Óscar Miguélez - El programa nacional del proletariado

    Comparte

    el_republicano2
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2371
    Reputación : 2802
    Fecha de inscripción : 10/12/2009

    Óscar Miguélez - El programa nacional del proletariado

    Mensaje por el_republicano2 el Lun Sep 09, 2013 11:34 am

    El programa nacional del proletariado

    Óscar Miguélez

    Marx y Engels no pudieron elaborar una línea general capaz de orientar al proletariado en su lucha contra la opresión nacional, aunque entre sus escritos abundan las aproximaciones concretas, inspiradas por las circunstancias particulares de cada país. El motivo es que entonces las naciones estaban en periodo de formación, lo que bajo el Imperio Austro-Húngaro se conoció como la "primavera de los pueblos", en referencia a la revolución de 1848. En tales condiciones no era posible que el proletariado tuviera un programa propio al respecto que, naturalmente, no puede ser idéntico al de la burguesía.

    A pesar de ello, abundan los oportunistas que partiendo de cartas y apuntes al vuelo han tratado de deducir conclusiones generales, válidas para cualquier nación y cualquier momento histórico. Esos intentos son tanto más infructuosos en cuanto que no tienen en cuenta algunas circunstancias, que son muy importantes:

    a) en la primera mitad del siglo XIX el capitalismo estaba en su fase de expansión
    b) los escritos de Marx y Engels sólo ocasionalmente van más allá de Europa
    c) Europa estaba en proceso de formación, su mapa político era bien diferente del actual
    d) los movimientos nacionales en Europa formaban parte de la revolución democrático-burguesa

    Esas condiciones desaparecieron. En la actualidad la cuestión nacional está ligada a algo mucho más general, el imperialismo, una fase superior del capitalismo que Marx y Engels no conocieron. A diferencia de aquella época, en la actualidad, la cuestión nacional no sólo forma parte de la revolución socialista sino, además, de otra serie de cuestiones, tales como el colonialismo, el indigenismo o la cuestión racial.

    Sólo al llegar esta nueva fase el proletariado pudo disponer de una perspectiva más amplia, verdaderamente internacional, para elaborar una línea política de igual dimensión, una tarea que llevaron a cabo Lenin, Stalin y la Internacional Comunista. Bajo el imperialismo, los principios elaborados por los comunistas para resolver la cuestión nacional, sirven también de fundamento para resolver las demás cuestiones conexas a ella: colonial, indígena, racial, etc.

    Durante la primera etapa del capitalismo Marx y Engels no pudieron adoptar una postura única ante unas u otras naciones, de manera que mientras hoy unos oportunistas se aferran a un repertorio de citas literales, los otros se apoyan en otro diferente, e incluso opuesto. Traídas a la actualidad, la mayor parte de esas referencias están fuera de contexto y constituyen otras tantas manipulaciones históricas del pensamiento de Marx y Engels, que en unos casos parece que eran independentistas, como en sus conclusiones sobre Irlanda o Polonia, mientras en otros son furibundos unionistas, como en el caso de los eslavos del sur.

    A ello hay que añadir que su criterio con respecto a algunas naciones, por ejemplo Irlanda, cambió con el tiempo, como reconoció el propio Marx, entre otros escritos, en una carta a Engels de 2 de noviembre de 1867. Lenin no sólo analizó aquel giro de Marx sino que explicó sus dos motivos:

    a) la posición hegemónica del imperialismo británico en el mundo a lo largo del siglo XIX y la formación de la aristocracia obrera en Inglaterra

    b) que Marx no hacía de los movimientos nacionales algo "absoluto", algo con entidad por sí mismos, al margen de las clases y de las luchas entre ellas

    Es importante retener este segundo motivo: los movimientos nacionales no son nada en sí mismos, sino movimientos de las clases sociales. Ahí Stalin reconocía la "esencia de clase de la cuestión nacional" (1) y en uno de sus primeros escritos lo explicó así: "La cuestión nacional sirve en las distintas épocas a distintos intereses y adopta distintos matices según la clase que la promueve y la época en que se promueve" (2).

    Los escribanos de bajos vuelos han creído encontrar aquí contradicciones, incoherencias o incongruencias. Aún no han entendido que la cuestión nacional cambia con la situación de las clases sociales o el momento histórico o, por decirlo de otra manera, la cuestión nacional, como cualquier otra cuestión, hay que analizarla en concreto, es decir, hay que llevar a cabo un análisis concreto de la situación concreta.

    Hay un segundo aspecto en las cartas de Marx sobre Irlanda que desarticula uno de los tópicos más manoseados (y falsos) del materialismo histórico, según el cual Marx y Engels se equivocaron porque ingenuamente creyeron que la revolución empezaría en los países más adelantados. Siempre que los escribanos lanzan estos tópicos absurdos nunca mencionan sus fuentes. ¿En que obra defendieron esa tesis? La lectura de los apuntes de Marx sobre Irlanda demuestra más bien lo contrario: Marx no sólo dice que la revolución puede empezar en un país atrasado, como Irlanda, sino que sería conveniente que así fuera:

    "Durante mucho tiempo creí que sería posible derrocar al régimen irlandés por el ascenso de la clase obrera inglesa [...] El estudio más profundo ahora me ha convencido de lo contrario. La clase obrera inglesa nunca logrará nada antes de que se haya liberado Irlanda. La palanca debe ser aplicada en Irlanda. Es por ello que la cuestión irlandesa es tan importante para el movimiento social en general"

    Introducir dentro de la agenda de la Primera Internacional la lucha contra la opresión nacional fue una de tantas batallas libradas contra el falso "internacionalismo" de los proudhonistas. En 1870, en una comunicación confidencial que remitió a la Primera Internacional, Marx propuso formalmente a la organización internacional del proletariado la aprobación del siguiente programa: "La actitud de la Asociación Internacional en el problema de Irlanda es absolutamente clara. Su primer objetivo es acelerar la revolución social en Inglaterra. Con tal fin es preciso asestar el golpe decisivo en Irlanda" (3).

    Pero el programa del proletariado no es un brindis al sol sino, ante todo, una práctica y por eso el 24 de octubre de 1869 la Primera Internacional convocó en Londres una manifestación exigiendo la amnistía para los presos políticos irlandeses, una preocupación sobre la que Marx insistió en varias reuniones de la dirección de la Internacional.

    Los hechos volvieron a dar la razón a Marx y Engels: la revolución estalló primero en Irlanda. Pero eso no es más que una parte de la cuestión: cuando ellos dijeron que lo más conveniente era que la revolución empezara en Irlanda, ¿a qué se referían exactamente? ¿A Irlanda? No. Se referían al proletariado inglés (y secundariamente también al irlandés). Por eso la manifestación en defensa de los presos políticos irlandeses no se convocó en Dublín, sino en Londres.

    Esa es la esencia clasista de la cuestión nacional. No se trata de dejar la lucha contra la opresión nacional circunscrita dentro de los límites de la nacionalidad oprimida sino, ante todo, de llevarla a la nacionalidad opresora y, en última instancia, al proletariado internacional. Ahora sólo queda que los comunistas españoles empiecen a pensar seriamente en celebrar en Madrid la Diada Nacional de Catalunya o en convocar manifestaciones por la liberación de los presos políticos vascos.

    En consecuencia, a pesar de la singular casuística de cada nación y cada momento, Marx y Engels abordaron el problema nacional sobre criterios de clase, partidistas. En 1917 Stalin dejó muy clara la disyuntiva en la VII Conferencia del partido bolchevique sobre el mismo asunto: "Existe un movimiento por la independencia en Irlanda. ¿Con quién estamos nosotros camaradas? O estamos con Irlanda, o estamos con el imperialismo inglés".

    Puesto que los movimientos nacionales son movimientos de las clases sociales, Marx y Engels aportaron el punto de vista de la clase obrera al respecto. A diferencia de los proudhonistas y anarquistas actuales, que se desentienden de la cuestión nacional porque dicen estar en contra de las naciones y las fronteras, que son asuntos propios de "burgueses", los marxistas siempre los hemos incluimos dentro de nuestro programa.

    Sin embargo, hoy algunos que se llaman marxistas siguen defendiendo ese criterio nihilista, justificándose con aquello de que son "internacionalistas" y que "el proletariado no tiene patria". Son apartidistas y, por consiguiente, ajenos al marxismo. Se les olvida la segunda parte de esa frase del "Manifiesto Comunista": la lucha del proletariado es internacional por su contenido pero nacional por su forma. Stalin lo explicó de una manera muy precisa y elegante en un discurso pronunciado en 1925:

    "Proletaria por su contenido, nacional por su forma: tal es la cultura universal hacia la que marcha el socialismo. La cultura proletaria no suprime la cultura nacional, sino que le da contenido. Y, por el contrario, la cultura nacional no suprime la cultura proletaria, sino que le da forma" (4).

    Al proletariado le interesa, pues, abordar la cuestión nacional, tiene que incorporarla a su propio programa aunque, lógicamente, en ningún caso puede incurrir en el seguidismo respecto a la burguesía, es decir, el programa nacional del proletariado no es el mismo que el de la burguesía. Puede coincidir en parte con el de la burguesía, pero no puede ser idéntico a él.

    Notas:

    (1) Stalin, Informe al XII Congreso
    (2) Stalin, Cómo entiende la socialdemocracia la cuestión nacional
    (3) Marx, Extracto de una comunicación confidencial a la dirección de la Internacional
    (4) Stalin, Sobre las tareas políticas de la Universidad de los Pueblos de Oriente

    Fuente

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 4:42 pm