"El reto de la Izquierda" - texto de Javier García Centeno - publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013 - en los mensajes: texto de contestación

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "El reto de la Izquierda" - texto de Javier García Centeno - publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013 - en los mensajes: texto de contestación

    Mensaje por pedrocasca el Lun Jun 24, 2013 11:51 am

    El reto de la Izquierda

    texto de Javier García Centeno (concejal de IU, de la dirección del PCM-PCE)

    publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013

    en el Foro publicado en dos mensajes

    Todo parece indicar, y no me refiero solo a encuestas, algunas de ellas de dudosa fiabilidad, que la izquierda transformadora en fechas no muy lejanas, y en cualquier caso para 2015, va a ser determinante a la hora de formar gobiernos. Y no se me mal interprete, en ningún momento seré yo quien afirme que la Izquierda Plural, sea quien sea quien la conforme, va a formar parte de futuros gobiernos, la experiencia demuestra, y no sólo ha ocurrido en Grecia, que los restos de lo que un día fue socialdemocracia, hoy poco queda del programa socialdemócrata, es más proclive a pactar con la derecha que con la izquierda real, de manera que tras las próximas elecciones generales, se produzcan cuando se produzcan, un gobierno PSOE-PP apoyado, con participación en él o sin ella, por nacionalistas conservadores o UPyD, la mezcla de los dos parece complicada pero todo puede ser, me parece el escenario más factible. Es más, un Gran Acuerdo de estas características, se llevaría por delante, por pura lógica, posibles acuerdos de gobierno de progreso nacidos de las elecciones autonómicas y locales si estas se celebraran antes, o los imposibilitarían si se celebraran simultánea o posteriormente. Aun así, creo estar en condiciones de afirmar, por un lado, que un acuerdo de esas características vendría determinado por el ascenso, tanto institucional como de influencia social, de la izquierda transformadora y por otro, que tal clase de acuerdo pondría fin al proceso iniciado con el consenso constitucional y los Pactos de la Moncloa, y que comúnmente llamamos Transición, al colocar de forma significativamente opuesta a los que, con más o menos matices, conforman el apoyo al sistema capitalista frente a los que, de manera también matizable, nos oponemos a ese mismo sistema. La derecha política, el PP, no tiene experiencia, en España, en este tipo de grandes acuerdos, pero sí la derecha económica, la poseedora de los medios de producción, de comunicación y financieros, en definitiva la burguesía, que lleva tiempo llegando a acuerdos de paz social con la parte más liquidacionista de la dirección de los sindicatos de clase. Además, la fuerza política, que en su día fue socialdemócrata, la dirección del PSOE, si tiene experiencia en pactar con la derecha política, baste recordar la legislatura 93-96, en la que Felipe González no dudó en apoyarse en Jordi Pujol, despreciando a IU con el hipócrita argumento, de se constituía una especie de pinza con el PP al no apoyarse al Ejecutivo en temas tan sensibles como la corrupción o los GAL.

    Efectivamente, el modelo político, nacido en la Transición, y que tenía como uno de sus objetivos políticos, desde luego no el único, limitar la influencia de los comunistas, organizados en el PCE o fuera de él, tanto en el terreno electoral como sociopolítico, parece abocado a una transformación de fondo que pocos cuestionan, mientras que el régimen, cuyas principales características son el sistema económico capitalista y el sistema político de monarquía parlamentaria, aunque evidentemente erosionado, no parece correr un riesgo inminente, por más que haya quienes, con más voluntarismo que análisis riguroso, vean su caída como algo próximo.

    Los datos son tozudos y, a día de hoy, la mayoría de los ciudadanos, y dentro de ellos, y para un marxista es un dato relevante, la mayoría de los trabajadores no cuestiona la esencia del sistema de producción capitalista, por ello hablar del noventa y nueve frente al uno por ciento, no deja de ser una consigna, menos brillante que aquellas de Seamos realistas pidamos lo Imposible o Prohibido Prohibir, pero igualmente inoperante por irreal. Pero estoy escribiendo lo que estoy escribiendo, y no estoy escribiendo lo que no estoy escribiendo, puede parecer una perogrullada, pero no lo es. En ningún momento he restado importancia, diría muy poco de mi capacidad de análisis, a la multiplicidad de movimientos o mareas que se están oponiendo a las agresiones generadas por el sistema, mareas de diversos colores, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), movimientos vecinales de distinta índole, 15M, etc...Toda esta movilización contiene, en mayor o menor medida, un claro componente anticapitalista, y nuestra obligación, como izquierda política organizada, es conseguir que ese anticapitalismo que hoy es netamente defensivo, evolucione hacia posiciones de ofensiva buscando no ya oponerse al sistema, sino superar al sistema avanzando hacia una alternativa diferente, que para mi, como es lógico, es el socialismo.

    Conseguir que la parte políticamente más consciente, más avanzada, de todas estas mareas y movimientos, supere un cierto anticapitalismo primario y se sume a avanzar políticamente hacia el socialismo es una tarea prioritaria que no está, ni mucho menos, exenta de dificultades. De vez en cuando no está de más recurrir a los clásicos del marxismo, por ejemplo a Antonio Gramsci, y para ello nadie tan autorizado como José María Laso. Refiriéndose a los grupos sociales, Gramsci escribe: "Cada grupo social, naciendo en el terreno propio de una función esencial en el mundo de la producción económica, crea con él orgánicamente, una o varias capas de intelectuales que le dan su homogeneidad y la conciencia de su propia función no solamente en el terreno económico, sino igualmente en el terreno social y político" . Salvando las lógicas distancias existentes entre la Italia de los años veinte del siglo pasado y la actualidad, el análisis me parece absolutamente vigente: Estos movimientos nacidos de la reacción a la agresión del sistema que son, desde el punto de vista de la composición de clase, completamente heterogéneos, generarán el intelectual colectivo que los hegemonice y, y aquí está la clave del problema, de la composición de ese intelectual va a depender si esos movimientos, plataformas y mareas son capaces de sumarse a la lucha por el socialismo, o por el contrario terminan por convertirse en colaboradores objetivos del sistema revestidos, eso sí, de un lenguaje ultraizquierdista. Y no tengo reparo en acudir a otro clásico, en este caso Lenin, recomendando muy especialmente la relectura de los capítulos destinados a la participación de los revolucionarios, tanto en los sindicatos reaccionarios como en los parlamentos burgueses, de El izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo.

    Hoy, a mi juicio, la situación es preocupante y estamos corriendo el riesgo de que aparezcan fenómenos del estilo Grillo, responsable último de que Berlusconi, aunque sea indirectamente, participe en el gobierno y que estuvo a punto de provocar que un mafioso presidiera el Parlamento italiano. Si bien, y es parte importante del problema, la inexistencia de izquierda política italiana ha contribuido notablemente al fenómeno. No sabemos muy bien que es el llamado Partito Democrático, pero en su comportamiento cada día recuerda más la izquierda de la Democracia Cristiana dirigida por Benigno Zaccagnini, y que tenía por seña de identidad principal la colaboración con la izquierda exceptuando a los comunistas.
     
    ---fin del mensaje nº 1---


    Última edición por pedrocasca el Lun Jun 24, 2013 12:16 pm, editado 3 veces

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "El reto de la Izquierda" - texto de Javier García Centeno - publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013 - en los mensajes: texto de contestación

    Mensaje por pedrocasca el Lun Jun 24, 2013 11:54 am

    El reto de la Izquierda

    texto de Javier García Centeno (concejal de IU, de la dirección del PCM-PCE)

    publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013

    en el Foro publicado en dos mensajes

    A nadie se le oculta hoy, que la desaparición del PCI, por muy eurocomunista, revisionista, liquidacionista y cuantos istas se nos ocurra aplicar que fuera, ha terminado siendo un auténtico drama para la izquierda italiana. En España no estamos en esa situación, al menos de momento aunque hay quien, de forma suicida y aventurera, pide la disolución de la izquierda política en el seno de otra cosa. La izquierda política existe, no solo IU y el PCE aunque sean estas las fuerzas más importantes y parece crecer al menos en influencia, y probablemente en presencia institucional, sin embargo adolece de una preocupante debilidad orgánica y numérica, algo que dificulta el análisis político y el debate sosegado y reflexivo. Prácticamente, cada uno de los militantes participamos en más de una marea o movimiento más las correspondientes coordinadoras o plataformas, además de las responsabilidades propias de la organización, absolutamente imprescindibles para que funcione, y, en muchos casos la representación institucional en Ayuntamientos y Parlamentos. En esas condiciones, el análisis medianamente riguroso que de lugar a un debate político de cierta entidad es complicado, cuando no imposible.

    Quizá por ello algunos compañeros o compañeros están cayendo en análisis con escaso contenido. Así, junto al incorrecto diagnóstico, siempre desde mi perspectiva, que intento objetiva y desapasionada, de la crisis del régimen, que ya he caracterizado como inexistente, aparece el Proceso Constituyente como si aquí y ahora se estuviera produciendo. Falso. Y afortunadamente es falso, porque en la actual correlación de fuerzas, con los medios de producción, financieros, represivos y de comunicación en manos de la burguesía, cualquier atisbo de proceso constituyente, y paradigmática fue la reforma constitucional PSOE-PP priorizando el pago de la deuda en el mismísimo texto constitucional, iría en nuestra contra. Solo revirtiendo esa correlación de fuerzas estaríamos en condiciones de avanzar hacia ese proceso, con garantías. Ejemplificando, cuando todo ese importante conjunto de mareas, movimientos y plataformas, no se limiten a exigir el cese de las agresiones sino que de forma organizada y coordinada pasen a tener objetivos políticos superadores del sistema capitalista, estaremos en el camino de avanzar hacia un proceso constituyente de características adecuadas. Ese es un reto de la izquierda política, conseguir esa transformación, conseguir que en el gramsciano intelectual homogeneizador de estos grupos sociales a que antes hacía referencia la clase trabajadora sea el elemento fundamental, siendo la izquierda política la parte más consciente y avanzada, su vanguardia.

    Como abordar ese reto parece, en principio, no muy difícil. Se trata de trabajar, honestamente, y hay que recalcar honestamente, dentro de ellos, pero no estando por estar, apareciendo como un bulto sospechoso, sino con voluntad de hegemonía, planteando nuestras políticas. A veces me da la sensación, puede que sea una falsa percepción subjetiva, de que compañeros muy activos actúan de forma cuasi clandestina, como si no quisieran que se conociera su militancia en IU o el PCE. A mi juicio, lamentable, y no soy yo de los que piensan que la acción política pasa, inexorablemente por exhibir una bandera cuanto más grande mejor, pero si creemos que nuestras posiciones y militancia, amparándonos en motivos tácticos o estratégicos, deben permanecer ocultas es porque no tenemos confianza en ellas. Desde luego no es mi caso, allí donde participo se sabe de sobra que milito en el PCE y en IU.

    Tras toda esta reflexión se adivina una cuestión, el poder. Pero el poder real, no ese inexistente empoderamiento que, a juicio de algunos, se está produciendo en calles y plazas. En su segunda acepción empoderar, en la primera es un sinónimo de apoderar, es hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido. Los ciudadanos, por muchos que hayan sido, en calles y plazas, se han podido cargar de razones morales o éticas, su acción reivindicativa, es innegable, es de extraordinaria importancia, y como tal hay que analizarla, pero quien ha seguido siendo poderosa y fuerte ha sido la Policía como elemento represor al servicio de la burguesía. Tengámoslo claro. Para los comunistas el poder es una cuestión esencial, de las que primeras cosas que aprendí cuando empecé a militar, allá por el año Pum, es que los comunistas tenemos como objetivo la toma del poder para transformar la sociedad, y para tomar el poder usaremos los mecanismos a nuestro alcance. A día de hoy, en España, no veo otra forma de tomar el poder que no pase por, previamente, conseguir el gobierno. Al menos yo no la veo.

    ---fin del mensaje nº 2 ---Final del texto---

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "El reto de la Izquierda" - texto de Javier García Centeno - publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013 - en los mensajes: texto de contestación

    Mensaje por pedrocasca el Lun Jun 24, 2013 12:12 pm

    Aportación a la Reflexión

    junio de 2013 – publicado en el blog Acero bolchevique

    Mi amigo, compañero y camarada Iván García Vacas, desde Moralzarzal, ha escrito en relación con mi entrada "El reto de la izquierda" lo siguiente:

    Creo que estamos cayendo en visiones demasiado electoralistas de la realidad cuando IU ni está subiendo en una medida desorbitada, ni estamos convirtiéndonos en una fuerza política ni mucho menos hegemónica. No tenemos grandes plazas taurinas (ñec, mal ejemplo en esta organización) en nuestros gobiernos y ni siquiera hemos recuperado por ahora alguna de ellas como la histórica Córdoba, solo sustentamos nuestro poder si quiera municipal en el bastión de San Fernando o Rivas. Esta es la única realidad y lo demás encuestas en las que el margen fluctúa y que más allá o más acá ni disputamos el poder institucional al PP y, ni mucho menos, a la alianza PP+PSOE+nacionalistas conservadores y demás fuerzas centralistas de diferente índole nacionalista españolista. Para resumir, ni somos Syriza ni estamos en su realidad electoral (por ahora).

    No tenemos por tanto, pruebas reales que permitan conocer una rivalidad entre la derecha política y una débil IU+resto de fuerzas políticas de izquierdas, aunque cabe matizar el ascenso de AGE, ERC o Bildu, no entendiendo yo su poder en su discurso nacionalista progresista o por su progresismo nacionalista ¿dónde poner el burro y dónde poner la zanahoria?.

    Ante un débil ascenso en las encuestas lo que si veo en muchos compañeros/as es el nerviosismo del niño con el pastel en la puerta, subimos un poco en las poco fiables encuestas y ya caemos en creer que la mitad del trabajo hecho, pues bien ni somos un poder político con capacidad de transformación (por el momento), ni tenemos bases para crear ese poder (por el momento), ni siquiera somos un grupo nuclear en el que orbiten otros poderes (por el momento).

    Estamos en fase de construcción en muchos casos (los mejores) y aun más, en fase de deconstrucción en algún caso como el de IU-CM, con una organización con pocos militantes, muchos líderes y demasiadas rivalidades de medio pelo.

    Que estamos mejor políticamente que hace 5 años es una evidencia, en esos momentos eramos casi extraparlamentarios y más divididos a nivel regional y federal, si cabe, y además no había movimientos sociales con la capacidad de la PAH o las muestras de poder ciudadano como el 15M que entre otras cosas demostró su capacidad de decir NO a una sentencia judicial injusta y ver que no pasaba nada cuando el poder está de tu lado (de la calle, demostrado en miles de personas en la Puerta del Sol en la jornada de reflexión) ¿para que puede valer?: 1º como elemento pedagógico de poder popular, a medio plazo está todavía por ver. Es mucho desde hace 5 años y es poco por el momento.

    Pero efectivamente yo también digo lo que digo y no otra cosa. Y por resumir: es que la transformación sin herramientas de transformación es una tarea realmente complicada. IU puede ser útil o puede que no, si no demuestra estar más a la altura de las circunstancias, si no hay muestras de generosidad por parte de los polos enfrentados de la organización y si no ponemos las necesidades populares por delante de las necesidades burocráticas.

    El ejemplo traído del PCI es realmente interesante, porque como marxistas debemos analizar la realidad y no hacer predicciones de un pasado que no fue y haciendo una revisión ideal de una cosa que no pasó, es decir, EL PCI se fue y Rifundazione, que en algunos momentos ha tenido una mayor representación que IU, está como está, es decir, no es que no haya izquierda organizada en Italia, que si que la hay, es que una organización como el PCI maniobró como maniobró y dejó las huellas que dejó en la sociedad, que es muy diferente a decir que con el PCI se estaría mejor, no es ni similar el análisis, es más, yo opino que la realidad italiana en estos momentos es en parte responsabilidad del PCI que se fue en su descomposición irresponsable, entre otras cosas, agrediendo a futuribles aliados a su izquierda.

    ¿Puede ser que IU sirva para perder esperanzas depositadas en ella con futuras maniobras suyas, propias e internas? Puede que si, puede que tengamos un futuro errático como el del PCI y hagamos más llevadero el bipartidismo aun con otras siglas Ciudadanos, UpyD,... si hacemos que la ciudadanía más consciente pierda sus últimas esperanzas en la izquierda organizada y esa realidad está en parte en nuestras manos, en nuestras maniobras políticas como organización y como militantes a corto y medio plazo.

    Creo que como comunistas tenemos una gran responsabilidad en estos momentos, estamos obligados a crear estructuras de poder popular abiertas, inclusivas, democráticas y participativas.

    Estamos obligados a ondear la bandera de la izquierda transformadora, estamos obligados a crear un Bloque Social Alternativo (que será IU o será UI o UU o II...) estamos obligados a bajar al lodo y juntarnos con compañeros de diferentes siglas y diferentes movimientos y sin siglas ni movimientos para crear esas estructuras de poder popular que estarán por encima de las siglas actuales aunque por ahora, como es lógico, nadie desprecia las suyas. Pero no trabajamos para la herramienta, trabajamos para la transformación que ni es lo mismo y que en algunos casos como ha demostrado el caso italiano es muy diferente que la herramienta.

    Los comunistas queremos la transformación al socialismo y nuestra honradez política debe ser ejemplo hacia los demás como siempre ha sido y como deberá seguir siendo si queremos ser más y mejores.

    Caminemos con los demás para esta transformación, rechacemos las burocracias de IU y del PCE y del resto de nuestras organizaciones, abramos puente de colaboración con los compañeros de nuestras organizaciones y del resto de organizaciones, rechacemos el sectarismo y la explosión de nuestras organizaciones en alardes de extremismos izquierdistas, trabajemos más que nadie por esto para ser ejemplo, seamos audaces y valientes como siempre hemos sido los comunistas, dejémonos de derrotismos y personalismos, creemos y trabajemos en plataformas, coordinadoras,... seamos hegemónicos políticamente, co-lideremos el desencanto y construyamos con los demás el poder transformador.

    El momento actual es crucial y apasionante y los comunistas con las demás gentes de izquierdas tenemos que asumir (y también en nuestras estructuras) la importancia del momento histórico que puede liberarnos o sumirnos en una pesadilla muy larga en el tiempo.

    No quiero compañero que lo que digo sea entendido dentro de un discurso buenista, ni mucho menos, hay ejemplos de palos en las ruedas constantes en nuestras organizaciones y debemos asumir su denuncia como un deber, todos en principio construimos pero a muchos se les ha pasado el tiempo de dirigir el cambio que ya en otras ocasiones se han mostrado incapaces, pero construyendo alternativas.

    Y sobre todo, huyamos de vanas esperanzas en forma de encuesta que se pueden diluir fácilmente con otra encuesta posterior más perjudicial, solo la creación de fuertes lazos de solidaridad y poder popular valen como camino, el resto es perderse en laberintos llenos de faunos.... y no me enrollo más.

    Contenido patrocinado

    Re: "El reto de la Izquierda" - texto de Javier García Centeno - publicado en el blog Acero bolchevique en junio de 2013 - en los mensajes: texto de contestación

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:31 am


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 3:31 am