De ese modo, hacen de la impunidad no sólo un resultado, sino una razón para continuar con la desigualdad, los privilegios y la violencia.

    Quedémonos sólo con lo más grave, con esas 28.365 condenas al año en un contexto de violencia que, además, da lugar a unos 60 homicidios de mujeres. Sólo estos resultados objetivos ya serían un drama en cualquier sociedad justa, y con toda seguridad originarían una reacción intensa contra las circunstancias que los produjeran, máxime si se trata de un hecho que se repite año a año. Pero que 28.365 hombres sean condenados por maltratar a las mujeres con las que mantienen una relación basada en el afecto y el amor y que 60 de ellos asesinen cada año a estas mujeres, no es un problema social lo suficientemente grave para que se produzca esa reacción. En cambio, esa misma sociedad cómplice con su silencio y su normalidad, sí toma la palabra con la voz grave de los portavoces del machismo para señalar la otra parte y darle un significado que encaje en sus ideas.

    El posmachismo habla de que las condenas representan el 22.4% de las denuncias, y el significado que le dan es que el resto, ese 77.6% restante, son denuncias falsas, y lo hacen con la única prueba de que han sido interpuestas por "mujeres contra hombres", porque "ya se sabe" que las mujeres son malas y perversas" y los "hombres, buenos, honrados", como dice el Derecho al referirse al "buen padre de familia". Y se quedan tan tranquilos en su razonamiento y, por supuesto, ni siquiera dicen algo sobre la barbaridad que suponen esas "sólo" 28.365 condenas y los 60 homicidios, una actitud que los desenmascara en su estrategia y revela su interés por mantener la violencia de género en el rincón oscuro del hogar donde ha estado siempre, para defender así el machismo como principal argumento para mantener la impunidad y los privilegios.

    El problema no son las denuncias falsas, sino la sociedad falsa que calla y se mantiene pasiva cuando sólo se denuncia un 21.4% de la violencia de género, y cuando del total de los casos denunciados sólo se condena un 22.4%; o sea, el 4.8% del total que ya hemos comentado, a pesar de los más que evidentes datos sobre la realidad de la violencia de género. Por supuesto que no todos los casos deben acabar en una sentencia condenatoria si los elementos probatorios no son los suficientemente objetivos como para romper la presunción de inocencia, a diferencia del posmachsimo, que condena a las mujeres como autoras de un delito de denuncias falsas. Aquí no condenamos a los hombres, pero sí decimos que los hombres maltratadores no pueden quedar impunes, y que muchos quedan por un problema de investigación y de valoración de la prueba.

    Una sociedad que justifica la violencia de género, que cuenta con un 3% de población que afirma que es aceptable en "algunas ocasiones" (Eurobarómetro, 2010), que hace que aumenten las mujeres que retiran la denuncia, que responde disminuyendo la concesión de órdenes de protección solicitadas -y todo ello mientras continúan los homicidios y las agresiones-, es una sociedad falsa que dice estar en contra de esta violencia, pero que no hace lo suficiente para erradicar esta violencia y la desigualdad que la genera. Veamos algunos datos que demuestran el déficit en la respuesta y no la falsedad de la violencia de género, como intenta confundir el posmachismo.

    Los datos son rotundos, porque hacen referencia a las mujeres asesinadas por sus parejas; no creo que nadie pueda dudar de la realidad de la violencia de género cuando se expresa como homicidio. Veamos dos de ellos. El primer dato que llama la atención de 2014 es que entre las mujeres asesinadas, un 31.5% había denunciado con anterioridad, la cifra más alta, sólo superada por unas décimas en el ya lejano 2006. El segundo es que de estas mujeres que confiaron en el sistema y denunciaron -aunque al final fueron asesinadas mientras otros hombres decían que habían "denunciado falsamente"-, un 5.6% habían retirado la denuncia antes de ser asesinadas, algo que los posmachistas utilizan como demostración de la falsedad, cuando, como se puede ver, sólo es parte de la violencia y de las presiones que existen sobre las mujeres que denuncian.

    Por otra parte, las mujeres que fueron asesinadas habían solicitado una medida de protección en el 18.5%, pero sólo les fue concedida al 16.7%. Es decir, que a pesar de pedir una protección conscientes de que estaban en una situación de riesgo, en lugar de creerlas y de estudiar a fondo sus circunstancias, se concluyó que no era para tanto y no se adoptó ninguna protección. Todo indica que no eran las mujeres las que mentían o exageraban cuando al final fueron asesinadas, lo mismo que no es cierto que denuncien falsamente cuando sufren violencia y nos las matan.

    ¿A quién creemos¿ Al posmachismo que dice que las mujeres denuncian falsamente con la única prueba de que quien interpone la denuncia "es mujer", y que habla del 80% de denuncias falsas cuando la Fiscalía General del Estado recoge que representan el 0'010%? ¿A la sociedad en la que a pesar de las agresiones y homicidios sólo un 1% entiende que la violencia de género es un problema grave (Barómetros del CIS), a esa sociedad que es incapaz de proteger a las mujeres que denuncian, hasta el punto de que un 31'5% son asesinadas después de haberlo hecho -en parte porque no las creen y no conceden las medidas de protección que solicitan- o que permite que siga aumentando la retirada de denuncias, incluso cuando son asesinadas (en 2013 el 1'9% de las mujeres asesinadas había retirado la denuncia, y en 2014 lo había hecho el 5'6%, ¡3'7 puntos más!)?

    ¿O creemos a quienes ponen de manifiesto cómo la desigualdad ha normalizado la violencia y su significado, a quienes muestran que la primera respuesta es dudar de la mujer y no creerla, a quienes nos enseñan que la respuesta a la violencia de género es insuficiente, incluso en los casos de homicidio, a los que ponen de manifiesto que los argumentos posmachistas son falsos?

    Al margen de los datos objetivos que hemos expuesto, está claro que no podemos creer a quien dice que la violencia de género es aceptable, ni a quien intenta manipular los datos para presentar la respuesta aún insuficiente de una sociedad que quiere acabar con esta violencia, como demostración de una irrealidad que sólo está en su deseo.

    La violencia de género existe, y lo hace con una dimensión que lleva a que sólo se denuncien un 21.4% de los casos, y a que se condene al 4.8% de los agresores, dejando al 95.2% restante en la impunidad. Lo que necesitamos es mejorar los recursos y la investigación en cada uno de los casos, además de la respuesta para que las mujeres puedan salir de esta situación a través de la atención, la recuperación y la denuncia, algo que los machistas temen, porque significaría el fin de sus privilegios y de su impunidad.
    Así de simple.

    http://www.huffingtonpost.es/miguel-lorente/machismo-impune_b_6968790.html

    Panycirco
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 52
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Panycirco el Dom Sep 27, 2015 9:24 pm

    Violencia machista sin cárcel
    Sólo el 14% de los condenados es recluido; 22.487 hacen 'trabajos para la comunidad'

    14.000 cometieron delitos de hasta cinco años de prisión, pero la mayoría no ingresó

    Tras la Seguridad Vial, la violencia de género es la categoría con más penas alternativas


    El 86% de los condenados por violencia de género no ingresa en prisión, sino que ve sustituidas sus penas de prisión por trabajos en beneficio de la comunidad. Así, menos de dos de cada 10 culpables de violencia machista entra en la cárcel. De las 28.275 condenas que los juzgados dictaron en el año 2013 por delitos de violencia contra la mujer, según datos del Consejo General del Poder Judicial, 4.058 significaron el ingreso en prisión, es decir, el 14,3%, según Instituciones Penitenciarias. Así, 24.217 condenados por violencia sobre la mujer no pisaron la cárcel. Y de ellos 22.487 cumplieron su sentencia con «trabajos en beneficio de la comunidad».

    Este último dato referido a los condenados por violencia de género que no están en la cárcel aparece en el borrador del Informe 2014 del Observatotrio Estatal de Violencia sobre la Mujer, que está a punto de ser publicado.

    El documento, que ya conocen los representantes de los ministerios, comunidades autónomas, sindicatos, Consejo General del Poder Judicial, ONG y organizaciones de mujeres que integran el Observatorio, incluye una tabla facilitada por Instituciones Penitenciarias que refleja las cifras de los agresores con sentencia condenatoria que a 31 de diciembre de 2013 estaban evitando la cárcel para hacer trabajos sociales o para someterse a programas reeducativos.

    En concreto, 21.322 hacían «trabajos en beneficio de la comunidad» y 1.165 se sometían, además, a un programa psicosocial de tratamiento de agresores. En total, 22.487 condenados por violencia de género fuera de prisión y con penas alternativas, lo que convierte a la violencia machista en la segunda categoría de delitos, después de los relacionados con la seguridad vial, donde más se sustituye la cárcel por los trabajos en beneficio de la sociedad.

    Según el Consejo General del Poder Judicial, de los 28.275 condenados en los juzgados de Violencia sobre la Mujer, los Juzgados de lo Penal y las Audiencias Provinciales -los tres órganos competentes en el ámbito de la violencia de género-, la mitad (14.676) recibió penas de hasta cinco años de cárcel. Otros 277 fueron condenados a más de cinco años de cárcel.

    Los números indican que el gran bloque de agresores condenados en sentencia firme por violencia de género, incluida una parte de los autores de delitos tan graves que implican hasta cinco años de reclusión penitenciaria, no cumple su castigo en la cárcel.

    La alternativa es el trabajo social. El borrador del Informe del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer cita el «principio básico de la reeducación, reinserción y resocialización de los penados» para justificar las altas cifras de mandamientos judiciales que canjean la condena de prisión por otras. «Los penados por violencia de género son condenados a las penas de trabajos en beneficio de la comunidad o a penas que en su origen suponían penas privativas de libertad y que han sido -por decisión judicial- suspendidas o sustituidas».

    Para el Observatorio, el alto número de suspensiones y sustituciones «nos pone sobre la pista de la importancia del cumplimiento del programa de tratamiento en lo que compete a penas y medidas alternativas».

    El texto se refiere al Programa de Intervención de Agresores (PRIA), que consiste en una evaluación previa del maltratador, una intervención psicoeducativa, una evaluación posterior y un seguimiento del curso. Instituciones Penitenciarias afirma que se requiere la mayor inmediatez o proximidad al delito cometido y que su objetivo es «erradicar cualquier tipo de conducta violenta dirigida a la pareja así como la modificación de actitudes y creencias de tipo sexista».

    http://www.elmundo.es/espana/2015/05/05/5547d5c5ca4741121b8b459e.html

    ArmaTuMente
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1654
    Fecha de inscripción : 12/09/2010
    Edad : 22
    Localización : Bogotá

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por ArmaTuMente el Dom Sep 27, 2015 9:46 pm

    ¿Y el trabajo de reproducción de fuerza de trabajo no remunerado qué? ¿Eso es una denuncia falsa o es que hay tanta simplicidad de reducir "violencia" a un concepto jurídico?

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 27, 2015 10:49 pm


    Igual deberías pensar lo que conlleva una situación de maltrato, la mujer maltratada no está en una situación de igualdad, esto debería tener ni que recordarse.
    Revisa tu mensaje nº29 que te das la respuesta tu sólo
    "¿Inferior por qué? Pues porque a las mujeres se les enseña a ser más sumisas, dulces, comprensivas, no violentas; entienden, por ejemplo a través de la televisión, que su cuerpo está a disposición de los varones, lo cual conlleva una serie de actitudes y reacciones en situaciones de violencia.

    Y a los varones, se les enseña que tienen un poder sobre el cuerpo de las mujeres, que cuando dicen "no", hay que escuchar "sí"; cuando los niños ven mujeres desnudas en gigantografías en la calle, en los programas de televisión, etc., entienden que una mujer es un bello objeto que puede ser usado como mejor les parezca.

    O sea, niños y niñas reciben constantemente mensajes contradictorios: por un lado les hablan de igualdad de género, igualdad en la ley, etc., pero, por el otro, la sociedad les manda imágenes de mujeres sumisas y de varones dominadores, como por ejemplo cuando un niño mira debajo de las faldas de una niña.

    En la palabra "violencia de género", por lo tanto, hay una idea de dominación, de poder. La psicoanalista Eva Giberti lo explica así en el diario Página/12:

    "En la familia, la tradición patriarcal insiste en hacerles creer a los hombres y a las mujeres que el género femenino es una propiedad privada y que, por lo tanto, el varón puede tomar decisiones corporales sobre ella, puede golpearla, puede violarla y, sobre todo, exigirle que lo sirva. En los casos de violencia física, los golpeadores no son hombres con antecedentes policiales porque no se pelean con otros, pegan sólo a su mujer, o a veces a sus hijos, lo que demuestra que no son enfermos, sino que lo que tienen es necesidad de disfrutar del abuso de poder".

    Lo colgué yo para generar debate, sí. No estaría de más oir tu opinión sin tirar de copypastes.

    Y no, el texto es el mismo mantra feminista de siempre. A los hombres no se les educa para maltratar mujeres, todo lo contrario, a los niños varones se les educa para que, salvo casos muy extremos de defensa propia, nunca se les ocurra poner la mano encima de una chica.

    Y no, a los chicos no se les enseña que las mujeres son de su propiedad para hacer lo que quieran, de hecho hay muchos chicos que les dan mucha importancia a el placer sexual de ella.


    Todo eso que dices está recogido en la ley de violencia doméstica, se ha redactado una ley para este colectivo específico porque presenta más casos y hacen falta medidas específicas.
    Solo en la ley de LOVG existe un presunto culpable, y los varones maltratados reciben menos atenciones.


    ¿Qué abogados hacen eso? ¿dónde dice que el proceso es más rápido? siguen teniendo que demostrarse los malos tratos.


    http://elpais.com/diario/2009/12/31/sociedad/1262214001_850215.html

    Alegar maltrato: ¿una ventaja o una conquista?

    Las denuncias de violencia machista pueden utilizarse para lograr beneficios en el divorcio - Expertos ven la protección de la mujer como un avance histórico - La falta de datos frustra el debate


    El racismo es la consideración subjetiva de que una raza es superior a otra y no por ello es menos racismo
    Sí, y la misandria también.

    La superestructura no solo se basa en la educación formativa (escolar, universitaria), la educación se produce en el proceso de socialización.

    Esos ejemplos servían para demostrar que la mujer tiene la misma capacidad para combatir que un hombre.


    Ya, por eso digo lo de los roles, una balanza de privilegios y opresiones.

    También esta refutado, a leer más hilos.

    Era solo un ejemplo para que intentarais poneros en algunas de las situaciones que viven las mujeres.
    Ya los estuve leyendo.

    Sí, es algo que se debe hacer por los dos lados, los/as ginocéntricos feministas y los androcéntricos.


    Última edición por nunca el Lun Sep 28, 2015 12:32 am, editado 1 vez

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 27, 2015 11:36 pm

    126.742 denuncias a lo largo del año, es decir, 347 al día.
    18.775 órdenes de protección, a pesar de que sólo se conceden un 57.2% de las solicitadas, lo cual supone que cada día 51.4 mujeres tienen que ser protegidas de manera directa ante la amenaza de sus parejas.
    59.041 medidas de protección; o sea, 161 diarias, contemplando, fundamentalmente, el alejamiento del hombre con el que convivían estas mujeres, porque si se mantienen cerca, lo más probable es que vuelva a agredirlas.
    28.365 condenas al año, indicando que cada día, 77 de los hombres denunciados son condenados.
    Todo ello refleja sólo una parte del problema, puesto que la Macroencuesta de 2011 recogió que la verdadera dimensión de la violencia de género no son las 126.742 denuncias, sino las 593.038 mujeres que la sufren. Es decir, las 1624 mujeres que cada día son agredidas por los hombres con los que comparten o han compartido una relación, un número muy superior al de las denuncias, como también evidenciaron las macroencuestas anteriores.

    Eso se llama recortes sociales, no machismo, y afecta a muchos ámbitos de la administración no solo a la protección policial. Y vamos, ponerme artículos de Miguel Llorente, un vividor del BOE del feminismo misándrico de estado.


    Violencia machista sin cárcel
    Sólo el 14% de los condenados es recluido; 22.487 hacen 'trabajos para la comunidad'

    14.000 cometieron delitos de hasta cinco años de prisión, pero la mayoría no ingresó

    Tras la Seguridad Vial, la violencia de género es la categoría con más penas alternativas

    Eso pasa con muchos delitos, otra vez por los recortes, no olvidemos que las cárceles están saturadas, es más rentable para el sistema tenerlos fuera y ponerlos a trabajar.

    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7474
    Reputación : 7884
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Dom Sep 27, 2015 11:44 pm

    el género femenino es una propiedad privada y que, por lo tanto, el varón puede tomar decisiones corporales sobre ella, puede golpearla, puede violarla y, sobre todo, exigirle que lo sirva.


    sino que lo que tienen es necesidad de disfrutar del abuso de poder".

    ahhhhhhjajajajajaja no puede ser


    Panycirco
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 52
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Panycirco el Lun Sep 28, 2015 1:09 am

    Vaya parece que todo lo despachamos con misandria y feminazismo (utilizando los mismos términos que la ultraderecha).

    El texto que me dices que está refutado, no dice por ningún lado que no exista el patriarcado.

    La noticia que enlazas del país está basada en suposiciones y opiniones, también argumenta que una denuncia de malos tratos no tiene porque acelerar el proceso.

    Que los varones maltratados estén desprotegidos no es excusa para desproteger a las mujeres, lo que hay que hacer es desarrollar métodos de prevención y lucha contra la violencia doméstica.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15298
    Reputación : 19730
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por SS-18 el Lun Sep 28, 2015 12:13 pm

    O sea, niños y niñas reciben constantemente mensajes contradictorios: por un lado les hablan de igualdad de género, igualdad en la ley, etc., pero, por el otro, la sociedad les manda imágenes de mujeres sumisas y de varones dominadores, como por ejemplo cuando un niño mira debajo de las faldas de una niña.

    El problema muchas veces viene al mezclar cuestiones de asimilación cultural con rasgos y conductas de origen biologico en nuestra especie.
    Todo esto es producto de una falta total de analisis cientifico poque no se aborda desde el marxismo estas cuestiones, si no desde una caricaturización "progre" fruto de la mentalidad subdesarrollada capitalista.

    El que se tengan conductas y niveles culturales salvajes, no quiere decir, que esas conductas no tengan un origen biologico, solo que no están ordenadas en un proposito constructivo, pero esos rasgos siempre estarán, no es producto del machismo, si no que el machismo es un producto incivilizado de esos rasgos.



    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Contenido patrocinado

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:42 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 11:42 am