Foro de debate, intercambio y opinión


El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Empty El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978

Mensaje por pedrocasca el Vie Mar 15, 2013 1:24 pm

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4"

publicado en marzo de 2013 en el blog Crítica Marxista-Leninista

Fuente: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta. Cortesía de "Alborada Comunista" del Grupo Revolucionario Comunista de Colombia.

Nota: Para una mejor lectura hemos digitalizado el artículo completo. Ver link de descarga al final del texto.

Se publica en el Foro en dos mensajes

La Revolución Cultural es la fase más importante para entender la revolución china, su etapa democrática y su fallida etapa socialista. En 1969, a pocos meses de realizarse el IX Congreso del PCCh, el "congreso de los vencedores", se agudizaron las contradicciones entre las dos fuerzas de la izquierda del PCCh: la fracción de Mao y la fracción de Lin Biao, llegando a su punto de ruptura en setiembre de 1971, con los sucesos que condujeron a la muerte de Lin Biao.

Lo que sigue es la versión de los seguidores de la "banda de los 4", escrita por el maoísta norteamericano Raymond Lotta del Partido Comunista Revolucionario de los EEUU; fue publicada en 1978 y sigue la versión oficial que se dio poco después del "Incidente del 13 de setiembre". Mucho de lo que el autor atribuye a Lin Biao no tiene base en los hechos y documentos que se han publicado hasta el presente.

Lotta le atribuye los excesos de la GRCP y el uso de las masas con fines políticos a Lin Biao, cuando esa responsabilidad es sin duda compartida con Mao y el grupo de los 4. Asimismo, es Mao quien recurre a Lin Biao y por ende a las fuerzas armadas para hacer frente a los mandos militares que se le oponían. Con la anuencia de Mao los seguidores de Lin Biao fueron promovidos a los más altos cargos de las fuerzas armadas, del Estado y el partido. Fue Mao quien llamó a "aprender el Ejército Popular de Liberación" de Lin Biao, poniéndolo como modelo de organización y de dirección. La importancia del ejército en la vida política y social se vio reforzada con la destrucción del PCCh, con la eliminación de sus comités regionales y locales y del virtual cese de funciones del Comité Central. Sólo quedó activo el Comité Permanente del Buró Político que, a su vez, se encontraba prácticamente subordinado al Grupo Central de la Revolución Cultural (organismo que no era parte del PCCh) que respondía a la dirección personal de Mao. La función de control y organización efectivas de los miembros del partido y las masas quedaron en manos de las unidades militares. Sólo después de la "victoria", Mao decidió reducir la participación de las fuerzas armadas, dado que sus cuadros eran mayoritariamente seguidores de Lin Biao, a quien ya veía como una amenaza

Por otro lado, no existe evidencia de que Lin Biao buscara la reconciliación con los revisionistas soviéticos y con la URSS brezhnevista. La razón del vuelo al norte (la URSS) del avión que lo llevó a la muerte, hay que buscarla en otro lado. No están del todo claras las discrepancias en cuanto a la política exterior entre la fracción de Lin Biao y las fracciones de Mao y los derechistas, particularmente en lo referente al acercamiento a los Estados Unidos.

En el primer párrafo Lotta dice que Lin Biao "había logrado proclamarse como el sucesor oficial de Mao". Lo cierto es que en el XII Pleno del VIII Comité Central, cuando se discutía el proyecto de nuevos estatutos que incorporaba la mención de Lin Biao como sucesor, éste manifestó su desacuerdo con esa enmienda. Fueron los "maoístas" los principales impulsores de esa proclamación.

Al igual que la mayoría de maoístas, Lotta sobreestima el papel de Zhou Enlai, para eximir a Mao Zedong de la responabilidad de muchas decisiones. Por ejemplo, fue Mao el que protegió a Deng Xiaoping, "el seguidor Nº 2 del camino capitalista en el partido", que nunca fue expulsado del partido, y fue Mao el que lo rescató del anonimato para reincorporarlo en 1973 a la dirección del partido y del Estado. También fue Mao personalmente quien protegió a los mariscales involucrados en la "contracorriente de febrero" de 1967, contra la GRCP. Esos mismos mariscales derechistas serían nombrados por Mao como su grupo personal de asesores en lo tocante a asuntos internacionales y militares en los prolegómenos del restablecimiento de relaciones con Estados Unidos. Se puede documentar que las acciones y declaraciones de Zhou Enlai casi siempre tuvieron la aprobación de Mao y actuaba directamente en su nombre y representación. Eso no excluye que Zhou fuera un hombre de derecha. La estrecha relación entre el Presidente y el Primer Ministro -como era conocido en China-, es algo que sólo puede ser explicado por la coexistencia de fracciones con líneas propias en el seno del PCCh a lo largo de su historia.

El asunto Lin Piao, de Raymond Lotta

En 1969, por la época en que Mao habló una vez más sobre la necesidad de continuar la revolución, estaba comenzando a tomar forma una importante lucha contra Lin Piao, Ministro de Defensa y Vicepresidente del Partido, quien había logrado proclamarse como el sucesor oficial de Mao. Liu Shao-chi había encabezado una burocracia incrustada que fue severamente perseguida y combatida mediante el levantamiento político de la Revolución Cultural. Esencialmente, Lin Piao aprovechó esta conmoción para llenar el vacío creado por la crítica y la destitución de muchos cuadros y funcionarios y el desmantelamiento de viejas organizaciones de masas. La base del poder de Lin Piao era principalmente el ejército y él buscaba llenar estos puestos vacantes con sus hombres. El primer choque importante con Lin ocurrió sobre el borrador de un Informe Político que él y sus fuerzas prepararon para el IX Congreso del Partido en 1969 planteando básicamente que la Revolución Cultural había logrado sus objetivos y que ahora era tiempo de impulsar la economía. Lin había animado levantamientos donde había otros que se le atravesaban en el camino y había empujado el revisionismo donde él tenía su gente en posición. Utilizó a las masas como grupo de presión para sus propios fines pero no vaciló en apretarles las clavijas cuando él había logrado esos fines.

Lin fue fuertemente criticado por Mao, y se debió reescribir el Informe para hacer énfasis en la continua importancia y el alcance de la Revolución Cultural. Vale la pena anotar que en el período 1969-71 se lograron tasas récord de aumento de la producción industrial bajo la línea de Mao de “empeñarse en la revolución, promover la producción”. Este principio significa que la política debe estar al mando de la economía y que sólo despertando el activismo consciente de las masas es posible realmente desencadenar las fuerzas productivas y transformar el mundo de acuerdo con los intereses de la clase obrera. Por ejemplo, las normas y regulaciones que confinan a los obreros a un puesto u oficio y que convierte a la innovación técnica o a la administración en prerrogativa de unos pocos selectos pone trabas al desarrollo de las fuerzas productivas porque apagan la iniciativa y el activismo de las masas e incluso promueve el antagonismo entre ellas, por ejemplo conflictos sobre la utilización de la maquinaria. Hay trabas que deben derribarse, pero esto sólo puede hacerse por medio de la movilización de las masas precisamente porque tales trabas representan la continuación de la influencia de la burguesía.

A medida que se desarrolló la lucha, Lin siguió insistiendo en un mayor grado de participación del ejército en dirigir a China. Mao estaba tratando de restarle énfasis al papel del ejército y establecer el papel dirigente del Partido sobre la base de su reconstrucción. Con el aumento de las presiones en la frontera soviética y los serios enfrentamientos que ocurrieron en abril de 1969, Lin promovió la reconciliación con la Unión Soviética y el contar con ella por el armamento pesado. Mao reconoció que la reconciliación con los soviéticos no era más que capitulación. Lin también se opuso a cualquier tipo de rehabilitación de cuadros y funcionarios que habían sido criticados durante la Revolución Cultural ya que era un completo insulto a sus ambiciones de tener al ejército y a su gente en general dominando y monopolizando los sectores vitales.

Las ansias de poder y el engaño de Lin no eran resultado de alguna especie de megalomanía. Estos métodos surgieron de una línea política –una línea revisionista– de no confiar en las masas para cambiar el mundo. En el II Pleno de IX Comité Central celebrado en el verano de 1970, las fuerzas de Lin estaban ondeando furiosamente la bandera roja para oponerse a la bandera roja –alabando el “genio” de Mao para convertirlo en un icono inocuo mientras ellos planeaban instalarse en diversos puestos. Lin por entonces había estado atacando abiertamente muchos de los logros y transformaciones de la Revolución Cultural, tachando la participación de los cuadros en el trabajo productivo como “reforma del trabajo forzado” y declarando que la política de enviar jóvenes al campo no era más que “desempleo disfrazado”. Según Lin la economía estaba naufragando sin esperanzas y las masas ya habían sufrido suficiente. Lo que ellas no necesitaban y en lo que no estaban interesadas era en más política, lo único que les interesaba era comida en la mesa y madera para sus chimeneas. Fue un descarado intento de aprovechar y estimular el descontento y el resentimiento entre un sector de los jóvenes, especialmente los de mayor nivel de educación, los cuadros, y gente atrasada de entre las masas, y por atacar estas nuevas cosas debido a que ellas iban contra su programa revisionista.

Cada vez más desenmascarado y aislado, Lin se vio obligado a intentar un golpe [putsch] militar en septiembre de 1971. El asunto Lin Piao fue un asunto traumático para China. Ocurrió en un momento en el que se estaban haciendo intentos por consolidar buena parte de lo que se había ganado mediante la Revolución Cultural, cuando la amenaza soviética había crecido peligrosamente, y cuando el ala derechista que estaba bajo ataque comenzaba a recuperarse de los estremecedores golpes de los años iniciales de la Revolución Cultural y estaba reagrupándose y lanzando un contraataque. Además, el intento de golpe y el hecho de que su principal figura era el hombre que había sido designado sucesor de Mao, causó gran angustia entre las masas populares. Esto desestabilizó las cosas, particularmente dentro del ejército, y también suscitó interrogantes sobre la Revolución Cultural ya que Lin había estado estrechamente asociado con ésta.

Con eso surgió la necesidad de reorganizar el ejército y defender la Revolución Cultural. Sin embargo, la situación le dio una brecha a la Derecha, la que rápidamente aprovechó la oportunidad a nombre de lograr el orden y la estabilidad. Para Mao la tarea era apuntalar al Partido y al ejército y luchar contra la influencia de Lin Piao, y seguir basándose en las transformaciones logradas por la Revolución Cultural. Sin embargo al mismo tiempo mucha gente que anteriormente había estado de acuerdo con la Revolución Cultural, a nombre de oponerse a Lin Piao, combatieron cada vez más a la Revolución Cultural.

La lucha contra Lin Piao en el período que comenzó a fines de 1968 y se intensificó en 1969 reunió temporalmente a dos fuerzas dentro del Partido Comunista de China. Estaba la Izquierda encabezada por Mao, teniendo como su base a dirigentes de la Revolución Cultural. La otra fuerza era la vieja guardia de dentro del centro del Partido, el Consejo de Estado y las jerarquías militares regionales y centrales, que seguían siendo un sector del Partido influyente y numéricamente poderoso. Estos estaban agrupados alrededor de Chou En-lai. La Revolución Cultural había desenmascarado y removido a Liu Shao-chi y los líderes cercanos a él. Miles de cuadros habían sido criticados y derrocados en el curso de la lucha contra Liu. Pero había muchos en el Partido quienes, si bien defendían básicamente las políticas de Liu, no estaban directamente en su campo y habían escapado a algunas de las más severas críticas. Otros estaban de acuerdo con la Revolución Cultural pero lo estuvieron con el fin de salvar su pellejo, si bien nunca aceptaron realmente sus principios básicos.

Muchos que se opusieron o que estaban al menos sin entusiasmo en su apoyo a la Revolución Cultural, particularmente dentro del Consejo de Estado, eran protegidos por Chou En-lai. Esto incluía a gente como Li Sien-nien, Yu Chiu-li (los cuales hacía tiempo estaban involucrados en planificación y finanzas y periódicamente fueron asociados con Liu Shao-chi y sus lugartenientes en estos campos) y otros. Tal “protección” no era errónea en todos los casos, pero en algunos sí definitivamente lo era.

El mismo Chou estaba de acuerdo con la Revolución Cultural –después de un punto y hasta cierto punto. Hubo un rasgo democrático-burgués en toda su carrera que explica el hecho de que su papel general en la revolución Cultural fue negativo. Chou era una fuerza principal entre los cuadros veteranos para quienes el supremo logro de la lucha del pueblo chino sería la construcción del país en un Estado moderno. Cuando los terratenientes feudales y los imperialistas extranjeros obstruyeron esto ellos los combatieron, y algunas veces valientemente. Pero una vez tomado el Poder ellos tendieron a considerar la lucha política como ya realizada y finalizada y buscaron poner el desarrollo económico por encima de todo lo demás. Esto sólo podría significar desarrollo económico burgués ya que sus esquemas se basaban en tecnología extranjera, los expertos al mando, y en mantener a los obreros y campesinos en su lugar como bueyes agradecidos. Para mediados de los 60 Chou había concluido que la defensa y la construcción económica de China dependían de la reconciliación y la alianza con Occidente. Esto no lo veía él como maniobras tácticas y explotación de las divisiones dentro del campo enemigo, sino como una orientación estratégica mediante la cual se aseguraría una China “próspera”.

Chou había apoyado con vacilación y de mala gana los movimientos de masas de los 50 y los 60 pero nunca se unió realmente a ellos ni les dio liderato, al igual que otros demócratas burgueses, él vio tales movimientos como algo que perturbaba el hacer una China poderosa y moderna. Si Chou era ambivalente al comienzo de la Revolución Cultural, a medida que ésta se desarrolló más él se le opuso activamente. Su protección a muchos derechistas cuando Liu cayó contribuyó al desarrollo del cuartel general de la nueva burguesía que tenía cada vez más a Chou, el consumado político burgués, como su primer patrocinador. El que los revisionistas que gobiernan China exaltan a Chou mientras fustigan la línea de Mao indican exactamente lo que Chou era desde hacía tiempo, quizás incluso en 1949 –promotor y protector de los intereses de la Derecha.


---fin del mensaje nº 1---

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Mao+y+Lin+Biao+0
Mao y Lin Biao


Última edición por pedrocasca el Vie Mar 15, 2013 1:42 pm, editado 3 veces
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Empty Re: El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978

Mensaje por pedrocasca el Vie Mar 15, 2013 1:30 pm

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4"

publicado en marzo de 2013 en el blog Crítica Marxista-Leninista

Fuente: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta. Cortesía de "Alborada Comunista" del Grupo Revolucionario Comunista de Colombia.

Nota: Para una mejor lectura hemos digitalizdo el artículo completo. Ver link de descarga al final del texto.

Se publica en el Foro en dos mensajes

Para las fuerzas revolucionarias, Lin Piao en este período de 1969-70 planteó la más grave amenaza a los logros de la Revolución Cultural ya que se hizo claro que él no sólo tendía a hacerla a un lado y a tomarse el Poder sino que estaba en la posición más fuerte para hacerlo a corto plazo. Para las fuerzas que se agrupaban alrededor de Chou, Lin también planteaba la más directa amenaza ya que su programa implicaba barrer a todos menos a su propia gente. La Izquierda y la vieja guardia de Derecha entraron por lo tanto en una alianza para oponerse a Lin y, directamente relacionado con esto, para realizar un cambio en el énfasis sobre dos cuestiones políticas claves. Primero, estaba la cuestión de reducir el papel del ejército. De los 170 miembros plenos del IX Comité Central, 74 eran representantes del EPL, y 38 de estos eran comandantes o comisarios de las regiones. Tenía que frenarse la tendencia hacia “reinos independientes” al igual que la posición dominante en las organizaciones de masas y del Partido.

Segundo, estaba la reorientación de la política exterior, basándose en la creciente amenaza soviética. El manejo de la consiguiente “apertura a Occidente” y su influencia sobre la lucha de clases nacional se convertirían en la base para la aguda división entre estas dos fuerzas. Y tal como esta unidad estaba lejos de ser absoluta, así, también las fuerzas alrededor de Chou de ninguna manera se oponían a la posición de Lin Piao de que se debía poner el énfasis principal en el desarrollo de la economía. Esto pronto se convertiría en su ruidosamente difundido credo. En resumen, cada una de estas fuerzas estaba contra Lin Piao por razones diferentes y utilizaría la campaña contra este hacia diferentes fines: los revolucionarios lo hacían para poner al descubierto las características contrarrevolucionarias –y básicamente derechistas– de la concepción y el programa de Lin, las fuerzas derechistas usaban ese ataque contra él para injuriar a la Revolución Cultural como de “ultraizquierda” y allanar el camino para deshacerla así como a la revolución en general.

Justo después de la caída de Lin, 32 generales claves que ocupaban altos cargos fueron destituidos. Veinticinco comandantes regionales y distritales fueron despedidos a comienzos de 1973. El daño que Lin había causado al ejército y al Partido había sido considerable. A la luz de esto y de la amenaza soviética, se hizo necesario rectificar el Partido y el ejército y reafirmar la autoridad del Partido. En este contexto también se hizo necesario rehabilitar más cuadros –incluso algunos que habían cometido graves errores. Pero qué tan lejos debería ir esto y sobre qué bases se podía rehabilitar a la gente sería una importante manzana de la discordia entre los dos campos. Muchos de estos cuadros guardaron profundos rencores y buscaron vengarse de lo que ellos consideraron un mal tratamiento a manos de las masas durante la Revolución Cultural y no fueron plenamente ganados a los cambios de la Revolución Cultural que a ellos les parecían poco prácticos y peligrosos. (El discurso de Wang Jung-wen a la Clase Central de Estudio, Texto 1, habla, entre otras cosas, de este problema).

La Izquierda sostenía que era necesario traer de vuelta a mucha gente, pero que esto tenía que hacerse sobre la base de los principios de autocrítica y apoyo a la Revolución Cultural. Y traer de vuelta a cierta gente no sólo tenía que ver con darles una oportunidad de probarse a sí mismos, sino con ganar a su base social de cuadros que pudieran ser empujados al campo enemigo si a sus “líderes” no se les daba la oportunidad de hacer una contribución. En resumen, era correcto traer de vuelta a cierta gente y, además, era necesario. Sin embargo, de ninguna manera podían desecharse los principios.

La unidad entre las fuerzas revolucionarias y las encabezadas por Chou se hizo más precaria y frágil en 1972. La Derecha había criticado a Lin Piao como “ultraizquierdista”, y a nombre de restablecer las tradiciones del Partido que él había estropeado, ellos clamaron por el retorno de mucha gente que había sido derribada. La Revolución Cultural, debido a su pronunciado carácter de masas, indudablemente había llevado a algunos excesos, y Lin había perseguido gente inocente. Pero mucha gente debía ser criticada y derribada, y eran necesarios grandes cambios y transformaciones –que sólo podrían lograrse por medio de la lucha revolucionaria– si la clase obrera iba a mantener su dominio ya a continuar la revolución. Para la Derecha, rectificación pasó a significar no el fortalecimiento de los órganos del Partido y del ejército sobre la base de la Revolución Cultural, sino restaurar muchas de las prácticas que habían sido abolidas mediante ésta.

Los debates fueron cada vez mayores en 1972 –en el campo de la planificación económica sobre cómo debía ejercerse la iniciativa en los niveles locales, y en el campo de la administración industrial sobre la viabilidad de muchas reformas en el sitio de trabajo tales como la dirección colectiva y la integración del personal técnico a la producción. La cuestión de la disciplina y las normas de trabajo fue planteada por la Derecha. En sí mismas estas cuestiones no carecían de importancia. Había continua experimentación y se hacía necesaria la valoración; de hecho, muchas de las prácticas iniciadas en los primeros años de la Revolución Cultural no habían sido consolidadas en muchas unidades hasta 1972, lo que da alguna idea de la resistencia a ellas. Pero la Derecha no estaba hablando de proteger y consolidar estos logros –y sobre esa base mejorarlos más–, estaba cuestionando su viabilidad. En marzo de 1972 hablaron incluso de restaurar la administración unipersonal. Quienes se oponían a sus intentos de rehabilitar a los cuadros indiscriminadamente eran tachados de “ultraizquierda”. En los debates sobre la reforma salarial (una cuestión que quedó sin resolver en los años iniciales de la Revolución Cultural) la derecha puso el énfasis en evitar el igualitarismo y siguió considerando la idea de la utilidad de los incentivos.

Las fuerzas dirigidas por Chou comenzaron a unirse alrededor de un programa de subordinar todo al desarrollo económico con los especialistas y expertos al mando y la rehabilitación a gran escala y el otorgamiento de amplios poderes a cuadros “experimentados” que la Derecha argumentaba que eran indispensables si se quería que China avanzara. En el verano y otoño de 1972, se incentivó en el frente de la educación lo que posteriormente fue descrito como “viento maligno”. Este fue el primer verdadero asalto contra una importante innovación de la Revolución Cultural. Se escribieron artículos quejándose de la disminución del nivel académico desde que tuvieron efecto las nuevas políticas de admisión y de enseñanza. Bajo la influencia y la presión de la Derecha, fueron socavados algunos de los cambios de la Revolución Cultural.

En la Escuela 21 de Julio en la Planta de Máquinas-Herramientas de Shanghai, donde obreros, estudiantes y profesores habían concebido un sistema de examen para eliminar los fardos del éxito y el fracaso, ahora se presentaban pruebas en las que, como una reversión de las políticas de la reforma educativa, no se permitía el uso de libros, la discusión de las preguntas y ni siquiera el sentarse dos en el mismo pupitre. Esto estaba en directa oposición a Mao, quien dijo que los exámenes deberían enseñar y no ser ataque por sorpresa a la gente. Los equipos obreros de propaganda, que Mao dijo que debían ser un elemento permanente de la educación superior, habían disminuido su importancia en muchas universidades.

Chou En-lai metió bastante la mano en estimular este “viento”. A él le reconocen los actuales gobernantes de China el haber tratado de abordar la cuestión del “nivel de la educación” en 1972 incurriendo aparentemente en la ira de los Cuatro. Se dijo que él estaba actuando según instrucciones de Mao, lo que era exactamente el caso contrario. Lo que Mao planteaba era bien conocido y en el debate sobre la educación de 1975-76 Mao salió claramente en apoyo de continuar la revolución en la educación (lo que se abordará más adelante).

El plan de acción de la Derecha era insistir en el “ultraizquierdismo” como el enemigo principal de la revolución haciendo que pareciera que el problema de Lin Piao era su excesivo celo revolucionario, pintando indirectamente a la Revolución Cultural como “ultraizquierda” y un desastre absoluto ya que, argumentarían, ésta dio lugar a nadie menos que Lin Piao. Sobre esta base ellos pasaron a la ofensiva; realmente, ellos tuvieron mucha ventaja en el desarrollo de la campaña del Partido de crítica a Lin Piao hasta finales de 1972.

La Izquierda abordó la cuestión de Lin Piao en este período llevando a cabo crítica y estudio de su teoría del genio que socavaba el papel de las masas en hacer la historia. Esto era parte del esfuerzo por ligar la rectificación del Partido con la crítica al revisionismo. En agosto de 1972 en un artículo titulado “Las leyes de la lucha de clases en el período socialista” (Texto 2) se explicaba que “La lucha entre el proletariado y la burguesía en el período socialista, por tanto, a veces se eleva y a veces baja como las olas. En términos de tiempo, encuentra expresión en una importante lucha cada varios años”. El artículo, además de observar la inevitabilidad de importantes luchas cada varios años, también golpeaba a quienes impulsaban una línea revisionista en una lucha pero pasaban sin ser detectados, sólo para salir a flote de nuevo. Lo que la Izquierda estaba diciendo era obvio. No eran sólo la historia pasada y Lin Piao lo que se estaba sintetizando sino también la situación actual.

La coalición que se había unido en oposición a Lin Piao estaba ahora fracturándose claramente y las dos fuerzas, las agrupadas alrededor de Mao a la Izquierda y las ampliamente agrupadas alrededor de Chou a la Derecha, estaban entrando en más agudo conflicto. El “viento maligno” en el frente educativo y una serie de rehabilitaciones que tuvo su clímax con el retorno en abril de 1973 de Teng Siao-ping, que había sido la persona número dos en cargos de autoridad criticada durante la Revolución Cultural, fueron indicios dramáticos del poder de la Derecha.

Teng no hubiera podido regresar sin un fuerte respaldo de Chou, quien desde el comienzo buscó desencadenar a Teng contra la Izquierda. El confuciano “cuidado y preocupación” por la gente y las instituciones de Chou, criticado durante la Revolución Cultural y la desenfrenada arrogancia de Teng se ajustaban bien a las necesidades de la Derecha en su puja por el Poder. Mao probablemente accedió al regreso de Teng, aunque no sin fuertes reservas y sin duda con el pleno conocimiento de que Teng acabaría haciendo lo que siempre había hecho –organizar alrededor de su línea política en oposición a Mao. El que Mao hubiera estado de acuerdo con la rehabilitación de Teng, durante mucho tiempo un acérrimo enemigo de Lin Piao, lo más probable es estuviera ligado en lo inmediato a la necesidad de llevar a cabo un importante traslado de ocho comandantes militares regionales. Pero su retorno y su rápido ascenso subsiguiente a todo esto fue una medida de fuerza de la Derecha y aumentó tal fuerza.

Para los revolucionarios se hizo cada vez más evidente que la Derecha había tomado la iniciativa y esto exigía un contraataque. A finales de 1972 y comienzos de 1973, la Izquierda luchó exitosamente por el veredicto de que Lin Piao era un derechista, cortado con la misma tijera que Liu Shao-chi. Un artículo aparecido en diciembre de 1972 puso a Confucio como blanco de críticas basándose en sus intentos de echar hacia atrás la rueda de la historia. En marzo se elaboró en la prensa el concepto de las “nuevas cosas” socialistas, junto con la importancia de defenderlas. En Shanghai y Pekín se celebró el primer congreso sindical desde comienzos de la Revolución Cultural y se dirigieron fuertes críticas contra el economicismo (la estrategia de estrechar la concepción de los obreros en preocupaciones más inmediatas por salarios y otras cuestiones económicas) y la política de incentivos. (Estos habían surgido en la discusión sobre la reforma salarial de 1972). A medida que avanzó 1973, se hicieron preparativos para un Congreso del Partido que diera el veredicto final sobre el asunto Lin Piao y estableciera el curso futuro de la revolución. En particular, surgía como una cuestión importante una valoración de la Revolución Cultural y de aquellos que se le oponían y rebajaban su importancia. Y estaba la cuestión de dónde estarían representados los dos campos en las estructuras del Partido.

Descargar el artículo completo: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta (1978)

https://docs.google.com/file/d/0ByP565N0sPRScjZYVjJHTDBBalk/edit?usp=sharing

---fin del mensaje nº 2---FINAL---

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Kang+Sheng,+Zhou+Enlai,+Mao,+Lin+Biao,+Chen+Boda,+Jiang+Qing
Kang Sheng, Zhou Enlai, Mao, Lin Biao, Chen Boda, Jiang Qing
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Empty Re: El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978

Mensaje por pedrocasca el Vie Mar 15, 2013 1:51 pm

Está publicado en el Foro el tema:

"El Incidente de Lin Biao desde dentro" - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista a partir de un libro de Qiu Jin - links para la descarga del texto completo de Qiu Jin y otro texto de Mao Zedong - en los mensajes hay otro texto relacionado

http://www.forocomunista.com/t26994-el-incidente-de-lin-biao-desde-dentro-publicado-en-el-blog-critica-marxista-leninista-a-partir-de-un-libro-de-qiu-jin-links-para-la-descarga-del-texto-completo-de-qiu-jin-y-otro-texto-de-mao-zedong-en-los-mensajes-hay-otro-texto-relacionado#308352

Contenido patrocinado

El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978 Empty Re: El asunto Lin Biao según los seguidores de la "banda de los 4" - texto publicado por Crítica Marxista-Leninista en marzo de 2013 - contiene el artículo titulado: "Con Mao son cinco: La última batalla de Mao Tsetung" de Raymond Lotta - año 1978

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Jue Nov 14, 2019 6:25 pm