La Europa xenófoba

    Comparte

    tartesico
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 443
    Reputación : 887
    Fecha de inscripción : 26/03/2010

    La Europa xenófoba

    Mensaje por tartesico el Dom Nov 17, 2013 9:30 pm

    "En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legítima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica." Eduardo Galeano

    1) Los orígenes de una Europa racista

    En épocas de crisis, sin duda alguna todos sabemos y hemos visto a lo largo de la historia como los diversos gobiernos tienden a agitar sin dudarlo si quiera, al fantasma de la inmigración como la de la gran amenaza contra el bienestar del pueblo.

    En el caso de la Unión Europea, la tendencia racista, xenófoba y discriminatoria, sin embargo, ha devenido como una seña de identidad de esta institución de forma natural desde sus mismos inicios y cimientos a lo largo de la historia reciente. Se ha construido Europa sobre la base de la preeminencia de lo nativo y del rechazo, y escepticismo de todo lo que venga de fuera, de todo lo que se intuya o huela a inmigración.

    A pesar de ello, las elites burguesas del estado español, conjuntamente con la burguesía europea, no se cansan en recalcar los beneficios positivos para todos que tiene no solo la integración en la llama comunidad europea, sino también las ventajas de tratar constantemente de liderar este proceso que, lejos de positivo, progresivo o democrático, ha tenido históricamente un gran poso y un oscuro pasado ( y presente) marcado por los valores ultra consumistas, capitalistas, religiosos, racistas y profundamente anticomunistas. Ya vemos, pues, que entienden las elites con la "Europa de todas y todos", obviamente, de todas y todos los más ricos y pudientes.

    Para ello, nos bastan simplemente los grandes hitos de la UE, que han sido aprobados de forma oficial o extraoficial, para darnos cuenta de la línea política profundamente reaccionaria de esta construcción europea, como la constitución europea, o las leyes de inmigración, fomentadas desde la UE y los sectores más afines a ella.

    En este sentido, vemos claramente que la constitución europea, que ya en su día tiraron abajo franceses y holandeses (aunque de poco les valió), ha resultado ser el mayor fracaso de la construcción europea desde la época de Winston Churchill y sus “Estados Unidos de Europa” que ahora, irónicamente, se está empezando a resucitar especialmente desde el año 2003.

    Aparte de fomentar la sumisión al organismo central, todo el continente advirtió las alarmantes orientaciones neoliberales, copiando un modelo similar a los EE.UU. pero precisamente para combatirlo y hacerle competencia, aparte de fomentar la inestabilidad y precariedad laboral, o el militarismo estatal, que además tanto en el caso del Tratado Europeo de 2004 como en Lisboa 2007-2008, para seguir con las buenas tradiciones europeas, ha sido impuesto autoritaria y dictatorialmente a los europeos, en este último caso sin consultarles (ya comprobaron las elites europeas en 2004 los peligros que tenia eso de consultarle a su propio pueblo).

    Y para colofón reconociendo, textualmente, “la herencia religiosa de Europa” con el mensaje indirecto que ello ha supuesto siempre a los pueblos o personas ajenas a la herencia religiosa (es decir, cristiana) del continente, lo cual nos acerca históricamente al gran inspirador y antecedente de la construcción europea, el señor Richard Coudenhove-Kalergi, del que, según parece se inspiraron a la hora de redefinir teórica, política y económicamente los marcos de su unidad europea.

    Sombrío personaje que impulso y potencio la creación de la unidad europea en los años 20, funda una asociación elitista, xenófoba y ultra cristiana a raíz de la publicación de su libro mas celebre, “Paneuropa” en 1923. Este miembro de la alta sociedad austriaca proponía ya en 1923 una unidad europea basado en las ideas de que:

    ” La meta indicada es la unidad de una Europa cristiana, libre de nihilismo, ateísmo y el inmoral consumismo”, con cuatro pilares básicos, fundamentales e incuestionables; liberalismo, cristianismo, responsabilidad común y europeísmo, cuyo actual dirigente es el heredero de la casa de Habsburgo.

    Aun hoy en día, esta asociación germen de la actual UE y uno de sus más importantes valedores, sigue dando, a su manera, la bienvenida a la integración europea a aquellas personas provenientes de otras culturas y religiones cuando afirma en su programa:

    “A pesar de la positiva caída de la dominación del comunismo sobre la mitad del continente, la unión aun no está satisfecha con la situación actual. El cristianismo es el alma de Europa. Nuestra misión está caracterizada por la imagen cristiana del hombre. Basándose en los valores comunitarios europeos, nos oponemos a todas las tendencias que tiendan a erosionar esta fuerza moral e intelectual de Europa”.

    No obstante, y por si esto fuera poco, encontramos en Winston Churchill a otro gran inspirador de la utópica e idílica unidad europea de la que bebe actualmente la UE.

    Político que, entre otras grandes aportaciones a la humanidad neoliberal, fue la de acuñar y difundir mundialmente en 1946 su famoso “telón de acero” que dividía, entendámonos, a la “Europa legitima, liberal y cristiana” de la “Europa roja” influenciada por la URSS y el ateísmo que, como hemos visto, es una herencia clara de Kalergi.

    Además de todo ello y por si fuera poco, en estos últimos años tras el fin de la II Guerra Mundial, hemos podido ver como esta Europa, que ya nacía castrada en cuestiones de igualdad y tolerancia, se agravaba aun mas al crear un polo claramente superior y dirigente que ha venido controlando el continente con mano de hierro, liderado por Alemania, que se ha ido colando como una potencia hegemónica a nivel económico y militar en Europa y una autentica líder de la OTAN y del FMI, el brazo político y militar de la burguesía capitalista europea y occidental, lo cual ha dado lugar ya en estas dos últimas décadas a una recuperación sin límites del imperialismo, el nacionalismo y el belicismo, surgiendo posturas favorables a una hegemonía excluyente y racista nórdica, en la llamada “Kerneuropa”, (concepto creado en 1994 por parte del líder derechista Wolfgang Schäuble), es decir, la Europa económica y militarmente más fuerte, protagonizada por el ya famoso “eje franco-alemán” que ha sido especialmente poderoso y notorio durante el gobierno Merkel-Sarkozy, es decir, la materialización de la hegemonía elitista europea.

    2) La continuación y ampliación de los ideales racistas hoy en día

    Estos ideales, reaccionarios, excluyentes y extremistas que acompañaron en la gestación y fundación de la actual Unión Europea y que con la evolución social creíamos abandonada, retorna en el tratado constitucional europeo de 2004, en las leyes migratorias o en las constantes negativas que la UE ofrece a la posible incorporación de Turquía (un estado de raíz musulmana) al entorno europeo.

    Y es que, ya lo decía en su momento en el entonces obispo y luego pontífice católico Benedicto XVI en el periódico francés Le Figaro en el año 2004, donde se afirmaba en su rechazo a la integración de Turquía:

    “...por ser Europa un continente de indudables raíces cristianas, donde no tendría cabida un estado musulmán que siempre ha rivalizado y guerreado con el continente europeo”, mofándose, además, del carácter salvaje y bélico de lo oriental, musulmán y turco.

    Como vemos, desde siempre, la Europa blanca, nórdica y cristiana se ha mostrado escéptica con la presencia inmigrante en su territorio y como posteriormente veremos, ha hecho todo lo posible para, a través de la intimidación y criminalización, disuadir a los inmigrantes a venir a Europa.

    Ello sin contar la oposición que siguiendo a esto ofrece los restos que quedan dispersos del grupo parlamentario de extrema derecha “Identidad, Tradición, Soberanía” formado en 2007, y el cual señalaba las maravillas de la superior civilización occidental cristiana, blanca y antisemita, y que fue disuelto ese mismo año por tendencias racistas entre sus propios miembros.

    Este grupo, espejo y ejemplo de la Europa intolerante y racista, tiene hoy su continuidad en el partido “Alianza Europea de Movimientos Nacionales”, formado en 2009 con los mismos ideales ultraderechistas y racistas del anterior, y del que forman parte algunos de los más destacados partidos ultraderechistas con europarlamentarios, tales como el británico British National Party (BNP), el húngaro Jobbik, o el Front National francés.

    El complemento a esta ofensiva ultraderechistas y racista a nivel europeo lo pone el euro grupo “Europa de la Libertad y la Democracia”, grupo político del Parlamento Europeo constituido tras las elecciones europeas de 2009, que está integrado por 32 diputados europeos, y que defiende postulados ultraderechistas y euroescépticos, y que está formado por otros de los más destacados partidos ultraderechistas con representación europarlamentaria, tales como el Partido Popular Danés, Verdaderos Finlandeses, Liga Norte de Italia, LAOS de Grecia, o el UKIP británico.




    Entre las bases políticas de este grupo, que constituye un poderoso lobby de presión racista en la UE la hora, sobretodo, de tomar decisiones tendentes a las políticas de inmigración, están el fortalecimiento de la cultura cristiana occidental, el reconocimiento de la familia tradicional cristiana y sus valores, o el apoyo a la OTAN, así como, obviamente una restricción de la inmigración en el continente europeo.

    Nuevamente, curioso que los dos grandes voceros del poder europeo, el papado y el parlamento cuenten con lobbies de presión ultraderechistas, para así seguir preservando los valores raciales y discriminatorios, lo cual queda perfectamente combinado con las políticas ultra liberales y conservadores del parlamento europeo que, obviamente, ni se plantea un modelo alternativo .

    Pero aquí no para la cosa, obviamente. Una vez señalado que la herencia socio-cultural exclusivamente cristiana y blanca parece imponerse desde sus más tiernos orígenes en la UE, también debemos señalar otros aspectos de rabiosa (e indignante) actualidad en la UE. Tal y como muchos esperábamos desde hacia tiempo, la UE ha ido aumentando en esta última década cada vez mas y claramente influenciado por los partidos anteriormente mencionados, peligrosos pasos hacia el racismo y la xenofobia contra los inmigrantes.

    3) Una legislación represiva

    A lo largo de esta última década, el parlamento europeo ha aprobado una serie de medidas, leyes y políticas más que cuestionables en lo relacionado a calificarlas de democráticas y que cruzan más que de sobra la línea de demarcación del racismo y la xenofobia. Unas leyes que en mucho se acercan a las leyes y políticas raciales que, en pleno III Reich aprobara la Alemania nazi de Adolf Hitler contra la población judía.

    La veda de estas políticas la abrió en el año 2003 el proyecto EURODAC, cuyas raíces vienen ya desde 1999 y que constituye un sistema de control de refugiados, a los cuales se les controla las huellas dactilares y se les aplica un control de localización en todo el continente.

    Según esta medida, a los inmigrantes extra-comunitarios solicitantes de asilo e irregulares que cruzan la frontera de más de 14 años de edad, se les toman sus huellas. Las huellas son enviadas en forma digital a una unidad central en la Comisión Europea, y automáticamente se comprueba con otras impresiones sobre la base de datos.

    Aunque esta política se justifica por parte de las autoridades europeas como una medida policial en lucha contra los delitos, en realidad supone un claro ataque contra los inmigrantes, presuponiéndoles una actitud delictiva de facto, tal y como hacían los viejos políticos del colonialismo e imperialismo europeo como Rudyard Kipling, Disraeli o Chamberlain.

    La segunda medida de criminalización de los inmigrantes la constituye el llamado sistema FRONTEX, agencia de la UE fundada en 2004, encargada de controlar los flujos migratorios y rechazar las llegadas de inmigrantes clandestinos, y sirve como autentica arma de combate de la inmigración indocumentada hacia Europa. Esta agencia, sin embargo, esconde detrás un claro interés de justificar políticas represivas y de control cada día más avanzadas.

    FRONTEX funciona a través de una doble vía, como afirma el periodista Matteo Dean:

    Primero la fronteriza, a través del uso de 116 barcos, 27 helicópteros, 21 aviones, un cuerpo especial de agentes fronterizos europeos constituido en patrullas de rápida intervención llamados “Rabbit”, y 400 radares móviles en las costas europeas, con el fin de detectar la llega de inmigrantes, y que supone una política escandalosamente llamativa, más propia de la defensa contra un ataque bélico que del control de seres humanos medio muertos y casi famélicos, y que evidencia cuanto ha calado en los gobiernos europeos el mensaje de los partidos ultraderechistas que califican a la inmigración de “invasión masiva”.

    Segundo, las atribuciones comunitarias más allá, en los llamados países de tránsito, los del norte y la costa occidental de África, y los de la orilla oriental del Mediterráneo. Estas son propuestas ideadas por el político ingles Tony Blair, con unos procedimientos de regulación fronteriza en países de origen de 3 días, de forma que se establecen controles fronterizos europeos en países africanos, para que quien quiere inmigrar a Europa, se le puede retener en una prisión durante tres días hasta que demuestre legalidad y si no, se le deporta de nuevo.

    Unos antecedentes de lo que luego serán los centros CIE en los países de destino, y que suponen una política de criminalización del que, al parecer, es el grave delito de emigrar a otro país.

    Otra tercera medida fue aprobada por el parlamento europeo con el nombre de Directiva sobre Definición, aprobada en el 2006, que establece los criterios mínimos para ser reconocido como refugiado o para que se otorguen otras formas de protección internacional en la Unión Europea.

    Sin embargo esta directiva, que aparentemente tiene un sentido positivo al dirigir las políticas de protección del refugiado, esconde muchas dobles varas de medir y segundas intenciones obviamente no ocultadas que hacen, al final, bastante inoperativa la medida, salvo de cara a la galería, como todas las políticas europeas: fachada democrática e interior autoritario.

    Según la agencia europea de protección al refugiado ACNUR, la Directiva no ha alcanzado estos objetivos. Los informes demuestran claramente que la posibilidad de encontrar protección varía enormemente de un Estado miembro a otro.

    En la actualidad, la puesta en práctica de la Directiva presenta grandes divergencias entre los Estados miembros, lo que socava no sólo el objetivo de armonización de la UE, sino también los derechos de las personas necesitadas de protección.

    Con esta política, se cataloga a los inmigrantes según el punto de vista parcial de cada país y de cada agencia, y son tratados como auténticos objetos en manos de los directivos europeos que deciden sobre su futuro.

    Según ACNUR, además los procedimientos parecen estar basados en una cultura de la incredulidad (que en realidad es una cultura de la criminalización, fomentada por la ultraderecha) según la cual los refugiados abusan del sistema. Ello es una prolongación de las políticas, en general, de que la inmigración abusa del sistema, y que pone en peligro no ya solo al refugiado extra-comunitario, si no a los inmigrantes en general, a los cuales se les contabiliza y clasifica como animales, en vez de tratarse sus casos concretos como personas.

    Y todo ello por una cada vez mayor temor de los ciudadanos europeos a la inmigración, que, debido a estas directivas y leyes se tiende cada vez más a tratar como un problema y una amenaza a resolver.

    La guinda del pastel la constituye la llamada Directiva del retorno, directiva de la Unión Europea sobre inmigración ilegal aprobada en el 2008. La aprobación se realizó, según el periodista Juan Carlos Rincón, durante un contexto europeo de deriva a la derecha (posturas conservadoras reacias a la inmigración) de los gobiernos nacionales europeos así como de ralentización económica (con crisis hipotecarias, bursátiles, inmobiliarias, escalada del petróleo) que generaban un aumento del paro en la población europea.

    La polémica directiva, contempla varias medidas:

    Primero, retorno (pretende promover el concepto "retorno voluntario" de los inmigrantes ilegales. Esto consiste en que la persona indocumentada recibe la orden de retorno y deberá abandonar "voluntariamente" el territorio de la unión. Los países pueden elegir el plazo máximo para el "retorno voluntario" en un intervalo de entre 7 y 30 días).

    Segundo, retención (transcurrido el plazo llamado de "retorno voluntario", las autoridades podrán dictar "orden de internamiento ", traslado a centros de retención, que luego se materializan en los actuales CIES, donde pueden estar internados un máximo 6 meses que se pueden ampliar a 12 más , 18 meses en total, previo a la repatriación).

    Tercero, prohibición (si el inmigrante es expulsado no podrá volver a ningún país de la Unión Europea durante un plazo máximo de 5 años. Las órdenes de retorno voluntario que no se respeten implicarán la prohibición de volver a la UE).

    Cuarto, menores (los menores, solos o acompañados, también pueden ser repatriados).

    Como vemos, medidas durísimas y de un carácter verdaderamente autoritario y dudosamente compatible con los derechos humanos fundamentales, que no fue, no obstante, motivo para su aplacamiento.

    De esta política de retorno son celebres los anuncios y bochornosas campañas promovidos por el entonces gobierno del PSOE de Zapatero en España donde se “animaba” a la población inmigrante latinoamericana a volver a sus países de origen.

    La deriva claramente fascista y racista de estas medidas, genero todo un aluvión de críticas internacionales, entre ellas, las más potentes las pronunciadas por los miembros de Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con Venezuela en proceso de adhesión- y los asociados -Bolivia, Chile, Ecuador, Perú, Colombia- que escribieron una declaración conjunta en la que manifestaban su rechazo formalmente y reivindicaban los positivos aportes de los emigrantes latinoamericanos a los países europeos.

    Del mismo año de esta directiva, destaca el Sistema europeo de vigilancia de fronteras”, llamado EUROSUR, que resulta una mera profundización del sistema FRONTEX, según el cual se privilegia los vehículos de combate no tripulados (drones) para luchar contra la inmigración, en detrimento de las patrullas marinas para salvar vidas. Es decir, una vez más, las medidas de tratamiento de la inmigración se inclinan más al combate bélico, que a la ayuda humanitaria. El problema, pues, se sigue, a medida que pasan los años, tratando desde un punto de vista negativo y problemático, más que desde un punto de vista positivo de integración.

    Llama la atención, leyendo todas estas medidas y leyes, que el principal objetivo, en todas ellas, de la UE siempre está el “reducir la inmigración” del territorio europeo, en lugar de luchar por la integración o, en última instancia, de tratar de salvar vidas humanas (que ya hemos visto recientemente en Lampedusa, o en Melilla, como no son verdadera prioridades), que siempre queda como un objetivo secundario.

    Máxime cuando Europa pone en peligro con estas directivas militaristas, la vida de los inmigrantes, o mira al final hacia otro lado.

    4) Las consecuencias nacionales

    Cuáles son las consecuencias de toda esta campaña de leyes y medidas de corte racista, aprobadas en los últimos 10 años por el parlamento europeo?

    Indudablemente, la aplicación de una serie de medidas de corte similar en muchos países europeos y que generan que en numerosos países de la UE, ser inmigrante resulta una empresa un tanto peligrosa.

    Ejemplos los tenemos por todos lados: En Italia una falta administrativa como la carencia de papeles se convierte en delito; en Francia el partido de Marine Le Pen triunfa en las encuestas gracias a su postura xenófoba y el gobierno trata de no quedarse atrás multiplicando las expulsiones; en Hungría se encarcela y maltrata a los demandantes de asilo político…

    Pero es en dos países concretamente, que estas políticas tienen especial calado. En el caso del Reino Unido, el paso que se está dando hacia una política racista de criminalización y persecución del inmigrante viene siendo muy obvio, especialmente desde la subida al poder del gobierno conservador de David Cameron.

    En Reino Unido, un país siempre abierto y multirracial, se ha aprobado a mediados del año 2013 una Ley de Inmigración. El programa incluye, entre otras medidas, facilitar la deportación de delincuentes extranjeros, sancionar a los caseros que alquilen viviendas a inmigrantes en situación irregular, así como obligarles a verificar la situación migratoria de sus inquilinos.

    Para ello, el médico, antes de atender a un paciente, deberá cerciorarse de que sus papeles están en regla, el casero deberá exigir la documentación antes de alquilar un piso, el sacerdote deberá chequear identidades antes de casar a un extranjero y los bancos ni siquiera podrán abrir una cuenta corriente a quien no disponga de los permisos pertinentes.

    La modificación normativa también incluye una obligación para los inmigrantes temporales, como es el caso de los estudiantes foráneos, que ahora tendrán que aportar fondos al Sistema Nacional de Salud, una iniciativa adoptada para prevenir el denominado “turismo sanitario”.

    Son algunas de las ideas lanzadas por el Gobierno de Cameron para evitar que los inmigrantes accedan a todo lo que puedan necesitar, en unas medidas que, claramente y según coinciden todos los analistas nacionales e internacionales, es una clara respuesta ante el auge y el empuje del partido xenófobo UKIP, cuyos resultados aumentan cada vez mas y presionan al líder tory.

    En este auge del UKIP y de las medidas racistas del gobierno, sin duda alguna, ha influido la prensa británica que, desde hace muchos meses, llevan haciendo una autentica campaña de criminalización de la inmigración en todo el país. En octubre de 2013, el polémico diario ultraconservador The Daily Express (que ya fue acusado en su día de propaganda antisemita), lanzo una polémica portada en la que afirmaba:

    “Reino Unido está lleno. Únete a nuestra cruzada para frenar el nuevo flujo de inmigrantes rumanos y búlgaros. Di no a los nuevos inmigrantes europeos”.





    Sin embargo, esta actitud del Daily, para muchos marginal, deja de serlo cuando analistas británicos alertan abiertamente de una autentica campaña mediática a gran escala para favorecer a los políticos más racistas del país. En este sentido destaca el artículo del periodista Matthew Goodwin, el cual alertaba en noviembre de 2013 del desproporcionado apoyo mediático al líder racista de UKIP, Nigel Farage. En este articulo, Goodwin afirma:

    “Algunos sugieren que una parte importante de los medios de masas tienen un claro interés en dar un balón de oxigeno del líder de UKIP como parte de la campaña de presión contra David Cameron en asuntos tales como la UE, la inmigración o el matrimonio homosexual”.

    A todo esto deberíamos añadir que, en un país que siempre ha presumido de ser el paraíso de la tolerancia y de la integración, es el único país de toda la UE que cuenta con dos partidos ultraderechistas con representación europarlamentaria (UKIP, y BNP), este racismo político ha llegado al punto de recibir apoyo institucional cuando en verano de 2013, hasta 6 ayuntamientos de Londres distribuyeron durante semanas propaganda (con anuncios, panfletos, posters e incluso autobuses) en los cuales se intimidaba a la población inmigrante y se la instaba a volver a sus países de origen, con amenazas graficas de detención policial.




    Todo ello no ha generado más que un caldo de cultivo perfecto que se evidencia no ya solo en el aumento del apoyo popular británico a partidos racistas, si no en un cada vez más creciente clima de intolerancia y de xenofobia entre el pueblo británico.

    Otro país con fuertes tradiciones racistas es, sin duda alguna, España. De todas las leyes y decretos europeos comentados anteriormente, nuestro país ha suscritos todos ellos son dudarlo, especialmente aquellos que, por ser frontera con el continente africano, le afectan directamente, tales como el FRONTEX.

    En España ya contamos como antecedente de esta política, una Ley de Extranjería que inicio esta política xenófoba. Aprobada por el gobierno del PP en el año 2000. Una ley que ya inicia la política de criminalización de la inmigración ilegal, a la cual se la niega derechos como el de asociación, sindicación y huelga.

    Además, la Ley establece en determinados supuestos, como sanción sustitutiva de la multa, y la expulsión y prohibición de entrada en el territorio español por un plazo de tres a diez años. La expulsión también se prevé como medida sustitutiva de la pena de prisión mínima de seis años.

    Como vemos, medidas durísimas aprobadas por un gobierno conservador a tono con la ideología de la Europa del momento.

    La ley se vino a completar en nuestro país con la promulgación de la Directiva del retorno del año 2008, en la cual se introduce el caso concreto en el cual:

    “ ..transcurrido el plazo llamado de "retorno voluntario", las autoridades podrán dictar "orden de internamiento ", traslado a centros de retención, que luego se materializan en los actuales CIES, donde pueden estar internados un máximo 6 meses que se pueden ampliar a 12 más , 18 meses en total, previo a la repatriación”

    Con esta medida se terminaban de apuntalar (pues existían ya desde 1999) los llamados Centro de Internamiento para Extranjeros-CIE, espacios de tránsito entre la detención y la deportación, por el “grave” delito de ser inmigrante ilegal y venir a intentar ganarse la vida. En nuestro país, son tristemente conocidos los de Aluche-Madrid, Algeciras, Barcelona, Málaga, Murcia, Fuerteventura, Las Palmas, Tenerife y Valencia.

    Estos centros, funcionan de forma parecida a una prisión, pero sus condiciones son peores que en la mayoría de las cárceles españolas. Son establecimientos de carácter no penitenciario, dependientes del Ministerio del Interior y gestionados por la Dirección General de la Policía, cuyos miembros no solo vigilan la seguridad de los mismos, también hacen las veces de funcionarios de prisiones. Como en una cárcel pero sin serlo, con todo el trato que conlleva.

    Según la periodista Maite Garrido:

    “La historia de los CIE está plagada de denuncias de vulneraciones de derechos de los migrantes, con una estructura claramente penitenciaria, falta de higiene, el hacinamiento, el trato vejatorio y racista, la falta de asistencia sanitaria o la completa incomunicación con el exterior”.

    Como vemos, medidas y leyes acordes a un país que se dice así mismo democrático.

    Estas medidas auténticamente racistas, que vienen a completar toda una batería de leyes provenientes de Europa ya de por si carentes de respeto a los derechos humanos más básicos, ha encontrado en los diferentes gobiernos españoles un caldo de cultivo perfecto. Aznar ya introdujo una Ley de Extranjería muy restrictiva en el 2000. Zapatero la complemente en 2008 con la Directiva de Retorno y el afianzamiento de los CIE.

    Con el actual gobierno de Rajoy, las medidas no han sido menos duras y han estado, como indica el periodista Antonio Maestre, influenciadas (al igual que en el caso británico) por la presión ejercida en determinadas zonas de nuestro estado, de partidos racistas y ultraderechistas, como España 2000 en Valencia o Plataforma x Catalunya en Cataluña.

    Así, el anuncio en octubre de 2013 por parte de delegación del gobierno en Melilla, de volver a instalar las concertinas o cuchillas en las vallas para intentar evitar el acceso a inmigrantes subsaharianos es la última de las medidas tomadas por el gobierno que se encontraban en las exigencias programáticas de los partidos xenófobos.




    Estas vallas fueron ya retiradas hace nada menos que 6 años debido a las lesiones físicas irreparables e incluso muertes que ocasionaban estos elementos que evidencian, una vez más, que la política FRONTEX tiende no a salvaguardar la vida humana, sino combatir la inmigración como primer objetivo político.

    También vimos como hace meses, otra de las medidas más llamativas en materia de inmigración fue la decisión de la actual Ministra de Sanidad, Ana Mato, de retirar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares para proporcionarles tan solo asistencia de urgencia. La medida incluida en el Real Decreto de abril de 2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud despojaba a los inmigrantes irregulares de tarjeta sanitaria.

    La última de las polémicas medidas que suponen una ofensiva contra la inmigración fue la preparación, en marzo de 2013, del llamado “Anteproyecto de ley de los registros” propuesto por el gobierno de Mariano Rajoy, que expone la necesidad de superar un examen oficial que permita acreditar un grado suficiente del conocimiento del idioma español y de integración en la sociedad española para obtener la nacionalidad española a los inmigrantes, y que supone una autentica traba de intimidación y freno para que los inmigrantes puedan regularizar su estancia permanente en el estado español.

    Como vemos, no es ya solo la excusa de la lucha “contra la inmigración ilegal” es también, como hizo Zapatero en 2008 con el “retorno voluntario” o ahora Rajoy con el examen de registros, una política xenófoba de expulsión encubierta de todo tipo de inmigración en nuestro país.

    Una política de herencia clara de los partidos xenófobos cuya política ya recomendaba la fundación FAES que fuera copiada por el PP para copar el espacio electoral ultraderechista en nuestro país y evitar así un nuevo partido específicamente fascista en el parlamento español o europeo.

    Como conclusión, toda esta ofensiva xenófoba en estos últimos 10 años en la UE no es, para nada, casual.

    El cierre de este artículo lo pondré en boca del filósofo Augusto Klappenbach ya que, pienso, resume muy bien lo hablado aquí:

    “Es una constante histórica que en situaciones de crisis la gente busca culpables de sus males acudiendo siempre a los distintos. Y aunque nadie en su sano juicio puede echar la culpa de esta crisis a los inmigrantes, resulta rentable acusarlos de dificultar su solución. Derivar la culpa del paro y la saturación de los servicios sociales a los extranjeros constituye un buen recurso para los gobernantes que por una parte evitan que los ciudadanos los miren solo a ellos y por otra recogen votos del sentimiento xenófobo que siempre aumenta en una crisis. Mientras tanto, los mercados financieros y los bancos que los representan quedan en un discreto segundo plano disfrutando de su prerrogativa de haber sido los primeros rescatados de la crisis.

    En definitiva, los inmigrantes siempre han sido útiles. En tiempos de bonanza, para ocuparse de trabajos mayoritariamente rechazados por los europeos con sueldos bajos y poca conflictividad laboral. En tiempos de crisis, para asumir la culpa de quitar el trabajo a los nativos y evitar que se mire a los verdaderos responsables. Casi nadie aboga por un ingreso irrestricto de inmigrantes en Europa. Eso implicaría trabajar para que la inmigración no fuera necesaria y nuestros gobernantes no están interesados en dedicar sus energías a plantearse el problema de la miseria en el mundo. Quizás sea inevitable actualmente el control de fronteras, aun cuando haya que señalar la paradoja de esta globalización que admite el libre tránsito de capitales y mercancías y prohíbe el de las personas, utilizando vallas que provocarían la envidia del muro de Berlín. Pero es evidente que las leyes que regulan su estancia en Europa y su aplicación concreta muestran una gran flexibilidad para adaptarse a las conveniencias electorales de los partidos gobernantes antes que responder a las posibilidades reales de integrar a quienes ya viven entre nosotros, tengan papeles o no”.

    Dicho queda.

    http://nnbes.blogspot.co.uk/2013/11/la-europa-xenofoba.html

    MarxistaDominicano
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 749
    Reputación : 1057
    Fecha de inscripción : 13/09/2011
    Edad : 36
    Localización : Santo Domingo, DN. Republica Dominicana

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por MarxistaDominicano el Mar Nov 26, 2013 5:43 am

    Oye hermano, yo amo a los blancos, negros, mestizos, y la gente de todos los colores, razas, religiones y nacionalidades. Pero el caso es que yo lei en un articulo de antropologia y ciencia en el internet, que las personas blancas anglo-sajonas, de pelo rubio, ojos azules, y ojos verdes originarias de paises nordicos como Alemania, Islandia, Suiza etc. tienden a ser ultra-individualistas, yoistas, anti-colectivismo, misantropas, introvertidas y poco amistosas. A diferencia de personas como los Africanos, cubanos, venezolanos, dominicanos, españoles, griegos, italianos, arabes chinos japoneses, indios que tienen la tendencia ser personas extrovertidas, simpaticas, y amistosas. Quizas una gran causa del actual fascismo y odio de los Europeos en contra de los extranjeros puede estar originada en su raza blanca, ojos claros y pelo rubio. Yo he notado eso que la mayoria de las personas rubias son poco amistosas


    tartesico escribió:"En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legítima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica." Eduardo Galeano

    1) Los orígenes de una Europa racista

    En épocas de crisis, sin duda alguna todos sabemos y hemos visto a lo largo de la historia como los diversos gobiernos tienden a agitar sin dudarlo si quiera, al fantasma de la inmigración como la de la gran amenaza contra el bienestar del pueblo.

    En el caso de la Unión Europea, la tendencia racista, xenófoba y discriminatoria, sin embargo, ha devenido como una seña de identidad de esta institución de forma natural desde sus mismos inicios y cimientos a lo largo de la historia reciente. Se ha construido Europa sobre la base de la preeminencia de lo nativo y del rechazo, y  escepticismo de todo lo que venga de fuera, de todo lo que se intuya o huela a inmigración.

    A  pesar de ello, las elites burguesas del estado español, conjuntamente con la burguesía europea, no se cansan en recalcar los beneficios positivos para todos que tiene no solo la integración en la llama comunidad europea, sino también las ventajas de tratar constantemente de liderar este proceso que, lejos de positivo, progresivo o democrático, ha tenido históricamente un gran poso y un oscuro pasado ( y presente) marcado por los valores ultra consumistas, capitalistas, religiosos, racistas y profundamente anticomunistas. Ya vemos, pues, que entienden las elites con la "Europa de todas y todos", obviamente, de todas y todos los más ricos y pudientes.

    Para ello, nos bastan simplemente los grandes hitos de la UE, que han sido aprobados de forma oficial o extraoficial, para darnos cuenta de la línea política profundamente reaccionaria de esta construcción europea, como la constitución europea, o las leyes de inmigración,  fomentadas desde la UE y los sectores más afines a ella.

    En este sentido, vemos claramente que la constitución europea, que ya en su día tiraron abajo franceses y holandeses (aunque de poco les valió), ha resultado ser el mayor fracaso de la construcción europea desde la época de Winston Churchill y sus “Estados Unidos de Europa” que ahora, irónicamente, se está empezando a resucitar especialmente desde el año 2003.

    Aparte de fomentar la sumisión al organismo central, todo el continente advirtió las alarmantes orientaciones neoliberales, copiando un modelo similar a los EE.UU. pero precisamente para combatirlo y hacerle competencia, aparte de fomentar la inestabilidad y precariedad laboral, o el militarismo estatal, que además tanto en el caso del Tratado Europeo de 2004 como en Lisboa 2007-2008, para seguir con las buenas tradiciones europeas, ha sido impuesto autoritaria y dictatorialmente a los europeos, en este último caso sin consultarles (ya comprobaron las elites europeas en 2004 los peligros que tenia eso de consultarle a su propio pueblo).

    Y para colofón reconociendo, textualmente, “la herencia religiosa de Europa” con el mensaje indirecto que ello ha supuesto siempre a los pueblos o personas ajenas a la herencia religiosa (es decir, cristiana) del continente, lo cual nos acerca históricamente al gran inspirador y antecedente de la construcción europea, el señor Richard Coudenhove-Kalergi, del que, según parece se inspiraron a la hora de redefinir teórica, política y económicamente los marcos de su unidad europea.

    Sombrío personaje que impulso y potencio la creación de la unidad europea en los años 20, funda una asociación elitista, xenófoba y ultra cristiana a raíz de la publicación de su libro mas celebre, “Paneuropa” en 1923. Este miembro de la alta sociedad  austriaca proponía ya en 1923 una unidad europea basado en las ideas de que:

    ” La meta indicada es la unidad de una Europa cristiana, libre de nihilismo, ateísmo y el inmoral consumismo”, con cuatro pilares básicos, fundamentales e incuestionables; liberalismo, cristianismo, responsabilidad común y europeísmo, cuyo actual dirigente es el heredero de la casa de Habsburgo.

    Aun hoy en día, esta asociación germen de la actual UE y uno de sus más importantes valedores, sigue dando, a su manera, la bienvenida a la integración europea a aquellas personas provenientes de otras culturas y religiones cuando afirma en su programa:

    “A pesar de la positiva caída de la dominación del comunismo sobre la mitad del continente, la unión aun no está satisfecha con la situación actual.  El cristianismo es el alma de Europa. Nuestra misión está caracterizada por la imagen cristiana del hombre. Basándose en los valores comunitarios europeos, nos oponemos a todas las tendencias que tiendan a erosionar esta fuerza moral e intelectual de Europa”.

    No obstante, y por si esto fuera poco, encontramos en Winston Churchill a otro gran inspirador de la utópica e idílica unidad europea de la que bebe actualmente la UE.

    Político que, entre otras grandes aportaciones a la humanidad neoliberal, fue la de acuñar y difundir mundialmente en 1946 su famoso “telón de acero” que dividía, entendámonos, a la “Europa legitima, liberal y cristiana” de la “Europa  roja” influenciada por la URSS y el ateísmo que, como hemos visto, es una herencia clara de Kalergi.

    Además de todo ello y por si fuera poco, en estos últimos años tras el fin de la II Guerra Mundial, hemos podido ver como esta Europa, que ya nacía castrada en cuestiones de igualdad y tolerancia, se agravaba aun mas al crear un polo claramente superior y dirigente que ha venido controlando el continente con mano de hierro, liderado por  Alemania, que se ha ido colando como una potencia hegemónica a nivel económico y militar en Europa y una autentica líder de la OTAN y del FMI, el brazo político y militar de la burguesía capitalista europea y occidental, lo cual ha dado lugar ya en estas dos últimas décadas a una recuperación sin límites del imperialismo, el nacionalismo y el belicismo, surgiendo posturas favorables a una hegemonía  excluyente y racista nórdica,  en la llamada “Kerneuropa”, (concepto creado en 1994 por parte del líder derechista Wolfgang Schäuble), es decir, la Europa económica y militarmente más fuerte, protagonizada por el ya famoso “eje franco-alemán” que ha sido especialmente poderoso y notorio durante el gobierno Merkel-Sarkozy, es decir, la materialización de la hegemonía elitista europea.

    2) La continuación y ampliación de los ideales racistas hoy en día

    Estos ideales, reaccionarios, excluyentes y extremistas que acompañaron en la gestación y fundación de la actual Unión Europea y que con la evolución social creíamos abandonada, retorna en el tratado constitucional europeo de 2004, en las leyes migratorias o en las constantes negativas que la UE ofrece a la posible incorporación de Turquía (un estado de raíz musulmana) al entorno europeo.

    Y es que, ya lo decía en su momento en el entonces obispo y luego pontífice católico  Benedicto XVI  en el periódico francés  Le Figaro en el año 2004, donde se afirmaba en su rechazo a la integración de Turquía:

    “...por ser Europa un continente de indudables raíces cristianas, donde no tendría cabida un estado musulmán que siempre ha rivalizado y guerreado con el continente europeo”, mofándose, además, del carácter salvaje y bélico de lo oriental, musulmán y turco.

    Como vemos, desde siempre, la Europa blanca, nórdica y cristiana se ha mostrado escéptica con la presencia inmigrante en su territorio y como posteriormente veremos, ha hecho todo lo posible para, a través de la intimidación y criminalización, disuadir a los inmigrantes a venir a Europa.

    Ello sin contar la oposición que siguiendo a esto ofrece los restos que quedan dispersos del grupo parlamentario de extrema derecha “Identidad, Tradición, Soberanía” formado en 2007, y el cual señalaba  las maravillas de la superior civilización occidental cristiana, blanca y antisemita, y que fue disuelto ese mismo año por tendencias racistas entre sus propios miembros.

    Este grupo, espejo y ejemplo de la Europa intolerante y racista, tiene hoy su continuidad en el partido “Alianza Europea de Movimientos Nacionales”, formado en 2009  con los mismos ideales ultraderechistas y racistas del anterior, y del que forman parte algunos de los más destacados partidos ultraderechistas con europarlamentarios, tales como el británico British National Party (BNP),  el húngaro Jobbik, o el Front National francés.

    El complemento a esta ofensiva ultraderechistas y racista a nivel europeo lo pone el euro grupo “Europa de la Libertad y la Democracia”,  grupo político del Parlamento Europeo constituido tras las elecciones europeas de 2009, que está integrado por 32 diputados europeos, y que defiende postulados ultraderechistas y euroescépticos, y que está formado por otros de los más destacados partidos ultraderechistas con representación europarlamentaria, tales como el Partido Popular Danés, Verdaderos Finlandeses, Liga Norte de Italia, LAOS de Grecia, o el UKIP británico.




    Entre las bases políticas de este grupo, que constituye un poderoso lobby de presión racista en la UE  la hora, sobretodo, de tomar decisiones tendentes a las políticas de inmigración, están el fortalecimiento de la cultura cristiana occidental, el reconocimiento de la familia tradicional cristiana y sus valores, o el apoyo a la OTAN, así como, obviamente una restricción de la inmigración en el continente europeo.

    Nuevamente, curioso que los dos grandes voceros del poder europeo, el papado y el parlamento cuenten con lobbies de presión ultraderechistas, para así seguir preservando los valores raciales y discriminatorios, lo cual queda perfectamente combinado con las políticas ultra liberales y conservadores del parlamento europeo que, obviamente, ni se plantea un modelo alternativo .

    Pero aquí no para la cosa, obviamente. Una vez señalado que la herencia socio-cultural exclusivamente cristiana y blanca parece imponerse desde sus más tiernos orígenes en la UE, también debemos señalar otros aspectos de rabiosa (e indignante) actualidad en la UE. Tal y como muchos esperábamos desde hacia tiempo, la UE ha ido aumentando en esta última década cada vez mas y claramente influenciado por los partidos anteriormente mencionados,  peligrosos pasos  hacia el racismo y la xenofobia contra los inmigrantes.

    3) Una legislación represiva

    A lo largo de esta última década, el parlamento europeo ha aprobado una serie de medidas, leyes y políticas más que cuestionables en lo relacionado a calificarlas de democráticas y que cruzan más que  de sobra la línea de demarcación del racismo y la xenofobia. Unas leyes que en mucho se acercan a las leyes y políticas raciales que, en pleno III Reich aprobara la Alemania nazi de Adolf Hitler contra la población judía.

    La veda de estas políticas la abrió en el año 2003 el proyecto EURODAC, cuyas raíces vienen ya desde 1999  y que constituye un sistema de control de refugiados, a los cuales se les controla las huellas dactilares y se les aplica un control de localización en todo el continente.  

    Según esta medida,  a los inmigrantes extra-comunitarios solicitantes de asilo e irregulares que cruzan la frontera de más de 14 años de edad, se les toman sus huellas. Las huellas son enviadas en forma digital a una unidad central en la Comisión Europea, y automáticamente se comprueba con otras impresiones sobre la base de datos.

    Aunque esta política se justifica por parte de las autoridades europeas como una medida policial en lucha contra los delitos, en realidad supone un claro ataque contra los inmigrantes,  presuponiéndoles una actitud delictiva de facto, tal y como hacían los viejos políticos del colonialismo e imperialismo europeo como Rudyard Kipling, Disraeli o Chamberlain.

    La segunda medida de criminalización de los inmigrantes la constituye el llamado sistema FRONTEX, agencia de la UE fundada en 2004, encargada de controlar los flujos migratorios y rechazar las llegadas de inmigrantes clandestinos, y sirve como autentica arma de combate de la inmigración indocumentada hacia Europa. Esta agencia, sin embargo, esconde detrás un claro interés de  justificar políticas represivas y de control cada día más avanzadas.

    FRONTEX funciona a través de una doble vía, como afirma el periodista Matteo Dean:

    Primero la fronteriza, a través del uso de 116 barcos, 27 helicópteros, 21 aviones,  un cuerpo especial de agentes fronterizos europeos constituido en patrullas de rápida intervención llamados “Rabbit”, y 400 radares móviles en las costas europeas, con el fin de detectar la llega de inmigrantes, y que supone una política escandalosamente llamativa, más propia de la defensa contra un ataque bélico que del control de seres humanos medio muertos y casi famélicos, y que evidencia cuanto ha calado en los gobiernos europeos el mensaje de los partidos ultraderechistas que califican a la inmigración de “invasión masiva”.

    Segundo, las atribuciones comunitarias más allá, en los llamados países de tránsito, los del norte y la costa occidental de África, y los de la orilla oriental del Mediterráneo. Estas son propuestas ideadas por el político ingles Tony Blair, con unos procedimientos de regulación fronteriza en países de origen de 3 días, de forma que se establecen controles fronterizos europeos en países africanos, para que quien quiere inmigrar a Europa, se le puede retener en una prisión durante tres días hasta que demuestre legalidad y si no, se le deporta de nuevo.

    Unos antecedentes de lo que luego serán los centros CIE en los países de destino, y que suponen una política de criminalización del que, al parecer, es el grave delito de emigrar a otro país.

    Otra tercera medida fue aprobada por el parlamento europeo con el nombre de Directiva sobre Definición, aprobada en el 2006, que establece los criterios mínimos para ser reconocido como refugiado o para que se otorguen otras formas de protección internacional en la Unión Europea.

    Sin embargo esta directiva, que aparentemente tiene un sentido positivo al dirigir las políticas de protección del refugiado, esconde muchas dobles varas de medir y segundas intenciones obviamente no ocultadas que hacen, al final, bastante inoperativa la medida, salvo de cara a la galería, como todas las políticas europeas: fachada democrática e interior autoritario.

    Según la agencia europea de protección al refugiado ACNUR, la Directiva no ha alcanzado estos objetivos. Los informes demuestran claramente que la posibilidad de encontrar protección varía  enormemente de un Estado miembro a otro.

    En la actualidad, la puesta en práctica de la  Directiva presenta grandes divergencias entre los Estados miembros, lo que socava no sólo el objetivo de armonización de la UE, sino también los derechos de las personas necesitadas de protección.

    Con esta política, se cataloga a los inmigrantes según el punto de vista parcial de cada país y de cada agencia, y son tratados como auténticos objetos en manos de los directivos europeos que deciden sobre su futuro.

    Según ACNUR, además los procedimientos parecen estar basados en una cultura de la incredulidad (que en realidad es una cultura de la criminalización, fomentada por la ultraderecha) según la cual los refugiados abusan del sistema. Ello es una prolongación de las políticas, en general, de que la inmigración abusa del sistema, y que pone en peligro no ya solo al refugiado extra-comunitario, si no a los inmigrantes en general, a los cuales se les contabiliza y clasifica como animales, en vez de tratarse sus casos concretos como personas.

    Y todo ello por una cada vez mayor temor de los ciudadanos europeos a la inmigración, que, debido a estas directivas y leyes se tiende cada vez más a tratar como un problema y una amenaza a resolver.

    La guinda del pastel la constituye la llamada Directiva del retorno, directiva de la Unión Europea sobre inmigración ilegal aprobada en el 2008. La aprobación se realizó, según el periodista Juan Carlos Rincón, durante un contexto europeo de deriva a la derecha (posturas conservadoras reacias a la inmigración) de los gobiernos nacionales europeos así como de ralentización económica (con crisis hipotecarias, bursátiles, inmobiliarias, escalada del petróleo) que generaban un aumento del paro en la población europea.

    La polémica directiva, contempla varias medidas:

    Primero, retorno (pretende promover el concepto "retorno voluntario" de los inmigrantes ilegales. Esto consiste en que la persona indocumentada recibe la orden de retorno y deberá abandonar "voluntariamente" el territorio de la unión. Los países pueden elegir el plazo máximo para el "retorno voluntario" en un intervalo de entre 7 y 30 días).

    Segundo, retención (transcurrido el plazo llamado de "retorno voluntario", las autoridades podrán dictar "orden de internamiento ", traslado a centros de retención, que luego se materializan en los actuales CIES,  donde pueden estar internados un máximo 6 meses que se pueden ampliar a 12 más , 18 meses en total, previo a la repatriación).

    Tercero, prohibición (si el inmigrante es expulsado no podrá volver a ningún país de la Unión Europea durante un plazo máximo de 5 años. Las órdenes de retorno voluntario que no se respeten implicarán la prohibición de volver a la UE).

    Cuarto, menores (los menores, solos o acompañados, también pueden ser repatriados).

    Como vemos, medidas durísimas y de un carácter verdaderamente autoritario y dudosamente compatible con los derechos humanos fundamentales, que no fue, no obstante, motivo para su aplacamiento.

    De esta política de retorno son celebres los anuncios y bochornosas campañas promovidos por el entonces gobierno del PSOE de Zapatero en España donde se “animaba” a la población inmigrante latinoamericana a volver a sus países de origen.

    La deriva claramente fascista y racista de estas medidas, genero todo un aluvión de críticas internacionales, entre ellas, las más potentes las pronunciadas por los miembros de Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con Venezuela en proceso de adhesión- y los asociados -Bolivia, Chile, Ecuador, Perú, Colombia- que escribieron una declaración conjunta en la que manifestaban su rechazo formalmente y reivindicaban los positivos aportes de los emigrantes latinoamericanos a los países europeos.

    Del mismo año de esta directiva, destaca el Sistema europeo de vigilancia de fronteras”, llamado EUROSUR, que resulta una mera profundización del sistema FRONTEX, según el cual se  privilegia los vehículos de combate no tripulados (drones) para luchar contra la inmigración, en detrimento de las patrullas marinas para salvar vidas. Es decir, una vez más, las medidas de tratamiento de la inmigración se inclinan más al combate bélico, que a la ayuda humanitaria. El problema, pues, se sigue, a medida que pasan los años, tratando desde un punto de vista negativo y problemático, más que desde un punto de vista positivo de integración.

    Llama la atención, leyendo todas estas medidas y leyes, que el principal objetivo, en todas ellas, de la UE siempre está el “reducir la inmigración” del territorio europeo, en lugar de luchar por la integración o, en última instancia, de tratar de salvar vidas humanas (que ya hemos visto recientemente en Lampedusa, o en Melilla, como no son verdadera prioridades), que siempre queda como un objetivo secundario.

    Máxime cuando Europa pone en peligro con estas directivas militaristas, la vida de los inmigrantes, o mira al final hacia otro lado.

    4) Las consecuencias nacionales

    Cuáles son las consecuencias de toda esta campaña de leyes y medidas de corte racista, aprobadas en los últimos 10 años por el parlamento europeo?

    Indudablemente, la aplicación de una serie de medidas de corte similar en muchos países europeos y que generan que en numerosos países de la UE, ser inmigrante resulta una empresa un tanto peligrosa.

    Ejemplos los tenemos por todos lados: En Italia una falta administrativa como la carencia de papeles se convierte en delito; en Francia el partido de Marine Le Pen triunfa en las encuestas gracias a su postura xenófoba y el gobierno trata de no quedarse atrás multiplicando las expulsiones; en Hungría se encarcela y maltrata a los demandantes de asilo político…

    Pero es en dos países concretamente, que estas políticas tienen especial calado. En el caso del Reino Unido, el paso que se está dando hacia una política racista de criminalización y persecución del inmigrante viene siendo muy obvio, especialmente desde la subida al poder del gobierno conservador de David Cameron.

    En Reino Unido, un país siempre abierto y multirracial, se ha aprobado a mediados  del año 2013 una Ley de Inmigración. El programa incluye, entre otras medidas, facilitar la deportación de delincuentes extranjeros, sancionar a los caseros que alquilen viviendas a inmigrantes en situación irregular, así como obligarles a verificar la situación migratoria de sus inquilinos.

    Para ello, el médico, antes de atender a un paciente, deberá cerciorarse de que sus papeles están en regla, el casero deberá exigir la documentación antes de alquilar un piso, el sacerdote deberá chequear identidades antes de casar a un extranjero y los bancos ni siquiera podrán abrir una cuenta corriente a quien no disponga de los permisos pertinentes.

    La modificación normativa también incluye una obligación para los inmigrantes temporales, como es el caso de los estudiantes foráneos, que ahora tendrán que aportar fondos al Sistema Nacional de Salud, una iniciativa adoptada para prevenir el denominado “turismo sanitario”.

    Son algunas de las ideas lanzadas por el Gobierno de Cameron para evitar que los inmigrantes accedan a todo lo que puedan necesitar, en unas medidas que, claramente y según coinciden todos los analistas nacionales e internacionales, es una clara respuesta ante el auge y el empuje del partido xenófobo UKIP, cuyos resultados aumentan cada vez mas y presionan al líder tory.

    En este auge del UKIP y de las medidas racistas del gobierno, sin duda alguna, ha influido la prensa británica que, desde hace muchos meses, llevan haciendo una autentica campaña de criminalización de la inmigración en todo el país. En octubre de 2013, el polémico diario ultraconservador The Daily Express (que ya fue acusado en su día de propaganda antisemita), lanzo una polémica portada en la que afirmaba:

    “Reino Unido está lleno. Únete a nuestra cruzada para frenar el nuevo flujo de inmigrantes rumanos y búlgaros. Di no a los nuevos inmigrantes europeos”.





    Sin embargo, esta actitud del Daily, para muchos marginal, deja de serlo cuando analistas británicos alertan abiertamente de una autentica campaña mediática a gran escala para favorecer a los políticos más racistas del país. En este sentido destaca el artículo del periodista Matthew Goodwin, el cual alertaba en noviembre de 2013 del desproporcionado apoyo mediático al líder racista de UKIP, Nigel Farage. En este articulo, Goodwin afirma:

    “Algunos sugieren que una parte importante de los medios de masas tienen un claro interés en dar un balón de oxigeno del líder de UKIP como parte de la campaña de presión contra David Cameron en asuntos tales como la UE, la inmigración o el matrimonio homosexual”.

    A todo esto deberíamos añadir que, en un país que siempre ha presumido de ser el paraíso de la tolerancia y de la integración, es el único país de toda la UE que cuenta con dos partidos ultraderechistas con representación europarlamentaria (UKIP, y BNP), este racismo político ha llegado al punto de recibir apoyo institucional cuando en verano de 2013, hasta 6 ayuntamientos de Londres distribuyeron durante semanas propaganda (con anuncios, panfletos, posters e incluso autobuses) en los cuales se intimidaba a la población inmigrante y se la instaba a volver a sus países de origen, con amenazas graficas de detención policial.




    Todo ello no ha generado más que un caldo de cultivo perfecto que se evidencia no ya solo en el aumento del apoyo popular británico a partidos racistas, si no en un cada vez más creciente clima de intolerancia y de xenofobia entre el pueblo británico.

    Otro país con fuertes tradiciones racistas es, sin duda alguna, España. De todas las leyes y decretos europeos comentados anteriormente, nuestro país ha suscritos todos ellos son dudarlo, especialmente aquellos que, por ser frontera con el continente africano, le afectan directamente, tales como el FRONTEX.

    En España ya contamos como antecedente de esta política, una Ley de Extranjería que inicio esta política xenófoba. Aprobada por el gobierno del PP en el año 2000. Una ley que ya inicia la política de criminalización de la inmigración ilegal, a la cual se la niega derechos como el de asociación, sindicación y huelga.

    Además, la Ley establece en determinados supuestos, como sanción sustitutiva de la multa, y la expulsión y prohibición de entrada en el territorio español por un plazo de tres a diez años.  La expulsión también se prevé como medida sustitutiva de la pena de prisión mínima de  seis años.

    Como vemos, medidas durísimas aprobadas por un gobierno conservador a tono con la ideología de la Europa del momento.

    La ley se vino a completar en nuestro país con la promulgación de la Directiva del retorno del año 2008, en la cual se introduce el caso concreto en el cual:

    “ ..transcurrido el plazo llamado de "retorno voluntario", las autoridades podrán dictar "orden de internamiento ", traslado a centros de retención, que luego se materializan en los actuales CIES,  donde pueden estar internados un máximo 6 meses que se pueden ampliar a 12 más , 18 meses en total, previo a la repatriación”

    Con esta medida se terminaban de apuntalar (pues existían ya desde 1999) los llamados  Centro de Internamiento para Extranjeros-CIE, espacios de tránsito entre la detención y la deportación, por el “grave” delito de ser inmigrante ilegal y venir a intentar ganarse la vida. En nuestro país, son tristemente conocidos los de Aluche-Madrid, Algeciras, Barcelona, Málaga, Murcia, Fuerteventura, Las Palmas, Tenerife y Valencia.

    Estos centros, funcionan de forma parecida a una prisión, pero sus condiciones son peores que en la mayoría de las cárceles españolas. Son establecimientos de carácter no penitenciario, dependientes del Ministerio del Interior y gestionados por la Dirección General de la Policía, cuyos miembros no solo vigilan la seguridad de los mismos, también hacen las veces de funcionarios de prisiones. Como en una cárcel pero sin serlo, con todo el trato que conlleva.

    Según la periodista Maite Garrido:

    “La historia de los CIE está plagada de denuncias de vulneraciones de derechos de los migrantes, con una estructura claramente penitenciaria, falta de higiene, el hacinamiento, el trato vejatorio y racista, la falta de asistencia sanitaria o la completa incomunicación con el exterior”.

    Como vemos, medidas y leyes acordes a un país que se dice así mismo democrático.

    Estas medidas auténticamente racistas, que vienen a completar toda una batería de leyes provenientes de Europa ya de por si carentes de respeto a los derechos humanos más básicos, ha encontrado en los diferentes gobiernos españoles un caldo de cultivo perfecto. Aznar ya introdujo una Ley de Extranjería muy restrictiva en el 2000. Zapatero la complemente en 2008 con la Directiva de Retorno y el afianzamiento de los CIE.

    Con el actual gobierno de Rajoy, las medidas no han sido menos duras y han estado, como indica el periodista Antonio Maestre, influenciadas (al igual que en el caso británico) por la presión ejercida en determinadas zonas de nuestro estado, de partidos racistas y ultraderechistas, como España 2000 en Valencia o Plataforma x Catalunya en Cataluña.

    Así, el anuncio en octubre de 2013 por parte de delegación del gobierno en Melilla, de volver a instalar las concertinas o cuchillas en las vallas para intentar evitar el acceso a inmigrantes subsaharianos es la última de las medidas tomadas por el gobierno que se encontraban en las exigencias programáticas de los partidos xenófobos.




    Estas vallas fueron ya retiradas hace nada menos que 6 años debido a las lesiones físicas irreparables e incluso muertes que ocasionaban estos elementos que evidencian, una vez más, que la política FRONTEX tiende no a salvaguardar la vida humana, sino combatir la inmigración como primer objetivo político.

    También vimos como hace meses, otra de las medidas más llamativas en materia de inmigración  fue la decisión de la actual  Ministra de Sanidad, Ana Mato, de  retirar  la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares para proporcionarles tan solo asistencia de urgencia. La medida incluida en el Real Decreto de abril de 2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud despojaba a los inmigrantes irregulares de tarjeta sanitaria.

    La última de las polémicas medidas que suponen una ofensiva contra la inmigración fue la preparación, en marzo de 2013, del llamado  “Anteproyecto de ley de los registros” propuesto por el gobierno de Mariano Rajoy,  que  expone la necesidad de superar un examen oficial que permita acreditar un grado suficiente del conocimiento del idioma español y de integración en la sociedad española para obtener la nacionalidad española a los inmigrantes, y que supone una autentica traba de intimidación y freno para que los inmigrantes puedan  regularizar su estancia permanente en el estado español.

    Como vemos, no es ya solo la excusa de la lucha “contra la inmigración ilegal” es también, como hizo Zapatero en 2008 con el “retorno voluntario” o ahora Rajoy con el examen de registros, una política xenófoba de expulsión encubierta de todo tipo de inmigración en nuestro país.

    Una política de herencia clara de los partidos xenófobos cuya política ya recomendaba la fundación FAES que fuera copiada por el PP para copar el espacio electoral ultraderechista en nuestro país y evitar así un nuevo partido específicamente fascista en el parlamento español o europeo.

    Como conclusión, toda esta ofensiva xenófoba en estos últimos 10 años en la UE no es, para nada, casual.

    El cierre de este artículo lo pondré en boca del filósofo Augusto Klappenbach ya que, pienso, resume muy bien lo hablado aquí:

    “Es una constante histórica que en situaciones de crisis la gente  busca culpables de sus males acudiendo siempre a los distintos. Y aunque nadie en su sano juicio puede echar la culpa de esta crisis a los inmigrantes, resulta rentable acusarlos de dificultar su solución. Derivar la culpa del paro y la saturación de los servicios sociales a los extranjeros constituye un buen recurso para los gobernantes que por una parte evitan que los ciudadanos los miren solo a ellos y por otra recogen votos del sentimiento xenófobo que siempre aumenta en una crisis. Mientras tanto, los mercados financieros y los bancos que los representan quedan en un discreto segundo plano disfrutando de su prerrogativa de haber sido los primeros rescatados de la crisis.

    En definitiva, los inmigrantes siempre han sido útiles. En tiempos de bonanza, para ocuparse de trabajos mayoritariamente rechazados por los europeos con sueldos bajos y poca conflictividad laboral. En tiempos de crisis, para asumir la culpa de quitar el trabajo a los nativos y evitar que se mire a los verdaderos responsables. Casi nadie aboga por un ingreso irrestricto de inmigrantes en Europa. Eso implicaría trabajar para que la inmigración no fuera necesaria y nuestros gobernantes no están interesados en dedicar sus energías a plantearse el problema de la miseria en el mundo. Quizás sea inevitable actualmente el control de fronteras, aun cuando haya que señalar la paradoja de esta globalización que admite el libre tránsito de capitales y mercancías y prohíbe el de las personas, utilizando vallas que provocarían la envidia del muro de Berlín. Pero es evidente que las leyes que regulan su estancia en Europa y su aplicación concreta muestran una gran flexibilidad para adaptarse a las conveniencias electorales de los partidos gobernantes antes que responder a las posibilidades reales de integrar a quienes ya viven entre nosotros, tengan papeles o no”.

    Dicho queda.

    http://nnbes.blogspot.co.uk/2013/11/la-europa-xenofoba.html

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por NSV Liit el Mar Nov 26, 2013 5:04 pm

    Por no abrir otro hilo, pongo aquí la información:

    http://cronicashungaras.blogspot.hu/2013/11/fascismo-en-europa-central-ahora-quema.html


    Fascismo en Europa Central: ahora quema de libros en Hungría

    Consternación, vergüenza, asco. Esas son las reacciones que ha levantando en Hungría la noticia, aparecida hace unos días, de la quema de libros en Miskolc (una importante ciudad del noreste del país), por un grupo de descerebrados nazis. Si hace poco se informaba del triunfo de la extrema derecha en una región eslovaca, ahora la noticia es la quema de libros en Hungría (aunque en realidad es anterior, ya que tuvo lugar el 9 de noviembre). La panda de anormales no encontró nada mejor para recordar y conmemorar la tristemente célebre Noche de los Cristales Rotos que quemar varios libros, entre ellos un volumen de poesía del genial poeta Miklós Radnóti, que además de ser judío hizo con su poesía mucho más por Hungría de lo que puede esperar de cuálquier paleto de estos que se pavonean con su traje militar. Recordemos además que Radnóti fue asesinado por los fascistas en 1944, precisamente el 9 de noviembre.

    Una de las ominosas fotos. Fuente: litera.hu

    La quema de libros fue organizada por un grupo nazi autodenominado Frente Nacional Húngaro, que hizo un llamamiento para conmemorar de tal manera el nefasto aniversario. De los actos realizados en otros lugares del país no se sabe gran cosa, pero del de Miskolc los participantes subieron fotos a internet, con su "valeroso" acto.

    Fuente: Litera.hu

    Como respuesta de la sociedad civil, ayer, 25 de noviembre, tuvieron lugar en Miskolc varios actos de repulsa, una manifestacion y un recital de poesía.

    Casi coincidiendo con estos hechos, el día 17 de noviembre, unos energúmenos hicieron pedazos con un coche una estatua dedicada al genial poeta, en Abda, cerca de la ciudad de Győr. No está claro si el hecho tiene alguna conexión (parece que no y que se ha tratado solo de un accidente de tráfico, aunque mucha casualidad parece ser), sin embargo en cualquier caso la estatua ya había sido "atacada" anteriormente.

    Monumento a Miklós Radnóti en Aba, del escultor Miklós Melocco. Fuente: Kapcsolat.hu

    Así ha quedado la escultura. Fuente: Kapcsolat.hu

    Tampoco es la primera vez que se queman libros en Hungría en los últimos tiempos. Pasó cuando cayó el régimen socialista (muchos libros comunistas fueron quemados públicamente) y le pasó al genial escritor Imre Kertész cuando le dieron el Premio Nobel de Literatura. Es lo que tiene borrar el pasado de golpe y manipularlo como lo llevan haciendo en Hungría los últimos veintitantos años, que se alimentan los huevos de la serpiente en lo profundo de la caverna, y acaban eclosionando (por cierto, lo aclaro, estoy pensando en las crónicas de Eugenio Xammar desde Alemania a comienzos de los años veinte).

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por NSV Liit el Mar Nov 26, 2013 5:05 pm

    http://cronicashungaras.blogspot.hu/2013/11/elecciones-regionales-en-eslovaquia.html

    Elecciones regionales en Eslovaquia, 2013: la serpiente asoma la cabeza
    Ayer, 23 de noviembre del 2013, en un clima de apatía general, se celebró la segunda vuelta de las elecciones regionales en Eslovaquia. Lo más destacado de los resultados ha sido el inesperado triunfo de la extrema derecha en una de las regiones, que ha dejado al país poco menos que en estado de shock. Algunos analistas locales hablan directamente de catástrofe y califican el éxito fascista de vergüenza nacional.

    Los datos

    Veamos primero los resultados definitivos de la segunda vuelta:

    Región de Bratislava
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Pavol Frešo KDH,SZ,SMK-MKP,SDKÚ - DS,SaS,OKS,MOST - HÍD (coalición de derecha, liberales y partidos húngaros) 74132 74,2%
    Monika Flašíková - Beňová SMER - SD (socialdemócratas, en el poder) 25714 25,8%

    Región de Trnava
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Tibor Mikuš independiente (pero apoyado por SMER entre otros) 48358 60,3%
    József Berényi OKS,SMK-MKP (minorías húngaras) 31884 39,7%

    Región de Nitra
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Milan Belica SMER - SD (socialdemócratas) 50071 55,61%
    Tomáš Galbavý MOST - HÍD,SMK-MKP,SDKÚ - DS,SaS,OKS,NOVA (derecha y partidos de las minorías húngaras) 39958 44,38%

    Región de Banská Bystrica
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Marian Kotleba ĽS Naše Slovensko (fascistas, ultranacionalistas) 71397 55,53%
    Vladimír Maňka HZD,SZ,SMS,SMK-MKP,SMER - SD,ĽS-HZDS,KDH (socialdemócratas, derecha y minorías húngaras) 57164 44,5%

    Región de Košice
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Zdenko Trebuľa MOST - HÍD,SMK-MKP, SMER - SD (socialdemócratas, partidos húngaros) 39970 53,07%
    Rudolf Bauer KDS (cristianodemócratas) 35339 47%

    (datos sacados de la Oficina Estadística Central Eslovaca)

    Previamente, el 9 de noviembre, se había celebrado la primera ronda de las elecciones, y en tres regiones los resultados fueron definitivos (porque los candidatos consiguieron más del 50% de los votos), así que allí no hubo necesidad de organizar una segunda ronda. En estas regiones ganaron los candidatos del partido en el gobierno, Smer (socialdemócratas).

    Los resultados en estas regiones fueron los siguientes (solo se señalan los dos primeros candidatos, ya que al ser primera vuelta había más de dos):


    Región de Trenčin
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Jaroslav Baška SMER - SD (socialdemócratas) 43745 53,45%
    Jozef Lohyňa KDH,OKS,SaS,NOVA,MOST - HÍD,SDKÚ - DS (derecha, liberales, húngaros moderados) 16111 19,7%

    Región de Žilina
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Juraj Blanár SMER - SD,SZ,SNS (socialdemócratas y nacionalistas eslovacos) 63165 54%
    Miroslav Mikolášik KDH,SDKÚ - DS,SaS,MOST - HÍD (liberales, conservadores, húngaros moderados) 33156 28,35%

    Región de Prešov
    candidato partido o coalición votos porcentaje
    Peter Chudík SMER - SD,SMS,NÁŠ KRAJ (socialdemócratas, nacionalistas húngaros y regionalistas) 69455 53,8%
    Ján Hudacký KDH,MOST - HÍD,SDKÚ - DS (conservadores, húngaros moderados, demócratacristianos) 39105 30,3%


    Además hay que tener en cuenta la abstención brutal, en la primera vuelta la participación fue solo de un 20% (algo menos de 900 mil votos sobre un censo electoral de casi 4,5 millones de electores). En realidad en cuatro de las ocho regiones la participación rondó el 17-18%, en Banská Bystrica la participación fue la mayor del país, con el 24,6%. En la segunda vuelta, que se celebró en cinco de las regiones, la participación fue menor, el 17,3% de los electores ejerció el voto. Es de destacar que la región con mayor participación fue Banská Bystrica, donde igualó el 24,6% de la primera vuelta... precisamente allí donde el candidato de extrema derecha se impuso... En Košice se quedó, por el contrario, en un paupérrimo 12,2%.

    Participación en la primera vuelta de las elecciones según regiones. Fuente: Oficina Estadística Central.

    Participación en la segunda vuelta. Fuente: Oficina Estadística Central.


    De las ocho regiones en las que está dividida Eslovaquia, en cinco gobernarán representantes del partido en el gobierno, el socialdemócrata Smer, seis si contamos Trnava, donde el candidato independiente estaba apoyado por los socialdemócratas, en una región la derecha (Bratislava, por lo demás feudo tradicional de la derecha) y en una la extrema derecha.

    El resultado de los fascistas es más sorprente aún porque en la primera vuelta solo consiguieron el 21,3% de los votos (algo más de 26000), frente Vladimír Maňka, candidato conjunto de varios partidos (desde los socialdemócratas hasta los demócrata cristianos, pasando por los nacionalistas húngaros), que estuvo a un paso de conseguir el 50% (49,47%). La no participación de varios partidos de derecha en dicha coalición (los liberales, los moderados húngaros y el SDKÚ presentaron un candidato común diferente) ha resultado a la postre decisivo y ha contribuido al triunfo de los fascistas. Pero no hay que olvidar que la participación se mantuvo, a pesar de que en el resto de las regiones bajó y que en realidad Banská Bystrica ha sido el lugar donde más se ha ido a votar en la segunda ronda, lo que convierte al candidato fascista en el segundo más votado de todo el país... Y el caso es que el candidato a priori con más posibilidades, Vladimír Maňka, consiguió menos votos en la segunda vuelta que en la primera... Aunque aclaremos en cualquier caso que en realidad menos del 15% de los votantes han apoyado a los fascistas.

    En cuanto a los comunistas, sus resultados han sido, más bien malos, aunque depende de la zona. En la región de Bratislava se presentaba el destacado científico Karol Ondriáš, conocido entre los lectores de este blog por su libro sobre las consecuencias de la introducción del capitalismo en Eslovaquia. Consiguió sólo el 1% de los votos. En la región de Trenčin la cosa le fue mejor a Peter Palko, que superó el 5% de los votos y fue el cuarto candidato más votado en la región. En Žilina, Juraj Pavlovič superó el 2%, quedándose 41 votos por detrás del candidato fascista (a un 0,4% de votos). En Banská Bystrica, Jaroslav Sekerka superó también el 1%, en Prešov Štefan Straka fue el cuarto candidato más votado, con casi el 2,9%, y en Košice, Lukáš Sisák llegó al 2,45%. En Nitra se apoyaba al candidato de Smer.

    Composición de los parlamentos regionales tras las elecciones

    Región de Bratislava
    Partido escaños
    SDKÚ - DS,SZ,OKS,SMK-MKP,SaS,MOST - HÍD,KDH (coalición de liberales, derechas y de partidos húngaros) 34
    Independientes 6
    SMER (socialdemócratas) 1
    Otros partidos 3

    Región de Trnava
    Partido escaños
    SMER 12
    SMK (húngaros) 11
    KDH (cristianodemócratas),SDKÚ (derecha) 7
    Independientes 6
    MOST-HÍD (partido mixto húngaro-eslovaco, húngaros moderados) 4

    Región de Trenčin
    Partido escaños
    SMER 25
    Independientes 11
    KDH,OKS,SaS,NOVA,MOST - HÍD,SDKÚ - DS (derecha, liberales, húngaros moderados) 7
    Zmena Zdola - Cambio desde Abajo (ultraliberales) 1

    Región de Nitra
    Partido escaños
    SMER - SD,KDH (socialdemócratas, cristianodemócratas 32
    Independientes 11
    SMK (húngaros) 14
    Independientes 4
    MOST - HÍD,SDKÚ - DS,SaS,OKS,NOVA (húngaros moderados, derecha, liberales) 3
    SNS(nacionalistas eslovacos) 1

    Región de Žilina
    Partido escaños
    SMER - SD 19
    KDH,SDKÚ - DS,SaS,MOST - HÍD (derecha, liberales, húngaros moderados) 16
    Independientes 16
    SNS (nacionalistas eslovacos) 3
    ĽS-HZDS (derecha populista) 2
    NOVA,OKS (liberal/conservadores) 1

    Región de Banská Bystrica
    Partido escaños
    SMER - SD,KDH 25
    Independientes 13
    SMK (nacionalistas húngaros) 5
    SDKÚ - DS,NOVA,SaS (conservadores, liberales) 2
    Nuestra Eslovaquia (extrema derecha) 1
    Otros 3

    Región de Prešov
    Partido escaños
    SMER 35
    KDH,MOST - HÍD,SDKÚ - DS 19
    Independientes 6
    Otros 2

    Región de Košice
    Partido escaños
    SMER 26
    KDH,MOST - HÍD,SDKÚ - DS 15
    Independientes 11
    SMK (nacionalistas húngaros) 4
    Otros 1

    Fuentes: Oficina Electoral Central.

    Consecuencias

    Como se ha dicho al principio, lo más destacado ha sido el ascenso de la extrema derecha en la región de Banská Bystrica. Consiguieron buenos resultados en la primera vuelta, pero lo de la segunda ha sorprendido a propios y extraños. Se han convertido en un partido aparentemente antisistema aglutinador del descontento y han multiplicado sus votos por tres respecto a la primera vuelta. El resto de partidos cargan las tintas contra los partidos contrarios para explicar el triunfo de los fascistas. Los socialdemócratas le echan en cara al SDKÚ y a los liberales del SaS que no participaran en la coalición en torno a Vladimír Maňka, lo que ha tenido como consecuencia que el candidato fascista pasara a la segunda vuelta. Fico ha asegurado además que la campaña del SKDÚ y de SaS ha llevado a muchos de sus votantes a votar a la extrema derecha (nada sorprendente, en España tenemos casos similares). Y lo cierto es que muchos se lamentan de que estos partidos ni siquiera hayan hecho un llamamiento para votar contra el candidato fascista, de hecho hasta el propio presidente del conservador SDKÚ, Pavol Frešo, ha considerado un grave error las declaraciones de Ľudovít Kaník, líder regional del partido en Banská Bystrica, en las que rechazaba apoyar al candidato socialdemócrata para parar a los fascistas, y la prensa eslovaca afirma que una de las primeras cosas que hará Frešo tras las elecciones será ir a Banská Bystrica a poner orden en el partido. Por otro lado los partidos húngaros (de derechas) culpan a los socialdemócratas de Fico del ascenso del fascismo por usar cuando le conviene la carta húngara (curioso porque en algunas regiones están en el gobierno con ese mismo partido). Los liberales culpan a Fico por la corrupción y los escándalos del gobierno que han hecho que muchos votantes prefieran un cambio de gobierno local a cualquier precio, pero también es cierto que la derecha no es quién para hablar de corrupción, cuando precisamente perdieron el poder por el mayor escándalo de corrupción que ha vivido Eslovaquia en los últimas décadas. Sin embargo el hecho es que SMER consiguió en las elecciones parlamentarias bastante más de cien mil votos y ahora no ha conseguido ni siquiera movilizar a la mitad de su electorado. En fin, mientras tanto, como suele decirse, la casa sin barrer...


    Marian Kotleba. Fuente: SME.

    El líder del movimiento Nuestra Eslovaquia, Marian Kotleba, es un conocido dirigente fascista cuyas lamentables declaraciones siempre han estado rodeadas de polémica. En numerosas ocasiones ha llamado públicamente parásitos a los gitanos y su partido reconoce como ídolo al presidente fascista eslovaco Josef Tiso, culpable de una de las mayores catástrofes de la historia de Eslovaquia. Considera que los héroes partisanos antifascistas que contribuyeron a liberar Eslovaquia de la lacra de criminales como Tiso y los nazis fueron unos bandidos y califica el Levantamiento Nacional Eslovaco contra el fascismo de simple golpe de estado bolchevique (un Levantamiento Nacional que tuvo su centro precisamente en Banská Bystrica). También aboga por expulsar a los judíos de Eslovaquia. Por cierto, Kotleba ya ha sido líder de un partido prohibido por las autoridades en el 2006.

    En cualquier caso, si bien los resultados de los fascistas son muy importantes, también es cierto que en el parlamento regional no se han comido una rosca, así que se prevee un enfrentamiento continuo entre el presidente de la región y el parlmento local.

    Además de este asunto, ha habido otras cuestiones relevantes. La debacle socialdemócrata en Bratislava, especialmente en el parlamento regional, donde se quedan con un solo escaño, no oculta sin embargo el hecho de que los socialdemócratas siguen siendo fuertes en todo el país y gobiernan incluso en más regiones que antes. Es también curioso que dependiendo de los intereses regionales, partidos que se enfrentan en una región se han presentado juntos en otra, esto es especialmente sorprendente en el caso de los partidos húngaros, cuya representante más radical, el SMK, no ha tenido reparo en colaborar con los socialdemócratas por ejemplo en Nitra. Pero lo mismo puede decirse de los húngaros moderados del SMK o de los cristianodemócratas.

    Y mientras los políticos siguen montando el circo, un grupo de activistas ha colocado flores y encendido velas en el monumento al Levantamiento Nacional Eslovaco antifascista situado en la capital de la región, Banská Bystrica, para protestar.

    Caricatura en el periódico Sme. El edificio en cuestión es museo-monumento al Levantamiento Nacional Eslovaco. Fuente: periódico SME.


    Más de veinte años de robo descarado y manipulación todavía más descarada han acabado dando este resultado.

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por NSV Liit el Mar Nov 26, 2013 5:07 pm

    http://www.publico.es/internacional/484589/los-neonazis-ganan-en-una-region-central-de-eslovaquia

    Los neonazis ganan en una región central de Eslovaquia

    Pueblo-Nuestra Eslovaquia, dirigido por Marian Kotleba, ha obtenido el 55,5% de los votos en la región de Banska Bystrica. Su líder es conocido por sus posiciones racistas y ha sido detenido por incitar al odio en varias ocasiones

    EFE Viena 24/11/2013 14:05 Actualizado: 24/11/2013 14:20

    El líder del partido neonazi eslovaco, Marian Kotleba, en una manifestación vestido con indumentaria paramilitar.
    El líder del partido neonazi eslovaco, Marian Kotleba, en una manifestación vestido con indumentaria paramilitar.- AFP

    Un líder neonazi eslovaco, conocido por sus declaraciones racistas contra la minoría gitana, que considera a la OTAN una "organización terrorista" y defiende que el país centroeuropeo abandone el euro, ha sido el candidato más votado en la región central de Banska Bystrica, la mayor del país por extensión y habitada por unas 650.000 personas.

    Según informó la Oficina de Estadísticas eslovaca, los resultados finales preliminares señalan que el Partido del Pueblo-Nuestra Eslovaquia, dirigido por Marian Kotleba, ha logrado el 55,5 % de los votos en la región.

    Esa formación arrebata así el gobierno regional a los socialdemócratas del primer ministro Robert Fico, que sin embargo han ganado en seis de las ocho regiones eslovacas y se asientan como la primera fuerza del país.

    Kotleba, de 36 años, fue presidente del ilegalizado Mancomunidad Eslovaca-Partido Nacional (SP-NS), que organizó manifestaciones y marchas paramilitares contra la minoría gitana y expresó claras simpatías por el gobierno títere eslovaco aliado de la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.

    El Tribunal Supremo lo ilegalizó en 2006 porque la formación proponía en sus estatutos la eliminación de la democracia, lo que contraviene la Constitución, así como establecer un "Estado de estamentos basado en los principios nacionales, cristianos y sociales".

    Ese político, detenido en varias ocasiones por acusaciones de incitación al odio, ha aparecido en público en el pasado con uniformes paramilitares que emulan la estética fascista de los años 30 del pasado siglo.

    Tras la disolución de la anterior formación, creó su nuevo partido, en el que ha moderado el tono y abandonado la indumentaria paramilitar para evitar la ilegalización.

    El resto de las formaciones parlamentarias han lamentado el resultado que convierte a ese político en el nuevo gobernador regional.
    "Enorme revés" para la democracia eslovaca

    La principal formación conservadora, la Unión Democrática Eslovaca (SDKU), considera la victoria de Kotleba "un enorme revés para la democracia".

    Por su parte, el primer ministro socialdemócrata ha acusado a las formaciones de centroderecha de alentar la victoria extremista al no respaldar al candidato de izquierda que se enfrentaba a Kotleba en esa región en la segunda vuelta.

    Los analistas eslovacos consideran que la desmovilización del voto socialdemócrata, el desprestigio de los conservadores por varios casos de corrupción y las respuestas populistas de Kotleba sobre la crisis han sido las claves del triunfo extremista.

    En la que es una de las regiones más pobres de Eslovaquia la participación fue de solo el 24,61 %, lo que benefició también al líder ultra, según la prensa eslovaca.

    Zaitzev
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5502
    Reputación : 5916
    Fecha de inscripción : 16/11/2010
    Edad : 26
    Localización : En una tierra llamada "Sonora", con la novedad de que llueven novatos pendejos. ;)

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por Zaitzev el Mar Nov 26, 2013 9:03 pm

    Aterrador lo que muestra NSV Liit...

    Contenido patrocinado

    Re: La Europa xenófoba

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:29 pm


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 3:29 pm