El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Comparte
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2534
Reputación : 2707
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Celtiberialandia

Re: El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por JoseKRK el Lun Feb 06, 2012 8:10 pm

Magnífico aporte, camarada NG.

Lo voy a leer y estudiar con suma atención, que este asunto de Tito siempre me ha resultado muy lioso.

Gracias por el curro que te has dado, amigo.
avatar
Tovaritx
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1994
Reputación : 2408
Fecha de inscripción : 10/06/2010

Re: El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por Tovaritx el Miér Feb 08, 2012 2:58 pm

El tema de Tito es muy complicado, sobre el cual no se pueden hacer análisis de blanco o nego.

Lo primero es dilucidar por qué rompieron el PCY y el PCUS. No rempieron por la "economía de autogestión" o "socialismo del mercado" de Yugoslavia. Eso vino después, cuando Yugoslavia quedó aislada (y vino bien a la propaganda titoísta, para mostrar que lo suyo era "socialismo amable" o "socialismo de reotro humano" o lo que fuese; en conraposición con la supuesta "planificación centralista", "autoriataio" y "burocrática" de la URSS). Fue la consecuencia, no la razón, de la ruptura de Yugoslavia con los otros países socialistas. De hecho hasta 1948, Yugoslavia era el país socialista o de orientación socialista que más similitudes tenía con la URSS. El que más índices de colectivización presentaba, en el cual su Constitución mostraba mayor preponderancia del proletariado sobre otroas clases...

La razón oficial para la ruptura de Tito con el Bloque Socialista, fue la falta de autocrítica de Tito con respecto a una carta del PCUS en el cual se criticaba el peculiar funcionamiento interno del PCY. SIn embargo eso de por sí no puede ser la razón mayúscula. Esto tenía más que ver con el hegemonismo de Tito. En realidad, Tito se veía máscomo "el líder" de los otros países puesto que "Yugoslavia la liberamos nosotros, sin ayuda delos soviéticos". Tito y el PCY se veía por encima de Dimitrov, Rákosi, Pauker, Bierut, Gottwald, Zakhariadis, Hoxha, Ulbricht... POr tanto veía que el era el líder natural de los balkanes. Eso se vio en las propuestas que hicieron a los albaneses, que significaba que Albania enrtase como la 7 República de Yugoslavia (con la excusa de la guerra civil griega y un supuesto ataque de Pangalos a las posiciones del KKE-DSE al Norte que iba a culminar con una supuesta invasión a Albania; Tito quiso establecer ahí de manera permanente a miles de soldados yugoslavos). La propuestas hechas a Dimitrov en el tema de la unidad balcánica también eran inaceptables para la parte búlgara. Y por otra parte, su papel en la Guerra Civil Griega (que es donde comienza la Guerra Fría, recordemos que en el 1944 los comunistas griegos ya se ostiaban con los aliados), el papel tutorizador del PCY hacia el KKE para después cerrarles la frontera fue del todo punto injusto.

En emdio de las relaciones entre el PCY y otros partidos aliados (PKSh, KKE, KPB) estaban dos cuestiones: la Federaciñon Balcánica, y un segundo derivador que era el papel que tenía que jugar MAcedonia allí. Tito se veía como el líder natural de la Federación Balcánica. Lo de Macedonia es más espinoso, ya que en este territorio de mayoría eslava digamos "próxima a los búlgaros" (muchos macedonios se veían como búlgaros, bulgaroparlante,; pero había un localismo entre ello) hacía de la cuestión Macedonia (que antes de la guerra había sido partida entre Grecia y Serbia/Yugoslavia) una custión espinosa. La política de la Komintern era hacer un Estado Macedonio unificado multiétnico (no la Macedoia actual, sino incluyendo el Norte de Grecia), un Estado "para todas la naciones que allí vívían", pero no se reconocía ninguna nacionalidad macedonia. Eso era lo que parecía que hacían ver los acuertos iniciales Tito-Dimitrov; pero cuando se rompió Tito salió con el tema del "idioma macedonio", y "nación macedonia" a parte de la búlgara. Así se justificaba una Macedonia alejada de Bulgaria y a su vez inserta en una "federación Balcánica" que se identificaba con Yugoslavia. De rebote ésto perjudicó a los greigos comunistas que luchaban por la hermandad helénico-eslava. Tito y los titistas de dentro del KKE (o más bien del NOF, el Frente de Liberación Popular Macedonio) comenzaron a hacer propaganda entre los guerrilleros greco-eslavos a favor de la "Macedonia unificada"... en Yugoslavia. Eso trajo muchas dificultades al KKE que luchaba por la "igualdad y atodeterminación" de los eslavo-macedonio de Grecia. El tema Macedonia es de una complejudad tremenda, que no se puede ventilar en un sólo mensaje.

Lo segundo es dilucidar si la respuesta del Bloque Socialista a Tito fue la correcta o no. ¿Fue la interrupción de todas las relaciones comerciales correcta? Algunos marxistas-leninistas antirrevisionistas como Mao Tse Tung, decían que no, que tan malo era el revisionismo titista como el hegemonismo de intentar intervenir en Yugoslavia, que Yugoslavia era independiente y debía de mantener esa independencia, y que era tarea de los comunistas yugoslavos rectificar esa línea. Puede tener parte de razón, ya que a partir de este momento Tito comenzó a tomar medidas liberalizadoras, a dejar introducir el capiptal occidental y comenzaron las teorías revisionistas de Djilas, Kardelj, Dedijer y compañía. Si se hibieran roto las relaciones de partidos pero no de Estados; quizá la situación hubiese sido más reconducible. O quizá no. Es un tema muy complejo éste.
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2038
Reputación : 2249
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Re: El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por NG el Miér Feb 08, 2012 3:50 pm

Tovaritx escribió:El tema de Tito es muy complicado, sobre el cual no se pueden hacer análisis de blanco o nego.

Lo primero es dilucidar por qué rompieron el PCY y el PCUS. No rempieron por la "economía de autogestión" o "socialismo del mercado" de Yugoslavia. Eso vino después, cuando Yugoslavia quedó aislada (y vino bien a la propaganda titoísta, para mostrar que lo suyo era "socialismo amable" o "socialismo de reotro humano" o lo que fuese; en conraposición con la supuesta "planificación centralista", "autoriataio" y "burocrática" de la URSS). Fue la consecuencia, no la razón, de la ruptura de Yugoslavia con los otros países socialistas. De hecho hasta 1948, Yugoslavia era el país socialista o de orientación socialista que más similitudes tenía con la URSS. El que más índices de colectivización presentaba, en el cual su Constitución mostraba mayor preponderancia del proletariado sobre otroas clases...

La razón oficial para la ruptura de Tito con el Bloque Socialista, fue la falta de autocrítica de Tito con respecto a una carta del PCUS en el cual se criticaba el peculiar funcionamiento interno del PCY. SIn embargo eso de por sí no puede ser la razón mayúscula. Esto tenía más que ver con el hegemonismo de Tito. En realidad, Tito se veía máscomo "el líder" de los otros países puesto que "Yugoslavia la liberamos nosotros, sin ayuda delos soviéticos". Tito y el PCY se veía por encima de Dimitrov, Rákosi, Pauker, Bierut, Gottwald, Zakhariadis, Hoxha, Ulbricht... POr tanto veía que el era el líder natural de los balkanes. Eso se vio en las propuestas que hicieron a los albaneses, que significaba que Albania enrtase como la 7 República de Yugoslavia (con la excusa de la guerra civil griega y un supuesto ataque de Pangalos a las posiciones del KKE-DSE al Norte que iba a culminar con una supuesta invasión a Albania; Tito quiso establecer ahí de manera permanente a miles de soldados yugoslavos). La propuestas hechas a Dimitrov en el tema de la unidad balcánica también eran inaceptables para la parte búlgara. Y por otra parte, su papel en la Guerra Civil Griega (que es donde comienza la Guerra Fría, recordemos que en el 1944 los comunistas griegos ya se ostiaban con los aliados), el papel tutorizador del PCY hacia el KKE para después cerrarles la frontera fue del todo punto injusto.

En emdio de las relaciones entre el PCY y otros partidos aliados (PKSh, KKE, KPB) estaban dos cuestiones: la Federaciñon Balcánica, y un segundo derivador que era el papel que tenía que jugar MAcedonia allí. Tito se veía como el líder natural de la Federación Balcánica. Lo de Macedonia es más espinoso, ya que en este territorio de mayoría eslava digamos "próxima a los búlgaros" (muchos macedonios se veían como búlgaros, bulgaroparlante,; pero había un localismo entre ello) hacía de la cuestión Macedonia (que antes de la guerra había sido partida entre Grecia y Serbia/Yugoslavia) una custión espinosa. La política de la Komintern era hacer un Estado Macedonio unificado multiétnico (no la Macedoia actual, sino incluyendo el Norte de Grecia), un Estado "para todas la naciones que allí vívían", pero no se reconocía ninguna nacionalidad macedonia. Eso era lo que parecía que hacían ver los acuertos iniciales Tito-Dimitrov; pero cuando se rompió Tito salió con el tema del "idioma macedonio", y "nación macedonia" a parte de la búlgara. Así se justificaba una Macedonia alejada de Bulgaria y a su vez inserta en una "federación Balcánica" que se identificaba con Yugoslavia. De rebote ésto perjudicó a los greigos comunistas que luchaban por la hermandad helénico-eslava. Tito y los titistas de dentro del KKE (o más bien del NOF, el Frente de Liberación Popular Macedonio) comenzaron a hacer propaganda entre los guerrilleros greco-eslavos a favor de la "Macedonia unificada"... en Yugoslavia. Eso trajo muchas dificultades al KKE que luchaba por la "igualdad y atodeterminación" de los eslavo-macedonio de Grecia. El tema Macedonia es de una complejudad tremenda, que no se puede ventilar en un sólo mensaje.

Lo segundo es dilucidar si la respuesta del Bloque Socialista a Tito fue la correcta o no. ¿Fue la interrupción de todas las relaciones comerciales correcta? Algunos marxistas-leninistas antirrevisionistas como Mao Tse Tung, decían que no, que tan malo era el revisionismo titista como el hegemonismo de intentar intervenir en Yugoslavia, que Yugoslavia era independiente y debía de mantener esa independencia, y que era tarea de los comunistas yugoslavos rectificar esa línea. Puede tener parte de razón, ya que a partir de este momento Tito comenzó a tomar medidas liberalizadoras, a dejar introducir el capiptal occidental y comenzaron las teorías revisionistas de Djilas, Kardelj, Dedijer y compañía. Si se hibieran roto las relaciones de partidos pero no de Estados; quizá la situación hubiese sido más reconducible. O quizá no. Es un tema muy complejo éste.
Lo primero gracias camarada Tovaritx por leer y contestar dando tu opinión. Prácticamente has dicho lo mismo que he posteado yo en mi artículo, pero yo pienso que si influyo aunque sea "algo" el sistema
yugoslavo que se implantó después de la segunda guerra mundial para el corte posterior de relaciones, de hecho como puse en el artículo es mentira eso de que Tito fuera un revisionista o contrario a Moscú desde el minuto uno.

Sino que fue una serie de factores como fueron su visión de la federación balcánica (algo que coincidimos) pero no solo eso, como he mostrado pese a que Tito fue recibido en esos años del 1945 al 1948 como un Camarada más, e incluso con algunos privilegios (vease el funeral de Kalinin) Tito ya empezó el solo con su partido una política independiente a la de Moscú y a la de todo el bloque Socialista en general en su beneficio.

Ya sea minando la corriente independentista albanesa llevada por Hohxa en el PTA, en donde estuvo apunto de ganar su corriente anexionista con cabeza de mando en Xoxe y el resto de agentes, o los accidentes fronterizos por Dresde (y su soberanía) con los aliados, o la crítica al KKE sobre el tema macedonia, también recordar que cuando todo estaba hecho después de muchos esfuerzos durante más o menos un par de años que se llevo la tarea de intentar unificar Bulgaria y Yugoslavia se negó, provocando la protesta del propio Zhuyovich por su "cambio repentino", donde además acusó a la URSS de considerar a estos dos países como simples "peones" en un juego mundial de ajedrez, lo que le seguramente fue la causa la retirada soviética de técnicos, militares, etc.

En el plano nacional planteaba ciertas diferencias, si bien al inicio como bien dices Yugoslavia fue muy parecido al estilo Soviético de antaño, se acabaría vislumbrando su camino que tomaría después en la ruptura por ejemplo con el trato a los kulaks adoptando medidas absurdas como:

"En Yugoslavia no existen kulaks ya, todos participaron en la lucha nacional de liberación"

Abandonando la lucha de clases, además (de como has dicho brillantemente) no hicieron nada por rectificar absolutamente ningún error, el PCY carecía de auto-crítica cuando Tito se puso de ese modo.

En general coincidimos en todo, yo también pienso que Tito se creía superior a muchos líderes socialistas del momento de la Europa del Este como has plateado, buena tu opinión camarada.

PD: ¡Un coloso Toquero!
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2038
Reputación : 2249
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por NG el Mar Feb 12, 2013 12:39 am

Voy a postear un recopilado que hice hace un año sobre Tito y el titismo un poco más ampliado, es un documento que el foro no me ha aceptado modificar y me daba error así que he tenido que abrir un nuevo post para ello, el fin principal en su época para realizarlo fue especialmente por las ideas equivocadas vertidas en el post: http://www.forocomunista.com/t3329-tito-un-heroe

He utilizado como fuentes siempre que he podido las declaraciones directas de los implicados en libros que casi todos son fácilmente encontrables en internet en inglés. Cualquier duda específica sobre alguna fuente, preguntadme sin pudor.

A modo de aclarar a muchos la posición del titismo sobretodo en el cisma 1948:

¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Buenos vamos a meter mano en el tema, ya que creo que ciertos camaradas relatáis normalmente por el foro los clichés típicos que habéis aprendido de oídas sobre Yugoslavia.

Para mi opinión personal, Tito tuvo inicialmente cosas positivas pero contrastan con otras muy negativas a mediado y final de su carrera como político, siempre he pensando que su ego y temperamento, así como su cúmulo de viejas ideas revisionistas hizo mucho daño al movimiento comunista de la época, que seguiría repercutiendo aún a posteriori. Con un poco de esfuerzo y si hubiera mantenido junto al PCY una pauta marxista-leninista podría haber sido un importante eje comunista en los balcanes, y precisamente acabo siendo un importante fortín anticomunista para occidente, y el puente para la subversión y propaganda anti-comunista en el "telón de acero".

Intentare hacer un resumen lo más breve posible de ciertas cuestiones relacionadas entre 1945-1956 para hacérselo ameno a la gente, finalmente pondré las fuentes de mi texto, muchas frases de ellas están de fuentes de wikipedia serbia, o rusa, y muchas frases son repetidas o de páginas en estos idiomas.

Intro, primeros años: 1913-1941

Tito se alisto en el ejercito austrohúngaro, y fue detenido por repartir propaganda anti belicista. En abril los rusos capturan a todo su batallón durante una batalla, una historia que vista de ese modo parece paralela a la de Mátyás Rákosi. Tito pasa unos meses en un hospital a causa de su herida, y luego es trasladado a un campo de trabajo en los Montes Urales.

Organizó manifestaciones entre los prisioneros de guerra, lo que le valió volver a ser arrestado. Más tarde escapó justo antes del estallido de la revolución de Octubre y se alistó al Ejército Rojo en Omsk, Siberia.

En 1919 ingresa en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (b), que más tarde se transformaría en el Partido Comunista (b). En 1920 regresa a la nueva Yugoslavia, casado con una ciudadana rusa. En 1924 es elegido para un cargo local del Partido Comunista Yugoslavo, ilegalizado desde 1921, y así seguiria el status del partido hasta hasta principios de los años cuarenta.

En 1936, cuando se encontraba en París, organizó una oficina de reclutamiento en la rue Lafayette, para las Brigadas Internacionales que apoyaron a la Segunda República Española durante la Guerra Civil, se dice que el apodo "Tito" puesto por sus Camaradas Españoles según la leyenda, ya que su nombre era dificil de pronunciar por los camaradas españoles. En 1937 fue nombrado secretario general del Partido Comunista de Yugoslavia,continuó la política del Komintern en ese momento presidido por G. Dimitrov, realizo varias críticas al fascismo en Italia y el nazismo germánico.

Guerra partisana 1941-1945

En cuanto al marco de la segunda guerra mundial: Yugoslavia, Albania, o Grecia, fueron países con alta presencia partisana comunista, que realmente hicieron desesperar tanto a la Wehrmacht como al ejercito italiano en en países como Yugoslavia.

Tito no era el único, partisano, ni la única facción de resistencia, estaban los llamados "chetniks", que eran nacionalistas serbios, y que mantenían diferencias con los partisanos comunistas de Tito. Pese a ser los resquicios de los mandos yugoslavos, no tenían la firmeza centralizada de los ejercitos de Tito, además Tito era esloveno, y él al parecer no hacía distinciones de raza, o religión como los chetniks, tampoco en cuanto a si era hombre o mujer, por lo que al no tener estas restricciones le proporcionaba un numero mayor de combatientes que sus compatriotas nacionalistas.

Era palpable la diferencia y la política entre un grupo y otro, y la población obviamente apoyaba a Tito con euforia.

Mientras Tito hacía incursiones vastas, y reprimía a los colaboracionista, los chetniks eran más conservadores con los que colaboraban y comparando los dos grupos guerrilleros, los nacionalistas eran prácticamente pasivos, a la espera de la ayuda británica. Nunca se llegaron a juntar los dos grupos, y finalmente los chetniks fueron fieles colaboradores del Eje y sus ejércitos.

Tito sufrió mucho en el ámbito militar, las ofensivas coordinadas de los italianos y ustachas croatas, y de nazis y chetniks por otro lado, hizo que los partisanos yugoslavos tuviera que huir a Montenegro y Bosnia, solo cuando las cosas mejoraron y los aliados le dieron recursos mejoro la cosa, durante este periodo la colaboración de los chetniks con el Eje fue máxima, también fueron a su vez responsables de matanzas de minorías etnias (en este caso contra bosniacos "bosnios Musulmanes") como hacían los ustachas croatas.

En 1943 en el segundo congreso del AVNOJ (Consejo Antifascista de Liberación Nacional de Yugoslavia) se estableció el modelo estatal futuro como una federación de 6 repúblicas y 5 nacionalidades. Como luego se establecería en la constitución del 1946.

En 1944 recibieron la primera ayuda soviética de material, controlando los partisanos la mitad de Croacia, al conocer Tito que los aliados apoyaron con recursos a los colaboracionistas de los Chetniks rompió relaciones aparentemente la dependencia de los británicos y norteamericanos. Aprovechando la ayuda soviética que ahora tenían, ya no dependían del resto de aliados y sus recursos.

La situación empeoro para los chetniks cuando la URSS penetró en territorio Yugoslavo, con ello, se refugiaron en tierras de control alemán, mientras Tito fue a Moscu en 1944 firmando el tratado de colaboración.

Finalmente después de la toma apoteósica de Belgrado, los monárquicos quedaron desperdigados y con las lineas de comunicación rotas. El 7 de marzo de 1945 de formo el llamado gobierno provisional yugoslavo liderado por Tito y con la colaboración de los exiliados en Londres como Ivan Šubašic. Tito lo expresaba así:

"No estoy en principio en contra de los partidos políticos porque la democracia también presupone la libertad de expresar principios de alguien y sus . Pero crear los partidos por crear, ahora, cuando,  debemos dirigir toda nuestra fuerza en la dirección de la conducción de las fuerzas de ocupación de nuestro país, cuando en la patria ha sido arrasada la tierra, cuando nosotros no tenemos nada más que nuestra conciencia y nuestras manos (...) no tenemos tiempo para esto ahora. Y aquí está un movimiento popular [el Frente De la gente]. Cada uno es bienvenido dentro de este, los comunistas y los que eran demócratas y radicales, etc. independemente de como se llamaran antes.. Este movimiento es la fuerza, la única fuerza que ahora puede reconducir nuestro país de este horror y miseria, y traerlo a la completa libertad". (Tito, enero de 1945)

El 11 de noviembre los comunistas que lideraban el frente popular ganaron por amplía mayoría de votos, más de un 80%. El 29 de noviembre se abolió la monarquía.

Tito como líder yugoslavo hasta la ruptura con la Kominform (1945-1948)

Los monárquicos se refugiaron en Bosnia, en 1946 el líder de los chetniks fue detenido y ejecutado, así como se llevaron a cabo muchas ejecuciones a personas que apoyaron el régimen de colaboración contra el invasor, especialmente claro esta se incluyó y acentuó esta represión de postguerra en la Croacia del ex-gobierno fascista-ustasha, gobierno que obtuvo la independencia momentánea durante la guerra gracias a Hitler. Este fue un periodo para Croacia en donde las matanzas por motivos étnicos estaban al orden del día, así como los campos de exterminio. [1]

Mucho se ha hablado sobre la federación de los Balcanes, y las conversaciones de Tito-Dimitrov, pero en realidad esta idea no es nueva sino que se vino gestando desde el siglo XIX. En noviembre de 1944, Tito envió a Sofía, su más cercano colaborador Edward Kardel, que era además el teórico más reconocido de la Yugoslavia titista. Este propuso un plan con dos etapas para los búlgaros: la unión inmediata de Macedonia Pirin de Bulgaria, a la República Federal Yugoslava de Macedonia, así como la creación de una comisión mixta en Belgrado para preparar la unión de ambos estados. Convirtiéndose Bulgaria en el séptimo estado de la nueva federación eslava del sur.

Bulgaria rechazó la propuesta de Tito y propuso su plan alternativo, en el que tanto los dos estados, tanto el Yugoslavo como el Búlgaro, actuarían como socios iguales [2].

Acerca de los desacuerdos se informó a Stalin, que eligió la versión yugoslava, es obvio decir que suponemos que en esta época tan temprana Stalin no sospechaba nada de las ambiciones expansionistas de Tito en Albania, ni habían surgido las famosas desviaciones en la edificación del socialismo en la propia Yugoslavia ya que todavía se estaba liberando el país, además este punto demuestra que no existía ninguna animadversión de Stalin hacía el pueblo yugoslavo o al propio Tito.

Durante los años de la posguerra, Yugoslavia fue considerado como el primer y mejor aliado de la URSS y esto hizo que Tito intimara más en los asuntos políticos con Stalin.

En 1944, 1945 y 1946, Tito visitó Moscú, donde fue recibido con honores militares por Stalin. Mientras tanto, Yugoslavia después de la guerra por sus acciones en reiteradas ocasiones contra los ex-aliados ocasiono ciertos problemas a la Union Soviética. Así, en Mayo-Junio de 1945 Tito desató un grave conflicto que estoy a punto de desencadenar una nueva guerra entre Yugoslavia, Reino Unido y los Estados Unidos debido a Trieste y la soberanía de la cuidad, ya que Yugoslavia se pasó también durante varios años derribando aviones de EEUU lo que molestaba y mucho a los norteamericanos. En 1946, en el funeral Kalinin, Tito fue el único de los invitados extranjeros, a los que Stalin invitó a subir al podio central.

En la unión de los estados Eslavos del Sur (Bulgaria y Yugoslavia). Para Bulgaria, la cuestión principal era el regreso de Tracia occidental, donde Stalin había apoyado el derecho de Bulgaria a la salida territorial al mar Egeo. Desde la perspectiva de Yugoslavia, cuya principal tarea fue la de crear en Grecia "condiciones políticas" que le daría la oportunidad de unir a todos los macedonios en la federación yugoslava.

Las potencias Occidentales protestaron por la posible unión lo que violaba Yalta y sus acuerdos, realmente se postergo para adelante la unificación, ya que ni los dos países mismos estaban aun en disposición, por las redencillas latentes.

En enero de 1946 Molotov llegó a Moscú, dijo que la delegación del gobierno en Bulgaria, es necesario esperar el momento adecuado para abordar el problema de cómo la federación y la cuestión de la firma de un tratado de alianza con Yugoslavia. En la primavera de ese año, un miembro de la dirección de P. Todorov de Bulgaria en Belgrado, en una conversación con Tito planteó la cuestión de la federación o confederación de los tres países de los Balcanes - Bulgaria, Yugoslavia y Rumania, donde en estos sucesos tampoco se llego a nada. En parte porque se añadian las diferencias de los distintos líderes.

En el 27 de noviembre 1947, a la firma del Tratado de Amistad, Yugoslavia y Bulgaria firmaron un acuerdo de unión aduanera sin informar previamente a Stalin. De hecho, en noviembre de 1947 durante una ceremonia en la ratificación Sofía Tito dijo abiertamente:

"La cooperación entre nuestros dos países deben ser tan universal, tan cerca que una federación sería sólo una formalidad Vamos a crear un gran y fuerte eslava del sur de la Unión, que será capaz de soportar cualquier ataque ("True", citado de 11/28/1947. Anikeev en A.).

Tito siguió alentando a la defensa de los Macedonios de Grecia, criticando al KKE, cosa que Stalin no apoyaba. En junio de 1947, el búlgaro líder Georgi Dimitrov, anunció en una entrevista con el diario londinense "Daily Mail" sobre:

"la inminente conclusión de un Tratado de Amistad y Asistencia Mutua entre Yugoslavia y Bulgaria, que: "podría llevar a una mayor cooperación económica, cultural y general entre los dos países." (Devediev , 1962, p. 9, p. Anikeev en A.)

También es importante la posición de Albania, Tito estaba de acuerdo con el jefe de Enver Hoxha de Albania, en que los albaneses de Yugoslavia darían una ayuda económica en Kosovo, y se permitirian que especialistas yugoslavos en Tirana desarrollaran la extracción de petróleo a precios preferenciales. Yugoslavia envió a Albania cada año, lotes alimentos de 600 millones de dólares en el Tratado de Amistad entre Albania y Yugoslavia, en julio de 1946 se expresó claramente: los planes económicos de los países eran coordinados, ambas monedas eran iguales entre sí, se dispuso un sistema de precios unificado y costumbres para una posible unión.

Además, el gobierno albanés busco la inversión para desarrollar una industria nacional mediana, mientras que los yugoslavos insisten en que los albaneses deben concentrarse en la agricultura y en la extracción de materias primas.

Las relaciones entre Albania y Yugoslavia se deterioraron considerablemente, debido al hecho de que el proceso de integración se encontrado la resistencia de varios líderes del PC de Albania, que temían ser una parte de Yugoslavia y de perder su soberanía, a parte de las posibles sospechas sobre Tito y su ideología.

En el PC de Albania se enfrentaron dos líneas, "la línea de Hoxha" que no quería la integración y apostaba por una industrialización del país, y la "línea de Koçi Xoxe" el rival político y ministro de interior que lucho por esta integración y que buscaba en el tema económico la importación de la industria del exterior, en este caso sobre todo de Yugoslavia a la vez que se mantenía el énfasis en la producción de materias primas, este último seria purgado en 1949 por sus demostradas acciones como agente titista, las cuales él mismo y otros miembros como reconocieron en varios plenos del CC durante 1948. Veamos un ejemplo de esta lucha intestina en la cual los delegados yugoslavos como Tempo o Stojnic en Albania intentaban imponer sus ideas mediante sus simpatizantes como Koçi Xoxe:

"No se puede seguir adelante sin Yugoslavia y, en particular, sin Yugoslavia, como ya se ha creado en los Balcanes y en Europa .. La perspectiva de Yugoslavia es la perspectiva de los Balcanes y de Europa... usted habla muy poco de nosotros, por lo tanto, en el futuro, usted debe hablar más sobre Yugoslavia y Tito."

"Los grandes aliados, que desempeña un papel decisivo en esta guerra todo se debe mirar en la misma forma, por el nuevo estado," "¿Cómo?" Preguntó Hoxha. "Al poner a la Unión Soviética en pie de igualdad con los otros demás?"

"Desde el punto de vista del Estado sí"
, explicó Stojnic. "La política de un verdadero estado no hace ninguna diferenciación. De manera no oficial, por ejemplo, a través de los canales del partido de la Unión Soviética puede ser considerado como el principal aliado y más natural, pero no a través de los canales estatales, los Estados Unidos y Gran Bretaña son siempre aliados, y su presente política es positiva y en nuestros propios intereses". (Velimir Stojnic, Conferencia Berat, 1944)

El PC Albanés con Hoxha fue crítico con las notas de términos desiguales del llamado "acuerdo económico de Yugoslavia - Albania" y acusó a los asesores de Yugoslavia de que deliberadamente querían frenar el desarrollo del país. Entre otras cuestiones porque los yugoslavos aconsejaban a sus vecinos importan la maquinaria industrial de Yugoslavia y alentaba a que se centrasen en la agricultura. Finalmente con la ruptura del 1948 entre Yugoslavia y el bloque socialista, a nadie le quedaba duda de que Hoxha seguiría manteniendo el liderazgo del partido, es más las famosas cartas entre Stalin y Tito sirvieron para esclarecer dentro del partido las pocas dudas que aún existían entre los pocos protitistas que quedaban en el Partido, de hecho como ya se ha comentado, el propio Koçi Xoxe aceptaría su nefasto papel en dichas tramas antialbanesas. Econmicamente el corte de relaciones entre Albania y Yugoslavia, ruptura que se produjo un poco antes de la condena de los demás países de la deriva nacionalista de Yugoslavia, no supuso en verdad un verdadero problema para Albania, pues además la URSS se hizo cargo de los lastres económicos de postguerra de Albania. Así lo expresó Enver Hoxha todo este proceso yugoslavo de frenar la expansión de las fuerzas productivas:

"El PCY dijo: "Este no es el momento para las transformaciones de carácter socialista" Nuestros amigos obstaculizaron grandemente y nos confundieron también sobre la cuestión de la reforma agraria. Nos aconsejaron que no hay que caer sobre los antiguos propietarios, se nos dijo que tomaramos un poco de su tierra (incluso alguien nos "aconsejó" pagar por ello con dinero) y dejarles una buena parte de la tierra que, de hecho, representa áreas diez o veinte veces más grandes que las de los "pobres". En cuanto a la industria se nos informó: "Más adelante, veremos qué se puede hacer con las minas y el petróleo, por lo que se tiene por el momento registrado, nos proveen de materia prima y nosotros se le proporcionará una amplia de productos terminados", "la agricultura es en lo que usted debería ocuparse como el país atrasado agrario sois"

Este abuso, entre otras desviaciones, lo reflejo del siguiente modo G. Dimitrov:

"Las revelaciones hechas y las tramas destapadas en el I Congreso del Partido Comunista de Albania pone de relieve una vez más las intenciones agresivas de Tito y su grupo, siendo esta vez Albania su objetivo y el marco donde resale su política hipócrita, su rancio nacionalismo y la muestra definitiva que se aleja del frente unido con la Unión Soviética y las demás democracias populares". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)

Durante la guerra civil griega que se reanudo en 1946, y duro hasta el 1949 bajo el liderazgo del KKE y el secretario general Nikolaos Zachariadis. Los partisanos comunistas griegos dominaban un vasto territorio excepto ciudades como Tesalónica o Atenas. La gran fama del partido fue oscurecida por los movimientos oportunistas del partido a cargo de Georgios Siantos, todo ello se tradujo en claudicaciones, sobretodo tras la intervención directa británica en la península y la fallida insurrección en Atenas contra el ejercito británico, finalmente eso sumado al infame Tratado de Varkiza de 1945, este fue un tratado que suponía el desarme de las milicias y ejercito del KKE frente al gobierno títere monárquico de los británicos. Esta traición se realizó por a cargo traidor Georgios Siantos aprovechando que Nikolaos Zachariadis estaba encarcelado, finalmente fue descubierto como un provocador y agente enemigo.

La presión de occidente en cuanto al tema griego comenzó a ser siempre a través de las Naciones Unidas. El 10 de diciembre 1946 en Nueva York el Consejo de Seguridad comenzó su investigación en el caso de la intervención de Yugoslavia, Bulgaria y Albania, en apoyo de la guerra civil y la insurgencia en Grecia. El 21 de octubre 1947 La Asamblea General de la ONU pidió a Bulgaria, Albania y a Yugoslavi a resolver todas las contradicciones con Grecia por medios pacíficos. Adoptó una resolución de condena a Albania, Bulgaria y Yugoslavia para apoyar a la guerrilla, que, como se señaló: había creado una amenaza a la independencia política e integridad territorial de Grecia, así como la paz y la seguridad en los Balcanes.

Sin embargo, los comunistas griegos no tenían ninguna intención de abandonar la lucha contra el régimen monárquico. En respuesta, se intensificó drásticamente la ayuda de EE.UU. para el gobierno monárquico.

Complicaciones en la creación de la federación eslava del sur, 1948

El 17 de enero 1948 Dimitrov, dijo en una conferencia de prensa en Bucarest, donde discutió con el líder del principal partido comunista rumano George Dej launión aduanera:

"En el tema de la Federación, en Rumanía y en Bulgaria, Yugoslavia, Albania, Checoslovaquia, en Polonia, Hungría, probablemente en Grecia, nuestro pueblo puede decidir. Decidiremos crear una federación o confederación, dónde y cómo se va a realizar." ("La Pravda" de 23.01.1948, el op. Anikeev en A.).

En 1948 con todos estos precedentes, se pretende mandar a Albania dos divisiones yugoslavas para una posible invasión de la Grecia monárquica sin consultar a la URSS, una acción temeraria como en el caso de la cuidad de Trieste del 1945.

Koçi Xoxe el líder pro-yugoslavo del PCA convoca una reunión del Pleno del Comité Central. En el VIII Pleno de Marzo de 1948 que se celebró bajo las sombras de la posible entrada de las divisiones yugoslavas, se puede decir que fue un triunfó para la sección pro-yugoslava del PC albanés y la última victoria política de Koçi Xoxe, Enver Hoxha fue capaz de mantener su puesto de Secretario General pese a sufrir ataques directos e indirectos, algunos de sus seguidores o de miembros neutrales en la disputa interna fueron expulsados del Comité Central. Mientras tanto los soviéticos expresaron así su malestar con los yugoslavos por la acción cuando Enver Hoxha informó a Stalin sobre esta intentona yugoslava de ocupar Albania:

"¿Crees que esta situación es normal, cuando Yugoslavia, con un tratado de asistencia mutua con la Unión Soviética considera que sólo no se debe de consultar a la URSS el enviar tropas en Albania, sino que tampoco se informe a la Unión Soviética en una orden posterior? Para su información sepa que el gobierno soviético accidentalmente se enteró de la decisión del gobierno yugoslavo en el envío de sus tropas a Albania desde conversaciones privadas con los representantes de los trabajadores soviéticos-albaneses. Pero si crees que esta en el orden de lo normal, tengo que decir en nombre del Gobierno de la URSS, que la Unión Soviética no se pone de acuerdo ante este hecho consumado, lo considera anormal. Y, por supuesto, está claro que la Unión Soviética como un aliado de Yugoslavia no se hará responsable de las consecuencias de tales acciones hechas por el gobierno yugoslavo sin consulta y sin el conocimiento del gobierno soviético". (Molotov en nombre de IV Stalin ordena el 01 de febrero este telegrama a Tito)

Se propuso una reunión triple en Moscú el 10 de febrero de 1948, entre Bulgaria, Yugoslavia y la misma URSS en 1948. Tito se negó a ir, alegando problemas de salud. Allí de nuevo Stalin reclamó a los presentes que se tuviera que informar por terceros de hechos tan importantes, las conversaciones culminaron en firmas sobre política exterior. Al mismo tiempo, Stalin seguía estando de acuerdo con el avance de la integración de los dos países, e incluso se ofreció para acelerar la unificación de Yugoslavia y Bulgaria, no solo eso, sino como es conocido según Karldej supuestamente también con Albania.

E. Kardelj y M. Djilas y regresaron a Belgrado y reportaron la conferencia tripartita y los acuerdos con Moscú y Stalin sobre establecer la Federación de Yugoslavia y Bulgaria. Pero de repente Tito se comportó extrañamente. En contradicción con sus declaraciones en noviembre de 1947, cambio de parecer. En el 1 de marzo de 1948, el Buró Político del Comité Central del PCY decidió no forzar la creación de una federación con Bulgaria, ya que, como se  señaló, tal medida sólo complicaría la situación de Yugoslavia.

La propuesta soviética de unión inmediata con Bulgaria fue rechazado por Tito con el argumento de que requiere una preparación minuciosa de largo. Tito el 1 de Marzo llevó al Buró Político a abandonar la propuesta de creación del plan de Stalin de la federación búlgara-yugoslava. Y él en esa sesión del Buro fue quien hizo hincapié en las diferencias del PCY con el PCB y el PCUS, sólo el secretario Sreten Zhuyovich protesto acerca de este repentino cambio. Después de la reunión Zhuyovich informó a la embajada soviética sobre cómo tuvo lugar la reunión.

Tito el Buró Político destacó las diferencias ideológicas que existen entre ambos PCY y BCP, y entre el PCY y el PCUS, que, a su juicio, era un obstáculo para la rápida creación de la federación. Resumiendo el intercambio de puntos de vista, dijo:

"La cuestión con las fuerzas búlgaras sobre la federación en términos económicos no es posible, la cuestión no está aún madura...

Nosotros no somos peones en un tablero de ajedrez. Todavía no se puede cristalizar la federación, no es posible, tenemos que centrarnos sólo en nuestras propias fuerzas, Moscú y Sofía se han hecho conscientes de esto, ya que la intención de Belgrado para continuar más discusión sobre este tema es inútil por ahora. Tenemos que confiar únicamente en sus propios recursos."


Así explicó este cambio de parecer de Tito el otro interesado, G. Dimitrov:

"Nuestro Partido firmemente escogió aquel curso, que confiaba en la palabra de los comunistas yugoslavos a quienes nosotros mismos fuimos atados por el trabajo común y la asociación que cubrió un período de muchos años. Y es este mismo soporte presente de nuestro Partido el cual mantiene a su fraternal Partido vecino. Pero los líderes nacionalistas de Yugoslavia dejaron este único camino correcto y lo arrojaron por la borda sin apenas sonrojamiento de su parte. Después de que los dos gobiernos habían estado de acuerdo sobre una serie de medidas que se relacionan con el establecimiento próximo de la federación, el Comité Central del Partido Comunista yugoslavo informó a nuestro Partido en marzo de 1948 que había cambiado de opinión, que nosotros no deberíamos apresurarnos en cuanto a la federación, y que rechazaban hablar de la materia más adelante. Lo curioso, es que al mismo tiempo, los líderes yugoslavos ponían como tarea central la transformación del distrito Pirin (En Bulgaria) como una región autónoma, con la idea de su próxima inclusión en Yugoslavia independientemente de la comprensión existente sobre la creación de una federación entre el Estado búlgaro y yugoslavo.. (...) El punto principal en los ataques contra las democracias populares hechas en julio pasado durante el V Congreso del Partido Comunista yugoslavo, realizado en Belgrado, fue dirigido contra nuestra nación. En sus discursos Tito, Djilas, Tempo, Kulishevsky, y Vlahov escupieron su veneno chovinista contra Bulgaria apuntando siempre concretamente y para que no hubiera dudas contra nuestro Partido, cuyo defecto, según les parece, es nuestro rechazo de dejarles que se apoderen del distrito Pirin y que condenemos su traición. El General Tempo en un arrebato fue tan lejos en su autoengaño chovinista como para llegar a burlarse de la lucha antifascista del pueblo búlgaro y su movimiento partisano, aunque cada uno de los implicados en esta pugna sepa que nuestros partisanos lucharon juntos y de modo fraternal con partisanos yugoslavos, y es más, es de saber común también que nuestro ejército jugó parte activa bajo el mando del Marshal Tolbukhin en la guerra para la liberación final de Yugoslavia". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)

En la reunión interna del PCY también se hizo hincapié en que la federación con Bulgaria podría ser utilizado por la Unión Soviética como un instrumento de control tanto para Yugoslavia, como para Bulgaria, debido a la gran influencia soviética Tito dijo un obstáculo más para la formación de la federación, es decir, que quedaban los problemas territoriales en las relaciones con Bulgaria sobre la Pirin Macedonia. Alexander Rankovic, tocando este último tema, dijo en el Comité Central de el PCY no están de acuerdo en este tema con la posición de los camaradas búlgaros, porque:

"lo que está sucediendo ahora en Pirin Macedonia no está en el espíritu de los acuerdos anteriores"

Junto con el hecho de no llevar a cabo nuevas negociaciones sobre esta cuestión, porque, a su juicio, la federación no debería tener que darse prisa, Yugoslavia puso en primer plano la idea de convertir la región de Pirin en una Comunidad Autónoma con el fin de anexarla a Yugoslavia, a pesar del acuerdo existente sobre la creación de la federación. Por lo tanto, querían obtener de los búlgaros el territorio de Macedonia inmediatamente y quedarse el borde occidental a toda prisa.

Toda esta subversión la relató poco después el propio G. Dimitrov:

"Tras el Acuerdo de Bled, y con el fin de ayudar a impulsar el proceso de la futura unificación de las regiones de Macedonia de ambos países, nuestro Partido legitimó la introducción de la lengua oficial macedonia como asignatura obligatoria en todas las escuelas del distrito de Pirin, y admitió a muchos profesores macedonios de Skopje como instructores, así como que bibliotecarios macedonios hicieran circular libros macedonios. Esta fue una prueba de que nuestro Partido sintió la mayor simpatía posible por la unificación del pueblo macedonio.

Pero los líderes de Belgrado y Skopie nos traicionaron a pesar de las nobles intenciones de nuestro Partido. La mayor parte de los profesores y bibliotecarios enviados de Skopie, claramente bajo instrucciones de sus líderes yugoslavos, se hicieron agentes propagandísticos del gran chovinismo yugoslavo, por lo que difundieron constantemente propaganda antibúlgara; y más tarde, después de la traición del grupo de Tito hacia la propia URSS y el campo antiimperialista entero, estos mismos salieron abiertamente como agentes antisoviéticos.

Lo que los agentes de Kulishevsky hicieron en el distrito de Pirin no era más que un reflejo de lo que había sucedido ya dentro de la República Popular de Macedonia (en Yugoslavia). Bajo el pretexto de la lucha contra gran chovinismo búlgaro y con la ayuda del aparato del Estado y todas las demás organizaciones públicas -políticas y culturales-, le llevo a cabo una sistemática campaña contra todo búlgaro, contra el pueblo búlgaro, su cultura, su democracia popular, la política de su Frente de la Patria y especialmente contra nuestro Partido. No hay libros o periódicos búlgaros en dicha región, ni siquiera el «Rabotnichesko Delo» se permite en la República Popular de Macedonia. Todas las inscripciones en búlgaro de los edificios de vieja escuela así como otros monumentos fueron borradas meticulosamente. Nombres familiares, como por ejemplo Kulishev, Uzunov, Tsvetkov y otros, se convirtieron, como sabemos, en Kulishevsky, Uztunovsky, Tsvetkovsky, por lo que así no tendrían ya nada en común con los nombres búlgaros.

Los funcionarios públicos en la República Popular de Macedonia  tenían el descaro de hacer declaraciones insidiosas dirigidas contra los búlgaros y contra Bulgaria. En su discurso, entregado el 23 de marzo de 1948 antes de que el II Congreso del Frente de los macedonios, Kulishevsky calumniosamente acusó sin ningún reparo a nuestro país y a nuestra autoridad popular de oprimir la población macedonia en el distrito Pirin. El discurso provocativo de Kulishevsky con impaciencia fue reproducido por los periódicos, agencias de noticias y radio, de los imperialistas anglo-americanos, que utilizaron dicha acusación gratuita de los yugoslavos para lanzar una dañina campaña contra la República Popular de Bulgaria y sobre todo para evitar la unificación de los macedonios". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)

Para entender un poco más la polémica en cuanto a las pretensiones yugoslavas sobre la Pirin macedónica-búlgara y sobre las minorias étnicas macedónicas en Grecia, así como todo el en general consultemos a otro implicado directo, Nikos Zahariadis:

"El movimiento popular democrático de nuestro país no tiene, desde el momento de la primera ocupación, conocido de un enemigo astuto y repugnante como la camarilla de Tito. El Gran Serbia chauvinismo de los titistas en relación con el movimiento de resistencia en Grecia se puso de manifiesto ya en 1943, cuando la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia declaró que el pueblo de la Aegean Macedonia (macedonios en tierra griega) sólo pudo ganar su liberación en el marco de Yugoslavia. El corolario de esto es que es el primer deber de todos los patriotas macedonio para luchar contra el Partido Comunista de Grecia y EAM y en vez de colaborar con los agentes de Tito.

Tito organizó la emigración masiva de los macedonios a Yugoslavia privando así a Macedonia del Egeo de su población macedonia. Por cierto, los griegos monarcho-fascistas han estado tratando de lo mismo desde hace muchos años, con la esperanza de cambiar la composición étnica del Egeo Macedonia. Por otra parte, los titistas están tratando de reclutar agentes de estos refugiados que, después de la formación necesaria, se envían a Grecia para operar contra el Partido Comunista de Grecia, EAM y el movimiento revolucionario de nuestro pueblo.

En su comunicado del 6 de julio de 1949, el Cuartel General del Ejército Democrático manifestó que el 05 de julio 1949 monarcho-fascistas tropas utilizaron el territorio yugoslavo con el fin de eludir las unidades del Ejército Democrático en la zona Kaimakchalan.  El mismo día, el "Free Grecia" agencia telegráfica, basándose en un documento oficial (el informe del teniente coronel Petropulos, comandante del batallón de los monarcho-fascistas '516o, al general Grigoropulos, comandante del cuerpo de ejército tercera), informó que el 04 de julio 1949, es decir, la víspera del día en que los monarcho-fascistas cruzó territorio yugoslavo, una reunión de Yugoslavia y monarcho-fascistas oficiales griegos se habían celebrado en el ámbito de la Popovolossi y Kaimakchalan". A esta reunión asistieron los oficiales británicos y estadounidenses. La agencia Tanjug no negó este hecho, ni tampoco el representante de la Oficina de Asuntos Exteriores británica cuando se le preguntó acerca de esta reunión. Una vez más, tampoco lo niego Tito en su discurso en Pola (Istria), el 10 de julio de 1949. Al igual que la agencia Tanjug, simplemente trató de refutar el hecho de que un acuerdo había sido alcanzado permite al monarcho-fascista a utilizar el territorio yugoslavo.

Esa fue la versión de Belgrado, cuando las Naciones Unidas para los Balcanes Comisión en Atenas publicó su comunicado del 21 de julio de 1949. El único objetivo de esta comunicación es para encubrir la colaboración de Tito con los monarcho-fascistas, una colaboración que se había quedado al descubierto por el Cuartel General del Ejército Democrático y el Tratado de Libre Radio Grecia el 6 de julio de 1949. Este comunicado de la Comisión de los Balcanes es muy importante ya que, para empezar, por primera vez en su historia, la Comisión admitió que los monarcho-fascistas habían violado la frontera yugoslava en la zona Kaimakchalan en muchas ocasiones. Afirmó, sin embargo, que esto había sido hecho por la artillería y los aviones y no por la infantería. En segundo lugar, el comunicado admitió que una reunión de monarcho-fascista y oficiales yugoslavos se habían celebrado en la zona Kaimakchalan." (Nikos Zahariadis, La puñalada de Tito en la espalda de la democracia popular griega, 1949)


Como vemos las posiciones chovinistas de Tito son claramente expansionistas en su trato con Albania, pero de igual modo y menos conocidos fueron sus tratos y reclamaciones chovinistas con Grecia y Bulgaria.

Entonces entró en este entramado de polémicas con el grupo yugoslavo un nuevo jugador con energías renovadas. Albania. En marzo, el líder comunista de Albania Enver Hoxha estaba tratando de encontrar una posición con respecto a este esquema de federación que Tito le planteaba, refiriéndose a una propuesta formulada a la parte albanesa de representantes de Yugoslavia comandados entre otros por S. Zlaticha y el general M. Kupreshanina que tomaron la iniciativa en este asunto y la demanda que a Moscú de asociación con Yugoslavia, no explicaron factores externos ni la situación interna, y todo ello sin informar al liderazgo búlgaro. Como se puede ver, de repente Yugoslavia decidió absorber Albania, pero se evaporaba la unión con Bulgaria.

En un momento en las negociaciones albano-yugoslavas Enver Hoxha dijo, como se señala en el informe, del embajador soviético en Albania D. Chuvahin:

"Nosotros, los albaneses, y estaremos de acuerdo en la federación de Yugoslavia sólo cuando nos lo diga el camarada Stalin". Esto se dijo en marzo de 1948.

En el liderazgo búlgaro, sin saber los detalles de la posición de Belgrado de nuevo, esperaban que para finales de 1948, la federación de los tres países, como lo fue "recomendado" por Stalin durante la reunión de Moscú se convirtiera en una realidad. En marzo, Dimitrov dijo que el embajador de Albania en Sofía, tras un acuerdo entre el Partido Comunista de Bulgaria y Albania (alrededor de junio), que se podía esperar la decisión final del Parlamento de los tres países en el tema de la Federación. Para los búlgaros esta cuestión cambió drasticamente desde el verano de 1948, debido la internacionalización del conflicto con la Unión Soviética y los países de "democracia popular" en cuanto a Yugoslavia y la condena del PCY en la reunión de la Kominform en Bucarest.

La ruptura de Yugoslavia con el campo socialista, junio de 1948


A todo ello sospechando para que fines se iban a utilizar los créditos soviéticos y sabiendo las últimas declaraciones de Tito sobre varias materias como el rechazó repentino a la federación, Stalin no llegó a entrar en un nuevo acuerdo económico con Yugoslavia, así que retiro sus técnicos de Yugoslavia el 18 de Marzo al no renovar el acuerdo económico, fue el momento donde se podía empezar a vislumbrar las diferencias más profundas en todas las facciones.

Stalin y Molotov enviaron una primera carta a los líderes de Yugoslavia el 27 de marzo, el mismo día que abandono el último técnico soviético tierra yugoslava. Se acusó a los yugoslavos de anti-sovietismo y del hecho de que el primer viceministro de Relaciones Exteriores Vladimir Velebit era un espía británico sabido por todos, algo donde por lo vista hacía nada reseñable contra esto. Esta carta fue en resumidas cuentas con las siguiente reclamaciones:

"Sabemos -Stalin escribió- que los círculos gobernantes de Yugoslavia siguen en la propagación  de declaraciones antisoviéticas de este tipo:

"El PCUS es un partido degenerado y la Unión Soviética esta dominada por el chovinismo.", "pretenden esclavizar Yugoslavia económicamente a la Unión Soviética.", "la Kominform es una herramienta de la esclavitud de otras partes del PCUS." etc.


Detrás de muchas declaraciones anti-soviéticas en general, destacamos:

"El socialismo en la URSS ya no es revolucionario", que "Yugoslavia sólo es verdadero portador del socialismo revolucionario."

Tito elaboro la respuesta, rechazando prácticamente todas las acusaciones y críticas, que fueron aprobadas por el pleno del Comité Central del Partido Comunista yugoslavo, y fue enviado desde Belgrado el 13 de abril. Él negó la postura de un PCUS pseudosocialista defendiendo la naturaleza auténticamente revolucionaria del PCUS y reafirmando su alta opinión acerca de la URSS. No obstante, el PCY dejó entrever su vena nacionalista al mencionar:

"No importa cuánto cada uno de nosotros ame a la tierra del socialismo, la URSS, en ningún caso puede amar menos a su propio país".

La URSS siguió enviando una segunda carta el 4 de Mayo, la carta fue aún más dramática, Stalin y Molotov escribieron un volumen de 25 páginas. En su nueva carta, Molotov dijo:

"Creemos que la base del Buró Político del Partido Comunista yugoslavo la falta de voluntad de admitir sus errores con honestidad y conciencia corregir su excesiva arrogancia son los líderes yugoslavos. Después de los éxitos que han mareado. El Camarada Tito y Kardelj dijo en su carta sobre los méritos y logros del Partido Comunista de Yugoslavia, que el PCUS  anteriormente encontró aceptables, y ahora ignora. Esto es incorrecto. Nadie puede negar los méritos y éxitos del PCY. Ellos son innegables. Sin embargo, los logros y éxitos de los partidos comunistas de Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Albania, no son menos. Sin embargo, los dirigentes de estos partidos se mantienen con modestia y sin gritar acerca de sus méritos en oposición a los líderes yugoslavos que pasó silbando a las orejas de su jactancia incontenible".

Stalin dijo: "Los avances partido comunista yugoslavo no se debe a algunas de las cualidades especiales, pero sobre todo el hecho de que después de la derrota del Estado Mayor de los paracaidistas partisanos yugoslavos por los alemanes cuando el Movimiento Popular de Liberación de Yugoslavia estuvo en crisis, justo ahí llego el Ejército Rojo a la ayuda del pueblo yugoslavo, rompió las fuerzas de ocupación alemanas, liberadando Belgrado conjuntamente y por lo tanto creó las condiciones para llegar al poder, Partido comunista yugoslavo.

Como se ve es una crítica absolutamente respetuosa de los dos líderes soviéticos, añadir que la URSS se esforzó por financiar a la Yugoslavia de post-guerra como hemos visto e intentaron a la vez conseguir un gobierno de influencia comunista en Yalta negociando con las potencias capitalistas, algo inimaginable antes del 1939, por la situación política, algo que parecía que parece que los yugoslavos olvidaron.

La carta de Stalin y Molotov, se discutió en la reunión del Comité Central del Partido Comunista Yugoslavo, tras lo cual la respuesta fue dada, la cual rechazaba de nuevo las acusaciones soviéticas, y acusaba de dirigida a socavar la autoridad de los líderes yugoslavos, con la presión de una gran potencia como era la URSS en un pequeño país donde con esto se intentaba degradar la dignidad nacional y ponía en peligro la soberanía e independencia de Yugoslavia. Todos los miembros del CC, excepto Zhuyovicha y Gebrancha votaron a favor de esta carta, por lo que Zhuyovicha y Gebrancha fueron arrestado poco después. [3]

Pero como todos sabemos a posteriori, las acusaciones soviéticas de difamación al PCUS no eran infundadas. Las acusaciones de burocratismo, y de toda índola anti-soviéticas que Stalin y Molotov denunciaron al PYC por parte ellos hacía el PCUS, como recordamos fueron negadas inicialmente, pero curiosamente poco a poco fueron reconociendo estas acusaciones que partían de Yugoslavia hacía la URSS, y años después siguieron en el mismo tono. A la pregunta del entrevistador indio de la IV internacional sobre la creación de nuevos partidos comunsitas independientes Tito afirmó:

"Esta es una pregunta oportuna, porque los partidos comunistas y los movimientos sindicales de muchos países han retrocedido. Esto es cierto de Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica y casi todos los países capitalistas, porque la clase obrera ha perdido la confianza en su liderazgo, debido al hecho de que los partidos comunistas ya no seguir políticas independientes y que la lucha principal no es para el mejora de las condiciones de vida de las masas trabajadoras, sino por el contrario, se están convirtiendo cada vez más instrumentos de la política de la Unión Soviética."  (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950)

Sobre las relaciones de Unión Soviética con el resto de países, el yugoslavo acuso a la URSS de imperialismo:

"Por ejemplo, el comercio de la Unión Soviética con los países socialistas se realiza sobre una base puramente capitalista. Ellos venden lo más alto posible y comprar lo más barato como pueden, tratando de obtener la mayor cantidad posible de países socialistas con el pretexto de fortalecer el movimiento obrero internacional, ayudando a la ftrst país del socialismo. En realidad, esto significa ayudar a un país imperialista ya que la política exterior soviética se desvió completamente del camino - un camino que consiste en todo las ayudas a un pequeño país socialista y de no injerencia en los asuntos de otros países". (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950)

Tito hizo hincapié en que todas las estimaciones todo se basa en hechos inexactos y calumnias, y hubo una propuesta para resolver todas las cuestiones a través de negociaciones en Belgrado. Pero Stalin rechazó esta propuesta y señaló que este caso será considerado todo ello en el consejo de la Kominform. Stalin insistió en que el árbitro furera la Kominform para la consideración del conflicto. La negativa del PCY a asistir a la reunión Stalin la califico como: Un "cisma y una traición.".

Tito ni siquiera concurrió a la segunda reunión del Kominform, temiendo que era posible que Yugoslavia fuese abiertamente atacada. El 28 de junio, los otros países miembros decidieron expulsar a Yugoslavia del seno de la organización, citando a los “elementos nacionalistas” que habían “logrado en el curso de los últimos cinco o seis meses alcanzar una posición dominante dentro del liderazgo del PYC".

Estas fueron las resoluciones del 28 de junio del 1948 más reseñables expresadas de forma resumida, aquí obviamente se tocan varios temas de los que no me he parado a hablar y los que son muy importantes para entender el cisma como un todo conjunto y no como una o dos diferencias entre el PCY y el resto de países:

"1. El Buró de Información sostiene que recientemente la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia ha seguido una línea incorrecta sobre cuestiones fundamentales de política interior y exterior, una línea que representa un alejamiento del marxismo-leninismo. En relación con esto, el Buró de Información aprueba la acción del Comité Central del PCUS (b), que tomó lo iniciativa en exponer esa política incorrecta del Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia, particularmente la política incorrecta de los camaradas Tito, Kardejl, Djilas y Rankovic.

2. El Buró de Información declara que la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia está siguiendo una política inamistosa hacia la Unión Soviética y el PCUS (b). En Yugoslavia se está llevando a cabo una indigna política de difamación de los expertos militares soviéticos y de descrédito de la Unión Soviética. Se ha establecido un régimen especial para los expertos civiles soviéticos en Yugoslavia. Ellos están bajo la vigilancia de los órganos de seguridad del estado yugoslavo y son seguidos continuamente." Los líderes del Partido Comunista de Yugoslavia han adoptado una postura indigna de comunistas y han comenzado a identificar la política exterior de la Unión Soviética con la política exterior de las potencias imperialistas, comportándose ante la Unión Soviética de la misma forma como se conducen ante los estados burgueses. Precisamente debido a esta postura anti-soviética, la propaganda difamatoria sobre de la “degeneración” del PCUS (b), sobre la “degeneración” de la URSS, etc., prestados del arsenal del trotskismo contrarrevolucionario, se ha hecho corriente en el Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia. El Buró de Información denuncia esta actitud anti-soviética de los dirigentes del Partido Comunista de Yugoslavia, que es incompatible con el marxismo-leninismo y es característica de los nacionalistas.

3. En política interior, los líderes del Partido Comunista de Yugoslavia se están alejando de la posición de la clase obrera y están rompiendo con la teoría marxista de las clases y la lucha de clases. Niegan que en su país haya un crecimiento de los elementos capitalistas y, consecuentemente, niegan el agudizamiento de la lucha de clases en el campo.

4. El Buró de Información considera que la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia está revisando las enseñanzas del marxismo-leninismo acerca del Partido. De acuerdo con la teoría marxista-leninista, el Partido es la fuerza dirigente y principal del país, tiene su programa propio y específico y no se diluye en las masas sin partido.

5. El Buró de Información considera que el régimen burocrático creado en el Partido por sus dirigentes es desastroso para la vida y desarrollo del Partido Comunista de Yugoslavia, donde no existe democracia interna partidaria, no hay elecciones ni crítica y autocrítica.

6. El Buró de Información considera que la crítica realizada por el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) y los Comités Centrales de otros partidos comunistas, de los errores del Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia –que de esta manera le brindan una ayuda fraternal–, le ofrece al Partido Comunista de Yugoslavia todas las condiciones necesarias para corregir rápidamente los errores cometidos.

7. Tomando en cuenta la situación del Partido Comunista de Yugoslavia, y buscando mostrar a los dirigentes del Partido la salida de esta situación, el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) y los Comités Centrales de los demás partidos hermanos, sugieren que la cuestión del Partido Comunista de Yugoslavia sea discutida en una reunión del Buró de Información

8. En vista de esto, el Buró de Información expresa su total acuerdo con la evaluación de la situación del Partido Comunista de Yugoslavia, con la crítica de los errores del Comité Central de ese partido y con el análisis político de esos errores, contenidos en las cartas del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) al Partido Comunista de Yugoslavia, entre marzo y mayo de 1948."
Resolución del Buró de Información de la Kominform, “Sobre la situación del Partido Comunista de Yugoslavia”, 28 de junio de 1948


En su informe al V Congreso de la Liga del PCY realizado en 1948, Edvard Kardelj, recurrió a algunas citas de Stalin para refutarle y afirmar que Yugoslavia:

«rechazaba a los elementos kulaks» y jamás tomaría «posiciones antisoviéticas.» Informe: El PCY en la lucha por una nueva Yugoslavia.

Como vemos esto no pasó en la realidad como demuestra la crítica de la Kominforn.


Última edición por NG el Vie Jun 21, 2013 7:43 am, editado 2 veces
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2038
Reputación : 2249
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Re: El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por NG el Mar Feb 12, 2013 12:40 am

Desviación final del PCY en cuanto al socialismo científico: dependencia del imperialismo y creación de nuevas vías al socialismo

Un ejemplo de lo que criticaba Moscú y el resto de partidos hermanos afines era la lucha en el campo de los yugoslavos en durante la reconstrucción del país como también vimos en la resolución, en junio de 1948, el Buró de información de los partidos comunistas, (Kominform) que agrupaba a ocho partidos, publicó una resolución criticando al Partido yugoslavo. Señalaba que Tito no prestaba ninguna atención a la acentuación de las diferencias de clase en el campo ni al crecimiento de los elementos capitalistas en el país. Profundicemos un poco en esto:

Como sabemos hoy día después de la muerte de Tito, la estructura capitalista en el campo no cambió jamás durante el liderazgo del PCY, jamás se emprendió la colectivización con éxito y esta fue abandonada poco después del cisma de 1948. Un ejemplo de estas intenciones de la no transformación del campo la tenemos en: Bebler, viceministro de negocios extranjeros, declaraba el 29 abril de 1949:

"No tenemos kulaks como los había en la URSS. Nuestros campesinos ricos participaron masivamente en la guerra de liberación del pueblo. Lo que es más, nuestros kulaks, han tomado en cuenta la existencia de la URSS y su experiencia, han aprendido mucho sobre el destino de los kulaks en la URSS. Teniendo esto en cuenta, se mostraron más sensible y capitularon.  ¿Tenemos que destruir a los kulaks, a fin de satisfacer las supervivencias dogmáticos fosilizados? ¿Sería un error si logramos obtener de nuestro lado a los kulaks para pasar al socialismo sin lucha de clases?"

Este particular concepto de integración de la burguesía en el socialismo, fue algo que no era una creación de los yugoslavos, sino que hacía no mucho tiempo el propio Bujarin había planteado tesis similares, a posteriori otros como Browder o Mao también plantearon ciertas tesis parecidas a las de Tito y Bujarin sobre el tratamiento de la burguesía en la revolución socialista tanto en el tema económico, como en el cultural, llegando al punto de querer que el burgués perdiera el ánimo al lucro y defendiera la patria socialista:

"La abrumadora mayoría de los elementos burgueses y de los intelectuales provenientes de la vieja sociedad son patriotas, están dispuestos a servir a su floreciente patria socialista y saben que, si se apartan de la causa del socialismo y del pueblo trabajador dirigido por el Partido Comunista, no tendrán nada en que apoyarse y, en consecuencia, no habrá para ellos ningún futuro brillante". (Mao, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones, 1957)

Esto, se lograría mediante los siguientes métodos, los cuales como el lector sabrá apreciar son una clara concesión al capitalismo y a la burguesía, y un freno para el desarrollo del socialismo:

"Hemos logrado una victoria decisiva en la transformación socialista de la agricultura, la artesanía y la industria y comercio capitalistas en nuestro país. (…) La mayor parte de la industria y comercio capitalistas en el país ha sido objeto de la operación estatal-privada conjunta de operaciones. (...) Para alcanzar el socialismo por el capitalismo estatal, que es un medio pacífico de transición, nosotros hemos adoptado una política de rescate por pasos en la nacionalización de los medios de producción privados de la burguesía. Antes del rescate de empresas privadas en la dirección conjunta estatal privada, el rescate tomó la forma de distribución de ganancias en porciones hacia la parte de capitalistas (beneficios en un cuarto por ciento) según los ingresos netos de las empresas. Después de la conversión de las empresas privadas en la gestión estatal y privada conjunta de las operaciones enteras, la redención ha tomado la forma de pago de una tasa fija de interés, es decir, durante un cierto período, el Estado paga, a través de las empresas especiales de operaciones integrales, una tasa fija para las inversiones de los capitalistas. (...) La tendencia de desviarse de la línea general del Partido de "izquierda" se ha manifestado principalmente en la exigencia que el socialismo sera alcanzado de la noche a la mañana, en la exigencia que algún método de expropiación sea usado en nuestro país para eliminar la burguesía nacional como clase, o en que algún método sea usado para con dificultad nos lleve a la bancarrota la industria capitalista y el comercio, en la no admisión de esto, nosotros creemos en adoptar medidas para el avance paso a paso hacia el socialismo, creyendo que con esto nosotros podemos lograr el objetivo de revolución socialista por medios pacíficos". (Liu Shao-chi, Informe al VIII Congreso del PCCh, 1956)

Con estos métodos pacíficos y concesiones varias, se pretendía ir del capitalismo al socialismo:

"Nuestro método para llevar a cabo la revolución socialista es el método pacífico. En el pasado, mucha gente, tanto dentro como fuera del Partido Comunista, expresaban dudas a cerca de este método. Sin embargo, desde el verano del pasado año, debido al aumento del movimiento de cooperativización en el campo, y el recrudecimiento de la transformación socialista de las zonas urbanas en recientes meses, sus dudas por lo general se han despejado. Dadas las condiciones que prevalecen en nuestro país, es posible usar métodos pacíficos -estos son, el método de persuasión y educación- no sólo en lograr la transformación del sistema de propiedad individual en propiedad colectiva socialista, sino también en lograr la transformación del sistema capitalista al sistema socialista". (Mao, Discurso en la Conferencia Suprema de Estado, 1956)

Esto como hemos visto ya, la unión con las clases explotadoras era la tónica general del PCY. Neshkovic afirmó en una conferencia de Belgrado en un 8 de febrero de 1949, que los kulaks en Yugoslavia jugarían un papel progresista en la "construcción del socialismo":

"No hay ninguna necesidad de añadir ficción sobre una lucha de clases en nuestro campo. Nuestros kulaks no son los mismos que aquellos en la URSS. Ellos nos ayudaron durante la guerra. Ellos por lo tanto deberían ser agregados como la parte del campesinado trabajador. Debemos hacer entrar en kulaks en los comités populares, en el Frente Popular, en las cooperativas etc."

Tito por ejemplo, llegó a negar la existencia misma de los kulaks, o de clases en el campo. En el discurso de Skoplje, de principios de agosto, 1949 dijo:

"No podemos decir donde la frontera entre los campesinos medios y los kulaks comienza o termina. No se puede juzgar a una persona para ser un kulak en función del número de hectáreas de tierra en su economía".

Siguiendo con el hilo de las relaciones en el campo yugoslavo, podemos ver esta política de no diferenciar de clases en el campo, cuando se aplicaba la carga fiscal por igual:

"Las políticas fiscales titistas son la ruina de los campesinos pobres y medios. Los campesinos pobres que recibieron tierras en la reforma agraria tardía y limitada se quedaron sin la ayuda del gobierno en créditos baratos, semillas, equipo agrícola, animales de carga, y por lo tanto, con una carga fiscal que no podían soportar, lo que les hizo caer rápidamente bajo la dominación del kulak. Las cuotas establecidas por el Estado para la venta forzosa en la agricultura de los productos a precios bajos a las autoridades cayeron como una losa sobre los pobres y favorecieron a los campesinos ricos. Las cuotas obligatorias fijadas en octubre de 1949 obligaron a los pequeños campesinos con 5-7 acres de tierra a entregar en mano más de 450 kilogramos de trigo, sin importar la calidad de la tierra o el tamaño de la familia del campesino. Los campesinos con 11.7 hectáreas tenían que entregar más de 850 kilogramos, de los campesinos con 45 hectáreas o más unos 1.700 kilogramos. El resultado de estas y otras medidas similares ha sido mayor ruina de las masas de los campesinos de trabajadores, por el no cumplimiento de las contribuciones obligatorias en especie, las sanciones son muy pesadas. Aquellos que no cumplan en  el tiempo y en su totalidad reciben multas de hasta 50.000 dinares, con una alternativa de tres meses de trabajo forzoso (limpieza de los bosques, la construcción de carreteras, el trabajo en las minas bajo vigilancia policial)". (James Klugmann, De Trotsky a Tito, 1951)

También, otro rasgo que muestra la total incapacidad o voluntad de la dirección yugoslava de encaminar al país por el sendero del socialismo, es la situación de pequeñas propiedades netamente privadas del campo, habiendose evitado al colectivización:

"Contra lo que pudiera pensarse a primera vista, en un país que es declaradamente comunista, aunque manteniendo ciertas características especiales de independencia nacional, Yugoslavia no ha colectivizado su tierra sino en un quince por ciento, meta que nosotros conseguiremos en poco tiempo, quizás. Hay varias explicaciones para esta morosidad en cuanto a la colectivización de la tierra, que se realiza lentamente y por un gradual convencimiento. La más importante es el enorme espíritu individualista del campesino, dueño de una parcela heredada de antepasados que sudaron sobre ella quizás durante milenios; en estas condiciones, el campesino ha adquirido un sentido tal de individualidad que solamente las enormes ventajas de la colectivización permiten poco a poco permeabilizar la actitud de esta clase social para incorporarlas al trabajo común. Todas las colectividades de Yugoslavia, ya sean campesinas u obreras industriales, se guían por el principio de lo que ellos llaman la autogestión. Dentro de un plan general, bien definido en cuanto a sus alcances, pero no en cuanto a su desarrollo particular, las empresas luchan entre ellas dentro del mercado nacional como una entidad privada capitalista. Se podría decir a grandes rasgos, caricaturizando bastante, que la característica de la sociedad yugoslava es la de un capitalismo empresarial con una distribución socialista de las ganancias, es decir, tomando cada empresa, no como un grupo de obreros sino como una unidad, esta empresa funcionaría aproximadamente dentro de un sistema capitalista, obedeciendo las leyes de la oferta y la demanda y entablando una lucha violenta por los precios y la calidad con sus similares; realizando lo que en economía se llama la libre concurrencia". (Erneto "Ché" Guevara, Yugoslavia un pueblo que lucha con sus ideales, 1959)

Y este panorama no cambiaría nunca, es más iría en regresión constante:

"La pequeña propiedad privada domina plenamente en la agricultura yugoslava, donde ocupa el 90 % de la superficie de las tierras cultivables, 9 millones de hectáreas pertenecen al sector privado, y 1,15 millón de hectáreas, es decir el 10 % de la superficie total de las tierras de cultivo salen del sector capitalista monopolista. Más de 5 millones de campesinos en Yugoslavia se dedican a cultivar tierras de propiedad privada. El campo yugoslavo nunca se ha embarcado en el camino de una verdadera transformación socialista. Kardelj no tiene una palabra con respecto a esta situación en su libro y le evita tener que tratar con el problema de cómo su sistema de "auto-gestión" se extiende a la agricultura". (Enver Hoxha, La "autogestión" yugoslava - teoría y práctica capitalista, 1978)

Aún así, para los enamorados de la experiencia yugoslava, que defienden la tardanza de la colectivización a quién sabe que excusas, ilustraremos lo que fueron las falsas colectivizaciones durante los primeros años, y cómo precisamente la teoría de: "todos son campesinos trabajadores" sin hacer diferenciación de clases, llevo a que estas fueran un nido de explotación más del kulak. The Economist escribía el 18 de Febrero de 1950:

"En Yugoslavia la colectivización es más rápida que en otros lugares, pero la persecución de los kulaks es menos grave. Los kulaks no son, como en el resto de las "democracias populares", excluidos dentro de las granjas colectivas. Doctrinarios comunistas consideran que los intentos de la colectivización de la agricultura sin primero llevar a cabo liquidación de los kulaks como clase, se asimila a que un dentista considerare rellenar el interior de un diente sin necesidad de taladrar dicho diente previamente. La razón de Tito para esta política es, sin embargo, simple. Su política ya le ha ganado suficientes odios, si es que quiere mantener su régimen, debe al menos abstenerse de antagonizar toda la capa superior de los campesinos".

Y efectivamente, con dichas teorizaciones, así tenían que funcionar en la práctica:

"Formalmente los titistas comenzaron a establecer sus "cooperativas agrícolas" en 1946. En enero de 1950 afirmaban que había 6.615 productores en las cooperativas con unos 4 millones de hectáreas. La forma de organización se basa en que los miembros "ingresan" su tierra, los animales de carga, los animales de granja y sacan tantos beneficios de acuerdo a lo que han ingresado. Dentro de la teoría marxista no se debe considerar a esta forma de organización como un primer paso para desarrollar la colectivización de una forma justa. Más bien esta organización debería ser tomada como la forma final de la agricultura colectiva cuando ya no existen desajustes entre las clases de campesinos que integran la colectividad, pero no puede aceptarse eso en el inicio pues concede claros beneficios a los campesinos ricos, los kulaks. En esta organización extraña a las experiencias marxistas, las relaciones entre campesinos pobres y kulaks son así conservadas permanentemente e incluso son reforzadas en estas falsas colectividades, ya que los kulaks no sólo ejercen económicamente su dominación, sino que se le conceden así toda prerrogativa. Por eso a menudo se oye que hay voluntad e incluso entusiasmo entre los kulaks por entrar en las "cooperativas" y  que del mismo modo hay resistencia a la venta al por mayor de los campesinos pobres y medios". (James Klugmann, De Trotsky a Tito, 1951)

La situación económica desastrosa en Yugoslavia, y la represión anticomunista que llegó hasta la cúpula del PYC y afectó a personajes sospechosos de simpatizar con la resolución de la Kominform como Arso Jovanović, Slavko Rodic, Vlado Dapčević, o Andrija Hebrang  sumió al país en una gran crisis, para intentar salir del atolladero, los yugoslavos pidieron ayuda a las potencias occidentales y al Fondo monetario internacional, Enver Hoxha lo describe así:

"Después de 1948, Yugoslavia, estalló en una grave crisis política, ideológica y económica, se encontró en una encrucijada debido a las desviaciones anti-marxistas de su propio liderazgo. Los renegados titistas querían, por así decirlo, "sentarse en dos sillas". Ellos querían sentarse en la silla del marxismo-leninismo, simplemente por el hecho de mantener las apariencias, sólo para guardar las formas, mientras que firmemente la quisieron suplantar por la otra, por la "silla" capitalista-revisionista. Pero con el fin de lograr este objetivo, una cierta cantidad de tiempo debía ser necesario. En el período que siguió a 1948 fue fangoso y profundamente atormentado por una gran crisis, el desorden y la confusión."

En cuanto al tema de la represión tocado brevemente. En 1951 Tito comparó a los comunistas partidarios del marxismo-leninismo a una quinta columna hitleriana, justificando con ello la detención de los 200.000 comunistas, según testimonió el coronel Vladimir Dapcevic. Tito escribió:

"Los ataques de los agresores fascistas han probado que se le da mucha importancia a un elemento nuevo: "La quinta columna". Ésta es un elemento político y militar que entra en acción en el momento de los preparativos de la agresión. Hoy, se intenta de nuevo el hacer alguna cosa parecida en nuestro país, bajo diferentes formas, particularmente por parte de los países kominfornistas".

Tito aludía que iba a construir solo el socialismo y de forma rápida, a la pregunta de si Yugoslavia podía resistir sin la ayuda de la clase obrera internacional y del socialismo en otros países, Tito respondió:

"Puede aguantar. ¿Por qué no? Los mejores métodos por los cuales podemos ayudar a la clase obrera internacional consiste en esto: que luchamos por construir el socialismo en Yugoslavia con el tempo más rápido posible y por la elevación del nivel de vida, en una palabra, para la creación del socialismo. Este sería el mejor ejemplo para otros países". (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950

Pero todas estas afirmaciones quedaron en agua de borrajas, las contradiciones de las promesas titistas y su praxis son inequívocas, el ejemplo de ello de contradicción a esta vía a la construcción del socialismo de manera independiente y sin injerencia de ningún tipo fueron: las masivas ayudas de occidente al régimen yugoslavo, la paralización de la colectivización en el campo, y el propio experimento anarcosindicalista de la autogestión, combinado todo ello con una descentralización, abolición de control de precios, e incluso control en el comercio exterior que demuestra las mentiras de los titistas.

Veamos un poco todo esto: el periódico "The Times" del 17 de abril de 1951, informó que el Banco internacional de la Reconstrucción concedió en octubre de 1949 a Yugoslavia un préstamo de 2.700.000 dólares, y el Fondo monetario internacional dos préstamos sucesivos, en el mismo año, para un total de 12 millones de dólares. El Congreso americano autorizó la concesión en diciembre de 1950 a Yugoslavia de 38 millones de dólares y en abril de 1951 de 29 millones de dólares. El curso de esa política no se detendría en vida de Tito y a su muerte en 1980, acabaría Yugoslavia con una deuda de 20.000 millones.

Aquí podemos ver más información del campo socialista sobre la traición de soberanía social y soberanía nacional de Tito y sus allegados:

"Esta conversión de la propiedad estatal en propiedad privada fue descrito por Tito como la introducción de la 'propiedad del pueblo'. El traslado de las empresas a los capitalistas fue aclamado por la prensa imperialista, con evidente satisfacción. La revista burguesa estadounidense "United States News and World Report" por ejemplo, declaró que los banqueros habían sido invitados para actuar como asesores para poner orden en la contabilidad en las empresas, y para determinar si se estaban operando rentablemente o no.

Esto también significa que el plan llamado Estado social en realidad se aprobó por primera vez por los imperialistas extranjeros que juegan el papel principal en las "federaciones económicas" como propietarios de las minas y de las empresas básicas en Yugoslavia. Como es sabido, los EE.UU. confía en "Anaconda Copper Mining", "empresas de suministro Continental", "Mackenzie Engineering Co." y "Bethlehem Steel", que son ahora los dueños de los recursos naturales básicos de la industria en Yugoslavia. Las 'nuevas leyes económicas' poner fin al monopolio estatal del comercio exterior de Yugoslavia. Las empresas tienen el derecho a tomar parte libremente para exportar e importar, poseer moneda extranjera y realizar operaciones financieras con el extranjero, especialmente a través del "Banco de Exportación e Importación" establecido por los estadounidenses. El tipo del dinares yugoslavos se fijarán de acuerdo con el acuerdo de divisas actual, y esta tasa, por supuesto, es extremadamente inestable. El ingreso sacado del volumen de ventas con países extranjeros es sujetado a impuestos sólo si no cobró los impuestos en el extranjero. Por lo tanto, la esencia de estas "leyes económicas" es que los imperialistas se les da un libre saqueo en Yugoslavia y están asegurados por condiciones más amplias para la explotación colonial.

Simultáneamente con la 'nueva planificación, no se introduce también el 'nuevo sistema de pago a destajo' y un 'nuevo sistema salarial', ambos significan nada más que la introducción de la mayoría de los métodos de explotación desenfrenados para los trabajadores, y la supresión de las medidas mínimas de protección del trabajo. Según el 'nuevo sistema salarial', dos tipos de salarios se presentan:  el 'variable' -en función de la 'rentabilidad' de las empresas,- y el 'permanente'. La naturaleza del salario permanente es evidente por la ley respectiva: "Si una empresa no garantiza el salario fijo fondo permanente y no posee los fondos de reserva, los trabajadores y los empleados recibirán su salario permanente en proporción con el fondo salarial disponible". En otras palabras, el salario los trabajadores permanentes, y más aún, su salario "variable", se fija en la voluntad de los 'consejos' capitalistas que ejecutan las empresas. Para asegurar los intereses de los jefes capitalistas totalmente, la ley titista dice que antes de la distribución del fondo de salario variable, ellos deben poner aparte de este medio los fondos de inversión de capital obligatorios. Y los fondos de inversión de capital obligatorios son fijados por el capitalista por separado". (Mirón Constantinescu, miebro del PCR, La camarilla fascista de Tito "legaliza" el capitalismo en Yugoslavia, 12 de octubre de 1951)


Ahora observemos el análisis del número dos del Partido de los Trabajadores Húngaros, E. Gero:

"La reunión de la Oficina de Información de los Partidos Comunistas y Obreros en Hungría en noviembre de 1949 estableció que: "el gobierno yugoslavo es completamente dependiente de los círculos imperialistas extranjeros y se ha convertido en un instrumento de su política de agresión" y que "La camarilla Tito-Rankovic ha creado amplias posibilidades para la penetración del capital extranjero en la economía del país, y ha colocado a la economía bajo el control de los monopolios capitalistas". Los acontecimientos ocurridos desde la reunión del Buró de Información no sólo completamente confirman la veracidad de estas declaraciones, sino que resulta que la penetración del capital extranjero en la economía yugoslava se está intensificando. La banda de Tito muestra especial atención a los imperialistas norteamericanos, a los que ya ha desembolsado unos 20 millones de dólares en compensación. Además, la camarilla de Tito reconoció la validez de todas las deudas del Estado antiguas de Yugoslavia -incluyendo la deuda con los Estados Unidos- para el total de 2.000 millones de dinares (38,5 millones de dólares). El grupo titista está haciendo todo lo posible para ocultar a los trabajadores de Yugoslavia y a la opinión pública democrática mundial que ha vendido el país a los imperialistas. La prensa yugoslava, por lo general, ni siquiera menciona las actividades del representante de diversos grupos monopolistas imperialistas en Yugoslavia. Más que eso, la prensa yugoslava aún oculta el hecho de que haya representantes y jefes de los trusts capitalistas en Yugoslavia.

En un discurso pronunciado recientemente en el Parlamento yugoslavo, Tito mintió cuando dijo que los imperialistas están concediendo préstamos a su camarilla fascista sin fines egoístas o condiciones políticas. Es de conocimiento común que los imperialistas estadounidenses, incluso en sus relaciones con dichos países imperialistas como Gran Bretaña y Francia, hacen la concesión de préstamos sólo a condición de un control completo sobre su economía y las fuerzas armadas, y por eso las medidas de las democracias populares es negar todos los préstamos por los imperialistas norteamericanos. Es igualmente conocido que cualquier banco estadounidense puede conceder préstamos a un Estado extranjero sólo con el consentimiento del Gobierno de los EE.UU., y que el Gobierno estadounidense establezca como condición para un préstamo que la situación económica y financiera del país este estudiada allí por una Comisión del Gobierno estadounidense. Por tanto, es obvio que cuando los mágnates estadounidenses prestan una subvención a la camarilla de Tito, esto se hace a un precio. El precio es el de la independencia de Yugoslavia y de un control completo sobre su economía por los imperialistas norteamericanos. Que la camarilla de Tito a cambio de préstamos de Estados Unidos ha trocado la independencia de Yugoslavia es evidente en otros hechos repletos de datos concretos si uno hace un estudio cuidadoso de la prensa en los países capitalistas. La prensa suiza, por ejemplo, publicó un artículo muy interesante sobre un préstamo de veinte millones de dólares que, por instrucciones de Truman, se concedió a los titistas por el estadounidense Export-Import Bank. Según uno de los periódicos suizos, las condiciones establecidas por el Banco de Exportación e Importación son: "cada vez más y más claras". Se llegó a decir que una de las condiciones eran grandes concesiones en Eslovenia, incluido la transferencia de las minas Kaminka en el área del zinc y depósitos de mineral de plomo, en forma de una concesión para la empresa americana Anaconda Copper Mining Co. La segunda condición establece que el gobierno de EE.UU. tendrá derecho a enviar a través de los grupos monopolistas varios 'asesores expertos' a las empresas Yugoslava más importante y que el Gobierno yugoslavo se asegurarán todas las condiciones para habilitar completamente para familiarizarse con estas empresas. Los estadounidenses tratan Tito como lo hacen con Franco -el verdugo del pueblo español-. Ellos le dan no más de lo que ellos creen necesario de asegurar para ellos los recursos de materia prima del país, y, en primer lugar, materias primas estratégicas, asegurando superbeneficios coloniales para mantener el gobierno fascista de Franco sobre el pueblo de España. De acuerdo con este "principio" y en la práctica, los imperialistas norteamericanos (como todos los otros imperialistas) consideran Yugoslavia como un apéndice de la materia prima de su economía. No tienen ninguna intención de desarrollar la industria pesada de Yugoslavia. A lo sumo se permitirá a los titistas crear una base mínima para una industria de guerra, que ellos calculan que podría ser necesario en caso de una guerra imperialista de saqueo contra las naciones libres e independientes. Pero los 'productos manufacturados' (por ejemplo, armamentos) será suministrado por los EE.UU. Esto es evidente a partir de la decisión de Truman publicada en la prensa americana el 12 de enero. Delineando el punto de vista del Consejo de Seguridad Nacional, Truman declaró que: "Estados Unidos, bajo ciertas condiciones suministrara armamento militar a la exigencia militar de Yugoslavia". Al mismo tiempo, los imperialistas americanos, británicos, y franceses importar grandes cantidades de diversas materias primas estratégicas de Yugoslavia. Como se sabe, el cobre Yugoslava se envía principalmente a Estados Unidos. Una situación similar prevalece con respecto a otros metales no ferrosos. Yugoslavia es uno de los mayores productores de cáñamo en Europa, pero el cáñamo no se cultiva para el pueblo de Yugoslavia: en 1949 el 80% se vende a un precio muy bajo a los EE.UU. y Gran Bretaña. Además de las materias primas, Yugoslavia envía grandes cantidades de alimentos a los EE.UU. o, en sus instrucciones, a otros países capitalistas. Envían los alimentos más esenciales, vitales para el pueblo: el trigo, el maíz y otros alimentos que se necesitan con urgencia en Yugoslavia, pero que también son necesarios por los imperialistas. Por lo tanto por complacer a sus amos imperialistas Tito codena al pueblo trabajador de Yugoslavia al hambre y a la miseria. Como se señala en la Resolución de la Oficina de Información de los Partidos Comunistas y Obreros, cada vez es más evidente que: "el aumento de la dependencia servil de Yugoslavia sobre el imperialismo conduce a la explotación intensiva de la clase obrera y un severo deterioro de sus condiciones". (E. Gerö, La penetración del capital norteamericano en la economía yugoslava, 17 de febrero 1950


Un ejemplo del comercio yugoslavo y su dependencia:

"Un análisis de la evolución geográfica del comercio y de los acuerdos celebrados con los países capitalistas también expone la política de comercio criminal de la camarilla de Tito y su servilismo en relación a los capitalistas. Después de haber roto las relaciones comerciales con la URSS y las democracias populares, el Gobierno yugoslavo se intensificó las exportaciones a los países capitalistas y, sobre todo, a los EE.UU. en el informe oficial de la ONU para 1948 ("Estudio Económico", página 128) se ve a la camarilla de Tito junto a Alemania Occidental como el único país que en 1948 el aumentó  las exportaciones a EE.UU. principalmente metales no ferrosos y materias primas estratégicas - cobre, bauxita, zinc, plomo, madera. Como se ha señalado por el diario "Monde", Yugoslavia exporta prácticamente todo su cobre a los EE.UU. Por lo tanto, no es sorprendente que las exportaciones yugoslavas a los EE.UU., que en 1938 ascendió a 4 millones de dólares, alcanzara los 18 millones de dólares en 1949, es decir aumentó cuatro veces, y que en 1950 la cifra se espera que llegue de 30 hasta 35 millones de dólares, es decir, ocho veces más que antes de la guerra. Al cierre de 1949, Yugoslavia firmó un acuerdo de cinco años con Gran Bretaña, que prevé comercio mutuo a la cantidad de 60 millones de dólares anuales, es decir, un aumento de seis veces en comparación con antes de la guerra. El acuerdo prevé un aumento sostenido de las exportaciones a Gran Bretaña en el período de 1950 a 1954 de los metales no ferrosos, plomo, zinc, cromo y productos agrícolas. Desde marzo de 1948, Alemania Occidental se ha convertido en un serio agente comercial de Yugoslavia. De conformidad con el acuerdo del 18 de abril de este año, el Gobierno de Yugoslavia se comprometió a entregar los bienes de cantidad de 65,7 millones de dólares a Alemania Occidental; las importaciones de Alemania Occidental se prevén en la cantidad de 61,2 millones de dólares. Una parte de la exportación de Yugoslavia que no ha sido agarrada por los EE.UU. y Gran Bretaña va al subordinado de países al imperialismo americano". (Tedeuz Gede, miembro del Partido obrero unificado polaco,  October 6, 1950)

Otra de las muchas contradicciones del titismo fue el supuesto equilibrio del nivel económico de las regiones, así hablaba Tito de su plan para el futuro:

"Si echamos un vistazo al plan quinquenal, o si echamos un vistazo a nuestros presupuestos, se puede observar que no se está a salvo de elevar el nivel de las repúblicas más atrasadas tan pronto como sea posible y tanto como sea posible sino que puede verse, por ejemplo, que Eslovenia, Croacia y Serbia están ayudando, tanto como les sea posible, las repúblicas más atrasadas, como Macedonia, Montenegro y Bosnia y Herzegovina. Todos los esfuerzos se están realizando para que éste pueda ponerse al día con las otras repúblicas, más avanzados en cuanto sea posible". (Tito, En cuanto a la cuestión nacional y patriotismo Social, 1948)

Pero como todos sabemos el desnivel de las regiones más ricas y las pobres siempre fue evidente, así lo expresaba Hoxha años después:

"Sin realizar la igualdad en estos campos, es imposible resolver de modo justo la cuestión nacional Yugoslavia. Tres décadas de "auto-gestión socialista" tiene además su demagogia sobre la "comunidad autónoma de las naciones y nacionalidades de nuevo tipo", donde no se ha hecho nada sobre el ejercicio de los derechos soberanos de estas naciones y nacionalidades en las repúblicas y regiones de Yugoslavia. [Según los datos de la prensa yugoslava, las rentas per cápita en Kosovo son respectivamente 6, cerca de 5 y 3,5 veces más baja que en Eslovenia, Croacia y Serbia.] La región de Kosovo, por ejemplo, con una población albanesa casi tres veces mayor que la población de la República de Montenegro, tiene un claro atraso económico, político, social y cultural en comparación con las demás regiones de Yugoslavia. En las repúblicas más grandes, también existen diferencias inaceptables en todos los campos en comparación con las otras Repúblicas. Esperanzas piadosas sobre una solución con las viejas y nuevas diferencias entre las naciones de Yugoslavia son vanas". (Enver Hoxha, La "autogestión" yugoslava - teoría y práctica capitalista, 1978)

Otro ejemplo del empeoramiento del nivel de vida yugoslavo:

"En relación con el resto de Yugoslavia, Bosnia estancó y declinó durante los años 1950 y 1960 con su producto social per cápita cae de 79% de la media de Yugoslavia en 1953, a 75% en 1957 y 69% en 1965. En 1961 gran parte de Bosnia se declaró oficialmente una región subdesarrollada .. A principios de la década de 1970 Bosnia tuvo la tasa de mortalidad infantil más alta de cualquier parte de Yugoslavia, excepto Kosovo, la tasa más alta de analfabetismo (excepto Kosovo otra vez), la mayor proporción de personas cuya única educación fue de tres años de la escuela primaria (excepto Kosovo), y el menor proporción de personas que viven en las ciudades (excepto Kosovo)". (N.Malcolm:. 'Una Breve Historia de Bosnia ", Londres, 1994))

Y desde luego no solo se logró un nivel equitativo de la riqueza entre las regiones según sus cabales posibilidades sino que tampoco dentro del país se logró una estabilidad aceptable:

"En 1983, el Gobierno evitó la quiebra por sí mismo prácticamente poniendo en manos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el control cesión de deudas y créditos. A mediados de 1984, la inflación se situó en el 62%, el nivel de vida había descendido 30% .. Los desempleados representaban hasta un 15% de la fuerza de trabajo". (Richard West: 'Tito y la subida y la caída de Yugoslavia », Londres, 1994)

Y la situación siguió empeorando y agudizándose mucho más a la muerte de Tito

"En 1988 un total de 400.000 trabajadores participaron en más de 1.700 huelgas, y la tasa de inflación de Yugoslavia siguió aumentando, la Inflación aumentó un 346% en marzo de 1989. (Donia y Fine, Ibid,. p 202-203).

Sobre el nuevo socialismo autogestionado publicitado por Yugoslavia y la pregunta del entrevistardor trotskista que decía: ¿No es este proceso de "descentralización", como se le llama en Yugoslavia, una invitación a la agresión en el estado actual de las relaciones internacionales? comento:

"Hay muchas buenas intenciones socialistas fuera de nuestro país que piensan que la descentralización se debilitará nuestro estado en el ámbito de la política exterior. Esto no es exacto.

Esa descentralización se limitó a aplicar el marxismo. Le estamos dando a las fábricas a los trabajadores, y esto fortalece nuestro estado y hace que los trabajadores se sienten, más que nunca, que es su estado, que son los propietarios de los medios de producción y que son ellos los que están creando la prosperidad de el país. Esta conciencia de los trabajadores crea un factor moral que nos hace monolítico y fuerte. Los trabajadores a defender las fábricas que se sienten son los suyos. Esta es una fuente de fortaleza y no de debilidad". (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950)


Cualquiera que haya leído a Marx-Engels-Lenin sabrá perfectamente que el objetivo inmediato del proletariado tras tomar el poder es destruir el Estado burgués y centralizar la economía, y demás, ni muchos menos darle la posibilidad a cada fábrica de contradecir una orden del Estado proletario, autogestionarse, autoplanificarse, ni ninguna otra tesis anarquista. La Kominform informó así del paso de los yugoslavos ene esta desviación:

"Hace unos días el Skupshtina en Yugoslavia promulgó una ley anulando la nacionalización de las empresas y la colocación de la gestión de las empresas industriales, ferrocarriles, mineral de funcionamientos y las minas-en manos de los llamados 'colectivos de trabajo'. La camarilla de Tito decidió por otro lado otro medio del cual se espera engañar a los trabajadores. Por su demagógico discurso sobre la abolición de la burocracia y el"Fortalecimiento del papel" de la clase obrera, se propuso la transferencia de empresas, ferrocarriles y minas a los 'colectivos de trabajo¡', charla estúpida e ignorante sobre la llamada "muerte del Estado" y un "cambio rápido hacia el comunismo", Tito y compañía están lanzando una cortina de humo al amparo de las cuales están convirtiendo a las empresas en sus protegidas. Se declaró que las "funciones del Estado están muriendo en Yugoslavia". En realidad, las funciones económicas del Estado se están restringiendo en Yugoslavia, restringido con el fin de restaurar abiertamente la propiedad privada de los medios e instrumentos de producción. El abandono por parte del Estado de la función de la economía de la organización se ha diseñado para garantizar que, en las condiciones de la anarquía de la producción que ahora se reviva en las fábricas, en las labores de mineral y de ferrocarril para que pase a manos de elementos explotadores. Tal es la lógica de hierro de las relaciones económicas. Tito declaró que "la propiedad estatal era la forma más baja de la propiedad pública". También en esto, no hay nada nuevo. Siempre se ha dicho esto por la burguesía, que son los defensores de la propiedad privada de los medios de producción". (Kominform, Último paso de la camarilla de Tito para restaurar el capitalismo en Yugoslavia, julio, 1950)

Podemos ver otra crítica sobre los procesos de abolición de la posesión del proletariado mediante el medio estatal de los medios de producción por esta crítica:

"Ya en 1949, la Oficina de Información de los Partidos Comunistas y trabajadores señalaron en su resolución la esencia capitalista de la propiedad estatal en Yugoslavia. "El sector estatal de la economía de Yugoslavia ha dejado de ser propiedad de las personas, ya que el poder del Estado está en manos de los enemigos del pueblo". Sin embargo, la propiedad del Estado en las empresas industriales, las minas y los bancos, aunque capitalista, era, hasta cierto punto, un obstáculo para su "libre" ataque de los imperialistas extranjeros, para la completa restauración de la burguesía yugoslava. Así, en junio de 1950, la camarilla de Tito comenzó a abolir el sector estatal, la transferencia a las empresas a "consejos de trabajadores", lo que, de hecho, son los consejos de administración encabezado por los empresarios capitalistas anteriores. Por ejemplo, la industria del carbón está encabezada por los antiguos propietarios de la Ciuka Varsca y minas Resava desnudos. Los directores de las empresas disfrutan de ingresos fantásticos en forma de salarios solo, superior a 30-40 y hasta 50 veces el salario promedio recibido por los trabajadores - una característica única característica de las empresas capitalistas. Así, por medio de sus "medidas económicas", la camarilla de Tito también está creando una nueva sección de Yugoslavia burguesía."

Y aquí otra a las relaciones de empresa bajo el socialismo autogestionado:

"Simultáneamente con la "nueva planificación", se introduce también el "nuevo sistema de pago a destajo" y un "nuevo sistema salarial", ambos significan nada más que la introducción de la mayoría de los métodos de explotación desenfrenada de los trabajadores, y la supresión de las medidas mínimas de protección del trabajo. Según el "nuevo sistema salarial", dos tipos de salarios se presentó: "variable" - en función de la "rentabilidad" de las empresas, - y "permanente". La naturaleza del salario permanente llamada es evidente por la ley respectiva: "Si una empresa no garantiza el salario fijo fondo permanente y no posee los fondos de reserva, los trabajadores y los empleados recibirán su salario permanente en proporción con el fondo salarial disponible ". En otras palabras, el salario los trabajadores permanentes, y más aún, su salario "variable", se fija en la voluntad de los capitalistas "consejos" que ejecutan las empresas. Más de 500 empresas fueron cerradas en Yugoslavia después de la introducción de la "falta de rentabilidad" leyes. De acuerdo con la revista burguesa ", Internationale Wirtschaft", como resultado de estas leyes, un "flujo de la población de las regiones agrícolas" se prevé. Por lo tanto, el objeto de todas estas "leyes" de la banda de Tito-Rankovic es también para los salarios más bajos, para ampliar el ejército de desempleados y garantizar mano de obra barata para los explotadores". (Mirón Constantinescu, miebro del PCR, La camarilla fascista de Tito "legaliza" el capitalismo en Yugoslavia, 12 de octubre de 1951)

Para justificar la traición yugoslava y excusarse, Djilas trató al Estado soviético de: monstruoso edificio del capitalismo de Estado» que "oprimía y explotaba al proletariado». Siempre según Djilas, Stalin luchaba "por el engrandecimiento de su imperio de capitalismo de Estado y, en el interior, por el reforzamiento de la burocracia". "El telón de acero, el hegemonismo sobre los países de Europa oriental y una política de agresión le son actualmente indispensables".

Djilas habla de "la miseria de toda la clase obrera que trabaja por los intereses "superiores" imperialistas y por los privilegios de la burocracia". "La URSS es hoy objetivamente la gran potencia más reaccionaria". que Stalin es "un partidario del capitalismo de Estado y el jefe y guía espiritual y político de la dictadura burocrática".

Djilas prosiguió con su feroz crítica más propia de un trotskista: "Encontramos entre los hitlerianos teorías que, tanto por su contenido como por la práctica social que suponían, se parecen como dos gotas de agua a las teorías de Stalin". (Agencia Yugoslava de Información, enero-febrero 1952)

Y en 1951, el equipo de Tito con otro prisma trotskista declaraba que los: "koljoses (soviéticos) son un reflejo del capitalismo de Estado que, mezclado con los numerosos restos del feudalismo, forman el sistema social de la URSS".

E.Kardelj confirmo esto a posteriori en su obra teórica llamada "Las Direcciones del desarrollo del sistema político de autogestión socialista":

"El libre intercambio de mano de obra a través de la producción de mercancías y el libre y autogobernado mercado en el nivel actual del desarrollo socio-económico es una condición para la autonomía. Este mercado es libre en el sentido que las organizaciones autogestoras del trabajo asociado se integran libremente y con la menor intervención administrativa posible, así, podrán establecer relaciones de libre intercambio de mano de obra. La suspensión de dicha libertad está obligada a llevar a la regeneración del monopolio de la propiedad estatal del aparato del Estado". (E.Kardelj, Las Direcciones del desarrollo del sistema político de autogestión socialista, 1977)

Veamos la crítica de la Kominforn a este concepto de los yugoslavos:

"En política interior, los líderes del Partido Comunista de Yugoslavia se están alejando de la posición de la clase obrera y están rompiendo con la teoría marxista de las clases y la lucha de clases. Niegan que en su país haya un crecimiento de los elementos capitalistas y, consecuentemente, niegan el agudizamiento de la lucha de clases en el campo. Esta negativa es el resultado directo del dogma oportunista que sostiene que la lucha de clases no se agudiza durante el periodo de transición del capitalismo al socialismo, como enseña el marxismo-leninismo, sino que pierde fuerza, como sostuvieron los oportunistas del tipo de Bujarin que propagaban la teoría del desarrollo pacífico del capitalismo al socialismo".

Repasemos entonces, las críticas sobre la lucha de clases de Stalin a Bujarin:

"En otras palabras, el grupo de Bujarin es un grupo de desviacionistas derechistas y capituladores que no abogan por la eliminación de los elementos capitalistas de la cuidad y el campo, sino su libre desarrollo. El mal de los bujarinistas es que ellos no entienden la mecánica de la lucha de clases, no entienden que el kulak es un inveterado enemigo de los trabajadores, un inveterado enemigo de todo nuestro sistema. Ellos no entienden que la política de hacer las cosas más fáciles para el kulak y desatar sus manos empeoraría todo el estado político del país, mejorar las posibilidades de éxito de los elementos capitalistas en el país, que estoy conduciría a perder a los campesinos pobres, desmoralizar a los campesinos medios, y a una ruptura con la clase obrera de nuestro país". (Stalin, El grupo de Bujarin y la desviación derechista en nuestro partido, 1929)

Pongamos otro ejemplo de esta crítica hacía los derechistas del PC (b):

"Una cosa o la otra: o hay un antagonismo irreconciliable entre los intereses de la clase capitalista y la clase de los trabajadores que han llegado al poder y han organizado su dictadura, o no hay tal antagonismo de intereses, en cuyo caso sólo queda una cosa que hacer, es decir, proclamar la armonía de los intereses de clase. Una cosa o la otra: ya sea la teoría de Marx sobre la lucha de clases, o la teoría de los capitalistas en el socialismo; ya sea un antagonismo irreconciliable de los intereses de clase, o la teoría de la armonía de intereses de clase. Podemos entender "socialistas" del tipo de Brentano o Sydney Webb y su predicación sobre la integración del socialismo en el capitalismo, y el capitalismo en socialismo, porque estos "socialistas" son realmente anti-socialistas, liberales burgueses. Pero no se puede entender a un hombre que desea ser un marxista, al mismo tiempo que predique la teoría de la clase capitalista en el socialismo". (Stalin, La desviación de derecha en el PCUS, 1929)

Otro tema que compartían los titistas con los bujarinistas y a posteriori otras ramas del revisionismo, era la creación de líneas, fracciones, y demás dentro del partido de vanguardía de la clase obrera, desoyendo los consejos de Lenin sobre el partido monolítico:

"Los bujarinistas no están de acuerdo con esa decisión. Querrían que les fuese asegurada la libertad de grupos fracciónales, en contra de los Estatutos del Partido. Querrían que les fuese asegurada la libertad de infringir las decisiones del Partido y del C.C., en contra de los intereses vitales del Partido. ¿Con qué fundamento, pregunto yo? Según ellos, resulta que si las decisiones del C.C. no las cumplen los militantes de base, hay que castigarlos con todo el rigor de las leyes del Partido; pero si las decisiones del C.C. las infringen los llamados líderes, los miembros del Buró Político, pongamos por caso, no se puede, no ya castigarlos, sino ni siquiera someterlos a simple crítica". (Stalin, El grupo de Bujarin y la desviación derechista en nuestro partido, 1929)

Para finiquitar cualquier ilusión de construcción del socialismo, en 1953 Tito reintrodujo la libertad de compra y venta de la tierra y la de poder contratar a obreros agrícolas. También se empezó a hablar de "socialismo autogestionado" que tanto ha sido alabado en los círculos intelectuales de "izquierda". Las medias socialistas que Yugoslavia había tomado antes de 1948, fueron liquidadas. Alexander Clifford, corresponsal del Daily Mail, escribió alegre a propósito de estas reformas económicas adoptadas el 3 de agosto de 1951:

"Yugoslavia parece que terminará mucho menos socializadas que Gran Bretaña". Pasando a los puntos de la revista concernientes a las medidas económicas, parece que le causa satisfacción las medidas de Tito: "el precio de los bienes serán determinados por el mercado, es decir, por la oferta y la demanda, los sueldos y salarios serán fijados en función de los ingresos de la empresa, y dichas empresas económicas deciden de modo independiente qué producir y en qué cantidades".

Esta liberalización generalizada y sus consecuencias la expresó muy bien el albanés Enver Hoxha:

"El mercado nacional yugoslavo es un típico mercado descentralizado capitalista donde son libremente los medios de producción vendidos y comprados por cualquier persona lo cual es contrario a las leyes del socialismo. Por estas razones la agencia TANJUG se ve obligado a admitir que los empresarios, los intermediarios y los especuladores dominan todo el comercio yugoslavo. Sobre el mercado reinan el caos, la espontaneidad, las fluctuaciones catastróficas de los precios, etc. Según los datos del Instituto federativo yugoslavo de las estadísticas, los precios de 45 principales productos y servicios sociales en Yugoslavia subieron, del 1972 al 1977, un 149,7%. En lo que se refiere a las ventas de los productos en el interior del país, el poder adquisitivo es muy débil en Yugoslavia a causa de los bajos salarios de los trabajadores y también porque, en el balance final de las empresas no queda mucho para ser distribuido entre los trabajadores. La empresa quiere vender sus productos en cualquier lugar que puede y de manera independiente, ya que los líderes principales, es decir, los jefes, la nueva burguesía, quieren crear ganancias. Pero, ¿dónde se van a crean los beneficios que ellos quieren, cuando el comprador es pobre? Por lo tanto tienen que idear nuevas formas, una de ellas es la venta a crédito. La venta de mercancías a créditos en las empresas de "auto-gestión" es la otra cadena que rodea los cuellos de los trabajadores yugoslavos, al igual que lo es para los trabajadores de los países capitalistas en el sistema capitalista solo que aquí se llama "auto-gestión socialista". (Enver Hoxha, La "autogestión" yugoslava - teoría y práctica capitalista, 1978)

Otro tema denunciado ya años atrás por la Kominforn y por las cartas del PCUS en sus denuncias fue el del papel del partido comunista yugoslavo como vanguardia, y más atentamente sobre el papel de este en relación al frente popular que se formo durante la guerra y que continuó existiendo hasta fundirse con el propio partido anulando este último:

"En Yugoslavia, sin embargo, el Frente Popular, y no el Partido Comunista, es considerado como la principal fuerza de liderazgo en el país. Menosprecian el papel de vanguardia del partido comunista y en realidad disuelven el Partido en el Frente Popular, que se compone de los elementos de la clase más variadas (trabajadores, campesinos dedicados a la agricultura individual, kulaks , comerciantes, pequeños fabricantes, intelectualidad burguesa, etc.), así como la mezcla de los grupos políticos, que incluyen ciertos partidos burgueses". (Resolución de la Oficina de Información de los Partidos Comunistas, 1 de julio de 1948)

"De acuerdo con la teoría del marxismo-leninismo, el Partido es la fuerza líder en el país, tiene su programa específico y no se puede combinar con las masas sin-partido. En Yugoslavia, por el contrario, el Frente popular es considerado el jefe de la fuerza de ataque y hubo un intento de diluir al partido en este. En su discurso, en la segunda conferencia del frente popular, el camarada Tito dijo: "¿El PCY tiene cualquier otro programa, sino el del frente popular?  No, el PCY no tiene ningún otro programa. El programa del Frente de Pueblos es su programa". Por tanto, parece que en Yugoslavia esta teoría asombrosa de organización del Partido se considera una nueva teoría. En realidad, no es nada nuevo. En Rusia, hace cuarenta años, una parte de los mencheviques, propuso que el partido marxista se disolviera en un partido de organización de masas trabajadores independientes y que el segundo debe suplantar a la primera, la otra parte de los mencheviques proponían que el partido marxista se disuelviera en un partido de organización de masas de trabajadores y campesinos con esta última organización suplantando la primera. Como se sabe, Lenin describió estos mencheviques como oportunistas y maliciosos liquidadores del partido". (Carta de 27 de marzo de 1948, del Comité Central del PCUS al CC del PCY

Esta crítica de la Kominforn y del PCUS no estaba tampoco errada, veamos si se confirmaron los temores de los soviéticos sobre los yugoslavos años después con una declaración del propio E. Kardelj:

"La Liga de los Comunistas de Yugoslavia no gobierna mediante el monopolio político, sino que es una expresión de una forma específica pero sin embargo muy importante de los intereses sociales e históricos de la clase obrera en concordancia con el del interés de toda la gente trabajadora y de la sociedad en el sistema de auto-gobierno y del poder de la clase obrera y las masas trabajadores en un sistema que está basado en el pluralismo democrático de los intereses sujetos al autogobierno". (E. Kardelj, Las Direcciones del desarrollo del sistema político de autogestión socialista, 1977)

En el tema de las relaciones exteriores nos podríamos extender mucho tiempo sobre la conciliación con los estados más reaccionarios del mundo. Tito declaraba en 1950 sobre Corea una posición de neutralismo:

"La lucha del pueblo coreano por la unificación y la independencia sólo sería incondicional, siempre que los coreanos fueron resolverlo ellos mismos. ¿Pero cuáles son los motivos de la lucha de hoy? ¿Esta lucha del pueblo de Corea del Norte contra los surcoreanos conducir a la independencia? Yo lo dudo. El pueblo coreano, por supuesto, tiene el derecho de encontrar la solución a sus propios problemas por sí mismo".

Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950

Edvard Kardelj como Tito y el como el resto de yugoslavos inicialmente aún pretendían hablar de internacionalismo o tomaban una posición neutral tras la ruptura con el bloque socialista. No obstante, pasado un tiempo. En 1950, tras la declaración de neutralidad de Tito, Yugoslavia apoyó publicamente la agresión americana contra Corea. "The Times" el 27-12-1950 informaba:

"El señor Dedijer ve los acontecimientos de Corea como una manifestación de la voluntad soviética de dominar al mundo. Los trabajadores del mundo deben darse cuenta que otro pretendiente a la dominación mundial se ha presentado, y desembarazarse de las ilusiones a propósito de que la URSS es la fuerza de la democracia y de la paz."

Tito declaró en 1951 al New York Herald Tribune el 31 de julio de 1951 que:

"En caso de ataque soviético, no importa en que parte de Europa, que sea, incluso si pasa a miles de kilómetros de las fronteras yugoslavas, (él) lucharía inmediatamente del lado de Occidente."

Pero en general podríamos resumir su piedra angular de las relaciones internacionales con su afamada teoría del "no alineamiento", he aquí como los albaneses desenmascaran la supuesta posición intermedia de Yugoslavia entre las dos aguas (el campo socialista y el campo capitalista):

"En la época actual se habla mucho sobre la división del mundo en "primer", "segundo" y "tercer" mundo sobre el "mundo no alineado", sobre el mundo de los "países en vías de desarrollo", "de la contradicción Norte-Sur", etc. Cada sostenedor de estas divisiones presenta su propia teoría como la estrategia más justa, que supuestamente responde a las condiciones de la actual situación internacional. Pero, como recalcara el camarada Enver Hoxha en el VII Congreso del Partido: "Todas estas denominaciones, que se refieren a las diversas fuerzas políticas que hoy actúan en el mundo, lejos de poner en evidencia; encubren el carácter de clase de estas fuerzas, las contradicciones fundamentales de nuestra época, el problema clave, que actualmente predomina a escala nacional e internacional, la implacable lucha que se desarrolla entre el mundo burgués-imperialista por una parte, y el socialismo, el proletariado mundial y sus aliados naturales, por la otra". (Teoría y práctica de la revolución, publicado en «Zeri i Popullit» el 7 de julio de 1977)

Fuentes principales:
[1]http://es.wikipedia.org/wiki/Campo_de_concentraci%C3%B3n_de_Jasenovac
[2]http://ru.wikipedia.org/wiki/%D0%91%D0%B0%D0%BB%D0%BA%D0%B0%D0%BD%D1%81%D0%BA%D0%B0%D1%8F_%D0%A4%D0%B5%D0%B4%D0%B5%D[]
[3]http://www.zlev.ru/77_44.htm

Contenido patrocinado

Re: El cisma yugoslavo de 1948: ¿Rudeza diplomática de Moscú o desviación del marxismo-leninismo?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 4:47 pm