Impresiones de un comunista chileno en la República Popular Democrática de Corea - entrevista realizada a Eduardo Artés, Primer Secretario del Partido Comunista (Acción Proletaria), de Chile, tras su vista a la RPDC en julio de 2013 - publicado por ODC

Comparte
avatar
Chus Ditas
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2869
Reputación : 5826
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Impresiones de un comunista chileno en la República Popular Democrática de Corea - entrevista realizada a Eduardo Artés, Primer Secretario del Partido Comunista (Acción Proletaria), de Chile, tras su vista a la RPDC en julio de 2013 - publicado por ODC

Mensaje por Chus Ditas el Sáb Mayo 24, 2014 11:37 am

Impresiones de un comunista chileno en la República Popular Democrática de Corea

entrevista realizada a Eduardo Artés Brichetti, Primer Secretario del Partido Comunista (Acción Proletaria), de Chile, tras su vista a la RPDC en julio de 2013

publicado por Odio de clase en mayo de 2014, quien lo toma del blog Formación comunista, del PC (AP)

la entrevista la realiza Aníbal Garzón (A.G, en las preguntas que realiza)

Eduardo Artés Brichetti, Primer Secretario del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria), como internacionalista lidera desde hace años en suelo chileno diferentes acciones de solidaridad contra la injerencia de Estados Unidos a la República Popular Democrática de Corea (R.P.D.C.)

Justamente, la R.P.D.C. es un Estado que va más allá de la posición ideológica de cada persona al señalar objetivamente que sufre una gran desinformación mediática a nivel internacional, una desinformación que acaba generando grandes prejuicios en la opinión pública e incluso en diferentes movimientos sociales y partidos de izquierda. Por ello, la posición solidaria de Artés seguramente genera grandes disputas con muchos actores sociales chilenos con los que no existe una gran diferencia ideológica, y posiblemente la pregunta de oro incomoda a Artés. ¿Has estado en la R.P.D.C. para contrastar la existencia del modelo de socialismo de la R.P.D.C.? Esta pregunta posiblemente fue un factor externo, de los muchos internos e ideológicos de Artés, que finalmente le motivó a visitar la RPDC, y así poder comprobar personalmente las mentiras mediáticas. Artés visitó durante dos semanas la RPDC en un momento histórico, la celebración el pasado 27 de julio del 60 aniversario del Acuerdo de Armisticio en la cruenta Guerra entre las dos coreas (1950-1953).

Aníbal Garzón: Artés, ¿a qué se debió el viaje hacia la República Popular Democrática de Corea (R.P.D.C.), un país tan desconocido?

Eduardo Artés: El viaje a la R.D.P.C. se dio después de una larga actividad de solidaridad por parte del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria), P.C(A.P), con el Partido del Trabajo de Corea (P.T.C.). Esta solidaridad nace porque vemos en la R.D.P.C., y lo comprobamos en el viaje, realmente una actitud antimperialista ejemplar. Ha sido capaz la R.D.P.C. de mantener durante 60 años una línea, a pesar del fallecimiento de algunos de sus líderes, como el camarada Kim Il Sung y Kim Jong Il, en los momentos más agudos y de la soledad que quedó en un momento determinado la R.P.D.C. con la caída de la U.R.S.S. El estado fue capaz de centrar sus fuerzas, sensibilizar al pueblo y enfrentar aquella coyuntura que fue muy penosa por parte de la injerencia del imperialismo justamente coincidiendo con grandes problemas económicos internos. Factores internos que nos comentaron los compañeros de la R.P.D.C., desde falta de electricidad o agua, pero el pueblo postuló unido con su dirección política. Ese es un hecho interesante porque habla del nivel de conciencia y de pertinencia que siente el pueblo y los trabajadores de la R.P.D.C. con el proceso de soberanía nacional antimperialista, de reafirmación de su política independiente en búsqueda de la construcción de una sociedad próspera, poderosa, y que esté centrada en satisfacer los intereses de los habitantes de la R.P.D.C.. Queríamos conocer cómo los habitantes de la R.P.D.C. han sido capaces de enfrentar una cantidad de maniobras del imperialismo, y no solamente el norteamericano, sino también de potencias europeas.

Saber por qué la R.P.D.C. Corea no salió como Afganistán, Libia, o Irak, sino que ha salido victoriosa cada vez que ha enfrentado al imperialismo, aunque con un tremendo costo. Para nosotros este es un elemento muy importante porque confirma que el pueblo entienda lo que es resistir y vencer al imperialismo. Ese conformismo del “fin de la historia” y que el sistema imperialista debe existir en esta globalización impuesta como algo natural ha sido vencido por la R.D.P.C.. Hay que pensar que en Corea del Sur hay más de 70.000 efectivos norteamericanos, tienen armas nucleares, hacen ejercicios militares regulares.

En la visita que hicimos con la conmemoración del 60 aniversario de la R.P.D.C. y la derrota del imperialismo, el pueblo de la R.P.D.C. celebró el triunfo no solo contra Estados Unidos sino contra 16 países que intervinieron, entre ellos la intervención de tropas colombianas. Y a eso un pueblo con una dirección correcta, con una participación de voluntarios chinos, apoyo en armas de la U.R.S.S., pero básicamente fue la organización del P.T.C. y la valentía y la convicción de un pueblo que aspiraba a ser libre y defender su soberanía.

Para nosotros fue muy importante la visita y pensamos que los que se autoreclaman antimperialistas deben reflexionar sobre la defensa de la R.P.D.C., y que esto no es algo ideológico del PC(AP) o de los comunistas sino esta defensa debe estar en manos de todos las personas que se reclamen democráticos o antimperialista, ya que es defensa de la soberanía, de la independencia, de la autodeterminación de los pueblos. Entonces aprovechamos el momento para difundir y hacer un llamado al conjunto de las fuerzas internacionales más honestas que defienden las independencias, que defienden un mundo nuevo, a hacer un acercamiento hacia la R.P.D.C..

A.G: Artés, ¿cómo organizó el PC(AP) el viaje?

E.A: Fue una visita que se dio a partir de la invitación del P.T.C., la cual llevó a juntar desde el interior del partido los recursos para hacer posible el viaje y cubrir los gastos. En ningún momento la R.P.D.C. ha cubierto los gastos para que vayamos y de vuelta vengamos a aplaudir al gobierno. Nosotros no autofinanciamos para ir a conocer la realidad de la R.P.D.C. y estamos muy satisfechos de la atención que nos dieron allá en el país a la delegación de nuestro partido. Ellos cubrieron nuestra estadía pero lo que es el viaje mismo fue absolutamente financiado por nuestra organización y las redes de apoyo. Hay que recordar que la R.P.D.C. sufre un cerco por el imperialismo que no es menor en el tema económico, incluso algunas cuentas bancarias están retenidas, entonces el tema de contar con moneda dura es un problema, y no le sobran los dólares para financiar viajes.

A.G: ¿Cuáles fueron sus impresiones personales durante la estancia en la R.P.D.C.?

E.A: Estamos entusiasmados, vimos un país de pie, vimos un pueblo unido, vimos una sociedad de tipo superior. No ver delincuencia, no ver las calles sucias, ver la gente bien vestida, ver buenas infraestructuras que hace uso el pueblo, de universidades, sitios de ocio,… buena calidad e incluso de lujo, y siendo todo esto servicios para las masas. El circo de Pyongyang que es una construcción enormemente bella tiene más lujos que la sede del Comité Central del P.T.C.. Lo que está en beneficio de las masas, tienen un nivel de mayor lujo, confort.

Por todo esto el socialismo no solamente es posible sino que existe y la experiencia de la R.P.D.C., respondiendo a sus particularidades, han desarrollado el socialismo. Todo está bajo una economía planificada, baja la dirección del estado, del partido, con una política centrada en la defensa nacional, basada en el fortalecimiento de las fuerzas armadas. Ellos tienen el segundo o tercer ejército más poderoso del mundo, un ejército compuesto por un millón de personas, más 7 millones en la Guardia Roja, 2 millones en la Guardia Juvenil, que dan cuenta de un pueblo en armas. Además todas estas fuerzas armadas conviven diariamente en la vida de las masas, de las cosas cotidianas. Trabajan para el desarrollo económico del país, no son parásitos, están insertados en la producción, no son una carga que vive en un apartheid de lujo con la idea de reprimir a las masas en un momento determinado. ¡No, ellos no!, sino que son parte de las masas. Entonces también hemos comprobado que estamos frente a una concepción militar socialista y no a la concepción militar prussiana de carácter represivo y antipopular. Uno ve a los civiles conversando con los militares, discutiendo sobre temas políticos y cotidianos.

Visitamos también una cantidad de seis reparticiones culturales y productivas al día, además de las reuniones que tuvimos con los camaradas de la dirección del P.T.C. y sus actos oficiales. En todos los lados se ve progreso, participación, tecnología de punta en la industria, en lo militar, todo de producción propia, como aviones, y también la industria de automóviles,… mucha fabricación propia incluso con las condiciones del bloqueo. Esto habla de que han podido superar ese bloqueo del imperialismo. También han lanzado un satélite de comunicación, cuestión que fue desinformada como un satélite capaz de lanzar bombas atómicas contra el mundo occidental y Estados Unidos, cuando es un avance científico del pueblo de la R.P.D.C., con una misión técnica y de producción.

A.G: ¿Si la R.P.D.C. padece ese gran bloqueo del imperialismo pero a la contra comentas que hay avances del desarrollo económico cual es la esencia?

E.A: LA R.P.D.C. basa su desarrollo en una acumulación interna y no en la importación de capitales que vengan a explotar al pueblo. No obstante no es una economía cerrada que no quiera comerciar, intercambiar, sino que existen limitaciones por las maniobras del imperialismo de ahogar a la economía de la R.P.D.C. Sin embargo la producción de la R.P.D.C en áreas como la minera ha alcanzado niveles muy importantes, tiene un intercambio importante con China, Rusia, y crece con Vietnam y Mongolia, efectos que hace salir a la R.P.D.C. de la crisis tras la caída del bloque soviético. En ningún caso la R.P.D.C. es una república cerrada sino que le es difícil comercializar dadas todas las limitaciones del bloqueo de EE.UU. Aún así Pyonyang es una capital de construcción muy nueva y algunos edificios tienen 40 años o menos, y construcción de buena calidad, en viviendas, en edificios de salud, educación,… se ven construcciones nuevas para los trabajadores y por ello existe también producción en la construcción.

A.G: Ya has comentado algunas cosas que los medios de comunicación ocultan, ¿pero en las dos semanas que estuviste en la R.P.D.C. que contrastaste con la desinformación que sufrimos?

E.A: En primer lugar la población no vive asustada ni reprimida como nos venden los medios. La gente vive con alegría, mucha participación y producción cultural, ya nos gustaría tener en Chile solo un 10% de la vida cultural que tiene el pueblo de la RPDC. Muchos espectáculos masivos de miles de personas que bailan, cantan, se recrean, con su estilo propio cultural. Allí no hay espacios de ocio degradantes como existen en Occidente, como prostíbulos. Si a eso le llaman libertad en Occidente eso no existe en la RPDC.

¿Sobre la represión qué nos venden los medios? ¿Qué represión? Yo vi muchos soldados armados cuando fue el desfile militar del 60 aniversario de la R.P.D.C. pero en la vida diaria no vi a ningún policía o militar armado en las calles, como se ven en Chile u otros países occidentales. Uno ve a los jóvenes en las calles, cantando, jugando, los jardines infantiles, el palacio de los niños, niños con su música, danza, y diferentes reparticiones educativas. A mi me parece que Corea no se puede medir con los parámetros de libertad que uno cree en Occidente.

En la R.P.D.C. hay respeto por el espacio público que no tenemos en nuestras culturas. Ellos cuidan su entorno, no pisan los jardines, el mismo pueblo tiene interiorizado esa idea, no está la policía multando, los vecinos regañan a quien hace eso.

El estadio 1 de Mayo de Pyongyang es el estadio más grande del mundo con 150.000 espectadores, un estadio de calidad. Es un estadio sin rejas y eso no sucede en América Latina por temas de seguridad. Allá eso no se ve, la gente canta, tocan tambores, pero siempre con espíritu cívico colectivo, y no individual o privado.

No se ve pobreza, la gente viste bien, va bien calzada, y eso lo pude comprobar durante las dos semanas que estuvimos viajando por el país. No se vio miseria por ningún lado, algunas casa humildes de campesinos pero cubiertas con sus necesidades, luz, agua, etc. Tampoco hay gente agresiva, borracha, gente pidiendo en la calle, un mercado informal. La gente tiene un buen nivel, tiene acceso a los celulares y de dominio interno, ellos no permiten que entren las empresas imperialistas de comunicación como Facebook o Google. Esto no es quitar la libertad sino al contrario es la libertad de decidir un país soberanamente, es la libertad del colectivo, la libertad social, nacional, y decidir quienes quieren que entren y quienes no quieren que entren como empresas. Allí no hay “libertad” de las transnacionales. Pero puedes encontrar productos de elaboración extranjeras, incluso de marcas conocidas. O sea, no es una situación de cerrados al extranjero, un país hermético como nos vende.

A.G: ¿Cómo son las relaciones de producción, la relación entre trabajador y dirigente de empresa? ¿En que se diferencia a la relación entre obrero o trabajador y patrón en el capitalismo?

E.A: Se ve una vida muy sana, los trabajadores tienen 700 gramos de arroz blanco diario y regalado por el estado. 21 kilos mensuales como media, según la dureza del trabajo. No conocí de fondo los aparatos productivos por la agenda de la delegación, pero a lugares que fuimos de industria textil y de productos alimenticios se pudo ver una relación fraternal entre los dirigentes de la empresa y los trabajadores. Se veía una vestimenta igual para todos, y no es que sea en defensa del igualitarismo total, que es una barbaridad, sino que refleja la igualdad de derechos y de condiciones. Todos tenían un trato cercano y eso daba a reflejar que la forma de vida entre los dirigentes y los trabajadores es similar. Por ejemplo en una clínica médica sobre asuntos mamarios que visitamos —que puede ser equiparada con la Clínica las Condes de Chile, la diferencia es que allá es gratis y aquí solo puedes ir si tienes dinero (se ríe)— el director tenía el rol de ser un trabajador más, en su vestuario, su forma de ser. Eso refleja la igualdad de condiciones y no una casta o clase que está por encima del pueblo.

A.G: ¿Y sobre temas culturales o de organización social, lo que en el marxismo se situaría en la esfera de la superestructura?

E.A: En el área de género, la mujer está integrada absolutamente a todos los niveles de la vida. Ves mujeres en el partido, en las fuerzas armadas, en las instituciones y con liderazgo, así la mujer es un elemento principal del proceso. La mujer baila con dulzura ciertas danzas pero también desfila con una ametralladora en la mano para defender la patria. En el empoderamiento de la mujer y sus derechos, la violencia de género no es presente, sin poder decir que no haya casos posiblemente. El empoderamiento de la mujer viene del tiempo de la guerrilla donde existieron muchas heroínas y dirigentas.

Sobre otros aspectos de la organización de la vida, hay un transporte colectivo y público muy adecuado y digno de calidad. Hay un metro en Pyongyang, aunque es antiguo y tiene más de 50 años cumple las funciones del transporte y está a una profundidad de 150 metros ya que se utilizó como un refugio militar antiaéreo. Todas las ciudades de la R.P.D.C. no son muy grandes, a pesar de que tiene cerca de 25 millones de habitantes, la capital de Pyongyang solo tiene 2 millones, y eso se debe a la planificación urbanística centralizada. La gente tiene su trabajo cerca de casa, no como sucede en países neoliberales sin planificación como Chile que vives en una punta de la ciudad y trabajas en la otra punta, a más de hora y media de distancia. Esto permite en la R.P.D.C. no tener las calles congestionadas por el traslado de los trabajadores, ni convivir con alta contaminación, ni estrés social. Una economía planificada tiene ciertas formas de calidad de vida que no tiene una economía anárquica como la neoliberal. A mucha gente le quedaba el trabajo a 3 o 4 cuadras, y puede usar también la bicicleta. Se decía en algunos medios de desinformación que en la R.P.D.C. no se usaba bicicleta porque al camarada Kim Jong Il no le gustaban.

A.G: La R.P.D.C. nunca firmó un tratado de paz con Corea del Sur y vive constantemente presiones de Estados Unidos. ¿No existe en la población un estado de alerta o miedo por posible ataque, una tensión de guerra?

E.A: La interpretación de la gente no es para nada de temor. Ellos entienden que luchan por la paz pero a la vez están preparados para cualquier posible invasión de Estados Unidos. Saben que tienen un ejército poderoso y que toda la población está involucrada, hay la Guardia Roja Obrero Campesina, la Guardia Estudiantil Juvenil, entre otras esferas militares populares. Su fuerza les genera paz y seguridad. En la parada militar de la plaza Kim Il Sung no solamente desfiló el ejército sino una cantidad de masa social, desde sectores de la producción, a sectores de la enseñanza, deporte, cultura, con un gran fervor patriótico, revolucionario y de soberanía. Se veía en la gente como saludaban a las Fuerzas Armadas. Podemos pensar que un sistema político puede movilizar a un sector de la población, no sé 10.000 personas en la ciudad de Santiago de Chile con más de 6 millones, pero cuando ves a cientos de miles de personas movilizadas no se ve que sea una obligación o interés mínimo sino un interés popular.

A mi me tocó estar en un momento en una exposición donde apareció el camarada Kim Jong Un y era tremendo lo que producía en la gente, un estado de alegría, euforia, y de compromiso, y se nota que no es algo impuesto sino algo que nace de la convicción de ellos, que se identifican con una dirección. De otra manera no se entendería la existencia de la R.D.P.C.. No es que un líder sea o no sea carismático sino que hay un compromiso de las masas con su dirección y con el proceso y dispuesto a la defensa. No hay un ejército parásito con sus uniformes. La vida cotidiana el ejército es sencillo, viviendo la vida e interviniendo en el desarrollo del país. Todo esto genera una gran seguridad interna y colectiva.

A.G: La prensa occidental presenta a la R.P.D.C. como el país más hermético del mundo. La pregunta es, ¿si es verdad eso la población de la R.P.D.C. conoce lo que sucede en el mundo?

E.A: Entre tantas visitas, visité una videoteca en el centro de Pyongyang donde había información, libros, computadores, CDs de música, y fue impresionante lo que había de música internacional. Por ejemplo observé que podías escuchar canciones de todos los países del mundo, incluso canciones de la iglesia ortodoxa o católica. Y era un lugar de lujo a disposición de las masas, por lo tanto no es negada la cultura de otros países. Por ejemplo hay una iglesia ortodoxa rusa nueva en Pyongyang, aunque la mayoría del pueblo de la R.P.D.C. no es religiosa pero hay gente que estuvo en ruso y quieren tener su servicio religioso. Y sobre la comunicación internacional de conocer lo que pasa en el mundo vi en los hoteles que llega la señal de muchos canales de otros países, canales chinos, rusos, Al Jazeera, etc. Puede que no se emitan canales occidentales pero también ellos se cuidan que no entré la mugre del capitalismo y lo antimoral que hace daño, o incluso temas de pedofilia en Internet que dañan a una nación y a un pueblo.

A.G: ¿Tras tu viaje a la R.P.D.C. cuál es el mensaje que difundes a los vecinos de la República de Chile y a contactos en otros países mediante redes sociales?

E.A: Comunico que la gente que ve los medios de comunicación occidentales se desprejuicie sobre la R.P.D.C., que tengan en cuenta la manipulación que sufren. En la R.D.P.C. existe una sociedad muy civilizada, donde hay orden, no es cuartelario, ni de represión, sino que nace de la dignidad que tienen las masas, el pueblo, la nación con la propiedad colectiva, como la gente respeta lo público. Lo mas anecdótico para mi, y que transmito a la gente, fue sentirme como estar en otro lado, en otro planeta, uno ve que todo está muy bien hecho, muy organizado, muy ordenado, con grandes eventos culturales masivos.

Sobre las relaciones con la delegación de la R.P.D.C. y su servicio oficial, fuimos bienvenidos por el P.T.C. antes de pasar la aduana, justo al salir del avión, un recibimiento antes de llegar al hotel. Una relación muy cercana, de mucho cariño con el pueblo chileno, latinoamericano, deseando la lucha por la independencia, muy cuidadosos de no dar opiniones con nuestras realidades latinoamericanos. Una actitud de respeto sin nada de injerencia y dar pautas de conducta sobre nuestras realidades. Hay mitos de que ellos nos van a dar orientaciones y para nada, con mucho respeto sobre nuestras luchas y realidades de Latinoamérica y de construir nuestro propio camino y experiencia.

A.G: Sobre el espacio internacional. Mucha izquierda, incluso la marxista, critica duramente el modelo de la R.P.D.C. mientras que estos sectores apoyan normalmente el modelo cubano. ¿Si son dos estados considerados socialistas y que los dos sufren bloqueo del imperialismo norteamericano a qué crees que se debe esta diferencia de solidaridad internacional?

E.A: Cuba tiene mucha solidaridad en América y en el mundo porque también ha trabajado bien el apoyo solidario, y los compañeros de la R.P.D.C. no lo han trabajado tanto. Pero ellos hacen el esfuerzo y trabajan por fortalecer la solidaridad no solamente con las fuerzas revolucionarias internacionales, sino por las fuerzas de la paz, la gente que está por la soberanía, por fuerzas nacionalistas sanas antimperialistas. Ellos mantienen buenas relaciones con Irán, cooperan con Siria. La vez pasada más de 14 compañeros científicos de la R.P.D.C. murieron en el bombardeo del sionismo, por la aviación Israel, a la instalación nuclear que estaban desarrollando en Siria. Fue un asesinato contra científicos de la R.P.D.C.. También murieron en Nigeria 3 médicos que prestaban gratuitamente servicios sanitarios al pueblo nigeriano, ellos buscan también la solidaridad. Estuvieron muchos médicos de la R.P.D.C. en Libia atendiendo al pueblo. Así que no es cierto que ellos se aíslen sino que los aíslan. El problema es que las fuerzas democráticas antimperialistas caen en la manipulación del imperio y venden mentiras sobre la R.P.D.C., “que no hay democracia”.

En la R.P.D.C. hay una política socialista que ellos llaman política del juchismo, basada fundamentalmente en el desarrollo de sus propias fuerzas productivas, de independencia nacional. Estuve en la casa donde se fundó el P.T.C. y donde trabajó mucho tiempo Kim Il Sung. Estaba su retrato pero también el retrato de Marx, de Engels, Lenin y Stalin,… ellos tienen respeto a estos líderes y agradecen toda la solidaridad internacionalista de los soviéticos, chinos, pero cada pueblo tiene su camino y la R.P.D.C. es soberana con sus particularidades. Entonces hay parte de la izquierda que no comprende que la defensa de la R.P.D.C. es parte del antimperialismo. No puede ser en este instante que nosotros, el P.C(A.P) seamos oficialmente la única fuerza de izquierdas en Chile que promovemos la experiencia de la R.P.D.C., no como algo para copiar y pegar, ya que tenemos nuestra realidad en Chile, pero entendemos que es una experiencia antimperialista. Eso tendría que estar en manos de todo ser racional en nuestro país, sea cristiano, sea socialdemócrata, comunista,… cualquiera que quiera la independencia nacional debería simpatizar con la R.D.P.C.. No significa estar de acuerdo en todo, pero si entender que una política independiente es importante, por eso hacemos una llamado a las distintas fuerzas de Chile a rectificar, a acercarse a este proceso de la R.P.D.C., y de cualquier manera salir del paso del imperialismo y trabajar para que ese proceso siga creciendo y se fortalezca en beneficio de todos los procesos antimperialistas del mundo.

A.G: Más allá de la militancia antimperialista internacional, ¿por qué los nuevos países progresistas de América Latina, a excepción de Cuba, no tienen una relación estable y de cooperación con la R.P.D.C.?

E.A: Creo que es la hora de dejar de lado la atadura a los prejuicios que vienen desde el neoliberalismo en la izquierda. Prejuicios contra la R.P.D.C.. Es el momento que los compañeros de Venezuela, Bolivia, Ecuador, rompan con esos prejuicios que vienen antes de que estos estados iniciaran sus procesos de liberación en el siglo XXI. Influencias negativas, algunas por desinformación, otras por manipulación, sobre lo que es el socialismo en la R.P.D.C.. Se crea la idea de querer un socialismo democrático para oponerlo a un supuesto socialismo cuartelario es algo absolutamente perjudicial para los pueblos, ya que en realidad no hay socialismo que no sea democrático. No existe en la R.P.D.C. un socialismo cuartelario, lo que hay es un socialismo que existe desde hace 60 años y que se ha unificado entorno a una dirección única, y es su experiencia. Uno podrá entender que las realidades de Bolivia, Venezuela, o lo que construyamos en una nueva Chile, tendrán que llevar procesos con sus realidades particulares, pero eso debe dejar de lado prejuicios de las realidades de la R.P.D.C. Y nosotros, como P.C(A.P) apoyamos los procesos democráticos antimperialistas de América Latina, como Venezuela, Bolivia o Ecuador, y rompemos con los prejuicios que dan los medios de comunicación sobre ellos también.

La R.P.D.C. tiene un desarrollo industrial muy fuerte. Por ejemplo un país latinoamericano que busca mayor independencia en lo militar, en vez de comprarle armas a precios exorbitantes, y que a veces se venden con limitaciones de uso, a las empresas imperialistas, sabe que la R.P.D.C. está en condiciones incluso de ayudar a producir a estos países sus propias armas. También en otras áreas como la minería, tienen mucha maquinaria desarrollada, el área agroindustrial, como solución a sus escasos territorios de cultivo, y tienen experiencia de desarrollo que podrían servir para los países de América Latina que han elegido un camino de oposición al imperialismo y de construcción a partir de la independencia. Eso seria bueno tanto para la R.P.D.C. como para nosotros, unirnos contra el imperialismo en todo el mundo y generar desarrollo económico autónomo. Nosotros pensamos que ahí hay un déficit importante, no solamente por los compañeros de la R.P.D.C., aunque hacen sus esfuerzos, sino también por los compañeros latinoamericanos. Deben potenciar esa relación porque hoy día si cayera el socialismo en la R.P.D.C. sería un golpe para todos.

A.G: Otro aspecto muy criticado por la izquierda occidental es la sustitución familiar de los líderes de la R.D.P.C.

E.A: En la R.D.P.C. esto de la substitución no es tema central, la parada militar en el desfile terminó con la seña del Partido como elemento dirigente, y luego la bandera de la República. Queda claro que hay un ser colectivo que dirige y es el Partido. Kim Jong Un, como Kim Jong Il, como Kim Il Sung, fueron electos por el Partido, no es un tema de carácter familiar, hay una decisión colectiva, una asamblea popular poderosa, cuadros políticos del socialismo, camaradas muy capaces y de gran conocimiento y de lealtad al socialismo.

La R.D.P.C. es vista como una unidad y uno de los problemas que más se preocupan es sobre la sucesión con la idea de que no se produzca lo que pasó en la U.R.S.S. tras la muerte de Stalin o China tras la muerte Mao y la creación de nuevas contradicciones.

Lo que si es clave es que la dirección es muy colectiva. Es normal que los comunistas tengamos una bandera unificadora al conjunto de las masas y seguramente que se eligen a las personas con un merito y las condiciones para encarnar a aquellas banderas, y en este caso se ha dado para el camarada Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Un. Sobre esta decisión es un tema interno que deben explicarnos los compañeros de la R.P.D.C. a nosotros que tenemos otra cultura y nos puede llamar la atención pero es decisión propia de ellos.

A.G: Como última pregunta Artés, ¿tras la visita qué relación continúa se ha establecido entre el P.C(A.P) y la R.D.P.C. o el P.T.C.?

E.A: Nosotros mantenemos vínculos desde hace ya bastantes años, y con esta visita al país los hemos fortalecido. Indiscutiblemente quedamos de intercambiar nuestros lazos y seguir con una política de apoyo mutuo en aquellas cuestiones que soberanamente cada partido estime oportuno. Es una relación que se da en un plano de igualdad, no del partido Padre con poder al Partido hijo. Quedaron algunas formas de comunicación como de seguir encontrándonos en distintos eventos e impulsar temas internacionales. Quedó abierta una línea de cooperación, básicamente en el plano ideológico, político, formativo, respectando indiscutiblemente las particularidades y la condición de cada partido y sin meterse en asuntos internos ni de uno ni de otro. En definitiva esta visita nos ha fortalecido a nosotros como partido, no solo en el tema de las relaciones, sino en la base de conocimiento de un socialismo existente que pretendemos extenderla en algunos foros, debates, hacia estudiantes, trabajadores, gente antimperialista, de izquierdas, sobre la realidad de la R.P.D.C., y llegar a distintas capas de la población chilena.
 


Última edición por Chus Ditas el Sáb Mayo 24, 2014 8:22 pm, editado 1 vez
Galin
Galin
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1175
Reputación : 1554
Fecha de inscripción : 27/05/2013

Re: Impresiones de un comunista chileno en la República Popular Democrática de Corea - entrevista realizada a Eduardo Artés, Primer Secretario del Partido Comunista (Acción Proletaria), de Chile, tras su vista a la RPDC en julio de 2013 - publicado por ODC

Mensaje por Galin el Sáb Mayo 24, 2014 1:31 pm

Los camaradas chilenos de Acción Proletario del foro publicaron las fotos de esta visita en el foro

Salduos

    Fecha y hora actual: Sáb Mar 23, 2019 9:40 pm