Mi Visita a Corea, de Harpal Brar,Presidente de la Sociedad para la Amistad con Corea.

Comparte
avatar
Tripero
Moderador de Reserva
Moderador de Reserva

Cantidad de envíos : 911
Reputación : 1141
Fecha de inscripción : 04/01/2013
Localización : Sudamérica

Mi Visita a Corea, de Harpal Brar,Presidente de la Sociedad para la Amistad con Corea.

Mensaje por Tripero el Dom Sep 14, 2014 11:45 pm


Rescatado de unos archivos de Web Archive la extinta página leninismo.org.

Texto de Harpal Brar Harpal Brar,Presidente de la Sociedad para la Amistad con Corea.





Entre el 15 y el 22 de junio, en mi calidad de Presidente de la Sociedad para la Amistad con Corea ('Society for Friendship with Korea', SFK), hice una visita a la República Democrática Popular de Corea (RDPC) a invitación del Comité Coreano para la Amistad con el Pueblo Británico ('Korean Committee for Friendship with the British People', KCFBP). La oportunidad de hacer la visita me vino dada por la Actuación Gimnástica y Artística Popular Arirang, celebrada de abril a junio en el Estadio May Day de Pyongyang (y de la que hablaré más adelante) para conmemorar el 90 aniversario del nacimiento del legendario Camarada Kim Il Sung. Los meses de abril a junio son los mejores para visitar Corea, ya que entonces se encuentra en su época mejor y más hermosa --cálida pero no sofocante, resplandeciente con las flores que brotan en un estallido multicolor. Son también los meses en que la gente de la RDPC celebra el cumpleaños del Camarada Kim Il Sung (15 de abril) y la fundación del Ejército Popular coreano (25 de abril), y asimismo recuerda el inicio de la Guerra Coreana (25 de junio). Este año ha sido particularmente importante, ya que señala el 90 aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, el 70 aniversario de la fundación del Ejército Popular coreano y el 30 aniversario de los tres principios de la reunificación nacional propuestos por Kim Il Sung, sin mencionar el 2º aniversario de la Declaración Conjunta Norte-Sur (15 de junio).




Durante mi corta estancia mantuve reuniones con funcionarios responsables del KCFBP, y me llevaron a sitios importantes relacionados con la lucha del pueblo coreano por la liberación nacional y la construcción socialista. Lo que aparece a continuación es un breve informe de mi visita y de las impresiones que me produjo mi corto viaje a la RDPC.


Mi visita comenzó con una cena de bienvenida ofrecida por la Srta. Hong Sun Ok, vicepresidenta del KCFBP. Durante esta cena con trabajadores tuvimos la amplia oportunidad de hablar de asuntos de interés mutuo. La camarada Hong me explicó la postura de la RDPC respecto toda una serie de cuestiones, incluyendo especialmente el asunto de la reunificación de Corea y de la Política Prioritaria del Ejército iniciada por el Camarada Kim Jong Il, Secretario General del Partido de los Trabajadores de Corea (PTC) y Comandante Supremo del Ejército Popular Coreano (EPC). Por mi parte expliqué la postura de la SFK sobre estas cuestiones, reiterando a mi huésped coreana nuestro pleno apoyo a las justas demandas del pueblo coreano, a saber, que el imperialismo estadounidense debe retirar sus tropas de ocupación de la parte sur de la península coreana y dejar que el pueblo coreano --del Norte y del Sur-- prosiga la reunificación pacífica de su país sin interferencia externa.


Al día siguiente (domingo 16 de junio), me llevaron a visitar el metro de Pyongyang, el Arco del Triunfo, la Torre de la Idea Juche, el Monumento a la Fundación del Partido, y el lugar de nacimiento del Camarada Kim Il Sung en Mangyondae. El rápido y eficiente metro de Pyongyang, además de ser la arteria de transporte más importante, es una obra de arte, cada una de cuyas estaciones es un monumento a la lucha de la RDPC contra el imperialismo y un exhortación a la construcción socialista. Si el magnífico Arco del Triunfo se alza como un monumento --de 150 metros de altura-- a la exitosa lucha del pueblo coreano contra el imperialismo japonés, la Torre de la Idea Juche, desde cuya cima puede obtenerse una vista panorámica de Pyongyang y del campo que se extiende más allá, proclama orgullosamente al mundo entero las ideas de independencia y autoconfianza que fueran tan asiduamente inculcadas al pueblo coreano por su gran líder, el Camarada Kim Il Sung.


La Vieja Casa de Mangyongdae, lugar de nacimiento del Camarada Kim Il Sung, se mantiene como un monumento nacional visitado diariamente por miles de coreanos y extranjeros. Esta casa modesta, con su pobre mobiliario, ofrece una idea de la miseria absoluta en la que nació Kim Il Sung. Careciendo de comodidades materiales, la familia Kim estaba poseída por un odio ardiente al imperialismo, un patriotismo apasionado y un fervoroso deseo de liberar a Corea del yugo del imperialismo japonés. Kim Il Sung tuvo la suerte de nacer en una familia con una tradición revolucionaria muy larga. No sólo su padre, sino también su abuelo y su bisabuelo habían sido revolucionarios. Fue el bisabuelo de Kim Il Sung quien, en 1866, organizó al campesinado de los alrededores de Pyongyang para resistir y finalmente derrotar al General americano Sherman, que había subido navegando desde el mar por el río que separa a Corea de China. El General Sherman había llegado en barco para dar un espectáculo de fuerza, y había hecho arrogantes exigencias. El pueblo coreano dio una lección a este representante de los EEUU --un anticipo de lo que el imperialismo estadounidense iba a experimentar a una escala mucho mayor, más de ocho décadas después, durante la guerra coreana. Kim Il Sung abandonó esta casa modesta a la temprana edad de 12 años, jurando volver únicamente después de la liberación de Corea, que fue justamente lo que hizo.


El lunes 17 de junio visité la Magnífica Casa de Estudios del Pueblo, el Museo de la Fundación del PTC, el Cementerio de los Mártires Revolucionarios, el Museo de la Revolución Coreana y el Sitio Histórico de la Isla Suk. La Magnífica Casa de Estudios del Pueblo es mucho más que una biblioteca. Este enorme complejo de 400 salas alberga varios millones de libros y celebra conferencias regulares, anunciadas con la suficiente antelación y a las que asisten gran número de trabajadores y estudiantes, y que versan sobre temas que van desde la ciencia a la literatura, la música y las artes. El Museo de la Fundación del PTC se alza sobre la Colina Haebang en el Distrito Central de Pyongyang. Fue aquí donde se fundó el PTC, el 10 de octubre de 1945, bajo el mando de Kim Il Sung. Fue también aquí donde el Comité Central del PTC estableció su base de operaciones, desde octubre de 1945 hasta finales de 1948. Dos grandes habitaciones utilizadas por Kim Il Sung como oficinas, una de ellas revestida con estanterías que contienen las obras completas de Marx, Engels y Lenin así como los propios escritos de Sung, y una sala de reuniones de mayor tamaño, se conservan en su estado original como recordatorio permanente al pueblo coreano de que éste debe su victoria a la bandera del marxismo-leninismo, el mando del PTC y la sabia dirección del Camarada Kim Il Sung. Unos 100 metros al oeste de este Museo se alza la casa en la que vivieron Kim Il Sung y sus colegas revolucionarios tras su regreso triunfal a casa, después de la liberación de Corea y la derrota del imperialismo japonés.


En cuanto al Cementerio de los Mártires Revolucionarios en el Monte Taeson, yacen enterrados en él más de 100 mártires revolucionarios que sacrificaron sus vidas por la causa de la emancipación de su patria respecto al imperialismo japonés. Como estos luchadores nunca vivieron para ver a su querido y hermoso Pyongyang libre de todos los agresores extranjeros, sus tumbas en el Pico Jujak del Monte Taeson están adornadas por sus bustos, con su mirada conmovedoramente fija en Pyongyang.


El Museo de la Revolución Coreana, que ocupa más de 50.000 metros cuadrados, está formado por una enorme sala de reuniones, dos salas de proyección y unas 90 salas de exposiciones, y está temáticamente dividido en secciones que versan sobre la lucha de liberación nacional antijaponesa, la revolución democrática y el primer período transicional, la Guerra de Liberación de la Patria, la lucha por establecer los fundamentos del socialismo, el esfuerzo por la plena construcción socialista, y la política exterior de la RDPC bajo el liderazgo del PTC.


El enclave histórico de la Isla Suk es el lugar en que el Camarada Kim Il Sung se reunió con representantes patrióticos del Sur, en un esfuerzo por frustrar los proyectos del imperialismo estadounidense para dividir el país. Este hermoso paraje sirve ahora como lugar recreativo.


Terminamos nuestra jornada con una visita al Estadio May Day para ver la actuación Arirang. Esta encantadora y emotiva actuación organizada por unos 100.000 participantes, incluyendo a famosos artistas coreanos así como a niños y estudiantes, es algo realmente digno de ver. Nacional en la forma e internacionalista en el contenido, una maravillosa mezcla de música, danza, imágenes proyectadas e iluminación láser, en la que las demostraciones gimnásticas y las actuaciones de danza se combinan de forma imperceptible, el Arirang representa uno de los logros artísticos más elevados de la humanidad. El Arirang, que consiste en cuatro actos divididos en 10 escenas, está basado en una historia coreana antigua y triste, que ha sido adecuadamente revisada para adaptarla a la vida de la moderna RDPC, en la que los niños son felices y la vida de la gente es cada vez mejor gracias a su arduo trabajo. Lo único que realmente entristece al pueblo coreano es la permanente división de su país impuesta por el imperialismo estadounidense y su ejército de ocupación en la mitad sur de Corea. La producción Arirang retrata con gran destreza, ingenio, vistosidad y delicadeza artística estos aspectos de la vida coreana --su lucha por construir una patria próspera, independiente, socialista y reunificada. El Estadio May Day, con 150.000 asientos, estaba lleno hasta los topes. Al final de la actuación, incluso la gente no demasiado propensa a mostrar sus emociones se puso en pie para ofrecer a los ejecutantes una extática ovación que duró varios minutos.




Actuación musical en el Palacio de los Niños


El domingo 18 de junio comenzamos la jornada con una visita al Museo de la Guerra de Liberación de la Patria. Dedicado principalmente a la épica y exitosa lucha del pueblo coreano para derrotar al imperialismo estadounidense y sus satélites, incluyendo al imperialismo británico, que emprendieron una guerra genocida de agresión contra la RDPC desde el 25 de junio de 1950 hasta el 27 de julio de 1953, el Museo, con sus 80 salas de exposiciones, también contiene algunas muestras relacionadas con la lucha revolucionaria antijaponesa. En él se exponen pruebas documentales abrumadoras de que el imperialismo estadounidense planeó y realizó meticulosamente su plan para esta guerra cruel con el objetivo de someter al Norte, refutando así el mito de la agresión norcoreana y de que los EEUU simplemente vinieron en la ayuda de los habitantes del Sur que fueron víctimas de esta presunta agresión. La guerra de agresión de los EEUU acabó con las vidas de 4 millones de coreanos, y durante esta guerra el imperialismo estadounidense cometió atrocidades increíbles, ante las cuales incluso las crueldades practicadas por los Nazis a sus víctimas empalidecen por insignificantes. El pueblo coreano sufrió enormemente, pero al final, bajo el mando del PTC y la brillante dirección del Mariscal Kim Il Sung, la indomable voluntad del pueblo coreano prevaleció. El imperialismo estadounidense, combatido por el pueblo coreano hasta su derrota final, con la ayuda material fraterna de la Unión Soviética y de los voluntarios chinos, se vio obligado a firmar el acuerdo de armisticio el 27 de julio de 1953. El General estadounidense que firmó el acuerdo se lamentó por encontrarse en una posición nada envidiable, al ser al primer general estadounidense que firmaba un documento para terminar una guerra que los EEUU no habían ganado. Las heroicas proezas del pueblo coreano en circunstancias sumamente difíciles aparecen bien retratadas por los objetos expuestos en el Museo, cuyo momento culminante es un enorme panorama que representa la valiente batalla emprendida por el KPA para liberar Taejon.

Proseguimos este tema de la lucha del pueblo coreano contra el imperialismo estadounidense con una visita al barco espía de los EEUU Pueblo, que fue capturado por los marineros de la RDPC en aguas norcoreanas en enero de 1968. La administración Johnson, sosteniendo que el navío era un barco civil que realizaba investigaciones en aguas internacionales, amenazó con la venganza y una guerra total contra la RDPC si el navío y su tripulación no eran liberados inmediatamente. La RDPC, insistiendo en que el Pueblo era un barco espía pillado flagrantemente en sus aguas jurisdiccionales, amenazó con el contraataque y con una guerra total contra cualquier guerra total iniciada por los EEUU. Al final, 11 meses más tarde, después de que los tripulantes del Pueblo hubieran confesado abiertamente que eran espías y de que los EEUU hubieran ofrecido una disculpa incondicional, fueron liberados, mientras el barco espía permanecía amarrado en el río cerca de Pyongyang, como un memorial de la lucha del pueblo coreano contra la provocación imperialista estadounidense. Tuve el honor de que me enseñara este navío uno de los marineros que participaron en su captura en enero de 1968.


Al día siguiente, el miércoles 19 de junio, fuimos al Condado Sinchon para visitar el Museo Sinchon, donde se exponen los bárbaros crímenes del imperialismo estadounidense. Durante un breve período de 52 días, el imperialismo estadounidense asesinó a 35.000 hombres, mujeres y niños coreanos, lo que representaba un cuarto de la población del Condado. La visita al Museo Sinchon me recordó mis visitas al Saxenhausen y al campo de concentración nazi de Buchenwald. Alguien que haya visitado este Museo no puede dejar de convencerse de los crímenes que el imperialismo, sobre todo el estadounidense, es capaz de cometer en su espeluznante frenesí. Más aún, uno sale del lugar convencido de que las bestias nazis de antaño no tenían nada que enseñarles a los actuales imperialistas estadounidenses en cuanto a la comisión de los crímenes más perversos y diabólicos contra la humanidad. La verdad es que el imperialismo estadounidense ha recogido el testigo de la Alemania nazi, y los actuales imperialistas estadounidenses son los descendientes directos de las bestias hitlerianas. El 20 de junio mis anfitriones me llevaron a Kaeson para hacer una visita al pueblo de Panmunjon, lugar famoso en todo el mundo por las prolongadas conversaciones de armisticio durante la guerra de agresión de los EEUU contra Corea. Los edificios donde tuvieron lugar las conversaciones de armisticio y el acuerdo de tregua firmado se han conservado en su estado original. Panmunjon se alza justo en medio de la zona desmilitarizada (ZDM) a lo largo de la Línea de Demarcación Militar (LDM). En una violación flagrante del Artículo 1 del Acuerdo de Armisticio Coreano, los EEUU han fortificado la mitad sur de la ZDM y la utiliza como base para sus continuas provocaciones diarias contra la RDPC. Más aún, justo al sur de la LDM las autoridades surcoreanas títeres, por instigación estadounidense, han construido un muro de hormigón de 5-8 metros en la altura a lo largo de los 240 kilómetros de longitud de la DMZ, con el objetivo de dividir físicamente la península coreana de este a oeste y de suministrar al imperialismo estadounidense un pretexto para situar a miles de sus tropas agresoras --equipadas con los armamentos convencionales más sofisticados yo con armas de destrucción masiva-- en suelo coreano, donde no tienen ningún derecho a estar. Todos los medios de comunicación imperialistas, que continuamente ponían el grito en el cielo al ver el Muro de Berlín, han guardado y siguen guardando un silencio sepulcral sobre este horrible muro de hormigón que divide a Corea de Corea. Una visita a Panmunjon es suficiente para hacernos comprender la corrección de la Política Prioritaria del Ejército de la RDPC, iniciada por el Camarada Kim Jong Il. Sin un Ejército Popular el pueblo no tendría nada. En vista del hecho de que Corea del Sur ha sido convertida por el imperialismo estadounidense en un campamento armado y en una plataforma de lanzamiento para la agresión renovada contra el Norte, la supervivencia del socialismo en la RDPC depende únicamente de su eventual capacidad para defenderse y resistir eficazmente si el imperialismo estadounidense se decide a emprender sus enloquecidos planes de provocar una nueva guerra.


Al volver a Pyongyang echamos una rápida mirada al hermoso Monumento de las Tres Cartas. Durante el último día de mi estancia hicimos una visita al Museo de la Cultura y al lugar donde se alzan los Estudios de Cine. El primero cuenta con un enorme número de exposiciones que retratan la contribución del Camarada Kim Jong Il al desarrollo del cine, el drama y la ópera coreanos, sus incansables esfuerzos para reproducir en forma artística algunos escritos del Camarada Kim Il Sung y de otros escritores revolucionarios. El último se extiende a través de un área de 1 millón de metros cuadrado y es una localización permanente para rodar películas, con calles completas norcoreanas y surcoreanas, japonesas, americanas, europeas y de otros muchos países. Como mis anfitriones me comentaron alegremente, yo había viajado por varios países sin pasaporte.


Por la tarde fuimos a ver el Circo Pyongyang, con su demostración impresionantemente atrevida de habilidades artísticas y gimnásticas. Desde el Cine de Moscú, durante la era soviética, no he visto nada parecido.


Antes de concluir mi informe sobre los sitios que visité, debo hacer una breve mención de las visitas al Jardín de Infancia Changgwang, la Escuela Secundaria de Motanbong, el Hospital General de Medicina de Koryo y el Palacio de los Niños de Pyongyang, durante las tardes del 18 y 19 de junio. Las instalaciones disponibles para el pueblo coreano y sus niños en el ámbito de la asistencia sanitaria y la educación escolar son realmente excelentes. En cuanto a los jardines de infancia y las escuelas, incluso los padres de clase media en los países imperialistas sentirían envidia de las instalaciones disponibles para los hijos de los trabajadores y campesinos coreanos, con la única diferencia de que mientras esos padres de clase media envían a sus niños a escuelas privadas, pagando grandes sumas del dinero, los niños coreanos reciben estos servicios de forma absolutamente gratuita. La atmósfera reinante en las escuelas coreanas, las relaciones entre los profesores y sus pupilos, las caras felices de los niños, su actitud seria hacia el estudio y los elevadísimos logros culturales y científicos son realmente extraordinarios. No hay ni un solo rastro de racismo o de chovinismo nacional entre estos niños, que tratan a los extranjeros como invitados respetados y queridos y no como objetos de sospecha, desprecio o burla. Además de enseñarles las disciplinas científicas y humanísticas, las escuelas de la RDPC ponen un enorme esfuerzo en el desarrollo físico y cultural de los niños guiado por el principio "mentes sanas y cuerpos sanos". Cada escuela está en disposición de llevar las realizaciones gimnásticas, de música y danza a un nivel excepcionalmente alto. El placer que se obtiene de un encuentro con los estudiantes de las escuelas de la RPDC es no poco estimulante.




Escuela Infantil de Pyongang



Durante la última tarde de mi estancia, ofrecí una cena en honor de mis anfitriones del KCFBP. La Srta. Hong Sun Ok, Vicepresidenta del KCFBP, que había tenido la amabilidad de recibirme en dos ocasiones anteriores, no pudo asistir debido a otros compromisos importantes. Asimismo la Srta. Pak Song Ok, Secretaria General del KCFBP, a quien vi brevemente antes de su salida para Australia, tampoco pudo estar presente. Sin embargo, estuve encantado de dar la bienvenida al Sr. Kim Yong Ho, también Vicepresidente del KCFBP y Director del Departamento Europeo del Comité Coreano para las Relaciones Culturales con Países Extranjeros, así como al Sr. Paek Chol Ho, miembro Ejecutivo del KCFBP que me sirvió de guía, la Srta. Ju Ok, miembro del KCFBP, cuyos conocimientos de lenguas me permitieron conversar con la gente en los sitios que visité, y el Sr. Jang Dok Gil, conductor siempre puntual y excelente. Esta velada parcialmente social me proporcionó, igual que mis primeras reuniones con la Srta. Hong, una oportunidad excelente para intercambiar impresiones sobre varias cuestiones de particular interés para el pueblo coreano. Durante esa tarde, como en ocasiones anteriores, dejé particularmente claro el apoyo de mi organización, la Sociedad para la Amistad con Corea, a la justa demanda del pueblo coreano de que el imperialismo estadounidense retire sus 37.000 tropas agresoras y todo su armamento sofisticado, nuclear y convencional, de la mitad sur de Corea, dejando que el pueblo coreano del Norte y el del Sur negocien entre sí el modo y los detalles de la reunificación de su país, sin interferencia externa. Estando pendiente la retirada de las fuerzas estadounidenses, expresé el pleno apoyo del SFK a la Política Prioritaria del Ejército del Camarada Kim Jong Il, pues resulta absolutamente obvio que el imperialismo, que no tiene el menor respeto por la vida humana ni por los sentimientos nacionales de las personas oprimidas, sólo entiende sólo el lenguaje de la fuerza.


Puesto que Gran Bretaña fue uno de los países satélites de EEUU que emprendieron una larga guerra de 3 años de agresión contra el pueblo coreano bajo la falsa bandera de las Naciones Unidas, una guerra en la que 4 millones de personas coreanas perdieron la vida, ofrecí una sincera petición de disculpas en nombre de la SFK y de la clase obrera británica por el papel desempeñado en esta sucia guerra por el imperialismo británico. Expresé mi confianza en que un futuro gobierno británico socialista, además de pedir perdón por los crímenes cometidos por el imperialismo británico contra el pueblo coreano, suministrase una generosa ayuda material a modo de reconocimiento de los males cometidos por Gran Bretaña contra ellos, logrando así la genuina reconciliación entre los pueblos británico y coreano.


Por su parte, el Sr. Kim expresó su agradecimiento por el apoyo prestado por la SFK a la causa de la reunificación coreana, así como a la RDPC socialista. Me alegró oírle decir que la RDPC había afrontado satisfactoriamente los serios problemas causados por la interrupción de las relaciones comerciales, consiguiente al derrumbamiento de la URSS y del bloque oriental de los países socialistas, por no mencionar el bloqueo imperialista y los cinco años consecutivos de sequías seguidas de inundaciones. Fue particularmente alentador conocer el hecho de que nadie había muerto de hambre, contrariamente a las terribles historias sobre masivas muertes de hambre en la RDPC propagadas por la prensa imperialista y los medios electrónicos con la idea de precipitar el derrumbe de la RDPC. Lo que es indudablemente cierto es que el pueblo coreano tuvo que enfrentarse a la amenaza del hambre. Sin embargo, al ser todos como miembros de una gran familia, los ciudadanos coreanos compartieron sus escasas provisiones, cuidando durante el proceso de los sectores más vulnerables de la población --niños y ancianos. A diferencia de las sociedades capitalistas, en las que la escasez de alimentos a una escala semejante haría que pequeños sectores minoritarios de la población tuvieran la oportunidad de acaparar alimentos, especulando y haciendo fortuna con ellos mientras las masas se mueren de hambre y millones de personas son llevadas antes de tiempo a la tumba, la Corea del Norte socialista, para el mérito de su gobierno y de su pueblo, afrontó esta grave crisis económica de un modo digno y humano y salió de ella gracias a su esfuerzo.


Lo que más me impactó durante mi visita a la RDPC fue el patriotismo convencido (que no debe confundirse con el nacionalismo estrecho o el chovinismo) del pueblo coreano y su orgullo de los logros democráticos y socialistas de su país, su odio ardiente hacia el imperialismo, sobre todo el imperialismo estadounidense, y su fervoroso anhelo de reunificación de su país, que ha sido brutalmente dividido por el imperialismo estadounidense desde hace medio siglo; y la unidad entre el gobierno y el pueblo. El gobierno coreano ama y protege los intereses de las personas coreanas, y éstas aprecian sinceramente a sus líderes. El Camarada Kim Il Sung, con sus legendarias proezas contra el imperialismo japonés, su liderazgo durante la Guerra de Liberación de la Patria contra el imperialismo estadounidense y sus satélites, su administración durante la etapa democrática de la revolución coreana, su dirección en los años de construcción socialista, su papel en la fundación del KPA, el PTC y la propia RDPC, y sus esfuerzos incansables en pro de la causa de la reunificación coreana, es merecidamente reverenciado por el pueblo coreano, del que siempre será el Gran Líder. Es imposible hablar de la Corea moderna sin referirse a Kim Il Sung, quien por su larga y ardua lucha revolucionaria ha llegado a simbolizar y a convertirse en portavoz y representante de la lucha revolucionaria antiimperialista, democrática y socialista del pueblo coreano hasta tal punto que correctamente puede ser considerado como el organizador y el arquitecto principal de las victorias del pueblo coreano. Al seguir los pasos de su precursor, el Camarada Kim Jong Il es cada día más respetado por el pueblo coreano.


Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a mis anfitriones coreanos por la cálida hospitalidad y bienvenida que me prodigaron. Es imposible agradecer a cada uno por su nombre, ya que innumerables personas se mostraron sumamente atentas y amables conmigo en cada lugar que visité. Sin embargo, me gustaría mencionar el nombre dea los tres funcionarios responsables de la KCFBP --la Srta. Hong San Ok, la Srta. Pak Song Ok y el Sr. Kim Yong Ho, junto con el Sr. Paek Chol Ho, mi guía, la Srta. Ju Ok, mi intérprete y el Sr. Jang Dok Gil, nuestro conductor. Sin sus incansables esfuerzos no me habría resultado posible alcanzar el conocimiento de la RDPC que logré con mi breve estancia. Les doy las gracias a todos ellos desde lo más profundo de mi corazón, ya que hicieron que me sintiera como en casa y me obsequiaron con su apabullante encanto, su cortesía y su hospitalidad genuina.


Al transmitir los saludos de mis anfitriones a los miembros de la Sociedad para la Amistad con Corea, me gustaría formular una serie de sugerencias específicas para la futura cooperación permanente entre los pueblos británico y coreano:


-1. Más visitas regulares por parte de británicos, sean miembros de la SFK o no;
-2. Asegurar el envío a la RDPC de catálogos de publicaciones técnicas;
-3. Organizar reuniones en Gran Bretaña para fechas importantes en el calendario de la Revolución Coreana y enviar mensajes de apoyo y saludos en tales ocasiones, particularmente en la conmemoración del 25 de junio y el 27 de julio, mediante la expresión de solidaridad con la RDPC;
-4. Ayudar a establecer contactos entre la Universidad de Tecnología Kim Il Sung y una institución similar en el Reino Unido;
-5. Facilitar la salida de un equipo artístico de 20-25 alumnos menores de 16 años para visitar el Reino Unido, y tal vez otros países europeos, con la idea de presentar actuaciones artísticas.


Lalkar llama a sus lectores a ayudar al SFK en el fomento de la causa de la solidaridad y fraternidad con el pueblo coreano.


Cualquier persona que esté dispuesta y sea capaz de ayudar a la SFK, por favor, póngase en contacto con Lalkar o la SFK, 9135, Londres W3 6DG.



---------------------------------------------------------

[1] Título original: 'My Visit To Korea'. [Traducción de 'En Defensa del Marxismo-Leninismo'].
<http://www.lalkar.org/issues/contents/jul2002/korea.html>



http://web.archive.org/web/20040901205354/http://www.leninismo.org/visita_a_corea.htm

    Fecha y hora actual: Vie Dic 15, 2017 10:38 pm