POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Comparte

    ValenciaRoja
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 143
    Reputación : 152
    Fecha de inscripción : 07/11/2010

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por ValenciaRoja el Sáb Sep 03, 2011 6:22 pm

    Las armas, equipamiento, vehículos y oficiales e instructores entregados por la URSS a la República Española eran entregados, lógicamente; al Ejército Popular, ni mas, ni menos; por lo tanto es normal que las "milicias" no tuviesen acceso. Si a alguien no le parece normal que se lo haga mirar.

    LibertarioComunista
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 72
    Reputación : 80
    Fecha de inscripción : 29/12/2011

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por LibertarioComunista el Dom Feb 19, 2012 12:47 pm

    Chicos, por lo que he leido del POUM (no se si sera cierto) segun la cheka, el POUM colabora con la Gestapo, ¿cierto?, a mi sinceramente me parecen sospechosos, se declaran Marxistas pero me parecen anti-comunistas, se acercan a los anarquistas y acaban cerca de los Nacionalistas, para mi su ideologia era Nacionalista, pero claro no controlo mucho el tema, ¿pensais o teneis algun dato sobre lo de la gestapo?

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por gazte el Dom Feb 19, 2012 3:14 pm

    te interesara:

    http://www.fundanin.org/genoves.htm

    elcamaradasanchez
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 231
    Reputación : 289
    Fecha de inscripción : 15/07/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por elcamaradasanchez el Sáb Ago 18, 2012 6:30 pm

    LibertarioComunista escribió:Chicos, por lo que he leido del POUM (no se si sera cierto) segun la cheka, el POUM colabora con la Gestapo, ¿cierto?, a mi sinceramente me parecen sospechosos, se declaran Marxistas pero me parecen anti-comunistas, se acercan a los anarquistas y acaban cerca de los Nacionalistas, para mi su ideologia era Nacionalista, pero claro no controlo mucho el tema, ¿pensais o teneis algun dato sobre lo de la gestapo?

    Tengo entendido que el PCE y los estalinistas lo etiquetaron de de organo de las Gestapo para desprestigialo en una de esas luchas internas de la República.

    Francamente no creo que esto sea cierto porque tengo entendido que Orwel estuvo relacionado con el POUM durante su participación en la guerra civil (del lado republicano, como creo que todos sabemos) y francamente, Orwel a mi no me parece fascista.

    Hoxha
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 89
    Reputación : 93
    Fecha de inscripción : 08/08/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Hoxha el Sáb Ago 18, 2012 6:47 pm

    Orwell no era fascista, era un agente de la cía.

    Rodimtsev
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 994
    Reputación : 1256
    Fecha de inscripción : 28/01/2010
    Edad : 35

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Rodimtsev el Sáb Ago 18, 2012 10:19 pm

    Hoxha escribió:Orwell no era fascista, era un agente de la cía.

    Trabajaba para los servicios secretos de Reino Unido... luego sí: un agente más en el POUM.

    elcamaradasanchez
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 231
    Reputación : 289
    Fecha de inscripción : 15/07/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por elcamaradasanchez el Dom Ago 19, 2012 1:43 pm

    Rodimtsev escribió:
    Hoxha escribió:Orwell no era fascista, era un agente de la cía.

    Trabajaba para los servicios secretos de Reino Unido... luego sí: un agente más en el POUM.

    Bueno, en primer lugar digo que en caso de esto ser verdad probaría que el POUM no trabajaba para las Gestapo y que el PCE mintió, pero en segundo lugar pregunto: ¿Hay pruebas de que Orwell trabajaba para alguno de los servicios que mencionais? Francamente, me parece raro que un agente de los servicios secretos del UK criticase a la URSS cuando, como tengo entendido, nadie lo hacia en el momento en el que el sacó el libro "Rebelión en la Granja", debido a la necesidad para Inglaterra de la alianza Anglo-Sóvietica

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por nunca el Dom Ago 19, 2012 2:09 pm

    nadie lo hacia en el momento en el que el sacó el libro "Rebelión en la Granja", debido a la necesidad para Inglaterra de la alianza Anglo-Sóvietica

    Perdón, ¿de qué alianza hablas?

    Hoxha
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 89
    Reputación : 93
    Fecha de inscripción : 08/08/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Hoxha el Dom Ago 19, 2012 5:50 pm

    No suelo contestar a trotskistas, pero le recomiendo un libro, "camarada". El trotskismo al servicio de la Cia, del ilustre Ludo Martens.

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Sí, las hay

    Mensaje por Echospace el Dom Ago 19, 2012 6:00 pm

    elcamaradasanchez escribió:¿Hay pruebas de que Orwell trabajaba para alguno de los servicios que mencionáis?

    http://www.forocomunista.com/t5434p60-rebelion-en-la-granja-george-orwell#196688

    elcamaradasanchez
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 231
    Reputación : 289
    Fecha de inscripción : 15/07/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por elcamaradasanchez el Lun Ago 20, 2012 4:03 pm

    nunca escribió:
    nadie lo hacía en el momento en el que el sacó el libro "Rebelión en la Granja", debido a la necesidad para Inglaterra de la alianza Anglo-Sóvietica

    Perdón, ¿de qué alianza hablas?
    En mi ejemplar del libro “Rebelión en la granja” (más concretamente en el prólogo) se habla de problemas para criticar a la URSS en la época en la que Orwell escribió el libro, debiéndose estos problemas a la necesidad de Inglaterra de conservar su alianza de guerra con la Unión Sóvietica durante la IIGM (esta alianza serían los países aliados pero como en dicho prólogo se habla especialmente de la URRS y el UK, se refiere a la alianza como “anglo-sóvietica” o “anglo-rusa”).
    Hoxha escribió:No suelo contestar a trotskistas, pero le recomiendo un libro, "camarada". El trotskismo al servicio de la Cia, del ilustre Ludo Martens.

    Verá, en primer lugar, yo si bien reconozco simpatizar con la figura de León Trotsky, no significa esto que sea trotskista (de hecho estoy investigando sobre el debate Trotsky-Stalin para poder opinar mejor en dicho debate y no posicionarme definitivamente en ningún bando sin la información necesaria para ello). Y en segundo lugar no se esto que tiene que ver con lo que se está tratando en este tema.

    Volin
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 10
    Reputación : 10
    Fecha de inscripción : 06/01/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Volin el Miér Ago 22, 2012 9:14 am

    carlos escribió:a mi me gustaria saner:

    si tan antifascistas eran los del POUM porque el franquismo no les fusilo a nadie mientras fusilaba por decenas a los presos comunistas

    porque dices que el poum tuvo la oportunidad de tomar el poder cuando fue un grupo muy pequeño

    entre CNT y PCE primo mas la unidad que la division

    sabes que el PCE apoyaba formar un frente con la mediana burguesia progresista pero con independiencia politica del proletariado?? si lo sabes porque tergirversas diciendo pce-burguesia

    desprecias a la fuerza politica antifascista mayoritaria y decida durante la guerra civil el PCE asi como a su militancia heroica????

    Me quito el sombrero gazte! Parece que eres el único que da un toque de imparcialidad al foro, da verdadero asco oír hablar a marionetas de partido como Leningrad sobre cosas de las que no tienen ni puñetera idea. ¿Que las milicias al principio solo sabían huir? Por favor...

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por NSV Liit el Miér Ago 22, 2012 2:10 pm

    elcamaradasanchez escribió:
    Francamente, me parece raro que un agente de los servicios secretos del UK criticase a la URSS cuando, como tengo entendido, nadie lo hacia en el momento en el que el sacó el libro "Rebelión en la Granja", debido a la necesidad para Inglaterra de la alianza Anglo-Sóvietica

    Hola camarada,

    bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    Así que no es nada raro que se inciara una campaña propagandística en contra de la URSS en 1944-45 en los países occidentales (y digo iniciarse, porque evidentemente había ciertos límites que no se cruzaban ya que eran aliados y aún había guerra).

    Pero es que además, que yo sepa siempre hubo críticas a la URSS en los países occidentales, también en los años cuarenta. Otra cosa es que junto a eso también hubiera campañas de ayuda y de solidaridad mucho más fuertes. Y también había intentos alemanes por debilitar a los aliados organizando todo tipo de campañas propagandísticas en Occidente contra la URSS, como por ejemplo con el tema de Katyn.Así que no es cierto decir que la primera crítica en esos tiempos fue la de Orwell o que nadie lo hacía antes.

    Salud.

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por NSV Liit el Miér Ago 22, 2012 2:17 pm

    Volin escribió:(...)

    Me quito el sombrero gazte! Parece que eres el único que da un toque de imparcialidad al foro, da verdadero asco oír hablar a marionetas de partido como Leningrad sobre cosas de las que no tienen ni puñetera idea. ¿Que las milicias al principio solo sabían huir? Por favor...

    me imagino que te quitas el sombrero ante el camarada Carlos, que es a quien citas, digo yo, camarada.

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Aliados y enemigos

    Mensaje por Echospace el Miér Ago 22, 2012 2:28 pm

    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    The Red Hammer
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 716
    Reputación : 979
    Fecha de inscripción : 09/11/2010
    Edad : 24
    Localización : Tenerife / Canarias

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por The Red Hammer el Miér Ago 22, 2012 3:02 pm

    Echospace escribió:
    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    Siento el brutal offtopic pero, ¿los japoneses se rindieron ante la URSS? Pensé que había sido ante USA, y de ahí lo de las bombas.

    Entonces, ¿cómo cojones pudo mantener USA el control capitalista sobre Japón si estos capitularon ante la URSS? ¿No se supone que era la URSS entonces la encargada de "gestionar" el rollo?

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    No se rindieron, lo intentaron

    Mensaje por Echospace el Miér Ago 22, 2012 3:14 pm

    The Red Hammer escribió:
    Echospace escribió:
    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    Siento el brutal offtopic pero, ¿los japoneses se rindieron ante la URSS? Pensé que había sido ante USA, y de ahí lo de las bombas.

    Entonces, ¿cómo cojones pudo mantener USA el control capitalista sobre Japón si estos capitularon ante la URSS? ¿No se supone que era la URSS entonces la encargada de "gestionar" el rollo?

    No se rindieron, lo intentaron.

    Aquí tienes un informe secreto, en inglés:

    http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB162/31.pdf

    camarada_nestor
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 266
    Reputación : 290
    Fecha de inscripción : 06/05/2011
    Edad : 21
    Localización : Navarra

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por camarada_nestor el Miér Ago 22, 2012 3:37 pm

    Echospace escribió:
    The Red Hammer escribió:
    Echospace escribió:
    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    Siento el brutal offtopic pero, ¿los japoneses se rindieron ante la URSS? Pensé que había sido ante USA, y de ahí lo de las bombas.

    Entonces, ¿cómo cojones pudo mantener USA el control capitalista sobre Japón si estos capitularon ante la URSS? ¿No se supone que era la URSS entonces la encargada de "gestionar" el rollo?

    No se rindieron, lo intentaron.

    Aquí tienes un informe secreto, en inglés:

    http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB162/31.pdf
    Siento seguir con el off-topic pero ese documento es brutal, sabes quien lo desclasifico ? (CIA,MI6 etc)

    elcamaradasanchez
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 231
    Reputación : 289
    Fecha de inscripción : 15/07/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por elcamaradasanchez el Lun Sep 10, 2012 12:40 pm

    Y a todo esto: ¿Hay alguna pagina web del POUM, un blog, o algo por el estilo activo actualmente?

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Documento

    Mensaje por Echospace el Lun Sep 10, 2012 1:13 pm

    camarada_nestor escribió:
    Echospace escribió:
    The Red Hammer escribió:
    Echospace escribió:
    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    Siento el brutal offtopic pero, ¿los japoneses se rindieron ante la URSS? Pensé que había sido ante USA, y de ahí lo de las bombas.

    Entonces, ¿cómo cojones pudo mantener USA el control capitalista sobre Japón si estos capitularon ante la URSS? ¿No se supone que era la URSS entonces la encargada de "gestionar" el rollo?

    No se rindieron, lo intentaron.

    Aquí tienes un informe secreto, en inglés:

    http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB162/31.pdf
    Siento seguir con el off-topic pero ese documento es brutal, sabes quien lo desclasifico ? (CIA,MI6 etc)

    El gobierno de Estados Unidos tiene la obligación de desclasificar todos los documentos secretos cada 50 años, evidentemente, no siempre cumplen con la norma.

    Salud.

    Guardia Rojo.
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 43
    Reputación : 55
    Fecha de inscripción : 03/09/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Guardia Rojo. el Miér Sep 12, 2012 6:42 pm

    Hipólito Etchebéhère, jefe militar del POUM



    Este artículo firmado con su nombre de soltera por Mika Feldman apareció publicado en el órgano del POUM, “La Batalla” n° 153, año 1965, y está reproducido en la Web de la Fundación Andreu Nin. En estos días, Mika Etchebéhère es noticia...

    Para volver a pegar los trozos de su corazón, que quebró en seco la bala de Atienza ese 16 de agosto de 1936, busqué sus cuadernos. Miré su letra enhiesta como su voluntad, clara como su mirada. Hay un sumario del libro que pensábamos escribir sobre la derrota de la clase obrera alemana en 1933; páginas y más páginas con los testimonios que recogimos en 1928, en el terreno mismo de los sucesos, acerca de la huelga de los obreros ganaderos de Santa Cruz, en la Patagonia argentina; notas de lectura, apuntes para artículos.

    En España, me dice en una carta fechada el 27 de mayo de 1936: "El espíritu político ha prendido de manera vivísima. Más aún que en Alemania. Hasta los niños hacen política. Jeanne Buñuel me ha contado que estando ella en el parque con su niñito se le acercó una pequeña pandilla de chicos que jugaban allí cerca y le preguntaron (debido sin duda a que llevaba un pañuelo rojo al cuello): "Es usted también UHP ,¿no es verdad, camarada?", -"Sí". "¿y el chavalín también?" (tiene año y medio, creo). -"Sí". Entonces se hicieron mutuamente el saludo con el puño en alto: -"Salud, camarada". ..

    De los 36 años que tenía Hipólito Etchebéhère cuando cayó en Atienza, 17 estuvieron totalmente dedicados a esa lucha revolucionaria que se le metió en el corazón un día de enero de 1919, cuando desde el balcón de su casa vio a la policía montada arrastrar atados a sus caballos a judíos de barba blanca sacados del "gheto" de Buenos Aires.

    A los judíos se les llamaba todavía por entonces rusos. Ser ruso era ser bolchevique, responsable de la lucha que llevaban los obreros de vasena en una huelga que por su magnitud y firmeza hacía temblar a la burguesía.

    En esa "semana trágica" de enero que quedó en los anales de la represión argentina como un hito sangriento, Hipólito Etchebéhère entró en la revolución como otros entran en una orden religiosa, por siempre, hasta el último latido de su corazón, con un odio lúcido y razonado, alerta siempre, afilado cada día, tenso como la cuerda de un arco listo para disparar contra ese orden social absurdo, asesino, rapaz.

    Sus primeros pasos de militante fueron anarquistas. En lo días que siguieron ala "semana trágica" escribió afiebradamente un folleto titulado "Escucha la verdad", y lo fue repartiendo a los policías que hacían guardia en las calles. Pocas horas después estaba en la cárcel por delito contra la seguridad del Estado.Por ser hijo de una familia bien considerada y estudiante universitario, no lo enviaron al siniestro presidio de Ushuaia, en el extremo sur argentino.

    Cuando salió en libertad abandonó la casa paterna para no comprometer más a los suyos y con un puñado de estudiantes formó el grupo universitario Insurrexit, núcleo tan ardiente, tan combativo, que en dos años de existencia marcó a toda una generación, no sólo argentina, sino de toda Sudamérica.

    El marxismo y la revolución rusa lo llevaron a las filas del partido Comunista. Por su inteligencia y su temple se destacó enseguida. Orador apasionado, conocedor como ninguno de los jefes del Partido Comunista del marxismo y el leninismo, el comité central hizo cuanto pudo por ganarlo a sus puntos de vista.

    Cuando empezó en Rusia la lucha contra Trotski, Etchebéhère, fervoroso admirador del jefe del Ejército Rojo, abrazó su causa. Y era tal su dimensión revolucionaria, tan íntegra su conducta, tan entregada su vida de militante, que al ser expulsado del partido lo fue únicamente por trotskista, labor fraccionalista y antibolchevique.

    Su salud delicada -una tuberculosis incipiente- muy quebrantada por los años de privaciones y actividad desmedida, exigía una temporada de reposo, que él aprovechó para intensificar sus estudios marxistas. ..y militares. En sus cuadernos aparecen constantemente rastros de esta preocupación militar: una serie de dibujos pequeñitos ilustrando el despliegue en guerrilla, descripción comentada de una ametralladora aérea, plan de un cursillo abreviado para oficiales, etc.

    Vinieron luego nuestros años patagónicos, la mayor tentación de nuestras vidas para quedarnos en esas tierras bravías, solitarias, barridas por los vientos en la costa, remansadas en los paisajes de la pre-cordillera y la cordillera de los Andes. Eran esas tierras por entonces todavía tierras de aventura, con la fortuna fácil al cabo de tres o cuatro años de trabajo, y una existencia ancha, sin trabas ciudadanas, junto a seres que parecían salidos de los libros de Jack London.

    Tentación digo, y muy grande, pero los votos pronunciados en la extrema juventud nos la vedaban, y con los pesos ganados en una temporada de intenso trabajo marchamos a Europa en busca de la lucha que parecía más próxima en esos países de sólidas organizaciones obreras.

    Desembarcamos en España dos meses después de proclamada la República. Nos calentamos el corazón al fuego de aquellas manifestaciones tumultuosas que reclamaban la separación de la Iglesia y el Estado, comprobamos que la guardia de asalto republicana ya sabía dar palos como cualquier policía veterana, aprendimos a querer al pueblo español y emprendimos viaje a Francia.

    En París, libres de preocupaciones materiales, dedicamos todo nuestro tiempo a estudiar economía política, sociología y cuanto nos parecía necesario para completar nuestra formación de militantes revolucionarios.

    En octubre d e 1932, seguros de hallar en Alemania una tierra abonada para la lucha decisiva, llegamos a Berlín. Para perfeccionar el idioma y acercarnos a los obreros nos inscribimos en la Escuela Marxista del Partido Comunista, que era también una escuela a secas con clases para adultos, y que fue para nosotros la escuela donde aprendimos a juzgar la política paralizadora, nefasta, de la Internacional Comunista, fielmente ejecutada por los jefes del PC alemán.

    Los militantes repetían como autómatas la burda interpretación del nacional-socialismo que difundía la Internacional Comunista; trataban a los obreros social-demócratas de social-fascistas, pero eso sí, desfilaban en manifestaciones tan densas, tan disciplinadas, tan evocadoras de un verdadero ejército revolucionario por las escuadras de combate que marchaban a su frente, que estremecían a la burguesía.

    Sabíamos que el Partido Comunista tenía armas, que los barrios rojos estaban organizados por bloques de casas para la lucha: asistimos en las elecciones de 1932 a la pérdida de un millón de votos sufrida por los nazis; pero asistimos también, cuando Hitler subió al poder, al tremendo desconcierto, a la pasividad que había engendrado la política criminal de la IC.

    Y la batalla revolucionaria no se dio en Alemania. Los escasos conatos aislados de resistencia fueron chispazos de cólera desesperada que no alcanzaron a propagar el fuego.

    Ya no servía de nada quedarse en Alemania. Regresamos a París a comienzos de junio de 1933. Bajo el seudónimo de Juan Rústico, Etchebéhère relató en dos artículos publicados por la revista francesa Masses la tragedia del proletariado alemán.

    Y nos pusimos a esperar de nuevo, no de brazos cruzados. Con el compañero Kurt Landau, el magnífico militante revolucionario austriaco asesinado por los estalinistas en Barcelona, empezamos la lenta tarea de reanudar los contactos con el grupo de oposición comunista llamado de Weding, que había dirigido Landau en Berlín.

    Cuando estalló la lucha de los mineros asturianos preparamos nuestros pasaportes, decididos a marchar a España. La represión sangrienta del movimiento cortó nuestro impulso. Etchebéhère escribió sobre los sucesos de Astucias unas páginas magníficas, que desgraciadamente se perdieron en Barcelona cuando el estalinismo saqueó las oficinas del POUM.

    Fundador con el compañero Landau y otros militantes extranjeros y franceses de la revista Que faire, Etchebéhère seguía viviendo, pese a los altibajos de su quebrantada salud, únicamente para su misión revolucionaria.

    Porque el clima de Madrid era mejor para él que el clima de parís, y porque en España estaba subiendo la marea de la lucha proletaria, a comienzos de mayo de 1936 Etchebéhère llegó a Madrid. Yo me reuní con él dos meses después, el 12 de julio. No habíamos terminado de contarnos nuestra ausencia cuando estalló el movimiento y desapareció el pasado y nació una esperanza.

    En la tarde del 18 de julio empezó nuestro andar en busca de armas y de alistamiento, de un sindicato de la UGT a otro de la CNT, entre grupos de jóvenes casi niños y hombres casi ancianos, entre rumores y discursos, entre canciones y consignas, mezclados a la marea que subía de todos los barrios y se echaba en oleadas sobre la Puerta del Sol.

    A todos nos temblaban las manos ansiosas de un arma. Nadie preguntaba a nadie a qué partido pertenecía. La voluntad de luchar había roto las barreras que ayer todavía separaban a los trabajadores. Los que aún marchábamos con las manos vacías, mirábamos con ojos de mendigo a quienes ya llevaban un fusil, una escopeta, una pistola, un cinturón de cartuchos.

    -Dicen que dan armas en la calle de La Flor, o en Cuatro Caminos, o en los locales de las JSU o en la UGT...

    -Con los pies hinchados de tanto caminar, los ojos ardidos de no dormir, el corazón apretado de tanto ansiar vimos disolverse en la noche ese 18 de julio y nacer el alba del 19. El 20 ya teníamos destino entre los compañeros del POUM, la organización política que estaba más cerca de nuestro grupo de oposición. Ya pertenecíamos a una formación de combate: la columna motorizada del POUM. Hipólito Etchebéhere era su jefe.

    A su mando salimos por primera vez el 21 de julio, montados en tres coches de turismo y dos camiones, armados con treinta fusiles y una ametralladora sin trípode que quedaba muy bonita en lo alto de un camión. Íbamos en busca de la columna de Mola que, según se decía, marchaba sobre Madrid. Felizmente no lo encontramos.

    Al día siguiente, incorporados a la columna que mandaba el capitán Martínez Vicente, tomamos un tren que resultó ir solamente a Guadalajara y no a Zaragoza como creían los milicianos. Durante el largo viaje se nos sumaron algunos hombres de otras organizaciones, entre ellos el maravilloso Emilio García, solo nombre que recuerdo.

    De Guadalajara pasamos a Sigüenza. La columna del POUM ya había ganado laureles de guerra por haber combatido contra las fuerzas fascistas que se disponían a atacar Sigüenza, causándoles muchas bajas. El ascendiente de Etchebéhère sobre sus hombres y sobre muchos otros de los que componían la guarnición de la zona crecía rápidamente. Era un jefe vestido con un mono roto en los codos y en las rodillas. Sus ojos eran cada vez más luminosos como si llevase por dentro una antorcha encendida. Una tarde le escuché al viejo Quintín decir "El jefe tiene como un sol en la frente".

    La hora del gran combate había llegado. La Revolución estaba por fin al alcance de sus manos ávidas. Ya no se trataba más de lecturas, de tesis teóricas: ahora tocaba luchar con las armas por lo que había elegido a la edad de 19 años. y luchó 29 días dichosos, alegre de exponer su vida a cada rato, burló o serio cuando yo le pedía que no se hiciese matar antes de lo necesario.

    -"Aquí, el que manda no debe agacharse cuando silban las balas, me respondía. Ya sabes que el valor físico es la cualidad máxima en España. Para que los demás avancen, el jefe tiene el deber de marchar el primero, aunque sepa que puede morir".

    Le vi por última vez en ese amanecer que era casi noche todavía del 16 de agosto, cuando nos acercamos a Atienza. Cumpliendo sus órdenes yo no iba con él, sino con el médico, para organizar en la retaguardia un puesto de primeros auxilios.

    Las primeras luces del día nos trajeron hasta los ojos el peñón bravío de ese castillo de Atienza que había que tomar a toda costa, a golpes de granadas que habrían de lanzar los guerrilleros del POUM cuidadosamente adiestrados por Hipólito Etchebéhère. Él los guiaba entre las ráfagas de ametralladora que volaban del castillo. Una bala lo quebró como se quiebra un árbol herido por el rayo. "¿Sabes -me dijo la Abisinia tendiéndome un pañuelo tinto en sangre-, sonreía, no parecía muerto. Guarda este pañuelo; es su sangre, yo le limpié los labios. La bala le partió el corazón; te digo que no sufrió".

    Tenía al fin el corazón en paz, callado para siempre.

    Fuente

    NG
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2038
    Reputación : 2254
    Fecha de inscripción : 25/02/2011

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por NG el Sáb Sep 22, 2012 3:18 am

    Vamos a recopilar información sobre las acciones subversivas del POUM dentro de la guerra civil y de sus integrantes en la guerra fría contra el comunismo:

    “EL VERDADERO ROSTRO DEL TROTSKISMO: HISTORIA DE UNA FARSA” (4ª parte)

    (Datos del profesor José Antonio Egido)
    El POUM español, de clara influencia trotskista, tiene una triste historia (el mismo León muestra cierto desprecio y desconfianza hacia el partido). De un lado, expropia en Aragón (1936-37) a modestos proletarios y pequeños campesinos, implantando sobre ellos una auténtica dictadura fascista en nombre de “la revolución socialista”.

    Por el otro, cuando acuden a Madrid en noviembre de 1936 a luchar contra el fascismo, manifiestan su cobardía, descoordinación y debilidad, huyendo del frente de la Ciudad Universitaria.Según Arthur London (en la foto, a la izquierda), el POUM impulsó patrullas incontroladas que asesinaron a comunistas, socialistas y republicanos que se les opusieron. El 7 de diciembre de 1936 solicita a la Generalitat que conceda el derecho de asilo a Trotsky. Este grupo, junto a la CNT, da un golpe de estado en Barcelona en mayo de 1937 contra la República que se salda con la muerte de 500 personas y que favorece objetivamente al fascismo.

    EL DIRIGENTE DEL POUM JOAQUÍN MAURÍN, DETENIDO Y LIBERADO A LOS POCOS AÑOS DE LAS CÁRCELES DE FRANCO
    Diversas pruebas documentales implican a dirigentes del POUM con los servicios franquistas. Su dirigente Andreu Nin es detenido, interrogado y ejecutado por los servicios de seguridad de la República. Otro de sus líderes, Joaquín Maurín, al ser detenido por los franquistas, en lugar de ser fusilado, como hacían con los simples oficiales del Ejército Popular y con los más modestos líderes sindicales de cualquier aldea remota, es liberado en 1946 y aparece en el exilio en una bien saneada situación económica.

    Su otro dirigente Julián Gorkín (de verdadero nombre Julián Gómez García-Ribera), expulsado del PCE en 1929, se convirtió en un relevante agente de la CIA en América Latina, hasta el punto de ser nombrado Delegado latinoamericano del llamado “Congreso por la libertad Cultural”. Otro de sus cabecillas, Pere Pagès (alias Victor Alba) colaboró también con el citado congreso, plataforma anticomunista de la Agencia norteamericana de espionaje.

    VOLUNTARIOS BRITÁNICOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES
    Frank Graham, veterano inglés de las Brigadas Internacionales (que fueron calumniadas por los troskistas, quienes acusaban a su jefe francés André Marty de ser el “carnicero de Albacete” y de estar al servicio de Stalin) denunció a los seguidores de Trotsky por hacer circular el bulo de que Stalin iba a dejar de enviar armas a la República española, después de que Mussolini y su ejército lograran hundir algunos barcos soviéticos.

    El antiguo voluntario internacional del POUM y participante en los combates contra la República en Barcelona en 1937, el escritor británico George Orwell, fue un activo colaborador del imperialismo. Produjo obras usadas por la CIA para la propaganda anticomunista (Rebelión en la granja y 1984) y entregó al servicio secreto británico listas de personalidades y militantes marxistas, cobrando por ello.

    En la 2ª guerra mundial algunos trotskistas aplican mecánica y dogmáticamente los mismos análisis que hacían los marxistas en la 1ª guerra mundial. El resultado es que algunos de ellos fraternizan con los soldados del ejército de ocupación hitleriano, que, según ellos, son “trabajadores de uniforme” y condenan como “terrorismo” la resistencia armada de los partisanos.

    ORWELL FUE UN EFICAZ AUTOR DE LIBROS DE PROPAGANDA ANTICOMUNISTA
    Mientras se hermanaban con las tropas invasoras, los trotskistas luchaban en Francia contra los estalinistas y los partidarios del general De Gaulle. Profundizando su traición, se opusieron a la “insurrección nacional” antinazi y a los sabotajes de la Resistencia.

    En Francia y Grecia la Resistencia fusila a varios trotskistas acusados de colaborar con el ejército hitleriano. En el primero de aquellos países, el grupo Barta, entre los que está David Korner, ideólogo de Lucha Obrera, se negó a ninguna actividad armada argumentando que la invasión alemana correspondía a una guerra entre “dos imperialismos”. En Italia el primer grupo trotskista fue creado por soldados británicos y norteamericanos en la citada guerra.

    En 1944 los grupos trotskistas ingleses Liga Marxista, Grupo Marxista y Liga Obrera Internacional (muy infiltrados por los servicios británicos) se unificaron dando lugar al PC revolucionario que contaba con 500 miembros. En 1949 se dividió en varios grupitos irrelevantes.
    (continuará)

    NOTA.- José Antonio Egido, sociólogo, politólogo y catedrático del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual, luchador por los derechos de autodeterminación e independencia del pueblo vasco. Profesor invitado de la Universidad Bolivariana de Venezuela y de la UNEFA, Profesor de la Universidad del Pueblo en Beijing (China).

    Extracto del artículo de Albert Escusa: Sobre el anticomunismo de izquierdas, el «estalinismo», el poum y el movimiento comunista

    Nuevamente el POUM como arma arrojadiza

    El POUM y la “revolución” española es un clásico entre los clásicos del anticomunismo. Y eso a pesar de que ya no hay casi ningún historiador serio que, habiendo investigado aquella época libre de la costra ideológica orwelliana, sostenga la tesis de que la “revolución” y “contrarrevolución” fueron los factores dominantes de la guerra civil española en 1936-1939. Efectivamente, a pesar de los discursos ideológicos que taparon la realidad y que han dado una visión completamente deformada de la historia, la “revolución” de 1936 fue más que nada una revolución de símbolos, posturas estéticas y comportamientos (la quema de iglesias como rito anticlerical, la ropa obrera que se puso de moda incluso entre los burgueses, la quema de dinero, el deslumbramiento de los “turistas revolucionarios” como Orwell, etc.), antes que un proceso real de transformaciones socioeconómicas, mientras que las instituciones republicanas, aunque mantuvieran las mismas formas, en su contenido reflejaron la nueva correlación de fuerzas producto de la derrota del fascismo en Cataluña. Esto conllevó la entrada masiva de los representantes de los partidos y sindicatos obreros en tales instituciones, desvirtuando su viejo carácter de clase. Entonces, si tal “revolución” fue más aparente y más limitada a los símbolos y los discursos que a los hechos reales, si el factor “revolución” constituye algo completamente secundario para juzgar aquella etapa y se ha demostrado lo erróneo de semejante catalogación, si además, las instituciones republicanas habían adquirido un carácter plenamente popular y distaban de ser tan «burguesas» ¿a quién beneficia seguir manteniendo la leyenda? A los anticomunistas de izquierdas, por supuesto.

    Por ello, y por la falta de nuevas ideas, se vuelve una y otra vez al POUM, con una obsesión digna de estudio. Fue la norma por parte del anticomunismo de izquierdas blanquear las actividades de los principales dirigentes del POUM tras la guerra y pasar de puntillas sobre los mismos, aprovechando que muchos sectores de jóvenes militantes de izquierda desconocían la historia de tales dirigentes. Ahora, en un reciente “¿Qué hay que rescatar del POUM?” (1), se sugiere que hubo una “época buena” y una “época mala”. Por lo menos ya hemos avanzado algo, porque hasta ahora los anticomunistas de izquierdas preferían guardar un sospechoso silencio sobre la “época mala”. Pero ¿dónde hay que establecer en verdad la frontera entre ambas épocas?

    Hay que considerar que todos los principales dirigentes del POUM, recién acabada la guerra, o bien giraron rápidamente hacia la tan odiada socialdemocracia “menchevique” creando el Moviment Socialista de Catalunya (MSC), o bien ingresaron en las nóminas de la CIA, como fue el caso de Gorkin, Maurín y otros. La práctica totalidad de los altos dirigentes renegaron de sus antiguas creencias. Los “auténticos líderes revolucionarios”, a partir del 1º de abril de 1939 dejaron de ser tales revolucionarios. ¿Es posible una metamorfosis tan repentina? ¿A qué se debe que, cuando es más necesario luchar contra el fascismo, tales dirigentes que repartían certificados y lecciones de revolución a diestro y siniestro y estigmatizaban a los “reformistas del PSUC”, abandonen la lucha y se transmuten en lo contrario de lo que decían ser? ¿Cómo explican los anticomunistas de izquierda que los “mencheviques reformistas” del PCE y el PSUC continuaran la lucha antifranquista sacrificando miles de vidas, y los principales dirigentes del POUM como Maurín y Gorkin ingresaran en la derecha pro-yanqui defendiendo al imperialismo más agresivo, mientras que otros fundaron el MSC para defender al imperialismo europeo? ¿Acaso la lucha contra el franquismo era menos necesaria que la lucha contra el Frente Popular? Misterios de la Santísima Trinidad “antiestalinista”, como fue un misterio divino que Maurín permaneciera vivo y en buenas condiciones en las cárceles de Franco, mientras a otros dirigentes republicanos los fusilaban o torturaban por la vía de urgencia. Maurín fue liberado en 1946 gracias a la intercesión de un obispo pariente suyo, que convenció al propio Franco de que era mejor mantenerlo vivo porque era un enemigo de los comunistas, y estas gestiones fueron seguidas directamente desde el mismísimo Vaticano (2). ¡Eso sí que es un auténtico privilegio del mejor burócrata! ¿Qué opinarán de todo ello los anticomunistas de izquierda y los apologistas del POUM? ¿Publicarán algún libro sobre estos temas?

    El POUM no fue ningún partido inocente como machaconamente pretenden hacernos creer. En medio de la guerra, cuando en otros lugares del Estado se combatía a vida o muerte, desde las páginas de la Batalla, periódico del POUM, se instaba a luchar contra los “mencheviques de la revolución” en alusión al PSUC situándolo como el enemigo a batir. Muchos dirigentes del PSUC y la UGT murieron asesinados entre agosto de 1936 y mayo de 1937. Desideri Trillas, dirigente sindical de la UGT, que había acompañado a Maurín en 1924 a Moscú, murió asesinado en 1936 por pistoleros de la CNT; el 24 de abril, Rodríguez Salas, comisario afiliado al PSUC, sufrió un atentado fallido, y el 25 cayó asesinado Roldán Cortada, antiguo colaborador de Maurín, depurado años antes por éste de la ejecutiva del Bloc Obrer i Camperol por desavenencias políticas, y asesinado en 1937 por pertenecer al PSUC. Muchos afiliados a la UGT fueron asesinados por no ingresar en la CNT. Seguramente la mano del POUM no estaba detrás de estas «víctimas de la revolución», pero desde las páginas de La Batalla, se señaló con insistencia quienes eran los enemigos: el Frente Popular y sus bases más consistentes y clarividentes, el PSUC y la UGT.

    La guerra y el peligro fascista fueron cosas muy remotas y lejanas para el POUM, y por ello se dedicó a hacer la “revolución”. En La Batalla, se reproducían a gran tamaño eslóganes como «¡Muera la república democrática!», se calificaba al antifascismo como traición a la revolución cuando los antifascistas frenaban con su sacrificio el avance del ejército franquista, se llamaba a eliminar las instituciones republicanas calificadas como “burguesas” (aunque estuvieran dominadas por la mayoría obrera), se publicaba a toda página y en grandes letras las octavillas arrojadas por los aviones de Franco llamando a desertar, se injuriaba impunemente y de forma constante a los dirigentes republicanos, socialistas y comunistas y, entre otras “hazañas”, con el objetivo desmoralizar a los combatientes y provocar la deserción, se escribían noticias falsas acerca de una supuesta negociación del gobierno republicano con Franco en vistas a una rendición (3).

    Por otra parte, en las filas del POUM se cobijaban a espías notorios como el jefe de la columna extranjera del POUM, Georges Kopp, agente del espionaje inglés y futuro colaboracionista de los nazis en Francia, y espías a favor de Franco que realizaron actos de sabotaje, mientras que otros se ofrecieron a la quinta columna para asesinar a Negrín y Álvarez del Vayo. No hay constancia de que por aquella época Orwell ya fuera un agente del espionaje británico, aunque se relacionó con personas directamente implicadas, como el propio Kopp, de quien era amigo íntimo.
    Extractos del libro: El PCE en la guerra civil Fernando Hernández Sánchez Licenciado en Geografía e Historia DEA en Historia Contemporánea

    Entre las memorias que contribuyeron a fijar una imagen negativa del PCE durante la guerra civil se encuentran también, sin duda, las de los ex miembros del partido, expulsados o separados de él durante los años transcurridos entre la inmediata derrota y la ruptura de Tito con la Cominform en 1948.

    Algunos, apartados completamente del comunismo, se adhirieron a campañas dedivulgación de los males imperantes más allá del telón de acero, la mayoría de las veces sufragadas por el Departamento de Estado norteamericano. Tal fue el caso, en España, de Valentín González “El Campesino” y de Enrique Castro Delgado.

    Otros, como Jesús Hernández, no renunciaron a su ideología comunista y buscaron en el modelo yugoslavo la plasmación de unos principios que consideraban fracasados en el sistema soviético. Hernández trabajó como asesor de la embajada yugoslava en México, mientras daba a publicar sus divergencias en forma autobiográfica con el título Yo fui un ministro de Stalin. Las líneas maestras del libro se encontraban ya en las notas que sirvieron al autor para impartir una conferencia titulada “La URSS en la guerra del pueblo español” en la Escuela Superior de Cuadros del Partido Comunista Yugoslavo en 1952. La primera edición vio la luz en México en 1953, y fue traducida al francés ese mismo año con el título de La grande trahison.

    Herbert R. Southworth, en un famoso artículo de controversiacon Burnett Bolloten, contribuyó posteriormente a propalar la especie de que el libro de Hernández había sido convenientemente inspirado, supervisado y corregido por el ex dirigente del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) Julián Gorkin, miembro destacado del Congreso para la Libertad de Cultura, una organización especializada en la difusión de propaganda anticomunista financiada por la CIA. Según Southworth, los contactos entre Gorkin y Hernández se iniciaron a instancias de otro ex comunista, José Bullejos, que hizo de intermediario entre ambos. Fue Hernández, según esta versión, quien solicitó entrevistarse con Gorkin -reputado mediador entre editoriales
    europeas y autores de obras antisoviéticas- pero este se negó a “estrechar la mano de Jesús Hernández hasta que no haya denunciado en un libro los crímenes estalinistas en España y, más específicamente, los detalles sobre el encarcelamiento y asesinato de Andreu Nin”.

    De esta forma, Gorkin le habría indicado a Hernández las condiciones bajo las cuales podría publicarse su libro. Seis meses después Gorkin recibió en París el texto de Yo fui un ministro de Stalin, cuya traducción firmada por un tal Pierre Berthelin, pseudónimo que, según Southworth, encubría al propio Gorkinapareció publicada por Fasquelle Éditeurs en 1954 16.

    El archivo personal de Gorkin no contiene, sin embargo, prueba alguna de la existencia de correspondencia entre Jesús Hernández y él, al contrario de lo que ocurre con Enrique Castro o Valentín González “El Campesino”, cuyas obras autobiográficas se encargó de difundir en Europa. Hay dos cartas cruzadas con Castro Delgado. Este escribe a Gorkin el 20 de junio y el 2 de septiembre de 1960, urgiéndole a convencer al director de la editorial Hachette para que acepte publicarsu segundo libro, Hombres made in Moscú. Castro le confiesa estar acosado por los acreedores y en una situación económica difícil. Tras haberle dado largas, el 15 de septiembre Gorkin le responde desengañándole de la posibilidad de publicar el libro en Francia, debido a la pérdida de interés del público por la guerra civil española. Del “Campesino” existen unos documentos, fechados entre 1953 y 1969, consistentes en una petición de ayuda de Valentín González a Gorkin ante su inminente detención y deportación de territorio francés, la solicitud de amparo a la Comisión de Refugiados y Apátridas del Consejo de Estado, un recorte de prensa donde se recoge la precaria vida diaria del “Campesino” en la localidad de Brehat, y unos apuntes para el guión de un programa de TV sobre la
    vida de González. La correspondencia con José Bullejos es de fecha muy posterior -1967- a la supuesta mediación con Hernández. En su opúsculo España, primer ensayo de democracia popular 18 y en sus escritos sobre el asesinato de Trotski, Gorkin únicamente recoge sus conversaciones con Enrique Castro Delgado.

    Tampoco existe confirmación sobre contactos personales con Hernández en la correspondencia cruzada entre Burnett Bolloten y Gorkin conservada en su archivo personal. Yo fui un ministro de Stalin no fue, pues, una obra concebida por Gorkin y endosada a Hernández, comosostenía Southworth, ni parece que la relación entre ambos personajes estuviera guiada por otros fines que no fueran los de la utilización recíproca...

    Julián Gómez Martín, más conocido como Julián Gorkin, desarrolló ampliamente la tesis del intento comunista de implantación de una protodemocracia popular en España. Apoyándose en los testimonios memoriales de un escogido elenco de ex comunistas o expulsados del partido a los que buscaba editor (Enrique Castro Delgado), traducía a otros idiomas (Jesús Hernández) o, directamente, se inventaba como personajes literarios (Valentín González “El Campesino”), el antiguo dirigente del POUM y director de los Cuadernos del Congreso por la Libertad de la Cultura* alimentó de forma vehemente la especie de la impregnación comunista de la República en guerra.
    *Publicación que, como demostró H. R. Soutworth, contaba con financiación de la CIA. SOUTWORTH, H: “El gran camuflaje: Julián Gorkin, Burnett Bolloten y la guerra civil española”, en PRESTON, P (Ed.): La República asediada: Hostilidad internacional y conflictos internos durante la guerra civil. Península, Barcelona (1999). Para los apólogos de Gorkin no hay problema en hacer de la necesidad virtud: “Si Gorkin hubiese recibido fondos de la CIA habría sido para defender proyectos -en especial, Cuadernos- que combinaban el anticomunismo y la oposición al franquismo. Esta revista, según Víctor Alba, posibilitó publicar -y sobrevivir- a un grupo bastante importante de escritores republicanos exiliados, en una época en que la prensa de izquierdas latinoamericana estaba controlada por los comunistas”. FERRI RAMÍREZ, M: “Julián Gorkin, la vida de un luchador”, introducción a GORKIN, J: Contra el estalinismo. Laertes, Barcelona (2001). Se puede consultar on line en la web de la Fundación Andreu Nin:
    http://www.fundanin.org/gorkin5.htm
    Texto extraído de www.antorcha.org. Traición a la República (1). POUM

    Los comunistas no juzgamos a las organizaciones ni a las personas por sus discursos ni por sus emblemas. Sin embargo, son muchos los que insisten en caracterizar a los movimientos políticos por lo que dicen de sí mismos y, así, quieren hacer creer que el POUM era una de las varias organizaciones antifascistas que luchaban contra el fascismo. Además, pretenden hacernos creer que, en realidad, el POUM no era trotskista, dadas sus divergencias con Trotski. No obstante, todos los trotskistas tuvieron divergencias con Trotski, empezando por el propio Zinoviev, que empezó atacándole para arrojarse finalmente en sus brazos. El trotskismo es una divergencia, se nutre de divergencias y camina hacia la divergencia absoluta. En cuanto a sus relaciones con el POUM, Trotski escribió una carta cuando Nin fue excluido de la Generalitat en la que reconocía: Nos han echado del gobierno autónomo de Catalunya. Tenía divergencias con el POUM pero los poumistas eran de los suyos, carne de su carne y sangre de su sangre.

    El POUM firmó el acuerdo del Frente Popular (por dos veces) y acabó traicionándolo. Nin, uno de sus dirigentes, fue primero consejero de Economía y luego de Justicia del gobierno de la Generalitat, por dos veces juró fidelidad a la República y acabó traicionándola. Los trotskistas afirman que ellos eran los más revolucionarios de todos porque luchaban contra una República que califican de burguesa y que, sin embargo, contribuyeron primero a engendrar y luego a mantener. ¿Acaso no era una República burguesa cuando Nin era consejero de Justicia de la Generalitat? ¿O es que antes era una República soviética que luego se convirtió en contrarrevolucionaria? ¿Dejó de ser revolucionaria precisamente cuando despacharon a Nin de su cargo?

    Esas manipulaciones de la historia a su antojo son típicas de los trotskistas, cuya trayectoria en España está perfectamente reflejada en la propia biografía de Nin, a quien pretenden elevar a los altares. Nin fue siempre un tránsfuga en el confuso mundo de la política catalana, un personaje inestable que en muy poco tiempo recorrió absolutamente todo el espectro partidista de aquella época. No hubo organización a la que no perteneciera. Primero fue un nacionalista burgués, luego se pasó al centralismo del PSOE, luego mudó al anarcosindicalismo de la CNT, luego al comunismo del PCE, luego al trotskismo del BOC, luego al trotskismo de Izquierda Comunista y de ahí, repudiado por Trotski, acabó finalmente volviendo con el BOC para formar el POUM. Los libertarios nunca le perdonaron que afiliara la CNT a la Internacional Sindical Roja en 1921 sin disponer de permiso para ello; los poumistas también le reprocharon que ingresara en la Generalitat en 1936 sin consultarles. Nadie estuvo nunca a gusto a su lado porque, como buen trotskista, sólo era fiel a sí mismo.

    Hay un detalle de su vida que interesa recordar. Como representante de CNT, en mayo de 1921 viajó a Moscú para asistir al Congreso fundacional de la Internacional Sindical Roja pronunció un discurso en el que, entre otras cosas, dijo las siguientes palabras:
    "El partido comunista ruso es la única garantía de la revolución, del mismo modo que los jacobinos se vieron obligados a guillotinar a los hebertistas, prescindiendo del hecho de que representaban una tendencia a la izquierda; del mismo modo que nosotros mismos (en la CNT) hemos eliminado a los que constituían un obstáculo a la realización de los objetivos que perseguimos, nuestros camaradas rusos se ven inevitablemente obligados a reprimir de una manera implacable cualquier intento que pudiera quebrantar su poder. No es solamente su derecho sino su deber. La salvación de la Revolución es la razón suprema."

    Los archivos nazis fueron capurados por los aliados tras la II Guerra Mundial y publicados en Estados Unidos con el título Documents on German Foreign Police. Aquí nos interesa la serie D, publicada en 1950, cuyo tercer volumen es el que alude a la guerra civil española. Allí, en las páginas 284 a 286, hay un informe interesante dirigido el 11 de mayo por Wilhelm Faupel a Hitler.

    Faupel, antiguo general del ejército alemán, era el embajador de los nazis en el cuartel general franquista. Sólo habían pasado unos pocos días de la traición y Faupel le dice al Führer:
    "En cuanto a los desórdenes de Barcelona, Franco me comunicó que las luchas callejeras habían sido promovidas por sus agentes. Según me contó Nicolás Franco, tenían en total trece agentes en Barcelona. Uno de ellos había pasado hacía bastante tiempo la información de que las tensiones entre anarquistas y comunistas eran tan grandes en Barcelona que estaba en condiciones de garantizar que podía hacer estallar la lucha en cualquier momento. El Generalísimo me dijo que al principio no había depositado
    demasiada confianza en las palabras de su agente, pero luego las había mandado corroborar por otros, que le habían confirmado la noticia. En un primer momento no había querido hacer uso de esta posibilidad hasta que comenzaran las operaciones militares contra Barcelona. Pero, como poco tiempo atrás los rojos habían atacado Teruel con el fin de liberar al Gobierno de Euzkadi, había considerado que aquél era el momento oportuno para hacer estallar los desórdenes en Barcelona. En realidad, a los pocos días de recibir sus instrucciones, el agente había conseguido que tres o cuatro personas empezaran los tiros en las calles, y esta circunstancia había producido los resultados deseados."


    También el conde Galeazzo Ciano, ministro de Asuntos Exteriores y yerno de Mussolini, se atribuyó la provocación de Barcelona. García Conde, embajador franquista en Roma, decía en una carta al Ministerio que Ciano añadió por su cuenta, y hasta me pidió lo transmitiese al Generalísimo, que lo importante ahora era acelerar e intensificar nuestra ofensiva aprovechando la revuelta situación de Cataluña, en cuyo desorden se atribuye participación mediante espías italianos a su servicio (Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores, serie renovada de Barcelona, 1106/10). En sus memorias, el embajador norteamericano en España, Claude G. Bowers, escribió también que la crisis había sido provocada por los anarquistas y el POUM... En general se cree que muchos de ellos eran agentes de Franco (My mission in Spain. Watching the rehearsal for World War II, Londres, 1954, pg.356).

    Los archivos del SIPM (Servicio de Información y Policía Militar), el espionaje franquista, se han
    abierto muy recientemente. En Ávila el Archivo General Militar, Sección Cuartel General del Generalísimo, en el apartado referente al SIPM, existen dos documentos curiosos (c.2871/3 y la nota secreta R-291), numerados 27 y 32. El primero lleva fecha de 5 agosto de 1938. Es un nota que desde Irún envía Sanz Agero, del SIPM, al coronel José Ungría, su jefe. Contiene una propuesta del POUM de Barcelona ofreciéndose como pistoleros para asesinar al presidente del Gobierno Juan Negrín y al ministro de la Gobernación, Julián Zugazagoitia, a cambio de dinero y pasaportes para establecerse fuera de España.

    El coronel Ungría aceptó gustoso la oferta de colaboración de los trotskistas. El plan consistía en atacar el vehículo oficial en el que iban juntos al salir de las reuniones del gobierno. Las armas las obtendrían del Ejército del Este, en el que el POUM decía contar con algunos militantes. La nota de Sanz Agero decía textualmente:
    "El Grupo Luis de Ocharán de Barcelona nos comunica lo siguiente: ‘Utilizando unos elementos del POUM, sería posible la realización de algún atentado contra Negrín o contra el ministro de Gobernación y posiblemente contra los dos, pues andan frecuentemente juntos’. Esto sería bajo la base de facilitarles medios que les permitieran salir a Francia y embarcarse para América como es su propósito. (Los elementos que tendrían que intervenir no han aceptado el ofrecimiento de facilitarles la entrada a la España Nacionalista.) Estos individuos dicen que se podrían obtener las armas necesarias sustrayéndolas de un escuadrón de caballería del ejército del Este, y que todavía está influenciado por elementos del POUM. Nos ruega el amigo Ocharán demos una contestación urgente para saber si interesa o no la proposición."

    Las conclusiones que se desprenden de aquí son muy jugosas. Primero, es significativo que los trotskistas se hubieran ofrecido a quitarse definitivamente la máscara y cambiar de bando, pero que fueran los fascistas los que no aceptaran su llegada. Si los trotskistas querían pasarse a la España franquista es porque conocían de sobra que allí nada tenían que temer, porque previamente allí se les conocía como colaboradores. El ofrecimiento parte de ellos pero, como todos los renegados, tienen el problema de que ni los fascistas los quieren a su lado. Pero por su propia iniciativa, los militantes del POUM hubieran acabado combatiendo gustosos junto con los falangistas y requetés. Cuando proponen este ofrecimiento, en agosto de 1938, la dirección del POUM estaba encarcelada, por lo que no cabe suponer que la traición trotskista sólo era conocida por los cabecillas de aquella organización, sino que los provocadores estaban por todas partes.

    El coronel Ungría tardó dos días en responder a la oferta del POUM. No cabe duda de que él por sí no podía decidir en un tema de tanta repercusión para el desenlace de la guerra. El proyecto del POUM fue discutido en el Cuartel General por Franco y los más altos jerarcas fascistas, que eran quienes debían aprobarlo. La respuesta se cursó el 7 de agosto con la siguiente contestación a la oferta trotskista:
    "Se acepta la propuesta hecha en su informe A-Z013, pudiéndose ofrecer el pasaporte que solicitan y 100 (cien) dólares a cada uno de los que intervengan directamente en el asunto, haciendo presente que la aceptación es a base de que la operación tenga éxito, debiendo efectuarse precisamente contra Negrín y Álvarez del Vayo."

    Como se observa, en plena guerra, fascistas y trotskistas sostenían una animada correspodenencia epistolar cuyo calificativo sólo puede tener un nombre, traición, con una recompensa, cien dólares, más bien pobre para dos asesinatos de mucha altura. Es importante también retener el cambio de víctimas que proponían los fascistas. El POUM originalmente se había ofrecido para asesinar al ministro de la Gobernación, Julián Zugazagoitia. En su lugar, el SIPM propone eliminar al ministro de Asuntos Exteriores, Julio Álvarez del Vayo.

    Ambos son de la misma organización, el Partido Socialista Obrero Español. La cuidadosa elección no era ninguna casualidad. El presidente Negrín se había convertido en el principal abanderado de la resistencia al fascismo y su mayor valedor en el gabinete era precisamente Álvarez del Vayo. Por eso ambos debían ser asesinados al mismo tiempo. En cambio, Zugazagoitia era uno de aquellos que había desviado la atención acerca del golpe de Barcelona exigiendo que lo que había que investigar era la desaparición de A Andrés Nin. Los fascistas no podían permitir la muerte de quienes prestaban tan útiles servicios. Cuando Zugazagoitia dejó de prestarles servicios, fue entregado por los vichystas y fusilado. Lo que pretendían los fascistas y sus pistoleros poumistas era liquidar a los partidarios de la resistencia para instalar en su lugar a los liquidadores y, especialmente, a Indalecio Prieto con el fin de negociar la rendición republicana.

    Por el momento, en los archivos del SIPM no hay ningún otro documento que aporte más información sobre esta estrecha colaboración entre el POUM y los servicios secretos de Franco. Pero algo queda bien claro: no se trata de que hubiera habido infiltrados dentro del POUM sino que era el POUM lo que constituía una infiltración en sí misma.
    Extracto de un artículo de Antorcha: ¿ Quién tiene miedo a la historia?

    Maurín: una biografía truncada


    También lo hemos expuesto alguna vez: si el POUM y los poumistas, a diferencia del PCE, que era reformista y burgués, fueron los revolucionarios de verdad, los auténticos, no nos vale que su biografía se acabe tristemente en 1939. Justamente entonces es cuando debió comenzar. Nosotros estaríamos dispuestos a reconocer con mucho gusto que el POUM y los anarquistas tenían razón cuando se alzaron contra la República burguesa, pero entonces se hubieran debido alzar aún con más ímpetu contra el fascismo a partir de 1939, que es justamente cuando desaparecieron del escenario de la historia.

    Pero ¿por qué desaparecen? Es evidente: ya habían cumplido con su función, la de combatir a la República burguesa en nombre de la revolución. Pero cuidado: para ellos no se trataba de impulsar la revolución sino de hundir a la República en nombre de la revolución. Son dos cosas distintas. En sus bocas la revolución es sólo una coartada para conseguir lo otro.
    Pasemos a las biografías. Nosotros ya hemos expuesto en otro artículo el paralelismo entre Maurín y su cuñado Souvarin, otro personaje con una turbia biografía, que se inicia en París en los años veinte y circula por Nueva York durante la II Guerra Mundial. Existe un aspecto clave tanto en la biografía personal de Maurín como en la historia del BOC y del POUM que los historiadores académicos no saben explotar: Maurín es el Cambó del Frente Popular y sus instrumentos políticos BOC-POUM son uno de los largos brazos sobre los que se sostiene la burguesía catalana. Ese es el secreto de su separatismo y de su iberismo. Lo denunciaron en su momento los anarquistas, lo denunció Trotski y lo denunció el PCE que le expulsó -entre otras razones- por nacionalista, un calificativo que también le lanzó Nin. Cuando algún historiador serio se detenga a analizar este fenómeno encontrará muchas de las claves políticas de Catalunya en aquella época, entre ellas el golpe de Estado de mayo de 1937.

    Maurín nació en 1896 y murió en Nueva York en 1973; vivió, pues, 77 años y su biografía política se inicia a los 17 años cuando funda el periódico El Talión. Son 60 años de madurez de los cuales sólo 20 atraen el interés de los historiadores; el resto no interesa para nada. La conclusión es simple: no es posible comprender la biografía de una persona contando sólo con un tercio de su vida, como si el resto hubiera sido un zombi. La lucha de Maurín se acaba en 1946 cuando los fascistas le gratifican con un indulto y le dejan en libertad. Si era tan revolucionario como dicen que había sido antes, ¿qué sucedió entre 1946 y 1973? ¿dónde está la lucha de Maurín? En plena guerra fría, Nueva York, donde vivió Maurín, no era precisamente el centro de la revolución mundial (sino todo lo contrario). Por ejemplo, los historiadores no nos cuentan detalles interesantes de aquel periodo como los siguientes:

    — en 1959 Maurín se declaró enemigo a la revolución cubana
    — dos años después Estados Unidos le recompensa otorgándole la nacionalidad yanqui.

    Si la historia no se cuenta entera no es historia. La de Maurín es toda una metáfora de un momento histórico. No es su biografía: todo el POUM se acaba en 1939 y eso, que no puede extrañar de los trotskistas porque ya habían cumplido el papel que los fascistas les tenían asignado, sí extraña en cierto modo en el caso de los anarquistas que, a partir de entonces, dejaron de ser lo que habían sido. La mayor parte de ellos lo achacan al franquismo, a la represión, etc., pero si meditaran un poco acerca de ello obtendrían conclusiones muy interesantes, sobre todo para ellos mismos.

    Con un pie en el estribo

    Nin era muy diferente de Maurín: vacilante y sinuoso como un camaleón sin personalidad política de ninguna clase, siempre en busca de su propio acomodo intelectual, siempre con un pie en el estribo. El BOC de Maurín le acusó de ser un político voluble (1) y García Oliver dice de él que no fue un tránsfuga sino un fugitivo (2) porque, en una carrera breve pero trepidante, había recorrido casi todas las organizaciones políticas de izquierda existentes en Catalunya en el primer tercio del siglo XX.

    Empezó en el nacionalismo burgués, luego se pasó al PSOE, luego a la CNT anarquista, luego al PCE stalinista, luego creó la OCE trotskista, luego tampoco estuvo a gusto a las órdenes de Trotski, las desobedeció y su minúscula organización se fusionó con el BOC para crear el POUM (que no se sabe lo que era, si chicha o limoná).

    No hubo más recorrido porque había agotado todas las posibilidades del espectro político catalán. Posiblemente, como buen individualista, Nin sólo se encontraba a gusto consigo mismo, pero viajando de posada en posada, haciendo entrismo en todas y cada una de las habitaciones de aquel hotel de la política.

    Su travestismo no fue sólo ideológico sino un estilo de hacer política. Por eso, aunque disimulen, en voz baja Nin no gusta a nadie. Utilizan su memoria para combatir al comunismo, que es lo que les interesa, y nada más. Lo único que les une a todos ellos es esa lucha común y ante nosotros aparecen como si formaran un frente. Por eso vemos a los anarquistas publicar libros trotskistas, tan alejados de sus postulados. Ni unos ni otros tienen principios; no se guían por ese tipo de cosas tan dogmáticas. Los anarquistas no soportan a Nin porque éste llevó a la CNT a la Internacional Sindical Roja, según ellos violando los acuerdos confederales. Pero a Nin ni siquiera le soportan los propios trotskistas; los del BOC con los que se fusionó siempre desconfiaron de él y cuando Maurín fue detenido no le dieron el cargo de secretario general del POUM: cambiaron el cargo de nombre. Sus colegas siempre dijeron que Nin había aceptado entrar de consejero de la Generalitat sin consultarles antes, es decir, que hizo con ellos lo mismo que antes había hecho con los anarquistas, es decir, que también entonces actuaba por su cuenta, sin contar más que consigo mismo.

    Pocos días después de que el POUM firmara el pacto del Frente Popular, Trotski difundió un comunicado titulado La traición del Partido Obrero de Unificación Marxista. Los historiadores de pacotilla deberán tener en cuenta, por tanto, que nosotros los comunistas no somos los únicos que acusamos a Nin de traición; es más, lo que preguntamos es qué organización no le acusó en algún momento de traición. Nosotros seguimos diciendo bien alto lo que todos gritaron siempre: traición y Nin significan lo mismo.

    Lo que sucede es que de traición sólo pueden hablar quienes tienen principios, no los pragmáticos, ni los tránsfugas, ni los entristas. Es lógico que se enfaden cuando se les llama traidores porque para ellos la traición es lo normal, la práctica habitual, la esencia misma de su forma de entender la lucha política. Su microclima son las facciones, tendencias, corrientes, escisiones, subdivisiones y demás métodos de pesca submarina. Nin firmó (dos veces) el pacto del Frente Popular y se levantó contra el Frente Popular; Nin fue consejero del gobierno de la República y se levantó contra la República. Los acuerdos y los juramentos están para incumplirlos: así actúan los que carecen de principios.

    Nin se levantó contra la República porque ésta era burguesa y reaccionaria, pero unas semanas antes, cuando era consejero de la Generalitat, no debía ser tan burguesa ni tan reaccionaria. ¿Había dejado de ser lo que era? Nin y los suyos, como buenos camaleones, jugaban a todas las barajas. Que nadie busque aquí ni una pizca de eso que algunos valoran tanto en la lucha política y que se llama coherencia.
    Los hechos de Mayo por Juan Andrade, del Comité Ejecutivo del POUM, en “Notas sobre la guerra civil”,

    “...Era tal el desconcierto, la confusión y también la irresponsabilidad anarquista, que recuerdo muy bien que cuando yo tenia oportunidad de salir a la calle (nuestro Comité Ejecutivo estuvo reunido en sesión permanente mientras duraron los sucesos), se acercaban a mí y me abordaban numerosos camaradas extranjeros, incluso los trotskistas (pues en Barcelona misma los hechos no se veían igual que en París o México), para decirme aproximadamente: “Pero esto no tiene pies ni cabeza. Hay que acabar con esta situación, buscar una salida”...Mantuvimos contactos con el Comité Nacional de la CNT, establecimos relación con “Los amigos de Durruti”, grupo del que hay que decir que no representaba nada efectivo, ya que era un núcleo de peso mínimo que no pretendía hacer más que una oposición en el seno de la FAI...Hago esta aclaración porque después se ha pretendido presentar a “Los amigos de Durruti” como una organización poderosamente representativa, expresión de la conciencia revolucionaria de la CNT...Fui encargado por el Comité Ejecutivo, durante los sucesos de Mayo, de entablar relaciones con el Comité Regional de la FAI, que tenia su local en el Seminario de Barcelona...Mis primeras gestiones allí estuvieron orientadas a lograr la constitución de un Frente Revolucionario que dirigiera la lucha y que formulara y orientara la finalidad de la misma...Para ellos no era preciso establecer ningún frente unido y su fuerza bastaba, aunque no se deducía realmente para qué, puesto que los propios combatientes suyos no recibían más órdenes que las de mantenerse en sus posiciones, pero sin consignas definidas...La última visita que hice fue para formular una proposición concreta nuestra, de índole militar...Casi toda la ciudad, a excepción de un centro en torno a la Generalidad, estaba en poder de las fuerzas combatientes de la CNT y el POUM. Se trataba pues de organizar un avance metódico, dirigido por especialistas militares, hacia el centro de la ciudad para tomar la Generalidad. La operación no habría sido costosa, dado sobre todo que los elementos que defendían ese casco de la ciudad no poseían muy elevada moral frente a la combatividad de los trabajadores revolucionarios...Juzgaron esto imposible sin ofrecer ninguna otra solución. Abandoné el local faísta convencido una vez más de que el confusionismo anarquista culmina siempre en las mayores catástrofes políticas...Cuando se simplifican o esquematizan situaciones políticas muy complejas, para idealizarlas y deducir conclusiones falsas favorables a una tesis, se defiende, se hace demagogia fácil, pero no se sirve a la verdad y se elude toda responsabilidad efectiva. Reducir el problema, la situación tan fluida de aquel momento en que la clase trabajadora de Barcelona se habla lanzado a combatir en la calle para ultimar la revolución, y decir que el POUM, como dijeron Trotski y los trotskistas, haciendo el juego a los dirigentes anarquistas, dio la orden de abandonar la lucha, arregla bien los argumentos de los que, por encima de todo, tratan de desacreditar a nuestro partido y de presentar cada una de sus actividades únicamente como una pura traición, pero no responde a la más mínima verdad.”
    Como curioso dato, es que los más famosos dirigentes del POUM acabaran escribiendo artículos anti-comunistas en órganos de la CIA y acabaran en la socialdemocracia o la extrema derecha americana: Joaquín Maurin, Julian Gorkin, Ignacio Iglesoias, Victor Alba, etc.

    Deacero
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 55
    Reputación : 69
    Fecha de inscripción : 31/12/2013

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Deacero el Dom Dic 21, 2014 10:58 pm

    En buena hora me enteré de quienes son en realidad estos troskistas del POUM. Debo confesar que uno de mis primeros acercamientos al marxismo ha sido mediante Homenaje a Cataluña de Orwell. Como me cansé de maldecir a Stalin, por fortuna ya tengo un poco más idea. Dejo aquí algo de Furr referente al levantamiento de mayo




    Originally posted by Grover Furr

    German Intelligence, Communist Anti-Trotskyism, and the Barcelona “May Days” of 1937

    I’m writing an article on the falsifications in Khrushchev’s infamous 1956 “Secret Speech.” A few weeks ago I ran across the following statement, in an article on the subject of this speech:

    "...в угоду политической конъюнктуре деятельность Троцкого и его сторонников за границей в 1930-1940 годах сводят лишь к пропагандистской работе. Но это не так. Троцкисты действовали активно: организовали, используя поддержку лиц, связанных с абвером, мятеж против республиканского правительства в Барселоне в 1937 году. Из троцкистских кругов в спецслужбы Франции и Германии шли "наводящие" материалы о действиях компартий в поддержку Советского Союза. О связях с абвером лидеров троцкистского мятежа в Барселоне в 1937 году сообщил нам Шульце-Бойзен...Впоследствии, после ареста, гестапо обвинило его в передаче нам данной информации, и этот факт фигурировал в смертном приговоре гитлеровского суда по его делу." (| Судоплатов, П. "Разведка и Кремль." М., 1996, с. 88; | Haase, N. Das Reichskriegsgericht und der Widerstand gegen nationalsozialistische Herrschaft. Berlin, 1993, S. 105)1

    English translation from Gen. Pavel Sudoplatov, _The Intelligence Service and the Kremlin, Moscow 1996, p. 58:

    “In the interests of the political situation the activities of Trotsky and his supporters abroad in the 1930s are said to have been propaganda only. But this is not so. The Trotskyists were also involved in actions. Making us of the support of persons with ties to German military intelligence [the ‘Abwehr’] they organized a revolt against the Republican government in Barcelona in 1937. From Trotskyist circles in the French and German special intelligence services came “indicative” information concerning the actions of the Communist Parties in supporting the Soviet Union. Concerning the connections of the leaders of the Trotskyist revolt in Barcelona in 1937 we were informed by Schuze-Boysen… Afterward, after his arrest, the Gestapo accused him of transmitting this information to us, and this fact figured in his death sentence by the Hitlerite court in his case.”

    This passage is indeed in Sudoplatov’s book. But the footnote to the Haase volume is not. I assume it was added either by Lifshits, author of the Russian-language article, or by Trosten, author of the German version.

    So I obtained the Haase volume. The text on pp. 105 ff. is the actual text of the German Reichskriegsgericht (Military Court of the Reich) against Harro Schulze-Boysen, charged with espionage for the Soviet Union (Haase, Norbert. Das Reichskriegsgericht und der Widerstand gegen die nationalsozialistische Herrschaft. Berlin: Druckerei der Justizvollzugsanstalt Tegel, 1993).The relevant paragraph, also on p. 105, reads thus:

    Anfang 1938, während des Spanienkrieges, erfuhr der Angeklagte dienstlich, daß unter Mitwirkung des deutschen Geheimdienstes im Gebiet von Barcelona ein Aufstand gegen die dortige rote Regierung vorbereitet werde. Diese Nachricht wurde von ihm gemeinsam mit der von Pöllnitz der sowjetrussischen Botschaft in Paris zugeleitet.

    English translation:

    “At the beginning of 1938, during the Spanish Civil War, the accused learned in his official capacity that a rebellion against the local red government in the territory of Barcelona was being prepared with the co-operation of the German Secret Service. This information, together with that of Pöllnitz, was transmitted by him to the Soviet Russian embassy in Paris.”

    “Pöllnitz” was Gisella von Pöllnitz, a recent recruit to the “Red Orchestra” (Rote Kapelle) anti-Nazi Soviet spy ring who worked for United Press and who “shoved the report through the mailbox of the Soviet embassy” (Brysac, Resisting Hitler: Mildred Harnack and the Red Orchestra. Oxford University Press, 2000, p. 237).

    * * * * *

    By itself Sudoplatov’s statement only proves that Soviet intelligence sincerely believed that Trotskyists were involved with "persons with ties to German military intelligence" in preparing this revolt. By the time he wrote his memoirs, in the 1990s, Sudoplatov was very anti-Soviet, and showed much remorse for many of the things he had done in the Soviet secret service. The fact that he insisted that the Trotskyists were involved with the Nazis in the “May Days” revolt of 1937 in Barcelona surely means that he sincerely believed it was true.

    The information from the German Military Court published by Haase provides independent confirmation of Sudoplatov’s statement and of Soviet contentions at the time. It fully confirms Communist suspicions that German intelligence was involved in planning the Barcelona revolt of May 1937. Communist hostility towards Trotskyists and Trotskyism becomes understandable in the light of this information.

    There's good evidence that the real panic over clandestine Trotskyists did not take place, even in the USSR, until after the May Days in Barcelona, 1937. Stalin's speeches (two of them) to the February - March 1937 Central Committee Plenum, minimized the dangers of Trotskyists; declared them marginalized; and encouraged CC members not to discriminate against people who used to be Trotskyists but no longer were.2

    By June or July this had all changed. At the enlarged session of the Military Soviet, held on June 1-4 to discuss the just-uncovered and very serious Tukhachevsky conspiracy, Stalin gave a speech in which he states that Tukhachevsky and the rest “tried to make out of the USSR another Spain.”3 The meant create a civil war, of course. But specifically it seems to have meant: Do what the Trotskyists and others had done in the May Days in Barcelona -- stab the USSR in the back in the course of a war with the fascists.

    The Soviet NKVD had very credible evidence that Trotskyists were collaborating with the German military and Japanese. Soviet leaders certainly believed it. Pavel Sudoplatov believed it, in his memoirs, and he became very, very "anti-Stalin" and anti-Soviet in his old age.

    The real panicked hunt for hidden oppositionists, Rights, Trotskyists, and others, began after that Plenum, in the atmosphere of the Tukhachevsky conspiracy. But the Tukhachevsky conspiracy was preceded by the Barcelona “May Days” revolt.

    The German Military Court evidence cited above shows that the German Secret Service was involved in the planning of the “May Days” revolt. Later in May 1937 Marshal Mikhail Tukhachevsky wrote out by hand a lengthy statement in which he admitted to conspiring against the Soviet Union with the German General Staff.4 Tukhachevsky stated that the commanders discussed their planned revolt with Trotsky. These events provide the most likely explanation for the beginning of the fervent persecution by Communists of Trotskyists in Spain.5


    [1] S Lifshits, “Preslovutyi Doklak Khrushcheva, ili CACATUM NON EST PICTUM”. In Moskva Sadovoe Kol’tso, http://m-s-k.newmail.ru , downloaded July 5 2004. The same article is published as a pamphlet in German: Gersch Troston, Chruschtschows berüchtigte Rede, oder CACATUM NON EST PICTUM (hingeschissen ist nicht gemalt). «Marxistisch-leninistische Schriftenreihe für Geschichte, Politik, Ökonomie und Philosophie» (ISSN 1861-2954), Heft 45. Berlin: Ernst-Thaelmann-Verlag, n.d. I have verified all the Russian and English quotations in this article with the originals.

    [2] J.V. Stalin, Mastering Bolshevism. NY: Workers Library Publishers, 1937, pp. 26-7; 43-4. Cited from http://ptb.lashout.net/marx2mao/Stalin/MB37.html

    [3] J.V. Stalin, “Speech by J.V. Stalin at the Ministry of Defense,” Secret Documents. Toronto, CA: Northstar Compass, n.d. [1996], p. 115: “These people tried to make out of the USSR another Spain…” Original in Lubianka. Stalin i Glavnoe Upravlenie Gosbezopasnosti NKVD 1937-1938. Eds. V.N. Khaustov et al. Moscow: “Materik”, 2004, p. 206; Stalin, Sochineniia [Collected Works], vol. 14, at http://grachev62.narod.ru/stalin/t14/t14_48.htm

    [4] Partial English translation in Steven J. Main, “The Arrest and ‘Testimony’ of Marshal of the Soviet Union M.N. Tukhachevsky (May – June 1937),” Journal of Slavic Military Studies 10, No. 1 (1997), 151-195. Trotsky and his followers are mentioned throughout Tukhachevsky’s statement.

    [5] It’s important to emphasize that there is no evidence that any Trotskyists were killed by Soviet or other communists in Spain, with the exception of Andres Nin, POUM leader and former secretary of Trotsky. See Grover Furr, “Fraudulent Anti-Communist Scholarship From A "Respectable" Conservative Source: Prof. Paul Johnson,” at http://chss.montclair.edu/english/furr/pol...hnsonfraud.html

    Deacero
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 55
    Reputación : 69
    Fecha de inscripción : 31/12/2013

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Deacero el Lun Dic 22, 2014 12:01 am

    Echospace escribió:
    The Red Hammer escribió:
    Echospace escribió:
    NSV Liit escribió:Bueno, aclaremos que la novela fue publicada en agosto de 1945, y aunque eran aliados, para entonces la política occidental ya iba encaminada también contra la URSS. Una cosa es que al comienzo de la guerra, cuando no estaba claro quien podía ganar (es más parecía que iban ganando los nazis), o si la URSS podría resistir o no, desde los medios oficiales occidentales no se organizaran campañas propagandistas contra la URSS sino que fueran campañas de ayuda o apoyo, y otra muy diferente que esa fuera la tónica hasta 1945. Porque desde el momento en el que está claro que la guerra la han ganado los aliados (eso ya era evidente en 1944), la actitud de occidente respecto a la URSS es diferente a la que hubo al comienzo de la guerra. En agosto de 1945 los países occidentales ya no veían a la URSS exactamente como un aliado (aunque en teoría lo siguieran siendo), sino como una amenaza y como un competidor.

    De hecho,

    Los yanquis traicionaron los principios básicos de la "moral bélica", es decir, lanzaron dos bombas atómicas cuando los japoneses decidieron rendirse ante la Unión Soviética.

    Es evidente que esta acción se realizó por miedo a que el socialismo llegara a Japón, y se formara un eje comunista que pusiera en peligro el dominio de los Estadounidenses en el pacífico. De ahí los ataques propagandistas a partir del momento en que se conocía el resultado final, aliados en la guerra, pero enemigos en la "paz".

    Salud y disculpas por el off-topic.

    Siento el brutal offtopic pero, ¿los japoneses se rindieron ante la URSS? Pensé que había sido ante USA, y de ahí lo de las bombas.

    Entonces, ¿cómo cojones pudo mantener USA el control capitalista sobre Japón si estos capitularon ante la URSS? ¿No se supone que era la URSS entonces la encargada de "gestionar" el rollo?

    No se rindieron, lo intentaron.

    Aquí tienes un informe secreto, en inglés:

    http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB162/31.pdf


    No concuerdo. Vi tu link y al buscar más información del tema, encontré este ensayo sobre las causas de la rendición japonesa

    http://www.japanfocus.org/site/view/2501


    en él dice que más bien los japos buscaban la mediación soviética


    It is also important to recall that the Japanese government decided to suspend judgment on the Potsdam Proclamation precisely because it had pinned its last hope on Moscow’s mediation. Whom was the Japanese government bargaining with at that moment? Certainly, it was not the Allied powers, as Asada has inserted in brackets. The only party with whom Japan was “bargaining” at that moment was the Soviet Union, not the Allied powers, and the Japanese government preferred to suspend judgment over the Potsdam terms as long as the possibility of Moscow’s mediation still seemed available to it.


    La razón por la cual los japoneses jamás se hubieran rendido ante la URSS


    No sooner had the marriage of convenience uniting right-wing Japan and the communist Soviet Union broken down than the Japanese ruling elite’s fear of communism sweeping away the emperor system was reawakened....


    Suzuki explained: “If we miss today, the Soviet Union would take not only Manchuria, Korea, [and] Karafuto [Sakhalin Island], but also Hokkaido. This would destroy the foundation of Japan. We must end the war when we can deal with the United States.”....


    Yonai Mitsumasa told Takagi Sokichi: “They may not be the appropriate words, but the atomic bombs and the Soviet entry into the war are in a way a godsend, since we don’t have to decide to stop the war because of the domestic situation. The reason why I have advocated the end of war is not that I was afraid of the enemy’s attack, nor was it because of the atomic bombs or the Soviet entry into the war. It was more than anything else because I was afraid of domestic conditions. Therefore, we were fortunate to [be able to] end the war without pushing the domestic situation to the fore.”[70] Yonai’s fear was widely shared by the ruling elite. Konoe’s advocacy of peace, which he had submitted to Hirohito in February 1945, was motivated by his fear of a communist revolution. Whether or not such a revolution was actually likely or even possible, the fear among the ruling elite of such popular unrest sweeping away the entire emperor system was quite real.


    No me parece muy lógico que los fascistas japoneses hayan querido rendirse a la URSS. De igual manera que si me parece lógico que los nazis hayan intentado por todos los medios rendirse antes los yankis antes que hacerlo ante los rojos.

    También me disculpo por el off topic. Saludos a todos los camaradas

    granados
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 721
    Reputación : 757
    Fecha de inscripción : 15/01/2012

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por granados el Lun Dic 22, 2014 2:39 pm

    En relación con lo que dice DEACERO, Grover furr tiene un artículo en prensa sobre los sucesos de Barcelona de mayo de 1937.

    Rara vez se señala el nada "extraño "paralelismo" entre los sucesos de Barcelona y el intento de golpe de estado trotskista dirigido por tujachevsky y cia por esas mismas fechas.

    Contenido patrocinado

    Re: POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) - Opinad

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:04 pm


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 5:04 pm