Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Comparte
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Dom Abr 11, 2010 12:24 am

d. ¿Qué hay de común entre el economismo y el terrorismo?

Hemos confrontado, en una nota a pie de página, a un "economista" y a un terrorista no socialdemócrata, que por casualidad han resultado solidarios. Pero, hablando en general, entre los unos y los otros existe un nexo no casual, sino interno y necesario, del cual tendremos que hablar aún más adelante y al que es preciso referirse precisamente cuando se trata de inculcar la actividad revolucionaria. Los "economistas" y los terroristas de nuestros días tienen una raíz común: el culto a la espontaneidad, del que hemos hablado en el capítulo precedente como de un fenómeno general y que ahora examinamos desde el punto de vista de su influencia en la actividad política y la lucha política. A primera vista, nuestra afirmación puede parecer paradójica: tan grande es, aparentemente, la diferencia entre quienes hacen hincapié en la "monótona lucha cotidiana" y quienes preconizan la lucha más abnegada del individuo aislado. Pero no es una paradoja. Los "economistas" y los terroristas rinden culto a dos polos diferentes de la corriente espontánea: los "economistas", a la espontaneidad del "movimiento puramente obrero", los terroristas, a la espontaneidad de la indignación más ardiente de los intelectuales que no saben o no tienen la posibilidad de vincular la labor revolucionaria al movimiento obrero para formar un todo. Quienes hayan perdido la fe en esta posibilidad, o jamás la hayan tenido, difícilmente encontrarán, en efecto, otra manera de manifestar su sentimiento de indignación y su energía revolucionaria que no sea el terrorismo. Así pues, el culto a la espontaneidad en las dos direcciones indicadas no es sino el comienzo de la aplicación del famoso programa del Credo: los obreros sostienen su "lucha económica contra los patronos y el gobierno" (¡que nos perdone el autor del Credo porque expresemos sus ideas con palabras de Martínov! Creemos tener derecho a hacerlo, pues también en el Credo se habla de que los obreros, en la lucha económica "chocan con el régimen político"), ¡y los intelectuales, con sus propias fuerzas, despliegan su lucha política, como es natural, por medio del terrorismo! Esta conclusión es completamente lógica e inevitable, y es forzoso insistir sobre ella, aunque quienes comienzan a realizar dicho programa no han comprendido que tal conclusión es inevitable. La actividad política tiene su lógica, que no depende de la conciencia de quienes con las mejores intenciones exhortan o al terrorismo o a imprimir un carácter político a la lucha económica misma. De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno, y en el caso presente las buenas intenciones no salvan aún de la inclinación espontánea a "la línea del menor esfuerzo", a la línea del programa netamente burgués del Credo. Porque tampoco tiene nada de casual que muchos liberales rusos –tanto los liberales declarados como los que se cubren con una careta marxista – simpaticen de todo corazón con el terrorismo y traten de mantener la intensificación de las tendencias terroristas en el momento actual.

Pues bien, al surgir el "Grupo Revolucionario-Socialista Svoboda", que se había señalado precisamente la tarea de ayudar por todos los medios al movimiento obrero, pero incluyendo en el programa el terrorismo y emancipándose, por decirlo así, de la socialdemocracia, este hecho vino a confirmar una vez más la admirable perspicacia de P.B. Axelrod, quien predijo con toda exactitud estos resultados de las vacilaciones socialdemócratas ya a fines de 1897 (en su trabajo A propósito de las tareas y de la táctica actuales) y trazó sus famosas "dos perspectivas". Todas las discusiones y discrepancias posteriores entre los socialdemócratas rusos están ya, como la planta en la semilla, en esas dos perspectivas.

Desde el punto de vista indicado se comprende también que R. Dielo, que no ha podido resistir a la espontaneidad del "economismo", tampoco haya podido resistir a la espontaneidad del terrorismo. Tiene sumo interés señalar aquí la argumentación especial que ha esgrimido Sbovoda en defensa del terrorismo. "Niega por completo" el papel intimidador del terrorismo (Renacimiento del revolucionarismo, pág. 64), pero, en cambio, destaca su "importancia excitadora". Esto es característico, en primer lugar, como una de las fases de la descomposición y decadencia del conjunto tradicional (presocialdemócrata) de ideas que obligaba a asirse al terrorismo. Reconocer que en la actualidad es imposible "intimidar" al gobierno –y, por consiguiente, desorganizarlo –por medio del terrorismo equivale, en el fondo, a condenar rotundamente este último como sistema de lucha, como campo de actividad consagrado por su programa. En segundo lugar, esto es aún más característico como ejemplo de la incompresión de nuestras tareas urgentes de "infundir actividad revolucionaria a las masas". Sbovoda hace propaganda del terrorismo como medio de "excitar" el movimiento obrero y darle un "fuerte impulso". ¡Es difícil imaginarse una argumentación que se refute a sí misma con mayor evidencia! Cabe preguntar: ¿es que existen en la vida rusa tan pocos abusos que sea preciso aún inventar "excitantes" especiales? Y, por otra parte, si hay alguien que no se excita ni es excitable siquiera por la arbitrariedad rusa, ¿no es evidente que seguirá contemplando también con indiferencia el duelo entre el gobierno y un puñado de terroristas? La realidad es que las masas obreras se excitan mucho por las infamias de la vida rusa, pero nosotros no sabemos reunir, si puede decirse así, y concentrar todas las gotas y chorrillos de la excitación popular que la vida rusa rezuma en cantidad inconmensurablemente mayor de lo que todos nosotros nos figuramos y pensamos, y que es preciso fusionar en un solo torrente gigantesco. Que esto es factible lo demuestran de manera irrefutable la colosal propagación del movimiento obrero y la avidez, ya señalada, de publicaciones políticas, así como los llamamientos a dar a la lucha económica misma un carácter político, son formas distintas de esquivar el deber más imperiosos de los revolucionarios rusos: organizar la agitación política en todos sus aspectos. Sbovoda quiere sustituir la agitación con el terrorismo, confesando sin rodeos que, "en cuanto empiece una agitación intensa y enérgica entre las masas, el papel excitador de éste desaparecerá" (Renacimiento del revolucionarismo, pág. 68). Esto justamente muestra que tanto los terroristas como los "economistas" subestiman la actividad revolucionaria de las masas, pese al testimonio evidente de los sucesos de la primavera; además, unos se precipitan en busca de "excitantes" artificiales y otros hablan de "reivindicaciones concretas". Ni los unos ni los otros prestan suficiente atención al desarrollo de su propia actividad de agitación política y de organización de denuncias políticas. Y ni ahora ni en ningún otro momento se puede sustituir con nada esta labor.
V. I. Lenin, Capítulo III, "¿Qué hacer?"
avatar
carlos
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 3019
Reputación : 3421
Fecha de inscripción : 05/08/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por carlos el Dom Abr 11, 2010 3:04 pm

muy buen texto
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por NSV Liit el Miér Abr 14, 2010 1:55 am

Muy bueno, gracias compañero
avatar
tartesico
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 443
Reputación : 887
Fecha de inscripción : 26/03/2010

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por tartesico el Mar Abr 27, 2010 3:55 pm

texto, por supuesto no generalizable a todas las tacticas de todos los paises del mundo
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Mar Abr 27, 2010 8:02 pm

tartesico escribió:texto, por supuesto no generalizable a todas las tacticas de todos los paises del mundo

Efectivamente, en países como India o Colombia, donde la lucha de clases toma la forma de guerra civil abierta (declarada o no), la táctica cambia.
avatar
tartesico
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 443
Reputación : 887
Fecha de inscripción : 26/03/2010

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por tartesico el Miér Abr 28, 2010 10:40 pm

y en otros paises, en que la guerra civil puede no parecer tan abierta (aunque lo sea), tambien.
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Miér Abr 28, 2010 11:17 pm

tartesico escribió:y en otros paises, en que la guerra civil puede no parecer tan abierta (aunque lo sea), tambien.

¿Cómo cuáles? ¿En qué circunstancias se justifican las tácticas que Lenin critica de forma tan contundente en el texto citado, escrito además en un contexto, como la autocracia zarista, en el que se aplastaban huelgas obreras a punta de bayoneta?
avatar
tartesico
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 443
Reputación : 887
Fecha de inscripción : 26/03/2010

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por tartesico el Jue Abr 29, 2010 12:18 am

Por ejemplo en estados occidentales de corte fascistizado o con instituciones en apariencia democraticas pero de fondo puramente fascistas. No creo que el compañero Lenin pueda comprender el alcance de las diversas formas de represion fascistas que ni el mismo conocio en vida en la actualidad. La historia y por ende los metodos de represion cambian y varian a lo largo de la historia.
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Jue Abr 29, 2010 5:32 pm

tartesico escribió:Por ejemplo en estados occidentales de corte fascistizado o con instituciones en apariencia democraticas pero de fondo puramente fascistas. No creo que el compañero Lenin pueda comprender el alcance de las diversas formas de represion fascistas que ni el mismo conocio en vida en la actualidad. La historia y por ende los metodos de represion cambian y varian a lo largo de la historia.

El "Qué hacer" no está escrito en un contexto de democracia burguesa, ni mucho menos, sino en un contexto autocrático, en el que incluso "demócratas" burgueses como los kadetes eran perseguidos. Efectivamente, la Ojrana no contaba con ordenadores, móviles, ni porras eléctricas. Pero eso no hace de la autocracia rusa un régimen menos represivo que los estados burgueses actualmente existentes en Europa Occidental.
avatar
carlos
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 3019
Reputación : 3421
Fecha de inscripción : 05/08/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por carlos el Jue Abr 29, 2010 10:39 pm

No es ni más ni menos es diferente
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Jue Abr 29, 2010 11:02 pm

carlos escribió:No es ni más ni menos es diferente

Sí, claro, tan diferente que la situación de clandestinidad de los comunistas bajo la autocracia zarista era mucho más dura que ahora en Europa Occidental.
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Shenin el Jue Abr 29, 2010 11:18 pm

De todos modos, Lenin admite el cambio de táctica en ciertas condiciones. Pero que no tienen nada que ver con las técnicas represivas del estado, pues éstas pueden ser contrarrestadas con nuevas técnicas para sortearlas. Con lo que sí tiene que ver es con la acumulación de fuerzas del movimiento revolucionario:

¿Por dónde empezar?

(...)

En principio, jamás hemos renunciado ni podemos renunciar al terror. El terror es una acción militar que puede ser utilísima y hasta indispensable en cierto momento de la batalla, con cierto estado de las fuerzas y en ciertas condiciones. Pero el quid de la cuestión está precisamente en que el terror se propugna ahora no como una operación de un ejercito en campaña, como una operación ligada de manera estrecha a todo el sistema de lucha y coordinado con él, sino como un medio de agresión individual, independiente y aislado de todo ejército. Y el terror no puede ser otra cosa cuando falta una organización revolucionaria central y son débiles las locales. Por eso declaramos categóricamente que tal medio de lucha en las circunstancias actuales no es oportuno ni adecuado; que aparta a los militantes más activos de su verdadero cometido, más importante desde el punto de vista de los intereses de todo el movimiento; que no desorganiza las fuerzas gubernamentales, sino las revolucionarias. Recuerden los últimos sucesos: ante nuestros propios ojos, grandes masas de obreros y de la “plebe” de las ciudades arden en deseos de lanzarse a la lucha, pero resulta que los revolucionarios carecen de un Estado Mayor de dirigentes y organizadores. En esas condiciones el paso de los revolucionarios más enérgicos al terror ¿no amenaza con debilitar los únicos destacamentos de combate en que se pueden cifrar esperanzas serias? ¿No implica el peligro de que se rompa el lazo de unión entre las organizaciones revolucionarias y las dispersas masas de descontentos, que protestan y están dispuestos a luchar, pero que son débiles precisamente a causa de su dispersión? Porque no debe olvidarse que este lazo de unión es la única garantía de nuestro éxito. Estamos muy lejos de pensar que debe negarse todo valor a heroicos golpes aislados, pero es nuestro deber prevenir con toda energía contra la afición al terror, contra su concepción como medio principal y fundamental de lucha, cosa a la que tanto se inclinan muchísimos en el momento actual. El terror jamás será una acción militar de carácter ordinario: en el mejor de los casos, sólo es utilizable como uno de los medios que se emplean en el asalto decisivo. Cabe preguntar: ¿podemos en el momento actual, llamar a semejante asalto? Rabócheie Dielo, al parecer, cree que sí. Por lo menos exclama: “¡Formad en columnas de asalto!” Pero también eso es empeño desatinado. La masa principal de nuestras fuerzas de combate la componen voluntarios o insurrectos. Sólo tenemos unos cuantos destacamentos pequeños de ejército regular, y además sin movilizar y sin ligazón, que no saben todavía formar en columnas militares en general, y menos aún en columnas de asalto. En esta situación, todo el que sea capaz de observar las condiciones generales de nuestra lucha, sin olvidarlas en cada “viraje” del desarrollo histórico de los acontecimientos, debe ver con claridad que nuestra consigna en el momento actual no puede ser “lanzarse al asalto”, sino “organizar debidamente el asedio de la fortaleza enemiga”. Dicho en otros términos: la tarea inmediata de nuestro partido no puede consistir en llamar a todas las fuerzas existentes a atacar ahora mismo, sino en exhortar a formar una organización revolucionaria capaz de unir las fuerzas y de dirigir el movimiento no solo nominalmente, sino en realidad, es decir, capaz de estar siempre dispuesta a apoyar toda protesta y toda explosión, aprovechándolas para multiplicar y reforzar los efectivos que han de utilizarse en el combate decisivo.
avatar
ajuan
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 9295
Reputación : 11012
Fecha de inscripción : 09/05/2010
Localización : Latinoamerica

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por ajuan el Mar Abr 26, 2011 12:05 am

Exelente texto.Lenin explica muchas cosas en este texto que es complicado no voy a mentir.Pero una lectura lenta y pausada lo hace un libro tan expectacular como que no quieres dejar de leer.

Ademas sabe bien estos temas ya que ademas tenia un familiar muy cercano a esta practica.


------------------------------
:minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
http://vlenin.blogspot.com.ar/

Contenido patrocinado

Re: Fragmento del ¿Qué hacer? sobre el terrorismo

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 3:03 am