Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Comparte

    Tripero
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 871
    Reputación : 1080
    Fecha de inscripción : 04/01/2013
    Localización : Sudamérica

    Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Tripero el Sáb Mar 30, 2013 7:19 am

    Como están camaradas! hace poco me encontré con este texto, bastante curioso, que habla de que el fundador de Clarín, parece que a su tiempo tuvo simpatía con los nazis.
    Disculpen si el título es tendencioso y llama la atención, es que no quería sacarle el titulo original.

    Y, si hay una nota sobre este tema avisarme, la verdad que yo no encontré ninguna.

    algo curioso son las tapas, cuantas cosas mezclan, desde el orgullo patriótico hasta mesclar mazones, comunistas, judíos, islámicos etc. esas tapas tendenciosas me hacen acordar a otros diarios.



    10 de abril de 1938, 20.000 personas asisten al Luna Park



    es el mayor acto celebrado por el nazismo fuera de las fronteras de Alemania en toda su historia


    Roberto Noble: golpismo,
    fascismo y corrupción[center]



    El 28 de agosto de 1945 aparecía en la Argentina un nuevo diario, el primero que adoptaba el formato tabloid. Lo dirigía Roberto Noble y se llamó Clarín. Existen fundadas sospechas de que se financió con aportes de las empresas alemanas -cuya expropiación fuera dispuesta por el gobierno de Farrell tras la tardía declaración de guerra al Eje nazi-fascista- y por la Embajada del Tercer Reich en nuestro país. No sería improbable, dada la ideología que por ese entonces hacía gala Noble, y la indignación pública que mostró ante la medida, calificándola de “acto lastimoso”, defendiendo la neutralidad en afiches callejeros y solicitadas (Manifiesto de Afirmación Argentina). Tampoco cabe descartar que el nombre fuese un homenaje al pasquín nazi llamado Clarinada (1937-1945), clausurado por el gobierno meses antes, como también se ha sostenido.

    Roberto J. Noble no era un desconocido, pero tampoco era periodista profesional. No le faltaba olfato político, ya que desde su juventud había demostrado ser un verdadero camaleón ideológico que cambiaba “de colores según la estación” política.

    El director del nuevo diario se había iniciado, en 1927, en el Partido Socialista, y a poco de andar demostró su audacia: como lo señalara Luis A. Sciutto (Diego Lucero) en la biografía por encargo publicada en 1979, había participado activamente en el golpe de Uriburu del 6 de septiembre y fue “uno de los seis únicos civiles de la primera línea en aquellos actos determinantes del derrocamiento de Hipólito Yrigoyen”. Pronto se abrió del Partido Socialista, con la escisión que encabezaron Antonio Di Tomaso y Federico Pinedo (actores relevantes de la Década Infame como ministros de Agricultura y de Hacienda de Agustín P. Justo). De la mano de Pinedo y Di Tomaso, Noble hizo profesión de fe ultraliberal y, como todo converso, no se privó de ningún gesto para hacer creíble su acto de fe. Fue elegido diputado nacional en 1932, como parte de la Concordancia a expensas de la proscripción del radicalismo yrigoyenista, y no vaciló, al año siguiente, en ratificar legislativamente el pacto Roca-Runciman (Ley 11.693), el mayor tratado histórico de prosternación de la Argentina ante el Imperio Británico. De este tratado vergonzoso, sólo la oligarquía ganadera exportadora de carne enfriada fue la gran beneficiada.

    Cuando en 1936 el gobernador Manuel Fresco le ofrece a Noble hacerse cargo del Ministerio de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, este lo acepta de inmediato. Ya ha dejado atrás su declamado liberalismo y adoptado sin hesitar la ideología nazifascista como miembro de la agrupación Afirmación Argentina. Al igual que su ahora jefe, cuelga la foto de Mussolini en su despacho y escribe, entre otros gestos de adhesión, una carta pública expresando su admiración por el Duce. Decía Noble: “Mussolini es el modelo viviente del moderno hombre de Estado, y en lo que al genio de su raza se refiere, constituye una expresión y egregia de la excepcional capacidad que el pueblo italiano ha demostrado en todos los tiempos de producir ejemplares humanos dotados de amplitud universal, de fantasía creadora y temperamento ejecutivo, síntesis que justifica por sí misma la existencia de la especie y la encumbra como portadora de lo supremos valores morales y espirituales en el mundo (...) Los argentinos nos regocijamos con alegría de hermanos, por la gloria de Italia y de Mussolini.”



    Apenas asumió el cargo, designó como uno de sus más inmediatos colaboradores a Carlos Suárez Pinto, otro converso que había incursionado en el progresismo (firmó el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918). Noble lo designa subjefe de la policía provincial. Ambos se encargaron de cerrar con saña y violencia, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, las escuelas obreras judías, las Arbeter Shuln, que tan importante tarea educativa realizaban entre los sectores más pobres de los inmigrantes de esa colectividad, que se encontraban principalmente en La Plata, Zárate, Campana y Valentín Alsina. Luis Alberto Murray, otro biógrafo por encargo de la Fundación Noble, trata de justificar esta pirueta ideológica y lo compara con Leopoldo Lugones (cuyos inicios socialistas no le impidieron proclamar “La Hora de la Espada”, y embarcarse con las camisas pardas). Su consejero y diario contertulio fue Alberto Barceló: el mafioso caudillo de Avellaneda que durante tres décadas controló los negocios sucios, el juego clandestino y la prostitución.

    El nazismo y antisemitismo de Noble no era objeto de ocultamiento: el 10 de abril de 1939, al realizarse un gigantesco acto en el Luna Park de adhesión al Tercer Reich, con gran despliegue de banderas con la cruz esvástica y abundantes cánticos contra los judíos, los comunistas y la francomasonería, contó con la presencia del gobernador Manuel Fresco, acompañado por su ministro de gobierno, Roberto J. Noble, como bien ha recordado Herman Schiller.

    Ese mismo año dejó su cargo por presión del gobierno de Roberto Ortiz. Ninguno de los ministros de Fresco -ni este mismo, por supuesto- se retiraron pobres de la función pública. Noble montó un establecimiento ganadero “modelo” en Lincoln, que llamó Estancia Santa María.

    Tras unos pocos años de ostracismo político, Noble funda Clarín y designa a Suárez Pint como secretario de redacción del diario. En el período de 1946 a 1951, si bien el matutino había cobrado cierto vuelo, no fueron años en que se destacara excepcionalmente. Había apostado mal, haciendo campaña a favor de la Unión Democrática, apoyando la fórmula Tamborini-Mosca contra Perón. Para el camaleónico director de Clarín, no importaba la ideología de aquella: se podía estar con el eje Berlín-Roma y jugar con Braden, el embajador de los EE UU. Es que en la lista de la coalición antiperonista iba de candidato a diputado su hermano Julio, ya casado con una Mitre, y eso era una pieza clave para sus intereses económicos y periodísticos.



    No sólo por eso Evita detestaba a Noble, mencionándolo con epítetos tales como “pituco” y “pervertido”, ya que consideraba que no había sido ajeno al “escándalo de los cadetes del Colegio Militar” del año 1942, en que señores de la élite porteña organizaban fiestas en departamentos privados, a las que concurrían engañados muchos tiernos cadetes del instituto castrense, quienes eran abusados sexualmente por este rancio grupo de pedófilos, que además los fotografiaba para extorsionarlos para obtener nuevas presencias y silencio. Estallado el escándalo público, el juez que instruyó las actuaciones realizó varios allanamientos en Barrio Norte y detuvo a diversos hombres de prosapia. El caso concluyó con la condena de algunos de ellos y el suicidio del arquitecto Duggan, que integraba el grupo de condenados. En ese año 1942, Roberto J. Noble publicó una solicitada en los diarios, negando haber participado en aquellas “fiestas negras”, como se comentaba insistente y públicamente en los distintos corrillos políticos y sociales.
    Pero el año 1952 fue un año de cambio promisorio para el director del diario Clarín. Hubo tres hechos que probaban que era “un hombre de suerte”, como él se calificaba. En primer lugar, la muerte de Evita, que era su obstáculo para codearse con el poder. En segundo lugar, la expropiación por parte del gobierno peronista del diario La Prensa para convertirlo en el órgano de la CGT, que se comenzó a editar el 19 de noviembre de 1951, ostensiblemente dirigido a los millones de afiliados sindicales. El cambio del público lector de La Prensa fue aprovechado por Clarín para quedarse con su sección de avisos clasificados, hasta entonces concentrados en el diario de Gainza Paz. En tercer lugar, porque tras la muerte del vicepresidente Hortensio Quijano, que acompañó muy dignamente a Perón en su primera presidencia, este eligió para remplazarlo en su segundo mandato al contralmirante Alberto Tessaire. En nada se parecía su sucesor al vicepresidente Quijano, viejo dirigente de la Unión Cívica Radical Antipersonalista, que diera en todo momento pruebas de su lealtad a Perón. El marino Alberto Tessaire, tres años más tarde de su asunción, al día siguiente del derrocamiento de Perón, se sumaría a las huestes de Aramburu y Rojas, y no cesaría de dar testimonio contra el propio Perón en todas las “comisiones investigadoras” del gorilaje que asaltó el poder, convirtiéndose en un antecedente histórico de la traición de Cleto Cobos.

    En 1952, Noble y el diario Clarín comienzan a recibir fuertes sumas de los fondos reservados, desviadas por Tessaire a través del secretario privado, que no era otro que el viscoso Bernardo Neustadt. Clarín pasó a ser, en apariencia, moderadamente oficialista, aunque en realidad, Roberto Noble era parte de la conspiración contra Perón. Cuando el 16 de junio de 1955 la Marina y parte de la Aeronáutica escriben la página más brutal del odio homicida de las Fuerzas Armadas bombardeando la Plaza de Mayo que dejó el saldo de 300 muertos civiles y más de 1000 heridos, no pudiendo derrocar a Perón y huyendo con los aviones al Uruguay, Noble estaba de viaje en los EE UU. El subdirector de Clarín sabía qué hacer: nunca apostar a los perdedores. Por eso el diario los trata de “ASESINOS” y editorializa al día siguiente: “Las palabras no alcanzan a traducir en su exacta medida el dolor y la indignación que ha provocado en el ánimo del pueblo la criminal agresión perpetrada por los aviadores sediciosos que ayer bombardearon y ametrallaron la ciudad.” Vuelto Noble al país de su corto viaje, puso el grito en el cielo por la condena del suceso, al advertir que la Marina dirigía todos sus cañones contra él.

    Apenas transcurrieron 90 días entre el trágico y abyecto bombardeo de la Plaza de Mayo y el golpe de Estado que finalmente derrocó a Perón, el 16 de septiembre de 1955. El día que asumió la presidencia Lonardi, Clarín colocó como gran titular de tapa la palabra: “LIBERTAD” y la foto del jefe golpista. Ya los editoriales apologéticos del diario Clarín eran redactados por su propio director. Pocos días después, convertido ya en uno de los grandes voceros mediáticos de la dictadura implantada, calificaba como “héroes” a los aviadores que habían bombardeado la Plaza de Mayo y que regresaban de su corto exilio en Montevideo.

    Pesaba más la necesidad de congraciarse con la marina del almirante Rojas y los lazos familiares que la coherencia del diario. Las cabezas del fuerte bloque civil de la Revolución Fusiladora habían sido designados como miembros de la “Junta Consultiva Nacional”, un remedo de Poder Legislativo en que estaban representados junto a otros partidos menores: el radicalismo en sus tres tendencias internas, el Partido Socialista, el Partido Demócrata Conservador y el Partido Demócrata Progresista. Y uno de los dos representantes de este último era el gran hermano: Julio Argentino Noble.


    CLARINADA ( no.1-94, mayo 1937 – febrero 1945)
    Editor: Patria (Buenos Aires, Argentina).
    Director: Carlos M. Silveyra



    Publicado el 05/07/2011 por García Cambeiro

    Descripción: El profesor Daniel Lvovich (Universidad Nacional de General Sarmiento, Argentina) escribió el artículo “Un vocero antisemita en Buenos Aires: la revista Clarinada (1937 -1945)” explica: “Si bien el antisemitismo era común en las publicaciones nacionalistas que aparecieron en Buenos Aires en la década de 1930 y primera mitad de la de 1940, la revista Clarinada se destacó entre todas ellas por la radicalidad de su odio a los judíos. Clarinada publicó su primer número en mayo de 1937, y continuó apareciendo hasta febrero de 1945. Se trataba de una revista de aparición mensual, prolijamente editada, con unas ochenta páginas y tapas en colores. Desde su inicio, Clarinada llevó como subtítulo Revista Mensual de propaganda argentina y contra propaganda roja, que a partir de 1940 se modificaría por otro que reflejaba de manera más exacta sus contenidos: el de Revista anticomunista y antijudía. En efecto, desde el primer número de la revista quedo claro que tras el anticomunismo de su director, Carlos M. Silveyra – quien con anterioridad se había destacado por sus iniciativas destinadas a combatir al supuesto peligro rojo, como la publicación del libro El Comunismo en la Argentina o la puesta en marcha de la Comisión Popular Argentina contra el Comunismo – se dibujaba un antisemitismo obsesivo, que encontraba en las tesis de la conspiración universal judía un argumento que se repetiría hasta el hartazgo. De tal modo, a partir de su declaración de principios, la revista se presentaba como una herramienta de lucha contra una serie de enemigos que, pese a sus diferencias, habrían actuado de consuno bajo las órdenes de los israelitas, con el propósito de destruir la civilización cristiana. “Programa de lucha sin cuartel contra ese ejército de alimañas, integrados por fuerzas aparentemente heterogéneas: materialismo, liberalismo, marxismo, comunismo, socialismo, anarquismo, ateísmo, masonería, etc., pero que están unidas en la misma finalidad : la destrucción de la civilización cristiana y que obedecen al mismo comando que las dirige desde las tinieblas: el judaísmo.” (no.1, mayo 1937). El antisemitismo de Clarinada combinaba unos tópicos y una virulencia que lo aproximaba al nazismo, con una apelación constante a una identidad católica que lo distanciaba de este, sin advertir en ello contradicción alguna. De tal modo, la revista podía apelar a la autoridad de algunos padres de la Iglesia para respaldar su antijudaísmo, sin que ello le impidiera recurrir a metáforas de tipo biologicista de clara inspiración nacional socialista, entre ellas una recurrente: “En invierno hay que precaverse de la gripe, pero en toda estación hay que precaverse de la peor peste: el judaísmo.” Pese a identificarse de manera completa con el régimen de Hitler, a quién auguraban “el triunfo de la nueva Alemania, porque será el triunfo de la justicia social y el aniquilamiento del judaísmo” (no.45), Clarinada afirmaba no compartir la ideología racista. En cada número se repetía, a manera de afirmación de su pertenencia a los ámbitos católicos, una explicación sobre los motivos que animaban a la publicación: “Clarinada no combate a los judíos porque son judíos, ni pretende agitar luchas religiosas o raciales. Clarinada combate a los judíos, porque ellos son los inventores, organizadores, directores y sostenedores del comunismo en todo el mundo. Clarinada combate a los judíos, porque los judíos, cumpliendo con las directivas de los ‘Sabios de Sión’ corrompen la moral cristiana, estimulan los vicios y los defectos humanos, para aniquilar la conquista espiritual de la humanidad hecha por Jesús, primera víctima de los Judíos deicidas”. La doble identificación de Clarinada le permitía recibir respaldos provenientes tanto del campo católico cuanto del nacional socialista. De tal modo, el vocero oficioso del Arzobispado de Buenos Aires saludó la aparición de Clarinada señalando que merecía “el más decidido apoyo de cuantos abrigan la preocupación cristiana y patriótica de defenderse del enemigo implacable que es el comunismo” y el Obispo de Santiago del Estero, Monseñor Rodriguez Olmos, envió su bendición a los lectores católicos de la revista.(no.24) Paralelamente, el exacerbado antisemitismo de la revista le valió en 1938 los elogios de la publicación nazi DerStürmer, que lamentaba “que no se esté enterrando vivos a todos los judíos sin distinción, de modo que por fin pueda reinar la paz entre la gran familia argentina”. Clarinada reproducía de manera persistente algunos de los más importantes textos antisemitas, como los Protocolos de los Sabios de Sióny las obras de Hugo Wast, Julio Menvielle o Virgilio Filippo, además de los discursos de Hitler y otros jerarcas del nazismo.





    En la revista se identificaba de manera permanente al judaísmo con el comunismo, se sostenía que los republicanos españoles no eran otra cosa que títeres de los judíos, se afirmaba -en consonancia con los postulados del nazismo- que los israelitas eran los responsables por el estallido de la Segunda Guerra Mundial y se manifestaba de manera repetida el deseo de que el fin de la contienda significara su total exterminio. Mientras una sección permanente titulada “Actividades del Ghetto” se dedicaba a injuriar de modo permanente a las personas e instituciones israelitas de la Argentina, las representaciones del judío que -tanto en la portada cuanto en las caricaturas firmadas con el seudónimo de Matajacoibos-se reproducían de modo continuo, participaban de los rasgos que los estereotipos del antisemitismo alemán atribuían a los israelitas. En cada número, la revista demandaba al gobierno nacional una serie de medidas: el cierre de diarios como Crítica o La Vanguardia, la declaración de la ilegalidad del comunismo y la expulsión o encarcelamiento de sus dirigentes, la prohibición del uso del idisch en diarios, revistas y audiciones radiales y la expulsión del país de todos los judíos, sin excepción. La identificación de Clarinada con el régimen y los propósitos del nacional socialismo no se derivaba solamente de una solidaridad de tipo ideológico, ya que la revista era subsidiada de manera encubierta por las agencias de propaganda del gobierno alemán. (7) Sin embargo, la principal fuente de financiación de la revista se encontraba en la publicidad de agencias y empresas del Estado, como Y.P.F., el Censo Nacional Agropecuario, la Caja de Ahorro Postal y los Bancos de la Nación Argentina, Municipal, de la Provincia de Buenos Aires e Hipotecario Nacional. Pese a los reiterados reclamos que las organizaciones que combatían al antisemitismo elevaron a los sucesivos gobiernos de la Nación, la propaganda oficial continuó apareciendo en las páginas de Clarinada hasta que, cuando la derrota alemana era inminente, la revista se dejó de publicar. Números 30, 41 y 66 no existen.




    Buenos Aires, 1938: el mayor acto nazi fuera de Alemania celebrando la anexión de Austria al Tercer Reich

    Tras el ataque de la Alemania nazi provocando la anexión de Austria al Tercer Reich, el 12 de marzo de 1938, las reacciones en Argentina no se hicieron esperar. Los hitleristas nazis (entre los que había alemanes y austríacos argentinos) identificados como el “Landesgruppe” se congregaron en el Club Alemán de Buenos Aires (Argentina), donde reunieron a 3.500 personas, con la intención de sumar a los simpatizantes del Nacional Socialismo vernáculo al plebiscito organizado por Adolf Hitler para avalar la anexión austríaca al Tercer Reich (Anschluss). No lo lograron, pero siguieron con sus intentos y finalmente sorprendieron al mundo con un impresionante acto celebrado en el Luna Park de Buenos Aires, uno de los centros de reunión más importantes (incluso hoy en día) de la Argentina.
    El hecho tuvo lugar en el emblemático lugar de la Capital Federal el 10 de abril de 1938, contándose la asistencia de 20.000 personas con gran despliegue de banderas argentinas y emblemas del Tercer Reich con cruces esvásticas y estandartes, en el que fue el mayor acto celebrado por el nazismo fuera de las fronteras de Alemania en toda su historia.







    Al acto nazi asistieron en aquella (tristemente célebre) jornada, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires; Manuel A. Fresco y el ministro de gobierno, Roberto J. Noble, quien en 1945 sería el fundador del Diario “Clarín”. Fresco y Noble eran notables simpatizantes del nazismo y las potencias que conformaban el Eje y entre sus más destacadas acciones de gobierno se destaca la clausura en 1937 de las escuelas obreras judías existentes a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires. Por otro lado, tanto Fresco como Noble eran quienes más apoyaban a los grupos de choque fascistas que merodeaban por la Capital Federal en zonas de alta población judía.

    Las fotos de la época son por demás elocuentes. El inmenso lugar, en pleno Buenos Aires, y a la vista de todos, “vestido de fiesta nazi” provocadora, insensible y repugnante.



    Fuente:http://www.1984nwo.net/1984/index.php?topic=12507

    ArgentoRojo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1103
    Reputación : 1150
    Fecha de inscripción : 14/05/2011

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por ArgentoRojo el Sáb Mar 30, 2013 7:53 am

    Muy bueno. Las tapas de "Clarinada" me hace acordar a "Der Sturmer", un pasquín hiper nazi dirigido por un tal Julis Streicher en la Alemania Nazi.




    Tripero
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 871
    Reputación : 1080
    Fecha de inscripción : 04/01/2013
    Localización : Sudamérica

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Tripero el Sáb Mar 30, 2013 8:28 am

    Claro! pero por lo poco que yo ví, son tapas antisemitas, lo que me sorprende es que estas tengan que mesclar (como con disimulo lo hacen todos ahora) entre todos sus enemigos.. ej: la tapa de Junio del 37. tiene a el granadero tocando el clarin, enfrentado a un mounstro aparentemente sin cuerpo, con los simbolos del comunismo y el judaismo, que tienen que ser extranjeras (de la urss) pero si te fijas bien, hay construcciones islámicas, o al menos parecen serlo.

    eso de mezclar a los "enemigos" se usa hasta hoy. ej: la frase del centro que es "la politica es como un circulo, los extremos se tocan".


    ------------------------------
    "Está claro, me parece, que los clamores contra el famoso burocratismo no son más que un medio de encubrir el descontento por la composición de los organismos centrales, no son más que una hoja de parra... ¡Eres un burócrata, porque has sido designado por el Congreso sin mi voluntad y contra ella! Eres un formalista, porque te apoyas los acuerdos formales del Congreso, y no en mi consentimiento. Obras de un modo brutalmente mecánico, porque te remites a la mayoría "mecánica" del Congreso del Partido y no prestas atención a mi deseo de ser cooptado. Eres un autócrata, porque no quieres poner el poder en manos de la vieja tertulia de buenos compadres!"

    IonaYakir
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1868
    Reputación : 2199
    Fecha de inscripción : 14/09/2010
    Localización : Incierta

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por IonaYakir el Sáb Mar 30, 2013 9:05 am

    Tripero escribió:...la tapa de Junio del 37. tiene a el granadero tocando el clarin, enfrentado a un mounstro aparentemente sin cuerpo, con los simbolos del comunismo y el judaismo, que tienen que ser extranjeras (de la urss) pero si te fijas bien, hay construcciones islámicas

    Creo que no son construcciones islámicas las que se ven en la imagen, sino el Kremlin.

    surfas
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4265
    Reputación : 4306
    Fecha de inscripción : 15/10/2011

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por surfas el Sáb Mar 30, 2013 9:14 am

    Che la esvasitca dentro de la rueda dentada se daba tambien en Alemania ¿o es una version criolla?

    Tripero
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 871
    Reputación : 1080
    Fecha de inscripción : 04/01/2013
    Localización : Sudamérica

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Tripero el Sáb Mar 30, 2013 9:32 am

    IonaYakir escribió:
    Creo que no son construcciones islámicas las que se ven en la imagen, sino el Kremlin.

    Yo pense en eso, pero en frente hay unas construcciones que parecen serlo.. igual, no si con eso quisieron tirar una indirecta, porque a simple vista parece que esta de el lado del granadero, pero es curioso el como están dibujadas.


    Aelito
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 708
    Reputación : 711
    Fecha de inscripción : 24/11/2011

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Aelito el Sáb Mar 30, 2013 2:18 pm

    Compañero Tripero (que a propósito yo soy hincha del bicho) no dudo de tu buena intención al subir esta nota y es en sí un tema interesante para estudiar y analizar.

    Dicho esto, no puedo dejar de decir que la nota es bastante reduccionista, hecha desde una mirada burguesa y de tendencia properonista. Como si los "cambios" de colores, discurso y/o imágen no fueran un comportamiento extensible a toda la burguesía ya sea para expresar sus conflictos internos o para materializar su dominación sobre la clase obrera. Todo el episodio que cuenta alrededor del almirante Tessaire y las idas y venidas durante el gobierno de Perón, lo hace presentando a un personaje maquiavélico (con perdón al gran Niccolò) como si Perón fuera una blanca paloma ajena a todos estos avatáres o conflictos interburgueses.

    Esta frase claramente es una muestra de esa mirada:

    "Para el camaleónico director de Clarín, no importaba la ideología de aquella: se podía estar con el eje Berlín-Roma y jugar con Braden, el embajador de los EE UU. Es que en la lista de la coalición antiperonista iba de candidato a diputado su hermano Julio"

    Como si esta frase no podría ser aplicada al propio Perón, que además de haber sido pro-Eje siendo ministro de guerra, nada menos, y vicepresidente (con tantos o más poderes que Farrell en ese momento) declaran la guerra a poco más de un mes antes de que cayera Berlín y después no tuvo ningún problema en negociar con Inglaterra la compra de los ferrocarriles (con más de 30 años de uso) por un valor mayor de lo que valían y salvándole las papas a los británicos por las pérdidas que éstos le reportaban, sólo por recordar una de sus medidas.

    Tal parece que en la época de la fundación de Clarín todo el comportamiento fascistoide pasaba por este hecho, como si no fuera todo un síntoma, un claro producto de tener en el país un gobierno fascista 'sui generis' (aclaro por las dudas) que se encarnó en la dictadura de Ramírez/Farrell/Perón 1943/1946.

    Este artículo apenas nombra a Hugo Wast, que en realidad es un pseudónimo que utilizaba como escritor, pero su nombre verdadero era Gustavo Adolfo Martínez Zubiría y no es por casualidad que este fuera Ministro de Justicia e Instrucción Pública (como una especie de ministro de "Educación") de este gobierno, mientras Perón era Ministro de Guerra y luego Vicepresindente. Artículos de Wast se pueden leer en la revista Criterio de aquella época en alguna hemeroteca, sobretodo mientras la dirigió la revista Gustavo Fanceschi, en donde se podrá ver claramente como combina su fascismo con una posición además ultramontana (insturó la enseñanza católica en todas las escuelas de manera "optativa" entre otras cosas).

    Insisto, hay que contextuar bien la época en que se funda el diario Clarín y las características que tenía el gobierno de nuestro país en esa época (que para mí es un momento clave) tiene mucho que ver con este hecho, sobretodo si analizamos la política sindical de ese momento, hay que leer a Rubens Íscaro o estudiar la política de Perón sobre la CGT Nº2 y la F.O.N.C en el 44 al crear la Unión Obrera de la Construcción teniendo que disolverse aquella y toda la represión y tortura a los camaradas de esa época que no se sometieron a los sindicatos cooptados por el Estado burgués como parte de su política concesiva pero a la vez totalmente represiva.

    Sobre este período lean a Milcíades Peña también, y es muy recomendable a su vez el libro "Prolegómenos del peronismo" de Daniel Campione.

    Saludos.

    gatopardo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 875
    Reputación : 897
    Fecha de inscripción : 15/02/2013

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por gatopardo el Sáb Mar 30, 2013 5:57 pm

    Se entendió para quién va el palo en este hilo, de muy buena factura gráfica por cierto, y desde que butaca ideológica se hace.
    Ahora, ¿alguien leyó algo de la división de sectores burgueses lúmpenes argentinos entre "anglófilos y germanófilos" desde la 1º Guerra en adelante?.
    La burguesía no hace ni produce ideología, no le hace falta: hace negocios.
    La ideología la produce esa pequeño-burguesía movilera que va a donde la mandan.
    Y para esa época todos ponían un cheque en el joven partido Nazi y otro cheque en partido Demócrata de EEUU.
    El tema era zafar de la crisis capitalista del 30 y derrotar al proletariado.
    Lo demás es folklore. tongue




    Grapo_77
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 29
    Reputación : 34
    Fecha de inscripción : 23/04/2013

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Grapo_77 el Miér Abr 24, 2013 3:34 am

    Esto me hace acordar a una portada de "Lenin y vos".

    Me parece que ahora el Peronismo sea considerado revolucionario, llegando por un golpe de estado, parece que el Camarada Stalin se equivoco a veces el tiempo no aclara las cosas y lava la basura. Cuando en esa epoca desaparecian camaradas igual que en epocas de Videla, hasta lograron fraccionar la guerrilla marxista con el ERP-22 de agosto en su momento. El revisionismo y troskismo han triunfado nuevamente.

    Grapo_77
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 29
    Reputación : 34
    Fecha de inscripción : 23/04/2013

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Grapo_77 el Miér Abr 24, 2013 3:43 am

    Porque esta el simbolo Masonico? Los fascistas ven a la Masoneria como una conspiracion Judia o algo asi. En Partidos Nacionalistas tienen banda de libros de esa índole, porque es una organización opuesta a la Iglesia, etc. Lo que no entiendo es que tiene que ver con nosotros...


    Razion
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 6892
    Reputación : 7311
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Razion el Miér Abr 24, 2013 4:21 am

    hasta lograron fraccionar la guerrilla marxista con el ERP-22 de agosto en su momento

    Esta fracción está dada por varias cuestiones.
    Victor Fernandez Palmiero, jefe militar del ERP-22 quedó muy golpeado con lo de Trelew, y se empecinó fuertemente con el tema de la represalia por los fusilamientos -postura que comparto en cierto punto-, pero el Partido se posicionó de manera más política y planificó mejor sus golpes. Aparentemente en Cuba, ya Santucho y Fernandez Palmiero discutían respecto a esto, y dejaban ver diferencias que podrían anticipar una ruptura. Igual es lo más anecdótico.

    El tema central de la división, el FreJuLi, no es simplemente "peronismo", sino la puja del peronismo de izquierda, combativo, revolucionario, frente a los sectores fascistas del mismo, reaccionarios, conciliadores, carneros, vandoristas (como dirían). Puja que como sabemos terminaron perdiendo, y fue precisamente en el gobierno de Cámpora donde se hace manifiesta esa derrota, con Ezeiza como ejemplo claro de quienes iban a ser los acribillados. Es interesante ver el gobierno de Cámpora, tan reivindicado hoy en día, porque se pone de manifiesto el avance contrarrevolucionario, el programa de la burguesía para la erradicación de los sectores revolucionarios, el surgimiento de bandas lúmpenes de derecha, parapoliciales, la organización de la burocracia sindical para contrarrestar violentamente el auge de los sectores combativos, la mano dura de Perón para tratar de acabar con la "anarquía" (entiéndase que menciono el término de manera irónica) que implicaban las tomas de fábricas, la organización de base, las luchas sindicales -en avanzada-, mano dura que se traduce en el apoyo de Perón a los golpes policiales, al derrocamiento de Cámpora y la designación de Lastiri (fascista de aquellos). Más que apoyo, planificación.

    Creo que respecto al Peronismo de izquierda había un artículo de Astarita, que me pareció (más allá de algunos matices) bastante bueno a la hora de entender a la militancia peronista.

    http://www.forocomunista.com/t22227-astarita-reflexiones-sobre-el-peronismo-de-izquierda

    http://rolandoastarita.wordpress.com/2012/07/28/reflexiones-sobre-el-peronismo-de-izquierda/

    Se me hace importante aclarar, debido a que me fui de tema, que el "Peronismo" no fue quien fraccionó a la guerrilla, sino que la fracción se produce por discusiones internas dentro del PRT. Cuadros como Fernandez Palmiero y demás, no eran filtros peronchos para quebrar al ERP, ni al partido.
    Por el contrario con el GAN se pretendía quebrar la unidad de las organizaciones guerrilleras, y de los sectores revolucionarios marxistas con los sectores peronistas. Si focalizo en la guerrilla es por el comentario que cité, no porque no reconozca todos los frentes de lucha, la importancia y masividad de estos.


    ------------------------------
    No hay Revolución sin Revolucionarios
    Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

    Jose de San Martín


    "Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
    Comandante Ernesto "Che" Guevara

    "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
    Marcelo Bielsa

    gatopardo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 875
    Reputación : 897
    Fecha de inscripción : 15/02/2013

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por gatopardo el Miér Abr 24, 2013 12:53 pm

    Razion escribió:Se me hace importante aclarar, debido a que me fui de tema, que el "Peronismo" no fue quien fraccionó a la guerrilla, sino que la fracción se produce por discusiones internas dentro del PRT. Cuadros como Fernandez Palmiero y demás, no eran filtros peronchos para quebrar al ERP, ni al partido.

    La fracción del 22 se da por diferencias en la caracterización de la fase. Los 22 estaban más cerca de la Tendencia. Eso fue producto de discusiones internas dentro de la democracia que debe tener toda organización política.
    ¿Qué quieren ahora, inventar otra teoría conspirativa para ocultar limitaciones subjetivas. O quieren anular el centralismo democrático?


    Razion escribió:Por el contrario con el GAN se pretendía quebrar la unidad de las organizaciones guerrilleras, .

    El GAN de Lanusse hizo un casting de bomberos y ganó Perón. "La Hora del Pueblo" (UCR) y el Encuentro Nacional de los Argentinos (PCA). Esos, SI, fueron los auténticos filtros.
    No tenían por cuestión estratégica "quebrar la unidad de las organizaciones guerrilleras," solamente. Estaban por la derrota de una situación pre-revolucionaria del proletariado en su conjunto.
    Saludos.

    PD. Acabo de caer en la cuenta que también te extendés a "otros sectores revolucionarios marxistas con sectores peronistas", me apuré.
    Pero aclaro algo, en la "Hora del Pueblo" estaba Perón representado por Paladino. Y, cosa que nos interesa a nosotros: no había un solo sector de las formaciones especiales peronistas que no levantara como punto único el regreso de Perón al gobierno. Desde Uturuncos hasta la Tendencia pasando por el resto en ese pedazo de historia.Lo que ellos festejaron como un avance otros lo vieron como facilitando una fuga hacia adelante de un régimen militar en retirada. Fue Cámpora de candidato porque los milicos no se animaron a legitimar al otro que estaba de vacaciones en Puerta de Hierro.
    Si hubo sectores peronistas con otra línea, se me hace muy dificil de creer. En cambio existieron minoritariamente, cuando Perón ordena votar por Frondizi en las elecciones de 1958.

    Contenido patrocinado

    Re: Clarinada: el abuelo nazi de Clarin

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:37 am


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 11:37 am