[PCOE MADRID] El enésimo intento de la progresía de embaucar a los trabajadores; Garzón y cía

Comparte
avatar
GhostRider
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 77
Reputación : 117
Fecha de inscripción : 04/12/2011
Localización : S-Pain

[PCOE MADRID] El enésimo intento de la progresía de embaucar a los trabajadores; Garzón y cía

Mensaje por GhostRider el Mar Jul 16, 2013 8:26 pm

Leemos en la prensa burguesa un nuevo intento, por parte de la progresía del Estado español, de embaucar a la clase trabajadora para desviarla de sus intereses objetivos de clase. Esta vez, la cara visible de tal iniciativa, llamada Convocatoria Cívica es, entre otros, Baltasar Garzón -el mismo que amparaba a los torturadores y cerraba periódicos y revistas-. A continuación, haremos un somero repaso de los despropósitos que enuncian los impulsores de este llamamiento.

Observamos párrafos como el siguiente:

“...es imprescindible que todas las personas de diversas ideologías y sensibilidades políticas o sociales se pongan de acuerdo para forjar una amplia y eficaz mayoría que dé una respuesta contundente, democrática y pacífica a la agresión que la mayoría social está sufriendo.”

No podemos negar que los voceros de la burguesía saben bien cómo ocultar, o al menos disimular, sus verdaderas intenciones. Nos hablan de amplias mayorías, de eficacia, de respuestas contundentes, etc., pero les resultará imposible engañar a uno solo de los trabajadores despiertos al llegar a cuestión del cómo actuar. Garzón y compañía nos dicen aquí que hemos de responder pacífica y democráticamente. Bellas palabras, quién podría dudarlo, pero sabemos que carecen de contenido. ¿Qué quieren decir efectivamente con ellas? Cualquier obrera u obrero coincidirá con nosotros al señalar que, la democracia y la paz (social) de la que habla la progresía -en perfecta sintonía con la burguesía conservadora- no son otra cosa que su democracia burguesa y la conciliación de los intereses antagónicos (irreconciliables) de clase. Esta Convocatoria Cívica nos invita a participar -como si fuera algo novedoso- en el circo electoral burgués, que jamás -e insistimos, jamás- ha supuesto un paso adelante en la lucha de la clase obrera hacia su emancipación, sino todo lo contrario. Asimismo, al hablar del carácter pacífico que ha de tener nuestra respuesta, nos insta a no osar ofrecer una resistencia activa contra la dictadura del capital de la que somos víctimas, a soportar estoicamente, y sin rechistar, el paro, los desahucios, el hambre, la miseria, etc.

Poco después nos hablan de regeneración democrática y reactivación económica. Como ya señalamos en el artículo sobre esa izquierda alternativa que representan partidos como EQUO la consigna de la regeneración política -insignia del partido parlamentario reaccionario por excelencia, UPyD- está presente en todos los intentos de la burguesía de legitimarse en tiempos como los actuales, de crisis general del capitalismo. Tampoco puede sorprendernos su defensa, entre líneas, del keynesianismo, pues a la progresía siempre le gustó endeudarse con otras burguesías, aunque eso devenga en la práctica esclavización de la clase obrera.

Llegados a este punto, no puede sorprendernos que esta iniciativa burguesa coquetee con la formación política que lidera el oportunista Gaspar Llamazares, Izquierda Abierta. Ésta, como toda la “izquierda” institucional, no tiene otro objetivo que fagotizar y neutralizar toda respuesta, por embrionaria que sea, de las capas populares. Por eso, uno de sus objetivos es, aunque no lo digan abiertamente, el de embaucar a movimientos como, por ejemplo, la PAH -que, poco a poco, empieza a confrontar con el poder económico y político de la burguesía, como vemos en sus recientes ocupaciones de bloques de viviendas- y guiarlos siempre dentro de la legalidad democrático-burguesa.

A lo largo del texto se deja caer, también, la necesidad de la vuelta al burgués Estado del bienestar. Pero, como señalamos siempre, éste no es sino el compendio de limosnas que, de forma circunstancial, la burguesía cede a los trabajadores. Pero el gran capital, hoy, no tiene la necesidad ni la posibilidad de ofrecer esas concesiones, por lo que alentar la lucha por ellas sería engañar al pueblo trabajador, cosa que, los comunistas, jamás haremos.

Las conclusiones que se desprenden de lo analizado son claras. Urge crear en -y para- la clase obrera una alternativa política propia; urge elevar su conciencia a conciencia de clase para sí, pues es el único modo que hay para vencer la psicología de derrota que impera en cada fábrica o centro de trabajo -y en cada barrio, en cada centro de estudios, etc.- y así poder organizar la ofensiva. La clase obrera está perdida si no gana y garantiza su independencia política como clase, y ello es imposible sin la intervención activa y constante de los comunistas. Por eso, reiteramos -y reiteraremos- nuestra llamada a las y los comunistas a engrosar las filas del Partido Comunista Obrero Español, para luchar coherentemente por la emancipación de clase obrera desde la fidelidad inquebrantable a los principios marxista-leninistas.

¡DENUNCIEMOS SIN TREGUA AL REFORMISMO¡

¡DESENMASCAREMOS AL OPORTUNISMO Y AL REVISIONISMO!

¡POR UN PROLETARIADO CONSCIENTE Y REVOLUCIONARIO¡


Partido Comunista Obrero Español en Madrid

Fuente: http://pcoemadrid.wordpress.com/2013/07/16/el-enesimo-intento-de-la-progresia-de-embaucar-a-los-trabajadores-garzon-y-cia/

    Fecha y hora actual: Dom Nov 19, 2017 6:53 pm