“La economía política de los muertos: la metáfora cognitiva de los vampiros en Marx” - artículo de Marcos Neocleous - año 2013 - publicado en History of Political Thought

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

“La economía política de los muertos: la metáfora cognitiva de los vampiros en Marx” - artículo de Marcos Neocleous - año 2013 - publicado en History of Political Thought

Mensaje por pedrocasca el Lun Jun 10, 2013 3:21 pm

“La economía política de los muertos: la metáfora cognitiva de los vampiros en Marx”

artículo de Marcos Neocleous (profesor del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Brunel, Gran Bretaña)

Fuente: History of Political Thought, vol XXIV, N 4, invierno de 2013

traducido para SinPermiso por Gustavo Buster - publicado en junio de 2013 en castellano

Comienza el texto: Este artículo tiene como objetivo mostrar la importancia de la metáfora del vampiro en la obra de Marx. Al hacerlo, cuestiona intentos anteriores de explicar la utilización que hace Marx de la metáfora en el contexto de su estilo literario, el barroquismo gótico del siglo XIX o la Ilustración racionalista. En cambio, el artículo acepta la opinión generalizada que relaciona vampiros y capital, pero argumenta que el uso específico que hace Marx de esta relación solo puede comprenderse en el contexto de su crítica de la economía política y, en particular, de la economía política de los muertos.

Al final del volumen I de El Capital, Marx emplea una de sus habituales imágenes temáticas y retóricas: “Si el dinero viene al mundo con una mancha de sangre congénita en cada mejilla, el capital lo hace chorreando de la cabeza a los pies, por cada unos de sus poro, sangre y suciedad” (1). El comentario es un ejemplo de hasta que punto el tema de la sangre y el horror está presente en las páginas de El Capital. Según Stanley Hyman, en El Capital hay referencias a dos formas de terror. La primera se refiere a la sanguinaria legislación contra los vagabundos, y describe la forma en la que la población rural agrícola fue expulsada de su hogares, convertidos en vagabundos y posteriormente “azotados, marcados, torturados con leyes grotescamente terribles, obligados a aceptar la disciplina inevitable del sistema salarial”.

La segunda se hace eco de los horrores experimentados por la gente en las colonias, “el secuestro, esclavitud y entierro en vida en las minas de los pueblos aborígenes. . . la conversión de África en un coto para la caza comercial de pieles negras ” (2). Pero a estas podríamos añadir una tercera forma de terror: la clase burguesa chupa continuamente la sangre de la clase obrera occidental. Esta forma de horror no es otra que el terror de una clase de propietarios que actúa como vampiros en su deseo y capacidad de chuparle la vida a la clase obrera.

En los últimos años ha habido una gran cantidad de literatura sobre lo espectral y lo fantasmagórico en la obra de Marx, en gran medida bajo la influencia o en respuesta a Los espectros de Marx de Jacques Derrida. Pero no se ha debatido en profundidad, en este contexto, el uso que hace Marx de la metáfora del vampiro (3). Y ello no deja de ser sorprendente, en primer lugar debido a la conexión gótica obvia entre fantasmas y vampiros – sin embargo, incluso el único intento serio de “teorizar un marxismo gótico” no aborda el tema de los vampiros (4)- y, en segundo lugar, porque la metáfora del vampiro juega un papel importante en la obra de Marx, un papel quizás más significativo que el de los fantasmas o los espectros. Este artículo tiene como objetivo mostrar su importancia, primero señalando hasta que punto la metáfora del vampiro y otras similares son frecuentes en la obra de Marx, para a continuación considerar algunas interpretaciones de la utilización que hace Marx de la metáfora, antes de señalar sus debilidades. Ello nos permitirá avanzar hacia una comprensión más completa de la metáfora del vampiro en Marx, que está en el corazón mismo de su obra: su crítica de la economía política.

La metáfora de Marx

Terrell Carver ha sugerido que Marx utiliza la metáfora del vampiro tres veces en El Capital (5). Marx afirma que “el capital es trabajo muerto que, como un vampiro, vive sólo de chupar trabajo vivo, y cuanto más vive, más trabajo chupa”. También comenta que la prolongación nocturna de la jornada de trabajo “solo es capaz de calmar temporalmente la sed del vampiro de sangre viva del trabajo”; por lo tanto “el vampiro no se saciará”, mientras “quede por explotar un solo músculo, tendón o gota de sangre” (6). Pero si también se explora el texto a la búsqueda de comentarios que parecen derivar del tema del vampiro, pero no lo mencionan explícitamente, se encuentra una gran cantidad de material adicional. El capital “chupa la fuerza creadora de valor del trabajador y está chorreando sangre” (7) Los talleres de encaje que explotan niños son descritos como “chupa sangre”, y el capital en EE.UU. se financia con la “sangre capitalizada de los niños” [8]. La apropiación del trabajo se describe como la “sangre vital del capitalismo”, mientras se afirma que el estado se interpone aquí y allá “como una barrera para la transformación de la sangre de los niños en capital” (9).

Si nos permitimos una mayor licencia textual con El Capital, el tema del vampiro es aún más evidente. En el capítulo sobre la jornada de trabajo, Marx compara el desarrollo histórico del sistema de fábrica con otras formas históricas de dominación, como la aristocracia ateniense, los barones normandos, los propietarios de esclavos en América y la corvée feudal. Respecto a esta última, señala que los mecanismos legales por los que los campesinos realizaban trabajos forzados para los terratenientes podían ir más allá del número de días impuesto. Marx pone el ejemplo de Valaquia, cuyos campesinos realizaban trabajos forzados para los boyardos: “Para Moldavia las normas son aún más estrictas”. “Los 12 días de corvée del Règlement organique, gritó un boyardo, ebrio de victoria, ascienden a 365 días al año” (10). La fuente de esta cita de Marx es É. De Regnault y su Histoire politique et sociale des Principautes danubiennes (1855). El ‘boyardo de Valaquia’ del texto resulta ser Vlad el Empalador: Vlad Drácula (11) (...)

se accede al artículo completo (14 páginas de formato pdf de muy buena calidad) en el link:

http://marxismocritico.files.wordpress.com/2013/06/neocleo.pdf



    Fecha y hora actual: Vie Nov 24, 2017 11:12 pm