Configuración ideal de un Partido Comunista.

Comparte
avatar
AlejoSola
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 929
Reputación : 1145
Fecha de inscripción : 02/02/2012
Edad : 22
Localización : Baza y/o Granada

Configuración ideal de un Partido Comunista.

Mensaje por AlejoSola el Lun Ago 19, 2013 7:29 pm

Hola camaradas. Hoy me preguntaba cómo pensáis que debería organizarse un Partido Comunista en el ámbito interno durante la revolución y la dictadura del proletariado.
¿Cómo entablaría con ésto que describo a continuación?

Dictadura del proletariado. Evolución.
La Dictadura del Proletariado es la actividad primordial del proletariado una vez conquiste el poder del Estado y se ejerza como clase dominante en éste. La organización de este primer estadío hacia el comunismo es de una carácter un poco más centralizado que el socialismo porque es requerido así para el cometido esencial de esta primera etapa de la evolución del Estado hacia su desaparición, a cargo de los trabajadores como clase empoderada (mientras éstas aún existan): la destrucción de las diferencias de clase.
El eje político se encuentra en un sóviet supremo, conformado por miembros tanto del Partido como de los sóviet sindicales por sufragio universal y directo ejercido desde cualquier individuo inscrito en uno de los sóviet sindicales (obligatorio para quienes ejerzan alguna profesión), decidiendo éste primero sobre el país en sus ámbitos externo e interno, y éstos segundos, quiénes ejercerán el Poder y cuándo es pertinente sustituirlos (si lo es), aunque las partidas creadas para el sóviet supremo tengan una duración de 9 meses completos, distribuyendo sus políticas y actuaciones en balances trimestrales de la situación de la evolución del país (3 trimestres por consejo del sóviet antes de revocarlos con elecciones de sufragio universal y directo de las cuáles no podrán salir reelegidos ninguno de los formantes de los consejos anteriores, de igual manera que en los sóviet de índole superior a la local).
La cuantía total de parlamentarios se determinará según la normativa de “1 parlamentario del sóviet supremo por provincia, elegido desde los sóviet sindicales intrínsecos en ésta, más el mismo número de partisanos”.
Éstos miembros del sóviet supremo serían amovibles en todo momento (me remito a los preceptos para ejercer la amovilidad de cargos desde los sóviet locales) y sin ser éstos retribuídos, puesto que se les retribuirá en función a su trabajo real (de esta manera se hace que los miembros del sóviet supremo sean meros contables entre los trabajadores, elegidos por éstos y cambiados cada 9 meses para que todo el pueblo que esté inscrito en un sóviet sindical desarrolle las funciones de gobierno).
Los miembros del sóviet salen o del Partido o de los sóviet, votándose entre todos quiénes deberán de constituir las partidas de gobierno cada vez, y bajo el derecho de amovilidad previamente citado.
Ésto es consecuíble porque el sóviet supremo está totalmente sometido a las garantías constitucionales para actuar. Éstas garantías son estudiadas y aplicadas desde el Tribunal del Partido (conformado por estudiosos de las leyes socialistas y de la constitución en todos sus ámbitos, afiliados al Partido como cuadros del mismo, sean del Politburó -aparato ideológico del Partido, o meros partisanos con más de 2 años de experiencia en el Partido) mediante el uso de la Guardia Popular: un cuerpo de voluntarios adjuntos al respectivo sóviet local donde se proceda desde el Tribunal, controlen la situación o solucionen problemas como los robos, etc... que con el tiempo desaparecerán (de aquí su importancia en la primera fase del Estado proletario). Como el uso de armas queda restringido al Ejército Popular, ni la Guardia Popular ni nadie ajeno a una misión del ejército (a los miembros de éste no se les dejará llevar armas por las ciudades o pueblos bajo sanción) podrá llevar armas, por lo que éstas no serán necesarias para consecuir las acciones de la Guardia. En contrapunto, como cada 9 meses las partidas de voluntarios de la Guardia han de cambiar, 3 meses antes se procedería a las votaciones de las candidaturas del voluntariado hacia ésta (cuyos miembros no se pueden repetir, a no ser que sea extremamente necesario). En ésos 3 meses, se instruirá a los voluntarios votados (4 o más por sóviet sindical, obligatoriamente) en artes de autodefensa y técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, mas dejando un tiempo también para la formación intelectual en el ámbito del comunismo y su aplicación. Una vez acaben éstos 3 meses y se proceda a la sustitución de cargos, los voluntarios estarán preparados para solventar cualquier conflicto (que, repito, con el tiempo y la acción de la educación socialista en su ámbito de colectividad general, se erradicarán) sin recurrir a los disparos a diestro y siniestro y dejando una oportunidad para los criminales de entrar al sistema de educación socialista que los convierta en hombres y mujeres ajenos al crimen y al desorden del trabajo; los convertirá en seres autodidactas dentro y por una colectividad de la que ellos y sus camaradas (que también serán dirigentes en su ámbito pertinente, entrando aquí la figura del “jefe” y de quienes podrían dar parte de su hipotéticamente mala gestión de su responsabilidad) forman parte indubitable.
El sóviet supremo se divide, a su vez, en Responsabilidades, escogidas de entre los miembros de la asamblea del sóviet supremo por sufragio universal y directo del pueblo trabajador. Éstas son 3: Responsabilidad de ámbito interior, de ámbito exterior, y de ámbito ideológico. La primera encierra para su responsable la tarea de cercionarse del trabajo de la Guardia Popular (ésta le rinde cuentas), de crear o corregir los balances de situación económica (para ésto debe solicitar ayuda previa de los respectivos sóviet sindicales que se presten y que así traspasen esos balances en ámbitos, recolectados así los balances en los ámbitos locales -por cuenta de todos los sóviet sindicales de la localidad-, provinciales -por cuenta de todos los sóviet locales del territorio respectivo a la provincia a la que pertenezcan, habiendo ya los sóviet locales realizado el compendio local de la situación de la economía y/o sociedad en su terreno-, nacionales -por cuenta de las provincias bajo su territorio pertinente-, y, finalmente, llegando al sóviet supremo, que hace el balance general bajo ésta primera responsabilidad), el control de las cuentas de la Banca Pública (dominada por los intereses de la colectividad y exenta de otra función diferente a producir el dinero que irá en circulación en la sociedad, el cuál no será más que una mera retribución en función al trabajo según con tus posibilidades y que te proporcionará los bienes necesarios para tu subsistencia, así como el acceso a numerosos servicios públicos, para los cuáles no se requerirá mucho dinero por el abaratamiento producido por la destrucción del interés económico privado de controlar los bienes y servicios) y del funcionamiento de los transportes, etc...
La segunda se ha de constituir por un responsable, escogido de igual manera que en el caso anterior por el pueblo por el procedimiento ya repetido anteriormente. Así, su misión será cercionarse del correcto funcionamiento del Ejército Popular (que cumpla su función, pues se le rendirán cuentas desde las oficialidades del mismo, que actúan como los “jefes” de la colectividad militar, junto a un destacado del CDEP (*) que le sirva como ayudante al más puro estilo de los comisarios políticos destacados en los sóviet sindicales), así como de destacar a los Comisarios de asuntos exteriores (representantes de las posturas del país en el extranjero salidos del Komsomol o del Partido de acuerdo con la votación del pueblo).
A cargo de la tercera responsabilidad corre la organización de los Tribunales del Partido (conformados por el Politburó del Partido y que le rindan cuentas éste responsable de los Tribunales) y el destacamento de un comisario político a cada sóviet local, de acuerdo con la función de cercanía al mismo núcleo urbano y de la clarificación de la capacidad del susodicho en materia de ideología y organización de una colectividad.
¿Para qué rendir cuentas? Nos equivocaríamos pensando que el ejercicio democrático se completa sólo con rendir cuentas: éstas, desde cada reponsabilidad, han de hacerse públicas para los sóviet desde cualquier medio de información, para que cada sóviet se haga una idea de la marcha del país hacia el socialismo y puedan valorarla libres de prejuicios.
Los sóviet de ámbito superior al sindical constituyen en la dictadura del proletariado un mero ejercicio de control de todo un ambiente territorial dividido en Repúblicas (naciones, lo que ahora serían las CCAA) bajo las directrices del sóviet supremo, constituido y elegido por el pueblo y amovible por éste cuando se desee.

(*)CDEP: Comité de Defensa del Estado Popular; la versión en español del KGB soviético.

#-Los Tribunales del Partido son el organismo central respecto a los politburós de cada nación conformante del país (Politburó del PC en Andalucía, Aragón, Castilla, etc...); se conforman por miembros de cada politburó (3 miembros electos por politburó nacional para conformar el Tribunal, que da parte a su vez a todo el Partido de su cometido, siendo cada partisano capaz de promover cualquier noción de cese de la actividad de cualquier miembro de cualquier Politburó mediante el procedimiento de mociones, reuniones, juicios, y conclusiones pertinentes sin importar el territorio desde el que se demanda y al que se demanda). También el pueblo organizado en sóviet sindicales puede discutir las actuaciones del Tribunal siempre y cuando se cree desde el organismo soviético (local o sindical) pertinente un acta de acusación hacia cualquier miembro del Tribunal, que será rebatida por éste, creando un conflicto del que resulte la negociación de una solución socialista.
Capítulo aclaratorio: Transición desde Dictadura del Proletariado hasta Socialismo: ©️

Capítulo III: El Socialismo. Evolución.
Tratamos aquí una aspecto crucial en la evolución del Estado, controlado por el pueblo trabajador (que acaba de emanciparse respecto a la burguesía por la conversión de ésta a proletariado mediante la fase de la Dictadura del Proletariado, que explicaremos posteriormente), hasta su desaparición y la de sus funciones primordiales como método o herramienta de opresión de una clase por otra.
El aspecto mayormente característico a nivel político en esta fase es, sin duda, el sóviet.
La figura del sóviet o asamblea (nos decantaremos por el término ruso por su significación mayormente revolucionaria, sin dobles sentidos, y por su mayor sencillez a la hora de escribirla) ha sido ya desarrollado en la fase anterior, de Dictadura del proletariado, pero, en contrapunto a la función de seguimientos de responsabilidades, o de representación progresiva (centralismo democrático), el término se expanderá en toda su significación.
Evolucionarán sus funciones junto a la moral colectiva del pueblo trabajador que los constituye, pudiendo dar a sí vía libre a la siguiente ordenación social de los distintos sóviet:
1-Sóviet sindicales: agrupan a la totalidad de trabajadores por profesión (sóviet de médicos, educadores, carpinteros, campesinos, metalúrgicos, físicos, técnicos de conservación de alimentos, etc etc...) y según el núcleo urbano en que desempeñen sus funciones sociales. Poseen potestad de peso en el trato de cuestiones relativas a su función profesional dentro del sóviet local (que trataremos en breve), y, además, se encargan de desarrollar la organización de su profesión en cada respectiva ciudad siguiendo los principios del colectivismo, evitando los patronos pero eligiendo por sufragio universal y directo a sus “jefes” (entendiendo dicho término como aquéllos que estén en condiciones de cercionarse del cumplimiento de las funciones productivas, etc... según su profesión, pero siendo éstos trabajadores iguales, con el mismo peso en el sóviet sindical que su camarada, puesto que la única potestad en la que un jefe sobresale respecto a sus camaradas -que tienen potestad de relegarlo cuando no cumpla sus funciones correctamente bajo un parte de denuncia- es en el término de la responsabilidad en cuanto al tema organizativo en el trabajo se refiere). En el tema de la potestad de tratar cuestiones junto a todos los miembros de un núcleo urbano que desempeñen un empleo, todos tienen voto y voz iguales cuando guste para ayudar a legislar con sus camaradas. A esta función también apoyan la serie de comisarios del pueblo, formados como cuadros del Partido en el seno de éste, y siendo ayudantes de los jefes según la profesión común en la que ambos hayan decidido especializarse. También es denunciable cualquier abuso de la autoridad de éstos, o cualquier intento de cualquiera de empoderarse o imitar las figuras patroniles que envilecen la producción colectiva, tras el procedimiento competente para ello (***).
También denuncian cualquier irregularidad en la colectividad del trabajo de cualquier sóviet sindical (de su misma rama soviética, o “escalón político”) del que se tengan noticias (que se tendrán por la labor del sóviet local, que los reúne a todos en un uno, y del provincial, que los conecta en un territorio para evitar aislamientos de la producción y cooperación en la misma entre varios sóviet, bien sindicales -cuya responsabilidad de cohesionarse les corresponde a ellos en el sóviet local- o locales -función ya correspondiente al provincial) para solucionarla en las asambleas competentes según lo explicado entre paréntesis.

2-Sóviet locales: 1 por núcleo urbano con el fin último de agrupar a todos los sóviet sindicales según el lugar donde desarrollen su fuerza de trabajo bajo una estructura legislativa que, a su vez bajo el marco constitucional protegido por el Partido (siendo éste marco el hecho al que se remite la legalidad o no de cualquier decisión tomada por el pueblo), predisponga los métodos de actuación que seguirá el país desde la aprobación de éstos.
De ésta manera, la función del sóviet local es una de las que más cambia su cometido respecto a la fase anterior en la evolución de la destrucción del Estado, siendo ahora la base y el fin de la política socialista; asegurando que el pueblo trabajador desempeñe la función más importante en un Estado: legislar. Por legislar entendemos, en esta fase, no maleabilizar los preceptos revolucionarios que deberán de estar recogidos en la constitución previamente, sino el tomar cualquier decisión respecto a la materia de la política exterior o interior (que antes recaían sobre el sóviet supremo, ahora innecesario); decisiones sobre construcción de hospitales, escuelas, etc... de acuerdo con la demanda de éstas (que ellos mismos entablarán puesto que son el mismo pueblo, lo que termina de dejar fuera de combate a la burocracia), y las pautas de actuación respecto a reuniones internacionales, al 50% de acuerdo con el Partido Comunista (cuya única potestad reside en el factor externo del país, y ni siquiera absoluta; como se ha mencionado, ésta corre al 50% con los sóviet locales; para ello, se reúnen 1 representante escogido desde los sóviet locales pertinentes para cada nación a la que pertenezcan, y un número igual de partisanos -designados de igual forma- en una reunión de índole decisiva exterior, y siendo cada acción considerada incorrecta desde los sóviet locales denunciada por el proceso habitual de denuncia-defensa-consesnso -explicado al acabar este capítulo detenidamente- y, de salir adelante la denuncia de los sóviet, disuelta la asamblea de política exterior para re-escoger a nuevos miembros que no coincidan con nadie que haya ejercido el cargo a ser posible, desde el sufragio directo y universal ejercido por el pueblo trabajador).
Las decisiones tomadas, tras las reuniones, si se declaran constitucionales por el Politburó o los Tribunales (que coinciden normalmente), serán condensadas en organismos provinciales, que asegurarán su puesta en práctica en la ciudad en que se haya tomado la decisión, y la hará oír en otros núcleos urbanos para cohesionar la materia legislativa en todo el territorio bajo su provincia. Así, el sóviet local tiene potestad directa sobre su núcleo urbano, y el empleo de los organismos provinciales se hace necesario por la necesidad presupuesta de información a otros núcleos urbanos sobre la actividad recogida en cualquiera de ellos, para hacer ver qué camino se está tomando desde una ciudad y si conviene seguirlo en caso o no de poseer condiciones productivas similares (si se toma una decisión que afecte al proletariado únicamente, pues el núcleo urbano en que se ha tomado dicha decisión carece de campesinado, un núcleo urbano que presente la situación inversa no se verá interesado en imitar el procedimiento, aunque se someta a votación qué hacer al respecto y qué legislar respecto a su realidad productiva como núcleo urbano; a cómo se configure su actividad laboral).
3-Sóviet provinciales:los sóviet provinciales se encargan, a parte de asegurar la puesta en práctica de las decisiones del sóviet local en la ciudad en que se haya tomado la decisión, y la hacerla oír en otros núcleos urbanos para cohesionar la materia legislativa en todo el territorio bajo su provincia, de traspasar dicha decisión a un sóviet nacional cuyas funciones quedarán expuestas a continuación.
Además, los sóviet provinciales se encargan de distribuir los medios requeridos para la puesta en práctica de la petición legisladora de cada sóviet local que quede bajo su cargo territorial.
A éstos sóviet se le da el parte de producción obtenida o el balance de situación de cualquier organismo para hacerlo llegar al sóviet nacional que los tiene a su cargo, haciendo un todo de la situación de cada núcleo urbano en materia de funcionamiento del trabajo realizado en cada uno de éstos.
4-Sóviet nacionales: reciben parte de los sóviet provinciales respecto a la materia de los factores productivos y el desarrollo del trabajo en los núcleos urbanos correspondientes y de cualquier irregularidad presenciada en el ámbito laboral o colectivo de los organismos bajo su influencia. Para su solución, el PC enviará a los ya mencionados comisarios, que serán distribuidos desde el sóviet nacional a los focos del problema (desde el órgano local donde se ha presentado el parte que les ha llegado mediante el organismo provincial al nacional).
Si al sóviet provincial se le daba parte de los factores productivos o laborales directamente desde las fábricas bajo su influencia (límites provinciales), los sóviet nacionales reciben dichos partes de todas las asambleas provinciales bajo su influencia, haciendo el mismo todo de información de la producción y labor a un ámbito mayor y con dicha información más concentrada y manejable.
Los sóviet nacionales organizan el cumplimiento de los preceptos organizativos y su correcto funcionamiento en todo el territorio a su cargo, controlando así que la facultad legislativa de los sóviet locales se haga patente llegando al sóviet central. De igual manera, distribuye la legislación de cada núcleo urbano por todo el territorio a su cargo, tendiendo así el mismo efecto de lucha contra la desinformación y cohesionamiento proletario que en su versión provincial, pero a un ámbito mayor. Para ésto, se ayuda del PC de la manera expuesta al principio del enunciado en este apartado.
A éstos sóviet, el central les otorga el material requerido para el correcto funcionamiento de las medidas locales, debido a que éstos nacionales le otorgarán el parte productivo total de cada nación que comprende el territorio, otorgando así entre todas al central el parte general de la producción del país, archivándose ésta para tenerla a mano para cualquier necesidad de distribución de los medios recopilados para cercionarse del cumplimiento de las legislaciones de cada sóviet local, que estarán en armonía gracias al sóviet provincial respectivo, armoniados a su vez éstos gracias a los sóviet nacionales aquí expuestos. Así, el central podrá llevar a cabo la función previamente expuesta con una facilidad relativa.
5-Sóviet central: como ya hemos comentado, el sóviet central posee la simple función de manejar los partes y hacer balances de la situación del país en general para poder actuar y proveer de materiales o ayudas a los sóviet locales en su afán legislador. Así, la información de los materiales disponibles o éstos mismos y el certificado de emplearlos se dirigirá al sóviet nacional para que éste los disponga según las peticiones en los diferentes organismos provinciales y que éstos, al fin, los otorguen a los sóviet locales para que cumplimenten su decisión en la práctica.
El Partido estará dentro de cada reunión local ya que, al estar constituido por trabajadores y ya que la política no es una profesión, tendrá miembros en los sóviet sindicales (normalmente comisarios que ayuden a la regulación de la colectividad) y en los locales, ya que en éstos se agrupan los sóviet sindicales en su totalidad y en éstos ya están trabajando los cuadros del Partido como campesinos, proletarios, médicos, etc etc...
A parte de ésto, su función es la ya comentada anteriormente: decidir sobre la política exterior desde una asamblea de cuadros del Partido y cada sóviet nacional (es decir, el proletariado de “a pie” también tiene aquí potestad que se le suma a su potestad total sobre la política interior) y comprobar la constitucionalidad o no de las medidas tomadas por el sóviet local.
-ELECCIONES A SÓVIET:
Cada 9 meses se escogen partidas de obreros para cada puesto de cualquier sóviet de rango superior al local, mediante el sufragio directo y universal de todos y cada uno de los obreros según cada sóviet local (donde se desarrolla la función de voto).
Así, esas partidas de obreros desarrollarán sus funciones por un semestre antes de volver a elecciones, en las que no tendrán cabida como candidatos a un mismo organismo soviético quienes ya hayan estado en ese mismo recientemente: el poder ha de ser repartido entre todos los miembros de la sociedad socialista, para evitar el burocratismo. Para ésto, también se evitarán los salarios por pertenecer a cualquier organismo soviético o al mismo Partido: el salario se dará debido al trabajo en un empleo. Por el mero hecho de desempeñar un empleo, deberás inscribirte en el correspondiente sóviet sindical, estés o no en el Partido (lo cuál es una decisión voluntaria que se culminará con el aprobado de quien procure acceder a éste en un test que declare tu capacidad o incapacidad de manejabilidad en el ámbito de las leyes constitucionales y en reconocer qué y qué no pone en peligro la base de la revolución popular y a ésta misma en consecuencia).


De paso dejo aquí mi visión personal del asunto:

EL PARTIDO; MARXISMO-LENINISMO:
·El Partido Comunista surge con la necesidad invariable de la emancipación de la clase obrera para su empoderamiento y liberación. Es el agente partero entre una sociedad (capitalista) y otra (comunista), pero a la hora de entablar dicho proceso del cuál el protagonista es únicamente la clase trabajadora (proletarios, campesinos, y demás “fauna” asalariada), podemos distinguir diferentes optativas.
La que nos llama aquí por su mayor universalidad y competencia es, ni más ni menos, que el Marxismo-Leninismo, el cuál hemos explicado con anterioridad (la sociedad soviética y su evolución), y en el cuál profundizaremos aquí, centrados en la figura del Partido Obrero. Este Partido ha de ser consecuente a las tesis leninstas para asegurarse un éxito más certero en la tarea de la revolución y la consecuente y seguida construcción y desarrollo del Estado soviético para consecuir la final desaparición de las clases junto al Estado (a medida que la utilidad de éste -la represión de una clase por otra- vaya disminuyendo hasta la inutilidad que le hará desaparecer).
La estructuración del Partido responde a los principios básicos de la colectividad obrera, que hará que éste se organice de la siguiente manera:
El Partido posee una célula en cada ciudad, más una célula ideológica nacional (por cada actual CCAA) que recoge a los miembros del mismo Partido de acuerdo al principio básicos de la democracia socialista: la amovilidad de cargos, ya sea temporal (un semestre antes de las elecciones a Politburó -la célula ideológica previamente mencionada-) o premeditada por el fallo de uno de los miembros activos del Politburó previamente mencionado, y la consecuente reelección de su cargo desde el pueblo soviético (partícipe de un sóviet sindical). Existiría también una célula central cuya misión es hacer balance desde el Partido de la evolución del país desde los diferentes politburós nacionales (el llamado Sóviet ideológico máximo -S.I.M.-), reuniéndose éstos en una sede elegida por los partisanos en general para hacer debate ideológico de las acciones desarrolladas en el país, así de la evolución de la debilitación de la necesidad del Estado (que sin embargo seguirá existiendo hasta el comunismo completo) y demás.
En la Dictadura del Proletariado (“Dicprol”), el Partido asumirá la función legislativa junto al sóviet supremo (que dejará de existir como tal en el socialismo), organizándose ambos para debatir la puesta en práctica de las misiones teóricas básicas del marxismo-leninismo, y cumplimentarla con leyes y planes económicos quinquenales.
En el Socialismo, el Partido se remite a la función de observación constitucional de las medidas tomadas por los sóviet locales de cada núcleo urbano en éste respectivo escalón de la organización territorial del país (cada sóviet decide sobre su propia ciudad en función a los datos de otras ciudades proporcionados y coordinados por los sóviets provinciales, estando éstos a su vez coordinados por los nacionales, y éstos por el central, etc...).
¿Cómo se hace ésto; la función de observación y seguridad constitucional de la vida política de los sóviet locales? Muy sencillo; como en cada reunión del sóviet local (e incluso provincial o nacional o incluso el central) habrá partisanos, éstos tomarán acta también de la reunión y transmitirán en la reunión del Partido el hecho a legislar desde el sóviet local respectivo, haciéndola pasar sintetizada desde las organizaciones locales del Partido hasta las provinciales, que sintetizarán las de todos los núcleos urbanos bajo su influencia para hacer lo propio hasta el sóviet nacional, y así sucesivamente hasta hacer llegar a una reunión del Politburó todos los temas tratados y el contexto social del núcleo urbano en cuestión (relatado desde la célula del Partido de cada uno de éstos, respectivamente) para que sea tratado y enviada una respuesta a los sóviet locales, que será distribuída a las provincias desde el sóviet nacional (habiéndolas éstos recibido desde el Politburó), y distribuyéndolas éstos a cada localidad de acuerdo con el núcleo urbano que elaborase tal o cual propuesta (para que cada una, respondida, vuelva al sóviet local de origen, aprobada, o suspendida).
Si el sóviet local pertinente no está de acuerdo con la decisión del Politburó, se procederá a las mencionadas reuniones mixtas de sóviet y Partido para sacar en claro una conclusión que convenza a ambas partes y seguir adelante con la democracia en su máximo esplendor (tomando el ejemplo del Socialismo).
Pero, ¿por qué el marxismo-leninismo? Muy fácil; porque es la rama del pensamiento (y praxis) marxista cuya evolución metodológica parte de las conclusiones planteadas y probadas (más argumentadas) por Vladimir Ilich Ulianov (“Lenin”) sobre aquéllos aspectos poco claros o de escaso desarrollo del mismo marxismo (no hubo tiempo para Marx y Engels para que éstos desarrollasen la organización práctica del socialismo, estando la experiencia comunera de 1848 exenta de este tramo de evolución de la extinción del Estado -aún no planteada-, y faltándole tiempo a cualquiera otra para desarrollarse hasta dicha etapa). Así, es la rama práctica (par cuya consecución se ha requerido una amplia base teórica, hablando de preceptos básicos e intransferibles del marxismo-leninimo) del marxismo más completa y más desarrollada en la historia del mundo, hecho por el cuál ha de servirnos a los comunistas para adaptar esos preceptos intangibles a la realidad cambiante de la materia (historia y mundo), dada de formas más o menos diversas en cada región mundial y período histórico, y, por ello, necesariamente aplicable de manera diferente según la época o país (en un país ruralizado no se puede llevar a cabo el mismo procedimiento que en uno altamente industrializado; aunque la economía campesina sea fundamental en ambos casos, el desarrollo de las fuerzas productivas posee un grado diferente que ha de ser tenido en cuenta por cualquier comunista para llegar a conclusiones viables bajo los preceptos ideológicos, base invariable, de cualquiera de ésos procedimientos propiamente dichos). Así, el marxismo-leninismo es la rama del marxismo que permite, en mayor medida y con falta de erratas infantiles o de planteamiento (otra cosa es lo que hiciesen autoproclamados m-l como el falaz Khrushev y su desdendiente nomenklatura clasista, creada por el obviamiento del principio de antielitismo del marxismo, desarrollado por el leninismoen su batalla contra el oportunismo), hacer que la humanidad la tome como arma para evolucionar por sus medios frente a la explotación salvaje perpetuada por el capitalismo, y formar una nueva sociedad tras el proceso de extinción del Estado (otra victoria frente al olvido de estas tesis marxistas desde el revisionismo, combatido sin tregua por el leninismo, lo que le adjudica otro triunfo histórico y de planteamiento); la sociedad comunista, sin clases, ni explotación del ser humano por sí mismo; justicia que alcanzará aquí su plenitud.

Gracias de antemano y corregidme lo necesario. Y desde luego perdón por el tocho Razz 
Salud!
avatar
Evta
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 24
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 10/01/2014

Re: Configuración ideal de un Partido Comunista.

Mensaje por Evta el Dom Ene 12, 2014 7:39 pm

Saludos,

Al hilo de lo que plantea me gustaría introducir cierto concepto para con el debate posterior que pudiese surgir.

AlejoSola escribió:¿Cómo pensáis que debería organizarse un Partido Comunista en el ámbito interno durante la Revolución y la Dictadura del Proletariado?.

Responder a tal pregunta es, sin duda, una tarea ardua y extensa. Como decía hace unos momentos considero menester recalcar cierto aspecto, para ello, y con el fin de contextualizar la misiva, citaré algo que usted ha mencionado:

AlejoSola escribió:Pero, ¿por qué el marxismo-leninismo? Muy fácil; porque es la rama del pensamiento (y praxis) marxista cuya evolución metodológica parte de las conclusiones planteadas y probadas (más argumentadas) por Vladimir Ilich Ulianov (“Lenin”) sobre aquéllos aspectos poco claros o de escaso desarrollo del mismo marxismo (no hubo tiempo para Marx y Engels para que éstos desarrollasen la organización práctica del socialismo, estando la experiencia comunera de 1848 exenta de este tramo de evolución de la extinción del Estado -aún no planteada-, y faltándole tiempo a cualquiera otra para desarrollarse hasta dicha etapa). Así, es la rama práctica (par cuya consecución se ha requerido una amplia base teórica, hablando de preceptos básicos e intransferibles del marxismo-leninimo) del marxismo más completa y más desarrollada en la historia del mundo, hecho por el cuál ha de servirnos a los comunistas para adaptar esos preceptos intangibles a la realidad cambiante de la materia (historia y mundo), dada de formas más o menos diversas en cada región mundial y período histórico, y, por ello, necesariamente aplicable de manera diferente según la época o país (en un país ruralizado no se puede llevar a cabo el mismo procedimiento que en uno altamente industrializado; aunque la economía campesina sea fundamental en ambos casos, el desarrollo de las fuerzas productivas posee un grado diferente que ha de ser tenido en cuenta por cualquier comunista para llegar a conclusiones viables bajo los preceptos ideológicos, base invariable, de cualquiera de ésos procedimientos propiamente dichos). Así, el marxismo-leninismo es la rama del marxismo que permite, en mayor medida y con falta de erratas infantiles o de planteamiento (otra cosa es lo que hiciesen autoproclamados m-l como el falaz Khrushev y su desdendiente nomenklatura clasista, creada por el obviamiento del principio de antielitismo del marxismo, desarrollado por el leninismoen su batalla contra el oportunismo), hacer que la humanidad la tome como arma para evolucionar por sus medios frente a la explotación salvaje perpetuada por el capitalismo, y formar una nueva sociedad tras el proceso de extinción del Estado (otra victoria frente al olvido de estas tesis marxistas desde el revisionismo, combatido sin tregua por el leninismo, lo que le adjudica otro triunfo histórico y de planteamiento); la sociedad comunista, sin clases, ni explotación del ser humano por sí mismo; justicia que alcanzará aquí su plenitud.

Pues bien, observar y debatir acerca de las tareas actuales es algo que deberíamos realizar pero que pertenece a otro debate - que no dudaría en tener con usted y demás camaradas si se terciase -. De lo anterior partimos de un punto clave en la historia, ¿Qué hacer?. Sin más intención que la de ofrecer una respuesta sintética diré que, estudiadas las condiciones actuales, la Reconstitución del MCI y la posterior conformación del PC son los objetivos primarios, dada la situación actual del revisionismo que se mantiene hegemonizado y que, por ende, pone en fase de detrimento la unidad dialéctica y el carácter revolucionario del marxismo.

Reavivar el Socialismo Científico, como reducto de la teoría de vanguardia, se convierte en la tarea principal, y completamente necesaria, para devolver a la corriente aquesta cosmovisión proletaria que se ha perdido con el ya nombrado, y hegemonizado, revisionismo. Para ello, el Balance del Ciclo de Octubre se convierte en la herramienta de acción para con esos propósitos.

Lo anterior puede encontrarlo de forma más extensa en artículos del MAI, por ejemplo, que versan sobre la cuestión y que, como le decía, estaría encantado de debatir con usted.

Si bien, lo anterior, aún pareciendo que no versa sobre la cuestión a tratar, está íntimamente ligado puesto que da paso a la siguiente parte de la misiva que vira en torno al aspecto a destacar que le comentaba.

La tarea principal es erradicar el revisionismo imperante y para que esta pugna pueda llevarse a término de forma óptima, necesitamos de la investigación teórica para lograr la posterior incorporación de los aspectos sobresalientes del marxismo y la ulterior eliminación de la ideología burguesa que ha ocupado los espacios de la ideología comunista a lo largo de la historia. Sí, como creo que usted decía, considerásemos el marxismo-leninismo como un compartimento estanco estaríamos obviando el materialismo dialéctico e histórico al no atender a las condiciones presentes y al declinar las posteriores experiencias que se tuvieron tras Marx, Lenin e incluso Stalin. Por esto, y para aprehender la crítica revolucionaria, es necesaria la investigación teórica que le comentaba y que, indefectiblemente - entre otros exponentes -, pasa por el estudio de Mao y el PCCh.

De lo último, y respondiendo a su pregunta, podemos extraer un concepto clave, la lucha de dos líneas (L2L). Esta L2L se convierte en una herramienta necesaria para la organización del PC durante los periodos que usted mentaba, debido a lo siguiente: mientras el Partido exista será porque la lucha de clases existe, y mientras la lucha de clases exista, inevitablemente, algunas ideas reaccionarias germinaran en elementos del Partido [1]. Es por esta razón que debe llevarse a cabo una lucha interna para combatir las contradicciones existentes dentro del Partido, ya que si no se hiciese la lucha no tendría sentido pues volvería a estar contaminada, volviendo a situaciones cuasi parecidas a las anteriores - aunque, y por incidir en ello, no creo que se llegue a la Revolución ni a la consiguiente Dictadura del Proletariado sin haber reconstituido la IC previamente -.

La L2L, pues, tiene completo sentido en tanto que es un fenómeno social que se producirá durante toda la existencia del Partido pero especialmente en la etapa de construcción del Socialismo en el camino hacia el Comunismo [2].

A modo sintético esto es lo que quería transmitirle, la lucha de dos líneas es un fenómeno clave para el ¿qué hacer? en esas instancias que usted planteaba. De la misma manera le invito a que lo estudie con precisión, así como también le invito a ser crítico con la experiencia pasada para de este modo tener en cuenta, en su carácter científico, un pertinente balance de la misma sin caer en (los al menos considerados por mi parte) errores que residen en considerar la ideología comunista un aparato estático, para nada dialéctico, y estanco en torno al marxismo-leninismo.


[1] Sobre la lucha de dos líneas (IV) - endefensademao.tumblr.com -
[2] Sobre la lucha de dos líneas (IV) - endefensademao.tumblr.com -

    Fecha y hora actual: Miér Oct 17, 2018 2:23 pm