Cárceles en Argentina

    Comparte

    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Cárceles en Argentina

    Mensaje por AnarcComunis el Mar Feb 26, 2013 1:04 am

    Roberto Yrusta: torturado y asesinado en la Cárcel de Coronda

    Los que hostigaron con tormentos a Roberto durante años, primero en Córdoba, como el torturador y asesino Flores permanecen libres, con la impunidad que brinda el plan estatal represivo y clandestino de exterminio de los más vulnerables y mucho más de los que se atreven a denunciar como lo hizo Roberto. Cristina Kirchner, gobernadores provinciales, jueces y la inmensa mayoría de la clase política son el sustento de esta masacre que mantiene a la dictadura en la cárceles de mala muerte de la Argentina.

    AW)Roberto Agustín Yrusta tenía 32 años y estaba detenido en la cárcel de Bouwer (Córdoba), padeciendo desde hacía años distintas torturas y tratos inhumanos por parte del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba (SPC), situación que se agrava luego de una denuncia pública que realiza en un programa televisivo, siendo trasladado a la cárcel de Coronda (Santa Fe) donde aparece "suicidado" el pasado 7 de febrero de 2013. Contundente denuncia de la Coordinadora Anticarcelaria.



    Según testimonio de sus familiares, Roberto padeció por más de tres años todo tipo de torturas, tormentos y maltratos por parte del SPC desde la permanencia por largos períodos de tiempo en los buzones o celdas de castigo, el submarino seco (asfixia con una bolsa de nylon), golpes, amenazas, traslados y cama de sujeción encadenado, entre otras aberraciones. Además, tenía restringidas las salidas de las celdas y las comunicaciones." Flores, autoridad del servicio penitenciario, lo perseguía, lo empezó a insultar a maltratar y lo empezaron a torturar. No le daban vida. Y cuando a mi hermano lo pasan a Villa María ahí también va Flores y lo torturó. Lo volvieron a pasar a mi hermano a San Martín y pasó lo mismo, lo tenían encadenado de los pies y las manos, le ponían bolsas de nylon. Cada vez que íbamos nosotros tenía las cadenas metidas en los brazos. Después una vuelta lo quebraron y él nunca fue atendido por un médico, cuando fuimos nosotros a verlo tenía una media de él que se había sacado y la tenía en la mano enroscada y la mano quebrada. Nunca fue atendido por un médico ni enyesado. Después cuando lo pasaron a Bouwer también seguían maltratando y torturando. Porque iban de acá para allá y donde estaba mi hermano ellos estaban así que nunca lo dejaban en paz. Flores lo seguía a todos lados. Flores y sus secuaces, siempre estuvieron y no le daban vida. Hace como tres años que vienen estas torturas. Él denunció a Flores y a los otros en Tribunales II en noviembre, antes que cerraran Tribunales. Denunció los malos tratos, que no lo dejaban salir a bañarse, le daban unos minutos, no lo dejaban hablar por teléfono, no lo dejaba estar tranquilo, no lo dejaban hacer nada. Y por las torturas que le hacía ahí. Y él siempre decía la verdad", relata una familiar de Roberto Yrusta.

    A fines del año pasado, Roberto es entrevistado por un programa televisivo donde denuncia todas estas acciones ilegales del SPC. "Después cuando hace la denuncia en ADN o Roberto Graña ahí empezó peor las torturas", comentan sus familiares.
    A raíz de su testimonio y sabiendo que su vida corría riesgo, es que pide ser trasladado a Santiago del Estero donde tenía familiares. Sin embargo, lo trasladaron a la cárcel de Coronda el 16 de enero de 2013 en forma engañosa ya que le aseguraron su traslado a Santiago del Estero pero al no saber leer ni escribir pudo haber firmado el consentimiento sin reconocer lo escrito. "Lo pasaron a Santa Fe sin saber nosotros que lo habían pasado, ni él tampoco. Porque nosotros sí dijimos que la pasaran pero a Santiago del Estero porque nosotros tenemos familiares ahí. Queríamos que antes lo pasaran pero dijeron que si no tenía familiares no. Nosotros le dijimos que en Santiago si tenía familiares y nos dijeron ‘Bueno, lo vamos a pasar ahí'. Después un día, mi mamá no podía ir a la cárcel y tenía visita él acá, y en febrero lo traen a ver a mi mamá y a los días lo pasaron allá sin que él sepa. Lo levantaron y lo llevaron. Él pensaba que estaba en Santiago del Estero y después se dio con que estaba en Santa Fe. Nunca le informaron. Él no sabe leer ni escribir y pensando que se iba a Santiago del Estero levantó sus cosas confiado. Después se dio que no, que estaba en Santa Fe", relata una familiar de Roberto.
    A través de comunicaciones telefónicas con sus familiares, Roberto relató la continuidad de los maltratos y torturas diarias en aquella cárcel como por ejemplo su detención en celda de castigo sin tener la seguridad de la existencia de una orden judicial para "mantenerlo en resguardo" por parte del juez de ejecución, el Dr. Cesano, su salida encadenado y con custodia a realizar sus comunicaciones telefónica y la ausencia de atención médica requerida.
    Durante la última semana se comunicó todos los días con sus familiares hasta poco antes de su fallecimiento dando cuenta de estos padecimientos. Relata una familiar: "Un día lunes habló con mi mamá y estaba bien. Después el miércoles habló con mi hermana y le dijo que le habían tirado unas bombas lacrimógenas y estaba escupiendo sangre". Agrega otra familiar: "El martes 5 de febrero habló conmigo. El miércoles habló con otra señora. Después el jueves 7 de febrero habla con esa señora. Después cuando pasa la muerte de mi hermano yo hablo con esa señora y me dice ‘Yo no entiendo como tu hermano se pudo haber... que dicen que se mató, si tu hermano ese mismo día...' A mi hermano lo encuentran supuestamente a las seis y veinte de la tarde muerto en su celda, ahorcado. Ellos dicen ahorcado pero signos de ahorcamiento no tenía. Y ella me dice ‘Cómo puede ser si tu hermano entre las tres y las cuatro de la tarde estuvo hablando conmigo', ese mismo día que supuestamente mi hermano se mató".
    El jueves 7 de febrero le avisan a la familia que Roberto había sido encontrado a las 18hs ahorcado en su celda dando la versión oficial que respondía a un suicidio. Su cuerpo es retirado de la celda el viernes a primera hora y enviado a la familia que lo recibe en Córdoba a las 21hs presentando grandes ampollas, heridas abiertas, sangre, hematomas múltiples, un fuerte golpe en la cabeza y otros signos que dan cuenta de impactos de bala de goma. Resulta significativo que en la zona del cuello no presenta ninguna evidencia de ahorcamiento y que a Roberto le faltaban tan sólo cuatro meses para acceder a la libertad asistida y que en diciembre hubiera obtenido su libertad definitiva. "Supuestamente él se había ido de acá con recurso de amparo y ellos estaban para cuidarlo no para que le pasara lo que le pasó. No sé a dónde están los cuidados que ellos le hacían. Cuando alguien se ahorca supuestamente está morado pero él no tenía nada de eso. Lo que nosotros vimos son todos los cortes que tenía en el brazo, un chichón en la cabeza pero en el cuello no tenía nada de nada como para decir sí, se ahorcó. Nada. Y tenía mordido el brazo, tenía los dedos reventados de los pies. Yo le levanté la remera en el cajón y tenía todo hematomas así que si se ahorcó, no puede tener todas esas marcas que tenía. Después se empezó a hinchar y le empezaron a salir ampollas impresionantes. Y de dónde salieron las ampollas no sabemos. Aparte nosotros hablamos con los psicólogos de Bouwer y Cruz del Eje y dicen que nunca intentó matarse, que estaba bien de la mente. Él en Córdoba también estaba en los buzones permanentemente. Él ni siquiera tomaba agua en Bouwer porque Flores ya lo tenía entre ojos y lo quería matar y él tenía miedo que lo envenenaran. Nosotros le llevábamos jugo y los bidones con agua mineral para que tomara. Él ya no comía porque tenía miedo que lo envenenaran. Y yo digo que lo llevaron allá para matarlo allá porque no se va a ir tan lejos para quitarse la vida, se la hubiera quitado acá. A mi hermano lo mataron. Mi hermano nunca se hubiera quitado la vida", sentencian sus familiares.
    Un suicidio más en manos del Servicio Penitenciario que recurre a la misma metodología de extermino en todas las cárceles del país, disfrazando de "suicidio" el aniquilamiento de presas y presos que estorban y desenmascaran con sus denuncias este régimen de impunidad y torturas existente dentro de las cárceles.

    Coordinadora Anticarcelaria

    Roberto Agustín Yrusta tenía 32 años, DNI 28.272.593, Legajo Nº 33.535. Vivía en Barrio Yapeyú, Ciudad de Córdoba.


    http://www.agenciawalsh.org/aw/index.php?option=com_content&view=article&id=10168%3Aroberto-yrusta-torturado-y-asesinado-en-la-carcel-de-coronda&catid=72%3Apll&Itemid=114

    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Re: Cárceles en Argentina

    Mensaje por AnarcComunis el Mar Feb 26, 2013 1:04 am


    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Re: Cárceles en Argentina

    Mensaje por AnarcComunis el Miér Sep 25, 2013 6:13 pm

    Castigados como en la Edad Media, pero en la cárcel de Marcos Paz

    Descubren a presos en calabozos individuales sin luz, sin ventilación y sin baños


    Era una visita sorpresa. En su exhaustiva recorrida por los pabellones y módulos del Complejo Penitenciario Federal II, en Marcos Paz, los funcionarios no imaginaron lo que iban a descubrir: presos alojados en calabozos individuales sin electricidad, sin baño y sin tener la posibilidad de asearse durante, por lo menos, tres meses.

    Doce reclusos, que estaban encarcelados en el pabellón 7 del módulo 1, debían deshacerse de sus excrementos por "una pequeña ventana". Después de la visita, el lugar fue clausurado y se ordenó que los internos recibieran atención médica, psicológica y alimentos.

    Así lo informaron a LA NACION fuentes del Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias, integrado por jueces de la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP), jueces de ejecución penal, representantes de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin), la Procuración Penitenciaria de la Nación, la Defensoría General de la Nación y, como miembro consultivo, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

    "Vimos, sentimos y olimos la situación en la que estaban alojados los 12 presos. Estaban detenidos sin dignidad humana", dijo a LA NACION el juez Gustavo Hornos, presidente de la Cámara Federal de Casación Penal y creador del Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias.

    Si bien se conoció ayer, la visita ocurrió el viernes pasado. Recorrieron el penal de Marcos Paz, además del juez Hornos, sus colegas Mariano H. Borinsky, Sergio Paduczak y Martín Vázquez Acuña; los integrantes de la Procuvin Abel Córdoba y Roberto Cipriano García, y Germán Artola, en representación de la Defensoría General de la Nación.

    Según informaron a LA NACION fuentes judiciales, cuando la comisión de magistrados llegó al pabellón 7, eran las 15.30 y los presos, según dijeron, aún no habían desayunado.

    "Algunos de los detenidos estaban en esa situación desde junio pasado. Vestían incluso la misma ropa con la que habían sido alojados", afirmó a LA NACION uno de los jueces que hicieron la recorrida.

    De los 12 presos que estaban alojados en el pabellón 7 del módulo 1, siete estaban en condición de sancionados y cinco, en calidad de detenido en "tránsito", es decir, reclusos a los que es difícil encontrarles un lugar.

    Según la documentación del Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias, a la que tuvo acceso LA NACION, "los 12 internos encerrados en celdas estancas miraban a jueces y fiscales a través de estrechas mirillas. Las llaves de los calabozos no aparecían, los detenidos gritaban que la visita no se fuera. Esas personas habían estado encerradas por largo tiempo en calabozos individuales, sin salida, sin baño, sin electricidad ni vidrio en una pequeña ventana por la que tiraban el excremento afuera, sin visitas ni aseo".

    Anteayer, según fuentes judiciales, el director del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Alejandro Marambio, estuvo en la CFCP, donde los jueces le pidieron que "establezca con certeza que hechos de esta gravedad no existen en otras unidades y que no se repitan situaciones como la expuesta".

    En diálogo con LA NACION, Marambio negó que los reclusos estuvieran sin luz y sin agua, pero sí reconoció que había reclusos "en tránsito" alojados como si estuvieran sancionados y exculpó por esta situación al actual director de la cárcel de Marcos Paz, de apellido Frezin, porque se hizo cargo de la unidad penitenciaria hace cinco días y, por las irregularidades, responsabilizó a la gestión anterior, encabezada por Víctor Hortel, líder de la agrupación kirchnerista Vatayón Militante, que organizaba murgas y salidas "culturales" de los detenidos.

    Marambio asumió como director del SPF el 20 del mes pasado, después de la escandalosa fuga de 13 presos de la cárcel de máxima seguridad de Ezeiza. Explicó a LA NACION que ordenó que se realice una investigación para determinar si se registran anomalías similares en otras unidades del SPF.

    Según el sitio web del SPF, la cárcel de Marcos Paz está situada sobre un predio de 120 hectáreas, su edificación ocupa 85.000 metros cuadrados y el penal está conformado por cinco módulos de residencia con capacidad para 300 internos divididos en seis pabellones de 50 celdas individuales cada uno.

    TRES RECORRIDAS

    La visita en la cárcel de Marcos Paz fue la tercera recorrida del Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias.

    El 3 del actual, Hornos; el presidente del Consejo de la Magistratura, Mario Fera; la jueza de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, Mirta López González, y los jueces integrantes de la Subcomisión de Ejecución Penal de la Cámara de Casación, Paduczak y María Cristina Deluca Giacobini, concurrieron al Complejo Penitenciario Federal N° 1, en Ezeiza. En la visita, "se ordenó el cese del alojamiento de dos internos en las celdas de cumplimiento de sanciones".

    Ocho días después, los jueces Hornos, Paduczak y Deluca Giacobini visitaron el Complejo Penitenciario Federal N° 3, la cárcel de mujeres más grande.

    "En un primer momento, llamaron la atención la falta de higiene, la deficiente alimentación, las quejas por la falta de atención médica y la permanente presencia de cucarachas", según fuentes judiciales.

    Y agregaron: "Luego aparecieron varias irregularidades graves, como una mujer aislada y notoriamente golpeada en una celda para el cumplimiento de sanciones, sin que esas circunstancias hubieran sido documentadas. Todo ello motivó la intervención inmediata de los magistrados, que tuvo como consecuencia el pase a disponibilidad del director de la unidad y el procedimiento de solución de las irregularidades halladas".

    Ese mismo día, la comisión especial visitó la Unidad 31, en la que algunas internas habían declararon una huelga "de brazos caídos" -no concurrían a trabajar ni a estudiar- debida a dificultades en el aprovisionamiento de alimentos y la atención pediátrica, ya que en ella residen internas con hijos de hasta cuatro años, entre otros.

    "SIN DIGNIDAD HUMANA"

    Así estaban alojados 12 reclusos, según un juez

    "Sentimos, vimos y olimos la situación en la que estaban alojados los 12 presos", afirmó a LA NACION el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Gustavo Hornos

    http://www.lanacion.com.ar/1623033-presos-encerrados-como-en-la-edad-media-pero-en-marcos-paz

    Contenido patrocinado

    Re: Cárceles en Argentina

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:45 pm


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 2:45 pm