Foro de debate, intercambio y opinión


Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

kantaria
kantaria
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 786
Reputación : 882
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por kantaria el Jue Feb 14, 2013 1:54 am

LOS AGRICULTORES, MAO, Y EL DESCONTENTO EN CHINA: DESDE EL GRAN SALTO ADELANTE HASTA LA ACTUALIDAD






Han Dongping*
Monthly Review / Traducido para el CEPRID (http://www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Hay ideas erróneas generalizadas sobre numerosos aspectos de la revolución china. Estos incluyen una lectura errónea del Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural, las "reformas" de la era post-Mao y la reacción de la abrumadora mayoría de los campesinos a estos movimientos. Aunque los movimientos de la Revolución dieron lugar a dificultades importantes - en la población rural (el Gran Salto Adelante, 1958-61) o en los intelectuales (la Revolución Cultural, 1966-76) - los logros concretos producidos en el campo dieron lugar a impresionantes aumentos de la producción agrícola y mejora en la vida de las personas. Por el contrario, las “reformas” de la era post-Mao han dado lugar hasta ahora a un enorme crecimiento de la desigualdad en China, con la población rural sufriendo enormemente por el desmantelamiento de las ayudas públicas para la salud y la educación. Además, las autoridades locales y regionales han vendido las tierras agrícolas para fines de desarrollo, por lo general de sus propios bolsillos, con una compensación inadecuada para los agricultores. Esto ha dado lugar a disturbios masivos en las zonas rurales, involucrando literalmente a cientos de miles de agricultores.1

El Gran Salto Adelante

El Gran Salto Adelante fue un intento de desarrollar rápidamente la industria y la agricultura. Este fue el período durante el cual las comunas se fueron formando y unas 600.000 fueron construidas para satisfacer las necesidades locales de todo el país. Esta fue también la época de los proyectos de irrigación masiva – con ámbito de aplicación local, regional y nacional - que se iban a dar lugar a mejoras considerables en el rendimiento de las cosechas en los años posteriores. Sin embargo, la carga de trabajo adicional que requería un mayor consumo de alimentos por la población rural no fue acompañada por una mayor ingesta de calorías suficientes.

Hay una corriente generalizada, en el ámbito urbano y en el rural, de descontento en agudo contraste con la relativa ausencia de disturbios durante el Gran Salto Adelante, cuando la escasez de grano ocasionó hambre severo en algunas partes de la China rural como consecuencia de las duras condiciones climáticas y la mala gestión de los distintos niveles gubernamentales. Hay un desacuerdo considerable en cuanto a cuántas personas afectó esta inanición y cuántas murieron. Sin embargo, es evidente que hubo dificultades significativas por la escasez de grano inducidas, al menos parcialmente, por las políticas del Gran Salto Adelante. Durante mi investigación en la China rural en los últimos veinticinco años - incluyendo entrevistas con los agricultores de Jimo, en la provincia de Shandong – no he encontrado un solo agricultor que creyese que Mao hubiese perdido popularidad por el Gran Salto Adelante. Tampoco he encontrado ningún agricultor que contemplase un levantamiento contra el gobierno durante el Gran Salto Adelante, o cualquier otra forma de protesta, aunque es corriente ver escrito que hubo protestas campesinas graves durante este período. (Sin embargo, un número significativo de agricultores, especialmente los más jóvenes, expresan su voluntad de unirse a una rebelión ahora contra el gobierno.) Y, por difícil que las condiciones puedan haber sido durante el Gran Salto Adelante, los agricultores no fueron, aparentemente, demasiado débiles para construir un gran número de proyectos a nivel nacional provincial, regional y local.

El Partido Comunista y el pueblo

El partido en su relación con el pueblo chino es como la de los peces y el agua. Los comunistas argumentaron que el agua (el Partido) puede vivir sin peces (miembros del Partido Comunista). Pero el pez no puede vivir sin agua, lo que recalca la importancia del apoyo popular para el éxito de la revolución. Esta relación especial entre los comunistas de China y el pueblo chino fue construida a través de un largo proceso, no siempre sin errores. Y había muchos fallos durante el Gran Salto Adelante, lo que llevó a los intentos de rectificación a través de la Campaña de Educación Socialista en 1964 y la Revolución Cultural en 1966. El argumento de que la gente no podía tener otro recurso, excepto participar en distintos tipos en el contexto social del Gran Salto Adelante, parece convincente. Los agricultores chinos, como todas las otras personas, no tenían un compromiso serio en tratar de derrocar al gobierno. Sin embargo, entre la elección de morir de hambre y la rebelión, la elección no debería ser difícil de hacer. Si el número de millones de muertes que argumentan los críticos de la Gran Salto Adelante fuera cierto, entonces ¿por qué los agricultores chinos se sometieron a la muerte por inanición en lugar de levantarse y darse a sí mismos una esperanza de supervivencia?

Mientras la sociedad civil fue desarmada durante la mayor parte de la historia de China no ocurrió lo mismo con los agricultores, que se levantaron una y otra vez con lo que tenían en sus manos. El término chino erqi jiegan (levantamiento con palos de bambú) se ha creado para describir la rebelión campesina durante la dinastía Qin, en particular, y otras rebeliones campesinas, en general, cuando los agricultores chinos, bajo la presión de la injusticia social, se levantaron con todo lo que podían como armas. Sin embargo, durante el Gran Salto Adelante, la población china estaba más armada que nunca. Ese fue el momento en que Mao llamó a la organización a gran escala de las divisiones de la milicia (Daban minbingshi). Aldeanos jóvenes de los equipos de producción se organizaron en secciones de la milicia. En cada brigada de producción había una milicia. A nivel de la comuna, hubo batallones de milicias. El departamento de asuntos militares en el gobierno de cada zona fue el encargado de armar y entrenar a las milicias. Los agricultores chinos trabajaban en los campos con sus fusiles durante el Gran Salto Adelante.2 ¿Qué tan difícil hubiera sido para un granjero tomar su fusil, disparar su líder y empezar una rebelión si así lo deseaba?

Logros pasados y futuros objetivos

Hay una serie de factores que se analizan a continuación que condujeron a la aceptación y amplia la participación, activa, de los agricultores en los proyectos del Gran Salto Adelante. Uno de los principales fue que los campesinos sabían que los proyectos les iban a beneficiar a ellos y a sus pueblos en el futuro. Además, muchos agricultores recibieron tierras y otros bienes durante la reforma agraria y sintieron una responsabilidad para con el gobierno. La mayoría de los agricultores chinos se beneficiaron de la reforma agraria de la revolución. Por ejemplo, en Jimo los terratenientes y campesinos ricos, que representaban el 4 por ciento de la población, perdieron más de 11.000 hectáreas (165.732 mu) de tierra, 33.524 casas, 2.441 caballos y otros animales de cría, 4.377 piezas de aperos de labranza, y 6.891.715 kilos de grano a causa de la reforma agraria. Pero, al mismo tiempo, las familias campesinas pobres, que representan el 60 por ciento de la población total, tuvo tierra, animales y casas como resultado de la reforma agraria.

La escasez de alimentos

El Gran Salto Adelante tomó su nombre en parte debido a la magnitud sin precedentes de sus proyectos de riego. Estos proyectos, que fueron diseñados para aumentar el rendimiento de grano, contribuyeron, paradójicamente, a la escasez a corto plazo de grano. La mayoría de las sociedades agrarias trabajan estrechamente con el ciclo de las estaciones. En el norte de China, el ciclo estacional implica lo siguiente: ocupación a mediados de temporada de siembra de primavera, seguido por una primavera tardía y una menos intensa temporada de verano, seguido de la cosecha a finales del otoño y, finalmente, por un invierno de inactividad y de nuevo la estación de la primavera. En esta región, menos de tres meses se consideran temporada alta y el resto del año es considerado una temporada "lenta" o "inactiva".

Hasta hace poco, los hogares rurales en China establecían su presupuesto de suministros de grano según el ciclo de su labor en los campos. Comen más y mejores alimentos cuando trabajan con denuedo en los campos y menos y de menor calidad durante las estaciones “lenta” e “inactiva”. La mayoría de los agricultores en el norte de China se levantaban muy tarde en invierno y primavera y se iban a la cama muy temprano en la noche para ahorrar energía. Sólo hacían dos comidas al día, y los alimentos que comieron fueron en su mayoría gachas o patatas dulces durante las temporadas de inactividad. Como resultado, el consumo de alimentos se mantuvo a un mínimo durante el invierno y el comienzo de la primavera. Durante la temporada alta, cuando los agricultores han tenido que trabajar de forma intensiva, comían como mucho trigo o pan de maíz puesto que se lo podían permitir. Como resultado, el consumo de alimentos durante estas temporadas altas podría ser de tres a cuatro veces superior a las temporadas de inactividad y lentas.

El Gran Salto Adelante volvió las temporadas de inactividad y lentas de la China rural en temporada alta. Durante el invierno y la primavera de 1958, 1959 y 1960, la población rural trabajaba en la construcción de embalses, pozos, dragado del fondo del río, y la construcción de canales de riego. Había proyectos nacionales, proyectos provinciales, los proyectos regionales, y los proyectos locales que se estaban construyendo al mismo tiempo. Algunos de los ejemplos más conocidos de estos proyectos son: el embalse de Shisanling (Tumbas Ming), en Beijing, el proyecto del río Hai, que conectó cinco grandes ríos en el norte de China, el Proyecto del Río Amarillo Sanmenxia en Henan y Shanxi. El mundialmente famoso Canal de Irrigación de Bandera Roja en el Condado de Lin, Henan, se inició durante el Gran Salto Adelante y no se terminó hasta diez años después.3

En Jimo, provincia de Shandong, los agricultores pusieron varios millones de días de trabajo para construir cuatro embalses de tamaño mediano y otros proyectos de riego: Shipeng en la parte sur de Jimo; Wangquan en la parte central; Songhuaquan en el medio oeste; Yecheng en el oeste, y el Proyecto de Riego Chahe en el norte. Aparte de estos proyectos había otros de menor importancia en numerosas comunas y aldeas en la zona de Jimo. Entre éstos se encontraban el embalse de Xiazhang en la comuna de Wangcun, el embalse de Fangjia en la comuna de Woli, y el embalse de Yushitou en la comuna de Duncun. En 1959, toda la zona de Jimo tenía treinta y tres grandes y profundos pozos de riego eléctrico alimentado. Hubo, sin duda, problemas de gestión muy graves durante el Gran Salto Adelante. La gente pedía participar en los proyectos más exigentes físicamente, pero no fueron siempre provistos de suficientes raciones de comida extra. Sin estos gigantescos proyectos de riego el hambre y la escasez de cereales en Jimo no hubiesen ocasionado graves consecuencias. Era, por lo menos, demasiado entusiasta participar en una inversión tan gigantesca de mano de obra en tan poco tiempo y sin las raciones de alimentos suficientes. Claramente, los líderes del gobierno de Jimo fueron culpables de un error de cálculo y mala gestión de los recursos humanos y financieros durante el Gran Salto Adelante. Mirando hacia atrás, los líderes podrían haber culpado al ferviente entorno social creado por el gobierno central, o a la presión que recibió para obtener resultados más y más rápido, del hecho. El lema de la época era: "kuai dúo Hao Sheng de Jianshe shehuizhuyi"(Construir el socialismo de una manera mejor, más rápida y económica). Pero, a nivel de base, los dirigentes tenían que conocer las condiciones locales mejor que el gobierno de nivel superior y eran, en última instancia, responsables de la vida de la población local.

Si bien se puede criticar la gestión de los líderes de Jimo, no se puede dudar de sus intenciones. Hubo un consenso general entre los líderes del gobierno local, de la comunidad local y agricultores sobre que se necesitaba una mayor irrigación a fin de mejorar los rendimientos de los cultivos. Por lo tanto, la mayoría de los agricultores vieron las conexiones entre estos proyectos de riego y una vida mejor para sí mismos en un futuro cercano. A pesar de que pasaron por una gran cantidad de dificultades en la construcción de estos proyectos al mismo tiempo, los agricultores asumieron que no podían negar el hecho de que el propósito era mejorar sus vidas en el futuro. Esto contrasta notablemente con la actitud de los agricultores de épocas anteriores, cuando se arrepintieron de haber participado en la construcción de palacios para las élites.

Medios utilizados por los agricultores

Sabemos que muchos agricultores participaron en los actos durante el Gran Salto Adelante como el "moyanggong" (tomar un descanso) y chiqing (alimentos aún no maduros). Ambos eran una parte necesaria de la vida en ese tiempo en lugar de buscar formas de resistencia contra las políticas del gobierno o de los funcionarios. ¿Qué otra cosa podían hacer, agotados por el duro trabajo? No era correcto dejar de trabajar por completo mientras otros no lo hacían. Por lo tanto, era conveniente el moyanggong como una forma de tomar un descanso y los otros agricultores lo entendían.

Chiqing era otra práctica aceptada y extendida durante el Gran Salto Adelante, necesaria por las largas horas de trabajo y la escasez de alimentos. Los agricultores se comieron todo lo que pudieron encontrar para satisfacer su hambre, no para demostrar su ira o como forma de resistencia a las políticas del gobierno y los funcionarios. Cuando estaba trabajando en una granja colectiva después del Gran Salto Adelante, era una práctica aceptable comer una cantidad limitada de trigo verde, elote tierno, patatas, dulces y cacahuetes, nabos y coles. A veces maíz verde cocido y soja,. Los agricultores de Shandong, llamó a esto Shao pohuo un pequeño fuego en el campo). Después, comenzó un juego de Chi Yao mohui (tratar de oscurecer la cara del otro con las manos ennegrecidas). Todo el mundo se dedicaba a él, jefes de equipo de producción y aldeanos. Sin entender el contexto social de estas prácticas, es fácil verlo. Como han hecho algunos, como una forma de resistencia cotidiana.

El apoyo social a los agricultores

El clima social de la época también ayudó a los agricultores hacer la conexión entre estos proyectos de riego y un futuro mejor. El Gobierno dio gran atención a las zonas rurales durante el Gran Salto Adelante –a toda la nación y a los miembros del partido se les dijo que deberían ayudar a la agricultura, las zonas rurales y los agricultores-. Era una práctica común para los gobiernos locales, oficinistas y trabajadores de fábricas, unidades del ejército y la escuela secundaria y estudiantes universitarios ir a ayudar a los agricultores durante la temporada alta. Un viejo granjero que entrevisté en Henan, me dijo con gran cariño lo emocionado que él y sus compañeros agricultores estaban al ver a artistas de fama nacional que llegaron para actuar ante ellos durante el Gran Salto Adelante. Dijo que sus horas de trabajo eran largas, y los alimentos que consumían, no fue especialmente buenos. Pero los agricultores persistían, ya que el presidente Mao y el gobierno se preocupaba por ellos. "Estos artistas",dijo, "nos fueron enviados por el Presidente Mao". Oír estas palabras también en boca de los artistas de la época. Cuarenta años más tarde, seguía manteniendo lo mismo. Sólo en la China de Mao, se pudo ver a los artistas de fama nacional actuando para los agricultores en un sitio de riego.

Las publicaciones post-Mao indican que estas iniciativas del gobierno de enviar a artistas e intelectuales a trabajar con los agricultores y los trabajadores era parte de la persecución de los intelectuales. Sin embargo, estas iniciativas del gobierno sirvieron para reforzar la solidaridad nacional y el espíritu. Los agricultores que estaban en la parte inferior de la sociedad china y adquirieron un sentido de importancia y autonomía cuando los funcionarios públicos, profesores y estudiantes universitarios, trabajaban codo con codo con ellos. Mao y otros líderes nacionales trabajaron en el embalse de Shisanling el 25 de mayo de 1958, dando lugar a olas de funcionarios gubernamentales que participan en este tipo de actividad.4 El 11 de octubre de 1959, 12.000 estudiantes universitarios y de secundaria y profesores de la ciudad de Qingdao llegaron a Jimo para ayudar con la cosecha de otoño y la siembra. En septiembre de 1960, 28.000 estudiantes y profesores de la ciudad de Qingdao llegaron a Jimo para ayudar con la recolección y siembra.

Otro factor que ayuda a explicar el comportamiento de los campesinos chinos y su actitud durante el Gran Salto Adelante fue el comportamiento personal de los líderes. De sus memorias recientemente publicadas, se sabe que, una vez que el presidente Mao se dio cuenta de la difícil situación de las zonas rurales de China durante el Gran Salto Adelante, ordenó dar carne. Mao también se negó a aceptar las sugerencias de las personas a su alrededor respecto a que debería permitir a sus hijas conseguir un poco más de alimento. Algunos podrían argumentar que no era un gran sacrificio el hecho de que Mao renunciarse a la carne de cerdo cuando cientos de miles de agricultores estaban sufriendo a causa de sus políticas cuestionables y mala administración. Pero la mayoría de los agricultores en ese momento no podrían saber lo que Mao hizo o no hizo. Lo que los agricultores sabían era el comportamiento de la zona, el municipio, y los líderes del pueblo.

El liderazgo de los funcionarios locales

Los agricultores de Jimo cree que la calidad de los dirigentes nacionales se define por la calidad de los funcionarios de base (guojia lingdai s de pingde Guanyuan Difang cong de pingde Zhong chulai biaoxian). Durante el Gran Salto Adelante, líderes como el Secretario del Partido Hua Xu, el Jefe de Gobierno del Condado, Li Anshi, y otros líderes estaban muy ocupados viajando y trabajando con el pueblo en las obras de riego. Más importante aún, se comieron la misma comida que los aldeanos en sus casas, y siempre pagaron el costo estándar para las comidas, que a menudo era más alto que el valor real de los alimentos. Song Wenying, que recibió a los dirigentes comunales un par de veces, dijo que Shuchun Wang, quien era el jefe de la comuna de Chengguan, llegó a su pueblo con frecuencia. A la hora del almuerzo, se comía en las casas de los aldeanos al azar. En ese momento, los agricultores comían papas dulces en su mayoría,y Shuchun Wang comió la misma comida con ellos, pagando y dejando tres cupones de comida. De hecho, los líderes de la mayoría de las aldeas durante el Gran Salto Adelante estuvieron activamente presentes en la vida cotidiana de la gente. Trabajaron en las obras de construcción con los pobladores la mayoría del tiempo, y comían lo mismo que los aldeanos. Wu Changxing, secretario del pueblo de Maquiao, trabajó con los agricultores tanto como el que más y murió de agotamiento y malnutrición, siendo el único que murió en la obra. Wu Changxing sentía que, como líder, tenía que ser un modelo para los demás. Dejó dos hijos y los aldeanos de Maqiao cuidaron muy bien de ellos por respeto a su líder, honesto y trabajador.

En septiembre de 1960 estudiantes, profesores y otros 2.100 funcionarios provinciales y municipales también fueron a trabajar con los agricultores de Jimo. La mayoría de los agricultores que entrevisté en Jimo se complacieron al ver que los funcionarios gubernamentales trabajaban codo con codo con ellos.

Durante este período, la mayoría de la gente estaba delgada y los dirigentes de la comuna tanto como todos los demás. Esto era un contraste muy fuerte respecto a la imagen tradicional de los funcionarios chinos. Los campesinos dijeron que era muy difícil considerar a estos funcionarios comunistas como opresores y gente mala. Esto no quiere decir que no hubiese muchos funcionarios locales malos y corruptos. Pero a los ojos de muchos campesinos de hoy, los funcionarios de Mao eran radicalmente distintos de la cosecha de " jóvenes y educados" funcionarios del gobierno chino reformista posterior, que llegaban en coche a la aldea y se daban lujosos banquetes. Un factor importante en la prevención de la rebelión campesina durante un período de graves dificultades era el estilo de liderazgo y la integridad personal de los funcionarios comunistas. Había muy pocas diferencias entre los líderes locales y la gente. Los líderes de las aldeas de la década de 1950 comprendieron a los aldeanos pobres mucho mejor que sus homólogos anteriores y posteriores en la historia china. Este entendimiento proporcionó una gran fortaleza al Partido Comunista y desempeñó un papel importante en la prevención de un desgaste del gobierno durante las secuelas del Gran Salto Adelante. Los agricultores vieron que sus líderes provenían del mismo estrato socio-económico que ellos y que demostraban preocupación por sus necesidades. Mao se convirtió en el gran líder del pueblo chino precisamente porque era capaz de ver el potencial revolucionario de los dirigentes campesinos. Fueron estos campesinos y dirigentes campesinos quienes lograron los objetivos fundamentales de la revolución china y rejuvenecieron la sociedad china.

Durante la Campaña de Educación Socialista de 1964, tras el Gran Salto Adelante, muchos líderes de las aldeas locales fueron acusados de actos de corrupción y delitos menores, tales como comer más de su cuota los alimentos, el robo de pequeñas cantidades de dinero de la caja colectiva y quedarse con pequeñas cantidades de grano durante el Gran Salto Adelante. A los ojos del Partido Comunista, que exige que sus miembros sufran dificultades primero y disfrutar de los beneficios después (chi ku zai Qian, xiangshou zai hou), este tipo de conducta desviada no se puede permitir. Pero a juzgar por los estándares actuales, o las normas de la China tradicional, la corrupción los líderes del pueblo fue menor que en cualquier otra época. Es natural que en medio de una escasez de cereales, las personas que estaban más cerca de la comida comiesen un poco más para poder sobrevivir.

De la Revolución Cultural a la “reforma” rural

A la luz de la pequeña corrupción generalizada entre los líderes de aldea durante el Gran Salto Adelante, uno de los objetivos importantes de la Revolución Cultural fue facultar a los aldeanos la participación en la política del pueblo.5 La autoridad de los líderes de la aldea se redujo mucho como resultado de la potenciación de los aldeanos comunes durante este período, y el gobierno local se hizo más legítimo a los ojos de las personas durante el Gran Salto Adelante. Los gobiernos central, provincial, regional, nacional y comunal dieron una gran atención a la agricultura, las zonas rurales y los agricultores. Muchos agricultores fueron seleccionados para participar en todos los niveles de gobierno. Se instó a los funcionarios a trabajar con los agricultores y a la población urbana a prestar apoyo a la población rural. Diecisiete millones de residentes urbanos, jóvenes educados fueron enviados a vivir y trabajar en las zonas rurales durante los años de Revolución Cultural. En consecuencia, a los ojos de los agricultores, el gobierno se preocupaba por ellos.6

Medios de comunicación chinos estaban lleno de historias de éxito sobre la reforma rural, especialmente desde que el gobierno de Deng Xiaoping inició las "reformas" en la década de 1980. Eruditos chinos y occidentales, básicamente, se hicieron eco de los anuncios del gobierno chino sobre los éxitos de las reformas rurales. Según la historia oficial, los rendimientos de los cultivos aumentaron de manera espectacular, y los ingresos de los agricultores aumentaron significativamente. Los rendimientos de los cultivos aumentaron, en gran parte por los proyectos de riego, mejoramiento de cultivos, fertilizantes y fábricas construidas durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, aunque ello no se dijo así. Quienes han estudiado la China rural dicen que el aumento de los rendimientos de las cosechas se debe al cambio de la agricultura colectiva a la privada. También es cierto que China no ha tenido graves desastres naturales en los últimos veinticinco años y que ello ha tenido amplias repercusiones en la producción agrícola y los agricultores tienen en su poder más grano que nunca. En las aldeas que visité en provincias de Henan y Shandong, la mayoría de las familias rurales tienen alrededor de 1 a 1,5 toneladas métricas (dos o tres mil jin) de grano almacenado en sus casas, que suele ser suficiente para el consumo de dos años.

De acuerdo con todo esto, las revueltas rurales que se producen en China hoy en día son difíciles de explicar. En 2001, Yu Jianrong publicó La política en la aldea Yue documentando las protestas contemporáneas rurales en la provincia de Hunan. En 2004, Chen Guili y Chun Tao informaron de la ira de los campesinos chinos contra las políticas del gobierno y la conducta oficial del PCCh en la China rural. Estos escritos causaron un gran revuelo en China. En el otoño de 2004, dos grandes protestas en la provincia de Sichuan conmocionaron al mundo porque participaron cientos de miles de campesinos. En un incidente, más de cien mil agricultores rodearon los edificios del gobierno local durante tres días, más de una docena de vehículos de la policía fueron incendiados y el gobierno envió más de cien mil policías armados para pacificar a la multitud. En otro incidente, una furiosa multitud retuvo al Gobernador Provincial por unos días. Desde entonces, nadie duda de que el gobierno chino se enfrenta a una grave crisis en las zonas rurales.

Se ha producido un importante cambio en las percepciones de los agricultores respecto al PCCh desde la época del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Como se mencionó anteriormente, los agricultores consideraban que el PCCh local, regional y los funcionarios nacionales trabajaban por intereses. Sin embargo, cuando entrevisté por primera vez los agricultores en Jimo en cuanto a su reacción a la reorganización de las zonas rurales en 1982, la respuesta más común fue gongchandang mujeres bu la pava (el Partido Comunista no se preocupa mucho por nosotros). "Mujeres jiuyao cheng haozila moniangde"(vamos a quedar huérfanos), me dijo un productor. Esto significa que algunos agricultores consideran la política de agricultura colectiva del gobierno como un indicador de que el Partido Comunista se preocupaba por sus medios de subsistencia. Pero como resultado de las “reformas” en las zonas rurales el gobierno ya no es visto así. Como mucho, puede ser considerado como neutro. Este cambio en la percepción de los agricultores de las políticas del PCCh y las acciones, junto con un cambio en los estilos de liderazgo de los funcionarios comunistas en los distintos niveles de gobierno, ha tenido un enorme impacto en la percepción de los agricultores y en las interacciones con el Estado.

La privatización, la corrupción, la desigualdad y el delito

En el proceso de reorganización de las zonas rurales, algunos medios de producción de propiedad colectiva terminaron en manos de los líderes de la aldea. En Jimo, las empresas industriales de propiedad colectiva fueron a manos de los directivos y luego las vendieron. La fábrica de la aldea fue vendido a su gerente, Liu Dunxiao. En menos de veinte años, Liu y su familia adquirieron los activos de más de 200 millones de yuanes (30 millones de dólares). El hermano menor de Liu, con su ayuda, controla el sistema de transporte público y cuenta con activos de cientos de millones de yuanes. El mismo proceso se ha producido en muchos estados y empresas de propiedad colectiva por un sistema basado en el amiguismo. El pueblo chino se refiere ahora a este proceso como el pecado original de la clase capitalista de China que surgió a mediados de la década de 1980. La adquisición de la propiedad colectiva o bienes de propiedad estatal era inconstitucional e ilegal. También se violó el sentido de la justicia social ampliamente sostenida por los agricultores chinos. Un capitalista me dijo en una entrevista que la mayoría de la clase capitalista de China tuvo un comienzo penal, que es como una espada que pende sobre sus cabezas. Muchos aldeanos ponen ahora en tela de juicio la legitimidad política del gobierno que ha fomentado la adquisición penal de la propiedad de colectiva y estatal de los medios de producción. Desde las reformas rurales, los diferentes niveles de gobierno ya no organizan proyectos de irrigación a gran escala en China y la presencia del gobierno en la vida de los agricultores se ha reducido al mínimo. Los gobiernos del municipio de ahora hacen sólo dos cosas: cobrar el impuesto de grano y hacer cumplir las políticas de planificación familiar. Los agricultores creen que el gobierno municipal sólo quiere dinero (impuestos) y la vida (planificación familiar) de ellos (yao Qian que Yao Ming). Ellos no creen que el gobierno municipal hace algo positivo para ellos.

La retirada del gobierno nacional de las zonas rurales se considera progresista por la mentalidad liberal de libre mercado. Parece que el estado está dando a la sociedad en general, y la población rural en particular, el poder de tomar el control de su propio sustento. Los agricultores deberían acoger con beneplácito la reorganización de las zonas rurales. Pero la realidad es más complicada.

Durante la etapa colectiva los dirigentes de la comunidad vivían en las zonas rurales donde trabajaban. Llegaban a la aldea en bicicleta. Hoy en día, los líderes municipales del gobierno son más educados y no quieren vivir en zonas rurales. Han construido lujosas casas de estilo occidental. El gobierno municipal tiene para comprar un coche para cada uno de los cuatro funcionarios del gobierno: secretario del Partido en el municipio, el secretario del partido, la cabeza del gobierno municipal, y el Director Adjunto de gobierno del municipio. Ellos también necesitan los conductores. Debido a que no tienen mucho que ver, están a menudo aburridos. Por lo tanto, visitan los restaurantes y lugares de ocio. "los restaurantes rurales", me dijo un granjero dijo, "han comenzado a ofrecer Xiaojie (prostitutas) para los líderes de gobierno municipal".

Como aumentan los gastos de gobierno del municipio la manera de sacar dinero de los agricultores se multiplica, ahora que el impuesto agrícola ha sido eliminado. Muchos gobiernos municipales hacen uso de la planificación familiar como una manera de obtener dinero de los agricultores. Con el fin de obtener un permiso para tener un hijo, los agricultores tienen que sobornar a la aldea y a los funcionarios de gobierno del municipio. En algunos lugares, los funcionarios locales alientan a los agricultores ricos a tener más hijos para que puedan obtener "multas" de ellos. En tal contexto social, los agricultores cuestionan la legitimidad política del gobierno central, así como de la zona y de los funcionarios de la aldea. Otra forma de hacer dinero es la confiscación de tierras por las autoridades locales y regionales, venden los terrenos para el "desarrollo" en su beneficio -sin compensar adecuadamente a los agricultores - lo que aumenta en gran medida la agitación rural.

El cambio en la percepción de los agricultores sobre la legitimidad del gobierno y la conducta oficial ha transformado la interacción de los agricultores con el Estado. Los entrevistados en el sur de la aldea Río, cerca de Jimo, me dijeron que los agricultores protegían los graneros del Gobierno junto a su pueblo durante la escasez de grano en el Gran Salto Adelante. Pero ahora han comenzado a participar en todo tipo de actividades ilegales e ilícitas. Algunos aldeanos han estado en prisión por robar en los mercados y a otros aldeanos. Luchan con los recaudadores de impuestos. En un incidente, dos hermanos golpearon a un recaudador de impuestos y terminaron en la cárcel durante dos años.

Algunos individuos audaces han organizado bandas para el robo a gran escala y han construido una red de colaboradores en las grandes ciudades. Llegan a la gran ciudad, cometen sus crímenes con precisión y luego regresan a su aldea para dividir el botín con sus colaboradores urbanos. De esta manera son capaces de vivir una "buena vida" y reducen el riesgo de ser capturados. La mayoría de la gente, incluso la policía local, sabe cómo estas personas se ganan la vida. Otro grupo de pobladores se han organizado un sociedades secretas dedicándose al contrabando y proporcionando asesinos de alquiler. Algunos de estos agricultores, que eran tímidos y obedientes durante el Gran Salto Adelante, y trabajaron duro durante la Revolución Cultural, se han convertido en bandidos, ladrones y delincuentes durante este período de reformas.

La sociedad china durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural fue relativamente pobre. La gente apenas tenía lo suficiente para comer y vestir. Pero muchos agricultores recuerdan ese momento con cariño. Había una igualdad generalizada entre los dirigentes y los demás, apenas existía corrupción y prácticamente nada de delitos, drogas o prostitución.

Hoy en día, la mayoría de la gente en zonas rurales de China se ha vuelto más rica. En Jimo, el área principal de mi investigación, algunas personas tienen mucho dinero. Pero, al mismo tiempo, la vida de las personas se llena con delincuencia, corrupción, prostitución y abuso de drogas mientras crece la ya enorme brecha entre ricos y pobres. Respuesta del Gobierno a las condiciones rurales y los disturbios El gobierno chino ha comenzado a admitir, por primera vez desde la reforma rural de la década de 1980, que se enfrenta a una crisis grave en materia de agricultura, las zonas rurales y los agricultores (San wenti Nong). Académicos y funcionarios del gobierno han comenzado a discutir de forma abierta sobre la crisis. Yu Jianrong en su Política Yucun (Yuecun Zhengzhi) describe un incidente en Hunan en el que más de diez mil campesinos irrumpieron en el edificio del gobierno municipal. Un granjero de 72 años destrozó rompió seis carteles del gobierno, citando las palabras de Mao Zedong: "la rebelión se justifica". Cheng Guili y Chun Tao, en su Zhongguo Nongmin Diaocha (La investigación de los campesinos chinos), registran numerosos casos de represión oficial contra los agricultores.

La directiva número 1 del Gobierno Central en 2004 fue destinada a aumentar los ingresos de la población rural. Con este fin, el gobierno chino, en el verano de 2006, eliminó por completo los impuestos agrícolas para la población rural.

Sin embargo, la crisis que enfrenta el gobierno chino en la China rural no es simplemente una cuestión de aumento de ingresos de los agricultores. Es un tema muy complejo, que implica la legitimidad del gobierno, la conducta oficial y muchos otros temas. Mientras que muchas personas aplauden la eliminación por el gobierno chino de los impuestos agrícolas, esta acción es más sensacionalista que efectiva e, incluso, puede ser peligrosa. La eliminación de los impuestos a la agricultura debilita aún más la presencia del gobierno en las zonas rurales. Sin embargo, la China rural de hoy necesita una más fuerte, no más débil, presencia del gobierno. Las zonas rurales tienen necesidad de que el gobierno proporcione educación gratuita y atención médica. Los agricultores necesitan el gobierno para que les proteja de los codiciosos “defensores del desarrollo”, respaldados por las autoridades locales, que se apropian de sus tierras. La China rural necesita una imposición progresiva: gravar a los ricos para proteger a los débiles y los pobres. La eliminación de todos los impuestos conduce a una mayor corrupción, puesto que los funcionarios locales buscan otras formas de obtener ingresos.

El gobierno central chino ha culpado a los funcionarios locales de los problemas en la China rural. Del mismo modo, los medios de comunicación de China han convertido a los funcionarios municipales en los chivos expiatorios de los problemas crecientes en la China rural. Lo mismo sucede con los académicos, también en Occidente, qe acusan a estos funcionarios locales del aumento de la tensión entre el gobierno y los agricultores en China. Uno de los funcionarios municipales del gobierno que entrevisté me dijo que esto era lo fácil, pero también lo peligroso porque ellos no eran más que el síntoma, no la causa del problema puesto que éste es sistémico y más profundo de lo que el gobierno admite, puesto que puede dar lugar a alteraciones sociales. Y una vez que la población rural se levanta, no piensa cuidadosamente contra quién se levantan. Esa es la naturaleza de los disturbios populares.

Volviendo a Mao

Después que la tercera sesión plenaria del XI Comité Central del PCCh (diciembre de 1978) aprobó la resolución criticando los errores de Mao durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, los medios chinos, controlados por las élites contrarias a Mao, no han dudado en publicar libros y artículos denunciando el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Durante los últimos treinta años, los anti-Mao han luchado contra Gran Salto Adelante, y la Revolución Cultural generando sentimientos que han llegado a dominar el discurso de los intelectuales chinos. Sin embargo, muchas personas han escrito sus propias memorias, bajo los auspicios del Comité de Consultas Políticas de China, en un esfuerzo para reunir las memorias históricas y culturales del Gran Salto Adelante. En esencia, estos autores - cuyos ensayos se oponen directamente a las denuncias oficiales - han protestado por la "reescritura de la historia" que hacen los oponentes a Mao. En diciembre de 2006, Deng Pufang dijo a un periodista de Reuters que la Revolución Cultural llevó el desastre no sólo para el y su familia, sino también a la nación china. Sin embargo, esta caracterización casi de rutina de la época provocó una avalancha de comentarios de la gente provocando, en poco más de un mes, más de 35.000 objeciones a ese comentario en Internet. La inmensa mayoría de estos comentarios elogiaron la contribución de Mao al pueblo chino y criticaron las graves consecuencias causadas por las medidas reformistas introducidas por Deng Xiaoping. Algunas personas comentaron que la nueva elite debía "dejar de mentir sobre el Presidente Mao. La gente está despertando y ya no es posible engañarla gente con mentiras sobre el presidente Mao ". Muchos dijeron que" la historia está escrita por el pueblo, no por las élites” y que "el Presidente Mao trabajó para los chinos todos su vida, y él sigue viviendo en el corazón del pueblo”. Parece que los esfuerzos del gobierno y la élite para desacreditar a los legados de Mao han sido contraproducentes, con importantes consecuencias para la política china en el futuro.

¿Cómo es posible explicar la alta estima en que Mao - mucho después de su muerte - se mantiene entre muchos chinos, a pesar de los ataques oficiales y semi-oficiales sobre su legado e imagen?7 Las élites chinas y los enemigos de Mao han producido numerosas publicaciones para desacreditarle. Pero si los sufrimientos y atrocidades supuestamente impuestas a los agricultores chinos por el gobierno de Mao fueran ciertas los agricultores lo habrían dicho ellos, de primera mano. La pregunta es ¿Por qué tantos agricultores todavía cuelgan la foto de Mao en sus casas, mantienen sus recuerdo y, en algunos lugares, han construido templos en su honor? Estos agricultores me recuerdan a mis colegas de EE.UU. que vinieron a China para cursos de mi universidad. Las largas colas fuera de Mausoleo de Mao en la plaza de Tiananmen siempre les sorprendió. Los trabajadores y campesinos que perdieron los beneficios recibidos durante la política socialista de Mao llegaban a mostrar respeto a su líder, a menudo con lágrimas en los ojos. Este es otro indicador de la persistente popularidad de Mao entre la clase trabajadora china.

Conclusión

¿Cómo se explica el cambio desde el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural a la era de la reforma? Mencio dijo una vez: Yi dao shi shi min, sui ku er yuan bu, yi sheng dao sha ren, sui si er yuan bu (el pueblo no se quejará si el gobernante emplea a la gente con buena intención, y el pueblo no se quejará si el gobernante hace que la gente a morir con la intención de asegurar su supervivencia). Eso significa que cuando un gobierno se considera legítimo, y la conducta oficial es transparente, la gente seguirá las políticas del gobierno y soportará las dificultades. Así, el gobierno sobrevive a grandes retos y dificultades. Sin embargo, cuando la legitimidad del gobierno está en cuestión, o la conducta oficial es repugnante, la gente será menos propensa a seguir las políticas del gobierno y, cuando surgen las crisis, será más probable que se rebele. La gran cantidad de descontento de los campesinos en la China de hoy es el resultado de una pérdida de legitimidad del gobierno. Para invertir esta tendencia, el gobierno necesita hacer más que aumentar los ingresos de los agricultores.

El Gobierno de China puede frenar la corrupción oficial en las zonas rurales de dos maneras. Puede resucitar dentro del Partido Comunista la crítica y la disciplina de los viejos tiempos, esos en que los líderes del partido y los militantes celebraban reuniones periódicas para examinar su propia conducta, de acuerdo con las políticas del Partido y los reglamentos. Al mismo tiempo, el gobierno puede empoderar a los agricultores comunes animándoles a criticar a los funcionarios del gobierno y las políticas con diferentes medios, incluidos los carteles de grandes caracteres que fueron ampliamente utilizados durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural y demostraron su eficacia para frenar la corrupción oficial . Más importante aún, el gobierno necesita seleccionar más agricultores en puestos de gobierno y alentar a los funcionarios locales a vivir y trabajar con los agricultores siempre que sea posible.

La brecha entre ricos y pobres se ha convertido en un gran problema en China, especialmente en las zonas rurales, y ha causado muchos problemas sociales graves, como el aumento de la delincuencia. Una diferencia demasiado grande entre ricos y pobres rompe la sociedad y amenaza la estabilidad de China. Prácticas más igualitarias mejorarán la coherencia interna de China y que el país pueda responder mejor a sus desafíos.

Notas

1. El alcance de las protestas rurales en China rara vez se denuncia de manera coherente en los medios de comunicación occidentales. Pero, de acuerdo a la historia que publicó la agencia de noticias china Xinhua en Diario del Pueblo ( "China se enfrenta con la espinosa cuestión de los derechos de la tierra rural"), hubo 87.000 protestas, disturbios y otros "incidentes de masas" relacionados con la pérdida de tierra en 2005, un 6 por ciento de incremento respecto a 2004 y un 50 por ciento más que en 2003. Así, en estos tres años, hubo más de 100.000 acciones de ese tipo. El artículo señalaba: "Una vez la columna vertebral del Partido Comunista de China, que obtuvo un amplio apoyo en el campo, hace seis décadas, protegió los derechos de los agricultores que se unieron a su lucha para derrocar a la clase terrateniente; ahora muchos campesinos chinos se sienten expropiados de su propia tierra. En enero de 2006, unos 6,7 millones de hectáreas de tierras de cultivo (5 por ciento de todas las tierras de cultivo de China) se había perdido por su destino a otros usos como carreteras, fábricas, etc . La gente también protesta por la contaminación industrial del aire, el agua y el suelo. En 2007 el gobierno chino dio a conocer datos sobre "incidentes de masas", protestas en que participaron más de un centenar de personas, y dijo que hubo 80.000 incidentes de este tipo.

2. New China News Agency: "La Conferencia de la Milicia Nacional de Trabajo se celebró en Beijing el 8 de febrero para discutir y estudiar la experiencia y los logros a gran escala de la Organización de divisiones de la milicia desde 1958." Zhonghua Renmin Gongheguo dashiji, La cronología de los People’s Republic of China, (Pekín: Xinhua Press, 1982), 282.

3. La cronología de la República Popular China, 209, vol. uno (Pekín: Xinhua Press, 1982), 210-14.

4. La cronología de la República Popular China, 209, vol. uno, 208.
5. Para una discusión detallada de los cambios y el progreso en las zonas rurales durante la Revolución Cultural, véase Dongping Han, La desconocida Revolución Cultural: La vida y el cambio en un pueblo chino (Nueva York: Monthly Review Press, 2008).

6. Ver Dongping Han, "Sistema de Hukou y Desarrollo rural de China", Áreas de Desarrollo Oficial, Primavera de 1999, y el "Impacto de la Revolución Cultural en la Educación Rural y Desarrollo Económico," China moderna 27, no. 1, enero de 2001.
7. Jacob Heibrunn ", Mao, más que nunca", Nueva República, 21 de abril de 1997, 20, y Orville Schell, "Una vez más Larga vida al Presidente Mao", Atlántico, Diciembre de 1992, 32.

______________________________
*Han Dongping es profesor de historia y ciencias políticas de Warren Wilson College en Carolina del Norte. Sus publicaciones incluyen varios artículos de revistas y de La Revolución Cultural Desconocida (Garland Publishing, reeditado por Monthly Review, 2008). Él viene de un ambiente rural en China. La mayor parte de la investigación para este artículo fue llevada a cabo por medio de entrevistas en las zonas rurales.

Fuente: http://dazibaorojo08.blogspot.com/2010/ ... tento.html
kantaria
kantaria
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 786
Reputación : 882
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por kantaria el Jue Feb 14, 2013 2:02 am

La verdadera historia del Gran Salto Adelante
Raymond Lotta

Nota de la redacción: Un reciente artículo de la revista New Yorker recicla, refuerza y amplía la “opinión común” profundamente falsa y tergiversada acerca de Mao Tsetung y la revolución comunista que él dirigió en China (“Staying Power: Mao and the Maoists”, de Pankaj Mishra). En particular, afirma que el Gran Salto Adelante (de los primeros años de la China socialista) era la campaña de Mao de “condenar a decenas de millones de personas a una muerte temprana”. Aunque el siguiente pasaje de la charla de Raymond Lotta, “El socialismo es mucho mejor que el capitalismo, y el comunismo será un mundo mucho mejor”, no da una repuesta detallada a todas las mentiras y tergiversaciones del artículo de New Yorker, da una imagen básica de la verdadera naturaleza del Gran Salto Adelante. La charla completa salió por partes en Revolución y está en línea en revcom.us (a partir de revcom.us/a/025/el-socialismo-mucho-mejor-capitalismo-s.htm).

El Gran Salto Adelante de 1958 y 1959 fue el primer paso osado de Mao para forjar un camino más liberador de desarrollo económico y social socialista. El motor del Gran Salto Adelante en el campo fue el movimiento de formación de comunas, que abarcaban actividades económicas, sociales, administrativas y milicianas, y llegaron a ser las unidades básicas del poder proletario en el campo.

Las comunas populares nacieron de un proceso complejo y dinámico de lucha y transformación económica y social, de levantamiento popular de masas y experimentación.

Casi desde el principio de la revolución los campesinos, con el respaldo del partido, formaron equipos de ayuda mutua para sembrar y cosechar. Tras unos años de liberación, establecieron cooperativas para trabajar la tierra colectivamente; distribuían la cosecha de acuerdo con la cantidad de tierra, aperos, animales y trabajo que aportaba cada familia.

A mediados de la década de 1950, los campesinos formaron cooperativas a un nivel más alto. Quemaron las escrituras de los terrenos porque ahora trabajaban la tierra y poseían la herramienta y los animales en común. Fue un proceso zigzagueante y diferentes zonas avanzaron a diferentes ritmos. Unos campesinos entraban y luego se salían. Pero en ciertas etapas del proceso, había listas de espera de campesinos que querían entrar. Muchos campesinos, en vez de seguir batallando en parcelas aisladas, juntaron sus terrenos y su trabajo para lograr cambios, hasta en la fisonomía física de China. Eso permitió llevar tractores y otras máquinas a zonas donde ni siquiera se conocía el arado de hierro.

En ese marco se lanzó el Gran Salto Adelante.

Nacen las comunas populares

Las primeras comunas nacieron espontáneamente. En la provincia de Honan en 1957 se juntaron varias cooperativas vecinas para construir un enorme proyecto de riego y llevar agua a tierras áridas desde el otro lado de una cordillera. Los campesinos unieron sus cooperativas y crearon algo nuevo: un mecanismo económico y político que adoptarían decenas de miles de campesinos para forjar una vida en común. Mao visitó esas zonas y le puso el nombre de "comuna" a lo que se estaba creando.

Dicen que el Gran Salto Adelante fue un experimento irracional y utópico. Pero en realidad tenía enorme sentido económico y político, desde el punto de vista de liberar al pueblo y la capacidad productiva.

Las comunas podían movilizar y organizar las vastas reservas de mano de obra de China. Ahora se podían planear y construir proyectos de gran escala de riego y control de inundaciones, carreteras, reforestación, rescate de tierras, etcétera. Se construyeron fábricas de fertilizantes y de cemento, y pequeñas centrales hidroeléctricas. Las comunas aportaron espacio a equipos de expertos y campesinos para realizar experimentos de agricultura científica y de exploración geológica.

El Gran Salto Adelante soltó a la mujer de los confines de la casa para que participara en la enorme ola de lucha para crear una nueva sociedad. Las comunas abrieron comedores y guarderías infantiles comunitarios, reparaban las casas y ofrecían otros servicios sociales colectivos. La mujer participó en el lanzamiento de nuevas fábricas y proyectos de riego, como el famoso Canal Bandera Roja, para el cual el "Equipo de las muchachas de hierro" estaba en las primeras filas.

Se cuestionaron las costumbres y valores del pasado. Se libró una lucha ideológica contra la superstición, el prejuicio y el fatalismo, y las costumbres feudales como el matrimonio concertado. Las comunas establecieron redes de escuelas primarias y secundarias, y servicios de salud.

El Gran Salto Adelante dio prioridad a las zonas rurales con el fin de ir cerrando la brecha entre la ciudad y el campo, y entre el proletariado y el campesinado. Nacieron industrias de pequeña escala en el campo; los campesinos empezaron a dominar la tecnología; se divulgó el conocimiento científico. El Gran Salto Adelante era una alternativa liberadora al proceso de desplazamiento de la población rural y la migración en masa a la ciudad que se da en el tercer mundo bajo la dominación imperialista.

Otra ventaja de una economía autosuficiente que llevaba al campo el desarrollo industrial y técnico era que podía resistir mejor ataques e invasiones del imperialismo, y dar apoyo a la revolución mundial.

Una vil calumnia

Jung Chang y Jon Halliday, los autores del libro Mao: La historia desconocida, sostienen que el Gran Salto Adelante y las comunas no eran más que un pretexto para explotar a los campesinos como esclavos. Afirman que las medidas de Mao causaron la muerte de 30 millones de personas. Hay que decir unas cuantas verdades.

Primero, como expliqué, el Gran Salto Adelante no era una cosa descabellada sino un gran proyecto coherente que estimuló la energía y el entusiasmo de las masas campesinas.

¿Hubo problemas? ¿Hubo muertes por hambruna? Sí. Pero las dificultades de esos años fueron un fenómeno complejo.

La producción de alimentos disminuyó bruscamente en 1959. China sufrió los peores desastres climatológicos en un siglo. Ora inundaciones, ora sequías azotaron la mitad de las tierras de cultivo.

Por otra parte, la lucha ideológica entre la China revolucionaria y la Unión Soviética aumentó. Mao analizó que la dirección de la Unión Soviética se había vuelto revisionista y había abandonado el camino socialista, y que estaba vendiendo los intereses de la revolución mundial al imperialismo estadounidense. En represalia, los soviéticos cortaron la ayuda, retiraron sus asesores, se llevaron los planes de instalaciones industriales a medio construir y dejaron una dura carga de deudas. Eso agravó las dificultades económicas.

Los maoístas cometieron ciertos errores. En unas zonas, se dedicó demasiado trabajo de los campesinos a proyectos no agrícolas y eso disminuyó la producción de alimentos. En la euforia de los tiempos, los responsables de las comunas exageraban el nivel de producción y de capacidad; por lo tanto, era difícil saber a ciencia cierta la cantidad de granos disponibles y hacer planes.

Chang y Halliday afirman que a Mao no le importaba el sufrimiento del pueblo y que calló adrede toda mención de muertes. Pero en realidad, se hicieron investigaciones y se ajustaron los planes. Se redujo el tamaño de las comunas, que se estabilizaron con una población de 15.000 a 25.000 personas. Se redujo la cantidad de granos que se entregaban al estado. Se recortaron ciertos proyectos no agrícolas para dedicar más tiempo a la producción de alimentos. Se racionaron los granos en todo el país y se mandaron comestibles de emergencia a las zonas más afectadas.

¿Y los supuestos 30 millones de muertos? Es un cálculo absurdo y sensacionalista, basado en estadísticas poco fidedignas. Para llegar a esa exageración ridícula, comparan un número proyectado de población con la población real, o sea, incluyen en el total de muertos personas que ni siquiera nacieron.

El punto principal es que China, al entrar en la década de 1970, pudo resolver el problema del hambre por primera vez en su historia. La nueva sociedad podía asegurar la canasta básica y la alimentación de todos. Eso fue producto del Gran Salto Adelante y de la formación de comunas. Fue producto de la movilización colectiva de las masas para construir proyectos de riego y control de inundaciones, rescatar y mejorar tierras, dominar nuevas técnicas agrícolas y establecer pequeñas industrias en el campo. Fue el logro concreto del espíritu de trabajar por el bien común que promovió la revolución socialista.
kantaria
kantaria
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 786
Reputación : 882
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por kantaria el Jue Feb 14, 2013 2:03 am

El Gran Salto Adelante

Entre 1957 y 1966 transcurre una etapa en que se comenzó la construcción socialista en gran escala. Comparando esos diez años, el activo fijo industrial de todo el país, a precios originales, se multiplicó por cuatro y la renta nacional, a precios cotejables, se incrementó en un 58 por ciento. Creció varias veces el volumen de los principales productos industriales y se establecieron una serie de nuevas ramas industriales. La construcción básica de la agricultura y su transformación tecnológica se desplegaron a gran escala, la posesión de tractores para uso agrícola y la aplicación de fertilizantes químicos se multiplicó por siete. Se anticipó la realización del Programa de Desarrollo Científico y Tecnológico para Doce Años (1956-1967) y se desarrollaron rápidamente muchas ramas científicas y tecnológicas recién creadas.
Basándose en estas premisas, el Partido Comunista inició, con la oposición de los revisionistas, una campaña de movilización de los campesinos y las masas en general, acompañados por una intensa ofensiva ideológica. El objetivo del plan era acelerar el paso hacia un mayor desarrollo económico y social. Mao creía que se podía movilizar ideológicamente a la población y que éste era el motor para el desarrollo.

El 29 de agosto de 1958 el Comité Central del Partido Comunista aprobó una resolución sobre el establecimiento de comunas populares en las regiones rurales. Era el inicio del Gran Salto Adelante. Mao definió así a las comunas populares:

Constituye la unidad de base de la estructura social china que une a obreros, campesinos, soldados, intelectuales y comerciantes. Actualmente constituye la organización administrativa de base. Por lo que se refiere al ejército, está destinado a enfrentarse con las potencias extranjeras, en especial con el imperialismo. La comuna popular es la mejor forma de organización para la realización de los dos pasos: pasos del socialismo de hoy al sistema general de propiedad de todo el pueblo, y paso del sistema general de propiedad de todo el pueblo al comunismo. Después de estas transiciones, la comuna popular constituirá la estructura de base de la sociedad comunista (La construcción del socialismo, pgs.42-43).
En una resolución publicada en el Diario del Pueblo el 19 de diciembre de 1958, se señala también: La comuna popular es la unidad básica de la estructura socialista de nuestro país, unidad básica que combina la industria, la agricultura, el comercio, la educación y los asuntos militares; al mismo tiempo es la organización básica del poder del Estado socialista. Las comunas conducirán a China a Primero, la transición de la propiedad colectiva a propiedad de todo el pueblo, en el campo. Segundo, la transición de la sociedad socialista a la sociedad comunista en nuestro país. También puede preverse que en la futura sociedad comunista las Comunas Populares continuarán siendo la unidad básica de nuestra estructura social.
En poco más de tres meses, 120 millones de familias campesinas que estaban organizadas en 740.000 cooperativas, se unieron en 26.000 comunas populares, con 4.600 familias agrupadas en cada una que albergaban aproximadamente a 22.000 personas.

El Gran Salto Adelante puede resumirse en tres conceptos fundamentales: colectivización, descentralización y autosuficiencia. Las comunas populares tenían a su cargo el control de todos los medios de producción empleados en su actividad. Debían avanzar hacia el comunismo, pasando del lema a cada uno según su trabajo por el de a cada uno según sus necesidades, favoreciendo el reparto de la producción disponible según las necesidades. El salario era igual para todos y ya no dependía únicamente del trabajo realizado. En esta situación hasta comenzó a perder sentido. La propiedad privada quedaba limitada estrictamente a los bienes de consumo. Se abolía, pues, la existencia de pequeñas parcelas privadas. Entre otros objetivos, había que colectivizar la vida para contribuir a la liberación de la mujer y a la lucha contra el individalismo burgués, materializados en la creación de servicios comunes de alojamiento, comedores, lavanderías, enseñanza, asistencia médica y guarderías. La mayoría de los servicios fueron instaurados con carácter gratuito. Además, algunas comunas llegaron a ofrecer, también sin coste alguno, sastres, peluquería, funerales, bodas y baños.

Las comunas populares representaban mucho más que simples unidades de producción agrícola. Absorbían la administración comarcal, tanto desde el punto de vista de la producción como de las obras públicas, el ejército, el comercio, la educación, la sanidad o la enseñanza. Constituían una única unidad contable en la que se fusionaba la actividad agraria, industrial, familiar y militar. Se trataba de crear una unidad (económica, civil y militar) concediéndolas una competencia general entre la organización económica y la política, de manera que los órganos ejecutivos de los distritos se fusionaran con los de las cooperativas. A su vez, la comuna quedaba subdividida en brigadas de producción (las antiguas Cooperativas Avanzadas) y en equipos de trabajo (las Cooperativas Semisocialistas).

Cada comuna era autosuficiente en alimentación, educación, artesanía y producción industrial a pequeña escala. Mao siempre defendió la independencia económica de cada región y su capacidad para resolver sus propios problemas, algo que hacía extensivo a los países de todo el mundo, de manera que no dependieran de los demás, especialmente en materia agrícola (La construcción del socialismo, pgs.154 a 156). Era una forma simple de igualar el nivel de vida entre el campo y la ciudad: Debemos crear un gran número de industrias en las regiones rurales para que los campesinos se transformen en obreros sin necesidad de trasladarse (La construcción del socialismo, pg.188).

Siempre subrayó su aprecio por las pequeñas unidades de producción y por los países pequeños. En lo pequeño encuentra el espíritu innovador que, en muchas ocasiones, no es patrimonio de los intelectuales sino de los trabajadores manuales: Los pueblos de bajo nivel cultural han vencido siempre a los pueblos de nivel cultural más elevado. La mayor parte de las críticas imperialistas ridiculizan los métodos de fabricar acero de forma artesanal en el patio trasero, pero la explicación de Mao es contundente: Si desarrollamos ampliamente las empresas pequeñas y medianas después de admitir que las grandes empresas representan la fuerza directriz, ello se debe esencialmente a que por este camino lograremos industrializar a ritmo rápido (La construcción del socialismo, pgs.176 y 88). Finalmente, Mao expone una consideración fundamental, que los burgueses no pueden comprender, y es que bajo el socialismo impera la planificación por encima de la ley del valor:

En nuestro país, el Gran Salto Adelante no estaba basado en las exigencias de la ley del valor sino en la ley económica fundamental del socialismo y en las necesidades de incremento de nuestra producción. Si sólo se examina el problema desde el ángulo de la ley del valor, se concluye inevitablemente que había más a perder que a ganar en nuestro Gran Salto Adelante, y por fuerza se defiende que la fabricación de acero en gran escala no era un trabajo rentable, que el acero producido mediante los métodos locales era de mala calidad, que las subvenciones del estado eran demasiado elevadas, que la eficacia económica dejaba mucho que desear, etc. Si adoptamos un punto de vista parcial y que sólo alcance el corto plazo, parece como si la fabricación del acero en gran escala hubiera tenido pérdidas. Pero si consideramos el problema en toda su complejidad y a largo plazo, esta campaña en favor de la fabricación de acero ha tenido mucho mérito, puesto que ha abierto la puerta a toda la edificación económica de nuestro país. La implantación en todos los países de nuevas y numerosas bases siderúrgicas y de nuevos y numerosos centros industriales para otras industrias nos han permitido acelerar rápidamente el ritmo de nuestra propia industrialización (La construcción del socialismo, pgs.134-135).
El Gran Salto Adelante desplegó una poderosa campaña de movilización de las masas a la que ningún sector social fue ajeno. El esfuerzo de todo un pueblo en aquellos años fue realmente colosal. Los funcionarios fueron enviados a trabajar a las zonas rurales, a las minas y a las obras públicas con el fin de que realizasen trabajos manuales y tomaran conciencia de la realidad en la que estaba inmersa la clase obrera. La colectivización permitió desarrollar uno de los pilares sobre los que se asentaba el Gran Salto: la movilización a gran escala del desempleo encubierto existente en el campo, que tenía un carácter marcadamente estacional que impedía su libre utilización fuera del sector. Los meses comprendidos entre noviembre y febrero eran responsables del 80 por ciento del subempleo agrícola, mientras que el 65 por cien de las explotaciones agrarias carecían de mano de obra suficiente para la recolección. De esta manera, un enorme contingente de mano de obra desempleada encubiertamente durante gran parte del año, pero que no podía ser trasladada permanentemente al sector industrial por el peligro de generar escasez de trabajadores agrícolas en los meses críticos, podía ser movilizada en el campo para llevar a cabo grandes obras de consolidación y mejora. La comuna era el instrumento idóneo para movilizar toda esta gran reserva de fuerza de trabajo.
Las cifras desafían toda comparación. Durante el periodo del Gran Salto Adelante se llegaron a contabilizar hasta 320 jornadas anuales de diez horas por persona activa, frente a las 150, en promedio, anteriores a su creación. De ellas, el trabajo en tareas agrícolas propiamente dichas, apenas absorbía 125. El resto quedaba libre para emprender grandes obras locales. Sólo en 1958 se construyeron más de 150.000 kilómetros de carreteras (cifra superior a la de todo el Plan Quinquenal) y se abrieron 80.000 pequeñas minas, con una producción de más de 65 millones de toneladas de carbón. En el invierno de 1959-1960, setenta millones de trabajadores participaron en obras de irrigación y otros treinta en la plantación de árboles y cría de ganado. De los 55 millones de hectáreas repoblados entre 1949 y 1959, 42 lo fueron en 1958 y 1959. La inversión que esta movilización suponía no puede despreciarse. En total, y sólo en trabajos hidráulicos y de irrigación, se invirtieron en este período (1959-1960) alrededor de 50.000 millones de horas, casi mil veces lo que requirió la construcción del Canal de Suez. Entre octubre de 1957 y septiembre de 1958 se removieron más de 58.000 millones de metros cúbicos de tierra.

La descentralización y la autosuficiencia comunal del Gran Salto Adelante tenían también un sentido militar: asegurar la capacidad del pueblo para armarse y defenderse en una guerra de agresión. Como en la Unión Soviética, en China tampoco se tiene en cuenta la estrecha relación de la economía con la guerra. Existe incluso una original propuesta de Mao en esa línea: En el futuro las ciudades deberían ser más reducidas. Hay que dispersar los habitantes de las grandes ciudades en el campo y crear muchas ciudades pequeñas. Si consideramos la hipótesis de una guerra atómica, sería mucho mejor que esto ya se hubiera realizado (La construcción del socialismo, pg.153). Los distintos organismos de producción en las comunas populares debían establecer sus milicias. En la campaña dijo Mao:

Por eso queremos organizar ahora las milicias. Todos los miembros de la comuna popular pertenecerán a las milicias, el pueblo entero estará formado por soldados. Hay que distribuir fusiles, al principio unos cuantos millones y más tarde varias docenas de millones. Cada provincia deberá fabricar fusiles, ametralladoras, granadas de mano, morteros pequeños y cañones de artillería ligera.
En las comunas populares habrá un departamento militar y en todas partes se formarán militares (Mao íntimo, pg.67)

En las milicias se formaban los oficiales y comandantes que tenían que dirigir sus distintas unidades: regimientos, batallones y compañías. Los núcleos básicos de la milicia debían seguir un entrenamiento de acuerdo con un horario, mientras los milicianos regulares debían ser entrenados adecuadamente en las horas libres de trabajo. Esto tenía por objeto convertir a toda la nación en soldados. Los pequeños altos hornos rurales debían convertirse en la fuente de suministro de armamento en caso de ocupación imperialista de las ciudades y las fábricas. La milicia debía estar pertrechada con las armas necesarias fabricadas en los arsenales locales. Cada pequeño núcleo de población rural debía contar con sus propias fuerzas y guiarse por la ausuficiencia.
Los ejércitos forman parte del Estado y, como cualquier otro aparato del Estado, tienen una naturaleza de clase, e incluso se puede decir que no existen dos ejércitos iguales, ya que influyen las circunstancias históricas de cada país. Un ejército revolucionario tiene que desempeñar importantes funciones políticas, económicas y propagandísticas. Tras la guerra de Corea, el Ejército Popular de Liberación asumió tareas muy diversas, entre ellas algunas de tipo propagandístico, desplegando una campaña masiva de educación y lucha ideológica dentro del Ejército y fuera de él. Divulgaron las Citas del Presidente Mao (el famoso Libro Rojo), que posteriormente llegó a ser célebre, y el de mayor venta en el mundo, sólo que entonces no tenía la portada de color rojo ni se conocía con ese título.

Los soldados del Ejército Popular de Liberación también participaron activamente en la producción, en las cosechas y en múltiples tareas agrícolas y económicas:

En tiempos de paz el Ejército de la República Popular China debe participar de forma planificada en la producción agrícola e industrial, y apoyar al estado en su labor de desarrollo y reconstrucción, siempre que ello no afecte a sus tareas militares. Con ello asignamos a nuestro ejército popular, aparte de sus importantes tareas en la defensa nacional, la consolidación del orden interno y la intensificación de la ‘reorganización y formación’, otra gloriosa y difícil tarea. Por ello, la comisión militar de la revolución popular invita a todas la unidades, salvo las que han de seguir con la lucha o han de prestar otros servicios, a hacerse cargo a toda costa de una parte de las tareas de producción. De esta manera nuestro ejército popular de liberación no será tan solo un ejército de defensa nacional sino también un ejército de producción que en un trabajo común con el pueblo de nuestro país, superará las dificultades que nos ha causado esta larga guerra dando nuevos impulsos al desarollo económico de nuestra nueva democracia (Mao íntimo, pgs.243-244).
Luego la Constitución de 1975 definió así al Ejército Popular de Liberación: Es un destacamento de combate y, a la vez, un destacamento de trabajo y un destacamento de producción. Esto comportaba una determinada concepción del ejército, el pueblo en armas, opuesto a un ejército convencional, y una determinada concepción estratégica de la guerra, la guerra popular prolongada.
Todo esto condujo a desatar muchas contradicciones en su seno. En 1955, tras la guerra de Corea, a imitación soviética y rompiendo las tradiciones igualitarias que imperaban en sus filas, diez comandantes fueron promovidos al rango de mariscales: Zhu De, Peng Dehuai, Lin Biao, Liu Bocheng, Ye Jianying, Nie Rongzhen, Chen Yi, He Long, Luo Ronghuan y Xu Xiangqian. Fue la última vez que sus nombres aparecieron juntos porque muy poco después se desataron las hostilidades entre ellos, más o menos encubiertas en torno al carácter profesional o político que debía tener el Ejército Popular de Liberación. Sin embargo, en 1938, en su obra Sobre la guerra prolongada, Mao ya había criticado la teoría de que las armas lo deciden todo, calificándola de mecanicista, subjetivista y unilateral: Nuestro punto de vista es opuesto a esta teoría; no sólo tenemos en cuenta las armas, sino también los hombres. Las armas son un factor importante en la guerra, pero no el decisivo. El factor decisivo es el hombre y no las cosas. La correlación de fuerzas es determinada no sólo por la potencia militar y económica, sino también por los recursos humanos y el apoyo militar (OO.EE., tomo II, pg.146). En 1945 repitió: La teoría de que ‘las armas lo deciden todo’, el punto de vista puramente militar, el estilo de trabajo burocrático y divorciado de la masas, las ideas individualistas y cosas por el estilo que se encuentran en nuestras filas, todo esto es producto de la influencia burguesa. Debemos constantemente barrer de nuestras filas esas cosas burguesas, igual que barremos el polvo (La situación y nuestra política después de la victoria en la guerra de resistencia contra el Japón, OO.EE., IV, pg.19).

Resurgió el punto de vista estrictamente militar con la excusa de la guerra nuclear, que había introducido variantes en el modo de dirigir la guerra. Aparentemente, las armas atómicas reforzaban las tesis del punto de vista profesional que trataba de imitar al Ejército soviético. Por influjo de las nuevas teorías militares imperialistas, el armamento nuclear creó la idea de que era posible una guerra fulgurante en la que un primer ataque devastador resultara decisivo. Era una tesis típicamente agresiva de las potencias occidentales basada en la ofensiva. Por contra, las tesis del Ministerio de Defensa eran defensivas: ante una agresión exterior, tras un primer ataque habría que poner en movimiento las poderosas reservas humanas de China, para lo que entraban en juego las milicias territoriales. Stalin habló de los factores de funcionamiento permanente de una guerra: La suerte de la guerra se decide finalmente, no con técnicas y equipo, sino con una política correcta y con la simpatía y el apoyo de las grandes masas del pueblo. Todas las armas, incluídas la nucleares, eran, en expresión de Mao, tigres de papel. La técnica militar revolucionaria no sólo se apoya en los combatientes y no en las armas sino que considera, además, que no existe ningún arma decisiva y que la guerra no puede ser rápida frente a un enemigo superior sino de desgaste. Por lo demás, China no podía -al menos por el momento- competir con los imperialistas en la tecnología militar y el punto de vista profesional conducía a destinar una parte muy importante del presupuesto del Estado a gastos militares, en detrimento de la construcción del socialismo. Unos se apoyaban sobre todo en el Ejército, los otros sobre todo en las reservas; los unos atendían al frente, lo otros a la retaguardia; los primeros tenían en cuenta el corto plazo, los segundos el largo plazo.

La polémica se prolongó durante tres años, desde 1955 a 1958. Desde el principio, el Ministerio de Defensa logró imponer el servicio militar obligatorio, en la línea de apoyarse en la guerra popular y, ya en la primavera de 1958 se celebró durante dos meses una importante conferencia sobre cuestiones militares, donde se criticó como erróneo el punto de vista estrictamente militar y se admitió que China no podría contar con ningún país extranjero para fabricar armas atómicas. A finales de 1957 Liu Bocheng fue destituido de su cargo y a Su Yu, jefe de Estado Mayor, le sucedió lo mismo al año siguiente, pero otros profesionales, especialmente Ye Jianying, siguieron en sus puestos. Era un anticipo de lo que venía a continuación.

Extraído de Antorcha -> Castellano -> Galería -> Mao Zedong
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por militiano el Miér Feb 04, 2015 5:24 am

muy buen documento para los agentes del socialimperialismo chino , en donde se resume en parte lo que el revisionismo y la burocracia creada para la explotación del pueblo
Guillermop
Guillermop
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 5
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 07/02/2015

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por Guillermop el Sáb Feb 07, 2015 12:40 pm

Interesante artículo. Pero hoy sin embargo resulta muy dificil defender algunas acciones de Mao. Por ejemplo, el gigantesco error de la eliminación de plagas. Entre estas, sin duda la peor fue la de gorriones. Con el objetivo de conseguir que no hubiera gorriones que comieran grano de las cosechas decidieron acabar con ellos, y consiguieron que al eliminar los gorriones de la cadena trófica, estos ya no se alimentaran de ciertos insectos y de otros organismos de los que tambien se nutrían. Generaron un desequilibrio terrible en la naturaleza, y se generaron plagas terribles (reconocidas por prestigiosos autores comunistas), como la de langostas. Al final poco despues de las 4 grandes plagas, se remitió a la embajada sovietica de Pekin una petición de ayuda solicitando el envió de 200000 gorriones desde las regiones orientales de la URSS, formulada en nombre del internacionalismo proletario.

Sin duda hubo hechos positivos en China. Pero cuesta obviar errores tan gigantescos, quiza propiciados por la actitud cerrada de Mao a aceptar opiniones diferentes, como sucedió despues de las "100 flores", campaña de libertad que enseguida fue tumbada cuando aparecieron las criticas.

Interesante de cualquier modo el articulo, saludos!!
militiano
militiano
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 808
Reputación : 865
Fecha de inscripción : 03/01/2015

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por militiano el Sáb Feb 07, 2015 1:34 pm

sin duda hubo errores, pero el asunto de los gorriones es mas propaganda antimarxista que el gran error de las cosechas, de hecho hay un documental donde habla de ello, y eso solo ocurrió en unas ciudades de china , no en todas las cosechas de china, el gran problema de las cosechas, fue en parte la corrupción de algunos encargados zonales que decian que habían producido mas de lo real, para ganar créditos

Contenido patrocinado

Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad Empty Re: Desde el Gran Salto Adelante hasta la actualidad

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Nov 16, 2019 11:31 pm