El misterio de las manos del Che

    Comparte
    avatar
    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 7140
    Reputación : 7570
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    El misterio de las manos del Che

    Mensaje por Razion el Dom Sep 01, 2013 2:03 pm

    Domingo, 1 de septiembre de 2013
    Revelaciones conmovedoras de un documental argentino

    El misterio de las manos del Che

    Luego de asesinarlo, los militares bolivianos cortaron las manos del guerrillero para que tres policías argentinos confirmaran su identidad comparando sus huellas. El director Roly Santos revela esta historia en uno de sus documentales sobre la morbosa fijación con las manos de Perón, de Víctor Jara y del Che.

    Por Raúl Kollmann



    Juan Coronel es el único sobreviviente de aquella historia y habla a cámara por primera vez en 52 años. Lo que cuenta en detalle es cómo llevó las manos de Ernesto “Che” Guevara desde La Paz, Bolivia, hasta Moscú, en camino después hacia La Habana. Se las cortaron en La Higuera, la noche posterior al asesinato del guerrillero, para que tres hombres de la Policía Federal Argentina hicieran el reconocimiento de las huellas digitales en La Paz. Las pusieron en un frasco y un curioso ministro del Interior boliviano se las hizo llegar al Partido Comunista de ese país. El minucioso e inédito relato de Coronel –un viejo militante del PC– sobre su viaje a Moscú, con un bolso y el frasco es parte de una asombrosa serie de programas documentales que realizó el director Roly Santos sobre algo no menos sorprendente: lo que ocurrió con las manos del Che Guevara, de Perón y de Víctor Jara. A los dos primeros les cortaron las manos y del cantante chileno se creía lo mismo, pero hoy está claro que se las aplastaron, las desgarraron para “que no toques más la guitarra y esa mierda comunista que cantas” como le dijeron los militares chilenos. Todo lo que rodea las tres historias (ver aparte) es hipnotizante y la serie, Manos unidas, espera turno para ser emitida por la televisión pública.

    El proyecto de la serie de documentales fue presentado el año pasado en el concurso del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales por Santos y dos productoras de Bolivia y Chile. La propuesta fue seleccionada entre otros 65 proyectos, algunos de productoras muy grandes. Página/12 accedió a los capítulos ya terminados y al testimonio del militante del Partido Comunista Boliviano al que en julio de 1969 le entregaron, en un café de La Paz, un bolso para que llevara a Moscú. Contenía el frasco envuelto en papel en el que flotaban en formol –según el mismo describe– las manos del Che Guevara.

    La misión argentina

    Guevara fue asesinado en la escuela de La Higuera, en la selva boliviana, por un soldado boliviano, después de haber sido capturado por un grupo que orientaban cubanos de la CIA. El presidente de facto de Bolivia, el general René Barrientos, dio la orden de que lo ejecuten, algo que concretó el soldado Mario Terán el 9 de octubre de 1967. El debate en aquel momento no era si el Che murió en combate, como decía la dictadura boliviana, o ejecutado, como decía la izquierda mundial: el interrogante mayor era si se trataba del Che o no. Esto llevó al dictador Barrientos a comunicarse con su par argentino, el general Juan Carlos Onganía, para que le envíe un equipo que hiciera el cotejo de las manos del cuerpo con el único registro que había de las huellas digitales de Ernesto Guevara Lynch, las fichas de la Policía Federal Argentina.

    Esa fue la razón por la que se le cortaron las manos al Che. Susana Osinaga, la mujer encargada de lavar el cuerpo en la lavandería del hospital de La Higuera, cuenta en el documental cómo se hizo todo. El objetivo fue llevar las manos a La Paz para que los policías argentinos verificaran su identidad. Los tres especialistas –Nicolás Pellicari, Juan Carlos Delgado y Esteban Rolzhauser– sólo hablaron del tema una vez en estas cinco décadas. Fue con la periodista María Seoane, en 2005, y ratificaron que concretaron la identificación dactiloscópica y también cotejaron anotaciones del Che con escritos anteriores a través de una prueba grafológica. Concluyeron en que indubitablemente se trataba de Ernesto Guevara.

    El frasco con las manos

    Roberto Cuevas Ramírez, periodista boliviano e investigador de la vida del entonces ministro del Interior Antonio Arguedas, cuenta la historia. “Entre 1967 y 1969, las manos estuvieron en el frasco, escondido en la casa de Arguedas. Pero Arguedas había sido comunista en su juventud y llegó a las fuerzas armadas porque era un especialista en comunicaciones. Por eso empezó en la Fuerza Aérea y después se hizo amigo de Barrientos, porque escalaban montañas juntos. No era un militar de carrera. Dos años después del asesinato, Arguedas decidió hacerle llegar al PCB las manos y una máscara que se sacó del rostro del Che”.

    Quien intervino en la entrega fue Víctor Zannier, periodista amigo de Arguedas fallecido hace dos años. Un año antes, Arguedas, ese extraño ministro del Interior, ya había sacado de Bolivia el Diario del Che, que también llegó a Cuba, pero en 1969 ya estaba perdiendo mucho poder y tomó la decisión de entregar las manos y la máscara. Coronel cuenta cómo, sorpresivamente, fue citado en un café del centro de La Paz y que un dirigente del PCB ingresó al local con un bolso, se sentó frente a él y a su acompañante, Jorge Sattori, y les preguntó:

    –¿Saben qué llevo en el bolso? Las manos del Che. ¿Se animan a llevarlas a Moscú?

    Tensiones entre partidos

    La campaña del Che en Bolivia y su posterior muerte provocaron una durísima controversia entre el PC cubano y el boliviano: los caribeños acusaban a los del Altiplano de no haberlo acompañado. La movida de llevar las manos con destino final La Habana era –y así lo cuenta Coronel– una especie de búsqueda de la reconciliación entre ambos partidos. “Los hombres del PC cubano a los que vimos en Moscú tenían orden de humillarnos, de maltratarnos. Habría mucha confrontación”, relata Coronel. Lo cierto es que, entonces, no había chances de hacer la entrega directa, por lo que hubo que hacer el viaje y la entrega a través de Moscú.

    “Con Sattori estudiamos la situación”, dice Coronel, que aún vive en Santa Cruz de la Sierra. “Estaba la posibilidad de viajar por la Argentina, pero la represión de Onganía era muy dura. La otra vía era México, pero era demasiado obvia. De manera que decidimos llevar las manos por avión pasando por Caracas. Lo que decidimos es que las íbamos a llevar en el bolso de mano, de ninguna manera despacharíamos el frasco en el equipaje. Por las dudas, Zannier y yo viajamos por caminos distintos, pero el que llevó las manos fui yo. Lo otro que decidimos es hacer la travesía entre Navidad y Año Nuevo de 1969, porque los controles se relajaban mucho en esos días”.

    Hasta hoy hay ciertas dudas de quién verdaderamente llevó las manos. Hay quien dice que los dos viajes, el de Coronel y el de Zannier, fueron de despiste y que el frasco llegó a Moscú por vía diplomática. Coronel afirma, categórico, no sólo que él las llevó, sino que las entregó personalmente al secretario de la embajada de Cuba en Moscú.

    La travesía fue larga y dramática. Coronel fue de La Paz a Lima, donde sorpresivamente dieron orden de abandonar el avión sin el equipaje de mano. Hubo una larga hora de esa escala en que Coronel no sabía si las autoridades tenían el dato, habían hecho bajar a los pasajeros y si estaban revisando bolso por bolso buscando el frasco. De Lima a Bogotá, luego a Caracas y después 48 horas en absoluta clandestinidad en la España de Franco. Mucho después, el viejo militante del PC llegó a París, a casa de un familiar, donde vivía una mujer de edad que había colaborado con la dictadura boliviana. El camino después fue a Budapest y de allí a Moscú.

    Boris, el latinoamericano que era contacto con los comunistas bolivianos, lo fue a buscar al aeropuerto, y le advirtió que el trato con los cubanos no iba a ser fácil. Así fue. El secretario de la embajada de Cuba en Moscú le dijo que de ninguna manera se aceptaría que un militante del PC boliviano viajara a La Habana y que lo único que podían ofrecerle era que Zannier, que no era militante, llevara el frasco con las manos a Cuba.

    Coronel, que llevaba el encargo del PCB de entregar los restos del Che personalmente, cuenta que entonces las alternativas que se le plantearon fueron tres:

    - Dejar las manos del Che en Moscú.

    - Volverse a Bolivia con las manos.

    - Aceptar que Zannier llevara el frasco hasta La Habana.

    “Yo sentí que no tenía derecho de quedarme con las manos –dice Coronel en Manos unidas–, de manera que acepté que Zannier viaje a Cuba a entregar el frasco. Mi única condición fue que yo debía entregarlas al secretario de la embajada y que ellos después arreglaran el viaje de Zannier. La entrega se hizo esa misma tarde en el hotel Rusia”.

    Hoy

    En su investigación, el director Roly Santos afirma que las manos nunca más se exhibieron y hoy, oficialmente, se desconoce dónde están. Como se sabe, después de un gran trabajo del Equipo de Antropología Forense argentino, el cuerpo del Che fue descubierto enterrado en Valle Grande en 1997, y sus restos están ahora en un memorial en Santa Clara, Cuba. Se supone que allí están también las manos, pero nadie lo sabe a ciencia cierta. En el documental Manos unidas, la enfermera Susana muestra en la lavandería de La Higuera dónde se sacó la famosa foto del Che muerto y cuenta cómo la gente sigue prendiendo velas y hasta rezándole: “El era médico, así que yo siempre voy y le pido que cure a mi familia”.

    raulkollmann@hotmail.com

    © 2000-2013 www.pagina12.com.ar|República Argentina


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

      Fecha y hora actual: Vie Oct 20, 2017 9:47 pm