Paro de caficultores

    Comparte

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Vie Mar 01, 2013 4:32 am

    Desde hace un buen tiempo no ingresaba al foro y para mi es triste ver como los compañeros colombianos han dejado morir en cierta manera la información que se suministra del país por este medio ya que se a visto abandonado como si no ocurriera nada en un país tan conflictivo y lleno de desigualdades como el nuestro.

    Para empezar por lo que en estos días vive el país y el paro que hay en el momento de los caficultores les dejo un pequeño recuento extraído de la pagina del ELN que da un lineamiento general dela importancia y la historia del cultivo del café en el país.

    Spoiler:

    ¿Qué Pasó con el País Cafetero?

    Una breve historia, para mejor ubicación de nuestro problema: El origen del café fue en Etiopía, donde preparaban infusiones con las hojas, mientras que los granos eran y aun lo son en parte del África, mascados. Desde ahí migra a Persia en el siglo IX, donde se difundió en todo el mundo árabe.

    En Europa lo saborearon primero los venecianos hacia el año 1600; mientras que Francia lo recibió de manos de los holandeses en 1713.

    Los mismos holandeses lo trajeron a la Guyana Holandesa (hoy Surinam) en 1714. También los franceses lo enviaron a las colonias americanas (Martinica y Guyana Francesa), con esas semillas pasó a Brasil que desde 1800 se convirtió en el primer productor del mundo hasta el momento. A Colombia llega en el año 1730, y la primera producción comercial de 2.592 sacos fue en 1835, que se exportaron por Cúcuta hacia el puerto de Maracaibo. En 1850 se expande por todo el país.

    Para los años 1860-1900 los excelentes precios internacionales promueven la producción y comercialización del café; en 1900-1925 se adelanta las migraciones internas fruto del coloniaje y latifundio de los grandes terratenientes, se construye en ferrocarril hacia Buenaventura. En 1922 se construye el cable aéreo Manizales- Mariquita para transportar el café, logró transportar 10 mil toneladas de café por hora. En 1927 se crea la Federación Nacional de Cafeteros.

    En 1930 Colombia llegó a constituirse el segundo productor mundial. En 1938 se crea El centro de Investigaciones Científicas del café (Cenícafé), para desarrollar las mejores variedades y prácticas. En 1940 los EEUU con 14 países productores de café crean el pacto de cuotas, para controlar la oferta. En 1947 se crea la Flota Mercante Gran Colombiana para facilitar el saqueo o exportaciones. En 1959 nace la marca publicitaria del café colombiano Juan Valdez hacia el exterior.

    Entre 1977-1979 se da la más memorable bonanza cafetera; la producción se incrementó en 8.3 millones de sacos anuales en 1975 a 10.6 millones de sacos en 1977, el precio llegó a 236.67 centavos de dólar la libra.

    En 1989 se rompe el pacto de cuotas. En 1992 se registra el record histórico de producción anual de café en el país de 16 millones de sacos.

    Desde 1995 se empieza a darle importancia al turismo en el eje cafetero. En 2011, después de 3 años de la caída de la producción del café a 7.8 millones de sacos, el país pasa a ocupar el cuarto puesto, luego de Brasil, Vietnam e Indonesia.

    Los principales países exportadores de café:

    1995 sacos de 60 kilos 2005 sacos de 60 kilos 2011 sacos de 60 kilos

    1. Brasil........ 18.060.000 Brasil.......32.944.000 Brasil........ 43.484.000

    2. COLOMBIA...... 13.697.000 Vietnam......13.842.000 Vietnam....... 20.000.000

    3. Mexico........ 5.300.000 COLOMBIA..... 11.119.000 Indonesia..... 11.574.000

    4. Indonesia..... 5.180.000 Indonesia.... 9.159.000 COLOMBIA...... 7.809.000

    5. Guatemala..... 4.002.000 Etiopia...... 4.779.000 Etiopia....... 6.500.000

    Pero, qué pasa en el trasfondo de la problemática luego de más de 150 años de ser un país casi monoproductor, y eminentemente agrícola?.

    Seguimos siendo una neoloconia de los EEUU, dependiente de su hegemonía militarista y fondomonetarista; una burguesía nacional genuflexa, arrodillada y proimperialista. El país luego de 50 años de soportar un conflicto social y armado por su independencia, soberanía y libertad para las grandes mayorías.

    Debemos tener en cuenta que hace 30 años el país tenia el 70% de su población rural; hoy el país es el 80% urbano; sin embargo las condiciones económicas sumen la gran parte de la población colombiana en la pobreza, la que ha sido desplazada por la violencia oligárquica y mafiosa que ha usado al paramilitarismo como su arma eficaz para el desplazamiento forzado; Otros obligados en la búsqueda de sobrevivir económicamente.

    La región del eje cafetero se ha constituido en una economía de servicios y turística, propia del neoliberalismo como corresponde a una comunidad forzada a la urbanización.

    El 80% de la población es urbana y casi analfabeta, ha preferido migrar al exterior cuando no han encontrado oportunidades de trabajo, antes que regresar al campo. Por ello el 35% del valor de las remesas llegan a estos tres departamentos (Caldas, Quindío y Risaralda). Estos ingresos alcanzan los 1.500 millones de dólares, mientras que la cosecha cafetera equivale apenas a 500 millones de dólares.

    Adicionalmente debemos tener en cuenta que toda el Área rural de Caldas, Quindío y Risaralda, solo cuenta con 560.000 habitantes; mientras que Huila, Cauca y Nariño suman 2´100.000 habitantes en el campo; es decir el 52% de su población.

    En el sur el 99% de los cafeteros son campesinos propietarios que trabajan directamente su tierra y gozan de una oferta ambiental excelente.

    La mayor parte de los 1´800.000 sacos de café especiales que exporta Colombia son de esta región del eje cafetero.

    El café sigue siendo la base de la economía de la región y de casi 600 municipios de Colombia; es un producto de difícil reemplazo en la economía y sobre todo en el tejido social; pues el café es primer empleador rural, en las zonas viejas y nuevas cafeteras. Pero, el café a $535.000 la carga es la ruina para los campesinos cafeteros.

    El gobierno anunció un apoyo de $20.000 pesos el año pasado, ahora en 2013 su aporte es de $70.000, que realmente no es gran cosa para los campesinos; porque van a parar a los bolsillos de la Federación. Pero esos esfuerzos son relativamente pequeños porque cuando se mira las regiones, las cifras de pobreza están por encima del 40%.

    El fruto más importante de la economía nacional vive hoy la más grave crisis de producción de la historia.

    La Federación se empieza a resquebrajar en el corazón cafetero y es una de las luchas de los pequeños cafeteros volver a sus Asociaciones autónomas; durante el conflicto armado demostró no ser una fuente de estabilidad social. Su economía siendo de pequeño formato, se extiende por 20 departamentos, crea más de 2 millones de empleos y está en manos de 563.000 familias productoras hoy sin futuro.

    Pero los críticos y expertos en café dicen que el énfasis debe ser productivo en cantidad y no de especialidad. "El café en el mundo es un negocio de volumen". Pero dudan que una política conservadora pueda aumentar la productividad de un gremio minifundista y terrateniente. Su solución es muy distinta a la de los economistas del Banco de la Republica: subsidiar e incentivar al cafetero para que cultive café tecnificado. "Vivimos la peor crisis de nuestra historia y esta es una de ingresos y rentabilidad"; o sea, se están disminuyendo los ingresos de los productores cafeteros y además, la utilidad se ve disminuida debido a que los costos siguen subiendo y el precio bajando.

    En 2010 las hectáreas cultivadas de café en Colombia fueron de 914.000 hectáreas; de las cuales el 50% son cafetales tecnificados y resistentes a la roya; un 43% son tecnificados, pero susceptibles a la roya y un 7% cultivados de manera tradicional. Dentro de los planes de la Federación es tener más de un millón de hectáreas de café tecnificadas, resistentes a la roya y volver a producir 16 millones de sacos al año.

    Para el año de 1977 las exportaciones colombianas estaban compuestas en un 61.5% por sacos de café, estos serían recordados como los años de la bonanza cafetera; sin embargo, para el año 2011 las exportaciones de café representaban tan solo el 4.6% de las exportaciones totales del país.

    Para el año 2011 Colombia produjo 468.000 toneladas de café (7.8 millones de sacos); sin embargo, las tostadoras de café importaron 57.000 toneladas de café.

    El eje Cafetero produce hoy alrededor de 1,8 millones de sacos de 60 kilos al año, el 23% de la producción nacional.

    Mientras tanto Huila o Cauca son los mayores productores y se consiguen predios aptos para el cultivo por 8 millones a 10 millones de pesos.

    Por ahora para mantener los cafetales donde están, la Federación de Cafeteros ha conseguido subsidios para agremiados que en este año valen cerca de $310.000 millones de pesos, más o menos $775.000 pesos por cada familia cultivadora.

    En Colombia con el aval de la DIAN y el ICA, se importa café desde el 2004, 57.000 toneladas, desde Ecuador, Perú y Brasil.

    Hoy el precio interno del café es insostenible, producir una carga cuesta en promedio $650.000 pesos y se vende alrededor de $550.000 pesos.

    Después del fenómeno climático de la Niña, el promedio es de 12 y media cargas por año por hectárea, pero se podría lograr 18 cargas con cafetales tecnificados, eso quiere decir que con un poco mas de 6.000 arboles por hectáreas jóvenes y con variedades apropiadas a la micro región.

    La libra de café se cotiza actualmente a precio internacional en US$1.67 dólares ($2.939,2 pesos); mientras que en el país cuesta la libra de café la Bastilla $9 mil pesos, el Sello rojo esta en $12 mil pesos la libra. Quiere decir que el monopolio de las empresas tostadoras como la Nestlé, son las que se quedan con la mayoría de las utilidades. Solo en el café la Bastilla, se ganan las tostadoras $6.061 pesos, mientras que en el sello rojo son $9.061 pesos por libra.

    Hace diez años un salario mínimo era de 50 dólares, hoy cuesta 500 dólares, y ese factor es definitivo en la caficultura, pues la mano de obra puede llegar a ser el 45% de los costos totales de producción.

    Los principales productos de exportación los encabeza el petróleo, que en 2012 alcanzó el 43% de las exportaciones según el DANE. Los otros productos que más divisas generan son carbón, oro, derivados del petróleo, café, gas y ferro-níquel.

    El café es el único de los siete productos que representan el 70% de las exportaciones en lo corrido de 2012, que no es minero o extractivo; además, tiene un impacto directo en la demanda agregada, pues al ser un sector que requiere mano de obra de manera intensiva al disminuirse la producción, disminuye los ingresos de los colombianos y por lo tanto el número de productos que puede comprar en el mercado.

    Actualmente en el eje cafetero hay 98 contratos de concesión ya otorgados para la minería, de los cuales 80 pertenecen a multinacionales. Existen además 117 solicitudes entrantes, la gran mayoría en la zona cordillerana especialmente en Calarcà, Salento, Génova y Pijao.

    En Risaralda, Quinchia es el pueblo minero, explota oro y carbón. Allí las empresas Batero Gold y Seafield Resources van detrás del oro.

    Sin duda alguna el énfasis de las políticas de los últimos gobiernos es la minería a gran escala, y no la agricultura. Dando como resultado menores puestos de trabajo para los colombianos en el sector rural y por tanto menores ingresos para las familias, las cuales son las más pobres del país.

    El ELN convoca al país a construir con todos, una política pública agrícola que recoja su experiencia en sus territorios, respete la naturaleza, garantice la seguridad alimentaria y el desarrollo del Buen vivir en las comunidades. Entendemos y apoyamos las justas luchas que actualmente libran los pequeños caficultores contra las políticas gubernamentales.

    Estos análisis y argumentos son los que deben tenerse en cuenta en la lucha por el territorio, la solución política, la democracia participativa para el logro de la paz con justicia social

    ELN-VOCES

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Vie Mar 01, 2013 4:35 am


    Se vino el paro cafetero. ¡Qué renuncie Minagricultura y Gerente de Fedecafé
    Miles de pequeños y medianos caficultores al igual que trabajadores de fincas cafeteras se han dispuesto para realizar, desde mañana 25 de febrero, una multitudinaria movilización cívica para exigir acciones efectivas del gobierno de la "Prosperidad Democrática" del señor Santos, encaminadas a resolver la compleja situación en que se encuentra este importante renglón del agro nacional.


    Ya marchan, por caminos y veredas, centenares de ciudadanos en Caldas, Risaralda, Quindío, Cauca, Huila, Cundinamarca y Sur Oeste Antioqueño, ha defender su pliego de peticiones con bloqueos a carreteras y manifestaciones populares, que materializan su derechos civiles y políticos.


    Los efectos de las políticas económicas y fiscales arruinaron la caficultura nacional, especialmente la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, que nos está invadiendo con sus productos subsidiados, sin que se dieran medidas compensatorias con nuestros campesinos. Son los mismos "patriotas" que se rasgan las vestiduras con lo de San Andrés pero se silencian o miran para otro lado en este caso o en el de la Drumond y sus daños ambientales en nuestra plataforma oceánica.


    Políticas macroeconómicas como la revaluación del peso, que diezman la industria nacional, también liquidan la agricultura. Lo viven cacaoteros, algodoneros, palmeros, cañeros, trigueros y arroceros ahogados y desesperados por las deudas con el sistema financiero.


    El paro cafetero es justo porque las medidas que el gobierno dice haber aprobado no han resuelto los problemas financieros más agudos. Es conveniente porque expresa la conciencia democrática de los campesinos que no aceptan en silencio la arbitrariedad y el abuso de una institucionalidad capturada por el clientelismo del espectro político oficial controlado por el santismo en plan reeleccionista con la compra de votos y caciques electorales. Y es necesario porque solo con la protesta y el paro cívico es posible hacerle entender al Estado y a la Federación de Cafeteros, la justeza de las peticiones populares de los caficultores colombianos.


    El Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, ha demostrado que es un perfecto incompetente en los temas agrarios. En este caso como en las conversaciones de paz sobre el desarrollo rural que se realizan en La Habana, ha brillado por su mediocridad. La verdad es que no ha hecho ninguna propuesta constructiva, su actitud ha sido de sabotaje a los diálogos para terminar la guerra civil nacional. En el mismo plan se mueve Genaro Muñoz, el burócrata que vive de los cafeteros como Gerente de la Federación de Cafeteros.


    Fracasó la Locomotora agrícola de Santos y su locomotora minera se frenó.


    ¡Qué renuncien, es la consigna de los huelguistas que ya se toman las carreteras y con quienes expresamos toda nuestra solidaridad!


    Montenegro/Parque del Café, Quindío, 24 de Febrero de 2013.
    PCCol

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Vie Mar 01, 2013 4:38 am

    Cafetaleros mantienen bloqueo de vías para exigir un cambio al gobierno

    El sindicato de cafetaleros de Colombia rechazó la condición impuesta por el Gobierno de Colombia para iniciar el diálogo con varios ministros con el objetivo de buscar una salida a la crisis en el sector cafetero. Los trabajadores del café mantienen la medida de bloqueos de vías hasta no sean atendidas sus peticiones

    El corresponsal de teleSUR en Colombia, Milton Henao, informó que “en la vía Panamericana en Mondomo, el departamento del Cauca (sur-occidente de Colombia) continúa el bloqueo de vías que impide el paso de 300 tractomulas y camiones con productos perecederos a los abastos y principales mercados lo que ha llevado al desasbatecimiento por el bloqueo”.

    El vocero del movimiento Dignidad Cafetera del departamento de Risaralda (centro-occidente del país), Franklin Echeverri, aseguró que las vías continuarán bloqueadas hasta tanto no se cumpla el pliego de peticiones expuesto al Gobierno.

    El periodista informó que durante la jornada de protestas de este miércoles los enfrentamientos entre funcionarios de la fuerza pública y los cafetaleros dejó 10 heridos, cuatro militares y seis civiles.

    El Ministro del Interior, Fernando Carrillo, había dicho previamente que el Gobierno Nacional está abierto al diálogo para solucionar el conflicto con el gremio cafetero, pero “sin bloqueos ni vías de hecho”.

    El Gobierno de Colombia confirmó una reunión para la jornada de este jueves con los cafetaleros quienes desde el lunes mantiene una huelga general en reclamo de reivindicaciones sociales y mejoras en su calidad de vida.

    El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos citó en Casa de Nariño de manera urgente al ministro de Trabajo, Rafael Pardo Pardo, junto a los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, para determinar las medidas que se van a implementar frente a la crisis en el sector.

    De acuerdo con fuentes oficiales, los ministros tuvieron que cancelar sus agendas respectivas para atender el llamado del jefe de Estado, quien espera llegar a un acuerdo con los dirigentes de la protesta.

    Los trabajadores cafeteros en Colombia se concentran desde este lunes en diferentes partes de la nación suramericana para protestar contra el Gobierno, pues aseguran no ha dado soluciones a sus peticiones, entre ellas precios justos, control de precios de los abonos e insecticidas y freno a procesos de embargo.

    El sector cafetero demanda medidas que garanticen su subsistencia y la seguridad agraria del país. Los cultivadores del grano enfrentan la peor crisis de las últimas décadas. La producción pasó de ser 50 por ciento del valor de las exportaciones de la nación neogranadina, a mediados de los ochenta, a representar menos del cuatro por ciento.

    PCCol

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Vie Mar 01, 2013 4:39 am

    Policía colombiana arremete contra huelga de caficultores


    Al menos 10 heridos se registraron este miércoles en el departamento de Tolima (al centro-oeste de Colombia), luego de que funcionarios policiales arremetieran contra una marcha del sector agrario que reclama pacíficamente mejoras es su calidad de vida.


    El corresponsal de teleSUR en Colombia, Miltón Henao, reportó desde la ruta de La Troncal (que une los departamentos de Risaralda y Antioquia; al oeste) que entre los heridos hay una persona en estado de gravedad.


    “Una persona que fue agredida por parte de la policía, en su cuello”, precisó el periodista. El campesino fue remitido al hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué.


    Henao dijo que además de los manifestantes, varios medios de prensa que cubren la protesta “fuimos agredidos igualmente que los campesinos”.


    A su vez, expresó que en otras zonas donde el sector agrario se ha paralizado exigiendo reivindicaciones sociales, “también se han registrado enfrentamientos por agresiones de la fuerza pública”.


    “La policía nuevamente arremete contra ellos mientras que los campesinos siguen de manera pacífica”, añadió el corresponsal.


    La situación ha causado tensión, pero los manifestantes no han dado señas de detener la huelga iniciada el pasado el lunes y a la que se han sumados más sectores del gremio agrario, como transportistas y cacaoteros.


    Henao dijo que ante las agresiones, los manifestantes se mantienen alerta, porque “se informó del traslado de más agentes antidisturbios”. “Mientras están realizando actividades culturales para distraer a las personas”, concluyó.


    Cifras oficiales indican que la producción de café en Colombia pasó de ser 50 por ciento del valor de las exportaciones de la nación neogranadina, a mediados de los ochenta, a representar menos del cuatro por ciento.


    Los cafeteros que se encuentran de paro exigen medidas rápidas y que beneficien a los trabajadores, pues consideran que desde el Gobierno deben desarrollarse políticas económicas al servicio de los pueblos y no a los intereses de las empresas multinacionales.


    La lista de demandas también incluye el refinanciamiento de la deuda cafetera, con un período de gracia de cuatro años, además de un subsidio para los costos de los insumos agrícolas.

    PCCol

    Crazznevu
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 115
    Reputación : 145
    Fecha de inscripción : 11/09/2012

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Crazznevu el Vie Mar 01, 2013 8:51 pm

    ¿ Han visto un video de los del ESMAD rompiendo los vidrios de dos buses ?

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Sáb Mar 02, 2013 3:03 am

    Si lo he visto eso que lo que hacen en ese vídeo es lo mas inocente ya que las agresiones a los campesinos han aumentado mientras pasan noticias de la renuncia del papa que para la realidad que vive el país es humillante pasar eso que no tiene relevancia a la situación y agresiones a las que están siendo sometidos nuestros campesinos.

    No para el terrorismo de Estado contra los campesinos en el Tolima

    No ha pasado un solo día desde que comenzó el paro nacional cafetero que no haya sido brutalmente agredido los campesinos en el departamento del Tolima. En los cuatro puntos de ubicación: Boquerón, Armero – Guayabal, El Fresno y Dolores, el Esmad viene lanzando sobre ellos gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento sin contemplación alguna e indiscriminadamente, arrojando un saldo trágico de heridos, muchos de ellos sin la posibilidad de ser llevados a un centro asistencial porque la misma fuerza pública, (Policía, principalmente) no lo permite.


    No hay enfrentamiento como lo pretende hacer ver los medios masivos de comunicación de la burguesía, hay una desalmada agresión a una protesta pacífica. Todo parece indicar que miembros de la inteligencia militar se han infiltrado para crear ciertos hechos y así justificar la arremetida extrema de que viene siendo víctima mujeres, niños, jóvenes y adultos mayores que heroicamente resisten y las personas que viven en el área del barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, Tolima.


    Ayer, desde horas de la mañana y durante todo el día los campesinos fueron víctimas de la represión. Desde el helicóptero de la policía estuvieron lanzando gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento sin contemplación alguna. Bien entrada la noche las hostilidades continuaban y mientras el coronel de la policía de apellido Murillo, llevaba mensaje tranquilizante a los campesinos, se arremetía por el otro lado violentamente. Algún campesino indignado, dijo: “Ese comandante de policía es más falso que una moneda de cuero”.

    El cuadro es escalofriante. El Esmad no solodestruyó los pequeños e improvisados cambuches, sino también los alimentos impregnándolos al parecer de una sustancia química que hace imposible su consumo, relatan los campesinos ubicados en el barrio Boquerón. Las ollas fueron deterioradas y otras hurtadas. Es más: La policía ha hecho un cerco que impide que campesinos traigan sus productos, no quieren dejar entrar ninguna clase de alimentos a los agricultores que hacen parte de la protesta campesina.


    El caos es total. La indignación de los campesinos es extrema y una vez más lanzan un llamado dramático al gobierno nacional y departamental para que paren esas hordas asesinas del Esmad y respeten la protesta consagrada en la constitución nacional. De igual manera, llaman a la comunidad internacional a no ser indiferente y presionen al presidente Santos a buscar una salida consecuente con los intereses de los agricultores colombianos. No es justo que el pequeño y mediano caficultor esté produciendo a pérdida, como tampoco es justo que el campesino reclame y la respuesta sea la cruda represión.


    Testimonios


    Gilberto Salinas Novoa, miembro del sindicato de trabajadores agrícolas del Tolima, SINTRAGRITOL, y de Derechos Humanos de FENSUAGRO: “Antier, por la tarde nos hicieron tres ataques con gases y bombas de aturdimiento. La última, como a las siete de la noche nos invadió a mansalva el Esmad. Yo estaba entregando un plástico a los compañeros, pues ya nos lo habían quemado y botado la comida, habían acabado con las ollas”.


    “Estábamos organizando nuevamente el cambuche, cuando me llegó uno moreno y bajito del Esmad, estilo indio y me pegó un balazo de goma en la pierna, yo voltié a mirar, porque estaba agachado y le dije: ¿Qué pasó agente? Me dijo: “¿Que qué pasó? Escandaloso hijueputa, marico, hijueputa” y me pegó otro bombazo en la pata y me levantó y caí como un “pollo” y el otro me fue a disparar, pero un compañero campesino del municipio de San Antonio, me echó mano y me arrastró y si no me asesinan”.


    “Quemaron los cambuches y le echaron veneno a la comida, un químico le echaron a la comida, tenemos las bolsas de dónde sacaron ese químico para echarle a la comida. Además, hay más personas heridas y contusas, tuve el informe de ocho en ese momento. Estoy lesionado un pie y no me he podido movilizar para averiguar por la suerte de los otros campesinos”.


    “Soy defensor de Derechos Humanos, tengo carné como defensor de Derechos Humanos de la Federación Nacional, FENSUAGRO y soy el presidente del sindicato de trabajadores agrícolas del Tolima”.


    Reinerio Mora Alape, municipio de Rovira: “Yo, antier, tarde estaba en el restaurante cuando se presentó el disturbio. Yo salí corriendo y me hice atrás del restaurante, porque como estaba la humarada tan tremenda ahí, estábamos que nos ahogábamos entonces inmediatamente yo llegué y me arropé la cabeza con una chaqueta. Estaba ahí cuando llegó un antimotines y zampó un golpe en la cabeza y me estalló una bomba en los pies que quedé toda la noche zurumbático, pero totalmente aturdido”.


    “Yo creo que esto es injusto lo que las fuerzas del orden están haciendo con nosotros; no son fuerzas del orden sino del desorden. No es justo que nosotros como campesinos vengamos a luchar por una cosa justa y la gente del gobierno nos ataque de la forma más vil y cobarde. Pero le digo una cosa a todos los compañeros cafeteros: Nosotros no solamente tenemos el respaldo de todos los campesinos, sino de dios. Soy creyente y la palabra dice: dios dice que está con los humildes y está en contra de los altivos y, ¿qué está haciendo esta gente con nosotros? Dándonos en la cabeza, porque estamos defendiendo nuestros derechos y ellos están haciendo lo contrario con nosotros”.


    “Hay un compañero de la vereda El Palo, municipio de Rovira, donde yo vivo, que estaba ahí quieto y llegó un señor de los antimotines y le dio un golpe en la cabeza. Cosa injusta. Estando quieto le dio un golpe en la nuca. Yo no lo vi, pero cuenta la gente que estaban ahí que se le paró encima, se le paró un grandulón de estos y estando ya herido y caído en el suelo, se le paró encima el más grande, el más gordo. Esto es una cosa injusta. Por allá está en el hospital, todavía no le han dado salida. Pedimos justicia, no podemos aguantar más esto”.


    “Nosotros sabemos directamente de que todos ellos están en contra de los campesinos y nosotros estamos defendiendo nuestros derechos, más ellos están defendiendo el derecho de aquellas personas que tienen el dinero, que tienen la plata. Ellos están, digámoslo así, defendiendo la oligarquía, los que nos están robando lo que nosotros necesitamos”.


    PCCol

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Sáb Mar 02, 2013 3:09 am

    Constituyente cafetera, ya

    El paro cafetero debe terminar ya, y los caficultores tienen que sentarse a pensar en su constituyente.


    La constituyente cafetera debe de ser lo más democrática posible, para que no termine siendo un congreso cafetero extraordinario donde están los mismos de siempre. Es necesario asegurar, en esa constituyente, la representatividad de base, diversa y legítima.


    De base porque en el debate deben estar los comunidades más populares de la caficultura, aquellos que identifican la pequeña propiedad campesina familiar. Son campesinos de menos de cinco hectáreas que ven las duras y las maduras para poder mantenerse en el campo.


    La constituyente cafetera debe ser diversa porque en ese gran foro deben de confluir, además de los pequeños, los medianos y grandes caficultores del país, también es necesario incluir a otros sectores de la cadena productiva: comercializadores urbanos, esto es, compradores de café, trilladores y exportadores del grano. Y por nada del mundo se deben dejar de lado los pequeños, medianos y grandes tostadores nacionales. En el Quindío ya casi llegan a cien este tipo de productores.


    La constituyente debe ser legítima. Esto quiere decir que por nada del mundo se debe permitir lapresencia de infiltrados de sectores que solo están allí para desestabilizar y ‘pescar en río revuelto’, como está sucediendo con el paro.


    La conformación del comité inicial para la preparación de la constituyente debe extender su influencia a la academia, para que las diferentes facultades de economía, negocios, y sociología participen en el proceso desde el pensamiento y el análisis. Y formar un grupo que vaya a todas las ciudades capitales de influencia cafetera recogiendo las inquietudes para tener un gran documento básico de discusión, que esté listo para cuando se elijan los miembros de esta constituyente.


    La escogencia de los constituyentes tiene que pasar por un sistema más allá del utilizado para las elecciones cafeteras que selecciona los miembros de los comités municipales y el comité departamental de cafeteros. Debería utilizarse un sistema más participativo que representativo y realizar una preinscripción de aquellos propietarios de predios cafeteros, pero también de comerciantes formalizados en la compra-venta y exportación del grano, como los tostadores.


    El tema es de fundamental importancia. Esa constituyente debe decidir qué hacer con la Federación Nacional de Cafeteros, cuáles deben ser los cambios en la institución. Pero también dedicar gran parte del tiempo a resolver cuál debe ser el papel del gobierno.


    La caficultura necesita una modernización absoluta, porque aún en el Eje Cafetero, Antioquia, Tolima, Valle, los departamentos más avanzados, y en el nuevo eje: Huila, Cauca y Nariño, se utilizan las prácticas agrícolas y de transformación del grano de hace cincuenta años. Comprometerse a utilizar las nuevas tecnologías, la mecanización con grandes inversiones públicas, pero también avanzar en la genética y la conservación del paisaje, los bosques y los animales. Para tal fin, también se debe declarar para el caso del Quindío y otras zonas, en esa Constituyente, que el interés del país es la caficultura, no la minería a cielo abierto.


    La transformación de la Federación de Cafeteros pasa por cambios definitivos en la comercialización del café. Hay ahí un gran cuello de botella que debemos romper definitivamente. No podemos seguir con la práctica decimonónica de exportar el grano en bruto. Hay que competir en el mercado mundial con cafés elaborados, tostados, molidos, y otras presentaciones. Ese tema es definitivo. Que el productor privado, desde su finca, pueda exportar con libertad sí lo puede hacer, sin las trabas y talanqueras que hoy le pone la Federación.


    El paro cafetero debe terminar ya, y los caficultores tienen que sentarse a pensar en la Constituyente Cafetera, en sus detalles, en la forma de elegirla y en los temas que deben debatirse. Y para eso, estamos seguros, el gobierno y la propia Federación de Cafeteros tienen toda la disposición.

    PCCol



    Gobierno estaría infiltrando paro cafetero para justificar la represión

    David Tafur, campesino de Rovira, Tolima, golpeado salvajemente por el Esmad antier en el barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, se encuentra aún en urgencias del hospital regional “Federico Lleras Acosta”. Se encuentra con cuello ortopédico, recuperándose de la paliza que le propinó dicho cuerpo represivo del régimen capitalista, por el simple hecho de estar reclamando pacíficamente sus derechos como caficultor.


    Tafur considera que el gobierno ha infiltrado la protesta para crear ciertas condiciones anárquicas y justificar así la represión, el uso indiscriminado de gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento. Justificar comportamientos salvajes como destruirles los alimentos, contaminar con químicos la comida, tumbar sus cambuches y dañar las ollas.


    A pesar de sus quebrantos de salud, el labriego David Tafur, manifiesta que el paro continuará, será indefinido. La página web: www.pacocol.org y el semanario VOZ La verdad del pueblo, llegaron hasta urgencias del máximo centro asistencial del Tolima y entrevistaron brevemente al líder campesino que a pesar de todo se mantiene firme y decidido a seguir luchando.


    En exclusiva, la entrevista:


    - Compañero David Tafur: ¿Cómo fue que lo golpearon los del Esmad?


    Mire, nosotros somos campesinos que estamos en una manifestación pacífica sobre la vaina de los precios que tiene el café, los cuales nos hemos concentrado en el punto de Boquerón.


    El día de antier, los antimotines nos atacaron, nos acabaron con los cambuches, nos botaron la comida, nos trataron muy mal, nos atacaron con gases lacrimógenos, lo cual decidimos nosotros montar una guardia de diez personas por cada grupo, de cada vereda, los cuales estábamos prestando la vigilancia, cuando ellos se encendieron con la gente de arriba, nos atacaron abajo.


    La guardia, fuimos nosotros a repeler, a que no nos fueran a hacer lo que nos han venido haciendo de acabar con la alimentación, a acabar con los cambuches, a estropiar la gente y dada las circunstancias, uno de los antimotines, se me lanzó encima cayéndome como de una parte de dos metros y medio de altura al cuerpo, cayéndome en la nunca y golpeándome con el garrote.


    De ahí para acá, pues, el señor Ángel y el señor Chagualá me sacaron a la carretera, fue donde me echaron en la ambulancia para el Federico Lleras Acosta, donde me encuentro aún en urgencias.


    Le exigimos al gobierno que de pronto tenga presente de que dadas las circunstancias nosotros estamos haciendo una manifestación pacífica, es porque estamos cansados de ver la situación en que el gobierno nos está tratando con el precio del café, los insumos de los abonos; estamos sufriendo una situación caótica de la cual el gobierno no nos quiere entender ni nos quiere apoyar.


    - ¿Qué dicen los demás campesinos duramente golpeados por el régimen capitalista, sus protectores, El Esmad? ¿Van a seguir?


    Sí, nosotros vamos a seguir con el paro cafetero indefinidamente porque dadas las circunstancias el gobierno tiene que entender de que es injusto en el sistema que no nos quiere dar un precio justo para nosotros recolectar el café y para los abonos y para la comida y para nosotros tener las familias, porque en realidad están pasando por una situación crítica y demasiado caótica.


    - ¿Cuáles son las razones fundamentales de esta lucha que vienen librando los campesinos?


    La lucha que nosotros estamos librando acá como cafeteros, como caficultores, es por su precio, para que se le condonen las deudas que ya prácticamente van a ser rematadas por las deudas, porque el café no nos quiere servir para pagar créditos y para la vaina de la comida, para la vaina de los insumos como son los abonos. Ya sabemos que la carga de café no alcanza para pagar lo que es la recolección, la compra de los abonos, las limpias. Nosotros queremos que el gobierno sea un poquito más consciente y nos ayude con precio de $800 mil pesos siquiera la carga.


    - ¿Cómo califica el comportamiento de la fuerza pública, especialmente el Esmad y la policía?


    Sí, claro, ha habido momentos en que de pronto nos hemos dado cuenta que el mismo gobierno está metiendo gente infiltrada para que formen esos desórdenes para poder echarle la culpa a los campesinos y presentarnos como delincuencia o que somos guerrilleros.


    En ningún momento somos guerrilleros ni solos delincuencia, somos cafeteros que estamos exigiendo nuestros derechos. Por eso estamos luchando y el paro será indefinido.


    - ¿Cree usted sinceramente que la protesta se encuentre infiltrada por miembros de la fuerza pública para justificar lo injustificable?


    Eso es lo que no mira aquí el señor director de la policía de que dadas las circunstancias, si ellos creen que nosotros somos guerrilleros o somos personas alzadas en armas, o personas que estamos haciendo lo indebido, por qué no están pendiente más bien de esos infiltrados que están colocando prácticamente ellos mismos para justificar el desorden.

    PCCol

    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Sáb Mar 02, 2013 3:15 am

    Para esta noticia si quieren ver la imagen del campesino con su mano totalmente destruida por las agresiones a las que han sido sometidos como en todas las noticias que e publicado al final esta el link hay podrán ver

    El paro cacaotero y cafetero en Santander

    Al igual que en el resto del país, en las zonas cafeteras y cacaoteras de Santander existe vinculación total a la legítima protesta de los productores.


    Sin analizar ya lo que acontece con el café, finalizando el 2011 el precio que se pagaba a cada productor de cacao, por kilo, era de $ 5.700 y ahora es de solo $ 2.800 o poco más, es decir un cincuenta por ciento menos, pese a que los costos de producción han aumentado de forma desorbitada. Esa reducción ruinosa, producto de las políticas de libertad de importación de cacao y sus derivados; de acoso a los sectores productivos del campo para obligar a sus moradores a abandonar los terruños o convertirse en “socios” de la minería, está llevando a la indigencia al grueso de los habitantes de zonas rurales, antaño de reconocida trascendencia. En contaste los precios finales al consumidor de la Teobromina no han disminuido.


    Como la situación es de movilización o hambruna, a los campesinos no los quedó otro remedio, después de un año de protestas y conversaciones, que sumarse al paro nacional. Las zonas de San Vicente y El Carmen de Chucurí, Cimitarra, Landázuri, Rionegro, El Playón, provincias guanentina y comunera y un largo etcétera que cubre más de la mitad del departamento se decidieron finalmente a salir a las carreteras centrales para que su voz pueda oírse, ante el insensible silencio de los medios masivos de comunicación y la indolencia de las autoridades. Es de sobra sabido que las principales cadenas radiales y televisivas tienen al menos multimillonarias pautas publicitarias de los procesadores del cacao como la Nacional Chocolates, Lúker, etc.; y que en una buena parte las casas procesadoras son parte o entronque de consorcios de los monopolios dueños de los principales medios de comunicación.


    Con la ‘libertad de importación’ se está trayendo cacao de los más remotos lugares. No solo de países de América, de donde la planta es oriunda. Colombia es autosuficiente en la producción del cacao y sus derivados, pero el mercado regido por la práctica neoliberal ha llevado a que se lance a la ruina a los productores (todos pequeños minifundistas) para que las casas chocolateras se queden con la parte del león, al no rebajar sino aumentar los precios al consumidor, con la sospechosa complacencia de los gobernantes.


    El paro desarrollado de manera pacífica se ha hallado, como ya es proverbial, con la agresión de las hordas agrupadas en el ESMAD. Frente a los gritos y reclamos de la masa inerme de todas edades, ese ejército de ocupación al servicio de las transnacionales y los monopolios nacionales ha lanzado los consabidos chorros de agua envenenada con arena y otros elementos; las costosas y contaminantes bombas lacrimógenas y de gas pimienta; y las llamadas “bombas aturdidoras”, que no son tales sino verdaderas granadas de mano, al estar municionadas con residuos de todo tipo, que ocasionan graves lesiones a sus víctimas. Una de esas bombas es la causante (como ya aconteció en otro sitio de protesta) de la amputación de una mano al campesino Ramiro Amado, de la vereda las Jotas de Cimitarra. Las agresiones, al parecer y según testimonios ‒pero también por el comportamiento de la policía‒ han sido ocasionadas después de actos de provocación de agentes de esa jauría, vestidos de civil, que después de encender llantas han salido corriendo, sin que extrañamente fueran retenidos u obstaculizados por la mal llamada ‘fuerza pública’, que lanzó su arremetida contra las concentraciones campesinas.


    Los campesinos cacaoteros de esas zonas fueron durante muchos años sugestionados por el gobierno y las fuerzas armadas para engrosar la supuesta defensa del Estado de derecho; y el pago a la protesta ante la criminal política para lanzarlos a la inopia, es la agresión con pretextos como el de que están impidiendo la libre movilidad.


    Los campesinos apostados a los lados de la vía que de Bucaramanga conduce a Barrancabermeja, se preguntan si la movilidad no estará siendo afectada realmente por la acción de grandes grupos económicos, contratistas, transnacionales e institutos estatales. A unos pocos kilómetros del sitio de la protesta la vía es intransitable por la remoción del coluvión de la falla geográfica ‘La Leona’, que tiene casi incomunicado a San Vicente de Chucurí. Se rumora que la falla geográfica se desestabilizó aún más por las constantes explosiones de grandes cantidades de dinamita, usadas para construir la represa hidroeléctrica del Sogamoso por parte de ISAGÉN y sus contratistas. La carretera (llamada así eufemísticamente, pues es un camino de herradura, pese a tener dos peajes) va a ser reemplazada por otra en los mismos coluviones, dándose ya la voz de alerta porque la ISA pretende garantizarla solo por cinco años. Pero los campesinos y la opinión santandereana en general se preguntan si no será más entorpecimiento a la movilidad el cierre que al menos dos tardes completas por semana y durante ya dos años se realiza en la vía de San Gil a Bogotá, en inmediaciones de El Socorro, donde la falla geológica del Terán no se ha resuelto a pesar de haberle invertido varios miles de millones de pesos. No hay gases lacrimógenos, ni chorros de agua ni bombas aturdidoras contra los causantes de esa inmovilidad, y el ESMAD está presto en las cercanías para arremeter contra quienes intenten protestar; y la otra policía, la de verde y no de escafandra negra, dispuesta a perseguir, multar y hasta inmovilizar el vehículo a quien se pase el pago de los peajes ladrones como protesta por el pésimo estado de las vías.


    En fin: el paro nos deja varias lecciones. Es mejor creer en la renguera de perro que en las promesas del gobierno. La mal llamada fuerza pública solo es un ejército al servicio del gran capital, a pesar de ser pago con nuestros impuestos. El estímulo al agro no es tal, sino la pretensión de usar las zonas rurales para explotación de gran minería.


    Y la más importante: es imperativo continuar las denuncias sobre los desmanes, la brutalidad, el accionar antisocial y criminal de esa piara que se llama ESMAD. Es preciso que en todos los rincones del planeta se ayude a denunciar la tropelía de esa fuerza energúmena, y se exija al gobierno colombiano su desmonte. Los lectores de estas páginas en Colombia y el exterior pueden ayudarnos en esa necesaria tarea.

    En la foto amputación de una mano al campesino Ramiro Amado, de la vereda las Jotas de Cimitarra.

    Alfredo Valdivieso

    Secretario general PCC Regional Santander.

    Bucaramanga, febrero 28 de 2013.
    PCCol

    Juan posada
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 5
    Reputación : 26
    Fecha de inscripción : 07/06/2012
    Edad : 22
    Localización : colombia

    hombres del esmad quemando buses

    Mensaje por Juan posada el Mar Mar 05, 2013 9:45 pm

    Crazznevu escribió:¿ Han visto un video de los del ESMAD rompiendo los vidrios de dos buses ?

    http://www.youtube.com/watch?v=NMD4D4YQ6rU

    ndk
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1884
    Reputación : 2064
    Fecha de inscripción : 11/11/2010

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por ndk el Miér Mar 06, 2013 6:51 pm

    El sabor amargo de los productores de café.

    Por Rubén Zamora

    La situación de los más de 550 mil productores de café que sobreviven a las sucesivas crisis del sector cafetero ha rebosado la copa, la indignación se va a reflejar en paro nacional, un reclamo de justicia que invoca la solidaridad del país. Las aromáticas cosechas enriquecieron a funcionarios públicos, endosaron millonarias cuotas al Fondo Nacional del Café, sirvieron para recuperar la banca pública del desastre en que cayó por la corrupción, luego transferida a menos precio al sector financiero privado.

    De las cosechas de café se ha financiado la corrupción y la guerra, se han enriquecido los pulpos del comercio, el sector financiero y las corporaciones multinacionales de agroquímicos, ahora nadie siente obligaciones frente a esta nueva fase de la crisis. Las políticas públicas responden a una concepción perversa de despojar a los campesinos de la tierra, lo gurús financieros y multinacionales esperan por ella, inmorales especuladores y depredadores ansían desentrañarle la riqueza dándole rienda suelta a la reproducción de sus capitales, aunque para lograrlo tengan que medir el precio en litros de sangre mediante el despojo violento.

    Si el café es un emblema nacional, lo es también esa masa irredenta de trabajadores y productores rurales que con sudor y sacrificio posicionaron el producto como el de mejor aroma del mundo, lo llevaron a ser el primer generador de divisas del país y una de las mayores fuentes de empleo. Fueron esos campesinos, arañando la tierra con sufrimientos, quienes construyeron una poderosa riqueza malversada por la horda de ladrones de alta alcurnia, de amplia experiencia en estas ardides.

    El desastre de la producción cafetera tiene origen desde el gobierno de César Gaviria, gobierno del revolcón institucionales que abrió el capítulo de la doctrina neoliberal. Altos impuestos a los productores colombianos y cero aranceles a los importadores de alimentos situándose en las 10 millones de toneladas. Para 1993 el área sembrada alcanzaba 1,15 millones de hectáreas y la cosecha cafetera de 92­-93 promedió en 15 millones de sacos de 60kilos, y el consumo interno de 1,5 millones de sacos. En 1991 el café representó el 5.3% del total del PIB total y el 23.4% del PIB agropecuario. A comienzos de los 70 el café representaba el 55% del valor total de las exportaciones y el mayor generador de divisas del país.

    En el año 2003 las 869.500 hectáreas cultivadas produjeron 11,6 millones de sacos. Diez años después la producción se redujo a unos 7,8 millones de sacos; esta crisis amenaza con una curva descendente y definitiva para muchos cultivadores en una competencia desigual, creciendo las importaciones del grano mientras la producción interna se desarrolla a pérdida.

    Bajos los precios internacionales, problemas de la tasa cambiaria, altos costos de producción, especulación con los créditos, trampas del Fondo Nacional del Café y la Federación Nacional de Cafeteros, degradación de suelos por el uso indebido de agroquímicos, por decir algunos de los elementos que se complementan en lo que es ya un cuadro dramático, requiere soluciones muy serias e integrales a la crisis.

    El trasfondo de la crisis tiene propósitos aviesos. En realidad existe un conflicto de tenencia y uso de la tierra. Al mapa cafetero se superpone el mapa minero energético, la locomotora minera y el TLC están pasando sobre los cafetales destruyéndolos, arruinando a más dos millones de personas que derivan su sustento de la producción cafetera, es un verdadero crimen como el que ocurre con otros productores agrícolas en las mismas o peores circunstancias. Se imaginan a las multinacionales dueñas de las tierras de los caficultores, removiéndoles sus entrañas para convertirlas en divisas que se estacionan en los paraísos fiscales mientras al país solo le heredan la ruina social y ambiental.

    Esta burocracia no puede verle la cara a los problemas, está arrodillada ante los pies de las corporaciones y de su propia codicia. Prefieren ensangrentar a quienes se le opongan a las obligaciones adquiridas por el poder constituido, solo el Constituyente puede timonear el barco hacia el puerto seguro de la justicia rural y la paz.

    Desde la Habana Cuba, las FARC-EP, hemos formulado un conjunto de iniciativas de lo que serían soluciones integrales a problemas que afectan a las comunidades rurales y al país. El problema cafetero, no es un asunto de un sector específico, entra a formar parte de la crisis de soberanía alimentaria dependiendo de la especulación financiera con los precios de los alimentos, que además se cruza con el déficit mundial de estos, pendiendo una amenaza a la sociedad colombiana de crecimiento del hambre y la desnutrición.

    Respecto a la crisis cafetera consideramos que los minifundios, así como la pequeña y mediana propiedad cafetera, deben ser objeto de medidas inmediatas de protección, tales como subsidios, compensaciones y salvaguardas extraordinarias, tendientes a la superación de la crisis estructural del sector, la revisión de la función de instituciones como la Federación Nacional de Cafeteros y el Fondo nacional del Café, así como su democratización con amplia participación de las organizaciones de los productores del grano.

    Debe exigirse el reconocimiento de los productores como una fuerza con autoridad social y política que ejerza como interlocutora en la búsqueda de acuerdos con el gobierno, los que demandarían seguimiento y verificación de cumplimiento.

    Nuestras propuestas y su respaldo en los debates en la Mesa de diálogo acompañan solidariamente los justos reclamos de los caficultores colombianos en este paro nacional. El Estado colombiano debe respetar esta jornada como expresión tangible de un derecho inalienable. Deben crearse escenarios de diálogo donde se construyan acuerdos en el espíritu de los esfuerzos que realizamos en procura de una paz estable y duradera.



    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Miér Mar 06, 2013 7:15 pm

    Compañero ndk la fuente de donde extrajiste el documento por favor

    ndk
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1884
    Reputación : 2064
    Fecha de inscripción : 11/11/2010

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por ndk el Miér Mar 06, 2013 7:27 pm

    Manuel Pérez escribió:Compañero ndk la fuente de donde extrajiste el documento por favor

    http://www.farc-ep.co/

    http://www.afpnoticias.tk/

    ndk
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1884
    Reputación : 2064
    Fecha de inscripción : 11/11/2010

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por ndk el Jue Mar 07, 2013 12:06 am




    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Jue Mar 07, 2013 4:46 am

    Arriba el Paro Cafetero

    Si hay hechos de fuerza, el gobierno no negocia; en cambio sin hechos de fuerza, tampoco negocia. Eso es lo que enseñan el Paro de los Caficultores y todas las lucha dignas que desarrolla el pueblo y sus trabajadores.

    Fue la indolencia del gobierno frente a la ruina de los caficultores, debido a las políticas neoliberales, que acaban con la economía nacional, lo que produjo la justa y digna reacción de los caficultores, a quienes no se les escuchó antes y se pretende no escuchar ahora, porque los intereses del gobierno que representa a una oligarquía vende patria, van por un lado, y los de los trabajadores del café y todos los demás, van por otro.

    La ruina de los caficultores es la expresión clara de los rumbos políticos y económicos de los que se jacta la oligarquía y el presidente Santos cuando el gobierno norteamericano aprobó el TLC para Colombia, cuando le dio vuelo a su LOCOMOTORA minero energética, continuando las conductas del borrego frente a las políticas fondo monetaristas que tienen como propósito, favorecer los grandes capitales transnacionales, mientras sacrifica las economías de los países dependientes, en los que solo se favorecen selectos grupos de las élites dominantes.

    Los precios del café colombiano cayeron; otros países como Brasil Vietnam e Indonesia, tienen la prioridad en los mercados internacionales, pero además los beneficiarios de las ventas del café no son los productores sino los especuladores del grano y el grupo económico oligárquico que se beneficia del sacrificio de los productores directos que son los mismos con los que ahora el gobierno dialoga, porque están al margen o en contra del paro.

    Las políticas fondo-monetaristas que guían la conducta oligárquica colombiana, no miden el drama que viven los trabajadores y el pueblo en general, cuando se pretende pasar de un país agrícola, a país minero y los gobernantes responsables de la magna tarea, poco les importa, porque ellos tienen atados sus intereses al gran capital y no a los problemas económicos, políticos y sociales de las mayorías.

    Las zonas cafeteras colombianas, abocadas a la ruina, debido a las políticas oligárquicas, impactan económicamente, más de la mitad de los municipios colombianos, lo cual representa un drama terrible para millones de colombianos a quienes los sucesivos gobiernos no les ofrece una perspectiva distinta al caos y la desesperanza. Esa dura realidad, es la que origina el Paro de los caficultores y de otros sectores como los transportadores que se unen a sus luchas porque corren la misma suerte en esta debacle económica y social sobre la que ahora recaen nuevos impuestos y nuevas alzas a los combustibles.

    Cuando en 1995 el turismo se abrió camino en el llamado Eje cafetero, se comenzó a anunciar la tragedia y la clase dominante siguió llenando sus bolsillos.

    Según respetables análisis, alrededor del 80 por ciento de la población del eje cafetero es urbana y un alto porcentaje de ella es casi analfabeta. Ante el drama cafetero ha preferido migrar al exterior porque no ha encontrado oportunidades de trabajo por fuera de los campos ni tampoco ve perspectivas de regresar allí.

    Por ello el 35 por ciento del valor de las remesas del exterior, llegaban a los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda y alcanzan los 1.500 millones de dólares, mientras que la cosecha cafetera solo es equivalente a 500 millones de dólares.

    Sin embargo la crítica realidad económica de Europa y EEUU, compromete seriamente dicha situación lo que oscurece aún más las perspectivas de las gentes trabajadoras.

    El gobierno de Santos, no va a solucionar la grave situación de los caficultores y de los demás sectores afectados por la crisis. Por lo tanto a los Caficultores, transportadores, cacaoteros y demás trabajadores del campo y la ciudad solo les queda el camino de la organización y la lucha, en la perspectiva no solo de negociar con quienes los explotan y oprimen, sino de buscar horizontes en la unión y organización de todas las organizaciones populares y sociales que perfile la perspectiva de un nuevo gobierno, que asuma como su primera responsabilidad, resolver los problemas de las mayorías, pues todas ellas padecen las consecuencias de las nefastas políticas neoliberales.

    Es la hora de la lucha popular y revolucionaria, por la justicia y la equidad social, por la democracia y la autodeterminación. Ese es el camino para alcanzar la paz que todos anhelamos.

    El ELN se identifica y respalda la lucha de los cafeteros, cacaoteros, transportadores y en general las luchas del pueblo y las búsquedas de patria de los sectores medios de esta Colombia que se merece un destino mejor.

    ELN-VOCES


    Manuel Pérez
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 793
    Reputación : 1018
    Fecha de inscripción : 14/12/2011
    Localización : Bacatá

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Manuel Pérez el Jue Mar 07, 2013 5:09 am

    Paro nacional cafetero es cada vez más contundente en Tolima



    El paro nacional cafetero es cada vez más fuerte y contundente en el departamento de Tolima. Los labriegos de los 47 municipios se vienen sumando todos los días, a pesar de la criminal represión del gobierno nacional a través de la Policía y el Esmad.



    El pueblo campesino y cafetero está dispuesto a jugársela el todo por el todo. Ya está cansado de tanta injusticia, tanta inequidad, tanta promesa y tanta explotación y corrupción. Es inaudito que mientras el gerente nacional de la federación se gana más 53 millones de pesos mensuales básicos de salario, es decir, sin incluir los onerosos gastos de representación, los pequeños y medianos caficultores se vean precisados a colocar una alta dosis de sacrificio solo por obtener un precio medianamente humano y justo.


    Mientras el presidente Juan Manuel Santos Calderón dice que no hay plata para los campesinos cafeteros, malversa sumas exageradas para instalar la quinta división del ejército nacional en Ibagué, la cual tendrá jurisdicción en los departamentos de Tolima, Huila, Caquetá y parte de Cundinamarca.


    Ayer fue un día relativamente calmado en el barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, bajo un sol espléndido los más de 8 mil campesinos se mantuvieron prestos en sus improvisados cambuches. Los defensores de derechos humanos continuaron su penosa labor de auxiliar a los contusos por la represión oficial, siempre en espera de una solución plausible del gobierno que habla de paz de dientes para afuera, porque una cosa dice y otra bien distinta hace.


    La protesta se presentó la noche anterior hacia la vía al nevado en el cañón del Combeima, cuando manifestantes tumbaron árboles y bloquearon la vía en solidaridad con los campesinos. La policía y el Esmad arremetieron violentamente, sin embargo, los manifestantes resistieron heroicamente durante varias horas pacíficamente.


    En horas de la tarde, el Defensor Regional del Pueblo, Miguel Ángel Aguiar Delgadillo, se reunió en su despacho con un grupo de defensores de derechos humanos, explicando su función principal la cual consiste básicamente en hacer acompañamiento y recomendaciones a los infractores de las normas que protegen a la población civil. Aprovechó para recibir cantidades de denuncias sobre las posibles violaciones por parte de la fuerza pública en el paro campesino que se viene desarrollando en los trece departamentos del país.


    Llamó poderosamente las denuncias que hizo un líder campesino del norte del Tolima que viene participando del paro en el cruce del Líbano y Armero – Guayabal. Cuando aún los campesinos no se habían ubicados en este sitio, fueron atacados salvajemente por el Esmad con gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento, al mando del mayor Sierra del ejército nacional. Ese día hubo once heridos, algunos de consideración.


    Dijo el líder comunitario que estamos ante la provocación militarista, el terrorismo de Estado, desconociendo que la protesta es un derecho consagrado en la constitución nacional. Dos labriegos ingenuamente se retiraron del grueso y fueron golpeados sin piedad alguna, creyéndolos muertos los militares lo arrojaron a una acequia, de allí lograron salir para rendir su testimonio. Le fracturaron algunas costillas, los brazos y no permitían los uniformados que los familiares los auxiliaran.


    Al parecer y de acuerdo con lo narrado por el líder campesino, se estaría usando algunos vehículos de la cruz roja para transportar soldados y criminales del Esmad, desconociendo de cabo a rabo los principios consagrados en el Derecho Internacional Humanitario, DIH.


    Señaló el dirigente regional que el presidente nacional oculta deliberadamente la crisis, la causante del paro campesino, escondiéndola con el cuento chino que los campesinos vienen saliendo masivamente a la protesta empujados por la insurgencia que opera en todo el departamento de Tolima. No dice nada sobre la corrupción que genera la crisis como Agro Ingreso Seguro, la corrupción al interior de la federación nacional de cafeteros, los bombardeos indiscriminados de la fuerza pública, el espacio que le está dando a las multinacionales y transnacionales que vienen desplazando a los campesinos, etc. “Esos robots humanos no respetan ni los niños, ni los ancianos, ni los lisiados, son animales salvajes amaestrados para atacar a su propia clase social”, subrayó el líder defensor de los Derechos Humanos.


    Testimonios


    Gustavo Correa, municipio de Rovira: “Anoche fuimos nuevamente víctimas de la represión; una muchacha viciosa de la calle se camufló se arrimó a un carro a pedir algo de comer, los Esmad la fueron a agredir y un compañero se metió a intervenir, siendo duramente agredido ese compañero también de Rovira. Me le voy respetuosamente a los señores del Esmad y le solicito que me escuche porque es mi obligación de defender a mis compañeros, pues nosotros no vinimos a hacer vandalismo, vinimos a una marcha pacífica. La respuesta fue cortante: Quítese de aquí o le volamos todos esos cambuches. Ustedes merecen respeto, nosotros también, les dije y me retiré humillado”.


    “Sé que el gobierno les paga para que nos proteja, no para que nos agreda como lo vienen haciendo. Nosotros no semos vándalos. Semos campesinos que no estamos aquí por estar, estamos defendiendo una causa justa y humana. No estamos acá para incomodar a la gente de la ciudad por deporte, estamos por necesidad”.


    Dagoberto Moreno Aragón, indígena del municipio de Ortega: “La impresión que tengo de este paro es que hasta el momento el gobierno nacional no quiere responder a las exigencias que estamos haciendo pacíficamente, ante la ruina cafetera, teniendo en cuenta que nosotros dependemos del cultivo del café. Lo que está valiendo no compensa con lo que vale la recolección y la espera que haya que hacer para recolectarla”.


    “Una carga de café está en el presupuesto de $750 mil pesos y se está vendiendo hasta $450 mil pesos, eso indica que está arrojando pérdidas enormes para nosotros los indígenas y campesinos. Eso quiere decir que para que nos quede algo de ganancia el valor debe estar por encima de los $800 mil pesos”.


    “Viendo que tenemos un gobierno dizque habla de paz, pero asume una postura infame contra el pueblo; es un presidente mentiroso. Nos quiere engañar con una limosna que nosotros no la vamos a permitir, prácticamente se viene burlando de nosotros los indígenas y campesinos. Nosotros lo que necesitamos es un precio estable que nos permita educar a nuestros hijos, meterle trabajo a la finca. Así las cosas, necesitamos un pronunciamiento claro del gobierno ya”.

    En la foto campesino muestra bola de cristal con la cual vienen atacando el esmad a los campesinos en Boquerón. Fotos nelosi


    PCCol

    Contenido patrocinado

    Re: Paro de caficultores

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:35 pm


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 9:35 pm