Sen Katayama - La Internacional Comunista y el Lejano Oriente (1924)

Comparte
avatar
Echospace
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2508
Reputación : 2950
Fecha de inscripción : 10/10/2011

Sen Katayama - La Internacional Comunista y el Lejano Oriente (1924)

Mensaje por Echospace el Mar Abr 02, 2013 6:43 pm

Queridos camaradas,

Tengo el placer de haber traducido este texto de Sen Katayama al castellano. Creo que es un documento muy interesante, ya que se trata de un informe político de un responsable de la Komitern exponiendo el desarrollo de la actividad revolucionario en el Lejano Oriente y, más importante aún, apuntando una serie de apreciaciones para la intervención de la Internacional Comunista entre las masas de ese territorio.

Por efemérides, diré que Sen Katayama es el único camarada japonés con el grandísimo honor de haber sido enterrado en la necrópolis de las murallas del Kremlin.

Salud



Sen Katayama

LA INTERNACIONAL COMUNISTA Y EL LEJANO ORIENTE

Publicado por primera vez en Moscú, 19 de febrero 1924

1. La Internacional Comunista y China

Debido a la influencia directa e indirecta de la Internacional Comunista hay un Partido Comunista activo en China. Aunque el Partido Comunista de China es todavía débil como factor político, juega un papel definitivo en la vida política de China. En todas partes hay señales de la influencia indirecta de la Internacional Comunista en los estudiantes chinos, que poco a poco van convirtiéndose en una fuerza revolucionaria. El movimiento de la Juventud Comunista tuvo un rápido crecimiento el año pasado y la juventud ya era capaz de organizar grandes manifestaciones para demandas de carácter nacional, así como de carácter internacional. El ejemplo más llamativo de estas actividades es el movimiento en contra del tratado secreto entre China y Japón, lo que obligó al gobierno a ceder a las demandas de los estudiantes después de una impresionante manifestación organizada por estos últimos el 4 de mayo. Otra demostración muy exitosa fue la reciente manifestación anti-religiosa de la Liga de Jóvenes Comunistas en el momento de la undécima edición del Congreso de la Asociación de Jóvenes Cristianos, celebrada en Pekín. Este movimiento anti-religiosa fue llevada a cabo con gran éxito a nivel nacional y creó una profunda impresión en los jóvenes del país, así como en toda la población.

El movimiento nacional se ha arraigado profundamente entre los estudiantes chinos. El movimiento estudiantil está más o menos bajo el liderazgo de estudiantes que están bajo la influencia comunista. Estos últimos ya han iniciado el trabajo de propaganda dentro de las organizaciones obreras. Las recientes manifestaciones de las organizaciones de la clase trabajadora, especialmente de la de los ferroviarios, los textiles y las organizaciones de trabajadores metalúrgicos, así como las huelgas en el ferrocarril de Pekín-Hankow eran, en gran medida debido a la agitación y el liderazgo de los estudiantes.

El Partido Comunista Chino ha colaborado con el Partido Kuomintang con el objeto de revolucionarla y convertirla (en la medida de lo posible) en un partido obrero y campesino. A pesar de su debilidad y de su cantidad relativamente pequeña de miembros, el Partido Comunista chino puede hacer mucho en materia de influenciar en el Kuomintang y de revolucionar sus principios y tácticas. Para el Partido Comunista Chino es una sección de la Internacional Comunista y por lo tanto tiene el apoyo de todo el movimiento proletario internacional.

En cuanto a las relaciones futuras entre la Internacional Comunista y el Partido Comunista de China, están obligados a acercarse más y a estabilizar su crecimiento y el del movimiento obrero chino.

2. La Internacional Comunista y Japón

Fue sólo después de que el Congreso de la República Popular de Extremo Oriente, a la que asistieron delegados del Partido japonés, que una conexión directa se estableció entre la Internacional Comunista y del movimiento comunista japonés. El Partido Comunista Japonés ha tenido que trabajar con grandes dificultades debido a la persecución del gobierno. Es gracias a la influencia de la Internacional Comunista, que en Japón no hay un sólo sindicato agitado por la adherencia del movimiento sindical japonés a la Internacional de Amsterdam, aunque los de Amsterdam hiciesen una enérgica propaganda en Japón. Es un hecho bien conocido que el movimiento de los trabajadores japoneses podría haberse (si lo hubiera deseado) unido a la organización de Amsterdam sin ninguna oposición o interferencia por parte del gobierno, sino que, por el contrario, este último pondría todos los obstáculos en el camino de la adhesión de los sindicatos japoneses a la Internacional Sindical Roja. La tendencia general del movimiento obrero es, sin duda en favor de la Profintern Roja. La Federación General del Trabajo japonesa, anteriormente una organización amarilla, se está convirtiendo decididamente revolucionaria. Exige la centralización de la Federación y se opone a la tendencia federativa de las federaciones sindicalistas. Sólo recientemente la Federación se unió al movimiento político por el sufragio universal, y sus líderes están en la actualidad trabajando en la creación de un partido político en los principios de la Internacional Comunista. La Federación ha señalado más de una vez en sus resoluciones que el objetivo final del movimiento obrero es el establecimiento de un gobierno de trabajadores y de un nuevo orden social bajo la dictadura del proletariado. Pero bajo el gobierno imperialista actual, es posible formular los objetivos de la organización, de tal forma.

Los sindicatos campesinos -que se fusionaron en una federación nacional- también están creciendo y cada vez tienen más influencia. No hace mucho tiempo que decidió establecer un partido político obrero y campesino, que ahora está siendo organizado. Todos estos hechos apuntan a la influencia directa e indirecta de la Internacional Comunista.

El movimiento Eta (1) es en la actualidad el mayor movimiento militante en Japón. Cuenta con más de un millón de miembros y agita para la plena igualdad económica, social y política. Varios de los dirigentes Eta son miembros del Partido Comunista, mientras que la línea política general y la táctica que se ocupa de las cuestiones nacional y colonial del movimiento se basa en las tesis de la Internacional Comunista. Consciente o inconscientemente, el movimiento tiende hacia el comunismo.

Los sindicatos y federaciones japoneses rechazaron la propuesta de nombrar un delegado a la Oficina de Trabajo de la Sociedad de Naciones y sabotearon las elecciones en las que sólo unos pocos sindicatos participaron.

La influencia de la Internacional Comunista es también evidente en la actitud del movimiento obrero japonés hacia el movimiento obrero de las colonias japonesas. Hay en la actualidad en Japón, 2.000 trabajadores coreanos y chinos, y su número va en aumento cada mes porque el trabajo coreano es más barato. Pero, sin embargo, no existe un antagonismo entre los trabajadores coreanos y japoneses.

La influencia de la Internacional Comunista está destinada a extenderse como el movimiento campesino, desarrolla y adopta formas más definidas al convertirse en una unión estrecha entre el proletariado urbano y el campesinado, que han unido sus fuerzas para luchar contra sus opresores. En el campo político, estas fuerzas unidas luchan conjuntamente contra el gobierno burgués y el capitalismo a través de la creación de un Partido obrero y campesino.

3. La Internacional Comunista y Corea

Las relaciones entre la Internacional Comunista y el movimiento coreano son hasta ahora insatisfactorias. Las negociaciones de la Internacional Comunista con los nacionalistas coreanos emigrados y los llamados líderes revolucionarios resultó haber sido un error. Sin embargo, la situación en Corea no es en absoluto desalentadora. Por el contrario, está asumiendo gradualmente un definido carácter revolucionario debido al hecho de que los nuevos elementos jóvenes están creciendo y son arrastrados al movimiento nacionalista (que obliga a las organizaciones nacionalistas a adoptar métodos más activos de la lucha en lugar de limitarse, como hasta ahora, a tareas puramente nacionalistas, y prestar más atención a las cuestiones sociales y de clase), y que hay una tendencia a considerar el movimiento revolucionario japonés como el único movimiento capaz de contribuir al éxito del movimiento nacionalista coreano. Puede, tal vez, parecen más bien presuntuoso decir que sí, pero cada vez que tenía la oportunidad de hablar con los nacionalistas coreanos, me convencí de que están haciendo todo lo posible para entrar en contacto con el movimiento obrero japonés y con las organizaciones revolucionarias de Japón. Esto, por supuesto, es un buen augurio para el frente único revolucionario del proletariado industrial y de los campesinos de ambos países. Es un hecho establecido que varias organizaciones revolucionarias importantes están destinadas a la creación de un estrecho contacto con la Internacional Comunista. Esto demuestra que la influencia de la Internacional Comunista está permeando poco a poco a las filas de los líderes revolucionarios coreanos.

Si bajo estas circunstancias, la Internacional Comunista adopta una política bien pensada hacia Corea, será capaz de ejercer una influencia considerable sobre el creciente movimiento nacionalista coreano. Entonces seremos capaces de unirnos a las organizaciones revolucionarias de los emigrantes coreanos esparcidos por toda China y Manchuria en un frente común con el movimiento revolucionario en Corea.

La orientación del Partido Comunista de Mongolia es hacia el Partido Comunista ruso. Pero a medida que el Congreso de los Pueblos del Oriente nos ha demostrado que en la próxima lucha revolucionaria será en el Lejano Oriente, Mongolia tendrá que tomar su lugar entre los otros países del Lejano Oriente, la Internacional Comunista debe guiar el movimiento comunista mongol en la dirección de fusión con el movimiento de liberación de los países del Lejano Oriente.

*****

La Internacional Comunista está destinada a jugar un papel muy importante en el movimiento revolucionario que viene y de la lucha revolucionaria en todo el mundo. El despertar de Oriente es rápido, mucho más rápido que el despertar de Occidente, y las masas están avanzando hacia la izquierda mucho más rápidamente que los líderes revolucionarios. Los obreros y campesinos de Japón están adquiriendo conciencia de clase y están en todas partes, como se evidencia por la huelga de los marineros en Kobe, en octubre de 1923. Esta huelga victoriosa fue en realidad llevada a cabo por miembros de base del sindicato de marineros. La burocracia sindical simplemente obedeció a los huelguistas. Todos los buques que tocaban puerto se unieron a la huelga, y varios sindicatos de Osaka votaron por el apoyo material a la huelga hasta lograr la victoria. El sindicato de marineros era considerado como una organización conservadora. Sus líderes son intelectuales, pero, sin embargo, resultó ser una organización de combate excelente.

Estos hechos demuestran lo importante que es que la Internacional Comunista y de como debe desempeñar un papel de liderazgo en el Lejano Oriente. Se puede ejercer una gran influencia en el movimiento obrero en Japón y otros países asiáticos. Los Filipinos son enfáticos en su demanda de independencia, y en cumplimiento de este objetivo se envía delegación tras delegación a Washington. Ellos merecen nuestro apoyo, porque se han dado cuenta de que la independencia de las pequeñas nacionalidades y países sólo se puede alcanzar uniéndose al movimiento comunista, que es internacional y es al mismo tiempo el único campeón verdadero de la independencia nacional.

La Internacional Comunista debe tener un papel destacado en la próxima lucha revolucionaria del Este. Por lo tanto, se debe prestar especial atención a la circulación en estos países. El movimiento comunista, así como el movimiento de los trabajadores en los países del Lejano Oriente es joven e inexperto, y la Internacional Comunista como dirigente del proletariado, debe acudir en su ayuda.

¡Viva la Internacional Comunista!

Larga vida a los Partidos Comunistas del Lejano Oriente!

Moscú, 19 de febrero 1924

(1) Los Eta son una casta de trabajadores que desempeñan trabajos generalmente mal vistos en Japón, como carniceros, curtidores, enterradores, etcétera. Hoy en día sigue habiendo cierto desprecio por parte de la sociedad japonesa a profesionales de distintas profesiones.

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: Sen Katayama - La Internacional Comunista y el Lejano Oriente (1924)

Mensaje por pedrocasca el Mar Abr 02, 2013 9:28 pm

Agradecido por el texto, tovarich. Qué poco conocemos de aquellos y aquellas que llevaron adelante las luchas para hacer que el ser humano entre de una puñetera vez en la historia fuera de cuatro sitios de Europa y un poquito, muy poquito, del resto del mundo. Cuanta gente olvidada, cuantos desconocidos. Yo por eso le doy gran importancia a hechos como el de escuchar/cantar La Internacional en cualquier acto porque lo considero una especie de recuerdo y homenaje para todos ellos.

    Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 4:55 am