Foro de debate, intercambio y opinión


El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Miér Nov 13, 2013 12:06 am

Deseamos dejar un breve extracto que podrá servir al lector comprender la diferencia entre compromisos necesarios y temporales, y compromisos pragmáticos que falten a los principios básicos fundamentales de la doctrina a seguir. Traemos también este documento para intentar aclarar que la actual posición de muchas personas de «izquierda», «marxistas» etc., a la hora de analizar la cuestión candente en Siria, deja mucho que desear. No se puede esperar que otro Estado dominado por burgueses, terratenientes, etc. sea el as en la manga para los pueblos, en su intento de frenar a otros imperialismos, si un régimen no puede garantizar la soberanía y las libertades plenas de su propio pueblo, ni mucho menos podrá asistir de tal forma ante sus «protegidos», al menos no desde el punto de vista de intereses internacionalistas, sino siempre partiendo de intereses de clase reaccionarios que ofrezcan cuantiosas recompensas a cambio de emprender tal empresa. Esto que comentamos obviamente hace alusión a las ilusiones de carácter reformista sobre la esencia de los imperialismos, en este caso del imperialismo ruso y chino.

Para ver los paralelismos históricos hemos decidido traer de nuevo la infame «teoría de los tres mundos» para observar cuales son las consecuencias directas de albergar dichas ilusiones sobre que un imperialismo es mejor que otro, que otro es mejor agresivo que otro, o que otro da mejores y más afables ayudas que otros. Y de nuevo demostrando que dicha política no es casual tras la muerte de Mao Zedong, dejaremos ciertas citas que demuestran que dicho pensamiento existía en el PCCh antes de Mao muriera, y antes de que tras los conflictos a la muerte de Mao, Deng Xiao-ping llegará al poder de forma completa. Veamos pues, inicialmente la tendencia maoísta hacía este pensamiento antimarxista hoy repetido por todos los círculos de pseudo marxistas:

«La fuente de guerra más posible viene hoy día desde el ambicioso socialimperialismo soviético». (Pekin Review, 30 de enero de 1976)

«La disputa entre las dos superpotencias, la Unión Soviética y Estados Unidos, por la hegemonía mundial se torna cada vez más enconada, el peligro de una nueva guerra mundial va en notable aumento, y ellas irán, tarde o temprano, a una guerra entre sí. El ambicioso socialimperialismo soviético es hoy precisamente el foco de guerra más peligroso». (Pekin Review, 4 de febrero de 1976)

«Todos estos puntos hacen al socialimperialismo soviético más sediento y más rapaz que la vieja línea colonialista que explotaba a África». (Pekin, Review, 13 de febrero de 1976)

«Esto ha llevado hasta nuestro días el hecho de que la agresión y la expansión de los nuevos zares sobre todo el mundo les garantice una dominación en el mundo sin precedentes». (Pekin Review, 13 de febrero de 1976)

«No es fortuito que el socialimperialismo soviético sea el enemigo más peligroso para el tercero mundo». (Pekin Review, 29 de octubre de 1976)

En realidad no nos hace falta citar estas frases de parte de la dirección china donde se muestran de forma abierta en su estrategia, ya que, como hemos demostrado anteriormente en nuestros capítulos uno, dos, y tres, a cerca de la «teoría de los tres mundos» y el apoyo que supuso especialmente a la «Europa Unida» capitalista, dicha opinión china, se reflejó previamente en la praxis.

Para el lector novel aclarar que cuando Enver Hoxha habla de «socialimperialismo soviético»  se refiere explícitamente al capitalismo de Estado desarrollado desde finales de los cincuentas –en el periodo jruschovista– hasta la desintegración de la Unión Soviética, de hecho analizando el punto de partida de la restauración capitalista; de la paulatina destrucción de la dictadura del proletariado, del centralismo democrático, de la democracia interna del PCUS, del enquistamiento de la burguesía burocrática en el Estado soviético –la nomenklatura–, del inicio del militarismo, de la exportación de capitales que buscaba influencia de poder y no relaciones entre pueblos hermanos y el desarrollo del socialismo, es decir, a todas esas deformaciones ocurridas en la Unión Soviética, se detectan siempre tras el aciago XXº congreso del PCUS, a partir del cual el revisionismo jruschovista se impuso sobre el marxismo-leninismo en la URSS y en el movimiento comunista internacional. En el caso del maoísmo el término es meramente propagandístico en su propaganda, y de hecho respondería más tarde a su aproximación al imperialismo estadounidense.

El documento:


El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Yc6z
Zhou Enlai  reuniéndose con miembros de visita del Comité Central Ejecutivo y Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Rumania Ilie Verdet en un hospital el 7 de septiembre de 1975

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista


Con sus elucubraciones de que los Estados Unidos «desean el statu quo», que «están en decadencia», que el socialimperialismo soviético es «el más peligroso, el más agresivo, el más belicista» etc., los revisionistas chinos quieren demostrar que los Estados Unidos pueden y deben hacerse aliados de China contra la Unión Soviética. Una prueba de esto es la ampliación de los diversos acuerdos, el apoyo abierto que prestan al aumento de los presupuestos de guerra y al mayor armamento de los Estados Unidos.

Los revisionistas chinos predican que en la situación actual los marxista-leninistas, los revolucionarios y los pueblos pueden hacer compromisos con el imperialismo norteamericano y apoyarse en él. Nuestro Partido está en contra de cualquier compromiso con el feroz imperialismo norteamericano, porque esto no corresponde a los intereses de la revolución y de la liberación de los pueblos. Hemos combatido al imperialismo norteamericano, lo combatimos y lo combatiremos hasta su completa destrucción. Asimismo, estamos en lucha contra el socialimperialismo soviético y lo estaremos hasta el fin.

El apoyo que China presta al imperialismo norteamericano no favorece en absoluto a la revolución y a los pueblos, sino a la contrarrevolución. Con su línea política e ideológica reaccionaria, la dirección china deja a los pueblos del mundo a merced de las garras del imperialismo norteamericano. Esta dirección desea que los pueblos permanezcan quietos, que no se levanten, que incluso se unan con el imperialismo norteamericano contra la otra superpotencia, la cual quiere arrebatar a los Estados Unidos las riquezas que han creado con el esfuerzo y el sudor de los pueblos y que expoliaron en su día. La dirección china recomienda a los países capitalistas de Europa, agrupados en el Mercado Común Europeo, que se unan. Alinea con esta praxis también, a los pueblos para que celebren la unión capitalista de Europa. Esta actitud significa: estaos quietos, no habléis más de revolución, no habléis más de dictadura del proletariado, al contrario, poneos al servicio de los trusts, de los capitalistas y, junto con ellos, cread una fuerza económica y militar aún más grande, para hacer frente al socialimperialismo soviético.

El Mercado Común Europeo, que es apoyado y potenciado económicamente por China, no es otra cosa que un medio para que los trusts monopolistas de Europa Occidental conserven el máximo de beneficios y para agrupar a los Estados industriales desarrollados, donde las clases ricas, como dice Lenin, obtienen un tributo colosal procedente de África, Asia, etc. Los dirigentes chinos, al apoyar a estos Estados capitalistas, de hecho apoyan el parasitismo de un puñado de capitalistas a costa de los mismos pueblos de estos países, –y con ello obviamente– a los pueblos de los países en los cuales han clavado sus garras.

La teoría de los «tres mundos» de los revisionistas chinos, con la cual intentan legitimar sus posturas contrarrevolucionarias, no es más que una variante del oportunismo en las filas del movimiento obrero, que ayuda al imperialismo a crear mercados y a obtener ganancias en detrimento de los otros pueblos, con no otro objetivo que el de recibir su parte de las migajas que les dejarán los capitalistas al apoyar dicha política nefasta para los destinos de los pueblos.

Es un hecho innegable que la dirección china defiende a las fuerzas y los Estados capitalistas, y no a las fuerzas revolucionarias –como el proletariado europeo– para que se levanten y destruyan los planes del imperialismo norteamericano, del socialimperialismo soviético, de la «Europa Unida», del Mercado Común Europeo y del COMECON, en una palabra, para que pongan fin de forma definitiva a las tramas y deseos de todos los puntales del sistema imperialista que, erguidos todos ellos como uno, cual hidra, chupa la sangre a los pueblos.

No obstante introducir dentro del «segundo mundo» a los Estados capitalistas desarrollados como la Alemania Occidental, Inglaterra, Japón, Francia, Italia, etc., la dirección revisionista china no los considera como enemigos de la revolución, independientemente de sus fruslerías teóricas sobre su «doble» carácter. Por el contrario, los chinos han creído oportuno hacerse los ciegos y establecer compromisos abiertos con estos Estados, supuestamente para servirse de ellos contra el socialimperialismo soviético.

La dirección china que está ofuscada por su política pragmática y antimarxista, «olvida» que Estados como Alemania Occidental, Inglaterra, Japón, Francia, Italia y otros similares siguen siendo imperialistas, que sus tendencias a subyugar y colonizar –las cuales han sido sus características tradicionales– no han desaparecido y no pueden desaparecer. Es cierto que después de la Segunda Guerra Mundial estas potencias imperialistas se han debilitado incluso mucho, y que sus posiciones anteriores han cambiado en beneficio del imperialismo norteamericano, sin embargo ni Francia, ni Inglaterra ni otros han renunciado a la lucha por defender sus mercados y conquistar otros en África, Asia y los países de América Latina.

Entre todos estos Estados capitalistas e imperialistas menos poderosos que el imperialismo norteamericano existen contradicciones, pero al mismo tiempo existe también la tendencia a entenderse mutuamente.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo norteamericano ayudó a levantarse a sus ex aliados de Europa, y los monopolios norteamericanos se ligaron con los de éstos en un cúmulo de intereses comunes. Pero entre ellos han existido y existen contradicciones en los esfuerzos por tener cada uno las manos libres para acaparar mercados, importar materias primas y exportar sus productos industriales. La realidad internacional ha confirmado, y vuelve a confirmar en este caso, la justeza de la tesis de Lenin sobre las dos tendencias objetivas del capital.

Es cierto, asimismo, que estos Estados capitalistas tienen contradicciones no sólo con el imperialismo norteamericano, sino también con el socialimperialismo soviético. Se plantea el siguiente problema: ¿cómo deben aprovecharse estas contradicciones? Las contradicciones interimperialistas de ninguna manera pueden ser aprovechadas de la forma como predican los revisionistas chinos. Los marxista- leninistas no podemos defender por ejemplo a los diversos reaccionarios en Alemania y a los cabecillas conservadores o laboristas en Inglaterra, en función de que tienen contradicciones con el socialimperialismo soviético. Si hiciéramos esto y secundáramos las prédicas de los chinos de que «los Estados capitalistas de Europa deben unirse al Mercado Común», de que la «Europa Unida» debe fortalecerse para hacer frente al socialimperialismo soviético, significaría que aceptamos que el proletariado de estos países sacrifique su lucha y sus esfuerzos por romper las cadenas de la esclavitud, que se sabotee la perspectiva de la revolución en ellos.

Los revisionistas chinos, contrayendo compromisos carentes de principios con el imperialismo norteamericano, han traicionado al marxismo-leninismo y a la revolución. Los marxista-leninistas interpretan la tesis de Marx, Engels, Lenin y Stalin sobre las contradicciones y sobre los compromisos en su verdadero espíritu. Los chinos interpretan esta tesis de una manera diametralmente opuesta a la verdad.

Nuestro Partido, siguiendo el camino leninista, no está en contra de todo compromiso, sino que está en contra de los compromisos traidores. Cuando el compromiso es necesario y sirve a los intereses de la clase y de la revolución, entonces es posible concluirlo, pero teniendo siempre presente que no afecte a la estrategia, la fidelidad a los principios del marxismo-leninismo, que no afecte a los intereses de la clase y de la revolución. Respecto a la actitud hacia los compromisos, Lenin, entre otras cosas, dice:

«¿Puede un partidario de la revolución proletaria concertar compromisos con los capitalistas o con la clase capitalista? (...) En verdad, sería un evidente absurdo responder negativamente en general a esta cuestión. Es claro que un partidario de la revolución proletaria puede concertar compromisos o acuerdos con los capitalistas. Todo depende de qué acuerdos y en qué circunstancias se concierten. En esto y sólo en esto se puede y debe buscar la diferencia entre el acuerdo legítimo, desde el punto de vista de la revolución proletaria, y el acuerdo entreguista y traidor –desde el mismo punto de vista–». (5) (Lenin, Sobre los compromisos, 1920)

Y más abajo, en la misma obra, Lenin continúa:

«La conclusión es evidente: tan absurdo es renunciar a todo acuerdo o compromiso con los bandidos, como justificar la complicidad en un acto de bandidaje partiendo de la tesis abstracta de que, en general, son admisibles y necesarios a veces los acuerdos con los bandidos». (6) (Lenin, Sobre los compromisos, 1920)

Si queremos, se podría citar las mismas conclusiones por el mismo autor, un último ejemplo:

«La tarea de un partido auténticamente revolucionario no consiste en declarar imposible la renuncia a todo compromiso, sino en saber mantenerse fiel, pese a todos los compromisos –en la medida de que sean inevitables-, a sus principios, a su clase, y a su misión revolucionaria: a la obra de preparar la revolución y de educar a las masas populares para triunfar en la revolución». (7) (Lenin, Acerca de los compromisos, 1917)

Los compromisos están permitidos sólo cuando se parte de estas enseñanzas de Lenin. Pero ¿cómo puede estar en interés del socialismo y de la revolución mundial actualmente un compromiso con el imperialismo norteamericano o con el socialimperialismo soviético, cuando es sabido que estas dos superpotencias son los más feroces enemigos de los pueblos y de la revolución? Este compromiso no sólo no es necesario, sino que, por el contrario, es peligroso para los intereses de la revolución. Concertar compromisos o violar los principios en estos problemas de tanta importancia, significa traicionar al marxismo-leninismo.

Si Mao Zedong y los demás dirigentes chinos han hablado y hablan mucho «teóricamente» de las contradicciones, entonces deben hablar no sólo de aprovechar las contradicciones interimperialistas y los compromisos con los imperialistas, sino, en primer lugar, de las contradicciones que están en los cimientos de la época actual, de las contradicciones entre el proletariado y la burguesía, de las contradicciones que tienen los pueblos y los países oprimidos con las dos superpotencias y todo el imperialismo mundial, de las contradicciones entre el socialismo y el capitalismo. Pero de estas contradicciones –que existen objetivamente y que no pueden ser ocultadas– los dirigentes chinos no dicen nada. Hablan sólo de una contradicción que, según ellos, es la existente entre el mundo entero y el socialimperialismo soviético, queriendo justificar con esto sus compromisos sin principio con el imperialismo norteamericano y todo el capitalismo mundial.

El análisis de clase marxista-leninista y los hechos demuestran que la existencia de las contradicciones y las discrepancias entre las potencias y las agrupaciones imperialistas no elimina en absoluto ni relega a segundo plano las contradicciones entre el trabajo y el capital en los países capitalistas e imperialistas o las contradicciones entre los pueblos oprimidos y sus opresores imperialistas. Precisamente las contradicciones entre el proletariado y la burguesía, entre los pueblos oprimidos y el imperialismo, entre el socialismo y el capitalismo son las más profundas, son constantes, irreductibles. De ahí que el aprovechamiento de las contradicciones interimperialistas o entre los Estados capitalistas y revisionistas sólo tenga sentido cuando sirve para crear las condiciones lo más favorables posible para el poderoso desarrollo del movimiento revolucionario y de liberación contra la burguesía, el imperialismo y la reacción. Por eso, estas contradicciones deben ser explotadas sin crear ilusiones en el proletariado y los pueblos acerca del imperialismo y la burguesía. Es indispensable esclarecer las enseñanzas de Lenin a los trabajadores y a los pueblos, hacerles conscientes de que sólo mediante una actitud intransigente hacia los opresores y los explotadores, que sólo la resuelta lucha contra el imperialismo y la burguesía, que sólo la revolución como tal, les asegurará la verdadera liberación social y nacional.

La explotación de las contradicciones entre los enemigos no puede constituir la tarea fundamental de la revolución ni puede ser contrapuesta a la lucha por derrocar a la burguesía, a sus dictaduras fascistas, o la opresión del imperialismo en sí.

La actitud de los marxista-leninistas en esta cuestión es clara. Ellos se dirigen a los pueblos, al proletariado, llaman a las masas a que se pongan en pie para destruir los planes hegemonistas, opresores, agresivos y belicistas de los imperialistas norteamericanos y de los socialimperialistas soviéticos, para derrocar a la burguesía reaccionaria y su dictadura, tanto en el Oeste como en el Este.

Nuestro Estado socialista, por su parte, ha aprovechado, y lo sigue haciendo, las contradicciones que existen en el campo adversario. Al explotarlas, nuestro Partido parte de la justa valoración del carácter de las contradicciones que existen entre el país socialista y los países imperialistas y burgués-revisionistas, de la justa valoración de las contradicciones interimperialistas.

El marxismo-leninismo nos enseña que las contradicciones entre el país socialista y los países capitalistas y revisionistas, en tanto que expresión de las contradicciones entre dos clases con intereses diametralmente opuestos, la clase obrera y la burguesía, son pues: permanentes, radicales, e irreconciliables. Estas contradicciones atraviesan como un hilo rojo toda la época histórica de la transición del capitalismo al socialismo a escala mundial. Mientras que las contradicciones entre las potencias imperialistas son expresión de las contradicciones en el seno de los explotadores, de las clases con intereses fundamentales comunes. Por eso, por agudas que sean las contradicciones y los conflictos entre las potencias imperialistas, el peligro real de los actos agresivos del imperialismo mundial o de sus diversos destacamentos contra el país socialista sigue siendo permanente y es siempre actual. La división entre los imperialistas, las riñas y los conflictos interimperialistas pueden, a lo sumo, debilitar y postergar temporalmente el peligro de las acciones del imperialismo contra el país socialista, por eso va en interés de éste el aprovechar estas contradicciones que hay en las filas de los enemigos, aunque no conjuren este peligro. Esto ha sido acentuado con energía por Lenin al decir que:

«Es inconcebible pensar que la República Soviética pueda existir durante mucho tiempo al lado de los estados imperialistas. En último término tendrá que triunfar una de las dos partes. Y mientras ese desenlace no se produzca serán inevitables una serie de choques terribles entre la República Soviética y los Estados burgueses». (8.) (Lenin, Informe al CC en el VIIIº Congreso del Partido Comunista (b) de toda Rusia, 1919)

Estas enseñanzas de Lenin conservan toda su actualidad. Han sido confirmadas perfectamente por una serie de acontecimientos históricos, como la agresión fascista contra la Unión Soviética en los años de la Segunda Guerra Mundial, la agresión del imperialismo norteamericano en Corea y posteriormente en Vietnam, la actividad hostil y los diversos complots imperialistas y socialimperialistas contra Albania, etc. Por eso, nuestro Partido ha puntualizado y puntualiza que toda subestimación de las contradicciones del Estado socialista con las potencias imperialistas y los países capitalista-revisionistas, que toda subestimación del peligro de los actos agresivos de estos últimos contra la Albania socialista, que todo relajamiento de la vigilancia como consecuencia de la idea de que las contradicciones entre las propias potencias imperialistas son muy agudas, y que, por esta razón, no pueden emprender tales actos contra nuestra Patria; entrañaría finalmente consecuencias extremadamente peligrosas para nuestras supervivencia.

El Partido del Trabajo de Albania parte asimismo del hecho de que sólo las fuerzas revolucionarias, libertadoras, amantes de la libertad y del progreso, pueden ser aliados verdaderos y seguros de nuestro país en tanto que país socialista. Nuestro país tiene relaciones estatales con diversos países del mundo burgués-revisionista, aprovecha las contradicciones entre los países imperialistas, y los países capitalista-revisionistas y, al mismo tiempo, respalda poderosamente la lucha revolucionaria y de liberación de la clase obrera, de las masas trabajadoras y de los pueblos de cualquier país en que se desarrolla una lucha de este tipo, considerando este respaldo como su alta tarea internacionalista. El Partido del Trabajo de Albania se ha atenido y se atiene consecuentemente a este punto de vista, y como muestra de dicho apoyo, también en su VIIº Congreso volvió a señalar que apoyará al proletariado y a los pueblos, a los partidos marxista-leninistas, a los revolucionarios y a los hombres progresistas, que luchan contra las superpotencias, contra la burguesía capitalista y revisionista que forma toda la reacción mundial que frena la liberación social y nacional.

En otro tiempo el Partido Comunista de China en relación con las contradicciones ha citado también conocidos principios y tesis marxista-leninistas. Así por ejemplo, los chinos, en el conocido documento titulado: «Proposición acerca de la línea general del movimiento comunista internacional» publicado por el Comité Central del Partido Comunista de China en 1963, escribían: «Los compromisos necesarios entre los países socialistas y los países imperialistas no exigen que los pueblos y las naciones oprimidas contraigan, a su vez, compromisos con el imperialismo y sus instrumentos». Y agregaban: «Nadie debe exigir, en ninguna circunstancia, so pretexto de la coexistencia pacífica, que los pueblos y naciones oprimidos renuncien a su lucha revolucionaria». La dirección china hablaba así en aquel entonces, porque en esa época era la dirección jruschovista la que exigía a los pueblos y a los partidos comunistas que admitiesen que el imperialismo norteamericano y sus cabecillas se habían vuelto pacíficos y eran ellos quien animaban al resto a que se sometiesen a la política soviética de acercamiento al imperialismo norteamericano. Ahora es la dirección del Partido Comunista de China la que predica a los pueblos, a los revolucionarios, a los partidos marxista-leninistas y a todo el proletariado mundial que se alíen con los países imperialistas y capitalistas, que se unan con la clase burguesa y con todo el resto de las clases reaccionarias de esos países contra el socialimperialismo soviético. Y los chinos no expresan estas ideas con frases disimuladas, sino abiertamente. Estos bandazos y virajes de 180 grados no tienen nada en común con la política de principios marxista-leninista, son rasgos de la política pragmática que siguen todos los revisionistas, los cuales subordinan los principios a sus intereses burgueses e imperialistas.

Los dirigentes chinos y todos los partidarios de la teoría de los «tres mundos» para justificar sus compromisos sin principio con el imperialismo norteamericano y la burguesía internacional, especulan tergiversando la verdad histórica hablando del pacto de no-agresión soviético-alemán de 1939, así como con la alianza anglo-soviético-norteamericana durante la Segunda Guerra Mundial.

El pacto soviético-alemán de no-agresión era una manera hábil de aprovechar las contradicciones interimperialistas por parte de Stalin. En esa época la agresión hitleriana contra la Unión Soviética era inminente. Era el periodo en que la Alemania nazi había invadido Austria y Checoslovaquia, y la Italia fascista Albania, en que se había realizado los acuerdos de Múnich y la máquina de guerra alemana avanzaba velozmente hacia el Este. La Unión Soviética concluyó con Alemania no una alianza sino un pacto de no-agresión, después de que las potencias occidentales se negaran a responder al llamamiento de Stalin a actuar conjuntamente con el estado soviético para frenar a los agresores nazifascistas, y cuando se vio claramente que estas potencias imperialistas azuzaban a Hitler contra el país de los soviets. El pacto soviético-alemán frustró estos planes y dio tiempo a que la Unión Soviética se preparase aún más en adelante para enfrentar la agresión nazi.

En lo referente a la alianza anglo-soviético-norteamericana, es sabido que fue concluida cuando la Alemania hitleriana, después que había ocupado Francia y estaba en guerra con Inglaterra, desencadenó su feroz agresión contra la Unión Soviética, cuando la lucha contra las potencias del Eje adquirió un claro y acentuado carácter antifascista y libertador. Hay que recalcar que en aquel tiempo, Stalin y la Unión Soviética nunca y en ningún caso preconizaron y llamaron al proletariado y a los partidos comunistas a que desistieran de la revolución y se unieran con la burguesía reaccionaria. Incluso cuando Browder renunció a la lucha de clases y predicaba la conciliación de clases, porque supuestamente así lo exigían los intereses de la alianza anglo-soviético-norteamericana, fue estigmatizado por Stalin y el movimiento comunista como revisionista y renegado de la revolución. (9) (Véase: Enver Hoxha. Eurocomunismo es anticomunismo, 1978)

Como se ve, nada justifica los compromisos y las alianzas sin principio de los chinos con el imperialismo norteamericano y con las diversas fuerzas reaccionarias. La analogía histórica que quieren hacer los revisionistas chinos es infundada.


Enver Hoxha
El Imperialismo y la Revolución, 1978


Lectura original online del artículo AQUÍ:

http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/10/la-teoria-de-los-tres-mundos-teoria.html

Libro original de este capítulo AQUÍ:

http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/10/el-imperialismo-y-la-revolucion.html
etxedei
etxedei
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 271
Reputación : 287
Fecha de inscripción : 16/05/2012

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por etxedei el Miér Nov 13, 2013 2:05 am

Acaso el marxismo-leninismo es estático?Acaso está enterrado desde la muerte de lenin?Y por qué leninismo,tal vez el leninismo no es marxismo?El Pacto de no agresión de Stalin y Hitler es m-l,pese a las justificaciones?
"Stalin y la Unión Soviética nunca y en ningún caso preconizaron y llamaron al proletariado y a los partidos comunistas a que desistieran de la revolución y se unieran con la burguesía reaccionaria". La lucha antisfascista produjo la teoría del Frente Único de Dimitrov en la URSS de Stalin" La implantación de la unidad de acción de todos los sectores de la clase obrera, cualquiera que sea el Partido u organización a que pertenezcan, es necesaria aun antes de que la mayoría de la clase obrera se unifique para luchar por el derrocamiento del capitalismo y por el triunfo de la revolución proletaria".
Gbl_13
Gbl_13
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 276
Reputación : 304
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Uruguay

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por Gbl_13 el Miér Nov 13, 2013 4:19 am

etxedei escribió:Acaso el marxismo-leninismo es estático?Acaso está enterrado desde la muerte de lenin?Y por qué leninismo,tal vez el leninismo no es marxismo?El Pacto de no agresión de Stalin y Hitler es m-l,pese a las justificaciones?
"Stalin y la Unión Soviética nunca y en ningún caso preconizaron y llamaron al proletariado y a los partidos comunistas a que desistieran de la revolución y se unieran con la burguesía reaccionaria". La lucha antisfascista produjo la teoría del Frente Único de Dimitrov en la URSS de Stalin" La implantación de la unidad de acción de todos los sectores de la clase obrera, cualquiera que sea el Partido u organización a que pertenezcan, es necesaria aun antes de que la mayoría de la clase obrera se unifique para luchar por el derrocamiento del capitalismo y por el triunfo de la revolución proletaria".
Cuantas tergiversaciones juntas para no decir absolutamente nada.

El marxismo-leninismo como ciencia no es estatico sino que se encuentra en permanente desarrollo, eso es cierto. ¿Acaso entrar en contradicciones y negaciones del mismo es parte de ese desarrollo? El leninismo no solo es parte del desasrrollo del marxismo, por basarse en la teoria de Marx y Engels, sino que ademas tiene la virtud de haber comprobado en la practica lo que teoricamente se habia planteado. ¿Es necesario cometer la ridiculez de negar el leninismo para defender las tesis revisionistas del PCCH?
Deberias de retractarte por lo dicho sobre Dimitrov y la tactica del frente unico, o por lo menos demostrar que asi ha sido, ya que en ningun momento se habla de desistirde la revolucion proletaria, sino que lo unico que se plantea al respecto es luchar contra el fascismo para despues organizar la revolucion proletaria y no al reves. Podrias echarle una mirada al documento antes de andar diciendo ridiculeces.
Dejo lo ultimo para lo mas ridiculo: ¿De donde has sacado que hacer un arreglo ESTRATEGICO con un sector de la burguesia para COMBATIRLO y ELIMINARLO despues sea una estrategia antimarxista? ¿Acaso Lenin no se valio de la ayuda de los alemanes para entrar a Rusia? ¿Eso lo convierte tambien a el en antimarxista?
Resulta que ahora el marxismo es cosa de etica y moral como si se tratase de acuerdos entre monjes. ¡Etico fue salvar a la humanidad del fascismo y promover diferentes revoluciones en las zonas liberadas! Resulta ahora que para ser un verdadero marxista-leninista, habia que declararle la guerra a los nazis sin desarrollar completamente el ejercito y la industria pesada para que en cuestion de tiempos no solo se elimine el estado de dictadura del proletariado, sino que se elimine todo el pueblo eslavo. Menuda etica la de uds.

Mejor prestale atencion al tema a tratar y deja de desviar la cuestion a base de calumnias.
etxedei
etxedei
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 271
Reputación : 287
Fecha de inscripción : 16/05/2012

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por etxedei el Miér Nov 13, 2013 11:21 am

"Es necesario cometer la ridiculez de negar el leninismo para defender las tesis revisionistas del PCCH?" Yo no niego el leninismo,lo niegan los que pretenden hacer de la teoría revolucionaria una enciclopedia , un manual de instrucciones o un catecismo.

"Deberías de retractarte por lo dicho sobre Dimitrov y la táctica del frente único, o por lo menos demostrar que asi ha sido, ya que en ningun momento se habla de desistir de la revolucion proletaria, sino que lo único que se plantea al respecto es luchar contra el fascismo para despues organizar la revolución proletaria y no al revés. Podrías echarle una mirada al documento antes de andar diciendo ridiculeces."
No sé si digo ridiculeces ,eso es una subjetividad de ud.,simplemente contesto a la cita"
"Hay que recalcar que en aquel tiempo, Stalin y la Unión Soviética nunca y en ningún caso preconizaron y llamaron al proletariado y a los partidos comunistas a que desistieran de la revolución y se unieran con la burguesía reaccionaria",con otra cita de Dimitrov,que la contradice.


Dejo lo ultimo para lo mas ridiculo: ¿De donde has sacado que hacer un arreglo ESTRATEGICO con un sector de la burguesia para COMBATIRLO y ELIMINARLO despues sea una estrategia antimarxista? ¿Acaso Lenin no se valio de la ayuda de los alemanes para entrar a Rusia? ¿Eso lo convierte tambien a el en antimarxista?
Yo no digo que ese pacto fuera antimarxista,aunque lo que ud. llama "arreglos estratégicos"suenen bastante sospechosos,dependerá de lo que se pretenda obtener,es ahí donde es posible encontrar a qué intereses responde.De todas formas,los "arreglos estratégicos con la burguesía" no pueden ser tales,desde el marxismo,lo más ,arreglos tácticos.Simplemente trato de mostrar que se aplican distintas medidas dependiendo de quién se hable,y desde que posiciones nos situemos.Con unos somos muy laxos ,y se permiten todo tipo de justificaciones,y a otros se mantienen siempre al borde de la hoguera.

"¿Es necesario cometer la ridiculez de negar el leninismo para defender las tesis revisionistas del PCCH?"En ningún momento he negado el leninismo,ni he apoyado las" teorías revisionistas chinas?".La Teoría de los Tres Mundo es revisionista,pero también lo es la Teoría del Frente Único de Dimitrov.Si tiene más teorías revisionistas sólo chinas,que hay muchas ,desde que la camarilla antimaoísta ocupó el poder,podríamos analizarlas-si tiene alguna maoísta,también ,claro;pero hombre,también el revisionismo hizo estragos en la URSS,y en Albania,Verdad?

"Resulta que ahora el marxismo es cosa de etica y moral como si se tratase de acuerdos entre monjes. ¡Etico fue salvar a la humanidad del fascismo y promover diferentes revoluciones en las zonas liberadas! Resulta ahora que para ser un verdadero marxista-leninista, habia que declararle la guerra a los nazis sin desarrollar completamente el ejercito y la industria pesada para que en cuestion de tiempos no solo se elimine el estado de dictadura del proletariado, sino que se elimine todo el pueblo eslavo. Menuda etica la de uds."

Si,compañero,el marxismo es fundamentalmente una cuestión ética,porque la ética y la moral es lo que nos hace humanos ,más allá de todo lo demás.Recuerde que Marx hablaba de una posible alternativa al socialismo:la barbarie.Pero es ética práctica,no de "acuerdo de monjes",sino de estrategia revolucionaria.En ningún momento digo que el Pacto de Stalin con Hitler fuera inmoral ,esa consideración no era posible en aquellas condiciones,y me parece que fue justo y acertado.Saludos.
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Miér Nov 13, 2013 4:33 pm

Etxedei, tu excusa de no hablar nada del texto aludiendo un marxismo catecista, fue una técnica ya refutada aquí:

http://www.forocomunista.com/t17270p50-stalin-del-marxismo-al-revisionismo-por-el-colectivo-fenix

Entonces, sino vas a argumentar que te repito lo mismo: "en cuanto al catecismo comunista, y demás bobadas que nos acusas, puedes empezar a presentar argumentos sobre nuestro "dogmatismo" cuasi cristiano"

Es cuanto menos curioso que un defensor de la idea antileninista de la nueva democracia ande quejando de una buena aplicación de la lucha de clases en las tesis del VIIº Congreso de la Komintern, y más concretamente del informe de Dimitrov, curioso, curioso cuanto menos, pero me dignare a darle respuesta claro.


Ahora analizaré la perla de etxedei, que demuestra porqué precisamente es necesario insistir una y otra vez con el tema de obtener una formación del marxismo, y de porqué es necesario machacar una y otra vez sobre los autores clásicos, sus citas, añadirle anotaciones para lograr una mejor compresión que estimule su lectura etc.;

"Hay que recalcar que en aquel tiempo, Stalin y la Unión Soviética nunca y en ningún caso preconizaron y llamaron al proletariado y a los partidos comunistas a que desistieran de la revolución y se unieran con la burguesía reaccionaria". (Enver Hoxha, Imperialismo y revolución, 1978)
"La lucha antisfascista produjo la teoría del Frente Único de Dimitrov en la URSS de Stalin". etc Etxedei
Con esa frase demuestras:

Primero;, con esa afirmación expones tú desconocimiento TOTAL de las tesis del frente único del VIIº Congreso de la Komintern, ya que; ignoras el hecho que el frente único es una táctica que tienes sus precedentes en la Komintern del propio Lenin, siendo una táctica temporal y no siempre antifascista, no sólo eso, sino que puede ser para un país con libertades burguesas donde se quiera parar los pies al capital a la hora de iniciar una guerra de rapiña por ejemplo un frente antiimperialista para un país semicolonial, de ahí la correcta afirmación de Dimitrov:

"La implantación de la unidad de acción de todos los sectores de la clase obrera, cualquiera que sea el Partido u organización a que pertenezcan, es necesaria aun antes de que la mayoría de la clase obrera se unifique para luchar por el derrocamiento del capitalismo".  (G. Dimitrov, Informe al VIIº Congreso de la Komintern, 1935)

De todas formas, sé que tu intención no era pretender esta vez que Dimitrov elude la revolución proletaria a secas, sino que encima lo pide "por dictados de Moscú", sigo repitiendo, no conoces parara que es un frente único generalmente, y más concretamente para que lo pedía Dimitrov esta vez en la mayoría de países capitalistas:

"¿Es posible realizar esta unidad de acción del proletariado en los distintos países y el mundo entero? Sí, es posible, y lo es inmediatamente. La Internacional Comunista no pone para la unidad de acción ninguna clase de condiciones, con excepción de una elemental, aceptable para todos los obreros, a saber: que la unidad de acción vaya encaminada contra el fascismo, contra la ofensiva del capital, contra la amenaza de guerra, contra el enemigo de clase. He ahí nuestra condición".  (G. Dimitrov, Informe al VIIº Congreso de la Komintern, 1935)

Por tanto no tiene ni pies ni cabezas que el frente único fuera hecho para placer de la URSS,

Segundo; y muy importante, repitiendo además lo último comentado, desconoces la esencia de lo que debates; para qué servía dicho frente único:

"¿Cuál es y cuál debe ser el contenido principal del frente único en la etapa actual? La defensa de los intereses económicos y políticos inmediatos de la clase obrera, su defensa contra el fascismo ha de ser el punto de partida y el contenido principal del frente único en todos lo países capitalisas. No debemos limitarnos a lanzar meros llamamientos a la lucha por la dictadura proletaria, sino que tenemos que encontrar y preconizar las consignas y formas de lucha, que se desprenden de las necesidades vitales de las masas, del nivel de su capacidad de lucha en cada etapa de desarrollo. Debemos indicar a las masas lo que han de hacer hoy para defenderse de la expoliación capitalista y de la barbarie fascista. Debemos conseguir que se establezca el frente único más amplio por medio de acciones conjuntas de las organizaciones obreras de las distintas tendencias para defender los intereses vitales de las masas trabajadores. Esto significa, en primer lugar, la lucha conjunta por descargar de un modo efectivo las consecuencias de la crisis sobre las espaldas de las clases dominantes, sobre las espaldas de los capitalistas, de los terratenientes, en una palabra, sobre las espaldas de los ricos. Significa, en segundo lugar, la lucha conjunta contra todas las formas de la ofensiva fascista, por la defensa de las conquistas y derechos de los trabajadores, contra la liquidación de las libertades democrático-burguesas. Significa, en tercer lugar, la lucha conjunta contra el peligro cada vez más inminente de la guerra imperialista, lucha que dificultaría la preparación de esta guerra". (G. Dimitrov, Informe al VIIº Congreso de la Komintern, 1935)

Recomiendo,encarecidamente, que vuelvas a leer todo el brillante informe de G. Dimitrov, ya que el frente único no es lo mismo que el frente popular antifascista -a lo que tú atacas con argumentos sacados de la IVº Internacional encima en una confusión de nombres-, y del mismo modo -si te referías al frente único-; no es lo mismo el frente único para un país como Italia que para los Estados Unidos, ni es lo mismo para un país semicolonial, precisamente se especifica las características intrínsecas de cada frente único y los problemas a resolver en dicho informe.

Y tercer punto más importante que demuestra tu manipulación; no niega jamás la necesidad de la revolución proletaria, ¡es más crítica las ilusiones de un gobierno surgido del frente único! Critica precisamente las ilusiones de establecer un Estado intermedio:

"Evidentemente, no está excluida la posibilidad de que en un país cualquiera, inmediatamente después del derrumbamiento revolucionario de la burguesía, se pueda formar un gobierno soviético sobre la base del bloque gubernamental del Partido Comunista con otro partido ( o su ala izquierda) que participe en la revolución. Es sabido que después de la Revolución de Octubre, el Partido de los bolcheviques rusos vencedor hizo entrar en la composición del gobierno soviético a los representantes de los socialistas revolucionarios de izquierda. Esta fue la particularidad del gobierno soviético, después de la victoria de la Revolución de Octubre. No se trata de un caso de este género, sino de la posible formación de un gobierno de frente único en vísperas y antes de la victoria de la revolución soviética. ¿Qué sería este gobierno? ¿Y en qué situación pudiera ser posible? Es, ante todo, un gobierno de lucha contra el fascismo y la reacción. Debe ser un gobierno formado como consecuencia del movimiento de frente único y que no limite de ninguna manera la actividad del Partido Comunista y de las organizaciones de masas de la clase obrera, sino, al contrario, que tome enérgicas disposiciones dirigidas contra los magnates financieros contrarrevolucionarios y sus agentes fascistas. (...) ¡Camaradas! Nosotros exigimos de todo gobierno del frente único una política completamente distinta. Le exigimos que lleve a cabo determinadas reivindicaciones cardinales revolucionarias, congruentes con la situación, como, por ejemplo, el control de la producción, el control sobre los bancos, la disolución de la policía, su sustitución por una milicia obrera armada, etc. (...) Hace quince años, Lenin nos invitaba a que concentrásemos toda la atención "en buscar las formas de transición o de acercamiento a la revolución proletaria". Puede ocurrir que el gobierno del frente único sea, en una serie de países, una de las formas transitorias más importantes. Los doctrinarios "de izquierda" siempre pasaron por alto esta indicación de Lenin, hablando solamente de la "meta", como propagandistas limitados, sin preocuparse jamás de las "formas de transición". Y los oportunistas de derecha intentaban establecer una "fase democrática intermedia", especial, entre la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado, para sugerir a la clase obrera la ilusión de un pacífico paso parlamentario de una dictadura a otra. ¡Esta "fase intermedia" ficticia la llamaban también "forma de transición" e invocaban incluso el nombre de Lenin! Pero no fue difícil descubrir el fraude, pues Lenin hablaba de una forma de transición y de acercamiento a la "revolución proletaria", esto es, al derrocamiento de la dictadura burguesa y no de una forma transitoria cualquiera entre la dictadura burguesa y la proletaria. ¿Por qué atribuía Lenin una significación tan extraordinariamente grande a la forma que revistiese el paso a la revolución proletaria? Porque tenía presente "la ley fundamental de todas las grandes revoluciones", la ley de que la propaganda y la agitación por sí solas no pueden suplir en las masas su propia experiencia política, cuando se trata de atraer a las masas verdaderamente extensas de los trabajadores al lado de la vanguardia revolucionaria, sin lo cual es imposible la lucha victoriosa por el poder. Por esto señalamos la posibilidad de formar, bajo las condiciones de la crisis política, un gobierno del frente único antifascista. En la medida en que este gobierno despliegue una lucha real y verdadera contra los enemigos del pueblo, conceda libertad de acción a la clase obrera y al Partido Comunista, nosotros, los comunistas, lo apoyaremos por todos los medios y lucharemos en la primera línea de fuego, como soldados de la revolución. Pero les decimos francamente a las masas: Este gobierno no traerá la salvación definitiva. Este gobierno no está en condiciones de derrocar la dominación de clase de los explotadores y, por esta razón, no puede tampoco eliminar definitivamente el peligro de la contrarrevolución fascista. ¡Por consiguiente, hay que prepararse para la revolución socialista!".  (G. Dimitrov, Informe al VIIº Congreso de la Komintern, 1935)

Conectando, estas tesis de Dimitrov escritas en 1935, las comparamos con las de Lenin escritas en 1922:

"¿Qué es el frente unido y que debería ser? El frente único no es y no debe ser simplemente una confraternización de los líderes del partido. El frente único no se creará mediante acuerdos con los "socialistas" que hasta hace poco eran miembros de los gobiernos burgueses. El frente único significa la asociación de todos los obreros, ya sean comunistas, anarquistas, socialdemócratas, independiente, sin partido, o incluso obreros cristianos, contra la burguesía. Con los líderes, si lo quieren así, sin los líderes si permanecen indiferentes y a un lado, y en desafío de los líderes y en contra de los líderes si sabotean frente unido de los trabajadores. Y este verdadero frente común en la lucha común está obligado a formarse. Debe formarse si la clase obrera quiere defender sus intereses más fundamentales y elementales contra la ofensiva capitalista. Hacemos un llamamiento en particular a los obreros sin partido y a los que siguen apoyando la II Internacional. Nosotros decimos: Todavía no sois comunistas, muchos de vosotros son incluso abiertamente hostiles al comunismo. Pero llegará el momento en que se reconozca la exactitud de las ideas comunistas. Esperaremos entonces pacientemente hasta que llegue ese momento, que marcará el comienzo de la verdadera emancipación de la clase obrera. Pero hasta entonces decimos: A pesar de todas las diferencias en nuestros puntos de vista políticos trabajemos juntos a nosotros para organizar el frente único contra los capitalistas". (Lenin, Informe al CEIC sobre los resultados de la Conferencia de Berlin, 1922)

Por tanto el frente único como tal, ha solido utilizarse para afrontar las acometidas del capital, recomiendo especialmente al lector los escritos de G. Dimitrov de 1923 previos a la insurrección contrarrevolucionaria de ese año, para que se entienda como ejemplo histórico el momento que vivía Bulgaria y su clase obrera, a la que se la mantenía en condiciones paupérrimas, donde encima se la quería cargar las reparaciones de guerra, he ahí un ejemplo de lo que hablan Dimitrov y Lenin cuando hablan de "para las acometidas del capital", frentes únicos que si uno se molesta en leer, tienen sus exigencias hacia otros partidos como vimos en la cita de Dimitrov.

Por cierto Etxedei, sobre el pacto de no agresión soviético-aleman -ya que es lo más parecido en relación a algo del texto que has hablado-, si leemos en el texto, se dice:

"El pacto soviético-alemán de no-agresión era una manera hábil de aprovechar las contradicciones interimperialistas por parte de Stalin. En esa época la agresión hitleriana contra la Unión Soviética era inminente. Era el periodo en que la Alemania nazi había invadido Austria y Checoslovaquia, y la Italia fascista Albania, en que se había realizado los acuerdos de Múnich y la máquina de guerra alemana avanzaba velozmente hacia el Este. La Unión Soviética concluyó con Alemania no una alianza sino un pacto de no-agresión, después de que las potencias occidentales se negaran a responder al llamamiento de Stalin a actuar conjuntamente con el estado soviético para frenar a los agresores nazifascistas, y cuando se vio claramente que estas potencias imperialistas azuzaban a Hitler contra el país de los soviets. El pacto soviético-alemán frustró estos planes y dio tiempo a que la Unión Soviética se preparase aún más en adelante para enfrentar la agresión nazi". (Enver Hoxha, El imperialismo y la revolución, 1978)

Creo que no puedo añadir mucho más, es parecido a lo comentado por aquí:

http://www.forocomunista.com/t995-pacto-ribbentrop-molotov-no-agresion

Todo este material justifica lo ya adelantado por Enver Hoxha, que a diferencia de acercamientos y alianzas con imperialismos, sus estructuras económicas -como el Mercado Común Europeo-, militares -la OTAN-, con revisionismos con fuertes divergencias con tu enemigo -como Rumanía o Yugoslavia en el caso chino- que vulneraban no sólo los intereses mundial sino nacionales del propio PCCh, a diferencia de ello, Lenin y Stalin "nunca violaron los principios" a la hora de poner en práctica el marxismo-leninismo, ni regalaron una sola concesión o compromiso que fuera en contra de los intereses de las masas a nivel mundial:

"Este camino no puede ser defendido como los propagandistas chinos hacen diciendo, "Lenin, también sostuvo conversaciones con los mencheviques", "Lenin, también, habló con los Alemanes en Brest-Litovsk". Mañana estos propagandistas seguramente dirán: "Stalin también firmó el pacto de no agresión con Hitler". La burguesía constantemente ha usado estos "argumentos", pero esto se quiebra por sí solo, porque ni Lenin ni Stalin alguna vez cayeron en los errores de principio, ellos nunca violaron estos principios. Sus acciones estaban justificadas con claridad y la precisión de estas acciones ha sido completamente. Sus acciones eranclarividentes, el tiempo y la teoría infalible de marxismo-leninismo las han demostrado". (Enver Hoxha, China, Vietnam, Corea y la visita de Nixon a Pekín, 28 de julio de 1971, Reflexiones sobre China, Volumen I)


Última edición por NG el Miér Nov 13, 2013 5:16 pm, editado 1 vez
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Miér Nov 13, 2013 5:09 pm

Extedei ahora como moderador: ¿Que tiene que ver tu respuesta con la cuestión del post referente a la actitud china: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista?
JuanmaVP
JuanmaVP
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 254
Reputación : 286
Fecha de inscripción : 09/12/2011
Localización : Catalunya

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por JuanmaVP el Miér Nov 13, 2013 8:09 pm

Puede que no fuera m-l en los años 30 y 40 pero ha llovido mucho desde esos años. En este foro se ha dicho y he leido, no en pocas ocasiones, que el imperialismo gringo es muchisimo mas agresivo que el ruso o el chino.

Siento no poderme leer este articulo por el tiempo, ya lo leere. Veo que es de Hoxha, siento decirlo pero para alguien que ha estudiado geopolitica en Visiones Geograficas que le digan que todos los imperialismos tienen la misma agresividad no cuaja mucho.
NSV Liit
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5385
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NSV Liit el Jue Nov 14, 2013 3:55 pm

Pues yo, sinceramente, estoy en la línea que comenta el camarada JuanmaVP. De todas formas me parece que el texto de Hoxha es bastante bueno, lo que no entiendo es a qué viene hacer paralelismos con la situación actual en Siria, que no tiene nada que ver con lo que está discutiendo Hoxha, de manera completamente justa, en su texto.

A ver, Hoxha está analizando la postura china en el conflicto EEUU-URSS, en concreto, criticando la lamentable e injustificable postura china de apoyar a los EEUU en dicho conflicto. Me parece que es un conflicto lo suficentemente específico, y que responde a una problemática muy concreta, como para que no extrapolemos las conclusiones de Hoxha a otros conflictos, más que nada porque eso nos puede llevar a posturas erroneas, cuando no absurdas.

El caso es que no es lo mismo que, en plena mal llamada Guerra Fría, se denuncie las excusas lamentables de un país supuestamente socialista para aliarse a la principal potencia imperialista mundial, frente a otro país supuestamente socialista, pero no considerado socialista por el primer país, con la excusa absurda de que el que pone en peligro la paz es el segundo país supuestamente socialista, cosa que sabemos que no solo es mentira, sino además fruto de la propaganda capitalista sobre ese segundo país.... como digo, no es lo mismo, que el caso de que la principal potencia imperialista pretenda controlar un país relativamente independiente (ya sea para limitar la influencia de otras potencias imperialistas emergentes o para extender su influencia en la región), y que las potencias imperialistas emergentes acaben, tras muchos titubeos, apoyando a ese país frente a la prinipal potencia imperialista. Es que no tiene nada que ver con el conflicto que está describiendo Hoxha.

Por cierto, cuando habla de imperialismos pequeños o mansos Hoxha se está refiriendo a ... las potencias imperialistas occidentales europeas (y Japón), que actuan bajo el paraguas de los EEUU. Este es un hecho a tener en cuenta. No se está refiriendo a casos comparables, por ejemplo al de la Rusia o China actuales (por ejemplo como podría ser tal vez el caso de la India, en la época en la que Hoxha escribe su artículo).

Me parece que es evidente que no hay mucho paralelismo y que son circunstancias completamente diferentes.

En segundo lugar, es que, como afirma el camarada JuanmaVP, sí hay imperialismos más agresivos que otros. Negarlo es rechazar la propia realidad actual. Hoxha sí lo niega, pero lo niega porque en la época en la que escribió el texto la realidad era diferente y entonces Hoxha tenía razón; lo niega pero porque se está refiriendo a las potencias imperialistas tradicionales, que en el momento en el que escribió el texto estaban (y lo están todavía) bajo influencia norteamericana y formaban (forman) parte de su área de influencia, es decir, eran parte del imperialismo norteamericano. Hoxha no estaba rechazando la realidad de su época, pero los que afirman hoy que no hay imperialismos más agresivos que otros, sí están rechazando la realidad de nuestra época.

Por lo demás, ¿qué compromisos hemos tomando los que hemos defendido a Siria en este foro respecto al gobierno sirio? ¿O a Libia? Ninguno. Nos hemos limitado a luchar contra la propaganda imperialista en nuestros países, que es lo único que podemos hacer. No hay ningún compromiso ni hay ningún acuerdo, ni ningún pacto con la burguesía dominante siria. Otra cosa es si hablamos de organizaciones obreras sirias, o tal vez en países de la zona, ellos, sobre todo las organizaciones sirias, sí tienen la posibilidad de llegar a compromisos, y podremos juzgar esos compromisos o no. Pero es que Hoxha, cuando habla de este tema, está hablando respecto a los líderes chinos. No ya los líderes de una organización comunista, sino los líderes de una nación se supone socialista. Cuando hablamos de compromisos y cosas así, no podemos comparar la situación con la actitud de la izquierda respecto a Siria, porque Hoxha está hablando de dirigentes chinos, que tienen capacidad para llegar a compromisos y acuerdos. Nosotros, la izquierda, en sentido global, no tiene esa capacidad (como mucho la tienen las organizaciones sirias)... no sé si se entiende lo que quiero decir...

Salud.


avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Jue Nov 14, 2013 5:01 pm

Hola NSV Liit, un placer que te hayas metido a discutir esta cuestión.

"A ver, Hoxha está analizando la postura china en el conflicto EEUU-URSS, en concreto, criticando la lamentable e injustificable postura china de apoyar a los EEUU en dicho conflicto. Me parece que es un conflicto lo suficentemente específico, y que responde a una problemática muy concreta, como para que no extrapolemos las conclusiones de Hoxha a otros conflictos, más que nada porque eso nos puede llevar a posturas erroneas, cuando no absurdas". NSV Liit
Efectivamente, Enver lo que esta hablando en ese texto son las consecuencias de la teoría de los tres mundos, y de la posición china en su política exterior, pero como en otras ocasiones, es una lección extrapolable a otros casos gracias a su esencia principal, ¿cual esencia?  

Lo que más concretamente se explica en este mini-capítulo no es que sea imposible que exista un imperialismo que exporte más capitales que otro, que ejerza con más frecuencia la fuerza militar más que otro, eso indudablemente, existe y existirá siempre, como así existe un imperialismo o varios serán más fuertes que otras fuerzas y les proporciona la capacidad de realizar esto con más normalidad. También se da el caso de que una superpotencia en su posición como líder mundial no duré para siempre, no sea inmutable: un día puede ser un imperialismo ocupar este puesto y otro día otro u otros, entre ellos pugnan precisamente por ocupar el puesto del otro. Hasta ahí estamos de acuerdo, continuo.

La cuestión a analizar en el post, es como tú has apuntado, que la posición China fue la de propagar la absurda idea de que de las dos superpotencias de por aquel entonces; la Unión Soviética sí cumplía estas demandas como para ser calificada de "máximo peligro internacional para los pueblos", mientras que para los dirigentes chinos el imperialismo estadounidense no, y no sólo eso, sino que afirmaban que estaba alzando la bandera blanca de retirada y que sólo deseaba agarrar lo que ya tenía por el mundo, sin posibilidad de pensar en expandirse, sino más bien de defenderse de la expansión soviética, de ahí se sacó la idea de que entonces tanto el imperialismo estadounidense como sus aliados cercanos -los imperialismos como Francia, Japón, u otros- podían y debían conformar una alianza con el movimiento antiimperialista contra la Unión Soviética -que según los chinos era el imperialismo más opresor jamás conocido-. Corrígeme si he hecho un mal análisis de la política exterior china.

Partiendo de esa vieja teoría de aminorar la potencia de un imperialismo para salvar a otro -como hacían los seguidores de la II Internacional para justificar su social-patriotismo-, vemos que se borra todo análisis cuerdo sobre estas dos superpotencias y su carácter, ya que como Enver demuestra con datos económicos claros en su libro; ni el imperialismo estadounidense estaba en retroceso -sino en plena expansión por todo el globo-, y añade con brillantez; que de ser cierto el análisis chino sobre el imperialismo estadounidense, ni él u otros imperialismos podrían servir de todos modos para que fueran el sostén de los pueblos en su lucha anticolonial y antiimperialista, por el carácter de clase de sus gobernantes. El título del post pues: "El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista", no se refiere a que no puedan existir imperialismos con más capacidad que otros, eso es obvio, sino que se refiere a la teoría de los tres mundos sobre China, a farisaicamente usar algo objetivo -el hecho de existir diferentes capacidades entre los diferentes imperialismos para oprimir a otras naciones-, y usar una mentira; que el imperialismo estadounidense estaba en "decadencia", para directamente incluir a dicho país -EEUU- en el frente antiimperialista.

Todo esta bien relacionado entonces, con la situación actual pese haberse reestructurado el mundo con los Estados Unidos como superpotencia mundial en solitario.

Por ello comento, que es la misma posición de ciertos "marxistas" a la hora de depositar las esperanzas en que imperialismos "menores" -como les gusta llamarlos, que no dejan de ser imperialismos y actúan moviéndose por mismos intereses- sean los gendarmes de pueblos victimas de las potencias "mayores", eso es una estupidez, y es repetir el esquema de la teoría de los tres mundos, que no era otra cosa que: apoyar la formación de la Unión Europea, el reforzamiento de la OTAN, aprobar los presupuestos de Carter para armamento y demás que ya hicieron los chinos. De ahí que yo diga: "No se puede esperar que otro Estado dominado por burgueses, terratenientes, etc. sea el as en la manga para los pueblos, en su intento de frenar a otros imperialismos, si un régimen no puede garantizar la soberanía y las libertades plenas de su propio pueblo".

¿Es cierto esto o no estamos de acuerdo en ese concepto tan simple camarada? No estoy negando que los pueblos deben forzar -por ejemplo- a que China o Rusia vetaran la invasión en Libia, eso si se consigue por la presión popular es una lucha correcta y un gran logro para evitar una guerra imperialista que quiere iniciar los Estados Unidos. Lo que no voy a hacer nunca es aplaudir como "internacionalista" la tibia defensa de Siria por parte de Rusia cuando como vemos esta siendo vacilante y parcial, y cuando fuera de eso que es lo menos importante, sabemos a que intereses corresponden.

Entonces por tanto no es cuestión de que Enver tuviera razón por estar en otra época, Enver lo que simplemente comenta es que los chinos mienten a la hora de hablar del carácter de países como; los Estados Unidos como superpotencia, mienten al hablar de Francia como imperialismo, y miente del carácter del gobierno de países semicoloniales como el Zayre, ya que ninguno de los tres son ni pueden ser los defensores de otros países en su lucha anticolonial o antiimperialista, porque simplemente no son garantía de nada. En el caso de Libia, por ejemplo, se demostró que China no garantizó los derechos internacionales de dicho país.
NSV Liit
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5385
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NSV Liit el Jue Nov 14, 2013 6:28 pm

Hola, camarada NG,

creo que no hemos coincidido nunca en un hilo con posturas diferentes Smile, así que será la primera vez.



Partiendo de esa vieja teoría de aminorar la potencia de un imperialismo para salvar a otro -como hacían los seguidores de la II Internacional para justificar su social-patriotismo-, vemos que se borra todo análisis cuerdo sobre estas dos superpotencias y su carácter, ya que como Enver demuestra con datos económicos claros en su libro; ni el imperialismo estadounidense estaba en retroceso -sino en plena expansión por todo el globo-, y añade con brillantez; que de ser cierto el análisis chino sobre el imperialismo estadounidense, ni él u otros imperialismos podrían servir de todos modos para que fueran el sostén de los pueblos en su lucha anticolonial y antiimperialista, por el carácter de clase de sus gobernantes.
No estoy del todo de acuerdo. Como bien dices, en el análisis chino se borra todo análisis cuerdo de las dos superpotencias, pero eso no quiere decir que sea culpa de la idea de aminorar la potencia de un imperialismo para salvar a otro. Es que el análisis chino es maniqueo y falso por principio y obedece a sus conflictos con la URSS, no a un análisis de la realidad de la situación de la URSS (ni marxista ni no marxista).

La idea china era falsa, no solo desde el punto de vista marxista (que también), sino que se basaba en premisas falsas, producto de la propaganda burguesa, como que era la URSS la que amenazaba, digamos, la paz mundial, la que producía la desestabilización, cuando eso no era así, y mucho menos era así con la URSS revisionista, que más bien aspiraba a encontrar un equilibrio con el imperialismo norteamericano. La URSS revisionista aspiraba más bien a no ser agredida, a que "la dejaran en paz", a integrarse dentro de lo posible en el mercado capitalista internacional, como miembro de pleno derecho, sin ser discriminada. Fíjate que el texto de Hoxha está escrito en 1978, justo antes de que comience la Guerra de Afganistán (o al mismo tiempo), que es básicamente una provocación norteamericana.


Por lo demás, es que la cuestión no es usar a un imperialismo para salvar a otro imperialismo. Se trata de evitar la expansión del imperialismo agresor porque ese es el más agresivo y el más dañino... y porque es el que está atacando. Nadie de la izquierda apoyaría a Siria si no fuera porque se la está atacando. Igual que la mayor parte de la izquierda pasaba de Gadaffi. Y a Siria hay que defenderla no porque a su lado esté el imperialismo ruso, sino porque es víctima del imperialismo norteamericano, hay que defenderla a pesar del imperialismo ruso, y que esté al lado de Siria el imperialismo ruso, o el chino, o ninguno de los dos, es una cuestión hasta cierto punto accesoria, que puede tener efectos importantes en cuanto a que solo la presión del imperialismo ruso ha evitado la derrota de Siria, pero no es razón del apoyo a Siria. El problema es que el que yo denuncie los intentos del imperialismo norteamericano por desestabilizar o invadir Siria, no me convierte en partidario del imperialismo ruso. Es más, el que yo me alegre de que gracias a la intervención de Rusia los planes del imperialismo norteamericano hayan fracasado temporalmente, no significa que esté apoyando al imperialismo ruso.  Pero soy consciente de que Siria, por sí sola, no habría conseguido superar la crisis y necesita la ayuda de fuera. El problema es que algunos suponen que por el hecho de coincidir en el conflicto sirio, hay más puntos de coincidencia, o hay una especie de acuerdo, o algo así, o la idea de que el imperialismo ruso es guay mientras que el norteamericano es malo. Pero no es cierto. Igual que denuncio los intentos del gobierno norteamericano por ocupar Siria, denunciaré los del gobierno ruso por obligar a Bielorrusia a seguir una política económica determinada y en ese caso apoyaré a Bielorrusia frente a Rusia. Igual que apoyo a Corea del Norte cuando tiene algún conflicto con Rusia por defender su independencia, o cuando Rusia se hace eco de la propaganda norteamericana. Pero claro, si el conflicto es Siria, no voy a hablar de Bielorrusia o de Corea del Norte. No hay ningún acuerdo, no hay ningún pacto, no hay la idea de que, no sé, Rusia vaya a salvar al mundo o algo así.  Lo único que hay es un conflicto muy concreto, en el que creo que la izquierda debe tomar una postura (yo la tomo), y en el que casualmente, el imperialismo ruso está al lado porque por sus intereses ha acabado, momentaneamente, en ese lugar. Punto, no hay más.

De hecho, los mismos que estamos defendiendo a Siria, hemos defendido a Libia, donde Rusia o China no han hecho absolutamente nada. Y eso no ha cambiado nuestro análisis de la situación.

Respecto al texto de Hoxha, la cuestión es que en su conflicto con la URSS, China se estaba poniendo del lado del imperialismo predominante y más fuerte. Se estaba poniendo de lado del imperialismo agresor, que no era la URSS revisionista, sino los EEUU. Por eso el texto de Hoxha no es aplicable al caso concreto de Siria ni al de Libia, por ejemplo, porque su esencia es completamente diferente.



De ahí que yo diga: "No se puede esperar que otro Estado dominado por burgueses, terratenientes, etc. sea el as en la manga para los pueblos, en su intento de frenar a otros imperialismos, si un régimen no puede garantizar la soberanía y las libertades plenas de su propio pueblo".

¿Es cierto esto o no estamos de acuerdo en ese concepto tan simple camarada?
Pues creo que no estamos de acuerdo, camarada. De todas formas nadie plantea que sea un as en la manga o algo parecido. Creo que ha quedado claro más arriba, así que no me repito.


Entonces por tanto no es cuestión de que Enver tuviera razón por estar en otra época, Enver lo que simplemente comenta es que los chinos mienten a la hora de hablar del carácter de países como; los Estados Unidos como superpotencia, mienten al hablar de Francia como imperialismo, y miente del carácter del gobierno de países semicoloniales como el Zayre, ya que ninguno de los tres son ni pueden ser los defensores de otros países en su lucha anticolonial o antiimperialista, porque simplemente no son garantía de nada. En el caso de Libia, por ejemplo, se demostró que China no garantizó los derechos internacionales de dicho país.
Es que no se trata de que Enver tuviera razón por estar en otra época, Hoxha tiene razón porque está hablando de una cosa en la que tiene razón. Hoxha tiene razón y punto. Pero lo que no se puede hacer es aplicar el texto de Hoxha, que se referiere a una cuestión determinada, a otra cuestión que, en mi opinión no es comparable. Naturalmente, del texto de Hoxha podemos sacar conclusiones más generales, solo que yo no veo que esas conclusiones generales sean aplicables al caso concreto que tenemos. Al menos en mi opinión.

Un saludo, camarada NG.
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Jue Nov 14, 2013 8:11 pm

Me vas a perdonar entonces, pero después de leer tu última respuesta -sobre todo del trozo extenso-, te voy a llevar la contraria, pero para decir que no veo diferencias entre tu discurso y el mio.

No sé si me he explicado bien, pero yo no te he acusado que en tus comentarios apoyes al imperialismo ruso o chino ni a ti ni a nadie en especial, yo lo que he denunciado es que hay una clara similitud dentro del conflicto sirio con la aplicación teoría de los tres mundos, con su esencia política de aprovechar los conflictos globales para defender imperialismos con los que se simpatiza -por lo que sea- y negar en esa misma maniobra el carácter de dicho imperialismo como tal mientras si se es condenado aquel o aquellos imperialismos que se repudian. ¿En qué me baso para decir esto? en que muchos ideólogos borran la esencia capitalista e imperialista de Rusia y China, y aminoran ese carácter precisamente para justificar su vergonzoso apoyo a dichos imperialismos EN TODO, sea la cuestión que sea, y aprovechan este tipo de conflictos para justificar también que esos imperialismos son los únicos salvadores de los pueblos, los únicos capaces de hacer frente al imperialismo estadounidense; lo que es una clara estrategia -a veces indirecta- para forzar una sumisión a dicho imperialismo demostrando de paso una desconfianza en la fuerza de los pueblos oprimidos. En el caso sirio se suele aplicar con; China y Rusia, siendo la victima Estados Unidos del odio de esos ideólogos, en el caso de la teoría de los tres mundos era; Estados Unidos y Francia por ejemplo, siendo la victima la Unión Soviética del odio de esos ideólogos.

Otra cosa fuera de esto, que es bastante objetivo, es la cuestión de que si beneficia o no que China y Rusia intenten evitar en la ONU una agresión de los Estados Unidos en Siria, que es obvio que sí, pues repito se evitaría una gran desgracia para todos, pero yo ni siquiera he entrado a hablar de que si es mejor dejar fuera a Rusia del conflicto o animarlo a que se enfrente con los Estados Unidos con todas sus consecuencias, yo de lo que me he quejado es que precisamente esta gente, estos ideólogos, una vez logrado este objetivo de repeler la agresión del imperialismo estadounidense y pasado bastante tiempo desde ese intento de invasión y activa subversión norteamericana, aplaudirían las relaciones ruso-sirias, sin denunciar a Rusia por ser lo que es, ni dirían una vez pasado dicho peligro que Siria no es precisamente un país socialista, el meollo de la denuncia es esa.

Si tú estas de acuerdo en eso, y estas de acuerdo en que los países citados no son garantías fiables para los pueblos en sus luchas contra otros imperialismos porque lo mismo se dejan la piel para defender sus intereses próximos allí, que te pueden dejar en la estacada si ven que no pueden "oponerse" al otro imperialismo en esa lucha interimperialista por las zonas de influencia, no entiendo cual es la divergencia en este caso. ¿O vamos a negar lo que significa Siria ahora para Rusia?

Creo que lo máximo a discutir y la gran diferencia que todavía no hemos ahondando sería si en el caso sirio deberíamos rogar por ejemplo al gobierno ruso o arengar a su proletariado a que fuerce a su gobierno, en cualquier caso, la última palabra la tendrá el gobierno ruso, que no es de fiar, y como has citado con Bielorusia ha demostrado sacar los dientes cuando quiere o trata de imponer algo, recordando que es lo que es, y demostrando que no es un "imperialismo guay". Lo único indiscutible en este momento es el apoyo al gobierno sirio que es el que seguro no quiere verse invadido, ¿pero porqué deberíamos confiar en el imperialismo ruso si hemos visto como se las gasta en las últimas actuaciones? O mejor dicho ¿porqué tanta confianza ciega en un gobierno y en algo de estas caracertísticas sabiendo el principio voluble de su postura? ¿No sería mejor preocuparnos de la defensa de siria y de los propios sirios? Pero repito, la cosa no era ver si esta bien forzar a que Rusia apoye en los organismos internacionales a Siria para evitar la invasión de los Estados Unidos, que he dicho que sí, y si es a causa de la vocación popular del pueblo ruso sobre su gobierno mucho mejor, sino que lo que yo quería exponer, es que os dierais cuenta de que existen aún personas -a diferencia tuya y mia- que como los chinos hace décadas, niegan que imperialismos sean tales, y encima aplauden y califican de internacionalismo comunista cada discurso o acción favorable hace Siria, como si correspondieran a sentimientos humanistas -mientras que por otro lado chantajea a otros países-, y cuando tú yo sabemos porqué a Rusia le conviene no volver a errar como en Libia por lo que se juega allí económicamente, no hablemos ya del caso de la actual China, que todavía hay gente que dice que el tímido apoyo chino a Siria es una muestra del vigoroso internacionalismo que todavía mantiene este "país socialista".

Se me olvidaba añadir antes para Juanma, es obvio como dije en mi primera respuesta a NSV Liit que Enver Hoxha es consciente de las diferentes capacidades entre los imperialismos, de los diferentes niveles de potencia entre unos y otros, sino no hablaría de imperialismos e imperialismos que son superpotencias, he aquí un ejemplo de dicho análisis sobre los otros imperialismos restantes menos potentes -menores, como oigo decir-:

"La dirección china que está ofuscada por su política pragmática y antimarxista, «olvida» que Estados como Alemania Occidental, Inglaterra, Japón, Francia, Italia y otros similares siguen siendo imperialistas, que sus tendencias a subyugar y colonizar –las cuales han sido sus características tradicionales– no han desaparecido y no pueden desaparecer. Es cierto que después de la Segunda Guerra Mundial estas potencias imperialistas se han debilitado incluso mucho, y que sus posiciones anteriores han cambiado en beneficio del imperialismo norteamericano, sin embargo ni Francia, ni Inglaterra ni otros han renunciado ala lucha por defender sus mercados y conquistar otros en África, Asia y los países de América Latina. Entre todos estos Estados capitalistas e imperialistas menos poderosos que el imperialismo norteamericano existen contradicciones, pero al mismo tiempo existe también la tendencia a entenderse mutuamente. Después de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo norteamericano ayudó a levantarse a sus ex aliados de Europa, y los monopolios norteamericanos se ligaron con los de éstos en un cúmulo de intereses comunes. Pero entre ellos han existido y existen contradicciones en los esfuerzos por tener cada uno las manos libres para acaparar mercados, importar materias primas y exportar sus productos industriales. La realidad internacional ha confirmado, y vuelve a confirmar en este caso, la justeza de la tesis de Lenin sobre las dos tendencias objetivas del capital". (Enver Hoxha, El imperialismo y la revolución, 1978)

Con esa cita se demuestra que, quizás yo debí hacer una aclaración previa, para que entendierais bien el título del post y para entender mejor sobre qué se hablaba -es un capítulo entero sobre China y sobre la teoría de los tres mundos- para que no fuera confundido con que Enver Hoxha niega las diferencias entre imperialismos. Pero creía que se entendería con la primera línea: "Con sus elucubraciones de que los Estados Unidos «desean el statu quo», que «están en decadencia», que el socialimperialismo soviético es «el más peligroso, el más agresivo, el más belicista» etc., los revisionistas chinos quieren demostrar que los Estados Unidos pueden y deben hacerse aliados de China contra la Unión Soviética"., se refiere obviamente a esas dos superpotencias.
etxedei
etxedei
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 271
Reputación : 287
Fecha de inscripción : 16/05/2012

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por etxedei el Sáb Nov 16, 2013 4:31 am

Independientemente de que la Teoría de los · Mundos fuera una teoría revisionista,y que efectivamente,aparaguaba a Estados imperialistas con el pretexto de más o menos agresivos,y ponía a un imperialismo feroz ,como el yankee,un cierto tul de corderito,los soviéticos,de los que Hoxa,no dice ni mu,en su análisis,si estaban en expansión brutal ,en aquella época.El texto se pasea por lugares conocidos ,sin ninguna aportación que permita reflexionar algo distinto.Me parece realmente tedioso,en ese sentido.Su único objeto parece ser la R .P.China.Se dedica a interpretar a salto de mata cosas de Lenin ,de Mao,y cuestiones de orden externo,pero cuál es el análisis suyo,dónde está?Cómo interpreta la época y la realidad del momento?Aburre el intento de emular el análisis de Lenin o de Mao sobre las contradicciones,no dice nada.Los norteamericanos son malísimos,los chinos traidores y vendidos,los rusos revisionistas.Mientras tanto, Albania hace pactos de los buenos y ayuda solidariamente a alguien.Algo más?.En cuanto a los paralelismos con las actuaciones imperialistas en Oriente Medio o en África, quitando y poniendo, conforme el sátrapa que dirija,actúe o no acorde con sus intereses,es más de lo mismo.Ya no hay URSS,ahora es Rusia,y es China el imperialismo en expansión,hasta ahora sólo económica y diplomáticamente. Sus vetos o sus no vetos dan igual, en la actuación de la masacre imperialista sobre el tercer mundo.Las pequeñas burguesías ,el fanatismo religioso o los militares,toman las direcciones de los Estados y sojuzga a las poblaciones,la mayoría de las veces brutalmente.Qué podemos hacer por Libia o por Siria o por Palestina,nada o todo.Quiero decir,que la única posible solidaridad se expresa ,fundamentalmente, debilitando al imperialismo allí donde esté.Es decir,es muy solidario con esos pueblos, convertir los conflictos reformistas de los paises del 1º mundo, en revueltas sociales y constituir direcciones m-l para dirigirlas.
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por NG el Sáb Nov 16, 2013 4:00 pm

No entiendo tus torpes quejas etxedei;

"los soviéticos,de los que Hoxa,no dice ni mu,en su análisis,si estaban en expansión brutal ,en aquella época".

Antes de comentar cualquier cosa lee la obra en cuestión para poder afirmar eso, me recuerdas al pequeño burgués de Gonzalo cuando afirmaba lo mismo; la escasez de palabras sobre el socialimperialismo soviético como si fuera una cuestión cuantitativa y no cualitativa. Igualmente, tienes un capítulo en la obra en cuestión llamado: "La estrategia del socialimperialismo soviético" donde tienes tal análisis que pides. Tienes varios congreso del PTA como para no caer en el ridículo de comentar eso, tantos en los previos como posteriores a esa obra. Puedes -por ejemplo- leerte el análisis sobre la Unión Soviética que Enver Hoxha hizo en su informe de 1981:

http://www.forocomunista.com/t13746-enver-hoxha-informe-sobre-la-actividad-del-cc-del-pta-informe-presentado-ante-el-viii-congreso-del-pta-1-de-noviembre-de-1981-links-de-descarga-en-los-mensajes

Al único que se le puede hablar de haberle echado flores o haber callado ante el revisionismo soviético es a Mao Zedong y sus sucesores dentro del PCCh, no a Enver y al PTA que siempre han mantenido la misma posición desde el XXº Congreso del PCUS.

"Cómo interpreta la época y la realidad del momento?"

Repito lo mismo, que seas un ignorante o un vago y no leas ni la obra de Enver Hoxha que debatimos, ni el Informe de Dimitrov del que hablabas, no es nuestra culpa, ni yo ni nadie del foro tenemos que señalarte cada capricho que te interese, en este caso lo que pides no es un capricho, pides que donde esta el análisis de Enver sobre la sociedad de entonces, yo no te tengo que dirigir con el dedo para mostrarte dentro de la obra de Enver los extensos análisis sobre la sociedad de entonces, en la primera parte tienes como 30 páginas para demostrar que la teoría leninista sobre el imperialismo es correcta, analizando la sociedad de finales de los 70, así insisto, si tanto intereses tuvieras, hubieras revisado los congresos de ese partido para ver cualquier análisis de aquella época en lo que tuvieras curiosidad, pero como tu interés no es ese, caes en estos fallos tan torpes de pretender decir que es que el PTA no analizaba la situación de aquellos días.

También podrías empezar a contestar el primer mensaje donde hablabas de Dimitrov y yo te contesté, pero me alegro que al menos reconozcas lo errado de la teoría de los tres mundos, y concretamente esta faceta de aminorar una de las dos superpotencias para aliarte con ella y sus aliados, eso es un avance.

Contenido patrocinado

El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista Empty Re: El mismo planteamiento de la cuestión de que un imperialismo es más fuerte y el otro menos fuerte, uno agresivo y el otro manso, no es marxista-leninista

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 11, 2019 8:39 pm