Sobre el periódico Público

    Comparte

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Sobre el periódico Público

    Mensaje por NSV Liit el Mar Mayo 04, 2010 12:30 am

    http://www.larepublica.es/spip.php?article19662

    Un periodista anónimo del diario alerta sobre la situación del medio
    Sobre la situación del diario PÚBLICO

    Un artículo titulado "Sobre el diario Público", escrito por un periodista del periódico PÚBLICO recorre internet alertando sobre la situación del diario. Reproducimos a continuación el artículo íntegro:

    Sobre el diario Público

    Soy un periodista que trabaja en el diario Público. Por motivos que me parecen obvios, prefiero no firmar con mi nombre este escrito. Aunque muchas de las personas que trabajamos en Público estamos más preocupadas por afrontar una combinación de presión laboral y bajos sueldos, de vez en cuando dedicamos una parte de nuestro tiempo a reflexionar y a discutir sobre el medio al que servimos. Me contento ahora con expresar de manera rápida mi visión de lo que es Público visión que comparto con varios de mis compañeros.

    Público nació hace dos años y medio como un proyecto vinculado con determinados círculos próximos al presidente Zapatero. En septiembre de 2007, el momento en que el diario salió, se encontró en una situación difícil, toda vez que Zapatero había medio recompuesto su relación con El País y el grupo PRISA. Esa es la razón principal que explica por qué Público se vio obligado a asumir un cierto distanciamiento ideológico con respecto a lo que PRISA y el PSOE suponían. Ese distanciamiento implicó, de forma casi inevitable, una línea política situada más hacia la izquierda, traducida en el hecho de que Público acabó por atraer a lectores que inicialmente no estaban en su proyecto.

    Hay que subrayar, sin embargo, que ninguno de los tres directores que ha tenido el periódico es un hombre de izquierdas. Ignacio Escolar fue el que más que se acercó a esta definición, tal vez porque, al proceder del mundo de Internet, se alejaba saludablemente de muchos de los hábitos nefastos de nuestra profesión periodística. Los dos directores que le han seguido son, en el mejor de los casos, vagamente ’progresistas’.

    Lo que acabo de decir es importante porque en Público se ha repetido un fenómeno que no es nuevo. Me refiero a un medio de comunicación que, por razones más o menos casuales, asume una línea ideológica que es gestionada por personas que no creen en ella. En el caso del periódico para el que trabajo, las consecuencias han sido varias. Si, en primer lugar, Público no tiene ningún problema para darle carrete al PSOE (basta con acatar las demandas y presiones que llegan de Ferraz, algo que el diario hace todos los días) y, en segundo, tampoco debe esforzarse mucho para abrirle un poco de espacio a IU (en este caso con una visible vocación de escarbar en sus heridas internas), todo lo que está a la izquierda de IU, incluidos los movimientos nacionalistas de la periferia, le suena por completo a chino.

    No sólo eso. Cuando en la redacción se expresa alguna sugerencia en el sentido de romper el círculo vicioso que acabo de retratar, inmediatamente es rechazada, creo yo que no tanto por censura como por incapacidad para entender quiénes son muchos de los lectores del diario. Ningún ejemplo mejor que el de la información económico-laboral, que ignora sistemáticamente que muchos de los lectores del periódico están que trinan con las cúpulas de CCOO y UGT y echan de manos una información que, junto a la que incluye Público, abra horizontes de crítica a los sindicatos mayoritarios. La dirección del periódico está por completo incapacitada, sin embargo, para darse cuenta de esto. También lo está para tomar nota de que muchos de los lectores prefieren guardar las distancias en relación con la fácil idealización del juez Garzón que se manifiesta constantemente en las páginas del diario.

    Por otra parte, Público está cada vez más copado por los periodistas. La consecuencia principal es que una información general que casi siempre es muy poco comprometida y crítica se ve completada por las columnas que escriben los profesionales que trabajan en el diario y que al parecer creen que saben de todo. El mismo columnista escribe en Nacional, en Internacional, en Cultura y, si es necesario, en Deportes. En Público se ha reproducido el esquema nefasto de las tertulias televisivas y radiofónicas, en detrimento de la presencia, que en el pasado fue más fuerte, de especialistas de prestigio.

    Antes de que alguien me señale que, a pesar de todos estos males, el periódico ha visto cómo sus ventas seguían subiendo, responderé que ello es así ante todo por la calidad de las promociones de viernes, sábado y domingo, que compensa con creces el deterioro del periódico en sí (cada vez se tarda menos en leerlo). Habida cuenta de la pérdida dramática de calidad y del camino ideológico que ha decidido seguir El País, es muy significativo que Público no le esté arañando todos los días lectores al diario del grupo PRISA.

    Voy acabando. Lo que en último término me ha incitado a escribir estas líneas es una conversación tensa que escuché hace unos días en la redacción del periódico. Uno de los jefazos (o un jefecillo, porque a ciencia cierta ya no sé dónde está) se quejaba de que nadie le había informado de que Carlos Taibo había dejado de formar parte del Consejo Editorial de Público. También para mí fue la primera noticia de algo que parece haberse mantenido oculto, tal vez para evitar un nuevo escándalo como el que provocó el caso Reig. Me limito a señalar que el mismo periódico que mantiene varias veces por semana en sus páginas la escoria de Ernesto Ekaizer y que acaba de fichar como estrella dominical a Luis García Montero (un baboso integral que se mueve con soltura, a mitad de camino entre el PSOE e IU, por los circuitos del poder y no es capaz de hacer una ’o’ con un canuto a la hora de entrar en terrenos que no son los suyos) se permite prescindir de alguien que representaba una de las ya escasísimas huellas de pensamiento crítico en un diario para el que, por utilizar la expresión de un viejo artículo de Taibo, "la izquierda de la izquierda" no existe. Yo le pido perdón a Taibo en nombre de algunos periodistas de Público que lo apreciamos en lo que vale y auguro malos tiempos en el futuro del periódico.

    Abril de 2010

    Miravete
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 184
    Reputación : 200
    Fecha de inscripción : 29/04/2010

    Re: Sobre el periódico Público

    Mensaje por Miravete el Mar Mayo 04, 2010 1:00 am

    Cuando el diario público salió, fué como un soplo de aire fresco, en el que se veían artículos críticos y portadas como la del billete de dolar con la cara de Carlos Marx. Poco a poco se le ha ido viendo el plumero, es la comparsa del PSOE, y además en política internacional es la misma mierda que el resto de basura burguesa. Y no digamos con los temas de las distintas nacionalidades en el estado español...
    Harto de que los social-liberales engañen al pueblo disfrazándose de progres... ¡¡Necesitamos destrozar esa careta de una vez!!

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: Sobre el periódico Público

    Mensaje por Duende Rojo el Mar Mayo 04, 2010 1:50 pm

    Sí, es una pena, por que empezó muy bien... Tienen algún acercamiento a la línea por que no quieren perder lectores, pero lleva ya varios meses apestando.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Público o la estafa idiológica del social liberalismo

    Mensaje por NSV Liit el Sáb Abr 02, 2011 8:10 am

    Un interesante artículo sobre el periódico Público:

    http://www.kaosenlared.net/noticia/diario-publico-estafa-ideologica-social-liberalismo

    El diario Público, o la estafa ideológica del social liberalismo

    El posicionamiento del diario Público en relación a la agresión militar contra Libia ha terminado de destruir la máscara "progresista" del órgano de prensa de Mediapro


    Cristóbal García Vera | Canarias-semanal | 1-4-2011 a las 15:09 | 2756 lecturas | 15 comentarios
    www.kaosenlared.net/noticia/diario-publico-estafa-ideologica-social-liberalismo


    Nacido como consecuencia de un cierto deterioro de las relaciones del PSOE liderado por Rodríguez Zapatero y el portavoz mediático de la socialdemocracia española -el Grupo PRISA- Público se ha convertido para no pocos despistados de la izquierda real en el periódico "progresista” del Estado Español. Este tipo de equívoco no es novedoso. Durante años El País también vendió su mercancía ideológica averiada a los “progres” más desorientados, sin que éstos llegaran a apercibirse de que el mascarón de proa de Polanco era en realidad un submarino bien pertrechado de esta suerte de régimen monárquico-franquista que nos ha tocado vivir durante más de tres décadas. Sea como fuere, la confusión creada hoy en torno a Público no es casual sino, por el contrario, producto de una bien estudiada estrategia de marketing. Quienes iniciaron este proyecto editorial tenían bien claro, desde el principio, que el creciente descrédito de El País– hoy especializado en la orquestación de campañas contra cualquier proyecto con perspectivas o intenciones realmente transformadoras - permitía salir a la caza de un amplio espectro de lectores desencantados por esa deriva. Para lograrlo, el procedimiento de los responsables del periódico de Mediapro(1) ha consistido en administrar sabiamente algunas palas de cal e ingentes cantidades de arena. Algunos columnistas de izquierda o la edición sabatina de obras clásicas del pensamiento revolucionario han aportado el toque "rojo" a una publicación que, con su línea editorial, se esfuerza por encauzar la indignación y las protestas populares hacia la respetable pero ilusoria senda del reformismo social. Al tiempo, el diario de "izquierdas" ha contribuido también a aumentar la popularidad de autores sin duda serios y rigurosos pero declaradamente socialdemócratas, como el economista y politólogo Vicent Navarro. Sin que prácticamente nadie parezca caer en la cuenta de la evidente paradoja que ello supone, Navarro - que tiene a gala haber trabajado para la secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton -, y otros analistas de su misma tendencia, se han ido convirtiendo en los referentes teóricos de un buen número de anticapitalistas y conquistando un espacio privilegiado en las publicaciones electrónicas alternativas.

    En el ínterin, el diario Público ha seguido una evolución que - aunque con la velocidad que caracteriza al mundo actual- presenta notorias semejanzas con la que en su día recorrió El País. Muy pronto las aristas críticas más atrevidas dentro de su reformismo fueron limadas por los accionistas mayoritarios, poniendo al frente del proyecto a viejos conocidos del Grupo Prisa, como Félix Monteira (2) –recientemente nombrado secretario de Estado de Comunicación por el Gobierno del PSOE -o el periodista argentino Ernesto Ekaizer (3). Un somero análisis de la línea editorial de Público desde su aparición hasta el momento actual, no obstante, basta para constatar que su identidad con el resto de la prensa tradicional en aquello que permiten diferenciar a la izquierda de la derecha - si se está contra o con la irreformable barbarie capitalista –era ya evidente en los tiempos en que fue dirigido por el joven Ignacio Escolar. El tratamiento dado por este diario a los procesos venezolano o cubano son dos ejemplos significativos de ello. Su actual posicionamiento ante la agresión militar contra Libia aprobada por las potencias occidentales que controlan el Consejo de Seguridad de la o­nU, sin embargo, debería servir para desvelar -incluso a los más ingenuos- qué se esconde realmente tras la cuidada máscara “izquierdista” de este periódico.

    LOS “EXPERTOS” DEL DIARIO PÚBLICO

    Mientras los aviones de la Coalición bombardean Libia - utilizando proyectiles equipados con uranio empobrecido- Público se esfuerza denodadamente por convencer a sus lectores de que es cierta la justificación esgrimida por el Ejecutivo Zapatero para implicar a España en esta aventura bélica. “Las diferencias con Irak minan la respuesta social”, es el significativo titular que encabezó la noticia sobre la manifestación contra la guerra celebrada el pasado sábado 26 de marzo en Madrid. En un texto inusualmente extenso para dar cuenta de un evento de esta naturaleza, este diario recurre a un grupo de “expertos, partidos e intelectuales” para tratar de explicar estas supuestas diferencias y adoctrinar a sus lectores sobre el carácter “humanitario” de la intervención militar. Ninguno de los expertos seleccionado, en realidad, es capaz de hacer algo más que reproducir la propaganda oficial sobre la intervención militar en el país africano.

    “La diferencia más irrefutable (con la guerra de Irak) – escribe el articulista de Público encargado de exponer la posición de su periódico – es el paraguas de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las o­nU. En Irak no existió tal cobertura”. Aquí empiezan y terminan, ciertamente, las disimilitudes fundamentales entre ambas agresiones. La resolución 1973, empero, viene solo a confirmar que – al contrario de lo que muchos sostenían durante la invasión de Irak – no existe nada más peligroso para los pueblos del mundo que el “multilateralismo” de las potencias imperialistas que controlan las Naciones Unidas. Del acuerdo entre ellas, inexistente en el año 2003, surge hoy la coartada legal necesaria para legitimar ante la población mundial la nueva intervención. Pero la socorrida resolución de la o­nU, huelga decirlo, no resta un ápice de su capacidad destructora y asesina a los misiles y bombas que se descargan sobre Libia.

    A pesar de ello, para los “expertos” de Público -como el catedrático de Historia contemporánea de la Universidade de Santiago de Compostela Lourenzo Fernández Prieto- “Irak y Libia son situaciones radicalmente diferentes”. “Aunque el petróleo es una razón fundamental de las guerras desde el siglo XIX – reconoce con sorprendente cinismo este catedrático – aquí asistimos a un proceso de revueltas en los países árabes con ansias democratizadoras en Túnez, Egipto, Yemen, Siria, Bahrein”. El más bisoño reportero debería haber preguntado al “experto” por qué no ha habido intervención en ninguno de esos países y sí en Libia, donde los rebeldes “con ansias democratizadoras” que apoyan las fuerzas de la Coalición enarbolan la bandera de la reaccionaria monarquía libia. Para el diario Público, al parecer, éstos no son aspectos de la operación bélica que merezca la pena cuestionarse.

    A otro de los expertos consultados - el catedrático de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco Pedro Ibarra- Público le otorga la labor de apaciguar las conciencias de los “pacifistas pragmáticos”. Para Ibarra la mayoría de los ciudadanos profesa un “pacifismo coyuntural, no esencialista o radical”. Una suerte de pacifismo a la carta que explicaría – según el politólogo – por qué en 2003 un 90,8% rechazaba el envío de tropas a Irak, “mientras que hoy no existe esta contestación”. “Los ciudadanos entienden que en 2003 las causas eran inciertas (armas de destrucción masiva) y ahora son muy ciertas: proteger a los libios” – señala en este mismo sentido Sandra León, politóloga de la Fundación Alternativas. Una vez más, los analistas se limitan a reproducir la coartada oficial, convertida en “realidad” gracias al consenso mediático.

    NO CONTRADIGA A LA MAYORÍA: LAS ENCUESTAS “DEMUESTRAN” LA JUSTICIA DE LA INTERVENCIÓN

    Además de recurrir a “expertos” e intelectuales bienpensantes, ocultando los espurios intereses que, sin excepción, motivan las intervenciones militares de la autoproclamada “comunidad internacional”, el diario Público recurre también a la demoscopia para justificar su militancia belicista. Nuevamente, la comparación se efectúa con febrero de 2003, cuando –según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)- casi un 91% de la población rechazaba una misión militar en Irak. En cambio hoy, destaca el periódico“progresista”, según el Publiscopio “un 55,1% avala la misión en Libia y un 53,1% refrenda la participación de España”.

    Para ofrecer más apoyo a su postura, Público añade a la noticia datos acerca de la escasa contestación que la agresión militar contra el país africano ha provocado también en el resto de países europeos. “En Francia, casi todos están contra Gadafi”. “Según un sondeo – sostiene otro de los redactores del periódico –dos de cada tres franceses estará satisfecho si la guerra acaba con la caída de Gadafi”. “En el Reino Unido, el apoyo en la Cámara de los Comunes ha sido casi total. La intervención se sitúa en el contexto de las revoluciones árabes, pero indudablemente no promovida por EEUU y Europa”. “En Alemania - escribe Patricia Baelo desde Berlín - los pacifistas se han quedado en casa, porque la percepción es diferente a la que existía durante la guerra de Irak”. El mensaje que pretende transmitir Público para complementar los endebles argumentos que tratan de justificar la agresión militar es bien sencillo: la mayoría no puede equivocarse. Y menos aún cuando “toda” la civilizada Europa ha cerrado filas con la misión aprobada por la o­nU.

    ¿POR QUÉ NO HAY MILLONES DE PERSONAS MANIFESTÁNDOSE EN TODO EL MUNDO?

    De esta manera da respuesta el periódico “progresista” a un interrogante planteado - obviamente de manera retórica- al comienzo de su poco neutral crónica sobre la manifestación del 26 de marzo. “¿Por qué no hay hoy millones de personas manifestándose en todo el mundo contra la guerra declarada a Libia?” . Las verdaderas razones de esta evidente desmovilización, por supuesto, difícilmente podría apuntarlas quien es corresponsable de la misma. La inusual respuesta que en el año 2003 provocó la guerra contra Irak estuvo motivada, precisamente, por el “unilateralismo” de George W. Bush. Fueron las discrepancias puntuales de los socios de la OTAN las que abrieron la brecha por la que, circunstancialmente, se coló la verdad informativa a una parte importante de la población mundial. En el Estado español, todos los medios de comunicación del Grupo PRISA se movilizaron para que el NO a la Guerra se tradujera, como finalmente sucedió, en una victoria electoral del PSOE.

    Poco después, cuando la o­nU transformó la guerra imperialista en una ocupación legal mediante el taumatúrgico poder de sus resoluciones, los medios del sistema volvieron a jugar el papel que les corresponde. El mismo que hoy desempeña con total dedicación el diario Público. El resultado fue el único que cabía esperar. No volvieron a repetirse las multitudinarias manifestaciones y el rechazo a la ocupación de Irak se redujo al ámbito de la exigua izquierda real que hoy se opone, igualmente, a la agresión contra Libia. A ese minoritario sector de la población con suficiente información – y dignidad - como para no aceptar, tal y como pretende Público, que la OTAN se haya podido convertir, repentinamente, en un ejército humanitario que acude presto allí donde es necesario salvar a indefensos ciudadanos de las garras del dictador de turno.

    Notas y referencias bibliográficas:

    (1)Según recoge el periodista Pascual Serrano en su libro “Traficantes de información”, Mediapro –también propietario de la cadena televisiva La Sexta – es el principal accionista de Público a través de la empresa editora Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones, S.L. Esta editora está integrada por Orpheus Media, 34% (promoción inmobiliaria); Multiax Invera, 33%; Mentaema, 29%; Mediavídeo, 3% y Mediacable, 1%. En el estudio realizado por Serrano se especifica, igualmente, que detrás de ellas estas empresas hay finalmente sólo tres nombres: Jaume Roures, Tatxo Benet y Gerard Romy. Los tres verdaderos propietarios del periódico. El discurso de Jaume Roures, asociado a más de cincuentena de empresas, resume a la perfección la función ideológica que desempeña el diario Público. Este magnate, que en su juventud militó en la Liga Comunista Revolucionaria y en la IV Internacional, afirma que hoy “sus ideas no han cambiado nada” y que “la crisis demuestra los fallos (el subrayado es nuestro) del capitalismo”. Roures, que se dice “republicano”, produjo para televisión la boda de los Príncipes de Asturias. En su círculo de amigos, según reconoció el propio empresario en una entrevista concedida al diario francés Liberation se encuentra José Luis Rodríguez Zapatero.



    (2)Félix Monteira, vinculado al Grupo PRISA durante 33 años y miembro del equipo fundador de El País, fue nombrado director de Público en 2009. Sustituyó en este cargo a Ignacio Escolar, quien fue director del diario durante quince meses. En marzo de 2010 dejó su cargo, que pasaría a ser ocupado por Jesús Maraña, tras ser nombrado por el Gobierno del PSOE secretario de Estado de Comunicación.



    (3) Ernesto Ekaizer, periodista argentino afincado en España, llegó a ser uno de los buques insignia de El País. Tras alcanzar el puesto de adjunto al director en el periódico del Grupo Prisa fue fichado por Público en 2008. Asumió el puesto de editor ejecutivo, coordinando también el consejo asesor a la dirección en su línea editorial y escribiendo como analista y columnista. Ocho meses después abandonó su cargo, sin que la editora del diario, Mediapubli, especificara las razones. Ekaizer demandó a Público y pidió una cuantiosa indemnización que rondaba el millón de euros. Finalmente llegó a un acuerdo amistoso con el periódico, mediante al cual volvió a la nómina de la empresa remunerado con 100.000 euros anuales


    http://www.canarias-semanal.com/


    CamaradaM
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 59
    Reputación : 71
    Fecha de inscripción : 09/03/2011

    Re: Sobre el periódico Público

    Mensaje por CamaradaM el Jue Abr 07, 2011 3:10 am

    La cosa es muy simple si se quiere tener un medio de comunicación hay que tener capital, mucho capital y apoyo político para que no te cierren el Chiringuito. Por lo tanto no se puede esperar que mañana aparezca un diario a nivel nacional que como dice el periodista del articulo sea de la izquierda de la izquierda. Es imposible tan solo los grandes grupos económicos del mundo "desinformativo" como Prisa, Zeta, Vocento y Planeta pueden hacerlo.

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: Sobre el periódico Público

    Mensaje por Duende Rojo el Jue Abr 07, 2011 3:48 am

    CamaradaM escribió:La cosa es muy simple si se quiere tener un medio de comunicación hay que tener capital, mucho capital y apoyo político para que no te cierren el Chiringuito. Por lo tanto no se puede esperar que mañana aparezca un diario a nivel nacional que como dice el periodista del articulo sea de la izquierda de la izquierda. Es imposible tan solo los grandes grupos económicos del mundo "desinformativo" como Prisa, Zeta, Vocento y Planeta pueden hacerlo.

    Es por eso que deducimos que realmente en este país del mismo modo que no hay democracia, tampoco hay libertad de prensa.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    Contenido patrocinado

    Re: Sobre el periódico Público

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:24 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 8:24 pm