"Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Comparte

    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por AlejoSola el Miér Oct 30, 2013 5:03 pm

    Buenas camaradas. Hoy estaba yo discutiendo sobre cine y comunismo, y me salió el tema de que:
    1)Se tenía a Stalin endiosado.
    2)Por ello mismo, se llevó a la prohibición de proyección de ésta película. No se sabe quién, pero según datos de un manual de cine, ocurrió en el período entre el final de la Guerra Mundial y la muerte de Stalin. Los ideólogos burgueses, cómo no, lo achacan a la "censura dictatorial". Lo que me lleva al punto 3.
    3)¿Hasta qué punto existía o no censura en la URSS? Sabemos que los medios de comunicación eran propiedad de los sóviets; es decir, de trabajadores organizados en colectividad económica y que detentaban responsabilidades políticas diferenciadas según el sóviet de cada tipo de ámbito territorial. Pero éstos, ¿podrían incurrir en censura para contra los contrarios al marxismo leninismo; al poder obrero, en una época de obvia presión de y contra la conspiración del Capital contra la URSS interna y externamente? ¿Qué relación podría guardar el amor del pueblo soviético a la figura de Stalin, las críticas de éste al culto a la personalidad, y la película de Eisenstein?

    Para aclarar el debate, aquí la sinopsis de la película (en inglés), que se empleó como "comparación" entre Iván el terrible y Stalin. Si se necesita una traducción, hacédmelo saber Smile 

    Part I begins with Ivan's coronation as Tsar of all the Russias, amid grumbling from the boyars. Ivan makes a speech proclaiming his intent to unite and protect Russia against the foreign armies outside her borders and the enemies within - a reference to the boyars, who are already seen as discontented with his coronation. Shortly after, the scene changes to Ivan's wedding celebration in which he marries Anastasia Romanovna. This causes him to lose the friendship of his two best friends, Prince Andrei Kurbsky and Fyodor Kolychev. The latter receives Ivan's permission to retire to a monastery, while Kurbsky attempts to resume his romance with the Tsarina, who repels his advances.
    The marriage feast is interrupted by news of the burning of several boyar palaces, carried into the Tsar's palace by a mob of the common people who also complain that the Tsar is being led astray by the Tsarina's family (the Romanovs), the Glinskys and the Zakharins. Ivan calms the crowd, but is interrupted by envoys from the khanate of Kazan, who send him a ceremonial knife with the suggestion that he do himself a favor by using it to commit suicide. Ivan immediately proclaims that his kingdom is at war with Kazan.
    The next scene shows the siege of Kazan, in which Ivan's army digs saps underneath the city and fills them with gunpowder. Kurbsky, nominally in command, is reprimanded by Ivan for senseless brutality (he ties Tartar prisoners to palisades within earshot of the walls of Kazan and tells them to shout to the city to surrender; the defending archers immediately shoot the prisoners). The city of Kazan falls to the Russian army.
    During his return from Kazan, Ivan falls seriously ill and is thought to be on his deathbed; Orthodox priests come to give him the last rites before he dies. Ivan sends for his relatives and orders them to swear allegiance to his son, the infant Dmitri, reminding them of the need for a single ruler to keep Russia united. They demur, with Ivan's aunt, Efrosinia Staritska, openly urging the others to swear allegiance to her son, Vladimir, instead. Emotionally overwrought, Ivan collapses and is thought dead. The relatives, celebrating, all begin to swear allegiance to Vladimir, the "boyar tsar" they have hoped for; meanwhile, Kurbsky is uncertain of his own loyalty, trying to decide between the two sides. However, when the Tsarina says, "Do not bury a man before he is dead," Kurbsky realizes that Ivan is still alive, and hurriedly swears his allegiance to Ivan's infant son, Dmitri. He is sent, as a reward, to the western border of the kingdom to defend against the Livonians and Poles. At the same time, Ivan dispatches Alexei Basmanov, a commoner he sympathizes with, to the south to take care of the Crimean border.
    The Tsarina now falls ill, and while Ivan is receiving bad news from all fronts, the boyars plot to kill her. Efrosinia comes into the palace with a cup of wine hidden in her robes, in which she has put poison. Just as the royal couple receive word that Kurbsky has defected to the Livonians, Efrosinia slips the cup of wine into the room and listens from behind a wall. The Tsarina has a convulsion and Ivan, looking around for a drink to calm her, takes the poisoned wine and gives it to her.
    The scene changes to show the dead Tsarina lying in state in the cathedral, with Ivan mourning beside her bier. While a monk reads biblical verses over the body, Ivan questions his own justifications and ability to rule, wondering if his wife's death is God's punishment on him. However, he pulls himself out of it, and sends for Kolychev. At this point, Alexei Basmanov arrives, suggesting that Ivan surround himself with men he can trust - "iron men," the Oprichnina - and offers his (rather startled) son, Fyodor, for service. Ivan accepts, and sets about recouping his losses. He abdicates and leaves Moscow, waiting until the people beg him to return, saying that he now rules with absolute power by the will of the people.

    Part II opens in the court of King Sigismund of Poland, to whom Kurbsky swears allegiance. Sigismund promises to make Kurbsky ruler of Ivan's territories, once he exploits the tsar's absence by conquering them. The plan is foiled when an emissary announces that Ivan has returned to Moscow.
    Ivan begins by reforming the land distribution: he takes the boyars' lands, then reinstalls them as managers, increasing his own power at their expense. His friend, Kolychev, arrives, now the monk Philip; after a heated debate, Philip agrees to become metropolitan of Moscow, if Ivan gives him the right to intercede for condemned men. This is mutually agreed upon. But as soon as it is settled, Ivan, propelled by Malyuta, finds a way around this: he executes condemned men quickly, before Philip can use his right. In this way he has three of Philip's kinsmen executed.
    Fyodor Basmanov, the first of the Oprichniki, helps Ivan figure out that the Tsarina was poisoned, and both suspect Efrosinia of poisoning the cup of wine. Ivan orders Fyodor not to say anything about it until he (Ivan) is certain beyond doubt of her guilt.
    The boyars, close to desperation, plead their case to Philip and eventually win him over. He vows to block Ivan's abuse of power, and confronts him in the cathedral while a miracle play is being presented. As the argument heats up, Ivan, angry, proclaims that he will be exactly what the boyars call him - terrible - and has Philip seized. The boyars now decide that their only option is to assassinate Ivan, and the novice Pyotr is selected to wield the knife.
    Ivan, now certain of Evrosinia's guilt, invites Vladimir to a banquet with the Oprichniki. Ivan gets Vladimir drunk while the Oprichniki sing and dance around them; Vladimir mentions that there is a plot to kill Ivan, and he (Vladimir) is to replace him as Tsar. Fyodor Basmanov notices the assassin leaving, and signals Ivan, who, pretending surprise at Vladimir's revelation, suggests Vladimir try being Tsar for a while, and has the Oprichniki bring throne, orb, scepter, crown and royal robes, and they all bow down to "Tsar Vladimir." Then Ivan tells Vladimir to lead them to the cathedral in prayer, as a Tsar should lead. Hesitantly, Vladimir does.
    In the cathedral, the assassin runs up and stabs the mock Tsar, and is immediately seized by Fyodor and Malyuta. Ivan orders them to release Pyotr, and thanks him for killing the tsar's worst enemy. Efrosinia arrives, jubilant at the apparent death of Ivan, until she sees Ivan alive; rolling the corpse over, she realizes it is her own son. Ivan sentences her and then relaxes, proclaiming that all his enemies within Moscow are vanquished and he can turn to those outside.

    Salud!

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15298
    Reputación : 19730
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por SS-18 el Jue Oct 31, 2013 4:39 am

    No en tiendo ¿ dice que la pelicula fue censurada ?


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    ajuan
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 8426
    Reputación : 9994
    Fecha de inscripción : 09/05/2010
    Localización : Latinoamerica

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por ajuan el Jue Oct 31, 2013 2:54 pm

    Me parece un juego de la derecha estas afirmaciones, otra vez sobre Stalin recae toda la culpa de la URSS y la censura la hacia a dedo...

    Encontre luego de buscar y leer ya el repetido "fue censurado por stalin" un análisis interesante o por lo menos diferente y mas creible (aunque menciona igual, lo "parecido de la película con el gobierno soviético"):

    El 4 de septiembre de 1946, una resolución del Comité Central del PCUS condenó la segunda parte de Iván, al mismo tiempo que las películas de Pudovkin, Kozíntzev y Trauberg. Se reprochó a los directores el “no estudiar adecuadamente lo que emprendían”, y el director Sergei Eisenstein, en la segunda parte del filme Iván el terrible revelo su ignorancia de los hechos históricos mostrando a la guardia personal o progresista de Iván el terrible como una banda de degenerados, de la calaña del Ku Klux Klan, y al propio Iván, poseedor de voluntad y carácter, como falible e indeciso, un poco a la manera de Hamlet

    Un análisis aparecido en Arte Soviético del 16 de agosto de 1946 era aún más severo: “Este filme no ha encontrado jamás el camino a las salas de cine porque tiene todos los rastros de interpretación superficial de la historia y una actitud desdeñosa contra la obligación artística de dar una imagen exacta y auténtica de la verdad histórica. La interpretación histórica de este filme es falsa y el filme en sí es antehistórico, no acierta en dar una imagen verídica de Iván en tanto que hombre de estado progresista, no otorga imagen alguna al pueblo o de la Rusia de esa época. Todo el filme está lleno de intrigas en la corte, de los oprichtniks que apoyaron a Iván en su lucha contra los boyardos reaccionarios, aparecen como una banda de corta cabezas. El filme se consagra no a los esfuerzos de Iván para impulsar el poder de Rusia, sino a las intrigas de los nobles y las conspiraciones cortesanas.

    “Por demás está claro, detrás de la propia estructura del filme, que la historia es utilizada como pretexto para experimentos formalistas entre lo blanco y lo negro, etc. La segunda parte del filme ilustra perfectamente los resultados a que podrían conducir la falta de responsabilidad, una actitud desdeñosa contra el estudio de la materia esencial, y un tratamiento sin cuidado y arbitrario de los temas históricos”.

    Este ataque vale la pena de ser citado completo, porque coloca en contradicción los problemas esenciales de Ivan, que son de dos órdenes: políticos e históricos de un lado y estéticos del otro. Políticamente el cineasta Mikhail Romm da un testimonio de que en la segunda parte de Iván hay la señal susceptible de una lectura inmediata y evidente: “Iván era una alusión directa a Stalin, Maliouta Skourakov, Beria y los orpichniks y sus acólitos”, Romm añade que: “La impertinencia de Eisenstein, el brillo de su mirada, su sonrisa escéptica y llena de desafío nos demuestran que obró con pleno conocimiento de causa, que estaba decidido a llegar a una totalidad.” Si consideramos así que la Oprichnia es un reflejo de la KGB dirigida por Beria, y que rodeando a Stalin había tanto esmero y celo como con los Oprichniks de Iván, ciertos pasajes del diálogo constituyen ataques directos. Así cuando Iván se dirigía a los Basmnarov dice: “Ustedes no son mis parientes. Son mis servidores. Os he sacado de la podredumbre para eliminar a los Boyardos traidores: Por ustedes he ampliado mi voluntad. Vuestro papel no es el de darme una lección sino el de servirme. Manteneos en vuestro sitio, el de los Basmarov” El ataque era doble y simultáneo, contra los oprichtniks que asumieron cada vez más el poder a través de asesinato y contra Iván y el desprecio por sus hombres. Pero el filme tiene una doble significación. Claramente podemos percibir una condena al poder absoluto de Iván (sobre todo en la segunda parte) mejor que una glorificación de ese poder (sobre todo en la primera parte, cuando Iván revivifica su poder como Zar por petición popular).


    Si la tercera parte hubiese sido filmada, paree que representaría el lado positivo del poder personal que finalmente fue su aportación. En efecto esta tercera parte, en desprecio mismo de la verdad histórica, muestra la victoria de Iván sobre los caballeros de Livonia y la conquista de la salida al mar. Pero el personaje de Iván se glorifica en el filme, el entorno, en desquite (por ejemplo la corrupción de los Basmarov, que operan rápidamente como hacían los boyardos antes que ellos) es tratado siempre de forma muy crítica. Lo que explica sin duda la condena a la película es que menciona expresamente que los Oprichniks son comparados con gánsteres por Eisenstein.
    El Gran Consejo Artístico había aceptado anticipadamente la segunda parte de Iván, y Romm señala que uno de los realizadores miembros del Consejo, ante el prudente silencio de sus colegas, dijo: “Ya habíamos criticado la primera parte y ésta alcanzó el premio Stalin, Sergei Mihailovich decía menos de lo que hizo, no está en nosotros juzgar su obra. Propuse que el film fuese aceptado”. Fue del Kremlin que llegó la prohibición.
    Eisenstein consiguió una entrevista con Stalin, en presencia de Jdanov y también de Tcherkassov, casados absolutamente con el punto de vista del Comité Central, aunque habían interpretado el papel de Iván; y Stalin pareció dispuesto a que Eisenstein terminara de rodar su filme y llegara más lejos que las dos partes iniciales.


    Históricamente el personaje de Iván efectivamente ha sido enfocado por Eisenstein de forma diferente a la explicación histórica marxista tradicional. Explicación que él mismo había adoptado en 1928, luego que había escrito para Joseph Freeman una parte de Voz de octubre. Lo presentaba ya como necesariamente desmitificable con otros grandes personajes de la historia, devolviéndole su dimensión real: “un personaje a la manera de Edgar Allan Poe no queda lejos de su naturaleza para interesar al joven trabajador soviético” y, según Marie Seton “veía en el Zar, contrariamente al creador de la industria, con la talla de la monarquía absoluta en torno de la cual lucharon y establecieron las facciones de las clases superiores de la sociedad.”, y no “como una figura mefistofélica o un Zar que era una bestia salvaje”.
    Si este aspecto de Iván sigue presente en el filme –aunque el aspecto económico de su reinado haya sido escamoteado por completo- fue modificado en su personificación. Las luchas de facciones se convierten en conspiraciones cortesanas, en rivalidades personales. El arresto de los Boyardos a favor de liberar las fronteras del rey hacia Polonia se indican rápidamente, mientras que los personajes de Eufrosina, la tía de Iván, y de su hijo Vladimir, ocupan un sitio considerable. Más en el lado mefistofélico, en el de Edgar Allan Poe, el carácter del Zar es destacado sistemáticamente. En el vestuario: Iván lleva la gran capa negra de los monjes, lo que le hace parecer una gigantesca ave de presa. Por la iluminación: la sombra de su perfil y de su barba destacan sobre los muros blancos. Pero igualmente en los diálogos y el comportamiento: Iván cede ante Fédor Kolytchev, convertido en el cosmopolita Philippe, quien es por lo tanto un boyardo y representante de los boyardos. Cuando el episodio de los inocentes en el horno, se pregunta acerca de la legitimidad de sus actos. Y cuando ha de hacerse la enumeración de las víctimas durante la toma de Novgorod, en la tercera parte, pretende justificar: “Esto no fue por mi. Esto no fue por interés, es por la patria” y el proyecto de Eisenstein anota: “Suplicante, vuelve su mirada a lo eterno. Los ojos de lo eterno no bajan hacia él”.


    Es decir que el personaje de Iván está lejos de ser monolítico, contrariamente a la interpretación jdanoviana. Eisenstein lo ha enriquecido con muchos fantasmas personales: así las confrontaciones entre Eufrosina y su hijo Vladimir, en las que, por sus complots, ella termina por provocarle la muerte, tienen resonancias profundas en la conciencia histórica del propio Eisenstein. No trata igual a lo concerniente con los enfrentamientos entre Iván y Fédor Kolytchev, unidos por una atracción-repulsión manifiestamente sentimental, hasta sexual. Cuando menos en tanto que esta complejidad establece la crítica puramente política contenida en el filme es el origen de las sorpresas que espantan, lo mismo que hoy, a los espectadores y de la prohibición del filme en 1946.
    Eisenstein hizo una autocritica después de la prohibición, afirmando entre tanto que. “Es el trabajo del arte hacer tangibles las contradicciones del ser. Sin ocultar nada, sin atenuar los actos de Iván el terrible, sin incrementar nada al formidable romanticismo de esta imagen espléndida del pasado, hemos querido representarlo en su integridad al público del mundo entero. Esta imagen –espantosa y maravillosa, atractiva y repugnante- es profundamente trágica por la lucha interior que enfrentó Iván mientras combatía a los enemigo de su país. Es particularmente comprensible para los hombres de nuestro tiempo.”
    http://www.cineforever.com/2011/02/11/ivan-el-terrible-ivan-grozny-de-s-m-eisenstein


    ------------------------------
    ¡Dormir,combativas águilas,
    dormid con el alma tranquila!
    Habéis merecido, hermanos
    eterna paz y gloria.


    "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos.Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."

    John Reed
    :urss: :urss:

    La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida

    Blog sobre Vladimir Lenin:
    http://vlenin.blogspot.com.ar/

    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por AlejoSola el Jue Oct 31, 2013 2:57 pm

    SS-18 escribió:No entiendo ¿ dice que la pelicula fue censurada ?
    Eso me echaban en cara, que si los comunistas esto, que si la censura aquéllo...

    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por AlejoSola el Jue Oct 31, 2013 3:23 pm

    ajuan escribió:Me parece un juego de la derecha estas afirmaciones, otra vez sobre Stalin recae toda la culpa de la URSS y la censura la hacia a dedo...

    Encontre luego de buscar y leer ya el repetido "fue censurado por stalin" un análisis interesante o por lo menos diferente y mas creible (aunque menciona igual, lo "parecido de la película con el gobierno soviético"):

    El 4 de septiembre de 1946, una resolución del Comité Central del PCUS condenó la segunda parte de Iván, al mismo tiempo que las películas de Pudovkin, Kozíntzev y Trauberg. Se reprochó a los directores el “no estudiar adecuadamente lo que emprendían”, y el director Sergei Eisenstein, en la segunda parte del filme Iván el terrible revelo su ignorancia de los hechos históricos mostrando a la guardia personal o progresista de Iván el terrible como una banda de degenerados, de la calaña del Ku Klux Klan, y al propio Iván, poseedor de voluntad y carácter, como falible e indeciso, un poco a la manera de Hamlet

    Un análisis aparecido en Arte Soviético del 16 de agosto de 1946 era aún más severo: “Este filme no ha encontrado jamás el camino a las salas de cine porque tiene todos los rastros de interpretación superficial de la historia y una actitud desdeñosa contra la obligación artística de dar una imagen exacta y auténtica de la verdad histórica. La interpretación histórica de este filme es falsa y el filme en sí es antehistórico, no acierta en dar una imagen verídica de Iván en tanto que hombre de estado progresista, no otorga imagen alguna al pueblo o de la Rusia de esa época. Todo el filme está lleno de intrigas en la corte, de los oprichtniks que apoyaron a Iván en su lucha contra los boyardos reaccionarios, aparecen como una banda de corta cabezas. El filme se consagra no a los esfuerzos de Iván para impulsar el poder de Rusia, sino a las intrigas de los nobles y las conspiraciones cortesanas.

    “Por demás está claro, detrás de la propia estructura del filme, que la historia es utilizada como pretexto para experimentos formalistas entre lo blanco y lo negro, etc. La segunda parte del filme ilustra perfectamente los resultados a que podrían conducir la falta de responsabilidad, una actitud desdeñosa contra el estudio de la materia esencial, y un tratamiento sin cuidado y arbitrario de los temas históricos”.

    Este ataque vale la pena de ser citado completo, porque coloca en contradicción los problemas esenciales de Ivan, que son  de dos órdenes: políticos e históricos  de un lado y estéticos del otro. Políticamente el cineasta Mikhail Romm da un testimonio de que en la segunda parte de Iván hay la señal susceptible de una lectura inmediata y evidente: “Iván era una alusión directa a Stalin, Maliouta Skourakov, Beria y los orpichniks y sus acólitos”, Romm añade que: “La impertinencia de Eisenstein, el brillo de su mirada, su sonrisa escéptica y llena de desafío nos demuestran que obró con pleno conocimiento de causa, que estaba decidido a llegar a una totalidad.” Si consideramos así que la Oprichnia es un reflejo de la KGB dirigida por Beria, y que rodeando a Stalin había tanto esmero y celo como con los Oprichniks de Iván, ciertos pasajes del diálogo constituyen ataques directos. Así cuando Iván se dirigía a los Basmnarov dice: “Ustedes no son mis parientes. Son mis servidores. Os he sacado de la podredumbre para eliminar a los Boyardos traidores: Por ustedes he ampliado mi voluntad. Vuestro papel no es el de darme una lección sino el de servirme. Manteneos en vuestro sitio, el de los Basmarov” El ataque era doble y simultáneo, contra los oprichtniks que asumieron cada vez más el poder a través de asesinato y contra Iván y el desprecio por sus hombres. Pero el filme tiene una doble significación. Claramente podemos percibir una condena al poder absoluto de Iván (sobre todo en la segunda parte) mejor que una glorificación de ese poder (sobre todo en la primera parte, cuando Iván revivifica su poder como Zar por petición popular).


    Si la tercera parte hubiese sido filmada, paree que representaría el lado positivo del poder personal que finalmente fue su aportación. En efecto esta tercera parte, en desprecio mismo de la verdad histórica, muestra la victoria de Iván sobre los caballeros de Livonia y la conquista de la salida al mar. Pero el personaje de Iván se glorifica en el filme, el entorno, en desquite (por ejemplo la corrupción de los Basmarov, que operan rápidamente como hacían los boyardos antes que ellos) es tratado siempre de forma muy crítica. Lo que explica sin duda la condena a la película es que menciona expresamente que los Oprichniks son comparados con gánsteres por Eisenstein.
    El Gran Consejo Artístico había aceptado anticipadamente la segunda parte de Iván, y Romm señala que uno de los realizadores miembros del Consejo, ante el prudente silencio de sus colegas, dijo: “Ya habíamos criticado la primera parte y ésta alcanzó el premio Stalin, Sergei Mihailovich decía menos de lo que hizo, no está en nosotros juzgar su obra. Propuse que el film fuese aceptado”.  Fue del Kremlin que llegó la prohibición.
    Eisenstein consiguió una entrevista con Stalin, en presencia de Jdanov y también de Tcherkassov, casados absolutamente con el punto de vista del Comité Central, aunque habían interpretado el papel de Iván; y Stalin pareció dispuesto a que Eisenstein terminara de rodar su filme y llegara más lejos que las dos partes iniciales.


    Históricamente el personaje de Iván efectivamente ha sido enfocado por Eisenstein de forma diferente a la explicación histórica marxista tradicional. Explicación que él mismo había adoptado en 1928, luego que había escrito para Joseph Freeman una parte de Voz de octubre. Lo presentaba ya como necesariamente desmitificable con otros grandes personajes de la historia, devolviéndole su dimensión real: “un personaje a la manera de Edgar Allan Poe no queda lejos de su naturaleza para interesar al joven trabajador soviético” y, según Marie Seton “veía en el Zar, contrariamente al creador de la industria, con la talla de la monarquía absoluta en torno de la cual lucharon y establecieron las facciones de las clases superiores de la sociedad.”, y no “como una figura mefistofélica o un Zar que era una bestia salvaje”.
    Si este aspecto de Iván sigue presente en el filme –aunque el aspecto económico de su reinado haya sido escamoteado por completo- fue modificado en su personificación. Las luchas de facciones se convierten en conspiraciones cortesanas, en rivalidades personales. El arresto de los Boyardos a favor de liberar las fronteras del rey hacia Polonia se indican rápidamente, mientras que los personajes de Eufrosina, la tía de Iván, y de su hijo Vladimir, ocupan un sitio considerable. Más en el lado mefistofélico, en el de Edgar Allan Poe, el carácter del Zar es destacado sistemáticamente. En el vestuario: Iván lleva la gran capa negra de los monjes, lo que le hace parecer una gigantesca ave de presa. Por la iluminación: la sombra de su perfil y de su barba destacan sobre los muros blancos. Pero igualmente en los diálogos y el comportamiento: Iván cede ante Fédor Kolytchev, convertido en el cosmopolita Philippe, quien es por lo tanto un boyardo y representante de los boyardos. Cuando el episodio de los inocentes en el horno, se pregunta acerca de la legitimidad de sus actos. Y cuando ha de hacerse la enumeración de las víctimas durante la toma de Novgorod, en la tercera parte, pretende justificar: “Esto no fue por mi. Esto no fue por interés, es por la patria” y el proyecto de Eisenstein anota: “Suplicante, vuelve su mirada a lo eterno. Los ojos de lo eterno no bajan hacia él”.


    Es decir que el personaje de Iván está lejos de ser monolítico, contrariamente a la interpretación jdanoviana. Eisenstein lo ha enriquecido con muchos fantasmas personales: así las confrontaciones entre Eufrosina y su hijo Vladimir, en las que, por sus complots, ella termina por provocarle la muerte, tienen resonancias profundas en la conciencia histórica del propio Eisenstein. No trata igual a lo concerniente con los enfrentamientos entre Iván y Fédor Kolytchev, unidos por una atracción-repulsión manifiestamente sentimental, hasta sexual. Cuando menos en tanto que esta complejidad establece la crítica puramente política contenida en el filme es el origen de las sorpresas que espantan, lo mismo que hoy, a los espectadores y de la prohibición del filme en 1946.
    Eisenstein hizo una autocritica después de la prohibición, afirmando entre tanto que. “Es el trabajo del arte hacer tangibles las contradicciones del ser. Sin ocultar nada, sin atenuar los actos de Iván el terrible, sin incrementar nada al formidable romanticismo de esta imagen espléndida del pasado, hemos querido representarlo en su integridad al público del mundo entero. Esta imagen –espantosa y maravillosa, atractiva y repugnante- es profundamente trágica por la lucha interior que enfrentó Iván mientras combatía a los enemigo de su país. Es particularmente comprensible para los hombres de nuestro tiempo.”
    http://www.cineforever.com/2011/02/11/ivan-el-terrible-ivan-grozny-de-s-m-eisenstein
    Entonces, la asamblea de artistas sacó adelante el proyecto pero los contenidos de éste se consideraban anticonstitucionales por referir la tergiversación clara de hechos históricos, entremezclándolos con vagas alusiones a Stalin, insultantes (el "poder absoluto", etc...), en un período de contrarrevolución y a las puertas de la Guerra Mundial, y acabando la compota con traumas sentimentales de Eisenstein que completasen el personaje de Iván.
    ¿Es este el quiz de la cuestión, camarada? Gracias de antemano.
    Salud!

    ajuan
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 8426
    Reputación : 9994
    Fecha de inscripción : 09/05/2010
    Localización : Latinoamerica

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por ajuan el Jue Oct 31, 2013 8:05 pm

    AlejoSola escribió:
    Entonces, la asamblea de artistas sacó adelante el proyecto pero los contenidos de éste se consideraban anticonstitucionales por referir la tergiversación clara de hechos históricos, entremezclándolos con vagas alusiones a Stalin, insultantes (el "poder absoluto", etc...), en un período de contrarrevolución y a las puertas de la Guerra Mundial, y acabando la compota con traumas sentimentales de Eisenstein que completasen el personaje de Iván.
    ¿Es este el quiz de la cuestión, camarada? Gracias de antemano.
    Salud!
    Bueno, según el articulo es tal cual tu dices, pero sabiendo que por lo menos ahora tenemos poca información es difícil determinar el porque del rechazo de la película.

    Busque el planteo del PCUS pero obviamente no encontré nada, estaría bueno encontrar fuentes directas del porque y ahi seguramente sabríamos con certeza el porque de eso que seguramente tiene mejores argumento que "porque se parecia a Stalin". Lo raro es que esta caracterización del parecido de Ivan el Terrible con Stalin se utiliza con Kruschev en su discurso "secreto"por lo tanto no me cierra estas "teorías" escritas, pareciera que son escritas por revisionistas luego de la muerte de Stalin.


    ------------------------------
    ¡Dormir,combativas águilas,
    dormid con el alma tranquila!
    Habéis merecido, hermanos
    eterna paz y gloria.


    "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos.Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."

    John Reed
    :urss: :urss:

    La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida

    Blog sobre Vladimir Lenin:
    http://vlenin.blogspot.com.ar/

    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por AlejoSola el Jue Oct 31, 2013 9:04 pm

    ajuan escribió:
    AlejoSola escribió:
    Entonces, la asamblea de artistas sacó adelante el proyecto pero los contenidos de éste se consideraban anticonstitucionales por referir la tergiversación clara de hechos históricos, entremezclándolos con vagas alusiones a Stalin, insultantes (el "poder absoluto", etc...), en un período de contrarrevolución y a las puertas de la Guerra Mundial, y acabando la compota con traumas sentimentales de Eisenstein que completasen el personaje de Iván.
    ¿Es este el quiz de la cuestión, camarada? Gracias de antemano.
    Salud!
    Bueno, según el articulo es tal cual tu dices, pero sabiendo que por lo menos ahora tenemos poca información es difícil determinar el porque del rechazo de la película.

    Busque el planteo del PCUS pero obviamente no encontré nada, estaría bueno encontrar fuentes directas del porque y ahi seguramente sabríamos con certeza el porque de eso que seguramente tiene mejores argumento que "porque se parecia a Stalin". Lo raro es que esta caracterización del parecido de Ivan el Terrible con Stalin se utiliza con Kruschev en su discurso "secreto"por lo tanto no me cierra estas "teorías" escritas, pareciera que son escritas por revisionistas luego de la muerte de Stalin.
    Sí, la desinformación es curiosa.
    Si Khruschev emplea la película contra el leninismo nos dejaría entrever que la tergiversación resumida por mí en el comentario anterior, perpetuada por Eisenstein, era algo obvio y su peligro de un calibre importante.
    Decían por ahí que Stalin admiraba la figura de Iván, por su relevancia militar. Pero también se comentó que fue de los pocos propulsores de la película en las votaciones del PCUS.
    Faltan muchos datos para sacar algo en claro...
    Salud!

    Contenido patrocinado

    Re: "Iván el Terrible", de Sergey M. Eisenstein. ¿Qué ocurrió en realidad?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:54 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 1:54 am