Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9585
Reputación : 18562
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Mensaje por pedrocasca el Sáb Feb 09, 2013 8:13 pm

Franz Mehring y la “revolución permanente”

texto de Thiago R. - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012

Con la clara intención de encontrarle un pedigrí marxista a la “teoría” de la revolución permanente, circula una recopilación de artículos de algunos autores que supuestamente anticiparon las ideas de la revolución permanente trotskista (Véase Richard B. Day y Daniel Gaido, eds. “Witnesses to Permanent Revolution: The Documentary Record”, Haymarket Books, 2011).

Los editores afirman con una candidez digna de mejor causa: “uno de nuestros principales descubrimientos es que León Trotsky, ciertamente el más famoso y brillante proponente de la revolución permanente, no fue su único autor [sic!!], varias contribuciones importantes, en efecto, fueron realizadas por otros marxistas…”. Los otros marxistas que también serían “autores” de la teoría de la revolución permanente incluyen a Kautsky, Luxemburgo, Mehring, Parvus, Plejánov y Riazánov. Es exagerado sugerir que Kautsky, Mehring, Plejánov y Luxemburgo –pese a que ésta compartió algunas ideas con Trotsky sobre otros temas– tienen alguna afinidad con la “teoría” de la revolución permanente de Trotsky. Por su parte, los artículos de Riazánov –el “marxólogo”, de cuyo “marxismo”, Lenin tenía una pobre opinión– dan la impresión de anunciar algunos elementos de la teoría de Trotsky. La inclusión del debate Plejánov-Riazánov (1903) pretende mostrar, por interpósita persona, un imaginario debate Lenin-Trotsky, a sabiendas que Lenin está mal representado tanto por la posición de Plejánov como por el sesgo personal que le da a su réplica a Riazánov.

Muchos marxistas han citado y comentado la idea de la revolución permanente enunciada por Marx, pero sus exposiciones tienen poco en común con la “teoría” trotskista. En la recopilación en cuestión, sólo Parvus está adecuadamente incluido, porque –como es sabido– es el verdadero padre del permanentismo que Trotsky adoptó y desarrolló.

En este interés de rodear a Trotsky con supuestos precursores de su revolución permanente, encontramos un caso evidente de inapropiada inclusión en los escritos recopilados: el artículo de Franz Mehring (titulado “La revolución permanente”). Fuera del título, cualquier lector puede advertir que existe una contradicción entre el contenido del artículo de Mehring y la “teoría” trotskista a la que supuestamente estaría abriendo el camino.

Mehring entiende por revolución permanente una cosa diferente a lo que los trotskistas quisieran. Al establecer la diferencia entre las revoluciones europeas de 1848 (que carecieron de un proletariado vigoroso que actuara independientemente y tomara la iniciativa) y la revolución rusa de 1905 (donde el proletariado, pese a ser una minoría de la población, se reveló como el protagonista del proceso político revolucionario en Rusia y el mundo), Mehring formula lo que entiende por revolución permanente: que el proletariado debe “perseverar, aún después de la victoria, en su antigua combatividad”. He aquí los párrafos pertinentes:

“Lo que fue la debilidad de la revolución europea de 1848 es la fuerza de la revolución rusa de 1905. Su protagonista es un proletariado que ha comprendido esta “revolución permanente” que la Nueva Gaceta Renana había predicado para orejas todavía sordas. Mientras que su sangre corría a mares bajo los golpes de fusil y de sable de los verdugos del zar, los obreros rusos, con una fuerza obstinada, mantuvieron firmes sus objetivos, y el arma poderosa que constituye la huelga política de masas le permitió quebrar el poder zarista hasta sus cimientos. En el último manifiesto del zar, el despotismo asiático abdica para siempre; al prometer una constitución, cruza el Rubicón, más allá del cual ningún retorno es posible. Esto es un primer triunfo del proletariado ruso, y el mayor éxito que ningún proletariado de otro país en un movimiento revolucionario haya obtenido antes. Los que tomaron la Bastilla, como los combatientes de las barricadas de Berlín eran capaces de un impulso heroico, pero no de esta lucha infatigable y obstinada que llevaron adelante los obreros rusos, sin dejarse desviar por fracasos momentáneos. Sin embargo, su primer éxito los ubica ahora frente a un nuevo deber, incomparablemente mayor, el de perseverar, aún después de la victoria, en su antigua combatividad.”

“En la historia de las guerras, no deja de repetirse una experiencia: después de una victoria aplastante, es difícil llevar al fuego incluso a las tropas más valerosas para que, al perseguir al enemigo, hagan la victoria verdaderamente fecunda, y es tanto más difícil cuando la victoria ha sido más aplastante. Existe, profundamente arraigada en la naturaleza humana, la necesidad de un descanso liberador, cuando esta se libera de una fuerte tensión, y por eso la burguesía siempre ha especulado con éxito, cuando el proletariado le ha sacudido los árboles de la revolución para hacer caer sus frutos.”

Mehring es bastante claro, le dice al proletariado revolucionario: no bajar la guardia, no dormirse en sus laureles, continuar en la lucha contra los enemigos de la revolución. Mehring advierte:

“Es así que después de toda victoria revolucionaria resuenan los llamados de la burguesía a la “calma a cualquier precio”, supuestamente en el interés de la clase obrera, de hecho, por el frío y astuto cálculo de la burguesía.

“Este es el momento más peligroso para toda revolución; pero, si bien este ha sido fatal hasta el momento para el proletariado, esta vez, la clase obrera rusa ha pasado la prueba brillantemente, al responder con resolución al manifiesto del zar: la revolución permanente”.

Sin embargo, Mehring establece la diferencia entre las etapas socialista y democrática de la revolución pero dejando bien claro el carácter ininterrumpido, permanente, de la revolución, algo que Marx había planteado y que Lenin desarrolló con brillantez el mismo 1905 (antes de que la revolución fuera derrotada), en contradicción con la posición menchevique (y la trotskista por venir):

“Por cierto, para los obreros rusos también vale que ningún milagro ocurrirá mañana. No está en su poder saltar las etapas de la evolución histórica y crear, a partir del despótico estado zarista, de buenas a primeras, una comunidad socialista. Pero pueden acortar y allanar el camino de su combate emancipador, si no sacrifican el poder revolucionario que han conquistado frente a las tramposas quimeras de la burguesía, sino por el contrario, no dejan de servirse de él para acelerar la evolución histórica, es decir, revolucionaria. Ahora pueden asegurarse en algunos meses y semanas lo que costaría décadas de penosos esfuerzos, si cedieran el terreno a la burguesía después de haber obtenido la victoria. No pueden inscribir en la constitución rusa la dictadura del proletariado, pero pueden inscribir en ella el sufragio universal, el derecho de coalición, la jornada de trabajo legal, la libertad ilimitada de prensa y de palabra, y pueden arrancarle a la burguesía, para todas estas reivindicaciones, garantías tan sólidas como las que la burguesía le arrancará al zar de acuerdo a sus propias necesidades. Pero sólo pueden hacerlo si no deponen las armas en ningún momento y no le permiten a la burguesía dar ni siquiera un paso adelante, sin que ellos mismos no den también un paso adelante.

Y es precisamente por la “revolución permanente” que la clase obrera rusa debe replicar, y, según todas las informaciones llegadas hasta el momento, ha replicado efectivamente, ante el grito angustiado de la burguesía pidiendo ‘la calma a cualquier precio’.”

En definitiva, la “revolución permanente” de Mehring consiste en no deponer las armas en ningún momento y no permitir que la burguesía (interesada en los frutos que pueda recoger de la lucha revolucionaria) dé un paso adelante sin que los obreros también den un paso adelante en la revolución democrática.

Estos dos últimos párrafos citados (que se resumen en “no permitir que la burguesía de un paso adelante sin que el proletariado también dé un paso adelante”) pueden ser interpretados como solidarios con la teoría menchevique de dejar que la burguesía cumpla su tarea en la revolución democrática –que no la inició ni la luchó–, mientras que el proletariado debe permanecer en constante vigilancia para evitar que la burguesía le robe los frutos de la revolución.

Mas si esta interpretación fuera cierta, con mayor razón, estaría en abierta contradicción con el “permanentismo” trotskista. Sin embargo, dicha interpretación no se ajusta al pensamiento de Mehring, muy atento a las nuevas lecciones de las luchas revolucionarias del proletariado mundial. Para Mehring la teoría se enriquece con esas experiencias y se desarrolla aún más. Por eso dice:

“Los obreros rusos se han convertido así en los campeones del proletariado europeo. Se han beneficiado con una posibilidad que, hasta ahora, no ha compartido ningún proletariado de las naciones europeas occidentales: entran en la revolución con experiencias acumuladas y una teoría clara, profunda y extendida; pero han sabido crear esta posibilidad, y este es su mérito. En el curso de décadas de combate y al precio del sacrificio de innumerables heroínas y héroes, se han impregnado de la teoría de la revolución proletaria hasta la médula de los huesos; lo que han recibido, lo devuelven ahora con creces. Le dan vergüenza a los espíritus timoratos que creían imposible muchas cosas que ellos demostraron posible; los trabajadores de Europa saben hoy que los métodos de lucha de la antigua revolución sólo han perimido para ceder el lugar a métodos más eficaces en la historia de su lucha emancipadora.”

¡Y que brillante afirmación: “lo que han recibido [la teoría de la revolución proletaria], lo devuelven con creces”! Y eso es precisamente lo que ocurrió: en medio de la gesta revolucionaria del proletariado ruso en 1905, Lenin enunció su desarrollo de la teoría marxista de la revolución proletaria, destacando la necesidad de la hegemonía del proletariado y la alianza obrero-campesina bajo dirección del proletariado en la revolución democrática primero y en la revolución socialista después, en una relación de continuidad, donde la primera se transforma en la segunda, en un proceso ininterrumpido. De esa revolución de 1905, Lenin fue el único líder marxista que sacó las enseñanzas adecuadas con miras al futuro de la lucha del proletariado. Fue el único líder marxista que vio en los soviets creados por las masas obreras rusas, el embrión de poder que la revolución debía crear, organizar y llevar a la victoria destruyendo el Estado burgués.

Mehring, por su parte, fue un revolucionario que no cedió un palmo a la burguesía, que luchó contra el revisionismo en el Partido Socialdemócrata de Alemania; que se alineó con los internacionalistas de izquierda al estallar la Primera Guerra Mundial; que en 1916, a sus 70 años, fundó con Karl Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin y otros, la Liga Espartaquista que lideró la fallida insurrección alemana; que se alineó con Lenin y los bolcheviques en la revolución rusa; que fue uno de los pocos viejos marxistas (de aquellos que trabajaron con Marx y Engels) que murió –en 1919– fiel al proletariado revolucionario, al marxismo y a la revolución socialista. Por eso Pravda, en 1918, dijo de este joven de 72 años:

“Franz Mehring, asociado con Karl Liebnecht, Rosa Luxemburgo y Otto Ruhle, es un gran erudito marxista que utiliza el marxismo como una herramienta de acción revolucionaria y no como un subterfugio para evitar la acción. El socialismo es para él una teoría de acción, un medio para hacer la historia y no simplemente un medio para interpretarla. Cuando la revolución se desarrolle en Alemania, Franz Mehring emergerá como un factor dinámico en el gran drama.”

Se puede leer y copiar el escrito La revolución permanente, de Franz Mehring (año 1905, publicado en Die Neue Zeit, 24º año, 1er. Volumen, nº 6 - 1905-1906) en el link:

http://www.marxists.org/espanol/mehring/1905/nov01.htm



Franz Mehring

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9585
Reputación : 18562
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Mensaje por pedrocasca el Sáb Feb 09, 2013 8:16 pm

Hay en el Foro un tema titulado:

"Sobre el materialismo histórico y otros escritos filosóficos" - libro de Franz Mehring - publicado en 1893 (links de descarga de otros dos conocidos textos del autor en los mensajes)

http://www.forocomunista.com/t17641-sobre-el-materialismo-historico-y-otros-escritos-filosoficos-libro-de-franz-mehring-publicado-en-1893-links-de-descarga-de-otros-dos-conocidos-textos-del-autor-en-los-mensajes?

avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1820
Reputación : 2068
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Mensaje por Alexyevich el Sáb Oct 05, 2013 6:11 pm

La idea de la Revolución Permanente ya venía de Marx:

http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/50_circ.htm
avatar
Platon
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2354
Reputación : 3479
Fecha de inscripción : 06/02/2012

Re: Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Mensaje por Platon el Sáb Oct 05, 2013 7:04 pm

Alexyevich escribió:La idea de la Revolución Permanente ya venía de Marx:

http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/50_circ.htm
Hace ya mucho tiempo se sabe que la teoría de la revolución permanente de Marx y Engels (a la que todos los marxistas adhieren) no tiene nada que ver con la "teoría" de la "revolución permanente" de Parvus y Trotsky. De hecho, Stalin en sus folletos contra esta "teoría" lo menciona varias veces. Comparar la primera con la segunda es no haber entendido ni una ni otra.

Contenido patrocinado

Re: Franz Mehring y la “revolución permanente” - texto publicado por Thiago R. en el blog Crítica Marxista-Leninista en noviembre de 2012 - link de lectura y copia del escrito de Franz Franz Mehring titulado “La revolución permanente”

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Oct 20, 2018 7:22 am