[P.T.D- España] Algunas reflexiones sobre el gobierno de Syriza

Comparte
avatar
SS-18
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 15628
Reputación : 20069
Fecha de inscripción : 16/06/2010

[P.T.D- España] Algunas reflexiones sobre el gobierno de Syriza

Mensaje por SS-18 el Jue Abr 02, 2015 4:26 pm

http://trabajodemocratico.es/content/algunas-reflexiones-sobre-el-gobierno-de-syriza





Algunas reflexiones sobre el gobierno de Syriza


La victoria electoral de Syriza ha sido saludada por amplios sectores progresistas, especialmente en Europa, como una esperanza para las clases trabajadoras y populares frente al dominio prepotente y asfixiante de la oligarquía financiera. Las tensiones con el Eurogrupo y con el gobierno alemán han marcado estas primeras semanas del nuevo gobierno griego. La oligarquía financiera europea y sus representantes políticos no han dudado en arremeter contra el mismo. El ministro de finanzas alemán Wolfgang Shäuble afirmó que las y los griegos “han elegido un Gobierno que de momento se comporta de manera bastante irresponsable”.[1] Syriza también ha recibido críticas desde el campo popular. Aparte de las críticas de Podemos por el bajo número de mujeres en el nuevo gabinete griego, el Partido Comunista de Grecia (KKE) ya declaró públicamente antes de las elecciones que no darían ningún apoyo a un gobierno de Syriza “porque no es un partido revolucionario, está a favor de la UE, la OTAN y el gran capital”.[2]También desde el Partido del Trabajo Democrático (PTD) señalamos en su día el riesgo que conlleva el pacto de gobierno con el partido de los griegos independientes (ANEL), ya que podría llegar a ser un elemento que favoreciera la fascistización de Grecia, en caso de que Syriza se mostrase incapaz de llevar adelante su programa.[3]
Tras el pequeño revuelo de sus primeros días de gobierno, Syriza finalmente ha cedido ante las oligarquías europeas, aceptando la mayoría de las medidas del vigente memorando, a cambio de que el Estado griego reciba financiación durante los próximos cuatro meses y pueda aplicar algunas de las medidas consideradas de emergencia social.[4]Este pulso es el primero de varios que va a tener que afrontar el recién elegido gobierno griego, de modo que, pese a que existe la duda acerca de si Syriza ha jugado todas sus cartas[5], todavía es pronto para juzgar enteramente a su gobierno. No obstante, conviene pararse a reflexionar acerca de la naturaleza de clase de su programa, qué implicaciones tiene para las masas trabajadoras y qué actitud deberíamos adoptar las y los comunistas ante él. Esto se vuelve particularmente importante y necesario para las y los comunistas en el Estado español, dado el auge del proyecto político homólogo al de Syriza.
El carácter de clase del programa de Syriza
En primer lugar, cabe destacar que el programa de Syriza ha sido modificado respecto al que se presentó a las elecciones de 2012[6], haciendo varias de sus reclamas más ambiguas. De reclamar abiertamente la salida de OTAN y el cierre de las bases extranjeras en Grecia se ha pasado a reclamar una “autodisolución voluntaria” de la Alianza Atlántica. De reclamar la suspensión del pago de la deuda hasta el mejoramiento de la situación económica se ha pasado a la consigna de renegociación y reestructuración. También se ha enmendado la reivindicación de abolir el memorando impuesto por la Troika, afirmando que en ningún caso Grecia pretendería salir del euro.[7] Por otro lado, reivindicaciones como el aumento del salario mínimo, el fortalecimiento de la negociación colectiva en los centros de trabajo, el aseguramiento de bienes y servicios básicos (como alimentos y electricidad) a las capas populares más empobrecidas por la crisis económica o el aumento de la presión fiscal sobre la oligarquía financiera griega parecen haberse mantenido en el programa de la organización.[8]
Llama la atención que sean precisamente las reivindicaciones más problemáticas para las oligarquías europeas las que se han reformulado con más ambigüedad. La confrontación con el proyecto que representa la Unión Europea ha sido eludida por los máximos dirigentes de Syriza y su gobierno. En su “carta abierta” a la opinión pública alemana, Tsipras declara abiertamente que su objetivo “es crear un New Deal europeo, dentro del cual nuestro pueblo pueda respirar, crear y vivir en dignidad” que, además, constituiría “una oportunidad que Europa no puede permitirse perder”.[9] También antes de las elecciones, Varufakis, el ahora ministro de finanzas griego, participó en la elaboración de una “modesta propuesta” en la que, junto a otros economistas de orientación keynesiana, plantea algunas fórmulas para aplicar una política de estímulos keynesiana a escala europea y de manera compatible con los tratados que actualmente rigen la UE.[10] Varufakis incluso se ha mostrado favorable al libre comercio entre la UE y EEUU, señalando que “el problema con el TTIP es que en absoluto tiene que ver con el libre comercio sino, más bien, con entregar exorbitantes derechos de propiedad sobre regulaciones medioambientales y propiedad intelectual a grandes empresas multinacionales”.[11] El propio programa de Syriza para las elecciones de 2012 incluía la reivindicación de“exigir a la UE un cambio en el papel del BCE para que financie directamente a los Estados y a los programas de inversión pública”.[12] Parece clara, pues, la orientación de la mayoría de los máximos dirigentes de Syriza hacia la reforma de la Unión Europea en términos socialdemócratas y keynesianos.
¿Cuáles serían los sectores sociales beneficiados por esta política? No solamente la clase obrera se ha visto perjudicada por la crisis capitalista y las políticas llamadas de “austeridad” impuestas por los memorandos de la “troika”. La caída de la demanda interna griega y  las restricciones en los créditos han golpeado duramente a sectores empresariales pequeños y medianos, no monopolistas, mientras que las corporaciones griegas no se han visto tan resentidas, sino más bien al contrario.[13] A esto hay que añadir los colectivos asalariados empleados en el sector público griego, que se han visto afectados por los “recortes relámpago” del gobierno de Samarás (en “gran coalición” con el PASOK), con despidos y suspensiones de empleo y sueldo en masa y a los que Syriza ha prometido su reincorporación.[14] Estos golpes y ataques contra las capas medias de la población griega han alejado a éstas en gran medida de los partidos tradicionalmente gobernantes y afines a los intereses oligárquicos (ND y PASOK). Un pequeño empresario griego afirmaba que “en otras elecciones he votado a Nueva Democracia y al Pasok, y ya no los quiero ver ni en pintura” y que votaría por Tsipras ya que “por muy mal que lo haga no se equivocará ni la mitad que los otros”.[15] El proyecto de “New Deal europeo” que promueve Syriza se ha mostrado especialmente atractivo para recoger el descontento de estas capas medias. Dicho proyecto permitiría, al menos en teoría, romper con algunas de las políticas de austeridad promovidas por las oligarquías europeas sin llegar a romper completamente con su régimen económico y político, basado en el entramado de tratados e instituciones que constituyen el edificio proto-estatal de la UE. Así, esta pequeña burguesía griega espera poder conservar su posición intermedia en la sociedad capitalista.
El interés de la pequeña burguesía en la reforma del capitalismo, a fin de mantener su posición social intermedia, tiene su razón de ser en su propia posición dependiente respecto a los grandes capitalistas. Lenin explica que “el capitalismo ha nacido y sigue naciendo, constantemente, de la pequeña producción” y que “una serie de nuevas "capas medias" son inevitablemente formadas, una y otra vez por el capitalismo (apéndices de las fábricas, trabajo a domicilio, pequeños talleres diseminados por todo el país para hacer frente a las exigencias de la gran industria, por ejemplo de la industria de bicicletas y automóviles, etc.)”.[16] Las crecientes concurrencia y concentración de capitales, inherentes al capitalismo, son agudizadas exponencialmente en las crisis, con lo que “esos nuevos pequeños productores son nuevamente arrojados, de modo no menos infalible, a las filas del proletariado”.[17] Según  Marx y Engels, este proceso de proletarización de la pequeña burguesía no puede dejar de provocar resistencias frente a la concentración de los grandes capitales, por lo que  “los elementos de las clases medias, el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el labriego, todos luchan contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como tales clases”.[18] El objetivo es mantener su posición social intermedia en el seno de la sociedad capitalista, de modo que “no son, pues, revolucionarios, sino conservadores”.[19]
Vemos, pues, cuáles son las fuerzas sociales interesadas en el proyecto político y económico que plantea Syriza. Obviamente, esto no impide que tal programa integre medidas que pudieran favorecer a la clase obrera. Ya hemos comentado más arriba la incorporación de reivindicaciones inmediatas favorables a la clase obrera (como el aumento del salario mínimo o el fortalecimiento de la negociación colectiva en los centros de trabajo) en el programa de la formación griega. De hecho, sin la incorporación de este tipo de demandas y la existencia de vínculos orgánicos entre Syriza y algunos sectores del movimiento sindical[20] sería imposible explicar su éxito electoral entre amplias masas trabajadoras. Pero es necesario no perder de vista que estas medidas se integran en un proyecto estratégico caracterizado por una reforma de la UE y del capitalismo griego que, pese a cuestionar las políticas favorables a la oligarquía financiera, mantiene esencialmente los principios que rigen la UE como unión económica de Estados capitalistas.
¿Es posible, y de qué manera, un “New Deal europeo”?
Ya hemos comentado más arriba que la apuesta de Syriza, según aparece en su propio programa y en las declaraciones de sus máximos dirigentes políticos, gira entorno a una política de inversiones a escala europea que tendría como palancas la inyección de liquidez por el Banco Central Europeo y diversos programas de inversión comunitarios, con el objetivo de estimular la demanda y el crecimiento económico. Este mecanismo permitiría “colectivizar” la deuda entre los Estados de la UE, de modo que el aumento del gasto público para estimular la demanda no agravaría la situación financiera de Estados ya bastante endeudados como Grecia. También se pretende darle un cierto cambio de orientación al proyecto de integración europea para hacerlo más “cooperativo” frente a la estrategia competitiva adoptada por las oligarquías europeas, especialmente la alemana, y basada en la llamada “devaluación interna”, es decir, ajustes a la baja de los costes laborales. Esta desvalorización de la fuerza de trabajo[21], ha tenido como objetivo abaratar las exportaciones, haciéndolas más competitivas, a la vez que manteniendo e incluso aumentando los márgenes de ganancia del capital. Ello supone un aumento de la capacidad exportadora, a la vez que un aumento del grado de explotación, al elevarse la participación de los beneficios empresariales respecto a las remuneraciones a la población asalariada en el total de la renta nacional. Frente a ello, la estrategia de “New Deal europeo” buscaría una reactivación económica compatible con el mantenimiento e incluso aumento de los salarios reales a través de la expansión de la demanda a escala europea por medio de las mencionadas inversiones financiadas por el BCE. Más allá de que los tratados de la UE prohíban de manera directa tanto la financiación por parte del BCE de los Estados como mecanismos de “socialización” de la deuda entre ellos, propuestas como la de Varufakis vendrían a reivindicar formas de interpretación más “flexibles”, que permitiesen sortear estas prohibiciones.
El problema más inmediato para la aplicación de esta política es la correlación desfavorable de fuerzas políticas a escala europea. La composición del Parlamento Europeo arroja una mayoría aplastante de las fuerzas neoliberales, afines a los intereses de la oligarquía financiera. Los grupos “socialista”, “liberal” y “popular” suman en total el 72,4% de los eurodiputados,[22] y no dudan en ponerse de acuerdo en cuestiones estratégicas, como perfectamente pudo comprobarse con la elección para presidir la Comisión Europea de Jean-Claude Juncker, favorable a las políticas de austeridad promovidas por las oligarquías europeas, así como al TTIP, pese a la aparente autocrítica.[23] El Parlamento Europeo es, a su vez, un espacio garantizado para la acción de los lobbies europeos vinculados a las empresas multinacionales y grandes bancos europeos. Miles de ellos se encuentran por los alrededores del Parlamento Europeo en Bruselas, a fin de influir sobre los diputados cada vez que algún tipo de decisión parlamentaria pudiera “comprometer gravemente la posición competitiva” de las mencionadas multinacionales europeas .[24] Pero la cosa no termina aquí. El Parlamento Europeo comparte sus competencias legislativas y presupuestarias con el Consejo de la Unión Europea, constituyéndose este último en una especie de cámara alta, cuya aprobación también es necesaria para que la legislación salga adelante. Además, el Consejo funciona por mayoría cualificada (55% de los miembros que representen al 65% de la población de la UE), existiendo la posibilidad de constituir una minoría de bloqueo, para la que es necesaria tan solo la conjunción de 4 países.[25] Ello permitiría a un pequeño grupo de 4 países de entre los 28 miembros que conforman la UE constituirse en una especie de “última línea de defensa” de las políticas de austeridad al servicio del capital financiero, en caso de que la correlación de fuerzas pudiera volverse algo más favorable a la idea del “New Deal europeo”. Este tipo de mecanismos de veto o de bloqueo han sido utilizados precisamente por aquellos Estados que han tenido mayor interés en evitar cualquier tipo de “comunitarización” de elementos de política fiscal que pudiesen ser utilizados para mejorar la situación de las masas trabajadoras europeas.[26] Vemos, por tanto, cómo la arquitectura política e institucional de la UE está configurada de tal forma que se apuntalan de manera sistemática los intereses de los grandes capitales industriales y financieros europeos.[27] Con esta naturaleza oligárquica del proto-Estado europeo la única posibilidad de un “New Deal europeo” pasa por un acuerdo de las clases medias y los sectores empresariales no monopolistas con los grandes capitalistas monopolistas. Más aun, para que la parte “cooperativa” a escala europea de este “New Deal” pudiese hacerse realidad, sería necesario no solo que se concertasen este tipo de compromisos entre la pequeña burguesía y la oligarquía financiera en cada país, sino que el acuerdo debería alcanzarse también entre prácticamente todos los Estados miembros de la UE. Pero incluso, aun cuando este acuerdo fuera posible, aun suponiendo que Varufakis lograse alcanzar su propósito de “convencer a los poderes realmente existentes para que hagan suyo, y del modo más urgente, un audaz paquete de recomendaciones tendentes a prevenir que una crisis inexorable tumbe al capitalismo”[28], seguiríamos encontrándonos con problemas.
Pese a que podría estabilizar la situación macroeconómica de la UE a corto plazo, una política de estímulos mediante inversiones financiadas por el BCE no resolvería los problemas esenciales que están detrás de la crisis capitalista, que es una crisis de sobreproducción. Según Michel Collon hacia 1999 “en la metalurgia europea, por ejemplo, las capacidades de sobreproducción llegan a 50 millones de toneladas por año” con lo que “para resolver este problema, el capitalismo debería cerrar, por lo menos, dos gigantes como Usinor, British Steel o Thyssen-Krupp”.[29] Además,“en la industria del automóvil las sobrecapacidades son de 5 millones de unidades”, cuyo ajuste supondría “suprimir, por lo menos, constructores tales como Renault, FIAT o Ford Europa”.[30] Para Marx y Engels se trata de un círculo vicioso que se estrecha cada vez más e inherente al sistema capitalista “agobiado por las fuerzas productivas que él mismo ha engendrado”.[31] Frente a ello, las clases capitalistas solo pueden sobreponerse “destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas y conquistándose nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente los mercados antiguos”, es decir, “preparando otras [crisis] más extensas e imponentes y mutilando los medios de que dispone para precaverlas”.[32] Aquí reside precisamente la clave de las políticas caracterizadas como de “austericidio” y que han sido promovidas por las oligarquías europeas. Se trata de la destrucción de fuerzas productivas y el incremento de la capacidad competitiva de las multinacionales, cargando los costes de todo ello sobre los hombros de las clases trabajadoras mediante despidos, recortes salariales y privatización de servicios públicos. La política de inversiones a escala europea con financiación indirecta del BCE, incrementando la demanda, podría detener parcial y temporalmente esta destrucción, absorbiendo parte de la sobrecapacidad productiva. Además, si ello fuese acompañado de aumentos del salario mínimo y fortalecimiento de la negociación colectiva, tal y como Syriza prometió en su programa electoral, podría paliar los problemas derivados del paro masivo y dar un cierto respiro tanto a la clase obrera como al movimiento sindical a la hora de resistir la ofensiva del capital. Sin embargo, aunque a corto plazo los programas de inversiones a escala europea podrían “socializar” de alguna manera la deuda pública, dando un respiro a los Estados más endeudados (Grecia), dicha deuda continuaría acumulándose y terminaría comprometiendo a la UE en su conjunto. En palabras del economista belga Henri Houben “sucede lo mismo que cuando le dan un poco de droga a un paciente crítico arguyendo que le permitirá salir de su infierno”, ya que“como todos los medicamentos, tienen efectos secundarios indeseables”.[33] La crisis de la deuda, que no es más que una expresión de la crisis de sobreproducción, se retrasaría, pero no sería resuelta, con lo que tarde o temprano volveríamos a toparnos con la inestabilidad del sistema financiero ante las amenazas de impagos y el riesgo de que un colapso financiero terminase por arrastrarnos finalmente hacia la depresión económica.
Por último, no es verosímil que las oligarquías europeas, incluida la griega,[34] renuncien a sus ganancias monopolistas obtenidas por la posición privilegiada que ocupan en la economía mundial capitalista, más aun cuando deben sobreponerse a la crisis de sobreproducción “conquistándose nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente los mercados antiguos”.[35] Bajo las condiciones de dominio de las grandes corporaciones y los grandes bancos, una estrategia “cooperativa” europea solo podría tener viabilidad mediante el recrudecimiento de la depredación de los recursos naturales y humanos del llamado Tercer Mundo. Pero incluso esto se vuelve cada vez más difícil en el momento actual. Una razón de ello es que a la disputa entre las multinacionales norteamericanas, europeas y japonesas, se ha sumado la internacionalización de empresas originarias de los países llamados emergentes, así como el creciente peso diplomático y militar de sus Estados, especialmente de China y de Rusia. Ello hace aún más difícil a las corporaciones capitalistas europeas tanto la concurrencia por la rapiña de recursos naturales y humanos del Tercer Mundo como a los Estados y al proto-Estado europeos la adquisición de áreas de influencia con condiciones favorables para los negocios de las multinacionales. Otra razón es la inexistencia de Europa como potencia militar,[36] que mantiene a la UE bajo el paraguas militar norteamericano a través de la OTAN. Tampoco debe ignorarse la elevada dependencia económica de varios de sus Estados miembros (sobre todo de Alemania, pero no exclusivamente) del comercio con Rusia. Esta situación entre la espada y la pared, entre EEUU y Rusia, agudiza las diferencias entre Estados miembros de la UE y hace cada vez más difícil la cohesión necesaria para actuar como un bloque imperialista compacto.[37] Conserva ampliamente su vigencia la afirmación hecha hace ya un siglo por Lenin de que “desde el punto de vista de las condiciones económicas del imperialismo, es decir, de la exportación de capitales y del reparto del mundo por las potencias coloniales "avanzadas" y "civilizadas", los Estados Unidos de Europa, bajo el capitalismo son imposibles o son reaccionarios”.[38]


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
Obligatorio leerse las reglas del foro
http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm

avatar
SS-18
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 15628
Reputación : 20069
Fecha de inscripción : 16/06/2010

Re: [P.T.D- España] Algunas reflexiones sobre el gobierno de Syriza

Mensaje por SS-18 el Jue Abr 02, 2015 4:26 pm

Reforma y revolución en Europa y Grecia
Siendo inviable la “salvación” de la Unión Europea en clave popular y progresista, se abre el terreno para la reflexión en torno a la ruptura. ¿Pero qué ruptura? Algunos sectores de Syriza plantean abiertamente la necesidad de la salida del euro como paso previo y necesario para la aplicación de un programa político y económico consecuentemente progresista. Según Costas Lapavitsas, economista y diputado por Syriza, “a veces la izquierda necesita al Estado nación para proteger los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos, y no puede hacerse de otra manera”.[39] Por su parte, desde el KKE se señala la insuficiencia de la salida de la Eurozona, pues sería un camino por el que también podrían optar algunos sectores de la oligarquía griega. En este sentido, Dimitris Koutsoumpas reivindica la necesidad de una ruptura obrera y popular con la UE imperialista para construir una Europa socialista“frente a quienes últimamente han aparecido como “euroescépticos”, que levantan la bandera de la salida del euro, la moneda, porque quieren llevar a los trabajadores, a los desempleados, a los obreros, bajo la bandera ajena de las fuerzas que representan el capital nacional y extranjero, ya que hoy incluso sectores de la burguesía promueven esta línea en beneficio propio”.[40] El secretario general del KKE apunta correctamente, pues son conocidos los indicios que señalan la financiación del partido fascista Amanecer Dorado por parte de los armadores, es decir, la “flor y nata” de la oligarquía griega.[41] El euroescepticismo chovinista reaccionario puede resultar útil para oligarquías como la griega en caso de bancarrota del proyecto imperialista europeo, dadas las crecientes tensiones y contradicciones que lo atraviesan, tanto en su interior como en su relación con otros bloques y potencias (EEUU y Rusia). Varufakis también parece señalar con preocupación esta posibilidad, afirmando no tener “la menor duda sobre quienes resultarían beneficiarios de la desintegración de la eurozona” y negándose en rotundo “a dar alas a esta versión postmoderna de los años 30.”[42] Sin embargo, el ministro de finanzas griego plantea este problema para llegar a la conclusión… ¡de que es necesario “salvar al capitalismo europeo de sí mismo”![43] Pero, en base a lo que hemos visto más arriba, la ruptura de la Eurozona no solo es una posibilidad, sino que es una tendencia a la que nos vamos aproximando conforme se agravan tanto la crisis de sobreproducción (aunque sea en su expresión financiera o de deuda) como las tensiones internas y externas de la UE con motivo de su posición entre la espada y la pared (en relación a Rusia y EEUU). Es necesario, por tanto, prepararse para la ruptura de la UE, pues la reforma, el “New Deal europeo”, solo retrasaría la bancarrota, en lugar de evitarla. Pero tampoco nos vale cualquier ruptura, ya que una ruptura nacionalista reaccionaria de la UE solo posibilitaría o bien el reforzamiento de proyectos imperialistas más “tradicionales” (Francia) o bien el sometimiento a otros imperialismos de los países europeos empobrecidos (Grecia). Pero no podemos engañarnos. Para que la UE imperialista pudiera ser barrida por una revolución socialista europea, sería necesaria una crisis no solo económica sino también política a escala europea que permitiese las condiciones necesarias para ello. En cambio, el desarrollo económico y político es demasiado desigual como para que tales condiciones revolucionarias maduren simultáneamente, o casi, en todos los países de la UE. Para Lenin “la desigualdad del desarrollo económico y político es una ley absoluta del capitalismo”, por lo que “es posible que el socialismo triunfe primeramente en unos cuantos países capitalistas, o incluso en un solo país en forma aislada”.[44]Se vuelve necesario articular elementos aparentemente contradictorios como la consigna de ruptura con la UE desde un marco estatal (o de un grupo de Estados) y el objetivo de construcción de una Europa socialista (o, al menos, de un bloque de países socialistas europeos). Lapavitsas parece acertar al afirmar que “en ocasiones puedes utilizar los mecanismos del Estado nación para crear una corriente internacional”.[45] Pero para ello es necesaria la alianza entre el movimiento obrero europeo y el movimiento “nacional-popular” de protesta de los países europeos empobrecidos y golpeados por las grandes potencias. Solo una alianza semejante permitiría acumular las fuerzas necesarias para la ruptura socialista de la UE.
Volviendo a Grecia, el país balcánico parece ser donde más rápido están madurando las condiciones para convertirse en un punto de apoyo para la alianza antes señalada. Sin embargo, el amplio apoyo social cosechado por Syriza entre las capas medias y populares entorno a un programa reformista demuestra que el país aún está lejos de la revolución. Pese a la descomposición del régimen oligárquico griego, la clase obrera y el pueblo griegos siguen confiando en su reforma, es decir, en un nuevo pacto social con la oligarquía griega, de cara a aliviar la emergencia social. Incluso pese a que Syriza en su acuerdo con el Eurogrupo ha tenido que dar marcha atrás en varias de sus promesas electorales, como paralizar y revertir privatizaciones, o postergarlas, como en el caso de la elevación del salario mínimo, las masas populares griegas parecen seguir confiando en Tsipras, aunque solo cumpla una parte minoritaria de su proyecto.[46] Ya hemos visto que un programa reformista, aunque puede aliviar temporalmente la situación de las masas trabajadoras, solo puede hacerlo postergando la bancarrota del capitalismo europeo, ya que no ataja las raíces estructurales de la crisis de sobreproducción. Aunque la oligarquía, no sin lucha, pueda admitir a corto plazo algunas mejoras, terminará por retomar la vía de los ajustes y los recortes para recomponer sus márgenes de beneficio. Lenin señalaba acertadamente que, aunque la oligarquía “con una mano” conceda o permita mejoras para las masas trabajadoras “siempre las retira con la otra, las reduce a la nada o las utiliza para subyugar a los obreros, para dividirlos en grupos, para eternizar la esclavitud asalariada de los trabajadores”.[47] Por ello, “los marxistas admiten la lucha por las reformas, es decir, por mejoras de la situación de los trabajadores que no lesionan el poder” a la vez que “combaten con la mayor energía a los reformistas, los cuales circunscriben directa o indirectamente los anhelos y la actividad de la clase obrera a las reformas”.[48] Sin embargo, pese a que el KKE lleva todos estos años de crisis exponiendo a la clase obrera y al pueblo griegos la necesidad de la revolución socialista y lo inevitable de los ajustes y los recortes para el mantenimiento de Grecia dentro de la UE imperialista, así como poniendo en evidencia el carácter reformista de Syriza, las masas trabajadoras griegas continúan confiando en que una fuerza política reformista sea capaz, al menos, de impedir algunos ajustes y recortes importantes. Además, dirigiendo una corriente sindical como el PAME, que cuenta con unos 850.000 afiliados[49], el KKE no alcanzó ni la mitad de esa cantidad en votos en las pasadas elecciones, quedándose con algo más de 300.000.[50] Más aun, incluso tras el acuerdo con el Eurogrupo, con las consecuentes concesiones por parte del gobierno de Syriza, la popularidad de Tsipras, su partido y su gobierno continúa creciendo, a la vez que la del KKE desciende incluso por debajo del porcentaje de votos que obtuvo en 2012.[51] Estos hechos ponen en evidencia la insuficiencia de la agitación y la propaganda destinadas tanto a plantear la necesidad de la revolución socialista como al desenmascaramiento de los dirigentes reformistas. Es necesaria también la experiencia política para mostrar a la clase obrera y al pueblo griegos la insuficiencia y la debilidad de las mejoras obtenidas bajo el régimen de la oligarquía griega y de las corporaciones capitalistas europeas. Pero incluso la experiencia política es insuficiente, ya que depende de cómo ésta se desarrolle. El agotamiento del gobierno de Syriza no significaría necesariamente la aproximación de las masas trabajadoras desde el programa reformista hacia el programa revolucionario. De hecho, según revelan los mismos datos electorales citados más arriba, en la actualidad, las fuerzas reaccionarias e incluso fascistas tienen más peso que el KKE y otras fuerzas revolucionarias.[52] Obviamente, los datos electorales son insuficientes para juzgar la labor de un Partido Comunista, pero sí nos permiten observar cómo evoluciona la conciencia política de las masas. De modo que no bastan ni el desenmascaramiento de las fuerzas reformistas ni la experiencia política que permita a las masas toparse con los límites de las reformas, sino que también es necesario que las fuerzas revolucionarias desde su independencia política sepan concertar compromisos con las fuerzas reformistas o, al menos, con los sectores más reivindicativos de las mismas. Solo una táctica semejante, que combine el desenmascaramiento de la apuesta reformista con el apoyo puntual a sus representantes políticos en la confrontación con la oligarquía puede permitir la aproximación de las masas trabajadoras al programa revolucionario desde el programa reformista.
El KKE parece desechar los compromisos con Tsipras o con sectores más a la izquierda de su partido. A las declaraciones de Kostas Papadakis que ya citábamos en la introducción de este artículo sobre la negativa a apoyar la investidura del partido de Tsipras ya antes de las elecciones, conviene añadir lo afirmado también por el eurodiputado comunista acerca del posible desarrollo de un sector crítico o ala izquierda en su seno. Papadakis afirmó que “siempre en la historia de la socialdemocracia ha habido una corriente izquierdista que decía luchar por hacer virar el partido”pero que “nunca se ha confirmado que pueda convertirse en revolucionario”.[53] Además, en comunicados ya posteriores a las elecciones, y en los que el KKE expone su análisis de las mismas, se sitúa a Syriza como mera sucesora del PASOK y como nueva “cara progresista” del régimen oligárquico griego.[54] Aunque pueda haber cierto interés por parte de la oligarquía griega en la cooptación de los dirigentes reformistas[55], es un error equiparar a ambos partidos. Como describíamos al comienzo de este artículo, la primera es una fuerza política que representa las aspiraciones de la pequeña burguesía y otras capas medias griegas, mientras que el segundo mediante redes clientelares ha estado estrechamente vinculado a los intereses de la oligarquía griega. El sociólogo norteamericano de origen griego James Petras expone cómo “los multimillonarios armadores de buques evitaban los impuestos al operar con pabellón extranjero –de Panamá, generalmente–, aunque se avenían a contratar capitanes griegos y contribuir a las arcas del partido [PASOK]”.[56] De hecho, algunos de los compromisos adoptados por Tsipras y Varufakis con el Eurogrupo apuntan hacia el aumento de la presión fiscal sobre este tipo de grupos oligárquicos.[57] Además, la táctica de “marear la perdiz” ante las oligarquías europeas ha servido al gobierno griego para evitar algunas de las amenazas inmediatas que planeaban sobre Grecia, por ejemplo, en materia laboral/sindical, ya que, pese a su postergación hasta septiembre de este año se terminó aceptando la reclama de Syriza de aumentar el salario mínimo.[58] Por supuesto que no se trata de cambios profundos, ni mucho menos revolucionarios, pero permiten entrever ciertos guiños de la pequeña burguesía griega (representada por Syriza) hacia el movimiento obrero, ya que lo necesita para su conflicto con las oligarquías europeas. Y precisamente en este conflicto el movimiento obrero puede arrancar concesiones que lo fortalezcan, como el aumento del salario mínimo o la defensa de los derechos sindicales. El KKE parece no estimar importantes estas contradicciones. Sin embargo, Lenin precisaba que “desde el punto de vista de esta acción práctica de las masas, estas divergencias son de una importancia extraordinaria”, por lo que se vuelve necesario “saber estimarlas, saber determinar el momento en que están plenamente en sazón los conflictos inevitables entre esos "amigos", conflictos que debilitan y hasta desarman a todos los "amigos" tomados en conjunto”.[59] A estas divergencias también debemos añadir las existentes en el seno de Syriza, pero no solo las que ya han mostrado Lapavitsas u otras figuras públicas como el veterano partisano Manolis Glezos[60], sino también las procedentes de movimientos sociales y sectores sindicales que la apoyaron en las pasadas elecciones y que siguen manteniendo una posición de apoyo crítico al gobierno de Tsipras.[61] En este contexto, una iniciativa inteligente sería la de llamar a todos estos sectores críticos a la lucha unitaria para que el gobierno haga realidad las mejoras económicas y sociales prometidas al pueblo griego. En estas movilizaciones pueden surgir órganos y plataformas unitarias de lucha que fortalezcan y desarrollen la organización obrera y popular, partiendo de las reivindicaciones más inmediatas de las masas.
La fiscalización del gobierno griego, por medios tanto parlamentarios como extraparlamentarios (especialmente estos últimos), para que cumpla sus compromisos electorales, es una plataforma idónea sobre la que desarrollar una política de alianzas que permita a los comunistas griegos aprovechar las luchas entre la oligarquía y la pequeña burguesía, de cara al desarrollo de un movimiento obrero y popular revolucionario. Esto no es solo necesario desde el punto de vista de la aproximación al programa revolucionario de las masas trabajadoras que aun confían en las reformas, sino también desde el punto de vista de la práctica política más inmediata, ya que para ésta se requiere ganar la influencia necesaria para poder presionar a los dirigentes de Syriza, en caso de que vacilasen al confrontar con la oligarquía. Además, los órganos unitarios de base para la movilización obrera y popular que se vayan creando en el desarrollo de este frente unido pueden ir sirviendo de germen para el futuro poder revolucionario. Así es como podrán los comunistas griegos aprovechar las grietas existentes entre la oligarquía y la pequeña burguesía para convertirlas en grietas profundas del régimen capitalista griego en su conjunto. Así es como podrá irse convirtiendo a Grecia en un punto de apoyo para la ruptura socialista de la UE.
 
[2] Entrevista de El Diario al eurodiputado del KKE Kostas Papadakis: http://www.eldiario.es/internacional/apoyaremos-Syriza-UE-OTAN-capitalismo_0_348916026.html
[3] El Partido del Trabajo Democrático felicita al pueblo griego por los resultados electorales:http://trabajodemocratico.es/content/el-partido-del-trabajo-democr%C3%A1tico-felicita-al-pueblo-griego-por-los-resultados-electorales
[4] Las medidas pactadas entre Grecia y el Eurogrupo se pueden encontrar en inglés aquí:http://www.reuters.com/article/2015/02/24/us-eurozone-greece-text-idUSKBN0LS0V520150224
[5] Pese a la dureza de las negociaciones en el seno del Eurogrupo y los cruces de recriminaciones entre los gobiernos griego y alemán, el primero no ha planteado en ningún momento de manera abierta amenaza alguna de impago de la deuda o de salida unilateral de la Eurozona.
[6] Véase el programa de Syriza para las elecciones de 2012: http://www.izquierda-unida.es/sites/default/files/doc/programa_syriza.pdf
[7] Algunos medios afines a los intereses de la oligarquía española se han hecho eco de varios puntos del programa de Syriza y sus modificaciones con motivo de las últimas elecciones griegas:http://www.abc.es/internacional/20141230/abci-propuestas-syriza-grecia-201412292012.html;http://www.expansion.com/2015/01/27/economia/1422375549.html
[8] Ibíd.
[10] El documento completo de esta “modesta propuesta” se puede encontrar en inglés aquí:https://varoufakis.files.wordpress.com/2013/07/a-modest-proposal-for-resolving-the-eurozone-crisis-version-4-0-final1.pdf
[11] Véase aquí la entrevista al economista greco-australiano: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=7627
[12] Véase el programa de Syriza para las elecciones de 2012 en la nota 6.
[13] Para 2014 se estimaba que 6 de cada 10 PYMEs griegas tendrían pérdidas, mientras que las empresas de capital monopolista no se verían resentidas en sus volúmenes de negocio, según la prensa afín a la patronal española:http://www.expansion.com/agencia/efe/2014/12/10/20207719.html
[14] Los recortes preveían el despido de 15.000 empleados públicos en 2 años y el paso de otros 25.000 a un régimen de reserva en el que tan solo percibirían el 25% de su salario base:http://internacional.elpais.com/internacional/2013/07/18/actualidad/1374099097_317271.html
[15] Testimonio recogido por El País en plena campaña electoral griega:http://internacional.elpais.com/internacional/2015/01/18/actualidad/1421616252_474426.html
[17] Ibíd.
[18] Marx y Engels, Manifiesto del Partido Comunistahttps://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm
[19] Ibíd.
[20] Pese a que los sindicatos griegos siguen hegemonizados por dirigentes afines al PASOK y a ND, Syriza, al igual que el KKE con el PAME, ha organizado su propia corriente sindical. Véase esta entrevista a un sindicalista de Syriza de orientación trotskista: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=189753
[21] Se trata de una reducción de lo que Marx llama el “límite histórico” del salario, del valor de la fuerza de trabajo, presionando a la baja el nivel de vida socialmente necesario para la reproducción de la mencionada fuerza de trabajo. Marx explica el concepto del “límite histórico” del salario en el apartado 14 de su trabajo Salario, precio y ganancia:https://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/65-salar.htm#xiv
[23] La vinculación pasada y presente de Juncker con las políticas neoliberales y de austeridad se puede encontrar en el siguiente artículo en francés del comunista belga Jo Cottenier: http://ptb.be/articles/juncker-la-commission-europeenne-vieille-recette-nouvel-emballage
[24] Peter Mertens, La clase obrera en la era de las multinacionales, págs. 107-109. Asociación Cultural Jaime Lago, 2011.
[25] Ello queda fijado en el artículo 9º del Tratado de Lisboa, que se puede leer aquí: http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=OJ:C:2007:306:FULL&from=ES
[26] Henri Houben, La crisis de 30 años: ¿El fin del capitalismo?, pág. 378. Asociación Cultural Jaime Lago, 2012.
[27] Esta configuración del entramado institucional de la UE, con sus múltiples blindajes para garantizar la prevalencia de los intereses de las multinacionales y los grandes bancos ya la señaló David Comas hace algunos meses. Véase el artículo del portavoz del PTD Unión Europea y democracia: Un matrimonio conflictivo:http://trabajodemocratico.es/content/uni%C3%B3n-europea-y-democracia-un-matrimonio-conflictivo
[28] Véanse sus “confesiones de un marxista errático”: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5998
[29] Michel Collon, Las contradicciones del capitalismo al umbral del siglo XXIProposición para reforzar la coordinación de los partidos comunistas frente al imperialismo. Contribución para el 8º Seminario Comunista Internacional de Bruselas, 2-4 de Mayo de 1999.
[30] Ibíd.
[31] Engels, Del socialismo utópico al socialismo científicohttps://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/dsusc/3.htm
[32] Marx y Engels, Manifiesto del Partido Comunistahttps://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm
[33] Henri Houben, Una crítica marxista del análisis keynesiano sobre la crisis económica:http://www.jaimelago.org/node/11
[34] Pese a la posición periférica dentro de Europa de la economía griega, la posición de las multinacionales griegas tampoco se encuentra tan atrasada como podría pensarse. Las empresas armadoras griegas, domiciliadas en paraísos fiscales y exentas de impuestos, controlan la flota mercante más grande del mundo, situándose en el 16% del total de la flota mercante mundial. Sobre ello véase el artículo Grecia: la colisión entre dos mundos:http://www.jaimelago.org/node/25
[35] Marx y Engels, ibíd.
[36] Aparte de la inexistencia de un “ejército europeo”, conviene señalar la inferioridad militar europea observando las diferencias en el gasto militar entre EEUU (cuyo gasto anual se sitúa entre el 3% y el 4% de su PIB) y la UE (donde Francia es el Estado con mayor gasto militar, entorno a un 2,5% de su PIB). Estos datos relativos a 2011 son señalados por Peter Mertens en La clase obrera en la era de las multinacionales, pág. 88. Asociación Cultural Jaime Lago, 2011.
[37] Además, de la supeditación político-militar de la UE a EEUU, la “guerra de las sanciones” con motivo de la crisis ucraniana revela hasta qué punto las economías europeas dependen del comercio con Rusia. Ante el cierre del mercado ruso son especialmente relevantes las dificultades que las empresas agroalimentarias europeas tienen para vender sus mercancías y la contracción de la producción industrial en Alemania y Francia, tal como ilustra el analista sobre la crisis ucraniana Alberto Cruz: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=189724
[38] Lenin, La consigna de los Estados Unidos de Europahttps://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/8-1915eu.htm
[40] Véase la entrevista al líder comunista griego en Unidad y Luchahttp://unidadylucha.es/index.php/2-uncategorised/803-unidad-y-lucha-entrevista-a-dimitris-koutsoumpas
[41] El documentalista griego Aris Chatzistefanou expone algunos de estos vínculos entre la oligarquía griega y Amanecer Dorado, señalando la defensa del partido fascista en el parlamento del blindaje fiscal de los armadores griegos. Véase la entrevista en Canarias Semanalhttp://canarias-semanal.org/not/11557/__las_elites_economicas_y_politicas_apoyan_al_fascismo_en_tiempos_de_crisis_
[42] Yanis Varufakis, Confesiones de un marxista errático en medio de una crisis europea repugnante:http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/yvarou.pdf
[43] Ibíd.
[44] Lenin, La consigna de los Estados Unidos de Europahttps://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/8-1915eu.htm
[45] Véase la nota 39.
[46] La valoración positiva de la opinión pública griega entorno al gobierno de Syriza es manifiesta pese a las críticas internas del sector más a la izquierda de la organización:http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/23/actualidad/1424722481_071818.html
[48] Ibíd.
[49] Los datos son de 2012, disponibles en el artículo Elecciones en Grecia, entre el chantaje y las esperanzas inciertashttp://www.jaimelago.org/node/38
[51] Además de la creciente popularidad de Syriza, pese a las cesiones ante el Eurogrupo, las encuestas recogen un apoyo de más del 80% de la opinión pública griega al mantenimiento del país dentro del euro. Véase:http://www.expansion.com/2015/02/28/economia/politica/1425126142.html
[52] Amanecer Dorado, por ejemplo, se mantendría poco más de un 1% por encima del KKE, según datos que pueden verse en el enlace citado en la nota anterior.
[53] Entrevista de El Diario al eurodiputado del KKE Kostas Papadakis:http://www.eldiario.es/internacional/apoyaremos-Syriza-UE-OTAN-capitalismo_0_348916026.html
[54] Concretamente se habla acerca de un plan de reforma del régimen oligárquico griego en el que Syriza vendría a jugar ese papel de sucesora del PASOK como “ala izquierda” del sistema: http://es.kke.gr/es/articles/Una-oposicion-obrera-y-popular-fuerte/
[55] En este sentido parecen ir los “apoyos críticos” de ND y Amanecer Dorado a la aprobación del plan del gobierno de Syriza en materia de asistencia energética y alimentaria a las capas más empobrecidas del país:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=196219
[56] Citado en Grecia: la colisión entre dos mundoshttp://www.jaimelago.org/node/25
[57] Concretamente se habla de “mejorar la recaudación y combatir la evasión”, así como “limitar las exenciones al tiempo que eliminando descuentos irracionales”. Ciertamente, el lenguaje es ambiguo, pero los términos parecen apuntar hacia grupos como los armadores, que son los que han gozado más de las impunidades fiscales como las señaladas en las medidas citadas. Las medidas pactadas entre Grecia y el Eurogrupo se pueden encontrar en inglés aquí: http://www.reuters.com/article/2015/02/24/us-eurozone-greece-text-idUSKBN0LS0V520150224
[59] Lenin, capítulo X de La enfermedad infantil del ‘izquierdismo’ en el comunismo:http://www.marx2mao.com/M2M%28SP%29/Lenin%28SP%29/LWC20s.html#s10
[60] Véase tanto la carta de Lapavistas dirigida a Tsipras y Varufakis como la noticia sobre las críticas de Glezos en los siguientes enlaces:  http://www.guerraeterna.com/el-flanco-izquierdo-de-syriza-comienza-a-preocuparse/;https://greekanalyst.wordpress.com/2015/02/23/the-scathing-letter-of-syriza-mp-and-economist-costas-lapavitsas/


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
Obligatorio leerse las reglas del foro
http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Fecha y hora actual: Lun Dic 18, 2017 7:32 pm