"La mujer en Corea del Norte" - publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.

Comparte
Platon
Platon
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2354
Reputación : 3479
Fecha de inscripción : 06/02/2012

"La mujer en Corea del Norte" - publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.

Mensaje por Platon el Vie Mar 08, 2013 5:19 pm

La mujer en Corea del Norte

publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.


La lucha contra la desigualdad de la mujer con el hombre siempre ha sido una de las batallas más importantes del movimiento comunista. Gracias a él, la mujer ha podido obtener en todos los países socialistas unos derechos y reconocimientos que en ningún otro lugar ha habido. Un ejemplo conocido de ello es el caso de Afganistán, donde la mujer en la actualidad es maltratada, violada, despreciada... muy diferente al caso de la etapa socialista, el de la República Democrática de Afganistán, donde las mujeres paseaban tranquilamente por la calle con la ropa que quisieran o estudiaban lo que desearan junto con los hombres.

En Corea del Norte, como en los demás países socialistas que ha habido y hay, esta lucha contra el machismo es una realidad. La mujer goza de los mismos derechos y la misma posición social que el hombre.


Todos conocemos la desigualdad y problemas a los que se enfrentan las mujeres en países capitalistas: sueldos inferiores a los del hombre por el mismo trabajo, impedimento a llegar a puestos importantes, violencia de género, despidos por quedarse embarazada, etc.

En Corea antes de la revolución en el país, la situación de las mujeres era un problema bastante grave, entre otros muchos. La esperanza de vida de la mujer era de 38 años a consecuencia de las duras condiciones de vida, la gran mayoría eran explotadas en su trabajo, no tenían derechos, eran marginadas de la sociedad, la mayoría no sabía leer o escribir, etc. Además de ello, un gran número de coreanas eran obligadas a prostituirse y a ser esclavas sexuales de los soldados japoneses que colonizaban Corea en ese momento. Muchas de ellas eran menores de 20 años y tenían que servir a unos 100 hombres diariamente bajo punta de pistola. Eran llamadas "mujeres de confort".




En plena revolución y lucha antiimperialista, los comunistas coreanos plantearon que una de las tareas más importantes era la liberación social de las mujeres y la realización de la igualdad entre el hombre y la mujer. Por tanto, para luchar por sus derechos, se creó la Asociación de Mujeres Antijaponesas, la primera organización revolucionaria femenina en Corea. Esta organización animó a las mujeres a romper sus cadenas y a combatir en la lucha revolucionaria para conseguir su completa independencia. Más tarde las mujeres lucharon junto con los hombres en el el Ejército Popular de Corea y liberaron el país.

Después de que la revolución fuera un éxito (agosto de 1945), se fundó el 18 de noviembre de 1945 la organización femenina más importante hasta nuestros días en Corea del Norte, la Unión de Mujeres Democráticas de Corea (UMDC). Esta es una organización revolucionaria de mujeres trabajadoras que desempeña la misión de una organización de educación ideológica que lucha contra el machismo y la igualdad entre géneros.

Más tarde, el 30 de julio de 1946 se redacto la "Ley de igualdad de los derechos entre el hombre y la mujer", la primera ley que proporcionaba los mismos derechos al hombre que a la mujer en toda la península.


Mujeres manifestándose a favor Ley de igualdad de los derechos entre el hombre y la mujer.

La ley estipula que "la mujer coreana tiene los mismos derechos que el hombre en todas las esferas de la vida social como el derecho a elegir, a ser electa, a trabajar, a aprender, al libre matrimonio, a ser madre, a goza de igualdades personales, a la herencia, etc. En especial, dilucida erradicar toda índole de vicios que violaban y suprimían la personalidad femenina, respetar sus derechos humanos a escala social y anular todas las leyes y normas que fijaron la desigualdad entre el hombre y la mujer". Gracias a esta ley, las mujeres consiguieron por primera vez el reconocimiento y los derechos que siempre estuvieron buscando. Por ello, en las primeras elecciones democráticas que se celebraron en Corea (noviembre de 1946), las mujeres pudieron votar y ser votadas, consiguiendo un 13,1% de los diputados a los órganos de poder local, cifra bastante alta para esa época (en España por ejemplo, las mujeres ocuparon solo un 6,4% en 1977).


Gracias a la revolución, las mujeres pudieron acceder a enseñanza superior.

Posteriormente las coreanas se liberaron también de la pesada carga de quehaceres domésticos al construirse por doquier, tanto en la ciudad como en el campo, las casas-cuna, jardines infantiles o bases de servicio público y gastronómico. Según la Unión de Mujeres Democráticas de Corea, gracias a esto "las mujeres pudieron dedicar toda su inteligencia, fuerza y fervor sin ninguna preocupación para el desarrollo social."


Las tareas del hogar se dividen entre el hombre y la mujer.

Ahora en la actualidad, la igualdad entre el hombre y la mujer es un hecho. Ellas gozan de los mismos derechos que ellos, siendo un pilar básico de la sociedad y del socialismo coreano sin el cual, no se podría haber construido el país que es hoy. Los derechos de la mujer, vienen redactados en el Artículo 77 de la constitución de la República Popular Democrática de Corea, la cual dice: "La mujer disfruta de la misma posición social y los mismos derechos que el hombre. El Estado protege especialmente a la madre y el niño mediante la licencia antes y después del parto, la reducción de la jornada laboral para la madre con varios hijos, la ampliación de la red de casas de maternidad, casas cuna y jardines infantiles y otras medidas. El Estado garantiza a la mujer todas las condiciones para poder incorporarse al trabajo".


Y así es, tal como dice la constitución, la mujer no solo tiene los mismos derechos y posición social que el hombre, sino que además, recibe del Estado numerosas ayudas para hacer su vida más fácil.

Estas ayudas comienzan durante el embarazo. En países capitalistas, la natalidad baja a ritmos agigantados debido a las duras condiciones que sufren las mujeres, por las cuales no pueden compatibilizar la vida laboral con la familiar. Si se quedan embarazadas tienen el riesgo de ser despedidas, y si no son despedidas, tienen el riesgo de no poder mantener económicamente al recién nacido, de no poder pagar la hipoteca o de no disponer de tiempo para cuidarlo. Sin embargo, en Corea del Norte la situación es bien distinta.

Para empezar, el Estado se encarga del sueldo y de las provisiones necesarias para las mujeres durante el período de lactancia. Es decir, la mujer sigue recibiendo su sueldo de manera íntegra mientras esta reposa tranquila en casa. El periodo de lactancia se puede alargar hasta 150 días. Durante este periodo, el Estado también se encarga de todos los gastos que el recién nacido necesite, como por ejemplo, la comida. Si una mujer tiene más de 3 hijos menores de 13 años, su jornada laboral es reducida conservando íntegramente su sueldo.

Las embarazadas se deben registrar en la Casa de la Maternidad, donde reciben asistencia médica gratuita y toda la ayuda que puedan necesitar. Además, para controlar el embarazo y/o posibles problemas, todo centro donde mujeres trabajen, deben tener establecimientos de protección laboral e higiénicos y salas de consulta. También, con el objetivo de proteger el embarazo de la mujer y que esta no corra ningún peligro, los reglamentos del trabajo de la RPDC prohíben que las mujeres embarazadas y las mujeres en periodos de lactancia realicen trabajos de tracción, transporte de cargas pesadas o de buceo, al igual que los trabajos que tengan lugar en ambientes vibrantes o fríos. Tampoco pueden trabajar en horario nocturno.


Casa de la Maternidad de Pyongyang.

Cuando terminan los días de lactancia y la madre se reincorpora al trabajo, el estado proporciona de manera gratuita las miles casas cunas y jardines de infancia que hay por todo el país. De este modo la madre no tiene que preocuparse del cuidado de su hijos y podrá continuar su vida laboral de manera natural.


La tasa de paro en Corea del Norte, tanto para hombres como para mujeres, es del 0%. Esto quiere decir no hay ningún tipo de discriminación en el trabajo para la mujer, ella puede acceder a cualquier trabajo según su vocación, ya sea el de obrera, el de profesora, el de científica, etc. Una vez dentro del trabajo, ella puede aspirar a cualquier puesto importante de su empresa al igual que el hombre.

La edad de jubilación para las mujeres en Corea del Norte es de 60 años. Cuando se jubilan, reciben una pensión y todas las ayudas que puedan necesitar de manera totalmente gratuita.



Kim Myong Hui, jefa del instituto de fermentación.


Kang Yong Sun, veterana de la Guerra de Corea.


Ri Kang Juk, directora del Jardín de Infancia Kyongsang.

En las sociedades capitalistas, está mal visto que la mujer haga deporte, tachándola muchas veces de "masculinas" a quienes lo hagan . En Corea del Norte, por el contrario no solo está bien visto que las mujeres hagan deporte, sino que se fomenta para que hagan deporte. Un ejemplo de ello son las numerosas películas y series en los que las protagonistas son mujeres deportistas.como son "O Youth!" u "Our women football team". Aquí dejo el fragmento de una serie en el que las féminas demuestran su calidad:


Un ejemplo que despierta orgullo nacional es la selección femenina de fútbol de Corea del Norte, la cuál está clasificada en el puesto 9º del Ranking FIFA, siendo ganadora de numerosos campeonatos.

Todos estos progresos en la sociedad se han conseguido gracias a la educación socialista del país, en la que la igualdad entre el hombre y la mujer es un tema que se trata desde pequeños y en que se pone especial hincapié. En la RPDC no existe ningún centro escolar que separe a los alumnos por sexo como ocurre en países capitalistas.

El Día de la Mujer Trabajadora es un día de fiesta nacional en Corea del Norte, donde las mujeres de todo el país celebran los éxitos conseguidos por el socialismo en la lucha por la igualdad. En este día hay numerosos actos, conciertos y actuaciones para las mujeres.

Gracias a la revolución, la mujer coreana goza de los mismos derechos que el hombre. Desde entonces, son muchas las que han disfrutado de los beneficios que les da el estado, las que han sido nombradas heroínas del trabajo o las las que ocupan cargos de gran relevancia. Son científicas, médicas, campesinas... cualquier profesión que deseen según su vocación.

Han pasado muchos años ya desde la aquella Ley de Igualdad de los Derechos entre el Hombre y la Mujer proclamada en el año 1946 que supuso un antes y un después para los derechos de la mujer. A día de hoy, la mujer no es considerada un ser inferior o un simple objeto como ocurrió en la pasada historia de Corea o sigue ocurriendo en numerosos países capitalistas, ahora es considerada una parte esencial de la sociedad y del socialismo coreano con los mismos derechos y misma posición social que el hombre.
Randomizador
Randomizador
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 691
Reputación : 831
Fecha de inscripción : 28/05/2012
Localización : Tomelloso, territorio fascista.

Re: "La mujer en Corea del Norte" - publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.

Mensaje por Randomizador el Vie Mar 08, 2013 9:30 pm

Genial aporte, nunca veríamos esto en la mass media.
DeGaulle
DeGaulle
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 625
Reputación : 673
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Re: "La mujer en Corea del Norte" - publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.

Mensaje por DeGaulle el Lun Mar 11, 2013 12:59 pm

Gracias por el aporte, como dice el compañero de arriba, jamás nos dirán estos grandes avances en países como Corea del Norte.

:korea: :RDA:

Contenido patrocinado

Re: "La mujer en Corea del Norte" - publicado en el blog de Pyongyang a La Habana.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Mar 23, 2019 9:55 pm