Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Comparte

    Antey
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 3
    Reputación : 7
    Fecha de inscripción : 10/09/2013
    Localización : República Oriental del Uruguay.

    Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Mensaje por Antey el Mar Sep 10, 2013 11:53 am

    Hola, me registre aquí hace unos días ya, dude mucho acerca de la presentación de esta idea a ustedes, no es sin embargo una idea que explique cómo se debe hacer, si no quizás porque se debe hacer.

    Quizás también puede ser una explicación hacia mí mismo del porque soy comunista y ateo, o una intención de representar porque somos lo que somos actualmente.

    Es una pequeña alegoría que trata de un hombre en una habitación,  intento con ello explicar porque el hombre es vil en sí mismo, explotador y competitivo, porque intenta ponerse leyes que el mismo incumple y lo que le podrá pasar a ese hombre en un futuro que aun no ocurre. También tiene una explicación poco literaria, quizás más embrollada aun (que posteare luego).

    Tenía pensado guardármelo para mí mismo, cabe la posibilidad de que solo sea una tontería mía, con poco valor o demás, pero prefiero ser tonto 5 minutos que toda la vida, y preguntarles a ustedes que tan mal esta mi propio pensamiento sobre este mundo.

    Lo coloco en este subforo porque, bueno, comenzando que no veo ninguno que se relacione, quizás tenga algún aspecto filosófico.


    Es bastante corto, 3 paginas en Word, aunque esta bastante plagado de simbolismos.

     La Habitación

    No contara esta historia como fue que aquel genio maligno logro por medios propios construir esa habitación donde el hombre nació luego. Y es aún posible que en los primeros años de vida de este nuevo sujeto hayan existido varias preguntas e incertidumbres sobre su alrededor, pero fue este genio maligno quien controlaba los sentidos de aquel hombre, el genio podía suministrarle placer y dolor, podía enseñarle a aquel hombre que es la satisfacción y la insatisfacción, pero era el propio amor a la vida que poseen todos aquellos seres vivos que habitan este mundo la razón por la cual el nuevo hombre no se aquejaba sobre la eximición de su voluntad propia.

     El nuevo hombre no podía ver lo que el genio maligno no quería que viera, no podía sentir lo que él no le permitía, pero la satisfacción de todos sus sentidos eran suministrados por este genio. El hombre pronto aprendería que todo lo que ve y siente es todo lo que hay, el creerá que lo que ve y lo que siente es real, pero lo que realmente ve es aquello que este genio maligno quiere que el vea. El nuevo hombre creara en su mente un nuevo mundo basado en la irrealidad misma de su entorno, una forma quizás de entenderlo, un mundo fantasioso, un mundo que necesitara ser alimentado constantemente con placeres y satisfacciones para no decaer y morir, aunque él no podrá diseñarlo, porque estará reglamentado por lo que el genio le permitiese ver y sentir.        

    Pero el genio maligno abandonara  la habitación para no volver jamás, dejando al nuevo hombre a la propia suerte de su voluntad; sin reglas ni razones, y sin satisfacciones inducidas el nuevo hombre pierde el sentido de la vida en donde se sentía satisfecho, pensara que todo a su alrededor es el enemigo a su propia satisfacción y luchara en busca de aquello que ahora no es suministrado de forma deliberada por el genio. Como el hombre jamás pudo ver ni conocer al genio que maquinaba la forma de ver el mundo por el hombre, este siempre creyó que estaba destinado a sentirse satisfecho, pero cuando todo aquello que lo satisfacía fue eliminado, el hombre tuvo que buscar sus propias formas de alimentar a su propio mundo irreal.    

    El nuevo hombre ahora ya libre de las maquinaciones del genio encontró la satisfacción en la competición consigo mismo y su alrededor, para con ello intentar doblegarse y explotarse, manejarse a sí mismo para lograr aquello que el genio le daba, pero no hay forma de sentir nuevamente aquello que el genio le impide ahora en su ausencia. El hombre sueña ahora con la existencia del genio, con que no le haya abandonado a su suerte, sueña con el genio esperándolo detrás de la puerta que hay en la habitación, el hombre no conoce que hay detrás de la puerta, porque todo lo que había aprendido hasta ahora era que la única preocupación que valía la pena era solamente existir,  por ello teme abrir la puerta. El hombre creo para sí mismo el camino distorsionado y opuesto a lo que tuvo que padecer para buscar su satisfacción luego de que el genio le abandonase, creo leyes y mandamientos propios para intentar continuar con el camino que ya fue olvidado hace tiempo. El hombre cree que aun continúa siendo el mismo que aquel que recibía la satisfacción continua, pero ya ha olvidado cómo se sentía esa misma satisfacción. En su desesperación el hombre se corrompe a sí mismo, viola sus propias leyes e igualmente intenta reprimirse a si mismo su propia corrupción creyendo que con la lamentación aun el genio y la satisfacción estarán allí cuando abra la puerta.                  

    Toda aquella corruptibilidad que adquiere el hombre se la atribuye a su mismo creador, algo o alguien tuvo que haberlo creado así, el hombre debe ser corrupto y avaro por sí mismo.

    Pero la verdad es que alguna vez este hombre nació blanco, fue alimentado en la misma habitación y fue rápidamente abandonado por el genio. Hoy el hombre es negro, ha olvidado sus inicios y a perdido el camino, piensa que dañándose a si mismo podría controlar sus propios impulsos, piensa que imponiéndose su propia ley contradictoria podrá conocer al genio.

    El hombre aun no se da cuenta de que toda aquella habitación que él ve no es más que una representación imperfecta de la realidad misma, nada de lo que ve es real, todos sus pensamientos están basados en la imperfección y la irrealidad.

    El hombre olvido por completo como se sentía verdadera satisfacción, pero aun recuerda su existencia, aun quiere creer que al otro lado de la puerta existe algo que le volverá a proporcionar esa satisfacción, y es por ello que se impone el mismo la posibilidad del castigo ante la rebeldía propia por ese ser creado por el mismo, aun puede sentir la insatisfacción que genera no sentir la satisfacción pura, y es por ello que se atribuye un castigo cuando abra la puerta, el castigo de la insatisfacción.

    El hombre no teme abrir la puerta, el hombre teme no encontrar a nadie del otro lado, teme desaparecer en un abismo donde ese mundo diseñado por el genio y desarrollado por su cerebro se extinga..

    Mientras todo aquello que desea no es más que un recuerdo olvidado hace mucho tiempo y solo la propia e innata lucha por sobrevivir mantiene al hombre en la habitación, continua con su corruptibilidad, compite consigo mismo, se daña a sí mismo, se explota para conseguir un atisbo de aquello que aun no recuerda.

    La competición lo obliga a dañarse, a arrasar con todos los recursos que la habitación poseía para alimentarlo, pero ya no le interesa, a aprendido, se ha enseñado a si mismo que el remordimiento es un impedimento hacia esa satisfacción tan buscada.

    Quizás el genio jamás existió, quizás murió, el hombre ha olvidado todo. En algún momento de su insatisfacción intento trabajar el mismo para lograr conseguir la satisfacción, pero la propia codicia que adquirió hicieron que este pensamiento del este se derrumbara para así volver nuevamente hacia la autodestrucción. El mismo lo sabe, llegara un momento en el que se habrá dañado lo suficiente, se habrá explotado y consumido lo suficiente como para matarse a sí mismo, arrojarse hacia el abismo, pero ya no le importa, el cree en el perdón y en la redención de sí mismo cuando abra la puerta.

    Llegara un momento en el que el hombre recapacite y se dé cuenta que si trabaja consigo mismo, mente y cuerpo, para así lograr aquella imposible satisfacción entonces podría convertirse en el nuevo genio. Cuando el hombre se dé cuenta de que todo a su alrededor es mentira, de que no existe nada detrás de la puerta, solo una pared de concreto, entonces allí es cuando evolucionara hacia la satisfacción. El hombre deberá dejar de competir consigo mismo, deberá dejar de explotarse, deberá trabajar de forma conjunta para lograr esa meta que siempre ha buscado, la satisfacción, pero que jamás encontrara.  Deberá olvidar su corrupción, deberá aprender de nuevo los métodos para llegar a evolucionar, pero no le será nada fácil. Deberá esperar.

    Tampoco contara esta historia como fue que aquel genio logro por medios propios encontrar su propia satisfacción o autodestruirse en el intento porque quizás aun no paso.

    chustas12
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 49
    Reputación : 77
    Fecha de inscripción : 29/07/2013
    Edad : 21
    Localización : valladolid

    Re: Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Mensaje por chustas12 el Sáb Sep 14, 2013 1:34 am

    joder tio, menudas paranoias te montas XD

    Antey
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 3
    Reputación : 7
    Fecha de inscripción : 10/09/2013
    Localización : República Oriental del Uruguay.

    Re: Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Mensaje por Antey el Sáb Sep 14, 2013 10:17 pm

    chustas12 escribió:joder tio, menudas paranoias te montas XD
    Joder tio, no te entendí; ¿paranoia por la alegoría misma?.

    En cualquier caso es solo un "cuentito", donde el genio maligno (Genio por construir la habitación y maligno por abandonar al hombre) representa a la madre naturaleza, el hombre a la humanidad, y a las maquinaciones en si a lo que yo llamo "mundo del pensamiento"; Si todo lo que percibimos por nuestros sentidos es falso porque lo vemos erróneamente, entonces el mundo que vemos lo crea nuestra mente, entonces también podemos decir que es nuestra mente la que crea nuestro mundo. Si esos sentidos se desconectan de la mente, entonces solo quedara de nosotros nuestros recuerdos, como nuestra memoria es la que nos diseña, si nuestra memoria falla o cambia, nosotros cambiamos, por lo tanto el hombre no es codicioso por naturaleza, no existe nada netamente humano, simplemente hemos aprendido como copia de la masa social que la codicia es la vía hacia la satisfacción.

    chustas12
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 49
    Reputación : 77
    Fecha de inscripción : 29/07/2013
    Edad : 21
    Localización : valladolid

    Re: Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Mensaje por chustas12 el Dom Sep 15, 2013 3:43 pm

    aaaaa, con esto ultimo acabe de entender lo que querias decir!!

    Contenido patrocinado

    Re: Mi propio pensamiento filosófico, La "Alegoría de la Habitación"

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:43 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 7:43 am