(recomendado) Radiografía de la miseria

    Comparte

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:37 pm

    Voy a colgar una colección de artículos sobre algunos de los problemas más graves que sufren los obreros y las capas populares del estado español

    Se mantienen los altos índices de pobreza en España

    Mientras los beneficios de la banca se multiplican cada año, un 20 por ciento de la población que reside en España, casi nueve millones de personas, viven en la pobreza, según la Encuesta de Condiciones de Vida correspondiente a 2006 publicada por el Instituto Nacional de Estadística.

    Los niveles de pobreza, por tanto, se mantienen. La encuesta de Cáritas realizada en 1984 ofrecía idénticas estimaciones y, un año después, un informe sociológico del BBV no publicado, subió esa cifra hasta los 11,5 millones de habitantes, lo que significa más de la cuarta parte de la población total. De ese total de pobres, entre 1,5 y 1,7 millones de ciudadanos viven en una situación calificada como de pobreza extrema.

    El baremo oficial para medir la pobreza lo fija la Unión Europea en la mitad del salario medio, definiendo como pobres a los que no alcanzan ese nivel de ingresos, que en 2006 se situó en 6.860 euros netos al año. En Europa un 17 por ciento de la población vive en esa situación, según datos de 1995 de la Unión Europea.

    El umbral de la pobreza, calculado según los ingresos totales del hogar, depende del tamaño del hogar y de las edades de sus miembros, por lo que la cantidad que fija el umbral de la pobreza es menor si la persona es más joven y también se reduce cuando aumenta el número de personas que compone un hogar.

    Para un hogar de un adulto el umbral es de 6.860 euros, pero para uno de dos adultos es de 10.290 euros (5.145 euros por persona), para uno de dos adultos y un menor de 14 años es de 12.348 euros (4.116 euros por persona), y para uno de dos adultos y dos menores de 14 años es de 14.406 euros (3.601,5 euros por persona). En 2006, según el INE, el ingreso neto anual de los hogares fue de 23.442 euros, un 4,6 por ciento superior al del 2005, y cada hogar destinaba una media de 221 euros para gastos relacionados con la vivienda principal, lo que supone un aumento del 4,2 por ciento con respecto al año anterior.

    El porcentaje de población que se encuentra por debajo del umbral de la pobreza varía dependiendo del sexo. Así, la tasa es mayor en el caso de las mujeres (21,2 por ciento) que en el de los hombres (18,5 por ciento).

    Los grupos más afectados por la pobreza relativa son las personas de 65 o más años, con un porcentaje del 30,6 por ciento por debajo del umbral y los menores de 16 años, cuya tasa es del 23,8 por ciento.

    También varían los porcentajes dependiendo de la actividad: el 37,6 por ciento de la población desempleada está por debajo del umbral, mientras que en el caso de los ocupados la tasa es del 9,8 por ciento.

    Además, el 29,9 por ciento de la población con educación primaria o inferior está por debajo del umbral de pobreza, mientras que cuando la educación es superior la tasa se reduce al 7,2 por ciento.

    En cuanto a los ingresos netos, el ingreso por persona alcanzó los 8.403 euros. En hogares formados por un solo miembro esta cantidad asciende a 11.439 euros, y en el caso de los hogares compuestos por un adulto y al menos un hijo dependiente este ingreso es de 6.005 euros.

    El nivel educativo tiene una importante influencia en el nivel de ingresos, de forma que el ingreso medio de los hogares cuya persona de referencia tiene educación superior es de 33.712 euros, una cifra que se reduce hasta los 17.648 euros cuando el novel de formación es igual o inferior a primaria.

    Por comunidades autónomas, Navarra y Madrid son las que tienen los mayores ingresos netos por hogar, con 29.845 y 27.718 euros, respectivamente, mientras que las que tienen menores ingresos son Extremadura (17.910 euros) y Andalucía (20.268 euros).

    La encuesta incluye algunas preguntas para conocer la opinión de los hogares sobre determinados aspectos relacionados con su situación económica, como la facilidad para llegar a fin de mes, apuntada por el 39,9 por ciento de los consultados.

    En cuanto al gasto en vivienda -221 euros de media-, asciende a 517 euros mensuales en el caso de quienes habitan una vivienda alquilada a precio de mercado, mientras que la media de gasto para los que tienen la vivienda en propiedad es de 204 euros, y si está en régimen de cesión gratuita se reduce a cien euros mensuales.

    Un estudio de la UNICEF titulado La pobreza infantil en los países ricos 2005 reconocía que 1.200.000 niños (13'3 por ciento de la población infantil) viven en situación de pobreza en España. En total, en los estados de la OCDE viven entre 40 y 50 millones de niños en una pobreza relativa que para la UNICEF significa recibir menos de un 50 por ciento de los ingresos de la renta nacional.

    Los obreros sometidos al Salario Mínimo Interprofesional perciben una retribución anual de 14 pagas de 451,20 euros, cuantía equivalente al 40 por ciento del salario medio. Entre los jubilados, los que no alcanzan el salario mínimo son casi un 60 por ciento.

    La retribución del Salario Mínimo Interprofesional ha crecido un 11 por ciento menos que el salario medio de nuestro país desde 1995, ya que el gobierno actualiza estas retribuciones en función de una previsión de inflación oficial que nunca se cumple.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:39 pm

    4 MILLONES DE PARADOS

    Prensa burguesa

    La grave crisis que atraviesa nuestra economía, que ha llevado al país a su primera recesión en 15 años, se está cebando en el mercado laboral, cuyo deterioro ha alcanzado ritmos desconocidos en la historia democrática de España y está superando hasta las previsiones más pesimistas tras rebasar por primera vez los cuatro millones de personas. Según la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año, la tasa de paro ha aumentado en los tres primeros meses de 2009 en 3,45 puntos hasta situarse en el 17,36% de la población activa, con lo que el número de desempleados ha alcanzado los 4.010.700, la cifra más alta de la historia, tras incrementarse en 802.800 personas entre enero y marzo.

    Tres comunidades superan ya el 20%
    Más de un millón de hogares tienen a todos sus miembros sin trabajo
    El paro no llegará a cuatro millones, según Corbacho
    Salgado mantiene que el empleo se recuperará a partir de este mes
    PC City cerrará diez tiendas y despedirá a 215 empleados
    Corbacho anuncia nuevas medidas para los autónomos en un mes
    Corbacho, dos días antes: "Todavía no hemos llegado a los 4 millones de parados"
    Los mercados internacionales cierran la semana con subidas
    Radiografía del mercado laboral
    GRAFICO - El Pais - 24-07-2009
    Evolución del mercado laboral desde el 2005 en España - GUADALUPE CRUZ
    INE
    (Instituto Nacional de Estadística)

    A FONDO
    Sede: MadridDirectivo:Jaume García Villar (Presidente) Ver cobertura completa

    La noticia en otros webs
    •webs en español
    •en otros idiomas
    Por primera vez desde 1994 hay más hombres que mujeres en paro

    Todas las comunidades autónomas, grupos de edad, sexo y sectores se han visto afectados por el descenso del empleo y el aumento del paro
    Según ha publicado el INE, la nueva EPA, el mejor termómetro del mercado laboral, ha dejado en papel mojado los últimos cálculos del Gobierno, y ha superado en dos puntos las cifras del entonces ministro de Economía, Pedro Solbes, que preveían una tasa del 15,9% para final de año. La nueva jefa de la política económica del Ejecutivo, Elena Salgado, no ha podido sino admitir que los datos de la encuesta son "malos y peores de lo esperado", aunque también ha anunciado un punto de inflexión en la recuperación de empleo a partir de abril.

    Tampoco el titular del departamento de trabajo, Celestino Corbacho, consideraba la posibilidad de rebasar la cota psicológica de los cuatro millones por mucho que se le preguntó sobre este extremo. Aunque la tozuda realidad y la dureza de la crisis han acabado por imponerse a los argumentos del ministro.

    De cara al futuro, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha rechazado hacer "vaticinios" sobre dónde está el límite de la subida del paro, y "mucho menos apocalípticos", ha matizado tras ser preguntada por el hecho de si llegaremos o no a los cinco millones de desocupados. "Analizamos la situación con realismo, pero también con responsabilidad. Los ciudadanos deben saber que lo que estamos haciendo es trabajar, trabajar y trabajar" para dar el máximo rendimiento a las medidas adoptadas, ha añadido.

    Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha atribuido a que nos encontramos en el "epicentro de la crisis" además de ser el "peor trimestre del año".

    Ritmo récord de destrucción de empleo

    Según la EPA, entre enero y marzo se destruyeron 766.000 puestos de trabajo, el mayor descenso desde hace 32 años -cuando comenzó a elaborarse esta estadística-, con lo que el número de ocupados se sitúa en 19.090.800. En los últimos doce meses el paro ha subido en 1.836.500 personas tras cerrar 2008 con una tasa del 13,9% y se han destruido 1.311.500 puestos de trabajo, lo que supone una caída del 6,43% frente a los niveles de hace un año.

    La tasa de paro es la más alta desde el cuarto trimestre de 1998 cuando alcanzó el 17,99%, mientras que el total de desempeados es el más elevado desde 1976, primer año del que se tienen datos, ya que en la anterior crisis de 1993 el número de personas sin empleo alcanzó su máximo en 3.932.900 millones de parados al cierre del primer trimestre de 1994.

    Pero, a partir de ahora, la crisis de referencia para los futuros historiadores será la crisis que empezó en 2008 y que ofrecerá a lo largo del presente ejercicio su peor cara en forma de aumento del paro. De hecho, todas las comunidades autónomas, grupos de edad, sexo y sectores se han visto afectados por el descenso del empleo y el aumento del paro entre enero y marzo, aunque el mayor ajuste se ha concentrado en los trabajadores temporales, jóvenes y otros grupos desfavorecidos. Además, por primera vez desde 1994 hay más hombres que mujeres en paro, a pesar de lo cual la tasa de desempleo masculina sigue siendo menor, con el 16,86% frente al 18,01% entre las féminas.

    También ha aumentado el número de hogares con todos sus miembros en paro, un 6,3% hasta las 1.068.400 familias, con lo que las familias sin ningún trabajo duplican a las que atravesan esta dramática situación hace un año.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:42 pm

    EMPLEO PRECARIO , UNA REALIDAD EVIDENTE

    Empleo precario

    Una de las causas del crecimiento de la miseria es la creciente precariedad en el empleo. El número de asalariados con contrato temporal se ha disparado desde los años ochenta a causa de los pactos sociales que firmaron los sindicatos amarillos con la patronal y el gobierno, de modo que un porcentaje creciente de obreros trabaja con contratos basura:

    año precarios

    1980 5
    1987 20
    2003 30'6
    2005 33'8
    2006 33'9



    El 64 por ciento de los contratos que se realizaron en 2005 fueron de carácter temporal, alcanzándose la mayor proporción de precariedad de los últimos cuatro años. En 2002 este porcentaje sólo llegaba al 17,5 por ciento, mientras que en 2003 y el 2004 repuntó hasta el 39 y el 48,6 por ciento.

    De esta forma, a finales de 2005 la tasa de temporalidad se situó en el 33,8 por ciento. Durante el primer semestre de 2006, más de la mitad de los nuevos puestos para asalariados fueron también temporales, con lo que la tasa de temporalidad acabará este periodo en el 33,9 por ciento, seis décimas más que el año anterior.

    España el país de la Unión Europea con un mayor porcentaje de contratos laborales precarios con casi el 34 por ciento ya que la media en la Unión Europea es del 13 por ciento de contratos basura, menos de la mitad que en España.

    Los contratos basura, que no dan derecho al cobro del seguro de desempleo, suman medio millón, bajo las denominaciones de contrato de aprendizaje, en prácticas o a tiempo parcial. Una vez despedidos, estos trabajadores no cobran ningún seguro. Además, los trabajadores a tiempo parcial cobran un 55 por ciento menos que los fijos, según la encuesta del INE de 1996.

    Cuatro de cada diez personas que están apuntadas a las listas de desempleo es porque su contrato temporal había expirado. Los más expuestos a esta forma de empleo precario son los jóvenes y las mujeres. Un 14'5 por ciento de las trabajadoras tienen un contrato temporal, frente al 12’5 por ciento de los hombres.

    La mitad de los trabajadores temporales tienen menos de 30 años de edad. Los jóvenes de entre 15 y 19 años de edad son el núcleo de población más expuesto a los contratos temporales, el 48 por ciento de las mujeres y el 56 por ciento de los hombres. Esta proporción se dispara de nuevo en España, con el 83 por ciento de las mujeres y el 87 por ciento de los hombres asalariados, en Francia (78 por ciento y 86 por ciento) y Alemania (78 por ciento y 84 por ciento).

    Los empleados temporales son las principales víctimas del paro. El 44 por ciento de las mujeres y el 38 por ciento de los hombres que se encuentran inscritos en las listas de desempleo es debido a que sus contratos temporales habían expirado. Esta proporción se eleva al 70 por ciento en el caso de España y Finlandia.

    Lo habitual es que estos contratos tengan una duración inferior a los seis meses, algo que sucede en el 35 por ciento de los casos. Esta proporción se reduce al 25 por ciento en los contratos de entre siete meses y un año y en los de entre uno y tres años. Apenas un 15 por ciento superan los 36 meses de duración. España, de nuevo, destaca en las estadísticas porque se firman contratos de menos de seis meses en más del 60 por ciento de los casos. Los de más de un año apenas superan el 5 por ciento y los de más de tres años son inexistentes.

    Los capitalistas recurren a los contratos temporales de forma claramente ilegal, incluso fraudulenta porque sólo se pueden utilizar por los motivos que la ley determina. Una irregularidad frecuente es el encadenamiento de sucesivos contratos precarios con un mismo trabajador. Así los capitalistas abaratan la mano de obra: se ahorran el coste de los despidos y de las vacaciones.

    Otro problema similar es el de los contratos a tiempo parcial en los que el obrero no trabaja la jornada laboral completa. Es una modalidad de contratación que afecta a 1.375.000 trabajadores de los que más del 80 por ciento son mujeres.

    Se trata, pues, de un colectivo que representa más de un 8 por ciento de la mano de obra (un 18 por ciento en Europa). Sus condiciones laborales son igualmente pésimas, ya que ocupan los puestos menos cualificados, tienen los sueldos más bajos y prestaciones sociales muy reducidas.

    La mayor parte de estos trabajadores son mujeres y jóvenes, que no pueden disponer de otra ocupación ya que atienden otro tipo de necesidades, como el cuidado de los hijos o los estudios. En otros casos estos contratos encubren el pluriempleo, es decir, situaciones en las que el trabajador se ve obligado a emplearse en varios oficios simultáneamente para cubrir sus necesidades económicas.

    El colmo de la situación se produce cuando el trabajo a tiempo parcial es, además, precario, es decir, que no se trata tampoco de una trabajo fijo o ilimitado. Un 55 por ciento de los contratos a tiempo parcial son al mismo tiempo precarios.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:43 pm

    Unas pensiones de hambre

    Según datos del Ministerio de Trabajo y de Asuntos Sociales, la pensión media de la Seguridad Social, que comprende las distintas clases de pensión (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), en febrero de 2007 era de 669,60 euros mensuales.

    La pensión media de jubilación se situó en 754,73 euros mensuales. Por su parte, las pensiones de incapacidad permanente alcanzaron una cuantía media de 757,54 euros mensuales. En cuanto al resto de pensiones, las de viudedad, orfandad y en favor de familiares suman una cuantía media de 496,59 euros; 299,31 euros y 394,47 euros, respectivamente. Todas estas pensiones están muy por debajo del umbral de pobreza, que se sitúa en 650 euros mensuales.

    La Seguridad Social abonó un total de 8.229.591 pensiones contributivas en todo el territorio nacional, un 1,5 por ciento más que en 2006. Más de la mitad de las pensiones fueron por jubilación (4.839.445), mientras que 2.213.317 fueron por viudedad, 879.683 por incapacidad permanente, 258.664 por orfandad y 38.482 en favor de familiares.

    La nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social alcanzó la cifra de 5.510,5 millones de euros.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:48 pm

    *Es un artículo de hace unos años la situación ha empeorado


    Una de cada cinco mujeres sufre la violencia doméstica

    Una de cada cinco europeas ha sido agredida por su pareja alguna vez en su vida. La dramática situación española, con 70 muertes y más de 24.000 denuncias en 2001, es la más grave dentro de la UE. En España hay una mujer muerta cada semana por culpa de la violencia doméstica.

    Pero son las elevadas tasas de desempleo femenino las que favorecen los abusos. La raíz del problema de la violencia doméstica está en la dependencia de la mujer por lo que es una trampa hablar sólo de violencia doméstica en un país en el que el 20 por ciento de las mujeres en edad laboral están en el paro, la proporción más alta de la Unión Europea.

    España es el país donde hay un porcentaje más bajo de mujeres casadas trabajando, sólo el 40 por ciento, contando tanto las que tienen hijos como las que no los tienen, lo que comparado con Gran Bretaña, donde 8 de cada diez mujeres casadas sin hijos y siete con hijos trabajan, ayuda a comprender la estadística sobre hogares completamente sin trabajo. En el Reino Unido las familias en esta situación son el 15'3 por ciento, en Alemania el 15'3, en Francia ascienden al 14'5 por ciento mientras que en Italia son 14'1, en Grecia 12'9 seguida por Austria con 11'4, Holanda, Luxemburgo y España rondan el 10 por ciento y Portugal cierra el estudio con el 6'2 por ciento.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:51 pm

    Repartir la riqueza, no; repartir la pobreza, sí


    El capitalismo es una auténtica cloaca, un vertedero de basura. Sin embargo, tenemos una visión errónea de la función social que desempeñan los pobres y los sectores marginales de la sociedad, lo que los comunistas llamamos el lumpenproletariado. Creemos que ese sector no desempeña ninguna función, como si estuviera fuera de la sociedad y, por tanto, de la economía. Nos domina una idea de ellos como de seres pasivos a los que nosotros, las personas de buen corazón, deberíamos atender caritativamente, incluso aunque se trate de delincuentes, que parecen ser el último eslabón de la cadena (nunca mejor dicho esto de la cadena).
    Todas las dramas asociados a lo que llamamos pobreza, lejos de resultar disfuncionales, desempeñan labores concretas en esta sociedad. La miseria no es una lacra del capitalismo, una secuela, sino algo necesario e imprescindible para engendrar plusvalía y reproducir la explotación en una escala cada vez más ampliada. Por una parte, contribuyen a la difusión e imposición de la ideología de la clase dominante y, por la otra, tienen un papel económico en la regulación del mercado de trabajo.

    Sin embargo, con su estado de bienestar los reformistas pretenden hacernos creer que su objetivo es que no haya pobres, quitar a los de arriba para dar a los de abajo, etc. Nos quieren hacer creer que los pobres y marginados no son algo imprescindible sino, por el contrario, un obstáculo para la expansión del mercado. Los programas de erradicación de la pobreza y toda la burocracia de servicios sociales forman parte de un formidable mecanismo ideológico del capitalismo que interesa desentrañar en su círculo vicioso: el capitalismo necesita de la pobreza para subsistir y, al tiempo, el capitalismo pretende luchar contra la pobreza y elevar el nivel de vida. Los capitalistas, que viven de la miseria de los demás, generan su propio antídoto, el estado de bienestar; la ideología dominante también desarrolla sus propias vacunas reformistas: la asistencia social, el reparto, la fiscalidad progresiva, etc. Las dos vertientes del capitalismo (la explotación y la beneficencia, el liberalismo y el reformismo) se abrazan siempre en este punto: el mercado margina y los servicios sociales integran; la cárcel descompone y el asistente social recompone; la policía destruye y la caridad reconstruye. En consecuencia, capitalistas y reformistas se necesitan unos a otros para mantener el sistema tal y como está.

    Esos gastos sociales de los que alardean los reformistas y sindicalistas no van a parar a los marginados, sino que se invierten en financiar a toda la red de burócratas gestores de los servicios sociales. Ese estado del bienestar dedicado a la asistencia camufla así sus tentáculos con una apariencia benefactora y políticamente aséptica. Las funciones asistenciales tienen un carácter claramente represor, caracterizado por implementar programas de control absoluto sobre la población marginada, por reforzar y acumular la información sobre la clientela dependiente de los barrios periféricos. Y lo que es más grave para el estado de bienestar: la actuación de los servicios sociales multiplica y refuerza la marginación porque auxilian a algunos en detrimento de los demás, cuya situación resulta todavía más comprometida. Por ejemplo, el artículo 44 del Reglamento del gobierno vasco sobre el salario social dice: Podrán quedar exluidos del cumplimiento de las contraprestaciones aquellos beneficiarios que, a juicio del preceptivo informe del servicio social de base municipal, constituyan personas inactivas sin posibilidad real de inserción en la sociedad y en el mercado laboral. Es decir, que el preceptivo informe de los servicios sociales puede convertir a un persona en absolutamente inhábil, no ya para el trabajo sino incluso para vivir en sociedad, alguien totalmente irrecuperable, el último eslabón de la cadena. Y eso que, según la exposición de motivos de esta norma autonómica, el salario social se pretende configurar como un paraguas protector, el último del sistema público de protección social al que accedan únicamente aquellas personas o colectivos que se escapan a través del reticulado de la red de dicho sistema público. Después del último siempre hay alguien que ni siquiera es capaz de ponerse en la fila.

    El sistema productivo capitalista deja al margen a toda una masa de personas incapaces de incorporarse a su acelerada dinámica. Hoy el cambio tecnológico y la reconversión salvaje no sólo expulsan a un creciente número de trabajadores del mercado de trabajo, sino que los arrinconan en un estado de analfabetismo funcional que les hace incapaces para desenvolverse en una sociedad cada vez más compleja y exigente. La incorporación, tanto al sistema productivo como a otro tipo de mecanismos sociales (como por ejemplo la escuela) exige un esfuerzo (de comprensión, de habilidad, de relación) que no todos pueden realizar. Hemos comenzado el curso escolar este mes de setiembre sabiendo que los índices de fracaso escolar son mayores que nunca y los mayores de Europa. Y sin embargo, ya no existen oficios para toda la vida; el aprendizaje debe ser permanente; los trabajadores en paro, e incluso los que están en activo, están obligados a un reciclaje periódico y agobiante. En esta marcha vertiginosa, el proletariado va perdiendo sus unidades por millares en cada aceleración, que van a parar irremisiblemente al pelotón de los jubilados prematuramente, los incapacitados e incluso de los marginados.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 9:52 pm

    MÁS MUERTES POR SUICIDIO QUE POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

    Más muertes por suicidio que por accidente de tráfico
    El índice de suicidios de un país marca el grado de frustracón de una sociedad que no es capaz de satisfacer ninguna de las expectativas vitales de sus miembros. En España ese índice no ha parado de crecer en los últimos años.

    En 2005 el número de suicidios en España fue superior al de los accidentes mortales en la carretera, según se desprende de los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística y del último balance de Seguridad Vial del Ministerio del Interior. Los datos forman parte de las Defunciones según la causa de muerte 2005, informe que hizo público el Instituto Nacional de Estadística en enero de 2007.

    Los muertos por suicidio fueron 3.381 mientras que los fallecidos en accidentes en la carretera (hasta 24 horas después de haber sufrido el accidente) fueron 3.332.

    El Instituto Nacional de Estadística avaló la comparación ya que las cifras que ellos manejan de accidentes de tráfico incluyen también los sucedidos en vías urbanas y los fallecidos con posterioridad al accidente aunque más allá de las 24 horas, que son una mínima parte del total, según especificó Estadística.

    Más de veinte mil personas se han quitado la vida en nuestro país en los últimos seis años, con un crecimiento sostenido entre 2001 y 2004, y siempre por encima de los 3.000 fallecimientos. En el caso de 2005, llama la atención que más de una cuarta de los casos se produjeron entre personas de 70 y más años, que el mayor número se produce entre los 40-44 años y que por cada cuatro suicidios, tres son llevados a cabo por hombres

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Lun Abr 19, 2010 10:17 pm

    El salario medio real retrocede en diez años


    Entre 1995 y 2005 el salario medio en España ha retrocedido un 4,01 por ciento, según el informe del FMI de 2007. Según otro informe, denominado Euroíndice, realizado por el instituto IESE para la multinacional Adecco, en España se registró una pérdida de poder adquisitivo de los salarios también en 2006. El salario medio se redujo en un 0,5 por ciento, en relación al incremento del IPC, y acumuló seis trimestres seguidos de descensos, por lo que su valor de compra fue apenas un 0,4 por ciento superior al de 1997.

    El salario medio español es inferior en un 15 por ciento al europeo. Sólo supera a las retribuciones portuguesas, que son de 1.236 euros mensuales, y a las polacas, de 662 euros, que son las más bajas. En el otro extremo de la lista están los salarios del Reino Unido, que llegan hasta los 3.607 euros.

    El Banco de España también reconoció en su informe sobre los resultados de las empresas no financieras de 2004 que el gasto de personal se ha reducido en este último sexenio.

    En cuanto al salario mínimo interprofesional, el incremento efectivo que se produjo en España al elevarlo de 537 a 572'6 euros mensuales en doce pagas, todavía es muy insuficiente para alcanzar a Luxemburgo, donde se encuentra en 1.403 euros.

    El gobierno de Zapatero fijó el salario mínimo interprofesional en 572'6 euros al mes en doce pagas, o 6.871'2 euros al año en catorce pagas. De los veinticinco países que integran la Unión Europea, en dieciocho de ellos existen salarios mínimos. En Estados Unidos el salario mínimo es de 727 euros al mes pero en la Unión Europea la variación entre Estados es muy importante, destacando tres grupos de estados. Los más avanzados que son aquellos que superan los 1.000 euros al mes como Irlanda (1.073 euros), Gran Bretaña (1.083 euros), Francia (1.173 euros), Bélgica (1.1.86 euros), Holanda (1.265 euros) y Luxemburgo (1.403 euros). En el segundo grupo, están Grecia (605 euros), España (572,6 euros), Malta (543 euros), Portugal (498) y Eslovenia (471 euros). En el tercer grupo aparecen Chequia (207 euros), Hungría (191 euros), Polonia (177 euros), Estonia (159 euros), Eslovaquia (148 euros), Lituania (125) y Letonia (121 euros).

    El salario mínimo establece la cantidad más baja que debe percibir un asalariado por su fuerza de trabajo. En España un 0'85 por ciento de los asalariados cobra al mes el salario mínimo, lo que significa que trabaja por debajo del umbral de la pobreza, que se sitúa en torno a 650 euros al mes.

    Lo que se está produciendo es un enorme trasvase de rentas del trabajo a rentas del capital, un aumento brutal de la plusvalía que genera el trabajo. Una situación que se explica por la la inestimable colaboración de los Fidalgo, Méndez y sus políticas de paz social y moderación salarial.

    Para resumir: los capitalistas cada vez ganan más dinero mientras que los trabajadores cada vez ganan menos, lo que Marx denominó como la ley de la pauperización creciente del proletariado. Sin embargo, todavía hay muchos que tratan de convencernos de que cada vez vivimos mejor; los datos confirman todo lo contrario.

    Los salarios están perdiendo peso en el conjunto de la renta nacional por dos razones:

    — Por un lado, se están eliminando los puestos de mayor antigüedad, que son sustituidos por personal de reciente incorporación, que cobra la mitad del salario que el trabajador antiguo de la empresa.

    — La segunda razón se centra en la elevada rotación laboral, que ha reducido la calidad del empleo y ha creado las dobles escalas salariales entre quienes se incorporan a las empresas.

    Otra conclusión que se obtiene del informe del Banco de España es que el salario en las empresas más grandes es superior al de las pequeñas. La diferencia salarial entre la gran empresa y la pequeña sobrepasa los 6.000 euros anuales.

    La principal queja de los capitalistas es siempre el elevado coste salarial, pero ocultan de forma reiterada la evolución al alza de los beneficios económicos que obtienen de la explotación de los obreros. El beneficio neto de las empresas no financieras creció en el primer semestre de 2005 el 31'9 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos difundidos por el Banco de España. Por el contrario, los salarios disminuyeron más de un uno por ciento.

    Lo mismo se puede decir examinando un periodo de tiempo más largo: según el Banco de España en el periodo 1996-2004 los capitalistas obtuvieron unos beneficios anuales por encima del 15 por ciento, mientras los salarios de los trabajadores no han sobrepasado un crecimiento medio anual del 4'3 por ciento.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Mar Abr 20, 2010 2:38 pm

    LA EXPLOTACIÓN INTESIVA PROVOCA TRASTORNOS

    La explotación intensiva provoca trastornos sicológicos en el trabajador
    El síndrome del quemado es cada vez más frecuente a causa de la explotación intensiva, el exceso de trabajo o los ritmos asfixiantes.

    Esta afección fue descrita por primera vez en 1974 en Alemania. Es una patología sicosocial que, en la actualidad, no se encuentra reconocida como una enfermedad profesional en toda su extensión, aunque es causante de un número elevado de bajas laborales. Los organismos oficiales reconocen que el problema va en ascenso en los centros de trabajo de la Unión Europea por los altos ritmos de trabajo y por la monotonía de algunas tareas.

    Los efectos negativos del síndrome del burn out o síndrome del quemado están avanzando en el ámbito laboral. El exceso de tensión y de trabajo son las dos causas principales de esta afección, que genera un buen número de bajas laborales en el conjunto de la UE.

    Los expertos explican que los jóvenes, las mujeres y los solteros son los que concentran mayor vulnerabilidad a este riesgo. Afecta a todas las profesiones, pero los profesores son especialmente vulnerables.

    Las principales causas del síndrome del quemado en el ámbito sicológico tienen que ver con el exceso de tensión y de trabajo. Los médicos insisten en que aquellos trabajadores que realizan prolongadas jornadas de trabajo y acumulan tareas tienen también un riesgo mayor de padecerlo. Destacan que el esfuerzo que dedicamos a realizar nuestro trabajo supone un desgaste físico y síquico.

    Este tipo de trastorno emocional y laboral tiene graves consecuencias físicas y sicológicas. Está comprobado que su efecto sobre la salud provoca agotamiento, baja autoestima, despersonalización y aislamiento profesional. También genera síntomas sicosomáticos comunes a la ansiedad o la depresión, que dan origen a numerosas bajas laborales.

    En determinados casos el obrero puede experimentar astenia y agitación al mismo tiempo ­tics nerviosos, temblor de manos­; alto ritmo en las palpitaciones; taquicardia y pinchazos en el pecho; aumento de la tensión arterial; dolores musculares, sobre todo en la zona lumbar; dolores de cabeza; problemas digestivos; trastornos del sueño e inapetencia sexual. Estos síntomas terminan invadiendo la vida social y familiar del afectado, que opta por aislarse y quedarse solo.

    Entre los factores de riesgo que pueden desencadenar el síndrome del quemado se encuentran el aburrimiento, la falta de motivación, los conflictos laborales y el estrés.

    Existen numerosos factores que desencadenan el síndrome del quemado, que van desde el nivel de organización y el diseño de los puestos de trabajo, hasta un factor elemental, las relaciones interpersonales.

    El mantenimiento de una estructura organizativa muy jerarquizada y rígida y la excesiva burocracia provocan una falta de participación de los trabajadores y son elementos desencadenantes del burn out. En este caso, otros factores de riesgo asociados son la falta de desarrollo profesional, un estilo de dirección inadecuado y la desigualdad en el trato y actuación entre unos y otros trabajadores.

    En lo que se refiere al diseño del puesto, la sobrecarga de trabajo, la excesiva carga emocional y la escasa autonomía en cuanto a la adopción de decisiones, son situaciones que elevan la propensión a sufrir esta patología, ya que llevan a un estado de insatisfacción en el trabajo.

    Además, la falta de apoyo entre los compañeros de trabajo en tareas complementarias también afecta.

    El descanso aumenta la capacidad para realizar más tareas y con mayor eficacia, previniendo los errores. Por tanto, no sólo no es contraproducente sino que aumenta la explotación y el rendimiento del trabajador. Junto al descanso físico nocturno, los expertos reconocen que una buena nutrición influye en el rendimiento de cada trabajador. Una dieta excesivamente grasa o rica en azúcares de liberación rápida puede producir un inadecuado aporte calórico y energético que repone las reservas que necesitaremos en nuestra jornada de trabajo, señalan los expertos.

    La estabilidad del entorno afectivo permite que el trabajador se enfrente mejor a los pequeños fracasos que se pueden suceder en el ámbito laboral. Es importante mantener unas buenas relaciones laborales con los compañeros de trabajo y con los superiores, porque dan una mayor estabilidad y una mayor eficacia.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por carlos el Mar Abr 20, 2010 2:40 pm

    2000 OBREROS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO PATRONAL EN EL AÑO 2000

    En los diez primeros meses de 2001 se registraron 1.585.670 accidentes de trabajo (3’9 por ciento más que en 2000), 874.708 causaron baja (de ellos, 813.322 se produjeron durante la jornada de trabajo), 868 fueron mortales y otros muchos, graves, quedando los obreros minusválidos de por vida. Además, en este periodo, y con respecto al año anterior, se produjo un aumento del 19 por ciento en las enfermedades profesionales con baja.
    En los nueve primeros meses de 2001 los accidentes con baja y en jornada laboral experimentaron un aumento de un 3'3 por ciento más respecto al mismo periodo del año anterior. En este periodo, cerca de 9.000 trabajadores sufrieron un accidente grave, un 3'82 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, muchos de cuales quedaron minusválidos. Al mismo tiempo, 784 trabajadores perdieron la vida mientras trabajaban.

    Durante los nueve primeros meses de 2001 se produjeron cerca de 1.400.000 accidentes de trabajo, casi 200.000 más que en el mismo periodo del año anterior. Más de la mitad fueron con baja durante la jornada laboral 725.856, un 3'3 por ciento más.

    Los crímenes laborales ya habían seguido creciendo en 2000 y mataron a 1.133 obreros, un 2'3 por ciento más que el año anterior. A ellos hay que sumar 758 muertes ocurridas en el trayecto de ida o vuelta del lugar de trabajo.

    Esa senda ascendente se agudiza en el conjunto de siniestros con baja (935.359), que aumentaron un 7'6 por ciento.

    Respecto a 1999, las cifras recogen un total de 1.791.141 accidentes, de los que 935.359 conllevaron la baja laboral, 922.852 fueron calificados de leves, 11,374 tuvieron carácter grave y 1.133 mortal. En el trayecto al puesto de trabajo se registraron 70.051 siniestros.

    La mortandad laboral es particularmente grave en el sector servicios y en la construcción y obedece a que en ambos la precariedad laboral es alarmante. Por eso el crecimiento de los accidentes mortales fue especialmente significativo en Ceuta, con una subida del 16'9 por ciento, debido al mayor peso del trabajo inmigrante, que carece de cualquier clase de derechos. En la industria, el crecimiento de los trabajadores muertos durante la jornada laboral ascendió un 15'7 por ciento.

    Un tercio de todos los fallecimientos se produjo en accidentes de tráfico, lo que sitúa al transporte como el principal factor de mortalidad en el puesto de trabajo.

    En la industria crecieron los accidentes un 3'3 por ciento, en la construcción un 11'8 por ciento y en los servicios un 10'8 por ciento. La siniestralidad más preocupante se sigue dando en la construcción, con unos índices de mortalidad del 23'22 por 100.000 ocupados, más del doble de la media.

    El mayor número de accidentes se registró en pequeñas y medianas empresas.

    Además los asesinos están perfectamente identificados, ya que unas 30.000 empresas concentran casi el 48 por ciento de los crímenes laborales, a pesar de lo cual no se toma ninguna clase de medidas.

    La mayor parte de ellos recaen sobre los obreros inmigrantes y los que trabajan en condiciones precarias. Trabajar con un contrato temporal triplica las posibilidades de sufrir un accidente laboral. En España, la temporalidad afecta al 31'6 por ciento de los trabajadores, casi una tercera parte de los trabajadores.

    La diferencia en cuanto a siniestralidad laboral entre trabajadores precarios y fijos se percibe especialmente en el sector de la construcción, que concentra el 24'8 por ciento de todos los accidentes y en el que la temporalidad afecta al 57'82 por ciento de los asalariados.

    El sector de construcción, que en un 99 por ciento está integrado por pequeñas y medianas empresas, es el que concentra mayor riesgo de siniestralidad. Cada año, como media, se registra un total de 4'5 millones de accidentes laborales en la Unión Europea, que causan la muerte de 5.500 trabajadores.

    En 1999 la tasa de incidencia (número de accidentes laborales por cada 100.000 trabajadores) en la construcción fue de 24.690 en los empleos temporales, frente a 8.115 en los indefinidos.

    Causas de la mortalidad laboral
    Esta situación mortífera es consecuencia de tres factores:
    — el incumplimiento impune por parte de los capitalistas de las obligaciones que les impone la legislación
    — la precarización creciente del mercado laboral
    — el trabajo a turnos.

    La descentralización productiva conlleva necesariamente una traslación de los riesgos laborales hacia empresas piratas cuyos empresarios se aprovechan del incumplimiento de todas las normas de seguridad. Los empresarios siguen burlándose de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales mientras continúan degradando el mercado de trabajo, en el que persiste una alta precariedad laboral, ya que diez de cada once contratos son temporales.

    Entre 1996 y el 2003 se ha producido un incremento del 70'6 por ciento del número de accidentes de trabajo entre trabajadores con menos de siete meses de antigüedad y la relación entre siniestralidad y precariedad se constata también entre los obreros jóvenes con menos de 24 años.

    La contratación temporal, las contratas y subcontratas, los llamanos pistoleros, las Empresas de Trabajo Temporal, los trabajadores autónomos, la precariedad laboral en suma, hace que coincidan en el mismo centro de trabajo los trabajadores propios de la empresa con otros trabajadores externos que tienen más probabilidades de sufrir accidentes.

    En las empresas de más de 10 y menos de 250 trabajadores, el 31 por ciento de ellos son subcontratados, autónomos o trabajadores de Empresas de Trabajo Temporal. Lo mismo ocurre por sectores de actividad en donde el 25 por ciento de los trabajadores no pertenecen a la empresa principal, destacando el sector de la construcción con un 32 por ciento.

    Esta situación caótica hace más compleja la organización de la actividad en la empresa, pues los trabajadores externos desconocen los riesgos del centro de trabajo y aparecen descoordinaciones que son las que provocan los accidentes.

    Las estadísitcas prueban contundentemente que:

    — la siniestralidad laboral ha aumentado en un 50 por ciento en las situaciones laborales precarias
    — el 60 por ciento de los accidentes laborales recae en los trabajadores contratados temporalmente
    — España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de temporalidad: un 31 por ciento frente al 12 por ciento de la media europea.

    Esto provoca que España encabece, a pesar de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la lista de países donde más se ha incrementado la siniestralidad, porque el Gobierno sigue fomentando la precariedad laboral, con las negativas consecuencias sobre la siniestralidad.

    La elevada siniestralidad laboral no se reducirá si no se actúa contra la elevada precariedad laboral existente, ya que es uno de los factores que protagonizan el gran aumento de las muertes laborales.

    El 57 por ciento de los accidentes de 2000 fueron de trabajadores con contrato temporal.

    Entre 1996 y 2000 los accidentes con baja de trabajadores con una antigüedad inferior a un año aumentaron en un 78'7 por ciento, sin embargo entre trabajadores con más de tres años en la empresa, los accidentes de trabajo aumentaron, en cambio, sólo en un 9 por ciento.

    Pero si analizamos la edad se observa que los accidentes se producen entre los trabajadores más jóvenes. Los que tenían menos de 24 años en el período 1996-2000 sufrieron un 77 por ciento más de accidentes con baja, mientras que los que sobrepasan la edad de 45 años, el aumento de la accidentes se sitúa en un 32 por ciento.

    Por el tipo de contrato se demuestra también la influencia muy alta de la precariedad. En 1996 la incidencia de los accidentes de trabajo en personas con contratos indefinidos fue de 44 accidentes por cien mil trabajadores expuestos y en el año 2000 subió a 47 accidentes, pero en los trabajadores con contratos eventuales pasó la incidencia de 105 accidentes por cien mil trabajadores a 145 accidentes.

    En relación a la Unión Europea se demuestra que España recoge el mayor número de accidentes por cada cien mil trabajadores en los tramos de edad de 18 a 24 años y de 45 a 55 años, al ser 9.498 y 6.231 respectivamente, lo que supone el nivel más alto de la Unión Europea. La media europea está en 5.725 accidentes por cada cien mil trabajadores entre los más jóvenes trabajadores y de 3.543 entre los mayores.

    Las mujeres trabajadoras entre 20 y 30 años se accidentan más que los hombres, ya que acumulan el 37 por ciento de los accidentes frente al 34 por ciento de los hombres en ese tramo de edad. En todos los demás tramos de edad de los accidentados, son los hombres los que más sufren los siniestros en los centros de trabajo.

    Por sectores de actividad, se mantiene de manera preocupante la tendencia alcista de la siniestralidad en los sectores de Servicios con 305.713 accidentes con baja durante la jornada laboral, lo que supone un 6,3 por ciento por ciento más que en el mismo periodo del año anterior y el sector de la Construcción con 185.132 accidentes con baja en jornada laboral, con un 5'7 por ciento más que durante los primeros nueve meses del año 2000. Estos dos sectores son los que soportan el mayor grado de temporalidad (construcción el 80 por ciento de los contratos son temporales) y en donde la precariedad es más acusada. El uso abusivo y fraudulento en la construcción de la subcontratación de actividades y la utilización mayoritaria de trabajadores autónomos e inmigrantes ilegales, está produciendo un crecimiento importante de la siniestralidad.

    Los peones de sectores como agricultura, pesca, construcción, industria manufacturera y transporte concentraron el 22'8 por ciento de los accidentes de trabajo que se produjeron en 2000. En segundo lugar se sitúan los trabajadores cualificados de la construcción con un 17'3 por ciento del total de accidentes, seguido con un 14 por ciento del Metal e Industrias extractivas.

    Le sigue a este grupo, con un 13 por ciento los operadores de instalaciones y maquinaria. Los grupos de ocupación que sufren menos accidentes de trabajo son, por este orden, los responsables de direcciones de empresas y administración pública, con el 0'2 por ciento del total de accidentes; los técnicos y profesionales científicos, con el 1'1 por ciento de los accidentes con baja; los técnicos y profesionales de apoyo con el 2'1 por ciento; y los trabajadores cualificados en agricultura y pesca con un 1'8 por ciento del total.

    El 21 por ciento de los accidentes de trabajo que se produjeron en la segunda hora de trabajo y el 17 por ciento en la tercera hora de trabajo.

    El trabajo a turnos genera trastornos para la salud del trabajador
    Los obreros sometidos a relevos en el trabajo sufren trastornos y los del turno de noche triplican sus problemas.
    Distintas investigaciones de los expertos médicos demuestran que este tipo de trabajo, sobre todo el que se realiza en el turno de noche, supone un factor sicosocial desfavorable para la salud y entraña trastornos para el trabajador.

    Sin embargo, a causa del aumento de la explotación del proletariado, en los países industrializados se va a incrementar en los próximos 30 años el trabajo a turnos, con jornadas laborales tanto diurnas como nocturnas.

    Las recomendaciones médicas chocan con el interés de los capitalistas, que prefieren mantener la maquinaria en marcha cuanto más tiempo mejor para obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo.

    Distintos estudios sobre prevención de riesgos laborales reconocen que los trabajadores a turnos están menos satisfechos que quienes tienen turno fijo. Los problemas para la salud del trabajador son extensos y conllevan una cierta gravedad. Con el paso del tiempo los obreros que trabajan a relevos empiezan a padecer diferentes patologías, como los trastornos del sueño. La insuficiencia del sueño condiciona una gran parte de las consecuencias patológicas del trabajador: duerme poco y mal. Es un sueño de mala calidad.

    La no adaptación al cambio horario habitual conlleva una acumulación de fatiga, que puede llegar a fatiga crónica, que se puede considerar como un estado patológico, con alteraciones de tipo nervioso, dolor de cabeza, irritabilidad, depresión, estrés, enfermedades digestivas y del aparato circulatorio.

    También se producen trastornos en la alimentación, pero lo que es más grave, según la UE, el trabajo a turnos puede tener una fuerte repercusión negativa para la seguridad del trabajador porque se reduce el rendimiento del mismo, pero también la atención, por lo que el riesgo a sufrir un accidente de trabajo es más alto.

    La Agencia Europea para la Salud y Seguridad en el Trabajo reconoce que la incidencia en la actividad profesional puede ser vital. La baja actividad del organismo durante la noche puede provocar que se den una serie de repercusiones negativas sobre la realización del trabajo. Entre ellas, destaca la agencia europea varias como la acumulación de errores, dificultad por mantener la atención, en percibir correctamente la información o de actuar con rapidez. Estos elementos son básicos para no tener un accidente o poner en peligro la seguridad de cualquier otro trabajador, afirma la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo.

    Tanto la OIT, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como el Estatuto de los Trabajadores ponen límite al trabajo nocturno. De hecho, el trabajador en turno de noche no podrá hacerlo durante más de dos semanas seguidas, salvo que lo decida voluntariamente, explica el Estatuto.

    Entre otras actuaciones que se deben de seguir cuando se impongan los turnos, éstos deben respetar el ciclo del sueño. Los capitalistas deben ofrecer facilidades tales como comedores, salas de descanso, etc. para que los trabajadores puedan comer de forma equilibrada y con el tiempo suficiente.

    La OIT recomienda que el trabajo a turnos a partir de los 40 años sea de carácter voluntario.

    Los obreros que trabajan a relevos deben someterse a una evaluación de la salud en distintos períodos regulares del trabajo. Así, a los que se les reconozca problemas de salud ligados al trabajo nocturno tienen derecho a ser destinados a un puesto diurno, según fija la legislación, aunque ningún trabajador se acoge a este derecho por miedo al despido.

    En la Unión Europea el 20 por ciento de los trabajadores del sector industrial y el 18 por ciento del sector de servicios trabajan a turnos, es decir, por encima de 20 millones de empleos.

    diomedess
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 65
    Reputación : 76
    Fecha de inscripción : 29/03/2010
    Edad : 69
    Localización : jesusdecai7@hotmail.com

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por diomedess el Miér Abr 21, 2010 12:03 am

    Compañero Carlos tus exposiciones son largas y no carentes de verdades. Como currante de astilleros tengo que decir que los medios de seguridad e higienes son aceptables en las públicas: aquí hay una fuerza sindical organizada y una experiencia sindicalista de lucha, modelos a seguir que no convienen a la patronal es mejor el contrato basura y unas ordenanzas laborales mas represivas que en el franquismo. En el mercado laboral los derechos del currantes brillan por su ausencia, ya no se limitan a explotar a uno sino a toda la familia padres, hijos, abuelos, y a final de mes los mismos poblemos que hace 30 años, mas quemao que la pipa un indio no solo económico sino laboral, familiar, social, psicológico. Suerte compañero

    Contenido patrocinado

    Re: (recomendado) Radiografía de la miseria

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:46 pm


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 12:46 pm