Derechos de la mujer en España

    Comparte

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15287
    Reputación : 19719
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Derechos de la mujer en España

    Mensaje por SS-18 el Vie Feb 07, 2014 8:21 pm

    Efecto Gallardón: alerta feminista
    Repaso a dos años de luchas feministas contra el anteproyecto de Ley del Aborto
    JOANA G. GRENZNE


    Manifestación antiabortista en noviembre de 2013. / DANI GAGO / DISO PRESS
    En menos de un mes ha habido concentraciones y acciones feministas en más de 15 ciudades del Estado español contra el anteproyecto de Ley de Protección del Concebido y Derechos de la Mujer Embarazada, que ni siquiera está aprobado en Consejo de Ministros. El mismo día que Gallar­dón lo presentó, miles de mujeres se concentraron en las sedes del PP y en delegaciones de Gobierno de 36 ciudades del Estado, mostrando su rechazo e indignación. El #febrerofeminista para frenar la contrarreforma del aborto arranca con la llegada del tren de la libertad a Madrid para protestar ante el Congreso y el día 8 la Coor­dinadora Estatal de Organiza­ciones Feministas convoca a movilizarse en todo el Estado.
    Dos años en alerta feminista
    Desde que Gallardón amenazó con derogar la Ley de Salud Sexual y Re­productiva e Interrupción Volunta­ria del Embarazo (IVE) de 2010 en enero de 2012, el movimiento feminista despliega una gran ofensiva con el objetivo común de frenar la contrarreforma, que comenzó con movilizaciones como la masiva marea violeta en 50 ciudades del Estado y acciones como la cadena humana de mujeres, lesbianas y trans ante la Delegación del Gobierno en Barcelona ese mismo año por el aborto libre y gratuito. 
     
    Ésta fue la reivindicación unánime en las marchas del 8 de marzo de 2012 y 2013, con despliegue de acciones creativas como la procesión de la Hermandad del Coño Insumiso, auxiliada por Tías Empo­deradas con Tetas Armadas (TETA) ante las críticas de la Iglesia.En abril de 2013, Gallar­dón lanzó un nuevo globo sonda, que motivó un escrache feminista ante una iglesia de Vigo. El 26 de mayo, 28 ciudades del Estado se sumaban a un escrache feminista ante las sedes del PP. El 28 de septiembre de 2013, día internacional por la despenalización del aborto, la acción feminista coordinada llamaba a la #AlertaFeminista28S en Twitter.
     
    El consenso absoluto es el rechazo a la contrarreforma, aunque hay distintas visiones sobre el derecho al aborto: las más de 200 organizaciones de la Plataforma Decidir nos Ha­ce Libres defienden la vigencia de la Ley de 2010 y las asambleas vinculadas a la COEF y otros espacios mantienen las reivindicaciones feministas de los 70: despenalizar el aborto como prestación normalizada en la Sanidad pública, sin plazos ni supuestos; educación sexual en todo el currículo escolar, y acceso a anticonceptivos gratuitos, seguros y eficaces, puntos que la Ley de 2010 no garantiza plenamente. A finales de 2013 el movimiento feminista vasco ocupó varios hospitales públicos reivindicando “el derecho a abortar en un hospital”.
     
    En septiembre de 2013, la Cam­panya pel Dret a l’Avortament Lliu­re i Gratuït logró que el Parlament de Catalunya aprobara una resolución comprometiéndose a implementar a fondo la Ley de 2010 y a promulgar la Ley Catalana de Sa­lud Sexual y Reproductiva. Asam­bleas y grupos feministas han impulsado mociones en defensa del aborto libre y gratuito en los ayuntamientos de Sabadell o Tenerife. Han interpelado a las diputadas del Congreso, como hizo la Plataforma Feminista de Alacant, y a los grupos del Par­lamento Europeo, con la acción 2.0 No More Hangers (“no más perchas”, en alusión a los abortos clandestinos), por la que la mayoría de grupos del Parlamento Euro­peo pidió la retirada del anteproyecto de Ley de Gallardón el pasado enero. 
     
    La acción feminista también se ha centrado en sensibilizar y articular la futura desobediencia civil si la contrarreforma prospera: Femi­nis­mos Sol organizó un En­cuen­tro por el Derecho al Aborto en 2012 y la Campanya catalana reunió en noviembre de 2013 el apoyo de luchas como el movimiento de defensa de la Sanidad pública, la Plataforma Uni­tària en Defensa de l’Educació Pú­bli­ca, el Col·lectiu de Dones en l’Esglè­sia o la Comisión de Femi­nismos del Procés Cons­tituent a Catalunya. 
    Rumbo a la desobediencia
    Además, han confrontado el fundamentalismo de los grupos antielección con acciones como el encuentro erótico-festivo de Fora de les Nostres Vides, en un acto ante la Sagrada Familia, en Barcelona, en marzo de 2013, o la llamada a To­mar la Familia ante el Congreso Mun­dial de las Familias en mayo en Madrid. En noviembre, varios grupos ­–a excep­ción de Fe­men, que fue por su cuenta– actuaron como Guerrilla Abor­tista en la marcha antielección en Madrid. La Policía las identificó, retuvo y sancionó con una multa de 12.000 euros. 
     
    La indignación feminista también ha señalado a la Iglesia, con acciones como la misa pagana en las fiestas de la Mercè en Barcelona, o las sucesivas pintadas con sangre menstrual de las Brigades Feministes en el Obispado de Palma.


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Soldado Rojo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 578
    Reputación : 762
    Fecha de inscripción : 01/01/2012

    Re: Derechos de la mujer en España

    Mensaje por Soldado Rojo el Dom Feb 09, 2014 10:59 am

    SS-18, ¿esto no iría en el cuarto "Feminismo"?

    Ya que has abierto este tema genérico sobre los derechos de la mujer añadiré algo que publiqué en el cuarto "Feminismo".

    Mi abuela fue esclava de la Iglesia Católica

    Por Alicia Murillo Ruiz, activista feminista, ama de casa y artista multi-INndisciplinaDA.

    Un día se escapó de casa. Una noche, para ser más exactas. Unas horas antes del amanecer se deslizó de la cama sin hacer ruido y huyó de las palizas de su madre adoptiva, que era además su hermana biológica. Tragedias de esas de todas las familias, de todas las mujeres, de esas que de tan trágicas ya ni se nombran. Son tragedias menores, tragedias femeninas, nada que ver con las postguerras masculinas, tan importantes que dan nombre a las calles y a las plazas.

    Su madre de verdad murió pariendo, ya si eso os cuento otro día esa otra tragedia. El caso es que mi abuela tenía 12 años de palos en las espaldas y le dijo a su noviete que la esperara en la esquina, que esa era la noche. El muchacho, que era bueno, la acompañó hasta la puerta del convento y allí se despidieron. Mi abuela cruzó la puerta y volvió a salir siete años después. Pasó su adolescencia recluida en ese internado para niñas, donde trabajó como bordadora de hilo blanco, a cambio de comida y techo. Nunca recibió una peseta por su trabajo y, a pesar de su minoría de edad, nadie le enseñó a leer ni a escribir. Le cambiaron el nombre y le prohibieron hacer cualquier referencia verbal a su vida anterior. Raras veces le permitían recibir visitas. Me contó que, una vez al año, todos los jueves santos se escogían a 12 niñas, a las que habían sido más obedientes, y se les permitía salir a la calle a ver procesiones de Semana Santa acompañadas por una monja. Por lo demás no había excepciones, la reclusión era total.

    Había dos tipos de alumnas: las ricas y las pobres. La diferencia básicamente consistía en que las ricas pagaban por estar allí con dinero y las pobres con trabajo. Vestían uniformes diferentes y comían en mesas separadas.

    Eran las propias niñas las que se ocupaban de la limpieza y mantenimiento de la escuela: fregaban, limpiaban, cocinaban, lavaban la ropa, planchaban etc. Además de eso cada una trabajaba en el taller que le hubiese sido asignado. El convento vendía costosos bordados en oro, bordados en hilo blanco y era además famoso su delicioso chocolate, elaborado por las inocentes manos de centenares de niñas que perdieron su infancia y adolescencia trabajando en una situación de esclavitud permitida y legalizada por el régimen franquista.

    De pequeña ella me enseñaba a bordar y mientras yo la acribillaba a preguntas sobre su vida. Poco a poco, con el paso de los años, fui haciéndome de todo un catálogo de anécdotas impresionantes, como la de aquel día en que mi abuela se asomó al cristal de una ventana y se pasó la manita por la cabeza, para peinarse. Una monja la vio y mandó inmediatamente que la raparan, por vanidosa. Y así muchas más.

    Aunque mi abuela entró en el convento por propia voluntad (para huir de una situación de maltrato infantil, recuerdo), pasado un tiempo quiso salir de allí pero le fue denegado el permiso. Es decir, mi abuela fue literalmente secuestrada y solamente se le volvió a permitir la salida a las 19 años, cuando murió su padre, para que siguiese su labor de esclava del patriarcado fuera del convento, haciéndose cargo de dos sus hermanillos menores.

    Mi bisabuelo siempre se opuso a que mi abuela estuviese allí. Cuando ella se escapó de casa tardaron varios días en dar con su paradero. Siempre me contaba como su padre la abrazó, en la sala del convento donde se vieron tras encontrarla, susurrándole entre sollozos: hija mía, me has matado. En las historias de la vida de mi abuela siempre había cosas que yo no entendía, eran cosas de autoridades, de jerarquías, de costumbres. En mi mundo, nadie más que mi padre o mi madre podía decidir sobre donde estar escolarizada, por ejemplo. Solo con el paso de los años he entendido la desesperación de mi bisabuelo que vio como la institución religiosa más poderosa del país le arrebataba a su hija sin que él pudiese hacer nada.

    Pero lo más triste de esta historia ha sido para mí la manera en la que mi abuela me lo contó. Ella nunca fue consciente su explotación, estaba agradecida con las monjas y cuando yo me enfadaba y le decía cosas como “¡Pero abuela, te dejaron analfabeta, te encerraron!” ella me contestaba “Pero al menos comía todos los días”. El trabajo de esas monjas fue redondo.

    Fuente: A través del espejo

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 9:10 am