El nacionalismo burgués inherente en el «pensamiento Juche»

Comparte
avatar
najibulah
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 96
Reputación : 148
Fecha de inscripción : 14/02/2013

El nacionalismo burgués inherente en el «pensamiento Juche»

Mensaje por najibulah el Jue Mayo 28, 2015 4:53 pm

Documento para el debate.
Tomado del Blog Bitácora Marxista Leninista.


«En estos casos de desarrollo de una política antimarxista, como hemos presenciado, tarde o temprano aparece la vieja araña del nacionalismo que hila todavía más la actuación traicionera de los revisionistas. Estamos cansados de citar muestras de como el revisionismo chino con sus teorizaciones unían explotadores y explotados nacionales en un frente patriótico. Veamos mejor que significó el nacionalismo en el revisionismo yugoslavo viéndolo en la misma perspectiva de unión de clases antagónicas bajo la excusa del patriotismo:

«En la esfera de la política interior, el nacionalismo del grupo de Tito lleva al pacto entre los explotadores y los explotados, hacia una política de «unión» de los explotadores y de los explotados, en un frente «nacional», hacia una política de abandono de la lucha de clases, hacia la preconización embustera de la posibilidad de edificar el socialismo sin lucha de clases, de la posibilidad de una integración pacífica de los explotadores en el socialismo, hacia la desmovilización del espíritu de combate de los trabajadores yugoslavos». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Adónde conduce el nacionalismo del grupo de Tito, 1948)

Por eso, el nacionalismo no podía significar en los países que estaban por la construcción del socialismo y el comunismo más que la manifestación de elementos que estaban a favor de la restauración del capitalismo y de la dominación de la burguesía. En el caso de Corea no podemos hablar ni siquiera de restauración sino de perpetuación, pero se sobre entiende:

«La desviación hacia el nacionalismo es una acomodación de la política internacionalista de la clase obrera a la política nacionalista de la burguesía. La desviación hacia el nacionalismo refleja las tentativas de la «propia» burguesía nacional para restablecer el capitalismo». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Informe al XVIIº Congreso del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética, 1934)

En un alarde de nacionalismo y chovinismo extremo, los revisionistas coreanos, argumentaban que Kim Jong Il rompió con el «dogma» del marxismo-leninismo a la hora de calificar una nación, veamos:

«Lo siguiente ocurrió cuando Kim Jong Il era un estudiante en la Universidad Kim Il Sung, un día de otoño en 1960, durante una conferencia sobre la historia coreana. Un estudiante expuso que según los clásicos del marxismo-leninismo la nación se caracteriza por la comunidad del lenguaje, el territorio, la vida económica y la comunidad psicológica que se reflejan en la cultura y que si le falta uno solo de estos cuatro requisitos, no puede considerarse la identidad de la misma. Y agregó: ¿Pertenecen también los coreanos en ultramar a la nación coreana? Hizo esa pregunta para demostrar que entonces ellos no forman parte de la nación coreana según lo planteado en las obras clásicas estudiadas. (...) En aquellos días, los estudiantes, que dogmáticamente habían aceptado las teorías existentes, creyeron que la nación coreana se había formado en el siglo XVIII cuando Corea estaba en la etapa inicial del desarrollo capitalista o en el período de la dominación colonial imperialista japonesa o incluso hasta después de la liberación del 15 de agosto de 1945. Kim Jong Il criticó su visión dogmática basada en los clásicos del marxismo-leninismo y dijo que lo que caracteriza a la nación es la comunidad de la sangre, el lenguaje y la región, de los cuales la sangre y el lenguaje constituyen las cualidades principales que la especifican, y que una nación es una colectividad sólida formada por personas que tienen, ante todo, los mismos lazos sanguíneos y lingüísticos. (...) Él continuó diciendo que la nación coreana ha vivido durante largo tiempo en un mismo territorio, heredando la misma sangre y hablando el mismo idioma, que la nación coreana posee una historia de 5.000 años y una espléndida cultura, que los expatriados también pertenecen a la nación coreana. Una nación es un grupo cohesionado de personas que se formó históricamente como la unidad más grande de la vida social. Una nación no se forma o se rompe fácilmente por un cambio en el sistema social. La formación de una nación condiciona el aspecto de las clases sociales y de los diferentes estratos. Incluso en una sociedad sin clases la nación todavía existe. Si nuestro linaje y lengua son los mismos, pertenecemos a la misma nación, aunque nuestra ideología, ideales y territorio sean diferentes. Esta es su actitud ante la nación. Nuestra nación es una nación homogénea descendiente de Tangun [según una antigua leyenda coreana, Tangun fue el primer humano que habitó la tierra - Anotación de G. H.] que ha compartido sólo una línea de sangre durante 5.000 años. Tal fenómeno es raro en el mundo. La homogeneidad de la línea de sangre es la característica más importante de una nación». (Partido del Trabajo de Corea; Para la realización completa de la independencia nacional, a partir de la luz guía del General Kim Jong Il, 1997)

Como los revisionistas coreanos reconocen orgullosamente, para ellos lo que conforma una nación son sobre todo los lazos de sangre, algo que ellos si cumplen gracias a que ellos serían el «pueblo elegido» que ha mantenido durante más de 5.000 años su pureza. Esto es algo que desde la propaganda norcoreana se alimenta con historietas míticas no sólo sobre sus líderes –como ya hemos visto–, sino sobre la creación de su nación:

«Como se ha visto anteriormente, la definición de Kim Jong Il de nación vale decir, que una comunidad, para ser considerada nación, debe compartir lazos sanguíneos y lingüísticos, es correcta y científica. Kim Jong Il dio una respuesta acertada a la cuestión nacional. Criticando la visión dogmática que fijó el momento de la formación de nuestra nación en el desarrollo del capitalismo, dijo: «Nuestro pueblo es una nación homogénea que ha heredado una línea de sangre, lengua y cultura en un territorio desde tiempos antiguos, y es un nación sabia con 5.000 años de historia, una brillante cultura y una tradiciones espléndidas«. La pregunta sobre la fundación de una nación es básica para llegar a la correcta definición de nación y es el punto de partida para sistematizar la historia de una nación». (Partido del Trabajo de Corea; Para la realización completa de la independencia nacional, a partir de la luz guía del General Kim Jong Il, 1997)

Esta definición de Kim Jong Il, no tiene nada que ver con la definición de los marxistas:

«Nación es una comunidad humana estable, históricamente formada y surgida sobre la base de la comunidad de idioma, de territorio, de vida económica y de psicología, manifestada ésta en la comunidad de cultura». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; El marxismo y la cuestión nacional, 1913)

Como era de esperar, no era muy difícil desmontar esta teoría que además se apoya en los linajes de sangre:

«La definición de Kim Jong Il de nación no difiere mucho de las opiniones místicas de los nazis basadas en la «sangre y suelo» –blut unt boden–. No hay tal cosa como una «raza» pura o un «grupo étnico» puro. Somos, en palabras de los científicos, «mestizos energéticos». La idea de que la definición de una nación se puede pensar en términos de «linaje» es ridícula y no hace sino reflejar el carácter pseudocientífico de la Idea Juche. Las ideas de Kim Jong Il de la nación son eclécticas y metafísicas. Desde luego, no reflejan la naturaleza dialéctica de las leyes objetivas que gobiernan al mundo. ¿Qué son entonces, en la mente de Kim Jong Il, Gran Bretaña, Francia y Alemania, con sus Estados multiétnicos, con sus Estados multiculturales, sin mencionar a Estados Unidos, a Canadá y a Australia? No hay muchos países que encajarían en la definición de Kim Jong Il de una nación, si aceptáramos su tesis». (Gary Howell; El Juche a la luz del marxismo-leninismo, 1997)

Era algo obvio que históricamente los marxista-leninistas no se hacían ilusiones respecto a lo que podía significar una victoria de una desviación nacionalista y derechista en sus respectivos partidos. Fijémonos como en las siguientes citas de Vulko Chervenkov contra el nacionalismo, se cumplen todos los requisitos para parecer que se está hablando del nacionalismo-burgués implícito en el «pensamiento Juche»:

1) Subestimación y desprecio de las experiencias revolucionarias que no sean nacionales, como hemos visto una y otra vez en palabras de los revisionistas coreanos sobre las experiencia de la Unión Soviética y las democracias populares de Europa del Este:

«El nacionalismo y las manifestaciones nacionalistas deben erradicarse allí donde se encuentren como una ideología hostil, ideología fascista, como el peor de los males. El nacionalismo se revela en la hostilidad hacia la Unión Soviética, en el menosprecio de sus éxitos, en la negativa a reconocer y negar la experiencia histórica universal de la gran revolución socialista de octubre de 1917 como un ejemplo y modelo para todos los obreros y trabajadores en todo el mundo, en la subestimación de la propia fuerza y éxitos, en la subestimación de la fuerza y los éxitos de los demás, en la negación de la solidaridad proletaria internacional. (...) Tenemos que romper en pedazos la concepción vil y peligrosa del camino peculiar búlgaro, peculiar hacia el socialismo, de la superioridad de nuestro camino hacia el socialismo búlgaro sobre el camino soviético». (Vulko Chervenkov; Georgi Dimitrov y la lucha contra el titoismo en Bulgaria, 1950)

2) La más que posible venta del país a una potencia imperialista, para que la dirigencia pueda mantenerse en el poder y cumplir sus objetivos nacionalistas-burgueses, como le pasó a Corea del Norte con el socialimperialismo soviético y su dependencia económica y política:

«El nacionalismo es la ideología de la traición al campo de la paz, la democracia y el socialismo, la constatación de la salida de este campamento y transferencia al campo del imperialismo». (Vulko Chervenkov; Georgi Dimitrov y la lucha contra el titoismo en Bulgaria, 1950)

3) Del fin del partido comunista, y de la instauración de un partido basado en una figura nacionalista que ordena y dispone todo:

«De la restauración, de la contrarrevolución bonapartista. Nacionalismo significa la perversión del partido en un partido burgués, en un partido contrarrevolucionario». (Vulko Chervenkov; Georgi Dimitrov y la lucha contra el titoismo en Bulgaria, 1950)

4) En la creencia de un paso pacífico, armonioso, con las clases explotadoras nacionales en un esquema de sociedad que forme un todo único patriótico sin lucha de clases, o lucha de clases suavizada considerando a los explotadores nacionales como parte del pueblo:

«De la posibilidad de que la lucha de clases sea suavizada en el periodo de transición del capitalismo al socialismo». (Vulko Chervenkov; Georgi Dimitrov y la lucha contra el titoismo en Bulgaria, 1950) (Equipo de Bitácora (M-L); El revisionismo coreano: desde sus raíces maoístas hasta la institucionalización del «pensamiento Juche», 2015)

avatar
현욱한
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 873
Reputación : 1011
Fecha de inscripción : 08/01/2015
Edad : 21
Localización : Madrid

Re: El nacionalismo burgués inherente en el «pensamiento Juche»

Mensaje por 현욱한 el Jue Mayo 28, 2015 5:50 pm



















Da mucho que pensar hacia qué vertientes se mueve ese marxismo-leninismo de corte trotkista.

avatar
ajuan
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 9304
Reputación : 11021
Fecha de inscripción : 09/05/2010
Localización : Latinoamerica

Re: El nacionalismo burgués inherente en el «pensamiento Juche»

Mensaje por ajuan el Jue Mayo 28, 2015 5:53 pm

현욱한 si queres publicar videos lo podes hacer en videoteca, los lugares de debate se complementan con videos pero no se pueden basar en videos. Entorpece la lectura (porque no la hay) y dificulta el seguimiento para los que no pueden ver los videos.


------------------------------
:minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
http://vlenin.blogspot.com.ar/

Contenido patrocinado

Re: El nacionalismo burgués inherente en el «pensamiento Juche»

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Dic 15, 2017 1:03 pm