El dogma como norma

    Comparte

    tartesico
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 443
    Reputación : 887
    Fecha de inscripción : 26/03/2010

    El dogma como norma

    Mensaje por tartesico el Dom Mayo 16, 2010 11:35 am

    Resulta cuanto menos curioso ver hasta que punto la burguesía es capaz de desarrollar un cinismo y una hipocresía tan descarada que no puedo causar mas que indignación a todo aquel que lo observa. La burguesía, durante los últimos 90 años no ha hecho otra cosa mas que bombardear (a veces con palabras, a veces, literalmente, con bombas) panfletariamente a todo el mundo con el cuento del dogma del comunismo. Durante 90 años, desde la proclamación de la revolución comunista rusa en 1917, la burguesía española nos ha tratado de convencer de que el comunismo es manipulador, es adoctrinador, que el comunismo es un sistema totalitario y moralizante que adoctrina a sus ciudadanos, que no les deja pensar, y como contrapeso a ello, ponen su modelo liberal, la no injerencia dicen ellos, la libertad, y la capacidad de razonamiento.

    Durante 90 años, la burguesía española nos ha dicho que el comunismo internacional usaba a sus escuelas, a sus profesores y a sus alumnos como un elemento de propaganda política para adoctrinar a la sociedad y generar así una amplia capa de apoyo social a sus respectivos países. Eso nos ha dicho la burguesía. 20 años después de la caída del Muro de Berlín y desaparecidos una amplia mayoría de esos países socialistas, las pocas criticas que aun resuenan tienen un solo objetivo; cuba. Ahora, en estos últimos 20 años, la burguesía trata de aleccionarnos del adoctrinamiento de las escuelas cubanas, de sus maestros y de sus alumnos, frente a la libertad de pensamiento "a la occidental" (mas les valdría tomar cursos de formación sobre la pedagogía cubana que nos lleva años luz). Nos dicen que allí se adoctrina a la población y que aquí se vive en una libertad de pensamiento total, absoluta e idílica. Y realmente cualquiera que no indague en la realidad cotidiana de los centros docentes y de la escuela podría llegar a creer a su burguesía.

    Hace apenas unos días, nos enterábamos que uno de esos puntales del liberalismo radical y a ultranza, Esperanza Aguirre había organizado un curso para Profesores de Enseñanza Secundaria, que se desarrolló entre febrero y marzo de 2010, titulado "Cuestiones sobre la España de 1931-1939”, impartido entre otros por Pío Moa (sin duda alguna, el mejor ejemplo de objetividad para un profesor de historia) donde Moa niega la matanza de Badajoz, dice que el bombardeo de Guernica es un mito, achaca la responsabilidad de la Guerra Civil al bando republicano, presenta a Francisco Franco como un militar que “aceptaba la democracia” y niega categóricamente el carácter fascista del régimen de Franco.

    Casi nada, y todo ello, con el dinero de todos los madrileños. Obviamente de la represión y los crímenes durante los 40 años de régimen fascista, no se oyó ni una palabra.

    Las intenciones de Aguirre son muy claras y obvias. No presenta dicha panfletada cutre en una charla, en una conferencia y ni siquiera en un centro cultural; la presenta como acto destinado a formar a los futuros profesores y docentes de Historia que en el día de mañana tendrán que repetir de memoria en sus aulas toda la sarta de barbaridades y sandeces panfletarias y dogmáticas salidas, irónicamente, de la pluma de quien no es ni historiador. Es curioso ver a uno de los mayores adalides de la “no injerencia del estado” adoctrinar de una manera tan descarada a los futuros docentes, leyéndoles la cartilla para que aprendan la historia que la burguesía desea enseñar, la historia oficial del aguirrismo mas recalcitrante y es que “ el que se mueva, no sale en la foto”.

    Sin embargo, nada nuevo bajo el sol. Basta simplemente con echar un vistazo a las librerías madrileñas, a las bibliotecas universitarias o a los libros de textos de Historia que manejamos en nuestros centros docentes (indistintamente de la editorial) y ver que, realmente, no es demasiado diferente lo que el señor Moa nos viene diciendo a lo que las editoriales de libros de textos escolares, controlados por grupos empresariales al servicio del capitalismo mas rancio, nos vienen diciendo en los últimos 30 años; criminalización de la izquierda, invisibilización de las resistencias antifranquistas, exaltación de las democracias burguesas y descripciones sospechosamente generosas con la cara criminal del régimen franquista. Con este acto de propaganda, realmente la burguesía madrileña no hace si no oficializar e institucionalizar toda una ración de dogmatismo que venimos padeciendo durante los últimos años. Pero no nos quedamos tampoco aquí, ya que no hay más que echar un vistazo al panorama general del estado español.

    Hace unos meses veíamos como el gobierno vasco tomaba la delantera al aguirrismo y proponía una modificación del currículo escolar que en nada tiene que envidiar a la burguesía madrileña cuando, además de censurar en las escuelas el termino “Euskal Herria” (termino constitucional que aparece recogido en el Estatuto de Autonomía del País Vasco) proponía además que el currículo escolar vasco “recoja claramente el rechazo a la violencia, especialmente la violencia terrorista y no eluda la situación que sufre nuestro país, caracterizándolo como un caso de violencia ilegitima desde todos los puntos de vista”.

    Obviamente no hace falta ser muy listos para saber que en el concepto de violencia terrorista del gobierno vasco no entra ni el Batallón Vasco Español ni los G.A.L. , ni Falange y Tradición, ni la guerra sucia que vive Euskadi especialmente en estos últimos 30 años de lo que consideran su estado democrático.

    Pero estas lecciones de democracia y de libertad de pensamiento y de expresión (habría que ver lo van a hacer con los profesores que pillen saltándose estas nuevas formas de contar la historia) nos las dan los buenos, los demócratas, los que no censuran, los que respetan la libertad de expresión, y sobretodo, los que con tanto tesón se han pasado 90 años denunciando que en la escuela comunista se adoctrinaba a la gente, y que solo se le daba una visión de la historia.

    En un día como hoy, me gustaría preguntarle al señor López, a la señora Aguirre o al señor Zapatero si es esa la concepción que ellos tienen de libertad de enseñanza y de expresión, si esa es la forma que tienen de oponerse al adoctrinamiento, y sobretodo, preguntarles como interpretar cursos de formación para profesores de historia oficiales y financiados por todos los madrileños, en los cuales la línea es tan marcadamente subjetivista y reaccionaria. A Esperanza Aguirre ya no le vale con Telemadrid, canal que ha convertido en una rision y en una vergüenza por el grado tan elevado de subjetivismo derechista y tiene que cargar contra el último gran reducto que no tenía en su dominio; las escuelas y las aulas.

    Esta es la derecha cañí que acusa al antifascismo de abrir heridas, de guerracivilista, de reinterpretar y de manipular la historia, una derecha que claramente empieza a demostrar que no se encuentra a gusto en los marcos constitucionales que ellos mismos redactaron en 1978, que este sistema se les queda corto y que ellos, lo que en el fondo anhelan es aquella Formación del Espíritu Nacional que con tanto gusto volverían a imponernos en las aulas.

    Pero se le escapa a la burguesía, ya sea de Araba o de Madrid, que cuanto mas descarada es su manipulación, mayor nuestra indignación, y que cuento mas dura su ofensiva, mas aun lo será nuestra resistencia y nuestro rechazo.

    70 años de memoria histórica antifascista no podrán y no serán jamás borrado en un curso de dos meses, y que por mucho halo de oficialidad y de legalidad que quieran darle, en el fondo lo hacen porque saben la verdad que todos llevamos en nuestra mente; que el régimen fascista es un régimen ilegal e ilegitimo y que por tanto su heredero monárquico lo es también. Por eso aprietan tanto las tuercas ya sea cargando contra la memoria histórica o tratando de imponernos la suya en un momento en el que la credibilidad en el régimen monárquico esta bajo mínimos, en el que la credibilidad del estado burgués pasa por su peor momento y en el que su transición se tambalea.

    Ante esta situación solo tenemos una cosa que decirles; NO PASARAN.

    http://www.iniciativacomunista.org/venceremos/spip.php?article749

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 1:23 pm