Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Comparte

    Likos
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 419
    Reputación : 468
    Fecha de inscripción : 14/12/2014
    Localización : La trinchera de 'alante.

    Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Mensaje por Likos el Lun Feb 16, 2015 2:23 pm

    El cáñamo sorprende por una versatilidad única en el mundo vegetal. Existen unos  10.000 derivados de la planta: usos medicinales, industria del automóvil, de diseño industrial, de papel, de textil, de cosmética, de alimentación, sin olvidarnos de diversos materiales para la construcción. Tiene una serie de cualidades que le deberían otorgar un papel mucho más relevante en cuanto a la aportación de materias primas para la elaboración de biocombustibles. En lo referente al contenido de aceite de las semillas de cáñamo, que se mueven en porcentajes superiores al 30%, y en lo referente al contenido en celulosa, es la planta con más capacidad productiva del mundo, superando hasta en 4 veces la capacidad productiva de las que son sus principales rivales en este ámbito (kenaf, tallo de maíz y caña de azúcar).Por lo que desde el punto de vista industrial, tiene unas cualidades óptimas para la extracción de biocombustibles.

    Aparte de su elevada productividad también habría que tener en cuenta que en el aspecto alimentario, a pesar de las extraordinarias cualidades nutricionales de la semilla de cáñamo y su creciente interés, está muy lejos de tener una importancia alta en ninguna de las dietas que hay en el planeta, por lo que el aumento de la demanda no tendría el mismo tipo de consecuencia s sociales que tiene, por ejemplo, en el caso del maíz o de la caña de azúcar.

    También hay que tener en cuenta las grandes virtudes que tiene el cáñamo como cultivo ecológico, ya que es de los que con mayor facilidad se adapta al cultivo con fertilizantes biológicos, y de los que mayor eficacia demuestra a los tratamientos fitosanitarios biológicos. Un cultivo del que dependa la aportación de una cantidad de materia prima tan elevada como es la previsible que haría falta para la producción de biocombustibles, debe ser un cultivo lo más ecológico posible siempre que tenga unas buenas características productivas, y el cáñamo cuenta con ambos requisitos.

    Una vez las fibras han sido retiradas de los tallos del cáñamo, los restos son un 77% celulosa, lo cual convierte al cáñamo en uno de los cultivos más eficientes para la fabricación de plásticos biodegradables vegetales. La madera sólo contiene entre un 40% y 50% de celulosa. En el algodón, el contenido es de hasta un 90%, pero no puede competir con el cáñamo industrial en términos de cantidad cosechada por metro cuadrado, rapidez de crecimiento y sostenibilidad medioambiental del cultivo.  Henry Ford creó un prototipo de coche, para el que se empleó una fórmula que incorporaba un 70% de fibras de celulosa de cáñamo, bálago y pita (sisal). El 30% restante de la fórmula plástica de Ford era una 'cola' de resina. Los agentes aglutinantes para el plástico de cáñamo pueden obtenerse de materiales naturales, incluyendo el aceite de semillas de cáñamo. Actualmente, algunas compañías están logrando grandes progresos en la introducción del plástico de cáñamo como principal material para la fabricación de artículos tales como cajas de CD y DVD, artículos electrónicos de consumo e incluso instrumentos música.

    Uno de los diversos usos que se pueden aprovechar de la planta del cáñamo es como biocombustible, bien para ser quemada como tal o transformándola en carbón vegetal, metanol, metano, gasolina o biodiesel. Así, un combustible procedente de esta planta se podría usar tanto para hacer funcionar a vehículos con energía limpia como para quemar en las centrales térmicas de carbón.

    Para la producción de este etanol es necesaria la transformación del almidón de los granos a azúcares mediante el uso de enzimas. Los azúcares resultantes se fermentan y se consigue obtener el etanol. El maíz, la caña de azúcar y la patata son las plantas más usadas para la obtención de este tipo de combustible.

    Este combustible lleva utilizándose desde hace tiempo en muchos de los vehículos de competición debido a que quema mejor a altas comprensiones, por lo que le da más poder a los motores. Además, al ser oxigenante de las gasolinas, mejora el octanaje y, por lo tanto disminuye la contaminación que produce.

    De hecho el gobierno canadiense estimó que, si solo el 35% de los vehículos del país llevaran etanol mezclado con gasolina al 10%, se reducirían las emisiones en 1.8 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Además de todo esto, actúa como anticongelante. Sin embargo tiene un pero en la eficacia, ya que se consume de un 25% a un 30% más rápidamente que la gasolina.  Un combustible de cáñamo es limpio y renovable. No causa tanta polución como los combustibles fósiles y, quizá lo más importante, no genera dióxido de carbono, por lo que no contribuye el cambio climático.

    Habría que sumar otras ventajas, como es, por ejemplo, que, al ser un combustible procedente de biomasa, puede ser cultivado en cada país. Así, el autoabastecimiento energético puede estar al alcance de cualquier estado. Por supuesto, esto es válido para todo tipo de biomasa, no sólo el cáñamo.

    Hasta hoy las construcciones con morteros de cáñamo, sobre todo nuevas, se basan principalmente en estructuras integrales de madera (vertical, horizontal y cubierta) y mortero de cáñamo muy aislante y sin función estructural, compactado entre o fuera de esta, mientras lo más caro de la inversión, la madera, queda oculta. Es sobre todo en países como Francia e Inglaterra que el mortero ligero de cal y cáñamo se aplica en paredes, entre planta, bajo cubierta y a veces también en la solera. En Alemania esta mas valorado en la restauración de casas de entramado de madera, sobrevivientes de siglos pasados, solucionando las exigencias térmicas actuales sin afectar a la estructura, ni apariencia estética del edificio. También es muy común el empleo de granulado de cáñamo suelto como material aislante de relleno entre plantas o bajo cubierta. Superando ciertas dificultades técnicas, el mortero aislante de cáñamo también se deja proyectar, ideal para proyectos industriales. En Inglaterra los materiales para la estructura de madera de una vivienda unifamiliar tienen un coste de unos 30.000 €, sin contar la mano de obra, y el material compactado. Estas construcciones tienen la ventaja de que la cubierta se puede poner pronto y el mortero queda protegido a intemperie durante gran parte del proceso de secado, un sistema completamente adaptado al clima en países húmedos y con recursos en madera (Francia, Inglaterra, Irlanda, Alemania, países del Este, Canadá…). Al mismo tiempo, la presencia de estructura permite el uso de morteros muy ligeros, adaptados a las necesidades térmicas en estos países.

    Las propiedades resaltantes del cáñamo son sobre todo sus características térmicas, acústicas y bioclimáticas, que conducen a gran ahorro energético. También es interesante el efecto protector de los materiales ante radiaciones electro-magnéticas. El beneficio para el medio ambiente es tal en su cultivo como en  su empleo en la construcción (el cáñamo, al tener un período de crecimiento corto  y una producción/hectárea 4 veces mayor que un bosque de madera, capta mas dióxido de carbono y conduce a edificios CO2 neutros o bien negativos, incluso teniendo en cuenta posibles transportes de material). Estudios recientes de SaAS (Bcn) confirman valores negativos de GWP en Cannabric (-0,624 kg CO2eq/kg), mirando todo el proceso de fabricación y posible transporte de material.

    Años antes de que el activista por la defensa del cannabis, Jack Herer retara con una recompensa millonaria a que alguien consiguiera refutar científicamente su tesis de la utilidad social del cannabis, en los años treinta, las innovaciones en la maquinaria agrícola habrían causado una revolución industrial. Cuando aplicadas al cáñamo, este solo recurso pudo generar millones de nuevos trabajos que engendran millares de productos de calidad. El cáñamo, de no haber sido hecho ilegal, habría sacado de la depresión a los Estados Unidos de América.

    William Randolph Hearst,  periodista, editor, publicista, empresario, inversionista, político y  Ampliamente conocido por usar los medios como auténticos instrumentos políticos Hearst era propietario de una importante cadena de periódicos en Estados Unidos y como sus empresas consumían grandes cantidades de papel, pensó que podría reducir costes si él mismo compraba los aserraderos y demás empresas relacionadas con la producción de papel, y así lo hizo, invirtiendo en ello enormes sumas de dinero. Pero en 1935, con el invento del descortezador mecánico, mientras miles de familias de agricultores en todo el mundo soñaban con un futuro mejor, Hearst se preocupaba por los aserraderos y fábricas procesadoras de pasta de papel que había comprado, condenadas a una ruina inminente. Pero lejos de resignarse y admitir que seguiría siendo multimillonario, pero vería su fortuna reducida en parte, decidió que tenía que haber alguna forma de vencer a su nuevo enemigo, esa planta que daba papel de mejor calidad, más barato y sin apenas usar productos químicos en su elaboración. Y utilizó para ello su mejor arma: la manipulación informativa a través de los periódicos de su propiedad. Inició una campaña en la que presentaba al cáñamo, la marihuana, como el origen de todos los males: delitos, violencia, etc. Hearst nunca incluyó en los artículos de sus periódicos ni un sólo informe médico o científico.

    Pero no era suficiente tener a la opinión pública de su lado para conseguir prohibir un cultivo tan beneficioso, Hearst necesitaba algún cómplice poderoso, y aquí entra en escena el segundo personaje: la empresa petroquímica Dupont, que ya entonces contaba con plantas de producción distribuidas por toda América. Esta empresa también tenía sus razones para combatir a esa planta que se empeñaba en seguir siendo tan incómodamente útil: por una parte Dupont tenía la patente del ácido sulfúrico, muy contaminante, pero utilizado en grandes cantidades en el procesamiento de la pasta de papel obtenida de la madera, con lo que Hearst era uno de sus mejores clientes.

    En 1937, Dupont patentó los procesos para fabricar plásticos del petróleo y el carbón. El informe anual de Dupont instó a los accionistas a invertir en su nueva división petroquímica. Plásticos sintéticos como el celofán, el celuloide, el nylon, el rayón, el dacrón, etc., podrían ser obtenidos del aceite del cáñamo. La industrialización natural del cáñamo habría arruinado el inmensamente lucrativo negocio de Dupont y de otros multimillonarios que se perjudicarían intentando competir contra tal recurso natural renovable y del cual es posible obtener tan amplia variedad de productos de óptima calidad y gran demanda en todos los rincones del planeta. Dupont tenía contactos en las altas esferas de la política y las finanzas americanas, entre ellos Andrew Mellon, que era presidente del Mellon Bank, el principal proveedor de recursos financieros de Dupont. La sobrina de Mellon estaba casada Harry Anslinger, comisionado del Departamento Federal de Narcóticos, un individuo que ha pasado a la historia vinculado a varios asuntos turbios que no vienen al caso.

    El cáñamo fue declarado peligroso y una amenaza a sus billonarias empresas. Para que sus dinastías perduraran, el cáñamo se tenía que ir. Estos hombres tomaron una palabra argótica mexicana oscura: "marihuana", y la inyectaron muy profundamente en la conciencia colectiva de todo el enorme continente americano. No debemos olvidar a un colectivo que apoyó en todo momento y con todos los medios a su alcance la prohibición del cáñamo: la mafia americana, con todas sus diferentes ramas. La razón no era otra que, tras haberse enriquecido desmesuradamente gracias a la Ley Seca que prohibió el alcohol una década antes, quería una nueva materia ilegal que diera lugar a un boyante mercado negro, como sucede siempre que se prohíbe una sustancia.
    Una virulenta campaña de continuos ataques relámpago por parte de medios amarillistas tuvo lugar entre los años veinte y los tardíos años treinta. Los periódicos de Hearst presentaron historias que acentuaban los presuntos horrores de marihuana. La amenaza de la marihuana produjo grandes titulares. Los lectores aprendieron que fue la causante desde accidentes de tránsito hasta la más desenfrenada inmoralidad.

    Películas como la "Locura de porro" (1936), 'Marihuana: El asesino de juventud' (1935) y 'Marihuana: La hierba del diablo' (1936) fueron propaganda diseñada por estos industriales para crear a un enemigo. Su propósito fue de ganar apoyo público para que las duras leyes antimarihuana pudieran ser aprobadas.

    Examine las citas siguientes de la película Reefer Madness :
    Un narcótico violento. ...Los actos de violencia espantosa. ...Locura incurable. ...Bajo la influencia de la droga un hombre mató su familia entera con un hacha. ...Mucho más viciosa y mortal que drogas como la heroína y la cocaína es la terrible amenaza de la marihuana.
    Reefer Mandes no terminó con el acostumbrado 'fin'. El filme concluyó con estas palabras en la pantalla: ¡Dígaselo a sus niños!

    En los treinta, las personas eran muy ingenuas, aún hasta el punto de la ignorancia. Las masas eran como ovejas, esperando ser dirigidas por los pocos en el poder. Ellas no desafiaron la autoridad. Si las noticias estaban en la prensa y en la radio, creyeron que tenían que ser ciertas. Ellas lo dijeron a sus niños y esos infantes crecieron hasta ser los “baby-boomers”, los padres de las personas nacidas en los años 50.

    En abril 14 de 1937, la Ley Fiscal de Marihuana Prohibitiva o ley que proscribiera el cáñamo fue pasada directamente al House Ways and Means Committee. Este comité era el único que podía introducir una ley a la Casa de Representantes sin ser debatida por otros comités. El presidente de Medios y Arbitrios, Robert Doughton, era partidario de Dupont. El aseguró que la ley pasara en el Congreso. A partir de ahí se produjo un efecto dominó que haría que la planta acabara, tras miles de años de convivencia pacífica con el ser humano, prohibida en prácticamente todo el mundo: Si algún país quería tener buenas relaciones con Estados Unidos tenía que incluir tan extraña prohibición entre sus leyes, arruinando a miles de familias de agricultores y obligándose a producir o comprar productos más caros y contaminantes.

    El Dr. James Woodward, médico, testificó muy tarde a favor de la Asociación Médica Norteamericana. Él dijo al comité que la razón que el AMA tuvo de no denunciar Ley Fiscal de Marihuana Prohibitiva fue que apenas había descubierto que la marihuana, que suponían ser otra planta, era el mismísimo cáñamo.

    Pocas personas, en esa época, notaron que la mortal amenaza sobre la cual habían estado leyendo en las primeras planas de Hearst era el cáñamo, de hecho pasivo. El AMA comprendió que el cannabis era una planta medicinal encontrada en incontables productos curativos vendidos durante los últimos cien años.

    El Congreso prohibió el cáñamo porque se dijera que era la droga más causante de violencia conocida. Anslinger, líder de la Comisión de Drogas durante 31 años, promovió la idea de que la marihuana hacía que los usuarios actuaran extremamente violentos. En los 50, bajo la amenaza del macartismo, Anslinger dijo justo lo contrario: La marihuana pacifica tanto, que los soldados no lucharían.

    Con la Segunda Guerra Mundial en pleno apogeo las autoridades estadounidenses no tuvieron otra salida que rescatarla de la ilegalidad para encomendar a sus agricultores un importante cometido. Japón cortó el suministro de cáñamo a Norteamérica y, con las comunicaciones marítimas notablemente afectadas, la administración Roosevelt se vio obligada a tomar cartas en el asunto para proveer a su industria del cáñamo necesario para la fabricación de todos esos artilugios. Como ya hicieron sus oponentes de la Alemania nazi, pusieron en marcha una campaña para educar a los agricultores en el cuidado de estas plantaciones. Eso sí, mientras los germanos se decantaron por historietas de cómic, los estadounidenses optaron por aprovechar un recurso típico de la época y tiraron de lo mejor del cine. Rodaron una cinta titulada 'Hemp for Victory'.  Las autoridades estadounidenses tardaron poco en recular y hacer como si la cinta 'Hemp for Victory' jamás hubiera existido. Durante décadas, nadie supo de esta película. Misteriosamente desapareció como si, de la noche a la mañana, el Gobierno de Estados Unidos hubiera conseguido el material necesario para fabricar las botas de sus soldados y las mangueras para la extinción de fuegos. Todos negaron haber participado en la elaboración de esta película. Hasta tal punto llegó su arrepentimiento que no quedó rastro de ella.  Cuando menos lo esperaban, en 1989, tras una búsqueda exhaustiva, Maria Farrow, Carl Packard, y Jack Herer dieron con 'Hemp for Victory' en los registros de las biblioteca del Congreso. Aunque pocos, muy poderosos eran aquellos que instaron a las autoridades norteamericanas a deshacerse de la película que ponía en peligro sus industrias. Los grandes 'lobbies', a los que el incremento de plantaciones de cáñamo podía perjudicar, movieron los hilos para no dejar rastro de aquella victoria de la marihuana.


    Fuentes:

    http://hashmuseum.com
    http://www.revistayerba.com/yerba/component/content/article/42-articulos/961-biocombustibles-y-el-canamo.html
    http://www.noticiasliterarias.com/reportaje/reportaje_04.htm
    http://www.cannabric.com/bioconstruccion/constuir_con_canamo
    http://energiasrenovadas.com/usar-canamo-como-biocombustible/
    https://www.lamota.org/es/blog/marihuana-nazis-victory/
    http://es.wikipedia.org/wiki/Jack_Herer_%28activista%29
    http://es.wikipedia.org/wiki/William_Randolph_Hearst
    http://www.arteslibres.net/literatura/favidal/articulos/marihuana.htm

    Drunkharps
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 314
    Reputación : 354
    Fecha de inscripción : 16/02/2015
    Edad : 21
    Localización : Extremadura

    Re: Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Mensaje por Drunkharps el Lun Feb 16, 2015 11:56 pm

    Es interesante, yo opino que se tiene un rechazo justificado hacia las drogas pero hay que conocer todos los datos, lo más importante a día de hoy es su procedencia no quisiera que se beneficiaran terroristas o los mafiosos de turno, el dinero para el Estado... pero si es perjudicial y se demuestra, tolerancia cero, que la consuma el que quiera pero sin imponerse o esperar los mismos derechos mientras la consume.

    Likos
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 419
    Reputación : 468
    Fecha de inscripción : 14/12/2014
    Localización : La trinchera de 'alante.

    Re: Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Mensaje por Likos el Mar Feb 17, 2015 12:18 am

    El artículo no va dirigido hacia el consumo de marihuana para fines lúdicos, del que yo tampoco soy partidario, si no a la industria del cáñamo y para ello se utilizan plantas diferentes. Aquí dejo un vídeo del prototipo que creó Henry Ford después de la legalización temporal, que al que al final de este le dan unos martillazos.


    Drunkharps
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 314
    Reputación : 354
    Fecha de inscripción : 16/02/2015
    Edad : 21
    Localización : Extremadura

    Re: Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Mensaje por Drunkharps el Mar Feb 17, 2015 12:33 am

    Han sucedido otras cosas similares en la industria energética, yo siempre pongo de ejemplo la no tan famosa discusión entre Nikola Tesla y el alelado Thomas Edison, es frustrante ver como por culpa de la oligarquía no se puede avanzar hacía productos más asequibles, de mayor calidad, regenerables... etc.
    Por cierto, hubiera molado un coche Ford que soltara por el tubo de escape marihuana jajaja habría sido cuanto menos curioso aunque no tiene nada que ver con el vídeo me ha inspirado a esta idea.

    Contenido patrocinado

    Re: Posibilidades del cáñamo y prohibición.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:01 am


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 1:01 am