"Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Comparte

    Acevedo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 4
    Reputación : 6
    Fecha de inscripción : 15/06/2014

    "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Acevedo el Dom Jun 15, 2014 2:35 pm

    Saludos; acabo de publicar un nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde una perspectiva marxista. Se titula "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo. Raíces históricas del atraso y la crisis de España". Lo pueden descargar gratis desde mi blog [La plataforma no me deja pegar la url, así que se puede buscar el libro por su título en un buscador]

    Espero que les resulte de interés:

    Les copio la introducción:

    Cuando estaba acabando la redacción de este libro tuvieron lugar las elecciones al Parlamento europeo del 25 de mayo de 2014. Si los resultados se pudieran extrapolar a las elecciones generales que tendrán lugar a finales de 2015 o enero de 2016, el bipartidismo se habría acabado España. Llevan algún tiempo anunciándolo, pero hasta ahora no acababa de manifestarse realmente. Por primera vez, la suma de votos de los dos grandes partidos turnantes no llega al 50% de los sufragios.

    Poco antes de que las europeas se celebrasen, se escuchaban ya las primeras voces que apuntan a la posibilidad “teórica” de que pueda llegar a requerirse un gobierno de concentración entre el PP y el PSOE, si circunstancias excepcionales o de emergencia lo demandaran. Si los resultados de las europeas se trasladasen a las generales —lo que no tiene por qué suceder exactamente— ni siquiera esa coalición antinatura proporcionaría la mayoría necesaria para gobernar. Haría falta algún apoyo más.

    En Barcelona llevan ya varios días de ardientes barricadas a pesar del fuerte dispositivo policial que pretendía impedirlo. Los jóvenes de la ciudad parecen querer hacer honor a la fama que un día Barcelona tuviera. Escribió Engels una vez que la capital catalana era “la ciudad fabril de España, cuya historia registra más luchas de barricadas que ninguna otra del mundo”. Y cuando Engels lo dijo ya habían tenido lugar tres grandes revoluciones en París (1789, 1830 y 1848). Si las luchas se siguieran reproduciendo en Catalunya podrían llegar a afectar al desarrollo del proceso soberanista, que parecía imparable. La burguesía catalana podría asustarse una vez más y aplazar sus planes independentistas. No sería la primera vez que lo hacen ante el pánico que provoca en ellos la sola posibilidad de la insurrección de las masas. Para reprimir al pueblo conviene tener cerca a la guardia civil y, si hiciera falta, también al ejército español. El alcalde de Barcelona parece consciente del problema y ha comenzado a recular. La hierba está demasiado seca.

    Comparando la situación actual con otras de nuestra historia, podríamos encontrarnos en un momento cercano al que se vivió en torno a 1917. Fue el momento en que se vino abajo el bipartidismo implantado en 1876 con el sistema canovista. Luego vinieron seis años de gran conflictividad social, nacional y colonial (Annual), que dieron paso a una dictadura (1923), cuyo hundimiento llevó a la segunda República (1931) y a la guerra nacional revolucionaria (1936).

    En 2015 ­habrá elecciones municipales, autonómicas y generales. Mala coincidencia. Si al final se confirma la crisis del bipartidismo de la que se habla —la duda no es si tal crisis se producirá sino cuándo—, la oligarquía podría encontrarse con grandes problemas para gobernar el país. En 1923, pocos meses antes de que el general Miguel Primo de Rivera diera el golpe de Estado en Barcelona, la composición del Parlamento español era la siguiente:

    120 demócratas; 55 romanonistas; 55 albistas; 25 reformistas; 10 gassetistas; 10 seguidores de Alcalá Zamora; 78 de Sánchez Guerra; 18 bugallalistas; 23 mauristas; 26 republicanos; 7 tradicionalistas; 28 regionalistas; 9 socialistas y los restantes, ciervistas, agrarios y otros.

    La crisis política se hizo insostenible. El parlamentarismo español fue incapaz de resistirlo. Por eso, en la Transición se preocuparon bastante de diseñar un sistema que facilitara la alternancia pacífica entre los dos grandes partidos —el liberal (hoy PSOE) y el conservador (PP)— y conjurara el peligro de la fragmentación política. Porque sabían que España no la resiste. Si en medio de la profunda crisis económica en la que el país se encuentra, con seis millones de parados, el bipartidismo se hunde y da paso a una situación política excesivamente fragmentada que obligue a instaurar gobiernos de concentración, de aquí a unos pocos años podría ser necesario recurrir a un cambio radical del sistema político que permitiera la conservación del sistema de Estado. Cambiar todo para que todo siga igual. La abdicación del rey forma parte de todo este proceso y, a su vez, contribuirá, sin duda, a acelerarlo.

    La situación se agrava considerablemente si a la crisis económica y política se le suma la agudización de la cuestión nacional. En 1922 se fundaron en Catalunya “Acciò Catalana” y Estat Català (hoy ERC), en oposición a la política de la Lliga (hoy CIU). Un año después se articula una Alianza de nacionalidades para aglutinar al nacionalismo de Catalunya, Euskadi y Galiza. Dos días después de la firma de la Triple Alianza nacionalista el Capitán General de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, daba el golpe de Estado que acababa con el Parlamentarismo restauracionista, iniciándose un período de siete años de dictadura. Hoy quizás no fuera tan fácil resolver el problema. La intervención del imperialismo extranjero podría complicarlo todo mucho más, contribuyendo a una balcanización que podría convenirles.

    No es que un golpe militar tenga necesariamente que producirse, aunque tal y como están las cosas todo es posible, y de vez en cuando se escucha algún ruido de sables, siempre en relación con el problema catalán. Se piense o no en un golpe militar, es de suponer que las clases dominantes estarán barajando ya algún tipo de salida más o menos autoritaria, por si fuera necesario recurrir a ella cuando fracasen los gobiernos de concentración. Y quién sabe si ya estarán haciendo algunos experimentos. Ya sé que son muchos condicionales, pero a veces las cosas se lían de una forma increíble. Y a perro flaco todo son pulgas.

    Por otra parte, las cosas en Europa no es que vayan en sentido contrario, precisamente. No en vano, en nuestra vecina y democrática Francia acaba de ganar las elecciones europeas un partido fascista y en 2017 podríamos tener un gobierno de ese tipo pegado a nuestra frontera. Puede que incluso antes, pues Marine Le Pen, tras su triunfo electoral, ha reclamado la disolución de la Asamblea y la convocatoria anticipada de elecciones legislativas.

    Personalmente, no creo que un partido como el de Le Pen pueda arraigar fácilmente en España, aunque ya haya algún ejemplo de ese tipo en algunas localidades de Catalunya. El sentimiento de rechazo de los españoles al fascismo es demasiado grande, tras casi cuarenta años de criminal dictadura. Y un nuevo golpe militar podría provocar una revolución popular y otra guerra civil. Así que lo más probable es que el fascismo en España, para avanzar por la vía pacífica, venga disfrazado de progresismo.

    Lenin explica que una situación revolucionaria se caracteriza por tres síntomas principales:

    1)    “La imposibilidad para las clases dominantes de mantener inmutable su dominación; tal o cual crisis de las «alturas», una crisis en la política de la clase dominante que abre una grieta por la que irrumpe el descontento y la indignación de las clases oprimidas. Para que estalle la revolución no suele bastar que «los de abajo no quieran» sino que hace falta, además, que «los de arriba no puedan» seguir viviendo como hasta entonces.

    2)    Una agravación, fuera de lo común, de la miseria y de los sufrimientos de las clases oprimidas.

    3)    Una intensificación considerable, por estas causas, de la actividad de las masas, que en tiempos de «paz» se dejan expoliar tranquilamente, pero que en épocas turbulentas son empujadas, tanto por toda la situación de crisis, como por los mismos «de arriba», a una acción histórica independiente”.

    De estos tres síntomas, el segundo parece que es el que podemos ver más claramente. Durante la actual crisis económica los sufrimientos de las masas populares en España han aumentado muchísimo, llegando en bastantes ocasiones a la desesperación.

    El primero de los síntomas aún no se había manifestado abiertamente, pero ya comentamos antes que en las próximas elecciones (2015) podrían comenzar a registrarse auténticos problemas para gobernar el país, si los resultados electorales siguieran la tendencia de las europeas del 2014. Por lo pronto, la crisis que ya venía sufriendo uno de los dos partidos del turno pacífico (el PSOE) se ha agudizado considerablemente tras el fracaso electoral, encontrándose ahora en la tesitura de tener que elegir a toda velocidad una nueva dirección y un nuevo candidato a las elecciones del próximo año. Aún no había acabado la anterior dirección de plantear la renuncia a continuar en sus cargos y ya estaban los barones socialistas tirándose los trastos a la cabeza. El proceso soberanista de Catalunya también está agudizando las contradicciones en el sistema político y más que las va a agudizar. Las clases dominantes, conscientes de lo peligrosa que es la situación, han optado por acelerar el recambio en la Jefatura del Estado pensando, probablemente­, que si las cosas están mal, mucho peor van a ponerse.

    Y en cuanto al tercer síntoma de la situación revolucionaria, será la crisis política de la clase dominante la que abra las grietas por las que irrumpirá, más temprano que tarde, la creciente indignación de las masas populares, arrastrando “a la política hasta a las masas más atrasadas”. No es la movilización de las masas la que genera la situación revolucionaria sino al revés: el desarrollo de la situación revolucionaria es la que genera el ascenso de la lucha de las masas.

    En los últimos tiempos se han registrado algunas luchas importantes. La de la minería en el verano de 2012 fue una de las que más consiguió impactar en la conciencia del pueblo, removiendo al país entero. Recientemente (enero de 2014), en el barrio burgalés de Gamonal la movilización popular consiguió hacer retroceder a la oligarquía caciquil, que tuvo que abandonar un gran proyecto de especulación urbanística ante el peligro de que el ejemplo de lucha de todo un barrio se extendiera a otros lugares del país, lo que ya empezaba a suceder. En mayo de este año, las barricadas han vuelto a incendiar las calles de Barcelona. Igual que en Burgos, los jóvenes de Barcelona consiguen el apoyo popular. La prensa se alarma: “El método Gamonal se exporta a Barcelona”.

    Lenin aclara:

    “ni la opresión de los de abajo ni la crisis de los de arriba basta para producir la revolución –lo único que producirán es la putrefacción del país— si el país dado carece de una clase revolucionaria capaz de transformar el estado pasivo de opresión en estado activo de cólera y de insurrección”.

    Y para ello, la clase revolucionaria necesita un partido auténticamente revolucionario, un partido que consiga encontrar el camino para dirigir la lucha del pueblo hasta la toma del poder, derrocando el aparato del Estado de las actuales clases dominantes. Lo dijo Joaquín Costa: para que viva el pueblo es preciso que desaparezca la oligarquía imperante.

    Este libro intenta ser una contribución a ese proceso. Porque la historia tiene mucho que aportar. Entre finales de los años sesenta y principios de los ochenta se desarrolló en España una situación objetivamente revolucionaria como la que hoy se está desarrollando, con las evidentes particularidades que diferencian a una y otra época. Y en aquellos años, la historia, la ciencia histórica, se convirtió en fundamental objeto de estudio y de debate. Se discutía sobre el carácter que debía tener una revolución que se veía cada vez más cerca, en el contexto de una profunda crisis económica y política y en medio de un creciente ascenso de la lucha popular. Y para responder a las preguntas que se planteaban fue necesario volver la mirada hacia el pasado, al objeto de intentar comprender el proceso histórico del país en los últimos dos siglos. El debate científico estuvo, pues, mediatizado por el debate político. No podía ser de otra forma. La historia, para estar viva, tiene que ponerse al servicio de la lucha de clases.

    En aquellos apasionantes debates se acabaron imponiendo las clases dominantes, que contaron con el decisivo apoyo que les proporcionó el revisionismo, en el que se inscribieron los más destacados historiadores del momento. Y durante los años ochenta, la situación revolucionaria remitió. Con la entrada del país en la CEE volvieron a registrarse elevadas cifras de crecimiento económico, el nuevo sistema de gobierno consigue finalmente consolidarse y las grandes luchas populares fueron poco a poco desapareciendo. Dejaron, eso sí, importantes lecciones para la historia (Reinosa, Bilbao, Riaño, etc.) que tendrán que ser estudiadas y discutidas en ésta época por los historiadores que se comprometan con la lucha de clases actual.

    Los debates historiográficos se fueron cerraron, quedando nada más que controversias más o menos insignificantes, y la historia se fue muriendo.

    Una vez cumplida —con indudable éxito— su tarea, la historiografía revisionista entra en crisis y es abandonada casi por completo. A las clases dominantes ya no les servía para nada. Y los que no se pasaron a las nuevas corrientes postmodernas que el imperialismo fue imponiendo quedaron como viejos símbolos de una época ya periclitada.

    Durante los noventa, tras unos años de crisis, tiene lugar, a partir de 1996, otro ciclo expansivo, en el que se alcanzan nuevamente elevadas tasas de crecimiento económico. Son los años en los que se genera la famosa burbuja inmobiliaria, que se inflaba cada día más, en una escalada especulativa que no se había visto desde mediados del siglo XIX. Las grandes empresas monopolistas españolas, financiadas por el crédito abundante y barato que proporciona la banca europea, volvían a surcar — arrogantes— los mares en busca de países en crisis a los que colonizar. Se empieza a hablar de un nuevo “milagro económico español”, equiparable al que se había producido en los años del desarrollismo franquista.

    Y la burbuja inmobiliaria generó la burbuja historiográfica, encumbrando a una serie de historiadores mediáticos que comienzan a redactar la nueva síntesis de la historia de España. A las clases dominantes de aquellos años les hacía falta una síntesis acorde con los tiempos exitosos que se vivían, para reforzar la imagen de un país que aspiraba a convertirse en la séptima potencia mundial por PIB; para reforzar lo que ahora llaman “la marca España”. Porque España iba bien. Y no es que fuera bien en aquel momento; es que siempre había ido bien, aunque una serie de pesimistas, frustrados y con complejo de inferioridad se hubiesen empeñado en no reconocerlo. Las campanas de todas las iglesias repicaron por la normalidad de la historia de España. Y comenzó la fiesta.

    En 2008, en el contexto de la crisis del capitalismo internacional, estalla la burbuja inmobiliaria y queda a la vista de todo el mundo que lo que llamaban milagro no había sido más que un espejismo. La crisis es internacional, pero golpea en España con mucha mayor virulencia que en otros países, poniendo de manifiesto los graves problemas estructurales que arrastraba su frágil economía. El paro sube hasta los seis millones de personas; miles de familias son desahuciadas de sus viviendas. Se acabó la fiesta.

    Ahora toca ajustar las cuentas con aquella historiografía; con la de los revisionistas de los años setenta y ochenta y con los liberales que vinieron después. Es necesario reabrir los debates que se cerraron en falso y volver a discutir sobre el carácter de España y sobre las claves del proceso histórico que ha llevado al país al actual hundimiento. Para ayudar a los que tienen que dirigir en el futuro inmediato las luchas del pueblo a encontrar el camino que en los años setenta no fue posible encontrar. Porque la historia tiene que volver a fundirse con la lucha de clases. Solo así podrá volver a la vida.

    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 6892
    Reputación : 7311
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Razion el Dom Jun 15, 2014 3:11 pm

    Bienvenido Acevedo, como todavía no podés publicar enlaces por ser usuario nuevo (creo que son 7 días de espera), agrego el enlace a tu libro.
    Indicame si me equivoqué, por favor.

    Saludos

    https://rodriguezacevedo.files.wordpress.com/2014/06/indice-libro.pdf


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

    Acevedo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 4
    Reputación : 6
    Fecha de inscripción : 15/06/2014

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Acevedo el Dom Jun 15, 2014 3:51 pm

    Muchas gracias, pero ese es el enlace al índice. El enlace del libro entero es

    ... rodriguezacevedo.files.wordpress.com/2014/06/raiceshistoricasatrasoespac3b1a.pdf

    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Chus Ditas el Dom Jun 15, 2014 6:49 pm

    El libro del usuario Acevedo (José Manuel Rodríguez Acevedo, tinerfeño, licenciado en Geografía e Historia y doctor en Historia por la Universidad de La Laguna. Su principal tema de investigación ha sido la cuestión agraria y el sistema político de la Restauración y la segunda República) se descarga desde el link:

    http://rodriguezacevedo.files.wordpress.com/2014/06/raiceshistoricasatrasoespac3b1a.pdf

    son 281 páginas en muy buen formato pdf

    Gracias por el libro.


    granados
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 721
    Reputación : 757
    Fecha de inscripción : 15/01/2012

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por granados el Dom Jun 15, 2014 9:08 pm

    ¡ Estimado Acevedo!, he leido bastantes de de tus artículos a través de DIALNET, las tesis que tú y tu grupo de trabajo sostenéis, son interesantes y de hecho demuestran la pervivencia de importantes rasgos feudales en la historia española, no sé lo que opinas de Diego Guerrero jiménez, profesor de economia marxista en la UCM, él no esta en una línea marxista-leninista como nosotros sino más bien libertaria ó anarcomunista, en todo caso él sostiene que el capitalismo español es un capitalismo "tout court" sin pervivencias feudales

    Su análisis histórico lo puedes encontrar en este artículo de 2009, publicado en "corriente roig":"Economía franquista y capitalismo:una interpretación alternativa al antifranquismo liberal postfranquista"(2009).

    http://es.scribd.com/doc/134343803/Diego-Guerrero-Economia-franquista


    A mi y a muchos camaradas creo que nos interesaría tu opinión sobre estas tesis de Guerrero.

    Acevedo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 4
    Reputación : 6
    Fecha de inscripción : 15/06/2014

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Acevedo el Lun Jun 16, 2014 10:09 am

    Me alegro de que alguien se haya interesado por mis trabajos. Muchas gracias, Granados, por comentármelo. A ver qué les parece el nuevo libro. Al intentar leer el artículo de Guerrero que me has recomendado la plataforma Scribd me obliga a pagar. ¿Hay alguna otra forma de conseguirlo?
    Gracias y saludos.

    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Chus Ditas el Lun Jun 16, 2014 7:07 pm

    Se puede descargar Economía franquista y capitalismo, de Diego Guerrero, en formato pdf (105 páginas), en el link:

    https://app.box.com/s/301c5y0p1celso1wi9of

    granados
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 721
    Reputación : 757
    Fecha de inscripción : 15/01/2012

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por granados el Lun Jun 16, 2014 9:24 pm

    ¡ muchas gracias camarada Ditas!, por el enlace, este artículo yo lo había leido hace tiempo en la web de "corriente roig" pero no soy capaz de localizarla ó ya no está activa.

    Acevedo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 4
    Reputación : 6
    Fecha de inscripción : 15/06/2014

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Acevedo el Mar Jun 17, 2014 9:19 pm

    Saludos, compañeros y camaradas; Granados me pide una opinión sobre la obra de Diego Guerrero y, en concreto, sobre su artículo “Economía franquista y capitalismo. Una interpretación alternativa a la del antifranquismo liberal postfranquista”. Antes que nada tengo que reconocer que no soy un conocedor de la obra de Diego Guerrero, lo que no me impide darme cuenta de la valentía que este autor demuestra en su defensa de la economía marxista, una defensa que hace desde la mismísima Universidad Complutense de Madrid (el corazón de la bestia) en unos tiempos en los que el marxismo ha sido prácticamente desterrado de los ámbitos académicos españoles. Su soledad en esa tarea que ha asumido debe ser muy grande, pero él no se ha rendido, como sí han hecho otros muchos que en otro tiempo le acompañaron (como su propio director de Tesis, José Antonio Moral Santín, que pasó de “comunista” a vicepresidente de Caja Madrid, en la facción de Blesa, ganando en 2011 medio millón de euros, según se dice).

    Tampoco parece que Guerrero haya intentado “acomodarse” al calor, relativo, de los economistas críticos. Lo digo por la crítica que veo que ha hecho, por ejemplo, de colegas suyas como Miren Etxezarreta, a la que ha acusado de “keynesianismo” (“Notas sobre la política económica neoliberal y Miren Etxezarreta”, 2003).

    La verdad es que mis conocimientos de economía son muy escasos, y si me he atrevido a hacer este comentario sobre un artículo de Guerrero ha sido porque el compañero ha tenido la “deferencia” de proponerme un artículo principalmente histórico y no excesivamente “económico”. Si no, me hubiese abstenido, por pudor.

    El texto tiene cosas que me gustan y cosas que no. Se trata, básicamente, de una crítica a la interpretación liberal sobre el franquismo, lo que le permite, por contraposición, rebatir las falsedades que los economistas liberales han difundido sobre la economía de la España actual, la España liberal y “democrática”. Esa crítica me gusta. Desconocía las cifras que Guerrero presenta, que vienen a demostrar la falsedad de los dogmas de la economía liberal sobre la supuesta ineficiencia del intervencionismo estatal y la eficiencia del mercado libre. Pude observar claramente la fuerza de ese dogma al redactar este nuevo libro que el otro día les he presentado. A mi modo de ver, la contradicción existente entre ambas concepciones se basa en la contradicción –no antagónica- que existe entre la burguesía compradora (economistas liberales) y la burguesía burocrática (ingenieros y militares intervencionistas). Desde los años ochenta (reconversión industrial) queda en España muy poca burguesía burocrática (sigue existiendo, por ejemplo, al frente de empresas estatales como Hunosa, etc.), y la burguesía compradora lleva años haciendo leña del árbol caído (caído en España, porque en otros países la burguesía burocrática sigue teniendo amplio protagonismo. Y quizás en España también vuelva a tenerlo en los próximos años, quién sabe).

    Me gusta la denuncia que Guerrero hace de “la izquierda, esa otra derecha”, a la que caracteriza –siguiendo a Marx- como “socialismo feudal”. Me parece importante reivindicar hoy en día ese concepto marxista algo olvidado de “socialismo feudal”, porque en estos tiempos de crisis que vivimos y con la que se nos viene encima, es muy probable que el socialismo feudal (junto a un fascismo de viejo o nuevo tipo) se crezca (por ejemplo, el nuevo papa está intentado ganar un protagonismo en la crítica al capitalismo y parece que algún resultado le está dando).
    Creo que el artículo de Guerrero tiene dos partes claramente diferenciadas. En la primera, el autor se mueve con soltura, apoyándose con firmeza en la estadística disponible, que conoce, seguramente, a la perfección. Esa es la parte que me gusta.

    La segunda parte –que es la que no me gusta- comienza en el punto 3.4 (La geografía económica del franquismo). En mi opinión, aquí Guerrero abandona el terreno en el que se mueve con más firmeza y, curiosamente, su argumentación viene a apoyarse en la historiografía de derecha (Miguel Artola, Fernando García de Cortázar) y revisionista (Naredo, Fontana). No voy a extenderme aquí en la crítica de su caracterización de la sociedad española en la edad contemporánea (siglos XIX-XXI) como capitalista “de principio a fin”, porque buena parte de mi nuevo libro (y toda mi tesis doctoral) está dedicada precisamente a desarrollar esa crítica (capítulos 1 al 5).

    Guerrero critica las posiciones del Partido Comunista de España en su etapa revisionista, pero en verdad está también criticando implícitamente las posiciones del Partido en su etapa comunista, así como las posiciones de la Internacional Comunista. Hace lo mismo que Naredo: aprovechando el revisionismo en que había caído el PCE de Carrillo-Ibárruri, ataca el análisis marxista de la historia contemporánea de España. Pues no es cierto que la caracterización de la sociedad española como una sociedad semifeudal haya surgido “en los cincuenta y sesenta” para apoyar la política de reconciliación nacional del PCE revisionista (pp. 75-76). De hecho, tal caracterización se desarrolló en los años treinta en dura lucha de dos líneas contra el revisionismo del grupo de Bullejos, Adame, Trilla y Vega. Al plantear que España era un país plenamente capitalista desde el siglo XIX, Guerrero ataca –sin decirlo explícitamente- la política –a mi entender básicamente correcta- que intentó desarrollar el Partido en los años treinta y, particularmente, durante la guerra nacional revolucionaria de 1936-1952, cuando se llevó a la práctica la reforma agraria (en el período en que el comunista Uribe estuvo al frente del Ministerio de Agricultura, durante la etapa de la guerra regular). Naredo fue ahí más transparente, pues en los años setenta planteó abiertamente esta crítica al Partido, también para la etapa de los años treinta (para este tema les remito a los capítulos 1 y 8 de mi libro).

    En cuanto a lo que Guerrero plantea sobre las burguesías vasca y catalana, creo que su errónea (a mi entender) postura “internacionalista” le impide comprender en lo más mínimo la existencia de un objetivo problema nacional durante los siglos XIX y XXI. Está bien la crítica que hace, principalmente, a la burguesía catalana al caracterizarla como reaccionaria y al desmontar la falsa imagen de progresismo que se ha construido. Pero su planteamiento sobre que las burguesías catalana y vasca en bloque son las clases que han venido dirigiendo el apartado del Estado desde el siglo XIX impide comprender el problema nacional que el país tiene planteado. El uso que Guerrero hace aquí de la estadística deja, a mi entender, mucho que desear.

    Según Guerrero, las burguesías vasca y catalana (se centra sobre todo en ésta última) eran las clases que dirigían el aparato del Estado. Pero aún así, se quejaban de no estar adecuadamente representadas en ese Estado. ¿No es raro? ¿En qué se basaría, entonces, esa “ideología burguesa del nacionalismo” que critica Guerrero? ¿Qué sentido histórico tendría? ¿Por qué sería que “en la propia Cataluña no se veían las cosas como eran en realidad”? ¿Por qué la burguesía catalana –o un sector importante de ella- iba a desarrollar esa ideología nacionalista burguesa que lleva más de 100 años de desarrollo y que está hoy impulsando el actual proceso soberanista si no existía de hecho un problema nacional en el país? Creo que aquí Guerrero cae en una postura un tanto absurda, arrastrado por un “internacionalismo” que, en su oposición a la ideología burguesa del nacionalismo, le impide comprender la gravedad de la cuestión nacional, que fue una de las causantes de la guerra nacional revolucionaria de 1936-1952. Y en eso coincide con la posición de los gobiernos del PSOE y del PP, cuando plantean aquello de que el problema nacional se lo han inventado los nacionalistas. Es una postura idealista. Para un marxista, es evidente que es el problema nacional, con su base económica, el que ha generado la ideología nacionalista, y no el nacionalismo el que ha generado el problema nacional. Y esto no tiene nada que ver con que el marxismo sea internacionalista. ¿Por qué la burguesía catalana se echó en manos de Franco si Franco era antinacionalista? El mismo Guerrero lo contesta: porque “donde más se había desarrollado la organización y la resistencia de los trabajadores y, por consiguiente, donde más temor podía inspirar el proletariado a quienes no son sino sus expropiadores”; o sea, porque antes que nacionalistas son burgueses. Pero eso no niega la existencia del problema nacional. Ni tampoco lo niega el hecho de que un sector de la más alta burguesía vasca y catalana se fusionara desde finales del siglo XIX con los terratenientes dando lugar a una aristocracia financiera.

    ¿Ustedes cómo lo ven?

    granados
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 721
    Reputación : 757
    Fecha de inscripción : 15/01/2012

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por granados el Mar Jun 17, 2014 9:54 pm

    ¡ Muchas gracias Acevedo por tu aportación que me ha parecido muy inteligente y sobre la que reflexionaré en los próximos dias leyendo además tu flamante libro!.

    Tienes razón que Diego guerrero es una persona valiente- creo que son míticos sus enfrentamientos con su amigo socialista Carlos berzosa en la UCM- pero flaquea en sus análisis histórico-políticos, algo que le ha sido señalado también por la gente "españolista" de gustavo bueno en la llamada Izquierda hispánica.

    Su fuerte como tú dices es la economía política marxista en la que tiene incluso libros sobre el calculo marxista de la tasa de plusvalía ó polémicas muy interesantes sobre las teorias liberales ó izquierdosas del comercio internacional y otros asuntos, sin duda que es un gran conocedor de Marx y Engels pero su orientación anarquista próxima a las posiciones del comunismo consejista le lleva a conclusiones erróneas ó a menospreciar el marxismo leninismo clásico como tú has señalado respecto a la cuestión nacional ó las tipologías de burguesía de las que tu hablas como burguesía compradora y burguesía burocratica que me parecen categorías absolutamente pertinentes.
    Espero que los camaradas que saben mucho sumen también sus ideas y aportaciones a este hilo que me parece de un enorme interés.

    Un saludo muy cordial, por cierto camarada Acevedo tu también eres Valiente al arremeter contra el marxismo revisionista oficial, tu artículo sobre el marxismo británico me hizó revisar mi visión excesivamente benevolente sobre la escuela británica y empezar a valorar por ejemplo la historiografía soviética- supuestamente dogmática y fosilizada.

    En suma , el mundo material-fenoménico de este liberalismo castrante y su analísis es mucho mas interesante con tus aportaciones, y con las de gente como Diego Guerrero ó el historiador pro-Stalin Grover furr por poner otro ejemplo de "disidente".

    granados
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 721
    Reputación : 757
    Fecha de inscripción : 15/01/2012

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por granados el Mar Jul 29, 2014 9:15 pm

    artículo del camarada Rodríguez acevedo publicado el pasado 19 de junio en "rebelión":

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=186235&titular=la-econom%EDa-semicolonial-y-el-imperialismo-espa%F1ol-

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por leooonidas el Dom Ago 02, 2015 3:52 pm

    Consulta al autor.

    Mi persona desea con ansias leer su libro porque en el Perú actual se busca negar la semifeudalidad por ciertos grupos oportunistas de derecha, movadef y gente que típica al Perú como capitalista.

    Encima algunos de estos se dicen seguidor del pensamiento Gonzalo.

    Asumo que el autor esta facilitando su texto integro en foro, que costa según veo de 281 paginas.

    Si fuera así, me gustaría poder obtenerpelo texto pePerelló enlace puesto no lo permite.

    Dejo un correo a ver si me lo pueden enviar al que haya podido descargarlo.

    Prometeo_encadenado@latinmail.com

    Saludos.


    Última edición por leooonidas el Mar Ago 04, 2015 1:55 pm, editado 1 vez

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por SS-18 el Dom Ago 02, 2015 4:07 pm

    joe no vale ni un solo link...


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Contenido patrocinado

    Re: "Revolución burguesa, semifeudalidad y colonialismo". Nuevo libro sobre la historia contemporánea de España desde un enfoque marxista

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:10 pm


      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 3:10 pm