¿Quién fabrica armas en España?

    Comparte

    AlexM.L.
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 251
    Reputación : 346
    Fecha de inscripción : 23/04/2013
    Edad : 19
    Localización : Malaga

    ¿Quién fabrica armas en España?

    Mensaje por AlexM.L. el Lun Jul 01, 2013 2:17 pm



    La industria militar española es mucho más extensa de lo que aparenta. Anualmente factura unos 4.000 millones de euros y da empleo a 18.000 personas. De ella participan algunas de las principales empresas aeronáuticas, tecnológicas e industriales más importantes de nuestro país.
    A pesar del secretismo que rodea a la industria, sus centros de producción en algunas ocasiones (como veremos a continuación) están situados en el centro histórico o en los suburbios de algunas de las principales ciudades españolas.
    Y es que en España hay al menos 136 empresas de defensa, según el Directorio de la Industria Militar en España del Centro de Estudios Para la Paz JM Délas, dependiente de la Fundación Justícia i Pau de Barcelona. En primer lugar, cabe precisar lo que se entiende por empresa de defensa. Para ello, adoptaremos la definición del investigador Albert Caramés:
    Se considera como tal a toda empresa o entidad que elabore bienes que sean considerados productos armamentísticos, así como a aquellas empresas o entidades dedicadas a la elaboración de componentes y a prestar servicios que contengan especificidades militares.
    Entre las 136 empresas mencionadas en el Directorio de la Industria Militar en España hay algunas de las principales compañías españolas de los sectores aeronáutico, tecnológico o industrial, que dedican parte de su producción a la fabricación de armamento, piezas o componentes militares. Así, la marca Iveco Pegaso dedica el 5,8% de su producción a la fabricación de vehículos blindados y todo terrenos militares, y la empresa Zodiac Española S.A., destina el 3% de su actividad a embarcaciones neumáticas militares para el transporte de tropas. Junto a ellas aparecen otras compañías cuyo nombre es sobradamente conocido como Telefónica Soluciones, Sistemas y Vehículos de Alta Tecnología (SVAT) o de Hispasat[5].
    También hay compañías que prestan servicios con especificidades militares, como Iberia, que participa en programas militares de mantenimiento y reparación de aviones de la Armada y del Ejército del Aire.
    Pero de entre todas las empresas que se dedican a fabricar bienes, componentes o electrónica militar hay cuatro que destacan por encima del resto y que lideran los cuatro sectores punteros de la industria armamentística española. El sector aeronáutico está encabezado por CASA (que forma parte del consorcio europeo EADS), el sector terrestre por Santa Bárbara Sistemas (propiedad de la estadounidense General Dynamics), el electrónico-tecnológico por Indra y el naval por Navantia. Son las cuatro únicas incluidas por el SIPRI en su ranking de los 100 principales productores mundiales de armas; todas ellas eran estatales y a partir de los noventa comenzaron a pasar a manos privadas.
    Nacida en 1923, la empresa aeroespacial Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA) pasó a formar parte del grupo europeo EADS (y a llamarse EADS-CASA) en el año 2000. Desde entonces, comenzó a participar, junto a otras compañías de la UE en el diseño y desarrollo de grandes máquinas de combate, como los aviones Eurofighter, aviones de transporte militar Airbus Military, helicópteros de última generación Tiger y Eurocopter, satélites militares Skynet5 y sistemas de misiles antiaéreos. En total, el consorcio EADS emplea a 118.000 personas en todo el mundo y en 2009 facturó 42.822 millones de euros.
    También en el año 2000, la fusión de las empresas públicas españolas de astilleros que integraban Astilleros Españoles (AESA), dio como resultado el Grupo IZAR, cuya segregación de activos dio lugar en 2005 a Navantia, que por su dimensión y capacidad tecnológica ocupa un puesto destacado en el concierto europeo y mundial de la construcción naval. Da empleo a 5.000 personas en sus astilleros Ferrol, Cádiz y Cartagena, y dedica gran parte de su producción a la fabricación de buques de guerra, submarinos, fragatas, corbetas y patrulleros militares. El sector naval ha sido junto al aeronáutico el más pujante en la última década. Navantia ha cerrado acuerdos para la fabricación de navíos militares con Noruega, Australia y Venezuela, entre otros países.
    La empresa española líder en el sector terrestre, Santa Bárbara Sistemas, fue absorbida en 2001 por el quinto mayor fabricante mundial de armas, la estadounidense General Dynamics. Desde entonces ha participado, junto a otras empresas de países de la OTAN, en la fabricación entre otros de los carros de combate Leopard o del vehículo antiminas RG-31 Mk5E. Actualmente tiene 1.650 trabajadores en plantilla y reconoce dedicarse a la fabricación de vehículos de combate, sistemas de artillería, misiles y municiones.
    La compañía que cierra el cuadrado de las cuatro principales empresas líderes de la industria militar española es Indra, dedicada a la producción de bienes, componentes y partes electrónico-tecnológicos. Indra participa en proyectos conjuntos de la UE y de la OTAN para el desarrollo, entre otros, de los misiles Meteor e Iris. Indra fabrica radares, sistemas de comunicación militares y espaciales, y también aviones no tripulados (UAS, por sus siglas en inglés). Uno de sus productos estrella es el helicóptero no tripulado ‘Pelícano’, que estará listo en 2012 pero ya fue presentado durante la Feria de Defensa y Seguridad Eurosatory 2010, celebrada en París.
    EN EL CASCO URBANO DE TU CIUDAD
    Aunque su volumen de facturación y de exportaciones es menor a la de las anteriores, en España también hay diversas firmas dedicadas exclusivamente a la fabricación de municiones, misiles y explosivos y algunas de ellas cuentan con sus centros de producción en los alrededores o incluso en el propio centro urbano de algunas de las principales ciudades españolas.
    Es el caso de la estadounidense Raytheon –productora entre otros del misil Tomahawk–, que se instaló en un polígono industrial en las afueras de Málaga en el verano de 2008 y opera con el nombre de Elcan Optical Technologie. Otra es Instalaza, dedicada a la fabricación de armas de infantería, que cuenta con una fábrica en el casco urbano de Zaragoza.
    En el ‘Atlas del Militarismo en España 2009’ (Icaria), Pere Ortega relata además la llamativa historia de Maxam Corp., un holding que agrupa a seis empresas en España, entre ellas Explosivos Alaveses (Expal). Durante años se dedicó a la fabricación de minas antipersona y de las peligrosas bombas de racimo. Desde que se prohibiese la fabricación y comercialización en España de ambos artefactos, Expal se dedica a su desactivación y destrucción. “Un negocio redondo”, indica el investigador.
    Según la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, hay hasta 500 empresas españolas inscritas en el Registro Especial de Operadores de Comercio Exterior (REOCE), en el que están obligadas a ingresar todas las personas físicas o jurídicas que realizan operaciones de comercio exterior de material de defensa, armas de caza, material policial y antidisturbios o tecnología de doble uso. De esas 500 compañías inscritas en el REOCE, 200 han realizado recientemente actividades para la exportación de este tipo de material.









      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 6:51 am