Unidad Popular – Antesala del Socialismo

    Comparte

    UnidadProletaria
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 2
    Reputación : 4
    Fecha de inscripción : 27/03/2014

    Unidad Popular – Antesala del Socialismo

    Mensaje por UnidadProletaria el Jue Mar 27, 2014 2:09 pm

    Este es mi primer post y tengo dudas acerca de si es redundante, o si violo alguna de las normas de publicación estipuladas en el foro. He visto un post titulado “PROPUESTA UNITARIA”, creo que el mío no llega a ser redundante. No obstante, ahí va.

    Me gustaría lanzar el debate acerca de los movimientos de conquista de mayorías sociales que han surgido “recientemente”. Me refiero a plataformas o iniciativas propuestas como: Frente Cívico, Podemos, Sectores de IU (véase “Radicalidad democrática” de Alberto Garzón), el SAT y el 22M… ¿Se trata de pura demagogia social-demócrata? ¿Los acusamos de movimientos “reformistas” y por ello los desacreditamos y criticamos fervientemente?  ¿O por el contrario consideramos que se trata de iniciativas productivas para la causa de la revolución proletaria y por tanto, convergentes con los intereses comunistas? Imagino que haréis distinción entre las distintas iniciativas mencionadas, adelante.

    Mi humilde opinión:

    Hacen falta muchas mentes que concienciar, en caso contrario no se explicaría el tremendo apoyo electoral al “PPSOE”. No obstante, nuestro trabajo debe ser ese, concienciar, trabajar por el consenso entorno a cuestiones críticas y por ende, de relativamente fácil comprensión (pan, paro, vivienda, educación, sanidad, no a la deuda, banca pública, renta básica…), y que dicha unidad se produzca previo razonamiento y posicionamiento intelectual. Desacreditar por completo la política o el sistema democrático como concepto es equivocarse, y resulta por el contrario una actitud cómplice, se quiera o no, del poder. Hay que ganar mentes de manera paulatina, informar y hacer reflexionar para ganarse a los votantes irracionales de tradiciones electorales fijas. Un votante concienciado, constituye el auténtico poder democrático en sí mismo. En este contexto, imaginemos el triunfo de un partido con un programa electoral de acuerdo a esta mayoría reflexiva. Poniéndonos ahora trágicos, es fácil imaginar un ulterior ataque económico desde la troika y los capitales financieros…o incluso para los más recelosos, imaginar la traición del partido a sus electores; pero es evidente que esta mayoría reflexiva sería plenamente consciente del atentado democrático de esos golpistas. La lucha de clases quedaría expuesta claramente ante muchísima más gente, y la rebeldía y la protesta social adquirirían proporciones épicas, manifestándose la implícita “cracia” del “demo” (poder, del pueblo respectivamente) a través de esa mayoría unida. El conflicto irreconciliable de los intereses de clase hará que, a medida que los objetivos de esta mayoría popular vayan incurriendo en evidentes incompatibilidades con el sistema capitalista neoliberal imperante, acabe saltando a la vista la necesidad del cambio de sistema sociopolítico hacia el Socialismo. Creo sinceramente que el devenir de los acontecimientos puede ser claramente provechoso colocando a una mayoría social ante la defensa de lo evidente, y creo apoyarme también en la “Teoría Marxista del Conocimiento”. Por otro lado PP y PSOE nos han puesto en una situación tan crítica que han cometido el error de dejarnos sin nada que perder, muy  al contrario si continúan en el gobierno. Peor imposible, aprovechémoslo. Mantenerse al margen de la creación de mayorías como las que se están planteando (Frente Cívico, Podemos, sectores de IU, SAT, 22-M…) es anti-revolucionario.

    En este punto me gustaría recordarle también a aquellos que acuden a los “clásicos” para argumentar su desacuerdo con el movimiento, que F. Engels, hacia el final de su trabajo de “Principios del comunismo” indicaba que los comunistas en aras de avanzar en el proceso de la revolución proletaria, debían aliarse con aquellas fuerzas políticas (y movimientos sociales) con los que se mantuvieran objetivos comunes, aunque fueran a "corto/medio plazo". Estas alianzas variaban dependiendo del país, debido a los diferentes contextos o estadios de desarrollo sociopolítico de estos. En aquel momento histórico, las alianzas que se planteaban  iban desde unirse con los “demócratas” en Inglaterra o Francia, hasta incluso, por muy paradójico que pueda resultar, aliarse con la burguesía en el caso de Alemania, donde todavía no había habido una revolución burguesa que derrotara a la monarquía absoluta. Lo que nos enseña es que hay que estar a la altura de las circunstancias, que hay etapas previas que se deben superar, y en definitiva, que hay métodos revolucionarios, objetivos, ambiciones nobles e ideales, que hay que saber postergar estratégicamente precisamente para garantizar su consecución final, y no condenar la posibilidad de alcanzarlos por ensimismarnos en nuestra pureza ideológica, cayendo en ese aislamiento ascético, en el orgulloso segregacionismo del que lleva nutriéndose el enemigo burgués durante más de un siglo. También podríamos recordar que Lenin estableció como consignas “Paz, tierra y pan”, en una clara rebaja del nivel expositivo hacia cuestiones básicas que todo el mundo comprendiera, algo que algunos sectores declarados comunistas han criticado a numerosos movimientos claramente revolucionarios actuales. Sintiéndolo mucho, no estamos en condiciones de plantear determinados métodos y objetivos revolucionarios (no todavía). Aceptemos las limitaciones del contexto sociopolítico actual. La paulatina evolución de la conciencia colectiva, irá permitiendo ir elevando progresivamente el discurso y los objetivos. Canalizemos la revolución. En este sentido, creo que muchos sectores comunistas incurren en una grave contradicción cuando por un lado destacan la ignorancia de los votantes, y al mismo tiempo obvian esta realidad al renegar de las iniciativas de construcción de una unidad popular desde la reflexión y partiendo de cuestiones elementales, de claro interés proletario de clase.

    Se está gestando el cambio de conciencia. Se trata de colocar a la gente en una posición de defensa de lo evidente, las dificultades que se encuentren en el camino no harán otra cosa que dar la razón a la necesidad de la revolución democrática, económica, SOCIAL. No se puede cometer  el error de considerarse unos eruditos por encima de la simplicidad de los planteamientos actuales. Hay evolución en el comportamiento de las masas, en la conciencia colectiva, y se puede canalizar la indignación progresivamente. 15-M, 25-S, 22-M…la masa va superando los lastres del “apoliticismo”. No ver lo que la coyuntura social de hace unos años hasta ahora nos ofrece es de ser ciegos.

    ¡Salud!

    ¡Proletarios de todos los países, uníos! Manifiesto Comunista - Karl Marx y Friedrich Engels

    Trabant
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 688
    Reputación : 767
    Fecha de inscripción : 17/12/2013
    Edad : 35
    Localización : Vigo

    Re: Unidad Popular – Antesala del Socialismo

    Mensaje por Trabant el Jue Mar 27, 2014 4:53 pm

    Lo primero, bienvenido camarada. Si me lo permites, voy a dejar unas reflexiones tras leer tu interesante documento, tanto en lo actual como en el contenido.

    A) Obviamente deberiamos separar organizaciones políticas, sindicatos y movimientosde masas. El 22 M ha supuesto una pequeña victoria con respecto al 15 M. La gran manifestación del sábado pasado ha sido convocada por una multitud de organizaciones y sindicatos minoritarios. Además ha llevado una serie de medidas, cierto, con escaso o nulo contenido de clase, pero que han tocado temas como el de la deuda. Esto no deja de ser un reflejo de la urgencia de la Unidad Popular.

    B ) El apoyo real de la ciudadanía no es la del turnismo PPSOE, haciendo caso a los datos de abstención, realmenteno existe apoyo a las políticas del régimen. Si el bipartidiamo gana, es una cuestión del papel del Parlamento y demás mecanismos estatales. El Estado no es un ser inerte en las relaciones económicas, sociales y nacionales. Centrándonos en la actualidad, en España el Estado es una estructura burguesa, que defiende los intereses del capitalismo. Te pongo un ejemplo y te respondo a una de las cosas que afirmastes: Si en España ganase un auténtico programa de las clases obrera y popular, el propio Jefe de Estado lo tumbaría, es Juan Carlos quien firma la valía presidencial. Por lo tanto, cabe tomar el poder de una manera revolucionaria. Esta democracia es una dictadura de una minoría parasitaria
    que explota a la mayoría por sus innecesarios lujos. Por lo tanto, no cabe otro fin desde una perspectiva de clase, organizar la revolución, fortaleciendo el Partido Comunista.

    C ) Uno de los problemas a la que nos enfrentamos los comunistas es como ligar los profundos cambios democráticos al cambio socialista. Algunos izquierdistas ( no voy a citar organizaciones, pero una de ellas e archiconocida ) desligan las justas reclamas del pueblo a la Revolución. Eso es un grave error, es antileninismo. No se trata de etapismo como afirman los voceros del " voto comunista ". Para los marxistas leninistas consecuentes, cabe entonces hablar de la superación de este régimen y construir una República antioligárquica, antiimperialista como trabajo contínuo hacia el Socialismo. Hablar de República Socialista en abstracto, como lo hacen los trotskistas y los izquierdistas, desligándose del contacto con las masas y de sus justas luchas, es poco pragmático, es antimaterialista en su esencia.

    D ) Muchas de las organizaciones que citas no tienen por fin acabar con esta situación, si no hacer pequeñas reformas contentando al votante medio, elevando estos a los partidos al poder. Cabe entonces reflexinar acerca del papel de la izquierda rupturista. Ese papel para nuestro interés es la de construir alianzas capaces de desquebrajar esta caduca Monarquía. Para los marxistas leninistas en las actuales circustancias de nada serviría una unidad en términos efímeros.

    E ) Ya por último, no podemos rebajar nuestro discurso ni esconderlo. No nos podemos conformar con ser parte de un proceso prerevolucionario, hay que dirigirlo hacia nuestra causa. Un dato histórico, antes de que se construyese el Frente Popular del 36, el PCE de Jose Díaz apenas tenía influencia. Una vez dentro, con deficiencias ( cierto ), adquirióu relevancia con su propio trabajo y conclusiones. Tomemos las lecciones históricas, no caigamos en errores tácticos.

    UnidadProletaria
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 2
    Reputación : 4
    Fecha de inscripción : 27/03/2014

    Re: Unidad Popular – Antesala del Socialismo

    Mensaje por UnidadProletaria el Vie Mar 28, 2014 12:19 pm

    Gracias por entrar al debate camarada.

    Coincido contigo en que la abstención (además de una ley electoral no proporcional) constituye otra de las causas del triunfo de los partidos pro-burgueses. En ese sentido iban mis comentarios cuando hablaba del descrédito a la democracia, o el “apoliticismo”. Sin embargo, si estos datos son ciertos, el voto a la “derecha” es igualmente abrumador.

    Elecciones generales 2011:
    -Abstenciones: 28,31% de los españoles.
    -PP + PSOE: 73,35% de los votos. Lo que en porcentaje ciudadano sería el 52,58% de los españoles.
    -Sumando también a UPyD, PNV y CIU: 60% de los españoles.

    Por otro lado, discrepo totalmente contigo cuando dices que las iniciativas no tienen un interés proletario de clase. Hablando por ejemplo de "Frente Cívico", los objetivos planteados sí tienen un evidente interés proletario de clase. En caso contrario no encontrarían la oposición violenta de la burguesía, que tan claros tiene sus intereses. No creo que se trate en ningún caso de una “Unidad en términos efímeros” como afirmas, te invito a que leas y reflexiones sobre los objetivos planteados en su programa, y te recuerdo lo citado por F. Engels en cuanto a la búsqueda de alianzas.

    Además, creo que en el proceso de conquista de los objetivos planteados, independientemente de que alcanzarlos (aunque fuera a corto plazo) ya supondría una mejora social y solo por esto ya merecería la pena intentarlo; considero que accesoriamente puede conllevar otra serie de ventajas. El hecho de que una masa importante de la población unida chocara frente a la cruda realidad, haría que las incompatibilidades de los intereses de clase se manifestaran. No es necesario plantear la socialización de los medios de producción, los objetivos propuestos (ambiciosos por otra parte) ya se toparán con multitud de impedimentos, como podría ser el que citas del rey negándose a firmar la valía presidencial.  Empleemos los reducidos mecanismos democráticos de que disponemos y que sea el sistema el manifieste su auténtica naturaleza. La incoherencia que este sistema capitalista neoliberal maneje conceptos como soberanía, democracia o derechos humanos por ejemplo, saltará a la vista, y será suficiente para despertar todavía más la conciencia colectiva. Se trata de llevar la práctica revolucionaria a la gente, la realidad se irá paulatinamente manifestando por sí sola, y ahí estaremos nosotros para elevar el discurso e ir planteando el socialismo como alternativa. Creo que es una estrategia muy válida para “fortalecer al partido comunista”, para avanzar como dices literalmente en el “trabajo continuo hacia el socialismo”, y no “desligar las justas proclamas del pueblo a la revolución”; y además en el proceso no hay absolutamente nada que perder cuando la alternativa sigue siendo el triunfo electoral burgués.

    Contenido patrocinado

    Re: Unidad Popular – Antesala del Socialismo

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:10 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 2:10 am