¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Comparte

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Miér Sep 02, 2015 3:20 pm

    En España mueren aproximadamente unas 40-60 mujeres al año a mano de sus parejas, una cifra que, aunque es trágica, si la comparamos con los accidentes de tráfico, los accidentes laborales o los suicidios pues no parece una cifra alarmante.

    Y planteo otra pregunta un poco más polémica, dado que hay casos en algunos homocidio de pareja donde puede influir las drogas o los arrebatos pasionales, ¿podríamos decir que no en todos los casos a hay una motivación machista?

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Dlink el Miér Sep 02, 2015 4:17 pm

    El problema no es que haya 40-60 víctimas al año por violencia de género. El problema es que HAYA, simplemente. Porque las víctimas de tráfico, o en problemas laborales, son accidentes. Los accidentes no se preveen, no se pueden evitar del todo. Pero el asesinato a sangre fría SÍ puede y debe evitarse.

    Paso una descripción gubernamental sobre qué es la violencia de género:
    Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, artículo 1.1. escribió:“como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”, y “comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.”

    Por ello, podemos concluir en que casi cualquier agresión física o psicológica de un hombre hacia una mujer, es considerado violencia de género. Sin importar que el hombre haya consumido estupefacientes o "arrebatos pasionales" (lo de "pasional" es una falacia y además muy ofensivo. Por favor, no uses más eso de crimen pasional)

    Obviamente tiene que existir una relación mínima entre ambos individuos. Si un grupo terrorista pone una bomba y mueren X mujeres, eso no se considera violencia de género. Supongo que se entiende.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Miér Sep 02, 2015 5:52 pm

    https://sites.google.com/site/civilizacionsocialista/feminazismo
    España, 2013, 46.000.000 de habitantes.

    Violencia pasional: 54, (tentativa de suicidio del agresor, 12, suicidio consumado, 9). Menores huérfanos por violencia de género, 42.
    Expareja o en fase de ruptura 23. 42,6%. Pareja 31. 57,4%. INE 1

    Homicidios: 364.

    Suicidios: 3.539, (2.724 hombres y 815 mujeres), un 11,3% más que el año anterior. La tasa de
    suicidios se situó en 7,6 por cada 100.000 personas (11,8 en los hombres y 3,4 en las
    mujeres). Es la tasa más alta desde 2005. INE 2


    Esto son los datos de homicidios que se me ha olvidado colgar.

    Los accidentes sí se pueden evitar, o al menos reducir, y los homocidios/asesisantos también.

    Por ello, podemos concluir en que casi cualquier agresión física o psicológica de un hombre hacia una mujer, es considerado violencia de género. Sin importar que el hombre haya consumido estupefacientes o "arrebatos pasionales" (lo de "pasional" es una falacia y además muy ofensivo. Por favor, no uses más eso de crimen pasional)

    A ver si te he entendido, ¿pretendes otorgarle un poder ad vericundiam a la LOVG?

    Yo no sé que clase de estado democrático discrimina a alguien razón de sexo, raza, etnia o religión?
    ¿Eliminamos la presución de inocencia a los gitanos porque delinquen más proporcionalmente?

    Ifkeys
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 903
    Reputación : 1102
    Fecha de inscripción : 31/05/2014
    Edad : 21
    Localización : Galiza, fogar de Breogán.

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Ifkeys el Miér Sep 02, 2015 6:10 pm

    La violencia psicológica también existe, no sólo la física.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Miér Sep 02, 2015 6:18 pm

    La violencia psicológica es una cuestión interna de parejas, ahí si el estado interveniera estaríamos judicializando las relaciones sociales, de hecho ya lo está con una ley que viola la presunción de inocencia de los varones.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Miér Sep 02, 2015 6:26 pm

    Rellenando un poco el hilo.
    http://www.forocomunista.com/t29254p60-existe-el-hembrismo#370582
    Jordi de Terrassa escribió:¿Es el “hembrismo”, ideología que considera a las mujeres superiores a los hombres, una ideología marginal con escasa influencia? Sí, incluso el término “hembrismo” para designar dicha ideología no está registrado por la Real Academia Española. De igual forma el machismo, ideología que considera al hombre superior a la mujer, es una ideología cada vez más marginal y con escasa influencia, afortunadamente.

    Uno de los mitos de la primitiva antropología es la existencia en las sociedades primitivas un matriarcado originario, en el que la humanidad vivía en paz y libre de clases sociales y de la lucha de clases. Sociedades primitivas que con la aparición del patriarcado se transformaron en sociedades divididas en clases sociales. En la difusión del mito del matriarcado primigenio contribuyó Engels, al aceptar la concepción de Lewis Morgan, en su famosa obra El origen de la familia la propiedad privada y el estado;
    Friedrich Engels, 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el estado escribió:Morgan, que pasó la mayor parte de su vida entre los iroqueses - establecidos aun actualmente en el Estado de Nueva York- y fue adoptado por una de sus tribus (la de los sénecas), encontró vigente entre ellos un sistema de parentesco en contradicción con sus verdaderos vínculos de familia. Reinaba allí esa especie de matrimonio, fácilmente disoluble por ambas partes, llamado por Morgan "familia sindiásmica. […]

    Nada sabemos hasta ahora acerca de cuándo y cómo pasaron los rebaños de propiedad común de la tribu o de las gens a ser patrimonio de los distintos cabezas de familia; pero, en lo esencial, ello debió de acontecer en este estadio. Y con la aparición de los rebaños y las demás riquezas nuevas, se produjo una revolución en la familia. La industria había sido siempre asunto del hombre; los medios necesarios para ella eran producidos por él y propiedad suya. Los rebaños constituían la nueva industria; su domesticación al principio y su cuida-do después, eran obra del hombre. Por eso el ganado le pertenecía, así como las mercancías y los esclavos que obtenía a cambio de él. Todo el excedente que dejaba ahora la producción pertenecía al hombre; la mujer participaba en su consumo, pero no tenía ninguna participación en su propiedad. El "salvaje", guerrero y cazador, se había conformado con ocupar en la casa el segundo lugar, después de la mujer; el pastor, "más dulce", engreído de su riqueza, se puso en primer lugar y relegó al segundo a la mujer. Y ella no podía quejarse. La división del trabajo en la familia había sido la base para distribuir la propiedad entre el hombre y la mujer. Esta división del trabajo en la familia continuaba siendo la misma, pero ahora trastornaba por completo las relaciones domésticas existentes por la mera razón de que la división del trabajo fuera de la familia había cambiado. La misma causa que había asegurado a la mujer su anterior supremacía en la casa -su ocupación exclusiva en las labores domésticas-, aseguraba ahora la preponderancia del hombre en el hogar: el trabajo doméstico de la mujer perdía ahora su importancia comparado con el trabajo productivo del hombre; este trabajo lo era todo; aquél, un accesorio insignificante. Esto demuestra ya que la emancipación de la mujer y su igualdad con el hombre son y seguirán siendo imposibles mientras permanezca excluida del trabajo productivo social y confinada dentro del trabajo doméstico, que es un trabajo privado. La emancipación de la mujer no se hace posible sino cuando ésta puede participar en gran escala, en escala social, en la producción y el trabajo doméstico no le ocupa sino un tiempo insignificante. Esta condición sólo puede realizarse con la gran industria moderna, que no solamente permite el trabajo de la mujer en vasta escala, sino que hasta lo exige y tiende más y más a transformar el trabajo doméstico privado en una industria pública.

    La supremacía efectiva del hombre en la casa había hecho caer los postreros obstáculos que se oponían a su poder absoluto. Este poder absoluto lo consolidaron y eternizaron la caída del derecho materno, la introducción del derecho paterno y el paso gradual del matrimonio sindiásmico a la monogamia. Pero esto abrió también una brecha en el orden antiguo de la gens; la familia particular llegó a ser potencia y se alzó amenazadora frente a la gens".
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm

    Lewis Morgan estudia a la nación matrilineal (descendencia perteneciente a la línea materna de manera exclusiva y residencia del matrimonio en el lugar de nacimiento de la mujer) de los iroqueses. La organización social de estos pueblos permite a las mujeres controlar la economía cuya base es la horticultura Pero no puede hablarse de matriarcado porque, como han demostrado investigaciones posteriores, la verdadera capacidad de decidir sobre asuntos que conciernen a toda la sociedad es exclusiva de los hombres. Es decir, la nación iroquesa era en esencia una sociedad patriarcal matrilineal;
    RAE escribió:

    • Matriarcado. 1. m. Organización social, tradicionalmente atribuida a algunos pueblos primitivos, en que el mando residía en las mujeres.
    • Matrilineal. 1. Adjetivo. Antropología. Dicho de una organización social: Que se basa en el predominio de la línea materna.
    • Patriarcado. 5. m. Sociología. Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje.
    • Patrilineal. 1. Adjetivo. Antropología. Se dice de una organización social en la que predomina la línea paterna.

    El patriarcado o el matriarcado tienen un origen biológico en el dimorfismo sexual. Las especies gregarias donde el dimorfismo sexual hace más corpulentos a los machos son patriarcales, y viceversas donde el dimorfismo sexual hace más corpulentas a las hembras son matriarcales. Las formaciones sociales patriarcales puede organizarse de forma patrilineal o matrilinealmente. Las sociedades de las hienas son matriarcados matrilineales, mientras que las sociedades de los leones son patriarcados matrilineales. Las sociedades de los primates son claramente patriarcales con un pronunciado dimorfismo, salvo, tal vez, las sociedades de los bonobos que tienen un dimorfismo muy atenuado. La realidad es que todas las sociedades humanas han sido patriarcados, unas formaciones sociales patrilineales y otras formaciones sociales matrilineales.

    La polémica sobre la existencia del matriarcado original reaparece con el surgimiento de las modernas ideologías de género. Teniendo en cuenta que las primitivas sociedades de cazadores recolectores que en la actualidad se conocen, y se pueden estudiar, no son ni tan siquiera igualitarias, el patriarcado parece ser la forma de organización social desde el origen de los seres humanos.

    En España bajo la dictadura terrorista del gran capital financiero que era el franquismo, mientras que los hombres adquirían la mayoría de edad a los veintiún años, las mujeres siempre eran consideradas menores de edad y estaban bajo la potestad de sus padres o maridos. Entre otras limitaciones no podían obtener el pasaporte o abrir una cuenta bancaria si permiso del tutor. Pero esto son más reminiscencias del modo de producción feudal, o incluso esclavista, que relaciones de producción propiamente capitalista.

    Caso especial es la violencia doméstica. Los datos sobre violencia y maltrato a las mujeres en el periodo comprendido entre 2001 y 2005, según el ministerio del interior; muertes en el ámbito familiar, autores de la agresión: Cónyuge/a, Ex cónyuge/a, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hij@s, padre/madre o pariente/a, comparada con las muertes por violencia doméstica de hombres:

    Las víctimas por violencia doméstica en los años anteriores fueron:
    http://www.interior.gob.es/web/archivos-y-documentacion/documentacion-y-publicaciones/anuarios-y-estadisticas/anuarios-estadisticos-anteriores/anuario-estadistico-de-2001

    Resulta curioso como desde que se generaliza las condenas, en los juzgados, a los hombres a perder la vivienda, la custodia de los hijos y al pago de pensiones, es decir, se aplica legalmente una determinada ideología de género, aumenta el número absoluto de mujeres muertas por violencia doméstica.

    En la actualidad ¿están las mujeres explotadas y oprimidas en las formaciones sociedades patriarcales “machistas” de capitalismo desarrollado como la española? Sí, pero no por ser mujeres y por parte de los hombres, sino por ser trabajadoras, estando explotadas y oprimidas por parte de la “casta” oligarquía y el resto de clases sociales explotadoras.

    Algunas de las realidades ocultadas por el patriarcado “machista” en la formación social española de capitalismo desarrollado son:

    • El fracaso escolar de los niños es mayor que el de las niñas. ESO: 29,4% niños 17,5% niñas (1996) Según el Eurostat en 2013 el 28,8 % chicos frente al 20,8 % chicas.
    • Hay 3 chicas universitarias por cada 2 chicos
    • La esperanza de vida de los varones es entre 7 y 8 años menor que la de las mujeres.
    • Los hombres se suicidan entre 2 y 3 veces más. Los hombres mueren 4 veces más por la droga. 4 de cada 5 enfermos de SIDA son hombres.
    • Los hombres son 3 y 4 veces más víctimas de asesinato.
    • Las víctimas del terrorismo son mayoría hombres.
    • Los hombres son 60 veces más víctimas de la guerra.
    • Las víctimas de las pateras son hombres casi todos.
    • Las ejecuciones de hombres son cientos de veces más numerosas que las de mujeres.
    • Los accidentes laborales afectan 3 veces más a los hombres.
    • 9 de cada 10 presos son hombres.
    • 4 de cada 5 niños de la calle son varones.
    • 9 de cada 10 de los sin techo son hombres.
    • Separaciones: el hombre casi siempre pierde el piso la custodia de los hijos, y debe pagar pensión.

    Los hombres, en el patriarcado “machista” de las sociedades de capitalismo desarrollado, sufren estadísticamente las desventajas de las clases explotadas (menor esperanza de vida, mayor tasa de encarcelamientos, peligros, abandono...) a pesar de que una minoría de hombres ocupa el poder de la “casta”. Por lo tanto, en las sociedades patriarcales y “machista” de capitalismo desarrollado, la imagen hombre privilegiado/mujer víctima es una farsa social, apoyada en una información tendenciosa y unos dirigentes sociales de la “casta” que no respetan la verdad.

    Mayormente de una manera instintiva, inconsciente, pero también intencionadamente o por adoctrinamiento, los hombres ocultan sus desventajas sociales, discriminaciones y la violación de sus derechos. Existe la teoría que obrando así, los dirigentes sociales de la “casta”, una minoría de machos dominantes, en las sociedades patriarcales “machistas” de capitalismo desarrollado, obtienen la ventaja de perjudicar a sus competidores, especialmente a los niños y jóvenes en su proceso de formación.

    Según el ministerio de empleo y seguridad social; la mortalidad laboral es 10 veces mayor que la mortalidad por violencia doméstica,  y afecta abrumadoramente más al género masculino que al femenino, sin embargo este hecho es ocultado por la ideología de género dominante. En el mismo período de tiempo, 2001-2005, la mortalidad en accidentes laborales afectó a hombres y mujeres en la proporción:
    http://www.empleo.gob.es/es/estadisticas/contenidos/anuario.htm

    La explotación y opresión en el patriarcado “machista” de las sociedades de capitalismo desarrollado, provoca que el 97% de los muertos en accidente laboral sean hombres. Por otro lado, desde la óptica de los defensores de la ideología de género dominante, ¿qué explicación tienen estos hechos?

    En la actualidad los principales enemigos de la ideología comunistas son las ideologías revisionistas seudo-progresistas como la socialdemócrata, la eurocomunista, etc… Pero también se oponen a la ideología comunista las diferentes ideologías nacionalistas, las ecologistas contrarias al desarrollo de las fuerzas productivas. Un caso especial lo constituyen las modernas ideologías de género. En las sociedades de clases la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. En las sociedades divididas en clases sociales, la ideología dominante actúa como una venda en los ojos de las clases dominadas, que impide ver las auténticas causas de la opresión; la explotación, en el capitalismo la apropiación de plusvalía, y a los auténticos opresores; las oligarquías financieras. Despistando y dividiendo a los explotados y oprimidos en su lucha por la liberación.

    Saludos.

    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7469
    Reputación : 7879
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Sep 02, 2015 8:14 pm

    Eso que puso Jordi es la base de absolutamente todo este tinglado. Cualquier persona que use el cerebro comprende que esto del "patriarcado" no es una batallita entre hombres y mujeres, que esto del "patriarcado" no significa que el hombre sea el rey del mambo y la mujer un pobre ser indefenso al que hay que proteger con leyes absurdas.

    No señores, no es eso, y no se lo voy a explicar, usen su cerebro y lleguen a entender cómo hay que proponer el debate y en qué terminos, los que hay ahora no solo está condenado al fracaso, es que ya nació fracasado, es una ridiculez extrema y una cagada legal de proporciones épicas sin utilidad alguna.

    Saludos.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Miér Sep 02, 2015 9:14 pm

    CONTRA LOS CRÍMENES MACHISTAS
    Y LA GUERRA DE SEXOS.


    “Nos dejamos llevar por manos ajenas como muñecos de trapo”
    Horacio

    Hay crímenes horribles, mujeres que mueren de forma espantosa después de una vida de humillaciones, de palizas y de miedo. Hay mujeres que mueren porque un hombre desea verlas sometidas hasta un punto imposible si están vivas. Esa es violencia machista.
    Las estadísticas oficiales consideran que todas las mujeres que mueren a manos de hombre (que sea o haya sido pareja de la mujer) mueren de violencia machista. Pero no todos los crímenes tienen ese origen, la violencia entre dos seres humanos (sean del mismo o de distinto sexo) proviene de múltiples fuentes, hay asesinatos fundados en el supremacismo masculino, sí, y otros que nacen de relaciones basadas en el desarraigo, trufadas por las drogas o el alcohol, atravesadas por la enajenación mental. Y hay agresiones y asesinatos que resultan de la exacerbación del conflicto en las relaciones afectivas, de una intimidad patológica hecha de dependencias, frustraciones y resentimientos, es evidente que tal cosa existe y que no es machista porque no se produce únicamente de los hombres a las mujeres sino también al contrario, de las mujeres hacia los hombres, y no solo entre parejas heterosexuales sino que sucede también entre las parejas del mismo sexo. Esto es violencia, pero no es machista. En cambio no se tipifican como crímenes machistas aquellos que se producen fuera de las relaciones afectivas pero que en muchas ocasiones, como en las violaciones, tienen su origen en el odio y la idea del imperialismo masculino.


    Existe, si bien casi siempre vinculado a las instituciones del Estado, la violencia que se funda en una nueva corriente ideológica de supremacismo femenino o sexismo hembrista, que agrede al hombre por el hecho de serlo, que tipifica lo varonil como espurio, feo, denigrante e inútil y que llama a su destrucción o bien lo califica como inferior e imperfecto y por ello denigrable. Yo misma he podido asistir estupefacta a situaciones en las que un hombre es vapuleado, ninguneado, tratado como ser objeto (igual que hacen los machistas con las mujeres) por féminas que son muy conscientes de la indefensión del varón que, de revolverse, sería inmediatamente calificado de machista. He presenciado cómo cuando una niña agrede a un niño alguien dice “¡déjala que se defienda!” y he tenido que aclarar, yo, que soy firme defensora de la autodefensa desde la más temprana edad, que no se está defendiendo sino que está ofendiendo a otro. Que el sexismo avance, sea del signo que sea, es una gran lacra social.
    En el código sobre redacción de los medios está prohibido dar informaciones que permitan vislumbrar la complejidad de la violencia que se produce entre los hombres y las mujeres, solo se muestra la violencia calificada de machista de tal manera que se explicitan las circunstancias cuando la misoginia es causa indiscutible y se evita la referencia a los detalles cuando estos pueden poner en evidencia otras motivaciones. Se evita dar publicidad a la violencia inversa (de las mujeres a los hombres), se justifica la que las mujeres ejercen sobre las criaturas que aparece siempre como producto de la enajenación o de la condición de víctima de quienes la practican negando la realidad de que eso es cierto solamente en algunos casos pero no en todos. Se invisibiliza la violencia que se produce dentro de las familias especialmente la que perpetran muchos adolescentes (mayoritariamente féminas) sobre sus familias (mayoritariamente sus madres), la que reciben los ancianos y ancianas (más ellas porque son más) y que es la más repugnante junto con la que se practica sobre los niños, tampoco se habla mucho del acoso y la agresión que se produce entre mujeres, la que se origina entre parejas de homosexuales y lesbianas, y sobre todo es innombrable el maltrato, teñido de sexismo en innúmeras ocasiones, que recibimos las mujeres en el ámbito laboral realizada por hombres o por otras mujeres, estas y muchas más violencias quedan invisibles y solo se presenta una como deleznable. ¿Nadie se pregunta por qué?
    Yo sí, me resulta preocupante que haya víctimas olvidadas, que se oculten las verdadera magnitud de la violencia social dejando ver solamente una ínfima parte de sus dimensiones y que se esconda la violencia estatal e institucional, la que se produce en comisarías, cuartelillos, cárceles y en las calles, la que se esconde en las empresas, la que se produce en cualquier rincón en que una autoridad somete y humilla a un ciudadano o ciudadana, toda esa violencia que se invisibiliza bajo esta batahola emocionalista y fanática de un buenismo sospechoso.
    La repugnancia que me produce el machismo y la que me provocan los crímenes contra las mujeres no me han ofuscado tanto la mente para no observar que tras estas campañas hay una intriga manifiesta.
    En los últimos días asisto sobrecogida a la emergencia de una campaña sobre la violencia machista que apoyan sin rechistar hombres y mujeres, incluidas algunas personas a las que considero de reconocida lucidez en muchos asuntos, es algo que me alarma. Tomando como justificación un crimen horrible, un repugnante asesinato machista, se está fundamentando una acción igualmente espuria y depravada que dibuja un paisaje de guerra abierta entre “el hombre” y “la mujer”.
    La consigna “Nos están matando” esconde una inquietante deducción, significa que “ellos”, los hombres, “nos” están matando a nosotras, las mujeres. Estas mañas del lenguaje, que pueden parecer inocentes pues muchos dirán que se refieren tan solo a los maltratadores no lo son en absoluto porque están construyendo un “ellos” y un “nosotras” que diseña un futuro en que seremos y nos comportaremos como dos especies diferentes y no solo eso sino como grupos enfrentados, el “ellos” y “nosotras” es, justamente, la frontera que divide dos ejércitos dispuestos a destruirse.
    Leo en un popular blog esta pregunta, “¿Porqué los hombres matan a las mujeres?” y se contesta en 14 epígrafes que comienzan así “los hombres matan a las mujeres porque….” Son machistas… han sido educados para dominar… son tiranos… violentos… no son capaces de pedir ayuda… porque tienen impunidad, porque se considera normal en la sociedad…. Y hago notar que no escribe “los maltratadores” sino “los hombres” ¿Es esto una torpeza de la autora? Lo dudo de una persona que ostenta una larga lista de credenciales académicas y experiencia en los despachos del sistema público y privado de creación de políticas de género.
    El 16 de agosto “El País” publica un artículo, “locura, odio y la delgada línea” en el que se trata del filicidio. Se presentan cinco casos concretos de muertes de criaturas a manos de sus progenitores, tres asesinatos cometidos por hombres y dos cometidos por mujeres (y se ponen más casos de hombres que de mujeres a pesar de que dos tercios de las muertes de menores se producen a manos de sus madres), para llegar a la conclusión de que ellos matan por odio, ellas por enajenación mental, por miedo o por angustia…. Ellos son monstruos, ellas víctimas. El método de sacar conclusiones universales de cinco casos elegidos para la ocasión por la propia autora es sencillamente rastrero y despreciable, pues con ese procedimiento podría demostrarse igualmente lo contrario o cualquier otra cosa que se nos antojase. Los sofistas ya acuñaron esta fórmula, cualquier mentira se puede demostrar racionalmente.
    Tejemanejes lingüísticos y argumentarios grotescos se unen a la palabra de autoridad como la del marrullero Miguel Lorente que ha fabricado el conjunto de axiomas o verdades no demostradas en los que se basa todo un edificio de realidades por ello mismo artificiales, la de la ínclita Lidia Falcón, la antigua colaboradora de la falangista Marichu de la Mora en los años setenta del siglo pasado que se atreve a dar una cifra de maltratadores que es, a todas luces, inventada, o la de la señora Dancausa, cargo político del PP que en una entrevista decía que la violencia es un atributo de la masculinidad. Ellos han dividido el mundo entre maltratadores y maltratadas y parece que nada hay fuera del circuito del maltrato.
    Al pueblo se nos trata como a párvulos, como a seres crédulos e irreflexivos que tragaremos sus consignas sin rechistar o se nos somete a la ya vieja fórmula del acoso, la culpa y el complejo. Muchos y muchas viven intimidados ante la posibilidad de ser señalados ante la opinión pública como machistas o colaboradores de los maltratadores. El viejo procedimiento de la Sección Femenina y los grupos de presión que fueron las beatas vuelve a funcionar hoy. Entonces hostigaban al pueblo, ellos y ellas, pero sobre todo a ellas, rompiendo su dignidad y su seguridad personal insinuando o afirmando que no tenían sus casas suficientemente limpias ni su vida íntima suficientemente respetable creando un complejo de inferioridad y una sombra de debilidad en muchas mujeres que las llevó a competencia para ser las más recatadas, o al menos parecerlo, y tener su hogar como los chorros del oro usando toneladas de productos químicos y entregando su vida a una obsesión compulsiva. A los y sobre todo las rebeldes se las sometía a la humillación y el escarnio público.
    Hoy, quienes nos negamos a asentir ante las campañas de las instituciones del Estado, los medios del sistema y el ejército de los funcionarios a sueldo de las arcas públicas somos rápidamente tildados de agentes del machismo y colaboradores del maltrato. Igual que ayer hubo mujeres que decidieron sostenerse en su lugar y no defenderse del apelativo de “guarra” o de “puta” que les lanzaban las funcionarias de la Falange Española que fueron llamadas por muchos las “monjas del Estado”, no deberíamos hoy las personas de bien disculparnos por defender la justicia y la equidad entre los sexos.
    Lo cierto es que la capacidad de crear estados de pánico y alarma social por parte de la industria de la conciencia es cada vez más poderosa, una potencia que se funda tanto en lo que se dice como en lo que se oculta y que tiene la facultad de mover la sociedad en la dirección que diseñen.
    Ya he denunciado los muchos datos sobre la violencia social que se esconden, se calla también el hecho de que las cifras globales de la violencia machista –incluso con las estadísticas oficiales- es uno de los más bajos de Occidente y del planeta ¿Qué justificación tiene crear un estado de terror bajo la consigna “nos están matando”? ¿Por qué no se hacen campañas parecidas en Finlandia ¡la civilizada Finlandia! cuyo número de muertas por millón de mujeres triplica el de España?
    No es la vida de las mujeres lo que se protege, no, es el progreso del miedo y del odio entre las mujeres y los hombres lo que se maneja. La enemistad entre pares y la violencia son consustanciales al sistema porque justifican la existencia del Estado y sus estructuras de castigo y de orden; sin delincuencia, sin crimen y sin violencia social no podría fundamentarse la necesidad de esa maquinaria que monopoliza la regulación de todos los actos de la vida y el castigo a los infractores. Además el odio tiene otra derivación amable al poder, destruye al individuo, envenena las emociones y el entendimiento, estupidiza porque impide usar la inteligencia y destruye la dignidad porque envilece nuestro concepto de nosotros mismos. El pueblo (tanto los hombres como las mujeres) resulta así dañado en lo más profundo, en el centro del sujeto y sus valores y se hace más vulnerable y sometido.
    Todas las dictaduras buscan un chivo expiatorio, aquí ha sido el hombre, pero no todos los hombres, únicamente los hombres del pueblo, los hombres sin poder (los poderosos no maltratan como se ha visto en el caso de López Aguilar). El varón es una víctima propiciatoria que exculpa al Estado, que es quien le señala y es también el origen verdadero de la violencia como crimen y barbarie.
    Es completamente falso que la violencia provenga del macho o de la testosterona. En la especie humana la agresividad que traspasa los límites naturales del conflicto de convivencia se origina justamente en la aparición de las instituciones de dominación social y territorial, el Estado, como bien señala Edgar Morin en “Breve historia de la barbarie en Occidente”.
    Es en los cuarteles, las fábricas, las cárceles y las instituciones de control y de poder sobre el pueblo (que hoy son muchas incluidas las del Estado del bienestar) donde se fragua y se moldean las formas de violencia sin barreras, donde se produce y reproduce ininterrumpidamente el ciclo de la violencia. Me pregunto por ello por qué no se dan datos que serían reveladores sobre la profesión o la biografía de los maltratadores, ¿de dónde vienen? ¿Cuántos tienen profesiones relacionadas con la violencia (policías, guardias, militares, porteros de discotecas…)? ¿Cuantos han pasado antes por la cárcel? ¿Cuántos vienen del desarraigo? ¿Cuántos de la expansión de las drogas que corre pareja al modelo moderno de vida y que son en los hechos promocionadas desde dentro del sistema? Y hay más preguntas que muy pocos se hacen ¿cómo fueron criados?¿Dónde y cómo se fragua un monstruo o un asesino?
    Se aprovecha esta operación y la inclinación favorable de la opinión pública para empezar a hablar de una mayor intervención estatal en estos asuntos, incluso con críticas y acusaciones a los “poderes públicos” (¡qué contrasentido!) de no haber protegido bien a las mujeres. No se debería pedir al origen del mal que sea la solución del mal. Quienes siguen pidiendo más policía, más castigo, más cárcel y más represión, quienes siguen atizando el odio de sexo contra sexo ¿se han preguntado cómo podría salvarnos el Estado que es el origen de la barbarie de nuestra propia barbarie?
    Lo cierto es que estamos a las puertas de un salto cualitativo en el diseño de una sociedad enteramente nueva que separe a las mujeres y los hombres definitivamente con el argumento de la seguridad–el argumento de todas las dictaduras- De momento se pide la imposición de un modelo de instrucción para varones para extirpar la violencia de su naturaleza ¿Habrá luego castración obligatoria?
    Cuando vayan contra los hombres las mujeres no nos sentiremos concernidas, los abandonaremos. Los veremos ir al matadero sin hacer nada, con ellos irán nuestros hijos, en eso nos adoctrinan hoy, para eso nos preparan.
    No será la primera vez en la historia, ya lo hicieron las sufragistas, quienes en las dos grandes guerras europeas llamaron a sus maridos y sus hijos a morir por la patria y matar a los maridos y los hijos de las otras mujeres. Se alinearon con el propio Estado bajo la promesa de que eso las emanciparía, una emancipación que consistió sobre todo en acceder al salario.
    Y ¿qué será de nosotras cuando se haya realizado esa sociedad de castas? Nuestro destino más probable será el trabajo incesante para el emergente capitalismo neo-esclavista y servir como úteros en las ya incipientes granjas humanas. Antes es posible que asistamos a un periodo de conflagraciones civiles, procesos exterminacionistas sobre los varones parecidos a los genocidios étnicos y religiosos que se han producido a lo largo del siglo XX y que se fraguaron con consignas y narraciones muy parecidas a las que ahora mismo puedo ver en los medios y las redes sociales.
    Recomiendo la lectura de “Peor que la guerra: Genocidio, eliminacionismo y la continua agresión contra la humanidad” de Daniel Jonah Goldhagen en el que reflexiona sobre la naturaleza del genocidio desde el estudio del nazismo, el periodo de la limpieza étnica en Yugoslavia o el genocidio de Ruanda. Cuando se estudia la historia se hace evidente que la barbarie humana siempre tiene un inicio y una justificación que va calando en las sociedades a través de mecanismos muy complejos. Toda locura comienza presentándose como un camino hacia el bien y la justicia.
    ¿Parece demasiado distópico? Muchos de los escenarios que dibujó la ciencia ficción ya han sido realizados.

    http://prdlibre.blogspot.com.es/2015/08/contra-los-crimenes-machistas-y-la.html



    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Dlink el Miér Sep 02, 2015 10:18 pm

    Estoy empezando a pensar que este hilo sólo es otro pozo donde escupir todo el lloriqueo de los privilegiados perdiendo excesos.

    Acusaciones en falso, tergiversación de la información, falacia del muñeco de paja... Todo eso veo en este hilo, que aún no llega ni a 2 páginas.

    Si queréis saber realmente sobre feminismo, dejad de criticar cuando se empieza a progresar en el tema. Para decir machistadas y gilipolleces varias, ya está twitter.

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Dlink el Miér Sep 02, 2015 10:22 pm

    nunca escribió:Los accidentes sí se pueden evitar, o al menos reducir, y los homocidios/asesisantos también.
    Como quieras. El tema central es que hay que tomar medidas y éste es el primer paso.

    nunca escribió:
    Por ello, podemos concluir en que casi cualquier agresión física o psicológica de un hombre hacia una mujer, es considerado violencia de género. Sin importar que el hombre haya consumido estupefacientes o "arrebatos pasionales" (lo de "pasional" es una falacia y además muy ofensivo. Por favor, no uses más eso de crimen pasional)

    A ver si te he entendido, ¿pretendes otorgarle un poder ad vericundiam a la LOVG?
    Entiéndelo mejor: he usado la descripción otorgada por un organismo gubernamental. Si quieres usar cualquier otra descripción, supongo que tendrá la misma validez. El caso es entender el mensaje.

    nunca escribió:Yo no sé que clase de estado democrático discrimina a alguien razón de sexo, raza, etnia o religión?
    ¿Eliminamos la presución de inocencia a los gitanos porque delinquen más proporcionalmente?
    No sé a qué viene eso de "presunción de inocencia". ¿Te pone nervioso el hecho de que las mujeres puedan denunciar? Porque otra explicación no le hallo. Los derechos legales están protegidos en cada juicio sobre el tema, incluida la presunción de inocencia.

    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7469
    Reputación : 7879
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Sep 02, 2015 10:42 pm

    Dlink escribió:Estoy empezando a pensar que este hilo sólo es otro pozo donde escupir todo el lloriqueo de los privilegiados perdiendo excesos.

    Acusaciones en falso, tergiversación de la información, falacia del muñeco de paja... Todo eso veo en este hilo, que aún no llega ni a 2 páginas.

    Si queréis saber realmente sobre feminismo, dejad de criticar cuando se empieza a progresar en el tema. Para decir machistadas y gilipolleces varias, ya está twitter.

    Aquí quería yo llegar y este es el tema por el que este tipo de concepciones son totalmente alienígenas para cualquiera que viva un poco en el mundo real y no de subvenciones ,oposiciones o padres: a la vista de los datos presentados, de qué forma el hombre es un privilegiado? , vamos, que un hombre es el rey del mambo, por favor quedo expectante de que nos lo explique.

    Estoy intentando que se llegue a la solución más obvia desde un punto de vista racional sobre a quién le afecta la organización social actual, no se lo voy a dar todo mascadito, pero adelanto que lo de ahora es totalmente alienígena para cualquiera con los pies en el suelo.

    Yo por mi parte voy a aportar un dato más del usuario Jordi, sobre la explotción laboral, atento todo cristo:

    Jordi de Terrassa escribió:Manuel_0, tiene usted toda la razón en mis cálculos no he sido nada fino. Paro la falta de fineza ha sido a favor de la tesis que usted se aferra en defender, porque no tiene mayor importancia a la hora de establecer que es un mito la mayor explotación de la mujer, pero ya que usted se la atribuye hilaremos fino.

    En España de los 9.037.100 hombres explotados por el capital 8.365.200 lo son a jornada completa y 671.900 a jornada parcial, media jornada de media, con lo cual tenemos:
    8.365.200 ∙ p + 671.900 ∙ p/2 = 8.701.150 p
    En España de las 7.597.600 mujeres explotadas por el capital 5.607.900 lo son a jornada completa y 1.989.700 a jornada parcial, media jornada de media, con lo cual tenemos:
    5.607.900 ∙ 1'53 p + 1.989.700∙1'53 p/2 = 7.612.971 p
    Luego:
    (8.701.150 p - 7.612.971 p)/7.612.971 p = 14,29%
    Espero no errar esta vez en los cálculos.

    Resumiendo Hombres explotados = 9.037.100 = 8.365.200 + 671.900 = 45% + 4% = 49% del total de los hombres mayores de 16 años.
    Mujeres explotadas = 7.597.600 = 5.607.900 + 1.989.700 = 29% + 10% = 39% del total de las mujeres mayores de 16 años.

    Con los datos del INE aportados por usted, en España explotados por el capital existen un 20 % más hombres que mujeres, hasta aquí es la realidad objetiva del capitalismo en España, y los hombres producen un 14,29 % más plusvalía que las mujeres, según los datos que usted aporta pero que es imposible de verificar y no se corresponden con la realidad.

    Si en vez de aferrarse en defender la ideología de género defendiera la teoría comunista, sabría perfectamente que un salario bajo no implica una plusvalía alta. La plusvalía es la diferencia entre el valor de cambio de la mercancía y los costos de producción, que los capitales cuya proporción de capital constante es mayor con respecto al capital variable suelen obtener una mayor plusvalía, a pesar que los trabajadores asalariados en están empresas tengan salarios más altos, y que este es el motivo del constante desarrollo de las fuerzas productivas por parte del capital.

    La revisión que hace de la teoría comunista por defender la ideología de género es de antología, cuando establece la existencia de distintas calidades de plusvalía, una hora de trabajo no pagado de una es cualitativamente más valiosa que el de un hombre. Para la ideología de género una tela tejida por una mujer es cualitativamente más valiosa que la tejida por un hombre.

    Según la teoría comunista en el salario de los trabajadores asalariados incluye la parte proporcional para criar a la prole.  En la Roma imperial, los proletarii eran los ciudadanos de la clase más baja, que no tenían propiedades y cuya única utilidad para el Estado era generar proles ‘hijos’ para engrosar los ejércitos del Imperio. Marx retomó el término para designar a los trabajadores asalariados de la sociedad capitalista, quienes no tenían, tal como los proletarios romanos, nada que ofrecer a la sociedad, excepto su fuerza de trabajo y su prole para reproducir las relaciones capitalistas de producción. Por defender la ideología de género el ataque que hace usted a las mujeres, en particular a las madres es de órdago.

    Tener conocimiento, no denunciarlo y mantener el secreto sobre un acto de flagrante injusticia, solo puede servir para que se mantenga y se reproduzca, pero usted como comunista, paladín de la defensa de los derechos de la mujer y mejor conocedor del caso, no me cabe la menor duda que establecerá la mejor estrategia para ponerle fin en el menor espacio de tiempo posible a esta inadmisible situación.

    Saludos.

    Quedo a la espera de la explicación de los reyes del mambo, voy preparando las palomitas.

    Saludos.

    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7469
    Reputación : 7879
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Sep 02, 2015 10:51 pm

    Y voy a dejar otro más explicando esto de los privilegiados:

    Jordi de Terrassa escribió:Existe una gran dificultad para casar el movimiento comunista y el movimiento feminista. Esta dificultad se debe al carácter de clase de ambos movimientos, el movimiento feminista es ideología reformista del capital en el seno del pueblo, mientras que el movimiento comunista es la ideología propia del trabajo asalariado y la teoría para acabar con todo tipo de explotación y de opresión. La ideología comunista parte de establecer relaciones de igualdad ayuda mutua y beneficio recíproco, y se opone a todo tipo de explotación y opresión, independientemente del sexo, la etnia, la nacionalidad, el credo y las opiniones de los individuos.

    La burguesía no es una clase social monolítica, está dividida en distintas clases sociales y diferentes fracciones de clases, con intereses propios y antagónicos, de ahí las guerras inter-imperialistas y las guerras antimperialistas dirigidas por burguesías nacionales. Las ideologías capitalistas reflejan estas contradicciones de clase entre diferentes burguesías, de igual modo, las diferentes ideologías del movimiento feminista son reflejo de estas contradicciones de clase.

    Existe una ideología feminista revolucionaria, que representa los intereses de la pequeña burguesía revolucionaria, sus objetivos de establecer relaciones de igualdad entre hombres y mujeres coinciden con los objetivos de la ideología comunista, aunque difieren en la de mantener las diferencias entre capital y trabajo asalariado.

    Existe una ideología de género reaccionaria, esta ideología representa los intereses de la fracción femenina de los cuadros de dirección de la oligarquía y el imperialismo. Esta ideología no solo niega que los hombres bajo el régimen capitalista estén explotados y oprimidos, sino que afirma que son los hombres los que oprimen a las mujeres. En 2009 había en España 177.900 altos cargos y ejecutivos que tienen de media un sueldo de gerencia anual cercano al millón de euros. Las diferencias de sueldo entre hombres y mujeres están en el seno de la oligarquía, y no entre los trabajadores asalariados. Si se analiza los 14 mayores sueldos declarados en España se observa que el sueldo de la mujer es el 71 % menor que el del hombre, pero de ello no se puede deducir que Ana Patricia Botín esté un 520 % más explotada que Pablo Isla, presidente de Inditex, o que está menos explotada que su padre Emilio Botín. Este es el origen de la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Esta ideología no busca establecer relaciones de igualdad, utiliza el eufemismo de la discriminación positiva, como si una discriminación positiva para unos/as, no implicara necesariamente una discriminación negativa para otros/as.


    http://zadlander.blogspot.com.es/2012/07/los-sueldos-mas-altos-de-espana.html
    http://www.20minutos.es/noticia/983925/0/sueldos/altos/ejecutivos/

    Por último existe una ideología de género revisionista, profundamente reaccionaria, esta ideología reconoce que en el capitalismo los hombres están explotados por el capital, pero no oprimidos. Frente al hecho que existen más hombres explotados por el capitalismo en España, tanto en términos absolutos como relativos, difunden la idea que existen plusvalías cualitativamente diferentes, aunque son incapaces de explicar en que consisten esas cualidades. Por ejemplo, si se mide la plusvalía en tiempo trabajado y no retribuido, son incapaces de explicar que calidad diferente que tiene una hora medida para un hombre que para una mujer, o si se mide en energía consumida, en que difiere la calidad de 10 Kcal transferidas por un hombre o por una mujer a una mercancía. También defienden la idea que las mujeres están explotadas al producir fuerza de trabajo asalariada, si bien ocultan que también producen capitalistas. Tampoco explican las relaciones de producción de ese modo de producción, teniendo que cuenta que las mujeres no están asalariadas por realizar ese “trabajo”, salvo los muy excepcionales alquileres de útero, no es capitalismo, tampoco es esclavismo ni servidumbre, al estar explotadas no puede ser “comunismo” primitivo ni socialismo. La única conclusión posible es que la ideología de género revisionista ha descubierto, inventado, un nuevo modo de producción caracterizado por producir una única mercancía la fuerza de trabajo, en este modo de producción solo pueden ser explotadas las madres, no las mujeres, ¿por sus hijos/as? ¿Por los padres, que no los hombres? ¿Cómo se produce dicha explotación?

    Saludos.

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Dlink el Miér Sep 02, 2015 11:02 pm

    PequeñoBurgués, si tengo que explicarte por qué el hombre es privilegiado en una sociedad patriarcal, tal vez no deberías argumentar tan afanosamente una información ajena a ti (me refiero al feminismo, claro).

    Si quieres ser activista, te recomiendo moverte por círculos feministas, preferentemente donde haya mujeres. Mientras tanto, seguirás siendo un reaccionario que pretende dar lecciones de feminismo sin haber entendido realmente la cuestión.

    Creo que yo ya no tengo cabida aquí, no veo indicios de querer aprender nada, sino de imponer la visión estipulada (la patriarcal, la machista). Por lo tanto, me piro. Saludos.

    Jechu
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 656
    Reputación : 673
    Fecha de inscripción : 14/10/2012

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Jechu el Jue Sep 03, 2015 1:15 am

    ¿Y se pira sin dar un argumento o intentar rebatir lo anterior?

    En fin...

    Quiero dejar un par de cuestiones sobre el tema en concreto.

    ¿Un hombre que ejerce violencia sobre su pareja o expareja la ejerce por que es mujer? ¿o por el contrario hay algo más?

    Si la ejerce porque es mujer ¿la ejerce sobre otras o solo con ella? Y si no es así ¿por qué solo con esa mujer en concreto?

    Saludos.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Jue Sep 03, 2015 1:28 pm

    Dlink escribió:
    nunca escribió:Los accidentes sí se pueden evitar, o al menos reducir, y los homocidios/asesisantos también.
    Como quieras. El tema central es que hay que tomar medidas y éste es el primer paso.

    nunca escribió:
    Por ello, podemos concluir en que casi cualquier agresión física o psicológica de un hombre hacia una mujer, es considerado violencia de género. Sin importar que el hombre haya consumido estupefacientes o "arrebatos pasionales" (lo de "pasional" es una falacia y además muy ofensivo. Por favor, no uses más eso de crimen pasional)

    A ver si te he entendido, ¿pretendes otorgarle un poder ad vericundiam a la LOVG?
    Entiéndelo mejor: he usado la descripción otorgada por un organismo gubernamental. Si quieres usar cualquier otra descripción, supongo que tendrá la misma validez. El caso es entender el mensaje.

    nunca escribió:Yo no sé que clase de estado democrático discrimina a alguien razón de sexo, raza, etnia o religión?
    ¿Eliminamos la presución de inocencia a los gitanos porque delinquen más proporcionalmente?
    No sé a qué viene eso de "presunción de inocencia". ¿Te pone nervioso el hecho de que las mujeres puedan denunciar? Porque otra explicación no le hallo. Los derechos legales están protegidos en cada juicio sobre el tema, incluida la presunción de inocencia.
    El problema es que esta ley no impide que ningún hombre mate a su pareja. Mira las estadísticas.

    Yo me hago una pregunta, ¿por qué existe maltrato entre parejas homosexuales (tanto de varones como de mujeres? ¿no será porque la violencia es un problema estructural de la manera de relacionarse que se producen en las sociedades de masas capitalistas?

    Es una ley misándrica que pone a los hombres como potenciales maltratadores, además de machista-paternalista ya que convierte a las mujeres en un sujeto infantil donde ellas nunca pueden ser el verdugo pero sí la víctima.

    ¿Qué es eso de "las relaciones de poder"? ¿Me lo podrías concretar? Y si vas a sacarme lo del patriarcado, además del palabro mágico que igual vale para un roto que para un descosido, me gustaría que lo argumentases.

    La presunción de inocencia es que cuando tú denuncias a alguien tienes que mostrar algún tipo de indicio o pruebas.

    El video puede ser un poco exagerado, pero es bastante ilustrativo.


    Otra cosa, esto es un foro de debate, aquí se debatirá de lo que haga falta te guste o no te guste el tema del que se hable sin descalificar a nadie. Y si no te gusta te puedes pirar, pero no de este hilo sino del foro en general. Que estoy ya hartito de las dichosas religiones políticas que tiene asumidas gran parte de la izquierda, abandonando en bastantes ocasiones el razonamiento materialista.

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5817
    Reputación : 7117
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Duende Rojo el Vie Sep 04, 2015 12:59 am

    nunca escribió:En España mueren aproximadamente unas 40-60 mujeres al año a mano de sus parejas, una cifra que, aunque es trágica, si la comparamos con los accidentes de tráfico, los accidentes laborales o los suicidios pues no parece una cifra alarmante.

    Y planteo otra pregunta un poco más polémica, dado que hay casos en algunos homocidio de pareja donde puede influir las drogas o los arrebatos pasionales, ¿podríamos decir que no en todos los casos a hay una motivación machista?

    Tú sabes que yo soy muy crítico cno el movimiento feminista, así que más o menos conoces mi punto de vista, pero aún así te comento lo que pienso.

    Claro que la violencia contra las mujeres no es como nos la cuentan, no es algo como para tomarse a risa ni trivializar, está claro que hablamos de un problema serio... Pero del mismo modo opino que es un asunto que se trata de forma exagerada y resulta una de las muchas cosas, políticas y problemas que nos cuelan rollo progre para que nos entretengamos...

    Las cifras de mujeres fallecidas por violencia de sus parejas son una minucia comparado como bien has dicho con otras causas de muerte, causas que son absolutamente ninguneadas y frente a las cuales estamos en gran parte desprotegidos tanto por el estado como por la sociedad carente de sensibilidad ante esos problemas. Los ejemplos que has dado son perfectos, me apetece pensar un poco ello:

    - Accidentes de tráfico: Si bien el estado se cuida de concienciar y poner remedio porque aparte de las vidas humanas es algo que sale muy caro al estado, por otro lado las víctimas y familiares de accidentes de tráfico son totalmente abandonadas por el estado, ya sea una familia que ha perdido al padre que trabajaba o personas con lesiones medulares y otros problemas que aparte de ser dependientes tienen que pagar fortunas por tratamientos, rehabilitación y unos gastos desorbitados en aparatos y cosas para facilitar su vida. El centro donde mandan a los lesionados medulares de toda España, en Toledo, y no hay otro, es un puto caos por lo visto, y los familiares tienen que instalarse en esa ciudad, por lo visto a precio de oro, teniendo que vender sus casas o quedarse sin ahorros. Me han contado cosas espeluznantes de la gente cno lesiones medulares... En fin, como digo, a esa gente que se la pique un pollo. A los hijos de un hombre fallecido en un accidente de coche, que se mueran de hambre, a los padres de un chaval que se ha quedado paralítico lo mismo, a vender sus casas y sus cosas para pagar los gastos de la rehabilitación y el día a día de una persona así. A esos que les den por culo, total, qué son? 1500 familias destrozadas al año por esas muertes??? Y lesionados medulares??? Unos mil al año... Casi ná. Y no se ve a ningún político partirse el pecho por esta gente.

    - Accidentes laborales: Para mi los mas tristes. Y lo mismo, se ha conseguido que se controle más, pero aún así siguen sucediendo y sucederán, porque, al igual que las muertes por violencia doméstica, muchas son inevitables por muchos medios que pongas. En cualquier caso es lo mismo, familias desprotegidas ante el fallecimiento del padre o recortes en dependencia para damnificados. Y por supuesto, impunidad para empresarios que facilitan esos accidentes por evitar gastos así como situación general en un país que te obliga a jugarte la vida sin rechistar para evitar ser despedido. Y esto lo he visto yo con mis ojos cuando trabajaba en la construcción.

    - Suicidios: Las cifras de suicidios en España son escalofriantes. Y aquí el estado sí que no hace nada de nada, y eso que hablamos de algo que produce más muertes que cualquiera de lo anteriormente mencionado. Hablamos de cerca de 4.000 suicidios al años. 4.000!!! Es que se me caen los huevos cuando veo esa cifra... Y lo mismo, el estado facilita una sociedad donde la gente acaba deprimida y sin salida, el estado por supuesto no facilita ayuda para gente en tal nivel de desesperación. La única medida que he visto es el acristalamiento del Viaducto de Madrid, para que los suicidas no generen gastos al ayuntamiento ni tengan que cortar el tráfico.

    Ahora bien... Mujeres asesinadas por sus parejas, sí, es un problema... Pero tanto como nos venden?? Lo siento, pero NO, NO LO ES. 1.000 mujeres en 15 años, 66 al año... Si lo analizamos objetivamente y científicamente (como siempre digo, hagamos uso de nuestra condición de marxistas) esa cifra es una PUTA MIERDA, sobretodo si lo comparamos con otras causas... Mismamente esa media de 66 mujeres asesinadas al año por sus parejas es apenas un 15% del total de asesinatos en España (unos 400), y el resto?? No son de dios??? Al resto, a los otros trescientos y pico que se la pique un puto pollo. Y estamos en un país donde hay muy pocos asesinatos...

    No tengo ninguna intención de victimizar a mi sexo, porque yo, a diferencia de otros, no lo considero un bando a defender, pero de esas muertes mencionadas, el porcentaje de hombres frente al de mujeres es altamente superior. Es decir, los muertos de los problemas sociales, lo solemos poner mayormente los hombres. Y aquí nadie va a piar con que los hombres por nuestra condición de hombres tenemos más riesgo de sufrir una muerte violenta o la sociedad nos maltrate más.

    Conclusión: Si lo comparamos lo que hace el estado respecto a la violencia de género o doméstica así como el grado de concienciación y sensibilización que tiene la sociedad y la dedicación que le dan a este, me parece lamentable, absolutamente patético y deleznable. Como he dicho, el rollito progre, lo molón, lo guay... El estado interviene en estas cosas (y no me parece mal del todo, lo reconozco...) que si ayudas económicas, que si alojamientos gratuítos, que si servicios de psicólogo gratuítos, que si linchamientos legales a los maltradores, discriminación positiva legal para ellas, campañas de televisión, instituto de la mujer, ministerio de igualdad... Y tan contentos todos, pareciendo que hacen algo por la sociedad, algo que tampoco genera mucho debate político ni económico. Y al resto de problemas que sí generan una importante cifra de muertos, a la puta mierda, al resto de víctimas de problemas sociales que les den por el culo. Alojamientos para familias que lo han perdido todo al perder al cabeza de familia en un accidente?? Servicios de ayuda psicológica para esa gente?? Ayudas económicas?? Dónde están los famosos haciendo campañas por la seguridad laboral??  Hay teléfono para solicitar ayuda si te vas a suicidar?... Sí, el Télefono de la Esperanza, que es solo una simple llamada con una psicólogo y funciona con voluntarios, y no vemos que lo pongan en los telediarios cuando dan la noticia por un suicidio... Es más, hace cuanto que no es noticia un suicidio??? Mientras en este país se cobran sueldos en consejerías y centros de protección a la mujer maltratada y se destinan grandes cantidades de dinero público...

    En fin, que me lío... Pero sí, es injusto, muy injusto el trato que se le da en este país a los problemas que generan muertes mientras la mujer maltratada o asesinada copa tanta atención, institucional y socialmente. Así que no, camarada... No es como nos lo cuentan, pero mientras estamos entretenidos con esto no se generan otros debates más importantes. Y la vomitiva izquierda española, para variar, dando cobertura a tamaña manipulación e injusticia. Que madre mía, si nos movieramos tanto por otras cosas como por la mierda del feminismo, España sería socialista hace ya tiempo.

    Respecto a tu otra pregunta... Pues obviamente es para favorecer la victimización deseada, pero ni de coña son todo asesinatos machistas. No conocemos lo que ha pasado en cada caso, solo que un hombre ha matado a una mujer, y con eso ya es un asesinato machista. Ya no es violencia doméstica, ya no es de género, ahora es directamente machista, es decir, si un hombre mata a una mujer, es porque se siente superior a ella y la desprecia y no quiere perder sus privilegios, independientemente de lo que haya pasado. Si tú tienes un brote psicótico o estas puesto de algo y matas a tu pareja en una discusión por estar fuera de ti, crimen machista. Si tu mujer te engaña y te deja en al ruina y por venganza se te va la olla y la matas, crimen machista. Si tu mujer te quiere matar y en defensa propia la matas tú a ella, crimen machista. Por tanto, no, no siempre es machista, no lo sabemos, pero así serádada la noticia y así será contabilizado.

    PD: Los que creen que por este razonamiento soy yo un machista, micromachista, patriarcal, cosificador, manipulado por las fuerzas del poder y demás soflamas jipis, tiene dos opciones: 1. Debatir conmigo y comentar como buenos camaradas. Y 2. Irse a la puta mierda.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    surfas
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4261
    Reputación : 4303
    Fecha de inscripción : 15/10/2011

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por surfas el Vie Sep 04, 2015 4:08 am

    El hombre que crea que tiene privilegios con el machismo es que no entiende mucho. El hombre tambien sufre el machismo, a menos que sean todos rambo supermacho, hayan empernado a una a los 12 años, la tengan de 30 cm y anden con dos rubias en un yate. Si no es asi, han fallado el mandato y seguramente tengan una vida sufrida. Ni te digo el porcentaje bastante importante de gays que directamente no califican en "macho".

    nunca escribió: de hecho ya lo está con una ley que viola la presunción de inocencia de los varones.

    ¿Esto es asi? ¿Donde puedo leer la ley?

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Vie Sep 04, 2015 2:35 pm

    ¿Esto es asi? ¿Donde puedo leer la ley?
    Pues lo explico en el video que he colgado.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Vie Sep 04, 2015 2:38 pm

    Lo re-cuelgo en este hilo ya que lo considero interesante. No es exactamente un planteamiento marxista, pero desde una óptica anticapitalista tiene una visión interesante, al menos para debatir.


    El enfrentamiento de sexos: una estrategia para la represión sexual de los individuos.

    “La supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica”  (Wilhelm Reich, La Función del Orgasmo, cap. VI, 2)

    La represión sexual ha sido un mecanismo de control social utilizado por el poder desde los inicios de la civilización. Fundamentalmente, la religión y la idea del pecado han sido, hasta hace muy poco, las principales herramientas usadas para conseguirlo. Un grupo de hombres y mujeres reprimidos y frustrados sexualmente es mucho más fácil de dominar que otro grupo que no lo esté debido al gran número de desequilibrios psíquicos e incluso fisiológicos que dicha represión produce. Además, una sociedad donde la libido estuviera encauzada correctamente a través del sexo estaría compuesta por individuos que dedicarían mucho menos esfuerzo y tiempo a una alienante y absurda productividad compulsiva, y, menos aún, a la guerra. En definitiva, todo gobierno que pretenda expandirse a través de la productividad compulsiva y la guerra no puede permitir que sus súbditos gocen de una vida sexual plena y satisfactoria. Tanto Herbert Marcuse como Wilhelm Reich analizaron todo esto en varios de sus trabajos (1). Ambos coincidían en que todas las sociedades, hasta entonces (primera mitad del siglo XX), habían necesitado matar al Eros en los individuos para poder sobrevivir y desarrollarse.

    Gracias a la crisis religiosa que tuvo lugar en el mundo a partir del desarrollo de la industria y, más recientemente, con el boom de la tecnología de finales del siglo XX, la religión dejó de tener la fuerza suficiente para ejercer el papel que hasta entonces había venido ejerciendo en el terreno de la represión sexual (2). Había que evitar por todos los medios posibles que el hombre y la mujer pudieran relacionarse de un modo natural, pues de lo contrario se corría el riesgo de que los unos y las otras volvieran a entregarse a una sexualidad libre y gratificante. El alarmismo institucional en torno a las enfermedades de transmisión sexual (en el que se sustituía el miedo al infierno por el miedo a contraer una enfermedad venérea) fue uno de los medios utilizados (3); el feminismo victimista que culpabilizaba a los hombres de todos los males de las mujeres (y, en general, del resto de los males del planeta tierra), otro.

    El recurso institucional de reprimir la sexualidad a través del miedo a las enfermedades de transmisión sexual es algo que con el tiempo ha ido perdiendo fuerza al destaparse, gracias a la labor de multitud de investigadores y activistas, el inmenso negocio farmacéutico que también se oculta detrás de ello (4). Posiblemente, el hecho de abanderar casi en solitario la causa de la represión sexual sea el motivo de que el feminismo haya ido adquiriendo, en los últimos tiempos, tanta virulencia en sus manifestaciones. Un ejemplo de dicha virulencia es la ley que presenta como presuntos culpables de un delito penal a casi la mitad de la sociedad simplemente por el hecho de ser hombres y por tener una tendencia sexual determinada (heterosexualidad).

    Es innegable que existen hombres que maltratan a mujeres, pero también es innegable que hay muchas personas pertenecientes a las más diversas culturas, nacionalidades o etnias que cometen todo tipo de delitos, y no por eso se hacen leyes para prevenir los delitos cometidos por estas personas por razón de su cultura, nacionalidad o etnia. ¿Qué pensaríamos de un gobierno que crea leyes para prevenir los delitos que pudieran llegar a cometer personas pertenecientes a una determinada cultura, nacionalidad o etnia? ¿No definiríamos a ese gobierno como fascista? Pues bien, la Ley Integral contra la Violencia de Género es lo que ha hecho con casi la mitad de la población española al crear una ley que presenta a todos los hombres (heterosexuales) como potenciales maltratadores de mujeres por el mero hecho de haber nacido hombres (y ser heterosexuales). Quizás, el hecho de que el extenso preámbulo de esta ley, en el que se sientan claramente las bases de la misma, haya sido escrito por la persona que fue nombrado por Franco como su sucesor, sirva para comprender mejor la clase de ideología en la que se inspira. También debería dar que pensar (a aquellas pocas personas que aún dispongan de la capacidad para ello) el hecho de que todas la estructura del Estado haya apoyado sin fisuras esta ley.

    Más allá del apoyo incondicional a la Ley Integral contra la Violencia de Género, los medios de comunicación han jugado un importante papel en la promoción y difusión del enfrentamiento entre sexos, desarrollando todo tipo de campañas absolutamente demagógicas (como el caso de la ex tenista Gala León o la más reciente campaña sobre la prostitución), haciendo recaer sobre la condición masculina la culpa de todos los males sufridos por las mujeres a lo largo de la historia (¡como si éstas vivieran solas y los males que han sufrido no afectasen también directamente a los hombres que conviven con ellas!) en lugar de sobre el verdadero responsable: el encargado último de la organización social en la que viven inmersos dichas mujeres y hombres, es decir, el Estado.

    Esta demonización del hombre heterosexual tiene un objetivo muy concreto: sembrar en las mujeres recelos y desconfianza hacia los hombres, y, en los hombres, miedo y culpabilidad en sus relaciones con las mujeres (la desaparición del piropo callejero estaría asociado a esto último), todo con el fin de mantener a ambos sexos prudentemente distanciados. Curiosamente, se trata de una estrategia con un gran parecido a otra usada ya en el pasado, pero en sentido inverso: la caza de brujas. En la época en la que se llevó a cabo la caza de brujas, la sexualidad era asociada a la brujería, lo que hacía que muchas mujeres reprimiesen su sexualidad por miedo a ser acusadas de tratos con el demonio.

    Pero no nos equivoquemos, todo esto no es culpa de una lucha mal planificada de las mujeres por vivir en una sociedad más justa, sino de una estrategia promovida por el patológico ansia de dominación de los gobernantes, a los cuales les interesa tenernos enfrentados, separados y, por lo tanto, reprimidos. Lo cierto es que no hay una gran diferencia entre los tiempos actuales y los del puritanismo victoriano, en los que también se trataba de separar física y psicológicamente a hombres y mujeres por todos los medios posibles.

    En los últimos años han cobrado fuerza diversos movimientos masculinos de marcados tintes misóginos y de claras raíces anglosajonas (como no podía ser de extrañar). Estos colectivos, utilizando un razonamiento propio de un párvulo, señalan exclusivamente a la mujer como culpable de la situación que atraviesa el hombre heterosexual de hoy en día, obviando el psicopático contexto social de relaciones de poder en el que ambos sexos se desenvuelven. Un ejemplo de esto sería el de Hombres que Siguen su Propio Camino (Men Going Their Own Way, MGTOW por sus siglas en inglés). El objetivo de este movimiento es el mismo que el del feminismo: dar más cuerda a esta demencial guerra de sexos. Del mismo modo, las críticas cargadas de misoginia hacia el feminismo por parte de aquellos sectores reaccionarios que en el pasado ejercían de perros guardianes de la moral sexual sólo sirven para dar alas y fortalecer los argumentos misándricos de dicho feminismo.

    La liberación sexual sólo puede existir cuando un hombre o una mujer se entregan confiada y plenamente el uno al otro. Hoy en día, este enfrentamiento de sexos artificialmente inducido ha originado tal clima de desconfianza y hostilidad entre hombres y mujeres que es prácticamente imposible esa entrega confiada y plena; por lo tanto, se puede decir, sin ningún género de dudas, que atravesamos un periodo de enorme represión sexual por mucho que los medios de comunicación, la escuela y demás aparatos ideológicos estatales se empeñen en vendernos lo contrario, lo cual, a su vez, hace más difícilmente identificable la actual represión sexual y por lo tanto más dañina.

    Por otra parte, la sobreexcitación sexual a la que estamos expuestos casi de forma permanente en nuestra sociedad (a través de la televisión, internet, la publicidad...) tampoco es casual. El individuo sobrexcitado, al no encontrar cauces adecuados para liberar su tensión sexual debido al clima reinante de hostilidad entre sexos, agudiza su frustración y se convierte en un ser más fácilmente manipulable. Se podría decir que esta sobreexcitación y su posterior represión tendrían como consecuencia una doble represión en los individuos. Incluso, podríamos hablar de hasta una triple represión si tenemos en cuenta el tipo de personalidad media a la que ha dado origen el capitalismo y su principio rector de la búsqueda del máximo beneficio particular, es decir, una personalidad egocéntrica, narcisista y centrada en sí misma, incapaz para la empatía y para comprender al otro, algo que hace imposible una verdadera disposición para amar.

    El Estado, mientras siga existiendo, necesitará de la represión sexual de sus súbditos para conseguir policías, militares, técnicos y productores afanados que concentren su energía libidinal casi exclusivamente en el fortalecimiento de las estructuras y superestructuras de aquél; esto es algo que debemos tener bien claro. Cuando las estrategias de represión sexual utilizadas en estos momentos sean identificadas por la mayor parte de los individuos y, por lo tanto, rechazadas (como lo fue la religión), serán puestas en práctica otras completamente diferentes con el fin de que pasen más fácilmente desapercibidas y puedan ser, por lo tanto, más útiles; por lo que habrá que estar atentos.

    El argumento que habitualmente se usa para defender el feminismo y estigmatizar críticas como ésta suele ser el de recurrir a los casos extremos de asesinatos de mujeres por parte de sus parejas (o ex parejas) masculinas. Esta argumentación además de ser irracional podría ser calificada sin ningún tipo de reparo como fascista. Volviendo a un razonamiento hecho anteriormente, ¿qué pensaríamos, si cada vez que una persona de una determinada etnia comete un crimen (y sólo cuando lo comete una persona de esta etnia), una organización se dedicara a organizar todo tipo de protestas y manifestaciones exigiendo leyes para prevenir los crímenes cometidos por las personas pertenecientes exclusivamente a dicha etnia? Ser hombre (y heterosexual) en nuestra sociedad está empezando a convertirse en una experiencia no muy diferente a la de un judío en plena Alemania nazi. Obviar condicionantes como la competitividad extrema, la búsqueda compulsiva del interés particular (principios rectores de la actual sociedad capitalista) o la militarización de la sociedad, y utilizar factores como el sexo o la etnia para explicar la conducta criminal de algunas personas no puede ser calificado de otra manera más que como fascismo.

    La crítica al feminismo es una tarea enormemente compleja y arriesgada en nuestros días al enfrentarnos a una ideología cuyos postulados, basados en una demagógica estrategia victimista, han alcanzado casi la categoría de dogmas incuestionables y son defendidos por sus más fieles devotos con una actitud no muy diferente a la de la Inquisición frente a los herejes. Quedaría por reflexionar sobre algunas otras cosas más en torno al feminismo como lo peligroso que puede resultar para la psique individual y colectiva promover una mentalidad victimista entre una mitad de la población  y otra culpabilizante entre la otra mitad; sobre la deserotización absoluta de las relaciones sexuales provocada por la negación sistemática de las diferencias entre el hombre y la mujer; o sobre la promoción mediática de un modelo de mujer que sitúa la consecución de un elevado estatus social muy por delante de la satisfacción plena de las necesidades sexuales, al mismo tiempo que desprecia la actitud de aquellos hombres para quienes la satisfacción de dichas necesidades sí es más importante que el estatus social: una auténtica regresión al pensamiento puritano y mojigato más rancio (5).

    Mientras vivamos inmersos en una sociedad de masas será muy difícil sobreponerse a este tipo de estrategias de control, pues, debido a las características de dicho tipo de sociedad, el instinto gregario se agudiza y, por lo tanto, la manipulación se torna mucho más sencilla (6). En cualquier caso, ser conscientes de que esto es así (la inevitabilidad de la manipulación de las masas), y no puede ser de otro modo en esta sociedad, es ya un paso muy importante para alcanzar un cierto grado de liberación a nivel individual.

    Ser conscientes de las verdaderas causas que nos han conducido a la actual situación de miseria sexual que padece nuestra sociedad puede ser también de gran ayuda para paliar, en cierta medida, la desesperada situación emocional a la que muchos hombres y mujeres se encuentran abocados hoy en día sin saber exactamente por qué. En una sociedad en la que el odio lo invade todo es imposible amar, es imposible ser amado.

    Notas:
    (1) En este sentido destacaría Eros y Civilización de Herbert Marcuse http://www.portalalba.org/biblioteca/MARCUSE%20HERBERT.%20Eros%20y%20Civilizacion.pdf  y La Revolución Sexual de Wilhelm Reich https://xochipilli.files.wordpress.com/2014/10/reich-wilhelm-la-revolucion-sexual.pdf . Quizás el error de ambos fue no preveer la capacidad del sistema para aprender de sus propios errores y de fagocitar (asimilar en su provecho) todo proyecto colectivo de liberación.
    (2) Para conseguir un mayor desarrollo industrial se hacía necesario que el culto del hombre a la máquina se impusiese al anterior culto a Dios. De esta forma, conceptos coercitivos como el del diablo y el infierno empezaron a perder la fuerza que hasta entonces habían tenido.
    (3) Hitler llegó a utilizar el miedo a la sífilis en su campaña contra los judíos, al hacer responsable a éstos de la extensión de la enfermedad entre la población alemana.
    (4) Recomiendo las investigaciones de Jesús García Blanca (Salud y Poder) http://saludypoder.blogspot.com.es/  y de Lluis Botines (Plural-21) http://plural-21.org/
    (5) Recomiendo la lectura de los textos de María del Prado Esteban http://prdlibre.blogspot.com.es/ , una de las personas que, en los últimos tiempos, mejor ha sabido interpretar la naturaleza reaccionara y represiva del feminismo.
    (6) Para entender esto un poco mejor recomiendo la lectura de Psicología de las Masas de Gustave Le Bon https://elpoderdeerosypsique.files.wordpress.com/2013/10/gustave_le_bon1.pdf .

    http://conspiracionabierta.blogspot.com.es/2015/08/el-enfrentamiento-de-sexos-una_4.html

    MolotoK
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 21/12/2013
    Edad : 33
    Localización : Murcia, España

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por MolotoK el Sáb Sep 12, 2015 1:54 pm

    La explicación matemática de Jordi de Terrassa sobre la "desigualdad salarial" entre hombres y mujeres, se puede comprender un poco mejor con este video:


    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 3793
    Reputación : 3924
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Sáb Sep 12, 2015 3:25 pm

    Apreciado Molotok;

    Jordi de Terrassa no dice lo mismo que la señora profesora del video, y no niega que las mujeres estén explotadas y oprimidas, que lo están. Pero no por ser mujeres, sino por ser trabajadoras, en igual medida que los hombres trabajadores.

    Por el mismo motivo existen mujeres capitalistas que explotan tanto a hombres como a mujeres trabajadores asalariados por ellas. De la misma forma que las señoras feudales, porque han existido y existen reinas, duquesas, marquesas, condesas y demás fauna feudal, explotaban y explotan a sus sierv@s de la gleba.

    Igual de ridículo resulta afirmar que Nefertiti estaba explotada y oprimida por los esclavos varones de su propiedad, como que las esclavas por estar en las mismas condiciones que sus compañeros varones no están explotadas y oprimidas.

    Todas las ideologías de género, incluso la divulgada por la señora profesora del video, son ideologías de las oligarquías dominantes. En las sociedades de clases la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. En las sociedades divididas en clases sociales, la ideología dominante actúa como una venda en los ojos de las clases dominadas, que impide ver las auténticas causas de la opresión; la explotación, en el capitalismo la apropiación de plusvalía, y a los auténticos opresores; las oligarquías financieras. Despistando y dividiendo a los explotados y oprimidos en su lucha por la liberación.

    Por otro lado los individuos, independientemente de su sexo, no son iguales;
    Karl Marx en Crítica al programa de Gotha escribió:Pero unos individuos son superiores, física e intelectualmente a otros y rinden, pues, en el mismo tiempo, más trabajo, o pueden trabajar más tiempo; y el trabajo, para servir de medida, tiene que determinarse en cuanto a duración o intensidad; de otro modo, deja de ser una medida. Este derecho igual es un derecho desigual para trabajo desigual. No reconoce ninguna distinción de clase, porque aquí cada individuo no es más que un trabajador como los demás; pero reconoce, tácitamente, como otros tantos privilegios naturales, las desiguales aptitudes individuales, y, por consiguiente, la desigual capacidad de rendimiento. En el fondo es, por tanto, como todo derecho, el derecho de la desigualdad. El derecho sólo puede consistir, por naturaleza, en la aplicación de una medida igual; pero los individuos desiguales (y no serían distintos individuos si no fuesen desiguales) sólo pueden medirse por la misma medida siempre y cuando que se les coloque bajo un mismo punto de vista y se les mire solamente en un aspecto determinado; por ejemplo, en el caso dado, sólo en cuanto obreros, y no se vea en ellos ninguna otra cosa, es decir, se prescinda de todo lo demás. Prosigamos: un obrero está casado y otro no; uno tiene más hijos que otro, etc., etc. A igual trabajo y, por consiguiente, a igual participación en el fondo social de consumo, uno obtiene de hecho más que otro, uno es más rico que otro, etc. Para evitar todos estos inconvenientes, el derecho no tendría que ser igual, sino desigual.

    Pero estos defectos son inevitables en la primera fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la sociedad capitalista después de un largo y doloroso alumbramiento. El derecho no puede ser nunca superior a la estructura económica ni al desarrollo cultural de la sociedad por ella condicionado.
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gotha/gotha.htm
    Por lo que hasta el advenimiento de la sociedad comunista en la segunda fase de su desarrollo no desaparecerá cierta discriminación entre los individuos, aun siendo tratados en igualdad, independientemente de su sexo.

    Saludos.

    MolotoK
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 21/12/2013
    Edad : 33
    Localización : Murcia, España

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por MolotoK el Sáb Sep 12, 2015 3:45 pm

    En realidad lo que pretendía demostrar con el vídeo, era romper un poco el mito de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Ya que un mejor sueldo (en comparación con otro trabajador, sea este mujer u hombre) no implica una menor explotación. Y la explicación que daba la mujer del vídeo me parecía muy sencilla para su comprensión, ya que los números para mucha gente poco aficionada a las matemáticas (no es mi caso) cansan. No era mi intención declarar que las ideas del vídeo sean suyas ni que el mismo vídeo esté exento de crítica, pero agradezco sus aclaraciones.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Sáb Sep 12, 2015 9:18 pm

    A partir del 1:50 habla de la brecha salarial.

    MolotoK
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 21/12/2013
    Edad : 33
    Localización : Murcia, España

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por MolotoK el Dom Sep 13, 2015 11:35 am

    Viendo el vídeo aportado por nunca, y releyendo a Jordi de Terrassa, acabo de caer en algo...

    Jordi de Terrassa escribió:Por el mismo motivo existen mujeres capitalistas que explotan tanto a hombres como a mujeres trabajadores asalariados por ellas. De la misma forma que las señoras feudales, porque han existido y existen reinas, duquesas, marquesas, condesas y demás fauna feudal, explotaban y explotan a sus sierv@s de la gleba.

    Igual de ridículo resulta afirmar que Nefertiti estaba explotada y oprimida por los esclavos varones de su propiedad, como que las esclavas por estar en las mismas condiciones que sus compañeros varones no están explotadas y oprimidas.

    ¿Por qué la mayoría de puestos de señores feudales, esclavistas y capitalistas están ocupados o han estado ocupados mayoritariamente por hombres? No logro encontrar una causa material como el rol que ocuparon las mujeres y hombres en las sociedades paleolíticas. Salvo quizá una herencia ideológica tras tantas generaciones desempeñando esos roles, proteger el legado paterno por medio de la monogamia, o una ausencia de género en una determinada sociedad, por ejemplo una escasez de varones en tiempos de guerra. O dicho de otro modo... ¿qué causa el patrilinaje y el matrilinaje?

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por nunca el Dom Sep 13, 2015 1:26 pm


    ¿Por qué la mayoría de puestos de señores feudales, esclavistas y capitalistas están ocupados o han estado ocupados mayoritariamente por hombres?
    Espero que esto pueda resolver tus dudas, dentro de la página puedes pulsar más enlaces que vienen en el artículo que no voy a colgar.
    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2015/08/29/hacia-una-nueva-historia-de-las-relaciones-de-genero/
    Hacia una nueva historia de las relaciones de género
    Publicado el agosto 29, 2015 por Carlos Rodríguez
    Muchas discusiones sobre temas de género han terminado con la invocación de un pasado en el que la mujer ha sido explotada y oprimida consistentemente por el varón, llevando a la necesidad de realizar enmiendas en el presente a fin de rectificar la histórica injusticia. Este discurso sobre el pasado en no pocas ocasiones desemboca también en actitudes revanchistas, ¿pero hasta qué punto es cierto?

    Nuestro artículo presentará un modelo alternativo para explicar los aspectos más discutidos en la historia de las relaciones de género y poner en contexto el sufrimiento tanto masculino como femenino que emana de sus roles. Antes de comenzar, sin embargo, quiero clarificar algunas cosas:

    Lo que voy a presentar es un modelo que se nutre de escritos realizados por historiadores y antropólogos. Todo lo que verán aquí ya se ha dicho con anterioridad. Mi único mérito es hilarlo todo y presentarlo como alternativa.

    No debe entenderse como una teoría, sino como un conjunto de explicaciones. Dichas explicaciones, por supuesto, no equivalen necesariamente a justificaciones.

    Como la variabilidad cultural ha sido inmensa a lo largo del tiempo y el espacio, este modelo no es aplicable a todas las sociedades pasadas o presentes (de hecho ningún modelo lo es), pero sí para las más extendidas.

    Continuando con el punto anterior, no debe entenderse el esquema que voy a presentar como inevitable. Los factores que señalaré no siempre producen los mismos resultados, dependiendo del contexto. Intento señalar, sin embargo, que cuando se producen no nacen necesariamente por el deseo de dominar o controlar a la mujer.

    Del mismo modo, podemos considerar este escrito como un resumen muy simplificado, donde inevitablemente se van a perder cientos de matices. Se trata de temas que todavía siguen siendo objeto de discusión y sobre los que se podrían escribir volúmenes. Lo que presento aquí es la explicación más plausible pero ha de considerarse, eso sí, como un esqueleto que iremos rellenando con futuras aportaciones, incluyendo las realizadas en la sección de comentarios.

    Para no hacer un artículo excesivamente largo, voy a referirme también a otras entradas que he escrito sobre temas históricos en este blog. Pueden leer los textos citados si quieren más detalles.


    Patrilocal y patrilineal

    Para entender por qué las culturas más exitosas antes de la Revolución Industrial son, o han sido, “androcéntricas” tenemos que examinar el modelo de residencia patrilocal, que generalmente se da en las sociedades patrilineales.

    En el modelo de residencia patrilocal, la esposa abandona a su familia para unirse a la de su marido, de la que pasa a formar parte. De esta manera la responsabilidad de mantener a los padres recae sobre los hijos varones. Las mujeres, por el contrario, pasan convertirse en una “inversión menos rentable” pues al casarse sus obligaciones son hacia la familia del marido, y no hacia su familia biológica. En algunas culturas la hija ha de contar con una dote para casarse, que se considera muchas veces como recibir la parte de su herencia por adelantado. La función de la dote es proteger a la mujer en caso de viudedad, divorcio o abandono, como se contempla por ejemplo en las Partidas de Alfonso X el Sabio (Partida IV, título XI, ley XXXI), pero al aumentar el patrimonio familiar del esposo y su familia se convierte en un bien codiciado por ésta.

    Las consecuencias del modelo patrilocal para las mujeres, como pueden imaginarse, distan de ser benignas. Un conocido proverbio indio afirma que “criar a una hija es como regar el jardín del vecino”. En efecto, invertir en la educación de una niña cuesta dinero para que luego sea otra familia la que se beneficie. Una familia rica puede permitírselo, e incluso promoverlo a fin de obtener un mejor enlace matrimonial con el que lograr influencia o establecer una alianza con la familia del esposo. Sin embargo, para aquellas familias con menos recursos, es mucho más eficiente invertir en la educación del varón, pues será aquel quien se encargue de la familia en la vejez. Dependiendo de las circunstancias, también puede ser conveniente casar a la hija a una pronta edad.

    Aquí podemos ver una razón por la que no se educaba a las niñas con la misma frecuencia que a los niños, algo que podía erróneamente llevar a la opinión general de que las mujeres eran menos inteligentes, o incluso menos aptas para aprender. Así entramos en el círculo vicioso de que las mujeres no recibían tanta educación, y por tanto no se desarrollaban intelectualmente como los hombres, pero también el hecho de que al creerlas menos capaces se las excluía de la educación, principalmente superior (que no olvidemos, tampoco estaba al alcance de la mayoría de los varones).

    La consecuencia más terrible de este modelo patrilocal podía ser, en algunos casos, el infanticidio femenino, particularmente en las familias con menos recursos y sobretodo si se requería dote para casarlas. Los hijos varones también eran asesinados en ciertos casos, principalmente si tenían algún defecto físico o enfermedad grave. Las razones generalmente eran las mismas: la familia no puede permitírselo, y en casos especialmente crueles, no quiere permitírselo.

    Es significativo que la mayor parte de los infanticidios eran y son cometidos por las madres. En los relatos de la India contemporánea podemos oír sobre mujeres que mataron a sus hijas por iniciativa propia, otras que fueron presionadas por los familiares y en muchos casos que mataron como resultado del consenso familiar. Los motivos de la madre para matar a sus hijas, en cualquier caso, no suelen ser diferentes de los del padre: la supervivencia económica.

    Al margen del infanticidio o la menor probabilidad de recibir educación, abandonar la familia para incorporarse a otra no era fácil. Tras unirse a la esfera femenina, la mujer caería inmediatamente bajo la autoridad de la suegra. Esta suegra, en su momento, había sido como su nuera una mujer extraña en la familia, pero que había encontrado su lugar teniendo un hijo, con el que desarrolla una relación especial por ser su mejor apoyo en un entorno extraño y también porque será quien cuide de ella en su vejez, especialmente tras la muerte de su marido. La nuera se percibe así como una persona que puede entrometerse en el vínculo emocional que une a madre e hijo, quien puede descarrilarlo y dilapidar los recursos que la madre pudiera necesitar para su vejez.

    Del mismo modo, hasta el nacimiento de los hijos, la esposa encuentra en el marido su único apoyo en ese entorno extraño, por lo que intentará ejercer su influencia sobre él en la mayor medida posible. El conflicto entre ambas mujeres es frecuente, especialmente si la esposa se casa a una temprana edad y no cuenta con la madurez suficiente para capear los conflictos intrafamiliares.

    Otro factor a tener en cuenta en este sistema es que cuando estallan guerras internas (pensemos por ejemplo en los clanes japoneses del siglo XVI), la mujer encontrará su lealtad dividida: hacia su familia biológica y hacia su nueva familia, razón por la que generalmente será apartada de las acciones militares y políticas. Por supuesto, éste es sólo un factor entre otros para evitar enviarla al combate.

    En este punto se estarán preguntando: ¿por qué pese a todos estos aspectos negativos para las mujeres se impuso el modelo patrilocal/patrilineal (lo que algunos llamarían “patriarcal”)?

    El modelo patrilocal no se originó por capricho, o “para dominar a la mujer”, que es la narrativa imperante, sino para concentrar a todos los varones en la familia, clan o tribu, unidos por lazos de sangre, al ser más eficiente para la defensa contra grupos enemigos, ladrones de ganado, familias rivales, clanes enemigos, etc. que el modelo contrario (p. 223, 233). Y si bien los beneficios de este sistema se pueden apreciar en las luchas entre grupos tribales, algunos antropólogos como Mel y Carol Ember también vinculan este modelo a sociedades donde pueda haber una alta incidencia de guerra interna, independientemente de su nivel de desarrollo. No olvidemos que las deudas de sangre eran mucho más frecuentes en el pasado y que podían ser devastadoras a nivel local.

    Si bien es cierto que Grecia y Roma fueron sociedades donde predominaba la residencia patrilocal, durante la Edad Media europea hubo múltiples modelos: patrilocal, matrilocal y neolocal (donde la pareja establece un nuevo hogar). Quizá por esta multiplicidad de modelos, la idea de inferioridad intelectual femenina comenzó a ser cuestionada a finales de la época en debates conocidos como “la querella de las mujeres” que se dieron en varias cortes europeas, incluyendo la castellana. No en vano, uno de los principales argumentos esgrimidos por los defensores de las mujeres era que si ambos sexos recibieran la misma educación (algo menos frecuente en las sociedades patrilocales) no habría diferencias a nivel intelectual. Estos debates prepararían el terreno para la llegada del feminismo contemporáneo. No hemos de olvidar, sin embargo, el gran peso de la herencia clásica en el área del derecho, la filosofía y las letras en general (originadas en un contexto de sociedades patrilocales que permeaba sus ideas), así como el regreso a estos referentes que acompañaría al Renacimiento.

    Economía y biología

    Tampoco podemos dejar a un lado factores económicos y biológicos. Algunos antropólogos señalan que existe una mayor desigualdad en las sociedades agrícolas que en otros modelos debido a la introducción del arado (p. 7), más adaptado al cuerpo y la fortaleza masculina. Esto le hacía dominar la producción de alimentos y en consecuencia le otorgaba un mayor estatus.

    Más allá del arado, la biología también ha favorecido la división sexual del trabajo. En las sociedades preindustriales no había sistemas de jubilación y los matrimonios dependían de los hijos para que les cuidaran en su vejez, por lo que se consideraba deseable tener varios. Sin embargo, la mortalidad infantil era extremadamente elevada y un 33% de los niños moría antes de llegar a los cinco años de edad (p. 10). Si a esto unimos una lactancia más prolongada de la que tenemos hoy día, encontramos que las tareas domésticas eran más compatibles con el embarazo y la lactancia que otras actividades.

    Esto no quiere decir que la mujer no contribuyera económicamente trabajando en el campo, tejiendo o de otra forma cuando le fuera posible. Es más, aunque hombres y mujeres tuvieran muchas veces diferentes tareas, la separación entre el trabajo doméstico y extradoméstico no estaba tan claramente marcada (por ejemplo cuidar a los animales) como lo estaría tras la Revolución Industrial y la llegada del trabajo asalariado. Sin embargo, el embarazo y la lactancia limitarían la participación de la mujer en actividades políticas y oportunidades educativas, aunque hemos de tener en cuenta que la inmensa mayoría de los hombres tampoco participaba de ellas.

    La combinación de fortaleza física, percibida superioridad intelectual y oportunidades debido a las menores limitaciones biológicas convertirían al hombre en el cabeza de familia natural, y al sexo masculino en la médula espinal de la sociedad, algo que llevaría inevitablemente al conocido androcentrismo, aunque no en todos los aspectos. De este modo se le asignarían más responsabilidades económicas (mantener a otros miembros de la familia) y por tanto los instrumentos para llevar dicha labor a cabo, restringiendo el derecho de la mujer a administrar buena parte de los bienes sin su permiso, algo explicado en el artículo sobre la licencia marital en la Edad Moderna.




    Contenido patrocinado

    Re: ¿Existe la Violencia de Género tal como nos la cuentan?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:22 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 11:22 pm