Segunda Guerra Mundial: Contribuciones y costos - Publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista

    Comparte

    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 6892
    Reputación : 7311
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Segunda Guerra Mundial: Contribuciones y costos - Publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista

    Mensaje por Razion el Lun Nov 04, 2013 3:14 pm

    Traigo un texto publicado por los compañeros del recomendable blog Crítica Marxista-Leninista http://criticamarxista-leninista.blogspot.com.ar/

    Para graficar en datos -humanos- el esfuerzo de guerra de cada bando.


    Segunda Guerra Mundial: Contribuciones y costos

    Es muy común argumentar que la Unión Soviética llevó el mayor peso de la Segunda Guerra Mundial apelando al número de vidas humanas perdidas, que en efecto fueron superiores en exceso a las del resto de las fuerzas aliadas. Sin embargo, poco se divulga las derrotas y las bajas que el Ejército Rojo y el pueblo soviético infligieron a las fuerzas nazi-fascistas, comparándolas con el esfuerzo de los otros aliados. Dos conocidos historiadores militares burgueses norteamericanos grafican el enfrentamiento colosal de dos ejércitos, el soviético y el alemán, en el contexto global de la Segunda Guerra Mundial, y, aunque no llegan a decirlo con todas sus letras, reconocen que esa guerra mundial se ganó con el sacrificio y la valentía del pueblo soviético y la conducción de su dirección política y militar encabezada por José Stalin. La reacción imperialista, con el apoyo de sus “soldados de la Guerra Fría”, ha tratado de borrar está verdad histórica que antes era indiscutible y que, con el esfuerzo de los comunistas y las fuerzas progresistas, se abre paso de forma irresistible, al punto de que intelectuales reaccionarios se ven obligados a reconocerla.





    Segunda Guerra Mundial: Contribuciones y costos

    David M. Glantz y Jonathan M. House

    En el 50º aniversario de la invasión de Normandía de 1944, una revista noticiosa norteamericana publicó en su cubierta la foto del general Dwight D. Eisenhower, llamándolo el hombre que derrotó a Hitler. Pero si alguien merecía ese título, ése no era Eisenhower sino Zhukov, Vasilevsky o posiblemente el propio Stalin. Por lo general, de 1941 a 1945, el Ejército Rojo y la población soviética de muchas nacionalidades llevaron la parte del león en la lucha contra Alemania. Sólo China, que sufrió casi continuamente ataques japoneses desde 1931 en adelante, puede igualar el nivel de sufrimiento y esfuerzo de los soviéticos. Sin embargo, en términos militares, la participación china en la guerra fue casi insignificante en comparación con la participación de los soviéticos, que estuvieron permanentemente comprometidos y absorbieron más de la mitad de todas las fuerzas alemanas.

    De junio a diciembre de 1941, sólo Inglaterra compartió con los soviéticos las vicisitudes de la guerra contra los alemanes. Más de tres millones de soldados alemanes lucharon en el Este, mientras que menos de medio millón descansaba en Alemania o luchaba en otro lugar tratando de ocupar Europa. De diciembre de 1941 a noviembre de 1942, más de nueve millones de soldados de ambos bandos luchaban en el Este, mientras que la única acción terrestre significativa en el teatro de Occidente tenía lugar en el norte de África, donde fuerzas británicas relativamente pequeñas se enfrentaban al Afrika Corps de Rommel y sus aliados italianos. En noviembre de 1942, los ingleses celebraron la victoria sobre los alemanes en El Alamein, donde derrotaron a cuatro divisiones alemanas más una fuerza italiana algo más grande, infligiendo 60,000 bajas al Eje. El mismo mes en Stalingrado, los soviéticos derrotaban y cercaban al 6º Ejército alemán, estropeaban el 4º Ejército Panzer y aplastaban al 3º y 4º Ejércitos rumanos, dejando fuera de combate a más de 50 divisiones y a más de 300,000 hombres del Eje. Para mayo de 1943, los aliados habían perseguido al Afrika Corps de Rommel a través del norte de África y en Túnez, donde después de un fuerte combate, las fuerzas alemanas e italianas de 250,000 hombres se rindieron. Mientras tanto, en el Este, el 2º Ejército alemán era severamente mutilado, y el 8º Ejército italiano y el 2º Ejército rumano eran destruidos completamente, superando las pérdidas del Eje en Túnez.


    Mientras más de dos millones de alemanes y soviéticos se enfrentaban en Kursk y más tarde cinco millones combatirían en un frente de 600 kilómetros desde Smolensk hasta la costa del Mar Negro, en julio de 1943, las fuerzas aliadas invadían Sicilia, expulsando a 60,000 alemanes de la isla. En agosto, los aliados pusieron pie en la península itálica. Para octubre, cuando 2.5 millones de soldados de la Wehrmacht enfrentaban a 6.6 millones de soviéticos, el frente en Italia se había estabilizado al sur de Roma y los alemanes habían desplegado una fuerza mucho más pequeña, aunque significativa, para detener el avance de los aliados.

    Al 1 de octubre de 1943, 2’565,000 hombres –que representaban el 63% del total de las fuerzas de la Wehrmacht– combatían en el Este, a los que hay que sumar el grueso de los 300,000 hombres de la Waffen SS. El 1 de junio de 1944, 239 (el 62%) de las divisiones del Ejército alemán luchaban en el Este. Con las operaciones en Italia en un punto muerto, hasta junio de 1944, la Wehrmacht todavía consideraba a Occidente como semi-reserva. En agosto de 1944, después de la apertura del segundo frente, mientras 2.1 millones de alemanes combatían en el Este, un millón se oponía a las operaciones aliadas en Francia.

    El número de bajas subraya está realidad. De setiembre de 1939 a setiembre de 1942, se puede acreditar que el grueso de los 922,000 (14% de la fuerza total) muertos, heridos y desparecidos del Ejército alemán combatió en el Este. Entre el 1 de setiembre de 1942 y el 20 de noviembre de 1943, este lúgubre conteo subió a 2’077,000 (30% de la fuerza total), de nuevo, principalmente, en el Este. De junio a diciembre de 1944, después de la apertura del segundo frente, el Ejército alemán sufrió la pérdida irrevocable de otros 1’457,000. De esta cantidad, 903,000 (62% de la fuerza total) se perdieron en el Este. Por último, después de perder 120,000 hombres ante los aliados en la Batalla de Ardennes [Bélgica], los alemanes sufrieron la pérdida de otros 2 millones –dos tercios a manos de los soviéticos–, entre el 1 de enero y el 30 de abril de 1945.

    El total de las pérdidas de la Wehrmacht al 30 de abril de 1945, llegó a 11’135,500, incluyendo 6’035,000 heridos. De aquella cifra, casi 9’000,000 cayeron en el Este. Finalizada la guerra, las pérdidas de las fuerzas armadas alemanas totalizaron 13’488,000 hombres (73% de las fuerzas movilizadas y 46% de la población masculina de Alemania). De ellos, 10’758,000 cayeron o fueron tomados prisioneros en el Este. En la actualidad, la firme inscripción “muerto en el Este” grabada en los innumerables epitafios en los cementerios alemanes, es el mudo testigo de la matanza en el Este, donde pereció la voluntad y la fuerza de la Wehrmacht.

    Desde la guerra, los soviéticos se han quejado amargamente sobre la ausencia de un verdadero segundo frente antes de junio de 1944, y el tema sigue siendo una fuente de suspicacia aún en la Rusia después de la guerra fría. Sin embargo, las razones de los aliados para diferir el segundo frente hasta 1944 fueron válidas, y la contribución de los aliados a la victoria fue significativa. Como lo revelan la debacle norteamericana en el Paso de Kasserine en diciembre de 1942 y el desempeño británico-canadiense en Dieppe el 19 de agosto de 1942, los ejércitos aliados no estaban preparados para operar en Francia en 1943, aún si hubiera habido (que no era el caso) suficientes lanchas de desembarco disponibles para la invasión. Incluso el éxito de los aliados en Normandía en 1944 fue estrecho y dependió, en parte, de los errores de percepción de los alemanes. Una vez en Francia, después de la incursión de las cabezas de playa de Normandía en agosto, las tropas aliadas de 2 millones de hombres en Francia infligieron serias pérdidas al millón de alemanes que defendían –100,000 en Falaise y un total de 400,000, a diciembre de 1944. En la ulterior Batalla de Ardennes (16 de diciembre de 1944 – 31 de enero de 1945), los alemanes perdieron otros 120,000 hombres. Estas bajas en Occidente, combinadas con el más de 1.2 millón de bajas en el Este, durante el mismo período, rompieron el espinazo de la Wehrmacht y establecieron el contexto para la destrucción de Alemania en 1945.


    Además de su contribución al combate terrestre, los aliados realizaron una importante campaña de bombardeo estratégico contra Alemania (que los soviéticos no podían emprender) y, en 1944, sacaron de combate a la mayor parte de la fuerza aérea táctica y operativa alemana. La campaña de bombardeo estratégico produjo un daño significativo a los blancos industriales alemanes, golpearon enérgicamente el bienestar y la moral de la población civil alemana, y atrajeron en su vórtice y destruyeron a una gran parte de la fuerza alemana de aviones de combate, que al principio fue utilizada con bastante efectividad en funciones terrestres en el Este. Aunque el poderío aéreo no es un arma que gana guerras, y la movilización industrial y la producción de armamento alemanas alcanzaron su máximo en 1944, la campaña aérea obstaculizó seriamente el esfuerzo bélico alemán.

    Igualmente desastroso para los alemanes fueron las pérdidas de aviones de combate táctico en esa campaña y en el combate en Francia en 1944. Tan devastadora fueron esas pérdidas que después de mediados de 1944, la fuerza aérea alemana no fue más un factor en el frente oriental.

    Otra controversial contribución de los aliados a la guerra fue el Programa de Lend-Lease para enviar suministros a la Unión Soviética. Aunque el lado soviético siempre ha minimizado la importancia de ese programa como apoyo al esfuerzo de guerra soviético, la importancia global de la asistencia no puede ser subestimada. La ayuda correspondiente a ese programa no llegó en cantidades suficientes para establecer la diferencia entre victoria o derrota en 1941-1942; los logros deben ser atribuidos únicamente al pueblo soviético y a los nervios de acero de Stalin, Zhukov, Shaposhnikov, Vasilevsky y sus subordinados. Cuando la guerra continuó, sin embargo, Estados Unidos e Inglaterra proveyeron muchos de los implementos de guerra y la materia prima estratégica necesaria para la victoria soviética. Sin el alimento, la ropa y las materias primas (especialmente metales) del programa, la economía soviética hubiera estado aún más sobrecargada por el esfuerzo de guerra. Más concretamente, es posible que sin los camiones, locomotoras y vagones del programa, cada ofensiva soviética se hubiera estancado en la fase inicial, excediendo su capacidad logística en cuestión de días. A su vez, esto habría permitido que los comandantes alemanes escapen al menos de algunos cercos, y habría obligado al Ejército Rojo a preparar y ejecutar muchos más ataques de penetración deliberados con el fin de avanzar la misma distancia. Dejados a sus propios recursos, a Stalin y a sus comandantes les habría tomado 12 0 18 meses más para acabar con la Wehrmacht; probablemente el resultado final hubiera sido el mismo pero los soldados soviéticos podrían haber vadeado las playas atlánticas de Francia. Así, mientras el Ejército Rojo derramó la mayor cantidad de sangre aliada, se hubiera derramado aún más sangre sin la ayuda aliada.

    …la guerra con la Alemania nazi, le costó a la Unión Soviética al menos 29 millones de bajas militares. La cantidad exacta nunca podrá ser establecida, aunque algunos revisionistas (*) han tratado de establecer una cantidad mayor a los 50 millones. También perecieron innumerables millones de civiles, y la desarticulación de la población soviética durante la guerra fue catastrófica (comparable a una ocupación enemiga de los Estados Unidos desde la costa atlántica hasta más allá del río Mississippi). Millones de soldados y civiles soviéticos desaparecieron en campos de detención y fábricas de trabajo esclavo en Alemania. Millones más sufrieron daño mental y físico permanente.


    La desarticulación económica fue igualmente seria. A pesar de las grandes proezas de los soviéticos en movilizar su capacidad productiva al interior de la Unión Soviética y al este de los Urales, y construir una nueva base industrial en la región de los Urales y en Siberia, las pérdidas de recursos y capacidad manufacturera en el occidente de Rusia y Ucrania fueron catastróficas. La industria pesada en el Donbass, Leningrado, Kiev, Jarkov y una cantidad de regiones cayeron bajo el control alemán, junto con los depósitos claves de recursos minerales y las más importantes regiones agrícolas de la Unión Soviética. Una vez más, hablando en términos de daño equivalente en la capacidad económica y militar de Estados Unidos, es como si los ejércitos alemanes hubieran conquistado territorio desde la costa del Este hasta el río Mississippi y la parte oriental de las Grandes Llanuras...


    Tomado de David M. Glantz & Jonathan M. House, “When Titans Clashed: How the Red Army Stopped Hitler”, University Press of Kansas, 1995, pp. 282-286.

    (*) El autor se refiere a los historiadores revisionistas, llamados así porque cuestionan lo generalmente establecido y sostienen versiones contrarias a la tendencia principal sobre ciertos hechos históricos y sus interpretaciones.

    Traducido para “Crítica Marxista-Leninista” por S. Fiume.


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 11:01 pm