Preguntas sobre determinismo

    Comparte

    CarlosMarx
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1423
    Reputación : 1606
    Fecha de inscripción : 05/08/2014
    Edad : 20
    Localización : Argentina

    Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por CarlosMarx el Miér Oct 08, 2014 10:28 pm

    El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, están causalmente determinados por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual "determina" en algún sentido el futuro. Existen diferentes formulaciones de determinismo, que se diferencian en los detalles de sus afirmaciones. Para distinguir las diferentes formas de determinismo conviene clasificarlas acorde al grado de determinismo que postulan:

    • El determinismo fuerte: sostiene que no existen sucesos genuinamente aleatorios o azarosos, y en general el futuro es potencialmente predecible a partir del presente. El pasado también podría ser "predecible" si conocemos perfectamente una situación puntual de la cadena de causalidad.
    • El determinismo débil: sostiene que es la probabilidad lo que está determinado por los hechos presentes, o que existe una fuerte correlación entre el estado presente y los estados futuros, aun admitiendo la influencia de sucesos esencialmente aleatorios e impredecibles.

    Cabe resaltar que existe una diferencia importante entre la determinación y la predictibilidad de los hechos. La determinación implica exclusivamente la ausencia de azar en la cadena causa-efecto que da lugar a un suceso concreto. La predictibilidad es un hecho potencial derivado de la determinación certera de los sucesos, pero exige que se conozcan las condiciones iniciales (o de cualquier punto) de la cadena de causalidad.

    La mayoría de científicos consideran que la mecánica cuántica es una teoría no determinista en la que el azar sí tiene un papel. Sin embargo, incluso en mecánica cuántica, el azar tiene un papel restringido. La interpretación común de la física cuántica postula una evolución determinista de la función de onda cuando no es observada o medida, junto con una "evolución" o colapso azaroso del estado de un sistema microscópico cuando se realiza una medida sobre éste. Es sólo este segundo tipo de evolución la fuente de azar en mecánica cuántica. Debido a ese papel limitado, la mayoría de físicos considera que el azar desempeña un papel importante en la escala atómica pero que a escala humana el mundo es prácticamente determinista (aunque existe la posibilidad de que un efecto cuántico amplificado introduzca el azar también a escalas mayores).

    El determinismo fuerte en las ciencias naturales en general es sinónimo de determinismo cosmológico, que afirma que el universo se rige por unas leyes físicas inquebrantables (incluso nosotros); por tanto, todo lo que acontece sucede así porque nunca podría haber sucedido de otra manera.

    Fuente: Wikipedia.

    Tengo varias preguntas con respecto a esto:

    1) Todo está determinado, lo cual significa que toda acción tiene sus causas, y por lo tanto, ¿está "justifcada" toda acción, aunque tenga causas negativas?

    2) ¿Somos libres de tomar una decisión u otra, o están estas determinadas?

    3) ¿Justifica esto el surgimiento y evolución de la historia humana, obviamente incluyendo atrocidades como el Holocausto?

    Personalmente creo que esta postura es correcta con respecto a la conciencia humana, la cual está determinada por ciertos factores biológicos, experiencias e ideas previas. Pero me niego (por obvias razones) a aceptar que ciertas cosas hayan sido imposibles de evitar.

    ¿Qué dicen ustedes?

    Saludos camaradas.

    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 6892
    Reputación : 7311
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por Razion el Miér Oct 08, 2014 11:52 pm

    No creo que haya una inevitabilidad absoluta. Es decir, considero que la historia de la humanidad tiene su desarrollo y evolución en base a la resolución de contradicciones, y que éstas se resuelven si están dadas las condiciones para ello. Pero hay fenómenos que pueden catalizar o retrasar éste avance. Hay episodios de la historia que retardaron considerablemente el desarrollo de la humanidad, que incluso enviaron bastante de los avances logrados por ésta cerca del fondo de la historia (siempre algo sobrevive). El oscurantismo del medioevo puede ser un ejemplo de ello -la caída de la URSS también, aunque sea mucho más reciente, y los procesos actuales cada vez se suceden con mayor velocidad debido al avance científico tecnológico, productivo y demográfico de la humanidad-. Igualmente, como siempre algo del avance de la humanidad sobrevive, nunca se vuelve al punto de partida, y tarde o temprano se supera la etapa histórica que pueda implicar un retraso en nuestra evolución como sociedad.
    Quiero destacar, que el accionar consciente de los hombres (en el sentido de humanidad, disculpen el machismo, je), puede ser un gran catalizador de los procesos históricos.

    Relacionado: http://www.forocomunista.com/t10716-la-voluntad-y-el-determinismo


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

    CarlosMarx
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1423
    Reputación : 1606
    Fecha de inscripción : 05/08/2014
    Edad : 20
    Localización : Argentina

    Re: Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por CarlosMarx el Jue Oct 09, 2014 12:09 am

    Gracias por tu comentario, estoy de acuerdo en que muchas veces se puede regresar, porque el determinismo no implica que siempre se avance en materias sociales. Sostengo que depende más de las condiciones de quienes tienen el poder y de como lo usan para alienar a las masas y alejarlas de ideas que provocan su avance.

    Gracias por pasar el tema, voy a leerlo a ver si saco alguna conclusión interesante.



    Boikot
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 62
    Reputación : 72
    Fecha de inscripción : 01/09/2011
    Edad : 22

    Re: Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por Boikot el Jue Oct 09, 2014 12:28 am

    Te dejo un hilo al respecto yo le heché un vistazo por encima ....: http://www.forocomunista.com/t10716p20-la-voluntad-y-el-determinismo?highlight=determinismo (Ya te lo dejaron, es que se me fue el internet XD)

    1) Toda acción tiene sus causas, es explicable y comprensible, en cualquier caso todo es racional. Ahora bien, una cosa es explicar por que se lanzó la bomba X, porque fue el asesinato tal, cómo funciona el capitalismo... y otra es decir que estubo bien o mal. Son digamos dos sentidos de "justificación" uno en cuanto a comprensión y racionalidad y otro en tanto que bien/mal. A veces a Hegel se le acusa así: dijo que todo es racional, luego el holocausto estuvo bien. Pues a mi modo de ver ese mismo es el error, es racional y comprensible pero eso no nos dice nada acerca del bien o del mal de dicho suceso.


    2) Es dificil fundamentar la libertad, no creo que podamos acabar ese debate. Por un lado no creo que seamos absolutamente libres, estamos determinados de alguna manera por ser sujetos en cierto contexto, tener ciertas propiedades, etc. Quizas tengamos un abanico de posibles determinaciones (sería muy interesante debatir este punto y no sólo aplicable a la libertad sino a otros ámbitos). Ahora bien ¿tener un abanico de posibilidades es ser libre?


    En cuanto a la física, según la cuántica (burdamente dicho) no hay conexiones causales a nivel cuántico (hay azar). Yo creo que desde nuestro punto de vista subjetivo nos parece azar, pero realmente sucede de manera racional (habría que debatir la relación entre racionalidad y causalidad). Por ejemplo, si tiro un dado no se que numero saldrá, pero si pudiera calcularlo lo sabría: el dado se rige por leyes como la caía de los cuerpos y demás factores. Por otro lado, las leyes de la física no son las únicas leyes (no creo que el marxismo defienda que sea así, corregidme).


    Siento no tener tiempo para dar una respuesta bien elaborada. Saludos!

    PD: Aunque sea un mensaje un tanto extenso te voy a dejar información adicional ya que el tema me parece muy interesante, esta sacado del diccionario ideológico del pce(r):

    Información:
    Causalidad:

    Es la categoría filosófica que denota la conexión necesaria de los fenómenos, uno de los cuales (denominado causa) condiciona a
    otro (denominado efecto).
    La causalidad es uno de los motivos de debate entre el materialismo y el idealismo que, en este punto adoptan la forma
    de determinismo e indeterminismo. El materialismo defiende que la causalidad posee un carácter objetivo y universal, considera
    los nexos causales como nexos de las mismas cosas, los cuales existen fuera de la conciencia e independientemente de ella.
    El idealismo subjetivo o bien niega en general la causalidad reduciéndola a una mera sucesión de sensaciones habitual para el
    hombre (Hume), o bien, reconociendo que la causalidad constituye un nexo necesario, estima que el sujeto cognoscente la
    aporta al mundo de los fenómenos (carácter apriorístico de la causalidad de Kant). El idealismo objetivo reconoce la causalidad
    independiente del sujeto cognoscente, pero ve sus raíces en el espíritu, en la idea, en el concepto, a los que considera
    independientes del sujeto.
    El materialismo dialéctico, además, rechaza la contraposición -característica de la metafísica- de causa a efecto y viceversa, a los
    que considera como momentos de una interacción en la cual el efecto, determinado por la causa, desempeña a su vez un papel
    activo, ejerciendo una acción inversa sobre la causa.

    Determinismo:

    Es la doctrina científica que afirma la condicionabilidad causal y universal de todos los fenómenos naturales y sociales.
    El principio de causalidad ha sido siempre uno de los grandes y más debatidos temas tanto en la filosofía como en la ciencia.
    Pero en esta discusión histórica se han mezclado asuntos ideológicos de lo más diversos, en particular el problema del azar y el
    del libre albedrío humano. Se ha afirmado que el determinismo niega el azar y la libertad, por lo que la preencia del azar se
    expone como prueba del error determinista, al que hay que suprimir también para afirmar la libertad.
    Las feroces críticas del determinismo en la ideología burguesa actual son, en realidad, una crítica de la causalidad metafísica,
    propia de la física del siglo XVIII, de carácter abstracto y absoluto donde el mundo es una especie de maquinaria gigantesca
    gobernada por leyes fijas e inmutables. Esas leyes eran tan exactas que bastaban para predecir el comportamiento futuro de los
    fenómenos; establecían que, bajo circunstancias idénticas, es posible obtener también resultados iguales, y si las circunstancias
    varían ligeramente, el resultado cambiará proporcionalmente. Esto condujo a identificar la causalidad con la necesidad: el estado
    presente del universo se concebía como el efecto de su estado anterior y la causa de su estado futuro. Un sistema de esas
    características es totalmente predecible; el futuro está fijado por el pasado; el futuro ya está escrito en la naturaleza, el destino
    es inexorable, la libertd no existe. Aquel determinismo era una forma de fatalismo religioso al revés; adquiere un carácter
    místico y conduce a la predestinación.
    El materialismo dialéctico supera la limitación del determinismo mecanicista y sostiene el carácter objetivo y universal de
    la causalidad, no la identifica con la necesidad, no reduce su manifestación al tipo exclusivamente dinámico de las leyes sino que
    sustituye la causalidad unilateral y rígida por la acción recíproca.
    La lucha entre el determinismo y el indeterminismo, siempre viva, se ha agudizado sensiblemente en la actualidad. El
    establecimiento del principio de indeterminación en la mecánica cuántica dio pie a que los idealistas lo interpretaran en un
    sentido indeterminista, apoyándose también en un concepto falso de azar.


    Indeterminismo:

    Es la negación del principio de causalidad en la filosofía y en la ciencia.
    Inicialmente el indeterminismo estuvo vinculado a la lucha de las diversas religiones contra la ciencia moderna y tenía un fuerte
    componente místico. Su variante moderna fue impulsada por el filósofo inglés David Hume en el siglo XVIII y caracteriza
    al idealismo subjetivo contempráneo, así como al positivismo, presentándose con una aureola de cientificidad de la que carece.
    A comienzos del siglo XX el indeterminismo moderno singularizó a los físicos fundadores de la Escuela de Copenhague.
    Los indeterministas niegan la causalidad porque la consideran, a la manera clásica, como una causalidad puramente mecánica.
    En la mecánica clásica efectos del mismo género deben atribuirse siempre a la misma causa. Recíprocamente, de un estado dado
    se debe obtener un único resultado. La física clásica aspiraba a prever con exactitud absoluta todas las magnitudes posibles que
    caracterizan a los cuerpos: conocido el punto de partida y la ley que rige el movimiento, es posible predecir el futuro, que es
    inexorable. En 1927 la mecánica cuántica demostró que la causalidad mecánica no existia en el mundo subatómico. Para la
    partículas elementales no es posible una previsión unívoca porque de un solo estado se pueden obtener muchos estados diferentes. Si se quiere prever una magnitud, la posición de un electrón en un momento determinado, la función de onda no
    ofrece más que una probabilidad de encontrarlo en un punto dado del espacio.
    Rechazando el mecanicismo, los indeterministas consideran que todos los fenómenos son caóticos y aleatorios, hasta el punto
    de considerar que no se rigen por ninguna ley, que no siguen abslutamente ninguna pauta, que son impredecibles. Son casuales,
    no causales. El universo es como un juego de azar: todos los fenómenos, como una partida de naipes, tienen un desenlace
    incierto. Para ellos los fenómenos aleatorios se asocian a los milagros, a fenómenos sobrenaturales que no tienen explicación,
    como si la ausencia de una explicación mecánica significara la ausencia de toda clase de explicación.
    Sin embargo, el indeterminismo no prevalece ni siquiera en el mundo cuántico, ya que allí operan las leyes de probabilidad, las
    leyes del azar, que son también leyes definidas con todo rigor científico. Un espacio probabilístico es un espacio matemático
    estrictamente definido. La teoría de probabilidades da cuenta de las leyes propias de la escala cuántica, lo que permite calcular
    la probabilidad de cualquier acontecimiento.

    Mecánica Cuántica:

    Es la parte de la física que estudia las interacciones entre las partículas subatómicas.
    A mediados del siglo XIX se había impuesto en física el carácter ondulatorio de la luz, refrendado por el electromagnetismo de
    Maxwell. Con Max Planck la antigua idea atomística de discontinuidad, entonces abandonada, volvía a penentrar física, lo que
    supuso un duro golpe para las teorías que destacaban únicamente el aspecto ondulatorio o continuo de la luz, excluyendo el
    corpuscular. Estalló la crisis de la física, teniendo como resultado el rechazo del determinismo clásico -mecánico- y la adopción
    del concepto de causalidad -en su forma estadística- como inherente a las partículas subatómicas. Pero muchos físicos
    interpretaron estos hechos creyendo que se derrumbaba la objetividad y el determinismo.
    Se hacía necesario, por lo tanto, lograr una concepción única que incluyera estos dos aspectos contradictorios.
    En 1912 en su modelo atómico, Niels Bohr combinó las ideas cuánticas de Planck con el modelo atómico de Rutherford y la
    teoría de los fotones de Einstein. La teoría de Bohr permitía explicar las principales leyes de la radiación térmica y la
    espectroscopia. Con estos éxitos, la naturaleza cuántica de la luz y el carácter cuántico de los procesos que tienen lugar en los
    átomos, se volvieron incontestables: las propiedades de todo lo que nos rodea se manifiestan de forma discontinua, es decir, en
    cuantos o cantidades discretas.
    Pero esta discontinuidad del modelo de Bohr es sólo un aspecto de la realidad ya que no tenía en cuenta las propiedades
    ondulatorias de las partículas atómicas, resultado de su propio movimiento e interrelaciones.
    En 1925 De Broglie planteó que todos los cuerpos emiten en su movimiento ondas que para propagarse no necesitan de ningún
    medio, como el ya olvidado éter. Los físicos postularon la doble esencia corpuscular y a la vez ondulatoria de todas las
    micropartículas, lo que invalidó hasta cierto punto el modelo atómico de Bohr, pues el carácter ondulatorio del electrón impedía
    representarlo mediante órbitas sencillas y planetarias.

    La dialéctica entraba de nuevo en la física pero los físicos aún mantenían concepciones idealistas cuyo resultado fue el
    resurgimiento de las más absurdas teorías positivistas. Para unos, los dos aspectos contradictorios se excluían mutuamente, d e
    manera que sólo podían tratarse por separado. Para otros, no se trataba ni de una onda ni de una partícula, sino de una tercera
    cosa: su síntesis. Por último, también hubo quienes dijeron que la partícula desaparece por completo y sólo queda la onda.
    Era, pues, necesario unificar en la misma teoría la hipótesis de Planck sobre los cuantos y la de De Broglie sobre las ondas de
    materia, si es que se quería reflejar los dos aspectos opuestos del mundo de las micropartículas. La mecánica cuántica,
    impulsada por Schrödinger y Heisenberg, fue ese primer intento de unificación. De la ecuación de Schrödinger se deduce que los
    electrones sólo se pueden hallar en el átomo en los estados de energía permitida (nubes de probabilidades), estados donde la
    probabilidad de encontrar el electrón es muy diferente de cero. Por lo tanto, cuando un electrón salta de una órbita a otra, su
    energía no cambia arbitrariamente, sino en una magnitud exactamente determinada, igual a la diferencia energética que existe
    entre los dos niveles en que tiene lugar el salto.
    A pesar del avance que supone, la mecánica cuántica no considera la naturaleza contradictoria interna de las partículas
    elementales (como electrones y protones), su movimiento característico, sus leyes, etc., sino únicamente las manifestaciones
    exteriores de aquellos procesos internos (la carga eléctrica, la masa gravitatoria, el espín, los tiempos de desintegración, etc.). Es
    una teoría de las leyes de interacción de las partículas que conforman los átomos y, por extensión, de las moléculas y los
    cristales, aunque aclara muy pocas de las características del núcleo atómico, donde se revela muy débil.
    La insuficiencia actual de esta parte de la física para explicar en profundidad numerosos fenómenos subatómicos, que destaca el
    límite temporal al que ha llegado la ciencia, dio lugar a que la Escuela de Copenhague y el positivismo desataran todo tipo de
    conjeturas idealistas y místicas.

    Necesidad

    Es la categoría filosófica que describe una de la formas de interrelación de los fenómenos de la naturaleza y de la sociedad.
    Es uno de los conceptos más importantes del materialismo dialéctico, ya que permite describir la esencia y la estructura misma
    del fenómeno material, la ley que lo rige y que permite prever anticipadamente su evolución futura.
    Es concepción se opone a dos errores simétricos, como son el determinismo mecanicista que sólo considera vínculos causales
    unilaterales, y el escepticismo de filósofos burgueses como Hume, que niegan la existencia de ningún tipo de vínculos entre los
    fenómenos o que niegan su objetividad, considerando que son esquemas mentales que el hombre introduce en la naturaleza
    para hacerla comprensible.
    La historia progresiva de la humanidad es una continuo avance desde el reino de la necesidad al reino de la libertad

    Aleatorio

    Es el fenómeno que está sometido a las leyes del azar.
    El azar abre dos mundos unidos dialécticamente, por un lado el de la realidad, que es el de las manifestaciones efectivas del ser
    y, por el otro, el de sus posibilidades, el de sus estados latentes que no se manifiestan pero que también están ahí. Los
    fenómenos aleatorios reflejan la multiplicidad de determinaciones del ser, las múltiples potencialidades de los fenómenos, que
    se deben a sus interacciones, también múltiples, con el medio.
    Cada estado de la naturaleza está preñado de múltiples determinaciones; encierra siempre experiencias y pruebas muy variadas
    que no vienen determinadas sólo por su estructura interna, sino también por influencias exteriores. El exterior se encuentra en
    unidad contradictoria con el interior. Opera mediante leyes internas de la partícula. La naturaleza interna de la partícula se
    manifiesta a su vez gracias a la interacción exterior.
    Sin embargo, el pensamiento mecanicista burgués separa la posibilidad de la realidad. De ese modo tratan de difuminar la
    realidad para hablar sólo de las potencialidades que, como tal, se prestan más fácilmente a la manipulación ideológica. Lo
    potencial, cae fuera de la realidad, es una creación subjetiva. Según el físico W.Heisenberg, las partículas cuánticas no son reales
    sino que forman un mundo de de posibilidades más bien que un mundo de cosas o de hechos.
    La realidad y la posibilidad forman una unidad de contrarios. La realidad proviene de la posibilidad y, a la inversa, lo posible
    emerge de la realidad. Lo real es lo posible realizado, y lo posible es lo real en vía de transformación de una forma a otra. El
    universo es único y uno; existe objetivamente y existe como cambio, de manera dinámica, como movimiento. En esta mutación
    eterna, hay contradicción y unidad de lo que es, de lo que no es, y de lo que todavía no es pero puede llegar a ser. La unidad del
    ser y del no ser se concreta no solamente en un sentido único, sino según las posibilidades múltiples de los seres.
    El desarrollo no es más que un proceso de transformación de esas posibilidades embrionarias. La posibilidad es una tendencia
    con existencia real que permanece latente en muchos fenomenos, que se convierte en realidad cuando se dan las condiciones
    precisas para ello. No se trata, pues, de una creación imaginativa de nuestra mente. En el desarrollo no sólo aparecen las
    posiblidades existentes de antemano sino que también aparecen nuevas posibilidades antes inexistentes. Por eso el
    mecanicismo carece de fundamento, por eso el futuro no esta predeterminado y por eso, el futuro no puede estar escrito en el
    pasado: porque siempre se cean nuevas posibilidades.
    Si tenemos en cuenta la infinitud del espacio y el tiempo, la diferencia entre lo posible y lo real desaparece, pues todo lo posible
    es plenamente real. De modo que si algo se deduce como necesario de la propia existencia de la materia, en algún lugar del
    universo infinito está ya realizado en formas diversas

    Fatalismo

    Es la ideología burguesa que concibe como inevitables los fenómenos sociales, renunciando a la capacidad humana de cambiar
    su rumbo.
    A esta variedad de fatalismo, que niega por completo el libre albedrío, se contrapone otra posición extrema: el voluntarismo.
    Para los fatalistas el mundo y en la vida humana todo se halla sujeto a la predeterminación del destino. Ya en la mitología
    antigua se encontraba difundida la idea de que los hados imperan sobre los hombres e incluso sobre los dioses. El hombre era
    concebido como un abúlico juguete de dios o de la naturaleza, creado en cierta ocasión e incapaz de modificar el curso
    preestablecido de los acontecimientos. El libre albedrío no existía, concepción que alcanza su máxima expresión en las religiones
    que, aunque admiten con ciertas salvedades el libre albedrío del hombre, mas nunca pudo reconciliar la «buena» voluntad de
    Dios con la «mala» voluntad humana.
    Contemporáneamente el fatalismo caracteriza las teorías filosóficas que preconizan la repetición absoluta de todos los
    acontecimientos en cada ciclo del devenir. Esta concepción concibe la casualidad y la libertad del hombre como instrumento premisa del destino, con lo cual reconoce que el hombre es el creador de su vida. Por ejemplo, en la filosofía de Nietzsche,
    fatalista hasta la médula y, al mismo tiempo, voluntarista, del amor al destino se desprendía la voluntad de poder.
    Históricamente, el fatalismo ha desempeñado un papel reaccionario. Por una parte, el considerar el destino como un plan de la
    vida del hombre establecido desde arriba, incitaba a la pasividad, a subordinarse servilmente a las circunstancias. Por otra parte,
    la seguridad en la omnipotencia de la voluntad suprema que conducía a los elegidos por el destino a la victoria inevitable y al
    dominio favorecía el fanatismo religioso.
    Por el contrario, para los comunistas, como decía Marx, las circunstancias hacen al hombre en la misma medida en que éste hace
    las circunstancias. Los hombres pueden cambiar su futuro, que nunca es inexorable, ni tampoco inmutable.


    Libertad

    Es la capacidad de decidir con conocimiento de causa.
    Espinosa la definió como la necesidad consciente, de manera que ambos, libertad y necesidad, no son opuestos, como los
    presenta la ideología burguesa. Sus portavoces sólo conciben la libertad allá donde no existe sumisión a la necesidad, hacen de
    ella un verdadero fetiche interpretándolo de una forma individualista y abstracta. La burguesía considera que es libre quien
    realiza su omnímoda voluntad. Para ella no es más que la posibilidad de realizar sus designios de clase sin cortapisa alguna.
    Conciben el sentido unilateral de la necesidad y la presentan como una fuerza que impide actuar según el deseo y obliga a hacer
    lo contrario a él. En ese sentido limitado, en efecto, la necesidad está en oposición a la libertad y no puede dejar de pesar sobre
    los hombres con mayor o menor intensidad.
    La ideología burguesa entiende la libertad como la libertad de elegir pero nunca explica los motivos por los cuales la elección se
    materializa en una u otra opción concreta. Así separa libertd y necesidad, reconociendo que sólo hay libertad donde no hay
    necesidad, una situación de jamás se produce.
    Una fuerza que se presenta ante el hombre como factor exterior de coerción, yendo al encuentro de su deseo, puede, en otras
    circunstancias, hacerlo con un aspecto totalmente diferente. El hombre se somete siempre a la naturaleza aun cuando él la
    subordine a su servicio. Este sometimiento es la condición de su liberación: haciéndolo, aumenta por ello mismo su poder sobre
    aquélla, es decir, su libertad.
    La voluntad humana se debe adaptar a la necesidad, para lo cual debe conocerla primero. La libertad es el dominio de nosotros
    mismos, de la sociedad y de la naturaleza basado en un conocimiento de las leyes que los regulan. Engels afirmaba que la
    libertad no reside en la independencia del hombre de las leyes objetivas sino en el conocimiento de esas leyes, que es la única
    manera de hacerlas actuar de un modo planificado para fines determinados. Él subordinaba la libertad a la necesidad con que las
    leyes objetivas gobiernan el universo, no solamente las que son exteriores al hombre sino las propias leyes que rigen la vida
    espiritual y material de las sociedades.
    En la necesidad existe siempre un elemento de sumisión, pero no existe sólo sumisión. La burguesía encubre que si se toma la
    libertad en un sentido unilateral y limitado se hace al hombre esclavo de las fuerzas materiales e ideológicas dominantes y de las
    modas que en cada momento ésta impone. Su libertad conlleva necesariamente la opresión del proletariado y la justificación de
    todos sus atropellos contra los oprimidos. Sin embargo, la libertad sólo puede ser concreta y colectiva, exigiendo poner a
    disposición de las masas oprimidas todos los medios materiales y espirituales para que puedan regir sus destinos por sí mismas
    con pleno conocimiento, esto es, de manera consciente.

    CarlosMarx
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1423
    Reputación : 1606
    Fecha de inscripción : 05/08/2014
    Edad : 20
    Localización : Argentina

    Re: Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por CarlosMarx el Jue Oct 09, 2014 12:59 am

    Buenas respuestas, se me está aclarando la situación. De paso, voy a leer el texto ese, que es bastante largo.

    También voy a revisar esa crítica a Hegel y ver que argumentos presentan.

    Saludos y gracias.

    Contenido patrocinado

    Re: Preguntas sobre determinismo

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:19 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 1:19 am