(FJCE MADRID) La estabilidad familiar tampoco esquiva al capitalismo

Comparte

Raúl Valdés Vivó
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 377
Reputación : 546
Fecha de inscripción : 24/10/2012

(FJCE MADRID) La estabilidad familiar tampoco esquiva al capitalismo

Mensaje por Raúl Valdés Vivó el Lun Mayo 06, 2013 11:25 pm

Nuestro objeto de ataque, el sistema Capitalista, está presente en el camino que recorremos, trazado por el mismo poder opresor, influyendo en todo plano, económico, ideológico o político. Procede a controlarnos y a explotarnos en nuestros puestos de trabajo y de estudio, haciéndonos partícipes de una falsa autorrealización que no es sino el resultado de la alienación, no tan evidente para aquellos que conservan el yugo que les colocaron desde el mismo momento en el que nacieron, - familias y por ende sociedades en su totalidad -. Este sistema influye directamente sobre nuestra vida diaria, por lo que irremediablemente pasamos a ser extraños, no solo en el trabajo o en la escuela, sino también en nuestro propio hogar.


El consumo de drogas, el paro, el fracaso académico o el machismo, son algunos, entre otros muchos, de los problemas que se cargan sobre la espalda miles de familias y que provocan su ruptura, ya sea entre ascendientes e hijos, cónyuges o bien entre hermanos. Estas rupturas, ligadas a los problemas que hemos resaltado, no son sino consecuencia del sistema, responsable de los ya mencionados.


La desestructuración familiar llama a la puerta de los hogares, como consecuencia, una vez más, del interés capitalista, y teniendo como principal beneficio la mayor disgregación de éstos jóvenes, y no tan jóvenes, que desvían su atención hacia otras cuestiones con el fin de evitar las malas miradas en su entorno familiar.


Además, y no sólo preparando a los individuos para su mayor subordinación, el sistema fomenta la desigualdad y el desprecio bajo el techo familiar, - algunos casos son la homofobia, dónde no se acepta la identidad sexual de un pariente y por tanto se le repudia, o el machismo, donde la mujer, en la familia, como en la sociedad misma basada en el patriarcado, pasa a ser considerada un objeto -. El sistema, como vemos, nos vigila y controla para estar presente en cualquier ámbito, por muy privado que sea, nuestra habitación o nuestro pupitre escolar, es indiferente, y es por eso que tenemos el deber, nosotros, hijos, nietos o cónyuges, de organizarnos para construir un cambio, pues los problemas familiares derivados del sistema son inherentes al mismo.


El deber de organizarnos nos lleva a mencionar un problema, dado por el propio bloqueo formativo, y global, que el sistema ejerce en los individuos, el ser comunistas. En nuestras propias familias podemos ser considerados reos por estas ideas, las cuales, ante nuestros parientes, pueden resultar utópicas, confusas o incluso violentas, no siendo de ninguna forma así. Este problema es debido a que el sistema coarta, tergiversa y manipula la información e inclina, en la mayor parte de los casos, a nuestros parientes a asimilar el modo de vida capitalista, como el único concebible, - independientemente de sus ideas, ya sean de izquierdas o de derechas, dicotomía falaz en tanto -, atribuyendo además al Comunismo una historia que no es la verdadera, asegurándose así, mediante la educación o el poder mediático, sobrevivir en el tiempo.


Para atender al origen de estos problemas mencionados sólo podemos acudir a la estructura misma del sistema. Así, es esencial comprender que todo ello no surge de la nada, sino de la composición económica del sistema, capitalista en este caso, y que sólo de él emana la superestructura, donde se halla la religión, el lenguaje, la filosofía de una determinada época, etc. Partiendo de este esquema, es directo observar que el problema en sí mismo es el sistema, el capitalismo, y únicamente desde esta base seremos capaces de construir la solución al problema, el Socialismo.


Somos conscientes de que el marxismo-leninismo es la única salida veraz para dar lugar al Comunismo, pero también somos conscientes de la gran desinformación que existe, brindada, incluso, por nuestros compañeros de clase, materializados en forma de partidos o sindicatos. Es por eso, que desde la FEDERACIÓN DE JÓVENES COMUNISTAS DE ESPAÑA en MADRID, llamamos a todos los jóvenes a emprender la lucha, a organizarse y formarse sobre las verdaderas bases del Socialismo, en pro de construir conjuntamente una sociedad justa e igualitaria para todos, desde mujeres hasta hombres, desde jóvenes hasta ancianos, y sin miedo alguno, porque como ya dijo el camarada Lenin, - la revolución empieza por casa -.



¡LA REVOLUCIÓN EMPIEZA POR CASA!


¡JÓVEN, NO TENGAS MIEDO, ORGANÍZATE Y LUCHA!


¡POR EL SOCIALISMO Y LA ESTRUCTURACIÓN FAMILIAR ADECUADA!


FEDERACIÓN DE JÓVENES COMUNISTAS DE ESPAÑA, en MADRID.



http://fjcemadrid.blogspot.com.es/2013/05/la-estabilidad-familiar-tampoco-esquiva.html

    Fecha y hora actual: Vie Nov 24, 2017 11:20 pm