POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Comparte

    Lin Piao
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 222
    Reputación : 306
    Fecha de inscripción : 09/07/2015

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Lin Piao el Vie Jul 10, 2015 2:48 pm

    Yo era antes antistalinista y estaba controlado por las ideas reaccionarias del POUM , hasta que conocí a gente que estaba en acción comunista que comentaba por estos espacios , fue una gran experiencia revolucionaria de pasar a ser un pequeño burgués a un marxista leninista.
    Slava Stalin¡¡

    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4766
    Reputación : 5461
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por sorge el Lun Sep 12, 2016 8:16 pm


    Los pistoleros del Duce en Barcelona

    Para documentar la preparación del golpe contrarrevolucionario de mayo de 1937 en Barcelona hay que considerar no solamente el papel de los servicios secretos franquistas sino también el de los fascistas italianos. Las razones son bastante evidentes. Un trabajo de infiltración exige un cierto tiempo y el espionaje franquista acababa de formarse con la sublevación del 18 de julio de 1936. Sus redes se estaban tejiendo al mismo tiempo que la guerra y en vinculación muy estrecha con los del Eje fascista, especialmente los italianos.
    La presencia de agentes de los servicios secretos italianos en Barcelona venía de atrás. Los provocadores del Duce también llevaban bastantes años sólidamente infiltrados en diversos medios barceloneses. Muchos antifascistas italianos, sobre todo anarquistas, llegaron a Catalunya tras la subida al poder de Mussolini en 1922 que, a su vez, envió tras ellos a sus espías. Tras la guerra, la presencia policial italiana se reforzó para perseguir a los brigadistas que comenzaron a venir a España procedentes de aquel país.

    Una parte de los agentes del Duce dependían de Santorre Vezzari, jefe de la POLPOL (Polizia Politica). Antes del estallido de la guerra civil, Vezzari había tenido infiltrados en las propias fuerzas policiales catalanas, los anarquistas y el POUM. Recientemente Mauro Canali en su obra Le spie del regime (Bolonia, 2004, pgs.250, 756 y 757) ha logrado elaborar una lista de esos infiltrados. Dentro del movimiento libertario catalán uno de los provocadores más conocidos fue Luigi Morini, que no fue destapado hasta febrero de 1937. Sin embargo, luego volvió a infiltrarse en el ejército republicano, proporcionando a Vezzari informaciones durante 1937 y 1938. Otro de los espías italianos infiltrados en el POUM era Arturo Lucchetti, que llevó a cabo varios sabotajes, especialmente contra las radios republicanas.

    Durante la primavera de 1937 tanto el espionaje franquista como el italiano intensificaron sus contactos con los infiltrados que tenían en los medios republicanos de Catalunya. Para ellos resultaban especialmente interesantes los trotskistas y anarquistas porque constituían la brecha por la que se podía romper el Frente Popular.

    La ocupación del edificio de la telefónica en Barcelona por los anarquistas significaba que todas las comunicaciones (y su censura) pasaban por sus manos (y sus oídos). Para el espionaje fascista infiltrado en los medios anarquistas era todo un lujo, su mejor fuente de información. No puede extrañar que todos los planes operativos del Ejército republicano fueran conocidos con mucha anticipación por los franquistas, que tenían tiempo sobrado de adoptar todas las medidas defensivas necesarias.

    La intensa actividad de los servicios secretos italianos en Barcelona se demuestra con los asesinatos de anarquistas que cometieron por aquellas mismas fechas. Muy pocos días después del golpe de Barcelona, el 6 de mayo de 1937, el anarquista Camillo Berneri y su amigo Francesco Barbi, fueron asesinados en la capital catalana. Muchos escritores anarquistas aún responsabilizan a los comunistas de ello (como de casi todo). Trotski también. Todos ellos afirman que Berneri y Barbi habían sido detenidos por Guardias de Asalto que portaban acreditaciones del sindicato del agua de la UGT, señal inequívoca -para ellos- de que eran comunistas. La prueba no podía ser más contundente: los comunistas cometen sus fechorías con su documentación en regla. No obstante, por muy descerebrado que alguien llegue a ser, es imposible que pueda creer una provocación tan burda, preparada tanto con el fin de liquidar a Berneri como de enfrentar a los anarquistas con los comunistas.

    También existieron provocaciones de signo contrario: un día antes del asesinato de Berneri y Barbi lo fue Antonio Sesé, comunista, dirigente de la UGT recién nombrado consejero de la Generalitat. El anarquista García Oliver dice que Sesé murió accidentalmente, cuando fue tiroteado delante de la sede del Sindicato de Espectáculos de la CNT y todos los que le acompañaban resultaron ilesos. Un trabajo muy profesional del que parecía lógico concluir que era obra de los anarquistas y que al día siguiente éstos padecieron las correspondientes represalias duplicadas en Berneri y Barbi, a manos de los comunistas. Demasiado lógico.

    No era fácil explicar las razones por las cuales los pistoleros habían elegido a Berneri, un anarquista absolutamente desconocido entonces en Barcelona, incluso dentro de los propios medios libertarios. Por el contrario, la policía italiana conocía muy bien a Berneri y la tarea en la que estaba empeñado. El 17 de noviembre de 1936 se produjo el reconocimiento diplomático del régimen franquista por Mussolini, por lo que su consulado en Barcelona fue cerrado. El cónsul se largó con una parte de la documentación, entre ella la que concernía a las actividades de los servicios secretos que operaban en Barcelona. Pero había tanto papel que no pudo llevarse todo. El resto cayó en manos de Berneri que, como buen historiador, se puso a trabajar sobre ellos para difundir los planes imperialistas que Mussolini abrigaba acerca de España, Catalunya y más específicamente, sobre las Islas Baleares. Esto era muy peligroso porque demostraba que Mussolini no apoyaba desinteresadamente a Franco sino que tenía intención de apoderarse al menos de Baleares. Podía crear fisuras entre los fascistas italianos y los españoles. El interés de Italia por las Baleares tenía otro objetivo: las islas eran la ruta de acceso desde Francia a las colonias francesas del norte de África que Mussolini ambicionaba. Los papeles del consulado en manos de Berneri también podían crearle problemas con Francia.

    La obra de Berneri fue publicada póstumamente. La Editorial Tusquets publicó traducida al español en 1977 Guerra de clases en España (1936-1937) y recientemente se publicó en Salerno Mussolini a la conquista delle Baleari. Ésta es la razón de su muerte, delata el origen de sus verdugos y el intento tanto de ocultarlo como de sacar provecho político de todo ello.

    Más datos: el asesinato de Berneri y Barbi en Barcelona fue paralelo al de los hermanos Roselli en Francia, donde se dedicaban a reclutar milicianos antifascistas para combatir en las filas de la República. Sus cadáveres aparecieron descuartizados el 11 de junio en Normandía. Su asesinato fue negociado primero con Angelo Tamborini, uno de los pistoleros que utilizaba Vezzari en Barcelona. Aunque pasaba por anarquista y militante de la FAI, Tamborini también estuvo en el POUM, hasta que en febrero de 1937 fue descubierto y huyó a Francia, donde tiempo después fue detenido por la policía. Existió una negociación que no concluyó satisfactoriamente para ambas partes por divergencias acerca de la cuantía económica de la recompensa que se iba a embolsar Tamborini por el doble asesinato. Entonces el crimen fue llevado a cabo por mercenarios fascistas franceses pertenecientes a la Cagoule, una organización muy conocida al otro lado de los Pirineos cuyos pistoleros compraban armas en Roma y se refugiaban en San Sebastián.

    Para terminar, el Comité Nacional de la CNT celebrado en junio de 1937 afinó mucho dónde empezaban los hilos que conducían hasta los asesinos de Berneri y Barbi. No responsabilizó a los comunistas de estas muertes sino a los asesinos de Estat Català que, en realidad, trabajaban por cuenta de la OVRA, otra rama del espionaje italiano. Por otra parte, Estat Català mantenía vínculos muy estrechos con la Lliga de Cambó, que formaba parte de la red de espionaje franquista en Catalunya.

    La colaboración de algunos infiltrados fascistas en Estat Català está comprobada por otra vía diferente: un telegrama de Nicolás Franco dirigido al comandante Julián Troncoso el 19 de abril ordenándole que enviara un telegrama urgente a Bertrán y Musitu, el jefe catalán del SIFNE. El mensaje afirmaba: Es necesario trate de fomentar el movimiento Estat Català, asegurándoles sentimientos generosos del Generalísimo y seguridad de que se hará justicia con toda garantía. Urge que empiecen actuación fronteras y Barcelona.

    Este telegrama es interesante porque se cursa sólo dos semanas antes de la traición de mayo en Barcelona. Demuestra la intensificación de la actividad provocadora de los fascistas en la capital catalana y su intento de romper el Frente Popular con la complicidad de algunas de sus organizaciones.
    http://latumbadelcapitalismo.blogspot.com.es/2014/02/traicion-la-republica-1-poum.html

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 10:34 am