No entiendo los separatismos en España

    Comparte

    Plaza
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 473
    Reputación : 720
    Fecha de inscripción : 05/12/2009
    Edad : 26
    Localización : Barcelona (igualada)

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Plaza el Miér Nov 11, 2015 11:04 am

    El simple hecho de establecer un paralelismo y una equivalencia entre el Estado Español actual y el Estado Franquista es ya una locura que no se sostiene bajo ningún punto de vista mínimamente analítico.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por SS-18 el Miér Nov 11, 2015 11:54 am

    Duende Rojo escribió:Pensaba que nadie podría superar a Pablo Hasel y su articulazo pro-independencia... Pero el que ha escrito eso se ha lucido hasta límites insospechados. Parece una troleada,  cada párrafo es como un chiste, probablemente lo haya escrito un niño o similar.  

    Un niño no, pero infantilismo acrata izquierdista , si, que es peor. No es extraño la similitud con las pasiones y perspectivas de un infante sin madurar de ciertas posiciones estructuradas en torno a simple apasionamiento y romanticismo.


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por nunca el Vie Dic 04, 2015 7:14 pm

    http://www.forocomunista.com/t36688p10-crida-comunista-catalunya#411161
    Jordi de Terrassa escribió:
    IberSoviet escribió:¿Puede alguien decirme de una vez en qué se basa la supuesta opresión nacional española sobre la nación catalana?
    La opresión nacional está consagrada en la constitución española en su artículo 2 donde se niega el derecho de autodeterminación, y en el artículo 3 apartado 1, donde se impone a las minorías nacionales el idioma castellano;
    Constitución española escribió:Artículo 2
    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

    Artículo 3
    1.  El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
    2.  Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
    3.  La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección
    http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/constitucion.tp.html#a2

    No existen naciones mejores ni peores todas, sin excepción, son utilizadas por el capital para defender sus derechos de explotación sobre el trabajo asalariado, también la catalana, la vasca, la gallega, la castellana incluso la española. Todas las naciones son iguales lo contrario es chovinismo. Las naciones no se explotan unas a las otras, ni se oprimen entre sí. Quién explota son clases sociales a otras clases sociales, sin distinciones nacionales. Quién oprime son los estados para mantener la explotación de la clase, o alianza de clases, de la cual son el instrumento de opresión, sin distinciones nacionales.

    La crisis de la unidad en el estado español la ha provocado la crisis económica, y la división en la oligarquía española en torno al reparto de la plusvalía extraída a los trabajadores de la formación social española.

    No obstante, en la actualidad el estado español no reconoce el derecho de autodeterminación a sus ciudadanos. Cuando los ciudadanos de un territorio de cualquier estado pueden decidir, en referéndum democrático, si desean permanecer como ciudadanos o ser ciudadanos de otro estado, en dicho estado no existe la opresión nacional.

    Saludos.

    Jordi de Terrassa escribió:Apreciado nunca que yo sepa la URSS garantizaba el derecho de autodeterminación a todas las naciones que la integraban;
    Constitución de la URSS de 1924 Preámbulo escribió:La voluntad de los pueblos de las Repúblicas soviéticas, recientemente reunidos en Congresos de sus Soviets respectivos y unánimemente decididos a fundar la Unión de las Repúblicas soviéticas, es la clara demostración de que a cada República se le ha garantizado el derecho de poder abandonar libremente la Unión, de que el acceso a la Unión está abierto a todas las Repúblicas soviéticas existentes o que se puedan formar en el futuro, de que ese nuevo Estado federado es el digno colofón de los principios de coexistencia pacífica y de colaboración fraterna entre los pueblos, establecidos ya en el mes de octubre de 1917, el cual constituirá un sólido baluarte frente al capitalismo mundial y marcará un nuevo paso decisivo en pro de la unión de los trabajadores de todos los países en el seno de una República socialista mundial
    Como puede leer ninguna república soviética era una colonia, sin embargo tenían el derecho de abandonar el estado de la URSS.

    Saludos.

    Jordi de Terrassa escribió:
    IberSoviet escribió:Entiende que opresión se me hace una palabra muy grave para una opción caprichosa como esa.
    En primer lugar el derecho de autodeterminación no es un capricho, sino la forma que los pueblos deciden de forma democrática su destino. Derecho que el estado de la oligarquía financiera española niega a todos sus ciudadanos.

    Por otro lado, ¿qué es lo que se le hace grave? que todos los estados oprimen, incluso los estados de trabajadores, al ser un instrumento de dominación de una clase social sobre las demás, o que el estado de la oligarquía financiera española oprime al conjunto de clases sociales de las diferentes naciones del pueblo español.

    IberSoviet escribió:En Cataluña cuando se habla de autodeterminación se habla del proceso para decidir si se constituye un nuevo e innecesario Estado, el cual, os guste o no, es una estrategia política de la oligarquía financiera española de CiU.
    Primero en Catalunya la oligarquía financiera española de CiU, no habla del derecho de autodeterminación. Segundo la parte de la oligarquía española de U está por la unidad con España, de igual modo que la parte de la oligarquía española del PP, del PSOE y de C’s.

    El nuevo estado catalán no es ni más ni menos necesario que el antiguo estado de la oligarquía financiera española. La utilidad de todos los estados es como instrumento de opresión de una clase social, o alianza de clase sobre las demás, incluidos el antiguo estado de la oligarquía financiera española como un hipotético nuevo estado catalán, y aunque la palabra se le haga grave.

    Por otro lado si tanto el antiguo estado español como el hipotético nuevo estado catalán son estrategias de diferentes partes de la oligarquía financiera española, por qué se alinea con una parte de dicha oligarquía financiera española (PP, PSOE, C’s, Unió, etc…) negando el derecho de autodeterminación, y por el contrario no defiende que sea el pueblo en cada territorio el que decida democráticamente sobre su destino.

    Saludos.


    Jordi de Terrassa escribió:
    Máquina escribió:
    Jordi de Terrassa escribió:
    Máquina escribió:
    Primero en Catalunya la oligarquía financiera española de CiU, no habla del derecho de autodeterminación.
    Hablan de Independencia justificada por Referendum Catalán y de ahí su éxito entre el electorado secesionista.
    Y han gobernado gracias ello mucho tiempo.
    Apreciado Máquina;

    No, la oligarquía financiera española de CiU, no habla del derecho de autodeterminación, hablan del derecho a decidir, es más no creen que sea necesario un referéndum donde los ciudadanos españoles residentes en Catalunya decidan democráticamente su destino, les basta con la decisión de la mayoría de la Generalitat, a pesar de saber que el resultados de las elecciones plebiscitarias convocadas por ellos, los ciudadanos en Catalunya han decidido permanecer unidos a España.

    Saludos.
    Very Happy  Esto ya es el NO por sistema, y es que el derecho de autodeterminación es un derecho a decidir precisamente, inclusive a decidir quedarse.
    Es ese derecho a decidir el que está negado actualmente.

    Y si los Ciudadanos de Cataluña quieren quedarse por mayoría entonces es una opresión sobre una opción denegada. Opresión fantasma.
    Precisamente, estimado Máquina, el derecho de autodeterminación es el derecho de los ciudadanos de un territorio a elegir democráticamente su destino.

    Derecho que el estado de la oligarquía financiera española niega a todos los ciudadanos de las diferentes naciones del pueblo español, no solo a los catalanes u otras minorías nacionales. La opresión del estado de la oligarquía financiera española, no hay que olvidar que dicho estado como todos los estados son una dictadura y un instrumento de opresión, es sobre el conjunto de los ciudadanos de las diferentes naciones del pueblo español.

    El derecho de autodeterminación es una conquista del proletariado y de los pueblos allí donde se puede ejercer. Los comunistas defienden el derecho de autodeterminación por una cuestión de principios democráticos. No así la secesión o la unidad en un estado determinado, que depende de un análisis táctico de la situación de la lucha de clases, es decir, que es lo que más beneficia a los intereses del proletariado, y lo que más perjudica a los intereses de los enemigos del proletariado, en este caso concreto la oligarquía financiera española y el imperialismo norteamericano.

    Saludos.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por SS-18 el Mar Dic 22, 2015 3:20 pm

    El independentismo y el rouge folk se fue al garete con la victoria de PODEMOS en Catalunya y Euskal Herria.


    Última edición por SS-18 el Mar Dic 22, 2015 5:57 pm, editado 1 vez


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4771
    Reputación : 5466
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por sorge el Mar Dic 22, 2015 5:44 pm

    Las CUP prometieron respuestas definitiva sobre el gobierno tras las elecciones pero que rapido lo han anunciado, cuando creo que tenian hasta enero para decidirse.

    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 3798
    Reputación : 3928
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Mar Dic 22, 2015 7:18 pm

    Las CUP celebran una asamblea el domingo 27 de diciembre donde decidirán lo que deben hacer sus "diputatas".

    Saludos.

    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4771
    Reputación : 5466
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por sorge el Mar Dic 22, 2015 11:17 pm

    Ya estan filtrando para condicionar a las bases de la CUP,los estan poniendo entre la espada y la pared.
    http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/preacuerdo-junts-pel-si-cup-investidura-artur-mas-4771361

    NacionalComunista
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 442
    Reputación : 478
    Fecha de inscripción : 02/11/2013

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por NacionalComunista el Miér Dic 23, 2015 4:15 am

    Quizás deberíamos aprender más de EE.UU. y el Reino Unido en el sentido territorial y de nación, hay una cierta independencia y autonomía de cada región pero manteniéndose en un estado fuerte y poderoso, en su política interior. Otra cosa es el imperialismo vomitivo y los mercados financieros de esos países, que es otra historia.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por SS-18 el Jue Dic 31, 2015 11:24 pm

    Un miembro de la CUP dimite tras calificar el proceso independentista como "el mayor fraude de la política catalana"

    http://www.lasexta.com/noticias/nacional/miembro-cup-dimite-calificar-proceso-independentista-como-mayor-fraude-politica-catalana_2015123100089.html


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    NacionalComunista
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 442
    Reputación : 478
    Fecha de inscripción : 02/11/2013

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por NacionalComunista el Vie Ene 01, 2016 10:06 am

    ya empezamos con la izquierda auto-dividiéndose... si la CUP y Podemos fueran inteligentes pactarían para ambos sacar sus proyectos decisivos, unos de cara a España y otros de cara a Cataluña. Obviamente la CUP tendría que resignarse a no conseguir la independencia, pero podría tener un mayor margen de maniobra para ser un factor o un rol relevante en la política catalana.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por SS-18 el Vie Ene 01, 2016 6:19 pm

    ¿NO QUERÍAN CALDO? ¡TOMA VEINTIPICO PLACAS!
    Desde Yesca Vallekas se colocaron dos placas señalizando Vallekas como lo que nunca debió dejar de ser, un municipio propio del pueblo castellano (https://youtu.be/RW5rF4hef0Y). Se hizo la noche en que se cumplían 65 años de la anexión a Madrid en el franquismo. En menos de 24 horas se retiró las placas y en la misma noche los reyes magos anticiparon su visita y dejaron carbón dulce en la Junta Municipal de Puente de Vallekas por su mal comportamiento, declarando Vallekas un municipio rebelde (https://youtu.be/Fy2vyCbNy9s)
    No queríamos dejar terminar el año sin seguir reivindicando y señalizando nuestro pueblo Vallekano. Por lo que colocamos más de una veintena de placas simbólicas re-señalizando la frontera con Madrid bajo el Puente Vallekas.
    Desde las asambleas de Yesca Madrid reivindicamos la independencia municipal de los pueblos anexionados a a la ciudad de Madrid en los años 50, dado que se desarrolló bajo una dictadura fascista declarada ilegal internacionalmente, y en nuestro caso, de forma contraria a los intereses de la población vallekana. Así mismo reivindicamos la reintegración de la provincia de Madrid en Castilla, ya que se dió bajo el continuismo del franquismo en los años 80. Y siendo la creación de la Comunidad Autonoma de Madrid un proceso a espaldas del pueblo y únicamente bajo los intereses del capital.
    Porque no claudicamos, porque somos vallekanas y vallekanos.
    VALLEKAS MUNICIPIO CASTELLANO
    VALLEKAS INDEPENDIENTE, COMUNERO Y DESOBEDIENTE
    ‪#‎VallekasLibre‬, ¡queremos puerto de mar!


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Duende Rojo el Vie Ene 08, 2016 10:08 pm

    Jojo...

    La verdad es que Vallecas pertenece a la Villa de Madrid desde hace 6 o 7 siglos, es decir, desde que se configura. Otra cosa es que, como el resto de Madrid, sea un territorio históricamente castellano.

    Lo molón es que esos disociados quieren pertenecer a Castilla, supongo que La Mancha, y a la vez piden la reunificación de las Castillas y Madrid. Apasionante, sin duda el nacionalismo más absurdo, probablemente del mundo.

    Respecto a este tema, está claro que la absurded no tiene límites.


    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por nunca el Vie Ene 08, 2016 10:11 pm

    Ser antiespañolista se considera progre, y eso provoca que la izquierda "radical" de lerdos que nos ha tocado sufrir se apunte a ver quien la tiene más grande y más progre  y a ver quien dice y propone la gilipollez más grande, algo parecido paso con el tema del feminismo y la inmigración.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por SS-18 el Sáb Ene 23, 2016 4:40 am

    https://www.facebook.com/hartos.org/videos/995441250518128/


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    Blood
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1272
    Reputación : 1443
    Fecha de inscripción : 11/09/2011
    Localización : En todos los barrios, junto a la clase obrera♫

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Blood el Vie Ene 29, 2016 4:20 am

    Las tareas de los revolucionarios en España incluyen organizar la lucha por el fin del régimen político instaurado por el franquismo, el fin de la monarquía y defender el derecho a la autodeterminación de los Pueblos.

    El Federalismo es antagónico al dominio del capital financiero, que requiere la centralización férrea de su comité ejecutivo de gerentes. El modelo del Estado español defiende esta orientación, es la defensa del interés de una minoría (una clase explotadora) y, por lo tanto, anti-popular.

    Un revolucionario tiene que plantear como horizonte estratégico la federación de repúblicas soviéticas ibéricas. Los nacionalismos separatistas tienen un contenido históricamente progresivo, sobre el cual debemos trabajar.

    Puedo profundizar conforme entre en polémicas.

    Matemático
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 85
    Fecha de inscripción : 19/12/2015

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Matemático el Vie Ene 29, 2016 11:22 am

    Blood escribió:Las tareas de los revolucionarios en España incluyen organizar la lucha por el fin del régimen político instaurado por el franquismo, el fin de la monarquía y defender el derecho a la autodeterminación de los Pueblos.

    El Federalismo es antagónico al dominio del capital financiero, que requiere la centralización férrea de su comité ejecutivo de gerentes. El modelo del Estado español defiende esta orientación, es la defensa del interés de una minoría (una clase explotadora) y, por lo tanto, anti-popular.

    Un revolucionario tiene que plantear como horizonte estratégico la federación de repúblicas soviéticas ibéricas. Los nacionalismos separatistas tienen un contenido históricamente progresivo, sobre el cual debemos trabajar.

    Puedo profundizar conforme entre en polémicas.

    No puedo estar más en desacuerdo. Has soltado una parrafada de carrerilla que no  se sostiene desde ningún punto de vista.
    En ciertos contextos, el modelo federal puede limar asperezas a la hora de organizar un estado que abarque un territorio en cuyo seno, vayan a compartir espacio naciones que previamente hayan tenido una relación de opresor-oprimido. Otra situación factible de resolverse a través del federalismo, seria la unión de territorios sin relación administrativa previa, como podría ser la construcción de un estado federal europeo. Es decir, la federación puede ser un punto de partida, pero desde luego no es un fin en si mismo.

    "Engels, como Marx , defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático, la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada, como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales. Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional..." - Lenin "El Estado y la revolución"

    Tu lo que planteas en España es justo a la inversa: hay un estado unitario fuerte,  que permite la autonomía de sus regiones, no existe opresión entre territorios...es decir, tenemos lo que debería ser la lógica evolución de un estado federal desde el punto de vista marxista...pero tu dices que tenemos que ir hacia atrás, a la federación, encima con el argumento de que ese es el fin en si mismo. Ojo, que digo territorios por no entrar al juego de las "naciones", entre otras cosas, porque una "nacionalidad histórica" existe o no existe, pero no necesita que vengan un puñao de protofascistas de finales del XIX a convencer al personal de que, "oye, que no os habéis dado cuenta, pero que somos una nación! , ah, que no os lo creéis? bueno, ya os comeremos el coco hasta que lo veáis claro". Los irlandeses, por ejemplo, no necesitaron que apareciera ningún racista que les explicara que ellos no eran ingleses y que Inglaterra los trataba mal y por tanto, mejor que se independizaran del imperio.

    Después, mezclas los modelos administrativos de un estado con su capacidad de explotación. A ver si nos enteramos: hay repúblicas federales que son bastiones de la desigualdad y hay monarquías unitarias donde la las clases populares gozan de una protección más que aceptable, esto sin entrar en el amplio margen de autonomía que puede llegar a permitir un estado centralista...no hay más que ver el caso de España. Vamos, que según tu, quitamos al rey, ponemos a un presidente de la república, sale elegido Aznar y nada, ya estamos bien, porque no tenemos monarquía. O hacemos una federación y en cada estado federal gana la derecha , pero según tú, ya estamos bien, porque tenemos una federación y según los mandamientos que has leído en alguna parte, la federación es buena y punto...y el carro?pues grande, ande o no ande.

    EL problema de la federación es que potencia el chovinismo y el aislamiento sectorial y en el caso de España, tenemos el problema de que la poco conciencia de distinción de clase, puede ser sustituida por la conciencia de distinción territorial-nacional, más aun en un contexto de crisis, que es cuando el ogro nacionalista se alimenta de la desesperación popular que anhela soluciones simples y rápidas.

    Por cierto, el broche final que pones a tu argumento, es la constatacion de que no sabes muy bien de lo que hablas. Los nacionalismos periféricos son progresistas? Pero si tienen un fundamento racial al que ni siquiera el nacionalismo español se acerca. Otra cosa es que ciertos sectores "izquierdistas" hayan intentado hacer contorsionismo ideológico para conjugar las teorías cagadas por 4 racistas vascos o catalanes  con el marxismo, buscando justificaciones espurias y distorsionando los conceptos para camuflar, cuando no justificar, su chovinismo, sin que se les caiga la cara de vergüenza.

    Ya esta bien de hacer política basándonos en gilipolleces, en deseos y en abstracciones: un estado es una herramienta, no es un fetiche, no es una casa en la playa que cualquiera pueda decir "coño, yo también quiero una". Que llegar al socialismo sea complicado no justifica que tengamos que coger justo el camino contrario.


    Última edición por Matemático el Vie Ene 29, 2016 2:37 pm, editado 1 vez

    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1090
    Reputación : 1171
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Máquina el Vie Ene 29, 2016 2:12 pm

    Los nacionalismos progresivos históricamente son los Unionistas, por ejemplo el Yugoslavo, por eso la Balcanización es recordada como un atraso, no hay ningún progreso es partir países.

    La izquierda debería estar trabajando de cara al Iberismo y no a la creación de pequeñas Repúblicas de Taifas pero hay una enorme, descomunal, falta de visión a largo plazo.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por nunca el Vie Ene 29, 2016 2:25 pm

    Hay otras teorías que apuntan que se está fomentando el independentismo para aumentar la hegemonía mundial de EEUU en el mundo en detrimento de Europa, aunque esto sería algo reciente en España ya que siempre ha sido un buen alumno dentro de la OTAN.
    http://www.forocomunista.com/t34503-la-consulta-soberanista-catalana-estrategia-de-la-tension-al-servicio-del-nuevo-orden-mundial-opinion-alternativa

    Matemático
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 85
    Fecha de inscripción : 19/12/2015

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Matemático el Vie Ene 29, 2016 2:42 pm

    Enlazando con los dos últimos comentarios de Maquina y nunca:
    si un sentimiento de nacionalismo "paneuropeo" se extendiera por las clases populares Europeas ,los yankis y ciertas élites europeas se cagarían encima.

    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 730
    Reputación : 840
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Argala82 el Vie Ene 29, 2016 3:46 pm

    Maketo escribió: No solo lo digo como factor de experiencia, ya que he vivido aquí y vivo y no he notado jamás una opresión cultural

    Pues una de dos, o mientes para defender determinados intereses o estas en babia, lo que no le hace a uno ser ejemplo de marxista-leninista. Podria contar numerosas experiencias personales y colectivas sobre la realidad de lo que niegas pero me limitare a un ejemplo, de lo que dice una organizacion de la UE, ahora sera sospechosa de separatista y extremista...

    No hay peor sordo...

    02/10/2003

    Por José Luis Mendoza, Iruña-Pamplona Presidente de Euskara Kultur Elkargoa

    LA Oficina Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias (EBLUL) reunida en Helsinki en Asamblea General, aprobó el 13 de setiembre una resolución que condena las reformas de la ordenanza municipal del euskera llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Pamplona. Dicha resolución aclara que estas decisiones tomadas por las autoridades locales de Iruña/Pamplona contradicen la letra y el espíritu de las disposiciones generales de las políticas lingüísticas de las Instituciones Europeas y, en concreto, la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias (CELRM).

    Sin tomarse un tiempo para analizar el contenido del documento, UPN ha saltado a la opinión pública haciendo unas manifestaciones que merecen alguna puntualización. Quedando a la espera de que algún perspicaz portavoz del partido nos aclare quiénes son aquellas personas o grupos que se dedican a viajar por Europa para contar mentiras sobre Navarra y, sobre todo, cuáles son las susodichas mentiras, me gustaría comentar las declaraciones del director general de Política Lingüística. Dejando aparte las alusiones a mi persona (que no son de recibo en ningún caso y mucho menos en boca de un alto cargo del Gobierno de Navarra) y a la fundación que presido (lo que nos alejaría del objeto de este escrito), quiero centrarme en tres afirmaciones básicas realizadas por el señor Pegenaute: la naturaleza del EBLUL, los principios de libertad y voluntariedad que estarían a la base de la política lingüística de UPN, tanto en el Gobierno de Navarra como en el Ayuntamiento de Pamplona y la excelencia del trato que otorga el gobierno al euskera, superior al de muchos gobiernos europeos respecto a sus lenguas minoritarias.

    Afirma don Pedro que el EBLUL es sólo una ONG europea y no una institución oficial. Y tiene razón. Pero, como dice el proverbio, la verdad es la verdad la diga Agamenón o la diga su porquero. Y lo que la resolución afirma es que las reformas lingüísticas de UPN limitan el uso de la lengua vasca y solicita la revisión de sus políticas relativas a la lengua vasca para que se adapten al modelo europeo definido por la Carta europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. Éste es el meollo de la cuestión. ¿Qué opina UPN al respecto? ¿Qué va a hacer?

    PERO es que, además, el EBLUL no es una ONG cualquiera: surge en el seno del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa (de donde proceden sus Presupuestos) con quienes colabora en multitud de proyectos conjuntos. En palabras de la propia Comisión Europea: A petición del Parlamento Europeo, la Comisión presta apoyo desde 1982 a un organismo sin fines de lucro, la Oficina Europea de Lenguas Minoritarias (EBLUL), integrada por una red de comités nacionales activos en los Estados miembros y, desde 1987, a la red de información y documentación Mercator. Estos organismos persiguen un objetivo de interés general europeo: la Oficina Europea de Lenguas Minoritarias (EBLUL) representa a todas las comunidades de la Unión Europea con una lengua regional y minoritaria, y se encarga de difundir informaciones de carácter europeo en dichas comunidades. Además, el EBLUL, es miembro consultivo (entre otras organizaciones internacionales) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). En el fondo en UPN no se han dado cuenta de que, aunque para ellos cualquier discrepancia respecto a sus planteamientos enseguida es tachada de sospechosa de estar al servicio de intereses inconfesables, en Europa piensan que es imprescindible la colaboración entre instituciones políticas y organismos sociales.

    Por si fuera poco, el año pasado el propio Pegenaute viajó a Bruselas para explicar ante los responsables del EBLUL su visión de la política lingüística y del euskera en Navarra y de la cual, al parecer, aún no han salido de su asombro. Además, el 28 de marzo de este año recibió a una delegación del citado EBLUL que, atendiendo una invitación del entonces presidente del Parlamento de Navarra, visitó nuestra comunidad con el fin de redactar un informe sobre la situación del euskera en Navarra, informe que próximamente se hará público (por cierto, que esta visita se enmarca dentro de un programa conjunto del Consejo de Europa y el EBLUL denominado Visitas Estudio). De lo que cabe deducir que, o el señor director general de Universidades y Política Lingüística del Gobierno de Navarra es muy generoso dedicando su tiempo y el dinero de los contribuyentes a viajes y visitas insustanciales o, por el contrario, reconoce al EBLUL algún tipo de autoridad, competencia y/o prestigio en temas de lenguas regionales o minoritarias, hecho que reconocen la mayoría de los estados europeos, incluida España.

    POR otra parte, el señor director general se muestra firme partidario de que, sin imposiciones, los ciudadanos navarros opten libremente por sus modelos lingüísticos. En palabras del señor presidente de UPN y del Gobierno nos declaramos rabiosamente a favor del plurilingüismo y la voluntariedad. Sin dudar de la veracidad de sus afirmaciones, acláreme algunas dudas: ¿quieren decir que van a suprimir la prohibición de poder estudiar en euskera en la zona no-vascófona y que todos los ciudadanos de Navarra van a tener libre y voluntario acceso al modelo de enseñanza que deseen? ¿Cabe esperar, por ejemplo, que los alumnos de ESO de Modelo D de la zona mixta tengan derecho a transporte y comedor como el resto de sus compañeros? ¿Podemos entender que una persona de Lesaka tendrá los mismos derechos lingüísticos en Tafalla que los que un tafallés tiene en Lesaka? ¿Se van a tomar medidas para que cualquier ciudadano navarro, cuando se dirija a las administraciones públicas, pueda elegir en qué idioma relacionarse? ¿Cómo van a posibilitar que los euskaldunes tengan acceso a medios de comunicación en vascuence? En definitiva, voluntariamente o por la fuerza de la ley, ¿van a respetar los compromisos asumidos por el reino de España con la ratificación de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias?

    Por último, y por segunda vez en este escrito, tengo que darle otra vez la razón: la situación legal y real del euskera en Navarra es superior a la de muchas otra lenguas minoritarias europeas. Pero eso lo que indica es una pobre realidad consecuencia de decenas de años en dichas lenguas minoritarias se han visto despreciadas, cuando no perseguidas, a favor de las lenguas oficiales. Situación que instituciones como el Consejo de Europa y la Unión Europea tratan de corregir mediante el reconocimiento la pluralidad lingüística como característica fundamental de la construcción de la nueva Europa y la adopción de medidas legales como la tantas veces citada Carta Europea o el Convenio Marco sobre la Protección de Minorías Nacionales.

    Entonces, ¿por qué la denuncia a la política lingüística de UPN? Muy sencillo: porque lo que el EBLUL rechaza es el retroceso en relación a lo que la Ley Foral del Vascuence preveía y, sobre todo, respecto a los compromisos asumidos por las administraciones públicas española con la ratificación de la CELRM.

    Estos son los hechos. Por el bien de todos pongámonos a trabajar teniendo presente el lema del gobierno de UPN con que acababa el señor Pegenaute su entrevista radiofónica: Libertad para cada quien y garantizar los derechos de cada quien.

    http://www.euskalkultura.com/espanol/noticias/copy_of_no-hay-peor-sordo

    Y sobre algun comentario que he leido... claro que puedes guardarte tu republica sea como sea, si empiezas ha hablar de nazis, chovinistas, racistas y esta claro que no has entendido nada. Preguntate porque se independizo toda latinoamerica y ahora vives en las ruinas del imperio, nada de estado fuerte que permite la "autonomia", porque ese "discurso", ayer, hoy y mañana, produce un fuerte rechazo y aleja el entendimiento entre los trabajadores vascos, catalanes, españoles,... Para ser tan poco nacionalistas hay que ver el apego a las fronteras de un estado. Y de esa forma que Europa quereis construir?

    Prólogo al libro de Jokin Apalategi:

    Nationalisme et question nationale

    au Pays Basque, 1830-1976 (1977)

    José Miguel Beñaran Ordeñana “Argala”

    Cuando se me ha invitado a presentar este libro, consistente en un análisis teórico acerca del nacionalismo vasco, su concepción a través de la historia por las diferentes clases sociales existentes en Euskadi, su relación con el internacionalismo en la conciencia de la clase obrera, me ha parecido lo más indicado no hacer una presentación crítica –cada lector hará sin duda la suya–, sino un breve relato de mi experiencia política personal; de mi toma de contacto con la problemática nacional vasca y con la más especifica de la clase de nuestro país, el desarrollo de esa conciencia inicial a través de mi actividad política como militante de ETA en Euskadi peninsular y posteriormente como refugiado vasco en Euskadi continental.

    Cuando se me ha invitado a presentar este libro, consistente en un análisis teórico acerca del nacionalismo vasco, su concepción a través de la historia por las diferentes clases sociales existentes en Euskadi, su relación con el internacionalismo en la conciencia de la clase obrera, me ha parecido lo más indicado no hacer una presentación crítica –cada lector hará sin duda la suya–, sino un breve relato de mi experiencia política personal; de mi toma de contacto con la problemática nacional vasca y con la más especifica de la clase de nuestro país, el desarrollo de esa conciencia inicial a través de mi actividad política como militante de ETA en Euskadi peninsular y posteriormente como refugiado vasco en Euskadi continental.

    Tratando de evitar que el objetivo de este relato pueda ser mal interpretado, debo aclarar que, desde luego, no consiste en dar a conocer mi biografía, sino tratar de aportar al lector un elemento de juicio vivencial –ni más valido, ni menos que el de cualquier otro vasco– en un intento de enriquecer con datos de la experiencia el trabajo teórico realizado por Jokin Apalategi.

    Tampoco pretendo en modo alguno que mi experiencia personal sea susceptible de extensión a otras personas, por mucho que su evolución se haya podido producir en los mismos cauces organizativos. Por otra parte, considero que la experiencia sólo es racionalizable cuando se ha situado ya a cierta distancia en el pasado –e incluso en este caso su explicación puede ser diferente según el momento de la vida desde el que se la observa– con lo que su recuperación para el análisis adolecerá de la incapacidad para recoger determinadas circunstancias y elementos causales que se perdieran en el olvido sin tomar conciencia de ellos.

    Nací en Arrigorriaga en 1949. Arrigorriaga –cuando yo residía en ella– era una localidad con una población que calculo en 8.000 habitantes, de los que una buena parte son inmigrantes de diferentes regiones y pueblos del Estado español. Próxima a la zona euskaldun del valle de Arratia, giraba no obstante exclusivamente en la órbita de la industriosa y comercial villa de Bilbao y sus alrededores, fuertemente integrada de emigrantes, por ésta y otras razones históricas, de habla casi totalmente castellana. Debido a ello, Arrigorriaga, fundamentalmente, era también de lengua castellana. El euskara era, hasta hace unos doce años, un idioma en vías de desaparición; conocido casi exclusivamente por el reducidísimo sector de los baserritarras, probablemente lo utilizaban en sus hogares, pero, por lo menos los jóvenes, se avergonzaban de hablarlo fuera de ellos., El conocimiento del euskara era, pues, más una causa de complejo de inferioridad que una razón para la afirmación nacional como pueblo diferenciado.

    Mi padre, nacido en la misma localidad, era de origen obrero; trabajador desde la infancia y durante mis primeros seis años de vida trabajador y copropietario, junto con sus hermanos, de un pequeño negocio de carpintería que utilizaba un solo asalariado, quien, frecuentemente, fuera de horas de trabajo convivía con ellos en régimen familiar.Mi padre, hijo de euskaldunes, desconocía por completo el euskara. Mi madre, de origen baserritarra, se vio obligada, también desde niña, a acudir a las grandes villas a ofrecer sus servicios como “femme de menage”, trabajo que realizó hasta su matrimonio. Vasco-parlante, no sé si por necesidades de convivencia con mi padre y su familia –todos habitaban una sola vivienda– o por un complejo de inferioridad muy extendido por aquel tiempo entre los vasco-parlantes –probablemente por ambas razones–, utilizaba en casa únicamente el castellano, por lo que hasta fechas recientes he desconocido el euskara.

    Siendo niño aún, fortuitamente –mediante la lotería–, mi padre consiguió cierta cantidad de dinero, suficiente como para iniciar por su cuenta la construcción de viviendas, convirtiéndose de este modo en pequeño industrial de la construcción, nivel social en el que habría de permanecer hasta el día de su muerte.

    Un factor fundamental durante mucho tiempo en mi educación seria la enseñanza recibida en la escuela. Estudiaba con admiración las hazañas de los conquistadores españoles y las llamadas cruzadas, considerando la perdida del imperio español como el lamentable resultado de un cúmulo de injusticias históricas realizadas por otras naciones como Inglaterra o Francia. José Antonio Primo de Rivera –fundador de la Falange– era considerado por mí como héroe nacional, y los rojos, como se denominaba en los libros de historia a todos los enemigos del franquismo, una horda de ateos, violadores y asesinos.

    La cuestión nacional vasca jamas llegué a planteármela en la infancia de un modo positivo, si bien la conocía por mi padre y sus audiciones nocturnas de una emisora de radio prohibida cuyas emisiones quedaban semiahogadas en una mar de ruidos y pitidos que las convertían casi en ininteligibles.

    Mi padre era patriota vasco, simpatizante del P.N.V., y yo patriota español y partidario de Franco por la paz que, tras los años de “revueltas y quemas de conventos”, nos había dado a “todos los españoles”. Debido a ello los enfrentamientos en casa se producían con relativa facilidad y, si jamás llegué a ser castigado a causa de ellos, fue simplemente gracias a que mi padre comprendía que discutía con un niño al que mejor que reprender era dejar crecer y madurar.

    También mi familia paterna y sus relaciones –que constituía mi medio ambiente– eran casi en su totalidad nacionalistas vascos. Con frecuencia podría sentir ese extraño ambiente de conversaciones en la intimidad de los hogares, en los que se citaban los nombres de Sabino Arana, fundador del P.N.V., y José Antonio Aguirre, en aquel entonces presidente del Gobierno Vasco en el exilio. Pero todo esto, que sin darme cuenta iba impregnando mi subconsciente, era incapaz de combatir la enseñanza escolar, e incluso de plantearme problemas a los que de cualquier modo era aún poco sensible por mi corta edad.

    De lo que, en cambio, guardo una viva sensación es de la imposibilidad para relacionarme con mi abuela materna. Ella apenas hablaba castellano y yo no conocía el euskara por lo que nuestras conversaciones jamás superaban de un breve intercambio de palabras sueltas. Habría de morir sin que llegásemos a tener una autentica conversación. Recuero también que cuando íbamos a visitarla, mi madre hablaba en euskara con su familia sin que yo llegase a comprender nada. Todo ello me hacía sentirme disminuido en el ambiente de aquellas esporádicas visitas, que más tarde comprendería era el de una gran parte de mi pueblo, la más auténtica.

    Por otra parte, mi padre, a pesar de su nacionalismo sabiniano, era un ferviente admirador de la organización social de la U.R.S.S. y del comunismo en general, aunque quizá entendido de un modo un tanto particular, Esto hizo que los términos socialismo y comunismo, una vez liberado del lastre educativo recibida en la escuela, me resultaran una opción social más positiva que otras, a diferencia de la herencia anticomunista que demasiados vascos de todas las capas sociales han recibido del nacionalismo tradicional. La dificultad para acercarme a ellos se situaba en el terreno ideológico, pues era decididamente religioso.

    Los amigos de mi padre eran obreros y mis amigos hijos de obreros, por lo que ése ha sido el ambiente social en que me he desarrollado; aunque hasta la adolescencia no haya estado capacitado para conocer la división de la sociedad en clases sociales. Tampoco serían estas relaciones las que me inclinasen a posicionarme con la clase obrera y optar por el modelo social marxista. Creo que mi evolución en este sentido se produjo en dos etapas.

    La primera, caracterizada por tres elementos. negación del individualismo pequeño-burgués, condena de la explotación capitalista y correspondiente afirmación obrerista y visión idealista de inspiración religiosa de la sociedad.

    Recuerdo como una vivencia continuada las preocupaciones económicas de mi padre en el desarrollo de su empresa. Para comenzar la construcción de un edificio, dependía siempre de la venta de los locales del anteriormente construido y de los créditos bancarios. Le recuerdo muchas veces solo en su despacho, preocupado hasta la angustia, cuyo contagio no podía yo evitar. Pronto comprendí que aquella competencia, aquella ley de la selva que rige las relaciones sociales entre empresarios, no podía aportar un mínimo de felicidad social –entendiendo la felicidad como yo la entiendo, lógicamente–; que era mejor colectivizar la propiedad para que los beneficios y las preocupaciones fueran de todos. Era tan fuerte en mí esta vivencia que no recuerdo haber deseado nunca continuar los negocios de mi padre a pesar de los beneficios que indudablemente reportaban. Quizá también yo era de animo débil, pues otros en situación semejante lo han hecho.

    Desde que tengo uso de razón –es un decir– he tenido ocasión de contemplar la explotación de la clase obrera, aunque sin comprenderla como tal durante mucho tiempo. He visto trabajadores –vecinos míos– que tras una jornada laboral normal se veían obligados a “meter horas” en la construcción de mi padre u otras, y todo ello únicamente para alcanzar a sobrevivir junto con sus familias: Hacia los diecisiete años ingresé en una organización católica, denominada Legión de María, uno de cuyos objetivos era bucear en la miseria social para consolar a quienes se veían obligados a padecerla. A través de mi participación en ella, conocí lo que creía no existía en nuestro país, pero aún desconocía los motivos del sufrimiento que veía; lo que progresivamente se me fue haciendo evidente es que el consuelo no quita el hambre ni las enfermedades. Únicamente con las luchas obreras que en mitad de la década de los sesenta se produjeron en mi zona, y especialmente con la huelga de Bandas y la represión desatada durante el “estado de excepción” consiguiente, y la lectura de novelas sobre el tema del sacerdocio obrero llegué a la comprensión de la división social en clases con intereses opuestos.

    Ya comprendía el problema, pero no conocía aún posibles soluciones válidas para resolverlos. Se me escapaba el carácter antagónico del enfrentamiento burguesía-proletariado, y en general toda la racionalización de la problemática social. Mi visión era puramente vivencial y su interpretación idealista. Debía estar con el que sufría y ayudarles, debía hacer algo por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, pero no alcanzaba a comprender la existencia de un modo de producción capitalista que causaba la explotación de la case obrera y la represión contra ella. Recuero que, por ejemplo, para sensibilizar frente a la guerra del Vietnam, poníamos en la puerta de la iglesia parroquial fotografías de niños muertas por las bombas. Pero lo que ni yo ni mis compañeros de aquel entonces comprendíamos con todas sus consecuencias, era que la guerra del Vietnam no era un mal en sí mismo, sino producido por el imperialismo americano en su lucha contra las justas aspiraciones de liberación nacional y social del pueblo vietnamita; y que la única solución posible estribaba en la derrota de las tropas norteamericanas en aquel territorio.

    Sería poco más tarde, en una segunda etapa, cuando habría de sufrir una profunda transformación ideológica que me permitiese colocar en su lugar cada elemento del rompecabezas, Aficionado al estudio y necesitado de racionalizar mis experiencias, de comprender el por qué de las cosas, mi concepción religiosa de la vida, del hombre y de sus relaciones sociales entró en crisis, debido a que no me era suficiente para explicar ninguno de los problemas que se me planteaban. Comencé a estudiar la teoría marxista.

    Ya para entonces se oía hablar de una nueva organización política patriótica y socialista que luchaba por la independencia de Euskadi, era E.T.A. Surgían las Ikastolas y aparecían jóvenes que cantaban en euskara. La cuestión vasca brotaba a la luz con toda su problemática. Nuestro pueblo, casi aniquilado, resurgía y su resurgir se dejó sentir también en Arrigorriaga. Comenzaron las clases nocturnas de euskara para adultos y los vasco-parlantes comenzaron a superar su complejo para mostrarse orgullosos de hablar el euskara.

    Como resultado de ambos factores –estudio del marxismo y resurgir nacional vasco–, tomé conciencia clara de la existencia de Euskadi como nación diferenciada, integrada por siete regiones separadas por las armas de los Estados opresores, español y francés; de la división de la sociedad en clases enfrentadas por interés irreconciliables; de que Euskadi misma no era una excepción en este sentido, comprendí lo que fue la “evangelización de América” por los españoles y lo que fueron “las cruzadas”, lo que fueron “los rojos” y el “glorioso alzamiento nacional”; que no se trata de que los ricos ayuden a los pobres, ni únicamente de que se aumenten los salarios de la clase obrera, sino de socializar los medios de producción; que para lograr la solidaridad social es precisa una profunda revolución cultural, y que para ello, no basta con la buena voluntad, sino que es precisa una transformación del modo de producción capitalista actualmente dominante por otro socialista; que para ello es preciso que la clase obrera obtenga el poder político; que un aparato de Estado no es neutral y que esto obliga a la clase obrera a destruir el Estado burgués para crear otro propio, que la burguesía recurre a las armas cuando ve en peligro sus privilegios, lo que induce a pensar que si la clase obrera no se plantea el problema en términos semejantes, tendremos ocasión de presenciar muchas matanzas y pocas revoluciones.

    Iniciado este proceso de comprensión, que espero jamás llegue a considerar suficientemente maduro, se me planteó la entrada en E.T.A., y acepte.

    A pesar de la dificultad de las relaciones orgánicas debida a exigencias de la clandestinidad en que debía desarrollarse nuestra actividad política, mi pertenencia a E.T.A. me permitió profundizar más en el conocimiento de la cuestión nacional y su relación con la lucha de clases. Pero fue fundamentalmente la escisión producida en torno a la realización de la VI Asamblea –declarada ilegal– la que, obligándome a revisar todos mis planteamientos antes de posicionarme, me permitió darles coherencia y confirmarme en su justeza.

    La tesis defendida por el grupo denominado VI Asamblea consistía en que la opresión nacional sufrida por el Pueblo Vasco era una consecuencia histórica más del desarrollo social que tenía como motor la lucha de clases. En el proceso de consolidación del modo de producción capitalista, las burguesías de los Estados español y francés, buscando el dominio de mercados lo más amplios posible, habían separado Euskadi en dos pedazos y, tratando de homogeneizar sus respectivos mercados, tanto a nivel jurídico como lingüístico, habían destruido la peculiar organización jurídica vasca e intentado aniquilar la lengua, imponiendo por contra las culturas castellana y francesa, que de este modo se convertirán no sólo en dominantes, sino en las únicas permitidas. Superado el modo de producción capitalista, y no teniendo los trabajadores españoles y franceses –nueva clase hegemónica– ningún interés en mantener la opresión del Pueblo Vasco, ésta automáticamente tendería a desaparecer. Por lo tanto, el objetivo principal lo constituía el triunfo de la revolución socialista a nivel de los Estados español y francés. Para lograrlo lo antes posible, era necesario unificar a los trabajadores a nivel de Estado ya que es a este nivel al que se desarrolla la lucha de clases de un modo diferenciado. E.T.A. había defendido siempre la independencia de Euskadi y, según VI Asamblea, esta reivindicación dividía a los trabajadores vascos, por lo tanto, era preciso abandonarla y posicionarse por la autodeterminación nacional sin adoptar opción concreta alguna respecto a ella. La opción independentista, no sólo era contrarevolucionaria en cuanto que sembraba la división en el seno de la clase obrera y frenaba el proceso revolucionario, sino que además era pequeño-burguesa por cuanto representaba el intento de la pequeña burguesía vasca de convertirse en clase hegemónica del nuevo vasco a crear; intento por otra parte banal, visto el punto al que había llegado el proceso de desarrollo histórico. La opción independentista era, pues, reaccionaria además. Curiosamente –por lo repetitivo– y coincidiendo con esta tesis, se planteaba la lucha armada como un método elitista y de ambiciones mesiánicas que, intentando sustituir al necesario protagonismo de las masas obreras, no representaba sino la expresión de una pequeña-burguesía que se revolvía desesperadamente contra su inexorable marginamiento histórico. Siguiendo este esquema –y aunque jamás fuera dicho–, E.T.A. no representaba sino la versión anti-franquista, y por ello radical, de la política pequeño-burguesa del P.N.V.; y en definitiva, una organización llamada a ser asimilada por dicho partido una vez alcanzada la democracia política, si esto llegaba a producirse.

    Estando de acuerdo con su análisis acerca del origen de la opresión del Pueblo Vasco, rechazaba por completo las consecuencias que de dicho análisis extraían. Su esquema, copia exacta del aplicado por Lenin en la U.R.S.S., lo encontraba erróneo en Euskadi. Los pueblos, y dentro de ellos cada sector, no optan en un momento, sino continuamente en un proceso a lo largo del cual pueden cambiar sus opciones si así lo aconsejase la realidad circundante. No era el Estado dictatorial franquista con su acerbo centralismo e imperialismo español la única causa de la existencia de la opción independentista, sino también la incomprensión históricamente demostrada por los partidos obreros españoles frente a la cuestión vasca. La opción independentista era la expresión política de la afirmación nacional de los sectores populares con conciencia nacional que iban día a día ampliándose. El Pueblo Vasco ha tenido ocasión de comprobar a lo largo de la historia que una revolución socialista a nivel de estado no es la solución automática de su opresión nacional; que los partidos obreros españoles están demasiado impregnados del nacionalismo burgués español. Por otra parte, el logro de la independencia exigía la derrota del Estado español por lo menos en Euskadi, es decir, una verdadera revolución política que sólo podía ser llevada a cabo por las capas populares bajo la dirección de la clase obrera, única capaz de asumir hoy en Euskadi con todas sus consecuencias, la dirección de un proceso de tal envergadura. Precisamente, este asumir la cuestión vasca por la clase obrera es lo que ha posibilitado el resurgimiento nacional de Euskadi.

    Mis posteriores relaciones, como representante de E.T.A., con representantes de diversos partidos obreros revolucionarios españoles, no sirvieron sino para confirmar esta visión. Dichos partidos no entendían la cuestión vasca sino como un problema, un problema molesto que conviene hacer desaparecer. Siempre me pareció ver que la unidad de “España” era para ellos tan sagrada como para la burguesía española. Jamás llegaban a entender que el carácter nacional que adoptaba la lucha de clases en Euskadi fuese un factor revolucionario; por el contrario, no era para ellos sino una nota discordante en el proceso revolucionario español que aspiraban orquestar.

    Con respecto a las relaciones entre Euskadi continental y Euskadi peninsular, el exilio me ofreció la ocasión de conocer directamente la problemática existente. Hasta entonces, mi opción frente a este tema obedecía más a razones históricas e ideológicas que a un conocimiento real de la Euskadi continental actual. No obstante, la experiencia no hizo sino confirmar mis hipótesis y dotarlas de una base más científica. Euskadi continental es una zona de casi nula industrialización; las bases de su economía lo constituyen las actividades del sector primario y las turísticas. Con una población que no sobrepasa el cuarto de millón de habitantes y marginada completamente de los centros económicos franceses, sufre una aguda emigración de mano de obra joven. Aunque el euskara es ampliamente conocido en las zonas rurales, e incluso algo en la costa, su participación junto a Francia en dos guerras de liberación nacional contra las potencias centrales y la inexistencia de clase social alguna capaz de marcar una dinámica nacional propia, ha tenido como consecuencia, que hasta hace aún pocos años la conciencia nacional fuese propiedad exclusiva de determinados sectores intelectuales. Pero la onda expansiva de la lucha de Euskadi peninsular, junto a la labor de dichos sectores intelectuales, ha producido una toma de conciencia cada vez mayor. El Estado francés supo ver el peligro que representaban ambos factores y declaró ilegales tanto a E.T.A. como a Enbata. Como sucede con frecuencia en tales casos, la medida no serviría sino para fortalecer el resurgimiento nacional y nuevas organizaciones habrían de brotar y extenderse, aunque lentamente. Por otro lado, es evidente que la única solución económica viable para Euskadi continental es su integración con la zona peninsular donde puede encontrar los capitales y la tecnología de que necesita para dejar de constituir una reserva turística y productora de mano de obra destinada a la emigración A pesar de las diferencias culturales creadas entre ambas zonas de Euskadi por dos siglos de separación forzada, la comunidad lingüística posibilita dicha integración Pude, pues, comprobar que, a pesar de lo incipiente del grado de desarrollo de la conciencia nacional en Euskadi continental, la unidad de ambas partes de nuestro pueblo no estaba sólo justificada por razones históricas, sino también económicas y que por todas ellas era posible. Por lo tanto, ambas zonas del país no habrían de caminar separadas en dos estrategias correspondientes a los estados en que se hallaban incluidas, sino que era preciso desarrollar una sola estrategia nacional y unitaria, aunque coordinando tácticas y etapas diferentes en correspondencia con la realidad de cada zona.

    En cuanto a la lucha armada, mi interpretación acerca de ella tampoco se correspondía con la realizada por VI Asamblea. El hecho de que fuese practicada de modo minoritario no significa en modo alguno que expresase los intereses de la pequeña-burguesía vasca. Constituía únicamente la expresión más radical del descontento de las capas populares vascas y en especial de la clase obrera. La identificación de esta clase con quienes la practicaban comenzó a hacerse patente de modo evidente con ocasión del juicio de Burgos en diciembre del año 70. A partir de entonces, no haría sino crecer. La lucha armada era resultado de la convergencia de la opresión nacional y la explotación de clase que los trabajadores vascos –entendido el término en el sentido más amplio– sufrían bajo la dictadura franquista, y no podía sino desarrollarse en tanto ésta se mantuviese. La mayor o menor aceleración de su proceso de desarrollo obedecía a las condiciones de vida y formación ideológica histórica respecto a ella del pueblo Vasco.

    La lucha armada tampoco frenaba las labores de organización de masas a otros niveles; por el contrario, al constituirse en el peor enemigo del régimen español, convertía el resto de formas de lucha en enemigos secundarios y más fáciles de admitir para el franquismo. Cierto que provocaba oleadas de represión sobre los sectores que trataban de organizar a las masas trabajadoras patrióticas, impidiendo su organización; pero ello no se debía a la lucha armada en sí, sino a la unidad orgánica que en E.T.A. se producía entre dichos sectores y los encargados de la práctica armada.

    VI Asamblea se declaraba internacionalista y tachaba a E.T.A. de nacionalista pequeño-burguesa. Pero, ¿qué es el internacionalismo obrero? ¿Ser internacionalista exige a los trabajadores de una nación dividida y oprimida renegar de sus derechos nacionales para de este modo confraternizar con los de la nación dominante? En mi opinión, no. Internacionalismo obrero significa la solidaridad de clase, expresada en el mutuo apoyo, entre los trabajadores de las diferentes naciones, pero respetándose en su peculiar forma de ser nacional. Si las relaciones entre las fuerzas obreras españolas y las patrióticas vascas no han sido mejores no se debe a las justas exigencias de estas últimas, sino a la incomprensión y actuación oportunista mostrada por aquéllas frente a la cuestión nacional vasca. ¿El internacionalismo obrero exige que los trabajadores de la nación políticamente más avanzada frenen su ritmo para ir de la mano de los de las más atrasadas? Si fuera así, la humanidad estaría aún estancada. Si determinadas revoluciones socialistas e innumerables luchas de liberación nacional, de indudable signo progresista, han podido alcanzar el éxito se debe de modo muy importante a la existencia de países que no entendieron de aquel modo el internacionalismo obrero. E incluso más, la experiencia demuestra que cada país que triunfa sobre el capitalismo sienta las premisas para la extensión de la revolución socialista mundial porque no hay consejo más eficaz que el ejemplo. La mejor forma de cultivar el internacionalismo es avanzar el proceso revolucionario social, allá donde haya condiciones para ello.

    El sector patriótico de la case obrera vasca que no existía de modo consciente hace cuarenta años –lo que permitió que la dirección de la lucha nacional fuese ejercida de modo importante por la pequeña-burguesía– existía ya en la década de los sesenta. La evolución de E.T.A. con sus bruscos saltos y desgajamientos en una y otra dirección, no expresaba sino la búsqueda de la afirmación ideológica y política de dicha clase en el seno de una realidad ocupada por sectores con intereses ajenos a ella.

    La separación de la VI Asamblea sería decisiva en este sentido. A partir de ella, no se trataría ya de saber dónde se estaba sino cómo había de estarse. El que E.T.A. –entendida más como fenómeno político que como organización– no haya sido capaz, hasta fechas recientes, de comenzar a organizar a los trabajadores patriotas vascos de modo coherente no se debe a su, por algunos pretendido, carácter pequeño-burgués, sino a la inexperiencia política, lógica en un sector social que en Euskadi acababa de tomar conciencia de su identidad y lo tenía aún todo por aprender.

    Precisamente la toma de conciencia de este sector social, constituido por los trabajadores vascos con conciencia nacional, es lo que permitía pensar en Euskadi como un marco autónomo para la revolución socialista que forzosamente habría de ir unida a la lucha de liberación nacional; con todas las dependencias respecto al resto de los Estados español, francés y mundial, que lógicamente existen.

    La realidad posterior no ha hecho sino confirmar estas hipótesis. Las luchas obreras surgidas en Euskadi han tenido siempre su límite de generalización en el marco geográfico de la nación vasca; igualmente la lucha política ha tenido en Euskadi carácter diferenciado del resto de los estados vecinos. Ello ha obligado a los partidos de extensión estatal española, a considerar la conveniencia de descentralizar sus estructuras, creando órganos de dirección y siglas a nivel de Euskadi peninsular. Los partidos obreros españoles han dejado de ser el enemigo principal del estado para que este papel fuese ocupado por las fuerzas patrióticas obreras vascas y en especial E.T.A. Estas mismas fuerzas han servido de elemento revulsivo y radicalizador del proceso revolucionario de todo el Estado español, confirmando la justeza de la visión que E.T.A. ha tenido del internacionalismo obrero.

    A pesar de la disimilitud entre Euskadi continental y peninsular, producida por las diferentes estructuras socioeconómicas y de formas de padecimiento de la opresión nacional, el proceso de aproximación entre ambas zonas es ya evidente –relaciones culturales, relaciones económicas intercooperativas, partido político extendido a ambas zonas– y su interrelación cada día mayor, contrarrestando la tesis de quienes las pretendían insertar, respectivamente, en los procesos francés y español e independientes entre sí. Por el contrario, debido a la interrelación antes citada, son los mismos aparatos de Estado español y francés quienes han comenzado a unificar su lucha contra el pueblo Vasco.

    Una vez iniciado el proceso de descomposición del franquismo., E.T.A., lejos de engrosar las filas de las organizaciones pequeño-burguesas, ha dado lugar a la creación de partidos obreros; que además están demostrando ser capaces de impulsar a los sectores que representan a una práctica revolucionaria frente a la política reformista de quienes siembre se han auto-proclamado auténticos comunistas revolucionarios.

    Hoy, frente a la doble solución –pequeño-burguesa vasca o socialista española– que se le presentaba al Pueblo Vasco en el primer tercio de siglo, un sector de la clase trabajadora está en condiciones de ofrecer una tercera vía: la revolución socialista vasca.

    Tampoco debemos engañarnos: el triunfo de esta opción es difícil. Y sus principales obstáculos –con ser importantes– no van a ser únicamente los partidos burgueses –ellos sólo pueden alargar la lucha– ni la existencia de un elevado número de trabajadores sin conciencia nacional; el resurgir y extenderse de la conciencia nacional vasca, así como su asimilación por los inmigrantes, es un proceso largo, pero ya hoy lo suficientemente profundo como para considerarlo difícilmente reversible. Hoy quizá el mayor obstáculo consiste en el alto nivel de consumo existente en Euskadi peninsular –motor del proceso revolucionario vasco–, que puede hacernos olvidar que el objetivo de los trabajadores vascos no es consumir lo necesario y lo superfluo hasta el nivel de lo ridículo –y a la vez dramático–, sino transformar nuestras relaciones sociales de producción, haciéndolas fraternales y solidarias, y nuestras relaciones con los medios de producción apropiándolos y colocándolos a nuestro servicio; decidir qué queremos producir y cómo queremos distribuirlo; poder pensar y relacionarnos en nuestra lengua y crear nuestra propia cultura; en suma, ser hombres libres en un país libre. Esto constituye una revolución social y, para llevarla a cabo, es precisos que el poder político sea nuestro, sin sustituismos de ninguna clase; es precisos que se lo arrebatemos a las burguesías española y francesa que hoy lo detentan; es precisa una revolución política.

    Por supuesto que las fuerzas políticas de la burguesía se opondrán a ella. Pero lo más triste seria que también lo hiciesen las fuerzas políticas representativas de la clase obrera española. Nosotros renunciamos a intentar determinar cómo ha de configurarse el proceso revolucionario español y muchos estaríamos dispuestos a ayudarles en su tarea.

    Pero a cambio exigimos que a los trabajadores vascos se nos respete el derecho a decidir ya desde hoy cómo queremos construir el futuro, nuestro futuro.

    La opción que hoy ofrece el sector patriótico de la clase obrera vasca no es únicamente una opción para Euskadi, sino indirectamente también para los trabajadores españoles y franceses en cuanto que la revolución socialista vasca no puede sino potenciar las de sus respectivos países. Ella constituye la mejor aportación que la clase obrera vasca puede hacer a los trabajadores de todo el mundo.

    Si los partidos obreros españoles no lo comprendiesen así y buscasen frenar el proceso político vasco en un intento de integrarlo en el de sus respectivos estados, estarían haciendo un triste favor a los trabajadores vascos y a la clase obrera en general. La incomprensión que hasta el presente han demostrado a las peculiaridades de la lucha en Euskadi es consecuencia directa de su incomprensión de la existencia misma del Pueblo Vasco. Ella constituye precisamente el motivo de que el sector objetiva y subjetivamente más revolucionario de éste haya optado por la independencia y de que todo él tenga hoy una dinámica en ese sentido.

    Entre el Pueblo Español hemos encontrado también auténticos revolucionarios que han sabido reconocer la existencia y los derechos de nuestra pueblo; pero desgraciadamente muy pocos. Si los partidos obreros españoles hubiesen sido como ellos, quizá hoy quienes defendemos la independencia de Euskadi hubiésemos optado por otra solución más unitaria. De cualquier modo, los pueblos caminan hacia su integración económica y política y los trabajadores debemos potenciar la solidaridad y unidad internacionales siempre que no nos obligue a sacrificar nuestra personalidad nacional. De ahí que, frente a la tarea de evitar enfrentamientos y borrar suspicacias entre los trabajadores vascos y los españoles y franceses e iniciar un proceso de acercamiento y ayuda mutua, han de ser estos últimos quienes dejen de pensar en términos de imperio y comprendan de una vez que los trabajadores vascos no somos españoles ni franceses, sino única y exclusivamente vascos, y que lo que nos une con ellos no es la pertenencia a una misma nación sino a una misma clase.

    Matemático
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 85
    Fecha de inscripción : 19/12/2015

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Matemático el Vie Ene 29, 2016 5:15 pm

    Es decir, entiendo que lo que tu consideras "opresión nacional", se reduce a que la historia casi saca al euskera de circulación y aun a día de hoy, hay problemas en torno a la organización lingüística , correcto?


    Argala: "buena parte son inmigrantes de diferentes regiones y pueblos del Estado español."....lastima que Argala nunca se preguntara por que el veía en su tierra "oprimida" inmigrantes de otras regiones mientras que aquí, al sur, no venían ni las ratas.

    Una pregunta...estás comparando la situación de los territorios de ultramar del imperio español con el País Vasco? De verdad vas a meter en el mismo saco a los indígenas y a los vascos, que hasta hace 4 días eran los "más españoles y mucho españoles"?

    Da un poco de vergüenza ajena que los únicos que se consideran "nacionalmente oprimidos", sean los "agraciados" que viven en los únicas regiones que han salido bien paradas de 3 siglos de mal gobierno, por cierto, de mal gobierno condicionado en parte por los intereses, precisamente, de las élites de esos territorios.

    Lo que produce rechazo es decir "la clase obrera vasca no es española, es vasca"...y la clase obrera de Portugalete no es vasca, es de Portugalete, no?...mira los cojones.

    En cuanto termine los exámenes en dos semanas, exprimimos un poco la cuestión, pero te avanzo que , por mi, que hubiera un estado centralista europeo con un gobierno que manejara las competencias estratégicas y ya te digo que cuando tenga tiempo, te explico porque creo eso que aclararía la dirección que tiene que tomar la lucha de las clases populares EUROPEAs, entre otras cosas, porque aquí estamos para luchar por el socialismo y un estado socialista que abarque 4 pueblos y un arroyo, es una paja mental propia de pequeñoburgueses y aventureros. Ya ves que las fronteras administrativas me importan un cojon, eso si, para reducirlas, no para multiplicarlas.

    Matemático
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 85
    Fecha de inscripción : 19/12/2015

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Matemático el Vie Ene 29, 2016 5:19 pm

    Argala: "Nuestro pueblo, casi aniquilado"....tio, vaya "literatura" te metes entre pecho y espalda.
    En un par de semanas me centro más en el texto, pero vamos....tela.

    Blood
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1272
    Reputación : 1443
    Fecha de inscripción : 11/09/2011
    Localización : En todos los barrios, junto a la clase obrera♫

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Blood el Sáb Ene 30, 2016 6:47 am

    Matemático escribió:
    Blood escribió:Las tareas de los revolucionarios en España incluyen organizar la lucha por el fin del régimen político instaurado por el franquismo, el fin de la monarquía y defender el derecho a la autodeterminación de los Pueblos.

    El Federalismo es antagónico al dominio del capital financiero, que requiere la centralización férrea de su comité ejecutivo de gerentes. El modelo del Estado español defiende esta orientación, es la defensa del interés de una minoría (una clase explotadora) y, por lo tanto, anti-popular.

    Un revolucionario tiene que plantear como horizonte estratégico la federación de repúblicas soviéticas ibéricas. Los nacionalismos separatistas tienen un contenido históricamente progresivo, sobre el cual debemos trabajar.

    Puedo profundizar conforme entre en polémicas.

    No puedo estar más en desacuerdo. Has soltado una parrafada de carrerilla que no  se sostiene desde ningún punto de vista.
    En ciertos contextos, el modelo federal puede limar asperezas a la hora de organizar un estado que abarque un territorio en cuyo seno, vayan a compartir espacio naciones que previamente hayan tenido una relación de opresor-oprimido. Otra situación factible de resolverse a través del federalismo, seria la unión de territorios sin relación administrativa previa, como podría ser la construcción de un estado federal europeo. Es decir, la federación puede ser un punto de partida, pero desde luego no es un fin en si mismo.

    "Engels, como Marx , defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático, la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada, como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales. Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional..." - Lenin "El Estado y la revolución"

    Tu lo que planteas en España es justo a la inversa: hay un estado unitario fuerte,  que permite la autonomía de sus regiones, no existe opresión entre territorios...es decir, tenemos lo que debería ser la lógica evolución de un estado federal desde el punto de vista marxista...pero tu dices que tenemos que ir hacia atrás, a la federación, encima con el argumento de que ese es el fin en si mismo. Ojo, que digo territorios por no entrar al juego de las "naciones", entre otras cosas, porque una "nacionalidad histórica" existe o no existe, pero no necesita que vengan un puñao de protofascistas de finales del XIX a convencer al personal de que, "oye, que no os habéis dado cuenta, pero que somos una nación! , ah, que no os lo creéis? bueno, ya os comeremos el coco hasta que lo veáis claro". Los irlandeses, por ejemplo, no necesitaron que apareciera ningún racista que les explicara que ellos no eran ingleses y que Inglaterra los trataba mal y por tanto, mejor que se independizaran del imperio.

    Después, mezclas los modelos administrativos de un estado con su capacidad de explotación. A ver si nos enteramos: hay repúblicas federales que son bastiones de la desigualdad y hay monarquías unitarias donde la las clases populares gozan de una protección más que aceptable, esto sin entrar en el amplio margen de autonomía que puede llegar a permitir un estado centralista...no hay más que ver el caso de España. Vamos, que según tu, quitamos al rey, ponemos a un presidente de la república, sale elegido Aznar y nada, ya estamos bien, porque no tenemos monarquía. O hacemos una federación y en cada estado federal gana la derecha , pero según tú, ya estamos bien, porque tenemos una federación y según los mandamientos que has leído en alguna parte, la federación es buena y punto...y el carro?pues grande, ande o no ande.

    EL problema de la federación es que potencia el chovinismo y el aislamiento sectorial y en el caso de España, tenemos el problema de que la poco conciencia de distinción de clase, puede ser sustituida por la conciencia de distinción territorial-nacional, más aun en un contexto de crisis, que es cuando el ogro nacionalista se alimenta de la desesperación popular que anhela soluciones simples y rápidas.

    Por cierto, el broche final que pones a tu argumento, es la constatacion de que no sabes muy bien de lo que hablas. Los nacionalismos periféricos son progresistas? Pero si tienen un fundamento racial al que ni siquiera el nacionalismo español se acerca. Otra cosa es que ciertos sectores "izquierdistas" hayan intentado hacer contorsionismo ideológico para conjugar las teorías cagadas por 4 racistas vascos o catalanes  con el marxismo, buscando justificaciones espurias y distorsionando los conceptos para camuflar, cuando no justificar, su chovinismo, sin que se les caiga la cara de vergüenza.

    Ya esta bien de hacer política basándonos en gilipolleces, en deseos y en abstracciones: un estado es una herramienta, no es un fetiche, no es una casa en la playa que cualquiera pueda decir "coño, yo también quiero una". Que llegar al socialismo sea complicado no justifica que tengamos que coger justo el camino contrario.

    Buenísimo. Arranquemos:

    Lo primero es lo siguiente: Compartimos el punto estratégico, muy esencial, de no hacer un fetiche de las formaciones políticas y jurídicas, sino que miramos la relación social que esconden, protegen o sobre la cual se construyen. En tus palabras, no mezclamos los modelos administrativos de un estado con su capacidad de explotación.

    Cuando vi que este hilo tenía nuevos mensajes, pensé: "¿Habré sido demasiado escueto?". Pero no. Al leerme de vuelta vi que estaba bien. No voy a matarme en armar aclaraciones si nadie me las pide.

    La consigna de la federación de repúblicas soviéticas no es un invento mio, de un francotirador tras un monitor, sino que es el resultado de la discusión programática de agrupaciones políticas. El agregado de soviéticas no es un adorno. No es un planteo dentro de los marcos capitalistas, sino que es una consigna por la toma del Poder.

    El pensamiento político tradicional siempre ha tomado a las formas políticas como las causas de las formas sociales. Incluyendo a Platón, Aristóteles, Herodoto, Polibio, Cicerón, Eusebio, Agustín, Tomás de Aquino, Bodin... una tradición que llega a Hegel como su punto cúlmine. Marx en la Crítica a la Filosofía del Derecho invierte los términos. Very well done.
    Yo no estoy planteando el Federalismo ni la Democracia como un valor universal. Recordemos cuando todos los progresistas del mundo se plantearon en defensa de la Democracia venezolana contra el golpe fallido de... Chávez. Incluyendo a los posteriores chavistas. Hacen abstracción del contenido social.
    Y yo no soy ni progre ni chavista.

    Leí sólo un poco del hilo y, hasta ahora, se discutió en abstracto o linealmente, en términos ahistóricos, meramente culturales y hasta morales, y con escaso contenido de clase. Mayormente o cayeron en posiciones obreristas o buscaron una mera "salida en términos capitalistas", como vos criticás creyendo (erradamente) que hacía yo también.

    ¿Cuál es la única salida en términos capitalistas? Aplicar un ajuste brutal contra la clase obrera para rescatar al capital en el contexto de la crisis actual, golpear a los trabajadores y desmovilizarlos, aniquilar todas sus formas de organización. En definitiva, aplicar un arrasamiento que bien podríamos imaginar como fachista o semi-fachista. Nosotros no estamos acá para discutir eso, sino para plantear una salida a la crisis a favor de los trabajadores.

    Partido Obrero (Argentina) escribió:
    Cataluña y España, una crisis de conjunto
    Por Pablo Heller.

    España y Europa se han visto conmovidas por la decisión del parlamento catalán de poner en marcha la hoja de ruta hacia la independencia. Rajoy ha declarado que se impugnará la decisión y recurrió al Tribuna Constitucional (Corte Suprema española) para que la vete. La resolución sobre la independencia ha sido apoyada por la coalición gobernante, Junts pel Sí, y la izquierda soberanista nucleada en la CUP. Ambas fuerzas sumadas cuentan con mayoría absoluta en el nuevo parlamento, surgido en las elecciones realizadas un mes atrás.

    Pareciera, según los titulares de los diarios, que la ruptura sería un hecho consumado. Sin embargo, y como lo han puesto de relieve algunos analistas, los puentes no están rotos y es ambiguo el texto aprobado. La declaración del inicio del proceso secesionista (apoyada también por la izquierda soberanista nucleada en la CUP) señala que no se supeditará a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional, por considerarlo deslegitimado. Pero enseguida, declara "la voluntad de inicio de negociaciones" con el Estado español, la Unión Europea y el conjunto de la comunidad internacional "con tal de hacer efectivo el mandato democrático". O sea que se preservan los puentes para una salida negociada y pactada con el Estado español, y dentro de los términos de la ‘institucionalidad' europea.

    El independentismo y sus límites

    La cuestión clave es quién se hace cargo de la bancarrota capitalista. La creación de un nuevo estado nacional que no altere la organización social existente sólo conduciría a desembarazarse de la monarquía española para terminar bajo las garras de Merkel y la Unión Europea.

    El conflicto se ve atravesado por una fuerte presión de la burguesía. Los grandes empresarios se han mostrado inquietos frente a la situación política en Cataluña. Durante un congreso que congregó en Barcelona a representantes de grandes empresas, el presidente de la patronal española (CEOE), el catalán Juan Rosell, intervino para señalar que la situación de Cataluña no puede dejarse durante más tiempo "sin control" y que deben "ponerse encima de la mesa soluciones políticas". El presidente de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC), a su turno, advirtió que la situación política en Cataluña puede suponer un freno en los procesos de ajuste que impulsa el Estado español.

    La gran burguesía, incluida una franja de la catalana, es contraria al separatismo. El soberanismo tiene, de todos modos, su base de apoyo en otro sector de la clase capitalista local, que reclama una mayor tajada de la recaudación del fisco. Pero en los dos bandos, hay plena conciencia de que Cataluña, por sí sola, no tiene espaldas para rescatar al capital en crisis y que necesita del concurso del Estado español y del Banco Central Europeo para ese propósito. Ello explica las tendencias al compromiso y, por lo tanto, los límites insalvables del nacionalismo catalán.

    Crisis política

    La votación a favor de la independencia, sin embargo, no ha sido suficiente para asegurarle a Artur Mas, el líder de la coalición gobernante, su continuidad en el poder. La CUP ha vuelto a reiterar que no dará los votos que necesita el oficialismo para investir a Mas, a quien acusa por los ajustes antipopulares y por actos de corrupción. No obstante, la CUP estaría dispuesta a votar a otro candidato de la coalición Junts pel Sí. En enero vence el plazo de investidura: si para entonces no hay acuerdo deben convocarse nuevas elecciones.

    El partido gobernante apostaba a agitar la causa soberanista con el objetivo de remontar su creciente descrédito en las filas de la población, agobiada por recortes de los salarios, reducción de los gastos sociales y la desocupación. Una advertencia seria lo constituyó la consagración como alcaldesa de Barcelona de una de las dirigentes del movimiento de los indignados, con una fuerte participación en la lucha contra los desalojos. La iniciativa independentista puede terminar agravando una crisis política que ya está en desarrollo.

    Salida

    La envergadura de la crisis mundial coloca a la orden del día la necesidad de una reorganización integral del país sobre nuevas bases sociales, o sea, la unidad de los explotados españoles para que la crisis la paguen los capitalistas. Es necesario defender el derecho a la autodeterminación nacional, pero con un programa de una federación de repúblicas socialistas ibéricas.

    Fuente: Prensa Obrera.

    Sin embargo, leo el resto de tu mensaje y este planteo se encuentra ausente. Me extraña. Es un balance que, al parecer, te quedó por la mitad: Fuiste incapaz, una vez que lo conseguiste, de traducirlo en una concretización. Veamos un ejemplo:

    Matemático escribió:EL problema de la federación es que potencia el chovinismo y el aislamiento sectorial y en el caso de España, tenemos el problema de que la poco conciencia de distinción de clase, puede ser sustituida por la conciencia de distinción territorial-nacional, más aun en un contexto de crisis, que es cuando el ogro nacionalista se alimenta de la desesperación popular que anhela soluciones simples y rápidas.

    No. No es una forma de Estado la que fomente el aislamiento y el chovinismo, sino el desenvolvimiento de las relaciones sociales. El chovinismo que emergió en la antesala y durante la Primera Guerra Mundial, ¿fue el resultado de las formas de Estado europeas o la derrota del movimiento obrero, la quiebra (incluso traición) de su dirección y la imposición de la salida barbárica del capital a su crisis? ¿Por qué la Rusia zarista (cuyo monstruoso aparato estatal no pude ser tildado de descentralizado) logró penetrar en algunas capas de las clases explotadas con su propaganda chovinista, medievalizante y anti-semita mientras que tantos otros Estados federales y confederaciones (Suiza, Canadá) son su contrario?


    Partido Obrero (Argentina) escribió:
    Estado español: crisis de régimen y las maniobras sin principios de Podemos
    Por Jorge Altamira.
    La crisis mundial que se inició en julio de 2007 ha abierto, en forma incuestionable, un período de estallidos sociales y políticos. Expresiones de ello son las revoluciones y contrarrevoluciones en Medio Oriente, que ya envuelven a gran parte del mundo; el desarrollo convulsivo del conjunto de América Latina; y, como no podía ser de otro modo, la tendencia disolvente de la zona euro y de la Unión Europea.


    [...]

    Cataluña

    Entretanto, mientras que el movimiento nacional en Cataluña ha sido afectado por los reveses que han propiciado sus direcciones políticas tradicionales (burguesas y pequeño burguesas), se acrecienta el descontento social en el cual se asienta ese movimiento, como consecuencia de la crisis financiera e industrial. Entre la España monárquica, de un lado, y los movimientos nacionales, del otro, nos colocamos con estos últimos, sin apoyar la posición nacionalista. Sostenemos el derecho a la autodeterminación (incluida la posibilidad de secesión) y el establecimiento de una República plurinacional gobernada por los trabajadores. Nos oponemos a cualquier opción federal en el marco monárquico; es antagónico a los derechos nacionales. La cuestión nacional, en el Estado español, se ha convertido, al menos en esta etapa, en una palanca fundamental de la lucha por la República. El involucramiento del ex rey Juan Carlos con las corruptelas de su familia, por un lado, y la conspiración de la fiscalía del Estado para imponer la impunidad de su hija, han acentuado la aversión popular por la monarquía. El tema no es un eje de agitación de la llamada ‘izquierda’, la cual, sin embargo, reivindica su progreso como consecuencia de la lucha contra la corrupción [Planteo meramente democratizante]. El conjunto de la evolución de la crisis española pone de manifiesto los pies de barro de la tentativa que expresa Podemos.

    El espacio político a ganar por parte la izquierda revolucionaria en el Estado español, se asienta, en primer lugar, en la explotación política de todas estas contradicciones mediante la propaganda y la agitación y, en segundo lugar, en la prosecución de un incansable trabajo militante en las grandes industrias y en la juventud.

    Fuente: Prensa Obrera.


    Sobre la conciencia nacional y el antagonismo entre el planteo social y el nacional: No podemos poner el signo igual entre el nacionalismo de los oprimidos y el nacionalismo de los opresores. No me baso en una lectura de Engels o Lenin para plantear esto, sino en una lectura de la misma realidad. De todos modos, tengo entendido que existen un par de citas que me avalan, por ahí, en alguna parte.

    La propaganda de corte nacional del nazismo y los métodos macarthistas de identificar a la Izquierda como anti-nacional no son equiparables a la organización del Pueblo palestino contra el Estado terrorista de Israel. Una victoria, no digamos ya de un grupo con guiños a lo que parecería ser Marxismo, sino de una agrupación islámica, cuya ideología podemos tachar de anti-obrera, anti-feminista y anti-democrática, una victoria de Hamás, decía, plantea una derrota estratégica del imperialismo en Medio oriente, y abre las puertas a su abandono total de la región junto a un ascenso de las masas árabes. No nos da lo mismo, no decimos: "Bah, todo es capitalismo, todo es igual".

    Acá regreso al problema del obrerismo: Una exaltación de lo que parecería-ser obrero no es lo mismo que un planteo de clase, e incluso suele ser lo contrario. Un partido obrero tiene que ser capaz de realizar análisis mesurados. Las reivindicaciones de liberación nacional pueden y deben ser tomadas por el partido de vanguardia, para acaudillar a todos los explotados detrás del programa de la clase obrera. No tomar estas banderas es abandonarlas completamente al campo de la burguesía. Ejemplos históricos hay miles. Y es que si las reivindicaciones de tipo nacional no se convierten, en este caso determinado, en la punta de lanza contra la monarquía legada por el franquismo y la Unión Europea, se va a transformar en la respuesta reaccionaria y fachistizante contra las organizaciones obreras y su expresión política, contra los que luchan y la Izquierda.

    Las revoluciones proletarias son internacionales en su contenido, pero nacionales en su forma.

    Partido Obrero (Argentina) escribió:
    Cataluña, una crisis de conjunto del Estado español
    Por Jorge Altamira.

    Las elecciones en Cataluña, el domingo pasado [Artículo del 30/9/15], habían despertado expectativas en el campo internacional por su relación con una eventual separación de Cataluña de España. [...]

    El recrudecimiento del independentismo catalán está asociado directamente a la crisis mundial, cuya repercusión en España ha sido catastrófica. Durante la mayor parte del tiempo que siguió a la transición del franquismo, la cuestión nacional estuvo ocupada por el País Vasco y por ETA -no por Cataluña o por el soberanismo catalán. Los gobiernos nacionalistas, en Cataluña, se sumaron, a partir de la crisis, a la brutal política de ajuste que aplicaron tanto el PP como el PSOE, en el conjunto del Estado, y encararon la crisis, ellos mismos, con una política de fuertes recortes a los gastos sociales y a los salarios. El recrudecimiento soberanista es, claramente, una expresión del agotamiento de esta política. En un período de quiebras, la pretensión de una redistribución de los ingresos fiscales del conjunto de España a favor de Cataluña, simplemente acicatea la crisis para el conjunto del Estado. La deuda pública de España es de cerca del 120% del PBI y se convierte en casi un 250% si se suma la deuda externa privada.

    La gran banca de Cataluña ha estado entre las grandes beneficiadas por el rescate del Estado -la Caixa, BBVA y Sabadell. Se opone, obviamente, a una separación. El soberanismo, sin embargo, expresa a un fuerte sector patronal, el Círculo catalán de Negocios, que reúne a 800 empresas, incluidas las de mayor tamaño (Le Monde, 27/9). Es precisamente este sector el que reclama con toda nitidez esa redistribución, denunciando una pérdida fiscal de 300 mil millones de euros en treinta años. Reclama, asimismo, una reorientación de los negocios hacia afuera de España, al que considera un mercado agotado, con la mirada puesta en Asia y en la asociación con capitales de China -en especial en infraestructura.

    Los problemas asociados con la distribución del presupuesto público son, sin embargo, comunes a todos los estados, no por eso plantean una cuestión nacional. Cataluña no hubiera podido, por sí sola, salir al rescate de las numerosas cajas bancarias que fueron absorbidas por la Caixa, o sea sin el concurso del estado español y el Banco Central Europeo. Por eso, el nacionalismo catalán reivindica el sometimiento nacional de una Cataluña soberana a la Unión Europea y a la Otan. Por encima del tema fiscal, lo que decide la cuestión nacional, para la burguesía, es la solidez del Estado como protector de las relaciones sociales existentes.

    Estas limitaciones explican la cobardía del nacionalismo catalán, que ha aceptado las restricciones de la Corte Constitucional del estado español a convocar a un referendo. Ahora propone una hoja de ruta para desarrollar un estado nacional autónomo desde arriba, donde el gobierno que asuma crearía las instituciones necesarias -como un banco central, una cancillería e incluso fuerzas armadas. El estado que emergería de la hoja de ruta tendría el control de una Asamblea Constituyente, que sería convocada con posterioridad. Los resultados electorales del domingo pasado no alcanzan, sin embargo, para avalar este proyecto artificial. Tanto Cataluña como España se encuentran en un impasse.

    Las elecciones estatales de noviembre podrían llevar esta crisis a nuevos niveles. La piedra de toque de ellas es la cuestión del separatismo y la modificación del régimen político establecido luego de la dictadura franquista. El Psoe, por ejemplo, propone que una Convención Constituyente reforme el sistema actual y que permita, en ciertas condiciones, el derecho de autodeterminación. Es un recurso para salvar al Estado actual, en primer lugar la monarquía y las fuerzas armadas al servicio de la monarquía. Las elecciones catalanas del domingo pasado forman parte de una negociación que se desarrolla en el conjunto del estado español; los soberanistas buscan concesiones de otro interlocutor a la cabeza de España. En resumen, se asiste a una crisis de conjunto del estado español. Es un desarrollo político de gran importancia del periodo de bancarrota capitalista internacional.

    Las elecciones del domingo pasado pusieron en evidencia un retroceso de la izquierda tipo Podemos y de Izquierda Unida, y el avance de una nueva formación de características macristas -Ciudadanos- que oficia de sustituto del PP. El elemento ‘juvenil’ ha oficiado como ‘renovación’ tanto para la izquierda como para la derecha. El bipartidismo ha sido enterrado por una decena de fracciones.

    ¿Cómo deber plantarse la izquierda revolucionaria frente a la cuestión nacional en España? Debe apoyar resueltamente el derecho a la autodeterminación nacional, con un programa de unión republicana y socialista de los pueblos de la península ibérica. O sea que debe sostener, en las condiciones de la España monárquica, la independencia republicana de Cataluña, como consecuencia del ejercicio del derecho a la autodeterminación, al mismo tiempo que impulsa la unidad de los trabajadores del conjunto del Estado español por el establecimiento de una República federativa y socialista Ibérica. Con este programa debe combatir al nacionalismo catalán (soberanista o independentista) de contenido burgués. La tarea histórica no es crear nuevos estados nacionales, ni menos camuflarlos con la UE y la Otan.

    Fuente: Prensa Obrera.

    El renacimiento del independentismo catalán tiene como base la persistencia de la bancarrota capitalista internacional de 2008. Es la expresión de repudio popular al régimen post-franquista, y dejar que Artur Mas lo canalice es criminal. Un revolucionario en España no debe combatir las expectativas nacionales, sino demostrarle a la clase obrera catalana, gallega, vasca, que sus reivindicaciones sólo serán realizables bajo la dirección revolucionaria de la clase obrera y su partido de vanguardia.

    Agrego otro mensaje, que había dejado en un hilo sobre el Congo, para aclarar las perspectivas del nacionalismo de contenido burgués y si la cuestión de la liberación nacional es coger el camino contrario al Socialismo:

    Blood escribió: [...]
    La ley del desarrollo desigual y combinado explica que el desenvolvimiento de los modos de producción (cuyo avance va permitiendo a su vez el desenvolvimiento de las fuerzas productivas) no es lineal, no es homogéneo, no es universal. El Capitalismo no sólo se ha desenvuelto globalmente, sino que, de conjunto, se ha desenvuelto a tal nivel que ya ha agotado su capacidad histórica. Se encuentra ahora en su fase de decadencia. No es un factor de desarrollo de estas fuerzas productivas (no es un factor de industrialización global, de liberación humana), sino que es un bloqueo de este desarrollo e, incluso, es regresivo (guerras y miseria). Para el marxismo, y esto es un concepto clásico, los períodos de revolución social se abren justamente cuando las relaciones sociales de producción (las formas en que nos organizamos para producir, como las relaciones capitalistas) entran en contradicción con las fuerzas productivas (la capacidad de producir, de modificar la naturaleza humanizándola).
    Sin embargo, en el Congo esas mismas relaciones de producción capitalista... no se han desarrollado. No hay gran industria, no hay el nivel de confort que el capitalismo nos permite gozar a vos y a mí. Pero no puede desenvolverse tampoco ningún tipo de democratización (política) ni industrialización (fuertemente económica) en el Congo, precisamente porque el Capitalismo ya no brinda democratizaciones ni industrializaciones, sino guerras, revoluciones y contra-revoluciones.
    Lo repito: No existe un desarrollo capitalista en el Congo, mientras que, globalmente, el capitalismo está tan desarrollado que ya es senil. Esta decadencia histórica impide desarrollar al Congo sobre bases capitalistas.

    La realidad se constituye conciliando contradicciones que aparentan ser irresolublemente antagónicas. Y los revolucionarios, por eso mismo, comprendemos la realidad a partir de sus contradicciones.

    [...]

    Quiero agregar algo más: La única vía para la industrialización del Congo. Se abre, con todo lo que expliqué, un período de revolución social. La clase obrera es la única que puede dar una lucha por el desarrollo económico, la democratización política (y la soberanía nacional anti-imperialista) y la emancipación de la humanidad. Una revolución socialista, pues, en estas naciones se inicia tomando (en las manos de la clase obrera) las tareas históricas de las revoluciones burguesas; y su desarrollo inexorablemente va entrando, más temprano que tarde, en choque con la burguesía nacional e internacional, transformándose también (necesariamente, para sobrevivir) en revolución socialista.

    [...]

    Duende Rojo
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 5818
    Reputación : 7120
    Fecha de inscripción : 22/09/2009

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Duende Rojo el Lun Feb 01, 2016 7:03 pm

    Matemático escribió:
    Da un poco de vergüenza ajena que los únicos que se consideran "nacionalmente oprimidos", sean los "agraciados" que viven en los únicas regiones que han salido bien paradas de 3 siglos de mal gobierno, por cierto, de mal gobierno condicionado en parte por los intereses, precisamente, de las élites de esos territorios.

    Es patético... Pero realmente tiene toda la lógica.

    Nacionalismos periféricos como el vasco y catalán existen en todas las regiones de Espaca con EXÁCTAMENTE el mismo discurso.

    Stalin escribió esto:

    Por otra parte, si en Georgia, por ejemplo, no existe un nacionalismo anti-ruso más o menos serio, es, sobre todo, porque allí no hay terratenientes rusos ni una gran burguesía rusa que pudieran dar pábulo a este nacionalismo en las masas. En Georgia hay un nacionalismo anti-armenio, pero es porque allí existe además una gran burguesía armenia que, al batir a la pequeña burguesía georgiana, aun débil, empuja a ésta al nacionalismo anti-armenio.
    El marxismo y la cuestión nacional (texto del que a muchos se les llena la boca, pero que no ha leído nadie, o no se ha enterado de nada).

    Cataluña y País Vasco siempre han sido regiones agraciadas por diferentes motivos desde hace siglos, pero sobre todo por su situación privilegiada que le ha llevado al desarrollo de una gran burguesía, y por consiguiente han desarrollado fuerza para mantener mejor esos privilegios, en el caso de País Vasco incluso mantener privilegios económicos, absolutamente injustos, durante siglos hasta ahora. Por ende, al existir una gran burguesía local, es lógico que ese nacionalismo tenga más fácil salir adelante, ya que las posibilidades de poder hacer uso de él, son mayores...

    Yo pude estudiar todo esto cuando trabajaba en Andalucía, en una empresa de un gran empresario andaluz que intentó muy cómicamente hacer carrera política en base al nacionalismo andaluz: Creó una revista, financiaba mítines, intentó hacer radio y telévisión... Y montaba toda clase de eventos y trolleadas para llamar la atención, obligando a sus trabajadores a asistir y apoyar, incluso a militar. Fue patético, sí... Pero si esa payasada hubiera tenido apoyo de otros empresarios y esto lo montan bien, con televisión, con publicaciones, con eventos de gran envergadura... y consiguen entrar en las instituciones. El nacionalismo andaluz crece y se asienta, con las mismas absurdeces que el catalán y vasco: Represión, negación de identidad, conflictos históricos, agravios económicos y demás cosas que solo existen en sus microcerebros, pero que bien metidas en al maquinaria del sistema se convierten en dogmas incuestinables.



    ------------------------------

    Que nadie te haga dudar, participa, pregunta e infórmate sobre  Cuba y su Revolución
    Sin unidad y cooperación no hay avance posible. Stop al dogmatismo y la intransigencia entre camaradas.

    Matemático
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 85
    Fecha de inscripción : 19/12/2015

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Matemático el Mar Feb 02, 2016 1:51 am

    Blood: Te digo lo mismo que al amigo Argala82...permiteme unos dias que termine los examenes y respondo como es debido, que no me puedo liar.
    En cualquier caso, te doy un par de claves. Estas ecribiendo conceptos de carrerilla y eso es inadmisible. Vamos a ver, aqui el asunto es el siguiente: la materia crea el pensamiento y no al reves, joder. Que quiero decir con esto? Pues si atendemos a lo que significan los conceptos, al menos desde un punto de vista marxista, sacamos en claro lo siguiente:
    -Si atendemos al desarrollo del capitalismo de manera más o menos homogenea en un territorio, Cataluña no es una nacion.
    -Si atendemos al hecho de que tanto los recursos naturales de cataluña, los medios de produccion catalanes, etc están controlados por la burguesia catalana, Cataluña no esta oprimida por ninguna burguesia no residente

    Ahora bien, tu (y otros) lo que planteas es lo siguiente: la situacion material no importa...si hay un numero importante de personas que están convencidas de algo que no es verdad, el mero pensamiento  crea la materia y tenemos que  una de las regiones más ricas e influyentes de una nacion, no solo se convierte en nacion de un dia para otro, si no que además, está oprimida por la nacion "madre", que de hecho, ni siquiera es nacion, puesto que el mismo pensamiento que ha creado la nacion catalana, niega la nacion española...lo más chocante de esto, es que alguien que se dice comunista y no lo digo solo por ti, sea capaz de caer en semejantes planteamientos al grito de " los pueblos son libres, el comunismo es bueno, el capitalismo es malo, blablabla".

    Un comunista hace politica con las herramientas que tiene, no con las que le gustaria tener. Aunque yo piense mal de los indepes, no puedo negar su existencia: la materia crea el pensamiento...pero eso es una cosa y otra cosa es que el ultimo bastion del raciocinio humano, que deberiamos ser NOSOTROS, nos permitamos caer en la trampa de pretender crear una realidad a partir de nuestros deseos...si alguien se siente mal por lo que hicieron los reyes catolicos, o por los malos gobernantes que tuvo este pais, o por la dictadura franquista, me parece una gilipollez intolerable en un comunista.

    Sabes quien era aficionado creer que el pensamiento  creaba por si solo una realidad material? Trotsky... por eso dio el coñazo que dio para firmar la paz, por eso pensó que entrando a palos en Europa la revolucion caeria del cielo o que poniendo patas arriba la URSS y haciendo caer al gobierno, el mandaria y coño, que bien, todo arreglado, la URSS se recompondria del destrozo por arte de magia y arrasarian a los nazis y que cojones, el ejercito rojo habria llegado hasta Portugal.

    Duende: pues, a pesar de todo, aqui tambien hay frikis que piensan que en una Andalucia independiente, viviriamos de puta madre y  nos darian un kilo de caviar iraní el dia uno de cada mes...otros, igualmente desequilibrados pero más realistas, simplemente gritan "Andalucia libre...aunque sea en alpargatas!!"

    Cuando dices "El marxismo y la cuestión nacional (texto del que a muchos se les llena la boca, pero que no ha leído nadie, o no se ha enterado de nada)."...ese es el puto problema, que mucha gente se dedica a meterle datos al disco duro, a leer mucho y a entender poco o peor, a querer adaptar lo que lee a las pajas mentales personales...eso es lo que me hunde, que haya gente tan formada teoricamente, capaz de decir tantas barbaridades cuando les tocas el tema del terruño.

    Perdon a todos por los acentos y posibles faltas.

    Contenido patrocinado

    Re: No entiendo los separatismos en España

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:24 pm


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 5:24 pm