Rusia y los EEUU

Comparte
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Rusia y los EEUU

Mensaje por NSV Liit el Sáb Ago 24, 2013 1:10 pm

Iba a poner este artículo en el hilo en el que se discute de la homosexualidad en Rusia, pero al final abro un hilo nuevo, en parte porque es un tema más amplio, en parte porque no quiero que la información se pierda en el otro hilo. Pero que conste que las dos cosas están relacionadas.



«El arte de la guerra»

La nueva confrontación militar oeste-este
por Manlio Dinucci

Barack Obama denuncia la arrogancia de Vladimir Putin y sus aires de guerra fría. Pero, ¿no serían más bien los rusos quienes tendrían que denunciar el comportamiento militar agresivo de los estadounidenses? Manlio Dinucci recuerda que la OTAN sigue estrechando su cerco alrededor de Rusia.
Red Voltaire | Roma (Italia) | 13 de agosto de 2013
français italiano English Deutsch Português
+

JPEG - 24.5 KB

Desde que Putin volvió a la presidencia se ha reforzado «la retórica antiamericana» de Rusia con «viejos estereotipos de la guerra fría». Eso declaró el presidente Obama después de anular el encuentro previsto para septiembre [con el presidente Putin]. La gota que hizo desbordar la copa fue el asilo político que Rusia concedió a Edward Snowden, culpable de haber sacado a la luz las pruebas de que los servicios secretos estadounidenses lo espían todo y a todo el mundo.

Pero hay más. Moscú se opone al «escudo antimisiles» que permitiría a Estados Unidos desencadenar un primer golpe nuclear con la garantía de que podrá neutralizar la respuesta. Y Moscú se opone también a la ulterior expansión de la OTAN hacia el este y al plan Estados Unidos-OTAN de acabar con Siria y con Irán en el marco de una estrategia dirigida contra la región Asia-Pacífico.

Todo lo anterior se interpreta en Moscú como un intento tendiente a obtener una clara ventaja estratégica sobre Rusia (y además sobre China). ¿No estábamos hablando de que no eran más que «viejos estereotipos de la guerra fría»?

No lo parece cuando vemos el programa que la OTAN anunció el 8 de agosto. Este incluye «maniobras militares más ambiciosas y frecuentes», sobre todo en las regiones colindantes con Rusia:

Del 25 de agosto al 5 de septiembre, cazas-bombarderos de la OTAN (incluyendo unidades italianas y francesas) capaces de transportar indistintamente armamento convencional y nuclear, participarán en Noruega en la maniobra «Brilliant Arrow» [1] del Mando Aéreo aliado, a la cabeza del cual acaba de ser nombrado el general [estadounidense] Frank Gorenc, también comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa.
En noviembre tendrá lugar la maniobra aérea «Steadfast Jazz», que incluye el despliegue de cazas-bombarderos de la OTAN en Polonia, Lituania y Letonia, en la frontera rusa.
En septiembre-octubre, navíos de guerra de la OTAN participarán en la gran maniobra «Brilliant Mariner» en el Mar del Norte y en el Mar Báltico.
Y también está previsto el envío de otros navíos de guerra de la OTAN al Mar Negro, donde se desarrolló en julio la maniobra «Sea Breeze 2013» con la participación de las marinas de guerra de 10 países [2], bajo las órdenes del Comandante de las Fuerzas Navales de Estados Unidos en Europa, quien además tiene también bajo su mando la Fuerza Conjunta aliada en Nápoles [Italia].

O sea, Estados Unidos y sus aliados miembros de la OTAN están acrecentando la presión militar sobre Rusia, que a su vez no se limita –por supuesto– a lo que Obama llama una «retórica antiamericana».

Después de la decisión de Estados Unidos de instalar un «escudo» de misiles incluso hasta en la isla de Guam, en el Pacífico occidental, el Mando de las Fuerzas Estratégicas rusas anunció que está construyendo un nuevo misil de 100 toneladas «capaz de imponerse a cualquier sistema de defensa antimisiles». De aquí al final de este año [2013], ese Mando efectuará 16 lanzamientos experimentales de misiles balísticos intercontinentales de diversos tipos. Y ya está navegando el primer submarino nuclear de la nueva clase Borey: 170 metros de largo, capaz de alcanzar 450 metros de profundidad, armado con 16 misiles Bulava que tienen un alcance de 9 000 kilómetros y portan 10 cabezas nucleares múltiples independientes capaces de maniobrar para esquivar los misiles interceptores. El nuevo submarino es uno de los 8 que la marina de guerra rusa recibirá de aquí al 2020 (para reemplazar los anteriores), además de otros 16 submarinos multipropósitos y de 54 unidades de superficie.

Pero los medios de difusión europeos, en particular los medios italianos que son campeones de la desinformación (en competencia muy cerrada con los franceses. NdT. - aunque yo creo que ganan los españoles, Nde NVSLiit) prácticamente no dicen nada de eso. Así que la gran mayoría de la gente tiene la impresión de que la amenaza de guerra existe únicamente en ciertas regiones «turbulentas», como el Medio Oriente o el norte de África, sin darse cuenta de que la «pacífica» Europa está convirtiéndose, otra vez arrastrada a ello por Estados Unidos, en la primera línea de un enfrentamiento militar no menos peligroso que el de los tiempos de la guerra fría.
Manlio Dinucci

Fuente
Il Manifesto (Italia)
http://www.voltairenet.org/article179826.html
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: Rusia y los EEUU

Mensaje por NSV Liit el Sáb Ago 24, 2013 1:14 pm

Y otro:


«Ante nuestra mirada»
Obama se enfurruña con Putin
por Thierry Meyssan

Mientras la prensa occidental describe la anulación de la cumbre Obama-Putin como la más grave crisis diplomática registrada desde el fin de la guerra fría y aplaude la firmeza de la Casa Blanca, la prensa china ve en ella un síntoma de la debilidad de Estados Unidos ante Rusia. Para Thierry Meyssan, se trata de un incidente sin verdadera importancia, de un simple aspaviento diplomático que no tendrá la menor consecuencia para la paz en Medio Oriente.
Red Voltaire | Damasco (Siria) | 12 de agosto de 2013
français Deutsch عربي English Português italiano русский
+

JPEG - 17.5 KB

La Casa Blanca anunció en la mañana del miércoles 7 de agosto de 2013 que el presidente Barack Obama anulaba su viaje a Rusia y todo encuentro bilateral con el presidente Vladimir Putin. El presidente de Estados Unidos irá al encuentro del G20, previsto en San Petersburgo para los días 5 y 6 de septiembre, pero será únicamente para participar en esa cumbre internacional, sin reunirse con su homólogo ruso. Es la primera vez desde la época de la guerra fría que Washington manifiesta de esa manera su descontento ante Rusia.

Según la prensa estadounidense, las posiciones de los dos presidentes sobre la mayoría de los temas están tan alejadas que no tendrían nada que decirse. Los comentaristas presentan el asilo concedido al ex contratista de la NSA Edward Snowden como la gota que desbordó la copa. En una feliz coincidencia, el día anterior al anuncio de la Casa Blanca, el New York Times –diario, por supuesto, totalmente independiente del Poder– había publicado un editorial que exhortaba precisamente a ese boicot como respuesta a la fuga de Snowden [1]. El diario habla en ese editorial de la «decisión provocadora» de las autoridades rusas que concedieron el asilo a un individuo que no es víctima de una persecución motivada «por su raza, su etnia, su religión, su pertenencia a un grupo social o político o sus creencias» sino por «atentar contra la seguridad del Estado» (sic). El hecho es que, de ser ese el verdadero motivo de la anulación, ello implicaría que Washington castiga a Moscú por defenderse del espionaje del que es objeto el propio Moscú, al igual que el resto del mundo.

Estaba previsto que el encuentro anulado se dedicaría a las relaciones militares entre Estados Unidos y Rusia: la reducción de los arsenales y el «escudo antimisiles». Las dos grandes potencias no han logrado reducir sus arsenales nucleares de forma significativa y cada una de ellas dispone aún del armamento suficiente para destruir el planeta varias veces. A pesar de los recortes presupuestarios, Estados Unidos siente repugnancia por la destrucción de una parte de su arsenal mientras que Rusia –cuyo ejército convencional está mucho menos bien equipado que su homólogo estadounidense– considera el armamento como un todo y se niega a separar las negociaciones sobre el desarme nuclear de las negociaciones sobre el desarme convencional. En cuanto al «escudo antimisiles», Moscú rechaza esa engañosa apelación y denuncia que en realidad se trata de un sistema de armas de carácter ofensivo que apunta hacia Rusia. Tomándole la palabra a Washington, Vladimir Putin había propuesto que ese «escudo» se pusiese bajo un mando conjunto y que protegiese a las dos grandes potencias y sus aliados de cualquier dictador loco. Barack Obama respondió «No!». Putin exigió posteriormente que, en aras de eliminar la desconfianza, el despliegue del «escudo» se acompañara con una serie de garantías diplomáticas de que no sería utilizado contra Rusia. Y de nuevo Obama respondió que «No!»

Del lado ruso nadie duda que Barack Obama habría llegado a la cumbre con las manos vacías, habiéndose mostrado ya particularmente incómodo ante su homólogo ruso en sus encuentros anteriores. Ahora que acaba de imponer al Pentágono un drástico paquete de recortes presupuestarios, a Obama le es imposible ir más lejos. Así que, en vez de reconocer que se halla en posición de inferioridad, ha utilizado el caso Snowden como pretexto para cancelar la cita. El Global Times, equivalente chino del New York Times –con la diferencia de que esta publicación sí se reconoce como vocero oficial de Pekín– señala en un editorial que Rusia sale vencedora del match Snowden y que Estados Unidos no dispone de ningún medio de presión sobre ella [2].

Esta anulación no tendrá, sin embargo, ninguna consecuencia para la paz en el Medio Oriente. Este mismo viernes los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Rusia y Estados Unidos se reunieron discretamente en la capital estadounidense. John Kerry y Chuck Hagel no parecieron muy afectados o preocupados por la anulación de la cumbre Obama-Putin. Abordaron con sus homólogos rusos el tema de Corea del Norte y la evolución de Irán bajo la presidencia del jeque Hassan Rohani. Y sobre todo conversaron sobre «objetivos comunes en Afganistán» y la «posible cooperación en Siria».
Thierry Meyssan
<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] «What’s the Point of a Summit?», por el equipo editorial del New York Times, 6 de agosto de 2013.

[2] «Winners and losers in Snowden fiasco», editorial del Global Times, 8 de agosto de 2013.
Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

Red Voltaire
http://www.voltairenet.org/article179806.html


    Fecha y hora actual: Vie Nov 24, 2017 6:41 am