Foro de debate, intercambio y opinión


historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Miér Feb 04, 2015 1:57 pm

CARTA ABIERTA DEL
PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO DE CHILE
AL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA
PCR. Noviembre 1977
El Partido Comunista Revolucionario de Chile (PCR), inició sus relaciones políticas
con el Partido Comunista de China (PCCH) hace ya trece anos, cuando era aún un
grupo político marxista-leninista llamado «Espartaco». El primer encuentro entre
dicho grupo político y el PCCH efectuado en 1964, fue realizado por los dirigentes
de «Espartaco» con el propio camarada Mao Tse-tung, quién alentó y respaldó sus
propósitos de construir un auténtico Partido comunista y dio para ello valiosos
consejos. Entre ellos: «no copiar mecánicamente las experiencias de China o de otro
país: luchar contra toda tendencia seguidista y pensar con nuestra propia cabeza,
aplicando el marxismo-leninismo a la realidad concreta de nuestro país». Siempre nos
hemos esforzado por mantenernos fieles a estas enseñanzas del camarada Mao y
esta carta abierta es una expresión de ello. A comienzos de 1966, en un Congreso
Constituyente al que asistieron todos los partidos marxistas-leninistas existentes en
América Latina, congreso que tuvo como núcleo organizador al grupo «Espartaco»,
fue creado el Partido Comunista Revolucionario de Chile. El PCR continuó
manteniendo y desarrollando relaciones políticas con el PCCH, con el Partido del
Trabajo de Albania y con el resto del movimiento marxista-leninista, a medida que
conocíamos a sus representantes en cada país.
Quienes constituyeron el grupo «Espartaco» en 1963 y, más adelante, el PCR en
1966, habían iniciado ya su lucha contra la línea revisionista levantada por
Jruschov en el XX Congreso del PCUS en el seno del viejo partido «comunista» de
Chile, varios años antes del comienzo de la polémica pública entre el PCCH y los
dirigentes soviéticos y sus seguidores. El grupo «Espartaco», por su parte, estableció
relaciones políticas con el PCCH, aproximadamente un año después de su
nacimiento como grupo independiente del viejo P«C» de Chile. Las relaciones
políticas entre «Espartaco», en un comienzo, y el PCR, más adelante, con el Partido
Comunista de China, nacieron de la coincidencia mutua en los principios marxistaleninistas
y en su defensa común contra el revisionismo contemporáneo. El Partido
Comunista de China, en respuesta a la línea revisionista de Jruschov, elaboró bajo
la orientación y dirección personal del camarada Mao, su: «Proposición acerca de
la línea general del movimiento comunista internacional» (más conocida como
la «Carta de los 25 puntos»), así como los 9 comentarios de respuesta a la Carta
abierta que le enviara al PCCH el Comité Central del PCUS, con los cuales
coincidimos en todo lo esencial. Esa coincidencia fue la base de nuestras relaciones
como Partido.
Por otra parte, en la década del '60 en que iniciamos nuestras relaciones políticas -
en pleno auge de la polémica ideológica contra el revisionismo contemporáneo y,
luego, en la Revolución Cultural Proletaria- China realizaba una consecuente
aplicación de dicha política internacional revolucionaria enunciada contra los
revisionistas. Eran los tiempos en que se podía presenciar en China grandes 2
mítines de masas en apoyo a la lucha antiimperialista de los pueblos del mundo;
numerosas representaciones artísticas en que se reflejaban esas luchas, así como
propaganda al respecto en vuestra radio, revistas y periódicos. Eran los tiempos en
que las publicaciones chinas reproducían materiales de los partidos marxistasleninistas
sobre sus propios países y en que los títeres del imperialismo, los
fascistas, racistas y reaccionarios, tales como Ne Win, Mobutu y otros, eran
denunciados como tales y los traidores al marxismo, como Tito, desenmascarados.
Posteriormente, en la década del '70, coincidiendo con la «rehabilitación» de gentes
como Teng Siao-ping y otros condenados por la Revolución Cultural, se fue
haciendo evidente un cambio profundo en la política internacional de China, lo que
motivó numerosos desacuerdos y contradicciones entre nuestros partidos. Luego,
en abril de 1974, Teng Siao-ping, realizó su conocida intervención en las Naciones
Unidas en la que expuso una línea internacional absolutamente opuesta a la línea
marxista-leninista, que el PCCH y el camarada Mao levantaran contra Jruschov y
sus seguidores e idéntica, en esencia, a la de estos últimos. En nuestro primer
contacto con el PCCH posterior a dicha intervención de Teng Siao-Ping, en agosto
de 1974, realizamos una firme crítica a su línea internacional oportunista. Por toda
respuesta, y sin contestar a nuestros argumentos en contra, se nos dijo con el
mayor cinismo, que esa «era la línea internacional del Presidente Mao». A comienzos
del 1975, y luego de haber informado a la Dirección de nuestro Partido de la
negativa del PCCH a discutir su cambio de línea internacional, insistimos con
firmeza en nuestra crítica a la línea internacional de Teng Siao-Ping y, en
particular, mostramos la política reaccionaria que de ella se desprende, analizando
la actitud de los sectores oficiales chinos frente a la Junta fascista chilena. Este fue
el último contacto entre ambos Partidos.
En aquella ocasión, no hicimos cuestión (como se ha dicho falsamente a algunos
partidos hermanos), de las relaciones diplomáticas entre China y los fascistas que
gobiernan en Chile. Manifestamos sí, nuestro profundo desacuerdo ante la
insensibilidad y falta de solidaridad demostrada por quienes conducen, de acuerdo
a la línea internacional de Teng Siao-Ping, la política internacional china, respecto a
la tragedia que ha vivido nuestro pueblo a raíz del golpe fascista, que ha conmovido
e indignado a los más vastos sectores populares, democráticos y progresistas del
mundo entero.
En efecto, el único pronunciamiento en que se enjuicia en cierto modo lo ocurrido
en Chile, está contenido en el pésame enviado por el ex-Primer Ministro Chou EnLai
a la viuda del ex-Presidente Allende, en el que manifiesta su «aflicción e
indignación» por su muerte, sin enjuiciar sin embargo, a sus asesinos y sin referirse
a las decenas de miles de trabajadores que estaban siendo masacrados, torturados
y encarcelados por los militares fascistas. Las informaciones sobre algunos aspectos
de la represión en Chile, aparecidas sólo en el mismo mes del golpe de Estado, son
transcritas sin ningún comentario ni calificación. Más aun, como para poner de
relieve la decisión de no pronunciarse acerca de las atrocidades perpetradas por la
Junta fascista, se reproducen algunas condenaciones a ella, pero hechas siempre
por otros. Más adelante, incluso las noticias sobre acciones represivas son
acalladas y las publicaciones chinas se limitan a registrar, muy de tarde en tarde,
algunos antecedentes de la crisis económica que afecta a Chile. Todo esto lo
señalamos, destacando el contraste ante lo aparecido en toda la prensa mundial
denunciando las atrocidades del fascismo en Chile y señalando, además, que los
representantes de China en las Naciones Unidas y otros organismos
internacionales, se han retirado de la sesión sin votar, cuando se han planteado 3
resoluciones condenando a Pinochet y sus secuaces. Mostramos cómo esta
conducta oficial china estaba siendo calurosamente elogiada por funcionarios del
régimen fascista de Chile, como el Subsecretario de Relaciones Exteriores, quién en
enero de 1975, sostuvo que: «China Popular apoya a Chile en los foros mundiales»,
sin ser desmentido ni de palabra ni de hecho.
En la actualidad podemos agregar cargos aún más graves respecto a vuestras
relaciones con el sanguinario régimen fascista chileno: han sido concedidos créditos
a la Junta; el propio Embajador de China se fotografía entregando regalos al
dictador Pinochet y formuló declaraciones en Agosto del presente año, señalando
que las «relaciones entre los dos países se han situado siempre a un alto nivel» y que
China tenía la intención de fortalecerlas y ampliarlas. Por último, ese mismo
Embajador, ha coronado sus actividades pro-fascistas al partir de Chile a mediados
de octubre, declarando que se iba con «una óptima impresión sobre Chile y el Jefe
de Estado», ¿No es esto insultar al pueblo chileno, elogiando al carnicero que lo ha
sometido a masacres, torturas y sobre-explotación? ¿No es un sabotaje abierto al
papel revolucionario que ha jugado China para los pueblos del mundo?
En ese último contacto, a comienzos de 1975, pese a que la colaboración con la
Junta fascista chilena no se había hecho tan escandalosa como lo sería más
adelante, señalamos ya el profundo daño que causaba la política de quienes aplican
en China la línea de Teng Siao-Ping, a la lucha anti-fascista y anti-imperialista de
nuestro pueblo. Señalamos el daño que causaba a la hermandad revolucionaria del
pueblo chileno con el pueblo chino, así como el prestigio de la revolución china en
América Latina y en el resto del mundo. Por último, señalamos las dificultades que
esa política oportunista generaba a nuestro propio partido en su lucha por
movilizar a las masas populares contra la dictadura, denunciando la política
traidora del revisionismo y del Social Imperialismo, que abrió paso al fascismo y
que contribuye hoy día a mantenerlo en el poder. Como es natural, las masas
populares chilenas, conociendo nuestras antiguas relaciones políticas con el PCCH,
nos piden explicaciones acerca de vuestra actitud de amistad y colaboración con
sus verdugos, actitud que no podemos explicar desde un punto de vista
revolucionario, y que no estamos dispuestos a justificar, por ser profundamente
opuesta a nuestra resuelta política anti-fascista y a los principios mismos de la
política internacional marxista-leninista.
Como ejemplo del apoyo que habríamos esperado de China, señalamos el que
estábamos recibiendo de la mayor parte de los partidos marxistas-leninistas y de
Albania Socialista, ya sea a través de publicaciones como de mítines y otras formas
de solidariedad en apoyo a la resistencia anti-fascista; en condenación a los
crímenes de la dictadura; y para desenmascarar las tesis revisionistas, tales como
la «vía pacífica» y otras, que hicieron posible la implantación del fascismo en Chile y
que hoy entraban su derrocamiento.
Por último, solicitamos discutir realmente nuestras diferencias en relación con la
línea internacional de Ten Siao-Ping, ya que en la visita anterior no se había
respondido a ninguna de nuestras críticas. Sólo obtuvimos una charla en la que se
nos replanteó dicha línea oportunista, privándosenos del derecho a dar nuestras
opiniones y hasta a hacer preguntas sobre lo escuchado, señalándosenos que «eso
podríamos hacerlo en nuestro próximo encuentro».
Ya en ese entonces nuestro Partido se vio enfrentado a la alternativa de denunciar
pública y abiertamente la línea y la política internacionales de Teng Siao-Ping y su
equipo, profundamente opuestas al marxismo-leninismo, al Pensamiento de Mao 4
Tse Tung y, particularmente dañina para la lucha anti-fascista y anti-imperialista
de nuestro pueblo. Los militantes de nuestro Partido, nuestros aliados y numerosos
sectores de masas, reclamaban cada vez con más insistencia un pronunciamiento
al respecto. Si no lo hicimos en ese entonces, a comienzos de 1975 en que se
efectuó nuestro último contacto con el PCCH, es porque precisamente a partir de
ese año, se observaron en China hechos alentadores en relación con el desarrollo de
la lucha de clases, que nos hicieron concebir fundadas esperanzas en una
rectificación.
En efecto, a comienzos del '75 se hizo público el llamado del camarada Mao a
«fortalecer la dictadura del proletariado» y a luchar contra las supervivencias en
China del derecho burgués, así como su advertencia de que mientras éste
subsistiera, sería muy fácil «para gentes como Lin Piao montar el sistema capitalista
si escalaban el Poder». A partir de esas instrucciones del camarada Mao y bajo su
dirección, se desarrolló desde fines de 1975 hasta septiembre de 1976 en que él
muere, una sostenida y vasta movilización de masas de crítica y lucha contra el
llamado «viento desviacionista de derecha», impulsado por Teng Siao-ping para
liquidar las conquistas de la Revolución Cultural Proletaria.
Más aun, en abril de 1976, por la unanimidad del Comité Central del PCCH, a
instancias del camarada Mao y de las masas populares, fue destituido Ten SiaoPing
de todos sus cargos dentro y fuera del Partido, al comprobarse su papel como
instigador de los incidentes contra-revolucionarios acaecidos en la plaza de Tien An
Men. Esta resolución, según expresan vuestras publicaciones, fue apoyada por
mítines en los que participaron «varios cientos de millones de personas». Era, pues,
plenamente justificado estar optimistas y concebir esperanzas en que se
restableciera la línea internacional del camarada Mao, que tuvo vigencia en pleno
auge de la lucha ideológica contra el revisionismo y de la Revolución Cultural.
Esas condiciones favorables de la lucha en China, así como la necesidad de
esforzarnos por la comprensión de este problema en el conjunto del movimiento
marxista-leninista, donde algunos agentes de Ten Siao-Ping se han esforzado por
sembrar la confusión, nos movió a desarrollar la lucha contra esta nueva corriente
revisionista en forma gradual, antes de llegar a una crítica pública y a un
rompimiento. Así lo hicimos a través de diversos documentos del PCR, a través de
las formulaciones contenidas en declaraciones conjuntas con partidos hermanos, a
través de nuestras intervenciones en mítines internacionales y a través de
conversaciones bilaterales.
Finalmente, los trágicos sucesos posteriores a la muerte del camarada Mao: el
encarcelamiento de quienes se destacaron en la Revolución Cultural y combatieron
a su lado contra los cabecillas del revisionismo en China; la vergonzosa
«rehabilitación» de individuos condenados por la Revolución Cultural y algunos,
como Ten Siao-Ping, condenados después de ella por reincidir en sus delitos; la
represión brutal contra sectores de masas y cuadros dispuestos a defender las
conquistas de la Revolución Cultural y otros hechos, no dejan lugar a dudas que en
China se ha consumado un golpe de Estado contra-revolucionario. En esas
circunstancias, consideramos nuestro deber denunciar y combatir públicamente a
quienes han usurpado el poder. De ese modo respondemos al llamado hecho por el
camarada Mao en 1965, cuando señalara: «Si los revisionistas llegaran a usurpar la
dirección en China, los marxistas-leninistas de todos los países deberían
denunciarlos y combatirlos con firmeza, ayudar a la clase obrera y a las masas
populares chinas a oponerse al revisionismo».5
Particularmente en lo que concierne a la política y a la línea internacional del
movimiento marxista-leninista tenemos el derecho y el deber de pronunciarnos.
Ningún partido, por importante que haya sido para el movimiento revolucionario,
puede pretender imponer SU línea internacional al resto de los partidos, ni menos
cambiar una línea marxista-leninista por una línea revisionista y pretender que
todos le sigan en ese viraje oportunista. Problemas como el de definir al enemigo
principal de los pueblos del mundo; como el de caracterizar el frente único que es
preciso oponerles; como el de establecer la conducta a seguir ante el peligro de
guerra; o los criterios acerca de la unidad de los marxista-leninistas y acerca de su
papel de vanguardia, conciernen a todo el movimiento comunista internacional.
En la «Carta de los 25 puntos» redactada bajo la orientación del camarada Mao, se
señala: «Si se reconoce que no hay “superiores” ni “inferiores” en las relaciones entre
los partidos hermanos, es inadmisible imponer a otros partidos hermanos el
programa, las resoluciones y la línea del propio partido como ‘programa común’ del
movimiento comunista internacional». Por lo que toca a nuestro Partido, las presiones
ejercidas por el equipo oportunista que transitoriamente controla el PCCH, tales
como: negativa a discutir y hasta negativa a recibir a los partidos que no comparte
sus puntos de vista; calumnias contra ellos; esfuerzos por dividirlos y suplantarlos
promoviendo grupos oportunistas, etc., no nos harán cambiar nuestros puntos de
vista y no nos impedirán denunciar una línea internacional que consideramos
reaccionaria. Tampoco nos impedirán -en este momento en que lo consideramos
oportuno y cualquiera sean las consecuencias- desenmascarar la naturaleza
reaccionaria y anti-marxista de quienes se esfuerzan por imponer dicha línea y
orientan a través de ella sus acciones.
¿En qué consiste la línea internacional revisionista de Ten Siao-Ping y sus
cómplices, que han pretendido fraudulentamente hacer pasar como la «línea
internacional del Presidente Mao»?
Ella no es otra cosa que la reedición -casi punto por punto- de la línea revisionista
internacional de Jruschov y sus sucesores. Línea lanzada por ellos para impedir
que los pueblos se levantaran en lucha contra el colonialismo y el neo-colonialismo
y crear así las condiciones para reemplazar al imperialismo tradicional, como
explotadores y opresores de dichos pueblos. Es la línea que aplicó la URSS,
destinada a favorecer su transformación en super-potencia social imperialista y a
disputar la hegemonía mundial al imperialismo norteamericano. Esta línea fue
firmemente combatida por el camarada Mao, por el camarada Enver y otros
marxistas chinos, albaneses y de otros países, en particular, a través de la polémica
contra el revisionismo contemporáneo.
Por lo que toca a China, a denunciar esta política internacional reaccionaria de
Jruschov y sus seguidores, están destinados los documentos que hemos
mencionado al comienzo de esta Carta Abierta: la «Carta de los 25 puntos» y los 9
comentarios a la Carta Abierta del CC del PCUS al PCCH, redactados bajo la
dirección de Mao Tse-Tung. Ellos representan la «línea internacional de Mao TseTung»,
así como los conceptos contenidos en su obra ya conocida y no las
falsificaciones con que Teng Siao-Ping y su camarilla pretenden suplantarla.
Ten Siao-Ping, en cambio, como hemos señalado, sintetiza sus puntos de vista antimarxistas
en su Intervención ante las Naciones Unidas, realizada en abril de 1974 y
en algunos otros escritos. Allí comienza negando la opresión política colonial y neocolonial,
tal como lo había hecho antes Jruschov y con iguales propósitos. Señala:
«Los numerosos países en vía de desarrollo han sido durante largo tiempo victimas 6
de la opresión y de la explotación del colonialismo y del imperialismo. Ellos han
conquistado la independencia política; sin embargo ellos se encuentran
confrontados, sin excepción, a la tarea histórica de liquidar las fuerzas residuales
del colonialismo, de desarrollar la economía nacional y de consolidar la
independencia nacional».
En otro punto dice: «Según nuestra opinión, es importante en primer lugar a los
países del tercer mundo salvaguardar la independencia política, si ellos quieren
desarrollar su economía. Accediendo a la independencia política, el pueblo de un país
no da sino un primer paso, todavía le es necesario consolidarla. Pues en el interior
de su país subsisten las fuerzas residuales del colonialismo, al mismo tiempo que
hay el peligro de subversión y de agresión de parte del imperialismo y del
hegemonismo. La consolidación de la independencia política implica un proceso de
lucha repetida. En último análisis, la independencia política y la independencia
económica son inseparables. Sin independencia política, no puede hablarse de
independencia económica; y sin independencia económica, la independencia de un
país no es ni completa ni sólida».
Para este fiel discípulo de Liu Shao-Chi y de Jruschov pues, los países que llama
«en vía de desarrollo» (ocultando la dependencia política que impide o deforma su
desarrollo), «han sido» en el pasado victimas de la opresión. Actualmente, ellos «han
conquistado la independencia política» y sólo necesitan terminar con las formas
«residuales» del colonialismo. Para él, sólo se trata de «salvaguardar» y «consolidar»
dicha independencia, que da por conquistada, contra las fuerzas «residuales» del
colonialismo o contra el mero «peligro» de subversiones o agresiones imperialistas.
La independencia económica, por su parte, hay que lograrla para que la
independencia política ya conquistada, sea «completa» y «sólida».
¿Qué nos dice, en cambio, el camarada Mao y quienes con él redactaron el
comentario critico a la Carta abierta del CC. del PCUS, llamado «Apologistas del
neo-colonialismo»? Allí se señala: «Una serie de países de estas regiones han
proclamado su independencia. Sin embargo, muchos de ellos aún no se han
desembarazado por completo del control y la esclavización imperialistas y
colonialistas, y siguen siendo objeto del saqueo y la agresión del imperialismo y
arena de contienda entre los colonialistas viejos y nuevos... En algunos de estos
países los viejos colonialistas se han transformado en neo-colonialistas y, a través de
los agentes preparados por ellos, continúan manteniendo su dominio colonial». Y más
adelante: «Los hechos son bien claros. Desde la Segunda Guerra Mundial los
imperialistas no han renunciado de modo alguno al colonialismo, sino que han
adoptado una nueva forma, la del neo-colonialismo. Una de las importantes
características de este neo-colonialismo radica en que el imperialismo se ha visto
obligado a cambiar su vieja forma de dominación colonial directa, y a adoptar una
nueva forma, la de dominación y explotación coloniales a través de los agentes
seleccionados y preparados por él. Mediante la organización de bloques militares, el
establecimiento de bases militares y la formación de “federaciones” y "comunidades",
el imperialismo, encabezado por los EEUU, sostiene a los regímenes títeres y somete
a su control y esclavitud a los países coloniales y a los países que han proclamado su
independencia... Allí donde no puede mantener su dominación por medios pacíficos,
maquina golpes de Estado militares, realiza actividades subversivas, e incluso
recurre a la intervención y agresión armadas directas». «Semejante neo-colonialismo -
concluye- es la forma más traicionera y siniestra del colonialismo».7
He aquí una respuesta, de acuerdo a las auténticas ideas de Mao Tse-Tung, acerca
de la pretendida «independencia política» alcanzada por los países de Asia, África y
América Latina, según las tesis revisionistas de Teng Siao-Ping.
En otra parte de su intervención en las Naciones Unidas, Teng Siao-Ping, señala:
«Los numerosos países y pueblos del tercer mundo, puesto que han sabido
conquistar la independencia política por una lucha de largo aliento, podrán sin
duda, sobre esta base, estrechar sus filas, unirse con los países victimas de
vejaciones de las super-potencias y con todos los pueblos del mundo, incluso los
pueblos norteamericano y soviético, con vista a lograr, por lucha sostenida, un cambio
radical en las relaciones económicas internacionales basadas sobre la
desigualdad, el saqueo y la explotación, y crear las condiciones indispensables para
desenvolver con plena independencia la economía nacional».
Para este fiel discípulo de Jruschov, por lo tanto, no se trata de combatir por
conquistar una real independencia política, rompiendo las cadenas del colonialismo
y neo-colonialismo. Sólo se trata de mejorar «las relaciones económicas
internacionales basadas sobre la desigualdad» y de este modo, poder «desenvolver
con plena independencia la economía nacional». Un planteamiento de esta especie,
viene a ser lo mismo que decirle a los obreros y sectores populares bajo el yugo del
capitalismo: ustedes, son «libres» en la sociedad capitalista y para resolver vuestros
problemas, es suficiente que demandéis mejores salarios a vuestros patrones.
Obviamente, el planteamiento de Teng Siao-Ping citado más arriba, no está dirigido
a los pueblos del mundo oprimidos política y económicamente por el colonialismo y
el neo-colonialismo, sino a estimular algunos conflictos entre los lacayos de las
super-potencias y sus amos, para ganar algunos aliados entre ellos y construir su
propia hegemonía.
¿Qué nos señala acerca de este «original» sistema de Teng Siao-Ping para
«enfrentar» al imperialismo, el comentario, ya citado «Apologistas del neocolonialismo»?
Allí se expresa: «Los dirigentes soviéticos del PCUS han inventado,
además, una ‘teoría’ según la cual el movimiento de liberación nacional ha entrado en
una ‘nueva etapa’ en que la tarea económica es la central. Estiman que ‘antes, la
lucha se desarrollaba principalmente en la esfera política’, y que ahora el problema
económico ha llegado a ser ‘la tarea central’ y ‘el eslabón fundamental en el
desarrollo ulterior de la revolución’». Como vemos, tampoco en este aspecto es en
Mao Tse-Tung en quién se ha inspirado Teng Siao-Ping, sino, como es habitual en
él, en sus maestros soviéticos de oportunismo y revisionismo.
El comentario prosigue criticando esas ideas: «El movimiento de liberación nacional
ha entrado en una nueva etapa. Pero ésta no es de ninguna manera esa ‘nueva
etapa’ de que hablan los dirigentes del PCUS. En esta nueva etapa, se observa un
despertar nunca visto de los pueblos de Asia, África y América Latina y un ascenso
sin precedentes del movimiento revolucionario de estos pueblos, que exigen
ansiosamente la liquidación completa en sus países de las fuerzas del imperialismo y
de sus lacayos y la conquista de la independencia definitiva, política y económica. La
tarea primordial más apremiante de estos países sigue siendo la de luchar con mayor
fuerza aun contra el imperialismo, el viejo y nuevo colonialismo y sus lacayos. Esta
lucha continúa desplegándose en forma encarnizada en lo político, económico, militar,
cultural, ideológico y otros terrenos. Las luchas que se libran en los diversos terrenos
hayan su expresión concentrada en la lucha política, que, con frecuencia y en forma
inevitable, se convierten en lucha armada cuando los imperialistas recurren a la
represión armada, directa o indirecta. En los países recién independizados, adquiere 8
mucha importancia el desarrollo de una economía nacional independiente. Pero esta
tarea jamás puede apartarse de la lucha contra el imperialismo, el viejo y nuevo
colonialismo y sus lacayos».
Y concluye el comentario «Apologistas del neo-colonialismo», señalando: «Según esta
‘teoría’ de los dirigentes del PCUS (y de su discípulo Teng Siao Ping, habría que
agregar) naturalmente ha dejado de ser necesaria la lucha contra el imperialismo, el
viejo y nuevo colonialismo y sus lacayos, ya que el colonialismo está a punto de
desaparecer y la tarea central del movimiento de liberación nacional consiste en la
actualidad en desarrollar la economía. De este modo ¿no queda totalmente abolida -
concluye- la tarea del movimiento de liberación nacional?». Teng Siao-Ping -fiel
repetidor de las teorías anti-marxistas de Jruschov y sus sucesores*- debe
responder a esta pregunta.
Los esfuerzos de Teng Siao-Ping por abolir la tarea del movimiento de liberación
nacional, no se limitan, sin embargo, al economicismo que propone como
procedimiento para enfrentar al viejo y nuevo colonialismo. Dichos planteamientos
economicistas, que ha utilizado en China como pretexto para oponerse a la
dictadura del proletariado, arrancan de su concepción, también economicista, con
que pretende presentar la naturaleza del neo-colonialismo. ¿Concibe acaso Teng
Siao-ping al neo-colonialismo, «la forma más siniestra y traicionera de
colonialismo», como una forma de dominación política del imperialismo, «a través de
los agentes seleccionados y preparados por él», al estilo de Pinochet en Chile?
De ninguna manera. En su intervención ante la ONU afirma: «El imperialismo y
especialmente las super-potencias, recurren a procedimientos neo-colonialistas,
prosiguen con un celo redoblado la explotación y la expoliación de los países en vías
de desarrollo. Ellos han exportado allí capitales y creado lo que se llama un
“Estado dentro del Estado” por intermedio de organizaciones monopolistas
internacionales, tales como las ‘sociedades transnacionales’, a fin de perpetrar el
pillaje económico y la ingerencia política».
Para Teng Siao-Ping pues, el neo-colonialismo no es una forma «siniestra y
traicionera» de colonialismo, de dominación política y económica del imperialismo,
sino meros «procedimientos» de explotación y expoliación y tan sólo un sistema de
«ingerencia» política. No se trata para él de una forma de dominación estatal
ejercida por el imperialismo o el Social Imperialismo a través de sus agentes (por
ejemplo, los militares fascistas en casi toda América Latina y la burocracia pseudosocialista
en Europa Oriental), sino, una especie de «Estado dentro del Estado»,
logrado a través de la exportación de capitales de las «sociedades transnacionales».
El verdadero Estado, por lo tanto, independiente políticamente (según Teng SiaoPing),
puede liberarse de tales «procedimientos» neo-colonialistas tomando medidas
económicas contra las «transnacionales» y eliminando así su «ingerencia política» y
su «pillaje económico».
La esencia del razonamiento de Teng Siao-Ping en oposición al movimiento de
liberación nacional, deriva de su anhelo de apartar a los sectores burgueses lacayos
de las super-potencias, de sus amos imperialistas, para aliarse con ellos y
desarrollar su propia zona de influencia. Todo ello, oponiéndose a que el pueblo
expulse a los imperialistas y derroque a sus lacayos, sobre la base de un auténtico
movimiento revolucionario de liberación nacional con perspectiva socialista.

*
En la edición mimeografiada en Chile, no incluye la frase “y sus sucesores”. 9
Es preciso no olvidar, como lo señalara el camarada Mao en la VIII Sesión Plenaria
del VIII Comité Central en 1959 refiriéndose a oportunistas como Teng Siao-Ping,
que ellos nunca han sido revolucionarios proletarios, sino meramente
demócratas burgueses o demócratas pequeño-burgueses pasados a las filas
revolucionarias proletarias. Ellos jamás han sido marxista-leninistas sino
compañeros de ruta del Partido*.
Posteriormente, aludiendo al mismo problema, durante la lucha contra el «viento
desviacionista de derecha» levantado por Teng Siao-Ping contra la Revolución
Cultural, el camarada Mao señaló poco antes de su muerte: «Después de la
revolución democrática, los obreros, los campesinos pobres y medios-pobres no se
han detenido; ellos quieren continuar la revolución. Pero hay miembros del Partido
que no desean avanzar más, algunos de ellos han hecho incluso marcha atrás y se
oponen a la revolución. ¿Por qué esto? Habiendo llegado a ser grandes dignatarios,
ellos anhelan proteger los intereses de su casta». Si esos son sus propósitos en
China: retrotraer la revolución a su etapa burguesa y oponerse al socialismo, ¿qué
puede extrañarnos que deseen entenderse con las fuerzas burguesas de lo que
llaman «tercer mundo» o «segundo mundo» y se opongan a la liberación nacional
auténtica bajo dirección proletaria y con perspectiva socialista? Su política
internacional, no es más que la proyección de sus «intereses de casta», que
denunciara y combatiera el camarada Mao, al plano mundial.
Una de las más grandes mistificaciones promovidas por Teng Siao-Ping a fin de
oponerse al movimiento revolucionario de liberación nacional y unirse a la
burguesía en los países sometidos al colonialismo y neo-colonialismo (incluidos los
sectores burgueses lacayos de las super-potencias), es su intento de presentar a los
«países del tercer mundo», como la fuerza motriz de la historia. Los marxistas, entre
ellos el camarada Mao, han hablado a menudo de las «naciones» oprimidas, pues
dicho término designa a los habitantes de un país unidos por un mismo origen, con
una lengua y tradiciones comunes, es decir, básicamente, al pueblo de un país. El
concepto de país en cambio, alude sólo a los límites geográficos y territoriales en los
que se sitúa, por lo general, una nación.
Para la burguesía, los representantes de aquellos que viven en un país son sus
sectores dominantes, que controlan el aparato estatal y en particular el gobierno de
un país. Para los marxista-leninistas, el auténtico representante de quienes habitan
en un país es el pueblo, expresado por el proletariado y su partido de vanguardia, el
partido marxista-leninista.
Siempre los marxistas se han referido a los pueblos como la fuerza motriz de la
historia, tanto en la esclavitud, como en el feudalismo o en el capitalismo,
considerando en éste, el último modo de producción basado en la explotación del
hombre por el hombre, al proletariado como representante más genuino de los
intereses populares. Teng Siao-Ping, en cambio, nos regala con la novedad de que
los países del «tercer mundo» son la fuerza motriz de la historia. Y no se trata de un
error de traducción, debido a la complejidad del idioma chino. El y quienes lo
secundan o lo han inspirado en sus concepciones oportunistas, han elegido
cuidadosamente esta denominación de «países». Al hablar de «países», se han dejado
el margen de ambigüedad que les era necesario, para fingir que les interesa la
suerte de los pueblos de esos países y entenderse de hecho con sus gobiernos, con
sus sectores burgueses dominantes.

*
La edición preparada en offset en el extranjero no destaca este párrafo de ninguna forma a diferencia de la edición hecha
en Chile. 10
Es así, como Teng Siao-Ping afirma en su ya citada Intervención ante la ONU, que:
los países en «vía de desarrollo» constituyen «la fuerza motriz revolucionaria que
hace avanzar la rueda de la historia universal, así como la fuerza principal en la
lucha contra el colonialismo, el imperialismo y, en particular, contra las superpotencias».
En las Naciones Unidas, lugar que eligió Ten Siao-Ping para su discurso
revisionista, los países se encuentran «representados» por sus gobiernos, opuestos
por lo general a sus pueblos y sirvientes, con contadas excepciones, de una u otra
super-potencia. Es, sin lugar a dudas, a esos gobiernos a los que se refiere Ten
Siao-Ping, cuando habla de los «países» y de ninguna manera a sus pueblos.
El que para Teng, los «países» son sus gobiernos, se desprende de todo el contexto
de su Intervención en la ONU, de numerosos discursos posteriores que se le
conocen, así como de la propaganda de las publicaciones chinas, inspiradas en sus
ideas. En la citada Intervención en la ONU, por ejemplo, señala como muestras de
la lucha antiimperialista de los países del «tercer mundo»: «Décima conferencia en la
cima de los países africanos, la Cuarta Conferencia en la cima de los países noalineados,
la Conferencia en la cima de los países árabes, así como la Conferencia en
la cima de los países islámicos». Obviamente, quiénes participaron en todas esas
conferencias «en la cima», fueron los gobiernos, los sectores burgueses y, a menudo,
semi-feudales dominantes en dichos países y no sus pueblos.
Más adelante en su Intervención, el propio Teng Siao-Ping hace la diferencia con lo
que representa verdaderamente una lucha de los pueblos, cuando dice: «Los
pueblos de Mozambique, de Angola, de Zimbawe, de Namibia y de Azania
desarrollan con vigor la lucha armada y el movimiento de masas contra la
dominación colonial portuguesa y el razismo blanco en África del Sur y en Rhodesia
del Sur».
En otro punto de la misma Intervención citada, señala: «Nosotros pensamos que las
relaciones lanío políticas como económicas entre Estados deben reposar sobre los
cinco principios siguientes: respeto mutuo de la soberanía y de la integridad
territorial, no agresión mutua, no ingerencia mutua en los asuntos internos, igualdad
y ventajas reciprocas, y coexistencia pacifica». Y agrega de inmediato comentando lo
anterior y mostrando cómo, para él, «país» es sinónimo de «Estado»: «nosotros nos
oponemos a que un país, cualquiera que sea, contravenga estos principios,
establezca su hegemonía y se cree esferas de influencia en una región cualquiera».
En otra ocasión, al recibir al Canciller Helmut Schmidt de Alemania Occidental,
expresa Teng Siao-Ping: «El Canciller Schmidt ha venido a nuestro país en el
momento del tercer aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre
nuestros países». Sin duda que tales relaciones «entre países», son las relaciones con
el gobierno reaccionario de Alemania Occidental y no con su pueblo.
Los artículos de las publicaciones chinas destinados a secundar la línea de Teng
Siao-Ping, no dejan tampoco dudas de que se considera como sinónimo «país» y
«Estado». Así, por ejemplo, en el Pekín Informa N.44 de Noviembre de 1974, se lee:
«Las super-potencias no están más en condiciones de controlar las Naciones Unidas.
Los países del tercer mundo constituyen la mayoría aplástame en la ONU,
cambiando así la composición de esta organización internacional». «Países», pues,
para Teng Siao-Ping y su camarilla, son: Pinochet, Banzer, Videla, y otros militares
fascistas de América Latina, que destacan representantes de sus gobiernos en la
Naciones Unidas.
En el Pekín Informa N.43 de octubre de 1974, se lee: «El debate en general (se
refiere a la ONU) se ha convertido de hecho, en un desenmascaramiento y crítica de 11
las dos super-potencias por parte de los países del Tercer Mundo». En otro artículo
señalan: «China ha establecido relaciones de cooperación económica y técnica con
más de 50 países y les ha proporcionado la ayuda que está al alcance de sus
capacidades». Ciertamente, que la parte de esa «ayuda» y «cooperación» otorgadas al
gobierno de Pinochet, nada tienen que ver con los intereses del pueblo chileno.
Pero hay más. Teng Siao-Ping, no sólo considera que los «países» del llamado «tercer
mundo», es decir, sus gobiernos, constituyen la «fuerza motriz revolucionaria que
hace avanzar la rueda de la historia», sino que, piensa que esos gobiernos
constituidos por las clases dominantes que explotan al pueblo, a menudo fascistas
y lacayos de una u otra super-potencia, son la vanguardia de los pueblos en la
lucha por su liberación y no el proletariado y sus partidos marxista-leninistas. En
efecto, en el mismo discurso de recepción a Helmut Schmidt, dice: «La unidad y la
lucha de los países del tercer mundo han llevado a una nueva etapa la lucha de los
pueblos del mundo contra el colonialismo, el imperialismo y el hegemonismo».
¡Ni Jruschov se atrevió a formular tamaña barbaridad anti-marxista! En esta frase
para la historia... del revisionismo, realiza una clara distinción entre «países» y
«pueblos»; pero para colocar a estos últimos bajo la «hegemonía» de sus gobiernos,
como pasando a «una nueva etapa» en la lucha contra el «colonialismo, el
imperialismo y el hegemonismo». Tenemos así que Pinochet, el dictador impuesto a
sangre y fuego por el imperialismo yanqui y fiel sirviente de esa super-potencia, ha
llevado a «una nueva etapa» la lucha del pueblo chileno «contra el colonialismo, el
imperialismo y el hegemonismo».
Verdaderamente tenía razón el camarada Mao, cuando señalara a propósito de Teng
Siao-Ping; «No distingue entre imperialismo y marxismo». El camarada Mao, en
cambio, formula la tesis exactamente opuesta a la de Teng Siao-Ping, cuando
expresa: «Un país débil está en condiciones de vencer a un país fuerte, y un pequeño
país, de vencer a un gran país. El pueblo de un pequeño país triunfará seguramente
de la agresión de un gran país, si osa levantarse en lucha, recurrir a las armas y
tomar en sus manos el destino de su país».
Siempre Mao Tse-Tung en sus llamados se dirige a los pueblos del mundo, a
quienes considera la fuerza motriz de la historia. En 1958, señalaba: «Si los grupos
del capital monopolista de los Estados Unidos, se obstinan en llevar adelante su
política de agresión y de guerra, llegará inevitablemente el día en que sean
ahorcados por los pueblos del mundo. Igual suerte correrán todos los cómplices de los
EEUU».
En 1964, declara en apoyo al pueblo del Congo: «¡Pueblos de todo el mundo, uníos y
derrotad a los agresores norteamericanos y a todos sus lacayos! Pueblos de todo el
mundo, tened coraje, atreveos a luchar, desafiad las dificultades y avanzad en
oleadas. Así el mundo entero pertenecerá a los pueblos. Los monstruos de toda
especie serán liquidados».
Con motivo de la agresión yanqui contra Santo Domingo, el camarada Mao, señaló:
«La intervención armada de los Estados Unidos en la República Dominicana ha
provocado una nueva marejada anti-yanqui entre los pueblos de América Latina y del
mundo entero... Los pueblos del campo socialista deben unirse. Los pueblos de los
países de Asia, África y América Latina deben unirse... Unirse y formar el más amplio
frente único para luchar contra la política de agresión y de guerra del imperialismo
norteamericano y defender la paz mundial. La consigna para la formación de este
frente es: unión con todas las fuerzas populares y patrióticas para derrotar al
imperialismo después de una lucha dura y prolongada».12
Del mismo estilo, son sus declaraciones contra la discriminación racial en Estados
Unidos (1963); contra la agresión norteamericana en Vietnam del Sur (1963); en
apoyo al pueblo panameño (1964); en apoyo a los negros norteamericanos (1968).
En 1969, sostiene: «El imperialismo y todos los reaccionarios son tigres de papel, los
revisionistas son también tigres de papel... Los revisionistas soviéticos y los
imperialistas norteamericanos están en una encrucijada y después de haber
cometido numerosos delitos, los pueblos del mundo no pueden dejarlos impunes. Los
pueblos de todos los países del mundo se están levantando, una nueva época
histórica de oposición al imperialismo norteamericano y al social-imperialismo
revisionista soviético ha comenzado».
La «Carta de los 25 puntos», por su parte, señala: «El imperialismo norteamericano
lleva adelante en todo el mundo su política de agresión y de guerra, pero esto sólo
puede conducir a un resultado contrario al que desea, es decir, sólo puede acelerar el
despertar de los pueblos de los distintos países e impulsar la revolución. De este
modo, el imperialismo norteamericano se ha colocado a si mismo en una posición
opuesta a los pueblos del mundo entero y ha quedado cercado por éstos últimos. El
proletariado internacional debe y puede unir a todas las fuerzas susceptibles a ser
unidas, aprovechar las contradicciones internas al enemigo y establecer el más
amplio frente único contra los imperialistas norteamericanos y sus lacayos. El
camino realista y correcto es confiar el destino de los pueblos, el destino de la
humanidad, a la unión y la lucha del proletariado mundial y a la unión y la lucha de
todos los pueblos».
Poco más adelante, enjuiciando anticipadamente la línea revisionista de Teng SiaoPing,
dicho documento señala: «La actitud que se adopte hacia la lucha
revolucionaria de los pueblos asiáticos, africanos y latinoamericanos es un
importante criterio para distinguir a los revolucionarios de los no revolucionarios».
Por lo que toca al camino que cada país colonial o sometido al neo-colonialismo
debe seguir para liberarse, existen numerosos escritos del camarada Mao, que
contradicen absolutamente los planteamientos anti-marxistas de Teng Siao-Ping. La
liberación nacional es fruto de una revolución en el país sometido, destinada a
derrocar a las fuerzas -sean feudales o burguesas- que sirven de soporte a la
dominación imperialista y que, por si mismas, en su calidad de grandes
explotadores del pueblo, constituyen también un blanco de la revolución
democrático popular y anti-imperialista. La liberación nacional implica, al mismo
tiempo, la decisión de enfrentar a través de una guerra popular de liberación, los
intentos del imperialismo de mantener su dominación por la fuerza de las armas.
Esta lucha de liberación no puede lograr sus objetivos, hoy por hoy, bajo la
dirección de la burguesía, aunque se trate de sus sectores anti-imperialistas. Menos
aun, puede lograrlos bajo la conducción de los sectores pro-imperialistas,
colaboracionistas o lacayos del imperialismo, que encontramos en los gobiernos de
gran parte de los llamados países del «tercer mundo», sectores que para Teng SiaoPing,
constituyen la «fuerza motriz de la historia».
La Revolución Democrático Popular que hace posible la liberación nacional
auténtica, no puede conducir a una independencia bajo la dominación dé la
burguesía, pues la debilidad de la burguesía en los países coloniales o sometidos al
neo-colonialismo, la conduce inevitablemente a ligarse y someterse al imperialismo
y, en nuestros días, a una u otra super-potencia.
Ya en los años 1939-1940, en sus obras intituladas «La revolución china y el
Partido Comunista de China» y «Sobre la Nueva Democracia», el camarada Mao 13
desarrolla ampliamente estos puntos de vista sobre la Revolución Democrático
Popular. Dice allí: «Puesto que los principales enemigos de la revolución china en la
presente etapa son el imperialismo y la clase terrateniente feudal, ¿cuáles son las
tareas de la revolución en dicha etapa?. Incuestionablemente, las tareas principales
consisten en golpear a estos dos enemigos, o sea, en realizar una revolución nacional
para acabar con la opresión extranjera del imperialismo y una revolución democrática
para acabar con la opresión interior de los terratenientes feudales; de estas tareas, la
primordial es la revolución nacional para derrocar al imperialismo».
Y agrega: «Las dos grandes tareas de la revolución china están interrelacionadas. Sin
derrocar la dominación del imperialismo es imposible acabar con la de la clase
terrateniente feudal, ya que el imperialismo es el sostén de ésta. Y viceversa, no se
podrá formar poderosos destacamentos revolucionarios para poner fin a la
dominación imperialista sin ayudar a los campesinos a poner fin a la dominación
feudal, porque ésta es la principal base social de la dominación imperialista en
China, y el campesinado, el contingente principal de la revolución china».
Respecto a la necesidad de la dirección proletaria en la revolución, en cualquiera de
sus etapas, el camarada Mao señala: «En esta era, toda revolución emprendida por
una colonia o semi-colonia contra el imperialismo, o sea, contra la burguesía o
capitalismo internacional, ya no pertenece a la vieja categoría, a la revolución
democrático burguesa mundial, sino a la nueva categoría: ya no forma parte de la
vieja revolución burguesa o capitalista mundial, sino de la nueva revolución mundial:
la revolución mundial socialista proletaria... ya no es una revolución de viejo tipo,
dirigida por la burguesía y destinada a establecer una sociedad capitalista y un
Estado de dictadura burguesa, sino una revolución de nuevo tipo, dirigida por el
proletariado y destinada a establecer, en esa primera etapa, una sociedad de
nueva democracia y un Estado de dictadura conjunta de todas las clases
revolucionarias». Y agrega: «Tal revolución combate consecuentemente al
imperialismo, y por lo tanto este no la tolera y lucha contra ella. En cambio, el
socialismo la aprueba, y el Estado socialista y el proletariado internacional socialista
la ayudan».
En otro lugar, en su obra: «Sobre la dictadura democrática popular» señala: «La
dictadura democrática popular necesita la dirección de la clase obrera, porque la
clase obrera es la más perspicaz, la más desinteresa y la más consecuentemente
revolucionaria. Toda la historia de la revolución prueba que, sin la dirección de la
clase obrera, la revolución fracasa, y que, con su dirección, la revolución triunfa».
Más recientemente, en 1964, en la «Carta de los 25 puntos» redactada bajo su
dirección, reprocha a los revisionistas soviéticos el pretender (al igual que Teng
Siao-Ping) que: «la contradicción entre las naciones oprimidas y el imperialismo
puede resolverse sin una revolución de las naciones oprimidas». En otro punto del
documento se expresa: «a medida que se agudizan las contradicciones sociales
internas y la lucha de clases en la palestra internacional, la burguesía, y sobre todo
la gran burguesía, tienden cada vez más a entregarse al imperialismo y a aplicar una
política antipopular, anti-comunista y contra-revolucionaria. Esto exige que el partido
del proletariado se oponga resueltamente a semejante política reaccionaria».
Y más adelante: «En la lucha revolucionaria, el partido proletario apoya el
nacionalismo progresista y se opone al nacionalismo reaccionario. Debe siempre
deslindar los campos con el nacionalismo burgués, jamás dejarse cautivar por éste».
Insistiendo luego sobre la necesidad de la hegemonía proletaria, agrega: «Si en el
transcurso de la revolución el proletariado llega a marchar a la cola de los 14
terratenientes y de la burguesía, será imposible la victoria real y completa de la
revolución democrática nacional e incluso si se obtiene cierto tipo de victoria, será
imposible consolidarla».
Por su parte, el folleto «Apologistas del neo-colonialismo», sostiene: «Otra idea que la
dirección del PCUS difunde con frecuencia es que un país puede construir el
socialismo sean cuales fueren sus dirigentes, aún cuando se trate de un nacionalista
reaccionario como Nehru. Esto se aparta todavía más de la idea de la hegemonía del
proletariado».
Teng Siao-Ping, en cambio, hemos visto, da como ya conquistada la independencia
política de los países que incluye en su «tercer mundo». Niega, por lo mismo, la
necesidad de efectuar en cada país una revolución que conduzca a la liberación del
colonialismo o del neo-colonialismo, bajo dirección proletaria. Para él, sólo resta
eliminar los «residuos» de ingerencia del imperialismo, sobre la base de medidas
tendientes a consolidar la independencia económica. La «fuerza motriz» de este
proceso para Teng Siao-Ping, serían los gobiernos burgueses o semi-feudales de su
llamado «tercer mundo», entre los que se cuentan fascistas, reaccionarios y lacayos
del imperialismo.
Lo que pretenden Teng Siao-Ping y su camarilla en realidad, es frenar el auténtico
movimiento de liberación nacional revolucionario, con perspectiva socialista, para
buscar dentro del más claro estilo nacionalista burgués, aliados también burgueses
(y aun semi-feudales) para su casta revisionista, que se propone tomar el control de
China, restaurar allí el capitalismo y transformarla en una nueva super-potencia.
En sus esfuerzos por establecer su esfera de influencias y de hegemonía en el
mundo, sólo pretenden, en los países sometidos al social-imperialismo o al
imperialismo norteamericano, apartar a los sectores burgueses sometidos a una u
otra super-potencia de sus amos, para ofrecerse como aliado en reemplazo de ellas.
Para ello, los incita a levantar algunas reivindicaciones económicas. El enemigo y
obstáculo principal de esta estrategia, más que las super-potencias rivales, son los
pueblos del mundo y su avance revolucionario bajo la dirección proletaria marxistaleninista,
destinado a liberarse de toda opresión, explotación y hegemonía y
avanzar hacia el socialismo, que Ten Siao-Ping ensaya erradicar en su propio país.
De allí que pretendiendo conjurar este peligro, Ten Siao-Ping, les niegue a los
pueblos coloniales o sometidos al neo-colonialismo su papel -bajo la dirección
proletaria como fuerza motriz de su liberación y pretenda atribuir este papel a los
sectores dominantes, con quienes se entiende a través de la relaciones diplomáticas
y con quienes se codea en la ONU y otros organismos internacionales.
¿Qué relación pueden tener estas teorías reaccionarias elucubradas por Teng SiaoPing
y sus cómplices, a objeto de hacerse de aliados burgueses en los países
coloniales, neo-coloniales o capitalistas avanzados y disputar su hegemonía a las
superpotencias, con la línea internacional revolucionaria del Camarada Mao? El
pretender hacer pasar una cosa por la otra, es creer que todos confunden los gatos
negros con los blancos.
Pero con lo que hemos analizado, no terminan aun las tesis reaccionarias que
plantea como línea internacional Teng Siao-Ping y los «seguidores del camino
capitalista» que él representa actualmente. Mostrando por anticipado sus siniestros
propósitos de restaurar el capitalismo en China, se empeña en borrar su carácter y
su papel como sociedad socialista y los deberes internacionalistas que de ello se
desprenden. «La China -dice- es un país socialista y al mismo tiempo un país en vía
de desarrollo. Ella pertenece al tercer mundo». Y en otro lugar, hablando en plural de 15
China y del resto de los países de su «tercer mundo», señala: «Nosotros, países en
vía de desarrollo, disponemos de un inmenso potencial que nos permite desarrollar
con toda independencia nuestra economía. Si nosotros avanzamos sin desfallecer
por la vía de la independencia, de la autonomía y de la confianza en nuestras propias
fuerzas, teniendo en cuenta nuestras particularidades y condiciones especificas,
seremos perfectamente capaces de alcanzar progresivamente un nivel elevado de
producción, que nuestros predecesores no habían jamás alcanzado, en la
modernización de la industria y de la agricultura...». Luego de dar diversos consejos
economicistas, concluye, que así podrán «limpiar el terreno para terminar lo más
luego posible con el estado de pobreza y de retardo».
Tenemos así que Teng Siao-Ping, luego de afirmar como por compromiso que China
aun es «socialista», la asimila por completo a los países del llamado «tercer mundo»,
sometidos de una u otra manera a las super-potencias. En efecto, en su
formulación posterior elimina por completo el significado de la revolución socialista
hecha por el pueblo chino a costa de su sangre, pues borra toda diferencia entre
China socialista y los países coloniales y neo-coloniales, a quienes supone la
capacidad de «desarrollarse» y de terminar con el estado de «pobreza» y de «retardo»,
sin hacer la revolución para liberarse a través de ella del imperialismo y sin avanzar
hacia la implantación de la dictadura del proletariado como en China.
Conclusión: para Ten Siao-Ping, la revolución Democrático Popular, la Revolución
Socialista, la Revolución Cultural Proletaria en China, no tienen ninguna
significación, puesto que expresa que, los otros países en «vía de desarrollo» a los
cuales asimila a China, pueden obtener los mismos resultados sin hacer la
revolución. Aparte de desconocer la significación de las revoluciones consumadas
en China, entrega como programa de «desarrollo» a los países coloniales y neocoloniales
la teoría «desarrollista burguesa», vieja y conocida farsa difundida hace
ya mucho tiempo por el imperialismo y sus agentes, para convencer a los pueblos
que sin hacer la revolución y tan sólo trabajando más, es decir, dejándose explotar
más intensamente, eliminarán la «pobreza» y el «retardo».
En la vergonzosa renuncia a establecer la clara diferencia que existe entre, un
Estado Socialista y un Estado sometido al colonialismo o al neo-colonialismo, sobre
la base de buscar una similitud muy relativa basada en el grado de desarrollo
económico, Ten Siao-Ping, muestra su desprecio por el socialismo y su oposición a
él, por lo que fue combatido en la Revolución Cultural. Para este pseudo-marxista,
no es el problema del Poder, el carácter del Estado, las relaciones de producción lo
que caracteriza a una sociedad, sino que, simplemente, su grado de desarrollo
económico. De tal modo que, si continuara el acelerado ritmo de desarrollo
económico de China, de acuerdo a la lógica economicista de Teng Siao-Ping, ésta
debería pasar rápidamente al «segundo mundo» y, muy pronto, se transformaría
en una super-potencia, pasando a integrar el «primer mundo», puesto que lo que
sirve para clasificar a los países es su grado de desarrollo económico.
Para Teng Siao-Ping, China no constituye un modelo socialista al que confluyen,
bajo dirección proletaria las naciones oprimidas, modelo radicalmente diferente al
régimen de opresión colonial o neo-colonial en que ellas se encuentran. Interesado
en aliarse, no con el proletariado, ni con los pueblos de Asia, África y América
Latina, sino con los sectores dominantes instalados en los gobiernos, él se empeña
en borrar ese papel de modelo socialista que tiene China y las diferencias esenciales
existentes entre el socialismo y el colonialismo. Con ello, no hace más que denigrar
al socialismo, renunciar al papel de vanguardia y a la responsabilidad que le
corresponde al proletariado en el Poder y rebajar el rol de la política proletaria y de 16
la ideología proletaria. En suma, lo mismo que se ha empeñado y se empeña en
hacer dentro de China, escribiendo también allí argumentos economicistas, para
oponerse a la Revolución Cultural y a la Dictadura del Proletariado.
El primer aspecto de su traición al marxismo que reprocha la «Carta de los 25
puntos» a Jruschov y sus seguidores, es: «borrar el contenido de clase de la
contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista y no ver en ella una
contradicción entre los Estados de dictadura del proletariado y los Estados de
dictadura de la burguesía monopolista». Ten Siao-Ping, llega más lejos: no sólo
pretende borrar «el contenido de clase de la contradicción entre el campo socialista y
el campo imperialista», sino, el campo socialista mismo. «El campo socialista -dice en
su ya citada Intervención en la ONU- que había existido durante un tiempo después
de la Segunda Guerra mundial, ha dejado ya de existir, con la aparición del socialimperialismo».
Lenin, cuando existía un solo país socialista: La URSS, sostenía:
«Actualmente existen dos mundos: el anciano, el capitalismo... y el mundo nuevo,
creciente, que es todavía muy débil, pero que crecerá pues él es invencible»,
refiriéndose al socialismo.
¿Qué pensaba el camarada Mao respecto al papel de un régimen socialista? En su
libro «Sobre la Nueva Democracia», refiriéndose al único país socialista existente, a
la URSS antes de la traición revisionista, señala: «la Primera Guerra Mundial
imperialista y la primera revolución socialista victoriosa, la Revolución de Octubre,
han cambiado totalmente el curso de la historia mundial, abriendo en ella una nueva
era. Es una era en que el frente capitalista mundial se ha derrumbada en un sector
del globo (un sexto de su superficie) y ha revelado plenamente su podredumbre en el
resto; en que lo que queda del mundo capitalista no puede sobrevivir sin depender
más que nunca de las colonias y semi-colonias; una era en que se ha fundado un
Estado socialista, dispuesto, como lo ha proclamado, a dar activo apoyo al
movimiento de liberación en todas las colonias y semi-colonias, y en que el
proletariado de los países capitalistas, se libera cada día más de la influencia de los
partidos social-demócratas, social-imperialistas y ha proclamado su apoyo al
movimiento de liberación de las colonias y semi-colonias. En esta era, toda revolución
emprendida por una colonia y semi-colonia contra el imperialismo, o sea, contra la
burguesía o capitalismo internacional, ya no pertenece a la vieja categoría, a la de
revolución democrática burguesa mundial, sino a la nueva categoría; ya no forma
parte de la vieja revolución burguesa o capitalista mundial, sino de la nueva
revolución mundial; la revolución mundial socialista proletaria. Estas colonias y semicolonias
en revolución no pueden ser consideradas como aliadas del frente de la
contra-revolución capitalista mundial; se han convertido en aliadas del frente de la
revolución socialista mundial».
Y en 1939, en una entrevista con un corresponsal del diario «Nueva China»,
expresaba: «Fuera del mundo capitalista existe un mundo luminoso: la Unión
Soviética Socialista».
¿Se puede comparar esta grandiosa visión del camarada Mao del socialismo cuando
existía un solo país socialista, con las menguadas tentativas de Ten Siao-Ping de
confundir a China con los países oprimidos por el imperialismo y de desconocer la
existencia del mundo socialista? No significa la actitud de Ten Siao-Ping un anticipo
de lo que anhela realizar en China; liquidar el régimen socialista y restaurar el
capitalismo, por lo que fuera combatido por Mao Tse-Tung y los marxistasleninistas?
¿No significa negar el papel que el movimiento de liberación en las
colonias y neo-colonias juega como parte de la revolución socialista, empeñándose
en retrotraerlo al nivel de la «vieja revolución burguesa»? 17
Haciendo un acertado diagnóstico de posiciones como ésta de Ten Siao-Ping, el
camarada Mao señaló: «Los revisionistas borran la diferencia entre el socialismo y el
capitalismo, entre la dictadura del proletariado y la de la burguesía. Lo que ellos
preconizan es de hecho no la línea socialista sino la línea capitalista».
Toda esta estrategia revisionista de Teng Siao-Ping que hemos analizado, encuentra
su síntesis en la teoría de los «Tres Mundos». Esta teoría es la quinta esencia de la
línea oportunista y chovinista de Teng Siao-Ping. En ella, se omite sin más la
existencia del mundo socialista, confirmando lo que acabamos de demostrar que
para Teng y los suyos, el socialismo no es más que un nombre sin importancia. En
efecto, la teoría de los «Tres Mundos», sólo admite un «primer mundo» integrado por
ambas super-potencias; un «segundo mundo» integrado por una serie de países
capitalistas desarrollados; y el «tercer mundo», en el que incluye a China, cuya
característica esencial, no sería el tratarse de naciones oprimidas y explotadas por
el imperialismo, sino en «vía de desarrollo».
De acuerdo a la teoría de los «Tres Mundos», es posible y necesario unir a todas las
fuerzas del «segundo» y «tercer mundo» contra el «primero», es decir, contra las
super-potencias. Esta teoría, como ya lo han demostrado numerosos partidos
marxista-leninistas, es absolutamente unilateral, mecánica, economicista,
desprovista de todo análisis de clases y anti-marxista. No es mas que una nueva
versión actualizada de la vieja teoría burguesa, que habla de países «desarrollados»
y «subdesarrollados» o en «vías de desarrollo», para sembrar ilusiones de que es
posible «desarrollarse» y de que ya se está en «vías de desarrollo», sin necesidad de
hacer la revolución para sacudirse el yugo colonial o neo-colonial. La sola «novedad»
de la teoría de los «Tres Mundos» respecto a las formulaciones burguesas que copia,
es que reconoce la existencia de dos naciones «super-desarrolladas», a las que
califica como «primer mundo».


Última edición por militiano el Miér Feb 04, 2015 2:15 pm, editado 1 vez
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Miér Feb 04, 2015 1:58 pm

La teoría de los «Tres Mundos», divide y agrupa a las naciones solamente de
acuerdo a su nivel de desarrollo económico, sin considerar para nada el carácter del
régimen político que impera en ellas y omitiendo el análisis clasista -el más
importante para los auténticos marxistas- que interpreta a todas las naciones.
Mediante esta clasificación mecánica, unilateral y ficticia se pretende ignorar, por
ejemplo, que en los países coloniales y más aun en los sometidos al neocolonialismo,
existen fuerzas internas de clase, que están al servicio de la
dominación en ellos de las super-potencias. Fuerzas que, por lo general, controlan
el Poder y gobiernan en los países del llamado «tercer mundo». En las naciones
capitalistas desarrolladas, desconocen el papel reaccionario de los sectores
monopolistas de la burguesía, aliados y ligados estrechamente al imperialismo
norteamericano; imperialistas, a menudo, ellos mismos y, en todo caso, enemigos
mortales de la revolución proletaria a la orden del día en esos países. Dentro del
absurdo oportunista que Teng Siao-Ping levanta como estrategia internacional de
«lucha» contra las superpotencias (en realidad contra uno de ellas), estos sectores
monopolistas burgueses son considerados como «aliados». Por lo que toca a los
lacayos de las super-potencias, que gobiernan en gran parte de los países del
llamado «tercer mundo». Ten Siao-Ping, los considera no sólo como aliados, sino
como la «fuerza motriz revolucionaria que hace avanzar la rueda de la historia
universal». ¡Ni más ni menos!
El carácter revisionista y antimarxista de esta teoría de los «Tres Mundos», que los
falsificadores que la han inventado han tenido la osadía de atribuir a Mao TseTung,
ha sido ya tan reiteradamente demostrado, que no es necesario insistir aquí 18
en ello. Lo que si interesa poner en claro es que a través de dicha teoría
oportunista, Teng Siao-Ping y su equipo reaccionario, se proponen, a cambio de
frenar la revolución democrático-popular y de liberación nacional en los países del
llamado «tercer mundo», de frenar la revolución socialista en el «segundo mundo» y
de ciertas garantías económicas y de otro tipo ofrecidas por China, crear su propia
esfera de influencia y hegemonía. De allí su interés en ligarse a las fuerzas
burguesas de los países capitalistas y, en especial, de Asia, África y América Latina
impulsándolas a romper, progresivamente, sus lazos económicos con las superpotencias.

De hecho, toda la propaganda de las publicaciones chinas en la actualidad (y desde
hace bastante tiempo), esta destinada a poner de relieve y apoyar las medidas
económicas en apariencia «independientes», que adoptan dichos sectores burgueses
a través de los gobiernos y otras instituciones que controlan, en especial si son de
oposición al social-imperialismo soviético. Las luchas de los pueblos son silenciadas
casi por completo.
Más aún, en virtud de presentar al social-imperialismo soviético como la superpotencia
«más peligrosa» y «más belicista», argumentando que ha llegado con
retardo al reparto del mundo y que «está obligado a disputar terreno a Estados
Unidos», de hecho -Teng Siao-Ping y su camarilla- aceptan la dominación
norteamericana y en muchos aspectos la apoyan y refuerzan.
Curiosa «lógica» la de estos oportunistas: como existe el peligro «inminente» de una
guerra mundial desencadenada por los soviéticos y de la extensión de su
dominación, hay que apoyar, dicen, a los gobiernos y sectores reaccionarios que se
les opongan, aunque sean grandes explotadores e instrumentos de una dominación
(no posible) sino, real y actual del imperialismo norteamericano. Así mismo, hay
que fortalecer los pactos económicos y militares (como el Mercado Común Europeo
y la OTAN), instrumentos de dominación del imperialismo yanqui y de los
monopolios de cada país, a condición que se opongan al peligro de expansión del
social-imperialismo.
En suma, aceptemos y fortalezcamos la dominación y la explotación actuales y
vigentes de nuestros pueblos por parte del imperialismo norteamericano y de las
fuerzas reaccionarias de cada país, renunciemos a la liberación y a la revolución,
para evitar el peligro de una posible dominación del social-imperialismo soviético,
¡Admitamos al tigre devastando nuestra casa, para que no vaya a entrar el lobo por
la ventana!
Teng Siao-Ping y su camarilla se han sentido aludidos y se han -indignado contra la
Declaración Conjunta de los partidos marxistas-leninistas de América Latina,
porque en ella se señala refiriéndose a las super-potencias, que sería un grave error
«aliarse a una de ellas para combatir a la otra». Si esta afirmación es correcta, ¿por
qué tanta indignación ante ella y tan denodados esfuerzos para que no fuera hecha
pública? La oposición se debe a que la política de Ten Siao-Ping, de fortalecer los
instrumentos de dominación del imperialismo yanqui y de desalentar la lucha de
liberación y revolucionaria en el área de influencia norteamericana, es
objetivamente eso: apoyar a una super-potencia con el pretexto de combatir a la
otra.
Se ha pretendido escribir como fundamentación y justificación de esta colaboración
con el imperialismo norteamericano, la justa formulación de que es preciso
aprovechar las contradicciones entre los enemigos. La «Carta de los 25 puntos»
señala, sin embargo, claramente los límites entre el aprovechamiento de las 19
contradicciones entre los enemigos y la alianza con dichos enemigos. «El partido del
proletariado -dice- debe dirigir a las masas populares en la lucha contra los enemigos
y saber utilizar las contradicciones entre ellos. Pero la utilización de estas
contradicciones tiene como propósito alcanzar con mayor facilidad los objetivos de la
lucha revolucionaria del pueblo, y no anular esta lucha».
Cabe preguntarse: la actitud condescendiente y de apoyo de Teng Siao-Ping y su
camarilla, a las dictaduras pro-yanquis en América Latina, tan sólo porque se
oponen a los soviéticos, ¿tiene «como propósito alcanzar con mayor facilidad los
objetivos de la lucha revolucionaria del pueblo»? Obviamente, que no. ¿Acaso la tarea
fundamental de los pueblos de Latinoamérica no consiste, precisamente, en
derrocar estas dictaduras fascistas impuestas por el imperialismo yanqui, para
sacudirse de la dominación muy concreta y real allí de esta superpotencia?
Por lo que toca a Europa: cuando los dirigentes chinos de la escuela de Teng SiaoPing
aplauden y reciben con honores a «dirigentes» como Jurquet de Francia, Vilar
de Portugal y otros oportunistas, que han llamado a fortalecer los ejércitos
burgueses; a aliarse con la burguesía monopolista; que han hecho mítines
conjuntos con grupos fascistas, porque son «anti-socialimperialistas»; que se han
pronunciado a favor de la OTAN y del Mercado Común Europeo, están facilitando la
lucha revolucionaria del proletariado en Europa? ¿Se puede concebir una
tergiversación más grotesca en la política proletaria, que la de renunciar a la
revolución y aliarse a los monopolios y a la super-potencia que, realmente explotan
a su pueblo, pretextando una hipotética dominación futura de la otra superpotencia?

Lo más desvergonzado y escandaloso es que, Ten Siao-Ping y los suyos pretendan
elevar la política pragmatista, chovinista y hegemonista que ensayan aplicar como
política internacional de China, a la categoría de una «estrategia marxista-leninista»
y que intenten sobornar y arrastrar a organizaciones marxista-leninistas en apoyo a
esta política profundamente contraria a los intereses de sus pueblos.
Es comprensible que el Canciller de Alemania Occidental, representante de la gran
burguesía le haya señalado a Teng Siao-Ping en su visita a China, para contentarlo
y hacer negocios, que: «La alianza atlántica entre América del norte y Europa sigue
siendo la invariable base de la República Federal» y que «la Comunidad Europea se
desarrollará hasta ser una fuerza política mundial», agregando: «Estamos satisfechos
de que vuestro Gobierno huya hecho una positiva valoración de estos esfuerzos de la
Comunidad Europea».
Lo grotesco es que quienes se dicen marxista-leninistas, abandonen por completo
los intereses y las tareas revolucionarias en sus países, para transformarse en
embajadas de una política china, chovinista y oportunista, conducida por quienes
anhelan allí restaurar el capitalismo.
La «Carta de los 25 puntos», señala el papel de los revolucionarios en los países
capitalistas avanzados. «En los países capitalistas que el imperialismo
norteamericano controla o trata de controlar, la clase obrera y las masas populares
dirigen su golpe principal contra el imperialismo norteamericano, así como contra la
burguesía monopolista y otras fuerzas reaccionarias internas que traicionan los
intereses nacionales». Y agrega: «Los comunistas de los países capitalistas al dirigir
activamente las luchas actuales, deben vincularlas con la lucha por los intereses de
largo alcance y de la causa en su conjunto, educar a las masas en el espíritu
revolucionario del marxismo-leninismo, elevar sin cesar su conciencia política y tomar
sobre si la tarea histórica de la revolución proletaria. Proceder de otra manera, 20
considerar que el movimiento actual es todo, determinar el comportamiento de un
caso para otro, adaptarse a los acontecimientos del día y sacrificar los intereses
fundamentales del proletariado, esto es pura social-democracia».
Se pretende, así mismo, presentar la estrategia antimarxista de los «Tres Mundos»,
como expresión de la concepción del camarada Mao de frente único contra los
enemigos principales. Sin embargo, la concepción de frente único de Mao Tse-Tung,
basado en las contradicciones reales de clase y siempre bajo dirección proletaria, no
puede ser confundida con la caricatura absurda y reaccionaria que quiere
vendernos Ten Siao-Ping.
En el «frente único» que propicia Ten Siao-Ping, el proletariado y los pueblos deben
subordinarse en el «tercer mundo», a los lacayos del imperialismo norteamericano; y
en el «segundo mundo», a los monopolios capitalistas y a los organismos
económicos y militares instrumentados por el imperialismo yanqui, para «combatir»
contra los peligros que representan el social-imperialismo soviético. ¿Cómo se
puede desarrollar tal frente, frenando la revolución de liberación nacional en los
países coloniales y neo-coloniales y la revolución proletaria en los países
capitalistas?
«Seguir la línea errónea de la Dirección del PCUS -señala el documento ‘Apologistas
del Neo-colonialismo’- abandonar por completo la tarea de luchar contra el
imperialismo y el colonialismo y oponerse totalmente a que se hagan las guerras de
liberación nacional, equivaldría a exigir que el proletariado y los partidos comunistas
de las naciones y países oprimidos plegaran la bandera patriótica de la lucha contra
el imperialismo y por la independencia nacional y la entregaran a otros. En ese caso,
¿cómo podría hablarse de frente único anti-imperialista, o de la hegemonía del
proletariado?».
Lo mismo podría decirse para los países capitalistas más avanzados. La revolución
de liberación nacional, así como la revolución proletaria, tienen necesariamente
como blancos, en el primer caso, a los sectores semi-feudales o burgueses proimperialistas;
y en el de los países capitalistas, a la burguesía y, especialmente, la
burguesía monopolista. No puede haber frente único de orientación marxista en el
plano mundial, que no tenga como base las contradicciones internas de clase en
cada país, menos aun en oposición a las tareas revolucionarias básicas que allí se
plantean.
Tras sus propósitos chovinistas y hegemonistas, Teng Siao-Ping y su camarilla
alteran también por completo las ideas de Lenin y Mao Tse-Tung, acerca de la
guerra y la paz, la coexistencia pacifica, la no-intervención y otras. A través de
formulaciones un poco más encubiertas y engañosas, persiguen los mismos
objetivos que los dirigentes del PCUS. Estos se han esforzado por atemorizar a los
pueblos con la amenaza de una guerra atómica, a fin de frenar la revolución en los
países capitalistas y la liberación nacional en las colonias y neo-colonias, de modo
de introducirse allí y ejercer su hegemonía, sin tener que enfrentar al proletariado o
a los pueblos bajo su dirección en el poder.
Puesto que la mayor parte del mundo es dominado aún por el imperialismo
norteamericano en colaboración con fuerzas burguesas y reaccionarias internas,
¿no viene a ser lo mismo la actitud de Jruschov, de oponerse a la revolución
invocando el peligro de una guerra mundial con armas atómicas; que la política
de Teng Siao-Ping, de sabotear la revolución y la liberación nacional y consolidar los
instrumentos de opresión del imperialismo yanqui y de los reaccionarios en cada
país, presentando como «inminente» la invasión soviética? La sola diferencia es que 21
el social-imperialismo encontró una super-potencia en su camino y, por ello,
predicó la «coexistencia pacifica» y el temor a la guerra atómica mientras se
expandía y forjaba su hegemonía y Teng Siao-Ping y los suyos, han encontrado dos
super-potencias y, por lo mismo, junto con paralizar a los pueblos, apoyan al tigre
imperialista contra el lobo social-imperialista.
En efecto, Teng Siao-Ping y su camarilla, luego de esforzarse por sembrar el terror
anunciando una guerra «inminente», no es a los pueblos a los que se dirige
fundamentalmente para conjurar tal guerra, sino al imperialismo y a sus aliados
clamando por que refuercen sus armamentos y sus pactos militares y de todo tipo.
Sin embargo, como es sabido, el fortalecimiento del poderío armado del
imperialismo y de los sectores burgueses ligados a él, se dirige, principalmente y
ante todo, contra los pueblos que ellos oprimen y explotan.
Al fomentar, por consiguiente, el armamentismo de una super-potencia y de sus
aliados y al estimular a algunos grupos pseudo-marxistas a aplaudir tales medidas,
Teng Siao-Ping y su camarilla oportunista y chovinista, están reforzando las
cadenas de la opresión y explotación.
Jamás ha sido el papel de un Estado socialista ni del proletariado en el poder,
fomentar el armamentismo de uno de los bloques imperialistas en pugna, sino
movilizar al proletariado y a los pueblos, para atar las manos a los agresores y
conjurar el peligro de guerra haciendo avanzar la revolución. La preocupación
central de los marxista-leninistas, ya sea para impedir las amenazas de guerra,
siempre vigentes mientras exista el capitalismo; o para enfrentar la guerra misma y
tornarla en beneficio de los pueblos si ella estalla, es la de hacer avanzar la
revolución.
En caso de guerra entre las super-potencias, no es el rol de los marxista-leninistas
impulsar al pueblo a que se ponga del lado de una u otra, sino transformar la
guerra imperialista -como lo hizo Lenin- en guerra civil revolucionaria para
conquistar el poder.
El camarada Mao, como ha sido consignado en el artículo: «¿Leninismo o
socialimperialismo?», aparecido el 22 de abril de 1970, señaló al respecto: «En
cuanto al problema de la guerra mundial no existen más que dos posibilidades: o la
guerra hace estallar la revolución, o la revolución impide la guerra», y continua:
«¡Pueblos de todo el mundo, unámonos y opongámonos a la guerra de agresión que
desencadene cualquier imperialismo o el social-imperialismo, opongámonos
especialmente a la guerra de agresión en la cual se usen bombas atómicas como
armas! ¡Si tal guerra estalla, los pueblos del mundo entero debemos eliminarla con la
guerra revolucionaria y debemos hacer los preparativos ahora mismo!».
Por su parte, en la «Carta de los 25 puntos», que contiene, así mismo, las ideas de
Mao al respecto, se señala: «La prevención de una nueva guerra mundial es una
exigencia universal de los pueblos del mundo. Es posible conjurar una nueva guerra
mundial. La cuestión ahora es: ¿cuál debe ser el camino de la lucha por la paz
mundial? Desde el punto de vista leninista, la paz mundial sólo puede ser conseguida
mediante la lucha de todos los pueblos del mundo y no con súplicas a los
imperialistas. Sólo es posible defender con eficacia la paz mundial apoyándose en el
desarrollo de las fuerzas del campo socialista, en la lucha revolucionaria del
proletariado y los demás trabajadores de todos los - países, en la lucha de liberación
de las naciones oprimidas y en la lucha de todos los pueblos y países amantes de la
paz. En esto consiste la política leninista. Toda política que vaya en contra de esto no 22
puede conducir de ninguna manera a la paz mundial, sino que sólo puede estimular
las ambiciones de los imperialistas y aumentar el peligro de una guerra mundial».
Por lo que toca a la política de utilizar la amenaza de una guerra mundial,
«inevitable» e «inminente», que utiliza Teng Siao-Ping, no es nueva en China. Chiang
Kai-chek hizo uso de ella con fines semejantes. En uno de los comentarios a la
Carta Abierta del CC del PCUS al PCCH, titulado: «Dos líneas diferentes en la
cuestión de la guerra y de la paz», se sostiene: «La reacción Chiangkaishekista
también propagaba esto desenfrenadamente (la amenaza de guerra mundial) con
miras a amedrentar al pueblo chino. Frente a este chantaje, algunos camaradas
sentían miedo, daban muestras de debilidad ante los ataques armados que los
reaccionarios chiangkaishekistas lanzaban con el apoyo del imperialismo
norteamericano, y no se atrevían a enfrentar decididamente la guerra
contrarrevolucionaria con una guerra revolucionaria. En cambio, el camarada Mao
Tse-Tung señaló que se podría evitar una nueva guerra mundial siempre que se
luchara en forma resuelta y eficaz contra las fuerzas reaccionarias del mundo*».
En ese mismo comentario, criticando el chantaje belicista realizado por los
dirigentes soviéticos, se señalan cosas que calzan, "como anillo al dedo", a las
formulaciones de Teng Siao-ping. "La dirección del PCUS -dice- amedrenta a los
pueblos de los países socialistas con el chantaje nuclear y procura prohibirles apoyar
la lucha revolucionaria de los pueblos y naciones oprimidos del mundo, ayudando así
al imperialismo norteamericano a aislar el campo socialista y a reprimir la revolución
de los pueblos. La dirección del PCUS intimida con el chantaje nuclear a todos los
pueblos y naciones oprimidas del mundo e intenta prohibirles hacer la revolución, y
coopera con el imperialismo norteamericano en apagar las 'chispas' de la revolución,
de modo que este promueva libremente su política de agresión y de guerra en la zona
intermedia que se extiende entre los EEUU y el campo socialista. Además, la dirección
del PCUS atemoriza a los aliados de los EEUU y trata de prohibirles luchar contra el
control norteamericano, ayudando al imperialismo norteamericano a esclavizar esos
países y consolidar sus, posiciones.**"
"Todo este proceder de la dirección del PCUS significa anular por completo la lucha
contra la política imperialista de agresión y de guerra. Este proceder significa eliminar
totalmente el frente único contra el imperialismo norteamericano y sus lacayos y en
defensa de la paz mundial. Este proceder no contribuye a aislar al máximo al
principal enemigo de la paz mundial, sino a las fuerzas pacificas mundiales. Este
proceder significa suprimir en la práctica la tarea de luchar en defensa de la paz
mundial. Esta es una línea que se ajusta a las necesidades se la ‘estrategia global’
del imperialismo norteamericano. Este no es el camino que defiende la paz mundial,
sino un camino que alimenta el peligro de guerra y conduce a la guerra"*.
¿No es este un retrato fiel y anticipado del chantaje que realizan los revisionistas
chinos y de los servicios que así prestan al imperialismo norteamericano?
Tal como Teng Siao-Ping es un fiel continuador de la política de chantaje belicista
de Jruschov, lo es también de su política de «coexistencia pacifica». Allí donde está
interesado en establecer la hegemonía y desplazar a las super-potencias en sus
vínculos con la burguesía, coloca la «coexistencia pacifica» y la «no ingerencia en los
asuntos internos» de otros países, como la esencia de la política internacional
china. Es suficiente que un país rompa con Taiwán y establezca relaciones

*
En la Carta editada en el exterior utiliza otra traducción de esta cita. ** Ibíd.
*
Ibíd. 23
diplomáticas con China, para que tal gobierno pueda cometer cualquier género de
atrocidades contra su pueblo, sin temor a ser desenmascarado o criticado por
quienes conducen la política exterior china y sin temor a que su pueblo reciba un
franco apoyo en su lucha contra tal gobierno.
A quienes aplican la política internacional de Teng Siao-Ping, no interesa para nada
que tales gobiernos con los que han establecido relaciones diplomáticas, sean
fascistas y hayan sido impuestos al pueblo a través de la intervención más brutal,
manipulada por el imperialismo. A través de las relaciones diplomáticas tales
gobiernos compran su impunidad ante los responsables de la política exterior
china.
Gobernantes como Mobutu, que las publicaciones chinas -antes de imponerse la
política de Teng Siao-Ping- calificaran de: «perro faldero» del imperialismo, «traidor
nacional congolés», «degollador del pueblo», «asesino de Lumumba», «lacayo de los
imperialistas americanos», etc. como por arte de magia se transforman en
personajes dignos de elogios y a salvo de toda critica.
Y no sólo es el gobierno de China quién elogia o guarda silencio ante los crímenes
de otros gobiernos reconocidos diplomáticamente, sino que son reducidos también
al silencio, el Partido Comunista de China y las organizaciones de masas chinas.
Eso, en tanto las fuerzas políticas, los órganos de prensa y toda clase de sectores de
los países capitalistas, tengan o no relaciones con China, opinan libremente sobre
sus problemas internos e interpretan lo que allí ocurre de acuerdo a sus intereses.
En suma, Teng Siao-Ping y su camarilla, al menos por lo que concierne al campo
controlado por el imperialismo norteamericano, han establecido la «coexistencia
pacífica» y la «no ingerencia», en lugar del internacionalismo proletario, como
política exterior de China. ¿Es esta la política exterior preconizada por el camarada
Mao? ¿Es esta la política que siguió Lenin en la URSS?
El propio camarada Mao responde a través del comentario a la Carta Abierta del
PCUS al PCCH, titulado: «Dos políticas de coexistencia pacífica diametralmente
opuestas», redactado bajo su orientación directa. Allí se señala: «La política de
coexistencia pacifica de Lenin es la política que el proletariado en el poder sigue hacia
los países con sistemas sociales diferentes. Lenin no ha hecho jamás de la
coexistencia pacifica el contenido exclusivo de la política exterior del Estado
socialista. El ha señalado explícitamente y en numerosas ocasiones que el principio
fundamental del Estado Socialista en materia de política exterior, es el
internacionalismo proletario. El dijo: “la Rusia de los Soviets estima que su más
grande orgullo es ayudar a los obreros del mundo entero en su difícil lucha por el
derrocamiento del capitalismo” **».
¿De dónde ha sacado, en cambio, Teng Siao-Ping y sus compinches, su política de
anular completamente el internacionalismo proletario a nombre de la «coexistencia
pacífica» y de la «no intervención»? Como es habitual en él, la ha tomado de su
maestro Jruschov. En el comentario recién citado, se dice: «La dirección del PCUS
estima que la coexistencia pacifica es el principio supremo, que debe predominar en
la solución de los problemas sociales de nuestra época. Ella pretende que la
coexistencia pacifica es “el imperativo supremo de los tiempos modernos” y la
“soberana exigencia de la época”. Ella dice también, que “la coexistencia pacifica es
la mejor y la sola vía aceptable para solucionar los problemas más importantes con

** A diferencia de la anterior esta contiene la traducción de la edición hecha en el exterior. 24
los que la sociedad se encuentra enfrentadas y que el principio de la coexistencia
pacifica es una “ley fundamental de la vida de todas las sociedades modernas”*».
Analizando esta política de Jruschov, el comentario agrega: «la política de
coexistencia pacífica de Lenin se opone a la política de agresión y de guerra del
imperialismo, mientras que la “coexistencia pacifica” de Jruschov se pliega a las
exigencias del imperialismo y favorece la política de agresión y de guerra de éste
último». Cabe preguntar: ¿no es eso, precisamente, lo que hace Teng y su camarilla
cuando propician el fortalecimiento de los pactos militares, de los pactos
económicos y otras formas de dominación del imperialismo yanqui y de la gran
burguesía aliada a él? ¿No es eso lo que hace, cuando acepta pasivamente la
grosera intervención del imperialismo norteamericano para implantar dictaduras
militares fascistas en América Latina y otros lugares, sin denunciar ni condenar
estos hechos y sin dar su apoyo a los pueblos que se oponen a esas dictaduras? No
hemos visto, por el contrario, que son esas dictaduras fruto de una descarada
intervención las que reciben ese apoyo? ¿No es esto la falsa «coexistencia pacífica»
de Jruschov que «se pliega a las exigencias del imperialismo y favorece la política de
agresión de éste ultimo»?
Más adelante el comentario que citamos, señala: «La política de coexistencia pacífica
de Lenin parte del concepto de la lucha internacional de clase, mientras que la
“coexistencia pacífica” de Jruschov sustituye la colaboración de clases a la lucha de
clases en el plano internacional. La política de coexistencia pacífica de Lenin es
dictada por la misión histórica del proletariado internacional, y exige por lo tanto, de
los países socialistas que, aplicándola, ellos apoyen resueltamente la lucha
revolucionaria de todos los pueblos y naciones oprimidas. Pero la “coexistencia
pacífica” de Jruschov, ella, sustituye el pacifismo a la revolución mundial proletaria y
traiciona el internacionalismo proletario. Jruschov ha hecho de la política de
coexistencia pacífica la política de capitulación de clases»**.
Cabe preguntarse, ¿no es eso mismo que, los marxista-leninistas del PCCH con el
camarada Mao a la cabeza, denuncian de la política internacional de Jruschov, lo
que aplica Teng Siao-Ping y su camarilla?
Este último, en su ya citada Intervención en las Naciones Unidas, plantea la
coexistencia pacífica como la forma exclusiva de relación entre los Estados y señala:
«Nosotros, nos oponemos a que un país, cualquiera que sea, contravenga estos
principios, establezca su hegemonía y se cree esferas de influencia en una región
cualquiera». No sólo dimensiona el internacionalismo proletario como la política
básica internacional de China, sino que tampoco cumple la formulación recién
citada, pues acepta en silencio y a menudo aprueba, la intervención
norteamericana o de sus aliados, como lo hiciera recientemente con el envío de
armas francesas a Zaire.
Respecto al golpe militar en Chile, guardó completo silencio ante la descarada
intervención de la CIA norteamericana, que terminó por ser reconocida hasta por la
propia CIA, enjuiciada en una Comisión del Senado norteamericano, luego de ser
ampliamente denunciada por sectores democráticos en el mundo entero.
Por otra parte, al elevar a los representantes burgueses de los países del llamado
«tercer mundo» a la calidad de «fuerza motriz de la historia», aliándose de
preferencia a ellos, ¿no se opone así y de otras maneras, a que los pueblos se

*
Ibid.
** Ibid. 25
levanten en su contra y a la dirección revolucionaria de la lucha de liberación? ¿No
hace lo mismo en los países calificados como «segundo mundo», al llamar a
fortalecer los ejércitos y los pactos militares y económicos de que se sirven el
imperialismo yanqui y los monopolios de cada país para imponer su dominación
allí? ¿No es esto colocar la «coexistencia» y las relaciones diplomáticas, por sobre los
deberes del internacionalismo proletario, a fin de forjar su propia esfera de
influencia y de hegemonía mundial?
El comentario del PCCH a la Carta Abierta del PCUS, que estamos citando,
continua diciendo: «El imperialismo aplica sus planes de agresión y de guerra no
solamente frente a los países socialistas, sino todavía por todas partes del mundo y
él se dedica a reprimir el movimiento revolucionario de los pueblos y naciones
oprimidas. En esas circunstancias, los países socialistas deben, de concierto con los
pueblos del mundo entero, combatir resueltamente la política de agresión y de guerra
del imperialismo, llevar contra el una lucha para responderle medida por medida.
Esta lucha de clases, a veces intensa y a veces menos aguda, es inevitable».
«Nosotros estimamos -concluye- que la línea general de la política exterior de las
países socialistas debe traducir el principio fundamental de la política exterior de los
países socialistas y englobar el contenido esencial de ella. ¿Y cuál es este principio?
Es el internacionalismo proletario. Lenin ha dicho: “La alianza con los revolucionarios
de los países avanzados y con todos los pueblos oprimidos contra los imperialistas
de cualquier pelaje, tal es la política exterior del proletariados”».
Al parecer Teng Siao-Ping, que se niega en su país a diferenciar los gatos blancos de
los negros para promover a los contrarrevolucionarios, por lo que toca a las superpotencias,
realiza una clara diferencia... en favor del imperialismo norteamericano y
de sus lacayos, con quienes sólo anhela coexistir pacíficamente, olvidando por
completo el internacionalismo proletario.
Todo el análisis realizado, tanto de las formulaciones como de la práctica de la
política internacional china, muestran sin dejar lugar a dudas que la línea
internacional de Teng Siao-Ping y su equipo, nada tiene que ver con la línea
internacional de Mao Tse-Tung y de los marxista-leninistas. Por el contrario, casi
punto por punto, es una reedición adaptada claro está a las nuevas condiciones
históricas de la línea internacional oportunista, chovinista y reaccionaria de
Jruschov y sus sucesores.
Podrán argumentarnos, Teng Siao-Ping y aquellos que lo han «rehabilitado» contra
la voluntad última del camarada Mao y de las masas populares chinas, que tal
política internacional comenzó a aplicarse estando aun en vida el camarada Mao y
que era, por consiguiente, «su política». Sin embargo, este argumento no vale nada
para quién conozca la complejidad de la vida política en China, el poderío que allí
han tenido las fuerzas revisionistas y la extremadamente aguda lucha de clases por
la que ha pasado este país.
En China vive la cuarta parte de la humanidad y tan sólo el Partido Comunista de
China, tiene más de treinta millones de militantes. Una de las características del
complejo proceso de lucha entre las dos líneas en China: la línea proletaria y la
línea burguesa, ha sido la existencia de lo que se ha calificado como «reinos
independientes», es decir, reductos o frentes de actividades en los cuales ha
predominado la línea revisionista por largos periodos. A ellos se refiere,
precisamente, la consigna de la Revolución Cultural: «reconquistar aquella parte del
poder usurpado por los seguidores del camino capitalista».26
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Miér Feb 04, 2015 2:13 pm

Frente a enemigos poderosísimos, apoyados por el imperialismo y el SocialImperialismo,
los marxista-leninistas chinos con el camarada Mao a la cabeza, no
podían obtener victorias simultáneamente en todos los frentes: el de la cultura, el
del Partido, el de la producción, la educación, las Fuerzas Armadas, la política
exterior, etc. Eso no significa que no hayan combatido a los oportunistas en todos
los frentes.
En el Pekín Informa N° 45 de Noviembre de 1977, en el extenso articulo llamado «La
teoría del Presidente Mao sobre la división en tres mundos, importante contribución
al marxismo-leninismo», en el que se intenta maquillar un poco el engendro
revisionista de Teng Siao Ping y, sobre todo, desesperadamente, venderlo como
opiniones del camarada Mao Tse-Tung, se reconoce la oposición que existió a la
línea de Teng Siao-Ping (presentada, claro está como de Mao Tse-Tung). Se señala:
«En nuestro país, había quienes se oponían con rabia a la teoría del Presidente Mao
sobre la división en Tres Mundos, eran los Cuatro -Wang Hung-wen, Chang Chunchiao,
Chiang Ching y Yao Wen-yuan- Blandiendo la bandera más ‘revolucionaria’,
ellos se oponían a que nuestro país sostenga al tercer mundo, se una con todas las
fuerzas susceptibles de ser unidas y combata al enemigo más peligroso. Ellos han
intentado sabotear el establecimiento de un frente único internacional contra el
hegemonismo y han perturbado la lucha que nuestro país libra contra el
hegemonismo, a fin de satisfacer las necesidades del social-imperialismo soviético».
Descontando la natural falsificación de sus puntos de vista, que no están en
condiciones por ahora de rectificar, la cita anterior demuestra que los dirigentes
mencionados, entre los que está la propia esposa de Mao Tse-Tung y que jugaron
un importante papel en estrecha unidad ideológica con éste, en la Revolución
Cultural Proletaria y en la lucha contra el intento de Teng Siao-Ping de anular sus
conquistas, combatieron, también, la línea internacional de Teng Siao-Ping y sus
secuaces.
Por otra parte, a través de esta carta abierta hemos demostrado cuales eran los
principios de la política internacional marxista-leninista del camarada Mao, en
completa oposición a los principios revisionistas que preconiza en este terreno
(como en otros), Teng Siao Ping. Lo hemos hecho, ya sea citando directamente las
obras del camarada Mao editadas antes de su muerte, o bien, escritos de la
polémica pública contra el revisionismo contemporáneo, que todos han reconocido
como redactados bajo su dirección y orientación personal.
En sus obras y en esos escritos polémicos, el camarada Mao sostiene, que: la
dominación política colonial del imperialismo continúa bajo la forma de neocolonialismo
a través de lacayos del imperialismo; que la liberación nacional es el
fruto de la lucha de clases en el interior del país sometido al imperialismo, de una
revolución contra éste y contra las fuerzas internas que sirven de instrumento a su
dominación; que esta revolución de liberación nacional, para ser exitosa, sólo puede
ser dirigida por el proletariado y no por la burguesía; que no es posible la liberación
a través de meros intentos de independencia económica, impulsados por la
burguesía; que la fuerza motriz de la historia es la lucha de clases, son los pueblos
del mundo, encabezados en nuestra época por el proletariado y sus partidos de
vanguardia; que el proletariado en los países capitalistas avanzados, para
conquistar el poder e instaurar el socialismo, así como para combatir a las superpotencias,
debe luchar contra su propia burguesía monopolista; que «es inadmisible
borrar el contenido de clase de la contradicción entre el campo socialista y el campo
imperialista y no ver en ella una contradicción entre los Estados de dictadura del
proletariado y los Estados de dictadura de la burguesía»; que la existencia de 27
Estados socialistas, ha cambiado el carácter y la perspectiva del movimiento de
liberación nacional, que marcha ahora -bajo dirección proletaria- al socialismo y no
al desarrollo capitalista, bajo dictadura burguesa; que los Estados socialistas deben
practicar, como esencia de su política exterior, el internacionalismo proletario y no
subordinarlo a la coexistencia pacífica ni menos al chovinismo y hegemonismo; que
es posible evitar una nueva guerra mundial a través de la lucha de los pueblos y
haciendo avanzar la revolución; que es preciso combatir firmemente, tanto a la
super-potencia imperialista norteamericana como a la super-potencia socialimperialista
soviética, oponiéndoles un frente único de los pueblos del mundo, bajo
dirección proletaria.
Teng Siao-Ping, por el contrario, propicia: que la dominación política colonial ha
desaparecido en lo esencial y que sólo restan formas «residuales» del colonialismo;
que es posible «salvaguardar» y «consolidar» esta independencia a través de un
cambio «en las relaciones económicas internacionales»; que la liberación nacional
será el fruto de las acciones de los «países del tercer mundo», entendiendo por tales,
básicamente, a sus gobiernos burgueses, por los general, lacayos del imperialismo y
opuestos al pueblo; que tales fuerzas burguesas que controlan los gobiernos de los
países del «tercer mundo» son, no sólo la fuerza dirigente de la liberación nacional,
sino la «fuerza motriz de la historia universal»; que el proletariado en los países
capitalistas desarrollados del llamado «segundo mundo», debe aliarse con su
burguesía monopolista y fortalecer los pactos militares y otros instrumentos de
dominación del imperialismo Yanqui y de dicha burguesía monopolista, so pretexto
de la amenaza de un ataque «inminente» por parte del social-imperialismo; que no
existe el campo socialista y que China, no obstante ser socialista, pertenece al
«tercer mundo», constituido, en esencia, por países colonizados ó sometidos a través
del neo-colonialismo al imperialismo o al social-imperialismo; que tales países del
«tercer mundo», al «igual» que China, pueden desarrollarse económicamente
terminando con «el estado de pobreza y de retardo», sin hacer la revolución de
liberación nacional ni la revolución socialista; que la política exterior de China es,
en lo fundamental, una política de coexistencia pacífica y no una política basada en
el internacionalismo proletario; que la tercera guerra mundial es inevitable e
inminente, estimulando de hecho a los aliados del imperialismo norteamericano a
fortalecer sus armamentos, ejércitos y pactos militares, para hacer frente al socialimperialismo
y frenando en función de eso la lucha de clases. Todos estos
conceptos, revisionistas hasta la médula, o han sido expresados directamente por
Teng Siao-Ping y quienes le secundan o, como lo hemos demostrado, se desprenden
de la propaganda que apoya su línea, así como de las actuaciones concretas a las
que han conducido la política exterior China.
Ahora bien, cabe preguntarse ¿quiénes afirman que Teng Siao Ping y sus
inspiradores o sus seguidores, aplican fielmente la línea internacional del camarada
Mao, pretenden hacernos creer que éste cambió de la noche a la mañana en ciento
ochenta grados los principios de su política internacional, sin consignar por escrito
este cambio y sólo murmurándolo en secreto al oído de Teng Siao Ping y otros de
su calaña? Y, lo que es aun más grave, ¿pretenden, hacernos creer que el camarada
Mao combatía públicamente la línea internacional revisionista de Jruschov y de los
«Jruschov» chinos como Teng Siao-Ping, y que impulsaba en secreto una línea
revisionista y antimarxista?
Jamás conseguirán que nuestro Partido crea eso. Lo que si sabemos, es que debido
al inmenso prestigio que han tenido las formulaciones políticas del camarada Mao y
al afecto y admiración que le profesan el pueblo chino y los pueblos del mundo, sus 28
enemigos han debido «levantar la bandera roja» de sus ideas y hacerse pasar por
fieles interpretes de ellas, para oponérseles y combatir esas ideas.
¿No es eso lo que hacia en su «reino independiente» forjado en el EPL Lin Piao, en
circunstancias que el camarada Mao, como ha sido demostrado, tenía profundas
diferencias políticas e ideológicas con él? ¿No es eso lo que hicieron aun antes, Liu
Shao-Chi, Teng Siao-Ping y otros inveterados revisionistas en sus «reinos
independientes», enquistados en el Partido, en el aparato estatal, en el frente
cultural y otros, hasta ser derribados por la Revolución Cultural?
El que la lucha haya sido prolongada (y lo sea aun ahora en que a través de un
golpe de Estado ha retomado la iniciativa), y haya tomado un tiempo considerable el
desenmascararlos y derribarlos inicialmente a través de la Revolución Cultural,
¿significa acaso que el camarada Mao estaba de acuerdo con ellos y que no
combatió en su contra?
Ciertamente que no.
El propio Mao Tse-Tung denunció en numerosas ocasiones el hecho de que sus
enemigos hacían uso y abuso de su nombre y hasta de algunas citas parciales de
sus obras, para combatirlo y combatir la esencia de su pensamiento. En la carta
dirigida, el 8 de Julio de 1966, a su esposa la camarada Chiang Ching, el camarada
Mao expresa su profundo descontento por la forma en que Lin Piao utiliza sus
escritos y expresa: «después de mi muerte, cuando la derecha se haya apoderado del
poder»...«la derecha explotara mis palabras para izar definitivamente la bandera
negra, pero eso no les acarreará felicidad».
Dirá, así mismo, a Edgard Snow: «de todos los que gritan ¡viva Mao Tse Tung!, un
tercio es sincero, otro tercio se suma a la mayoría, y el resto, por último, se compone
de hipócritas». Por nuestra parte estamos convencidos que Teng Siao-Ping y sus
secuaces se encuentran en este último tercio, el de los hipócritas.
La «rehabilitación» de Teng Siao-Ping poco después de la muerte del camarada Mao
y el papel decisivo que aquel jugó en las relaciones internacionales de China cada
vez que logró infiltrarse en el poder, torciendo el rumbo de la justa política
internacional que se aplicó en los momentos de auge de la polémica internacional
contra el revisionismo y de la Revolución Cultural, muestran claramente que, pese
a su lucha, el camarada Mao Tse Tung y los marxista-leninistas del PCCH, no
alcanzaron a dar una batalla a fondo en dicho «reino independiente» de la política
exterior y a ganar esa batalla.
Lo que no cabe duda es que jamás Mao Tse-Tung y los marxista-leninistas del
PCCH, habrían confiado a Teng Siao-Ping, uno de los principales blancos de la
Revolución Cultural, destituido por segunda vez poco antes de la muerte del
camarada Mao, por conspirador y por oponerse a las conquistas de la Revolución
Cultural, la misión de interpretar y revisar por completo su línea política
internacional.
Después de conocer la política internacional de Teng Siao-Ping y su camarilla,
fundamentalmente revisionista y reaccionaria, nuestro Partido no puede tampoco
aceptar la versión entregada después de la muerte del camarada Mao, de que Uds.,
Teng Siao-Ping y los que por complicidad o miedo le secundan, representan en este
momento en China sus ideas y los intereses del pueblo. Para nosotros está muy
claro. Se ha cumplido lamentablemente la profecía que hiciera el camarada Mao y,
después de su muerte, «la derecha se ha apoderado del poder», izando la «bandera
negra» de la contrarrevolución. 29
Lo que Uds. han hecho es un golpe de Estado de derecha, promoviendo a gran
cantidad de jefes militares destituidos por la Revolución Cultural; eliminando en el
ultimo Congreso a más de la mitad del anterior Comité Central del PCCH; y
reprimiendo brutalmente a sectores de base del Partido, a dirigentes marxistaleninistas
del mismo y a las masas que se han opuesto a vuestra usurpación del
Poder.
Al iniciar la Revolución Cultural Proletaria el camarada Mao señaló: «Los
representantes de la burguesía que se han infiltrado en el Partido, en el gobierno, en
el ejército y en los diferentes sectores del dominio cultural constituyen un puñado de
revisionistas contrarrevolucionarios. Si la ocasión se presentara, ellos arrebatarían el
Poder y transformarían la dictadura del proletariado en dictadura de la burguesía».
Pues bien, Teng Siao-Ping, era uno de los más importantes cabecillas de ese
«puñado de revisionistas contrarrevolucionarios» y, por ello fue destituido por la
Revolución Cultural.
Más aún, Mao Tse-Tung dijo de gentes como Teng: «Son fieles lacayos de la
burguesía y del imperialismo con los cuales ellos se emplean en mantener la ideología
burguesa de opresión y de explotación del proletariado, así como el régimen
capitalista; ellos se oponen a la ideología marxista-leninista y al régimen socialista...
La lucha que ellos llevan contra nosotros es una lucha a muerte en la cual no existe
absolutamente igualdad. La lucha que nosotros llevamos contra ellos no puede ser,
por lo tanto, sino una lucha a muerte».
Posteriormente, Teng Siao-Ping, fingiendo arrepentirse de sus posiciones
revisionistas y autocriticándose prometió solemnemente: «nunca intentar la
revocación del veredicto», refiriéndose a los principios y conquistas de la Revolución
Cultural. De este modo, él y su corte de seguidores, se hicieron pasar por
«arrepentidos» y fueron infiltrándose nuevamente y recuperando, paso a paso,
importantes cargos en el Partido, en el Estado y en las Fuerzas Armadas. Teng
Siao-Ping, en Abril de 1973, aparece por primera vez en un banquete publico; poco
después, recupera su anterior cargo de vice-ministro; en Agosto de ese mismo año,
es restituido como miembro del Comité Central; en 1974, se infiltra ya en el Buró
Político y se le entregan responsabilidades de reorganización de las Fuerzas
Armadas, integrándose, al mismo tiempo, a la Asamblea Popular; en Abril de ese
año, levanta ya públicamente en las Naciones Unidas sus tesis revisionistas sobre
política internacional. En Enero de 1975, en la X Sesión plenaria del CC elegido en
el Décimo Congreso del PCCH, se hace designar vice-presidente del Comité Central.
El mismo mes, en la cuarta Asamblea Popular, a la que no asiste el camarada Mao,
es nombrado vice-primer- ministro y jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas,
asumiendo de hecho, por la enfermedad del primer ministro Chou En Lai, sus
funciones como tal.
A esas alturas se siente ya suficientemente fuerte como para lanzarse al ataque
contra las conquistas de la Revolución Cultural, pese a sus hipócritas promesas de
respetarlas. Elabora en oposición a ellas los documentos: Programa General de
Trabajo para todo el Partido y todo el País; Proyecto de Informe sobre el
Trabajo de los Institutos Científicos; y Algunos Problemas Relativos a la
Aceleración del Desarrollo Industrial.
Todos estos documentos, así como sus actividades revisionistas, profundamente
opuestas a la Revolución Cultural, son combatidas por el camarada Mao, así como
por los marxista-leninistas del PCCH y por las masas populares. El centro de
ataque de Teng Siao-Ping, es oponerse al desarrollo de la lucha de clases del 30
proletariado chino contra la burguesía, así como el reforzamiento de la dictadura
del proletariado.
Para ello, tiene incluso la osadía de tergiversar las directivas al respecto del propio
Mao Tse-Tung, opinando: «Las directivas del presidente Mao a propósito del estudio
de la teoría para impedir y prevenir el revisionismo, acerca de la unidad y
estabilidad, sobre el desarrollo de la economía nacional constituyen el programa
general de trabajo para todo el Partido, todo el Ejército y todo el país. Para acelerar el
desarrollo industrial, es necesario atenerse bien a este programa».
El camarada Mao repudia de inmediato esta orientación revisionista y señala: «¡Qué
significa! “tomar las tres directivas como eje!”. Estabilidad y unidad no quieren decir
supresión de la lucha de clases; la lucha de clases, es como la cuerda clave de una
red y todo el resto son mallas». Refiriéndose, así mismo, directamente a la actitud de
Teng Siao-Ping señaló: «De los labios para afuera, él ha jurado de no cuestionar las
condiciones establecidas, no se le puede creer». Y luego: «Sucede que la Revolución
Socialista les cae sobre su propia cabeza, y así durante la cooperativización agrícola
ya hubo en el Partido quienes se opusieron, y cuando se critica el derecho burgués,
su sentimiento es de rechazo. Se está haciendo la Revolución Socialista, sin embargo,
no se comprende donde está la burguesía. Está justamente dentro del Partido
Comunista, y son los dirigentes seguidores del camino capitalista en el Partido. Los
seguidores del camino capitalista continúan todavía su camino».
Y señaló, además: «Esta persona (Teng Siao-Ping) no se empeña en la lucha de
clases; nunca ha mencionado esta clave. Sigue todavía con su “gato blanco o gato
negro”, sin hacer distinción entre el imperialismo y el marxismo.» «El no entiende
marxismo-leninismo; representa la burguesía».
¿Puede caber alguna duda, que el camarada Mao, estaba firmemente encabezando
la lucha de quienes combatían contra el nuevo «viento de derecha», levantado por
Teng Siao-Ping y sus secuaces?.
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Miér Feb 04, 2015 2:13 pm

Comenzando el año 1975, Mao Tse-tung, encabezando el PCCH, lanza una gran
campaña por fortalecer la dictadura del proletariado y restringir, a través de ella,
los restos del derecho burgués aun vigente en China. Señaló: «¿Por qué Lenin habla
de la necesidad de ejercer la dictadura sobre la burguesía? Es preciso tener una clara
comprensión sobre esta cuestión. La falta de claridad al respecto conducirá al
revisionismo. Hay que hacerlo saber a toda la nación». «Nuestro país practica ahora el
sistema de mercancías, un sistema salarial que es también desigual, como el de ocho
categorías, y cosas por el estilo. Esto, sólo puede ser restringido bajo la dictadura del
proletariado. En virtud de lo anterior, será muy fácil para gentes como Lin Piao
montar el sistema capitalista si escalan el Poder».
Esta y Otras instrucciones del camarada Mao, desencadenaron un profundo
movimiento de masas de estudio de las características de la dictadura del
proletariado, analizadas por los clásicos del marxismo y de lucha contra los restos
del derecho burgués en China. Precisamente, como respuesta a este llamamiento de
fortalecer la dictadura del proletariado, es decir, intensificar la lucha de clases
contra la burguesía y contra el derecho burgués, comenzó a movilizarse febrilmente
Teng Siao-Ping, como cabecilla de los más recalcitrantes «seguidores del camino
capitalista».
Finalmente, caen en la desesperación ante el avance de la lucha de clases y
planifican y promueven el intento contra-revolucionario de la plaza Tien An Men. A
raíz de dicho incidente, ocurrido en Abril de 1976, se reúne el CC del PCCH y, a 31
instancias del camarada Mao, se aprueba: «unánimemente destituir a Teng SiaoPing
de todos sus cargos dentro y fuera del Partido», pues, «el Buró Político del
Partido Comunista de China considera que la naturaleza de la cuestión de Teng
Siao-Ping ya se ha convertido en la de contradicción antagónica», expresa el
comunicado hecho público. «Centenares de millones de civiles y militares», según
las publicaciones chinas, celebran y apoyan esta decisión.
En el mitin realizado en la plaza Tien An Men, Wu Te, miembro del Buró Político del
Comité Central del PCCH, primer Secretario del Comité municipal de Pekín y
presidente del Comité Revolucionario de esa ciudad, expresó: «En estos días, cuando
estábamos estudiando las importantes instrucciones del gran líder el Presidente Mao,
contraatacando el viento derechista destinado a derrocar los justos veredictos,
empeñándonos en la revolución y promoviendo la producción, un ínfimo número de
elementos malvados con segundas intenciones se han aprovechado del día Qingming
para provocar premeditadamente un incidente político, enfilando directamente su
punta de lanza contra el presidente Mao y el Comité Central del Partido, en un vano
intento de cambiar el rumbo principal de crítica a la línea revisionista de Teng SiaoPing,
seguidor del camino capitalista reacio a corregirse, y de contraataque al viento
derechista tendiente a cancelar las justas conclusiones. Debemos tener una clara
comprensión de la naturaleza reaccionaria de este incidente político, poner al
descubierto las intrigas y maquinaciones, elevar la vigilancia y no caer en sus
trampas. Las grandes masas revolucionarias y los cuadros revolucionarios de todo el
municipio deben tomar la lucha de clases como clave y movilizarse de inmediato para
defender con acciones concretas al Presidente Mao, el Comité Central del Partido, la
línea revolucionaria proletaria del Presidente Mao y la gran capital de nuestra patria
socialista, dar resueltos golpes a las actividades contrarrevolucionarias de sabotaje,
fortalecer y consolidar aún más la dictadura del proletariado y desarrollar la
excelente situación. ¡Unámosnos en torno al Comité Central del Partido encabezado
por el Presidente Mao para conquistar mayores victorias!.»
Por su parte, Hua Kuo feng, en los funerales del camarada Mao, señaló: «La gran
Revolución Cultural Proletaria, que el camarada Mao desencadenó y dirigió él mismo
encarnando los intereses y las aspiraciones de la clase obrera, de los campesinos
pobres y medios de la capa inferior que anhelaban continuar la Revolución, ha
quebrado los complots de restauración urdidos por Liu Shao chi, Lin Piao y Teng SiaoPing,
sometida a la crítica su camarilla revisionista contrarrevolucionaria ha sido
posible retomar la parte de los poderes que ellos habían usurpado en el seno del
Partido y el aparato del Estado, asegurando así la progresión victoriosa de nuestro
país en la vía del marxismo-leninismo».
A los pocos meses de muerto el camarada Mao, violando todas sus decisiones que
dicen hipócritamente respetar, en la Tercera Sesión Plenaria del Comité Central
elegido en el X Congreso, han cambiado el acuerdo unánime anterior del CC de
destituir a Teng Siao-Ping, restableciéndolo en todas sus funciones y altos cargos.
Al mismo tiempo, los cercanos compañeros de lucha del camarada Mao, contra
Teng Siao-Ping y sus secuaces han sido vilmente calumniados, reprimidos y
«excluidos para siempre del Partido».
Posteriormente, en el comunicado del XI Congreso del PCCH, pretenden hacer creer
que las «decisiones» allí impuestas, entre ellas: la represión contra los colaboradores
más cercanos del camarada Mao; la «rehabilitación» de Teng Siao-Ping y la decisión
de dar por concluida la Revolución Cultural, han sido adoptadas de acuerdo a las
«directivas» y «decisiones» del camarada Mao Tse-Tung. Más aun, plantean que 32
dichas medidas represivas, sirven para «proclamar el fin victorioso de la primera gran
Revolución Cultural Proletaria de nuestro, país, que ha durado once años».
¡Verdaderamente, vuestro cinismo y cobardía no tienen límites!
Ustedes, insultan al camarada Mao después de su muerte y hacen escarnio de él,
de sus ideas y de sus decisiones, anteriores y últimas, contra los revisionistas y en
particular contra Teng Siao-Ping. ¿Realmente ustedes piensan que los marxistaleninistas,
que hemos conocido las últimas directivas y decisiones del camarada
Mao, entre ellas la destitución de Teng Siao-Ping, somos imbéciles o tan serviles
ante ustedes que aceptaremos pasivamente un fraude tan monstruoso?
Resulta ahora, que aquellos a los que el camarada Mao calificara de «puñado de
revisionistas contrarrevolucionarios»; «Fieles lacayos de la burguesía y del
imperialismo»; opositores a la «ideología marxista-leninista y al régimen socialista» y
en «lucha a muerte» contra los marxistas, como es el caso de Teng Siao-Ping y los
que le secundan ya sea por cobardía o por íntima convicción reaccionaria, son los
«depositarios de la línea y de las decisiones del camarada Mao» y quienes han
llevado, después de su muerte, a su «fin victorioso» la Revolución Cultural, a la que
siempre se opusieron a muerte.
¡Verdaderamente Uds. están en camino de superar con creces a Jruschov y sus
sucesores, que se dicen continuadores de Lenin! Ni los comentaristas de la prensa
burguesa y revisionista le creen tales mentiras y han interpretado sin vacilaciones
vuestras acciones, como «la derrota de las ideas de Mao Tse-Tung» y la «liquidación
de la Revolución Cultural», hechos de los cuales, por cierto, se regocijan.
La lucha y la victoria del pueblo chino contra el imperialismo y el feudalismo; la
Revolución Socialista China y la gran Revolución Cultural Proletaria, todas ellas
dirigidas a través de la aplicación del marxismo-leninismo a la realidad concreta de
China y del desarrollo creador de esta teoría realizados por el camarada Mao TseTung,
constituyen un patrimonio de todos los pueblos del mundo y, en particular,
de los marxista-leninistas. No permitiremos que los revisionistas que han usurpado
transitoriamente la dirección del glorioso Partido Comunista de China y del Estado
Chino enloden, tergiversen y liquiden este patrimonio.
En particular, por lo que concierne a la época actual, en que vastos sectores de
masas en todo el mundo se encuentran desconcertados al conocer lo que ocurre en
los países pseudo-socialistas, donde revisionistas como vosotros han restaurado ya
el capitalismo, y en circunstancias que las fuerzas reaccionarias profitan de este
hecho para combatir al marxismo y al socialismo auténticos, presentando a tales
Estados como «socialistas», consideramos de la máxima importancia defender la
lucha que el camarada Mao y los marxista-leninistas chinos libraran, a la cabeza de
las masas, por la Revolución Cultural Proletaria.
Allí se realizó un grandioso esfuerzo por consolidar y desarrollar un auténtico
régimen socialista, en casi la cuarta parte de la humanidad; por poner
efectivamente la política proletaria al mando; por impulsar la lucha de clases en
pleno régimen socialista, para terminar con la ideología, los hábitos y costumbres
burgueses en la superestructura y con los restos del derecho burgués; por impulsar
a las grandes masas a que tomaran en sus manos los asuntos del Estado y
derribaran los «reinos independientes», donde se habían enquistado los burócratas
revisionistas.
Como lo demuestran los trágicos hechos acaecidos después de la muerte del
camarada Mao, la Revolución Cultural no alcanzó a cumplir plenamente sus 33
cometidos. Sin embargo, nuestro Partido piensa que hoy, más que nunca, se
confirma su justeza, precisamente, al hacerse patente la naturaleza siniestra,
reaccionaria y anti-marxista de los enemigos que puso en evidencia y combatió.
Esto se hará aun más evidente en el futuro a medida que, a través de sus acciones,
se vayan desenmascarando.
Nuestro Partido, el Partido Comunista Revolucionario de Chile, está dispuesto a dar
su contribución, aunque sea modesta, a la lucha por la defensa del socialismo en
China, de la dictadura del proletariado, de las conquistas inmortales de la
Revolución Cultural Proletaria y del pensamiento de Mao Tse-Tung, contra los
revisionistas que controlan temporalmente el Poder en China.
Creemos que la lucha actual contra los revisionistas chinos y sus seguidores,
constituye una nueva etapa de la ya antigua lucha del marxismo-leninismo contra
sus tergiversadores revisionistas. Los propios marxista-leninistas chinos, con el
camarada Mao a la cabeza, nos han enseñado en el documento: «Los dirigentes del
PCUS son los mayores escisionistas de nuestra época», que: «La lucha por el
marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario es también una lucha par la
unidad del movimiento comunista internacional. La perseverancia en los principios es
inseparable de la defensa de la unidad», sacando luego, tres conclusiones: "En
primer lugar, que, como todas las cosas del mundo, el movimiento obrero
internacional siempre tiende a desdoblarse; en segundo lugar, la historia del
movimiento comunista internacional nos muestra que, en los distintos periodos
históricos del desarrollo de éste, la lucha entre los defensores de la unidad y los
escisionistas es, en el fondo, una lucha entre el marxismo-leninismo y el oportunismo
y revisionismo, entre los que persisten en el marxismo y los que lo traicionan; en
tercer lugar, la historia del movimiento comunista internacional nos muestra que la
unidad proletaria se consolida y desarrolla en la lucha contra el oportunismo, el
revisionismo y el escisionismo. La lucha por la unidad es inseparable de la lucha por
los principios».
Lenin, por su parte, señalaba: «sin lucha no es posible el esclarecimiento, y sin
esclarecimiento no es posible avanzar con éxito, no es posible una unidad sólida. Los
que sostienen la lucha en la actualidad no quebrantan en ningún modo la unidad.
Esta ya no existe, ya está quebrantada y lo está en toda la línea... La lucha abierta y
directa es una de las condiciones necesarias para restaurar la unidad».
Por nuestra parte, anhelamos que esta lucha sea verdaderamente esclarecedora y
nos lleve a todos a profundizar en las raíces del revisionismo contemporáneo, de
modo de combatirlo con mayor eficacia.
Frente a esta nueva corriente revisionista, nuestro Comité Central ha acordado por
la unanimidad de sus miembros y expresando la opinión de la totalidad de sus
militantes, romper sus relaciones de Partido con la camarilla revisionista que, a
través de un golpe de Estado, ha escamoteado el poder y la dirección del Partido
Comunista de China después de la muerte del camarada Mao y combatirla
públicamente.
No rompemos con el pueblo chino ni con el glorioso Partido Comunista de China,
sino con quienes, contra la voluntad de ambos y del camarada Mao y haciendo uso
de la violencia y de intrigas contrarrevolucionarias, han usurpado transitoriamente
el Poder en China.
Estamos seguros que vuestro regocijo durará poco tiempo. Tenemos plena fe en las
palabras escritas por el camarada Mao en 1966 a su esposa, la camarada Chiang-34
Ching, en las que señaló profetizando vuestro futuro: «En China, desde que el
emperador fue derribado en 1911, ningún reaccionario ha sido capaz de mantenerse
por mucho tiempo en el poder. “Si la derecha lleva a cabo un golpe de Estado anticomunista
en China, estoy seguro que no conocerá tampoco la paz, y muy
probablemente su dominación será de corta vida, ya que esto no podrá ser tolerado
por ninguno de los revolucionarios, que representan los intereses del pueblo,
constituido por más del 90% de la población.» «Conclusión: las perspectivas son
brillantes, pero el camino es tortuoso. Estas dos formulaciones continúan siendo
válidas».
COMITÉ CENTRAL
PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO
DE CHILE
Santiago de Chile, Noviembre de 1977
VoDKa1895
VoDKa1895
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 52
Reputación : 78
Fecha de inscripción : 23/02/2015
Edad : 24
Localización : Venezuela

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por VoDKa1895 el Sáb Abr 25, 2015 1:07 am

Xiaoping siempre fue un traidor y Mao lo sabia muy bien, lastima que no le dio tiempo de eliminarlo, tanto Xiao en China, como Nikita en Rusia, fueron traidores de primera, y en el caso de Xiaoping fue capaz de disparar contra su propio pueblo en Tianamenn, ese capitalista es la peor basura que tuvo China.
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Sáb Abr 25, 2015 10:59 am

VoDKa1895 escribió:Xiaoping siempre fue un traidor y Mao lo sabia muy bien, lastima que no le dio tiempo de eliminarlo, tanto Xiao en China, como Nikita en Rusia, fueron traidores de primera, y en el caso de Xiaoping fue capaz de disparar contra su propio pueblo en Tianamenn, ese capitalista es la peor basura que tuvo China.
Bueno, para empezar el hecho de que no murió nadie en la disolución de la Plaza de Tiananmen, como siempre había afirmado el gobierno chino, es algo que hoy es reconocido por el propio imperialismo estadounidense desde que saliera a la luz este cable de wikileaks en 2011:

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/wikileaks/8555142/Wikileaks-no-bloodshed-inside-Tiananmen-Square-cables-claim.html

Con lo cual, tu propaganda pro-imperialista es más reaccionaria que la del propio imperialismo.

Después, quisiera preguntarte tu opinión sobre el programa de los estudiantes de la plaza de Tiananmen de instaurar una democracia multipartidista al estilo occidental y una economía de libre mercado, y si tienes alguna opinión sobre los lazos que tenían los dirigentes de la  revuelta con la CIA y los servicios secretos taiwaneses.

Por último, quisiera resaltar tu ignorancia total de la historia del PCCh, porque no es que a Mao "no le diera tiempo" a eliminarlo, sino que fue todo lo contrario: después de haber sido depurado 1966, fue el propio Mao quien le rehabilitó en febrero de 1973. Con lo cual lo que dices no tiene ningún sentido.
VoDKa1895
VoDKa1895
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 52
Reputación : 78
Fecha de inscripción : 23/02/2015
Edad : 24
Localización : Venezuela

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty No discuto

Mensaje por VoDKa1895 el Dom Abr 26, 2015 4:31 am

Deng escribió:
VoDKa1895 escribió:Xiaoping siempre fue un traidor y Mao lo sabia muy bien, lastima que no le dio tiempo de eliminarlo, tanto Xiao en China, como Nikita en Rusia, fueron traidores de primera, y en el caso de Xiaoping fue capaz de disparar contra su propio pueblo en Tianamenn, ese capitalista es la peor basura que tuvo China.
Bueno, para empezar el hecho de que no murió nadie en la disolución de la Plaza de Tiananmen, como siempre había afirmado el gobierno chino, es algo que hoy es reconocido por el propio imperialismo estadounidense desde que saliera a la luz este cable de wikileaks en 2011:

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/wikileaks/8555142/Wikileaks-no-bloodshed-inside-Tiananmen-Square-cables-claim.html

Con lo cual, tu propaganda pro-imperialista es más reaccionaria que la del propio imperialismo.

Después, quisiera preguntarte tu opinión sobre el programa de los estudiantes de la plaza de Tiananmen de instaurar una democracia multipartidista al estilo occidental y una economía de libre mercado, y si tienes alguna opinión sobre los lazos que tenían los dirigentes de la  revuelta con la CIA y los servicios secretos taiwaneses.

Por último, quisiera resaltar tu ignorancia total de la historia del PCCh, porque no es que a Mao "no le diera tiempo" a eliminarlo, sino que fue todo lo contrario: después de haber sido depurado 1966, fue el propio Mao quien le rehabilitó en febrero de 1973. Con lo cual lo que dices no tiene ningún sentido.
No discuto con defensores del capitalismo, no puedo creer que defiendas al hombre que convirtio a China en un nido de burgueses, vendiendo la causa del campesinado.


Última edición por VoDKa1895 el Miér Abr 29, 2015 8:54 pm, editado 1 vez
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Dom Abr 26, 2015 11:34 am

No discuto con defensores del capitalismo, no puedo creer que defiendas al hombre que convirtio a China en un nido de ratas burguesas ricachonas.
¿Desde cuando un marxista se ofusca por el hecho de que "haya ricos"?
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Dom Abr 26, 2015 3:14 pm

desde que marx descubrió que los "ricos" es producto de la explotación del hombre por el hombre, y me parece que desde esa época los comunistas odiamos a los ricos y los combatimos
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Lun Abr 27, 2015 11:21 pm

Otro más que ha pasado del socialismo científico al socialismo utópico, es decir otro más que va en el sentido exactamente contrario al de Engels.

De todas maneras, militiano, recuerda una cosa: tienes deberes pendientes para que te pueda considerar un interlocutor digno de serlo.
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Mar Abr 28, 2015 11:51 pm

como dijo vodka 1895, no discuto con defensores de capitalistas y ahora defensores de los ricos , y más encima ignorantes , justamente son los socialistas utópicos los que promueven que puede convivir ricos y pobres si ambos mantienen una "plusvalía" justa , no muy diferente a lo que "falsamente" promovió el cerdo de teng
VoDKa1895
VoDKa1895
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 52
Reputación : 78
Fecha de inscripción : 23/02/2015
Edad : 24
Localización : Venezuela

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Asi es

Mensaje por VoDKa1895 el Miér Abr 29, 2015 8:58 pm

militiano escribió:como dijo vodka 1895, no discuto con defensores de capitalistas y ahora defensores de los ricos , y más encima ignorantes , justamente son los socialistas utópicos los que promueven que puede convivir ricos y pobres si ambos mantienen una "plusvalía" justa , no muy diferente a lo que "falsamente" promovió el cerdo de teng

Asi es camarada, capaz dentro de poco aparecen en el foro, defensores de Rockefeller y Ayn Rand, y se haran llamar asi mismos "marxistas" o incluso "comunistas".
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Jue Abr 30, 2015 12:16 am

militiano escribió:como dijo vodka 1895, no discuto con defensores de capitalistas y ahora defensores de los ricos , y más encima ignorantes , justamente son los socialistas utópicos los que promueven que puede convivir ricos y pobres si ambos mantienen una "plusvalía" justa , no muy diferente a lo que "falsamente" promovió el cerdo de teng
No, si el que no discute contigo desde hace ya tiempo soy yo. No hasta que demuestres que el nivel de vida ha bajado en China desde 1976, cosa que hasta ahora has sido patéticamente incapaz de demostrar.

Tienes deberes pendientes.

Mientras tanto, para mí hablar contigo es como hablar de economía política con un chaval de 13 años.


Última edición por Deng el Jue Abr 30, 2015 12:27 am, editado 1 vez
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Jue Abr 30, 2015 12:18 am

VoDKa1895 escribió:
militiano escribió:como dijo vodka 1895, no discuto con defensores de capitalistas y ahora defensores de los ricos , y más encima ignorantes , justamente son los socialistas utópicos los que promueven que puede convivir ricos y pobres si ambos mantienen una "plusvalía" justa , no muy diferente a lo que "falsamente" promovió el cerdo de teng

Asi es camarada, capaz dentro de poco aparecen en el foro, defensores de Rockefeller y Ayn Rand, y se haran llamar asi mismos "marxistas" o incluso "comunistas".
Pero, vamos a ver, una respuesta contundente y corta:

a) Lo primero, tú no sabes lo que es el marxismo, chaval.

b) Segundo: ¿qué tiene que ver el Gran Camarada Deng Xiaoping con Rockefeller?

No contestes si ves que la pregunta te pone en un difícil aprieto.
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Jue Abr 30, 2015 2:57 am

Deng escribió:
militiano escribió:como dijo vodka 1895, no discuto con defensores de capitalistas y ahora defensores de los ricos , y más encima ignorantes , justamente son los socialistas utópicos los que promueven que puede convivir ricos y pobres si ambos mantienen una "plusvalía" justa , no muy diferente a lo que "falsamente" promovió el cerdo de teng
No, si el que no discute contigo desde hace ya tiempo soy yo. No hasta que demuestres que el nivel de vida ha bajado en China desde 1976, cosa que hasta ahora has sido patéticamente incapaz de demostrar.

Tienes deberes pendientes.

Mientras tanto, para mí hablar contigo es como hablar de economía política con un chaval de 13 años.

en tu forma de ver la economia , no existe ningún país del mundo que haya empeorado las condiciones, osea el capitalismo en todo el mundo mejora las condiciones de vida,, y me dices que yo no se de economía, no tienes idea que es pgb, indice de precio al consumidor,, solo sabes que en el siglo pasado ganaban un yuan y ahora ganan 12 , y con esa clase magistral de economía sostienes que en china han mejorado las condiciones
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Deng el Jue Abr 30, 2015 10:15 pm

en tu forma de ver la economia , no existe ningún país del mundo que haya empeorado las condiciones
Sí, hay uno: España.

Entre otros muchos.

Tienes deberes pendientes, hasta entonces, sigue jugando a los Magics.
surfas
surfas
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4236
Reputación : 4430
Fecha de inscripción : 15/10/2011

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por surfas el Jue Abr 30, 2015 11:05 pm

VoDKa1895 escribió:Xiaoping siempre fue un traidor y Mao lo sabia muy bien, lastima que no le dio tiempo de eliminarlo, tanto Xiao en China, como Nikita en Rusia, fueron traidores de primera, y en el caso de Xiaoping fue capaz de disparar contra su propio pueblo en Tianamenn, ese capitalista es la peor basura que tuvo China.

No es necesario valerse de la propaganda de la CIA para atacar las posiciones de Xiaoping y compañia. Es demostrado que los acontecimientos de Tiananmenn no fueron como relata Estados Unidos. Como tampoco muchos otros en la misma epoca. Timisoara era un nido de agentes de inteligencia norteamericano, por ejemplo, y no hubo ningun genocidio del gobierno. O, en la guerra fria la CIA utilizó toda la propaganda fascista de la decada del 30 contra la URSS.
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Vie Mayo 01, 2015 1:31 pm

Deng escribió:
en tu forma de ver la economia , no existe ningún país del mundo que haya empeorado las condiciones
Sí, hay uno: España.

Entre otros muchos.

Tienes deberes pendientes, hasta entonces, sigue jugando a los Magics.

ah magistral, ahora confundes las crisis económicas con el modelo ecónomico,, claro y en el periodo de antes de la nep en la urss, el "socialismo estaba matando de hambre a los rusos"?? claro magistral
CMLX
CMLX
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 67
Reputación : 77
Fecha de inscripción : 16/05/2013

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Fuera policías antichinos de este foro !!!

Mensaje por CMLX el Lun Mayo 04, 2015 7:14 pm

militiano escribió:desde que marx descubrió que los "ricos" es producto de la explotación del hombre por el hombre, y me parece que desde esa época  los comunistas odiamos a los ricos y los combatimos

Eres un falsificador del marxismo. Marx definía la fase comunista como una sociedad donde el trabajo sea la primera necesidad vital y la riqueza material y espiritual sea abundante. Las antípodas de la pobreza.

Tú eres defensor del "comunismo de los pobres", en suma, de la Edad de Piedra, como la banda de los cuatro. Pero el comunismo no es pobreza, sino riqueza. Es más, para considerar que una sociedad ha llegado al comunismo, la riqueza en todos los aspectos es una de las condiciones imprescindibles.

Pero seguro que tu no eres tan pobre como pides para China. Dile a tus amos del Pentágono que te adiestren mejor, que cantas demasiado con tus cagadas.

Haces como los fascistas: Si un país socialista es pobre, es culpa del comunismo que no es capaz de sacar de la miseria a la gente. Si un país socialista se desarrolla, es que  se ha aburguesado.


Última edición por CMLX el Mar Mayo 05, 2015 10:10 am, editado 1 vez
CMLX
CMLX
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 67
Reputación : 77
Fecha de inscripción : 16/05/2013

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Fuera policías antichinos de este foro !!!

Mensaje por CMLX el Lun Mayo 04, 2015 7:25 pm

surfas escribió:

"Los rebeldes anti-Kadhafi tienen todo el derecho de pedir ayuda de la OTAN. Como ahora también está sucediendo en Siria. Por eso también mantengo la posición ante lo que sucede en Siria. Los que luchan contra la dictadura de Assad han solicitado ayuda de la OTAN. Considero que esto no los convierte en agentes de ningún colonialismo. Considero que tienen todo el derecho a hacerlo." Rol*ndo Ast*rit*.


Otro provocador del Pentágono.


Última edición por CMLX el Mar Mayo 05, 2015 10:11 am, editado 1 vez
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Lun Mayo 04, 2015 10:36 pm

jajajajajaaj,, ahora llego la guinda de la torta, "marx queria que todos fuéramos ricos" vaya cada día me sorprende mas con "comunistas" como esto el imperialismo no necesita mucha defensa
CMLX
CMLX
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 67
Reputación : 77
Fecha de inscripción : 16/05/2013

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Fuera policías antichinos de este foro !!!

Mensaje por CMLX el Mar Mayo 05, 2015 9:39 am

militiano escribió:jajajajajaaj,, ahora llego la guinda de la torta, "marx queria que todos fuéramos ricos" vaya cada día me sorprende mas con "comunistas" como esto el imperialismo no necesita mucha defensa


• "...Cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora, de los individuos a la división del trabajo, y con ella, la oposición entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, solo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués, y la sociedad podrá escribir en sus banderas: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades!" (Karl Marx, Crítica al programa de Gotha, 1875)

• "El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo único que no admite es el poder de usurpar por medio de esta apropiación el trabajo ajeno." (K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, 1848.)

Lee a Marx antes de hablar de él, farsante ignorante.

¿Para qué hacen las masas la revolución si no es para vivir mejor?

Solo no podéis comprender esta sencilla verdad los reaccionarios burgueses y siervos como tú y otros, que jamás habéis sufrido calamidades, que jamás habéis luchado, y por tanto, nunca habéis sufrido la represión del poder.

Las "ratas de bibliotecas" como tú y otros de este foro, que os disfrazáis de luchadores sin luchas, de estalinistas sin Stalin, de maoístas sin Mao, de marxistas sin Marx, de leninistas sin Lenin, algunos de vosotros becarios-agentes del CNI o de la CIA, estáis henchidos de ego personal, creéis saberlo todo y no sabéis ni lo esencial.

En realidad, sois tan egoístas, necios e hipócritas, que solo queréis una vida acomodada para vuestras enclenques personas. Para los demás, no. Para los demás la miseria, la gorra, la alpargata y a comer hierbas.

Trabajáis para el imperialismo de EEUU.
entropia
entropia
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 496
Reputación : 522
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Edad : 59

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por entropia el Mar Mayo 05, 2015 4:37 pm

CMLX escribió:
Las "ratas de bibliotecas" como tú y otros de este foro, que os disfrazáis de luchadores sin luchas, de estalinistas sin Stalin, de maoístas sin Mao, de marxistas sin Marx, de leninistas sin Lenin, algunos de vosotros becarios-agentes del CNI o de la CIA, estáis henchidos de ego personal, creéis saberlo todo y no sabéis ni lo esencial.

En realidad, sois tan egoístas, necios e hipócritas, que solo queréis una vida acomodada para vuestras enclenques personas. Para los demás, no. Para los demás la miseria, la gorra, la alpargata y a comer hierbas.

Trabajáis para el imperialismo de EEUU.

(off topic)
No se a quien o a quienes te estás refiriendo, pero a mi también me gustaría ser becario del CNI o de la CIA. Estoy en paro y me vendría muy bien ese curro. ¿Sabes qué hay que hacer para que lo fichen a uno?.
(Perdón por el off topic, edítese si se cree conveniente)
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por militiano el Mar Mayo 05, 2015 10:07 pm

bueno a mi no me quedo otra que unirme a la "cia" ya que los puestos para ser "revolucionario a sueldo" estaban todos ocupados ,,,,,, vuelve al post , ahi estan los documentos del renegado y traidor del cerdo de teng, quien puede defender lo indefendible
CMLX
CMLX
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 67
Reputación : 77
Fecha de inscripción : 16/05/2013

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Fuera policías antichinos de este foro !!!

Mensaje por CMLX el Miér Mayo 06, 2015 8:28 am

militiano escribió:jajajajajaaj,, ahora llego la guinda de la torta, "marx queria que todos fuéramos ricos" vaya cada día me sorprende mas con "comunistas" como esto el imperialismo no necesita mucha defensa

Lo vuelvo a poner para dejaros en evidencia a los polis becarios y que no podáis esconderos en excusas victimistas:

• "...Cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora, de los individuos a la división del trabajo, y con ella, la oposición entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, solo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués, y la sociedad podrá escribir en sus banderas: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades!" (Karl Marx, Crítica al programa de Gotha, 1875)

• "El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo único que no admite es el poder de usurpar por medio de esta apropiación el trabajo ajeno." (K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, 1848.)

Como está claro que como no podeis rebatir a Marx que desmonta vuestra falacia contra Deng Xiaoping respecto a la riqueza, queréis haceros las víctimas para desviar el tema. O sea que sois vosotros, los fachas anti-chinos quienes intentáis eludir la evidencia  

Y sigues insultando al eminente marxista Deng Xiaoping.

Acusarte a ti de "cerdo" como haces tú, sería insultar a los cerdos. Por ello yo te digo que los policías como tú lo sois independientemente de que cobréis o lo hagáis gratis. Toda la caterva trotskista a la que pertenecéis hace lo mismo, los siervos del imperialismo, estáis acostumbrados a acatar sus órdenes desde siempre repitiendo cada uno de sus telediarios, sea cobrando o sin cobrar. Por eso precisamente sois siervos.

Contenido patrocinado

historia del renegado de deng xiao ping  y el apoyo al fascismo de pinochet   carta del pcr al pcch 1977 Empty Re: historia del renegado de deng xiao ping y el apoyo al fascismo de pinochet carta del pcr al pcch 1977

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Jue Nov 14, 2019 5:03 am