[PTD-Usera-Madrid] No a los recortes en Transporte Público

Comparte
avatar
operario
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1076
Reputación : 1605
Fecha de inscripción : 08/11/2009
Localización : Madrid

[PTD-Usera-Madrid] No a los recortes en Transporte Público

Mensaje por operario el Miér Nov 13, 2013 1:29 am

[PTD-Usera, Madrid] No a los recortes en Transporte Público




En los tiempos que corren, donde los empresarios y banqueros se enriquecen a costa de dejarnos a los trabajadores en estado de marginación y desamparo, donde una pequeña minoría se está haciendo, a través de la ofensiva privatizadora de los servicios públicos, con el control de las riquezas que deberían de pertenecernos a la mayoría; aquellos que no tenemos más remedio que venderles nuestra capacidad para trabajar, volvemos a ver reducidas las necesidades que nos permiten seguir haciéndolo, observando cómo se lucran a costa de encarecer el precio del transporte público.

Los recortes en transporte que se han dado recientemente son una prueba más de que los banqueros y empresarios no dudan en despojarnos de todo para poder seguir enriqueciéndose cada vez más. Cuando desde el Estado encarecen una necesidad básica, recortan nuestra capacidad adquisitiva y hacen que el dinero público vaya en otra dirección más beneficiosa para aquellos a quienes sirven,  demuestran abiertamente que no son los intereses de la mayoría trabajadora y popular los que se defienden y avalan.

El transporte público es un medio del que la mayoría de los trabajadores nos valemos, no sólo para llegar hasta nuestro puesto de trabajo, sino también para volver a casa a descansar con el objetivo  de estar frescos al día siguiente en ese curro donde nos explotan o en la fila del paro donde buscamos desesperadamente esa miserable ocupación que nos sustente; además se nos hace imprescindible para poder llegar a lugares de ocio, vida social, compra de alimentos y otros bienes necesarios, etc, es decir, aquellos sitios donde nos desarrollamos como personas. Con el moderno estilo de urbanismo y la movilidad que las nuevas condiciones labores nos impone, el poder desplazarnos en vehículo por la ciudad se vuelve esencial. Sin embargo,  tener un vehículo propio se convierte, cada vez más, en un privilegio que la mayoría no podemos permitirnos (debido principalmente al encarecimiento del combustible). Además vemos como el transporte público, ese que utilizamos mayoritariamente trabajadores, estudiantes, parados, jubilados, se devalúa, se empeora de manera nítida en calidad y cantidad de su servicio. De esta forma lo que consiguen es que aquella gente que no lo puede pagar, use cada vez menos el transporte público quedándose en su barrio y en su casa. Y como hay menos demanda, vuelvan a reducir el servicio.

Pero esto, a los que amasan la fortuna de este país, no les interesa en absoluto, es más, necesitan imponer este tipo de medidas para seguir llenándose sus enormes bolsillos; valiéndose de sus puestos privilegiados, toman decisiones que cada vez nos ahogan más, como las de recortar tramos de los autobuses, eliminar líneas enteras, reducir el servicio nocturno tanto en número de autobuses como de paradas, disminuir la frecuencia de los metros pasando cada siete minutos en hora punta (lo cual provoca graves retrasos pues los metros se llenan al máximo y muchos usuarios deben esperar al siguiente para poder montar), y un largo etcétera.

También los trabajadores de estas empresas de transporte público se ven agredidos por estos recortes, luchan por frenar su rebaja salarial, los recortes en los complementos de baja por enfermedad, la supresión de la paga de Navidad y los recortes de plantilla  -puesto que cada vez hay menos conductores para manejar menos autobuses- lo cual nos afecta directamente porque tardaremos más en llegar a los sitios e iremos más apretados, a la vez que aumentará la explotación de estos trabajadores, que aumentarán su esfuerzo por cada vez menor salario.

En el distrito de Usera, donde conviven trabajadores de todas partes, barrio trabajador desde sus inicios a partir del barro, estos recortes repercuten de forma directa.

El autobús nocturno “N-15” ha reducido su recorrido, ya no pasa por “Plaza Elíptica”; aparte han recortado su número, sobre todo entre semana. La línea “60”  también ha visto reducido su paso entre parada y parada, a pesar de ser uno de los tres únicos autobuses que conectan al distrito con el centro de la ciudad (y el único que lo enlaza con el Rastro), en definitiva, uno de los que tienen más usuarios, y por lo tanto, más afectados dentro del barrio. La afluencia de metros se ha reducido tanto que los trenes están a reventar y en hora punta casi no podemos asegurar llegar a tiempo. El precio del viaje sencillo y “metrobus” se ha incrementado a los usuarios, que en este año lo hemos visto reflejado en los meses de mayo, con un once por ciento, y septiembre con un dos. A la mayoría trabajadora y popular, estos recortes nos afectan terriblemente en la vida diaria porque nosotros somos quienes no tenemos alternativa. Se aprovechan de la necesidad de nuestros barrios para su propio beneficio.

Por eso exigimos:

La gratuidad del transporte público. Que las personas se puedan mover libremente debe ser un derecho fundamental, y que el dinero sea una vez más el corte por el cual se restringe éste, es completamente intolerable. Las grandes ciudades nos fuerzan a usar vehículos para poder cubrir todas nuestras necesidades básicas, trabajar, comer, dormir, tener ocio, acceder a la cultura, etc, por lo tanto la sociedad en colectivo debe encargarse de este coste, igual que lo debe hacer con otras necesidades fundamentales como la sanidad y la educación. Nadie debe quedarse sin la posibilidad de desplazarse a algún lugar por razones económicas.

Se debe fomentar el uso del transporte público frente al transporte privado ya que la disminución de coches reducirá la contaminación, los atascos, el ruido y los accidentes. Mientras menos coches haya, mejor será el nivel de vida. Pero para ello el transporte público debe cubrir las necesidades de la mayoría de la sociedad, acercándose lo máximo posible a sus hogares y conectándolo en el menor tiempo posible con los lugares a donde necesitan dirigirse. Deben incrementarse tanto el número de líneas para conectar todos los rincones del barrio, como el número de autobuses y la frecuencia de paso en cada línea. Para lograr esta efectividad hay que mejorar la comunicación de los medios de transporte, de tal manera que los transbordos sean rápidos y funcionales, es decir que tengamos que hacer pocos en el  mínimo tiempo posible.

Finalmente es necesario vincular la lucha de los barrios por el derecho a la movilidad con la lucha de las y los trabajadores de la EMT por sus condiciones laborales. Son trabajadores esenciales para la sociedad, sin ellos el transporte público no funcionaría y muchos no podríamos desplazarnos. Al igual que el resto de trabajadores debe asegurar la plena cobertura de sus necesidades. Además, por una cuestión de salud y seguridad, deben tener unas jornadas los menos extenuante posible, al fin y al cabo, tienen bajo su responsabilidad la vida de cientos de personas diariamente. Para lograr esto es necesario ampliar el número de trabajadores para cubrir las necesidades de movilidad de las personas de los barrios y no intentar aumentar las jornadas laborales para que un mismo trabajador haga un mayor número de rutas o de servicios. Además la gestión , organización y dirección de la EMT debe estar en manos de todos los trabajadores de la empresa. Estos deben desarrollar una comunicación fluida con las y los vecinos de los barrios organizados en asambleas populares para poder definir las mejores y más eficaces rutas, líneas y servicios.

Debemos luchar por conseguir un transporte público que responda a las necesidades de la mayoría. La lucha de los trabajadores de estas empresas es la de todos nosotros, por ello, debemos apoyarnos y organizarnos con el fin de hacer frente a esta oleada de recortes que pretenden desmantelar los servicios públicos para favorecer los intereses privados de los grandes magnates, mientras la mayoría de la sociedad nos sumimos en una situación de desamparo cada vez más profunda y traumática, que no se revertirá por la “piedad” de los ricos, sino por la lucha sin tregua de los trabajadores, estudiantes, parados, jubilados… esos que no poseemos nada, salvo nuestra capacidad para revertir esta sociedad puesto que somos la mayoría. En la unidad está nuestra fuerza, en la autoorganización nuestro camino.



Contra los recortes y el desmantelamiento del Transporte Público, reclamemos el control de los propios trabajadores de la gestión de los medios de transporte.

¡Construyamos democracia para la mayoría!


http://trabajodemocratico.es/no-a-los-recortes-en-transporte-publico/


    Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 3:59 pm