Nicaragua: Crítica de la designación en la estructura revolucionaria…

    Comparte

    Pedro José Madrigal Reyes
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 58
    Reputación : 82
    Fecha de inscripción : 14/03/2013

    Nicaragua: Crítica de la designación en la estructura revolucionaria…

    Mensaje por Pedro José Madrigal Reyes el Mar Mar 19, 2013 12:14 pm

    “… no hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria y viceversa...”

    Vladimir Ilich Uliánov – Lenin




    Estas líneas no deben de ser entendidas como una mera realidad del FSLN, que además debe de ser corregida, sino como una realidad transversal a todos los sujetos y organizaciones ‘revolucionarias’ que se encuentran administrando poder –ya sea al interior o desde la administración del estado- desde estructuras y/o maneras propias de la “democracia” burguesa…

    Ahora que se ha asentado un poco el debate al respecto de la elección desde arriba de candidatos, al interior del FSLN, trataré de abordar el tema desde una posición objetiva sin caer en la mera crítica de unos procedimientos que entendemos ya han fracasado en otras organizaciones similares y momentos históricos –salvando las formas, distancias y las realidades en las que se desenvolvieron o desenvuelven-, y que de hecho se han revelado como la causa fundamental del divorcio surgido entre la dirigencia y las bases..., un procedimiento que implícitamente genera conductas y desviaciones de la percepción del poder y su naturaleza en esas estructuras revolucionarias, pues nunca, ¡NUNCA!, debemos pasar por alto, que la naturaleza última del poder tal y como lo conocemos es la coerción y dominación, en cuanto, es inherente al mismo el secuestro de las libertades de los pueblos, aún cuando el mismo se administre en el sentido más revolucionario posible… Sin pasar por alto que la elección desde arriba crea una relación endogámica entre los que ejercen el poder y que inevitablemente desembocará en deformaciones del ideario revolucionario, en ese sentido, encontramos ejemplos como lo ocurrido a organizaciones políticas y sindicales en el estado español –PSOE, IU, CCOO, UGT-, el caso del PRI en México, e incluso la más conocida y estudiada de todas las deformaciones del ejercicio de poder en manos de la izquierda, la Nomenklatura de la extinta URSS surgida bajo la sombra del revisionismo, etc.

    Nótese que la primera y más fundamental tarea de cualquier organización revolucionaria, es la dirección de la Revolución, en tanto la creación de un contra poder que se oponga al poder que oprime a los pueblos…, un poder que libere; o lo que es lo mismo, cambiar la naturaleza del orden establecido para que el poder llegue a ser administrado directamente por las masas organizadas para la consecución de las libertades político-económicas; eso que se ha dado en llamar ‘democracia directa’ (la que ejerce directamente el pueblo en las estructuras del estado a través de asambleas ciudadanas, delegados y líderes que este reconoce y elige e incluso puede llegar a revocar dado el caso)… y que nosotros llamamos centralismo democráticos que en la práctica actual logra su mayor expresión en el modelo cubano…

    Es menester puntualizar que el centralismo democrático es el único mecanismo que posibilita la presencia de la voluntad del pueblo en todos los estratos de la superestructura; garantiza el ejercicio directo del poder por el pueblo, y cuando el poder es ejercido directamente por las mayorías a través de órganos de expresión ciudadana en las estructuras del estado, el poder pierde su carácter opresor, no solo porque es administrado por el pueblo, sino porque pasa a ser administrado por las mayorías, en favor de las mayorías…, un concepto totalmente distinto al planteado hasta ahora, en donde unas minorías administran en su favor e intereses…

    Así pues, se trata de una reflexión, de una invitación de uno de los comunes, una invitación para profundizar en las transformaciones revolucionarias de las relaciones sociales, y que las mismas sean consecuentes e irreversibles.


    La hegemonía neoliberal y neoconservadora


    La globalización económica capitalista –y su ideología- se ha convertido en una realidad que ha filtrado todas las esferas sociales, a la que no escapan las organizaciones nacidas para combatir al sistema, y a los sujetos que las integran… Esta nueva realidad ha permitido que se produzca la ya conocida infiltración ideológica… cuyo resultado último ha sido la aceptación de ciertos dogmas capitalistas en el seno de la izquierda… Tanto así, que muchas de las organizaciones revolucionarias –la mayoría- han renunciado a la lucha contra el sistema y han adoptado la reforma del mismo como única vía posible…

    En el caso concreto de Nicaragua, 17 años de neoliberalismo han dado para intoxicar los entenderes de la dirigencia y de las bases, especialmente de las nuevas generaciones… Esto no significa poner en duda el sentido de pertenencia al movimiento revolucionario y la necesidad del mismo, pero como es de esperar, la cultura neoliberal ha permeado los patrones de comportamiento con sus indeseables efectos en la organización; es el caso de la preparación político-ideológica que resulta en ausente o en deformada, también su praxis, que debe de ser atendido y corregido mediante el estudio y la formación político-ideológica consecuente; en cualquier caso un subproducto del ya arduamente referido desplazamiento del eje político global a la derecha.


    Designación desde ‘arriba’


    En una organización revolucionaría posicionada en la izquierda, la elección desde ‘arriba’ sucede como una deformación de la percepción y ejercicio del poder, pues la dirigencia en algún momento entiende que ellos son los que disponen de los elementos esenciales de los que depende todo el engranaje…, y con ellos parte de la militancia; hay que asumir que al interior de toda organización convergen visiones un tanto distintas del que hacer de las mismas, de allí que se generen intereses al respecto de la administración del poder que garanticen la mayor presencia posible de una idea y no de otra… Generando círculos de poder y por poder dentro de los órganos de mando…

    En este procedimiento se produce una de las mayores deformaciones posibles en el seno ideológico…, la dirigencia asume como propia la voluntad de las bases… sembrando la semilla de lo que llegará a producir el divorcio definitivo con las mismas…, pues los ‘electos’ ya no se deben a las necesidades y demandas de las mayorías, los ‘electores-militantes’, sino, al que desde arriba le ha designado…; un campo fértil para la reproducción del clientelismo, tráfico de influencia y otras formas de corrupción menos visibles…, que a su vez trae otro indeseables efectos como la desatención de las demandas y prioridades de la militancia, liderazgos y cargos desempeñados por políticos y no por revolucionarios, la promoción de 'revolucionarios' enamorado del sistema de producción, consumo y acumulación del capitalismo, 'revolucionarios' que reproducen patrones de comportamiento burgués, 'revolucionarios' que adoptan las relaciones sociales del sistema al que supuestamente combate..., y en consecuencia, obrero y campesinos, excluidos, explotados por esos 'revolucionarios'..., o lo que es lo mismo, se reproducen los mismos elementos del sistema al que se ‘pretende’ –al menos en teoría- derribar que se basa en la representatividad…

    Esto no quiere decir necesariamente que se pierde el carácter de izquierda, ya que se conserva el perfil institucional de la misma –no nos vale-; no ocurre lo mismo con el carácter revolucionario.

    Pero la consecuencia más dramática para la organización de vanguardia que adopta este método es la conversión del militante en simple elector…, que a la larga resulta en la mayor tragedia que puede ocurrir a un partido de vanguardia…; es decir, que sus miembros sólo estén activos para ganar elecciones, que todo su esfuerzo político-económico se encamine a ello…, y no al cambio efectivo de la realidad mediante la transformación revolucionaria de la sociedad especialmente encorsetadas por el elemento cultural capitalista imperante…


    Liderazgo fuerte


    Lo anterior quiere decir que hay una necesidad inmediata de convertir al FSLN –o similares de otras latitudes- en organizaciones con ejercicio asambleario en todos sus niveles, algo que debe de ocurrir en algún momento, sin embargo, debe de entenderse que en la actual etapa se requiere de una dirigencia sólida cohesionadora que tome decisiones al respecto de aquellos enceres sobre los que no se ha discernido, pero enteramente ceñido a la voluntad de las mayorías… y en beneficio de esas mayorías que son las que conforman la estructura revolucionaría de vanguardia, al fin, la vanguardia es el pueblo organizado y su voluntad transformadora…

    He aquí que el liderazgo del Comandante Ortega en el FSLN resulta, quizá, en el único incuestionable para la cohesión de la organización –para el momento histórico, tal y como los hechos han demostrado durante los años de oposición-, pues las bases le han reconocido y elegido como su dirigente máximo, incluso más allá del partido, un 60% del respaldo electoral tiene esa connotación… No obstantes su liderazgo debe de ser analizado en cada momento, y evitar la justificación de los desaciertos que tendrán inevitables consecuencias… El liderazgo, el prestigio se debe de revalidar en cada acción…

    Ese liderazgo fuerte no es una realidad transversal para todos los líderes, especialmente en el caso de los intermedios, con frecuencia cuestionados por las bases inmediatas de las que proceden, debido a su incoherencia ideológica –por otro lado transversal a toda la estructura de mando- derivada de los elementos ya atendidos…

    Igualmente, cabe destacar que esta característica del liderazgo perderá su razón de ser en la sociedad sin clases, punto de llegada del socialismo…


    Democracia Directa


    Uno de los elementos más destacables, incorporados por las teorías del socialismo científico, es la incidencia directa de la voluntad del pueblo en las esferas de poder del estado a través de órganos asamblearios diseñados al efecto; ya desde la conformación de la URSS, bajo el liderazgo de Lenin, se pretendió depositar el ejercicio del poder y la administración del estado en manos de los SÒVIETs -asambleas de campesinos, obreros y soldados-…, hasta que esa voluntad revolucionaría fue deformada, transgredida por el revisionismo soviético, haciendo que esa voluntad fuera asumida por el PCUS de tal manera que se desplazo al pueblo por el partido. Creando paralelismo, esa distorsión no ha ocurrido en el ejercicio cubano, en donde la elección de todos los funcionarios del estado no está subordinada a la pertenencia al PCC, es decir, en la isla se puede ocupar cargos públicos después de ser electo por el pueblo sin que sea una condición indispensable ser militante del partido para ser elegible y elegido.

    El liderazgo, los cargos desempeñados por elección, etc.; son una responsabilidad depositada por el pueblo, o el militante dado el caso, en manos del dirigente… y en modo alguno se trata de un privilegio y/o satisfacción personal…

    El verticalismo que emana desde la dirigencia hacia las bases, cuando se designan candidatos, tiene implícito el despojo de la voluntad y capacidad de elección de la militancia, en tanto, resulta absolutamente contradictorio promocionar ‘democracia directa’ sin que la misma sea empleada como la forma última de la funcionalidad al interior de las estructuras revolucionarias que la adoptan en sus planteamientos…


    Conclusión


    Demos por hecho que el capitalismo está inmerso en una crisis perpetua¹, la globalización y su perfil imperialista han propiciado que se profundicen las inmensas contradicciones que este genera; de hecho, estamos viviendo un momento único que presagia el colapso del sistema -las condiciones revolucionarias que convergen son inmensas-; en cuanto, debemos de estar preparados ideológicamente como para poder proponer nuestra alternativa al conjunto de la humanidad, preparados para crear al nuevo sujeto social que la hará posible…, sin olvidar, que aún cuando pretendamos que las transformaciones sociales se produzcan pacíficamente, llegado el momento álgido, los señores del capitalismo intentarán ahogar en sangre el fuego liberador… como nos enseña la historia…

    Dado que la pretensión de todo movimiento revolucionario es la transformación definitiva de las relaciones sociales existentes, esta voluntad se debe de ver reflejada en cada acto de cada militante y de la organización; cualquier manifestación contraria a una voluntad transformadora colectiva y por las mayorías debe de ser entendida como una política retardataria –heredada del viejo sistema- que tendrá como consecuencia la deformación de los valores revolucionarios que se defienden…, en consecuencia debe de ser reconocida y erradicada…

    La primera manifestación y reconocimiento de que la marcha al socialismo se está produciendo es la política partidaria; es decir, la primera conquista del socialismo, y del sandinismo ideológico al interior de Nicaragua, ambos entendidos como el camino a la sociedad sin clases, es la organización revolucionarias de vanguardia, el FSLN…; pues son sus militantes los que organizaran el proceso en cada localidad, municipio, departamento, etc.; hasta llegar a el universo de la república, como un paso más en la conquista de la hegemonía global por el proletariado

    Se entiende pues que cada acto militante, individual o colectivo, debe de ser un ejemplo en sí mismo, que debemos de vivir y proceder como revolucionarios, como si el mundo que queremos construir ya hubiese llegado, esa es la UTOPÍA…; la voluntad del “HOMBRE NUEVO”. Y que el poder tal y como lo conocemos sólo debe de ser administrado el tiempo necesario bajo la dictadura de proletariado –eso que el leninismo llamó NEP- y hasta el momento en que los pueblos, en verdaderas condiciones de igualdad, sean capaces de ejercer la democracia directa desde la consecución de las libertades políticas, económicas y sociales que la ‘democracia’ burguesa y las deformaciones del ejercicio del poder les ha negado…

    Sólo entonces estaremos preparados para transitar por el socialismo, y de este a la sociedad de los iguales…



    Nota:

    ¹El capitalismo no entra en crisis cíclicas, sino que está insertado en una crisis perpetua por su naturaleza del crecimiento económico infinito en un mundo finito, que a su vez acompaña con grandes y profundas desigualdades entre estados y clases sociales; ocurre además que cada cierto tiempo pierde el equilibro entre producción y consumo lo que hace que aparezcan las crisis económicas ya conocidas…


    Pedro José Madrigal Reyes
    Militante del FSLN
    Marxista Leninista
    KBML – 1917
    MK9


      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 11:08 am