"El mito de la persecución de la iglesia en la URSS" - extractos del libro del mismo nombre de Andrei Kuptzov - publicado en el blog Guía de Rusia/Guía de Moscú en 2013

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "El mito de la persecución de la iglesia en la URSS" - extractos del libro del mismo nombre de Andrei Kuptzov - publicado en el blog Guía de Rusia/Guía de Moscú en 2013

    Mensaje por pedrocasca el Lun Feb 18, 2013 12:19 pm

    "El mito de la persecución de la iglesia en la URSS"

    extractos del libro del mismo nombre de Andrei Kuptzov - publicado en el blog Guía de Rusia/Guía de Moscú en febrero de 2013

    El verano pasado el tema de las relaciones entre la iglesia y la sociedad en Rusia se agudizó por enésima vez, había muchas discusiones y entre otras cosas salió a la luz un estudio muy curioso de Andrei Kuptzov: "El mito de la persecución de la iglesia en la URSS", cuyo resumen les ofrezco:

    El autor considera la “Iglesia Ortodoxa Rusa” (IOR) una mafia teocrática semejante a las órdenes europeas". No obstante la IOR no tuvo sus caballeros, por los intereses de la IOR guerreaba el propio estado de Rusia. A juicio de Kuptzov, las actividades de la IOR paralizaron el desarrollo de Rusia para varios siglos. En ocasiones la IOR llegó a poseer hasta una 1/3 parte de todas las tierras y de todos los campesinos del país. De ninguna manera se puede separar la iglesia del régimen de servidumbre. Los monasterios no pasaron sin ayuda de las cárceles y cámaras de tortura. Sin hablar de que la iglesia fue un gran usurero también, con esto la iglesia fue un colectivo Gobseck, cuyos capitales se pudrían sin ningún usufructo. Cada año había rebeliones, de las cuales conocemos solo aquellas que desembocaron en verdaderas guerras campesinas como las rebeliones de Rázin, Pugachov, Bolótnikov.

    La iglesia e Iván el Temible

    Iván IV intenta limitar el poder de la iglesia, critica la iglesia por la borrachería, saqueo, usura y homosexualismo, pero sin éxito. Iván IV prohibe a los boyardos testar o vender sus tierras a la iglesia sin consentimiento del zar.

    La iglesia y el periodo de disturbios


    Ya a finales del S. XVI fueron publicados los decretos de prohibición de usura para la iglesia, los que le prescribían el pago de impuestos, etc. Después del gran hambre de 1602 el zar Boris Godunov saca a la fuerza de los monasterios el dinero y el trigo. Sin embargo una vez acabado el tiempo de disturbios fueron aflojadas las tuercas.

    La iglesia bajo el absolutismo

    Pedro I fue el zar que dio uno de los golpes más fuertes a la iglesia: el gran reformador abolió el patriarcado. En vez del patriarcado fue establecida una especie del ministerio de relaciones con los monasterios, que regulaba los asuntos de la iglesia. Más tarde Pedro, esperando que la iglesia buscara la autonomía y autogestión, disolvió su "ministerio de relaciones con la iglesia".

    Su causa fue continuada por Pedro III - éste nacionalizó las tierras y a los campesinos eclesiasticos, sin embargo en seguida fue organizado un golpe palaciego y al trono sube su esposa Catalina II. Ante todo la emperatriz de origen alemán busca el respaldo de la iglesia y de los aristócratos irritados por el gobierno de su ex marido. El reinado de Catalina la Grande es la apoteósis del sadismo anticampesino, cuando fue introducido el castigo de los campesinos hasta por intentar quejarse de sus dueños. Es un período de las rebeliones campesinas interminables y de las fugas de aldeas completas. De esta manera a cuenta de las tierras eclesiasticas Catalina II sobornó la aristocracia joven, que había apoyado su golpe del estado. Catalina cerró más de 40 monasterios.

    Desde entonces la iglesia se vuelve un organismo puramente estatal, la iglesia no posee las tierras, pero recibe su renta. El estado financia el mantenimiento de los edificios de la iglesia, pero como recompensa la iglesia se transforma en una institución semi-policíaca: los curas se ven obligados a denunciar las ideas antiestatales de sus parroquianos, de las que se informan durante la confesión. "El zarismo lleva la iglesia hasta el marasmo". La iglesia se descompone moralmente, las limitaciones de los derechos de los monjes en este periodo pueden sorprender a cualquiera: las causas de estas limitaciones radican en la degradación de la iglesia: los monjes con frecuenca forman bandas los criminales, se dedican a pedir limosna o invaden los barrios bajos de las ciudades en busqueda de burdeles y cervecerias.

    Según Fiodor Dostoevski para mediados del siglo XIX "La iglesia ortodoxa rusa esta paralizada".

    La iglesia y la revolución

    Uno de los poetas más populares rusos, Sergio Esénin (a propósito, muy tradicionalista y muy campesino) dedicó cierto periodo de su vida a escribir las coplas de tacos en los muros del Monasterio de las Altas Pasiones. ¿Por que lo hacía allí? Porque el Monasterio de Altas Pasiones se encontraba cerca del foco de la rebelión en la Krásnaya Présnia de 1905, el Monasterio protagonizó los disturbios, ya que su companario fue usado como un punto de fuego, en lo alto de la casa de Dios fue instalada una batería de ametralladoras, que se cargó miles de los rebeldes. Así el monasterio se hizo un símbolo del zarismo ya enloquecido y fue normal para los intelectuales burlarse de él.

    Después de la Revolución del Febrero de 1917 el zar Nicolas el Sanguinario abdicó del trono y es muy importante que como consecuencia la iglesia recuperó su patriarcado. Esto fue una verdadera revolución en la iglesia rusa. A propósito el gobierno provisional de Febrero elevó una protesta contra el patriarcado, mientras los soviéticos después de acabar con el gobierno provisional en octubre de 1917 de hecho autorizaron el restablecimiento del patriarcado en Rusia.

    La nueva república modernizadora no tiene miedo de la iglesia, de la cual la sociedad rusa estaba ya harta. Según el Código del Buen Comportamiento a uno le podían condenar a 25 años de trabajos forzados por blasfemia, y hasta 15 años de cárcel por la prédica de las visiones no ortodoxas . En 1913 dos marineros fueron condenados a 10 años por jugar a las damas sobre un icono (el caso fue muy escandaloso, por eso los periodistas seguían el camino de los marineros infelices: uno se volvió loco, el otro se (segó) [se fugó? esto no sé lo que quieres decir] y fue liberado solo después de la revolución del Octubre de 1917).

    Obviamente la iglesia fue opio para el pueblo, incluso la jerarquía de los santos reflejaba el carácter clasista de la IOR. Andrei Kuptzov cita el libro del doctor Golubinski "Historia de la canonización de los santos" (1903): resulta que de 63 santos rusos, los 62 fueron representantes de la administración superior (3 zares, 5 zarinas, 2 hijos de zares, 4 hermanos de zares, 2 hermanas de zares, etc.) y solamente un santo fue de los campesinos (de los obreros - 0). Lo mismo pasa con los cléricos: 186 santos del clero superior contra los 9 santos del inferior.

    En una palabra la iglesia fue odiada por los intelectuales liberales y los de la izquierda, por la gente humilde, por las minorías étnicas (su cristianización fue forzada y violenta), por los disidentes religiosos (justo ellos fueron los autores de los incendios de las iglesias y de las violencias contra los curas depsués de la revolución de 1905). Como la IOR fue uno de los promotores de la I Guerra Mundial, que no tuvo ningún sentido para el pueblo ruso, los soldados rusos tampoco adoraban a los curas. Pero los que más odiaron la iglesia fueron los campesinos. Para 1905 a cada monje de la IOR le correspondían 40,4 hectáreas de la tierra.

    La fórmula del poder soviético fue muy sencillo: "liquidación del analfebetismo en masa más electrificación de todo el país". El poder soviético no tiene miedo de la IOR.

    La iglesia y la guerra civil

    El 2 de diciembre de 1917 el Concilio de la IOR calificó la Revolución de Octubre como "un crímen contra la fé", según el patriarca recien electo la Revolución de Octubre insulta a Cristo y proviene del Antícristo. De esta manera la IOR se mete en política e incendia la guerra civil. Como resultado los cléricos a menudo participan en las actividades de combate y en las misiones punitívas. La mayoría de las victimas del Terror Blanco en Siberia padecieron con la bendición de los curas de la IOR, lo mismo pasó en el Sur. Millares de los curas de la IOR colaboraron activamente con los ejercitos de Kolchak, Deníkin y Vrángel. También participaron en bandas de todo pelaje. Con esto las bandas de los Blancos no tenían repugnancia de robar las mismas iglesias - los vasos sagrados transportaban al extranjero y en la emigración los fundieron para vender por kilógramos a los estadounidenses.

    No solamente la IOR se manifestó contra el proyecto comunista. Cuando en 1918 Japón y EE.UU iniciaron la ocupación de Siberia y el Oriente Lejano, a sus ordenes estuvieron los lamas buriatos. Con su ayuda y con el financiamieno de Japón allí cometía ferocidades el sádico barón Ungern. Éste más tarde va a llevar a cabo las misiones punitivas de Japón en la Mongolia china.

    No es de sorprender que muchos de los curas y lamas terroristas fueran condenados durante la guerra, pero ¡ojo! no los condenaron por profesar su religión, sino por sus crímenes contra el estado.

    La iglesia y el hambre

    En 1921 Rusia vive una catástrofe ecológica, después de una sequía inusual y en el contexto de las ruinas de pos guerra en la región del rio Volga estalló una hambruna infernal. Había casos de canibalismo. Sin embargo, muchos aprovecharon la situación para hacer su capital (por ejemplo, muchos ucranianos - en parte de allí viene el desprecio de los rusos respecto a los ucranianos). El hambre de 1921 provocó también la decomisión de los bienes de la IOR - es muy importante, que las peticiones de convertir el oro inutil en el pan tan deseado salían de parte de los mismos curas y hasta de unos arzobispos. También es curioso que la cuestión de la decomisión de las riquezas de la IOR surgió solamente al cabo de 4 años depués de la guerra civil, es decir, solo en el caso extremo de una catástrofe nacional, cuando había familias moribundas que se intercambiaban sus viejos miembros para que no fuera tan doloroso comer a los parientes.

    Y sin embargo el patriacra Tijon estaba en contra. El jefe de la IOR ofreció al estado solamente cosas defectuosas y el "second hand" de mala gana. El mismo Tijon que tranquilamente aceptó el saqueo de los blancos, que vendían las joyas robadas en las iglesias rusas en las calles de París y Nueva York. No dijo ni una palabra contra los crimenes de los blancos, el saqueo de las iglesias incluido, no obstante, estaba contra de la decomisión de los bienes en la situación de un desastre nacional.

    El patriarca publicó un llamamiento a la Iglesia, en el cual él amenazaba con la excomunión a los parroquianos por respaldar la decomisión de los bienes eclesiásticos. De esta manera el patriarca (que ya había reconocido el poder soviético) solamente echó la gasolína en las ascuas de la guerra civil ayer acabada.

    En 1922 fue celebrado el juicio contra los jerarcas de la IOR, que impedían la decomisión de los bienes eclesiásticos. Todos los jerarcas se justificaron con ayuda del llamamiento del patriarca. El patriarca también fue invitado al juicio en calidad de testigo:

    - ¿Usted sabía, que el gobierno no tiene recursos para prevenir el perecimiento de los milliones de los hambrientos? ¿Usted leyó de esto en periodicos?

    - Me disculpo, pero esto no es asunto mío en absoluto. Lo que no es asunto mío, no es asunto mío. Esto es asunto suyo - el del poder soviético... ...Mi asunto es indicar los caminos de Dios...

    El patriarca Tijon fue llamado al capitulo del código penal, se arrepentió públicamente y el caso fue cerrado. Pero por supuesto que en la IOR no todos fueron malos, los errores de los jerarcas no les fueron perdonados y la iglesia vivió en cierta forma un cisma: había jerarcas que seguían resistiendo al poder del pueblo y había jerarcas que al fin y al cabo se integraron en el sistema.

    La iglesia y la constitución soviética

    La iglesia fue separada del estado, los edificios de la iglesia fueron nacionalizados, pero se aceptaba su uso por los feligreses bajo condición, que los feligreses aseguraran el funcionamiento de estos edificios. La manutención de los curas también debe ser la preocupación de la parroquia. Nadie cerraba las iglesias en la URSS, simplemente en las condiciones de autofinanciamiento las iglesias desaparecían igual que el analfebetismo total. De esta manera para 1920 fueron liquidados 673 monasterios: los campesinos recibieron casi millón de hectareas de las tierras laborables, 84 fábricas, 436 granjas de leche, 602 corrales, 1112 casas de alquiler, un montón de hoteles, hospitales, colmenares, horfanatos, etc. Los edificios de los monasterios se usaban como sanatorios, balnearios, establecimientos de la ayuda social, escuelas, oficinas, unidades de los militares, también como campos de concentración y cárceles.

    La iglesia y Stalin

    Incluso los liberales (los que saben leer) reconocen que la IOR fue apoyada por Stalin (de esto se hablaba hasta en el aire de la emisora tan odiosa como "La Libertad"). La red de las iglesias en 1941-1948 aumentó casi 5 veces. "La guerra y las ruinas de pos guerra fueron un "regalo de Dios" para la semiolvidada iglesia, - escribe Andrei Kuptzov. - Si no hubiera guerra, la iglesia sería olvidada por completo". Sin embargo los curas fueron separados de las actividades económicas de la iglesia, que según la constitución estaban a cargo exclusivamente de los parroquianos (incluso había sindicatos de los trabajadores de las iglesias). También a la iglesia fue prohibido realizar las misiones de beneficiencia, de propaganda entre los jovenes. Con esto fueron reiniciados los cursos de los seminarios y de las academias conciliares (financiados por el estado), es decir que los cuadros de la iglesia se rejuvencían. La reanimación de la iglesia fue promovida por el estado, pero también la iglesia nueva fue acondicionada para el proyecto soviético. La lógica de Andrei Kuptzov es la siguiente: como había cierta demanda de la religión, el estado soviético decidió satisfacer esta demanda, pero no en deterioro de la mayoría. Para la mayoría en su turno la iglesia reanimada fue una especie del circo de interés histórico. Con esto resultaba que la iglesia estalinista construía en la URSS el comunismo.

    La iglesia y el Deshielo

    Jrushchov desbarajustó todo: ahora el estado les paga a los cléricos un salario fijo y miserable. Este cambio socavó su iniciativa en la ejecución de su cargo. Los cléricos se ven obligados a buscar las nuevas fuentes de buena vida, lo que según Andrei Kuptzov los lleva a la colaboración con la KGB, de esta manera fue reforzado el control sobre los feligreses. Desde 1960 hasta 1963 la red de los monasterios fue reducida de 41 a 16. De 8 seminarios se quedaron 5. Se redujo la cantidad de los curas. Se organiza una serie de las provocaciones contra la iglesia. Lo que solamente incendió el fanatismo de los creyentes. Como si esto fuera justo lo que buscaba Jrushchov con sus actividades subversivas en el fondo.

    Las conclusiones de Andrei Kuptzov:

    No había ninguna persecusión de la IOR. Durante los años del poder soviético no fue registrado ni un grupo de los creyentes, que pidieran el uso siquiera de un templo. El estado mismo en el periodo pos guerra apoyó la reapertura de los templos y el funcionamiento de la iglesia, en parte esto fue un gesto hacía los creyentes en vias de extinción.


    en algunos templos ortodoxos hay imágenes de Stalin por petición de los fieles

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 2:13 am