accidente laboral , terrorismo patronal

    Comparte

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    accidente laboral , terrorismo patronal

    Mensaje por carlos el Miér Abr 14, 2010 10:03 pm

    Según el último informe publicado en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo, cada año en el mundo 270 millones de trabajadores son víctimas de accidentes de trabajo y 160 millones contraen enfermedades profesionales. El estudio revela que la cantidad de obreros muertos en su puesto de trabajo supera los dos millones por año. El capitalismo mata a 5.000 trabajadores al día, y estas cifras están por debajo de la realidad.
    En Francia cada año el capitalismo mata a 780 asalariados, más de dos por día. También en este caso las cifras están subestimadas. Hay alrededor de 1.350 millones de accidentes de trabajo, lo que corresponde a 3.700 víctimas diarias, es decir, por jornada de ocho horas, a razón de 8 heridos por minuto.

    En el XVII Congreso Mundial sobre seguridad y salud en el trabajo, celebrado en Orlando (Estados Unidos) a finales de setiembre de 2005, Jukka Takala, director del programa de prevención de riesgos laborales de la OIT, afirmó que en varios países industrializados, más de la mitad de las jubilaciones son anticipadas o se vinculan a la concesión de pensiones de discapacidad, y no a que los trabajadores alcancen la edad normal de retiro. Los capitalistas tratan de alargar la edad de jubilación cuando cientos de miles de trabajadores llegan al final de su vida desgastados, extenuados, mutilados, arruinados, sin poder disfrutar de los últimos años de su vida. Si bien la esperanza de vida ha aumentado, se traduce también, debido a las secuelas de la explotación, en un estallido de enfermedades del jubilado: cáncer, afecciones cardio-vasculares, depresiones, ataques cerebrales, artrosis, deficiencias sensoriales, demencias seniles y Alzheimer, entre otros.

    Hoy se producirán más de 2.000 accidentes laborales en la Unión Europea, donde el ritmo es de un accidente de trabajo cada cinco segundos. Unos 5.500 obreros, de los cuales 1.300 son obreros de la construcción, mueren anualmente en los siniestros en la Unión Europea. Además, la falta de seguridad en el sector de la construcción provoca más de 1.000 muertes al año. En este sector la mitad de los trabajadores padecen dolores crónicos de espalda.

    600.000 obreros están en contacto con el cancerígeno amianto. Esta industria, que mueve cada año 900.000 millones de euros y emplea a 12 millones de personas, se revela como una de las más dañinas para la salud de los trabajadores. Más de 800.000 obreros sufren cada año accidentes que les provocan bajas de más de tres días. En este sector hay graves deficiencias ya que las cifras de obreros sin asegurar son superiores a la media de total, que se sitúa entre el 7 y el 19 por ciento. Sólo el amianto (asbesto) es culpable de unas 100.000 muertes por año y, según la OIT, es imparable. En el Reino Unido muere un promedio de 750 trabajadores por enfermedades relacionadas con el amianto.

    Pero las cifras de accidentes son sólo la punta del iceberg. En un accidente la relación de causa a efecto entre la explotación y la lesión es evidente. En el caso de las enfermedades profesionales no es así porque operan a más largo plazo.

    Las enfermedades debidas al trabajo están adquiriendo una mayor presencia entre la clase obrera. Están provocando numerosas lesiones y fallecidos entre la población ocupada. En el mundo fallecen 1'7 millones de personas a causa de las enfermedades ligadas a su actividad laboral.

    En el XVII Congreso Mundial sobre seguridad y salud en el trabajo se constató que los accidentes de trabajo afectan más a los hombres, pero las mujeres son las que más enfermedades profesionales soportan. Takala adelantó que se está demostrando en los estudios que los hombres corren el riesgo de fallecer en edad de trabajar, mientras que las mujeres padecen más enfermedades contagiosas de origen profesional, factores sicosociales y trastornos musculoesqueléticos de larga duración.

    Las sustancias peligrosas matan a aproximadamente 438.000 trabajadores por año. Un 10 por ciento de los cánceres de piel son atribuibles a la exposición a sustancias peligrosas en el lugar del trabajo.

    Algunas patologías de origen laboral no están reconocidas. El tabaco, por ejemplo, que afecta a trabajadores de actividades de restauración, ocio y otras del sector servicios, causará el 14 por ciento del total de fallecidos de origen profesional debido a las enfermedades que emergerán a causa de su inhalación, lo que supone una cifra de 200.000 muertes al año, indica la OIT en el último informe.

    En la Unión Europea, según los datos de Eurostat, la tendinitis, la dermatitis, la pérdida auditiva, las alergias respiratorias, los trastornos musculoesqueléticos, la silicosis y la asbestosis son las enfermedades profesionales más comunes y que afectan a mayor número de obreros.

    Por otra parte, el contacto con sustancias líquidas tóxicas lleva a enfermedades, como lo demuestra el diagnóstico de dermatitis en más de una cuarta parte de los 1.134 obreros de la construcción del túnel del Canal de la Mancha.

    Otros casos, como el síndrome del disolvente llevan a la pérdida de memoria, fatiga aguda y otros problemas del sistema nervioso central y el uso de herramientas eléctricas degeneran en el síndrome de la vibración de la mano y el brazo. Además, uno de cada cinco trabajadores de la construcción está permanentemente expuesto a altos niveles de ruido, lo que provoca dolencias auditivas.

    Chapistas, herreros, caldereros, albañiles y canteros, entre otros, tienden a sufrir periostitis. Los trabajadores de restaurantes, cajeras, costureras, mecanógrafas y lavanderas sufren procesos peritendinosos y rotura tendinosa. La bursitis se produce en trabajadores de la construcción, colocadores de parqué, baldosa, carpinteros, zapateros y, sobre todo, entre quienes trabajan de rodillas. La neuritis por compresión también recoge el síndrome del canal carpiano, y está relacionado especialmente con las lavanderas, cortadores de tejido y de material plástico y trabajos en centrales telefónicas. Los carpinteros sufren un gran riesgo de contraer cáncer nasal por la inhalación del polvo de la madera. Las neuropatías por compresión externa tienen que ver con el estado de nerviosismo debido a la presión en el trabajo. Entre quienes más lo sufren, están aquellos que realizan esfuerzos manuales que implican una compresión externa.

    El estrés entre los obreros es el segundo problema de salud en la Unión Europea: un tercio de los obreros europeos padece estrés laboral, que es uno de los motivos por los que los trabajadores de las sociedades capitalistas más desarrolladas solicitan una baja temporal de sus puestos de trabajo.

    Entre las quejas más comunes de los trabajadores se encuentran el gran número de horas trabajadas, los plazos ajustados para realizar las tareas, así como la rapidez para acabarlas en el tiempo convenido.

    Según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, se trata del segundo problema de salud en la Unión Europea. El 28 por ciento de los trabajadores de la Unión Europea padecen algún episodio de estrés laboral al cabo del año, o lo que es lo mismo más de 40 millones de personas, equivalente al total de la población española. Enfermedades cardiovasculares, gastrointestinales, problemas de salud mental y transtornos musculares y esqueléticos son algunas de las consecuencias de un ritmo fenétrico de trabajo.

    Aunque es una enfermedad generalizada, las mujeres son más propensas a padecer estrés.

    Sólo se contabilizan 4 de cada 28 crímenes laborales
    En España las cifras oficiales de accidentes de trabajo no son nada más que la punta de iceberg de una trágica realidad: cada jornada de trabajo son asesinados 28 obreros por motivos de trabajo, aunque las estadísticas oficiales sólo recogen cuatro. El resto de las muertes tiene su origen en enfermedades o accidentes vinculados a la explotación salvaje, que nunca son calificados como laborales.
    Muchas patologías de la explotación entran en el Sistema Nacional de Salud como enfermedades comunes, por lo que no se pueden contabilizar en el ámbito laboral. Por ejemplo la exposición a productos químicos supone 4.000 muertos al año y 33.000 accidentes, mientras que el gobierno sólo reconoce dos ó tres fallecimientos por esos motivos.

    Incluso contabilizando sólo los datos oficiales, los asesinatos laborales continúan en aumento año tras año. En el primer semestre de 2005 el número de siniestros con baja creció un 9'3 por ciento y el de los mortales repuntó otro 7'5 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo, un ejemplo verdaderamente espeluznante de terrorismo patronal del que nadie se responsabiliza.

    Las cifras que nos dan son esas: cada día fallecen cuatro trabajadores en accidente laboral y más de 40 sufren accidentes graves. España sigue manteniendo las cifras de siniestralidad laboral más altas de la Unión Europea.

    La siniestralidad laboral en España fue de 6.569 accidentes por cada 100.000 ocupados en 2003, mientras que en la Unión Europea la media es de 4.000 accidentes. Los accidentes laborales en España suponen una parte muy importante del total de la Unión Europea. La Unión Europea registra al año unos 5.500 fallecimientos en el trabajo, a pesar de que en la mayor parte de los países europeos se excluyen los accidentes en el trayecto de ida o vuelta al trabajo. España aportó en 2001 un total de 1.030, lo que arroja el espectacular resultado de uno de cada cinco obreros muertos.

    Y el número de víctimas obreras no para de crecer, alcanzando cotas intolerables en algunas comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, donde se ha registrado un incremento del 24'5 por ciento durante la primera mitad de 2005; Castilla-La Mancha, un 21'5 por ciento más; Murcia, con un aumento del 18'2 por ciento y Euskal Herria, con un incremento del 17'1 por ciento.

    Durante 2004 los datos oficiales reflejaban que 1.443 trabajadores habían fallecido en España de los cuales 955 en su jornada laboral y 488 en el camino al empleo o viceversa.

    Si se tiene en cuenta la evolución desde 1996 a 2000, los accidentes con baja en el puesto de trabajo en España han aumentado un 50 por ciento. Desde 1994, los siniestros con baja han ido aumentando progresivamente, hasta alcanzar en 2001 los 958.493. En los cinco primeros años de vigencia de la ley de salud laboral, el aumento supone un 52 por ciento en los siniestros con baja, el 15 por ciento en los mortales causados en el puesto de trabajo, y el 135 por ciento en los mortales en el trayecto de ida o vuelta del lugar de trabajo.

    El último informe completo del Instituto de Salud e Higiene en el Trabajo es de 2000 y reconoce que los accidentes de trabajo provocaron la pérdida de 23'1 millones de horas de trabajo en 2000, de las que el 90 por ciento fueron por accidente en el puesto de trabajo y el 10 por ciento por siniestros en el trayecto al centro de trabajo.

    Pero los asesinatos laborales son un negocio: las mutuas de seguros en España tienen un mayor número de afiliados que en el resto de países de la Unión Europea. El coste económico de los accidentes está entre el 2 por ciento y el 4 por ciento del Producto Interior Bruto español, más que todas las políticas de empleo.

    En todo el mundo alrededor de 1'1 millones de trabajadores mueren anualmente como consecuencia de accidentes laborales, lo que supone una media de 3.300 muertos cada día, y se registran más de 160 millones de siniestros y enfermedades vinculadas al trabajo.

    El terrorismo patronal acabó con 2.000 vidas obreras en 2000
    En los diez primeros meses de 2001 se registraron 1.585.670 accidentes de trabajo (3’9 por ciento más que en 2000), 874.708 causaron baja (de ellos, 813.322 se produjeron durante la jornada de trabajo), 868 fueron mortales y otros muchos, graves, quedando los obreros minusválidos de por vida. Además, en este periodo, y con respecto al año anterior, se produjo un aumento del 19 por ciento en las enfermedades profesionales con baja.
    En los nueve primeros meses de 2001 los accidentes con baja y en jornada laboral experimentaron un aumento de un 3'3 por ciento más respecto al mismo periodo del año anterior. En este periodo, cerca de 9.000 trabajadores sufrieron un accidente grave, un 3'82 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, muchos de cuales quedaron minusválidos. Al mismo tiempo, 784 trabajadores perdieron la vida mientras trabajaban.

    Durante los nueve primeros meses de 2001 se produjeron cerca de 1.400.000 accidentes de trabajo, casi 200.000 más que en el mismo periodo del año anterior. Más de la mitad fueron con baja durante la jornada laboral 725.856, un 3'3 por ciento más.

    Los crímenes laborales ya habían seguido creciendo en 2000 y mataron a 1.133 obreros, un 2'3 por ciento más que el año anterior. A ellos hay que sumar 758 muertes ocurridas en el trayecto de ida o vuelta del lugar de trabajo.

    Esa senda ascendente se agudiza en el conjunto de siniestros con baja (935.359), que aumentaron un 7'6 por ciento.

    Respecto a 1999, las cifras recogen un total de 1.791.141 accidentes, de los que 935.359 conllevaron la baja laboral, 922.852 fueron calificados de leves, 11,374 tuvieron carácter grave y 1.133 mortal. En el trayecto al puesto de trabajo se registraron 70.051 siniestros.

    La mortandad laboral es particularmente grave en el sector servicios y en la construcción y obedece a que en ambos la precariedad laboral es alarmante. Por eso el crecimiento de los accidentes mortales fue especialmente significativo en Ceuta, con una subida del 16'9 por ciento, debido al mayor peso del trabajo inmigrante, que carece de cualquier clase de derechos. En la industria, el crecimiento de los trabajadores muertos durante la jornada laboral ascendió un 15'7 por ciento.

    Un tercio de todos los fallecimientos se produjo en accidentes de tráfico, lo que sitúa al transporte como el principal factor de mortalidad en el puesto de trabajo.

    En la industria crecieron los accidentes un 3'3 por ciento, en la construcción un 11'8 por ciento y en los servicios un 10'8 por ciento. La siniestralidad más preocupante se sigue dando en la construcción, con unos índices de mortalidad del 23'22 por 100.000 ocupados, más del doble de la media.

    El mayor número de accidentes se registró en pequeñas y medianas empresas.

    Además los asesinos están perfectamente identificados, ya que unas 30.000 empresas concentran casi el 48 por ciento de los crímenes laborales, a pesar de lo cual no se toma ninguna clase de medidas.

    La mayor parte de ellos recaen sobre los obreros inmigrantes y los que trabajan en condiciones precarias. Trabajar con un contrato temporal triplica las posibilidades de sufrir un accidente laboral. En España, la temporalidad afecta al 31'6 por ciento de los trabajadores, casi una tercera parte de los trabajadores.

    La diferencia en cuanto a siniestralidad laboral entre trabajadores precarios y fijos se percibe especialmente en el sector de la construcción, que concentra el 24'8 por ciento de todos los accidentes y en el que la temporalidad afecta al 57'82 por ciento de los asalariados.

    El sector de construcción, que en un 99 por ciento está integrado por pequeñas y medianas empresas, es el que concentra mayor riesgo de siniestralidad. Cada año, como media, se registra un total de 4'5 millones de accidentes laborales en la Unión Europea, que causan la muerte de 5.500 trabajadores.

    En 1999 la tasa de incidencia (número de accidentes laborales por cada 100.000 trabajadores) en la construcción fue de 24.690 en los empleos temporales, frente a 8.115 en los indefinidos.

    Causas de la mortalidad laboral
    Esta situación mortífera es consecuencia de tres factores:
    → el incumplimiento impune por parte de los capitalistas de las obligaciones que les impone la legislación
    → la precarización creciente del mercado laboral
    → el trabajo a turnos.

    La descentralización productiva conlleva necesariamente una traslación de los riesgos laborales hacia empresas piratas cuyos empresarios se aprovechan del incumplimiento de todas las normas de seguridad. Los empresarios siguen burlándose de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales mientras continúan degradando el mercado de trabajo, en el que persiste una alta precariedad laboral, ya que diez de cada once contratos son temporales.

    Entre 1996 y el 2003 se ha producido un incremento del 70'6 por ciento del número de accidentes de trabajo entre trabajadores con menos de siete meses de antigüedad y la relación entre siniestralidad y precariedad se constata también entre los obreros jóvenes con menos de 24 años.

    La contratación temporal, las contratas y subcontratas, los llamanos pistoleros, las Empresas de Trabajo Temporal, los trabajadores autónomos, la precariedad laboral en suma, hace que coincidan en el mismo centro de trabajo los trabajadores propios de la empresa con otros trabajadores externos que tienen más probabilidades de sufrir accidentes.

    En las empresas de más de 10 y menos de 250 trabajadores, el 31 por ciento de ellos son subcontratados, autónomos o trabajadores de Empresas de Trabajo Temporal. Lo mismo ocurre por sectores de actividad en donde el 25 por ciento de los trabajadores no pertenecen a la empresa principal, destacando el sector de la construcción con un 32 por ciento.

    Esta situación caótica hace más compleja la organización de la actividad en la empresa, pues los trabajadores externos desconocen los riesgos del centro de trabajo y aparecen descoordinaciones que son las que provocan los accidentes.

    Las estadísitcas prueban contundentemente que:

    → la siniestralidad laboral ha aumentado en un 50 por ciento en las situaciones laborales precarias
    → el 60 por ciento de los accidentes laborales recae en los trabajadores contratados temporalmente
    → España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de temporalidad: un 31 por ciento frente al 12 por ciento de la media europea.

    Esto provoca que España encabece, a pesar de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la lista de países donde más se ha incrementado la siniestralidad, porque el Gobierno sigue fomentando la precariedad laboral, con las negativas consecuencias sobre la siniestralidad.

    La elevada siniestralidad laboral no se reducirá si no se actúa contra la elevada precariedad laboral existente, ya que es uno de los factores que protagonizan el gran aumento de las muertes laborales.

    El 57 por ciento de los accidentes de 2000 fueron de trabajadores con contrato temporal.

    Entre 1996 y 2000 los accidentes con baja de trabajadores con una antigüedad inferior a un año aumentaron en un 78'7 por ciento, sin embargo entre trabajadores con más de tres años en la empresa, los accidentes de trabajo aumentaron, en cambio, sólo en un 9 por ciento.

    Pero si analizamos la edad se observa que los accidentes se producen entre los trabajadores más jóvenes. Los que tenían menos de 24 años en el período 1996-2000 sufrieron un 77 por ciento más de accidentes con baja, mientras que los que sobrepasan la edad de 45 años, el aumento de la accidentes se sitúa en un 32 por ciento.

    Por el tipo de contrato se demuestra también la influencia muy alta de la precariedad. En 1996 la incidencia de los accidentes de trabajo en personas con contratos indefinidos fue de 44 accidentes por cien mil trabajadores expuestos y en el año 2000 subió a 47 accidentes, pero en los trabajadores con contratos eventuales pasó la incidencia de 105 accidentes por cien mil trabajadores a 145 accidentes.

    En relación a la Unión Europea se demuestra que España recoge el mayor número de accidentes por cada cien mil trabajadores en los tramos de edad de 18 a 24 años y de 45 a 55 años, al ser 9.498 y 6.231 respectivamente, lo que supone el nivel más alto de la Unión Europea. La media europea está en 5.725 accidentes por cada cien mil trabajadores entre los más jóvenes trabajadores y de 3.543 entre los mayores.

    Las mujeres trabajadoras entre 20 y 30 años se accidentan más que los hombres, ya que acumulan el 37 por ciento de los accidentes frente al 34 por ciento de los hombres en ese tramo de edad. En todos los demás tramos de edad de los accidentados, son los hombres los que más sufren los siniestros en los centros de trabajo.

    Por sectores de actividad, se mantiene de manera preocupante la tendencia alcista de la siniestralidad en los sectores de Servicios con 305.713 accidentes con baja durante la jornada laboral, lo que supone un 6,3 por ciento por ciento más que en el mismo periodo del año anterior y el sector de la Construcción con 185.132 accidentes con baja en jornada laboral, con un 5'7 por ciento más que durante los primeros nueve meses del año 2000. Estos dos sectores son los que soportan el mayor grado de temporalidad (construcción el 80 por ciento de los contratos son temporales) y en donde la precariedad es más acusada. El uso abusivo y fraudulento en la construcción de la subcontratación de actividades y la utilización mayoritaria de trabajadores autónomos e inmigrantes ilegales, está produciendo un crecimiento importante de la siniestralidad.

    Los peones de sectores como agricultura, pesca, construcción, industria manufacturera y transporte concentraron el 22'8 por ciento de los accidentes de trabajo que se produjeron en 2000. En segundo lugar se sitúan los trabajadores cualificados de la construcción con un 17'3 por ciento del total de accidentes, seguido con un 14 por ciento del Metal e Industrias extractivas.

    Le sigue a este grupo, con un 13 por ciento los operadores de instalaciones y maquinaria. Los grupos de ocupación que sufren menos accidentes de trabajo son, por este orden, los responsables de direcciones de empresas y administración pública, con el 0'2 por ciento del total de accidentes; los técnicos y profesionales científicos, con el 1'1 por ciento de los accidentes con baja; los técnicos y profesionales de apoyo con el 2'1 por ciento; y los trabajadores cualificados en agricultura y pesca con un 1'8 por ciento del total.

    El 21 por ciento de los accidentes de trabajo que se produjeron en la segunda hora de trabajo y el 17 por ciento en la tercera hora de trabajo.

    El trabajo a turnos genera trastornos para la salud del trabajador
    Los obreros sometidos a relevos en el trabajo sufren trastornos y los del turno de noche triplican sus problemas.
    Distintas investigaciones de los expertos médicos demuestran que este tipo de trabajo, sobre todo el que se realiza en el turno de noche, supone un factor sicosocial desfavorable para la salud y entraña trastornos para el trabajador.

    Sin embargo, a causa del aumento de la explotación del proletariado, en los países industrializados se va a incrementar en los próximos 30 años el trabajo a turnos, con jornadas laborales tanto diurnas como nocturnas.

    Las recomendaciones médicas chocan con el interés de los capitalistas, que prefieren mantener la maquinaria en marcha cuanto más tiempo mejor para obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo.

    Distintos estudios sobre prevención de riesgos laborales reconocen que los trabajadores a turnos están menos satisfechos que quienes tienen turno fijo. Los problemas para la salud del trabajador son extensos y conllevan una cierta gravedad. Con el paso del tiempo los obreros que trabajan a relevos empiezan a padecer diferentes patologías, como los trastornos del sueño. La insuficiencia del sueño condiciona una gran parte de las consecuencias patológicas del trabajador: duerme poco y mal. Es un sueño de mala calidad.

    La no adaptación al cambio horario habitual conlleva una acumulación de fatiga, que puede llegar a fatiga crónica, que se puede considerar como un estado patológico, con alteraciones de tipo nervioso, dolor de cabeza, irritabilidad, depresión, estrés, enfermedades digestivas y del aparato circulatorio.

    También se producen trastornos en la alimentación, pero lo que es más grave, según la UE, el trabajo a turnos puede tener una fuerte repercusión negativa para la seguridad del trabajador porque se reduce el rendimiento del mismo, pero también la atención, por lo que el riesgo a sufrir un accidente de trabajo es más alto.

    La Agencia Europea para la Salud y Seguridad en el Trabajo incide en este tema y reconoce que la incidencia en la actividad profesional puede ser vital. La baja actividad del organismo durante la noche puede provocar que se den una serie de repercusiones negativas sobre la realización del trabajo. Entre ellas, destaca la agencia europea varias como la acumulación de errores, dificultad por mantener la atención, en percibir correctamente la información o de actuar con rapidez. Estos elementos son básicos para no tener un accidente o poner en peligro la seguridad de cualquier otro trabajador, afirma la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo.

    Tanto la OIT, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como el Estatuto de los Trabajadores ponen límite al trabajo nocturno. De hecho, el trabajador en turno de noche no podrá hacerlo durante más de dos semanas seguidas, salvo que lo decida voluntariamente, explica el Estatuto.

    Cuando se establezcan los turnos, éstos deberán respetar al máximo el ciclo del sueño. Los empresarios deberán ofrecer facilidades como comedores, salas de descanso, etc. para los trabajadores, para que puedan comer de forma equilibrada y con el tiempo suficiente, entre otras actuaciones que se deben de seguir.

    La OIT recomienda, de hecho, que el trabajo a turnos a partir de los 40 años sea de carácter voluntario.

    Los oberros que trabajen a relevos deberán tener la garantía de que el empresario realice una evaluación de la salud en distintos períodos regulares del trabajo. Así, a los que se les reconozca problemas de salud ligados al trabajo nocturno tienen derecho a ser destinados a un puesto diurno, según fija la legislación, aunque ningún trabajador se acoge a este derecho por miedo al despido.

    En la UE se estima que el 20 por ciento de los trabajadores del sector industrial y el 18 por ciento del sector de servicios trabajan a turnos, es decir por encima de 20 millones de empleos.

    14 trabajadores muertos en la crisis de la empresa Sintel
    La lucha de los trabajadores de Sintel costó la vida a 14 de ellos, 7 por suicidio y otros 7 por infarto. Otro más está rehabilitándose tras permanecer dos meses en coma. Además hay 70 obreros de la misma empresa en tratamiento psiquiátrico.
    Estas son algunas de las consecuencias de la lucha que mantuvieron contra el cierre patronal de su empresa, una antigua filial de Telefónica.

    Los trabajadores mantuvieron la lucha por sus puestos de trabajo desde 1991. En enero de 2001 decidieron acampar en el centro de Madrid hasta conseguir cobrar las diez nóminas que les debían y la elaboración de un plan de futuro para la empresa.

    Tras dos meses durmiendo en el suelo, en el centro de Madrid, Vicente Redondo había decidido pasar el fin de semana en casa con su familia.

    Llegó muy contento ese día asegura Rosa, su viuda: Estuvimos hasta las dos de la mañana hablando aquí, en el comedor. Al día siguiente, a las nueve menos cuarto de la mañana se murió sin poderme decirme ni adiós. Vicente tenía 50 años y dos hijos, Katia, de 19, y David, de 18. El pasado 17 de marzo su corazón no aguantó más. Un infarto le convirtió en la última víctima mortal del conflicto que viven los trabajadores de la empresa Sintel (Sistemas e Instalaciones de Telecomunicación, S.A.), desde 1991, cuando Telefónica redujo drásticamente sus inversiones en la que era su filial.

    Vicente llevaba acampado en el paseo de la Castellana desde que el 29 de enero de 2001 sus compañeros decidieron darlo todo: la salud, su tiempo, las relaciones familiares... todo, para defender su puesto de trabajo. Formaba parte de los 1.800 trabajadores que desde entonces ocupan la calle madrileña en patéticas condiciones. A mi marido le mató la empresa. Estaba sano como un roble, pero había acumulado una ansiedad tremenda que ha terminado con él. El nerviosismo de pensar que con 50 años se quedaba sin trabajo; la incertidumbre de no saber qué pasaría al mes siguiente, asegura su viuda.

    Francisco Romero ni siquiera llegó a saber lo inhumano que resulta dormir a tres metros del paso continuo de coches y autobuses; sin letrinas, sin agua, sin calefacción... El 14 de diciembre de 2000 la dirección de Sintel presentaba un expediente de regulación de empleo para 1.201 trabajadores, incumpliendo lo que había firmado apenas dos meses antes

      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 2:53 am