"Mao Tse-Tung y la revolución por etapas ininterrumpidas" - artículo de Amado Guerrero, del Partido Comunista de Filipinas - publicado tras el fallecimiento de Mao para honrar su memoria - septiembre de 1976

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Mao Tse-Tung y la revolución por etapas ininterrumpidas" - artículo de Amado Guerrero, del Partido Comunista de Filipinas - publicado tras el fallecimiento de Mao para honrar su memoria - septiembre de 1976

Mensaje por pedrocasca el Vie Feb 08, 2013 7:09 pm

MAO TSE-TUNG Y LA REVOLUCIÓN POR ETAPAS ININTERRUMPIDAS

publicado en el Foro en tres mensajes

PRESENTACIóN

Para honrar la memoria del Presidente Mao Zedong (Mao Tse-tung), en ocasión del 88º aniversario de su nacimiento, publicamos un artículo del camarada Amado Guerrero, Presidente del Comité Central del Partido Comunista de Filipinas, escrito inmediatamente después de la desaparición del Gran Maestro del proletariado internacional, de las naciones y de los pueblos oprimidos.

Este artículo del camarada Guerrero representa todavía un importante aporte a la defensa de la figura, de las enseñanzas y de la obra del Presidente Mao y a la lucha contra el revisionismo moderno, que trata con todos los medios y con formas diversas de hacer desviar a los Partidos auténticamente comunistas y a los `pueblos explotados y oprimidos de la vía revolucionaria.

Es particularmente significativo y estimulante que esta contribución provenga del líder de la revolución filipina la cual se desarrolla incesantemente contra la dictadura fascista de Marcos.

La Comisión para el trabajo de Prensa y Propaganda del Comité Central del Partido Marxista Leninista Italiano - Firenze, 26 de diciembre de 1981.

NOTA ACLARATORIA

Bajo el título de “MAO TSE-TUNG Y LA REVOLUCION FILIPINA”, aparecido por primera vez, el 18 de septiembre de 1976, en ANG BAYAN, órgano del Comité Central del Partido Comunista de Filipina, el Presidente del mismo, camarada Amado Guerrero, hizo la presente declaración política con motivo de la muerte de Mao Tse-tung, hecho doloroso ocurrido un 9 de septiembre de 1976. Posteriormente, la misma fue reproducida y editada en folleto, con el mismo título, por el siempre correcto, internacionalista y fraternal Partido Marxista Leninista Italiano.

De ésta última, de la edición en italiano, nuestro Partido ha tenido a bien hacer la presente edición. En su traducción, pese a inevitables deficiencias de la que nos hacemos enteramente responsables hemos guardado fidelidad a la forma y contenido, y sólo hemos variado el título para hacerlo más asequible a nuestras exigencias político-ideológicas del momento.

Secretaría de Prensa, Propaganda y Educación del Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Panamá.

21 de marzo de 1984

NOTA A LA SEGUNDA EDICIóN

Han pasado 22 años desde la publicación, por parte de nuestro Partido, de éste importante e histórico discurso del cda. Guerrero, líder del Partido Comunista de Filipina y comandante-guía de la ascendente guerra popular prolongada en dicho país. Este folleto, originalmente intitulado “Mao y la revolución filipina” y por nosotros conocido como “Mao Tse-tung y la revolución por etapas ininterrumpidas”, una de las más brillante síntesis teóricas del Pensamiento-guía maoísta, concreción cognoscitiva y guía de acción revolucionaria, ha pasado por el ardiente crisol de la guerra ideológica popular de larga duración internacional contra el imperialismo y el capitalismo, el fascismo y el revisionismo moderno, el socialimperialismo soviético y en la denuncia al punto del desborde de los partidarios de la línea de restauración del capitalismo en China Popular. El mismo, sobre la base de un pantallazo de la vida y obra del camarada Mao, con su descripción de la prolongada lucha revolucionaria del pueblo chino nos describe brillantemente las leyes generales que rigen la marcha en oleajes sucesivos de la revolución política y de la revolución social en los países semifeudales y neocoloniales de todo el Tercer Mundo. Brindándonos, además, a los revolucionarios proletarios panameños la lección de que si queremos conquistar la liberación nacional y la liberación social , entonces como el pueblo chino deberemos hacer.

No sólo. Este folleto, asimismo, ha tenido una trascendental importancia para los revolucionarios proletarios panameños. Ya que nos ofrece, a la vez que una fuente de conocimiento de la riqueza científico teórica que se encierra en las obras del camarada Mao, la experiencia práctica revolucionaria comunista china de cómo hacer para romper la continuada y reaccionaria campaña de “cierre de la frontera ideológica” y “aislamiento y cerco” impulsada por el imperialismo yanqui, las fuerzas fascistas oligárquicas y sus lacayos los comunotraidores del Partido del pueblo (“comunistas” de palabras y traidores al marxismo-leninismo, en los hechos), en confrontación con la ideología del comunismo revolucionario y de los marxistas-leninistas. En fin, coadyuvando a fortalecer en cada uno de nuestros militantes su confianza en el Marxismo-Leninismo, hoy Maoísmo, en la revolución social, en el Partido, en la clase obrera, en nuestro pueblo y en sí mismos para así poder romper esta negra y anticomunista campaña ideológica.

Por lo que nos ha dado, ayer, y por todo los que nos ofrece hoy para seguir forjando más y mejores combatientes por la libertad y el socialismo, el Comité Central de nuestro partido, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Panamá, a cursado directiva a la Secretaría de Prensa, Propaganda y Educación a fin de que se haga la presente segunda edición de éste folleto y se ponga en circulación lo más pronto posible.

Asimismo, recomienda a todos los dirigentes, miembros y simpatizantes lo asuman como texto de estudio y formación. Con la convicción de que el mismo es y será un arma insustituible para los venideros combates políticos revolucionarios que tendremos que dar en el frente de la guerra ideológica de clase contra todo el podrido pensamiento imperialista, fascista o liberal Esta lucha ideológica de clase, auténtica guerra de clase en el campo de la conciencia social, cuya meta es conquistar la mente de la gente y erradicación del modo de pensar no-proletario, pequeñoburgués, (vale decir, burgués). Si queremos organizar y dirigir al ejército revolucionario proletario, llevarlo a la victoria, entonces deberemos forjar, prioritariamente, el ejército cultural revolucionario. Si queremos revolucionarizar y subvertir la actual sociedad explotadora y opresora, derrotar el ejército político de los explotadores, antes deberemos enfrentar y derrotar al ejército cultural de la gran burguesía y su dominación ideológica de clase. Es ésta una guerra a muerte, una guerra entre las fuerzas del oscurantismo y la reacción feudalbuguesa y las fuerzas de la libertad y el progreso popular, con el liderazgo del proletariado istmeño.

Convencidos estamos, al poner en sus manos esta segunda edición del folleto del camarada Guerrero, nuestra membrecía, por poco que seamos aún y por el relativo aislamiento en que nos encontramos de las amplias masas de nuestra clase y del pueblo, sabrá asirlo con firmeza e inspirada en sus enseñanzas se lanzará al combate para integrar su esencia universalista a la realidad concreta de la lucha de clases para hacer vencer la revolución del pueblo panameño.

El camarada Antonio, Secretario General del Partido Comunista(ml) de Panamá - 25 de mayo de 2006

HOMENAJE AL GRAN COMUNISTA MAO TSE-TUNG

por Amado Guerrero

El camarada Mao Tse-tung pertenece a la inmortal fila de los grandes dirigentes comunistas Marx, Engels, Lenin y Stalin. El ha legado al proletariado y a los pueblos del mundo un patrimonio que resplandecerá para siempre. Sus enseñanzas y realizaciones son indispensables para la victoria final del comunismo.

El camarada Mao Tse-tung a entera y brillantemente heredado, defendido y desarrollado el marxismo-leninismo. El ha integrado esta teoría universal del proletariado revolucionario con la práctica concreta de la revolución china y ha conseguido resonantes victorias de importancia histórica mundial contra el imperialismo, el oportunismo, el revisionismo moderno y toda la reacción. El ha dado grandes contribuciones al desarrollo de las enseñanzas científicas fundamentales del marxismo y del leninismo en el curso de su obra victoriosa de orientación y dirección de la revolución de nueva democracia y de la revolución socialista en China.

Su mejor y más excepcional contribución consiste en el haber avanzado la teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado y en haber personalmente iniciado y dirigido la primera Gran Revolución Cultural Proletaria para consolidar la dictadura del proletariado, prevenir la restauración del capitalismo en la sociedad socialista y asegurar el camino progresivo del genero humano hacia el comunismo en la época histórica del socialismo.

La victoria revolucionaria del pueblo chino en base a la línea revolucionaria proletaria del camarada Mao Tse-tung ha significado, hasta hoy, que al menos un cuarto de la humanidad proceda firmemente sobre la vía del socialismo, que la dictadura del proletariado se haya consolidado en un país tan vasto como China y que el imperialismo, el socialimperialismo y el revisionismo moderno no tengan algún futuro.

El Pensamiento de Mao Tse-tung resume las enseñanzas proletarias revolucionarias y la obra del gran comunista Mao Tse-tung y representa la veta más alta en el incesante desarrollo del marxismo-leninismo. El se coloca como una etapa nueva en el desarrollo de la teoría y la práctica del proletariado revolucionario. El desarrolla las etapas del marxismo-leninismo. Y por ese motivo hablamos hoy del MARXISMO-LENINISMO-PENSAMIENTO DE MAO TSE-TUNG.


1. LA REVOLUCION DE NUEVA DEMOCRACIA

El camarada Mao Tse-tung fundó el grande, glorioso y justo Partido Comunista Chino el 1de julio de 1921, sobre la base del marxismo-leninismo. Y así la revolución china entró claramente en la fase de la revolución de nueva democracia, una revolución democrático burguesa guiada por el proletariado y de su vanguardia revolucionaria, que se coligó con la revolución proletaria socialista mundial. Y bebió su práctica de la Gran Revolución Socialista Proletaria y la edificación del Ier. Estado Socialista de dictadura del proletariado de Octubre de 1917, guiada por Lenin y Stalin, y la construcción de la sociedad socialista en la URSS de José Stalin.

Las salvas de la Revolución de Octubre, dirigida en 1917 por el gran Lenin, habían llevado el marxismo-leninismo a China. En el curso del movimiento del 4 de mayo de 1919, la juventud revolucionaria china había comenzado a estudiar y buscar la guía del marxismo-leninismo como vía para superar las derrotas y humillaciones inflingidas al pueblo chino por los imperialistas y sus cómplices locales en el curso de las luchas revolucionarias, desde el fin de la guerra del opio de 1840.

El camarada Mao Tse-tung asume la posición, el punto de vista y el método marxista-leninista en el examen de la historia y de la situación de China. Haciendo un profundo análisis de lo que era una sociedad semicolonial y semifeudal e individualizando las contradicciones de clases, el estuvo en posición de poner en evidencia los objetivos, las tareas, las fuerzas motrices, el carácter y las perspectivas de la revolución china. En este propósito él escribe: “Análisis de las clases en la sociedad china”, “Informe de la encuesta sobre el movimiento campesino en Hunan” y otra obras que eran el resultado de una concreta encuesta social y de un estudio de las fuerzas históricas en el curso de la lucha revolucionaria.

El indicó que los imperialistas y sus perros guardianes locales -los señores de la guerra, los grandes propietarios de la tierra y los grandes compradores- eran el blanco de la revolución. El estableció que las tareas de la revolución eran el derrocamiento violento del Estado reaccionario, la liberación nacional y la emancipación social del pueblo, especialmente de las masas campesinas cuya lucha por la tierra era el componente principal de la revolución democrática.

Entre las fuerzas motrices de la revolución, él indicó al proletariado como la clase dirigente, los campesinos como sus aliados más estrechos y fieles, la pequeño burguesía urbana como otro aliado fiel y la burguesía nacional como un ulterior aliado con un doble carácter. El definió de nueva democracia el carácter de la revolución porque no era parte de la revolución burguesa-capitalista mundial si no de la revolución socialista proletaria mundial y tendía a preparar y realizar una revolución socialista en China.

El camarada Mao Tse-tung indicó que las tres armas principales de la revolución china por la conquista del poder político eran: un Partido comunista armado de la teoría revolucionaria marxista-leninista y estrechamente ligado a las masas; un Ejército popular bajo la dirección de tal Partido; y un Frente unido de todas las clases revolucionarias bajo la dirección de tal Partido.

En el curso de la curva y desarrollo de la revolución de nueva democracia, el camarada Mao Tse-tung indicó siempre la línea ideológica y política para poner al Partido sobre la vía justa. Bajo su dirección, el Partido derrotó la línea oportunista de derecha de Chen Du-zsiu, las líneas oportunistas de “izquierda” de Chu Chiu-pai y de Li Li-san, la línea oportunista de “izquierda” y después de derecha de Wang Ming y la línea escisionista de Chang Kuo-tao.

Chen Du-zsiu no creía que el proletariado pudiese dirigir la revolución y pensaba que antes debía ser instaurada una república burguesa dirigida por el Kuomintang. El renunció completamente a la independencia y a la iniciativa del Partido Comunista chino en el Frente Unido durante la primera guerra civil revolucionaria, elimina la dirección del Partido en la contienda de la lucha armada revolucionaria en el ámbito de una república burguesa.

Por su parte, Chu Chiu-pai opinaba que contando solo con el proletariado se podía conquistar el poder con métodos putchistas. Estos dos oportunistas no reconocían como fuerza principal a las masas campesinas bajo la dirección del proletariado y tomaban cada ocasión para denigrarlas.

Durante la guerra agraria revolucionaria, cuando a su turno usurparon la dirección del Partido, Li Li-san y Wang Ming consideraron a la fuerzas intermedias como “el enemigo principal” de la revolución y se declararon contra toda la burguesía. Ellos no reconocieron la necesidad de una guerra popular prolongada en el campo y procedieron en base a la línea según la cual, sin prestar atención a la construcción de bases en el campo, la mejor cosa era de conquistar las ciudades lo más pronto con las fuerzas armadas. De seguido, Wang Ming osciló hacia la línea de Chen Du-zsiu consistente en renunciar completamente a la independencia y a la iniciativa en la confrontación con el Kuomintang durante la guerra de resistencia contra el Japón.

Después de haber dirigido la Insurrección de la Cosecha de Otoño en agosto de 1927, el camarada Mao Tse-tung creó la primera base revolucionaria en el campo y el primer destacamento del Ejército Rojo de los Obreros y Campesinos en la montaña de Chiangkang y llevó adelante la revolución agraria. Las tropas de laInsurrección de Nanchang, el 1 de agosto de 1927, que señaló el encaminarse a laresistencia armada contra la traición de la revolución por parte de Chiang Kai-tsheck, se unieron con las fuerzas del camarada Mao Tse-tung en abril de 1928.

Bajo la dirección del camarada Mao Tse-tung, el Ejército Rojo de los Obreros y Campesinos derrotó la primera, la segunda y la tercera campaña contrarrevolucionaria de “cerco y aniquilamiento” lanzadas por los reaccionarios del Kuomintang. La guerrilla se desarrolló en muchas otras partes de China. El camarada Mao Tse-tung hace el balance de la experiencia y escribe importantes obras como “¿Por qué puede existir el poder rojo en China?”, “La lucha en el monte Chiangkang”, “¿Cómo corregir las ideas erróneas en el Partido?” y “Una chispa puede encender la pradera”.

Cuando Wang Ming usurpó la dirección del Partido, de 1931 a 1934, causó daños enormes al Partido, al ejército popular y a la causa revolucionaria popular. El noventa por ciento de las fuerzas del Partido en la zonas rojas y el cien por ciento en aquellas blancas fueron destruidas. El ejército rojo fue obligado emprender la Larga Marcha.

Fue sólo en enero de 1935 en la Conferencia de Tsunyi del Buró Político del Comité Central que la línea justa y la Dirección del camarada Mao Tse-tung fueron establecidas en todo el Partido. Encamarada Mao Tse-tung asume el completo comando de la Gran Marcha y la conduce con pleno éxito hasta el norte de Shensi, no obstante el escisionismo de Chang Kuo-tao. El ejército rojo marchó por 25000 li, conduce durante el camino la guerra de movimiento y enfrentó los más arduos obstáculos para alcanzar sus destino.

El camarada Mao Tse-tung reconstruyó el ejército popular como una potente fuerza política y de combate. El aplicó coherentemente la línea de construir bases en el campo, realizar la reforma agraria y cercar las ciudades partiendo del campo hasta que maduren las condiciones para conquistar las primeras con una ofensiva general. El construyó los contingentes armados de la revolución principalmente con los campesinos bajo la dirección absoluta del Partido y derrotó repetidamente al enemigo en la campiña.

Desde los tiempos de Chiangkang hasta la victoriosa conclusión de la revolución de nueva democracia, el camarada Mao Tse-tung escribe un conjunto sistemático de obras militares que demostraron como él era una gran teórico y un gran comandante de la guerra popular. Su maestría en la ciencia militar era inseparable de su conocimiento del Materialismo Dialéctico y de la sociedad china. Wang Ming y otros cometieron desastrosos errores en la revolución armada china a causa de su ignorancia en la materia.

El camarada Mao Tse-tung escribe entre otras obras “Problemas estratégicos de la guerra revolucionaria en China”, “Problemas estratégicos de la guerra de la guerrilla anti-japonesa”, “Sobre la guerra prolongada” y “Problemas de la guerra y de la estrategia”, obras que contienen muchas directivas de fundamental importancia .

Desde Yenan, el camarada Mao Tse-tung logró con éxito forma un amplio Frente Unido contra los invasores fascistas japoneses. La línea era aquella de reforzar las fuerzas progresistas, conquistar las fuerzas intermedias y aislar las fuerzas reaccionarias. Esto significaba también explotar las contradicciones, conquistar la mayoría, oponerse a la minoría y destruir a los enemigos uno por uno.

Contrariamente de lo que se había verificado en el frente unido durante la primera guerra civil revolucionaria, cuando Chen Du-zsiu cometió el grave error de busca “sólo la unidad y no la lucha” con el Kuomintang, en el Frente Unido de la guerra revolucionaria de resistencia contra el Japón el camarada Mao Tse-tung llevó adelante la unidad y la lucha. El previno también que “sólo la lucha y ninguna unidad” habría sido errado y que la lucha debía ser tomada por válidos motivos en interés de las fuerzas revolucionarias y en manera controlada.

Para guiar al Frente Unido, el camarada Mao Tse-tung escribe “La situación y las tareas de la guerra de resistencia contra el Japón después de la caída de Shanghai y de Taiyuan”, su informe y discurso conclusivo en la Sexta Sesión Plenaria del Sexto Comité Central, “Sobre la política” y otras importantes obras.

Toda la guerra revolucionaria de resistencia contra el Japón fue una gran ocasión para el Partido Comunista chino para tomar la iniciativa de unir al pueblo chino en una única lucha revolucionaria, construir un potente ejército popular y bases independientes del Kuomintang en el campo. Mientras los reaccionarios del Kuomintang rechazando de unirse al Frente Unido, se desacreditaron y liquidaron en breve tiempo. Ellos en efecto estuvieron siempre más aislados cada vez que reemprendían ataques anti-comunistas contrariamente a la lucha contra el enemigo común.

El camarada Mao Tse-tung no sólo se ocupó de formular las oportunas medidas políticas y prácticas que sirvieron a crear y desarrollar las fuerzas políticas, militares, económicas y culturales y los baluartes de la revolución si no también escribe obras que constituyen nuevos y significativos aportes al desarrollo de la teoría marxista-leninista y que subrayan la importancia de la construcción del Partido a nivel ideológico.

Nos referimos a sus obras filosóficas “Sobre la práctica” y “Sobre las contradicciones”; “Discursos en la conferencia de Yenan sobre literatura y arte”; y a la obras “Reformemos nuestro estudio”, “Rectificar el estilo de trabajo del Partido” y “Contra el estilo de clichés en el Partido”, que sirvieron como base para el gran movimiento de rectificación en Yenan que reforzó al Partido en víspera del Séptimo Congreso del Partido, de la derrota japonesa y de la guerra civil lanzada por la camarilla USA-Chiang.

En el Séptimo Congreso del Partido, en abril de 1945, el camarada Mao Tse-tung presentó su informe “Sobre el gobierno de coalición” y estableció la línea política de corajuda movilización de las masas y de expansión de las fuerzas populares así que bajo la dirección del Partido fuese posible derrotar a los agresores y fundar la Nueva China. El Congreso fue un congreso de victoria y unidad, que inspiró a los centenares de millones de las masas chinas. Para la época de la victoria de la guerra de resistencia, el ejército guiado por el Partido era ya una fuerza de un millón de hombres y las zonas liberadas se habían desarrollado hasta comprender una población de 100 millones de personas.

El imperialismo USA quería imponerse sobre el pueblo chino y por ello complotó para poner un gobierno suyo que incluyese temporalmente al Partido Comunista para que no fuese otro que un gobierno de reaccionarios del Kuomintang. El camarada Mao Tse-tung indicó que en tales circunstancias era necesario oponerse a la doble táctica contrarrevolucionaria y que participar en las negociaciones de Chungking, era un modo de poner pan por hogaza. Para no ofrecer a los imperialistas y a los reaccionarios locales alguna ventaja, él instruyó a las fuerzas revolucionarias a fin que estuvieran preparadas y marchó a las negociaciones para denunciar ante toda la nación el verdadero carácter y las intenciones de la camarilla USA-Chiang.

En aquella época, Liu Shao-chi sostenía la línea capitulacionista según la cual China había entrado en “una nueva fase de paz y democracia”. El andaba parloteando que la principal forma de lucha del pueblo chino debía cambia de lucha armada a lucha pacífica parlamentaria. El quería consignar el ejército popular y las bases revolucionarias a Chiang Kai-tsheck y convertirse en un funcionario del gobierno reaccionario.

Cuando los reaccionarios del Kuomintang se aprestaron a desencadenar la guerra civil contrarrevolucionaria, el Partido Comunista chino, el Ejército Popular de Liberación y las amplias masas populares estaban plenamente preparadas. Las tropas de Chiang Kai-tsheck que contaban con ocho millones de hombres fueron destruidas y derrotadas en la guerra popular de liberación. Toda China fue liberada, a excepción de Taiwán y otras pequeñas islas.

El pueblo chino venció en la revolución de nueva democracia contra el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático gracias a la línea revolucionaria y a la dirección del camarada Mao Tse-tung. No fue sólo una victoria del pueblo chino. Fue la victoria de todos los pueblos del mundo. Un cuarto de toda la humanidad en un territorio inmenso se había liberado de la opresión y de la explotación imperialista. No sólo se había roto en amplia medida el frente imperialista en el Este, sino que se había socavado y debilitado duramente también el dominio imperialista en el mundo.

La liberación del pueblo chino no fue simplemente un hecho objetivamente favorable a la revolución mundial. Las enseñanzas revolucionarias del camarada Mao Tse-tung se difundieron a través del mundo, entre los revolucionarios, los pueblos y las naciones oprimidas. El ejemplo de China, las acciones militantes y los pronunciamientos contra el imperialismo norteamericano y toda la reacción estimularon a los pueblos de Asia, de África, de América Latina y del resto del mundo a extender e intensificar sus luchas revolucionarias.

Por el sólo hecho de haber guiado a un cuarto de la humanidad hacia la liberación en una revolución de nueva democracia, el camarada Mao Tse-tung ya entonces emergió claramente como un gran dirigente comunista y una gran figura revolucionaría en la historia del género humano. La Nueva China es el monumento a su grandeza y nada podrá jamás cancelar este hecho.

---fin del mensaje nº 1---



pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Mao Tse-Tung y la revolución por etapas ininterrumpidas" - artículo de Amado Guerrero, del Partido Comunista de Filipinas - publicado tras el fallecimiento de Mao para honrar su memoria - septiembre de 1976

Mensaje por pedrocasca el Vie Feb 08, 2013 7:31 pm

MAO TSE-TUNG Y LA REVOLUCIÓN POR ETAPAS ININTERRUMPIDAS

publicado en el Foro en tres mensajes

2.- LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA

El camarada Mao Tse-tung fundó la República Popular China el 1 de octubre de 1949. La revolución de nueva democracia había sido fundamentalmente cumplida con la conquista del poder político. Y comenzó la revolución socialista. Había sido instaurada la dictadura del proletariado, la cual había asumido la forma de Estado Democrático Popular.

En los inicios de la victoria en toda la nación, en la Segunda Sesión Plenaria del Séptimo Comité Central, el camarada Mao Tse-tung había indicado claramente que la contradicción principal en la China Socialista sería la contradicción entre el proletariado y la burguesía y habría puesto en guardia de que después de haber vencido a los enemigos armados de fusil allí estarían aun los enemigos sin fusiles, los cuales no deberían ser tomados jamás a la ligera. El formuló la línea socialista fundamental del proletariado. Contrario a esta línea, Liu Shao-chi anduvo dando vueltas diciendo que allí había “merecimiento en la explotación”.

El Ejército Popular de Liberación con sus millones de soldados, siguiendo la dirección absoluta del Partido Comunista chino, aplicó la línea y la política del Partido entre las masas, suprime a los contrarrevolucionarios y deviene, aún más, en una efectiva fuerza de lucha política y de trabajo.
Todo el capital burocrático, que comprendía a la mayor parte de la industria moderna, fue confiscado y transformado en empresas socialistas del Estado. El movimiento de reforma agraria privó completamente a la clase de los propietarios de tierra de su propiedad feudal , movilizó centenares de millones de campesinos pobres y medios de la capa inferior y echó las bases para el desarrollo de las relaciones cooperativistas. Concesiones con limites precisos fueron expedidos a la burguesía nacional y a la pequeño burguesía, en interés de las masas trabajadoras.

La primera prueba de fuerza entre el proletariado y la burguesía adviene en 1951-52. Fue lanzado el movimiento contra los tres males de la corrupción, del despilfarro y de la burocracia al interno del Partido y de las organizaciones gubernamentales, y otro movimiento contra los cinco males: a la corrupción de los funcionarios gubernamentales por parte de la burguesía, la evasión fiscal, la apropiación de bienes del Estado, el fraude en los contratos estipulados con el gobierno y la sustracción de informaciones económicas para la especulación privada.

Estos movimientos, juntos a aquel por eliminar a los contrarrevolucionarios, una vez más hicieron prevalecer al proletariado sobre la burguesía, garantizaron la victoria de la lucha de resistencia contra la agresión norteamericana y de ayuda a Corea y aseguraron la recuperación rápida de la economía nacional.

Bajo la dirección del camarada Mao Tse-tung, el Partido Comunista chino y el pueblo chino derrotaron en 1954 la alianza anti-partido de Kao Kang y de Jao Shu-shih y en 1959 a la camarilla contrarrevolucionaria de Hu Feng que había salido con un programa anti-socialista para el arte y la literatura. Fueron lanzadas una serie de luchas contra las ideas burguesas, comenzando con la denuncia de ciertos films reaccionarios realizados por derechistas burgueses.

El camarada Mao Tse-tung estableció la línea general para el período de transcisión. Su esencia era aquella de liquidar el sistema de propiedad de los medios de producción de manera que la base económica de China fuese el sistema de propiedad socialista, o sea el sistema de propiedad del Estado y el sistema de propiedad colectiva del pueblo trabajador. Era esta una necesaria e importante fase para consolidar ulteriormente la dictadura del proletariado.

En la agricultura, fueron promovidas las escuadras de ayuda mutua con algunos elementos de socialismo y las primeras cooperativas con caracteres semi-socialistas hasta las cooperativas socialistas avanzadas. En la industria y en el comercio capitalistas, el Estado ordenó a las empresas privadas de transformar y producir bienes y compró y vendió todos sus productos; usó la empresa privada también para comprar y vender mercancías por cuenta del Estado. En algunos casos, las empresas privadas fueron transformadas en empresas mixtas estatales y privadas y fueron retribuidos los propietarios privados, de acuerdo con la política de rescate, de los intereses fijos sobre la base de la estima de los valores de la propiedad.

La transformación socialista de la agricultura, del artesanado y de la industria capitalista fue desarrollada paso a paso y fue coordinada con la supresión de la contrarrevolución y de los derechistas burgueses, que se habían infiltrado en el Partido y con la paciente educación de los elementos de “izquierda” que querían que la transformación fuese realizada de un solo golpe.

El traidor enmascarado Liu Shao-chi avanzó en los primeros años del cincuenta el slogan de que “nuestro orden democrático debía ser consolidado”. El anduvo también a dar vueltas en reducir el número de cooperativas y en sostener la “mecanización antes de la cooperación”. El camarada Mao Tse-tung rápidamente se opuso a las desviaciones de derecha de Liu escribiendo una serie de obras, incluso aquella “Sobre los problemas de la cooperación agrícola”, con miras de establecer la línea correcta.

Cuando fue completada para lo esencial en 1956 la transformación socialista de la propiedad de los medios de producción, Liu Shao-chi y su banda sostuvieron a gran voz la teoría revisionista de la “desaparición de la lucha de clases” proclamando que la “ contradicción entre proletariado y burguesía había sido fundamentalmente resuelta” y que la contradicción principal era la “contradicción entre el sistema socialista avanzado y las fuerzas productivas atrasadas”. Ellos pretendían sostener que las relaciones de producción no eran más un problema, que la lucha de clases se había extinguido y que todo lo que se debería hacer era desarrollar las fuerzas productivas.

Su línea revisionista no era otra que una reproposición de la “teoría de las fuerzas productivas” de Bernstein y Kautsky que ellos introdujeron a escondidas en las resoluciones del Octavo Congreso Nacional del Partido Comunista chino. Ellos actuaron como representantes de la burguesía y agentes locales de los revisionistas modernos soviéticos a lo interno del Partido comunista.

El camarada Mao Tse-tung escribe su gran obra “Sobre la justa solución de las contradicciones en el seno del pueblo”, con la cual puso al desnudo los errores revisionistas y estableció la justa línea para todo el período histórico del socialismo en China. Esta obra deviene en la base de su teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado.

El indicó que si bien la transformación socialista estaba fundamentalmente completada, por cuanto se refería al sistema de propiedad, allí habían residuos de las clases derrocadas de los terratenientes y compradores, allí había aun burguesía y la transformación de la pequeño burguesía apenas se había iniciado. El estableció claramente que la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, la lucha de clases entre las diferentes fuerzas políticas y la lucha en el campo de la ideología entre el proletariado y la burguesía ella habrá continuado a ser larga y tortuosa y tal vez sería devenida aun más aguda.

El subrayó que en la sociedad socialista las contradicciones fundamentales son también aquellas entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas y entre la sobreestructura y la base económica. El dice que si bien han sido instauradas relaciones de producción socialistas, y que éstas están en armonía con el desarrollo de las fuerzas productivas, ellas estaban lejanas aún de ser perfectas y estas imperfecciones suyas eran en contradicción con el desarrollo de las fuerzas productivas. El agregó que hasta más allá en la armonía y la contradicción entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas en desarrollo allí era armonía y contradicciones entre la sobreestructura y la base económica.

En 1957, fue lanzada una gran lucha de masas contra los derechistas burgueses que se habían beneficiado de la campaña de rectificación en el Partido. Esto probaba claramente que la lucha de clases era un proceso continuo en la sociedad socialista.

El camarada Mao Tse-tung estableció la línea general de emplear plenamente todas las energías, mirar en alto y a la cantidad, cualidad, rapidez y economía en la construcción del socialismo y da el gran salto adelante y el movimiento de las comunas populares en 1958. En base a esta línea, fue establecido el principio de tomar la agricultura como base y la industria como factor dirigente y fueron fijados otros principios según el criterio de “marchar sobre los dos pies”.

Fue dado pleno espacio a la iniciativa, sea del gobierno central que de aquellos locales. Mientras que con la utilización de la industria costera, fue acelerada la industrialización de las zonas internas. Agricultura e industria, industria ligera e industria pesada, industrias grandes, medias y pequeñas fueron desarrolladas simultáneamente. Y la organización de las comunas populares, fue naturalmente tomada con entusiasmo por las masas revolucionarias.

En la Octava Sesión Plenaria del Octavo Comité Central, en agosto de 1959, Peng Teh-huai atacó rabiosamente la línea general, el gran salto adelante y las comunas populares. El fue prontamente rechazado y derrotado. Sucesivamente, también Liu Shao-chi y su banda se opusieron a la línea pensando de poder beneficiarse de las dificultades económicas que derivaban de los tres años consecutivos de las calamidades naturales, de la pérfida ruptura de los contratos y del retiro de los expertos por parte de la camarilla revisionista soviética.

Ellos hicieron presiones para extender los parcelamientos de terreno de uso privado, expandir los mercados libres, aumentar las pequeñas empresas completamente responsables de sus ganancias y de sus pérdidas, a fin de que las cuotas de producción agrícola cada familia singular pudiese cada una ser fijada de propia iniciativa. Ellos estimularon también por liquidar la lucha contra el imperialismo, el revisionismo y los reaccionarios, por reducir el sostén y asistencia a la revolución mundial. Lo que acaece en el momento en los cuales el imperialismo norteamericano, los revisionistas soviéticos y los reaccionarios indios intensificaban su actividad anti-china.

La línea del camarada Mao Tse-tung, el Gran Salto Adelante y las Comunas Populares superaron todas las dificultades, impulsaron adelante la edificación socialista sobre vasta y amplia escala y desbaratando todo lo que los derechistas burgueses, los imperialistas y los revisionistas habían sostenido. El pueblo chino demostró al mundo por que mantenía la propia independencia e iniciativa, contaba con sus propias fuerzas y luchaba duramente como había hecho en la zonas de las bases revolucionarias durante la revolución de nueva democracia.

En la Décima Sesión Plenaria del Octavo Comité Central, en septiembre de 1962, el camarada Mao Tse-tung llamó a todo el Partido a no olvidar jamás la lucha de clases. El subrayó que la sociedad socialista cubre un período histórico muy largo y que durante este prolongado período histórico existen aun las clases, las contradicciones de clase y la lucha de clases, existe la lucha entre la vía socialista y la vía capitalista y allí está el peligro de una restauración capitalista.

Después de aquella sesión plenaria, el camarada Mao Tse-tung escribe “¿De dónde provienen las ideas justas?” para criticar el idealismo y la metafísica de Liu Shao-chi. El movimiento de masas para el estudio y la aplicación de los escritos del camarada Mao Tse-tung se desarrolló rápidamente. Respondiendo al llamamiento del camarada Mao Tse-tung, el Partido lanzó un ataque en el campo ideológico, particularmente en los ambientes de la Opera de Pekín, del ballet y de la música sinfónica, y así emergieron sobre la escena las figuras de los obreros, de los campesinos y de los soldados.

El camarada Mao Tse-tung otra vez a su turno puso sobre aviso al Partido entero, en 1963, que si fuese olvidada las clases, la lucha de clases y la dictadura del proletariado, no habría de transcurrir mucho tiempo, tal vez algunos años o un decenio, o algunos decenios, para que inevitablemente allí estuviese restablecida una restauración contrarrevolucionaria a escala nacional, el Partido marxista-leninista convertido en un partido revisionista, un partido fascista, y toda China cambiase de color político.

Cuando en 1964 fue lanzado el movimiento de educación socialista de masas, Liu Shao-chi trató de crear confusión, de desviar la lucha de clases y de promover su línea revisionista, farfullando que la contradicción principal era la “contradicción entre las cuatro limpiezas” y las “cuatro porquerías”, y el “entrelazamiento de las contradicciones interna y externas en el Partido”.

Subrayando la justa tesis de que la contradicción principal en el socialismo es aquella entre las dos clases y las dos vías, el camarada Mao Tse-tung indicó con claridad que el blanco del movimiento de educación socialista eran aquellos dirigentes del Partido que habían tomado la vía capitalista.

En 1965, él lanzó la crítica de la obra “La destitución de Hai Rui”. Fue la señal del gran contraataque del proletariado contra la burguesía y sus representantes que al interno del Partido habían usurpado una parte del poder de la dictadura del proletariado, y que habían recurrido en cada ocasión para atacar la línea proletaria revolucionaria del camarada Mao Tse-tung y preparar a la opinión pública a la restauración del capitalismo.

Los renegados revisionistas soviéticos habían ya concluido, a partir del XXº Congreso del Partido comunista de la Unión Soviética, un decenio de abierta restauración del capitalismo en la Patria del gran Lenin. La primera mitad de los años sesenta ha estado marcada por la intensa y abierta lucha entre los Marxistas-Leninistas, guiados por el camarada Mao Tse-tung y el Partido Comunista de China, y los revisionistas modernos encabezados por los revisionistas renegados soviéticos. Lo cual sirvió para hacer claridad ulteriormente sobre el peligro de la restauración capitalista en China.


---fin del mensaje nº 2---

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Mao Tse-Tung y la revolución por etapas ininterrumpidas" - artículo de Amado Guerrero, del Partido Comunista de Filipinas - publicado tras el fallecimiento de Mao para honrar su memoria - septiembre de 1976

Mensaje por pedrocasca el Vie Feb 08, 2013 7:34 pm

MAO TSE-TUNG Y LA REVOLUCIÓN POR ETAPAS ININTERRUMPIDAS

publicado en el Foro en tres mensajes

3. LA GRAN REVOLUCION CULTURAL PROLETARIA

El camarada Mao Tse-tung inició y dirigió personalmente la Gran Revolución Cultural Proletaria -una revolución política empresa del proletariado contra la burguesía y todas las clases explotadoras-. El objetivo era aquel de consolida la dictadura del proletariado y prevenir la restauración del capitalismo revolucionarizando la sobre estructura de la sociedad socialista , según esa que emerge plenamente como la teoría del camarada Mao Tse-tung sobre la continuación de la revolución bajo las condiciones de la dictadura del proletariado.

Apenas se inició esta gran revolución, Liu Shao-chi y su banda intentaron de transformarla en una “pura discusión académica”. Pero la “Circular del 16 de Mayo de 1966”, preparada bajo la dirección del camarada Mao Tse-tung, llamó al Partido entero a guardarse de los elementos del tipo Kruschov anidados en el Partido. Sucesivamente la Undécima Sesión Plenaria del Octavo Comité Central aprobó, en agosto de 1966, las “Decisiones relacionadas con la Gran Revolución Cultural Proletaria” que ponía nuevamente en la mira a los elementos dirigentes del Partido que habían tomado la vía capitalista; y el camarada Mao Tse-tung escribe un Dazibao en grandes caracteres: “¡BOMBARDEAR EL CUARTEL GENERAL!”.

El cuartel general burgués de Liu Shao-chi fue sacudido de la cima al fondo y al final derribado, bajo los pesados golpes de las masas. La parte d poder de la dictadura del proletariado usurpada por los sostenedores del capitalismo fue reconquistada.

A través de la Gran Revolución Cultural Proletaria, las amplias masas trabajadoras, la juventud y los soldados chinos adquirieron una profunda experiencia revolucionaria y se templaron como sucesores de la revolución proletaria. Cada aspecto de la sobreestructura es revolucionarizado y la amplias masas populares se instruyeron en los fundamentos del Marxismo-Leninismo y de cómo tratar los asuntos del Estado y los problemas específicos en cada campo de la actividad social. China deviene en una gran escuela de centenares de millones de masas populares que estudiaban y aplicaban el Marxismo-Leninismo-Pensamiento de Mao Tse-tung. En el ímpetu de la Gan Revolución Cultural Proletaria, ellas crearon muchas cosas socialistas nuevas e hicieron grandes progresos en la producción y en los preparativos contra la guerra, las calamidades naturales y otros eventuales desastres. No fue sólo la burguesía en sufrir en China una gran derrota sin precedente, si no también los imperialistas y los socialimperialistas que habían esperado que China hubiese, un día u otro, cambiado de color.

En 1969 los socialimperialistas soviéticos se lanzaron furiosamente y realizaron violentas incursiones en el territorio chino. Estos fueron rápidamente respondidos al nacer y no arribaron a nada, salvo constituir una vana tentativa de distraer la atención del enorme significado histórico de la Gran Revolución Cultural Proletaria. También para el imperialismo norteamericano, que estaba empantanado en su guerra de agresión a Viet Nam, esta gran revolución no representó otra cosa que una derrota.

Bajo la Dirección del camarada Mao Tse-tung, el Noveno Congreso del Partido hace un balance de la experiencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria y llamó a las amplias masas populares a unirse para conquistar victorias aun más grandes.

Lin Piao trató de sabotear el Congreso cuando, al lado de su compadre Chen Po-ta, preparó un borrador de informe político que señalaba el desarrollo de la producción como tarea principal después del Congreso. Naturalmente este borrador fue rechazado por el Comité Central porque se oponía a la línea del camarada Mao Tse-tung, de pone la política revolucionaria en el puesto de mando con respecto a la producción y todo lo demás.

Lin Piao fue fuertemente acosado por el movimiento de crítica del revisionismo, de rectificación del estilo de trabajo y de estudio de las obras de Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao. En la Segunda Sesión Plenaria del Noveno Comité Central él lanzó un golpe de Estado contrarrevolucionario. Habiendo fallado, él proyectó un golpe de Estado armado y contrarrevolucionario intentando asesinar al camarada Mao Tse-tung. Habiendo fallado nuevamente, él finalizó miserablemente en su tentativa de fuga hacia la Unión Soviética.

El camarada Mao Tse-tung guió al Partido y al pueblo en una continúa lucha de clases sucesivamente a la victoria sobre la conspiración armada de Lin Piao y su tentativa de asesinarlo. El dirige el Décimo Congreso del Partido al hacer el balance de la lucha contra la camarilla de Lin Piao y en la reafirmación de la línea fundamental del Partido. A renglón seguido dirige el movimiento de crítica a Lin Piao y Confucio, el movimiento de crítica del romance capitulacionista “A orilla del agua” y el movimiento por impugnar el principio de restricción del derecho burgués. El inició también el gran debate sobre la educación que a la postre puso en descubierto la línea revisionista y las maniobras de aquel impenitente de Teng Tsiao-ping.

Próximo a su desaparición, el camarada Mao Tse-tung estuvo aun en situación de dirigir el movimiento de rechazo al viento desviacionista de derecha hecho soplar por Teng Tsiao-ping para derrocar los justos veredictos de la Gran Revolución Cultural Proletaria. El promueve el derrocamiento de este obstinado e incorregible revisionista que buscaba desacreditar la Gran Revolución Cultural Proletaria y tomar el poder por cuenta de la burguesía. El Partido y las amplias masas populares se levantaron para afirmar la supremacía del proletariado y pusieron en claro que la lucha de clases es el eje que debe ser asido para promover la unidad y la estabilidad así como la producción y la modernización, y que no debe estar subordinada o puesta a la par de ninguna de ellas.

La teoría del camarada Mao Tse-tung sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado resuelve la cuestión de consolidar constante y progresivamente la dictadura del proletariado y prevenir la restauración del capitalismo en China. Es un arma invencible en manos del Partido, del proletariado y del pueblo trabajador.

Es claro que el camarada Mao Tse-tung respecto a los grandes comunistas ha tenido la ventaja de poder estudiar y hacer el balance de las últimas experiencias históricas del proletariado internacional y de las diversas sociedades socialistas, inclusive de aquellas que se han convertido en revisionistas. No debe sorprender por eso que él haya podido ver claramente la esencia de la entera época histórica del socialismo, que haya individualizado y desarrollado sobre la base del marxismo-leninismo la teoría y la práctica de la Gran Revolución Cultural Proletaria para consolidarla dictadura del proletariado y prevenir la restauración del capitalismo.

El camarada Mao Tse-tung era un campeón del internacionalismo proletario. El se alineó y trabajo por la unidad y la estrecha cooperación entre los países socialistas y los Partidos marxistas-leninistas y dio un desinteresado sostén a los movimientos revolucionarios de los pueblos y de las naciones oprimidas. Para él hacer avanzar firmemente la revolución socialista y la edificación socialista en China no significaba sólo servir al pueblo chino, sino también a los pueblos del mundo y apoyando así la gran causa del comunismo.

El camarada Mao Tse-tung se opuso valientemente a la traición al marxismo-leninismo, a la restauración del capitalismo en la Unión Soviética y al desarrollo del socialimperialismo soviético. El combatió coherentemente por los intereses revolucionarios de los pueblos de Asia, África, América Latina y del resto del mundo contra el imperialismo estadounidense, el socialimperialismo soviético y toda forma de reacción. El sostuvo vigorosamente las importantes luchas del pueblo coreano y de aquellos indochinos contra la pérfida guerra de agresión lanzada por el imperialismo USA en el período sucesivo a la liberación de China.

Gracias a la gran capacidad política del camarada Mao Tse-tung, la Nueva China pudo cosechar resonantes victorias diplomáticas. Mientras él estuvo vivo, ella estableció relaciones diplomáticas con la gran mayoría de los países sobre la base de los Cinco Principios de la Coexistencia Pacífica. Fueron restablecidos sus legítimos derechos en la Naciones Unidas. Dentro y fuera de las Naciones Unidas, ella enumerándose entre los países del Tercer Mundo en vías de desarrollo se unió a ellos en la lucha común contra el imperialismo, el colonialismo y el hegemonismo, en un deliberado esfuerzo por ayudar al desarrollo de los pueblos y países del Tercer Mundo como las fuerzas principales del frente unido internacional.

Hasta que el Partido Comunista chino y el pueblo chino de las diversas nacionalidades alcanzaron a unirse para tener alta y aplicar las enseñanzas del camarada Mao Tse-tung, ellos no alcanzaron sólo a avanzar en la propia revolución socialista y en la edificación del socialismo, sino que alcanzaron a hacer contribuciones siempre más grandes al desarrollo de la revolución mundial.

4. MAO TSE-TUNG Y LA REVOLUCION FILIPINA

El Partido Comunista de Filipina fue reconstruido sobre la base teórica del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-tung. Nosotros trazamos nuestra guía de las enseñanzas progresivamente desarrolladas por los grandes comunistas Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao.

Aprender del camarada Mao Tse-tung es para nosotros indispensable en cuanto Partido marxista-leninista y, en particular, porque estamos conduciendo una revolución de nueva democracia en un país semi-colonial y semi-feudal. Sus enseñanzas nos guían en nuestra revolución de nueva democracia y nos continuarán guiando en la sucesiva revolución socialista. El Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-tung es el microscopio y el telescopio de la revolución filipina.

El Pensamiento de Mao Tse-tung no es simplemente la integración del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la revolución china. Ella es un ulterior desarrollo del marxismo-leninismo como teoría universal. Como Partido marxista-leninista nosotros trataremos siempre de integrar el Marxismo-Leninismo-Pensamiento de Mao Tse-tung con la práctica concreta de la revolución filipina.

En muchas ocasiones, el camarada Mao Tse-tung expresó personalmente y demostró sus interés por el desarrollo de la revolución filipina. El formuló sus mejores augurios por la victoria revolucionaria de las amplias masas populares bajo la dirección del proletariado y del Partido Comunista de Filipina. Su recuerdo y sus enseñanzas serán siempre patrimonio de nuestro pueblo. El vivirá para siempre en nuestra mente y en nuestros corazones.

Nosotros hemos ya comunicado a todos nuestros camaradas chinos y al pueblo chino a través del Comité Central del Partido Comunista chino nuestro profundo dolor por la desaparición del camarada Mao Tse-tung y hemos expresado también nuestra determinación de continuar a extrae fuerza de sus enseñanzas.

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-PENSAMIENTO MAO TSE-TUNG!

¡VIVA EL PROLETARIADO Y LOS PUEBLOS DEL MUNDO!

¡VIVA LA REVOLUCION PROLETARIA SOCIALISTA MUNDIAL!

¡VIVA LA REVOLUCIÓN FILIPINA!

¡ETERNA GLORIA AL CAMARADA MAO TSE-TUNG!


---fin del mensaje nº 3 y último---FINAL del texto---



Contenido patrocinado

Re: "Mao Tse-Tung y la revolución por etapas ininterrumpidas" - artículo de Amado Guerrero, del Partido Comunista de Filipinas - publicado tras el fallecimiento de Mao para honrar su memoria - septiembre de 1976

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Nov 21, 2017 10:17 pm