"Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Jul 27, 2013 6:28 pm

    "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente de Santiago)"

    texto de Txarlie Axebra

    publicado en Diagonal en julio de 2013 - tomado de Rebelión.org

    Aunque el maquinista del tren siniestrado hubiera intentado cometer una imprudencia, ninguno de los sistemas se lo hubiera permitido si hubieran funcionado correctamente.

    Debo aclarar al comenzar este artículo que no soy un experto en trenes. Aunque estudié ingeniería, cambié la asignatura de Transportes de mi facultad por una asignatura sobre areonáutica durante mi Erasmus. Sin embargo, he crecido oyendo hablar de trenes, ya que mi padre, tío y abuelo fueron ferroviarios toda su vida. Gracias a internet y las redes sociales he podido mantenerme al día sobre el mundo ferroviario en el estado, pero no deja de ser un hobbie ocasional. No es de buen gusto hablar de accidentes y menos con tantas víctimas como éste, al menos para mí, pero algunos comentarios en Twitter me hicieron estar más activo en el tema de lo que me hubiera gustado.

    Hay muchos comentarios en las redes sociales o en los medios que intentan culpar del accidente a los maquinistas, el sistema de frenado o incluso los recortes presupuestarios. Otros incluso culpan a un plus que Renfe da a los maquinistas por ser puntuales con los trenes. Ninguna de estas hipótesis por sí sola es capaz de provocar un accidente como el del 24 de julio. De momento sólo sabemos que el accidente se ha debido a la velocidad a la que el tren tomó la curva, pero eso sólo ha valido para crear dos posibles teorías mayoritarias: o la culpa ha sido del maquinista según los medios afines al Gobierno o la culpa ha sido del sistema de señalización del tramo según sus opositores. Mi objetivo en este artículo es desmontar ambas.

    En las primeras horas después del accidente, una parte importante de la discusión en las redes sociales se centró en cuál era el sistema de frenado automático que llevaba el tren, lo que ha generado más confusión que aclaraciones, por desgracia. Hay un post muy bueno de @telepaco --- http://www.geotren.es/blog/pinceladas-tecnicas-ertms-nivel-1-y-asfa/ --- donde explica muy bien los dos sistemas, así que yo sólo voy a hacer un resumen para la gente más vaga (pero leedlo, lo mío va a ser una explicación muy burda).

    Desde los años 70, los trenes españoles usan ASFA, un sistema que informa al maquinista de cuál es la velocidad a la que debe circular y cuál es el estado de las señales que tiene en el próximo tramo (si debe frenar o acelerar). Grosso modo, podemos decir que es parecido a los sistemas de GPS para coches que nos avisan de dónde hay puntos negros, si estamos circulando por encima de la velocidad o de si hay un radar. Este sistema se diseñó en un momento en el que la tecnología no era tan fiable como los humanos y, por lo tanto, el sistema sólo actúa cuando detecta que el maquinista no está haciendo caso de las señales (por sufrir un desmayo, un despiste o una imprudencia). Es el que usan la mayoría de los trenes e incluso hay una versión para usarlo en tramos de Alta Velocidad, es decir, no puede haber sido por sí solo el causante del accidente.

    Cuando empezamos a conectar trenes con Europa y aumentar la velocidad de las vías, se comenzó a utilizar el sistema ERTMS, un sistema dotado de más inteligencia que su antecesor y que ya es capaz de tomar decisiones de forma más habitual, sustituyendo el anterior "avisador" por una conducción automática como la que ya está probando Google para coches. En este caso el conductor sólo actúa sobre el sistema si el control automático del tren falla o si hay un imprevisto en la vía como un objeto obstaculizando la vía, razón por la cual se instalan cámaras para detectar estos obstáculos en lugares como en el que sucedió el accidente, y gracias a lo cual tenemos el vídeo del siniestro.

    En este caso, el Alvia del accidente usa el sistema ERTMS durante todo su recorrido como LAV (Línea de Alta Velocidad), pero por motivos de compatibilidad con el resto de trenes que operan en la estación, pasa a usar el sistema de ASFA al entrar en vía convencional, cuatro kilómetros antes del punto donde tuvo el accidente. Para las velocidades de aproximación, el sistema ASFA funciona perfectamente, por lo que no se trata de recortar gastos, sino de mantener bien un único sistema en vez de dos mal.

    En caso de que alguno de estos sistemas falle, el maquinista en este caso se queda solo ante el peligro. Un tren pesa cientos de toneladas y frenarlo a más de 100 km/h no es algo trivial. Un frenazo demasiado brusco es tan peligroso como uno no lo suficientemente rápido, y sin los sistemas de ayuda al frenado, una tarea increíblemente difícil. Nada más lejos de aquellos artículos que acusan al conductor de imprudente, aunque hubiera intentado cometer una imprudencia, ninguno de los sistemas se lo hubiera permitido si hubieran funcionado correctamente.

    Ahora queda saber si lo que ha fallado ha sido la última baliza de la LAV, el sistema de ASFA, la sincronización entre ambos o la señalización y saber en qué medida los maquinistas han podido o no reaccionar a tiempo. La caja negra ha sido recuperada y está en manos del juez, por lo que tenemos la información suficiente para saber cuál ha sido la combinación fatal.

    El de ayer ha sido el mayor accidente ferroviario en el Estado en los últimos 70 años, desde el accidente del túnel del Bierzo en 1944 en el que supuestamente fallecieron 78 personas (aunque hay quien cree que el Franquismo maquilló las cifras oficiales). Eso quiere decir que las causas que lo han producido tienen que ser por necesidad una combinación igual de poco frecuente. Y en un caso no se trata sólo de buscar responsabilidades, si es que las hubiera, sino de aprender para que podamos evitar que se repita al menos en los próximos 70 años y, si hay suerte, que no se repita nunca más.


    Última edición por pedrocasca el Sáb Ago 03, 2013 12:29 pm, editado 6 veces

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Jul 27, 2013 6:30 pm

    Los Chikos del Maiz hacen publico un escrito sobre el accidente de Santiago

    julio de 2013 - Rebelión.org

    Apostar por la alta velocidad es política. Recortar en lo público es política. Despidos y ERE's en RENFE es política. Insinuar como una rata que detrás del descarrilamiento estaba ETA o Resistencia Galega es política. Que el tramo de la vía en el que el tren ha descarrilado fuera construido por una empresa que ha hecho donaciones en B al Partido Popular y aparece en los papeles de Bárcenas es política. Que se haya reducido en un 70% el gasto en RENFE destinado a mantenimiento es política. Que se penalice económicamente a los conductores de AVE que llegan tarde (o tengan primas por llegar antes que es lo mismo) también es política. Que el presidente del gobierno copie y pegue un comunicado del terremoto en China, mucho me temo que sí, también es política. Que los mismos bomberos en huelga la interrumpan para ir al rescate o los mismos médicos en paro despedidos por la Xunta Galega acudan a ayudar, también es política, de la buena además.

    Pero vosotros a lo vuestro. Podéis seguir pensando que la política es votar cada cuatro años como robots y una campaña electoral. Y gritar que los rojos judeo-masones politizamos las tragedias. Pero también, el no querer politizar la tragedia y pedir responsabilidades, es hacer política. Guardar silencio ante la injusticia es el mayor ejercicio de política. Pero claro, luego los que lo politizamos todo somos otros.

    El hecho de que se trate del mismo gobierno que hablaba de unos 'hilillos de plastilina' cuando el Prestige, que da ruedas de prensa en una tele de plasma o que haya pagado los abogados del caso Yakolev 42 con dinero negro, debería poneos en alerta pero no, creéis en el azar de la misma forma que creéis que los comunistas os van a quitar la casa, aunque luego quien os quita la casa sea el banco capitalista.

    Después como gilipollas, os sorprendéis cuando el Évole hace un reportaje sobre el accidente del metro de Valencia y ponéis el grito en el cielo, cosa que algunos llevábamos denunciando años. Tendremos que esperar a que lo diga la tele. De otra manera no os entra en la puta cabeza esa que tenéis de chorlito. Pero mejor hagamos como que nada ocurre y culpemos al azar y a la mala suerte, mejor incluso: culpemos al maquinista como se hizo en el Metro de Valencia y así no tendremos que pedir responsabilidades políticas. Mejor lamentarse que pelear ¿no?, es algo a lo que estamos muy acostumbrados los españolitos ¿verdad?

    Forza Galiza

    Repesp
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 477
    Reputación : 566
    Fecha de inscripción : 12/02/2011

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Repesp el Sáb Jul 27, 2013 6:33 pm

    A mí lo que me extraña es que, teniendo un buen historial el maquinista, de repente ese día va a esa velocidad en ese tramo, sabiendo que era peligroso. Los sistemas fallaron y todo eso, pero creo que se hubiese evitado si hubiese ido más despacio en esa curva...

    Raúl Valdés Vivó
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 377
    Reputación : 546
    Fecha de inscripción : 24/10/2012

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Raúl Valdés Vivó el Sáb Jul 27, 2013 6:37 pm

    Repesp escribió:A mí lo que me extraña es que, teniendo un buen historial el maquinista, de repente ese día va a esa velocidad en ese tramo, sabiendo que era peligroso. Los sistemas fallaron y todo eso, pero creo que se hubiese evitado si hubiese ido más despacio en esa curva...

    Los trenes modernos, y más los de alta velocidad tienen los mecanismos adecuados para evitar fallos humanos tales como por ejemplo si un conductor pierde el conocimiento y derivados. También disponen de mecanismos para evitar que al conductor "se le vaya la olla" psicológicamente. Por tanto, a la espera de las conclusiones de los técnicos, el tren cuenta con los mecanismos adecuados para evitar que por mucho que el conductor corra sobrepase la velocidad establecida. En este caso parece ser, especulaciones, que fallaron tanto las balizas como los propios mecanismos del tren. Claro que siendo Españistán muy posiblemente esos mecanismos ni fuesen implementados o estuvieran desactivados por el ahorro que supone.

    Repesp
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 477
    Reputación : 566
    Fecha de inscripción : 12/02/2011

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Repesp el Sáb Jul 27, 2013 7:01 pm

    Al final tanta inversión en alta velocidad para que luego ocurran estas cosas...

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Jul 27, 2013 7:02 pm

    Claro que siendo Españistán muy posiblemente esos mecanismos ni fuesen implementados o estuvieran desactivados por el ahorro que supone.

    En la red y en algún medio de comunicación (recogiendo comentarios de trabajadores y comunicados de sindicatos ferroviarios) se han dado a entender situaciones como que la curva propiciatoria del descarrilamiento era una recta en el trazado inicial pero por no gastar más en expropiar terrenos se dejó así; el proyecto de línea de alta velocidad no está terminado por los recortes y la inexistencia de una estación propia obliga a cambios en los sistemas de control que no siempre funcionan y cosas por el estilo.

    Independientemente de que el conductor obrara o no como debiera o estuviera o no realmente capacitado (física y psicológicamente) para esa función, es tremendamente mosqueante que desde el primer instante los medios de comunicación del régimen (incluyendo los periódicos deportivos) se centran en criminalizarle sin esperar a dictámenes técnicos fiables, con titulares que personalizan en él toda responsabilidad (y acciones  irresponsables por su parte en su vida cotidiana) y que no hablen de nada más.

    Es una vergüenza propia de las chapuzas made in spain o trapalladas, que creo que se dice en Galicia.

    ¿Al PP y a Rajoy en particular les viene bien que a un pobre trabajador le de un ataque de sed de velocidad y le importen un carajo (carallo) su vida y las de cientos de personas que están bajo su cargo en el tren?. Pues eso es lo que ha pasado en el horroroso accidente de Santiago según los medios de comunicación, durante unos días en los que la gente se echaba a la calle en algunas ciudades exigiendo la dimisión del Gobierno.

    Raúl Valdés Vivó
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 377
    Reputación : 546
    Fecha de inscripción : 24/10/2012

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Raúl Valdés Vivó el Sáb Jul 27, 2013 7:17 pm

    En la red y en algún medio de comunicación (recogiendo comentarios de trabajadores y comunicados de sindicatos ferroviarios) se han dado a entender situaciones como que la curva propiciatoria del descarrilamiento era una recta en el trazado inicial pero por no gastar más en expropiar terrenos se dejó así; el proyecto de línea de alta velocidad no está terminado por los recortes y la inexistencia de una estación propia obliga a cambios en los sistemas de control que no siempre funcionan y cosas por el estilo.

    Es peor aún. Es un tramo de la antigüa red viaria construida los primeros años del fascismo que se ha adherido a la nueva línea de alta velocidad. Vamos, un pegote para ahorrar gastos. Y sí, de hecho la línea no está siquiera terminada.


    Independientemente de que el conductor obrara o no como debiera o estuviera o no realmente capacitado (física y psicológicamente) para esa función, es tremendamente mosqueante que desde el primer instante los medios de comunicación del régimen (incluyendo los periódicos deportivos) se centran en criminalizarle sin esperar a dictámenes técnicos fiables, con titulares que personalizan en él toda responsabilidad (y acciones irresponsables por su parte en su vida cotidiana) y que no hablen de nada más.

    Pero es que tanto el tren como la línea teóricamente están capacitados para resolver este tipo de problemas. Hablando sencillo, aunque el conductor quisiera ir de vacile de poner el tren a 200 por hora, la misma tecnología del Alvia y de la vía teóricamente lo impide.

    Sobre la criminalización del conductor, con decir que se estaba ultimando con Brasil una compra multimillonaria de este tipo de trenes y tecnología ya está todo dicho.

    Resumiendo, que aunque el conductor fallase, existían mecanismos para minimizar al máximo el riesgo de accidente. Claro que vivimos en el capitalismo, y ya sabemos como funciona esto. Quizá la tecnología que en teoría es puntera, se tratase de piezas fabricadas por 2 duros en la enésima fábrica China sin controles de calidad y que como es lógico fallan más que una escopeta de feria.


    Repesp
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 477
    Reputación : 566
    Fecha de inscripción : 12/02/2011

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Repesp el Sáb Jul 27, 2013 9:16 pm

    La tecnología que tenemos que dicen que es puntera no lo es ni por asomo, es sólo un 'margen' que tienen los empresarios para sacar cada X tiempo componentes más 'avanzados' y obligar a sustituir los antiguos. Si de verdad se usara lo máximo que se puede hoy día se hablaría de algo muy distinto, no solo en el panorama de los trenes.

    Puede parecer teoría de la conspiración, pero piensenlo.

    Lo que ocurre es que a veces ese 'margen' es demasiado grande, más aún para zonas deprimidas, como Galicia, donde se dan a saco la ley del mínimo coste.

    De todas formas, yo creo que el maquinista en parte también tiene la culpa por ir a 190 en un tramo que teóricamente era de 80. Muy bien que el fallo se podría haber evitado perfectamente usando un tren aceptable, pero si estaba mentalmente estable y no estaba cansado, un poco sí que tiene la culpa. No quiero decir que haya que multarle, ni mucho menos (bastante tiene ya el pobre hombre con lo que le ha pasado).

    Creo que la verdadera polémica llegaría en caso de que se demuestre que el conductor no estaba bien en ese momento.

    Alexéi Fiódorov
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 61
    Reputación : 91
    Fecha de inscripción : 10/04/2013
    Edad : 33
    Localización : En un lugar de la mancha...

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Alexéi Fiódorov el Dom Jul 28, 2013 7:01 pm

    El gobierno y las empresas implicadas han encargado a los medios alinear a la opinión pública con su concepto sesgado y manipulado de "error humano", y lo están consiguiendo con pleno éxito viendo el numero de casos parecidos de los últimos años. Lo que hay que tener en cuenta es que el error es una constante y que los sistemas de seguridad están para solucionar el error humano y no al contrario. Cuando se desarrolla un sistema de seguridad se hace pensando que el error humano esta ahí aunque todavía no ha ocurrido, no sucede por el azar ya que el error va ha aparecer tarde o temprano al ser la naturaleza del hombre imperfecta. Que el conductor del tren hiciera 3.000 veces (como alguno ha dicho en la TV) ese recorrido, solo significa que el conductor es un buen profesional pero esa profesionalidad no es ningún sistema de seguridad, simplemente una garantia. Todos los cursos de seguridad que se imparten a los trabajadores tendrían que empezar y profundizar en este concepto tan básico y no simplemente mencionarlo o ni eso, así nos evitaríamos las opiniones  en contra del conductor, sin pruebas influenciadas únicamente por el acontecimiento al carecer la gente de los conocimientos necesarios.
    Os dejo un texto que profundiza en el tema: "El error humano y el control de las causas
    de los accidentes" (MAPFRE SEGURIDAD. N.o94)
    SUMARIO:
    El error humano es la primera y principal atribución como «causa» de la mayoría de los accidentes. En este trabajo se revisan las razones de la insistencia sobre el error humano y se analiza el porqué es una de las principales «barreras de cristal» de la prevención en la medida en que su «hallazgo», en cualquier accidente, constituye el principal inhibidor para realizar una prevención efectiva, ya que supone renunciar a no pasar de planteamientos entre obvios y banales. Se considera el papel del «error humano» en las técnicas prospectivas (sobre los riesgos) y en las retrospectivas (los análisis de accidentes), y su relación con la «paradoja del factor humano» en seguridad. En este trabajo se intenta demostrar que las propiedades del «error humano» de inmediatez, internalidad, inestabilidad, lo convierten en prácticamente incontrolable, por lo que, aunque tuviera algún valor descriptivo o explicativo de los accidentes, no lo tiene ni predictivo ni preventivo. Como alternativa se propone definir las características de las causas de los accidentes para que sean controlables y posibiliten una prevención
    efectiva.

    Habeas_Corpus
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2019
    Reputación : 2066
    Fecha de inscripción : 30/11/2011
    Localización : Euskal Herria

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Habeas_Corpus el Lun Jul 29, 2013 12:21 pm

    Que sepáis que el pescado en este caso ya está vendido. El maquinista se va a comer todo el marrón, porque hay demasiados intereses, políticos y económicos, en cuanto a RENFE, Adif y la alta velocidad, que se los estamos vendiendo a países árabes y a los EEUU como lo mejor que hay.

    maks09
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 3
    Reputación : 3
    Fecha de inscripción : 19/03/2012

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por maks09 el Lun Jul 29, 2013 11:01 pm

    Hola.

    Unos comentarios sobre sistemas de seguridad en la LAV Orense - Santiago

    El sistema ERTMS termina en el km 80.

    El accidente se produce en el Km 84 donde está presente el sistema ASFA analógico.

    Aunque ERTMS llegara hasta la estación de Santiago hubiera ocurrido lo mismo ya que los ALVIA llevan el equipo embarcado de ERTMS desconectado en todo el recorrido

    El sistema ASFA analógico proporciona información sobre el aspecto de la señal. Si el maquinista reconoce la indicación de ASFA puede ir a la velocidad que quiera. (Excepto si la señal indica parada)

    El maquinista sabe que tiene que reducir velocidad, porque asi esta señalizado, desde que termina la zona ERTMS.

    El maquinista no reduce la velocidad porque (esto es lo que se investiga), aunque la via está señalizada para que asi lo haga. 4 km es una distancia mas que suficiente para reducir la velocidad de un ALVIA de 200 a 80

    Los trenes los conducen los maquinistas no los sistemas de seguridad, ni la infraestructura, ni las maquinas ni los pasajeros ni los puestos de mando locales, ni los puestos de mando centralizados.

    Los trenes no son automaticos son de conduccion manual y los conducen los maquinistas.

    Si los sistemas de seguridad no fallan (y aqui no han fallado) las responsabilidad es del maquinista.

    Saludos








    Habeas_Corpus
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2019
    Reputación : 2066
    Fecha de inscripción : 30/11/2011
    Localización : Euskal Herria

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Habeas_Corpus el Mar Jul 30, 2013 12:18 am

    maks09 escribió:

    Si los sistemas de seguridad no fallan (y aqui no han fallado) las responsabilidad es del maquinista.

    Saludos

     



    Eres el perito del caso? Tu como los del ABC, que a la hora de haber pasado el suceso ya estaban inventándose la noticia para criminalizar al maquinista.

    maks09
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 3
    Reputación : 3
    Fecha de inscripción : 19/03/2012

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por maks09 el Mar Jul 30, 2013 9:55 am

    Hola,

    Leo este foro porque en lineas generales se trata de hacer un análisis científico de la realidad.

    El sistema ASFA analógico no regula la velocidad del tren. El sistema ASFA analógico frena el tren en caso de que sobrepase una señal en rojo (parada).

    El maquinista regula la velocidad del tren cuando el sistema de seguridad instalado es ASFA analógico.

    El maquinista puede ver la señalizacion lateral (señales, cartelones,...) hasta velocidades de 200 Km/h.

    Hasta velocidades de 200 Km/h el sistema ASFA analógico es suficiente para garantizar la seguridad.

    Desde el Km 80 donde termina la zona ERTMS la velocidad del tren está limitada por debajo de 200 Km/h.

    En esta zona no es necesario ERTMS, ASFA analógico es suficiente.

    Si el tren hubiera sobrepasado una señal en rojo y no hubiera frenado, el fallo es del sistema de seguridad. Este no es el caso.

    En zonas donde la velocidad del tren está limitada por debajo de 200 Km/h el control de la velocidad es exclusivamente responsabilidad del maquinista, porque él tiene la capacidad de ver la señalización lateral donde le indica la velocidad a la que debe ir y ajustar la velocidad del tren a las indicaciones que ve.

    Saludos

    critica+
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 172
    Reputación : 175
    Fecha de inscripción : 06/12/2011

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por critica+ el Mar Jul 30, 2013 8:05 pm

    maks09 escribió:

    El maquinista puede ver la señalizacion lateral (señales, cartelones,...) hasta velocidades de 200 Km/h.

    Hasta velocidades de 200 Km/h el sistema ASFA analógico es suficiente para garantizar la seguridad.

    Desde el Km 80 donde termina la zona ERTMS la velocidad del tren está limitada por debajo de 200 Km/h.

    En esta zona no es necesario ERTMS, ASFA analógico es suficiente.

    Si el tren hubiera sobrepasado una señal en rojo y no hubiera frenado, el fallo es del sistema de seguridad. Este no es el caso.

    En zonas donde la velocidad del tren está limitada por debajo de 200 Km/h el control de la velocidad es exclusivamente responsabilidad del maquinista, porque él tiene la capacidad de ver la señalización lateral donde le indica la velocidad a la que debe ir y ajustar la velocidad del tren a las indicaciones que ve.

    Saludos

    zas!zas!zas!

    Ninguna señal física advierte en la vía de que debe reducirse la velocidad a 80 km/h
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/07/30/balizas-previas-curva-dieron-via-libre-tren-fuese-200-kmh/00031375199780398106594.htm

    El jefe del ADIF admite ahora que el ERTMS habría evitado el siniestro
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/07/30/jefe-adif-admite-ertms-habria-evitado-siniestro/0003_201307G30P8991.htm?utm_source=buscavoz&utm_medium=buscavoz

    El maquinista hablaba por teléfono con Renfe en el momento del descarrilamiento (le llamaron)
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/07/30/accidente-santiago-maquinista-hablaba-telefono-renfe-momento-descarrilamiento/00031375198961880121605.htm

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Mar Jul 30, 2013 9:33 pm

    Poema de Carlos Galeón sobre mentiras y omisiones acerca de la gran tragedia ferroviaria de Santiago de Compostela

    La tragedia ya ha ocurrido
    y no tiene vuelta atrás,
    pasado el tiempo afligido
    veamos lo que hay detrás
    haciéndolo con sentido.

    No se trata de ir buscando
    quién ha sido el culpable,
    sino de ser responsable
    y empezar investigando
    todo lo que sea probable.

    Decir que fue el maquinista
    no lo traga ni un jumento,
    que es excusa surrealista
    y ni sirve de argumento
    ni tema de un fabulista.

    Si es que ha sido por recortes
    debido a la austeridad,
    que tengan la dignidad
    de decir también qué importes
    tienen la seguridad.

    Que intenten que nos traguemos
    que todo ha funcionado,
    como si fuéramos memos,
    que nada les ha fallado,
    es evitar que pensemos.

    Que ya bien les conocemos
    y sabemos su afición
    a pensar que enmudecemos
    formando una comisión
    con que nada esclarecemos.

    No queremos comisiones
    sino saber la verdad
    con certeza y equidad,
    y si ha de haber dimisiones,
    que las haya en brevedad.

    Si fue la seguridad
    lo que esta vez ha fallado
    porque por rapacidad
    fue en su día retallado
    por dalle viabilidad.

    Que nos lo digan bien claro
    y no anden con medias tintas,
    que no busquen el amparo
    de empezar a hacernos fintas
    con su típico descaro.


    asterisco
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 274
    Reputación : 301
    Fecha de inscripción : 13/10/2010
    Localización : Asturias

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por asterisco el Mar Jul 30, 2013 11:19 pm

    maks09 escribió:
    responsabilidad es del maquinista.

    Hasta el foro comunista han tenido que llegar los voceros de la versión oficial a sentar cátedra de lo que ellos consideran la verdad inamovible de los hechos ciéntificos siempre y cuando los hechos no vayan más allá de la punta de sus narices, o lo que es lo mismo, no contradigan los intereses de clase que hay detrás de todo ello. Los trenes los conducen los maquinistas, pero los trenes no van por el mundo aislados de toda la infraestructura tanto física como organizativa que es la red ferroviaria, la cual no la dirigen los maquinistas. El hecho de que haya una curva donde el plan inicial era que hubiese una recta ,pero el recorte en el presupuesto lo torció, que las políticas basadas en criterios empresariales de eficiencia presionen sobre los trabajadores para aumentar la velocidad, que muchas de las victimas eran trabajadores gallegos obligados a irse a trabajar a Madrid porque en Galicia no encuentran trabajo, o de que hay que cacarear la supuesta super seguridad de los trenes españoles como si nos fuera el pan en ello porque hay en juego un contrato millonario para que la burguesía española pueda esquilmar al pueblo brasileño 12000 millones de euros, todo eso los voceros de la versión oficial lo barren debajo de la alfombra con sus criterios técnicos ciegos de mierda y su sopa de siglas afsa ermts y no sé que más.

    No mercenario maks09, los comunistas no aceptamos que la clase obrera seamos los currantes que conducimos la máquina, los que le hacemos el mantenimiento, los que morimos en ella cuando descarrila, todo para la gloria y perpetuación de los intereses burgueses, y que encima se le quiera cargar toda la culpa de lo sucedido A QUIEN MENOS CULPA TIENE, AL POBRE MAQUINISTA, cuya foto esposado entrando en los juzgados se ha visto en todas partes mientras todos los criminales de la liberalización y la eficiencia en los servicios públicos no solo se van de rositas sino que se les otorgan microfonos y tribunas para que pontifiquen a los cuatro vientos su total falta de responsabilidad en lo sucedido, ayudados además por mercenarios ciberneticos como tú que se dedican a patearse todos los rincones de la red para soltar la cagarruta de consigna diseñada desde el minuto 1 acerca de que la culpa es del maquinista.

    La culpa es de la burguesía que todo lo quiere para ella a cualquier precio y no tiene reparo en explotar al mundo y a la humanidad en su carrera loca hacia los beneficios, y en bombardear paises y en cargar como una mafia organizada, lo que es, contra un trabajador que lo unico que ha hecho toda su vida es conducir trenes sin hacer daño a nadie y sufrir el acoso laboral de todos los buitres capitalistas que quieren hacer negocio con los trenes tanto en España como en el extranjero. Todos esos tontos inutiles criminales psicopatas y mentirosos son los que presumen de ser los creadores de la red super segura de trenes en españa, mientras los hechos contradicen las medallitas que se cuelgan de la solapa.


    maks09
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 3
    Reputación : 3
    Fecha de inscripción : 19/03/2012

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por maks09 el Miér Jul 31, 2013 4:04 pm

    Hola

    Primer enlace dice:

    Las dos balizas previas a la curva en la que se accidentó el tren en Santiago indicaban al conductor «vía libre», lo que significa que podía circular a 200 kilómetros por hora.

    Mentira: Las dos balizas previas a la curva en la que se accidentó el tren en Santiago indicaban al conductor «vía libre», lo que significa que PUEDE CIRCULAR A LA VELOCIDAD MAXIMA QUE PERMITE LA VIA.

    Luego dice:

    no hay ninguna señal física que advierta que es obligatorio reducir la velocidad a 80 kilómetros por hora, aunque esta limitación sí aparece «en el libro horario y en el cuadro de velocidades máxima»

    Si no hay señales que indiquen "fisicamente" al conductor que debe reducir la velocidad, la via nunca habria entrado en servicio.

    Segundo enlace:

    El jefe del ADIF admite ahora que el ERTMS habría evitado el siniestro.

    Por supuesto que lo habría evitado pero en el tramo del accidente ECTS no es necesario:

    La velocidad está limitada por debajo de la velocidad a la que un maquinista es capaz de controlar manualmente el tren.



    El reglamento general de circulación de ADIF se puede descargar gratuitamente de internet. Si no lo encuentras puedo enviartelo de la forma que te parezca. Documentos sobre señalización ASFA y ECTS tambien son de dominio publico.




    "La culpa es de la Burguesia"

    Eres poco riguroso para llamarte a ti mismo comunista. Yo si soy comunista. La culpa de las 79 muertes es del maquinista por tomar a 190 una curva que debe tomar a 80.

    La pena es de 8 años de prisión. Espero que la cumpla íntegra aunque la verdadera pena para él es saberse responsable de 79 muertes y muchos lisiados de por vida.

    Saludos

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Chapaev el Miér Jul 31, 2013 9:44 pm

    maks09 escribió:

    ¿pero alguien ha visto a un burgues trabajar de conductor de trenes o de algo en su vida?

    Si la sociedad es suya e imponen su dictadura, la responsabilidad es suya.



    ¿cuantos parados han muerto en este accidente?

    y ¿cuantos rentistas?

    ¿Donde estan los datos de clase del uso de las infraestructuras?

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Jue Ago 01, 2013 11:54 pm

    ¿Accidente inevitable o catástrofe neoliberal? - Tragedia en Santiago

    texto de Brais Fernández - publicado en Viento Sur en agosto de 2013
     
    Han pasado ya unos días desde que se produjo la tragedia del accidente de tren en Santiago de Compostela que ha dejado 79 muertos y decenas de heridos. La información que recibimos es muchas veces contradictoria, con diferentes esferas interactuando, desde la dimensión política pasando por la técnica hasta la mediática. Podemos intentar hacer un pequeño balance en torno a algunos ejes esenciales, teniendo en cuenta que es muy posible que aparezca de nueva información.

    ¿Qué ha pasado? Entre la información y la construcción político-mediática de la tragedia.

    Justo inmediatamente después de descarrilar el tren, se desató la especulación en torno a lo que había provocado el trágico suceso. Las tres hipótesis manejadas fueron el “error humano”, “insuficiencia técnica”y el “atentado”. Como podremos ver, algunas no son necesariamente incompatibles, aunque tampoco unívocas. Pero empecemos por la tesis del atentado.

    La tesis del atentado fue rápidamente desechada por el Ministerio de Interior, no sin antes ser considerada como plausible por fuentes del Ayuntamiento de Santiago de Compostela. Algunas cadenas como el Canal 24 horas de RTVE se hicieron eco de esta posibilidad, difundiendo de forma ambigua que los vecinos habían escuchado tres grandes explosiones. El hecho de que se filtrara desde una institución oficial una versión de este tipo dice mucho de la visión con la que encaró la tragedia la corporación compostelana (gobernada por los sectores más ultras del Partido Popular): una oportunidad política para aprovechar el dolor, un intento de sembrar dudas sobre determinados sectores de la población (casualmente, los días 24 y 25 de julio la izquierda nacionalista celebra actos conmemorando el “día da patria galega”), así como desviar la atención sobre cualquier posible fallo técnico. Como era de esperar, esa hipótesis ha sido descartada, pero es curioso que la metodología sea especular con un tesis de este tipo sin tener la más mínima evidencia.

    Las otras dos hipótesis (error humano e insuficiencia técnica) están encima de la mesa y no son necesariamente incompatibles. El maquinista, Francisco José Garzón, con más de dos décadas de experiencia, ha sido imputado por homicidio involuntario, acusación por la cual podría ser condenado a entre 2 y 12 años de prisión. Deberá comparecer semanalmente en el juzgado y devolver la licencia durante seis meses, con lo que queda inhabilitado para pilotar trenes hasta febrero de 2014. Ha admitido que “se despistó”, equivocándose a la hora de identificar el tramo y frenando demasiado tarde. La imagen de un hombre completamente abatido, psicológicamente destrozado por la tragedia, ha copado las portadas de periódicos y telediarios, siendo el eje entorno al cual se construía el relato oficial, tanto político como mediático. Los mass media del régimen no ha dudado en convertirlo en convertirlo en el protagonista de la tragedia, con una campaña de dudosa ética periodística, en la que se llegó a difundir sus “estados” de facebook sacados de contexto, presentándolo como un imprudente que, tarde o temprano, estaba abocado a cometer un crimen. Las portadas de los diarios de la extrema derecha como ABC o La Razón han impulsado alegremente esta campaña, resaltando a la vez su afiliación al Sindicato de Maquinistas/1.

    El maquinista ha sido juzgado mediáticamente en paralelo a la escasa importancia concedida a las insuficiencias técnicas que pudieron permitir el accidente. El gobierno de la Xunta de Galicia ha llegado insinuar que hay causas oscuras detrás de las exigencias de investigar si ha existido un déficit técnico/2.

    Hay causas perversas en este intento de enterrar estas hipótesis. La emergente industria de la alta velocidad ferroviaria, formada por empresas estatales y privadas, se ha convertido en uno de los referentes de la “marca España”, impulsando construcciones juzgadas innecesarias por la población (los vecinos de Angrois, lugar del accidente, llevaban meses organizándose contra la construcción del AVE), pues suprimen líneas de corta o media distancia consideradas poco rentables económicamente pero si útiles socialmente, muy empleadas por la población trabajadora para desplazarse a diario. Por otra parte, este influyente sector está actualmente participando en un concurso paraconstruir un AVE en Brasil, compitiendo con diferentes empresas internacionales. Una de las precondiciones para optar a la concesión es no haber sufrido ningún accidente provocado por un fallo técnico en los últimos cinco años. La empresa china Communications Construction ya ha sido descartada del concurso por un accidente en la provincia de Zhejiang que dejó 33 muertos/3. La ministra de Fomento Ana Pastor, cuyo ministerio no ha dudado en señalar al maquinista como único responsable de la tragedia/4, ha viajado recientemente a Brasil para defender los intereses españoles (por “intereses españoles” se entiende, obviamente, “intereses de las empresas españolas”), que se juegan un contrato de nada menos que de 12.000 millones de dólares. El plazo dado a los consorcios por el Estado brasileño para presentar el proyecto expira el 16 de agosto: el objetivo del gobierno, empresas y judicatura parece demostrar rápidamente la culpa del maquinista para poder seguir optando a un negocio tan jugoso. Parece que los intereses privados son antagónicos al derecho social de conocer las auténticas causas del accidente.

    Sin embargo, algunas grietas se han abierto en el relato oficial. El presidente de Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Gonzalo Ferre, ha admitido que el siniestro se podría haber evitado si hubiera contado con un sistema de seguridad ERTMS (que reduce automáticamente la velocidad anulando cualquier posibilidad de que un fallo humano termine en accidente), instalado en la mayor parte de la alta velocidad española/5. Los sindicatos de maquinistas también han resaltado lo anacrónico de los sistemas de señalizado. eldiario.es ha revelado que el sistema de seguridad del tramo donde se produjo el accidente tenía más de medio siglo, demostrando que sustituyendo los dispositivos analógicos instalados por unos digitales (cuyo coste es de tan solo 12.000 euros), el accidente se podría haber evitado. El dispositivo ya está instalado en otros tramos de la misma ruta del siniestro/6.

    Como vemos, desde un punto de vista lógico, las versiones del “fallo humano” y “deficiencias técnicas” no son necesariamente incompatibles. Pero es necesario aclarar una cuestión fundamental: la tragedia ha podido ser contingente, pero no inevitable. El fallo humano ha podido existir, pero no hubiera provocado muertos de haber estado en funcionamiento los medios técnicos adecuados. Estos medios técnicos no son ciencia ficción ni vivimos en el siglo XIX , cuando la conducción del ferrocarril dependía de la suerte y pericia del maquinista. El relato, completamente ideológico, de asociar el error del trabajador a culpabilidad, está completamente sobredeterminado por un hecho concreto: los intereses económicos privados se anteponen a sacar a la luz la verdad con todas sus consecuencias; se obvia que el error podría no haber acabado en tragedia. La tecnología y su uso distan de ser neutrales o apolíticos (aunque la técnica tenga una dimensión relativamente autónoma): el maquinista está sometido a los ritmos que impone la máquina. No deja de ser trágicamente amargo que existiendo las posibilidades tecnológicas para evitar el accidente, el relato político de los intereses económicos privados se imponga al técnico. La tecnología pasa a ser secundaria cuando priman los intereses de unos pocos. Lo grave de la línea argumental dominante es que no se traza con una perspectiva de evitar que una tragedia así vuelva a ocurrir, sino de cazar el culpable lo antes posible, enterrar responsabilidades políticas y seguir haciendo negocios.

    Las respuestas políticas: desde abajo y desde las instituciones.

    La reacción del pueblo gallego y de otras nacionalidades del Estado español ha sido una auténtica muestra de solidaridad popular. En reacción al impacto de la tragedia, la noche del siniestro los trabajadores públicos respondieron con gran eficacia y entrega. Enfermeras en paro acudieron para colaborar en los hospitales. Psicólogos voluntarios ofrecieron su trabajo para apoyar a las víctimas, familiares o vecinos. Bomberos suspendieron huelgas para ayudar en las labores de rescate. La ciudadanía gallega respondió donando masivamente sangre, hasta que las autoridades sanitarias declararon que no se necesitaba más. Miles de mensajes de solidaridad se expresaban en las redes sociales. La política con mayúsculas invadió Galiza, demostrando que las clases populares pueden responder a las situaciones adversas con solidaridad y cooperación, lejos de la competencia impuesta por la lógica capitalista.

    El problema viene de otra parte. La coordinación de los servicios públicos (responsabilidad de las autoridades) ha distado de ser eficiente. El operativo de emergencia requerido tardó más de 100 minutos en activarse/7. Decenas de heridos fueron derivados a la sanidad privada, cuando el hospital más cercano era público, siendo el hecho denunciado por los propios trabajadores/8.

    La otra parte de la respuesta política, más allá de la gestión post-accidente, ha sido la del relato institucional. Los políticos del Partido Popular han optado por una línea de defensa de los intereses empresariales, culpando al maquinista del suceso. El PSOE ha desaparecido del mapa político, confiando en una explicación parlamentaria que tardará días en llegar, si es que llega. Durante los días posteriores a la tragedia, los cargos públicos de la derecha han tratado de imponer un silencio sobre la tragedia, instrumentalizando el dolor, acusando a las voces disidentes del relato oficial de intentar “politizar” la tragedia, mientras ellos recorrían las zonas del accidente, visitando heridos y sacándose fotos junto a las familias. Es amargamente irónico que sean los mismos responsables de los recortes y de las políticas de austeridad que degradan los servicios públicos, precarizando a los trabajadores y subordinando el bienestar de la mayoría a los intereses del capital privado, los que acusen de "politizar" la tragedia. La clase dominante tiene un gran interés en decidir lo que es político y lo que no. La prensa del régimen ha contribuido a esa “despolitización” (esto es, que solo los responsables políticos gobernantes pueden hablar de política) mercantilizando la tragedia, convirtiendo el dolor de las familias en imágenes listas para el consumo. La culminación de esa dinámica ha sido la conmemoración oficial por las víctimas en forma misa nacional-católica en la catedral de Santiago, con la presencia de los príncipes y la curia religiosa. Todo un ejemplo de "neutralidad": el funeral convertido en un cínico mitin del régimen del 78.

    Sin embargo, esta representación ha sido cuestionada desde la izquierda. En primer lugar, se suspendieron los actos conmemorativos del “25 de xullo, día da patria galega”, que iban a celebrarse el día después de la tragedia. Después, la izquierda, tanto la parlamentaria (AGE y BNG) como la extraparlamentaria se ha negado a suscribir el relato oficial, sin caer en la criminalización del maquinista, defendiendo la labor de los trabajadores públicos y exigiendo una investigación independiente que determine las responsabilidades políticas/9. Es particularmente significativa la brecha en el consenso institucional abierta por la izquierda parlamentaria, negándose a participar en los actos oficiales organizados por el Partido Popular, alimentando así el “espíritu de escisión” con respecto a la versión de la clase dominante. Una buena parte de la sociedad civil no está dispuesta dar por válido acríticamente el relato de la clase dominante, pues la credibilidad de los políticos y empresarios está seriamente erosionada por sus actuaciones en casos como el Prestige o el 11-M. Las políticas austeritarias, junto con los escándalos de corrupción, también han mermado la convicción de que los representantes públicos ofertan todos los medios disponibles para ayudar al ciudadano común. Esta crisis de legitimidad es una ventana de oportunidad para que una catástrofe como la de Compostela sea investigada, no se permita que el maquinista sea el “cabeza de turco”, se haga justicia con las víctimas, y no vuelva a suceder una tragedia a todas luces evitable.

    A modo de conclusión: los límites del modelo neoliberal.

    El modelo neoliberal, consistente en combinar privatizaciones con desinversiones en lo público para pagar la deuda y un modelo de gestión mimético a los parámetros de la empresa privada, ha quedado seriamente desprestigiado con esta tragedia. En el terreno de la eficacia de la actuación post-accidente, el caos del gerencialismo burocrático solo ha sido compensado por la voluntad y las ganas de trabajadores públicos. La infrautilización de los hospitales públicos, que convierte el derecho a la asistencia de los heridos en una transferencia de recursos públicos al sector privado, y el caos en la organización de la respuesta de urgencias se han introducido en la agenda política.

    En el terreno de la prevención, el fracaso del proyecto neoliberal a la hora de aplicar las medidas técnicas apropiadas es más que evidente. Los trabajadores de Renfe (empresa estatal de ferrocarril) llevan años reclamando más inversiones en el sector público, mientras que los ingenieros que advirtieron de la peligrosidad del trazado donde se produjo el accidente no fueron escuchados, lo cual cuestiona seriamente el mito de la eficacia de la gestión de carácter empresarial. En este caso, la impermeabilidad de la gestión neoliberal, la falta de democracia en las políticas públicas, ha generado una catástrofe social gravísima.

    En el terreno de la clarificación posterior de los hechos, los intereses del capital han chocado duramente con los intereses de las familias y de la ciudadanía. La clarificación del suceso se ve obstinadamente bloqueada por los intereses del sector de la industria del ferrocarril, más preocupada por mantener sus contratos millonarios que de depurar responsabilidades y aclarar los hechos para evitar que vuelvan a suceder. El Partido Popular, junto con el silencio cómplice del PSOE, se ha encargado de dar cobertura política a los intereses de unos pocos, demostrando su completa subalternización al empresariado y su escasa lealtad a la ciudadanía. La prensa ha oscilado entre la morbosidad mercantilista de convertir el dolor en espectáculo y una campaña para criminalizar al maquinista. Los gobernantes no han estado, ni mucho menos, a la altura de un pueblo que ha respondido con solidaridad popular a la tragedia. La actitud de la izquierda política y la desconfianza de las clases populares hacia la versión oficial abren un resquicio de esperanza para que la tragedia se clarifique. La batalla será dura, pero existe un deber ético ineludible, tanto por los que ya no estarán con nosotros como para evitar futuras tragedias.

    Notas:

    1/ http://www.lamarea.com/2013/07/28/errores-y-mentiras-en-los-medios-sobre-el-accidente-de-tren-en-santiago/

    2/ http://www.elpais.com.uy/mundo/tragedia-arruinar-espanoles-exportar-trenes.html

    3/ http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07/25/galicia/1374783173_665541.html

    4/ http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/07/28/gobierno-une-adif-renfe-descargando-culpas-conductor/0003_201307G28P3991.htm

    5/ http://www.lavanguardia.com/sucesos/20130729/54378947952/presidente-adif-siniestro-evitado-seguridad-ertms.html

    6/ http://www.eldiario.es/sociedad/Alvia-Adif-Renfe-Asfa-Digital_0_158184435.html

    7/ http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07/27/galicia/1374958484_530107.html

    8/ http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07/28/galicia/1375041728_327918.html

    9/ http://alternativagalega.com/age-fronte-ao-accidente-en-angrois/

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Ago 03, 2013 12:27 pm

    Accidente ferroviario ¿Se señalan todas las causas?

    Concepción Cruz Rojo (militante del SAT)

    Cádiz, 1 de agosto de 2013 - publicado en La haine

    Es poner en su lugar todas las causas para señalar a los verdaderos culpables y a las auténticas responsabilidades y actuar para erradicarlos  

    Ya hemos hablado, y mucho se ha escrito y analizado, sobre las causas que producen los problemas de salud como los accidentes, aunque el último ocurrido en Santiago de Compostela es de una magnitud y tragedia tal que nos motiva esta reflexión sobre sus causas. Y para ello es esencial comprender la relación dialéctica entre el azar y la necesidad, entre lo casual y lo causal. No es una retórica gratuita, no es un superficial y frívolo juego de palabras, es pura praxis, es pura intención de poner las cosas en su sitio, a los responsables y responsabilidades de un drama. Es, en definitiva, poner en su lugar todas las causas para señalar a los verdaderos culpables y a las auténticas responsabilidades y actuar para erradicarlos y evitarlos en el futuro.

    Decíamos en cierta ocasión que “frente al determinismo y el mecanicismo que aún predominan en los análisis de las ciencias de la salud debemos considerar un hecho básico: que hay determinación en la indeterminación e indeterminación en la determinación. ¿Qué quiere decir esto? Si analizamos cualquier acontecimiento de la naturaleza (viva o inerte) o de la sociedad podemos comprobar que se produce por una serie de causas, de cadenas causales (necesarias y determinadas) que chocan y se entrecruzan entre sí de forma causal o azarosa (indeterminada)”.

    Este accidente de tren ocurrido en Santiago de Compostela, nos obliga a indagar y mostrar todas las cadenas causales que lo han producido. Solo el cruce de esos procesos causales, que deben ser analizados minuciosamente, es casual. Ese punto donde se encuentran una serie de circunstancias, el posible “despiste” del maquinista producto de su situación y estado psicosomático concreto, y otras relacionadas con las condiciones de seguridad de un tren de “alta velocidad” (TAV), que parece que solo fue alta en velocidad, pero baja en seguridad, así como de las condiciones de la vía, curva excesivamente cerrada para un trayecto TAV entre otras posibles circunstancias. Solo es casual y fortuita la coincidencia en el tiempo y el espacio de ese conjunto de procesos que originaron el accidente.

    Cuando machaconamente los medios de comunicación y los diferentes dirigentes políticos centran el origen del problema, la causa, en la imprudencia del maquinista, en la responsabilidad individual, nos están mostrando una visión mecanicista y determinista de los problemas que no va a la raíz, al conocimiento completo y dialéctico, y eluden hablar de las responsabilidades económicas, sociales y políticas. Solo promoviendo ese conocimiento completo y hasta sus últimas consecuencias de las circunstancias involucradas nos permitirá evitarlas en el futuro, porque cuanto más conozcamos y podamos intervenir sobre todas las causas, más podremos evitar el fatal desenlace, el accidente, y menos posibilidades le dejaremos al azar.

    Pero para analizar en profundidad las condiciones de un accidente como este también tenemos que considerar otra importante relación dialéctica, la de la realidad y la posibilidad. Los fenómenos o hechos se consideran reales porque son posibles que ocurran, frente a lo imposible. Es sabida la posibilidad real de que se produzca un accidente de cualquier tipo, y por tanto, ante dicha posibilidad, todo nuestro esfuerzo debe ir dirigido a conocer y evitar los elementos que lo hacen más probable y fomentar los que lo hacen más improbable. En el caso que nos ocupa, tenemos un trazado antiguo, una curva que se conservó pese a no ser adecuada para una vía de alta velocidad. Tenemos, además, que a dicho trazado no adecuado a una máquina ferroviaria más potente no se le incorporan los correspondientes y sofisticados sistemas de seguridad que mininizen a casi cero el riesgo de medios de transportes que alcanzan tan altas velocidades. Y en estas circunstancias adversas descritas todo depende del factor humano, del trabajo humano que es bien diferente al que se tenía en el pasado, porque las consecuencias en caso de accidente son -con más probabilidad- graves y mortíferas. Porque también las condiciones del trabajador que pilota el tren son diferentes. Pongamos un ejemplo: el juez le pregunta al piloto que si tenía 4 kilómetros para frenar antes de la curva, parece que con cierta extrañeza, como es que en un recorrido tan “largo” no pudiera haber tenido tiempo suficiente de darse cuenta de su “despiste”; pero en el tramo anterior el tren circula a 200 km/hora, y a esa velocidad el maquinista tiene exactamente 1 minuto y 12 segundos desde que debe realizar la frenada hasta la entrada a la defectuosa curva. Sin disponer de toda la información ni detalles del suceso, y cuando parece confirmarse que el piloto atendía una llamada telefónica de su compañero en ese momento, cualquiera puede entender que dejar toda la responsabilidad a un ser humano, que puede sufrir cualquier imprevisto de salud, u otros, de una máquina con esa velocidad y con tal cantidad de viajeros es, cuanto menos, escandaloso.

    Frente a la necesidad de defender y reivindicar un conocimiento exhaustivo, una visión dialéctica que analice todos los elementos interrelacionados, nos encontramos unos medios de comunicación que machaconamente se centran en la responsabilidad individual, una visión determinista y culpabilizadora del individuo que lo único que hace es ocultar las raíces del problema, las contradicciones socio-económicas y políticas de esta sociedad en crisis que prioriza el beneficio económico, monetario e inmediato frente a los beneficios sociales, amplios y a largo plazo de la salud de su población. Insistimos, la responsabilidad individual debe combinarse con la social, haciendo cada vez menos posible la primera porque cuidamos hasta el último detalle la segunda.

    En definitiva, en los análisis de un problema de salud, como el accidente que analizamos, como en cualquier otro campo del conocimiento, es común caer en la trampa de los modelos deterministas que tienen la incapacidad de no dejar libertad para la acción y transformación de la realidad y que, por lo mismo, terminan cayendo en el idealismo, la fatalidad y la impotencia ante los acontecimientos. Si un accidente de estas características se centra en la unicausalidad del error humano, estamos justificando y perpetuando las posibles responsabilidades sociales, y haciendo inamovible el sistema social y político. Pero pese a esta mentalidad que reiteradamente nos quieren inculcar, la lucha por el conocimiento científico y crítico debe ser una constante, pues el conocimiento verdadero siempre es crítico y revolucionario. La idea que debe prevalecer es que podemos actuar y transformar, incluida nuestra sociedad y aunque choquen con determinados intereses del sistema. Que tenemos la “libertad” de intervenir sobre la posibilidad de aparición de accidentes como este. Que es la propia población, y el pueblo trabajador en su conjunto, la que debe proponer y reivindicar políticas de transportes públicos seguros, equitativos y rápidos (por ese orden). Y señalar y corregir a todos los responsables y a todas las responsabilidades sociales y políticas si se cometieran errores.

    Contenido patrocinado

    Re: "Una tormenta perfecta llegando a Santiago (Accidente ferroviario de Santiago)" - texto de Txarlie Axebra - publicado en Diagonal en julio de 2013 - en los mensajes: escrito de "Los Chicos del Maíz", otros artículos y un texto de MAPFRE sobre seguridad

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:32 pm


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:32 pm